Tortuga Antimilitar


Qué está pasando en el Consejo General del Poder Judicial

Tortuga Antimilitar - fai 22 horas 39 min

Ignacio Escolar, El Diario.

Es el órgano que decide todos y cada uno de los puestos claves en la justicia española. Nombra a todos los jueces del Tribunal Supremo, a los presidentes de las audiencias provinciales, a los presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia y de sus salas, al presidente de la Audiencia Nacional y de sus salas, a los jueces de refuerzo… Todos y cada uno de los ascensos importantes en la carrera judicial los escoge un organismo tan desconocido como vital para entender cómo funciona España: el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Tiene la responsabilidad de proteger "la independencia judicial" y también capacidad disciplinaria sobre todos los jueces, a los que puede sancionar. Reparte los premios y los castigos. Y es un poder donde el PP sigue mandando, donde mantiene artificialmente la mayoría absoluta que perdió en las urnas, y que está siendo uno de los principales arietes de la derecha contra el Gobierno de coalición.

Porque los jueces llegan a su plaza por oposición. Pero al gobierno de los jueces, no.

El CGPJ está formado por 21 miembros, incluyendo a su presidente, que es también presidente del Tribunal Supremo. La manera de nombrarlos está en la propia Constitución. Primero se escogen 20 vocales: "doce entre Jueces y Magistrados de todas las categorías judiciales, en los términos que establezca la ley orgánica, cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados, y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos".

Esos 20 vocales votan a su vez al presidente, el miembro 21 del consejo y cuyo voto, si hay empate, vale por dos.

El modelo se inspiró en la justicia italiana y en su Consejo Superior de la Magistratura. La idea inicial que recoge la Constitución era bastante clara: un consejo que repartiera el poder entre varias manos, donde la mayor parte de sus miembros la eligieran los propios jueces y otra parte menor, los políticos por consenso. Así funciona en Italia. En España apenas duró.

El PSOE, en los primeros años de Gobierno de Felipe González, se encontró con una Justicia reaccionaria, autoritaria y con escasa cultura democrática. Era fácil entender la causa. Al igual que en otros cuerpos de la administración, aquellos jueces de la transición habían sido convenientemente purgados y seleccionados por cuatro décadas de dictadura. Era un búnker franquista, como el del Ejército, formado por magistrados que habían jurado lealtad a Franco y a los principios del "glorioso movimiento nacional".

Probablemente habría sido mejor depurar esa judicatura entonces franquista para construir una democracia mejor. No se hizo así. Y para democratizar la justicia en esos primeros años de libertad y que realmente "emanara del pueblo", como también dice la Constitución, Felipe González creó un ley orgánica donde los doce miembros del CGPJ nombrados "entre los jueces y magistrados" también los decidían los partidos.

El modelo quedó así completamente politizado y con los años ha ido a peor. Los 20 más el presidente son, desde entonces, escogidos por los partidos, por consenso parlamentario: diez por el Congreso, diez por el Senado. En ambas cámaras, por mayoría de tres quintos: normalmente tras un pacto entre PP y PSOE, en ocasiones con el apoyo de otros partidos más pequeños.

Quien tiene la mayoría electoral en el Congreso y en el Senado, tiene la mayoría en el Poder Judicial. Y después esos vocales, nombrados a dedo por los partidos, nombran a dedo a todos los jueces claves de España.

Hay argumentos para defender este modelo de elección, basado en las mayorías del Parlamento. Es una manera de que la justicia –un sector de la sociedad muy conservador– se parezca mucho más al pueblo del que emana su legitimidad. Hay quien argumenta que es mejor una justicia conservadora pero independiente que politizada pero progresista. Hay quien cree que una justicia conservadora, ajena a los votantes y gobernada por intereses corporativos, sería aún peor.

Lo que no es defendible es lo que está ocurriendo hoy en el CGPJ: un poder incontrolado que se está saltando varias líneas que no debería cruzar.

La mayoría en el CGPJ es hoy conservadora, sale del Parlamento que había en 2013. Doce vocales han sido propuestos por el PP –incluido el presidente, con su voto de calidad– siete por el PSOE, uno por IU y otro por el PNV.

El CGPJ lleva politizado casi desde su fundación. Y con cada cambio legal se ha politizado aún más. Pero la última reforma, la del exministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón en 2013, fue la puntilla que le faltaba a la independencia judicial. Convirtió el CGPJ en una suerte de tercer parlamento, donde el PP mantiene la mayoría absoluta y la usa. Incluso después de perder las dos últimas elecciones generales.

Después de prometer en su programa "despolitizar la justicia" y que los jueces pudieran votar a representantes en el CGPJ, el PP aprovechó aquella mayoría absoluta de Mariano Rajoy para hacer justo lo contrario. Eran los años del "sé fuerte, hacemos lo que podemos", que le decía por SMS Rajoy a Bárcenas; cuando el PP empezó a tener a gran parte de su cúpula pendiente de los juzgados, enfangados en distintos sumarios de corrupción.

El PP tenía la enorme necesidad de controlar la justicia por una cuestión de pura supervivencia. También las herramientas para hacerlo, que usaron con profusión. Y pasito a pasito, han logrado una colonización de los puestos claves de la justicia que ya empezó en los años de Aznar con Federico Trillo y que desde entonces nunca se frenó.

La estrategia fue la de siempre: sin rubor. Las reglas del rugby, mientras los progresistas se dedicaban al ballet. Mientras la izquierda promocionaba a jueces progresistas, pero también de prestigio –o incluso a jueces claramente conservadores, como Carlos Dívar, al que Zapatero llevó a la Presidencia del Supremo y del CGPJ con bastante ingenuidad–, el PP se ha empleado a fondo para garantizarse una cúpula de la justicia lo más leal posible.

El actual presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo se llama Carlos Lesmes. Cobra 138.132 euros anuales, uno de los sueldos más altos de la administración.

Carlos Lesmes es alguien muy ligado al Partido Popular. José María Aznar, en 1996, lo nombró director general del Ministerio de Justicia. Estuvo ocho años en el Gobierno del PP: primero como director general de Objeción de Conciencia, después de director general Relaciones con la Administración de Justicia. Lesmes tuvo como jefes a todos los ministros del ramo nombrados por Aznar: a Margarita Mariscal de Gante, a José María Michavila y también a Ángel Acebes.

Cuando Zapatero ganó las elecciones, Lesmes regresó a su puesto como juez. A diferencia de lo que ahora ocurre con Dolores Delgado, nadie entonces cuestionó "su idoneidad". En 2010 fue ascendido hasta el Tribunal Supremo –gracias al sector conservador en otro CGPJ–. Y cuando Mariano Rajoy ganó las elecciones, el PP lo promocionó al máximo cargo de la Justicia española: la presidencia del Supremo y del Poder Judicial.

Desde ese puesto, su principal mandato es garantizar "la independencia del Poder Judicial".

La derecha ha puesto mucho esmero en la selección de personal. Y también en usar la mayoría absoluta de Rajoy para cambiar las reglas de juego a su favor.

En las primeras décadas, hacía falta una mayoría cualificada en el CGPJ para los nombramientos de los jueces, lo que obligaba a que hubiera más consenso y no consistiera solo en colocar a los afines. Gallardón lo cambió para que bastara con sumar la mayoría simple para aprobar allí el nombramiento de un juez del Supremo o de un puesto similar.

El sector conservador tiene doce votos de 21 en CGPJ, y además su voto en caso de empate vale doble. Lesmes ha tenido mayoría más que de sobra para nombrar a cualquier juez solo con los votos de los vocales propuestos por el PP. Sin negociar con nadie más.

La reforma de Gallardón de 2013 también estableció un sistema presidencialista en el CGPJ, aún menos democrático, para fortalecer aún más a Carlos Lesmes. Como presidente de este consejo, tiene la potestad de proponer a los miembros de una pequeña comisión permanente, que toma gran parte de las decisiones.

Formar parte de ese órgano más reducido, de solo siete personas de los 21 miembros que establece la Constitución, tenía una gran ventaja tras la reforma de Gallardón: que solo los jueces que estaban allí cobraban un buen sueldo del CGPJ y quedaban liberados del trabajo ordinario en su juzgado. El resto de los vocales lo eran solo a tiempo parcial, sin dedicación exclusiva, con un sueldo menor, y tampoco disfrutaban de las demás mamandurrias ligadas al cargo, como el coche oficial.

Lesmes no solo ha contado con una cómoda mayoría conservadora en el CGPJ. También pudo repartir una recompensa entre aquellos vocales de la minoría progresista que se portaran mejor. Un bonito premio: ser miembro de la comisión permanente, con todo lo que eso implica. El chófer, el sueldo, el estatus...

Un vocal del CGPJ en la comisión permanente cobra entre 6.000 y 6.500 euros netos al mes, igual que un juez del Tribunal Supremo. Un vocal de los de segunda, los que no están en esa comisión, solo cobra unos mil euros al mes en dietas.

Esa jugosa zanahoria y las demás ventajas de la reforma Gallardón han permitido a la derecha manejar como nunca antes en la historia la cúpula judicial. No lo olvidemos: una pequeña cámara que decide cuáles son los jueces que ascienden a los tribunales más importantes. Porque a la justicia se llega por oposición. Pero al Tribunal Supremo, no.

Gallardón también aprobó otra modificación importante para controlar la Justicia aún más: que el voto en el CGPJ para los nombramientos dejara de ser secreto. Ahora ya no lo es. En el CGPJ se vota de viva voz. Y los partidos saben así si los vocales que han propuesto se salen del bloque que les promocionó.

Es más difícil saltarte la disciplina de voto si el amo te puede ver.

Tras la moción de censura y la caída de Rajoy, el Parlamento derogó parcialmente la reforma de Gallardón y volvió a la ley anterior. Pero la mayoría conservadora que el PP promocionó en el CGPJ sigue ahí, y también Carlos Lesmes, y su control sobre la comisión permanente, que tampoco ha cambiado. Todo eso, a pesar de que la Constitución también dice que la duración de cada CGPJ es de solo cinco años y ese mandato terminó en diciembre de 2018.

El actual CGPJ lleva más de un año en funciones. Pero eso no mengua ni un gramo de su poder ni de sus atribuciones, que siguen igual. De eso también se ocupó la reforma de Gallardón que, en el artículo 570.2 de la ley que regula el Poder Judicial estableció que la única competencia que no podrá ejercer el CGPJ estando en funciones es nombrar a un nuevo presidente.

En el último año, desde que está en funciones, el CGPJ ha aprobado 47 nombramientos. Entre ellos, doce jueces del Tribunal Supremo, incluidos dos presidentes de Sala.

Hace unas horas, el CGPJ ha anunciado que dejará de hacer nombramientos por estar en funciones. Se ha dado cuenta de que su mandato está caducado solo un año y 47 nombramientos después.

También dice el CGPJ que, si la renovación se sigue retrasando, volverá a nombrar nuevos jueces para el Supremo, aunque el consejo siga en funciones.

La mayoría conservadora escoge bien a qué jueces coloca en el Supremo. Casi todos tienen unos 55 años. Es una manera de garantizar que estarán mucho tiempo allí, hasta su jubilación.

La mayoría conservadora, que puso allí el PP de Rajoy, sigue con sus nombramientos de jueces amigos, con su capacidad de sanción y con la capacidad de dar tirones de orejas al Gobierno, como el comunicado que dedicaron al vicepresidente Pablo Iglesias esta semana. Lo firmó esa comisión permanente: los siete del núcleo duro del CGPJ que se ocupó de seleccionar a su medida Lesmes.

Fue un comunicado inédito, por al menos dos motivos. El primero, que es cierto que no es la primera ocasión en la que el CGPJ sale en defensa de la independencia judicial frente a miembros del Gobierno. Así lo hizo, por ejemplo, cuando el entonces ministro de Justicia Rafael Catalá cuestionó al juez que firmó el voto particular de la sentencia del caso de 'la manada'. Pero basta con leer ese comunicado en cuestión, y compararlo con el que dedicó a Pablo Iglesias, para detectar una evidente diferencia: cuando se trata del PP, el CGPJ no señala de quién habla.

A Catalá ni lo nombraban por su nombre. A Pablo Iglesias, sí.

También es bastante inusual la extensión. En el caso de Catalá, el CGPJ se limita a hacer una defensa genérica de "la independencia judicial" y una apelación "a la moderación y a la prudencia" sin entrar en la polémica ni de refilón.

Con Iglesias, el CGPJ sí desarrolla un largo argumentario judicial donde entra en el fondo de la cuestión: si Europa ha dejado en evidencia al Tribunal Supremo. Algo que está a la vista de todo el mundo. De todo el mundo menos de la propia cúpula del Poder Judicial.

Una cúpula judicial que, hay que recordarlo, lleva más de un año en funciones.

Un consejo en funciones que pide "moderación" mientras regaña al gobierno legítimo elegido por las urnas. Mientras sigue haciendo nombramientos de jueces que se quedarán en el Supremo dictando sentencia hasta su jubilación.

Si no hay una mayoría de tres quintos, el CGPJ no se puede renovar. Y sin el apoyo del PP, es imposible lograr ese acuerdo. El problema, para la mayoría progresista en el Congreso, es que el PP está bloqueando la renovación. ¿Para qué van a pactar si el que hay ahora es suyo y en ese CGPJ mantienen una mayoría que ya perdieron en las urnas?

Esta estrategia filibustera y muy poco democrática no es tampoco una novedad. Hicieron lo mismo tras la primera victoria electoral de Zapatero. En aquella época, el PP también bloqueó durante casi dos años la renovación del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional. Por los mismos motivos: para mantener en la cúpula de la justicia una mayoría que ya no tenían en las urnas.

A finales de 2018, Pablo Casado decidió pactar con el PSOE la renovación del CGPJ. Habría sido la primera vez que el PP pierde La Moncloa y el CGPJ se renueva con normalidad democrática en tiempo y forma. Ese milagro no ocurrió.

Aquella fue una de las primeras decisiones importantes de Casado. Probablemente fue por ingenuidad. El acuerdo saltó por los aires, después de muchas críticas dentro del partido, cuando un miembro del PP filtró a la prensa un mensaje del chat interno de los senadores del PP, enviado por uno de los portavoces de Casado, Ignacio Cosidó.

En ese mensaje, Cosidó defendía ese pacto y presumía de que, en realidad, el acuerdo era estupendo para el PP porque el juez Manuel Marchena, el candidato a sustituir a Lesmes que había pactado Pablo Casado con Pedro Sánchez, era en realidad uno de los suyos.

"Nos jugábamos las renovaciones futuras de dos tercios del Tribunal Supremo y centenares de nombramientos en el poder judicial, vitales para el PP", decía Cosidó en un mensaje que es para enmarcar porque explica a la perfección el mangoneo sobre el Poder Judicial. Tenía toda la razón. Son casi dos tercios, porque 43 de los 75 jueces del Supremo se jubilan en breve, y habrá que reemplazarlos. Y son vitales para el PP porque sus líderes saben que, si tienen un problema con la justicia, son esos jueces los que les deberán ese ascenso a quienes les van a juzgar.

El enorme control político de los nombramientos para el Tribunal Supremo y los demás juzgados importantes marida muy bien con otra de las anomalías del sistema judicial español: el elevado número de aforamientos. Los políticos nombran así a muchos de los jueces que se van a encontrar si son juzgados.

Por poner un ejemplo concreto: la decisión sobre la investigación judicial al presidente del PP, Pablo Casado, por su máster regalado la tomaron varios jueces promocionados por la mayoría conservadora en el CGPJ, nombrada por el PP. Si Casado no hubiera sido aforado, el caso habría quedado en un juez de primera instancia: los que llegan a su juzgado por oposición y que no deben a los políticos ningún favor.

Pero el control de la Justicia y sus principales tribunales no solo es "vital" para el PP porque le pueda ayudar a defenderse de las denuncias por corrupción. También para hacer política. Porque cada día está más claro cuál va a ser la estrategia del PP contra el Gobierno de coalición. Va a ser una guerra judicial, o 'lawfare'.

El último episodio se ha vivido este jueves por la tarde, con la oposición de una buena parte del CGPJ al nombramiento de la exministra Dolores Delgado al frente de la Fiscalía General del Estado.

La ley establece tres requisitos tasados para el puesto: ser español, ser un jurista de reconocido prestigio y acumular más de quince años de experiencia profesional. La fiscal Dolores Delgado cumple todos más que sobradamente. Lo lógico es que el CGPJ no dijera mucho más y se limitara a cumplir y hacer cumplir la ley.

Pero Carlos Lesmes, en línea con lo que pedía Pablo Casado, ha decidido retirar la habitual alusión a la idoneidad de Delgado que normalmente acompaña estos nombramientos. En una jugarreta que demuestra a las claras para qué sirve el CGPJ hoy. Para hacer oposición y torpedear al nuevo Gobierno, alineado con el PP que lo nombró.

Durante la reunión, Lesmes ha argumentado que prefería quitar la referencia a la idoneidad de la candidata para lograr un mayor consenso, para que, de esa forma, el CGPJ no mostrara una división.

Los vocales progresistas entendieron, de su discurso, que era el precio que ofrecía Lesmes para lograr la unanimidad. Y tras debatir el tema en tono cordial, han decidido dar su apoyo a ese texto, que ha sido el único que fue sometido a votación.

Su sorpresa en la votación ha sido mayúscula. De repente se han encontrado con que siete de los vocales nombrados por el PP, el núcleo duro de Lesmes, han decidido votar en contra de la designación de Dolores Delgado.

No solo eso. Estos siete vocales conservadores también han elaborado un largo voto particular, que tenían ya escrito desde antes de la reunión del pleno del CGPJ, y donde cuestionan a Delgado y la rechazan por no ser imparcial.

Así que la jugada es perfecta: Lesmes y sus fieles en el CGPJ han logrado el mejor titular posible: no solo retiran la "idoneidad" de Delgado sino que también le sacan los siete votos en contra a ese supuesto mínimo. Doble golpe.

Es la misma mayoría conservadora del CGPJ que cree que una juez de evidente cercanía al PP, Concepción Espejel, es la ideal para la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, la que juzga los casos de corrupción. Es esa jueza condecorada por De Cospedal y que fue apartada del caso Gürtel por sus propios compañeros por su evidente cercanía al PP.

El CGPJ que ahora cuestiona el nombramiento de Dolores Delgado es el que también ascendió a Enrique López al frente de la Sala de Apelaciones de la Audiencia Nacional. Hablamos del mismo Enrique López que Isabel Díaz Ayuso ha nombrado consejero de Justicia de Madrid. El mismo que tuvo que dimitir del Tribunal Constitucional por conducir su moto borracho. El mismo que fue apartado de la Gürtel por su cercanía al PP. El mismo que cobró decenas de conferencias de la FAES.

Según Casado, el nombramiento de la fiscal Dolores Delgado al frente de la Fiscalía General del Estado "vulnera la separación de poderes".

Y sí, Pablo Casado tiene razón cuando denuncia que en España se está vulnerando la separación de poderes. Pero no en el sentido que él denuncia. Es justo al revés.

Es un Poder Judicial en funciones, fuera de su mandato constitucional, quien está vulnerando la separación de poderes contra el Gobierno legal y legítimo elegido por las urnas.

Fuente: https://www.eldiario.es/escolar/pas...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Claroscuros en el clima

Tortuga Antimilitar - fai 22 horas 39 min

Si los objetivos de la Cumbre eran, de inicio, tan etéreos como insuficientes, parece improbable que se concreten en hechos.

Carlos Taibo

Ningún motivo sólido invita a concluir que la cumbre oficial sobre el clima recién celebrada en Madrid se apresta a producir resultados más saludables que los que permitieron forjar sus predecesoras. Si los objetivos eran, de inicio, tan etéreos como insuficientes, parece improbable que, aun en su modestia, se concreten en hechos. No soplan necesariamente mejores vientos, sin embargo, en lo que hace a la configuración de un polo contestatario que plante cara por igual a la miseria de los intereses privados y a la de los aparatos políticos y mediáticos que los apuntalan.

Cierto es que alrededor de ese polo se han hecho valer posiciones muy diversas que merecen juicios también diferentes. A su amparo han despuntado en los últimos meses, por lo demás, iniciativas interesantes que han colocado en el centro de muchas inquietudes la relativa al clima y han permitido movilizar, venturosamente, a muchos jóvenes. Mucho me temo, sin embargo, que lo uno y lo otro se han visto medio contrarrestados por una inquietante pérdida de masa crítica en lo que respecta a contenidos y demandas.

Las señales mayores de esa pérdida son, a mi entender, tres. La primera asume la forma de una concentración abusiva de la discusión en torno al cambio climático. Aunque la cuestión correspondiente exhibe un relieve difícilmente rebajable, malo sería que dejásemos en el olvido otra dimensión crucial del tétrico escenario presente, como es la relativa al progresivo agotamiento de las materias primas energéticas, y no sólo de las energéticas, que hoy en día empleamos. A ello se suman otras crisis que, de relieve aparentemente menor, podrían oficiar, sin embargo, como multiplicadores de las tensiones. Pienso en las que remiten a una demografía que golpea en singular a determinadas regiones del planeta; a los cuidados y, con ellos, a la marginación simbólica y material que siguen padeciendo tantas mujeres; a una delicadísima situación social que bien puede ahondarse al amparo de la extensión del hambre y de los problemas de acceso al agua; a la previsible expansión, y en su caso reaparición, de muchas enfermedades; a la caotización y la incertidumbre que surgen de un impresentable escenario financiero; a la proliferación de violencias varias entre las que se cuentan genuinas guerras de rapiña, o, en suma, y por dejarlo ahí, a la idolatría que siguen mereciendo el crecimiento económico y las tecnologías salvadoras. Creo yo que es imposible hablar de manera serena y concienzuda del cambio climático sin tomar en consideración al tiempo lo que acarrea este panorama de crisis múltiples.

La segunda señal, estrechamente relacionada con la anterior, es el olvido, tan común entre los habitantes del Norte rico, del escalofriante escenario que arrastran los países del Sur, un escenario fidedignamente retratado y denunciado, eso sí, por un sinfín de movimientos indígenas. Cuando, hace tres o cuatro años, trabajé en la redacción de un libro titulado Colapso, pronto me percaté de que algunas de las manifestaciones del concepto que daba aire a la obra tenían un carácter insorteablemente etnocéntrico. En el Norte del planeta entendemos con facilidad lo que invoca la palabra colapso por cuanto damos por descontado que todavía no estamos en el escenario correspondiente. Explicar qué es el colapso a una niña nacida en la franja de Gaza me parece, en cambio, extremadamente difícil. Esa niña no tiene la posibilidad de comparar el presente con algo que puede ocurrir en el futuro, toda vez que su vida ha sido, desde el momento inicial, un genuino colapso. Déjenme que en este terreno preciso rompa una lanza en favor de la vilipendiada Greta Thunberg, y que lo haga subrayando que, si es cierto que hasta el momento ha sido más bien liviana, por decir algo, su contestación de lo que significa el miserable capitalismo realmente existente, menudean en cambio en sus palabras, no sin alguna contradicción con lo anterior, las denuncias solidarias de lo que ocurre en el Sur del planeta.

Voy a por la tercera, y última, señal y lo hago rescatando una impresión que me asalta por momentos: buena parte del discurso que emiten algunos de los movimientos de reciente creación, y que repiten interesados muchos de nuestros medios de incomunicación, esquiva premeditadamente causas y efectos. Si uno rastrea lo que está por detrás de muchas declaraciones públicas, pareciera como si el cambio climático hubiese surgido, inopinadamente, de la nada y poco más reclamase que medidas que, relativamente hacederas, si se aplican con prontitud apenas vendrían a erosionar el nivel de vida de las gentes, aposentadas o no. El informativo de un canal de televisión batió días atrás un sonoro registro cuando consiguió hablar durante veinte minutos del cambio climático sin mencionar una sola vez la palabra capitalismo. El silencio correspondiente lo rellenan a menudo ingenuas peticiones dirigidas a nuestros gobernantes y encaminadas a que modifiquen su conducta. Se completa, en fin, con el firme designio de esquivar otras palabras –así, la mencionada colapso, que se reserva para describir lo que ocurre en el mar Menor, o la que identifica un incipiente ecofascismo- que al parecer se entiende que retratan escenarios catastrofistas poco estimulantes. Con colapso o sin él, con cumbres oficiales y sin ellas, el panorama es, sin embargo, extremadamente delicado y obliga a concluir que el planeta se nos va y que con él nos vamos nosotras.

Es verdad, y termino, que esos movimientos a los que me he referido unas líneas más arriba acaban de nacer y están a tiempo de ahondar en la realidad y de romper amarras con instancias que, de dudosa condición, se han entregado de siempre a manipulaciones groseras en provecho del capital y sus designios. Ojalá que no haya que aguardar a otra cumbre internacional para certificar que han hecho sus deberes al respecto.

Fuente: https://ctxt.es/es/20191218/Firmas/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Vuestros hijos no son vuestros hijos

Tortuga Antimilitar - 19 January, 2020 - 10:44

"Vuestros hijos no son vuestros hijos, son los hijos y las hijas de la vida...", decía Khalil Gibran (ver poema completo). "...Son los hijos del Estado", tal vez, habría de rezar el poema si nos atenemos a determinados discursos que estamos escuchando estos días en la tele y leyendo en internet.

Pero digo por delante para que no se espante: Esto del pin parental, me parece, es un rollo que se han sacado de la manga unos partidos fachas en búsqueda de promoción, generando una batalla mediática en relación a un tema concreto (el género) que despierta polémica y, por lo tanto, les aporta mayor audiencia. Pero la cuestión a dirimir, también me lo parece, es más compleja.

Y lo suyo, poniéndonos a ello, sería diferenciar dos cosas: el quién y el qué.

Si le reconocemos al Estado -porque entendemos que es justo, democrático, de Derecho, racional, preocupado por las personas, etc.- la facultad de decidir qué cosas sí y cuales no debe interiorizar la infancia en la escuela, entonces el "qué" está de más. Todo lo que el padre Estado decida que debe ser administrado será apropiado -sea el inglés, sea la raíz cuadrada, sea la lista de los reyes godos, sea la glorificación de la patria y la monarquía-, y el recibir esos conceptos será un derecho de los menores al que los progenitores -subjetivos y recalcitrantes receptáculos de ignorancia y atavismo- no podrán oponerse en caso ninguno.

Si, por el contrario, consideramos que el Estado, y sus dirigentes, por lo que sea, no son de fiar del todo, entonces considero que sí procede hablar del "qué". Y no es nada inoportuno debatir sobre qué conceptos se administran desde la educación, que es "obligatoria" -recordémoslo-, diseñada por los gobiernos de turno. Y si lo que se decide impartir ha de ser "café para todos" o, como sucede con la asignatura de religión, por ejemplo, se pueden plantear determinadas excepciones.

Porque si bien es cierto que las niñas y niños no son objetos que "pertenezcan" a sus padres, en el sentido de quien posee un peine, mucho menos debería considerarse, en mi modesta opinión, que pertenezcan de alguna manera a la institución estatal. Y en un conflicto de intereses e interpretaciones sobre la oportunidad o inoportunidad de determinadas enseñanzas a aplicar -sean idiomas, sean conceptos morales, sean interpretaciones de la realidad política y social- pienso que la decisión a tomar debe corresponder principalmente a las madres y padres; es decir, al pueblo. Aunque sea un poco lío organizarlo. Aunque dichas personas sean, tal vez, machistas, rastafaris, forofos del Alcoyano, policías, partidarias del esperanto o defensoras de la revolución cubana. Nadie es perfecto. Pero sobre todo no lo es el Estado del Capital, de las élites, la burocracia y los trepas de los partidos políticos. Ese "Estado opresor" que, según Las Tesis "es un macho violador". Ente gobernado, directamente y en la sombra, por individualidades de quienes yo, disculpadme, no me fío ni un pelo. He dicho.

Categorías: Tortuga Antimilitar

México: Ejecutan y calcinan a diez músicos indígenas en Guerrero

Tortuga Antimilitar - 19 January, 2020 - 00:00

Ezequiel Flores Contreras

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El grupo delictivo Los Ardillos, que dirige la familia del diputado local perredista Bernardo Ortega Jiménez, ejecutó y calcinó a 10 músicos indígenas en el municipio de Chilapa, denunció esta noche el líder de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores (CRAC-PF), David Sánchez Luna.

En respuesta, más de dos mil indígenas nahuas de la CRAC-PF, entre hombres armados, mujeres y niños mantienen bloqueado el camino que conecta los municipios de Chilapa y Hueycantenango, para exigir la intervención de las autoridades ante la masacre.

Indígenas nahuas mantienen bloqueado el camino que conecta los municipios de Chilapa y Hueycantenango. Foto: Especial

A través de un comunicado oficial, Sánchez Luna narró que las víctimas, todos originarios del poblado de Alcozacán, se dirigieron a la comunidad de Tlayelpa para amenizar un festejo patronal y cuando regresaban a bordo de una camioneta particular, fueron emboscados a la altura del punto conocido como Mezcalcingo por sujetos armados.

Además, aseguró que los 10 hombres asesinados fueron calcinados y acusó directamente de la agresión al grupo delictivo Los Ardillos que encabeza Celso Ortega, hermano del diputado local perredista, Bernardo Ortega.

El dirigente de la CRAC-PF informó que autoridades ministeriales confirmaron la masacre y habrían señalado que los cuerpos no pueden ser entregados a sus familiares “porque están irreconocibles”.

Hasta el momento, el gobierno de Héctor Astudillo Flores no ha fijado una postura oficial sobre este hecho que exhibe el vacío de autoridad en la zona indígena de Chilapa donde la CRAC-PF y Los Ardillos mantienen una confrontación armada desde el año pasado que ha dejado una estela de asesinatos, desaparecidos y desplazados.

Fuente: https://www.proceso.com.mx/614694/e...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un pin que no es un pin para una objeción de conciencia escolar que no es legal

Tortuga Antimilitar - 19 January, 2020 - 00:00

¿Es procedente que los padres puedan plantear objeción de conciencia a determinados contenidos que la educación obligatoria diseñada por el Estado administra a sus hijos? Pensamos que el tema tiene muchas aristas, más allá del caso concreto del llamado "pin parental" y la batalla mediática desatada en su derredor por los partidos políticos, y que merecería más de una reflexión. Por lo pronto Íñigo Sáenz de Ugarte disecciona en este artículo la actual polémica y da algunas pistas para poderlo encuadrar de forma más amplia. Nota de Tortuga.

Los grandes debates ideológicos son más fáciles de afrontar cuando son secuelas de películas anteriores. Los argumentos se repiten –con leves cambios para adaptarlos al nuevo tema–, lo que es una ventaja para los políticos que se mueven a gusto con los eslóganes más básicos. Todo es muy sencillo también para los medios de comunicación, que pueden reciclar argumentos de años anteriores, además de dedicarse sin complejos al periodismo de declaraciones. Todo el mundo tiene una opinión y, si no tiene ganas de ofrecerla, ya nos ocuparemos nosotros de arrancarla.

La secuela actual tiene que ver con el (mal) llamado pin parental. La obra original estuvo dedicada a la asignatura Educación para la Ciudadanía. Una novedad importante: ahora aparece como actor principal la extrema derecha, ausente en la época de la asignatura que puso en marcha el Gobierno de Zapatero y que luego eliminó el de Rajoy.

Vox ha conseguido colar otro de los temas fundamentales de su permanente guerra identitaria, el que tiene en el punto de mira a las reivindicaciones feministas y los derechos de la comunidad LGTBI, eso que denomina "ideología de género" para darle un barniz siniestro.

Lo llaman pin parental, pero es en realidad un veto educativo o escolar con el que los padres podrían impedir que sus hijos reciban formación, cursos o actividades sobre asuntos como la educación sexual o la lucha contra la homofobia.

"Es un instrumento para dar a los padres libertad para elegir qué quieren hacer con sus hijos", dijo Iván Espinosa de los Monteros, sobre todo si quieren "adoctrinarlos".

La elección del término no es inocente. En realidad, no es más que una forma de objeción de conciencia por razones ideológicas. Lo malo para la derecha y la ultraderecha es que deberían saber que eso no pasaría el corte en los tribunales. En una sentencia de 11 de febrero de 2009 el Tribunal Supremo afirmó que no existe un derecho constitucional general a la objeción de conciencia, y tampoco en el ámbito educativo. Eso "equivaldría en la práctica a que la eficacia de las normas jurídicas dependiera de su conformidad con cada conciencia individual, lo que supondría socavar los fundamentos mismos del Estado democrático de Derecho", dijo el Supremo en un caso relacionado con la Educación para la Ciudadanía.

La forma de ocultar ese veto ideológico es aplicarle el término 'pin'. Los padres bloquean con ese filtro protegido por una contraseña ciertos canales de televisión para que no los vean sus hijos y mantenerlos alejados de la violencia, las tetas, los culos y todas esas ideas que los rojos meten en la cabeza de los niños para convertirlos en marxistas leninistas antes de llegar a la pubertad.

Pero un sistema educativo no es como un servicio de televisión de pago. Lo que Vox está haciendo es exigir una educación a la carta en función de las ideas políticas de los padres.

Hay un truco en la polémica por la descripción del veto. El número dos del PP, García Egea, se refirió a "charlas extracurriculares" para defender el permiso preceptivo de los padres. El Gobierno está hablando de otra cosa. La ministra de Educación, Isabel Celaá, contó el viernes que se trata de actividades complementarias que son obligatorias al formar parte del currículum educativo. Los padres las deberían conocer: "Son actividades que aprueban el centro y los docentes en el consejo escolar (de los colegios), del que forman parte las familias".

Marcando el paso al PP y Cs

Es el tipo perfecto de debate para un partido como Vox que no aspira ahora mismo a gobernar, sino a marcar el territorio en aquellas comunidades autónomas en que el PP y Ciudadanos necesitan su apoyo en el legislativo. Plantean a sus votantes que esa es la mejor forma de rentabilizar el voto, obligando a la derecha a asumir su discurso. Se presentan como principal dique de contención frente a la izquierda.

Al mismo tiempo, es un debate que la izquierda no puede ignorar y en el que no debería ser un problema para el PSOE y Podemos encontrar una posición común. Cómo se plantee esa batalla es otro asunto. Las ministras que defendieron el recurso del Gobierno contra las medidas pactadas por el PP y Vox en Murcia apelaron a los derechos del niño. "Son derechos fundamentales y constitucionales del menor que asisten a todas las personas desde su nacimiento. Lo contrario sería pensar que los menores, por serlo, no tienen derechos fundamentales", explicó Celaá. Hasta ahí todo bien. Pero luego siguió y ofreció una baza que la derecha no tardó en aprovechar: "No podemos pensar de ninguna de las maneras que los hijos pertenecen a los padres", dijo la ministra.

Los hijos –como los seres humanos en general– no pueden ser propiedad de nadie. Pero al emplear Celaá el concepto de 'pertenecer' en el PP y Vox empezaron a relamerse. Si no pertenecen a los padres, ¿pertenecen al Estado? En otras palabras: "La tierra pertenece al viento y nuestros hijos a Sánchez", dijo Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz parlamentaria del PP. "¿A quién pertenecen, Celaá? ¿Al Estado? ¿A Irene Montero? Sacad vuestras manos de nuestros hijos", fue la respuesta de Vox en su cuenta de Twitter.

Unas horas después, Pablo Casado calcó esa última frase del tuit de Vox: "Saquen sus manos de nuestras familias". En el tuit, también decía: "Mis hijos son míos y no del Estado".

Es el Estado –ese ente demoníaco en las pesadillas de los diputados de PP y Vox– el que fija los programas y currículos escolares a través de leyes votadas en el Parlamento (del Estado), y normas aprobadas por el Gobierno (del Estado) y gestionadas por los gobiernos autonómicos (del Estado). Los padres intervienen a través de los consejos escolares.

El PP de Murcia sostiene que esta censura previa por los padres ya existe allí desde hace ocho meses y que ahora se formalizará con los decretos necesarios para cumplir las exigencias de Vox en la negociación de los presupuestos. Los dirigentes de Ciudadanos han dado opiniones diferentes sobre el tema, pero ahora parece que están en contra: "Lo más sensato sería paralizar esta orden hasta que se sepa si es legal, y parece ser que no lo es". Hay una cierta indefinición legal si creemos al propio presidente de Murcia, Fernando López Miras. Comentó que se trata de una polémica "interesada y partidista", pero admitió que no tiene claro "cuáles van a ser los trámites legislativos y administrativos".

Será mejor que sus asesores jurídicos estén mejor informados porque van a tener que defender la medida en los tribunales.

El debate que no acaba nunca

Todas estas polémicas son tan viejas como la Constitución. El debate sobre educación fue de los más enconados en el proceso de negociación de la Carta Magna (ver 'La educación en la Constitución española de 1978. Debates parlamentarios', de Juan Carlos Hernández Beltrán, pdf). El artículo sobre la educación que aparecía en el anteproyecto aprobado por la ponencia fue el que más enmiendas recibió. Y las que llegaron de UCD y el PP reforzaban los derechos de los padres, no sólo sobre la enseñanza de religión. "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban el tipo de educación y la formación religiosa y moral que habrá de darse a sus hijos", decía por ejemplo la enmienda del diputado de UCD Miguel Ortí Bordas.

El resultado que apareció finalmente en el punto tercero del artículo 27 no llegó tan lejos como quería la derecha, en especial AP: "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

La Constitución no avala el derecho de veto de los padres sobre los contenidos del currículum educativo. La parte de "formación moral" podría ser interpretada de distintas maneras por un tribunal, pero no olvidemos que el Supremo no acepta la objeción de conciencia en este ámbito.

"Lucharé para que este Gobierno radical y sectario no imponga a los padres cómo tenemos que educar a nuestros niños", dijo el líder del PP. En realidad, los gobiernos llevan haciendo eso desde hace mucho tiempo con todo tipo de leyes, incluidos los de su partido.

Casado puede estar tranquilo. Sus hijos siguen siendo suyos y no van a ser lobotomizados por Sánchez. Es sólo que lo tiene difícil para impedir que en el futuro les den una charla sobre derechos humanos o educación sexual.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Seguimos contra la otan

Tortuga Antimilitar - 19 January, 2020 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Reclaman la libertad condicional de dos presos de ETA para evitar la separación de su hija de tres años

Tortuga Antimilitar - 18 January, 2020 - 11:33

En todo el Estado hay 124 niñas y niños menores de tres años que viven en la cárcel junto a sus progenitoras.

DANILO ALBIN

Xua está a punto de soplar tres velas. Su cumpleaños será este domingo, un día que sus padres temían: siguiendo lo que indica la ley penitenciaria, la niña dejará de vivir en la cárcel de Picassent junto a su madre. Sus progenitores, Olatz Lasagabaster y Patxi Uranga –recluido también en la prisión valenciana–, fueron condenados a penas de 12 años de prisión por pertenecer a ETA. Ya han cumplido más de las tres cuartas partes de la condena, por lo que la red ciudadana Sare y la campaña “Xua gurasoekin etxera” (“Xua con los padres a casa”) reclaman que se tomen medidas para evitar que sean separados de la pequeña.

“Llevamos así muchas décadas”, reflexionaba el ex consejero de Justicia del Gobierno Vasco y portavoz de Sare, Joseba Azkarraga, poco antes de que dicha plataforma anunciara el acto que tendrá lugar este domingo en Donostia para denunciar esta situación. “El día de cumpleaños de una niña o niño suele ser un día feliz, colorido y alegre. Los niños y niñas cuentan con ilusión y nerviosismo los días que faltan para el día de su cumpleaños. El tercer cumpleaños de Xua, sin embargo, tiene un componente particular”, destaca Sare.

"Xua sólo podrá estar con sus padres en las visitas mensuales"

La plataforma subraya que la niña nació el 19 de enero de 2017 en Valencia, ya con sus padres encarcelados. “Desde entonces ha vivido con su madre en la cárcel de Picassent, y como su padre también está preso en la misma cárcel, están juntos en las visitas”, recuerda. Sin embargo, “a partir del domingo, Xua se convertirá en una niña con mochila y sólo podrá estar con sus padres en las visitas mensuales. Para ello, tendrá que realizar un viaje de 600 kilómetros desde Usurbil hasta Valencia. Un viaje largo, peligroso, aburrido y costoso”.

El payaso Porrotx junto a integrantes de Sare durante la presentación del acto que tendrá lugar el domingo en Donostia. SARE

Azkarraga reclamó que en caso de que se mantenga esa "política de excepción" y, por tanto, no sean puestos en libertad condicional, al menos sean acercados a la prisión de Zaballa, situada en Vitoria. De esa manera, la distancia a recorrer para visitar a sus padres durante el próximo año y medio sería sustancialmente menor.
Apoyo de las Juntas Generales

El caso concreto de Xua ha llegado incluso a las Juntas Generales de Gipuzkoa, donde PNV, PSE, EH Bildu y Podemos aprobaron días atrás un texto en el que reivindican que se adopten “las medidas necesarias para garantizar al máximo posible, teniendo en cuenta la legislación, la relación, los cuidados y la cercanía entre la menor con sus padres, contribuyendo a la unidad familiar en el entorno social en el que tengan arraigo, y protegiendo el interés superior de la menor”.

En la declaración –remitida a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias y al Ministerio del Interior–, los grupos políticos sostienen que “aplicando la normativa común española, ambos tienen derecho a obtener la libertad condicional”.

El único juntero del PP en Gipuzkoa, Juan Carlos Cano Aristoy, se quedó solo en el “no” a esta reivindicación. “Está fuera de todo entendimiento que, por una hija, unos padres se nieguen a firmar un papel reconociendo que matar y colaborar a que otros maten está mal”, afirmó.

A su juicio, “Olatz Uranga y Paxi Lasagabaster decidieron voluntariamente ser parte de ETA, formar parte de un comando y almacenar explosivos y documentación, y cabe preguntarse cuántas personas se hubieran incorporado a la lista de asesinados por ETA si la Policía nacional no los hubiera detenido con setenta kilos de explosivos en su poder”. “Escogieron su futuro y también condicionaron el de la hija que tuvieron estando encarcelados”, sostuvo.

124 menores en todo el Estado

Según ha podido confirmar Público, a día de hoy existen en total cinco madres condenadas por delitos relacionados con ETA que conviven en prisión con sus hijas o hijos menores de tres años. Todas ellas están en cárceles situadas fuera de Euskadi: cuatro están en la prisión de Picassent (Valencia) y la restante en Aranjuez (Madrid).

Fuentes de Instituciones Penitenciarias indicaron que en total hay en las cárceles de España 114 niñas o niños menores de tres años que conviven junto a sus madres. A esa cifra se suman otros diez casos en Cataluña, donde están transferidas las competencias en materia carcelaria.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

México: La guerra contra los pueblos indígenas

Tortuga Antimilitar - 18 January, 2020 - 00:00

Mientras el gobierno de la Cuarta Transformación celebraba su pírrica victoria de una supuesta aprobación ciudadana del megaproyecto "Tren Maya" (sic), con una votación de menos de 3 por ciento del padrón electoral, y con el apócrifo consentimiento de los pueblos originarios, violando el Convenio 169 de la OIT y con la condena de la ONU, en el caracol zapatista Jacinto Canek, Cideci-Unitierra, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, tuvieron lugar sendas reuniones del 18 al 22 de diciembre, organizadas por el Congreso Nacional Indígena (CNI)-Concejo Indígena de Gobierno (CIG) y Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN); por un lado, la Cuarta Asamblea Nacional conjunta de esas organizaciones, y, por otro, el Foro en Defensa del Territorio y la Madre Tierra.

Resultó estremecedor y significativo escuchar durante esos días los testimonios de delegados y concejales provenientes de todos los rincones de nuestra asediada República, en los que se entrelazaban el "luto y la rabia" por los despojos de todas las formas de vida, por las amenazas y agravios a la Madre Tierra, por los asesinatos de sus defensores, como el del delegado popoluca del CNI, Josué Bernardo Marcial Campo, “también conocido como Tío Bad, quien por su arte, su música y su protesta en contra de los megaproyectos que el mal gobierno pregona haber terminado, como es el fracking, fue desaparecido y encontrado brutalmente asesinado el pasado 16 de diciembre”, como los crímenes de Estado (por omisión o comisión) de Samir Flores Soberanes (nahua de Morelos), Julián Cortés Flores (mephaa de Guerrero), Ignacio Pérez Girón (tzotzil de Chiapas), José Lucio Bartolo Faustino, Modesto Verales Sebastián, Bartolo Hilario Morales e Isaías Xanteco Ahujote (nahuas de Guerrero), Juan Monroy y José Luis Rosales (nahuas de Jalisco), Feliciano Corona Cirino (nahua de Michoacán). Todos ellos, "asesinados por oponerse a la guerra con la que el mal gobierno pretende hacerse de nuestras tierras, montes y aguas, para consolidar el despojo que amenaza nuestra existencia como pueblos originarios".

Los participantes calificaron las consultas del gobierno actual como "mentirosas" y "manipuladas", y se reiteró que violaban la jurisprudencia internacional. Se pretende suplantar la voluntad colectiva y se ignoran las formas de organización comunitaria, principalmente las asambleas como órganos máximos de debate y decisión. Se apuesta al desmantelamiento de los tejidos comunitarios, fomentando los conflictos, la polarización y el enfrentamiento dentro de los pueblos por parte de las corporaciones capitalistas y por los programas individualizados y clientelares del gobierno, como Sembrando Vida, duramente criticado. “Los conflictos internos (…) tiñen de violencia a las comunidades entre quienes defienden la vida y quienes decidieron ponerle precio, aun a costa de vender las futuras generaciones para el beneficio millonario de unos cuantos corruptos, a los que sirven los grupos armados de la delincuencia organizada”.

La expresión "guerra contra los pueblos" se escuchó en todas las mesas de trabajo y plenarias, destacando que el mal gobierno, junto con sus grupos armados militares, policiales, paramilitares, guardias blancas y grupos de choque, extienden, en nombre del dinero y el "progreso", la destrucción sobre todo el territorio nacional.

Se evidenciaron las amenazas a la vida y la reproducción de los pueblos originarios, por la imposición de gasoductos, acueductos, hidroeléctricas, termoeléctricas, eólicos, fractura hidráulica, despojo y privatización del agua, proyectos mineros, carreteros, aeroportuarios, inmobiliarios, turísticos, corredores industriales, presas y represas, zonas francas, monocultivos, destrucción y saqueo de bosques, muerte de lagos y ríos y, en todos las regiones, la violencia desatada de la delincuencia organizada como otra corporación capitalista, apoyada desde y al servicio del poder, como agente del terror y el saqueo, como otro brazo armado destinado a vaciar territorios y eliminar resistencias comunitarias.

Fueron significativas las críticas al megaproyecto del Istmo de Tehuantepec, "atentado contra la madre naturaleza, los pueblos originarios y la soberanía nacional", que transformaría a la región "en un inmenso parque industrial", así como al Proyecto Integral Morelos y al Tren Maya (sic), pues el objetivo de todos es la entrega a las corporaciones capitalistas de los territorios y recursos naturales de la nación y los pueblos.

Unánime y contundente en las reuniones fue la convicción de seguir fortaleciendo la autonomía anticapitalista, antirracista y antipatriarcal (semilla de rebeldía en medio de la muerte) como estrategia fundamental de las resistencias emancipatorias, reconociendo los extraordinarios procesos autonómicos de los mayas zapatistas, ejemplo de integralidad y articulación con las luchas de México y el mundo.

"¡Samir vive, la lucha sigue!"

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2019/12/2...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Crisis bancaria y económica: Las soluciones de Proudhon

Tortuga Antimilitar - 18 January, 2020 - 00:00

Es de buen tono entre los economistas marxistas considerar a Proudhon como una especie de acémila. En cuanto a los economistas burgueses, ironizan sobre el proyecto de "Banco del Pueblo" de un utopista confuso al que la realidad ha llamado al orden al exigirle el reembolso a sus suscriptores incluso antes de la apertura efectiva de su "banco de cambio". Estábamos en 1848.

Pero hoy día le tocaría sonreír a Proudhon. La crisis norteamericana de las "subprimes", convertida en crisis bancaria mundial, muestra una serie de infartos en la circulación del capital, asociada al humillante fracaso de la "especulación a toda costa". Cuestionando la dominación estatal sobre la economía mundial tanto como la teoría liberal del "laisser faire", el crack de 2008 se parece a un tsunami: el maremoto ha tenido lugar y el mar se ha retirado. Pero numerosos veraneantes ingenuos siguen en la playa y creen que podrán seguir recogiendo cangrejos y coquinas. En realidad la ola, a la larga, se expande y avanza. Un recesión de gran amplitud va a golpear al comienzo del año 2009 a todas las economías frágiles por el bloqueo de los créditos, mientras que algunos plutócratas advertidos presionarán un poco más a los pueblos.

¿Habrá llegado ya el momento de reconsiderar con seriedad las propuestas de Proudhon, obrero tipógrafo autodidacta y fundador de la economía política revolucionaria, cuyo famoso "¿qué es la propiedad? ¡Un robo!" tuvo lugar en 1840, primer adoquín lanzado contra el pantano de las teorías económicas bienpensantes? Sus descubrimientos y propuestas alternativas son lo suficientemente radicales y están construidas para iluminar un día nuevo esta gran crisis del capitalismo contemporáneo. El tiempo de la revancha le ha llegado a Proudhon. Estemos preparados pues, para tomar el relevo a un sistema a partir de ahora bajo mínimos. Porque a esta crisis inédita ya había respondido Proudhon por adelantado.

Una circulación sin peajes

Según Proudhon, la revolución social debe culminar el trabajo iniciado por la Revolución francesa, que se detuvo en medio del vado: la burguesía concedió derechos formales al pueblo, pero no derechos reales; en otros términos, la proclamación de la igualdad de derechos no estuvo acompañada por la igualdad de hecho. Para él, falta por tanto continuar el proceso atacando a la máquina desigualitaria que está en el corazón del sistema de propiedad: el interés bancario. Éste define el intercambio desigual, verdadero fundamento del capitalismo. Así es como, en un artículo del 20 de mayo de 1848, Proudhon escribe: "La suma de vuestra miseria actual es igual a la suma del bienestar que os arrebata el capital" (Solución del problema social).

Según Proudhon, el capitalismo es comparable a un sistema de esclusas de peaje situadas a lo largo de un río. Así, el interés exigido a un prestatario por su prestamista es un robo. En efecto, Proudhon explica que se trata de un valor ficticio que no corresponde a un producto real. El interés es captado en nombre de un servicio que no existe; el que presta tiene bastante y no se priva de nada. No crea ninguna riqueza y, sin embargo, "recibe más que lo que aporta en el intercambio", nos dice Proudhon (quinta carta a Frédéric Bastiat, 3 de diciembre de 1849). El solo hecho de poseer una esclusa permite despojar a los barcos que pasan. Esto lleva a Proudhon a definir el socialismo como "el préstamo sin interés". Esta teoría de la gratuidad del crédito es el núcleo de su condena a la propiedad, porque ésta permite el intercambio desigual. Porque es fácil demostrar, nos dice, que dos personas que, de un año a otro, por ejemplo, se hubieran prestado una suma al ocho por ciento podrían haberlo hecho sin ningún interés (tercera carta a Bastiat). Esto demuestra que es posible concebir y establecer un sistema económico basado en la reciprocidad y no en el choriceo. Es necesario que cese esta ceguera que consiste en no ver la radicalidad de la propuesta de Proudhon sobre el crédito gratuito, que desembocaría sencillamente, si se aplicara, en impedir que el capitalismo funcionara. En la realidad. No en sueños.

El crédito gratuito

Este "feudalismo mercantil e industrial", esta "aristocracia de terratenientes" que instalan peajes por todas partes en el río de la circulación del capital, se verían privados inmediatamente de la capacidad de explotar a los verdaderos trabajadores si se aboliera el préstamo con interés. ¿Cómo? Proudhon lo explica: si el objetivo es eliminar todas las formas de intercambio desigual, hay que privar a los capitalistas propietarios en concreto de la capacidad de explotar al resto de la humanidad.

Al abolir el interés bancario gracias al establecimiento de un gran banco central de cambio que preste a interés cero, Proudhon priva de recursos a los organismos prestamistas y a los rentistas que "viven sin trabajar".

Proudhon abole el uso del oro y la plata porque su banco central proporciona bonos de cambio basados en los productos existentes ya entregados y facturados. La transacción se hace posible por la centralización eficaz de la comunicación entre todos los productores y consumidores adheridos. Al final, todo el cuerpo social.

El numerario deja ya de ser el "equivalente general" que permite a algunos atesorar el trabajo de otros bajo la forma de oro y plata; Proudhon propone hacer desaparecer los salarios "arruinando el dinero". Los productores, asociados en las fábricas, parcelas de tierra o comercios, intercambiarán directamente, sin tasas ni vigilancia del Estado, lo que estará basado en el intercambio recíproco de productos y servicios, expresados no en la moneda clásica sino en valor de trabajo. De este modo, la fuerza colectiva que el empresario no paga jamás al trabajador, esa famosa diferencia que Proudhon llama "error de cuenta" en su Primera memoria, se repartirá y contabilizará en la suma social de todos los intercambios efectuados por el Banco del Pueblo. Así, al ser imposible la extorsión de la plusvalía debido a abolición de los sueldos en moneda ¿qué será de los patronos?

De golpe, todo lo que oprime a los trabajadores, ya sean los alquileres de la ciudad o la granja del campo, así como el beneficio en el comercio, se hacen económicamente inútiles y desaparecen. Los billetes de cambio del Banco del Pueblo, que no se pueden ahorrar, provocan la desaparición de la moneda y el salario, mientras que el crédito gratuito arruinará a los usureros. Al privar a la propiedad de su capacidad de perjudicar, es decir, al prohibir la extorsión del "error de cuenta" en el marco del asalariado, del alquiler en el capital-cemento, de las granjas en el capital-tierra, del beneficio en el capital-comercio, Proudhon lo vacía de todo su contenido social habitualmente nefasto.

Una utopía concreta

El sistema de Proudhon constituye una respuesta práctica posible e inmediata al crack de 2008, cuyos efectos podrían ser dramáticos para todos los pueblos del mundo, condenados a absorber las pérdidas colosales ligadas a la incuria y la rapacidad de la casta capitalista que oprime al mundo.
Porque, al fin y al cabo ¿qué vemos?

Los créditos de riesgo, llamados "subprimes" con sus tasas variables, han desplumado a las familias americanas modestas, cuyos créditos, falazmente transformados en acciones por los mercachifles de los "hedgefunds", han envenenado las carteras de los bancos de todo el planeta. Resultado: paro cardiaco por el paro de la circulación del capital, al haber bloqueado la desconfianza general los créditos de banco a banco. ¿No es evidente que con el crédito gratuito del Banco del Pueblo de Proudhon esos dos millones de familias norteamericanas seguirían teniendo techo?

A esta crisis de la circulación se añade en 2008 la de la especulación. Con el sistema proudhoniano, en el que desaparecerían la moneda clásica, los beneficios comerciales y los salarios pagados en metálico, ¿quién podría seguir haciendo fortuna moviendo los capitales de un país a otro con un click del ratón?

¿En qué se convertiría esta mortal cartelización del capital, que la globalización trata de imponer por la fuerza de sus armas o por el chantaje político si, tras esta crisis de la dominación económica de Wall Street, se crean por todas partes federaciones de productores, de consumidores, de distribuidores que favorezcan la economía local y el intercambio servicio-producto, abandonando el paso al consumo ciego en los supermercados?

¿Cómo, bajo esta óptica, podrán mantenerse todavía los inverosímiles derroches en gastos militares, en vigilancia policial, o en represión judicial? ¿Cómo podremos necesitar un Estado omnipotente cuando la clase dominante, definitivamente arruinada, haya perdido su omnipotencia económica sobre la sociedad?
La crisis económica que pronto va a golpear duro a todas las economías fuertemente integradas en el mercado mundial, no podrá en cualquier caso hacer estragos a las economías basadas en la autogestión y el desarrollo autocentrado.

Contra el intercambio desigual, el beneficio y la explotación del trabajo, contra las soluciones bancarias o estatales a la crisis, los anarquistas deben proponer y poner en marcha inmediatamente un socialismo federativo basado en una economía alternativa apoyada en redes locales politizadas y dispuestas a federarse; valoremos las monedas autónomas de intercambio recíproco, salgamos del sistema monetario mercantil. Si el capitalismo no nos contrata, contratémonos nosotros por medio del trueque de servicios y de productos.

Es hora de que en cada ciudad los círculos anarquistas propongan al pueblo que recupere lo que se le ha robado, y que deje de permitir que le roben.

Philippe Paraire
(Le Monde libertaire)

Publicado en Tierra y Libertad, enero de 2009

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pere Ortega en Alcoi

Tortuga Antimilitar - 17 January, 2020 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

"Permite que tu hijo se aburra. Deja de ser su animador sociocultural"

Tortuga Antimilitar - 17 January, 2020 - 00:00

Olga Pereda

Si cargas con la mochila de tu hijo a la salida del colegio, si tu crío tiene agenda de ministro, si no se aburre nunca, si te provoca ansiedad convertirle en el próximo Messi o Mozart es más que probable que seas un padre o madre helicóptero y hayas caído en las garras de la hiperpaternidad, un fenómeno importado de EEUU y estudiado en profundidad por la periodista Eva Millet, autora de libros como 'Hiperpaternidad', 'Hiperniños. ¿Hijos perfectos o hipohijos?' y 'Niños, adolescentes y ansiedad' (editados por Plataforma Actual).

Hay madres que atan las zapatillas a sus hijos de 10 años. ¿También son hipermadres?

Sí, un claro ejemplo, como el de cargar con las mochilas cuando salen de la escuela. La hiperpaternidad es curiosa porque, por una parte, se esperan grandes cosas del niño, pero las más normales no las hacen. A los seis años saben esquiar pero no se atan las zapatillas. O hablan chino pero son incapaces de decir buenos días al entrar en un sitio. El tema de la mochila es un clásico. Hoy los padres somos sherpas y cargamos con la de nuestros hijos. La deben llevar ellos. Es su mochila, su responsabilidad.

La generación EGB se acostumbró a que sus padres no les hicieran demasiado caso. ¿En qué momento hemos pasado de los 'niños mueble' a los 'niños altar'?

Por varios factores. El primero, el demográfico. La media de hijos en España es de 1,3. Se tienen a una edad más tardía y ha habido tiempo de planear cómo será ese hijo. Nos hemos profesionalizado como padres y madres. En la hiperpaternidad se importan herramientas del mundo laboral a la crianza. Es decir, algo que es natural lo hemos profesionalizado y es un trabajo a tiempo completo. El segundo motivo es que hay una oferta brutal para hacer de tu hijo lo que tú quieras. Te acabas metiendo en una rueda porque parece que si no le ofreces todos estos ‘inputs' el niño no triunfará. Eso provoca mucha ansiedad.

Pero estamos delante de la generación de padres y madres con menos tiempo de la historia.

No diría eso. Yo diría que somos la generación con menos tiempo tranquilo. Hoy los padres dedican más tiempo a su prole que nunca. Pero esas horas se dedican siempre a hacer muchas cosas. Madeline Levine, divulgadora americana, afirma que la crianza se ha convertido en un campo de entrenamiento. Eso de estar en casa una tarde de sábado sin hacer nada queda mal. No tener tiempo libre y que tu agenda esté llena de cosas se ha convertido en un símbolo de estatus.

¿Cómo evitar la hiperpaternidad o la hipermaternidad?

Permite que tu prole se aburra un rato y deja de ser su animador o animadora socio cultural. Que tu hijo espabile y juegue con sus juguetes. Nunca han tenido tantos y, sin embargo, carecen de tiempo. Los menores cada vez juegan menos, el día no les da tanto de sí. Jugar es un derecho, que no se nos olvide. Es fundamental para el desarrollo infantil. Los padres, sin embargo, nos sentimos culpables si se aburren diez minutos. Aburrirse es sano.

"Hoy nos preparamos el examen", "mañana tenemos piscina". Utilizar el plural es otro síntoma de hiperpaternidad o hipermaternidad.

Es una de sus características. La comunión con los hijos es tal que hablamos en plural. Intentemos distanciarnos. Ellos son ellos. Y nosotros, nosotros.

Hablando de agendas de ministros, la actual lista de extraescolares es colosal.

A veces es la única posibilidad que tenemos de compaginar nuestra vida familiar con la laboral. La conciliación, o la falta de ella, es un tema del que deberíamos hablar. Pero es cierto que hay un abuso de las extraescolares, que, además, cada vez se practican antes. El motivo son los neuromitos educativos que circulan entre los nuevos padres. Esas teorías que dicen que hasta los tres años se hacen todas las conexiones neuronales y que después ya es tarde para aprender. Queremos pequeños Messi, pequeños Mozart y pequeños Einstein. Si tu hijo no está interesado en hacer música no le apuntes. ¿A quién le interesa que asista a las extraescolares? ¿A mí o a mi hijo? La hiperpaternidad implica grandes dosis de ansiedad en los padres. Quizá los críos están mejor en el parque que en el aula de música.

Nunca como hasta ahora se hablaba tanto de las emociones infantiles. ¿Son tan importantes?

Las emociones se están convirtiendo en un producto de mercado más. Reina esta idea de que la inteligencia emocional servirá para nuestros hijos en el futuro. Está bien hablar de emociones y saber gestionarlas. Pero la educación emocional no es decirle al niño todo el rato lo guapo y lo listo que es. Es necesario educar en la empatía, la tolerancia a la frustración y el autocontrol.

Usted defiende que una familia no es una democracia y que nunca debemos preguntar a un niño de tres o cuatro años, por ejemplo, qué quiere cenar.

Es que eso lo tienes que decidir tú, que sabes qué es lo que le conviene. Hay padres que si el chiquillo está malito le pregunta si quiere medicina. Basta. No acosemos a los niños a preguntas. En el mundo de la paternidad corre la idea de que todos somos iguales y que cómo les vamos a imponer un menú. La familia no ha de ser una dictadura, cierto. Pero hay jerarquía. Una buena crianza necesita amor, pero también límites.

¿Y los castigos? No castigos físicos, por supuesto.

La palabra es peyorativa. Estar educando con castigos continuos no es buena idea. ¿Se puede educar sin límites ni castigos? Creo que es difícil. Los castigos deben ser pocos, moderados y solo imponerlos cuando son necesarios.

"No tenemos que educar a un hijo perfecto sino criar personas", recuerda en sus libros.

Esta idea de la perfección es muy americana. La casa perfecta, la boda perfecta, las vacaciones perfectas… Ahora tienes que tener el hijo perfecto. La hiperpaternidad es un fenómeno que empieza en EEUU. Una de las causas de la ansiedad de los progenitores es, precisamente, esta presión por la perfección. La perfección está en una fórmula matemática o en un atardecer, pero en los seres humanos no. Aspiremos a tener unos hijos razonablemente buenos. Buscar la perfección es una receta para la ansiedad.

¿Cuál es la receta para lo contrario?

Lo que comentaba antes, relajarnos un poco y pensar que no todo depende de nuestro control. Dejar a los niños un poco más a su aire. Este modelo de proyectarlos como el futuro pianista o el cirujano hace que estemos todo el día encima de él. Conclusión: les estamos arrebatando autonomía. Yo hablaría de sana desatención, de observar sin intervenir a la primera de cambio. Crecer es equivocarse. Si no, no aprenderán a valerse por ellos mismos. Hay que darles herramientas para que sepan solucionar sus pequeños problemas. Un ejemplo serían los deberes escolares, que tendrían que hacer ellos mismos. Dejemos de preguntarles todo. Trabajemos los límites. Y, sobre todo, confiemos en ellos y en nosotros. La crianza es un proyecto a largo plazo.

Estamos en Navidad. Muchas familias organizan un viaje a Laponia para ver a Papá Noel. ¿Una moda o una buena idea?

Si quieres ir, ve. Pero lo veo innecesario. Uno de los problemas de la paternidad es una oferta descomunal en el mercado, no solo de actividades académicas sino de experiencias. Ahora en la vida no compras cosas, sino experiencias. Y en los niños son experiencias mágicas, ya sea alquilar una limusina rosa para celebrar el cumpleaños o ir a Disneyland o Laponia.

Si no entras en esa rueda eres un padre paria.

Antes hablábamos de los límites. Y esto es un ejemplo. Si tú no quieres hacer ese viaje, puedes hacer una fiesta de cumpleaños en un parque y disfrutar mucho. Hay mucha competencia entre familias.

Problemas del primer mundo.

Criar a un hiperniño es carísimo. Me gustaría resaltar, además, que cada vez hay más niños desamparados en nuestro país. Solo en Catalunya, según un informe de Save the Children, el 27,7% de la población infantil vive en riesgo de pobreza. Niños abandonados por las familias y por la sociedad. Luego están los niños hiperestimulados, hiperviajados e hiperconsentidos. La clase media en la crianza está desapareciendo.

Fuente: https://www.elperiodico.com/es/mas-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Al menos una buena noticia para compensar un comienzo de año fotut

Tortuga Antimilitar - 16 January, 2020 - 00:01

La cadena Al Jazeera está contribuyendo como tantos otros medios, personalidades, organizaciones, etc., a rebajar la tensión y el pesimismo que parece haberse instalado en muchas partes del mundo a causa de los enfrentamientos en Oriente Medio.

El periodista económico y de negocios de la cadena, Darren Jordon, en su programa "Contando el coste", pregunta muy oportunamente a su invitado, el Sr. Torsten Muller-Otvos, Director General de Automóviles Rolls Royce, empresa que bate récords de ventas con su fuerte presencia en la zona, sobre una cuestión de la máxima importancia para la angustiada población mundial:

DJ: ¿Cómo puede afectar a la compañía la situación de incertidumbre?

TMO: Es muy difícil predecir y como se puede imaginar estamos siguiendo de cerca todo lo que ocurre en nuestros mercados alrededor del mundo. Es decir, como marca de lujo no somos inmunes a cualquier alteración, política o la que sea, por lo que estamos observando muy atentamente lo que ocurre; aunque no le puedo decir qué pasará en las próximas semanas o meses.

Lo que sí puedo decir en este momento es que la demanda en Oriente Medio es muy robusta, tiene buen aspecto, no hemos visto ningún declive en los últimos días y hoy es similar a la de 2019, pero veremos qué pasa.

Si Benito Pérez Galdós viviese hoy, volvería a escribir, como en Misericordia, "Dios aprieta pero no ahoga".

Por si esto fuera poco, TMO tranquilizó a los compradores de la marca afirmando que la compañía ya tiene un modelo eléctrico y prometiendo que en esta década "haremos honor a nuestro objetivo de ser eléctricos".

¡Ahí es ná!

Fuente: www.aljazeera.com/programmes/counti...

Para ampliar conocimientos sobre lo fundamental de este problema de nuestro tiempo:

www.businessinsider.com/craziest-de...

Foto de dos modelos del Rolls Royce Afgano:

http://elpais.com/internacional/201...

Categorías: Tortuga Antimilitar

‘Gran bellotada ibérica': Un escuadrón solidario de guardianes que llenan los bosques de vida

Tortuga Antimilitar - 16 January, 2020 - 00:00

Algunos consideran esta acción la reforestación transfronteriza más grande de la historia, con la que se han plantado 1,7 millones de bellotas en apenas cinco meses
La idea surgió desde el llamamiento de los ‘guardianes del bosque', un colectivo de voluntarios que trabaja en las zonas afectadas por el gran incendio de Sierra de Gata (Cáceres) ocurrido en 2015.

Jesús Conde

La idea nació a partir del llamamiento lanzado por los ‘guardianes del bosque', un colectivo de personas que trabaja en la reforestación de las zonas afectadas por el incendio de Sierra de Gata en 2015

Son auténticos embajadores de la naturaleza. Llenan sus talegas de bellotas y las plantan en terrenos baldíos. En montes que fueron pasto de las llamas o allá donde la degradación ambiental ha desnudado el paisaje de troncos y ramas.

Miles de personas se han sumado a la ‘Gran Bellotada Ibérica', un movimiento social que se ha extendido por toda España y Portugal y que nació hace cinco meses de manera espontánea desde el corazón de la Sierra de Gata, en Cáceres.

A través de las redes surgió un llamamiento ciudadano que invita a la siembra de bellotas y que se ha multiplicado como la pólvora. Ya suma más de 25.000 adeptos en España y Portugal y ha involucrado a medio millar de colectivos y 130 escuelas y 75 ayuntamientos hasta el momento.

Cada semana se organizan nuevas quedadas para recolectar y sembrar en cualquier punto de la Península. Algunos la consideran la acción de reforestación transfronteriza más grande de la historia. Se han sembrado casi dos millones de bellotas y aspiran a terminar la temporada, el próximo mes de marzo, con otro medio millón más plantadas.

El éxito de la campaña reside en una red de personas que se echan al campo, cada una en sus territorios, convencidas de que la mejor forma de luchar contra el cambio climático y la desertificación es plantar vida. Plantar árboles.

Voluntariado de bajo la campaña ‘Reforest-acción' / @ReforestAccionNetwork

La idea de la 'Gran Bellotada' surgió de un voluntariado que anima a reforestar el monte quemado de Sierra de Gata, y al que han acudido personas de más de 40 países

¿Cómo nació la 'bellotada'?

La idea nació a partir del llamamiento lanzado por los ‘guardianes del bosque', un colectivo de personas que trabaja en la reforestación de las zonas afectadas por el gran incendio de Sierra de Gata (Cáceres) ocurrido en 2015.

Disponen de un albergue cedido por el Ayuntamiento de Villasbuenas de Gata, desde donde ofrecen estancias gratuitas, con alojamiento y manutención para quienes se animen a echar una mano. Hasta Extremadura han llegado voluntarios venidos de Finlandia, Alemania, Brasil o Venezuela. También de Argentina o Sudáfrica, entre otros países.

Con la misma filosofía lanzaron el llamamiento de la bellotada a través de las redes. El movimiento no tardó en recibir la respuesta de miles de seguidores bajo el efecto de una gran bola de nieve que crece cada día. Se ha convertido en un llamamiento viral.
Más de 25.000 personas de España y Portugal se han sumado a un movimiento social que consiste en recolectar y sembrar bellotas en los montes cercanos.

Proceso de siembra de bellotas

Rodrigo Ibarrondo, Bongui, es el precursor de esta iniciativa. Incide en que plantar árboles es importante, pero más poderoso es aún el cambio de conciencia que experimenta quien participa en estas experiencias. Las personas que se echan al monte conocen su paisaje, se implican en su cuidado y en el valor de los entornos. En ese momento surge la magia. Todo es diferente, todo cambia.

El resto vendrá más tarde. Cuando la gente se mueve empuja a las administraciones a hacerlo también. “Queremos ver cómo este movimiento dice a gritos que queremos árboles, más árboles, para que la Península Ibérica no se convierta en un desierto. Ese es el empujón que queremos”.

La bellota, un regalo de la naturaleza

La bellota es una semilla que se encuentra con facilidad en dehesas y bosques. Es un regalo de la naturaleza del que se han alimentado nuestros ancestros y ha sido sustento de muchas formas de vida.

Desde la ‘Gran Bellotada' explican que tiene una gran capacidad de supervivencia. El fruto puede generar hasta un metro y medio de raíz en el primer año, lo que le aporta una gran capacidad de supervivencia en los entornos del clima Mediterráneo.

Son las madres de los Quercus, un emblema de la Península que da forma a encinas y alcornoques. Suma hasta 11 especies diferentes, entre las que se encuentran también el quejigo, el roble melojo o el carballo.

Hasta 250.000 nuevos árboles

Con unas pequeñas claves, disponibles en la web de la guía ‘bellotera', la gente puede trabajar en sus municipios de manera autogestionada.

El porcentaje de éxito de la plantación depende de los suelos y de otros condicionantes. En algunos suelos puede tener un porcentaje de éxito de hasta el 50 por ciento, aunque la media suele estar entre el 10 y el 20 por ciento de germinación.

Para los 'belloteros' la clave está en meter una gran cantidad de bellotas, para garantizar el crecimiento de algunas de ellas. Si se logra sembrar hasta 2,5 millones está campaña se asegurará el crecimiento de al menos 250.000 nuevos árboles.

Todo el mundo puede participar

Cualquiera puede participar en la recolección de los frutos, es tan sencillo como cogerlos y meterlos en la tierra. No hay que ser un experto bellotero, aunque sí es aconsejable tener en cuenta una serie de indicaciones para que el trabajo sea provechoso.

En primer lugar hay que saber que las bellotas deben ser locales, adaptadas a cada territorio. No es aconsejable mezclar variedades genéticas ni especies alejadas de nuestros entornos.

También hay que saber reconocer las bellotas sanas, aquellas que son fértiles y tienen brillo y vitalidad. Es necesario coger las que tienen un color homogéneo y marrón.

Hay que mirar hacia los espacios comunales y zonas públicas, o bien plantar en fincas privadas con el permiso del propietario. El terreno debe estar empapado de agua, tras las lluvias, y la semilla debe plantarse de manera horizontal.

También es importante buscar la sombra de un arbusto, en una zona acorchada por la vegetación, que garantice el crecimiento del retoño. Para evitar exponerlas a los depredadores es aconsejable no remover la tierra.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

J.C. Monedero: "Pelear contra el capitalismo es una quimera, no hay otro modelo"

Tortuga Antimilitar - 15 January, 2020 - 00:00

El cofundador de Podemos advierte que el nuevo gobierno solo puede "correr un poco el centro hacia la izquierda"

En su última columna de opinión, publicada el pasado sábado en Público, Juan Carlos Monedero advierte sobre lo poco que se puede esperar del nuevo “gobierno progresista” español. Apenas, apunta el cofundador de Podemos, correr un poco el “centro político hacia la izquierda”. Sobre la posibilidad de superar, siquiera en un futuro incierto, el actual sistema económico, Monedero se pronuncia también, de forma contundente: “La izquierda cuando es inteligente –afirma - sabe que pelear contra el modelo actual es una quimera".

Por EUGENIO FERNÁNDEZ / REDACCIÓN CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

En la perenne ceremonia de la confusión sobre la que los diferentes aparatos ideológicos del sistema perseveran cada día, para mantener en la alienación a las clases populares, desempeña un papel fundamental la definición de aquello que se pretende identificar como la "izquierda social y política".

Definiendo como "izquierda", o incluso la "izquierda radical", a organizaciones e individuos plenamente integrados en el propio sistema se logra borrar de la conciencia de las mayorías los valores, ideas y proyectos que, en un pasado no tan lejano, fueron capaces de movilizar a millones de personas en la lucha por un mundo en el que no hubiera lugar para la explotación del hombre por el hombre.

Con estas cartas ya marcadas, y un espacio de juego en el que la auténtica disidencia política no tiene cabida, el terreno se encuentra perfectamente abonado para consumar el engaño.

"Juan Carlos Monedero: La izquierda, cuando es inteligente, sabe que pelear contra el modelo actual es una quimera"

Solo en este contexto facilitado por la ausencia de organizaciones revolucionarias con arraigo social puede explicarse la vertiginosa popularización de personajes como el cofundador e ideólogo de Podemos, Juan Carlos Monedero.

Monedero, cuya superficialidad intelectual solamente es superada por su poca vergüenza, aún es considerado por no pocos incautos como el "alma más izquierdista" de Podemos. O sea, una suerte de versión bis de Alfonso Guerra en relación con Felipe González. Y ello, a pesar de que ya en su tesis doctoral quedó explicitado su visceral anticomunismo, muy propio de la Guerra Fría, del que tuvo la oportunidad de mamar en la Universidad de la República Federal Alemana. Al posicionamiento político de su tesis agregó en el año 2015, sin más explicación, que el "socialismo en la Unión Soviética resultó ser simplemente "un campo de concentración destinado a los pobres".

Tres años después, el propio Monedero retrataba una vez más sus concepciones socialdemócratas, en una entrevista realizada al actor Willy Toledo, cuya visualización, en el vídeo inserto en esta misma página, recomendamos encarecidamente a nuestros lectores (*).

Pero, para terminar de despejar cualquier duda, el lector interesado no debería dejar de leer la última columna publicada por Juan Carlos Monedero, el pasado sábado 11 de enero, en el órgano de expresión oficioso de Podemos llamado Público.

Bajo el titular "Tarea urgente: correr el centro hacia la izquierda", Monedero deja meridianamente clara las escasas medidas que, en su opinión, se le pueden pedir al nuevo Ejecutivo conformado por el PSOE y por su propio partido, Podemos .

La gran cuestión consiste, según este sabio de la Ciencia Política, en hacer correr un poquito el "centro político hacia la izquierda". En ese "corrimiento" es posible - asegura Monedero - hacer converger a Pedro Sánchez con Pablo Iglesias. A nuestro juicio, sin embargo, tal convergencia no requiere ningún esfuerzo especial a ninguna de las partes contratantes. Demagógias aparte, quienes han querido seguir las trayectorias ideológicas y biográficas del triunvirato Iglesias-Errejón-Monedero son plenamente conscientes de que la fraseologia seudo revolucionaria con la que se presentaban ante los medios de comunicacion, era una pura filfa de vendedores de tónicas de crecepelos baratos.

"El PSOE -nos alerta ahora el lumbreras - le va a poner una vela a Dios y otra al diablo. No puede hacer mucho más. El PSOE es quien es. Pero está bien que así sea. Es un gran avance".

Monedero, obviamente, no dice una sola palabra sobre la manera en la que la obediencia de este gobierno a los dictados neoliberales de la UE - como la llamada "estabilidad presupuestaria" - le impedirán satisfacer las necesidades más básicas de la población.

Sí deja absolutamente claro, sin embargo, su opinión acerca de la posibilidad de superar, siquiera en un futuro no definido, el sistema capitalista. Lean lo que se atreve a decir el maestro, sin ruborizarse:

"La izquierda sabe que el modelo capitalista nos lleva al precipicio. Pero saber esto no sirve de mucho porque no hay modelo alternativo global. La izquierda, cuando es inteligente y recuerda eso de la correlación de fuerzas, sabe que pelear contra el modelo actual es una quimera".

Fuente: http://canarias-semanal.org/art/265...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Acto en Iruña

Tortuga Antimilitar - 15 January, 2020 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Por qué se recurre a la desobediencia civil ante la emergencia medioambiental?

Tortuga Antimilitar - 15 January, 2020 - 00:00

Arturo Martínez
Doctor en Filosofía, especialista en antropología y estética, y poeta.

«El hecho de que los partidos políticos existan no es motivo suficiente para conservarlos. Sólo el bien es un motivo legítimo de conservación» (Simone Weil)

Cuando ya no quedan herramientas para el cambio porque los poderes fácticos anteponen su guerra comercial al cuidado del planeta, y con él a la naturaleza humana, la desobediencia civil emerge como la última solución antes del recurso a la violencia. En el fondo, el viejo debate que aquí germina es si anteponer la ética o la política. Desde la antigüedad, se ha venido apelando a una ética de fines capaz de alumbrar el horizonte de la sociedad en base al concepto de Eudaimonia, concepto que relaciona la idea de felicidad con la de plenitud, asumiendo que la realización del ser humano está vinculada a la de su propia naturaleza. “El bien es aquello a lo que tienden todas las cosas”, decía Aristóteles. Y esto pudiera ser así, al no ser que ciertos poderes, superiores al estado, anteponiendo lo material a lo moral, lo impidan. Porque como pensaba Thoreau, “antes que nada tenemos que ser hombres y no súbditos”, y más aún, “no es importante que algunos sean buenos como tú, sino que haya alguna bondad absoluta en alguna parte que influencie a toda la masa”. Esa verdad absoluta se refiere a los valores universales y morales, que son precisamente los que justifican la desobediencia civil, cuando ya no quedan más alternativas.

Pero desgraciadamente vivimos en la era de la posverdad, de lo fragmentado, de los relatos líquidos, como decía Zygmunt Bauman. Y en esas coordenadas las mayorías suelen ser ciegas a los principios de la justicia, se mueven por intereses individuales o partidistas. En esa confusión generalizada, solo un alto nivel de conciencia personal y social, entendida esta, como un esfuerzo holístico e integrador capaz de regenerar la conexión original que ser humano y naturaleza componen, puede ser la solución. Quizás ese fuera el corazón del mensaje que Mahatma Gandhi lanzó al mundo hace ya un siglo. Se conoce como ahimsa, y aunque Gandhi no fue el inventor del término, sí que fue el que educó a occidente en esa poderosísima enseñanza. La no-violencia exige respeto por la vida en todas sus formas, y esto significa, no únicamente, no matar (cosa que sí estamos haciendo con el planeta), sino tampoco causar daño físico o emocional a otros seres vivos, ya sea a través de la palabra, del pensamiento o de las acciones. De esta tesis se puede deducir una conclusión evidente: la mentira es un mal. “Cualquier verdad es mejor que el engaño”, dirá el padre de la ética ecológica, Henry David Thoreau. Pero hoy en día, la verdad y la mentira han sido objeto de manipulación, y en tan elevada forma, que a veces cuesta desligar la una de la otra. Ese fue el gran acierto de los que hoy justifican sus atrocidades con palabras vacías, hasta el punto de que los poderes políticos, antaño fuertes y decisivos, hoy respiran al son de fuerzas invisibles que se encuentran más allá del bien y del mal. Estos gestores del falso bien intervienen la realidad natural en nombre de espurios intereses que están matando el futuro del planeta. La razón hoy es más instrumental que nunca, y el grito de socorro que la Escuela de Frankfurt visibilizó hace casi un siglo, ha quedado soterrado entre centenares de noticias vacías y millones de intercambios virtuales a través de unas redes, que como dijo Habermas, están más pendientes de proporcionar el estímulo de la autoría que de crear lectores.

En esta tesitura, y quizás hoy más que nunca, “el pecado es la falta de atención”, como nos recordaba Simone Weil. Esa irrepetible mujer que dio su vida por no comer más que aquello que administraban las cartas de racionamiento a los soldados ingleses durante la segunda guerra mundial. Quizás, por todo ello, y hoy más que nunca, cuando el genocidio es ecológico, la única posibilidad que nos queda es el gesto, la desobediencia entendida como pedagogía. Porque las leyes eternas están inscritas en el alma humana, como corroboraban Ralph Waldo Emerson o el propio San Agustín. Si el miedo no nos hace dimitir de esos principios, y conseguimos entender que el hombre es un cuerpo espiritual capaz de percibir lo verdadero, lo justo y lo bello, podremos ponernos manos a la obra para trabajar conjuntamente en la salvación del planeta, y lo que es más urgente, de nosotros mismos. La naturaleza humana, entendida como co-principio de la moral, debe estar antes que cualquier forma de jurisprudencia formalista. Porque en nuestros tiempos la violencia también emana del estado y de las instituciones en forma de violencia sistémica. De manera que la justicia y la ley no son lo mismo (nunca lo fueron y Sócrates murió por ello). Cuando esto sucede, resistir no es un acto subversivo, sino un esfuerzo por respetar el equilibrio original y restablecer la dignidad de los seres humanos.

Quizás, y para concluir, convendría recordar a Lévinas, ese pequeño gran hombre, que observó que la base de la violencia era el interés, ya que resulta imposible que todos nos podamos afirmar sin dañar al resto. Debemos ponernos en el lugar del otro sin esperar nada a cambio, atendiendo a la responsabilidad que de forma inmediata nace al mirar su rostro. En definitiva, el yo es el resultado de que alguien nos haya cuidado, porque el otro ya estaba mucho antes de nosotros existir. De hecho, el otro siempre se me impone como límite de mi propia libertad. Solo en ese respeto sagrado, que es justamente lo que defiende la ecología, podemos salvarnos todos y dejar un planeta a los que vengan, como las anteriores generaciones hicieron con nosotros. A ellos este homenaje en forma de reflexión filosófica. A modo de conclusión, el rostro del otro siempre me ordena: «¡No matarás!», y este mandato ha de ser entendido como el hecho de no reducir la alteridad desnuda y vulnerable a la mismidad.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

"A mí me habla en español, que estamos en España": Denunciados dos guardias civiles en Valencia por discriminación lingüística

Tortuga Antimilitar - 14 January, 2020 - 00:00

La Plataforma per la Llengua asegura que impidieron a dos jóvenes expresarse en valenciano y reclama sanciones para ambos agentes.

EFE - Valencia

La Plataforma per la Llengua ha presentado una denuncia contra dos agentes de la Guardia Civil de Tavernes de la Valldigna (Valencia) por abuso y discriminación lingüística, ya que, según la denuncia, impidieron a dos jóvenes expresarse en valenciano.

Esta denuncia, en la que se reclaman sanciones para ambos agentes, ha sido presentada ante la Subdelegación del Gobierno en València y también ante la Oficina de Derechos Lingüísticos de la Generalitat Valenciana, según ha informado la citada plataforma en un comunicado.

Los hechos se produjeron el pasado 29 de diciembre, cuando el vehículo en el que viajaban cuatro personas que se dirigían a un festival de música fue parado por una patrulla de la Guardia Civil durante 40 minutos a la salida de una gasolinera para practicar un control de alcoholemia y consumo de drogas.

Según la denuncia, el conductor del vehículo dio las buenas tardes al agente en valenciano y éste respondió: "A mí me habla en español, que estamos en España".

El joven respondió que "podemos hablar en valenciano, porque estamos en Valencia", a lo que el agente respondió con una amenaza: "Si continúa hablándome en valenciano, no nos vamos a entender y me lo llevaré al cuartel. Me va hablar en español", siempre según la versión de Plataforma per la Llengua.

Cuando el conductor se desplazó hasta el coche patrulla para someterse a los controles de alcohol y drogas, los agentes le mantuvieron aislado y sin permitirle coger una chaqueta, e insistiendo en la advertencia: "Si no me habla en español, le llevaremos al cuartel, necesitarán un intérprete y se les fastidiará la fiesta".

Una de las jóvenes ocupantes del coche se dirigió a otros jóvenes que viajaban en otros vehículos y que aguardaban para someterse a los controles, momento en el que el segundo de los guardias le dijo que si "incitaba" a otros a hablar en valenciano estarían "obstruyendo a la autoridad" y "serían llevados a un cuartel".
'Ley Mordaza'

Este agente comunicó al conductor que "si su compañera continuaba con esa actitud la detendría por la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como 'ley mordaza'", siempre según la versión de los denunciantes.

Según ha afirmado Manuel Carceller, portavoz de la Plataforma per la Llengua, "los guardias civiles entendieron perfectamente la expresión en valenciano de las personas retenidas pero consideraron un acto de desobediencia la expresión normal en valenciano. Son hechos que hay que considerar como muestras de prejuicio ideológico, impropios de unos miembros de un cuerpo de seguridad del Estado".

"Los guardias civiles y el resto de las fuerzas de seguridad, por ley, tienen que garantizar la atención al ciudadano en la lengua que este solicite, siempre que esta sea oficial en el territorio", ha agregado.

Según valoración del portavoz de la Plataforma per la Llengua, "este artículo, aunque no obliga los funcionarios individualmente a saber valenciano, sí que impone a la administración un deber de organizarse, de tal manera que la atención en esta lengua esté disponible".

"En todo caso, un trabajador público no tiene el derecho de exigir a un ciudadano que no hable su lengua, cuando se trata de una lengua oficial, ni puede amenazarlo, ni intimidarlo en un servicio por esta razón".

La Agencia EFE ha intentado recabar la versión de la Guardia Civil sobre lo sucedido, aunque no ha obtenido respuesta por el momento.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Iraq: ¿Por qué no se va Estados Unidos a pesar de la decisión de su Parlamento?

Tortuga Antimilitar - 14 January, 2020 - 00:00

Agustín Velloso
Tortuga

Este artículo de Peter Koenig, publicado en Dissidentvoice el día 11 de enero de 2020 con el título de "Iraq: Why Doesn't the US Move Out Despite the Iraqi Parliament's Decision?" es interesante porque revela (una vez más) los motivos de Estados Unidos -y su cuadrilla- para lanzar sus guerras contra los países musulmanes de Oriente Medio:

1: el control de sus riquezas naturales
2: el dominio de la economía mundial (mediante el dólar)
3: el beneficio de las empresas de armas occidentales
4: la guerra contra China

Los tres primeros han estado presentes desde que existe el imperialismo yanqui, el cuarto se ha añadido cuando China se ha convertido en tiempos más recientes en una formidable potencia en expansión global, lo que amenaza seriamente a Estados Unidos sin siquiera haberle disparado un tiro.

Todo lo demás sobre la guerra contra el terror, el peligro islamista, la defensa de la libertad, la democracia y los derechos humanos es un cuento para imbéciles y esclavos agradecidos.

Sin embargo, creo que la mayor parte de la gente en Occidente, al contrario de lo señalado por Koenig: "no se da cuenta", al menos intuye o incluso sabe lo necesario: que Occidente realiza una política y una guerra criminal e injusta (además de ilegal) que sólo beneficia a sus promotores.

¿Por qué Estados Unidos no se va de Oriente Medio? Porque su gente prefiere vivir cómodamente por encima de todo y punto. Cuando dejen de beneficiarse del expolio, bien porque China, Rusia y sus aliados no lo consientan y fuercen su salida con la colaboración de una Europa resignada al nuevo poder, bien porque todos ellos se bombardeen mutuamente hasta dejar la tierra como Plutón, o sea, a 200 grados bajo cero por el invierno nuclear, no habrá remedio, será demasiado tarde.

El que la gente no considere el riesgo mortal que corre, que la guerra generalizada hacia la que se dirige el mundo le alcance a ellos y a su familia es un síntoma de la degeneración intelectual y moral de la humanidad.

Algo parecido le pasa con el cambio climático.

Es una especie que parece programar de forma consciente, cuidadosa, constante y cruel su propia destrucción colectiva.

----------------------

¿Por qué no respeta Estados Unidos (EEUU) la decisión tomada por el Parlamento iraquí y se va del territorio iraquí? La respuesta breve es: porque EEUU no respeta la soberanía de nadie – ningún país – si esto no favorece a sus objetivos.

Ahora EEUU se mantiene firme y no dejará la región. El presidente Assad ha exigido que EEUU abandone territorio sirio. No lo ha hecho. EEUU tiene mucho en juego allí. Todo tiene que ver con su política orientada hacia la hegemonía mundial sobre el territorio y las finanzas, es decir, con el dólar americano.

El conflicto con Irán no ha terminado de ninguna manera. Asistimos a un respiro para la reagrupación y posteriormente vendrá la intensificación del conflicto. Las bases estadounidenses en Iraq y la presencia militar, actualmente con más de 5.000 tropas, son los instrumentos más prácticos para el empleo de la fuerza contra Irán.

Además del control sobre los ricos y muy estratégicos territorios de Oriente Medio como un paso importante hacia la hegemonía mundial, la presencia continua estadounidense en la región también tiene que ver con ganancias para la industria bélica y con el precio y control de los hidrocarburos, sobre todo el gas.

Hemos visto, poco después del cobarde asesinato del general Qassem Suleimani, la escalada de las acciones de la industria bélica ante la previsión de una guerra caliente y unas ventas enormes de armas. La industria bélica se lucra de forma demencial con la matanza. Cada vez más son las guerras y los conflictos lo que dirige los sistemas económicos occidentales. En EEUU la industria bélica, las industrias relacionadas y los servicios dan cuenta aproximadamente de la mitad del PIB del país. La economía de EEUU sin la guerra es impensable. Por lo tanto Oriente Medio es el campo de batalla eterno perfecto, una condición sine qua non para Occidente. La guerra es adictiva para la economía occidental. Pero la mayor parte de sus habitantes aún no se han dado cuenta de esto. Las guerras y conflictos renovados y recurrentes son obligados. Imagínese, si EEUU tuviera que salir de Oriente Medio, la PAZ podría estallar. Esto no es admisible. Si usted vive en Occidente, dentro de poco tiempo su trabajo puede depender de la guerra.

Además está el gas iraní. Diariamente entre el 20 y el 25 por ciento de toda la energía que mueve la economía del mundo – incluidas las guerras – transita a través del Golfo de Hormuz, que es controlado por Irán. Inmediatamente después del atroz asesinato del general Suleimani, los precios del petróleo y del gas subieron aproximadamente el 4 por ciento y después disminuyeron. Esto sucedió en previsión de un conflicto mayor que podría producirse si Irán reduce su producción de gas o bloquea el paso de Hormuz. En uno u otro caso no se puede excluir un colapso de la economía mundial.

A EEUU, con una agitada industria multibillonaria de fracking, que fracasó en el mercado europeo debido al gas ruso vía el Nord Stream2 y el recién inaugurado el Turkstream, le gustaría controlar el precio de los hidrocarburos para reanimar la industria del fracking muy endeudada. ¿Qué mejor manera que controlar Irán y sus reservas enormes de gas compartidas con Qatar?

Además está la estrecha alianza entre Irán y China, que es el importador más importante de gas de Irán. China es percibida por Washington como una competidora mortal, por lo que quitarle la energía que hace prosperar su economía es uno de los objetivos diabólicos de Estados Unidos. Es incapaz de competir en un campo igual para todos. La trampa, la mentira y la manipulación se han convertido en parte de su modo de vida y de Occidente. Están profundamente enraizadas en la historia y cultura occidentales.

Por supuesto que hay otros canales para suministrar a China los hidrocarburos que necesita. Rusia, con las reservas de gas más grandes del mundo, podría aumentar fácilmente sus suministros.

En resumen: hay pocas probabilidades de que EEUU salga de Oriente Medio, aunque algunos generales – y hasta algún alto cargo del Pentágono– cree que esto sería lo más inteligente. Ven la luz y la luz no es la guerra sino la PAZ.

¿Qué podría hacer Iraq para conseguir que EEUU salga de Iraq y finalmente de la región? Después de todo el Parlamento iraquí ha tomado la decisión mayoritaria de recobrar la soberanía y la autonomía sin tropas extranjeras. La mayor parte de países con tropas estacionadas en Iraq respetan esa decisión. Dinamarca, Australia, Polonia y Alemania se disponen a sacar sus tropas de Iraq. Sólo el Reino Unido con sus 800 militares decidió quedarse junto a EEUU de momento.

Iraq podría reforzar su alianza con Rusia y China y así aumentar la presión sobre EEUU para que éste acepte su petición soberana de que se vaya. Cuánto tardaría esto en materializarse, si se diera el caso, es una pregunta difícil de contestar. Tal vez 'nunca'. Excepto si la hegemonía del dólar americano sobre las economías occidentales se puede quebrar. En este momento se muestra un descenso fuerte del papel del dólar en la economía mundial, ya que Occidente busca cada vez más caminos hacia la desdolarización de su economía y asociarse a un Oriente conducido por China y Rusia donde la desdolarización avanza rápidamente.

Cuando esto pase, las probabilidades de que EEUU mande sobre las naciones del mundo serán nulas y Washington tendrá que repensar su futuro y muy probablemente su presencia en Oriente Medio será historia.

Fuente original: http://dissidentvoice.org/2020/01/i...

Traducción e introducción: Agustín Velloso

Foto: https://www.gettyimages.hk/detail/%...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Marcha a Teixeiro

Tortuga Antimilitar - 13 January, 2020 - 00:30
Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas