antimilitar


¿Nos toman por idiotas?

antimilitaristas.org - 18 July, 2020 - 19:10
Categorías: antimilitar

Un monumento en Lisboa

antimilitaristas.org - 11 July, 2020 - 00:30
Categorías: antimilitar

España dispara la venta de armas un 8,6% en el primer año de Sánchez como presidente

antimilitaristas.org - 5 July, 2020 - 00:00

Gonzalo Araluce

El mercado de armas en España registró en 2019 el tercer mejor resultado de su historia. Coincidiendo con el primer año natural de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, el sector disparó sus ventas en un 8,6%, lo que se tradujo en exportaciones por valor de 4.042,3 millones de euros. Entre los socios destacados figuran Alemania, Corea del Sur, Singapur, Turquía y Francia. Arabia Saudí, tras la polémica del contrato de la venta de bombas, deja de ser uno de los compradores preferentes. El Gobierno denegó algunas transacciones a países como Venezuela, Líbano o Pakistán al entender que no había suficientes controles sobre el material en cuestión.

El informe de exportación de material de defensa y doble uso redactado por la Secretaría de Estado de Comercio -y presentado esta semana a los diputados- constata la evolución en la venta de armas. Los máximos en el sector se registraron con Mariano Rajoy como presidente: 4.346,7 millones de euros en 2017 y 4.051,8 millones en 2016. Tras un 2018 con menor fuelle (3.720,4 millones), los registros de 2019 vuelven a reflejar una tendencia al alza.

Los aliados naturales -miembros de la Unión Europea o de la OTAN- compraron el 46% del material que España exportó en 2019. En concreto, Alemania compró armas por valor de 1.033 millones, seguido de Francia (493,4 millones), Turquía (307,1) y Reino Unido (189,9). Fuentes del sector consultadas por Vozpópuli afirman que una parte significativa de estas ventas forman parte de los acuerdos firmados con las alianzas internacionales para el desarrollo común de programas de armamento.

De Emiratos Árabes a Arabia Saudí

Al margen de la OTAN o de la Unión Europea, Corea del Sur se convirtió en 2019 en el socio preferente de España, con exportaciones por valor de 588,4 millones, seguido de Singapur (342 millones) y Australia (264,2). Los contratos más sustanciales con estos países se basaron en la exportación de seis aviones de reabastecimiento en vuelo y componentes. A Emiratos Árabes Unidos se le vendieron cuatro aeronaves de transporte, ocho sistemas de lanzagranadas, repuestos para blindados, dos drones y diverso material por 179,2 millones de euros.

De la lista de socios preferentes se cae Arabia Saudí, que en la última década ha comprado a España armamento por valor próximo a 2.000 millones de euros. Recordemos que en 2018 se enquistaron las relaciones con Riad tras anunciar el recién constituido Gobierno de Pedro Sánchez -y desdecirse en pocas horas- que anularía un contrato de venta de bombas alegando motivos humanitarios. Los contratos firmados con Arabia Saudí en 2019 apenas alcanzaron los 35,4 millones- Según La Razón, este lapso es circunstancial, ya que en ese mismo año se autorizaron exportaciones a este país por valor de 392,7 millones que se cumplirán en ejercicios venideros.

Control más estricto

Este es el primer informe que publica la Secretaría de Estado de Comercio -encargada de supervisar y aprobar las exportaciones- tras poner medidas más restrictivas a la venta de armas. Hace dos meses el Gobierno aprobó una norma para analizar la trazabilidad del material; o lo que es lo mismo, establecer más controles para asegurarse de que el stock vendido no terminaba en manos de terceros. Diversas asociaciones humanitarias denunciaron en el pasado que armas españolas terminaron en escenarios no autorizados, como República Centroafricana.

La Secretaría de Estado de Comercio denegó tres acuerdos para la venta de armas españolas en 2019: uno de 20 millones de euros a Venezuela para repuestos y modernización de carros de combate; otro de 15.000 euros en pistolas del calibre 9 milímetros a una empresa de seguridad privada libanesa; y un tercero de 370.657 euros por un paracaídas y sus respectivos complementos para la fuerza aérea pakistaní.

España forma parte del ránking mundial en cuanto a exportación de armas. Según los datos del Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), nuestro país fue el sexto en la lista de principales vendedores mundiales, por delante de otras potencias como Reino Unido, Corea del Sur o Italia. Una posición que, lejos de debilitarse, se consolida en el primer año natural en el que gobierna Pedro Sánchez.

Voz Pópuli

Categorías: antimilitar

Intervención en la Junta de Accionistas de Indra

antimilitaristas.org - 25 June, 2020 - 20:36

De manera conjunta y con la colaboración de Alternativa antimilitarista, el Centre Delàs d'Estudis per la Pau, la Fundació Finances Ètiques, Alternativa Antimilitarista, Ecologistas en Acción, Desarma Madrid, War Resisters Internacional, Baladre y la campaña Regularización ya, han intervenido hoy, 25 de junio, en la junta de accionistas de Indra, en una acción de Accionariado Crítico. Esta vez de manera online, para poner en evidencia las malas prácticas de la empresa en relación a la creación de material para armamento que es utilizado en guerras como la de Yemen, y para la militarización de fronteras, basada en criminalizar a las personas que huyen de la guerra y de la desigualdad.

Indra ha sido una de las empresas más protegidas del Estado español, con una tasa de crecimiento en ventas del 455% entre el 1996 a 2015. Disfrutando de una presencia muy significativa en todas las ramificaciones de la industria militar.
La empresa copa el 19,4% de las ventas de defensa en el sector de vehículos terrestres, domina las ventas de defensa del sector espacial y acumula un 38,6% de las ventas de defensa del sector misiles –que le reportaron unos 66 millones de euros en 2016–, además de estar presente a los sectores naval, aeronáutico, y, obviamente, también en el electrónico-informático, donde acapara cerca de la mitad del total de las ventas de defensa y la mayor parte del mantenimiento y modernización de la electrónica de múltiples programas de armamento. El Ministerio de Defensa español es uno de sus clientes principales, de mayo del 2017 a mayo del 2018, fueron adjudicados a Indra un total de 152 contratos del Ministerio, por un valor de más de 65 millones de euros.
Indra, armas para la guerra
Los miembros de las entidades que han participado en la acción han denunciado “la implicación de Indra en la fabricación y mantenimiento de los sistemas de combate Leopard de Santa Bárbara Sistemas – General Dynamics, y los radares de los Eurofighters de BAE Systems que después son adquiridos por Arabia Saudí, un país en guerra abierta con Yemen y que lidera la coalición que está provocando una de las mayores catástrofes humanitarias de enormes dimensiones”. El 12 de abril de 2018, el gobierno de España firmó un acuerdo para la venta a Arabia Saudí de cinco corbetas, construidas por Navantia (otra empresa española a la que Indra provee de componentes), que podrían emplearse en la guerra de Yemen y en el bloqueo. Según han constatado numerosas organizaciones internacionales, Arabia Saudí comete con impunidad vulneraciones graves del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

Indra, militarizar las fronteras y criminalizar los flujos migratorios
Indra participa en la militarización de las fronteras en diferentes dimensiones. En España, la principal industria que se lucra mediante contratación pública de la militarización de las fronteras es Indra, sobre todo en actividades de construcción de vallado y mantenimiento de instalaciones. Eso sin contar otros contratos que se han adjudicado a Indra en uniones temporales con otras empresas. “Mientras miles de personas mueren en el mar tratando de huir de guerras, hambre y desigualdad, el negocio de las fronteras es cada vez más lucrativo”, han denunciado hoy ante los directivos y accionistas de Indra.
Por ejemplo, el programa Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) ha tenido un coste de 236,8 millones de euros entre 2002-2018, de los cuales, casi la mitad han sido millones embolsados por Indra para el desarrollo y mantenimiento del sistema.
Por otro lado, Indra es una de las principales responsables de construir y mantener las vallas de Ceuta y Melilla, y ha sido responsable de la construcción de una tercera valla en la frontera española en Melilla. En 2005 se decidió aumentar la altura de la valla doble a 6 metros, así como instalar una tercera valla tridimensional, donde Indra tuvo un papel relevante.

La intervención registrada en la Junta General de Accionistas celebrada hoy, se ha retransmitido simultáneamente en vivo. En el acto se ha señalado que “frente a la presente situación de crisis que se ha dado por la Covid-19 a nivel mundial, cuando las verdaderas amenazas han demostrado ser la precariedad, la falta de investigación civil y las carencias de un sistema sanitario deficiente, las empresas de armas demuestran tener menos sentido ahora que nunca”.

«Pedimos la retirada de Indra del sector armamentista y de control de fronteras, reorientando sus actividades empresariales a áreas responsables con el cuidado y la sostenibilidad de la vida y del planeta. Poniendo la justicia social y medioambental en el centro», concluye la comunicación fruto de la acción de accionariado crítico.

La intervención registrada en la junta ha quedado recogida en este vídeo.

Categorías: antimilitar

Defensa quiere aprovechar el tirón del ejército para mantener el sector

antimilitaristas.org - 8 June, 2020 - 00:00

EFEMadrid

El secretario general de Política de Defensa, el almirante Juan Francisco Martínez, ha abogado este jueves por aprovechar el comportamiento ejemplar de las fuerzas armadas durante la pandemia para tratar de mantener la financiación del sector tanto a nivel nacional como europeo.

Una idea que también recoge un informe del Real Instituto Elcano sobre las «Implicaciones del COVID-19 para la Defensa», coordinado por el investigador Félix Arteaga con el objetivo de evitar que «la defensa en Europa vuelva a ser el gran perdedor de una crisis económica».

El documento ofrece una serie de recomendaciones fruto de las aportaciones realizadas por miembros de las fuerzas armadas, la industria y la Academia de Defensa para afrontar a corto plazo el impacto de la pandemia.

Se apuesta por la defensa como política pública útil, incluso en crisis que no le afectan directamente, ha explicado el secretario general de Política de Defensa durante la presentación del informe.

Ha destacado que la operación Balmis ha sido «muy ilustrativa» en España del papel «cercano, fiable y versátil» de unas fuerzas armadas «modernas» que ha definido como «una reserva de personas disponibles para actuar en cualquier situación».

Además de valorar su disciplina y espíritu de sacrificio, ha resaltado especialmente que es una organización diseñada para «sobrevivir en el caos» y que se ha demostrado fundamental para parar la crisis en un primer momento.

A ello ha añadido su contribución a aunar voluntades y crear una solidaridad colectiva «indispensable para salir de la crisis».

Pero ha advertido de que la defensa se va a ver afectada por la «enorme incertidumbre» económica generada por la pandemia y, en este sentido, ha incidido en que hay que intentar mantener un «nivel de esfuerzo».

«No pretendemos aprovechar la desorientación que deja la crisis en el ciudadanos para obtener más de lo que estrictamente necesitamos ni para obtener capacidades que hayan perdido su vigencia», ha asegurado.

De acuerdo con las recomendaciones del informe, el sector puede salir adelante si no se le penaliza con más recortes que a los demás y si se le ofrecen las mismas medidas de apoyo, por lo que la industria de la defensa, como elemento importante de la economía nacional, debe acceder a todas las ayudas industriales, ya sean nacionales o europeas.

Según el presidente de Airbus, Alberto Gutiérrez, la pandemia ha sido «un test de estrés» también para el sector y ha destacado que las fuerzas armadas y la industria que la soportan han demostrado «su disponibilidad y buen hacer».

Ha advertido, como también recoge el informe, de que recortar la inversión en programas europeos pone en peligro los retornos tecnológicos y económicos.

La gran mayoría de las industrias del sector son industrias civiles con tecnologías duales aplicables a la defensa, precisa el documento, que recoge también la inquietud por la continuidad de las misiones de las fuerzas armadas en el exterior.

El coordinador del informe ha precisado que, sobre todo, preocupa que una retirada de tropas europeas e internacionales pueda reactivar la insurgencia en el Mediterráneo, el norte de África y especialmente en el Sahel.

Fuente: https://www.efe.com/efe/espana/poli...

Categorías: antimilitar

Respiradores y 'lobbies' militares: Así se gestó el mayor contrato castrense en pleno covid

antimilitaristas.org - 18 May, 2020 - 00:00

Roberto R. Ballesteros

El pasado 13 de mayo, el Ministerio de Defensa hizo público que la mercantil Escribano Mechanical & Engineering se uniría a Indra, Santa Bárbara (General Dynamics) y Sapa Placencia para ejecutar el programa VCR 8x8, el proyecto más ambicioso del departamento dirigido por Margarita Robles cuya adjudicación ya llevaba casi un año de retraso. La iniciativa tiene un presupuesto de 2.100 millones de euros con los que el Ministerio pretende que las mercantiles mencionadas construyan 348 vehículos de combate para sustituir a los controvertidos BMR.

El anuncio de Defensa tuvo lugar en plena crisis sanitaria y favorecía precisamente a una empresa que estaba haciendo un importante servicio al Estado. Escribano —compañía dedicada a la fabricación de material de defensa que ha cuadruplicado su facturación en los últimos cinco años— fue requerida el pasado 18 de marzo por los ministerios de Industria, en un primer momento, y de Sanidad, en un segundo, para potenciar la fabricación de respiradores artificiales, un bien escaso en los centros sanitarios españoles cuya demanda se había multiplicado con motivo de la exponencial expansión del coronavirus. En concreto, el secretario general de Industria, Raúl Blanco, telefoneó a los hermanos Escribano, propietarios de la compañía, para ver si esta podía ayudar en la producción de respiradores a una mercantil mucho más pequeña que tenía el 'know how' pero no la capacidad de fabricación, Hersill.

El presidente Ángel Escribano y su equipo más cercano aceptaron el reto. Los 300 empleados de la sociedad se pusieron a trabajar día y noche para cumplir con el requerimiento. Aprendieron la mecánica, adaptaron su maquinaria, inicialmente enfocada a la fabricación de productos del ámbito militar, y comenzaron a trabajar. A día de hoy han sacado al mercado 3.000 respiradores. Pretenden llegar a 5.000, que es la cifra que el Gobierno —ya a través del Ministerio de Sanidad— les ha solicitado para luchar contra la pandemia. De momento, sin embargo, Escribano no ha cobrado ni un solo euro por este trabajo, como admiten desde la propia compañía.

«Se cobrará cuando toque», explican fuentes de la mercantil, que no esperan siquiera obtener beneficios de este encargo. Si los hubiera, aseguran, no serían muchos. «No es nuestro negocio ni pretendemos que lo sea», justifican. «Lo hemos hecho por la situación sanitaria; todos nuestros equipos están enfocados a otro sector, que es en el que ganamos dinero», subrayan las mismas fuentes de Escribano, que presumen al mismo tiempo de ser la única empresa española de las diez en las que más ha invertido la administración en esta crisis sanitaria. «Solo tiraron de nosotros porque teníamos un centenar de máquinas de control numérico; Hersill no tenía capacidad para producir tanto», resumen desde la mercantil, que sostiene que este servicio está al margen del proyecto al que ahora se ha sumado junto a Indra, Santa Bárbara y Sapa, el más jugoso que adjudica Defensa en los últimos años.

Según explican desde Escribano, General Dynamics les llamó a principios de año para pedirles que se incorporaran al programa de fabricación de los vehículos de combate. «Antes de que estallara la crisis sanitaria», resaltan desde la compañía española. El pasado 20 de febrero, durante la comparecencia de Margarita Robles en el Congreso de los Diputados, sin embargo, la ministra anunció que veía con buenos ojos la nueva oferta de vehículos de combate que habían presentado Santa Bárbara, Indra y Sapa. No estaba aún Escribano en el 'tándem'.

El concurso se había quedado desierto apenas dos meses antes, en diciembre. Esto provocó que General Dynamics tratara de reactivarlo a través de la búsqueda de nuevas compañías. Las tres que anunció Robles, sin embargo, no eran suficientes. Necesitaban aún una cuarta para construir las torretas que llevarán los vehículos de combate. Ahí había dos empresas israelíes muy bien posicionadas y que eran del gusto de no pocos generales del Ejército de Tierra que conforman incluso un grupo de presión: Elbit (una de las principales empresas estratégicas de Israel, con más de 12.000 empleados), que acudía de la mano de Navantia; y Rafael, mercantil nacida en el seno del Gobierno israelí hace más de 70 años, especializada en tecnología militar y que en la actualidad cuenta con más de 6.000 trabajadores. Ambas tenían dilatada experiencia en la fabricación de este tipo de productos en Afganistán y en otros países.

Escribano no podía presumir del mismo historial. Desde la compañía, de hecho, admiten que se han incorporado más tarde a la fabricación de este producto, pero que ya le han ganado a Rafael en Perú, donde la Marina les ha comprado recientemente un lote de torretas como las que se van a incorporar al 8x8. No es demasiado, pero la compañía está segura de poder hacer el producto y así lo ha entendido el Ministerio de Defensa a través del anuncio realizado el pasado 13 de mayo, que era una suerte de compromiso de adjudicación condicionado, eso sí, a que el resultado final funcione.

No en vano, en declaraciones a El Confidencial, el secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, asegura que el Ejército de Tierra «evaluará» el producto final. «Se impondrá a la UTE la empresa que el Ministerio elija», asegura el alto cargo. «Perfectamente podrían ser elegidas las torres de Elbit o de Rafael», sostiene Olivares, que explica que el anuncio del pasado 13 de mayo era «imprescindible» para adjudicar el contrato por el procedimiento negociado sin publicidad que requiere el hecho de que están «afectados intereses esenciales de la defensa nacional» y para que ahora se constituya la sociedad común que ejecute el proyecto. Ahora, añade, queda por elaborar el pliego de condiciones, que el Consejo de Ministros lo autorice y que la unión de empresas presente su oferta con detalle. El contrato, según estableció la nota de prensa del Ministerio de Defensa que anunció el contrato el pasado miércoles, se firmará previsiblemente durante el tercer trimestre del presente año.

Desde Escribano, por su parte, dan por hecho que ni Elbit ni Rafael tienen ya nada que hacer en esta carrera. «Salvo catástrofe, el compromiso es con nuestra torre», sostienen desde la mercantil, que defiende que son capaces de hacer un producto «igual o mejor» que el de los israelíes. Rechazan que en su elección como cuarto componente del grupo constructor haya motivos oscuros o políticos, como la buena relación de sus dirigentes con el expresidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que ha visitado las instalaciones de forma privada, o la presencia en el consejo de administración de Miguel Ángel Panduro, que ejerció como consejero delegado de Isdefe, consultoría vinculada al Ministerio de Defensa, entre 2004 y 2011.

Desde la compañía aseguran que Panduro no ha tenido que ver en la tramitación del concurso, extremo que confirman también en Defensa. «Nunca se ha dirigido al Ministerio como interlocutor de Escribano», afirma el secretario de estado, quien añade que la única relación que su departamento tiene con Panduro es «por su condición de consejero delegado de Hisdesat y únicamente hasta que fue nombrado consejero de Hispasat», lo cual tuvo lugar el pasado octubre. Olivares también rechaza que el servicio de la fabricación de respiradores tenga que ver en la decisión. «El Ministerio valora muy positivamente el compromiso de la industria de defensa con el estado en la lucha contra la pandemia», afirma. «Escribano y otras muchas», añade el secretario de estado, quien sin embargo deja claro que «la decisión de incorporar» a esta mercantil a la unión de empresas «es totalmente ajena a Defensa». «Han sido Santa Bárbara, Sapa e Indra las que autónomamente invitaron a Escribano», insiste.

«Nos han elegido por esa capacidad tecnológica y porque somos cien por cien capital español, lo que implica que la innovación se quedará en el país, podremos exportarla y la producción repercutirá directamente en la creación de puestos de trabajo aquí», defiende Escribano. En concreto, según Defensa, el programa tendrá «efectos muy positivos para la economía nacional». Sobre todo, dijo el Ministerio en el mencionado anuncio público, en Asturias, Sevilla, Guipúzcoa y Madrid, donde el Gobierno prevé que se creen 650 empleos directos y otros mil indirectos, una industria que no se circunscribirá a la construcción del vehículo, sino también al mantenimiento y a la incorporación de mejoras, que conllevarán «una carga de trabajo importante para la economía nacional durante todo el ciclo de vida del 8x8, que no será inferior a 40 años».

El Confidencial

Categorías: antimilitar

Tres asociaciones de Cádiz se unen para rechazar públicamente el gasto militar

antimilitaristas.org - 11 May, 2020 - 00:18

Estos colectivos se han unido a esta iniciativa que cada año, a nivel mundial, denuncia lo absurdo que es destinar ingentes sumas de dinero a gastos militares mientras las necesidades básicas de millones de personas se quedan sin cubrir.

La Declaración del GDAMS 2020 denuncia que la crisis pandémica de COVID-19 ha mostrado al mundo dónde deberían estar las prioridades de la humanidad. Este gran ataque a la seguridad de las personas en todo el mundo avergüenza y desacredita los gastos militares mundiales y los muestra como un desperdicio escandaloso y una pérdida de oportunidades. Lo que el mundo necesita ahora es centrar todos los medios en amenazas de seguridad vitales: condiciones de vida saludables para todos, lo que necesariamente implica sociedades más justas, verdes y pacíficas.

Los Días Globales de Acción sobre Gasto Militar (GDAMS) 2020 llaman la atención sobre los vastos costos de oportunidad de los niveles actuales de gasto militar, 1'82 billones de dólares al año, casi $ 5 mil millones por día, $ 239 por persona. Cuando una minoría de la población mundial decide financiar los preparativos de guerra, todos perdemos la oportunidad de financiar políticas que aborden nuestras amenazas de seguridad reales.

Los ejércitos no pueden detener esta pandemia

Tal crisis solo puede abordarse apoyando la atención médica y otras actividades de soporte vital, no con equipos militares y personal preparado para la guerra. El hecho de que se desplieguen activos militares durante esta crisis puede ser profundamente engañoso: no justifica sus presupuestos inflados ni significa que estén resolviendo esta crisis. Al contrario: necesitamos menos soldados, aviones, tanques y portaaviones y más médicos, ambulancias y hospitales. Durante décadas nos hemos equivocado acerca de nuestras prioridades, es hora de reconsiderar cómo el gasto militar ha tomado una gran cantidad de recursos públicos para proporcionar una noción falsa de seguridad que no tiene nada que ver con las necesidades y los derechos de las personas a la atención médica, la educación, y vivienda, entre otros servicios sociales esenciales.

Es hora de trasladar el presupuesto militar a las necesidades humanas

Las reducciones importantes en el gasto militar liberarían recursos no solo para proporcionar atención médica universal, sino también para hacer frente a emergencias climáticas y humanitarias, que también cobran miles de vidas cada año, especialmente en países del mundo Sur, que sufre las peores consecuencias de un modelo económico que se les ha impuesto. Los encargados de tomar decisiones han dado preferencia durante décadas al gasto militar. Esta crisis de salud tan grave debe enseñarnos algo. Los servicios públicos de protección civil necesitan fondos suficientes para funcionar adecuadamente. También tenemos que asegurarnos de que esta crisis no sea pagada por los más vulnerables, como ha sucedido muchas veces antes. La reasignación de los presupuestos de defensa ayudaría a financiar una transición muy necesaria hacia sociedades y economías más pacíficas, justas y sostenibles.

Durante la campaña GDAMS 2020 (del 10 de abril al 9 de mayo) se han llevado a cabo acciones en todo el mundo para exigir reducciones importantes del gasto militar con el fin de financiar medidas urgentes para enfrentar la pandemia de COVID-19 y proporcionar seguridad humana para todos los seres humanos, con inversión en los servicios públicos y sociales como atención médica, educación, vivienda, residencias de personas mayores, etc. y no en militarización.

La forma en que entendemos y contamos la historia de esta crisis como sociedad definirá las medidas que se tomarán después.

Desde APDHA, Ecologistas en Acción y USTEA coincidimos con los objetivos de esta campaña global que debe contribuir a mejorar la falta de inversiones para asegurar los Derechos Humanos básicos, un Medio Ambiente y un Clima sostenibles y una Educación comprometida con valores como la Paz, la Justicia y la Solidaridad.

Fuente: https://www.portaldecadiz.com/provi...

Categorías: antimilitar

El gasto militar se dispara en España: 55 millones diarios

antimilitaristas.org - 2 May, 2020 - 00:00

El año pasado, la industria armamentística batió su récord histórico. Según el SIPRI, en el 2019 se destinaron 1,917 billones de dólares a compras de armamento. El gasto militar global de 2019 fue un 7,2% más elevado que el de 2010, corroborando la tendencia de crecimiento de los últimos 10 años. Para Nan Tian, uno de los investigadores responsables, es “el nivel más alto de gasto militar desde la crisis financiera mundial de 2008 y probablemente constituya un punto máximo». Los cinco países con más gasto fueron Estados Unidos, China, India, Rusia y Arabia Saudí. Juntos representan el 62% del total, aunque, más de la mitad del gasto militar mundial está en manos de países de la OTAN. La factura militar total de los 29 estados miembros de la organización militar llega hasta los 1,035 billones de dólares.

Según el informe, una partida importante de todo ese gasto lo componen los Programas Especiales de Armamento (PEA), iniciados en 1997 y comprometidos hasta 2031, con un importe que a principios de 2019 se estimaba en 41.396 millones de euros.

A nivel europeo, el ranking del SIPRI está encabezado por Alemania. El año pasado, el Gobierno de Angela Merkel destinó más de 49.000 millones de dólares a la cuenta armamentística, lo que supuso un aumento de un 10%.

Fuente: https://infotalqual.net/el-gasto-mi...

Categorías: antimilitar

Páxinas