News aggregator


Argentina. La segunda ola

Tortuga Antimilitar - fai 23 horas 51 min

Resumen Latinoamericano

El miércoles 14 de abril, por cadena nacional, el presidente Alberto Fernández anunció una batería de nuevas restricciones a la circulación y prohibición de actividades, en el marco del agravamiento de la situación sanitaria que padecemos.
Al momento de redactar estas líneas no se ha publicado en el Boletín Oficial un decreto que reglamente tales medidas, por lo que sólo disponemos de las palabras grabadas en ese mensaje, que resumidamente nos informó de la restricción de la circulación entre las 20:00 y las 6:00, la suspensión de actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas en lugares cerrados, el cierre de los comercios y locales gastronómicos a las 19:00 y el cese de la presencialidad en las escuelas entre el 19 y el 30 de abril.

Lo que más impactó del mensaje presidencial fue que, mientras no anunció una sola medida social para las más de 19 millones de personas bajo la línea de pobreza, y los millones más que apenas la superan, el presidente dijera que va a hacer cumplir esas medidas con las fuerzas federales de seguridad, y que además pidió a las fuerzas armadas “que colaboren con la atención sanitaria”, brutales eufemismos para el control social represivo.

Al día siguiente, en un programa de radio, el presidente agregó que en el transcurso del día la ANSES daría a conocer una ayuda de $15.000 por única vez para titulares de AUH, asignación por embarazo y las dos categorías más bajas del monotributo, es decir, un universo sensiblemente inferior a la población más vulnerable y que, de nuevo, resulta insuficiente frente a la magnitud de la crisis, brutalmente descargada sobre el lomo de quienes menos tienen.

Como venimos diciendo desde hace casi un año y medio, ninguna medida que tienda a restringir la circulación y las actividades –correctas en el marco de la pandemia- puede ser sostenida sin el acompañamiento de la suficiente asistencia para quienes dependen del día a día para su subsistencia. La ausencia de ese apoyo, que tan simplemente podría brindarse con la adecuada implementación del impuesto a la riqueza, es suplida, en la decisión gubernamental, con la apelación a las fuerzas de seguridad y las fuerzas armadas, que sólo traerán más represión y muerte para el pueblo trabajador.

No queremos ni necesitamos más uniformes en las calles. Su presencia no nos garantiza otra cosa más que represión creciente. La asistencia sanitaria debe estar a cargo del personal de salud, con salario y condiciones de trabajo dignos, vacunación y sin precarización, como sus organizaciones gremiales vienen reclamando.
Exigimos a los gobiernos nacional, provinciales y de la ciudad respuestas acordes a la gravedad de la situación, que resuelvan, y no que empeoren, nuestras condiciones de vida y reafirmamos nuestra convicción de que debemos seguir cuidándonos colectivamente, del virus y de la represión.

Fuente: CORREPI

Tomado de: https://www.resumenlatinoamericano....

Categorías: Tortuga Antimilitar

La maskarilla

Tortuga Antimilitar - fai 23 horas 51 min

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Ministeri de Defensa ha gastat més de 9.500 milions durant l'any de pandèmia

Tortuga Antimilitar - fai 23 horas 51 min

Roger Tugas Vilardell

La despesa del Ministeri de Defensa entre el març del 2020 i el febrer passat supera els 9.500 milions. En concret, 9.530 milions durant l'any de pandèmia, segons les dades fetes públiques aquesta setmana per la Intervenció General de l'Administració de l'Estat, una quantitat elevada i que, de fet, situa el pressupost executat per aquest departament l'any passat com el segon més elevat de l'última dècada.

En concret, tal com s'observa al gràfic anterior, les obligacions reconegudes pel Ministeri de Defensa el 2020 van ascendir a 9.455,3 milions, només lleugerament per darrere dels 9.555,5 milions de l'any anterior. La situació de pandèmia, per tant, no ha implicat una repriorització de despesa en detriment d'aquesta àrea. La quantitat més baixa gastada és del 2016, de 6.986,7 milions, malgrat que el rècord absolut es va assolir el 2008, amb 9.677 milions.

El repte del coronavirus, en tot cas, ha disparat la despesa executada per l'administració de l'Estat, especialment pel que fa a l'àrea de treball i seguretat social, dels 28.287 milions fins als 67.106,3 milions, per fer front al pagament dels ERTO, entre d'altres. Malgrat tot, el Ministeri de Defensa s'ha mantingut com el tercer que més ha gastat, per darrere també del d'Hisenda (30.867,8 milions) i per davant de Foment (6.523,5 milions) o Sanitat (4.644 milions).

El manteniment de la despesa militar, però, no s'explica per la necessitat de seguir pagant nòmines. La magnitud del pressupost executat pel Ministeri de l'Interior és similar (8.585,6 milions), però gran part d'aquest es destina a salaris (7.118,2 milions). Dels 9.455,3 milions de Defensa, en canvi, només 4.794 milions es destinen a aquest capítol, prop de la meitat, mentre que 2.885,9 milions han servit per pagar inversions. La inversió militar, per tant, ha superat la de Foment (2.096,1 milions) i ha suposat l'any passat el 48,5% de tota la inversió de l'Administració General de l'Estat -la qual no inclou la d'empreses públiques com Renfe.

Del total gastat pel Ministeri de Defensa, a més, 848,8 milions no estaven pressupostats i han estat finançats amb modificacions de crèdit. Pot semblar una quantitat elevada, però és la més baixa de la dècada pel que fa a excés de despesa. Entre 2012 i 2015, aquesta xifra va rondar o superar els 2.000 milions anuals, ja que el govern espanyol emmascarava aquestes despeses extres sense que apareguessin al pressupost aprovat i després l'engruixia per pagar missions a l'exterior o programes d'armament d'un cost molt elevat. El 2016, però, el Tribunal Constitucional va declarar inconstitucional aquesta pràctica i es va haver de limitar.

I és que els programes especials d'armament (PAE), que s'emporten bona part de la despesa en inversions, ja estaven previstos i, per tant, no es podien justificar com a despesa sobrevinguda. Els PEA són programes que es van començar a implementar durant l'executiu de José María Aznar -i mantinguts per governs posteriors- per tal d'incentivar la indústria armamentística amb encàrrecs per quantitats molt elevades i a lliurar a mig termini. La inversió inicial per fabricar aquestes comandes és també cara i, per aconseguir-la, es realitza amb préstecs del mateix executiu central a un interès molt baix a les empreses concessionàries.

Aquests programes són els que, en bona mesura, comprometen la despesa del ministeri i obliguen a fer inversions elevades fins i tot en temps de pandèmia i crisi com l'actual en què no serien urgents. El gener d'aquest 2021, de fet, Defensa ja començava amb 2.2216,2 milions en inversions compromeses.

Quasi 25.000 milions per a propers anys

Precisament, per alleugerir aquesta càrrega, algunes de les despeses emparaulades es recalendaritzen, però això només fa que engruixir la factura futura, ja que aquest ministeri té compromisos de despesa per als propers anys de fins a 24.605,7 milions, tant com tota la resta de departaments junts i més que Foment (16.261,7 milions). És una quantitat que es manté força estable els darrers anys, ja que es van encarregant periòdicament nous PAE milionaris, i els darrers quatre anys els compromisos han augmentat en més de 5.000 milions.

El pressupost del Ministeri de Defensa per al 2021 ascendeix a 9.411,9 milions, un 7,7% més que el vigent l'any passat i, tot i això, encara per sota de l'executat, cosa que fa preveure que tornarà a superar les partides inicialment aprovades. En tot cas, el Centre Delàs assenyala que, en realitat, el pressupost consolidat del departament (si se li suma CNI i organismes autònoms) assoleix els 10.863 milions i que el total de despesa militar del govern espanyol duplica aquesta xifra, fins als 21.623 milions, ja que bona part de les despeses es reparteixen a fora del Ministeri de Defensa.

Un informe d'aquesta entitat, per exemple, apunta que els crèdits per a recerca i innovació militar augmenten un 44,7%, fins als 676 milions, triplicant la despesa prevista per a recerca sanitària, tan urgent en el moment actual. Van destinats sobretot a finançar les empreses que estan fabricant l'armament que després l'Estat comprarà, amb una partida d'inversions militars de 3.266 milions el 2020, dels quals 2.341 milions per als PAE.

Font: https://www.naciodigital.cat/notici...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Tres revoluciones históricas que lo cambiaron todo

Tortuga Antimilitar - 19 April, 2021 - 00:00

Pablo San José Alonso

El cabo para tirar del hilo

Salvo el propio tiempo que, según algunos dicen, tal vez sea un círculo —¡y eso quién lo comprende!—, las cosas que suceden tienen su principio. Y el principio del relato que tratamos de contar aquí, que es el de cómo y porqué son las cosas que vivimos hoy, también lo tiene. De hecho su comienzo es triple.

No es que pretenda simplificar la realidad. Claro que los hechos —los hechos sociales— son complejos, dialécticos, en continua evolución, plenos de matices. Pero por algún lugar hay que empezar a cortar el paño. Y el momento social actual, siendo heredero de la historia de la humanidad toda, tiene tres hitos relativamente recientes de gran significación. Decía Rosa Luxemburgo en un texto sobre el que volveremos más de una vez en esta obra, que cada momento histórico se desarrolla bajo el impulso de la revolución inmediatamente anterior. Que por muchos cambios de muchos órdenes que se puedan ir sucediendo, todo ocurre dentro de ese marco, el cual no puede ser desbordado en tanto no suceda una nueva revolución. Pues bien, nuestro tiempo se desarrolla bajo la égida de un triple acontecimiento de carácter revolucionario que sucedió hace al menos un par —o tres— de centurias.

En primer lugar, por serlo en orden cronológico, y acaso por ser la ruptura de la presa que permitió que las aguas desbordaran en todo su antiguo cauce, hemos de hablar de una revolución del pensamiento, de la comprensión de la realidad, que se inicia en Occidente a partir de la Ilustración. No es cuestión de resumir en cuatro líneas el movimiento ilustrado, base teórica inmediata de tantas cosas: la democracia parlamentaria, el materialismo racionalista, el cientificismo, el secularismo, incluso el anarquismo. En otros capítulos volveremos con más detenimiento a estas cuestiones. Baste adelantar aquí algunas pinceladas. La Ilustración no solo aportó la munición de pensamiento para que —como dicen los marxistas— la antigua sociedad estamental fuese superada por la nueva burguesía industrial, dando lugar a la sociedad de las clases y sus luchas, sino que afectó a formas generales de entender la realidad que venían siendo hegemónicas desde muchos siglos, incluso algún que otro milenio, atrás. Por ejemplo, los efectos de la crítica ilustrada a los referentes religiosos no fueron ni mucho menos anecdóticos. Las sociedades pre-ilustradas eran fuertemente creyentes. Más allá de los aspectos políticos de tal cosa —la influencia de las autoridades de las iglesias en las instituciones, verbigracia— la conciencia religiosa cristiana, tanto católica como protestante (1), se traducía en un tipo de persona que vivía una vida de certezas espirituales, fuera cual fuese su situación material. Una persona con pocas o ninguna duda, que confiaba en la explicación de la realidad que había recibido de sus mayores. Una persona profundamente moral, hipervinculada a los valores de referencia de su comunidad. El cuestionamiento del hecho religioso en sí y de la explicación trascendente de la realidad que los ilustrados ponen en marcha, irá poco a poco calando en la sociedad y tendrá un simbólico punto de inflexión en el momento en que Nietzsche proclama la muerte de Dios, inaugurando así el reinado de la subjetividad. Ya no es Dios el centro de la existencia, sino el hombre. Y tal hombre concebido como un individuo que tiene ante sí un libro en blanco para escribir su propia vida, y no como el miembro de una colectividad que le define y diseña identitaria y vitalmente. El ser humano, así, irá perdiendo gradualmente las seguridades en que se afirmaba y habrá de enfrentarse a su destino solo y con sus solas armas. Tal cambio ideológico tendrá importantes consecuencias —por ejemplo— a la hora de rediseñar el espacio de la ciudad o de implantar el salariado como forma de vida mayoritaria. Hablaremos de ello.

En relación a esta cuestión, los ilustrados denunciarán como liberticida, e incluso oscurantista, la influencia que, no solo la religiosidad, sino la propia comunidad ejerce sobre sus miembros. Recordemos la famosa teoría de Rousseau de que es la sociedad quien pervierte al individuo. Y no olvidemos que tal cosa no está dicha en el contexto de la actual cibersociedad panóptica y de pensamiento único, sino en una época en la que la inmensa mayoría de las personas vivían en la ruralidad, en un sistema político poco centralizado y bien lejos de focos de adoctrinamiento, excepción hecha de los púlpitos.

La sociedad pre-ilustrada, como se dice, se apoyaba en vínculos comunitarios de entidad. Distinguiendo lugares y épocas, era determinante la pertenencia a la familia extensa, al clan o al municipio. Sin llegar a los niveles de interdependencia que suceden, incluso hoy, en otras sociedades no europeas que desconocen prácticamente la propiedad privada y en las que ningún individuo entiende ningún tipo de realización personal al margen del proyecto colectivo, el sentimiento de ligazón con la propia comunidad —y no con constructos posteriores como, por ejemplo, la nación— era muy importante. El movimiento ilustrado será crítico con ese estado de cosas, el cual comprenderá como obstáculo para el libre y correcto desarrollo de las facultades del individuo y, por ende, para el progreso social. Al comunalismo se le opondrá, por ejemplo, el cosmopolitismo (2). Creo que no es difícil adivinar el desarrollo que tuvo la plasmación en la realidad de estas ideas y cómo se llegó a su epígono actual: el american way of life y «el hombre hecho a sí mismo».

En segundo lugar, esas nuevas ideas se plasmaron sobre el terreno y transformaron, también de forma radical, las instituciones políticas. El pistoletazo de salida de ese cambio, un acontecimiento de tanta resonancia que mereció ser reconocido como cambio de edad por la historiografía, fue la Revolución Francesa. 1789 es el año en que comienza la Edad Contemporánea, así como también el principio del fin del denominado «antiguo régimen». La francesa será la primera de las llamadas «revoluciones burguesas», un rosario de revueltas ciudadanas (3) periódicas que jalonan el siglo XIX y que suceden —a menudo por imitación o contagio de unas hacia otras capitales— en gran parte de la geografía europea. El principal motivo de la protesta es el deseo de acabar con los sistemas gubernamentales autoritarios, principalmente monarquías absolutas y colocar en su lugar regímenes constitucionales basados en el sufragio. Aunque también se dan, subsidiariamente, reivindicaciones sociales, nacionalistas etc. La referencia de estas revueltas es precisamente el ideal de la libertad individual incubado por los antiguos ilustrados. Éste se plasma en textos que la burguesía redacta en aquellos países en los que ha logrado desalojar del poder a la antigua clase nobiliaria: el corpus jurídico parlamentarista británico, la Declaración de Independencia y la Constitución de los Estados Unidos de América y la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, redactada durante la propia Revolución Francesa.

Una vez el ciclo se haya completado, las gobernaciones de los estados respectivos seguirán siendo tan autoritarias como lo eran antes. La minoría plutócrata que las gestiona ahora, y que es también dueña de la gran economía, consolidará su dominio con ayuda de ejércitos y cuerpos policiales de nueva implantación. Amén de otros mecanismos de control social que asimismo eclosionan en este momento y que estudiaremos más adelante. Eso sí, y es un buen botón de muestra de esos novedosos medios de control, el nuevo poder detentado por la minoría que ha logrado concentrar la propiedad económica en sus manos, obtendrá legitimidad para su monopolio del poder con ayuda de un simulacro de participación popular denominado «gobierno de representación» y, más tarde, «democracia».

La consecuencia principal, que no la única, de esta nueva realidad política es el desmesurado crecimiento que experimenta la institución del estado (4). Ello supone un gran cambio en la vida de la gente por cuanto las pequeñas comunidades rurales van a ir perdiendo paulatinamente su independencia e identidad para pasar a ser invadidas e intervenidas por el poder central. El moderno estado liberal, en nombre del progreso y la civilización, al tiempo que dedica grandes recursos a extender y profundizar su control colonial en los ámbitos periféricos «de ultramar” que parasita, en su propio territorio extenderá carreteras y vías férreas, llevará escuelas a cada pueblo, juzgados y cuarteles de la guardia civil a cada cabecera de comarca, y desarrollará una, cada vez más, ingente burocracia administrativa capaz de controlar hasta el último rincón del territorio. Del mismo modo, generará un asfixiante cuerpo legal con el fin de normativizar las relaciones sociales y económicas. La guinda del pastel serán las políticas encaminadas a despojar a las comunidades rurales de su base territorial mediante expropiaciones (5).

En tercer y último lugar, pero no menos importante y, según el análisis marxista, el verdadero motor de todo lo demás, sucedió un cambio profundo en las relaciones económicas a partir de las nuevas circunstancias productivas y tecnológicas que propició la Revolución Industrial.

Seguramente Watt y el resto de ingenieros británicos que en la segunda mitad del siglo XVIII andaban experimentando con las posibilidades de la máquina de vapor nunca hubieran imaginado las tremendas transformaciones que su ingenio iba a provocar en las siguientes décadas y, mucho menos, los desarrollos tecnológicos de dos siglos después.

La Revolución Industrial es un episodio histórico de gran discontinuidad geográfica. Iniciada a finales del XVIII en Inglaterra, pronto se extiende al otro lado del Canal de la Mancha, a Bélgica en primer lugar. No tarda mucho en llegar a Francia y Alemania para, desde allí, replicarse a otros lugares de Europa y la costa Este de Norteamérica. La nueva tecnología industrial no se implanta de forma generalizada, sino localmente en zonas determinadas, llegando a algunas áreas, e incluso a países de Occidente, tardíamente, en pleno siglo XX.

La evolución de la economía artesanal a la producción industrial maquinizada supondrá profundas transformaciones sociales en todos los órdenes. Por ejemplo, la nueva forma de fabricar en serie y al por mayor requerirá de grandes contingentes de mano de obra. Ésta será principalmente arrebatada del ámbito rural, tanto del minifundista de pequeños propietarios, ampliamente predominante en el viejo mundo, como del latifundista de jornaleros. Todos ellos abandonarán el agro para instalarse hacinados en ciudades y acabarán trabajando para el empresariado reportándole plusvalías. Tal hecho generará colosales fortunas y una nueva clase social sujeto de las acciones reseñadas en el apartado anterior: la burguesía liberal. La economía sufre una transformación de gran calado. Ya no es la propiedad de la tierra y de las rentas la fuente de la riqueza, sino el emprendimiento industrial, comercial y financiero. Hay un cambio de protagonistas en el ranking de las principales fortunas. La riqueza ahora será generada fundamentalmente por medios de producción de nuevo cuño que, precisamente por su novedad, podrán ser concentrados en pocas manos con mayor facilidad.

Por su parte la nueva y desmesurada capacidad de producir bienes industriales requerirá una masa poblacional susceptible de adquirirlos; es decir, un mercado. La necesidad de mercados es la raíz y el motor de la evolución en los hábitos de la población occidental, de la generación y masiva implantación de la sociedad de consumo y, colateralmente, de no pocas guerras.

Aparejado a lo dicho y en relación con todo lo que veníamos hablando, se hace necesario fortalecer los aparatos represivos al servicio del nuevo orden, para mantener encauzados los ánimos de la gente en tiempos de profundos cambios y procesos difíciles de asimilar por parte de grandes masas de población. Éstas ven como su cosmovisión se hace añicos ante las nuevas circunstancias. Sin saber bien cómo y sin haber tenido demasiado tiempo para asimilarlo, se encuentran, no solo despojadas de sus medios de vida tradicionales, sino también obligadas a integrarse en un sistema productivo desigual que les condena a entregar abusivamente su fuerza de trabajo a cambio de lo mínimo para garantizar a duras penas su subsistencia.

Ilustración, Revolución Francesa y Revolución Industrial. Estos acontecimientos no son exactamente coetáneos pero sí suceden en fechas aproximadas y, como se ha explicado, los podemos comprender como las tres manifestaciones de un mismo cambio general. De hecho, ninguno de ellos consiste en un suceso que pueda ser datable en una fecha concreta; más bien tenemos que hablar de procesos que se extienden dilatadamente en el tiempo y que se interrelacionan entre sí. Lo que sí me parece claro es que hemos de comprender este triple cambio como la fuente inmediata de la cual emana la configuración política, social, económica e ideológica de la sociedad que vivimos hoy.

El objetivo del ensayo que justamente estamos comenzando es estudiar la secuencia de acontecimientos que nos han ido conduciendo de uno a otro paradigma. De la sociedad del siglo XVIII a la del XXI. Conocer el cómo las cosas han llegado a ser lo que son ayuda a comprenderlas y quizá a poderlas cambiar si tal es la intención. Así, trataré de arrojar luz sobre algunas de las dinámicas contemporáneas, especialmente las que tienen que ver con ideologías y acciones que pretenden algún tipo de transformación. Sin haber llegado a ser, en cualquier caso, un «revolucionario», lo cual exige un grado de coherencia que no considero haber alcanzado nunca, sí es cierto que el activismo sociopolítico ha marcado mi vida y ha mantenido permanentemente alimentada mi inquietud y mi reflexión. Es por ello que el esfuerzo de análisis y recopilación que emprendo en este escrito lo dirijo en primer lugar hacia mí mismo, como una forma de ordenar pensamientos y clarificar mis propias ideas. Espero que también pueda ser de provecho a alguien más.

Notas

1- Viene bien repasar a Max Weber y sus teorías acerca de cómo las diferencias ideológicas entre protestantismo y catolicismo están en la base de la ventaja del desarrollo industrial capitalista en los países anglosajones frente a los del sur de Europa.

2- El pensador que mejor representó esta opinión fue Kant. En su obra «Idea para una historia universal en clave cosmopolita» expone su visión pesimista sobre el individuo de la especie humana, al que ve incapaz de autogestionar su relación social en libertad. Esa crítica la extiende a cada realidad institucional de su época y sólo encuentra la solución en la futura implantación de un estado universal —por ello llamado cosmopolita— que, mediante el ejercicio del derecho, arbitre las relaciones entre los individuos y eduque moralmente a la sociedad. Kant cree que existe un determinismo de «la naturaleza» que empuja inexorablemente a la especie humana hacia esa meta, la cual, en caso de ser alcanzada, supondría el fin de la historia.

3- Estas revueltas suceden fundamentalmente en ciudades, a pesar de que en ese tiempo la población europea vive de forma mayoritaria en el ámbito rural. La ciudad, lugar preeminente de residencia de la burguesía, a partir de ahora, acaparará todo el protagonismo y monopolizará la actividad política.

4- Es ahora, y no antes, cuando surge el sentimiento nacionalista y se diseñan la mayoría de «señas de identidad» (himnos, banderas, recuperación o creación ad hoc de tradiciones y de folklore...) de los diferentes «países». Emoción sentida y compartida, en principio, entre los círculos culturales de la burguesía de cada lugar, y pronto exportada, con ayuda de los nuevos sistemas propagandísticos, al resto de la población. No conviene olvidar tampoco el importante papel que esta ideología juega a la hora de implementar los modernos ejércitos de recluta obligada. Quizá ésta última sea la principal razón del nacimiento y éxito de este discurso.

5- Recordemos la desamortización de Madoz (1854). Conocida y controvertida, al igual que la de Mendizábal, por la incautación que la hacienda española hizo de bienes eclesiásticos. Sin embargo, esta operación estatal de expolio más bien se cebó con los bienes rústicos de propiedad comunal de los municipios rurales. La economía de los pequeños propietarios de dichos lugares sufrió un gran quebranto, al pasar a manos privadas gran parte de sus pastizales y montes comunales. Una consecuencia indeseada de esta operación fue la fuerte desforestación que sufrieron los bosques recién expropiados y vendidos. Muchos de los nuevos propietarios trataron de amortizar —nunca mejor dicho— su inversión convirtiendo en carbón vegetal sus masas forestales.

Tomado del libro: "El ladrillo de cristal. Estudio crítico de la sociedad occidental y de los esfuerzos para transformarla". Pablo San José Alonso. Ed. Revolussia, diciembre 2019.

Más sobre el libro y cómo adquirirlo: https://www.grupotortuga.com/El-lad...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Les Humphries Singers: "Mexico"

Tortuga Antimilitar - 19 April, 2021 - 00:00

Les Humphries Singers fue un grupo musical formado en Hamburgo, Alemania por el inglés Les Humphries en el año 1970. El grupo consistía en un gran número de cantantes de diversos orígenes étnicos. Algunos de ellos, tales como John Lawton, también formaban parte de otros grupos musicales durante la época. Otro miembro fue Jürgen Drews quien más tarde tuvo un éxito como solista en 1976 en Alemania con "Ein Bett im Kornfeld", una versión de "Let Your Love Flow" de Bellamy Brothers. Les Humphries Singers trajeron un poco de la onda del movimiento hippie en el mundo de los éxitos.

Seguir leyendo en la Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Les_H...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Chile: Carabineros utilizó más de 16 mil bombas lacrimógenas el primer mes del estallido social

Tortuga Antimilitar - 18 April, 2021 - 00:00

[resumen.cl] 16.856 Granadas CS utilizó Carabineros de Chile durante el mes de octubre de 2019 contra la población en todas las regiones del país. Pese a los efectos nocivos que trae para la salud, el Estado chileno desplegó grandes cantidades de bombas lacrimógenas para enfrentar las protestas, cifras que lidera la región Metropolitana (10.519), La Araucanía (1.263) y el Biobío (1.169).

A poco más de una semana de realizarse actividades por «su día», Carabineros de Chile continúa viviendo una profunda crisis relacionada, entre otras cosas, con casos de corrupción y violencia tanto al interior de sus filas como también hacia la población del país.

En este sentido, el debate público recalca periódicamente la importancia de dar término a esta institución, la cual carga aún con un profundo manto de impunidad sobre la violación a los derechos humanos en la postdictadura; como también previo a esta.

Así, uno de los momentos más álgidos en donde se hizo mayormente generalizado y sistemático este actuar fue desde el inicio del Estallido Social en octubre de 2019, donde todo el arsenal represivo fue férreamente defendido por la institución para el supuesto control del orden público, conllevando traumas oculares, violencia sexual, golpizas y una serie de expresiones de violencia.

Ante esto, una de las cuestiones esenciales fue el criticado uso de bombas lacrimógenas contra las intensas protestas en distintos lugares de Chile, las mismas que han sido prohibidas como armas de guerra a fines de la década de los noventa.

Para profundizar en esta situación RESUMENrealizó vía transparencia una serie solicitudes, entre las que se encuentra el conocer la cantidad de bombas lacrimógenas utilizadas por Carabineros de Chile en distintos meses, contemplándose el primer mes del Estallido Social.

De esta forma, la institución envió el registro de Granadas CS utilizadas el mes de octubre de 2019 en distintas regiones, arrojando la alarmante cifra de 16.856 bombas.

Extracto de archivo de respuesta | N°55900

Los datos fueron sistematizados tras la revisión de los formularios de estados comprobatorios de disuasivos químicos de la institución, permitiendo conocer las cifras territorializadas.

El rango en cuestión caracteriza a Aysén como la región con menor cantidad de bombas lacrimógenas utilizadas, siendo 33, mientras que las más alta es la región Metropolitana con 10.519 Granadas CS utilizadas en octubre de 2019.

En segundo lugar se encuentra la región de La Araucanía con 1.263 bombas, el Biobío con 1.169 y Valparaíso con 1.036; la información es seguida por poc0 más de 400 dispositivos utilizados, como lo fue el caso de Los Ríos con 442 y Los Lagos con 419.

La información permite dimensionar el despliegue logístico con gases que han reportado casos de toxicidad en la población, política que ha continuado utilizando Carabineros de Chile y que, incluso, permanece vigente en sus protocolos, dando continuidad a la guerra química que el Estado ha desencadenado.

Revisa el cuadro de síntesis a continuación:

Síntesis de información | Elaboración propia en base a solicitud de información, código AD009W 0055900

Fuente: https://www.resumenlatinoamericano....

Categorías: Tortuga Antimilitar

Acción en Bilbao

Tortuga Antimilitar - 18 April, 2021 - 00:00

Antimilitaristas se encadenan ante la puerta de la Delegación de Defensa en Bilbao para anunciar el inicio de la campaña de Objeción Fiscal al Gasto Militar.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Militarizando la pandemia: Cómo los estados de todo el mundo eligieron respuestas militarizadas

Tortuga Antimilitar - 18 April, 2021 - 00:00

Author(s)
Andrew Metheven

“Dispárenles hasta que estén muertos”

Estas fueron las órdenes del presidente filipino Rodrigo Duterte, sobre la forma en la que los soldados y el gobierno de los países deberían utilizar un enfoque "similar al de la ley marcial" para hacer cumplir el estricto confinamiento impuesto para limitar el impacto de la pandemia de coronavirus. Pronto se produjeron historias de abusos y asesinatos policiales por infracciones del confinamiento por cuarentena, entre ellas el tiroteo de un hombre en estado de embriaguez, jóvenes encerrados en una jaula para perros y presuntos infractores del toque de queda detenidos sin comida ni agua. Más de 1.000 personas en Filipinas han sido detenidas por infringir las condiciones del confinamiento, y Human Rights Watch ha criticado al Gobierno por utilizar tácticas similares a las de su "guerra contra las drogas", en la que la policía ha matado a miles de personas, incluyendo registros casa por casa, alentando a los vecinos a denunciar a otros en su comunidad de los que sospechen que tienen síntomas de Covid-19.

Estos prácticas no se limitan a Filipinas - varios gobiernos han sido criticados por Michelle Bachelete, representante al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos quien dijo que

"los poderes de emergencia no deberían ser un arma que los gobiernos puedan esgrimir para reprimir la disidencia, controlar a la población e incluso perpetuar su tiempo en el poder". Comprender la naturaleza militarizada de estos confinamientos y cierres nos ayuda a entender la naturaleza de la policía militarizada y la amenaza que supone para el bienestar y la libertad de nuestras comunidades, y por qué hay que resistirla y desafiarla. Fuera de las zonas de guerra reales, los encuentros con las fuerzas policiales pueden ser la experiencia más directa de la militarización para muchas personas, que están afectando a la vida de un gran número de personas. Antes de que se produjera la pandemia estaba claro que el militarismo se estaba normalizando cada vez más; ahora, teniendo en cuenta las enormes amenazas de la pandemia, los riesgos de una violencia extrema a manos de las fuerzas policiales militarizadas de todo el mundo se vuelven aún más extremos.

Cuando hablamos de "militarización", nos referimos a los estados que utilizan prácticas, sistemas, estrategias y mentalidades similares a las utilizadas por los ejércitos que participan en la guerra. La "mentalidad guerrerista" ha sido un tema impulsado por instructores que imparten talleres para las fuerzas policiales en los Estados Unidos,

en los que se describe un enfoque de la labor policial que considera que los miembros de las comunidades son una amenaza que hay que contrarrestar y controlar, dando prioridad a los métodos violentos -incluso letales- para gestionar los conflictos y creando una mentalidad de "nosotros contra ellos". Este enfoque, unido a las armas de uso militar y a menudo a una deficiente rendición de cuentas, es una mezcla tóxica en cualquier situación, y muchos gobiernos de todo el mundo han respondido a la pandemia del coronavirus con bloqueos impuestos por las fuerzas policiales militarizadas.

La militarización va más allá de los actos individuales de violencia; se basa en una compleja e intrincada red de sistemas y estructuras. La violencia militarizada es organizada, deliberada y despersonalizada, impulsada por valores patriarcales y racistas, y la mayoría de las veces se dirige a los sectores más pobres y desfavorecidos de nuestras sociedades.

Más allá de la violenta imposición de toques de queda y cierres, la militarización también se produce cuando los militares gestionan la respuesta de los estados a la pandemia. Entre los ejemplos de países en los que esto está ocurriendo se encuentra Indonesia, donde varios generales retirados ocupan puestos clave en la toma de decisiones, incluyendo el ministro de sanidad y el jefe del grupo de trabajo que coordina la respuesta del gobierno. Por lo tanto, no es de extrañar que el gobierno esté utilizando cientos de miles de efectivos para hacer cumplir las normas sobre el distanciamiento social y el uso de máscaras.

La militarización que vemos que se está llevando a cabo a través de la pandemia no salió de la nada, es un síntoma de mentalidades militarizadas profundamente arraigadas. Podemos verlo en el lenguaje empleado en la respuesta de los estados

al virus: "pie de fuerza", "reunir a las tropas". Los valores del militarismo impulsan la retórica en la respuesta, que a su vez apoya las respuestas militarizadas y, en última instancia, permite la violencia y la opresión.

Hay una variedad de formas en que los gobiernos militarizaron su respuesta a la pandemia. Comprenderlas nos ayuda a construir una imagen de cómo opera el militarismo, e identificar las oportunidades para desafiarlo.

El Salvador

Human Rights Watch ha informado de que las fuerzas policiales

de El Salvador han "detenido arbitrariamente a cientos de personas en nombre de la aplicación de restricciones" y que el presidente del país, Nayib Bukele, ha utilizado Twitter y los discursos difundidos a nivel nacional para alentar "el uso excesivo de la fuerza y la aplicación tapabocas, aunque esto no era un mandato del gobierno, o por salir a comprar comida o medicinas.

Sudáfrica

En marzo, las fuerzas policiales de Sudáfrica dispararon balas de goma
a los compradores que hacían fila frente a un supermercado de Johannesburgo cuando entró en vigor el confinamiento allí. En los vídeos se veía a policías y soldados fuertemente armados patrullando los barrios muy pobres donde los residentes tienen una capacidad limitada para aislarse, golpeando a las personas con látigos. En abril, los servicios de seguridad fueron acusados de matar a tantas personas por no cumplir el confinamiento como las que el propio virus había matado.

Collins Khosa fue asesinado por las fuerzas de seguridad en su propia casa el 10 de abril después de que los soldados descubrieron lo que creían que era un vaso de alcohol en su patio (Sudáfrica prohibió la venta de alcohol durante el confinamiento).

Thato Masiangoako, investigador del Instituto de Derechos Socio-Económicos de Sudáfrica, dijo a Reuters que "Esta brutalidad y violencia no es nada nuevo. Lo que es nuevo es que durante este encierro, se ha puesto más énfasis en estos abusos... Las fuerzas de seguridad se desplegaron principalmente en las zonas negras pobres como los municipios de alta densidad. Las áreas más ricas han sido protegidas de la violencia."

Sri Lanka

A mediados de mayo, más de 60.000 personas en Sri Lanka habían sido arrestadas por romper las restricciones del país.
El inspector general ha restringido los derechos de los ciudadanos a la libertad de expresión, ordenando a la policía que detenga a quienes critican la respuesta del gobierno al coronavirus, incluyendo a los funcionarios que "regañan" y señalan "cuestiones menores". El grupo de trabajo del gobierno encargado de gestionar la respuesta a la pandemia está dirigido por el General Shavendra Silva, un comandante militar que, según Human Rights Watch, "se enfrenta a acusaciones creíbles de crímenes de guerra durante los últimos meses de la larga guerra civil de Sri Lanka".

Serbia

Además de utilizar el ejército y las fuerzas policiales militarizadas para imponer violentamente las restricciones, los estados han utilizado una violencia similar para responder a las protestas contra su manejo de la crisis. En Serbia, el "hombre fuerte" Aleksandar Vucic fue criticado por haber celebrado elecciones el 21 de junio -en las que su Partido Progresista Serbio obtuvo una victoria aplastante pero fue boicoteado por los partidos de la oposición- y por haber agravado la crisis al flexibilizar las normas sobre las grandes reuniones, antes de imponer un estricto toque de queda tras ganar las elecciones. Los manifestantes que exigían su dimisión intentaron asaltar el edificio del Parlamento, pero fueron golpeados y gaseados por la policía antidisturbios, que tomó como objetivo a los periodistas y atacó indiscriminadamente a las personas que no representaban ninguna amenaza y que estaban muy lejos de la protesta. La policía disparó bengalas a corta distancia desde vehículos y golpeó personas sentadas en bancos de un parque.

Si no es militarismo, ¿entonces qué?

Los Estados optan por respuestas militarizadas debido a un amplio número de razones: porque otros sistemas y estructuras se ven privados de recursos; muchos consideran que los militares son ingeniosos, decisivos y eficaces en formas que los sistemas civiles/no militares nunca podrán ser; la violencia y la amenaza de violencia es una forma eficaz de crear miedo manteniendo el control; por la creencia de que, en una emergencia, la única opción de los Estados es utilizar medios coercitivos y autorizados para hacer cumplir las medidas que, en última instancia, beneficiarán a sus ciudadanos...

A medida que los movimientos de todo el mundo presionan para lograr una recuperación ecológica al enorme impacto económico, también deberíamos aprovechar la oportunidad para considerar cómo y por qué muchos estados recurrieron a esas respuestas militarizadas a la pandemia, y cuáles serían nuestras alternativas. Los militares despilfarran enormes cantidades de recursos que podrían haberse utilizado, durante muchos años, para construir sistemas de atención sanitaria y social más sólidos. El Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo estima que el gasto mundial en el sector militar en 2019 ha sido de 1.917.000 millones de dólares, el nivel más alto desde 1988 y un aumento del 3,6% respecto a los niveles de 2018. Cuando se inyectan cantidades tan enormes de recursos en los ejércitos no es sorprendente que dominen los enfoques y las narrativas militarizadas, pero debemos ser claros: el militarismo no es la única opción, los enfoques militarizados no son alternativas neutrales a los sistemas que deberían ser gestionados y administrados por civiles, y debemos seguir impulsando enfoques para la gestión de emergencias que sean equitativos y justos.

Fuente: https://wri-irg.org/es/story/2020/m...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Bardenas, clave en la maquinaria nuclear de Estados Unidos

Tortuga Antimilitar - 17 April, 2021 - 00:00

fermín pérez-nievas / ssgt. david nolan/j. diges

A punto de cumplirse los 70 años de explotación militar de 2.244 hectáreas de Bardenas como lugar de entrenamiento y bombardeo del Ejército español y de otros muchos países, el Polígono de Tiro vuelve a recibir nuevos ensayos militares. Tanto el viernes 16 de abril, como el lunes 19 de abril, se cortarán los caminos perimetrales para unas maniobras de las que, nuevamente, no se informa sobre el uso o no de armamento real ni qué tipo de ejercicios se realizan. Durante décadas (al menos desde 1970 hasta 1991) el Polígono de Tiro de Bardenas fue empleado de forma preferente por el ejército de Estados Unidos, que lo empleó para realizar entrenamientos de bombardeo nuclear, se cree que con cargas simuladas. Ese entrenamiento era clave dentro de la "infraestructura nuclear" de EEUU. Así lo asegura un informe de 1985 del experto William Arkin,

El oscurantismo y la desinformación sobre esta superficie es una constante en sus 70 años de vida (desde el 9 de junio de 1951) y solo el paso del tiempo o informes extranjeros acaban desvelando aspectos sobre los que el Estado guarda un hermético silencio. Es el caso del uso que durante años realizó el ejército norteamericano del desierto ribero para sus pruebas nucleares. Un aspecto sobre el que el Ejército español y los sucesivos gobiernos de UCD, PSOE o PP nunca han hablado pero que los propios militares norteamericanos desvelaron hace 35 años.

El Polígono de Tiro fue una de las piezas claves para que los Estados Unidos de Richard Nixon, Gerald Ford, Jimmy Carter o Ronald Reagan pudieran entrenar a sus bombardeos y a sus hombres para que estuviera engrasada la maquinaria nuclear norteamericana, durante la guerra de Vietnam y también en los momentos más tensos de la Guerra Fría.

El historiador Josep Carles Clemente, en su libro La corte de los prodigios, hace referencia a un informe que se dio a conocer en plena campaña del referéndum sobre la OTAN en 1985 por el Centro de Investigaciones para la Paz, en el que se señala que el Polígono de Tiro de Bardenas Reales se utilizó "para prácticas de bombardeo nuclear por parte de aviones de combate norteamericanos". El informe fue elaborado por William Arkin y Richard Fieldhou, expertos en defensa norteamericana e investigadores del Institute for Policy Studies de Washington, que realiza diferentes tipos de investigaciones relacionadas con cuestiones armamentísticas y de política internacional y que publicaron en un libro titulado Campos de batalla nuclear. En esta obra se ponía al descubierto "el importante papel que las bases norteamericanas en el Estado español tuvieron durante 30 años en caso de conflicto generalizado" y entre las que destaca el Polígono de Tiro.

las bases En el documento de 1985 se señalaba que "España en sí no desempeña un papel directo en esta carrera (nuclear). No tiene armas nucleares y de hecho está declarada país no nuclear. Sin embargo, ha alojado armamento nuclear norteamericano y durante mas de 30 años ha ofrecido albergue a instalaciones y facilidades militares estadounidenses. Esta infraestructura de bases relacionadas con armamento nuclear, ha atado a España, a sabiendas o no, a todos los aspectos de la estrategia nuclear de Estados Unidos".

En este sentido, añade que "España ha perdido ya el derecho a una parte de su soberanía al sacrificar su territorio a las fuerzas militares norteamericanas sin, por otro lado, controlar completamente su posible utilización. Al preparar sus planes secretos de despliegue nuclear para España, EEUU no sólo no consultó –ni siquiera informó– al gobierno español sino que siguió manteniendo planes nucleares para España incluso después de haber firmado en 1976 el Tratado bilateral España-EEUU que prohibió el despliegue de armas nucleares en suelo español".

Según los expertos, las bases formaban parte de una red global de "facilidades" que servía para apoyar, investigar, proyectar, controlar, comunicarse y recoger información sobre fuerzas nucleares, un entramado que recibía el nombre de "infraestructura nuclear", entre las que se encontraban Zaragoza, Rota, Morón y Torrejón como las principales.

Dado que Bardenas Reales es el principal campo de operaciones de la base de Zaragoza, el Polígono de Tiro de Bardenas Reales se enmarcaba dentro de esta "infraestructura nuclear". Así, Arkin señalaba que la base de Zaragoza sirvió de apoyo para los despliegues de entrenamiento de aviones de combate estadounidense que realizaban sus ejercicios de campo en las Bardenas Reales, "donde se realiza una parte de las prácticas europeas de bombardeo nuclear". De hecho, el papel de Bardenas es tan importante que "el 70% de las prácticas estadounidense de bombardeo a tiro aire-tierra en Europa se realiza en las Bardenas Reales, debido a las favorables condiciones climatológicas". Según los entendidos, el único obstáculo natural en las cercanías del polígono de las Bardenas lo constituye el macizo del Moncayo. Su relativa proximidad a la zona ha hecho que algunos aviones al realizar maniobras evasivas dentro de las prácticas de combate aire-aire se hayan estrellado en sus inmediaciones.

El golpe de Estado de Muamar el Gadafi en Libia en 1969 hizo que Estados Unidos dejara de usar la base de Wheelus en aquel país y se volcara en las Bardenas desde 1970, una base que compartió con el Ejército Español durante muchos años.

En todo el Estado al menos 11 instalaciones estadounidenses tuvieron algún papel en esa infraestructura nuclear. En lo que se refiere a las Bardenas su función era la de servir para adiestrar en prácticas de bombardeo nuclear en el polígono de tiro "con proyectiles similares en forma y peso a los auténticos".

Nunca se ha hablado de la posible utilización de armas nucleares en el Polígono, si bien el hermetismo sobre el armamento empleado es total y solo se conoce un estudio de 2005 en el que se dijo que "los niveles de radiación ionizante eran inferiores a los establecido como normales" y otro de 2008 encargado por Bardenas que dio negativo en restos de uranio empobrecido. Al firmar el contrato de 2008, el Ministerio de Defensa se comprometió a "no utilizar material, en armamentos y equipos, con componentes de tipo nuclear, bacteriológico o químico, incluida munición con uranio empobrecido".?

el autor William Arkin sirvió en la inteligencia del Ejército de los EEUU de 1974 a 1978. Después de dejar el Ejército, fue coautor de cuatro volúmenes de la serie Nuclear Weapons Databook para el Natural Resources Defense Council, libros de referencia sobre armas nucleares. El Volumen II reveló la ubicación de todas las bases nucleares estadounidenses y extranjeras en todo el mundo y fue condenado por la Administración Reagan, que quiso encarcelarlo por revelar la ubicación de las armas nucleares estadounidenses (y soviéticas) en todo el mundo. Su descubrimiento de los planes de Estados Unidos para trasladar armas nucleares en secreto a varios lugares en el extranjero involucró a gobiernos desde las Bermudas hasta Islandia y Filipinas.

otros datos Según los datos que han ido aportando publicaciones, expertos y políticos en sus comparecencias, las cifras que de las prácticas realizadas en Bardenas son mayores de las estimadas.

Según dijo Jaime Ignacio del Burgo en el Senado en 1987, entre 1970 y 1980 se realizaron 238.640 ejercicios de tiro y el propio Arkin indica que el 70% de las prácticas de EEUU de bombardeo y de tiro aire-tierra en Europa en esos años se realizaron en las Bardenas Reales. De estas prácticas, una parte eran de entrenamiento nuclear.

En marzo de 1990 se producían 100 vuelos diarios de reactores con cinco pasadas rasantes, y el 75% de estos vuelos pertenecían a pilotos norteamericanos, según dijo el senador José Javier Viñés (UPN). En 1996 se hablaba de que 2.000 aviones habían realizado prácticas en el Polígono.

La página web Insumissia señalaba en 2006 que pese a los numerosos desmentidos oficiales, en las Bardenas se practicaban entrenamientos de combate aire-aire, el más peligroso de todos. Citaba un párrafo de la Revista Española de Defensa, publicación oficial del Ministerio de Defensa, del 17-12-1992 en el que relataban unas maniobras en el Polígono con cazabombarderos, Mirage y F-18. "Para entorpecer la ofensiva, cuatro aviones españoles (dos F-18 y dos F-1) asumieron la defensa aérea de la zona. Durante varios minutos los aparatos se enzarzaron en una lucha incruenta (...). Los interceptores derribaron varios aparatos de la formación atacante (...). En el combate aire-aire los aviones pasan de los 10 km. de altura a ras de suelo en casi cuestión de segundos (...)".

"El 70% de las prácticas estadounidenses de bombardeo aire-tierra en Europa se realizan en Bardenas" (1985)

El golpe de Estado de Muamar El Gadafi en Libia en 1969 hizo que Estados Unidos se trasladara a Bardenas

"En Bardenas Reales se realizan una parte de las prácticas europeas de bombardeo nuclear" (Arkin 1985)

Fuente: https://www.noticiasdenavarra.com/n...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Helena Maleno: "Fernández Díaz empezó mi caso, Zoido lo continuó y Marlaska no ha cambiado nada".

Tortuga Antimilitar - 17 April, 2021 - 00:00

Jairo Vargas Martín

La periodista, activista y referente internacional en la defensa de los derechos humanos relata el infierno vivido en Marruecos por su labor humanitaria en defensa de la vida de las personas migrantes. Acusa a Interior de una criminalización que ha conllevado su expulsión y la de su familia del país en el que ha vivido las últimas dos décadas.

Seguimientos policiales, retenciones en fronteras durante tiempo prolongado, alertas policiales vinculadas a su pasaporte, escuchas telefónicas, amenazas de muerte por redes sociales y por llamadas, dos allanamientos a su domicilio en Tánger (Marruecos). Hasta 37 ataques ha contado el equipo de defensa de Helena Maleno (El Ejido, 1970) en apenas un año. Desde que se archivara la causa judicial marroquí contra ella por un delito de tráfico de personas en 2019, la vida de Maleno se convirtió en un infierno en el país vecino y principal socio estratégico de España para contener las migraciones en la frontera sur.

No es que su vida haya sido un remanso desde que se afincó en Tánger, hace casi dos décadas. Siempre ha sido una figura incómoda para los gobiernos, ya fuera el español o el marroquí. Su labor como defensora de los derechos humanos, sus alertas a los equipos de rescate cuando una patera está en mitad del mar, sus denuncias de la brutalidad policial contra los cuerpos de quienes intentan cruzar fronteras y su firme crítica a las "políticas de muerte" que Europa y España subcontratan a Marruecos la han convertido en objetivo desde hace tiempo. Desde que fundó Caminando Fronteras, ella y su red han documentado atrocidades marroquíes con la venia o la implicación de España. Desde las muertes del Tarajal en 2014 y los disparos de pelotas de goma de la Guardia Civil, hasta las palizas a migrantes que intentan saltar las vallas de Melilla y Ceuta, pasando por devoluciones en caliente en el mar que han costado vidas.

Nunca se ha callado, hasta que la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF) de la Policía Nacional elaboró un informe tras numerosas escuchas telefónicas. Un informe que, según Maleno, solo contenía mentiras y falsedades y que la Fiscalía de la Audiencia Provincial acabó desechando por falta de indicios de delito. Pero ese "dosier criminal" fue remitido a Marruecos, donde sí hubo una investigación judicial que tampoco encontró delito alguno. Maleno siguió hablando, siguió denunciando. El pasado 23 de enero, Maleno, tras un viaje de trabajo, cogió un avión en Madrid rumbo a Tánger. Cuando aterrizó, la Policía la metió en otro vuelo destino Barcelona y acabó deportada. Sin aviso previo, sin que le explicaran nada. 20 años truncados de un plumazo. Este lunes lo ha contado, después de avisar de que una patera con 57 personas estaba perdida en el Mar de Alborán. Los rescataron.

Hace casi dos meses de su expulsión, ¿por qué ha esperado tanto para denunciarlo?
"Debía tener a mi hija en condiciones de seguridad para hablar"

Primero debía tener a mi hija en condiciones de seguridad para hablar. También esperábamos que las autoridades reaccionasen y parasen estos ataques. Queríamos agotar todas las vías antes de salir públicamente, pero no ha podido ser de otra forma. Las organizaciones que acompañan mi defensa me recomendaron que, si los ataques no habían cesado, salir públicamente podría protegerme.

Ha estado 32 días separada de su hija, ¿qué temía que le ocurriera en Marruecos?

Las hijas e hijos de defensoras de los derechos humanos son también objeto de persecución. En los dosieres policiales que se hicieron aparecen mis hijos, datos suyos. Y ahí ya vi que no era solo yo, sino toda mi familia. A la salida del colegio de mi hija, muchas veces había personas que nos vigilaban, que hacían ver que nos estaban vigilando. Cuando yo ya no estaba allí, nos dimos cuenta de que la niña también estaba sometida a vigilancia policial, sin yo poder viajar para protegerla. Imagina qué angustia más grande. Habían entrado en mi casa, donde vivo con ella, cuando no estábamos nosotros. En una de las ocasiones se llevaron un calendario mío con las actividades de esa semana de mi hija, sabían dónde iba a estar toda una semana. Eso son toques de atención para aterrorizarnos. Por eso sabía que mi niña estaba en riesgo.

¿Cómo se encuentra ahora su hija?

Le han causado un daño tremendo. Se ha ido del país en el que ha vivido toda su vida con una maleta pequeña. Todo está allí, donde no podemos volver. Ha tenido que dejar su colegio a mitad de un trimestre, sin despedirse de sus amigas y acompañada de autoridades consulares para coger un barco. Ella lo único que ha hecho es ser mi hija, la hija de una defensora de los derechos humanos.

Y usted, ¿cómo ha vivido este proceso?

Me he ido acostumbrando a vivir cada vez con menos libertad. No iba sola, no salía a determinadas horas, si iba a eventos tenía que avisar de que podía haber situaciones complicadas y de que necesito medidas de seguridad. Lo he ido integrando, esperando que la situación cambiara, pero no ha cambiado. Solo quería que se reconociera que se cometió un error con esos dosieres de la Policía española que han destrozado mi vida y la han puesto en riesgo. Pensé que se iba a subsanar, pero no ha sido así.

¿Cómo fueron los allanamientos de su casa en Tánger?

Son entradas en momentos en los que no estamos, pero en las que se nota que alguien ha entrado. No roban nada de valor, se llevan cosas significativas. La última fue hace pocos días y se llevaron un móvil viejo y unos documentos. Son toques de atención, una forma de decir "puedo hacerte lo que quiera cuando quiera", sembrar el terror, una forma de tortura.

Asegura que han presentado en España 34 folios de amenazas y ataques que no han ido a ninguna parte. ¿Dónde los han presentado? ¿Qué respuesta ha tenido?

Presentamos hace años denuncias que había recibido, amenazas y ataques. Pedimos en un juzgado que se investigara, pero no se hizo. En Marruecos no he podido ir a denunciar cuando se han producido agresiones, porque no había garantía, no podía ir a una comisaría a denunciar mi caso, así que todo se ha hecho a través de instancias y organizaciones internacionales. A través del Ministerio de Exteriores, España ha tenido una actitud proactiva, se ha implicado. Pero Interior es otra cosa y ha seguido su línea de siempre, la de los informes policiales que iniciaron todo esto.

Hace graves acusaciones contra el Ministerio del Interior, ¿tiene pruebas de que tenga relación con su deportación?

No tenemos información oficial de la deportación, ni siquiera de la parte de Marruecos. Sabemos que hubo una deportación porque me pasó. Pero gracias a las gestiones que después se hicieron para ver qué había pasado sabemos que personal de Interior estaba al tanto de que se iba a producir. Exteriores no. Yo soy entregada a la Policía española, que va a recogerme a la puerta del avión con mi maleta y mi documentación. Exteriores no sabía nada, no se le comunicó. Exteriores está comprometido con mi protección por ser defensora de derechos humanos y podía haberme advertido de los riesgos de viajar. Podía haber pasado cualquier cosa. Yo estaba sola y se me negó el acceso a todos los derechos, incluso a una toma de medicación. Fue un momento de mucha vulnerabilidad.

Tanto en su comparecencia como en su libro insiste en que es víctima de las cloacas de Interior. ¿Cree que sigue la sombra de Fernández Díaz en el Ministerio?

Sin duda. En mi caso, Fernández Díaz comenzó todo esto, Zoido lo continuó negando la existencia de los informes policiales, los mismos que yo tenía encima de mi mesa porque nos los dieron en el juzgado [ríe]. Y Marlaska ha seguido aplicando las mismas políticas que Fernández Díaz. Las personas que sabemos que participaron en esos dosieres de forma activa siguen en sus puestos de responsabilidad dentro de la Policía. Interior nunca se ha reunido con nosotras, nunca ha respondido nada ni ha intentado frenar lo que pasaba. Este ministerio ha dejado que la Policía me criminalice igual que con Fernández Díaz.

Ha pedido al presidente del Gobierno que se pronuncie, ¿ha tenido respuesta?

No. Cuando sucede la deportación, a través de Front Line Defenders, informamos de la violencia sufrida a Exteriores y a Presidencia del Gobierno. Presidencia contestó que estaban trabajando en mi protección a través de Exteriores. Notamos que había una preocupación. Apelamos al presidente del Gobierno porque hemos visto que en España hay dos poderes, el de Interior y sus formas de operar en la frontera y en la persecución de personas, y el del resto de ministerios. Pedimos a Sánchez que tome cartas en el asunto porque tiene la responsabilidad de decirle a Interior que pare esto. No entendemos estas diferencias entre ministerios, salvo en el contexto de las cloacas del Estado.

Con sinceridad, ¿cree que Sánchez responderá?

Una declaración del presidente contra mi persecución sería importante, pero no tengo mucha esperanza. Me gustaría. No por mí, sino por muchas compañeras y compañeros que están en una situación de angustia. España está tomando una deriva dura y peligrosa desde hace años. Los cambios de Gobierno parece que no afectan a esa deriva. Cada vez se criminaliza más a determinadas personas, sobre todo a migrantes. No hay más que ver lo que está ocurriendo con Serigne Mbayé.

¿Cómo afecta a su labor humanitaria no poder estar sobre el terreno?

Vamos a seguir estando. Durante años hemos sembrado, hemos construido y tejido una red muy importante que funciona más allá de lo que puedo representar yo. Son muchas las compañeras que están y las que sostienen el trabajo. Hay que garantizar la labor, porque si no estaríamos aceptando el mensaje de que si eliminas a una persona todo se viene abajo.

Son 20 años truncados de la noche a la mañana, ¿podrá volver a Marruecos, aunque sea a recoger sus cosas?

No creo que me dejen volver a recoger mis cosas, pero hay algo que no me pueden quitar [Silencio. Voz quebrada]. Marruecos está en mi corazón y también es mi país y el país de mis hijos. Toda la gente de allí a la que quiero no me lo van a poder quitar nunca.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Solo ocho de las 164 denuncias por acoso sexual en las Fuerzas Armadas españolas desde 2016 acabaron en sanciones

Tortuga Antimilitar - 16 April, 2021 - 00:00

Danilo Albin

Los expedientes sobre acoso sexual en el ámbito militar suelen resolverse de forma desestimatoria. Según datos suministrados por el Ministerio de Defensa, apenas el 4,8% de las denuncias formuladas por integrantes de las Fuerzas Armadas durante los últimos cinco años han concluido en sanciones para los militares denunciados.

Los datos aparecen reflejados una respuesta enviada por Defensa al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, quien había presentado una detallada solicitud de información sobre las denuncias recibidas por las Unidades de Prevención ante el Acoso (UPA), creadas en 2015 para hacer frente a estos casos.

"La Unidad garantiza la protección frente al acoso sexual y por razón de sexo, y para ello, lleva a cabo medidas tanto de prevención como de protección, y de seguimiento y control, siendo además cauce voluntario en el trámite de las denuncias potenciando con ello la inmediatez en la respuesta, el apoyo integral a la víctima y la confidencialidad", destacaba la orden ministerial que recogía su puesta en marcha.

En la respuesta remitida a Iñarritu, Defensa señala que las UPA han recibido unas 150 consultas por año, referidas a "solicitudes de asesoramiento jurídico, apoyo psicológico, forma de denunciar y tramitar la denuncia, información sobre medidas cautelares que contempla el Protocolo", entre otras.

En esa línea, indica que en los últimos cinco años "se han registrado 112 denuncias de acoso sexual, 41 denuncias de acoso por razón de sexo y 11 denuncias de acoso profesional derivado de acoso sexual o acoso por razón de sexo". Defensa explica que "la mayoría fueron de mujeres", mientras que "en cinco casos los demandantes fueron varones". El 27% de las denuncias "se interpuso a través de la UPA correspondiente, mientras que el 73% se efectuó por el conducto reglamentario, a través del Jefe de Unidad".

Esas 164 denuncias se tradujeron en 92 expedientes disciplinarios, de los cuales "56 han finalizado con resolución de archivo, 28 expedientes continúan en
trámite y ocho expedientes han finalizado con sanción". De estos ocho casos, que suponen el 4,8% de las denuncias presentadas, "tres han finalizado con sanción por falta muy grave y cinco han finalizado con sanción por falta grave".

Siete condenas

Defensa indica además que actualmente hay "31 procedimientos en trámite en el ámbito penal". "De los procedimientos resueltos hay siete condenas, como consecuencia de las cuales cuatro militares han sido expulsados de las Fuerzas Armadas por un delito de acoso, seis han recibido sanciones por falta grave y cuatro por falta muy grave", relata. De estos expedientes y procedimientos, 28 se refieren a militares con categoría de oficial y dos de ellos han finalizado en sanción".

Estos datos han sido calificados como "vergonzosos" por Cristina Valdearcos, integrante de la junta directiva de la Asociación de Reservistas Especial Disponibilidad 45+. "La respuesta de Defensa vuelve a demostrar que tanto la justicia militar como los órganos militares protegen al agresor", afirmó.

Público

Ver también en Tortuga:

Violencia machista en el ejército español

Categorías: Tortuga Antimilitar

Declaración: En apoyo de la oposición noviolenta en Myanmar

Tortuga Antimilitar - 16 April, 2021 - 00:00

La IRG denuncia la opresión y la violencia militar en Myanmar, pide una respuesta civil noviolenta a la crisis y exige el reconocimiento y la seguridad de la objeción de conciencia del personal militar y policial que se ha negado a participar en estas atrocidades.

La Internacional de Resistentes a la Guerra (IRG) sigue de cerca el actual golpe militar en Myanmar, que comenzó el 1 de febrero de 2021, cuando el Tatmadaw -el ejército de Myanmar- derrocó al gobierno democráticamente elegido y declaró el régimen militar en el país.

Desde entonces, el pueblo de Myanmar ha salido repetidamente a las calles para resistirse de forma noviolenta al golpe militar, y el Tatmadaw ha llevado a cabo horrendos actos de asesinato, tortura, violencia y opresión. A pesar de enfrentarse a una grave opresión, el pueblo de Myanmar ha encontrado continuamente formas poderosas y creativas de resistir de forma noviolenta a los militares. Queremos ofrecerles nuestra solidaridad y apoyo.

Conocemos casos de objetores de conciencia dentro del ejército y la policía que están optando por utilizar su conciencia para rechazar las órdenes de los militares de utilizar las armas, la violencia y la crueldad sobre los manifestantes noviolentos, y en su lugar han huido del país por su seguridad. El trauma que se está imponiendo a las familias de estos objetores de conciencia y a otros en general, especialmente a las mujeres y los niños y las niñas, está dañando gravemente la vida pacífica de las familias y las comunidades de Myanmar para las generaciones venideras. Esto es lo que nos ha enseñado la historia.

Creemos que hay formas mejores y más humanas de tratar los conflictos y gobernar pacíficamente, que imponer métodos violentos y militarizados para controlar y silenciar a la gente. Por lo tanto, la IRG denuncia la opresión y la violencia militar en curso en Myanmar, pide una respuesta civil noviolenta a la crisis, y exige el reconocimiento y la seguridad de la objeción de conciencia del personal militar y policial que se ha negado a participar en tales atrocidades. También apoyamos los llamamientos a un embargo de armas inmediato a Myanmar.

La IRG es una red internacional de más de diecinueve organizaciones pacifistas/antimilitaristas en cuarenta países. Nuestra declaración fundacional de 1921 dice que "la guerra es un crimen contra la humanidad". Por lo tanto, estamos decididos a no apoyar ningún tipo de guerra y a luchar por la eliminación de todas las causas de la misma.

https://wri-irg.org/es/articulo/202...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Relevos

Tortuga Antimilitar - 16 April, 2021 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Más de 30 "barcos de la muerte" saudíes han cargado armas en España desde el inicio de la guerra en Yemen

Tortuga Antimilitar - 15 April, 2021 - 00:00

Danilo Albin

Las puertas de España siguen abiertas para los buques saudíes que cargan armamento. Así lo volverán a comprobar el día 22 de este mes en el puerto de Sagunto con la llegada del Bahri Jeddah, uno de los "barcos de la muerte" de la naviera de ese régimen que se dedican a transportar material militar. Será la escala número 33 de un barco saudí en España desde que empezó la guerra en Yemen. En todos esos casos ha habido un silencio absoluto sobre las cargas realizadas.

Desde diciembre pasado, los barcos saudíes que hacen escala en España eligen la terminal marítima de Sagunto. Así ocurrió a finales de año con el Bahri Abha, así se repitió el 1 de marzo con el Bahri Jazan y así volverá a suceder el jueves de la semana próxima con la llegada del Bahri Jeddah.

La ruta española de la naviera Bahri se abrió en mayo de 2016, 14 meses después de que la coalición militar encabezada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos iniciara los ataques contra los rebeldes hutíes en Yemen. "Desde entonces, más de 12.000 civiles han muerto y al menos cuatro millones de personas han tenido que huir de sus hogares", señalan Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón en una reciente declaración.

Seis años después del inicio de la guerra, España figura como el tercer proveedor europeo de armas a Arabia Saudí. En total, los acuerdos comerciales firmados desde entonces alcanzan los 1.650 millones de euros. Esa cifra ha sido posible gracias a las autorizaciones concedidas por la Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso (JIMMDU), el organismo encargado de analizar las solicitudes de exportación de material de Defensa.

En el caso de Arabia Saudí, el organismo ha decidido mantener el negocio armamentístico con ese país a pesar de las vulneraciones a los derechos humanos registradas en Yemen, lo cual –según denuncian las ONG– implica una vulneración del Tratado de Comercio de Armas suscrito por España.

En un informe publicado este lunes, el Centro Delàs de Estudios por la Paz advierte que esas ventas suponen además una violación de la Posición Común adoptada por la UE sobre comercio de armamento. En ese texto se impide que impide el comercio de armas con aquellos países donde se vulneren los derechos humanos o exista "una situación securitaria de tensión o conflicto armado", entre otros puntos.

"La Posición Común establece que no se debería dar licencias de autorización de exportación de armas a países en conflicto armado. Si consideramos que Arabia Saudí o Emiratos Árabes Unidos están en un conflicto armado, efectivamente se estaría vulnerando esa Posición Común que en cada país es ley nacional. Sería, por tanto, ilegal", afirma a Público el investigador del Centro Delàs Jordi Calvo, uno de los autores del informe sobre venta de armas a ambos países árabes que ha sido divulgado este semana.

En cualquier caso, las autoridades españolas han decidido mantener el comercio de material militar con Arabia Saudí. En el primer semestre de 2020 -últimos datos oficiales disponibles- se concedieron 16 licencias de exportación por un valor de 98,7 millones de euros, mientras que los "barcos de la muerte" incrementaron sus visitas a España: durante el año pasado hubo siete escalas en puertos de este país.

"En este aniversario de la guerra en Yemen hay que recordar que España es el único país occidental que abiertamente justifica el comercio de armas con Arabia Saudí", señala Luis Arbide, portavoz de la comisión La Guerra Empieza Aquí de Ongi Etorri Errefuxiatuak (Bienvenidos Refugiados). En tal sentido, el activista lamenta que España siga aferrándose a la Ley de Secretos Oficiales para "no tener nada que decir" sobre las actividades de estos barcos en puertos españoles. "Es una posición vergonzosa por parte de un Gobierno del que se esperaba una sensibilidad especial ante este tipo de temas", subrayó.

Silencio y confidencialidad

En efecto, las solicitudes de información oficial sobre la venta de armamento a Arabia Saudí en general y en torno a los "barcos de la muerte" en particular suelen chocar contra un muro de silencio. Ante las solicitudes de información realizadas tanto desde el Congreso como a través del Portal de Transparencia, el Ejecutivo alega razones de "confidencialidad" para no aportar ni un solo dato al respecto.

Tampoco ha sido posible a través de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Greenpeace probó suerte por esa vía, interponiendo un recurso en el que solicitaba precisamente información sobre operaciones de venta de armamento con el reino saudí. La Abogacía del Estado ya ha respondido que no debe darse información sobre "el listado de productos adquiridos por Arabia Saudí", ya que en ese caso "existiría un evidente riesgo de provocar un conflicto internacional con un operador clave en Oriente Medio".

La Secretaría de Estado de Comercio, por su parte, ha advertido en ocasiones anteriores que debe mantenerse el secretismo sobre este asunto para no perjudicar los acuerdos comerciales alcanzados entre empresas españolas y la dictadura saudí. "El riesgo de una posible divulgación indiscriminada de los datos también puede comprometer la adjudicación de importantes contratos para empresas españolas en operaciones que todavía no se han adjudicado", alegó la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, en una comparecencia en el Congreso en junio de 2020.

El silencio oficial está amparado por un decreto que aprobó el Gobierno de Felipe González en 1987. Poco después de autorizar negocios armamentísticos con la dictadura chilena de Augusto Pinochet, el Ejecutivo del PSOE dio a conocer un decreto en el que se declaraba la confidencialidad de las actas de la JIMMDU, impidiendo así que se conozcan las valoraciones que realiza dicha junta a la hora de conceder los permisos de exportación. Ningún Gobierno se ha atrevido a modificarlo.

"No existe embargo"

En una respuesta enviada a finales de marzo al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, Comercio ha vuelto a defender que las autorizaciones de exportaciones se realizan con "garantías" sobre el uso final del material vendido, al tiempo que alega que "actualmente no existe embargo alguno adoptado ni en el marco Naciones Unidas ni en el de la Unión Europea para la venta de material de defensa o de doble uso a Arabia Saudí".

El Ejecutivo reivindica además que España cuenta desde abril de 2020 con "un instrumento de verificación ex post de algunos envíos de productos sensibles a destinos de especial preocupación". No obstante, hasta diciembre de 2020 no existía constancia de que las autoridades españolas hayan aplicado ese mecanismo de seguimiento al armamento vendido a Arabia Saudí.

En cuanto a las actividades de los "barcos de la muerte" en puertos españoles, el Gobierno se limita a señalar que "todos los buques que solicitan permiso de tránsito por puertos españoles cuentan con los permisos necesarios desde el país de expedición para embarcar la mercancía en el puerto de origen". Mientras tanto, el Bahri Jeddah sigue avanzando hacia Sagunto.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un periodista refugiado palestino denuncia un interrogatorio ilegal de la Guardia Civil y el Mossad en Madrid

Tortuga Antimilitar - 15 April, 2021 - 00:00

Muath Hamed, refugiado en España junto a su familia, asegura que el servicio de inteligencia israelí le interrogó y amenazó en un encuentro organizado por agentes del servicio de información de la Guardia Civil en una de las sedes principales del instituto armado.

Estás leyendo esta exclusiva porque en Público destapamos informaciones con las que otros no se atreven. Somos independientes, libres y valientes. Y eso solo es posible si nos apoyas.

José Bautista

Muath Hamed es un periodista palestino refugiado en España. Vive junto a su mujer y sus dos hijos pequeños en Lemoa (Vizcaya). Cuando se instaló en esta pequeña localidad vasca sintió que al fin había encontrado un lugar para vivir en paz junto a su familia, tras una vida marcada por la persecución, la cárcel y la represión del Gobierno israelí. Esa sensación se desvaneció por completo el pasado 11 de febrero a las seis de la tarde, en una habitación aislada del acuartelamiento de la Guardia Civil de la calle Batalla del Salado, en pleno centro de Madrid. Ese día, asegura, la Guardia Civil lo puso a disposición de un agente del Mossad, el temido servicio secreto israelí, que lo sometió a un interrogatorio clandestino y le amenazó.

El origen de esta historia se remonta al pasado 9 de diciembre. Ese día, Muath recibió la primera llamada de Nicolás, un agente de los servicios de información de la Guardia Civil destinado en Euskadi. Quería tomar café y conversar con Muath sobre su labor como periodista, su pasado y su vida en España. Se trata de un procedimiento habitual por parte de los servicios de información españoles con refugiados y migrantes. "Yo entendí que hacía su trabajo y no tengo nada que ocultar, así que le dije que sí", explica el protagonista de esta historia. El agente Nicolás, de unos 40 años, piel morena, complexión media y atuendo civil, según la descripción de Muath, le recibió en la Comandancia de la Guardia Civil de Vizcaya, situada la plaza Salbe de Bilbao.

En una habitación de la quinta planta les esperaba Javier, otro agente del mimo servicio, de ojos azules, estatura pequeña, barriga prominente y buen dominio del inglés. Muath respondió a sus preguntas y les explicó por qué había pedido asilo en España, cómo logró salir de Palestina y cómo fue su paso por Turquía. Muchas preguntas ya se las había formulado antes la Policía Nacional cuando pidió asilo en España, en abril de 2019. La resolución definitiva sobre el asilo de Muath y su familia aún está en el aire.

Los problemas llegaron después. A principios de febrero, el joven periodista palestino volvió a recibir una llamada de Nicolás. De nuevo, le pedía tiempo para un encuentro, esta vez en Madrid. Muath declinó porque se encontraba en Euskadi, pero, pocos días después, recibió otra llamada con número oculto. Esta vez quien hablaba era el agente Javier, quien le solicitó amablemente que se vieran el 11 de febrero por la tarde. Entonces Muath sí se encontraba en la capital española, cubriendo temas de actualidad para la televisión catarí Al Araby. Aceptó y, al terminar su jornada de trabajo, se dirigió al número 35 de la calle Batalla del Salado, una de las sedes más destacadas de la Guardia Civil.

Nada más llegar, Muath se percató de algunos detalles que le hicieron sospechar. Según cuenta, un uniformado bajó a buscarle y le introdujo en el edificio sin identificarle, sin registrar su acceso y sin pasar por ningún control de seguridad, como estipula el protocolo. El agente le acompañó hasta el tercer piso de uno de los bloques, donde les esperaban Javier y un hombre vestido de traje, calvo, de tez morena y complexión atlética que se presentó como Omar.

La sala era oscura y la única ventana que había estaba cerrada. Tras comprobar que Muath no estaba grabando con su teléfono móvil, el misterioso hombre aseguró trabajar para la inteligencia belga. Javier explicó a Muath que Omar era de origen palestino, pero su coartada se desmoronó cuando el periodista se percató de su marcado acento israelí, según relata el periodista palestino. Muath respondió a sus primeras palabras en hebreo. Al ver la reacción de Omar y Javier, Muath les pidió que le mostraran sus carnets de identificación, pero asegura que ambos se negaron. Entonces Omar reconoció que era israelí. El agente de la Guardia Civil salió de la habitación y dejó al periodista palestino en manos del supuesto agente del Mossad.

Muath explica que en ese instante sintió mucho miedo. Recordó el caso de Jamal Khashoggi, el periodista descuartizado en el consulado saudí en Estambul, cuyo asesinato sigue impune. El supuesto agente israelí empezó a presionarle, lanzando acusaciones veladas contra Muath y haciéndole ver que conocía sus comunicaciones y movimientos desde hacía tiempo. Le acusó de estar implicado en la financiación de grupos islamistas y terroristas vinculados a la resistencia palestina. Siempre según el testimonio de Muath, el presunto espía israelí también habló de sus deudas económicas y le preguntó por sus fuentes en Turquía y por personas como Zahir Jabareen, uno de los líderes de Hamás sobre el que pesan varias órdenes internacionales de búsqueda y captura. Muath llevaba tiempo sospechando que su teléfono estaba intervenido y piensa que pudo confirmarlo ese día. Aún conserva el enlace con el que cree que sus dispositivos y cuentas se infectaron con el programa de espionaje Pegasus. Este periodista y refugiado palestino negó todas las acusaciones.

El supuesto agente del Mossad siguió hablando y lanzó sus primeras amenazas contra Muath y su familia, según explica este periodista palestino: le indicó que jamás volverían a Palestina y le mencionó una de sus investigaciones periodísticas (disponible en este enlace), en la que había destapado el sistema de empresas pantalla que opera el Mossad en países de Europa del Este para reclutar y pagar a sus informadores en territorio europeo. Omar conocía el nombre real de la principal fuente de ese reportaje, según cuenta Muath, y se lo hizo saber.

A las preguntas de Público sobre este interrogatorio clandestino, la Embajada israelí contesta: "la respuesta es que no hay respuesta". El agente Nicolás atiende las llamadas de este medio pero declina responder, mientras que el agente Javier deja leídos los mensajes pero no se manifiesta. La Guardia Civil no responde a ninguna pregunta de Público sobre estos hechos. El Ministerio del Interior declina hacer comentarios. CEAR, organización que tramita la solicitud de asilo de Muath y su familia, ya ha puesto estos hechos en conocimiento de la Oficina de Asilo. La Embajada belga ya está al tanto de que al menos un agente del Mossad se hace pasar por espía de la inteligencia belga en España.

Fuentes expertas en materia migratoria y de seguridad afirman que la Guardia Civil no tiene competencias en materia de extranjería (recaen sobre la Policía Nacional). También remarcan que es habitual que los servicios de información españoles contacten con personas migrantes y refugiadas y traten de captarlas para obtener información, pero no con protocolos que conlleven amenazas e intimidación como las que vivió Muath. Actualmente no existen acuerdos oficiales de colaboración que permitan al Mossad realizar acciones de este tipo en territorio español ni en edificios del Estado.

Sensación de inseguridad

No es la primera vez que este periodista palestino lidia con la inteligencia israelí. Entre 2006 y 2014, el Mossad intentó captarle en varias ocasiones. Según su testimonio, Muath siempre se negó a trabajar con la inteligencia israelí, incluso hizo públicos estos hechos, y como represalia fue encarcelado en varias ocasiones.

Muath expresa que, tras casi dos horas de interrogatorio, el supuesto agente del Mossad se despidió y le dijo que volvería a tener noticias de ellos. Desde ese día, este periodista palestino y su esposa tienen problemas para conciliar el sueño. Están preocupados por su solicitud de asilo y su seguridad. Ella revive dormida los asaltos del Ejército israelí a casa de sus padres y el arresto de familiares. Teme que el cansancio por falta de descanso le lleve a algún despiste que repercuta en sus dos hijos, de dos y cinco años. Este periodista afirma tener una pesadilla recurrente en la que es devuelto por la fuerza a Palestina y vuelve a sentirse atrapado.

El hijo mayor, de cinco años, ha desarrollado miedo a la Policía en España a raíz de estos hechos. Es consciente de la situación y la asocia con episodios violentos que vivió en Palestina a manos de las fuerzas israelíes. Para tranquilizarle, cuando se cruzan con un agente, sus padres le dicen "aquí no pasa nada, di agur a la Policía". Muath sopesa emprender acciones legales contra el Gobierno de España y no descarta mudarse con su familia a otro país en busca de protección. "¿Por qué España colabora con ellos?", se pregunta.

Muath estuvo en arresto administrativo en cárceles de Israel en diez ocasiones. En el pasado también fue detenido y encarcelado dos veces por la Autoridad Nacional Palestina. Entre 2004 y 2014 estuvo en la lista negra del Gobierno israelí con prohibición de viajar al extranjero. Logró salir de Palestina tras una larga batalla judicial y gracias en parte a un premio que le concedieron en Turquía, por un vídeo en el que Muath graba de frente a un soldado israelí en el momento en que este le dispara y recibe un impacto contra su hombro izquierdo. En total, Muath ha recibido disparos en cinco ocasiones mientras informaba sobre el conflicto palestino-israelí. Tras cinco años en Estambul, decidió venir a España para alejarse de la creciente animadversión hacia los refugiados en Turquía. El nombre de este periodista figura en informes de Human Rights Watch y otras organizaciones internacionales sobre la violación de derechos humanos y los ataques contra informadores en esa región.

La migración es un proceso vital que no se ciñe únicamente al momento en que alguien cruza una frontera. Quienes migran por la fuerza a menudo cargan mochilas llenas de vivencias que pesan de por vida. Muath y su familia arrastran un abultado bagage emocional del que les resulta difícil desprenderse. De hecho, el día que este periodista accede a hablar para Público coincide con la muerte de su antiguo compañero de celda Omar Barghouti, uno de los activistas más carismáticos del movimiento palestino. Las supuestas amenazas del Mossad bajo el paraguas de la Guardia Civil que relata Muath avivan la sensación de inseguridad de esta familia palestina refugiada en España, un país europeo en el que pensaron que estarían protegidos. Quizás se equivocaron.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

BBVA y Banco Santander financiaron a empresas armamentísticas involucradas en la guerra de Yemen

antimilitaristas.org - 15 April, 2021 - 00:00

Los dos bancos españoles financiaron con 5.231 millones de dólares a varias empresas suministradoras de los ejércitos de Arabia Saudí y Emiratos Árabes entre 2015 y 2019, según una investigación del Centre Delàs.

Yago Álvarez Barba

Un año más, el Centre Delàs de estudios por la Paz ha realizado una investigación en la que desgranan las relaciones financieras entre los bancos y la industria armamentística. Esta última edición, bajo el título Financiación de armas de la guerra de Yemen, se centra en las empresas que alimentan el conflicto contra Yemen, una guerra liderada por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos (EAU). Un conflicto que, según los datos de ACNUR, ha empujado al 80% de la población a ser demandantes de ayuda humanitaria para sobrevivir y que ha dejado un rastro de cerca de 4 millones de desplazados internos y más de siete millones de personas necesitan asistencia nutricional.

Y la guerra no se hace sola. Necesita armamento y músculo financiero que lo apoye o, como lo denominan en Delàs, “banca armada”. Según la investigación, cientos de entidades financieras de la banca armada internacional han dedicado un total de 607.000 millones de dólares a las principales empresas suministradoras de armamento a los ejércitos de Arabia Saudí y EAU entre 2015 y 2019, cuando han realizado acciones bélicas contra la población civil yemení. “Arabia Saudí y EAU han estado interviniendo militarmente en el conflicto armado durante sus primeros 5 años, con el apoyo de EEUU, y en este período no ha habido medidas de control de importaciones pese a la evidencia de su implicación en la guerra en Yemen”, apunta Gemma Amorós, investigadora del Centre Delàs y una de las autoras de la publicación.

Entre las 50 entidades que lideran ese infame ranking, encontramos a algunos de los principales bancos estadounidenses, como Black Rock, Goldman Sachs, Morgan Stanley y Citigroup, y bancos europeos como Deutsche Bank, Barclays, BNP Paribas, la aseguradora AXA, Unicredit. Pero también entran dos de los principales bancos españoles, BBVA y Banco Santander.

Entre las dos entidades, han financiado a estas empresas con 5.231 millones de dólares en esos años. En total, la banca armada española ha destinado 8.686 millones de dólares a nueve compañías que han fabricado armamento exportado a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. Las empresas beneficiadas de sus servicios e inversiones financieras son: Airbus, Boeing, General Dynamics, Leonardo, Navantia, Raytheon Technologies, Rolls-Royce, Thales y Rheinmetall AG. El armamento que más se exportó a nivel mundial a estos países fueron aeronaves (48,7%), misiles (19,5%), vehículos blindados (14,6%) y sistemas de defensa aérea (7,6%).

Más bancos e instituciones públicas

Pero no solo esos dos bancos. Bankia, Bankinter, Banco de Sabadell y Banco Mediolanum también aportaron los más de 3.000 millones de dólares restantes a dichas empresas.

Otro caso destacado por Delàs entre estas empresas que han suministrado armamento a los principales países de la coalición, es el caso la naviera española Navantia, que ha recibido financiación de bancos como el BBVA, Santander, Bankia o Bankinter y que es la constructora de las cinco fragatas Avante-2200 encargadas por el gobierno de Arabia Saudita en 2018 que se entregarán en 2022. “Múltiples organizaciones de paz y defensa de los derechos humanos hemos pedido que se detenga la exportación de estas corbetas a Arabia Saudí argumentando su incumplimiento de la ley española sobre comercio de armas y la Posición Común europea, por tener como destino un país que está involucrado en unos de los peores conflictos armados de las últimas décadas”, explica Jordi Calvo, investigador del Centre Delàs y coautor del informe.

La investigación también señala que BBVA, Banco Sabadell y Bankia han invertido en acciones de la principal productora mundial de misiles guiados Raytheon Technologies, que es la empresa que más bombas guiadas ha exportado a Arabia Saudí y EUA durante el conflicto en Yemen. “El caso de Raytheon es especialmente controvertido ya que el grupo de expertos de las Naciones Unidas sobre Yemen ha documentado y comunicado al Consejo de Seguridad de la ONU, ataques con los modelos GBU-12 Paveway, modelo fabricado por esta compañía y que sabemos que ha exportado desde 2011 a Arabia Saudí”, apunta Eduardo Aragón, investigador del Centre Delàs y también autor del informe.

Este grupo de expertos revela que se lanzaron bombas de este mismo modelo en los ataques al hospital de Hajjah el 15 de agosto, y el 8 de octubre en Sana'a sobre un funeral civil el mismo año 2016. En el ataque al hospital, fallecieron 19 personas y resultaron heridas 24 mientras que en el ataque al funeral civil perdieron su vida 32 personas y 695 resultaron heridas.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/indus...

Categorías: antimilitar

Al rescate de la Humanidad: Programadoras contra filósofos

Tortuga Antimilitar - 14 April, 2021 - 00:01

Ver también: ¡Que no falte de ná! Ahora también hay filósofos empotrados en el ejército

La irlandesa Laura Nolan tiene un máster en Ingeniería de Programación y una
especialización en Inteligencia Artificial (IA) y máquinas inteligentes.

Desde 2013 trabajó en la sede central de Google en Europa y en 2017 le ofrecieron un puesto para ingenieros seleccionados dentro de un grupo de alta tecnología para un proyecto puntero.

Una prometedora carrera por delante la esperaba en una de las empresas más influyentes y famosas del mundo. Sin embargo abandonó la empresa en 2018 a cambio de nada. Ella lo relata así:

Lo que Google me pidió hacer a finales de 2017 era contribuir a la modificación de sus sistemas públicos en la nube, para adaptarlos a los requerimientos de proceso de datos secretos del gobierno (de Estados Unidos, EEUU).

Concretamente los datos eran de Vídeos de Área Amplia (WAMI, por sus siglas en inglés), es decir, grabaciones aéreas desde un dron como el Reaper (la Parca ¡que lo tiene el Ejército del Aire español!) o el Predator (depredador ¡que también lo tiene!).

Se trata del proyecto piloto Maven, del Ministerio de Defensa, con el fin de aprovechar la tecnología del sector privado que no tenía su Ejército. La idea motriz de Maven parte de que el Ejército de EEUU generaba más vídeos de vigilancia mediante drones del que puede analizar por medio de sus empleados.

Lo que quería es desarrollar un sistema de ordenadores que tomen decisiones automáticamente a partir de imágenes importantes, o sea, personas y vehículos, de forma que rastreen sus movimientos en el tiempo y en el espacio. Esto incluye incluso una función de gráfico social.

Google mantuvo el contrato de Maven muy discretamente apartado del público y durante meses sólo un puñado de personas lo conoció, incluso no lo revelaron a las que como yo fuimos invitadas a participar en el proyecto.

Maven es un Proyecto militar de vigilancia, un eslabón de la ‘cadena de matar' del ejército: identificación del objetivo, envío de la fuerza para atacarlo, decisión y orden del ataque y finalmente su destrucción. Para una empresa cuya misión manifestada es “ofrecer acceso a información imparcial, rigurosa y gratuita a los que confían en nosotros”, esto supone una clara desviación de aquélla.

Maven tiene implicaciones éticas obvias que me preocupaban profundamente. Me dispuse a aprender más acerca de los drones y sus impactos sobre las personas y sus comunidades, por ejemplo, los ataques de drones estadounidenses en Pakistán.

En segundo lugar las organizaciones de derechos humanos han condenado la forma en que el Ejército de EEUU usa los drones para atacar. Matan a muchos civiles, el control del gobierno es inexistente o débil y no hay transparencia sobre sus impactos y la toma de decisiones. Hay razones poderosas para creer que su uso alienta el terrorismo.

Concluí que trabajar con la tecnología de Google en relación con Maven me haría responsable en la muerte de civiles. Estuve varias semanas sin dormir y tuve problemas estomacales por primera vez en mi vida. Me dirigí a los responsables de los niveles directivos más altos a los que pude llegar en ambas orillas del Atlántico y les hice saber que si este proyecto se mantenía, dejaría Google. Hablé con colegas y firmé una carta abierta que se difundió ampliamente en los medios.

En el verano de 2018 abandoné Google. Sus ejecutivos demostraron que están dispuestos a firmar en secreto contratos muy dudosos como el Proyecto Maven. En conciencia no podía continuar como empleada de Google cuando no tenía la certeza de que mi trabajo no iba a ser usado para violar los derechos humanos o incluso matar.

Después dejé de lado la ingeniería de programación durante un tiempo. Empecé un voluntariado con la Campaña para la Abolición de Robots Asesinos, que pide la prohibición de las armas inteligentes.

Ahora utilizo mis conocimientos técnicos sobre sistemas complejos y fiabilidad de programas para explicar algunos problemas que probablemente veremos cuando entren en funcionamiento este tipo de armas: probablemente sean impredecibles, cometerán errores y causarán víctimas civiles.

Actualmente hay gran interés en las cuestiones éticas de la tecnología y también debate constante en los medios sobre todo tipo de cuestiones desde la privacidad a la toma de decisiones autónomas y al margen de error. Todo esto está bien, pero es preciso tener la seguridad de que hay un cambio real duradero.

Los que trabajamos en tecnología tenemos que empezar a reflexionar acerca de nuestra responsabilidad profesional respecto del bien superior y sobre las compañías en las que trabajamos. Tenemos que formarnos acerca del daño que la tecnología puede causar.

A diferencia de otras profesiones con una trayectoria más larga, nosotros no tenemos formación continua que se ocupe de los dilemas éticos, tenemos que obtenerla por nuestra cuenta.

Organicé en Dublín, donde vivo, un grupo cuyo objetivo se centra en la ética de la tecnología. También creo que los ingenieros de programación tendríamos que formar parte de una organización profesional o sindicato, es decir, grupos que tienen un poder político que a las personas individuales nos falta.

Hace veinte años, cuando iba a la universidad, los ordenadores que había en los puestos de trabajo y quizás en casa, se encendían unas pocas horas a la semana.

Nos mostraban la nómina y la previsión del tiempo. Hoy hacen mucho más y los llevamos encima casi todo el día. Éstos deciden quién consigue una entrevista de trabajo, quién obtiene beneficios sociales, quién recibe tal propaganda política y quizás quién resulta muerto por el ataque de un dron.

Con este currículum digno de cum laude, Laura Nolan fue invitada al programa de la BBC ¿Son los “robots asesinos” el futuro de la guerra? (Are ‘killer robots' the future of warfare?) que apareció el 5 de abril en Grupo Tortuga. A continuación sigue su opinión sobre este asunto.

Parece que algunos tienen la visión de que los robots sustituirán a los hombres y entonces las guerras se harán sin derramamiento de sangre, pero esto es una utopía.

Más bien es lo contrario: es un futuro en el que la mayor parte del tiempo se enviarán máquinas contra seres humanos causando considerable daño, sufrimiento y terror.

El principal problema en este asunto es que los ordenadores piensan diferente a los seres humanos. Éstos emiten juicios, es decir, trabajan con situaciones de grises variables y problemas confusos, mientras que los ordenadores hacen cálculos, es decir, trabajan con algoritmos, reglas, sumas, bases de datos, hechos concretos.

En consecuencia, en un campo de batalla, especialmente en zonas de combate donde hay civiles, la situación se vuelve altamente compleja: aparecen amenazas imprevisibles y complicadas decisiones que requieren un juicio.

En una guerra todo se vuelve altamente impredecible y los seres humanos son muy adaptativos, pero los programas informáticos no lo son.

En una guerra cada acción bélica es diferente a las demás: se intenta engañar al enemigo, se dificulta su identificación mediante el camuflaje, puede haber civiles por medio, etc.

Hay tantas variables en juego, que es preciso poner a prueba los procedimientos, pero no una vez, sino de forma exhaustiva, en cada situación, en cada lugar.

Los coches autónomos se someten a millones de pruebas. En 2018 un coche autónomo de Uber no fue capaz de reconocer a una mujer en bicicleta como una situación de peligro y resultó muerta por el atropello que sufrió.

En comparación, la situación en una batalla presenta una lista casi infinita de situaciones complicadas. Por tanto, al no haber predictibilidad, resulta imposible realizar infinitas pruebas.

En consecuencia esto nos lleva a un problema ético profundo y a optar por la prohibición de esos robots.

Otro problema es el de la ausencia de responsabilidad por parte de los que los usan. ¿Quién se hace responsable?

Supongamos una acción en la que un robot comete lo que se conoce como un crimen de guerra. Si lo hubiese cometido un soldado de carne y hueso, éste sería el responsable y por tanto podría ser juzgado por ello. Sin embargo, si es un robot no hay nadie a quien pedir responsabilidades, no al comandante de la fuerza, tampoco al diseñador del robot.

Tras haber escuchado horrorizado a los dos primeros entrevistados, La intervención de Laura aporta una lección sobre los robots asesinos concisa, directa, clara, esperanzadora, valiente y personalmente respaldada por su experiencia.

Claramente Laura puede dar lecciones de programación de forma sobresaliente, pero las que da como filósofa de la ética -en Google, en la BBC y en la página web en la que participa- son impagables.

Gracias por tu actitud y determinación.

Si vis pacem voca programmator, quod philosophus obliviscaris

Foto: Base de la Fuerza Aérea de Creech, cerca de Indian Springs, Nevada, EEUU

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas