News aggregator


Maldita policía

Tortuga Antimilitar - fai 8 horas 22 min

EDITORIAL

El sistemático uso mortal de la fuerza por parte de la policía y el ejército en los países latinoamericanos ha pasado de ser una excepción a una constante. Muchas veces se utiliza la expresión de manzanas podridas cuando lo que está podrido son las cajas mismas en las que están las manzanas: la misma existencia de cuerpos armados que funcionan siguiendo órdenes jerárquicas, órdenes que obedecen más a mandatos de personas en el Estado que buscan salvaguardar sus intereses ideológicos o a los empresarios que les pagan sus campañas electorales.

Y lo podrido de esas cajas no son solo esas estructuras de dominación, sino además la forma en que se da instrucción a las personas que trabajan en ellas: a los soldados y policías se les forma para deshumanizar a quienes van a tratar; mantienen reglamentos de control que no funcionan cuando cometen arbitrariedades, ya que o no se les aplica o se construyen jueces dentro de sus filas para darles un trato especial. Se les paga mejor, se les garantizan otros derechos laborales que la población no tiene, en últimas el bloque dominante los acobija con tal ahínco que los convierte en unos privilegiados dentro de los excluidos a los que hacen parte.

En el año 1996 la revista Noticias, para la cual trabajaba el fotoperiodista Jose Luis Cabezas, secuestrado y asesinado a manos de la policía bonaerense por pedido del empresario Alfredo Yabrán, titulaba “Maldita Policía”. El asesinato de Cabezas generó una fuerte conmoción social pero no fue el único.

Según informa CORREPI la policía bonaerense asesinó desde el retorno de esta democracia, en el territorio denominado Argentina, a 1549 personas de las cuales 46 fueron durante la gestión de Sergio Berni como Ministro de Seguridad. Berni, quien ya lanzó su candidatura a presidente en 2023, no dejó dudas respecto de cuál considera que es el rol de las policía “reprimir” e indicó que estas fuerzas represivas no son “indios salvajes” algo que valió el repudio de las comunidades indígenas.

Policía mata a 34 trabajadores en un paro en África del Sur (Siphiwe Sibeko/Reuters, 2012)

La policía bonaerense es una de las más numerosas a nivel mundial, son 100.000 personas, representando una tasa de 700 policías cada 100.000 habitantes, un valor superior a lo recomendado por las ONU de 300 policías y muy superior a cualquier otra fuerza represiva de la región exceptuando la ciudad de Buenos Aires con una tasa de 850 policías cada 100.000 habitantes. Para comparar con otros países de Latinoamérica la tasa más importante luego de Argentina es Uruguay con 540 policías.

Hace días que el gobierno nacional de Argentina informó un fuerte incremento para las fuerzas represivas y de encierro a pesar de la crisis social. La respuesta de la policía bonaerense fue iniciar protestas y rodear la casa presidencial con los patrulleros y las armas entregadas por el Estado en una nítida forma de intimidación. Estas mismas máquinas de matar asesinan por gatillo fácil y femicidios a una persona cada 26 horas.

En el caso de Colombia, ya es tristemente célebre que el Escuadrón Movil Antidisturbios (ESMAD) deje tras sus acciones el asesinato de personas que se manifiestan. El último caso muy visible fue el del joven Dylan Cruz al que le dispararon en la cabeza el 23 de noviembre del 2019 en medio de un Paro Nacional.

Sin embargo, el resto de la policía no se queda atrás; el pasado 8 de septiembre fue torturado y asesinado Javier Ordóñez, un abogado bogotano, a manos de la policía nacional. La reacción popular a este asesinato desbordó las calles de la ciudad de los siguientes días, con una respuesta desproporcionada de la misma policía quien en distintas partes de la ciudad asesinó a otras 10 personas en medio de las manifestaciones.

Aunque autoridades del orden local ya han llamado a la investigación de los casos, desde el orden nacional se ha mantenido no solo el apoyo irrestricto a la institución, que en Colombia no es de carácter civil sino militar, y en cambio denuncian teorías conspirativas donde describen que sería milicias de las guerrillas las que estarían detrás de los hechos. Sin embargo, el descrédito al que ha llegado esta institución es irremediable, lo que abre el paso a las discusiones desde movimientos sociales y organizaciones de derechos humanos quienes empiezan a hablar de la necesidad desde la reforma hasta la abolición de la misma.

En la región latinoamericana, las armas que brinda el estado son las mismas que realizaron golpes contra los gobiernos de estas democracias. Queda la duda: ¿El Estado representa los Gobiernos?

Es evidente que las sociedades funcionarían mejor sin las fuerzas represivas del Estado. Más allá de significar un avance en términos civilizacionales, la abolición de la policía permitiría a los seres humanos repensar sus formas de organización social y fortalecería los vínculos comunitarios. Frente a la barbarie y al miedo que es reproducido e impuesto por los cuerpos policiales hacia las personas y los territorios, desde Virginia Bolten preguntamos: ¿Para qué sirve la policía?

Fuente: http://virginiabolten.com.ar/editor...

Categorías: Tortuga Antimilitar

No hay tregua para los daños medioambientales militares al planeta

Tortuga Antimilitar - fai 8 horas 22 min

Alianzaibero

Chloé Meulewaeter

Tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra, se cometen daños medioambientales debido a la actividad, y a la misma existencia de los ejércitos. Todavía poco documentada, esta relación es, sin embargo, evidente desde la exclusión explícita de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relativas al sector militar del Protocolo de Kioto en 1992, y tras la retirada de Estados Unidos de los Acuerdos de París de 2015, pues los militares son altamente dependientes de los combustibles fósiles para el buen funcionamiento de sus actividades. Es más, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos sería la mayor institución consumidora de petróleo, y, por consiguiente, la principal responsable de las emisiones de gases con efecto invernadero (1). Pero los daños medioambientales militares no se limitan a la emisión de C02 en la atmosféra. Desde la extracción de materias primas para fabricar armas, hasta la contaminación de las aguas y de las tierras tras un conflicto armado, la extensión de los daños es amplia y variada.

Durante el proceso de militarización

La militarización de las sociedades se refiere a una serie de etapas necesarias para la preparación de la guerra, y que tienen impactos propios en el medioambiente. Estas etapas son, de acuerdo con la teoría del ciclo económico militar (2), el gasto militar, la investigación, desarrollo e innovación de nuevas armas (I+D+i militar), la industria armamentística, el comercio de armas y la financiación privada. Juntas, explican la dinámica que facilita la posibilidad de intervención en conflictos armados por parte de los estados. Al analizar cada una de las etapas de la preparación para la guerra, se puede apreciar la medida en qué los militares influyen en la crisis medioambiental. Primero, los impactos medioambientales asociados con el gasto militar incluyen todos aquellos relacionados con la actividad militar habitual, de los que se destacan el consumo de energia y recursos durante los entrenamientos, el mantenimiento de cuarteles y bases internacionales; el consumo de energía y recursos de las infraestructuras, y los desechos tóxicos del mantenimiento de equipos militares e infraestructuras, y de los entrenamientos de soldados. Segundo, la investigación, desarrollo e innovación de nuevas armas (I+D+i militar), a través de los ensayos de armas, tiene importantes costes medioambientales relacionados con el gasto de recursos y energía, además de la contaminación por los desechos tóxicos, deforestación, y pérdida de hábitat resultantes del proceso de I+D+i. Tercero, la industria militar tiene importantes impactos medioambientes indirectos, desde la extracción de materias primas para la frabricación de las armas, la contaminación por las actividades industriales de las cadenas de suministro, y el montaje final de los nuevos equipamientos militares. Cuarto, las exportaciones e importaciones de armamento tienen un impacto medioambiental por el consumo de energía y la contaminación que implica el transporte de las armas. En quinto y último lugar, el ciclo de preparación para la guerra incluye la participación de las entidades financieras privadas que proveen los servicios financieros necesarios para su buen funcionamiento. Las instituciones financieras tienen impactos medioambientales indirectos, al sostener económicamente las empresas transnacionales de extracción y el complejo militar-industrial, que juntos conforman el Triángulo Global de Poder – una red de organizaciones e individuos altamente interdependientes, cuyo funcionamiento esta relacionado con el cambio climático (3).

Durante la guerra

La guerra, y las misiones militares en general, imponen importantes daños al medio ambiente. Primero, el desplazamiento de los militares implica un elevado consumo de combustibles. Segundo, el uso de las armas tiene consecuencias desastrosas para el medioambiente: las armas de destrucción masiva (nucleares, químicas y biológicas) contaminan los ecosistemas terrestres y acuáticos durante años; las armas convencionales (aviones, barcos, vehículos de combate, tanques, etc.) consumen enormes cantidades de combustibles fósiles y nucleares y son responsables de contaminar tierras agrícolas, mares y la atmósfera; las armas ligeras tal y como minas antipersonales y otras municiones sin estallar siguen siendo una amenaza para la población civil durante años, e impiden el cultivo de tierras y la cría de animales. Tercero y último el consumo de recursos durante los conflictos armados implica la producción de residuos y desechos tóxicos, que son otro impacto medioambiental de la actividad militar.

Durante el posconflicto

Después de la guerra, los daños medioambientales militares son todavía visibles. Primero, la eliminación y destrucción de armamento implica la producción de desechos tóxicos. Segundo, la pérdida de hábitat, transformación de ecosistemas y deforestación consecuencia de las armas tienen consecuencias directas para la población civil durante un largo periodo. Tercero y último, la reconstrucción posconflicto implica también la necesidad de grandes cantidades de energía y recursos.

Ahora: Introducir la cuestión militar en los debates sobre la crisis ambiental

Los impactos medioambientales militares todavía están ausentes de los debates actuales sobre el clima, sin embargo, la degradación ecológica es inherente a los procesos de militarización, a la guerra, y tiene consecuencias todavía en la etapa posconflicto. De acuerdo con la dinámica del ciclo económico militar, se prevé que a medida que los estados dediquen más recursos económicos a sus fuerzas armadas, a la I+D+i militar y a su industria armamenstística, la posibilidad de recurrir a la guerra en caso de conflicto se ve reforzada. Asimismo, esta dinámica implica daños medioambientales cada vez mayores asociados a incrementos del gasto militar global.

Dada su envergadura, la institución militar debe considerarse un motor clave de la degradación ecológica, y, en este sentido, la acción por el clima debe de incluir la cuestión militar en su argumentario. Asimismo, el movimiento pacifista tiene que profundizar en la cuestión climática al llamar por la reducción de los gastos militares globales, pues la desviación de estos recursos económicos permitiría crear dividendos de paz para financiar politicas de seguridad humana y de construcción de paz.

———————————————

1 Crawford, N. C. (2019). Pentagon Fuel Use, Climate Change, and the Costs of War (Costs of war).
2 Calvo Rufanges, J. (2015). El ciclo económico militar. En J. Calvo Rufanges & A. Pozo Marín (Eds.),
Diccionario de la guerra, la paz y el desarme. Barcelona: Icaria.

3 Meulewaeter, C., & Brunet, P. (2020). Military Spending and Climate Change. En Military Spending and Global (in)Security: Militarising conflicts, climate change and people's lives. London: Routledge.

Fuente: https://www.alianzaibero.com/chloe-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Resistimos a sus balas

Tortuga Antimilitar - 28 September, 2020 - 00:00

En Bogotá.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Colombia: Brayan Gonzalez, objetor de conciencia, continúa resistiendo dentro del batallón

Tortuga Antimilitar - 28 September, 2020 - 00:00

Brayan Blanco OC

ACCIÓN URGENTE EN APOYO Y SOLIDARIDAD AL JOVEN OBJETOR DE CONCIENCIA BRAYAN ESTIVEN GONZALEZ BLANCO, RECLUTADO EL 2 DE SEPTIEMBRE DE 2019

“¿Para qué incurrir en la violencia si existe la posibilidad de dialogar y proponer soluciones sin recurrir al maltrato?” (Declaración de Brayan Estiven González Blanco).

Queridos/as amigos/as:

Por medio de este escrito nos permitimos ilustrar la situación de un joven a quien le fue negada su solicitud de reconocimiento como objetor de conciencia, por el cuerpo de decisión establecido por la ley de reclutamiento llamado Comisión Interdisciplinaria de Objeción de Conciencia, conformada principalmente por militares y funcionarios de la institución militar, razón por la cual hacemos un llamado a generar acciones de apoyo y acompañamiento en solidaridad con su situación actual.

El 2 de septiembre del 2019, Brayan Estiven González Blanco se acercó al Distrito Militar 51 de Bogotá de manera voluntaria a fin de recibir información e iniciar el proceso para definir su situación militar. El mismo día, le fue retenido arbitrariamente su documento de identidad, le practicaron exámenes de aptitud psicofísica, y sin brindarle ninguna explicación acerca de sus derechos y causales de exoneración a la prestación del servicio militar obligatorio[1], fue reclutado y trasladado en un vehículo militar al Batallón Especial Energético y Vial N°13, ubicado en el municipio de Ubalá, Cundinamarca.

Brayan fue reclutado de manera arbitraria pues el ejército no le dio tiempo para entregar los documentos que lo acreditaban como estudiante y como objetor de conciencia, desconociendo así su derecho al debido proceso para definir la situación militar y las causales de exoneración.

En el mes de febrero del 2020, Brayan obtuvo un permiso que le permitió salir del batallón y solicitar asesoría y acompañamiento por parte de la Acción Colectiva de Objetores y Objetoras de Conciencia (ACOOC) y desarrollar las acciones jurídicas correspondientes para dar inicio formal al proceso como objetor de conciencia. Días después cuando regresó al Batallón, Brayan relató que varios uniformados lo amenazaron y ejercieron presión psicológica sobre él, razón por la cual se radicó un derecho de petición ante la Defensoría del Pueblo solicitando la intervención urgente de esta entidad debido a la gravedad de la situación. La Defensoría generó un oficio de intervención sobre el caso del objetor BRAYAN ESTIVEN GONZALEZ BLANCO, dirigido a la Dirección de Reclutamiento y Control de Reservas, donde expuso las irregularidades ya mencionadas y solicitó nuevamente su desacuartelamiento.

El día 19 de febrero del 2020, el Distrito Militar No 46 de Facatativá, fijó el día 9 de marzo del 2020 como la fecha para la realización de la Comisión Interdisciplinaria de Objeción de Conciencia. Sin embargo, la autoridad militar guardó silencio sobre dicha citación e impidió el desacuartelamiento inmediato de Brayan hasta que se resolviera su situación como objetor por la Comisión Interdisciplinaria de Objeción de Conciencia, como lo precisa el inciso 4 del artículo 79 de la ley 1861 del 2017.

El día 9 de marzo del 2020, se practicó la Comisión Interdisciplinaria de Objeción de Conciencia en las instalaciones de la Décimo Tercera Zona de Reclutamiento, donde se le informó que no era reconocido como objetor de conciencia. Ante esto, la ACOOC radicó los recursos de ley ante las instancias militares, pero éstos fueron aplazados para dar respuesta hasta que se levantara la emergencia sanitaria.

El día 24 de junio del 2020, se radicó una acción de tutela solicitando el amparo del derecho de libre locomoción, debido proceso y objeción de conciencia, desconocidos por el procedimiento irregular de reclutamiento que se realizó. Mediante fallo de tutela del día 7 de julio del 2020 el Juzgado 49 Administrativo, ordenó el desacuartelamiento de Brayan hasta que se agotara todo su proceso de declaración formal como objetor de conciencia.

El día 12 de julio del 2020, en cumplimiento del mandato del juez de tutela, la DIRECCIÓN DE RECLUTAMIENTO-DIREC., de forma predeterminada, sin valorar el ordenamiento jurídico y los hechos de resistencia, persistencia y desobediencia, confirmó la decisión adoptada en primera instancia al no reconocer formalmente a Brayan como objetor de conciencia, lo cual ocasionó que el joven decidiera retornar al Batallón luego de un permiso de 15 días - poniendo en riesgo su integridad física y psicológica - y para evitar ser juzgado por el delito de deserción.

Durante un año BRAYAN ESTIVEN GONZÁLEZ BLANCO, ha sostenido a través de acciones de resistencia al interior del batallón y de acciones jurídicas, su negativa a acatar órdenes, a usar y portar armas y uniformes militares, como ejercicio legítimo del derecho a la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio. Por tal razón, está sometido a presión psicológica permanente, por el hecho de estar reclutado en contra de su voluntad.

Por lo anterior, les solicitamos su apoyo en alguna de las siguientes formas:

Escribir un correo a la Dirección de Reclutamiento y al Comando de Reclutamiento y Control de Reservas, solicitando la libertad de Brayan Estiven, además de la definición de su situación militar garantizando su derecho fundamental a la objeción de conciencia.
Copiar en el correo que envíen a la Defensoría del Pueblo, Procuraduría General, Viceministerio de Defensa, Consejería Presidencial para los Derechos Humanos y a ACOOC al correo electrónico objecion@objetoresbogota.org
Envíen la carta de apoyo a la embajada colombiana en sus propios países. Encuentren una lista aquí.
Compartir además esta información con otras organizaciones. A través de redes sociales, usar el hashtag #mimentenoesobjetivomilitar y #libertadparabrayan

De antemano agradecemos el apoyo de ustedes.

Cordialmente,

ACCIÓN COLECTIVA DE OBJETORES Y OBJETORAS DE CONCIENCIA – ACOOC

objecion@objetoresbogota.org

Bogotá - Colombia

Solidaridad

Utilicen la carta de apoyo (abajo) cortando y pegando su contenido en un correo electrónico y enviándolo desde su propia cuenta de la siguiente manera:

Asunto: Acción Urgente a favor del objetor de conciencia Brayan Estiven González Blanco
Para: peticiones@pqr.mil.co, sac@buzonejercito.mil.co, usuarios@mindefensa.gov.co, comunicaciones@mindefensa.gov.co
CC: juridica@defensoria.gov.co, quejas@procuraduria.gov.co, contacto@presidencia.gov.co, objecion@objetoresbogota.org
CCO (Copia oculta): info@wri-irg.org

Carta de apoyo

Señores:

COMANDO DE RECLUTAMIENTO Y CONTROL DE RESERVAS

Dirección de Reclutamiento del Ejército

Bogotá. D.C.

Respetados señores:

Les dirigimos esta carta para manifestar nuestra preocupación por el joven Brayan Estiven González Blanco, bachiller, estudiante de un programa de idiomas y objetor de conciencia, quien fue reclutado de manera arbitraria el día 2 de septiembre del 2019.

Brayan Estiven fue reclutado, luego de acercarse al Distrito Militar No 51 de Bogotá D.C, para recibir información acerca del procedimiento para definir su situación militar. De inmediato, le fue retenido su documento de identidad, le practicaron exámenes de aptitud psicofísica y ese mismo día (2 de septiembre del 2019), fue trasladado al Batallón Especial Energético y Vial No.13, Independencia de Cundinamarca, ubicado en el municipio de Ubalá, Cundinamarca, para prestar servicio militar.

BRAYAN ESTIVEN GONZALEZ BLANCO, ha permanecido en las instalaciones del Batallón Especial Energético y Vial No.13, Independencia de Cundinamarca, durante doce (12) meses hasta la fecha, y desde allí ha sostenido sus convicciones a través de la negativa a desarrollar prácticas guerreristas, esperando encontrar su reconocimiento en la Comisión Interdisciplinaria de Objeción de Conciencia. Sin embargo, la instancia competente en los niveles territorial y nacional le negó su solicitud y en ningún momento ordenaron su desacuartelamiento, desconociendo todos los derechos comprometidos y todas sus garantías al debido proceso.

Sabemos que Brayan Estiven cumple con las condiciones anotadas por la Corte Constitucional de Colombia en la Sentencia C-728 de 2009 para invocar el derecho fundamental a la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio, puesto que ha mantenido una postura coherente y su apuesta por la noviolencia, lo cual da cuenta de sus convicciones profundas, fijas y sinceras.

Por estas razones queremos manifestar nuestro apoyo a Brayan Estiven González Blanco y a su familia y les pedimos muy especialmente:

Proteger y reconocer los derechos fundamentales a la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio, tal como lo establece la Sentencia C-728 de 2009 a la objeción, así como la Constitución Política de Colombia en sus Artículos 18 y 19, y como lo precisa la ley 1861 de 2017, al incorporar este derecho como causal de exoneración a la prestación del servicio militar obligatorio y precisar el procedimiento para su ejercicio.
Dejar en libertad a Brayan Estiven y definir su situación militar garantizando su derecho fundamental a la objeción de conciencia.

Cordialmente,

Firme con su nombre y el nombre de su organización.

[1] En Colombia el servicio militar es obligatorio para todos los hombres cuando llegan a su mayoría de edad. Sin embargo, la Corte Constitucional de Colombia en la Sentencia C-728 de 2009 establece que la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio es un derecho fundamental, atendiendo a las normas y tratados internacionales sobre el tema. Pese a esto, las Fuerzas Militares en Colombia no respetan y no garantizan que los jóvenes puedan ejercer este derecho. La ley 1861 de 2017, mediante la cual se regula el servicio de reclutamiento, control de reservas y la movilización, incorporó el derecho a la objeción de conciencia como causal de exoneración, siguiendo las directrices de la sentencia de unificación SU- 108/2016.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Colombia: Genocidio y resistencia

Tortuga Antimilitar - 28 September, 2020 - 00:00

La Guardia Indígena nos cuenta el Genocidio de que ha sido víctima el pueblo colombiano y la resistencia que actualmente presenta a un sistema narco-paramilitar corrupto y de codicia asesina y que gracias al apoyo de la sociedad, tiene sus días contados.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Okupación, el fantasma de sobremesa

Tortuga Antimilitar - 27 September, 2020 - 00:00

“No estoy segura de cual es el fatal secreto”, Matilde en el Castillo de Otranto

La reciente campaña mediática contra la ocupación de viviendas no ha sido la primera, pero si una de las mas intensas de los últimos tiempos. Su lanzamiento, en vísperas de un probable recrudecimiento del conflicto por la vivienda, no parece casual. La crisis económica y sanitaria ha puesto en alerta a los sectores implicados, y este parece un primer movimiento de una parte Esta campaña está empezando a tener respuestas, sobretodo en forma de artículos y en redes sociales. En estas respuestas, se ha denunciado que el fenómeno de la ocupación de casas está menos extendido de lo que los medios sugieren con tono alarmista. Los datos y las estadísticas refuerzan esta denuncia. Además se ha criticado, con razón, que se está confundiendo intencionadamente okupación con allanamiento de morada. Por último, se ha tratado de centrar de nuevo el debate sobre el problema del acceso a la vivienda, que es la causa primera que provoca la ocupación de propiedades.[1]

La situación de calma tensa que vivimos, parece la antesala de una mayor conflictividad social, también en torno al tema que tratamos. Por eso las respuestas defensivas son imprescindibles, pero convendría tratar de ir un poco más allá y retomar la iniciativa en el conflicto, para eso puede ser útil examinar aspectos menos visibles o menos explorados. Además, frente a campañas de este tipo, los datos y las estadísticas suelen ser útiles solo a medias, porque de lo que se trata en este caso es de si ocupar viviendas y locales es legítimo o no.

La campaña se ha lanzado con titulares sensacionalistas, que llenan los programas de sobremesa y se esparcen por las redes sociales, provocando inquietud en la audiencia. Se nos presentan situaciones propias de un cuento de terror, en ellas el fantasma de la okupación puede apoderarse cualquier casa, en cualquier momento, para atormentar a sus inquilinas e inquilinos. Este fantasma de la okupación es sospechosamente similar a otro que se aparecía hace tres siglos, entonces el espectro tenía otro nombre.

En el siglo XVIII se empezaron a instaurar los Estados modernos, el Capitalismo industrial tomaba impulso y la burguesía se convertía en la nueva élite dominante. Hacía falta mano de obra para las fábricas y el campo, y también faltaban reclutas para mantener bajo control a las colonias. Con su ascenso al poder, la burguesía impuso su modelo de ciudadano ideal: ilustrado, entregado al trabajo, ahorrador y patriota. Para definir mejor este ideal se creó un modelo negativo, que personificaba lo primitivo, lo corrupto y el mal. Una de las principales manifestaciones de este modelo negativo fue la figura del vago (también lo encarnaba la población gitana, la extranjera, los sectores revolucionarios…). Se dedicaron estudios y análisis, se hicieron propuestas y, finalmente, se establecieron leyes y castigos para perseguir al fantasma de la vagancia.

Todas estas iniciativas trataban de forzar la integración en el mundo asalariado de sectores de la población que mantenían cierta autonomía económica, . Estos sectores conservaban tradiciones y prácticas comunitarias, que les permitían tener un control relativo de sus ingresos, y con ello, de sus vidas. Las Leyes de Vagos fueron la principal herramienta de esta campaña de presión. En ellas se empezó a distinguir la pobreza verdadera o de necesidad (por enfermedad, infancia, vejez…), de la pobreza falsa (por vagancia, maldad…). La distinción implicaba distintos tratamientos. A la pobreza verdadera había que socorrerla con caridad, asignarle trabajos en obras comunales y vigilarla. Se le imponía de esta forma el papel de víctima, víctima de una maldición bíblica; la maldición de la pobreza. La victimización deshumanizaba a estas personas y las convertía en sujetos pasivos, pero sobretodo liberaba al modelo social de la responsabilidad de su situación. A la pobreza falsa, a la vagancia, en cambio, había que castigarla con azotes, trabajos forzados (en galeras o minas) o incluso con la muerte. Jornaleras y jornaleros que pasaban tiempo sin servir a nadie, gentes que vivían de la venta ambulante o la artesanía, feriantes, artistas y otras personas que combinaban trabajos informales con estrategias de supervivencia basadas en el apoyo mutuo, eran señaladas como vagos.

La Ley de Vagos se decretó en España en 1745, y consistió en una campaña de disciplinamiento cuyo objetivo era ajustar a la población a las necesidades del Capitalismo y del Estado modernos. A esta ley le siguieron otras, con nombres y disposiciones parecidas, que se fueron adaptando a cada momento histórico. Los gestores estatales de todo color político han impuesto, desde aquel momento, sus propias leyes de vagos. En el siglo XX se implantaron la Ley de Vagos de 1933 durante la República, la de 1954 con Franco, luego vinieron otras leyes represivas tanto durante el franquismo como después, y ya mas recientemente se aprobaron las leyes de extranjería, y las ordenanzas cívicas municipales que perseguían el mismo objetivo por medios parecidos; ordenar el mercado laboral y de consumo por la fuerza.

El fantasma de la okupación que se nos presenta hoy es una actualización del viejo fantasma de la vagancia. Ahora, las instituciones quieren respaldar al sector inmobiliario ante un probable aumento de los desahucios. La urgencia de mantener la disciplina entre quienes viven alquilando o pagando una hipoteca, impulsa la nueva campaña. Legalmente el tema de la ocupación apareció en 1995, en el nuevo Código Penal que aprobaron todos los partidos (incluida Izquierda Unida y Esquerra Republicana de Catalunya). En él se acordaba, entre otras cosas, castigar el delito de ocupación de viviendas y espacios abandonados con penas de cárcel. Las instituciones respondían así a las dinámicas de ocupación de viviendas y centros sociales que se estaban dando en aquellos años. Estas dinámicas que surgieron en un contexto de crisis y paro juvenil, sirvieron unos años después de inspiración al movimiento por la vivienda.

La crisis económica de 2008 generó algunas simpatías hacia la ocupación de viviendas. Por eso en su última aparición el fantasma se vuelve a presentar en dos versiones, como su ancestro. El carácter disciplinario de la campaña basa su eficacia en la división entre okupas por necesidad y okupas por interés (interés político cuando se refieren al activismo social y económico cuando se hablan de mafias). Esta división es falsa, alguien que decide infringir la ley y tomar una vivienda, porque se niega a aceptar el chantaje que impone el negocio inmobiliario, está ejecutando un acto de desobediencia política. En el mismo sentido, cualquiera que ocupe una vivienda o local, lo hace para cubrir necesidades que el modelo económico actual no satisface. No se puede desligar el fenómeno de la ocupación de viviendas, de los efectos del negocio inmobiliario, por eso la distinción entre tipos de okupas solo contribuye a su deshumanización, como víctimas pasivas o como gentes malintencionadas. La división contribuye a aislar a quien se decide a desobedecer la ley.

Todo cuento de terror tiene sus protagonistas, que luchan por la vuelta a la normalidad, enfrentándose a los fantasmas. El sector inmobiliario, los bancos, las constructoras, los políticos y las empresas de seguridad forman parte de un entramado que ha permitido a las élites sostener sus beneficios durante años. Unos beneficios conseguidos a costa del esfuerzo y los ingresos de buena parte de la población. En los últimos años algunos sectores de la clase media se habían insertado (de forma mas o menos legal) en este entramado como caseros de pisos de alquiler (turístico o no). Y luego está el tema de las llamadas mafias, que la mayoría de casos son gentes precarizadas que cobran por abrir una casa, en otros es algo mas organizado. Estas dinámicas reproducen a pequeña escala la lógica del negocio inmobiliario legal, haciendo que unos sectores precarios exploten a otros. El miserabilismo se contagia fácilmente cuando el modelo social está basado en el sálvese quien pueda. Aun así el término mafia se usa abusivamente en este caso, si hubiera que señalar a alguna mafia real sería la que forma el negocio inmobiliario, como se comprobó con los casos de corrupción que dieron pie a la última burbuja inmobiliaria. En cualquier caso este tipo de actividades reproducen a escala liliputiense las dinámicas del negocio inmobiliario legal, del cual dependen para existir. Con esto de las mafias de la okupación pasa como con las llamadas mafias de la inmigración; se estigmatiza al colectivo de migrantes vinculándolo con actividades delictivas, para tener una coartada para castigarlo. En el relato que se nos presenta en la campaña, estas gentes (del negocio inmobiliario legal) aparecen como víctimas del fantasma de la okupación, cuando son las principales causantes de los problemas relacionados con la vivienda (hipotecas abusivas, alquileres caros, negocios urbanísticos…). Detrás de la campaña se intuye mucho interés por imponer castigos mas graves a quien infrinja la ley, pero también por ocultar el papel real del sector inmobiliario en la crisis de vivienda que viene. El monstruo real cotiza en bolsa y se presenta a las elecciones, señalarlo públicamente centraría la atención en los verdaderos responsables del problema.

La aparición del fantasma de la okupación, como la de cualquier otro fantasma, revela finalmente un gran secreto que da sentido a todo el relato. El fantasma condensa las pesadillas de la ciudadanía acomodada, la de ayer y la de hoy. En esas pesadillas hay un hilo que comunica la cultura de resistencia actual con la de otras épocas; una resistencia a los modos y condiciones de vida que trata de imponer el Capitalismo a aquella parte de la población de la que extrae sus beneficios.

Esta cultura de resistencia se expresa, a veces de forma fragmentaria y de modos poco explícitos, en la desconfianza hacia las autoridades, en la confianza en las propias capacidades, en la astucia y en la valentía de quienes se niegan a tragar con las imposiciones del Capital. Los impagos, los enganches, la ocupación de espacios y el apoyo mutuo, son parte de esas estrategias que tratan de colocar la vida por encima de los intereses económicos y las instituciones. Reconocerse como parte de esa tradición y reivindicarla como propia nos reconecta con la población represaliada con las leyes de vagos, las de extranjería o las ordenanzas cívicas. Al hacerlo, se vuelve a poner encima de la mesa lo mismo que entonces, que es: para llevar vidas mas dignas existe la posibilidad de oponerse cotidiana y colectivamente a las imposiciones de las élites.

La campaña del fantasma de la okupación se apoya y refuerza miedos existentes a nuestro alrededor. Para responder a ella hace falta demostrar la mala intención de sus propagandistas, y su falsedad. Conviene también saber quienes son y como enfrentarse a ellos. Las distinciones que tratan de imponernos solo refuerzan su posición y nos debilitan, por eso no deberíamos reproducirlas. Cada persona o grupo que ocupa una vivienda o local lo hace por razones propias, pero todas tienen su origen en los efectos del negocio inmobiliario y forman parte de una tradición de resistencia que nunca ha desaparecido del todo. Reforzar esa tradición es hacer justicia con la población represaliada, y puede servir para convertir las pesadillas de las élites en realidad.

Ana Coluta, 21 de septiembre de 2020

[1] – El Fantasma de la okupacion, agítese antes de usar, de M. Cúneo en El Salto. Reflexiones sobre la nueva campaña de intoxicación mediática contra la okupacion, en Todo por hacer. ¿Qué hay detrás de la campaña contra la okupación?, de E. Rodriguez en CTXT. Ración diaria de okupas en televisión: cómo convertir un problema en el problema, de D. Dominguez en La Marea.

https://ateneullibertaricabanyal.wo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La “nueva normalidad”, el virus y nuestra pérdida de humanidad

Tortuga Antimilitar - 27 September, 2020 - 00:00

¿Será que perdimos la capacidad de indignación? Vemos fotos y videos de cadáveres tirados en las calles en Guayaquil o La Paz, a diario recibimos noticias sobre el genocidio de nuestros pueblos originarios por desatención sanitaria. La “limpieza” étnico-política que sucede a nuestros alrededor parece no inmutarnos siquiera.

Esta nueva “normalidad” nos ha hecho perder lo poco de humanidad que nos quedaba. Recitamos cifras sobre infectados, recuperados y fallecidos por la pandemia, nos despreocupamos del dolor generalizado y asumimos contagios y muertes como parte de la “nueva normalidad”. Debiéramos hacer un examen de conciencia, al menos.

Pero también parece algo “normal” que el 1% de la población del mundo se apropie del 82% de toda la producción mundial, o por lo menos es eso lo que ocurre desde hace décadas y lo hemos asumido como “normalidad”. Esta impresionante desigualdad se repite en el interior de la inmensa mayoría de los países y se superpone con esa ficción según la cual “todos somos iguales ante la ley” y da por tierra con el principio que somos ciudadanos globales de iguales derechos.

¿Normalidad? El Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y el Caribe (Filac) dejó en claro que tras la pandemia las comunidades originarias no quieren regresar a la antigua normalidad plagada de discriminación y carencias.

“No queremos una normalidad donde continuemos discriminados, queremos que nuestros planteamientos de desarrollo con identidad y buen vivir sean parte de la construcción en la pospandemia. No queremos indígenas a los que se les celebre un día, por folclore, y todo el año se les denigre, margine y discrimine, provocando incluso su desaparición, señaló Filac.

En las comunidades originarias el azote del virus se suma a otras situaciones extrapandémicas que se arrastran desde hace mucho tiempo, como el rezago económico, el despojo sistemático de sus tierras y recursos naturales, la marginación que ello acarrea y la discriminación y el racismo, que en vastos sectores de la sociedad tienen aún vergonzosa vigencia.

En paralelo, a lo largo de los pasados decenios, se ha desarrollado y profundizado una ofensiva contra la biodiversidad y el medio ambiente que durante centurias ha sido el hábitat natural de los pueblos comunitarios, a través de macroproyectos –en su mayoría n manos de trasnacionales- que invaden áreas esenciales para estos pueblos. Para los pueblos originarios, nada de normalidad: ni la prepandémica ni la pospandémica.

¿Virus machista? La pandemia ampliará la brecha de pobreza entre géneros, llevando a 47 millones de mujeres y niñas a la pobreza en 2021 para alcanzar los 435 millones a escala mundial, con lo que se borrarán los avances logrados en las últimas décadas Las más afectadas con las trabajadoras informales en Latinoamérica y África subsahariana., que durante la pandemia han perdido sus empleos a mayor tasa que los varones.

Pero todo podría ser distinto: según Naciones Unidas más de 100 millones de mujeres y niñas podrían salir de la pobreza si los gobiernos implementan una estrategia integral con el objetivo de mejorar el acceso a la educación y la planificación familiar, salarios justos y equitativos, y amplían las transferencias sociales.

Ocho meses ya

Desde que apareció en China en diciembre, la enfermedad deja ya 900 mil muertos y ha contagiado a más de 25 millones de personas. América Latina y el Caribe es la región más afligida, con más de 260 mil muertos y unos siete millones de contagios.

Una semana atrás, se cumplieron cien años del nacimiento de Ray Bradbury, maestro indiscutible de la ciencia ficción, autor de El hombre ilustrado, Fahreinheit 451 y Crónicas marcianas, entre otros textos, quien, sin embargo, no logró imaginar la pandemia y sus consecuencias: el reino del miedo, la sociedad de vigilancia, el desempleo masivo, el hambre de centenares de millones de personas.

La pandemia lo está cambiando todo, nos está volviendo locos. Estar en casa cinco meses, en prisión domiciliaria –conocida como aislamiento social- es duro. Trabajar o estudiar desde la casa, también. Y no es nada grato ver en la pantalla de la videollamada laboral al niñito que se cuelga de la madre mientras ésta trata de trabajar… o cosas peores que la ética nos impide repetir. Y desconcertante ver en shorts al jefe, acostumbrados a verlo siempre vestido de traje y corbata.

Somos muchos los que no usamos un par de zapatos desde hace cinco meses, pero también hay mujeres –me consta- que se ponen tacones para sacar la basura. No hay que perder el glamour…

Con el 40 por ciento de la población mundial en cuarentena, animales silvestre se animaron a ocupar espacios vacíos de gente: los flamencos de la India pintaron de rosa las aguas de un humedal, patos salieron a pasear por las calles de París, pavos reales por Madrid y jabalíes en Barcelona, obligándonos a pensar cómo mejoraría el medio ambiente si ñla Tierra no fuera sometida a formas de producción que deterioran la naturales y nuestras vidas.

Si desde el punto de vista económico, el derrumbe de la demanda y de la oferta por el parate de la producción, la cancelación de viajes y el cierre de fábricas es una pesadilla para la economía, para el medio ambiente es una bendición que circulen menos vehículos y se consuma mucho menos combustible, que las centrales eléctricas por carbón y el transporte aéreo se hayan paralizado: las emisiones de CO2 cayeron y varias ciudades lograron descubrir que el cielo puede ser azul.

El científico argentino Jorge Aliaga, experto en números de la pandemia confirmaba que los muertos se duplicaban en su país cada 24 días, frecuencia que se redujo a 21 días. Otro galardonado científico, Alberto Kornblihtt, calculó que si no se toman medidas más estrictas, el 13 de septiembre habrá 12.000 decesos y para Navidad unos 364.000 muertos acumulados.

Teniendo en cuenta que la vacuna –una, otra o la de más allá- recién estará disponibles a mediados del año próximo, los científicos llaman a tomarse en serio las cuarentenas, pero los políticos piensan en otros réditos y dudan en aplicar medidas para evitar la mayor cantidad de decesos, con ciclos de apertura y cierre intermitentes. La meta debiera ser frenar la infección sin llegar a una inmunidad de rebaño difícil de concebir con menos del 20% de infectados.

La “normalidad” como negocio: Stephen Hahn, jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), preocupado de que chinos, rusos, británicos o incluso latinoamericanos logren la vacuna, dijo estar dispuesto a evitar el proceso de aprobación normal y a autorizar una vacuna antes de que se complete la tercera fase de ensayos clínicos.

Este escenario se configuró por los afanes mercantilistas de las grandes trasnacionales farmacéuticas y un grosero chovinismo farmacéutico que ha convertido la obtención de la vacuna en una suerte de redición de las carreras espacial o armamentista con que las grandes potencias exhiben sus capacidades en ejercicios propagandísticos, señala en un editorial el diario mexicano La Jornada.

Territorios libres

En este mundo hay 195 países y apenas diez siguen libres del coronavirus. Lo que tienen en común esa decena de naciones es que son islas del Pacífico y cerraron sus fronteras rápidamente: Palaos, Micronesia, Islas Marshall, Nauru, Kiribati, Islas Salomón, Tuvalu, Samoa, Tonga y Vanuatu, donde nadie sufre la covid-19. El problema que enfrentan es la absoluta extinción del turismo, que en promedio significa el 40 por ciento de sus ingresos en divisas.

Las Islas Marshall, en cambio, se dedican a la pesca y son el mayor exportador de peces de acuario del mundo. Pero les va peor porque las ventas cayeron en un 60 por ciento por la recesión y los controles de cargas. Una amplia mayoría de los habitantes de las diez naciones considera mejor seguir aislados y “no caer como Australia”.

Incluídos y excluídos

Vivimos en una era ¿tecnológica? que obliga leer tutoriales para poder manejar los distintos programas, muchas veces escritos en un español que no es tal. Pero si uno no tiene computadora, está fuera de época, de era, del mundo. La verdad es que ni siquiera existe. Y si nos ponemos a pensar, realmente son muchos millones los que no tienen computadora ni acceso a internet. No existen, son los desechables, para los planificadores de la economía capitalista..

¿Será que perdimos la capacidad de indignación? Vemos fotos y videos de cadáveres tirados en las calles en Guayaquil o La Paz, a diario recibimos noticias sobre el genocidio de nuestros pueblos originarios por desatención sanitaria. La “limpieza” étnico-política que sucede a nuestros alrededor parece no inmutarnos siquiera.

Y asistimos con “normalidad” al caradurismo de Jair Bolsonaro, por ejemplo, quien: realizó una ceremonia en el Palacio do Planalto, sede de la presidencia, para celebrar “Brasil venciendo la covid-19”, cuando oficialmente los muertos por coronavirus bordean los 125 mil y los infectados ya pasaron los cuatro millones.

Ante tamaña desfachatez, queda sólo invocar las palabras de la cientista social y filósofa argentina de fama mundial, Mafalda –sí, el personaje de Joaquín “Quino” Lavado- pronunciadas medio siglo atrás: «Paren el mundo, me quiero bajar».

Pero lo cierto es que la llamada pandemia producida por el covid-19 no es la causa de todos los males actuales pero sí ha sido el instrumento para quitar la colcha que tapaba la realidad que algunas miradas más profundas vislumbraban hace tiempo. Los millones y millones que transcurren esta peste sin trabajo y sin recursos son una muestra de cómo este virus mostró la cara de una desigualdad que nos costaba asimilar, masticar y tragar.

Saber que este virus es tan democrático que afecta al mundo entero no es motivo de tranquilidad: El caos ya no es un problema puntual sino la evidencia de la decadencia de un sistema que, por otra parte, es incapaz de mantener en funcionamiento nuestras sociedades, resquebrajadas por conflictos que brotan por todos los costados.

Los aludes de información y desinformación sobre la pandemia sirven para tapar muchas otras cosas que también pasan en el mundo, como el desempleo, el hambre, el cambio climático, las amenazas permanentes de Trump… Y cuando no alcanza el bombardeo coronavirósico, pareciera que el otro gran tema importante para el mundo es la telenovela de si Lionel Messi sigue o no en Barcelona.

.

.Numerosos tropiezos se sucedieron desde diciembre pasado, provocados en párte por el desconocimiento sobre el virus nuevo, pero también gruesos errores no forzados, por el negacionismo o las presione comerciales, intereses y negligencia. Es negacionismo la palabra que aparece con más frecuencia en los análisis retrospectivos, a ocho meses de los primeros casos. La subestimación del riesgo fue una constante en regímenes conservadores.

El énfasis inicial de las campañas de prevención apuntó al lavado frecuente de manos, la recomendación de toser o estornudar en el pliegue del codo y de evitar tocarse la cara. Tampoco pensamos, entonces, que millones y millones carecen de agua potable

Obviamente, los países que no implementaron aislamiento obligatorio con la excusa de salvar la economía, tuvieron tasas de letalidad más altas. Lo cierto es que nos vamos acostumbrando a convivir con los errores, hasta que llegue la vacuna., que debiera ser considerada como un derecho universal y no una mercancía. Pero en esa puja están varios países y demasiadas trasnacionales farmacéuticas.

No es cierto que el mundo no estuviera avisado de la letalidad del virus. En setiembre del año pasado, aún antes de que China reportara la aparición de ciertas neumonías que no respondían a los tratamientos tradicionales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre la amenaza muy real de una pandemia fulminante, sumamente mortífera, provocada por un patógeno respiratorio que podría matar de 50 a 80 millones de ´personas y liquidar casi el cinco por ciento de la economía mundial.

Lo que ¿vendrá?

El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó que espera que la pandemia de coronavirus llegue a su fin en menos de dos años y definió a la covid-19 como «una crisis de salud única en un siglo». En Europa, los retornos de vacaciones de verano son fuente de contagio en Italia, España, Francia y Alemania, en momentos en que se prepara en la región el inicio del nuevo año escolar.

Incluso Corea del Sur, que fue considerado un ejemplo en la lucha contra la pandemia, registró en las últimas horas el mayor número de casos diarios desde principios de marzo. Las restricciones se endurecen en varios países a medida que crece el temor a una segunda ola de la pandemia de covid-19 y aumentan los casos en Europa y Asia a niveles del primer brote.

Lejos quedaron las cifras de China, con un total de 85 mil infectados y 4.634 muertos en total. Más de la mitad de las muertes por COVID-19 en el planeta se registraron en cuatro países: Estados Unidos con más de 185 mil decesos, Brasil (unos 123 mil), México (más de 65 mil) e India, la segunda nación más poblada del planeta después de China, que se acerca a los cuatro millones de casos y 67 mil decesos.

Se largó la carrera –entre países pero sobre todo entre grandes empresas farmacéuticas- por quién patenta primero una vacuna milagrosa que, quizá, tal vez, esté lista para mediados del 2021.

Todavía no salimos de la pandemia y nos espera el período de la pospandemia, con millones y millones de desempleados, sin acceso a la alimentación (y ni hablar de la educación y la salud), con una clase media superviviente que deberá elegir entre comer o pagar la suscripción a internet.

Nuestras abuelas nos recomendaban contar ovejitas para dormir. En esta nueva normalidad, podemos pasar noches enteras contando contagiados y muertos, perdiendo el poco humanismo que nos quedaba. Y quizá hasta asumamos la “nueva normalidad” de un mundo que ya no es ni será lo que solía ser hace seis, ocho meses atrás.

Cambia, todo cambia. Cambia lo superficial, cambia también lo profundo. Cambia el modo de pensar, cambia todo en este mundo. Cambia el clima con los años, cambia el pastor su rebaño, escribía Julio Numhauser Navarro, músico de Quilapayún, canción que popularizó Mercedes Sosa: Y así como todo cambia, que yo cambie no es extraño.

Aram Aharonian: Periodista y comunicólogo uruguayo. Magíster en Integración. Fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la) y susrysurtv.

Fuente: http://estrategia.la/2020/09/04/la-...

Tomado de: https://rebelion.org/la-nueva-norma...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pandemia no es guerra

Tortuga Antimilitar - 26 September, 2020 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

“Plante por la paz” en Burgos contra la fabricación y venta de armas

Tortuga Antimilitar - 26 September, 2020 - 00:00

Como estaba previsto para el dia 19 de septiembre y con puntualidad, se ha hecho esta mañana un “Plante por la paz” frente a la Subdelegación del Gobierno en Burgos, una concentración pacífica desde las 9 h. hasta las 14 h., contra la fabricación y venta de armas.

Convocados por la Plataforma de la “no violencia” Jai Jagat 2020 (En marcha por la paz y la justicia), a nivel mundial, y de este modo seguir denunciando la fabricación y venta de armas (en concreto en Quintanilla Sobresierra, la empresa Maxam fabrica bombas que vía puerto de Bilbao, llegan a Arabia Saudí y Emiratos Árabes). La empresa MAXAM (antigua Río Tinto) fábrica y vende armas que son utilizadas para alimentar los conflictos bélicos como el de Yemen, que ha causado en los últimos años la mayor catástrofe humanitaria, según la ONU, y más de tres millones de desplazamientos de personas que se ven obligadas o huir (datos de la Organización Internacional de Migraciones).

Fuente: https://burgosdijital.net/plante-po...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los Estados Unidos y Nicaragua: Entrevista con S. Brian Willson

Tortuga Antimilitar - 26 September, 2020 - 00:00

Un entrevista con el escritor y activista por la Paz,
veterano de la guerra estadounidense contra Viet Nam, S. Brian Willson.

Tortilla con Sal: Estamos aquí con Brian Willson, veterano de Viet Nam y antiguo abogado criminalista. Brian ha escrito extensamente sobre el imperialismo de EE.UU. y sus efectos en todo el mundo. Lo que a la gente nicaragüense le interesa más que nada en este momento, Brian, es lo que está sucediendo en los Estados Unidos como resultado del asesinato el 25 de mayo de George Floyd. ¿Qué opinas de eso?

Brian Willson: Bueno, creo que ese vídeo de 8 minutos y 46 segundos se centró en ese policía con la rodilla en el cuello de George Floyd y con su mano en el bolsillo mientras miraba a la cámara. Creo que esa imagen finalmente reveló, de manera visceral, 400 años de excepcionalismo blanco de una manera que la gente podía sentir, de manera visceral, que esto es lo que había estado sufriendo a través de toda nuestra historia en los Estados Unidos y antes de que se convirtiera en los Estados Unidos. Expuso la falsa identidad de la supremacía blanca de una manera que nunca antes se había podido hacer como lo hizo ese video.

Y de alguna manera cambió toda la cultura. Afectó a todo el mundo, no sólo en los Estados Unidos sino en el mundo entero. Estas manifestaciones contra la violencia policial están ocurriendo en todo el mundo, no sólo en los Estados Unidos. Ahora, soy un hombre blanco, y debido a eso he sido privilegiado, pero en Viet Nam descubrí que ese privilegio se había convertido en una discapacidad, porque me había hecho en cierto modo, estúpido. Me había dejado tan cómodo en un sentido que no necesitaba hacer preguntas serias, penetrantes y críticas sobre la guerra, o sobre mi propia historia. Pero llegó un momento en Viet Nam en el que me di cuenta de que estaba viviendo con una identidad falsa que estaba interfiriendo en mi capacidad de ver las cosas con claridad, pensar con claridad y operar de una manera que me representaba de verdad como un ser humano, la manera en que yo pensaba que quería ser como un ser humano.

Así que lo que sucedió el 25 de mayo creo que fue como un rayo que pegó a los corazones y las mentes de prácticamente todo el mundo en los Estados Unidos y en todo el mundo, incluyendo a los supremacistas blancos que ahora saben que su falsa identidad ha sido expuesta y eso los hace más violentos. Esto lo sé por experiencia, porque cuando perdí mi falsa identidad en Viet Nam, quería suicidarme. Tomé mi propia pistola y me la puse en la cabeza porque había estado viviendo una mentira y ¿cómo es eso... cómo es posible? Que todo lo que me habían enseñado en la escuela, en la iglesia, en casa, en la comunidad, no era cierto...

Esa es una revelación asombrosa que hay que enfrentar y que tiene enormes repercusiones emocionales... de no valer nada, de la vergüenza, la vergüenza es algo que me di cuenta que mi sociedad nunca había experimentado después de los genocidios contra los indígenas y los negros. Y si no puedes sentir la vergüenza, no puedes crecer. Tu desarrollo se detiene porque no encuentras tu empatía. La empatía es fundamental para poder ser humano, para estar en una sociedad colectiva. Así que a partir de esa experiencia sentí que lo que pasó en mayo y sigue pasando en Portland, por ejemplo, donde viví durante 12 años y donde todavía tengo un hogar... Creo que están en su 86º día de haber estado todos los días en protesta contra la violencia policial. Y muchas otras ciudades lo mismo, sólo que no es tan intenso como en Portland.

Creo que hay varios policías en Seattle que han abandonado su trabajo porque dicen que no podemos hacer esto todas las noches, que no podemos soportar estas protestas contra la brutalidad policial. Estos jóvenes, los jóvenes que están liderando estas protestas en Portland y en otros lugares, ellas y ellos saben que no tienen futuro en los Estados Unidos, saben que las protestas y la Primera Enmienda no significan nada, porque si vas a decir algo que es realmente conmovedor sobre la sociedad, eso no está protegido. Si vas a hablar de la brutalidad policial, decirlo no está protegido porque la brutalidad policial ha sido la norma para toda la sociedad en toda nuestra historia porque los policías se diseñaron para proteger la propiedad privada.

TcS: ¿Podría hablar un poco sobre el desarrollo histórico de la policía en los Estados Unidos y cómo eso llevó a lo que pasó el 25 de mayo?

Brian : Bueno el concepto de la policía, aún antes de la palabra policía, cuando tenían guardias o Pinkertons, fueron contratados para preservar la propiedad de los propietarios y por supuesto originalmente los propietarios poseían seres humanos llamados esclavos. Así que la versión original del sistema de policía era para vigilar a los seres humanos, lo que significa que si te escapas, vamos a ir a buscarte, te mataremos si es necesario, pero sin duda te llevaremos de vuelta a tu amo esclavista.

Después de la guerra civil, básicamente la servidumbre asalariada reemplazó a la esclavitud como tal y así tuvimos el rápido desarrollo de las fábricas industriales y los capitalistas ladrones. Todos tenían su policía privada, originalmente, para mantener el orden en sus fábricas y si había alguna actividad sindical, por supuesto, fue inmediatamente reprimida y la historia de los Estados Unidos es que allí más de 800 organizadores de sindicatos han sido asesinados, más que en cualquier otro país prácticamente. Así que desde la década de 1860 hasta la de 1930 la policía estuvo protegiendo principalmente las minas de carbón, las minas de oro, las fábricas industriales.

Entonces había gente en las ciudades que decía "bueno, tal vez necesitamos proteger nuestros residenciales" por lo que contrataron a policías uniformados pagados por el estado. Luego los policías formaron sindicatos y los jefes de los sindicatos de todos los departamentos de policía de los Estados Unidos son pagados por el presupuesto de la policía pública. Así que en cierto sentido la rendición de cuentas de la policía se ve prácticamente neutralizada porque los sindicatos de policías son financiados por el público ya que los salarios de los jefes de sus sindicatos son pagados de los fondos públicos para la policía.

Entonces, a partir de finales de los años '60s se empezó el desarrollo de los equipos SWAT.Estos eran grupos de súper policías, fuertemente armados, enmascarados, con escudos corporales y se ocupaban de reprimir los levantamientos negros en las ciudades, y especialmente a reprimir a los Panteras Negras.

TcS: ¿Diría usted que durante los años '60s fue el momento en que la policía de los Estados Unidos comenzó a ser seriamente militarizada?

Brian: Sí. Y después de eso el Congreso de los Estados Unidos aprobó varios proyectos de ley que autorizan a los militares, al Departamento de Defensa, mejor dicho al Departamento de Ofensa, a dar a los departamentos de policía de todo el país, gratis, vehículos blindados de transporte de personal, jeeps, incluso tanques. Así que ahora tenemos una policía totalmente militarizada, incluso en pequeñas ciudades como Chattanooga, Tennessee. Todos los cuerpos de policía están militarizados. De hecho, cada vez más ahora cuando la policía se presenta a una manifestación, la propia policía es la provocadora de los levantamientos porque son como marcianos.

Están vestidos de negro de pies a cabeza de manera que no se pueden ver ni siquiera las caras, ni placas, ni identificación. Y ahora en Portland, durante 85 o 90 días seguidos, la policía ya no usa etiqueta de nombre. Usan varios tipos de proyectiles, todos los días, todas las noches... granadas de concusión, gas lacrimógeno, balas de goma que en realidad son de metal pero con una capa de goma que cubre el metal. Ha habido varias docenas de personas gravemente heridas por la policía.

TcS: ¿Ha muerto algún policía en Portland?

Brian: No se ha matado a ningún policía hasta ahora. Los matones federales han estado allí. Estos matones federales de Trump llegaron a Portland a principios de julio. Y duraron unas tres semanas y luego se dieron cuenta de que, bueno, esto podría seguir para siempre y la gente estaba diciendo que esos matones eran tan brutales y que ellos estaban creando la violencia. Bueno, se fueron y la policía de Portland es peor. De hecho son peores.

TcS : Usted es miembro de Veteranos por la Paz y uno de sus colegas en el movimiento de Veteranos por la Paz, Mike Hastie, fue asaltado por la policía de Portland, ¿no cierto?

Brian: Sí. Ha sido atacado dos veces. Era médico en Vietnam. Ha estado en el movimiento por la paz durante al menos 20 años. Y es un fotoperiodista, así que siempre tiene dos cámaras con dos lentes diferentes y es rápido para ir de una cámara a la otra, dependiendo de qué tipo de toma quiere. Cada noche ha tomado fotos increíbles de lo que está sucediendo. Estaba hablando... esto fue con los matones federales, antes de que se fueran, estaba hablando con ellos de cerca, unos 8 de ellos. No puedes ver sus caras. No puedes ver sus etiquetas de nombre porque no tienen etiqueta de nombre, o las tienen cubiertas.

Les decía que esto era como Vietnam y que "en Vietnam cometíamos atrocidades todos los días, todos los días cometíamos atrocidades en Vietnam y ustedes están haciendo lo mismo con el pueblo de Portland". Y entonces, de repente, en el lado izquierdo de su cuerpo, uno de estos matones, a unos 30 centímetros de su cara le roció de frente con gas lacrimógeno, y le arrancó sus lentes. Pero él siguió hablando, siguió diciendo "atrocidades, esto es de lo que se trata, atrocidades, atrocidades, atrocidades, ¿entiendes? No lo sabes, de esto se trata..." y luego se fueron y los médicos del movimiento de paz le ayudaron a lavarse los ojos. No pudo ver durante un día y medio.

Y luego, una semana o dos después de eso, estaba tomando foto de cerca de la policía de Portland. Les encanta usar sus porras. Después de usar el gas lacrimógeno, después de usar las granadas de concusión cuando la gente está tosiendo, ahogándose y agachada, vienen y te golpean una y otra vez. Y él los estaba filmando haciendo eso y la policía en masa se abalanzó sobre él y varias otras personas que también estaban tomando fotos y los tiraron al suelo y varios policías le aplastaron la cara con los pies justo cuando estaba en el suelo sosteniendo sus cámaras, tratando de proteger sus cámaras. No se fracturó el cráneo, pero sí se le dio una lesión muy grave en el ojo derecho.

Otras personas, por cierto, han tenido los cráneos fracturados por las balas de goma, entrando en el cráneo. Una bala de goma sigue siendo una bala de metal aunque encubierto con goma en el exterior y puede penetrar en el cerebro y paralizarte y la herida no es operable. Vi esto en Cisjordania cuando estuve allí y vi las balas de goma en el cerebro de la gente. Fui al hospital a ver las radiografías.

Así que estas manifestaciones están ocurriendo por todo Estados Unidos. Portland es el punto de inflamación y los jóvenes... bueno, hay madres que están ahí en las protestas todas juntas con camisas amarillas. Hay veteranos de guerra que están ahí en las protestas con camisa de otro color y luego hay gente con sopladores de hojas, que empujan el gas lacrimógeno de vuelta a la policía, por lo que tienen un montón de sopladores de hojas ahora. Y los jóvenes que están en el frente de batalla, parecen gladiadores. Tienen protectores de pecho. Tienen espinilleras. Tienen protectores de riñón alrededor de su sección media. Tienen cascos. Tienen máscaras de gas. Están ahí para recibir los golpes. Todas las noches.

Y esta gente sabe que hay 50 millones de personas sin empleo en los Estados Unidos ahora mismo. Hay 40 millones de personas a punto de ser desalojadas porque no pueden pagar el alquiler. No hay futuro para estos jóvenes. La mitad de las pequeñas empresas nunca volverán a abrir. El gobierno de los Estados Unidos no hace nada para ayudarlos y mientras tanto las diez personas más ricas del mundo, los multimillonarios, los diez multimillonarios más ricos, poseen ahora entre sí, 1,1 mil mil millones de dólares, mientras que cada vez más personas quedan sin hogar, cada vez más personas quedan sin trabajo.

Y estos jóvenes saben que esta es nuestra última batalla. No hay nada más para nosotros. El gobierno está manipulado. La política está amañada. No es que están rotas. Están bien arregladas. Arregladas a favor de los ricos. Y nosotros lo sabemos. Ahora lo sabemos. Y ese video del 25 de mayo de la rodilla del policía en el cuello de George Floyd realmente desató una especie de energía visceral que no puede ser detenida. No es posible detenerla porque está tan claro, tanto emocional como intelectualmente, que esta sociedad siempre ha sido así para cualquiera que no sea de la clase media y blanca. Y la clase media blanca sólo ha sido predominante desde la Segunda Guerra Mundial durante unos 25 años. Así que saben que se está acabado. Básicamente es el fin para los Estados Unidos. No hay más normalidad.

TcS: Brian, tú estuviste aquí durante el intento fallido de golpe de estado en 2018, así que estabas muy consciente de lo que estaba pasando aquí durante ese tiempo. ¿Es posible, o justo, pedirte que ofrezcas algún tipo de comparación, o contraste tal vez, entre lo que estaba pasando aquí en Nicaragua durante abril a julio de 2018 y lo que has estado presenciando y aprendiendo de parte de tus amistades en Portland?

Brian: Bueno, me estaba preparando para ir al hospital ese 18 de abril. Todavía estaba en casa esperando la fecha de mi operación. Cuando se supo el 18 que supuestamente la policía había masacrado a los estudiantes, esa noticia llegó el 18. No era cierto, pero se anunció en las noticias del Canal 63 y del Canal 10, Canal 12 y le dije a Ulda, mi compañera, "no hay forma de que la policía nicaragüense haya masacrado a los estudiantes a menos que le disparen a la policía". Simplemente no sucedería. No habría motivo para que la policía nicaragüense disparara a los estudiantes.

Y luego, el 20 y el 22, el 23, hubo múltiples ataques violentos en 8 ciudades diferentes de Nicaragua. Y me dije que esto ha sido inventado con mentiras, aunque sí alguna gente ha muerto pero la descripción y la narración alrededor de lo que está pasando no es lo que realmente está pasando y la brutalidad de la oposición en Nicaragua fue grotesca. Se filmaban a sí mismos y ponían las imágenes en Facebook. No utilizo esos otros como Twitter o Instagram y así sucesivamente. Sólo uso Facebook, lo cual es suficiente malo.

Y estaban mostrando, supongo que para asustar al pueblo nicaragüense, que esto es lo que te va a pasar si no te unes a nosotros. Pensé y le dije a mi compañera Ulda, este tipo de pensamiento que tiene la gente de la oposición, es un lavado de cerebro de parte de personas de los Estados Unidos. Porque este es el tipo de cosas en que la Fundación Nacional para la Democracia (NED) y la CIA y USAID especializan, ellos pensarían en cosas como esta. Porque solamente saben destruir y engañar. En Portland la policía sigue diciendo que lo que la gente dice sobre el comportamiento de la policía, la brutalidad policial no es verdad, y sin embargo todo ha sido filmado y captado en cámara y el actuar de la policía es grotesco.

Así que cualquiera en Nicaragua que todavía escuche sus órdenes de los EE.UU., entonces se sabe que tiene una agenda de destrucción, no de construcción. Así que me temo que el dinero habla y soborna a la gente y por cierto algo que no mencioné es que hay provocadores en Portland, pagados por la policía para causar... ...para cometer crímenes para justificar que la policía actúe con aún más represión. Algunos policías han sido atrapados saqueando e incendiando y rompiendo ventanas.

TcS: Suena muy similar a los acontecimientos en Chile.

Brian: Así que algo ha sucedido en los Estados Unidos que no se puede revertir. No es sólo el virus, en relación a que los Estados Unidos es el peor caso para responder al virus en el mundo, en parte porque el excepcionalismo blanco hace que la gente en los Estados Unidos piense que es invencible. Esta es una enfermedad, una enfermedad, que infesta toda la cultura. No estaban preparados para el virus y como dijo el Presidente, cree que simplemente va a desaparecer, no va a ser un gran problema. Así que, de cierto modo, el virus, la brutalidad policial y Trump, van regalando a la nación una mirada real a la verdad de la cultura norteamericana, la cultura estadounidense, sin maquillaje alguno.

Se ha quitado el disfraz. El virus está arruinando la economía. La brutalidad policial es tan obvia y las y los jóvenes saben que no hay futuro. Y ahora tienes las convenciones Republicanas y Demócratas pasando como el teatro del absurdo, tratando de distraer a la gente del hecho de que todavía gastamos US$1.25 mil mil millones de dólares al año en gastos militares por el mundo entero y no queda nada para las necesidades en casa. Es una locura.

TcS: Una de las cosas sobre el movimiento de base en Portland, Brian, es que están muy conscientes de la realidad más amplia de la política y la cultura de los Estados Unidos y quieren cambiarla. Una de las cosas de las que han estado hablando mucho es cómo desarrollar una policía más basada en la comunidad y cómo reemplazar la actual cultura policial, como por ejemplo este movimiento para desfinanciar a la policía, creo que lo llaman. ¿Crees que Nicaragua tiene algo que ofrecer a la gente de Portland a modo de ejemplo que podrían tratar de establecer y seguir?

Brian: Bueno, creo que la policía comunitaria requiere de confianza por parte de la población hacia el gobierno, una confianza básica. En los Estados Unidos no hay absolutamente ninguna confianza en el gobierno. No hay confianza en los medios de comunicación. No hay confianza en el sistema de salud porque no hay realmente un sistema de salud pública. Es un sistema privado que tiene algunos componentes públicos, pero de ninguna manera una garantía de poder recibir la atención médica. Así que "Desfinanciar a la policía" y "Desfinanciar a los militares" son ambos eslóganes muy apropiados, pero en mi opinión no se van a lograr a través de la votación o la legislación.

Si se va a lograr, será porque la gente se queda en las calles indefinidamente durante meses y meses y meses y meses hasta que haya algún espacio para una conversación sobre la destrucción del capitalismo y el lucro, de un sistema económico diseñado para asegurar el lucro en lugar de un sistema que asegura las necesidades del pueblo. No veo ningún futuro en la legislación, en otras palabras, a través del sistema político o a través de la votación en el sistema político, ya que la votación en sí mismo es un sistema amañado.

Pero esto significa que la gente tiene que estar en las calles y la cuestión es si la gente tiene la ideología de solidaridad con otras personas en todo el mundo y suficiente tenacidad y suficiente estrategia y disciplina para permanecer en las calles indefinidamente en todo el país. Y hay gente en las calles incluso en Chattanooga y Memphis, Tennessee. No es sólo en Portland. Portland tiene muchos activistas que viven en Portland. Es una ciudad blanca. Es predominantemente una ciudad blanca. Pero su lema ahora es Black Lives Matter.

Así que los jóvenes saben que todas nuestras vidas ahora están impactadas por el colapso del capitalismo, que el virus ha mostrado, que la brutalidad policial ha mostrado, como el Presidente Trump ha mostrado. El Presidente Trump realmente ha revelado la verdadera naturaleza de nuestra cultura, de la cultura de los Estados Unidos.

TcS: ¿Y usted cree que hay una posibilidad de que a nivel estatal o tal vez a nivel de la comunidad se pueda construir un movimiento para la policía comunitaria? Porque aquí en Nicaragua la policía comunitaria se enfoca en la juventud y tratan a los jóvenes, ven a los jóvenes que cometen delitos no como delincuentes sino como "jóvenes en riesgo". ¿Cree que hay alguna posibilidad de que esa cultura se arraigue y se desarrolle, aunque sea de forma limitada, en un lugar u otro de los EE.UU.?

Brian: Es posible, pero en realidad lo que está sucediendo significa que tiene que haber un cambio total en la conciencia de la cultura. Nada va a funcionar ahora sin un cambio. Es por eso que la explosión de empatía causado por la rodilla en el cuello, esa rodilla está en todos nuestros cuellos ahora. Es que metafóricamente pienso en cómo la gente lo está viviendo. "¡Púchica! ¡Todos tenemos esa rodilla en el cuello! Ha estado sobre nosotros todo el tiempo pero fingíamos que éramos supremos por ser blancos..." Y eso ya desapareció.

Así que creo que es muy probable que surjan nuevos modelos de biorregionalismo en los que las secciones del país que tienen un buen suelo fértil y suficiente lluvia creen economías locales sin cadenas de abastecimiento, sin largas cadenas de abastecimiento. Eso sería lo que yo llamaría un modelo indígena o un modelo de la época neolítica temprana. Pero sería un modelo local. Se trata de la desdolarización y la desglobalización en una comunidad más local en la que la familiaridad es el principal mecanismo de responsabilidad, no la ley, sino la familiaridad.

Creo que es algo que lógicamente evolucionaría de la calamidad del capitalismo que, en lo que a mí respecta ahora, nunca se va a recuperar. Afortunadamente. Es un sistema terriblemente destructivo. Y sabes que el pueblo iroqués fue destruido en gran medida por George Washington durante los años 1770 y 1780 durante la guerra revolucionaria. Resulta que yo nací en una zona que antes había sido territorio iroqués. Los jefes iroqueses en 1790 calificaron a George Washington, que fue el primer presidente electo, como nosotros lo llamamos. Ellos lo llamaron el ‘Destructor del Pueblo' porque destruyó todas las aldeas iroquesas hasta las cenizas, una de las cuales era lo que ahora es mi pueblo.

Yo nací en Ginebra, Nueva York, que anteriormente se llamaba Kanadesaga. Y creo que Estados Unidos siempre ha sido el Destructor de Pueblos. Así es como nos formamos como nación. Robamos la tierra a los indígenas. Robamos la mano de obra a los africanos. Y nos llamamos a nosotros mismos excepcionales. Y hemos jugado este juego con nosotros mismos durante 400 años y ahora se nos ha estrellado. Y por eso creo que el video del 25 de mayo es tan importante porque en un video de 8 minutos ves una imagen de 400 años de persecución de blancos pobres, indígenas, mujeres y negros por parte de los blancos que se sienten superiores. Y ves lo enfermizo que es eso. Es realmente enfermizo.

Así que no estoy particularmente desesperanzado ni estoy esperanzado. Ni optimista ni pesimista. Creo que la realidad es que el sistema ya no va a funcionar y la pregunta es, ¿habrá suficiente movimiento revolucionario para crear el espacio para recrear algo diferente como una socialdemocracia comprometida a producir para las necesidades del pueblo? Y eso podría ser de naturaleza biorregional, especialmente cuando la catástrofe climática se vuelve más intensa.

En otras palabras, las áreas que serán más habitables serán las áreas donde haya una temperatura soportable y que tenga suficiente humedad. Y eso va a ser más limitado a medida que pasen los próximos cinco, diez años. Pero habrá lugares habitables y esas son las áreas que podrían crear o recrear el modelo que originalmente destruimos cuando los eurocéntricos llegaron al Nuevo Mundo y destruyeron el estilo de vida indígena. Pero ahora está claro para la mayoría de la gente en los Estados Unidos que algo ha sucedido que no puede ser revertido.

TcS: Brian, dentro de unos días va a ser el 33 aniversario del terrible atentado contra tu vida que tuvo lugar cuando protestabas contra el envío de armamento a la guerra en Nicaragua. Sufrió heridas muy, muy graves y la gente se sorprendió de que sobreviviera...

Brian : Yo también...

TcS: Pero en todo ese tiempo usted ha seguido mostrando solidaridad con las víctimas del imperialismo del mundo entero, pero especialmente en Nicaragua. Usted siempre ha mantenido su fuerte apego y afecto y admiración por Nicaragua y su Revolución Sandinista, ¿podría hablar con la gente sobre por qué tú sientes así?

Brian: Mi propia revolución personal comenzó en abril de 1969 en Viet Nam. Fue entonces cuando tuve esa epifanía que realmente afectó a todo mi ser. Fue cuando descubrí que realmente yo tenía empatía y que no sabía mucho al respecto. Me estaba preparando para ir a estudiar derecho cuando me mandaron a hacer el servicio militar obligatorio y tuve que cumplir, pero luego iba a reanudar mi carrera de abogado. Así que algo sucedió en Vietnam que me hizo darme cuenta de que todas las personas están conectadas y me enamoré de la Revolución Vietnamita. Ni me di cuenta de que lo de Vietnam era una revolución hasta que tuve mi epifanía. "Oh, se trata de una revolución y estoy del lado equivocado. Soy un invasor".

Así que eso me despertó en general a las condiciones del mundo. Y en 1986 tuve mi primera oportunidad de venir al llamado Tercer Mundo, a excepción de Vietnam, cuando conseguí una beca para estudiar español en la Escuela Nica de Estelí. Así que vine a Nicaragua en 1986 y pasé dos meses en Estelí estudiando español aunque no lo aprendí muy bien. Y me llevó esta revolución de la que había estado leyendo. Viví con dos familias en esos dos meses, observándolos en su campaña de alfabetización, como estudiaron todas las noches leyendo y escribiendo en una pizarra, ambas familias con niños estudiando diligentemente cada momento libre que tenían.

Y sabiendo que Estados Unidos estaba tratando de destruir la revolución, me comprometí más todavía no sólo a apoyar una revolución popular que mejora las vidas de la gente, sino a trabajar en contra de las políticas de mi propio país que destruían las aspiraciones de la gente simplemente porque no están dispuestos a besarle el culo al Tío Sam de la manera en que el Tío Sam quiere que vivan y que sobrevivan económicamente conforme con las reglas de los Estados Unidos. Y yo había aprendido eso de los vietnamitas y también había estado en El Salvador con las guerrillas, el mismo tipo de lucha siempre contra siglos de opresión.

Y yo sabía cuánto dinero los Estados Unidos estaba dando a El Salvador cada día y sabía cuánto dinero los Estados Unidos estaba dando a los Contras cada día porque yo estaba siguiendo las noticias, yo estaba siguiéndolas. Tenía muchas carpetas de notas y artículos. Y estaba siguiendo lo que estaba pasando en Guatemala. Luego en 1994 fui a Chiapas después del levantamiento en Chiapas después del TLCAN. Y ya había ido a la Franja de Gaza y a Cisjordania. Había estado en Irak después de los bombardeos.

Había estado en Haití antes de que Aristide fuera derrocado la primera vez. De hecho, llegué a Bagdad después de haber estado en Haití para leer el titular en el único periódico en inglés en Bagdad, llamado el Baghdad Observer: "Aristide derrocado en un golpe de estado", y pensé: "Fijáte que no puedo ir a ningún sitio sin que me recuerden que los Estados Unidos se están metiendo con todo el mundo". Y así, de alguna manera, mi motivación es que no puedo soportar el sufrimiento. Es mi sufrimiento.

Todavía oigo en mi memoria las aldeas de Vietnam cuando las abandonábamos después de bombardearlas; todavía oigo los gemidos de la gente que todavía no estaba muerta. Algunas noches me despierto llorando, escuchando ese gemido. Y los dejamos morir sin ningún tipo de atención médica. ¿Qué clase de ser humano participa en esa clase de comportamiento? Así que sabes que realmente requería que me mirara a mí mismo y me diera cuenta de que mi identidad blanca era una discapacidad. Porque lo había interiorizado como la mayoría de nosotros. Era nuestra vida. Tuvimos suerte. Éramos blancos. Hombres blancos. Ni siquiera tuvimos que trabajar duro para conseguir algo.

Y eso significaba que no podía pensar críticamente ni ver lo que realmente estaba pasando. Y eso es lo que me pasó a mí. Por eso me puse la pistola en la cabeza en Vietnam. Pensé: "Oh Dios mío. Soy un fraude. Soy como un robot ideológico". Así que Nicaragua fue una verdadera revolución cuando llegué aquí y mi país estaba tratando de destruirla. ¿Y voy a apoyar la destrucción de una revolución? ¿O voy a apoyar la revolución? Es una especie de pregunta tonta, una vez que has tenido ese despertar. No esperaba vivir tanto tiempo. Pero aquí estoy hablando de ello.

TcS: Su apoyo ha sido muy importante, sobre todo en los últimos dos, tres años en lo que ha sido un momento muy difícil para Nicaragua con tantas falsedades difundidas sobre lo que está pasando en el país. ¿Usted cree que esa epifanía que tuvo hace tantos años...

Brian: Abril de 1969

TcS: ...ha hecho posible que a usted ya no crees todas las falsedades que se han puesto...

Brian: Oh sí... todo lo que veo son falsedades. Luego estudié historia y aprendí que Estados Unidos está construido sobre falsedades. Es toda una historia falsa la que aprendemos. Así que todo lo que aprendemos en el Occidente y ciertamente en Estados Unidos no es cierto. Así que tenemos que seguir diciendo mentiras para seguir ocultando la mentira original, para poder sentirnos bien. Así que ahora sabía que todo era mentira y no he tomado LSD y no he tomado drogas. Fue una experiencia cruda, cruda, en la que estuve justo en medio y como dijo mi hermano, tal como lo puse en su obituario, después de que mis padres murieron (que eran muy derechistas), uno de nuestros buenos amigos nos dijo a mi hermano y a mí "¿cómo salieron ustedes dos de esos dos padres?" Y mi hermano de inmediato, de mi parte no tenía nada que decir en particular, pero mi hermano de inmediato dijo "descubrimos que teníamos un cerebro!"

Oh ok... tal vez sea cierto... Pero también descubrimos que teníamos un corazón y mi hermano me dijo más tarde que la razón por la que era tan anti-racista es que en tercer grado había una chica negra en su clase. Esto fue en Ginebra, Nueva York. Y la maestra, que era nuestra vecina de al lado, llamó a la chica negra a la clase para que hiciera algo en el pizarrón y ella no lo hizo bien y la maestra la golpeó con una vara de medir. Y mi hermano nunca lo olvidó. Él hablaba de ello, decía, "desde ese momento, supe que algo estaba muy mal en cómo nos entrenan, cómo nos educan".

Era nueve años y medio mayor que yo, así que me abrió el camino para que me separara de nuestros padres, que eran muy estrictos, reaccionarios, republicanos, realmente racistas. Así que mi hermano, que murió el domingo pasado, había llegado a su tiempo. Pero saber que no está aquí ha sido muy duro para mí, darme cuenta de que ya no es alguien a quien puedo tocar. Esto le pasa a todo el mundo, lo sé, todo el tiempo, pero he tenido mucha muerte en mi vida y nunca la he sentido como con mi hermano. Durante 79 años he sido su hermano menor.

TcS: Brian, ¿crees que es justo decir que tu comprensión y lo que has llegado a saber y aprender sobre la manera en que la revolución nicaragüense se ha enfocado realmente y de verdad - a pesar de los inevitables desaciertos - pero su enfoque ha sido en mejorar las vidas de su mayoría empobrecida. ¿Diría usted que saber eso y experimentarlo en sus diferentes fases durante los últimos 30 o 40 años ha sido una fuente de fuerza moral para usted en términos de confirmar sus sentimientos sobre su epifanía y sus sentimientos sobre su hermano y lo que su hermano pensaba que era correcto. ¿Hay alguna correlación entre lo que sabe sobre Nicaragua y todo esto de que ha estado hablando?

Brian: Bueno, a lo largo de los años 80, al menos después de haber venido a Nicaragua después de 1986, '87, '88, '90, cada vez que tenía la oportunidad de hablar aquí y en los Estados Unidos yo decía "la Revolución Nicaragüense es tan importante para el pueblo de los Estados Unidos como para los nicaragüenses" porque necesitamos una revolución. Nosotros, los Estados Unidos. Podemos... Ves, nunca hemos tenido una verdadera revolución. No hemos tenido la primera todavía. Puede que la tengamos ahora. O puede que nos extingamos.

Pero sí, experimentar una verdadera revolución con todos los desaciertos pero con un esfuerzo, un serio esfuerzo de verdad para llevar la salud y la educación y la alfabetización a los campesinos, quiero decir, ¿qué hay más revolucionario que eso? Sólo llevar algunos tipos de ayuda y apoyo muy tangibles a la gente que de otra manera sólo sería olvidada. Olvidados como los indígenas de los Estados Unidos que están totalmente olvidados. Están peor que los negros en términos de sus condiciones. 80% de desempleo. 70% de alcoholismo. Y eran sus tierras...

Es como si estuviéramos tan contaminados con nuestra violencia y nuestras mentiras que realmente se requiere una revolución para romper esa mentalidad, al igual que la Revolución Sandinista rompió la mentalidad y las políticas de Somoza. Tiene que haber una ruptura en el proceso de pensamiento de la gente y para mí eso ocurrió en Vietnam. Le pasó a muchos veteranos, no a la mayoría de ellos pero a algunos y creo que el video del 25 de mayo fue el comienzo, junto con el virus, junto con Trump... se acabó. La luna de miel ha terminado. El excepcionalismo blanco, la identidad falsa se acabó.

Puede llevar a una guerra civil, porque los hombres blancos están armados hasta los dientes y quieren defender su falsa identidad. Porque sé que en Vietnam cuando me di cuenta de que tenía una identidad falsa, estaba pensando en suicidarme... quiero decir, ¿perder tu identidad? Como un hombre de 27 años o 30 años o 16 o 15 años... es una cosa difícil de experimentar. Quiero decir... ¿todo lo que me han enseñado son tonterías? ¡Qué! ¿Quiere decir que mi sacerdote me está mintiendo? ¿Mi profesor me está mintiendo? ¿Mis padres me están mintiendo? ¿Mis libros escolares me están mintiendo? ¿Cómo puede ser eso?

Y aún así, toda la historia que aprendemos sobre los Estados Unidos es falsa. Ese es el libro que estoy escribiendo ahora. La historia falsa de los Estados Unidos. Y nos ha dañado completamente. No podemos ver con claridad. No podemos relacionarnos con la gente de ninguna manera porque tiene que ser nuestra manera o nada. Y nos ha cegado, así que me alegro de tener 79 años. No tengo ni idea de lo que va a pasar excepto que sé que no va a haber ninguna vuelta a la normalidad y eso es bueno. Porque la normalidad en los Estados Unidos era horrible.

http://www.tortillaconsal.com/torti...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Felipe VI homenajea a los “Novios de la muerte”

Tortuga Antimilitar - 25 September, 2020 - 00:00

Tomás F. Ruiz. LQS.

Veo en el “Nodo” de tve que su Majestad Felipe VI homenajea, el domingo 20 de septiembre, el centenario cumpleaños de la Legión Española. Repaso la historia reciente de nuestro país y leo que durante el golpe de Estado que aplastó la II república española, la Legión fue un cuerpo militar cuya intervención resultó decisiva en la derrota de la democracia y en el exterminio de más de medio millón de españoles que lucharon y dejaron sus vidas para defenderla.

Hoy en día, tal y como hemos podido ver tras su presuntuoso desfile por la Castellana de Madrid, los mandos superiores de la Legión siguen sintiéndose orgullosos de aquella carnicería que protagonizaron sus muchachos en la guerra civil. Un tal Juan Reyes define así el determinante papel de la Legión en el bando nacional: “Fue la Legión quien inició aquella rebelión militar. Tuvo un papel estelar, una función determinante en el Alzamiento del 18 de Julio de 1936. Puede decirse, con rigor histórico, que fue la Legión quien inició aquella rebelión militar que desembocaría en la guerra civil”.

Durante los tres años que las tropas rebeldes tardaron en aplastar la democracia en España, la Legión fue conocida por las extremas atrocidades que sus soldados cometían en los asaltos a pueblos leales a la república. Como parte de sus infrahumanas costumbres, los legionarios disfrutaban cortando orejas a sus víctimas y llevándoselas como trofeo. Millán Astray animaba a sus “muchachos”, haciendose parte del discurso del sanguinario Queipo de Llano, para que violasen a las mujeres rojas que tuvieran la mala suerte de caer en sus manos: “Nuestros valientes legionarios y regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombres de verdad… Y de paso también a sus mujeres. Esto está totalmente justificado porque estas comunistas y anarquistas predican el amor libre. Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres y no milicianos maricones”. Este comportamiento, diabólico e infrahumano viniendo de quienes se atribuían ser legionarios del Señor, estaba aceptado como habitual por Franco, convenientemente justificado por la Iglesia católica y bendecido por los mismos obispos que permitían al dictador desfilar bajo palio.

Hoy el rey de España ha elogiado la cobarde y despreciable labor de estos novios de la muerte que arrasaban, torturaban, quemaban vivos y asesinaban a los habitantes de los pueblos que tomaban. Hoy, en las calles de la España, se ha oído de nuevo el grito de guerra de los legionarios: ¡Viva la muerte!…

Después de este homenaje a un cuerpo militar sanguinario, a una banda de desalmados que no tiene nada que envidiar a la Gestapo alemana después de cómo se comportaron durante la guerra civil, que a nadie le quepa duda de que la democracia española, así como el indigno monarca que la representa, gozan de una excelente y prometedora salud. Relicturo Satis.

Fuente: http://loquesomos.org/felipe-vi-hom...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Ladrillo de Cristal. Una crítica de la sociedad y de su transformación

Tortuga Antimilitar - 25 September, 2020 - 00:00

Una reflexión pertinente sobre el ensayo El Ladrillo de Cristal. Estudio crítico de la sociedad occidental y de los esfuerzos para transformarla. Autogestión, decrecimiento y reformulaciones de las prácticas disidentes en tiempos de crisis.

A principios de este verano de la COVID, la joven editorial extremeña Ediciones Revolussia publicaba este contundente ensayo del veterano activista antimilitarista Pablo San José Alonso. El autor, nacido en León en 1968, reside en Elche, participó en el movimiento de insumisión de los 90 y posteriormente en diversas experiencias de vida comunitaria y cooperativismo autogestionario, siendo actualmente el editor de la web antimilitarista www.grupotortuga.com

Así que no estamos ante el enésimo ensayo político de carácter universitario y/o estrictamente teórico, y aunque no le falte rigor intelectual y referencias bibliográficas muy solventes (Arendt, Clastres, Bookchin, Castoriadis, Foucault, el recientemente fallecido Graeber, Tomás Ibáñez, Wallerstein, etc), estamos ante el esfuerzo de reflexión de un activista que no ha dejado nunca de trabajar en los diversos intentos de transformar la realidad en un sentido emancipador y liberador, lo que da como resultado un ensayo muy pegado a los movimientos sociales contemporáneos, “manchado del barro” de las luchas y las vidas de estos tres últimos decenios de búsquedas revolucionarias. Por lo mismo, el discurso y el lenguaje que utiliza se aleja de los clichés elitistas y autorreferenciales de lo universitario, de modo que es asequible para públicos más amplios, para sectores sociales menos privilegiados cultural y educativamente, a los que no se suele dirigir la producción teórica política.

Leer más en El Salto: https://www.elsaltodiario.com/movim...

Ver información sobre el libro y sobre cómo adquirirlo: https://www.grupotortuga.com/El-lad...

Fábrica abandonada
Fernando Llorente Arrebola

Categorías: Tortuga Antimilitar

Las sombras de la Legión, “lo mejor de la historia de España”

antimilitaristas.org - 25 September, 2020 - 00:00

Luis Gonzalo Segura

“La Legión representa lo mejor de la historia de España” y sin ella “no se puede entender el mundo libre, nuestra Europa”. Esas fueron las palabras de Margarita Robles, actual ministra de Defensa designada por el PSOE, cuando hace un año presentó los actos del Centenario de la Legión (1920-2020). Un centenario presidido por Felipe VI, no menos orgulloso de la Legión española. Y si la Legión representa lo mejor de la historia de España, parece aconsejable repasar los logros históricos más destacables de esta unidad fundada por el célebre fascista Millán Astray en un período de ascenso de esta ideología, los años veinte del siglo pasado.

Torturas, decapitaciones, armas químicas en la Guerra del Rif

Un par de sucesos atroces los encontramos en la ornamentación con cabezas cortadas de enemigos, algo que disgustó a un nada refinado Miguel Primo de Rivera. Constan –en El País en 2017 o en El Correo en 2011– al menos dos protestas por esta macabra costumbre legionaria: 1) por la revista realizada a un batallón de la Legión que portaba diez cabezas clavadas en bayonetas; y 2) con motivo de la visita de la Duquesa de la Victoria se le entregó, como obsequio, una cesta con dos cabezas cortadas en un centro floral.

La esencia de este comportamiento no puede en ningún caso catalogarse como espontánea, sino que debe entenderse como una costumbre inducida por los mandos militares, entonces fascistas y, posteriormente, franquistas, como Sanjurjo, Millán Astray, Queipo de Llano, Yagüe o el propio Franco. Un episodio sobre la inducción de este comportamiento bárbaro lo encontramos en una anécdota relatada por Arturo Barea en 1926, entonces periodista y después autor de la magnífica –y muy reseñable en este caso– La forja de un rebelde, en la que afirma que Millán Astray peleó cuerpo a cuerpo con un legionario para hacerse respetar.

Pudiera parecer anecdótico reseñar los comienzos africanos de la Legión, pero no es así. Por un lado, el prestigioso hispanista Sebastian Balfour señala en su obra Abrazo mortal –reeditada recientemente, en 2018– cómo los métodos y las estrategias utilizadas en el Rif fueron puestas en práctica tiempo después durante la guerra entre 1936 y 1939. Y, por otro lado, se cifran en unos 80.000 los marroquíes que acudieron al conflicto militar en la Península, donde fueron empleados como carne de cañón en vanguardia y donde, además, exhibieron una crueldad a la altura de los deseos más íntimos de sus mandos militares. Unos mandos que dejaron, además de cabezas de rifeños cortadas, una maldición que todavía hoy envenena el Rif: el bombardeo con armas químicas. Un bombardeo que sitúa hoy al Rif como una región con una tasa de enfermos de cáncer muy por encima del resto de Marruecos –gracias también al napalm arrojado entre 1957 y 1958 por las tropas del general Mizzian, recién reincorporado en el Ejército marroquí tras abandonar el español con consentimiento de Franco. Otro acto que bebe directamente del Ejército español africanista, aunque ya no se protagonizara en su nombre.

Represión en Asturias

Pero antes de la guerra asimétrica acaecida en España, la Legión tuvo un último entrenamiento en 1934: Asturias. Allí, la Legión tuvo un comportamiento brutal, tal y como relata Paul Preston en su obra El Holocausto español: Odio y exterminio en la Guerra Civil y después, en la que se puede encontrar el siguiente fragmento, producto de la conversación entre el general Eduardo López Ochoa y Juan Simeón Vidarte, entonces vicesecretario general del PSOE:

“Una noche, los legionarios se llevaron en una camioneta a veintisiete trabajadores, sacados de la cárcel de Sama. Sólo fusilaron a tres o cuatro porque, como resonaban los tiros en la montaña, pensaron que iban a salir guerrilleros de todos aquellos parajes y ellos correrían peligro. Entonces procedieron más cruelmente, decapitaron o ahorcaron a los presos, y les cortaron los pies, manos, orejas, lenguas, ¡hasta los órganos genitales! A los pocos días, uno de mis oficiales, hombre de toda mi confianza, me comunicó que unos legionarios se paseaban luciendo orejas ensartadas en alambres, a manera de collar, que serían de las víctimas de Carbayín”.

Cabe señalar, además, que en Asturias las ejecuciones organizadas de civiles se convirtieron en un método más del Ejército español y, obviamente, de la Legión. Pablo Gil Vico explica en Verdugos de Asturias que “si en la violencia revolucionaria con resultado de muerte hubo en torno a cuarenta escenarios diferentes, las fuerzas gubernamentales ejecutaron a sus víctimas en 17 lugares, pero en solo dos de ellos –Carbayín y el Cuartel de Pelayo– tuvo lugar casi el 50% de las muertes computadas. No se trata, como en el caso revolucionario, de acciones dispersas y no siempre predecibles, sino de un ejercicio de la violencia concentrado, materializado en oleadas y organizado en –o desde– centros de detención”. Es decir, la violencia del Ejército español y de la Legión española fue en la mayoría de los casos organizada y solo en ocasiones más infrecuentes producto de arrebatos. Aunque episodios impulsivos también acontecieron. Valga como ejemplo el siguiente relato también extraído de Verdugos de Asturias:

“Un oficial ordenó lanzar una bomba dentro. Seis personas, entre ellas tres mujeres y una niña de doce años, cayeron mientras trataban de protegerse; otros seis intentaron salir y fueron ejecutados en la puerta o por la parte de atrás y Casimiro Álvarez, un hombre de sesenta y un años, fue acuchillado en el piso de arriba por un soldado moro que lo persiguió hasta acabar con él”.

En total, según la mencionada obra, dos tercios de las víctimas asturianas fueron fusiladas; más de una quinta parte fue asesinada de forma salvaje, a veces acuchillados; el resto falleció en el combate o debido a los malos tratos.

En definitiva, la represión en Asturias, en la que perecieron unos 2.000 asturianos, demuestra que la brutalidad en la guerra española por parte del bando fascista, y de la Legión, fue organizada y, ante todo, predecible. Y, por tanto, evitable. De hecho, los fascistas españoles, como el resto de totalitarios, lo único que hicieron fue trasladar las prácticas coloniales a Europa. Unas prácticas que incluyeron, en todas sus formas, a la mujer.

Porque la mujer durante la guerra fue violada de forma salvaje por las tropas fascistas y, muy especialmente, por las compuestas por legionarios. De ello tenemos constancia por múltiples referencias, entre las que podemos reseñar la que ofrece el periodista John Whitaker, que relata una violación múltiple de dos muchachas en Navalcarnero en 1936 en un texto en la revista Foreign Affairs en octubre de 1942. Herbert Southworth señala en El mito de la Cruzada de Franco que a las tropas de marroquíes reclutadas por Franco se les incentivaba con la promesa de “mujeres blancas”.

Brutalidad durante la guerra

De las salvajadas acaecidas durante la guerra provocada por la sublevación fascista se podrían, y se pueden, escribir libros, pero hay una matanza que queda, tristemente, por encima de todas: Badajoz. Una masacre en la que fallecieron entre 1.500 y 4.000 personas, según las distintas versiones, incluyendo mujeres, ancianos y niños y que inundó, literalmente, las calles de sangre y, peor aún, de horrorosas mutilaciones. De las mismas mutilaciones que se habían producido en Asturias. Fueron seccionados senos, penes, genitales, narices, orejas...

Prostitutas para la Legión en la Guerra de Ifni

David Torres afirmaba en la presentación de la novela Todos los buenos soldados que “la historia del legionario que pegó fuego a un burdel con las putas y los clientes dentro es verídica”, que no se trata de una leyenda urbana. Además, relataba que la corrupción siempre acompañó al Ejército español, algo obvio por otra parte. Corrupción que ha sido especialmente consentida en la Legión, una unidad que siempre contó con una licencia especial para el consumo de drogas, la desmemoria de los antecedentes penales y los desmanes más inimaginables a cambio de sus servicios.

Quizás, por este motivo, uno de los episodios más singulares que acontecieron durante la Guerra de Ifni consistió en el traslado de prostitutas desde Canarias hasta la colonia española en la costa africana. Todo un reto logístico para el Ejército español con el objetivo de cubrir el asueto de la Legión.

Refugio de nazis durante la dictadura

Joachim Fiebelkorn (Leipzig, 5 de abril de 1947), conocido como el legionario nazi, guarda excelentes relaciones con los legionarios retirados y con altos mandos militares de la Guardia Civil y de las Fuerzas Armadas todavía en servicio o retirados, con los que comparte paellas y cervezas en su finca-castillo en Rojales (Alicante) repleta de simbología nazi y franquista. Estos eventos son exhibidos en redes sociales sin ningún pudor. No es una casualidad que Joachim, compañero de aventuras de Klaus Barbie, conocido como el Carnicero de Lyon, y relacionado con multitud de atentados sangrientos en Europa y América Latina acontecidos durante el siglo pasado y vinculados a la extrema derecha, cuente en su hoja de servicio con el honor de haber jurado bandera en la Legión española en 1966. La unidad se convirtió en refugio de nazis. Joachim juró bandera en la Legión junto a Herbert Kopplin, miembro de las Waffen SS durante la II Guerra Mundial.

Guerra de Irak: torturas y denuncias de crímenes de guerra

4 de abril de 2004, Nayaf (Irak). La guerra a la que España oficialmente no acudió también supo de la Legión. Durante esta contienda se produjo la batalla bélica más importante de España desde la Guerra de Ifni y, claro, la Legión española también estaba allí. Existe el rumor no confirmado de disparos sobre niños iraquíes, ya que estos ayudaban a municionar al Ejército de Mahdi, que atacó la base española en Nayaf. Los españoles confirman que hubo niños y que estuvieron bajo su mira, pero niegan que les dispararan. Imposible saberlo, pero de haberlo hecho resulta improbable que lo confesaran. Como no se confesaron jamás, ni se investigaron, las torturas que durante años fueron denunciadas por iraquíes. No se confesaron, hasta que años después nos estallaron en la cara.

17 de marzo de 2013, Madrid. Un vídeo publicado en El País demuestra que los legionarios torturaron y maltrataron a prisioneros en Irak en 2004 bajo el mando del general Fulgencio Coll y el coronel Alberto Asarta, ambos integrantes en la actualidad del partido ultraderechista Vox. El vídeo, grabado con un móvil, tras casi un minuto de brutales golpes, termina con una expresión lapidaria: “A este se lo han cargado”. Cinco militares fueron procesados y exonerados en 2015, según denunció Amnistía Internacional, de forma irregular. Entre otras cuestiones porque nunca se investigó el acoso salvaje que sufrió el único testigo del caso, cuyo cambio de versión fue esencial para el cierre del asunto.

26 de abril de 2004, Diwaniya (Irak). Retrocedamos en el tiempo y volvamos de nuevo a la guerra de Irak. Tras la batalla de Nayaf se produjo una carnicería en Diwaniya cuando la Legión abatió a once iraquíes. Más allá de la escaramuza bélica, quedan, de nuevo, huellas de las torturas a las que sometieron a los prisioneros y unas fotografías de militares españoles con prisioneros desnudos y abatidos fueron publicadas en Interviú y sirvieron para un documento titulado ‘Los muertos que dejó la Legión'.

De aquella guerra quedan incluso confesiones públicas sin investigar de exmilitares que afirmaron disparar contra civiles en una boda. “Era un boda. Y ya se sabe cómo es una boda allí [Irak], o por lo menos cómo era hace 13 años [en 2003]. Los invitados se pusieron a celebrar disparando al aire sus AK-47 y varias ráfagas fueron a parar a nuestro puesto. Mi compañero y yo nos miramos y abrimos fuego. Y, claro, yo tiré a dar”. Un exmilitar que, por cierto, después de su confesión fue recibido por la propia ministra de Defensa, Margarita Robles, y apareció en varios programas de televisión de Risto Mejide.

Machismo y discriminación

8 de diciembre de 2017, Viator (Almería). “¿Prefieres que te arreste a que tu hija pase frío?”. Esta fue la disyuntiva a la que se tuvo que enfrentar una legionaria que denunció cómo su vida cambió tras ser madre: “Siempre fui buena militar hasta que fui madre”. Era el 8 de diciembre de 2017, fiesta de la Inmaculada Concepción, patrona de la Infantería española, y tanto la madre como el padre fueron obligados a desfilar y les exigieron dejar a su bebé de ocho meses enrollado en una manta con un desconocido en las gradas mientras ambos desfilaban. Se negaron. Hoy, ambos han abandonado las Fuerzas Armadas y sus jefes han quedado impunes a pesar de las represalias que se sucedieron a posteriori y del relevo en el ministerio de Defensa. Nada cambió para ellos con la llegada de Margarita Robles.

Además, en el diario Público, el marido de la legionaria arrestada denunció discriminación al afirmar que de “un total de 400 miembros que integran las dos banderas del Tercio no hay ninguna mujer combatiente, sino que de las 15 que se encuentran en la unidad –cifra muy baja, pues representan menos del 4% cuando la media en el Ejército se sitúa en el 12%– están en la cocina, dándonos de comer en las maniobras, o en la oficina”.

Muerte y ocultación de un crimen

25 de agosto de 2019, Agost (Alicante). El último relato legionario relevante del que tenemos constancia versa sobre la ocultación de un homicidio negligente en unas maniobras. En las mismas, un sargento disparó contra un legionario, Alejandro Jiménez Cruz, algo que se intentó ocultar con una gran mentira de la que, incluso, participó Margarita Robles. No fue una bala perdida de un disparo accidental en otro ejercicio cercano ni el proyectil entró rebotado en la axila: el proyectil entró en el pecho. Si no hubiera sido por un legionario, uno solo, honesto, el caso habría quedado impune, como ocurre en la mayoría de los casos. De hecho, la presión y el acoso al que sometieron al testigo recuerdan mucho al caso del legionario que confesó las torturas en Irak y después se retractó. Hoy hay cinco militares imputados por este caso, pero la historia demuestra que la Justicia militar siempre guarda un as en la manga. Trabajarán para exonerar, no para condenar.

Pero recuerden la frase de Robles con la que comenzamos estas líneas: “La Legión representa lo mejor de la historia de España” y sin ella “no se puede entender el mundo libre, nuestra Europa”.

Fuente: https://ctxt.es/es/20200901/Firmas/...

Categorías: antimilitar

Afirmacionista

Tortuga Antimilitar - 24 September, 2020 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La caza y el fuego en el norte extremeño

Tortuga Antimilitar - 24 September, 2020 - 00:00

Limitarse a los datos de los incendios en la zona alta de las comarcas del Valle del Jerte y la Vera puede resultar frío. Frente a la tendencia de naturalizar los incendios forestales, y para comprender por qué siete de cada diez incendios son intencionados, hemos hablado con vecinas de ambas comarcas, forestales, biólogas e ingenieros técnicos ambientales. En el anonimato, comparten la desolación ante una situación que se repite periódicamente y explican en los usos del suelo y la estructura de la propiedad de la tierra “algo que se veía venir”.

Víctor Prieto Rodríguez

No hay que despreciar el afán contable de los medios que han seguido el día a día del devastador incendio que ha quemado más de cuatro mil hectáreas en la zona alta de las comarcas del Valle del Jerte y la Vera. La pretensión de contar, en términos numéricos, lo que ha ocurrido es coherente con la reacción que suele provocar un incendio forestal en los responsables públicos: allí donde había un robledal centenario se pondrá otro, pero este mejor ordenado, limpio de maleza, domesticado como un jardín; si la desaparición del pastoreo caprino ha supuesto el crecimiento descontrolado del incivilizado matorral, se aprovechará el despeje realizado por el fuego para introducir la vaca de montaña en los nuevos pastos que la primavera irremediablemente traerá; dios no lo quiera, pero si se da el caso de que las llamas se han llevado por delante los últimos ejemplares del desmán ibérico de la Vera, se levantarán las restricciones a la detracción de agua de las gargantas (como ya hace el ayuntamiento de Cuacos) y, así, se dará un nuevo impulso al turismo fluvial. Son solo unos ejemplos de lo escuchado estos días.

Sin embargo, limitarse a mostrar los datos de la tragedia, desglosando el desastre por términos municipales, especies vegetales y animales, puede resultar, después de tanto fuego, un poco frío. Por no hablar de cuando el monte, arrasado por las llamas, queda reducido a una miserable cuantía de reclamaciones económicas. Dar cuenta de todo lo que ha pasado no está en nuestra mano -ni siquiera en aquellas que empuñaban el mechero en la Garganta de los Infiernos a la caída de la tarde del pasado 27 de agosto-, pero algo más debemos hacer con los datos que tenemos, nos hemos dicho, siquiera sea para evitar que la tendencia a la naturalización de los incendios forestales acabe de asentar la idea de que sabemos tantas cosas que no entendemos nada.

Para empezar, aunque resulte un dato recurrente, bien haremos en recordar que siete de cada diez incendios que se producen responden a causas intencionadas. De los tres restantes, dos de ellos son fruto de un comportamiento estúpidamente negligente, aunque no intencionado, y el otro puede relacionarse con causas fortuitas, fenómenos atmosféricos, una lupa y mucho sol o una chispa en mala hora. Así pues, siete de cada diez quiere decir que la mejor política de prevención de los incendios forestales está en actuar sobre las motivaciones e intereses que llevan a un paisano, sendero arriba, al caer la tarde, a pegarle fuego al bosque en el que, por así decirlo, se ha criado.

Para este artículo he mantenido varias largas conversaciones con personas que conocen bien la zona que se ha quemado. Son vecinas de ambas comarcas, forestales (Agentes de Medio Natural), biólogas e ingenieros técnicos ambientales que han preferido, significativamente, mantenerse en el anonimato. Todas comparten la desolación ante una situación que se repite periódicamente y que solo el azar ha impedido que se llegue a las dimensiones catastróficas de este año. Todas lamentan algo que se veía venir y que se explica en prácticas habituales relacionadas con los usos del suelo y la estructura de la propiedad de la tierra. Todas prefieren, por ello, hablar de incendiarios, no de pirómanos, pues esta última categoría responde al interés de situar las causas ulteriores del fuego en recónditos lugares de la mente, agotando, así, cualquier posibilidad de esclarecer los hechos.

La reconversión de la sierra

Si nos fijamos en el lugar de origen del primer foco, la zona alta de la Garganta de los Infiernos, en Cabezuela del Valle, observamos el carácter limítrofe de este paraje con la Reserva Regional de Caza “La Sierra”, un coto gestionado por la Junta de Extremadura en el macizo occidental de la Sierra de Gredos cuya singularidad reside, además de en la belleza del entorno montañoso, en la presencia de una de las mayores poblaciones de cabra montés del Sistema Central. Este entorno fue declarado en 1985 “Zona de Caza Controlada”, lo que significaba la supeditación de las actividad cinegética a la conservación y recuperación de una especie en ese momento en peligro de desaparición (unos 35 ejemplares censados en 1985-87.) Años después, fruto de una exitosa gestión ambiental (si bien con claroscuros en los que ahora no voy a entrar), la cabra montés había multiplicado su presencia en la zona, por lo que la Junta de Extremadura, a instancia de los titulares del terreno, accedió a crear la citada Reserva Regional de Caza “La Sierra”.

La recuperación de la cabra montés en este entorno de especial protección y seguimiento ha ido en paralelo a la constitución de un lucrativo negocio alrededor de la caza de los grandes ejemplares de macho cabrío. Se estima que el precio máximo por “abatir” (eufemismo de “matar”) uno de estos monumentales animales ronda entre los 3.000 y 6.000 euros, a repartir entre la propia Junta (30%, en concepto de tasas) y el propietario de la tierra (70%). Por este pago, además del “trofeo”, el cazador de alto standing puede disponer de un guía cualificado, ya sea un Agente del Medio Natural o un Vigilante de Caza, que realiza labores de apoyo al cazador durante el “rececho”. Cada año se organiza una subasta de cabezas, normalmente en Jarandilla de la Vera, siendo el número de cabras montesas “abatibles” anualmente, dada la condición de espacio de especial protección de la Reserva, limitado a un censo elaborado por los propios Agentes y técnicos de la Reserva, distinguiendo entre machos (a partir de los ocho años) y hembras (sin determinar su edad).

El éxito relativo de la Reserva ha propiciado una revalorización de las tierras colindantes, o al menos del aprovechamiento cinegético dentro de las mismas. Esto ha conllevado una paulatina reconversión de la actividad ganadera tradicional, muy trabajosa y poco competitiva frente a la ganadería estabulada o intensiva, que ha ido cediendo terreno ante el empuje de los cotos de caza privados. Esta reconversión también ha supuesto un proceso de concentración de la tierra en zonas en las que la propiedad se encuentra dividida, históricamente, entre monte público, proindivisos (grandes extensiones cuya propiedad se encuentra muy fragmentada) y enormes fincas privadas que surgieron de las desamortizaciones de tierras comunales del siglo XIX. La variedad de la titularidad convierte la sierra en un galimatías de intereses cruzados y enfrentamientos recurrentes entre nuevos y viejos propietarios, gestores de grandes cotos que buscan ampliarlos y pequeños propietarios que intentan maximizar beneficios con lo que hasta hace poco no valía nada.

La llegada del fuego

Los entrevistados coinciden en señalar que gran parte de los incendios se evitarían si la Junta impidiera el aprovechamiento inmediato de los terrenos quemados. No es que sea pedir demasiado. La Ley de Montes de 1968 ya introducía esta razonable cláusula, aunque en la práctica, ayer y hoy, las autoridades han preferido mirar hacia otro lado.

Pero lo que ayer eran pequeñas quemas otoñales destinadas a “regenerar” los pastos de cara a la primavera, con pocas posibilidades de derivar en un gran incendio, se ha convertido hoy en una práctica furtiva veraniega. El objetivo ahora es mover los animales de caza hacia la finca propia, dañando, de paso, a los vecinos, que se han convertido en competidores por el preciado ganado salvaje. Es por eso por lo que un buen conocedor de estas tierras se refiere a incendios como el de este año como “incendios de diseño”, destacando la minuciosa premeditación que hay detrás de prender la mecha en un lugar recóndito, pero bien seleccionado, y a última hora de la tarde, impidiendo la acción temprana de los medios aéreos de extinción. Esta tesis se ve respaldada por la coincidencia del incendio con el día más ventoso del verano, algo que el incendiario, no hay duda, sabía bien.

Atraer a los grandes mamíferos de la sierra hacia los cotos utilizando el fuego puede acarrear incendios descontrolados que acaben arrasando más de lo pretendido, pero este es un riesgo que el jugoso negocio de la caza mayor invita a correr. Más si cabe si pensamos en que la opacidad de las fincas privadas impide realizar un conteo riguroso de los animales abatidos en ellas. En los cotos de estas fincas, me cuentan, la caza furtiva es una práctica habitual, por lo que el número real de cabezas abatidas puede triplicar las cifras oficiales.

A la opacidad de la propiedad privada hay que sumar la impunidad derivada del arrinconamiento de los Agentes del Medio Natural, cuya labor ha sido vaciada de contenido en los últimos años por parte de la Junta de Extremadura. Ellos, como agentes de la autoridad reconocidos por la propia Administración extremeña, deberían ser los encargados de llevar a cabo la investigación de las causas de los incendios, pero el Gobierno de Mérida decidió adjudicar en 2016 esta labor a la empresa vallisoletana Europa Agroforestal SL, a razón de unos 240.000 euros anuales. Los Agentes trataron de recurrir la externalización de este servicio, sabedores de la necesidad de erigir mecanismos independientes de control entre la concedente de cotos privados (la propia Junta) y las empresas que los explotan, pero tuvieron que dar su brazo a torcer ante el elevado coste de sostener un pleito contra la Administración autonómica. El resultado: desaprovechamiento del personal funcionario e investigaciones dirigidas y poco concluyentes, un despropósito.

Una reflexión final

Alguien ha escrito en sus redes una idea que comparten las personas a las que he entrevistado estos días: “No es una cuestión de cabras vs. caza, sino de uso comunal de la sierra vs. uso privativo de la misma”. La idea me parece especialmente sugerente porque introduce la realidad de un proceso de privatización encubierto de los aprovechamientos de la tierra, privatización paulatina que coincide en el tiempo con la proliferación de concesiones de cotos privados por parte de la Junta de Extremadura y con el surgimiento de incendios forestales de dimensiones desconocidas en la zona hasta fechas recientes.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/incen...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Eterna pasión por Eloy de la Iglesia

Tortuga Antimilitar - 24 September, 2020 - 00:00

Más allá del cine quinqui, Eloy de la Iglesia fue también un creador de imágenes imprescindibles para entender la Transición y el final del franquismo. Con el propósito de reivindicar su legado se han realizado varios acercamientos a él en los últimos años.

Luis Díaz García

En el cine de Eloy de la Iglesia hay un adjetivo que parece envolver toda su obra: quinqui. El cine quinqui de finales de los años 70 y 80, el popular subgénero que retrató la situación de los jóvenes durante la Transición, es considerado el principal punto de interés de su filmografía.

Pero, más allá de lo quinqui, hay muchos matices que siempre se escapan al hablar de Eloy de la Iglesia. Un director que lleva décadas despertando el interés de público y academia. Junto a una vida turbulenta, marcada por su adicción a la heroína en los años 80 y su posterior desintoxicación, su relación sentimental con José Luis Manzano —actor fetiche al que pretendía disponer en exclusiva para sus obras— es la principal referencia que se utiliza al trazar la biografía del director vasco, nacido en Zarautz en 1944. Pero Eloy de la Iglesia es también un cineasta creador de imágenes imprescindibles para entender la Transición y el fin del franquismo.

Con el fin de reivindicar su legado —ya sea directa o tangencialmente—, se han realizado varios acercamientos a él en los últimos años. Uno de los más próximos tuvo lugar en 2018, con la muestra Oscuro objeto de deseo, organizada en San Sebastián por Tabakalera —y que en 2019 viajó a Madrid—, en la que se recorría al completo la obra de un cineasta que empezó su carrera en plena dictadura y que murió entre el olvido y el ostracismo en el año 2006, a causa de unas complicaciones derivadas de una operación para extirpar un tumor.

Pero las aproximaciones museísticas a de la Iglesia no son una novedad: ya en 2009 se realizó en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) la exposición Quinquis de los ochenta. Cine, prensa y calle. Aunque si se tuviera que marcar la fecha de inicio de la recuperación de la obra de Eloy de la Iglesia, esa sería 1996, con la retrospectiva que le dedicó el Festival de San Sebastián. Este homenaje, junto a un libro editado a la par —titulado Conocer a Eloy de la Iglesia—, elogiaba una filmografía estancada desde 1987, con el estreno de La estanquera de Vallecas.

“Su obra, sobre todo la concerniente a su etapa más tóxica, responde a un tipo de cine en cierto modo autóctono, que retrata aspectos marginales con los que el espectador de determinada edad y de corte popular puede sentirse identificado. Aquellas películas incitan a la nostalgia. Nos guste o no, esa etapa está adscrita a un subgénero, que es el cine quinqui, y —como todos los subgéneros— este genera culto. Por otra parte, el hecho de ser un director con una marcada personalidad y unas circunstancias vitales extraordinarias, propicia que, en cualquier época, llame la atención”, explica Víctor Olid, coautor de Urinarios de celuloide. El cine de Eloy de la Iglesia (Vial Books, 2020), el último libro en el que se explora la figura del director vasco.

Porque este subgénero cinematográfico —del que de la Iglesia es el gran referente junto a José Antonio de la Loma— también ha despertado el interés del mundo editorial en los últimos años, que ha publicado un buen puñado de libros que buscan ahondar en la eterna búsqueda para comprender el fenómeno del cine quinqui. Algunos como Crónicas Quinquis (2013), de Javier Valenzuela, Quinquis, maderos y picoletos (2014), de Juan A. Ríos, el libro colectivo Fuera de la ley. Asedios al fenómeno quinqui en la Transición española (2015) o Lejos de Aquí (2017), de Eduardo Fuembuena —que repasa la relación entre Eloy de la Iglesia y José Luis Manzano— son un ejemplo de esta abundante bibliografía al respecto.
Más allá del cine quinqui

Pero, por encima de los libros y de las exposiciones, es en las obras audiovisuales donde más presente está la figura de Eloy de la Iglesia. Documentales como Quinquis (2015), de Hugo Rodríguez y Ángel Barragán, y ficciones como Criando ratas (2016), de Carlos Salado, o Quinqui Stars (2018), de Juan Vicente Córdoba, atestiguan la influencia y la popularidad del autor de Navajeros en el audiovisual contemporáneo.

Recientemente, también se ha intentado establecer un paralelismo entre lo quinqui y la música trap, debido a la exposición de la delincuencia que se hace en ambos géneros. Aunque lo cierto es que, entre los 22 filmess rodados por de la Iglesia, existe una gran variedad de géneros y temáticas que han despertado siempre interés, más allá de sus reflexiones sobre el lumpen.

“Yo creo que la leyenda que durante todos estos años ha rodeado a Eloy de la Iglesia ha propiciado que la atención del público se centrase más en los filmes del cine quinqui, dejándose de lado otras películas tanto o más interesantes. Estas otras obras tuvieron la mala suerte de ser rodadas en plena dictadura, por lo que temas como la homosexualidad eran introducidos de manera mucho más sutil. Como puede ser el caso de La semana del asesino, la cual considero su obra maestra a pesar de los incontables cortes de censura que sufrió”, dice José Manuel Romero Moreno, otro de los coautores de Urinarios de celuloide.

Es al comienzo de su carrera cuando se pueden encontrar películas influenciadas por el giallo italiano, el slasher o el terror más visceral y explícito. Pero, además de esas fuentes de las que bebía su primer cine, tanto su ideología política como su orientación sexual siempre permearon su obra. En una de sus películas más conocidas, El diputado (1978), es donde mejor se recoge su homosexualidad y su afiliación comunista. Esta cinta, junto a obras como Los placeres ocultos (1977) o La semana del asesino (1972), también muestran el importante componente homoerótico de la filmografía de Eloy de la Iglesia.

Puede que la constante vuelta al presente que vive su obra durante el último cuarto de siglo se deba al impacto que producen sus películas para quienes llegan a ellas por primera vez. Ya en sus años de actividad, al director de Colegas (1982) se le solía acusar de oportunista, debido a los temas que trataba y a los enfoques escogidos. “Era un provocador nato desde el principio. Un incendiario incluso. Por supuesto, era oportunista. Y comprometido también… aunque en su discurso también había algo de pose. Y muchas veces era incoherente con sus propias ideas. Digamos que era un burgués concienciado”, dice Olid.

Aunque su cine, que logró grandes éxitos de taquilla como El techo de cristal (1971) o El pico (1983) —ambas superaron el millón de espectadores en salas—, no tenía en ese momento el prestigio académico del que dispone ahora. Posiblemente fuese la portentosa velocidad con la que facturaba sus películas la que evitaba que sus obras fuesen más cuidadas.

Durante su periodo de mayor actividad, el que comprende desde su debut en 1966 con Fantasía… 3 hasta La estanquera de Vallecas, Eloy de la iglesia rodó el grueso de su filmografía: 21 obras para la gran pantalla, lo que supone una película al año. Un cine menos intelectual que el de otros directores de la época, pero más crítico con el poder que el de ningún otro y que le acabaría generando enemistades con el PSOE de Felipe González.

La obra de Eloy de la Iglesia —que no volvió a rodar una película hasta Los novios búlgaros, en 2003—, también ha sido interpretada como una de las caras b de la Transición española. Las cintas del director vasco alumbraron una parte de la realidad que era mejor mantener oculta. En la España de la Transición no era agradable mostrar la suciedad de las periferias ni las jeringuillas entrando en las venas. Pero de la Iglesia siempre quiso que su cine fuese popular, que tuviera éxito entre la gente corriente. Un éxito que, a pesar de sus años en el olvido, todavía perdura.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/cine/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Uso militar de animales

Tortuga Antimilitar - 23 September, 2020 - 00:00

Los ejércitos provocan la muerte y el sufrimiento de un gran número de animales en todo el mundo. Esto sucede, de manera evidente en las guerras y enfrentamientos armados. Pero también ocurre en momentos de paz. En ciertos casos esto sucede porque se utiliza a los animales como recursos militares. En otros casos ocurre simplemente porque se daña a los animales con el armamento utilizado en los enfrentamientos y guerras. Todo esto se produce de varias maneras.

Animales como víctimas de armas o ataques

Un gran número de animales no humanos pierden la vida en las guerras a consecuencia de los ataques, debido a las explosiones, el fuego, las armas químicas, etc. Estas armas provocan en muchos casos un terrible sufrimiento. Todo esto al margen de que los ejércitos actúen de manera cruel contra animales, algo que suele suceder.1 Esto ocurre fundamentalmente en zonas salvajes, pero también en áreas urbanas o rurales. Por ejemplo, los animales que se encuentran en las granjas pueden morir cuando estas son abandonadas. Asimismo, durante un bombardeo los animales recluidos en zoos pueden ser matados por las bombas, y aquellos mantenidos como “animales de compañía” pueden morir abandonados, o porque sus dueños hayan muerto también.

En ciertos casos los animales han sido el objetivo de los ejércitos que buscan, de esta manera, privar de “recursos” a los oponentes contra los que combaten, matando a los animales que estos explotaban o planeaban explotar.

En otros casos, los animales mueren víctimas del empleo de armamento incluso cuando este no está siendo empleado en una guerra, sino, por ejemplo, en prácticas en las que se quiere comprobar el funcionamiento de este. Esto puede suceder de formas muy distintas. Los animales pueden ser víctimas de prácticas de tiro y maniobras a pequeña escala. Y también pueden serlo cuando se prueba armamento a gran escala. Una prueba extrema de esto lo constituyen los millones de animales que han muerto como consecuencia de ensayos nucleares a cielo descubierto, que a han llevado a cabo distintos países como Estados Unidos, Francia, la URSS, el Reino Unido y China.

Otro ejemplo de muertes de animales debido a la investigación militar es el caso de los cetáceos que son dañados por sónares militares. Todos y todas hemos oído hablar de delfines y ballenas varados en playas. En muchos casos la razón por la que esto sucede es que sus sónar se encuentran dañados y pierden la orientación, y una causa fundamental por la que sufren tales daños es el uso de los sónares, común por parte de la marina militar. Un ejemplo de esto lo constituye el uso por parte de la marina estadounidense del “Sistema de seguimiento sensor mediante sónar activo de baja frecuencia” (SURTASS LFAS), usado para la detección de submarinos, que ha sido reconocido como causa de daños muy graves a los cetáceos incluyendo probablemente la muerte de un gran número de estos.2

Los animales no humanos son también matados a consecuencia de enfrentamientos bélicos que no se producen durante las guerras, sino antes o después el conflicto. En algunos casos, los animales mueren porque son abandonados sin comida en el lugar donde son llevados durante una confrontación armada. En otros casos, mueren debido a las minas y otros explosivos que quedan después de la guerra. Algunas veces mueren de manera instantánea, pero en otras ocasiones sus muertes son lentas y dolorosas, como pasa cuando son seriamente heridos y sangran lentamente hasta la muerte, o mueren por heridas internas. Otros animales no son matados, pero sufren heridas importantes y permanentes, como la pérdida de extremidades o daños internos por las armas de guerra.

Investigación militar

Asimismo, otro campo importante en el que los animales son explotados con fines militares es el de la experimentación. Esta se lleva a cabo para probar nuevos armamentos atacando a los animales con ellos para comprobar luego los efectos que estos les causan. También para ver cómo pueden resistir los organismos de los animales a daños causados por agresiones externas o por situaciones físicas extremas como aquellas en las que en ocasiones pueden estar los soldados. O para experimentar en ellos prácticas de cirugía como las que pueden tener que realizar los médicos militares, para lo cual se ataca con armamento a los animales para luego curarlo. Todo esto se explica en más detalle en nuestra sección acerca de experimentación animal con fines militares.
Algunos ejemplos:

En Estados Unidos en 2008 se hicieron explotar bombas cerca de cerdos vivos.3
Un experimento realizado en la Base de la Fuerza Aérea de Brooks (Texas, EEUU) se realizó con la denominada Platform for Balance of Primates. Esta consiste en un simulador de vuelo en forma de silla, donde son encadenados primates a quienes se suministran descargas eléctricas diariamente, hasta que son capaces de manejar el simulador. Pero conseguirlo no pone fin a su sufrimiento, pues se les somete a radiación y agentes químicos con el objetivo de comprobar durante cuánto tiempo son capaces de manejar el simulador.

Un experimento similar ha sido realizado en el Instituto de Investigación de Radiobiología de las Fuerzas Armadas en Bethesda (Maryland, EEUU), donde los simios son colocados en una “rueda de actividad”, que deben mantener en constante y rápido movimiento para no recibir descargas eléctricas. Si consiguen hacer esto durante varias horas, algo que lleva varios meses, se analiza su capacidad de resistencia mientras se los somete a radicaciones, venenos y agentes químico-biológicos.4

Uso de animales no humanos como armas o recursos por parte de los ejércitos

Además de ser dañado por el armamento de los ejércitos y de ser usados en experimentos militares, los animales no humanos también son dañados al ser usados como recursos de los ejércitos. En ocasiones han sido empleados a modo de armas para atacar al enemigo. Hay formas muy variadas en las que esto ha sucedido a lo largo de la historia:

Durante las dos guerras mundiales, los perros fueron usados como máquinas anti-tanques. Desde cachorros, eran alimentados dentro de los tanques o junto a ellos. Posteriormente eran privados de alimentos, y luego soltados en una zona de combate cargando explosivos, que eran detonados al acercarse a los tanques enemigos. Esto ha sido realizado también de forma semejante con camellos y burros.
Durante la II Guerra Mundial la marina de Estados Unidos realizó experimentos con murciélagos y animales de otras especies para ser usados como bombas y con otros objetivos militares.
Se han utilizado ratas con explosivos en numerosos casos.5
En la actualidad, los burros son utilizados para hacer explotar bombas, que se cargan en ellos y se activan a distancia. Esto se ha llevado a cabo en distintos conflictos en Oriente Medio.
En tiempos actuales, los delfines han sido usados como espías,6 llevándolos a zonas enemigos con cámaras colocadas en su cuerpo. Ante el conocimiento de esto, las tropas enemigas mataban por igual a cualquier delfín que viesen fueran delfines utilizados con fines bélicos o no (pues no podían distinguirlos). También han sido utilizados para matar a buceadores enemigos, instalando agujas con CO2 comprimido en sus hocicos.
En la guerra de trincheras en la I Guerra Mundial fueron usados gatos para detectar la presencia de gas.
Se han usado animales como caballos, elefantes, mulas, camellos o renos, entre otros, como medios de transporte o medio para la lucha en las guerras (llevando humanos o mercancías), palomas para enviar mensajes, y distintos animales para detectar minas, o para ser matados para su uso como comida por los militares.7
Se han usado águilas para atacar drones.8

Lecturas recomendadas

Barber, C. (1971) Animals at war, New York: Harper & Row.

Bruner, R. H. (1984) Pathologic findings in laboratory animals exposed to hydrocarbon fuels of military interest, Bethesda: Naval Medical Research Institute.

Budkie, M. A. (2011) “Military animal research”, Medical Research Modernization Committee [referencia: 6 de julio de 2013].

Cooper, J. (1983) Animals in war, London: Heinemann.

Dao, J. (2011) “After duty, dogs suffer like soldiers”, The New York Times, December 1 [referencia: 10 de noviembre de 2017].

Hediger, R. (2013) “Dogs of war: The biopolitics of loving and leaving the U.S. canine forces in Vietnam”, Animal Studies Journal, 2 (1), pp. 55-73 [referencia: 4 de abril de 2014].

Hediger, R. (ed.) (2012) Animals and war: Studies of Europe and North America, Leiden: Brill.

Lawrence, E. A. (1991) “Animals in war: History and implications for the future”, Anthrozoös, 4, pp. 145-53.

Ritter, E. M. & Bowyer, M. W. (2005) “Simulation for trauma and combat casualty care”, Minimally Invasive Therapy, 14, pp. 224-234.

Romano, J. A., Jr.; Lukey, B. J. & Salem, H. (eds.) (2007) Chemical warfare agents: Chemistry, pharmacology, toxicology, and therapeutics, London: CRC Press.

Tsuchiya, Y. (1997) Faithful elephants: A true story of animals, people, and war, Boston: Houghton Mifflin Harcourt.

Notas

1 Helmi, A. (2009) “Israeli troops shot and killed zoo animals”, Gulf News, 25 January [referencia: 11 de febrero 2014]. Universo Animal (2014) “Norwegian soldiers killing a dog in Kosovo”, Universo Animal [referencia: 30 de marzo de 2014].

2 En 2004 una corte de distrito de EEUU desestimó el caso planteado en defensa de los detáceos para poner fin al uso del sonar sobre la base de que los cetáceos no están reconocidos legalmente como personas. Ver Cetacean Community vs Bush, 386 F. 3d 1169 (9th cir. 2004), animallaw.info [referencia: 20 de enero de 2014].

3 Brook, T. V. (2011) “Brain study, animal rights collide: ‘Red flags' raised by use of pigs in military blast tests”, USA Today, 28 March [referencia: 11 de diciembre de 2012].

4 Singer, P. (2018 [1975]) Liberación animal, Madrid: Taurus, cap. 2.

5 Couffer, J. (1992) Bat bomb: World War II's other secret weapon. Austin: University of Texas Press.

6 Brulliard, K. (2016) “Russia's military is recruiting dolphins, and their mission is a mystery”, The Washington Post, March 11 [referencia: 21 de febrero 2017].

7 Gardiner, J. (2006) The animals' war: Animals in wartime from the First World War to the present day, London: Portrait. George, I. & Jones, R. L. (2007) Animals at war, London: Usborne.

8 Selk, A. (2017) “Terrorists are building drones. France is destroying them with eagles”, The Washington Post, February 21 [referencia: 21 de febrero de 2017].

Fuente: https://www.animal-ethics.org/explo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ética 'vintage'

Tortuga Antimilitar - 23 September, 2020 - 00:00

Diego S. Garrocho Salcedo

La culpa es el enésimo objeto de consumo retro: tras medio siglo de obsolescencia planificada esta emoción moral ha regresado a nuestros hábitos para convertirse en un verdadero fetiche del consumismo espiritual posmoderno. Desde hace tiempo la creíamos amortizada pero sus antiguos sepultureros parecen haberla revivido hasta convertirla en el signo de nuestro tiempo. Hace algunas décadas esta pasión doliente estaba prácticamente proscrita, pero hoy vuelve a habitar entre nosotros. Sus efectos sociales se antojan cada vez más evidentes y a pesar de que todavía se negocie su mención explícita, es indudable que asistimos a su revitalización social, cultural y política.

En una sociedad donde la acusación y la delación han vuelto a significarse como una marca de prurito ético, la culpa parece haber recuperado el prestigio que durante largo tiempo se le había negado.

En la revolución cultural de los 60 uno de los grandes objetivos sentimentales de la liberación moral fue, precisamente, el desmantelamiento de la legitimidad que durante siglos se le había concedido a la culpa. Varios son los motivos que condujeron al desprestigio de esta vivencia tan humana y aunque algunos de ellos resultaron enormemente falaces, la estrategia se demostró rotundamente eficaz.

El primer argumento intuitivo contra la culpa surgió de su condición postransgresional: la culpa es una emoción de valencia negativa que acontece tras transgredir una norma por lo que, naturalmente, en un tiempo en el que la transgresión pasó a convertirse en imperativo de obligado cumplimiento, esta culpa pasó a caracterizarse como un recurso inservible y hasta patológico. Ni Jimi Hendrix ni Jane Birkin habrían sido lo que fueron si hubieran tenido remordimientos de conciencia.

El estado de ánimo de aquellas décadas, alucinadamente narcisista, bebía de dos intuiciones cultas y de una falacia popular para desarticular la culpa. La inspiración erudita encontró en Nietzsche y en Freud a sus dos grandes capitanes. Del primero aprendimos que la culpa no es más que el lastre doliente de los débiles, aquellos que describen su experiencia moral del mundo en términos de deuda y retribución. Un superhombre culpable o incluso arrepentido sería inconcebible por lo que ser nietzscheano, signifique esto lo signifique, requería sacudirse de forma alegre y valiente los residuos de culpabilidad.

En términos clínicos la cancelación de la culpa estuvo procurada por Freud en condiciones relativamente parejas, toda vez que la liberación de nuestras pulsiones exigía asentir a nuestro deseo más allá de cualquier represión moralizante.

El desprestigio de la culpa, sin embargo, no sólo se asentó sobre el diálogo erudito con nuestra tradición cultural, sino que encontró acomodo en una intuición mucho más simple y por ende más rentable. Toda revolución moral requiere del cuño de nuevos prejuicios y la censura de la culpa no es una excepción. Así, todavía hoy, cuando algún cantante o alguna actriz nos da lecciones de ética no es extraño escucharles aquello de que la culpa es una cosa malísima dado su origen judeocristiano.

La condición falaz del razonamiento resulta paradigmática y podría exponerse en clase de lógica como ejemplo de razonamiento fallido. En cualquier caso, muchos pensaron que si la culpa era un invento de la Iglesia no haría falta ni un solo argumento más para defenestrar una vivencia tan moral como humana. Cualquiera que haya leído, pongamos por caso, alguna tragedia de Eurípides, entenderá que la culpa tiene una historia mucho más prolongada que el cristianismo y que su constitución resulta puntualmente independiente de la tradición hebrea. Estos matices siempre dieron igual a los vanguardistas de la moral. Una idea simple y falsa, lo recordaba Tocqueville, es siempre más seductora que una idea verdadera y compleja.

Lo más sorprendente de la administración cultural de la culpa es que, en nuestros días, son sus antiguos críticos y herederos quienes articulan una nueva y sofisticada estrategia de legitimación, aunque de un modo mucho más imperfecto al que se hacía reconocible en su origen. Si la culpa hasta ahora se había descrito en términos individuales, el nuevo frenesí de la culpabilidad contemporánea exige celebrarse de forma colectiva. Este hecho debería bastar para alertar a todas aquellas personas que seguimos confiando en la posibilidad de que exista alguna forma de progreso moral.

Entre el siglo VIII a. C. y el siglo IV a. C. la condición personal de la culpa fue una de las estrategias de individuación esenciales para constituir la autonomía de los agentes morales. Grosso modo es lo que dista entre la Ilíada de Homero y el Menón de Platón, algo que Aristóteles refrendaría después de forma definitiva. Que la gloria, el error o la virtud no fueran hereditarios es una conquista civilizatoria notable y sin esa consideración conceptos esenciales de la ética y del derecho como la imputabilidad o la responsabilidad se harían sencillamente ininteligibles.

Lamentablemente de un tiempo a esta parte cada vez son más frecuentes las dramaturgias sociales en las que un colectivo de inocentes pide perdón por un delito que jamás cometió. Al otro lado de la escena suelen afirmarse los miembros de otra comunidad identitaria que se arroga la condición victimal y soberana de ser capaces, o no, de administrar el perdón rogado.

Esta suerte de exorcismo moral posmoderno puede hacer posible que, pongamos por caso, un señor de Málaga le pida disculpas a una señora de Guanajuato por las acciones que hubiera cometido Hernán Cortés durante el sitio y caída de Tenochtitlan, o que unos tipos increpen a un policía local de Zaragoza por un delito cometido por otro policía, pero esta vez en la ciudad de Mineápolis. Es tal el prestigio que procura la acusación moral que hemos terminado por encontrarle el gusto a acusarnos a nosotros mismos.

Al final va a tener razón Marx con aquello de que la historia se repite dos veces. Y es innegable: lo vintage está de moda, pero, ya puestos, si alguien se había quedado con ganas de promocionar la culpa mejor habría sido recuperar a San Agustín en serio.

*** Diego S. Garrocho Salcedo es profesor de Ética de la Universidad Autónoma de Madrid

Fuente: https://www.elespanol.com/opinion/t...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas