Tortuga Antimilitar


España gana 20 euros por segundo por la venta de armas para la guerra en Yemen

Tortuga Antimilitar - fai 18 horas 35 min

EFE

España ingresa 20 euros por segundo por la venta de armas a la coalición saudí que bombardea Yemen, un conflicto que en cuatro años se ha cobrado la vida de más de 60.000 personas, una cada 25 minutos, convirtiéndose "en la mayor catástrofe humanitaria actual creada por el ser humano". Así lo han afirmado las organizaciones Amnistía Internacional, Greenpeace, Oxfam Internacional, FundiPau y Save the Children en la campaña #ElContadorDeLaVergüenza que pide al Gobierno y a los partidos políticos que concurren a las elecciones que España suspenda las exportaciones de armas a Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos para parar ese contador de víctimas.

El contador, situado frente al Museo Reina Sofía de Madrid, registra dos cifras: el importe por venta de armas autorizadas por España a la coalición saudí que supera los dos mil millones de euros y la de muertos por bombardeos 60.218, una persona cada 25 minutos ."Hoy se cumplen cuatro años del inicio de los bombardeos por el conflicto armado en Yemen y queremos colocar este contador de la vergüenza para mostrar las cifras de la magnitud de esta barbarie", ha dicho el coordinador de la campaña, Alberto Estévez, quien ha recordado que Naciones Unidas ha reclamado que cese la venta de armas que la coalición saudí ha utilizado contra la población civil.

En este sentido, ha añadido que "no puede ser que España se ponga de perfil en este tema, lleva cuatro años vendiendo armas y los datos son escalofriantes: por segundo estamos viendo que España ha autorizado la venta de armas por valor de 20 euros y eso hace que en la escasa media hora que muere una persona en el conflicto de Yemen, España haya hecho caja por más de 30.000 euros". "España no puede ser cómplice de los crímenes de guerra que se están cometiendo en Yemen", ha insistido el portavoz de la alianza de ONG, quien ha aseverado que "cualquier medida que pretenda aliviar el conflicto debe pasar por detener la venta de armas para detener la guerra".

También ha insistido en que "hasta que los países que suministran armas, que son EEUU, Reino Unido y Francia, junto a España y otros, no suspendan la venta de armas y no presionen a las partes en conflicto, va a ser muy difícil que haya una solución".

Las ONG ha denunciado que los ataques de la coalición saudí y de Emiratos Árabes Unidos y de otros países de la zona han provocado que el 80% de la población de Yemen dependa de la ayuda humanitaria", tras los más de 19.000 bombardeos registrados en los cuatros años de conflicto.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Escuelas fábrica: Destruyendo a los pueblos indígenas en nombre de la educación

Tortuga Antimilitar - fai 18 horas 35 min

“En el colegio, los profesores nos llaman sucios. Nos llaman cerdos, nos llaman perros.”

Rahman, Orang Asli, Malasia

Actualmente unos dos millones de niños y niñas indígenas estudian en Escuelas Fábrica donde se les arrebata su identidad indígena y se les fuerza a encajar en la sociedad dominante.

La “educación” que ofrecen pretende “corregirlo”. Las Escuelas Fábrica sostienen que proporcionan a los niños indígenas los medios para “tener éxito” en la sociedad dominante, pero la historia muestra cómo destruyen vidas, causando traumas y devastación a los niños, sus familias y sus comunidades durante generaciones.

La historia de las Escuelas Fábrica

En los siglos XIX y XX las Escuelas Fábrica en Canadá, Australia y Estados unidos se conocían como escuelas residenciales o internados. Tan solo en Canadá murieron más de 6.000 niños y niñas en ellas: esto es, uno de cada 25 niños internos.

El trauma inimaginable que causó este sistema ha dejado un legado de dolor y crudeza en muchas comunidades: elevadas tasas de depresión, suicidio y abuso de alcohol y otras substancias.

Parece inconcebible que este tipo de escuelas puedan seguir existiendo, pero ahora mismo hay miles de ellas repartidas por África, Asia y Latinoamérica.

Escuela Industrial Indígena, Pensilvania, EE.UU., s. XIX. © Cumberland County Historical Society

Las Escuelas Fábrica en la actualidad

Estimamos que más de dos millones de niños y niñas indígenas están siendo “enseñados” hoy en Escuelas Fábrica por todo el mundo.

En estas escuelas, los niños y niñas son arrancados de sus hogares, familia, lengua y cultura, y con frecuencia sufren abusos emocionales, físicos o sexuales. Solo en el estado indio de Maharashtra, por ejemplo, casi 1.500 niños indígenas murieron en escuelas residenciales entre 2001 y 2016, incluidos más de 30 suicidios.
Destruyendo comunidades y lenguas

Norieen Yaakob del pueblo indígena temiar, en Malasia, a duras penas logró sobrevivir tras huir del internado. La encontraron 47 días después de escapar de su escuela. Otros cinco niños murieron.

Las Escuelas Fábrica enseñan a los niños y niñas que las creencias y el conocimiento de su pueblo son “primitivos”, inferiores o equivocados.

A millones de niños indígenas se les prohíbe o disuade de hablar su lengua materna en la escuela. Esto amenaza la supervivencia de las lenguas indígenas. Que los niños no hablen la lengua de sus padres es la causa fundamental de la extinción de las lenguas indígenas. Esto es un desastre porque las lenguas indígenas son fundamentales para entender el mundo en el que vivimos, quiénes somos realmente y de qué es capaz el ser humano.

En este Año Internacional de las Lenguas Indígenas, Survival está denunciando una de las mayores amenazas a las lenguas en peligro de extinción: las Escuelas Fábrica.

Convirtiendo “pasivos” en “activos”

Las Escuelas Fábrica existen para convertir a los niños y niñas indígenas y tribales, que tienen su propia lengua y cultura, en trabajadores obedientes del futuro. Una de las más grandes Escuelas Fábrica declaró: “Convertimos a consumidores de impuestos en contribuyentes; de ‘pasivos' en 'activos'”.

Grandes corporaciones e industrias extractivas patrocinan con frecuencia Escuelas Fábrica. Estas compañías quieren beneficiarse de la tierra indígena, de su mano de obra y recursos, y las Escuelas Fábrica resultan una forma barata y eficaz para conseguir esto a largo plazo.

Las industrias extractivas en la India y México apoyan escuelas que enseñan a los niños a aceptar y asumir la minería y a rechazar la conexión que sus pueblos tienen con sus tierras por “primitivas”.

Los estados utilizan la escolarización como una herramienta para inculcar el patriotismo y acabar con los movimientos independentistas, como ocurre en Papúa Occidental, donde el Gobierno indonesio está tratando de “indonesiar” a los indígenas papúes, mientras reprime violentamente la disidencia.

La conversión religiosa es otra de las motivaciones. En Bangladés o Indonesia, el adoctrinamiento islámico está detrás de gran parte de la escolarización indígena; en América del Sur, varias iglesias evangélicas gestionan internados misioneros. En la India, los fundamentalistas hindúes tienen como objetivo la conversión de niños y niñas indígenas por medio de la educación.

Una pérdida para toda la humanidad

Este desprecio por el conocimiento y la cultura indígenas acaba destruyendo a los pueblos indígenas y tribales y sus conocimientos y culturas únicos.

En casa, los niños y niñas indígenas aprenden habilidades complejas y sofisticadas y adquieren conocimientos que les permiten vivir bien en sus tierras y cuidarlas para las generaciones futuras. Los pueblos indígenas son los mejores conservacionistas y guardianes del mundo natural. Miles de años de sabiduría, comprensión y cosmovisiones colectivas únicas pueden perderse en una sola generación cuando los niños no aprenden en sus comunidades y en sus propias lenguas.

¿Cuál es la solución?

La solución es sencilla: la educación de los pueblos indígenas y tribales debe estar bajo su control. Debe estar arraigada a su propia tierra, lengua y cultura, y brindar a las niñas y niños una educación sólida y que les haga sentirse orgullosos de sí mismos y de su pueblo.

Consigamos que esto sea una realidad para tod@s l@s niñ@s indígenas, antes de que sea demasiado tarde.

Fuente y enlaces para participar en la campaña: https://www.survival.es/escuelas-fabrica

Categorías: Tortuga Antimilitar

Estado y patria

Tortuga Antimilitar - fai 18 horas 35 min

Categorías: Tortuga Antimilitar

El intervencionismo militar español: ¡Menudo lavado de cara!

Tortuga Antimilitar - 21 August, 2019 - 00:00

Juan Carlos Rois
Tortuga.

90 operaciones militares en el exterior desde 1989 hasta la fecha; 15.185,95 millones de euros gastados en las mismas desde la cuenta presupuestaria del Ministerio de Defensa o desde el Fondo de Contingencia con el que se viene encubriendo la mayor parte del gasto oculto destinado a esta partida (sin contar con las partidas “disfrazadas” que se contemplan en otros ministerios, como el de Asuntos Exteriores o incluso el de Sanidad y Seguridad Social que aporta al mismo gasto y barcos medicamentalizados y otros barcos y recursos); 41 escenarios bélicos con presencia militar española; barcos de guerra controlando varios mares (Adriático, Báltico, Atlántico, Mediterráneo e índico); todo ello bajo el patrocinio de diversos “actores” militares o internacionales, como la OTAN, con 23 intervenciones, la ONU y la UE con 22 cada una, Coaliciones internacionales “ad hoc” y la OSCE, con 5 actuaciones por cada una, la Unión Africana y la UEO, con una cada cual, así como actuaciones “motu proprio”, con 13 iniciativas. Actualmente presentes en 18 escenarios internacionales de “conflicto” (segundo contribuyente en estas lides para la ONU y primero de la UE).

Este es el resultado cuantitativo inicial del intervencionismo militar español y el principal “logro” de “nuestra” cada vez más militarizada política exterior, desde Felipe González hasta Sánchez, pasando por Aznar, Zapatero y Rajoy, todos amoldados con idéntica horma intervencionista.

En varias entregas voy a intentar torcer y retorcer el intervencionismo militar español hasta hacerle cantar sus miserias. No es tarea fácil, porque las principales fuentes oficiales se dedican con una mano a cantar loas sin parangón a la encomiable actuación española en conflictos internacionales, mientras con la otra ocultan lo que hay detrás del escenario y las preguntas incómodas.

Los datos fiables que existen son pocos, dispersos, difíciles de obtener, sesgados y laudatorios hasta la astringencia. También existen algunos (muy pocos) estudios críticos más o menos solventes, como el ya algo antiguo «Las operaciones militares de España en el exterior» realizado por Melero Alonso para el Institut Català Internacional per la Pau (ICIP) y editado en 2012; los cinco artículos de Utopía Contagiosa para la revista Es Hora (reproducidos en su blog de 2013) y que respondían al nombre «Intervenciones militares en el exterior»; un informe, también antiguo y un poco contemplativo, de Intermón-Oxfam «España y las Misiones Internacionales de Paz: análisis del aporte español a las misiones de paz en el año 2009», también algo antiguo; algún trabajo de postgrado aunque con un enfoque no precisamente antimilitarista pero con profusión de datos; varios informes del Tribunal de Cuentas y de la IGAE; las entradas de Utopía Contagiosa en su día y de otras páginas y blogs antimilitaristas. Contamos también con las comparecencias de los sucesivos ministros de defensa en la Comisión de Defensa y . . . para de contar.

Reseñemos también con el librito «La abominable cara oculta de los ejércitos humanitarios» del colectivo Gasteizkoak (2003) y más tarde con otro libro de mayor altura «Los ejércitos humanitarios y la violencia sexista militar» de 2008, que, sin entrar en el meollo de lo que aquí vamos a tratar, se han encargado de datar los efectos colaterales del humanitarismo militar hasta las fechas de estas publicaciones.
El verano ha sido largo, tedioso y achacoso, lo que me ha permitido acopiar material para intentar mostrar datos y análisis con los que exponer una de las principales actividades de nuestro militarismo: contribuir a la geopolítica de dominación-violencia diseñada desde el Norte rico frente al resto de los pueblos del planeta y respecto de los territorios y ecosistemas que queremos poner a disposición de nuestro reservorio de bienestar a costa del malestar creciente de todos los demás y del colapso global de todos sus sistemas de vida.

A pesar de la cara oculta de este intervencionismo abrumador, la sociedad, en general, desconoce o se desentiende de esta realidad de escándalo. A ello ayuda el militante aplauso de los medios de comunicación y de la casta política hacia esta dimensión vergonzosa de nuestra realidad.

No importa, no interesa, no sabemos de la cuestión y, por todo ello, podemos seguir a lo nuestro. Eso sí, indignándonos de vez en cuando del peor reflejo que ofrece la imagen que contribuimos a construir, como ahora con el escándalo del mediterráneo y la denuncia meritoria del Open Arms y los demás barcos independientes que operan en el mar para desvelar la mentira de la política militar de la UE respecto de los desgraciados que huyen de los conflictos que la UE, la OTAN y los demás actores involucrados provocan en el Norte de Africa, en el Africa subsahariana, en el índico o en la región del oriente medio, por poner un ejemplo.

Vayamos a la tarea, que desgranaremos, como acostumbramos, en varias entregas.

1) LAS CIFRAS BRUTAS

Empecemos por las cifras brutas, bastante brutas, por cierto.
España ha gastado al menos 15.181,95 millones de euros desde la primera intervención militar española en el exterior en enero de 1989, hasta la última en la que andamos enredados, aprobada en mayo de 2019 bajo el mandato de Sánchez (el del «Manual de Resistencia» en el cual afirma su vocación “humanitaria” y casi pacifista, desmentida por los hechos de su gobierno en la fecha en que escribo esto) y que está previsto que acabe con el final del mes de agosto de 2019.

Desde aquella primera intervención hasta la actual de “Policía aérea del Báltico”, hemos acudido a nada menos que 90 operaciones militares en el exterior, lo que, según las cifras que desgranan de vez en cuando nuestros flamantes ministros y ministras de defensa en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, ha supuesto nada menos que la movilización de más de 150.000 efectivos militares (hay que advertir que no todos a la vez, sino mediante reemplazos periódicos de contingentes, de una media de entre 2.500 y 3.000 efectivos anuales en escenarios militares).

Desde entonces 173 soldados españoles han muerto en estos escenarios, superando los mil efectivos heridos y sin contabilidad oficial sobre los “colaboradores” autóctonos de nuestros ejércitos muertos o heridos y, menos aún, de los muertos, o abatidos que se dice ahora, o heridos “contrarios”.

Las cifras en bruto muestran la gran dimensión de nuestra creciente presencia militar mundial. No todos los Estados pueden alardear de una política exterior que ha puesto soldados en 90 escenarios militares, que ha llevado a estos a 150.000 efectivos (y que por tanto goza de un ejército tan entrenado como pocos), que ha desplegado armas de todo tipo y de las diferentes “armas” o ramas militares (Armada, ejército de Tierra, ejército del Aire, espías, ciberseguridad, …) o que se ha gastado en tan singular despliegue la nada despreciable cifra de más de quince mil cien millones de euros, una cifra que supera el gasto público anual de sanidad de todos los países involucrados en nuestro intervencionismo a excepción de Turquía, Colombia e Indonesia, o el equivalente al de todo el gasto destinado anualmente a educación si a estos tres países añadimos Pakistán.

Distribución anual de este gasto militar

Comencemos por desgranar la contribución anual de este enorme gasto militar que, como veremos en el cuadro 1, ha ido, con algún altibajo, creciendo de forma constante desde los 24 millones de euros iniciales (1989) a los 1.176 que ha anunciado para este año la Ministra de Defensa Margarita Robles en su última comparecencia en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados.

Cuadro 1

Como comprobamos en el cuadro, la línea de tendencia nos muestra un crecimiento constante y una propensión exponencial (en verde) que, de seguir con la misma pauta de crecimiento, nos situará (en rojo) en menos de cinco años en más de 1.500 millones de euros al año de gasto y creciendo.

Al respecto hay que añadir tres cuestiones más.

  • 1) Este gasto desplegado por las operaciones de paz no abarca todo el gasto militar del Estado español en este tipo de operaciones. Singularmente podemos señalar que tanto los buques medicamentalizados que pertenecen al Instituto Social de la Marina (Ministerio de Sanidad o como lo denominen en cada momento), barcos que operan en apoyo a operativos militares en Senegal y de apoyo a los efectivos involucrados en la guerra desencadenada en Mali, o en las operaciones promovidas en el índico, así como los barcos “de apoyo” que el Ministerio de Medio Ambiente, Pesca y Agricultura (o como se llame en cada momento), que acompañan al operativo igualmente del índico, conllevan un gasto militar que no se computa en la anterior cifra y que se paga desde fuera del presupuesto del Ministerio de Defensa, como también parte del despliegue guardacivilesco, que se paga desde Interior. Asimismo, el Ministerio de Asuntos Exteriores ha venido asumiendo igualmente parte del despliegue de estas operaciones, incluyendo desplazamientos y combustible, gasto que ahora incluso incluye en sus propias partidas presupuestarias, como destacamos en el trabajo específico que realizamos sobre el presupuesto nonato para 2019 pactado entre PSOE y Podemos.
  • 2) Además, tampoco es todo el dinero que afronta el Estado español en ellas, porque al mismo se debe sumar el de otros rubros cubiertos desde los organismos internacionales bajo cuyo patrocinio se despliegan estas, y que suele ser utilizado en parte para incentivar la participación entusiasta y bien lucrativa de los militares que participan del despliegue, en parte para proveer al operativo de otras infraestructuras.
    Conforme a declaraciones y estimaciones de los diversos ministros/as de Defensa, el gasto militar español destinado a operaciones en el exterior viene siendo, al menos desde 2012, cercano a los 900 millones de euros contantes y sonantes y sobradamente por encima de ésta cantidad desde 2017.
    De modo que tenemos un gasto de operaciones de mantenimiento de la paz incierto, pero, como mínimo, de 15.181,95 millones de euros, porque hay un empeño desmesurado en no hacerlo aflorar no sabemos muy bien por miedo a qué tipo de reacción social en una sociedad autocomplacida y desinteresada.
  • 3) Otra característica de este gasto es que, de forma constante y desde su inicio, la transparencia del mismo ha brillado por su ausencia.
    Para que no nos acusen de exagerados, tomemos el texto del Tribual de Cuentas, que en dos ocasiones ha intentado verificarlo y ejercer un mínimo control del mismo.
    En el informe número 943 de dicho organismo, relativo a la «Participación de las Fuerzas Armadas españolas en misiones internacionales, ejercicios 2009 y 2010», de 28 de junio de 2012, afirma

«

. . . la dotación inicial en ambos ejercicios ha sido cuantitativamente incongruente no sólo con los compromisos adquiridos por España ante los Organismos Internacionales, sino también con la evolución del concepto fiscalizado en los ejercicios económicos transcurridos desde su creación en 1990. Esta falta de rigor y realismo en la presupuestación se viene registrando desde la creación de esta rúbrica presupuestaria y ha sido puesta de manifiesto en los informes anteriores del Tribunal de Cuentas sobre esta materia. No puede admitirse que son gastos imprevistos ya que como se ha podido analizar, la práctica totalidad de las misiones llevadas a cabo en estos ejercicios tuvieron su origen en ejercicios anteriores por lo que su gasto pudo y debió preverse y planificarse.

»

Ya lo decía antes el mismo Tribunal de Cuentas en su informe número 564, de 25 de julio de 2002, referido a los ejercicios 1996 a 1999, donde se denunciaba que

«

Como puede apreciarse, la dotación inicial en ambos ejercicios ha sido cuantitativamente incongruente no sólo con los compromisos adquiridos por España ante los Organismos Internacionales, sino también con la evolución del concepto fiscalizado en los ejercicios económicos transcurridos desde su creación en 1990

»

y

«

Todos estos gastos se han contabilizado en el ámbito de la contabilidad económico-patrimonial, en la cuenta, del subgrupo 62 “Servicios exteriores” del Plan General de Contabilidad Pública, 629 “Gastos de comunicaciones y otros servicios”. Lo anterior supone, por un lado, una incorrecta imputación de gran parte de los gastos, fundamentalmente de los gastos de personal que debieron haberse contabilizado en las correspondientes cuentas del subgrupo personal” y, por otro lado, la consideración como gastos, que entran a formar parte del resultado económico-patrimonial, de adquisiciones de bienes de naturaleza inventariable y otras inversiones reales, que deberían haberse contabilizado en las correspondientes cuentas del grupo 22 “Inmovilizado material”. Sin embargo, la repercusión de estas deficiencias en la cuenta de resultados y en el balance de la Cuenta de la Administración General del Estado, aunque negativa, carece de importancia relativa en los ejercicios fiscalizados.

»

Esta es una de las características propias de estos gastos. Se presupuestan en los Presupuestos Generales del Estado muy por debajo de su coste previsto y comprometido con la doble finalidad de ocultar tanto el desmesurado intervencionismo militar español como el exagerado gasto militar del Estado. Matan así, a cañonazos de abierta ilegalidad, dos pájaros de un tiro.

Ello ha motivado en las dos ocasiones en las que el Tribunal de Cuentas se ha fijado en estas operaciones en el exterior, una crítica radical y la exigencia de cambios contables para incluirlo íntegramente, desde su origen, en los créditos presupuestados, sin caer en la torticera trampa de tener declaradas las partidas a las que afecta como créditos ampliables con el fin de, año tras año, acudir al mecanismo de la ampliación de créditos con cargo al Fondo de Contingencia o a créditos excepcionales extraordinarios, forzando así la ley. Como hemos denunciado en otras ocasiones, no es la única rúbrica en la que se acude a argucias contables para esconder gasto militar: tanto el Tribunal de Cuentas, como la Intervención General de la Administración de Estado (IGAE) y el propio Tribunal Constitucional no se cansan en denunciar el uso de los créditos extraordinarios para la adquisición y financiación “extrapresupuestaria” del otro gran programa de nuestro militarismo: los Programas Especiales de Armamento (PEAS) que nos tienen endeudados en más de 40000 millones de euros, tanto por el endeudamiento protagonizado por nuestro primer ciclo de rearme de tiempos de Aznar y Zapatero, como por los del segundo, promovido por el gobierno de Rajoy y Sánchez.

Cuando decimos que se presupuesta muy por debajo no queremos decir que un poco muy por debajo, sino indecentemente por debajo del subsuelo, como podemos ver en el cuadro siguiente, en el que hemos recogido datos de los presupuestos desglosados desde que tenemos desglose suficiente y accesible en Internet, es decir, desde 2005 (14 ejercicios nada menos de los 30 a que se refiere este trabajo). Lo podemos ver en el cuadro 2.

Con razón se quejan las instituciones fiscalizadoras. No es serio consignar alrededor de quince millones de euros de gasto por operaciones militares cuando se rebasan, sobradamente, en 33 veces dicho valor (en el año 2005, el de menor gasto ejecutado por este concepto) o las 65 veces en el año pico de distancia entre lo presupuestado y lo ejecutado (2015), con una media de 14,24 veces de más de lo presupuestado, gracias a la afloración en los ejercicios 2018 y 218 de 352,12 millones de euros de los más de 1.100 gastados en estos ejercicios.

(Siguiente entrega: Destapando la olla)

Categorías: Tortuga Antimilitar

Anticorrupción pide a la empresa armamentística Indra 1,4 millones por sus pagos a la caja B del PP de Madrid

Tortuga Antimilitar - 21 August, 2019 - 00:00

Por los indicios de que se financió con donaciones ilegales de la compañía del Ibex 35 a través de una red societaria que controlaban testaferros y empresarios amigos.

Beatriz Parera

José María Olmo

La Fiscalía Anticorrupción quiere recuperar parte de los fondos de la Púnica. El extenso escrito en que el Ministerio Público pide al juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón la imputación en el caso Púnica de las expresidentas de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, así como de la empresa Indra y de su expresidente Javier Monzón, reclama también el depósito de cantidades para hacer frente a futuras responsabilidades civiles por el desvío de fondos para el pago de gastos del PP de la Comunidad de Madrid.

Según informan a El Confidencial fuentes jurídicas, las fiscales piden, en concreto, que Indra aporte 1,4 millones en concepto de fianza después de que la Unidad Central Operativa (UCO) recabara, a lo largo de la instrucción, pruebas que indican que el PP de Madrid se financió presuntamente con donaciones ilegales de la compañía, dinero que llegó a la formación a través de una red societaria controlada por testaferros y empresarios amigos. El flujo de estos fondos irregulares se habría mantenido activo al menos entre 2008 y 2013, permitiendo a los populares madrileños inyectar en su caja B un total de 1.054.247 euros.

Como casi todo en la pieza que investiga la existencia de la caja B de la formación en Madrid, los indicios recabados son fruto de la fusión de Púnica y otra de las causas sobre corrupción del Gobierno regional, Lezo. La Guardia Civil llegó a registrar la sede de la empresa en abril de 2017 durante la operación contra el entramado liderado por Ignacio Gonzalez. Detectó pagos sin justificar desde Indra a dos mercantiles, Formaselect Consulting SL y Swat SL. La primera, dedicada a la formación de trabajadores, facturó 938.247 euros entre 2010 y 2013, más del 90% de los ingresos totales de la formación en aquellos años.

En el caso de Swat, Indra le habría abonado un total de 116.000 euros durante el ejercicio 2008 por supuestos trabajos de “asesoría en comunicación para la presencia en medios de comunicación”. Teóricamente, Swat SL comenzó a prestar el servicio en el segundo semestre de 2007, es decir, justo después de las elecciones autonómicas de ese año, en las que Aguirre revalidó su primer mandato con otra mayoría absoluta.

El problema en ambos casos es que, si bien existe constancia de la contratación y de los pagos, no hay rastro de evidencia que apunte a que los trabajos llegaran a hacerse. La constancia de los pagos viajó de Lezo a Púnica. La UCO comenzó a tirar del hilo a través de la agencia ICM, una de las empleadas para desviar fondos públicos al PP. El dinero salía del ente autonómico mediante licitaciones con precios inflados que eran sistemáticamente concedidas a Indra. Después, la multinacional pagaba presuntamente facturas falsas a firmas instrumentales, como Formaselect Consulting SL y Swat SL, que se encargaban de triangular los fondos para dificultar su seguimiento. Por último, el dinero público era utilizado para abonar gastos de campaña del partido que superaban el máximo legal permitido.

Por estos hechos ya estaban imputados desde el inicio de la operación Lezo los administradores de Formaselect y Swat, así como el consejero delegado de ICM durante el periodo bajo investigación, José Martínez Nicolás. Indra también ha reconocido que la Agencia Tributaria está investigando los pagos que realizó a una tercera empresa, la agencia de comunicación y publicidad Lata Latina SL, que ya estuvo implicada en el caso Gürtel y era proveedora del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Según los inspectores de Hacienda, la cotizada habría abonado a la agencia un total de 3,3 millones de euros entre 2011 y 2014 por trabajos que tampoco aparecen.

La solicitud de fianza, al igual que el resto de peticiones de diligencias, se encuentra bajo estudio del juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, que debe decidir si las atiende a partir del próximo mes de septiembre.

El Confidencial

Categorías: Tortuga Antimilitar

Necesidades humanas

Tortuga Antimilitar - 20 August, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Colombia: Ya van 97 líderes indígenas asesinados durante el gobierno de Duque

Tortuga Antimilitar - 20 August, 2019 - 00:00

El atentado del pasado 10 de agosto en Caloto contra integrantes de la Guardia Indígena, que dejó un saldo de tres comuneros muertos y siete heridos, se suma al total de 15 ataques cometidos contra esta comunidad según la ONIC. Este suceso y los 97 indígenas asesinados durante el gobierno Duque, dan cuenta de la realidad de los pueblos originarios en Colombia que los ha llevado a declarar un estado de emergencia.

Para Aída Quilcué, acompañante del proceso de derechos humanos del CRIC, se trata de una temática que no solo incumbe a los pueblos indígenas sino a los distintos sectores sociales del país, quienes deben acompañar su ejercicio de gobernabilidad propia, investigar la sistematicidad de los ataques contra sus líderes y revisar problemáticas como el narcotráfico en el departamento.

Quilcué señala que el vacío que queda tras la muerte de los integrantes de la guardia no solo afecta a sus familias sino al movimiento indígena en general, «nos están tocando en lo más profundo de nuestras cosmovisiones y nuestras raíces», afirma la lideresa al resaltar que el asesinato de guardias y de los mayores espirituales busca desastibilizar a las comunidades. (Lea también: Plan pistola en marcha contra líderes indígenas: ACIN)

Frente a los atentados, advierte que se trata de un problema estructural que se deriva de la importancia estratégica que tiene el territorio para muchos actores, entre estos las multinacionales a las que no solo se les han concedido licencias mineras sino de las que también ha derivado la presencia de grupos residuales que buscan desplazar a las comunidades para que las empresas tengan acceso total al territorio.

La resistencia ha sido milenaria y hoy no puede ser la excepción

Como respuesta a estos ataques, la integrante del CRIC destaca además que es necesario ofrecer a las comunidades garantías de protección colectiva, propuestas que ya han sido compartidas con el Gobierno y que pese a ello no se han visto materializadas. (Le puede interesar: Amenazan a líderes del CRIC y ACIN que participan en Minga indígena)

Aunque desde el Gobierno atribuyen estos ataques a disidencias de las Farc, como la columna móvil Dagoberto Ramos, también ha circulado a través de redes sociales un panfleto del Cartel de Sinaloa, atribuyéndose el atentado del pasado 10 de agosto. Cabe resaltar que la Guardia indígena junto a la Defensoría del Pueblo viene desde hace un tiempo alertando sobre la presencia de este actor armado en el territorio.

«Los pueblos originarios viene haciendo control territorial y eso no le gusta a quien tiene interés en nuestros territorios (…) la resistencia ha sido milenaria y hoy no puede ser la excepción» concluye Quilcué quien espera que el Estado no se escude en la autonomía de las autoridades indígenas sobre el territorio para no combatir el problema, pues se trata de un grupo que no solo actúa en esa región.

Indígenas reclaman intervención de la ONU y OEA por violencia en Cauca

El Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) rechazó, en un comunicado, el asesinato del profesor Orlando Gómez, quien se desempeñaba como rector de la institución educativa Agroempresarial Huasanó. El crimen ocurrió este lunes, en la vereda El Jagual, en el municipio Corinto.

“Es de gran preocupación que los grupos armados hayan declarado la guerra en el norte del Cauca al movimiento indígena, así como también a otros sectores como al gremio de transportadores y hoy con los educadores, quienes se esmeran por la educación de la niñez y juventud de este país”, señala el Cric.

“Condenamos estos hechos de muerte y nos solidarizamos con sus familiares amigos y allegados. Este es un acto de absoluta barbarie, denunciamos ante la comunidad internacional esta violación del derecho a la vida en el marco internacional de los derechos humanos, instamos a las altas cortes internacionales a actuar frente a la gravísima situación de violencia”, agrega este estamento.

Califica como un grave escenario de violencia y hace un llamado urgente a la Defensoría del Pueblo, a la Comisión de Derechos Humanos del Congreso de la República, a la Comisión de Paz del Senado, así como a la Organización de Naciones de Unidas (ONU). El Cric también reclama intervención de la Organización de Estados Americanos y demás organizaciones defensoras de derechos humanos.

La alerta emitida por las comunidades indígenas en Cauca se da por los hechos violentos registrados en lo transcurrido del año, que ya dejan 36 muertos, este lunes se dieron cita en Popayán la ministra del Interior, Nancy Gutiérrez, y autoridades de ese departamento.

Gutiérrez dijo que aunque las comunidades son autónomas en cuanto a su justicia, ante la situación crítica de amenazas y homicidios es necesario coordinar acciones entre el Estado y las comunidades.

“No miren a la Fuerza Pública como unos enemigos, porque ellos tienen la obligación de protegernos”, agregó.

La ministra Gutiérrez añadió que estas acciones violentas han sido atribuidas a disidencias de las Farc, por el control territorial.

Otra circunstancia que preocupa en el departamento son las más de 50 amenazas, entre panfletos y mensajes de textos, que llegan no solo a nombre de disidencias, sino de ‘Águilas negras', ‘Clan del Golfo' y hasta carteles mexicanos.

Por su parte, Óscar Campo, gobernador del departamento, planteó que los indígenas hacen control territorial y esto choca con los intereses de estructuras criminales del narcotráfico.

El gobernante dijo que detrás de estos ataques hay carteles de droga y estructurales criminales. “Los órganos de inteligencia están investigando”, dijo

“Me sumo como Gobernador a no descansar en acciones que tienen que ver con incentivar económicamente información que permita dar con el paradero de los cabecillas que están al frente de estos grupos criminales, a pedir y demandar de la fuerza pública un accionar efectivo en el marco de los derechos humanos; porque no podemos permitir que siga creciendo este mal que nos agobia hoy en el departamento.”, expresó Campo Hurtado.

El Tiempo

Defensoría manifiesta preocupación por actos contra miembros de comunidades indígenas

La Defensoría del Pueblo de Colombia manifestó su “altísima preocupación” por los hechos de violencia en contra de líderes indígenas en los departamentos del Cauca y Valle del Cauca.

“Los homicidios, amenazas y atentados contra la guardia indígena en el norte del Cauca obligan a todas las autoridades estatales a volcar su mirada y presencia en esta subregión suroccidental del país”, dijo el defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret, en un comunicado.

Negret realizó el pasado sábado una visita a la aldea El Tierrero, en la parte alta del municipio de Caloto (Cauca), para constatar el “alto nivel de zozobra” al cual se encuentran expuestas las comunidades indígenas por cuenta de las acciones desplegadas por actores armados dedicados al narcotráfico.

La situación está descrita en ocho alertas tempranas que emitió la Defensoría, como se conoce al mecanismo mediante el cual la entidad acopia, verifica y analiza de manera técnica la información relacionada con hechos de vulnerabilidad y riesgo de la población civil como consecuencia del conflicto armado.

También, Negret explicó que el viernes anterior se le comunicó a la Comisión Intersectorial para la Respuesta Rápida a las Alertas Tempranas (Ciprat) el riesgo que existe para miembros de la Guardia Indígena en municipios como Caloto, Suárez, Corinto y Miranda, todos en el departamento del Cauca.

Asimismo, indicó que se monitorean con atención “los hechos relacionados con las actividades de erradicación (de cultivos ilícitos) que se adelantarán en el municipio de Jamundí (Valle del Cauca) y que según versiones preliminares podrían traer como consecuencia enfrentamientos entre población campesina y la fuerza pública”.

Indígenas del Cauca se declararon este domingo en “asamblea permanente” y “emergencia territorial”, al tiempo que pidieron la presencia del Gobierno central para dialogar sobre la violencia.

El Cauca es uno de los departamentos más conflictivos de Colombia por la presencia constante de grupos guerrilleros y bandas criminales de origen paramilitar dedicadas al narcotráfico que buscan controlar las rutas para sacar cocaína por el Pacífico.

Precisamente, dos indígenas murieron y cuatro más resultaron heridos este sábado en un ataque armado contra miembros de la Guardia Indígena que se movilizaban en autobús por una carretera del Cauca.

Según cifras de la Defensoría del Pueblo, en Colombia al menos 462 líderes sociales fueron asesinados entre el 1 de enero de 2016 y el 28 de febrero pasado.

Mientras que un estudio de la ONG Instituto de Estudios sobre Paz y Desarrollo (Indepaz) y el movimiento político Marcha Patriótica sostiene que ya son más de 700 líderes sociales y 135 excombatientes de las FARC los asesinados desde 2016, año en el que se firmó el acuerdo de paz con esa antigua guerrilla.

El pasado 19 de julio, el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC) denunció que algunos de sus líderes han recibido amenazas por parte del Cartel de Sinaloa, que según aseguró el organismo tiene alianzas con las disidencias de las FARC y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Fuente: https://www.nodal.am/2019/08/colomb...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Estado ético según Gramsci

Tortuga Antimilitar - 20 August, 2019 - 00:00

Creo que es lo más sensato y concreto que se puede decir a propósito del Estado ético y de cultura es que todo Estado es ético en la medida en que una de sus más importantes funciones es la de elevar la gran masa de la población a un determinado nivel cultural y moral, nivel (o tipo) que corresponde a la necesidad de desarrollo de las fuerzas productivas y, por consiguiente, a los intereses de las clases dominantes. La escuela como función educativa positiva, y los tribunales como función educativa represiva y negativa, son las actividades estatales más importantes en este sentido. Pero, en realidad, tienden al mismo fin muchas otras iniciativas y actividades pretendidamente privadas, que forman el aparato de la hegemonía política y cultural de las clases dominantes. La concepción de Hegel es propia de un periodo en el que podía parecer ilimitado el desarrollo extensivo de la burguesía y en que, por tanto, se podía afirmar la eticidad o la universalidad de ésta: todo el género humano será burgués. Pero en realidad, solo el grupo social que se plantea como objetivo a conseguir la desaparición del Estado y de sí mismo puede crear un Estado ético, un Estado que tienda a poner fin a las divisiones internas de los dominados, etc. y a crear un organismo social unitario técnico-moral.

(…)

La revolución realizada por la burguesía en la concepción del derecho y, por tanto, en la función del Estado, consiste especialmente en la voluntad de conformismo (de aquí la eticidad del derecho y del Estado). Las clases dominantes anteriores eran esencialmente conservadoras en el sentido de que no tendían a elaborar el paso orgánico de las demás clases a las suyas, es decir, a ampliar su esfera de clase “técnica” e ideológicamente: la concepción de casta cerrada. La clase burguesa se presenta como un organismo en continuo movimiento capaz de absorber a toda la sociedad, asimilándola a su nivel cultural y económico: toda la función del Estado es transformada, el Estado se convierte en “educador”, etc.

Tomado de: “La política y el Estado moderno”

Categorías: Tortuga Antimilitar

La masacre de la plaza de toros de Badajoz y el empeño por vaciar la memoria

Tortuga Antimilitar - 19 August, 2019 - 00:00

Félix Población

www.diariodelaire.com

"El 14 de agosto se han cumplido 83 años del inicio de la matanza de Badajoz por la Columna de la Muerte, al mando del teniente coronel Yagüe, de infausta memoria. 83 años del día más nefasto de la reciente historia de Badajoz, a partir del cual comenzó un período de violencia criminal que se llevó por delante a miles de personas, y que marcó para siempre la vida de esta ciudad. La masacre que se desarrolló a partir del 14 de agosto de 1936 fue una de las primeras evidencias ante el mundo de la política de exterminio del adversario, programada por los militares golpistas". (Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura).

Conté hace un par de meses, con motivo de la presentación de mi libro La memoria nombrada en Badajoz por invitación de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (ARMHEX), que al pasar por donde está ubicado el monumental Palacio de Congresos de la ciudad, un amigo me ilustró acerca de la identidad de una estructura tubular que se encuentra al lado del edificio, obra de la artista Blanca Muñoz y que responde al título de Eclíptica. Tal monumento proyecta en el suelo, al parecer, una sombra en forma de flor a determinada hora del 14 de agosto, fecha del inicio de la llamada Batalla de Badajoz, que acabó con una gran masacre en la plaza de toros de la ciudad, lugar en el que ahora se encuentra el citado Palacio de Congresos.

Como entonces escribí, con motivo de mi visita, no hay junto a la obra -que entonces estaba siendo reparada de algún acto vandálico- ningún rótulo que la identifique como homenaje a la memoria de las numerosas víctimas asesinadas en el coso taurino hace 83 años. Me quedé, por lo tanto, sin leer el contenido de esa placa, dado que se encontraba en el interior del Palacio de Congresos, sin posibilidad de que el viandante foráneo reconozca la significación de la Eclíptica. Pendiente de que me enviaran la fotografía correspondiente, compruebo mediante la misma que son dos las placas. Una reseña la inauguración de dicho edificio el 27 de abril de 2006 bajo la presidencia de Juan Carlos Rodríguez Ibarra. La redacción de la segunda es todo lo cínica, equidistante y enterradora de la memora histórica que revelan estas líneas: "sobre el olvido no puede construirse una sociedad justa, libre, fraternal...en memoria de quienes perdieron la vida en los terribles días de la guerra civil española".

Fue en el transcurso del gobierno regional del señor Rodríguez Ibarra, ciertamente dilatado en la historia reciente de Extremadura, cuando se derribó la vieja plaza de toros, escenario de la tragedia, algo que con toda seguridad hubiera sido imposible en una ciudad como Guernica. Esta, gracias a la obra de Pablo Picasso que lleva su nombre, ocupa desde siempre primerísimo lugar como enclave simbólico de la represión franquista, con el concurso en este caso primordial de los aviones de la Legión Cóndor hitleriana, afanosa por experimentar sobre la población civil de España la temible arma de guerra que emplearía a fondo en la segunda Guerra Mundial.

Para algunos de los que con mayor o menor acierto nos dedicamos a investigar en nuestra memoria democrática desde hace bastantes años, no es Guernica sino la plaza de toros de Badajoz o la propia ciudad extremeña en su conjunto las que ocupan sin duda ese primer lugar, refrendado por el hecho de que en esa provincia también se perpetró una de las más sangrientas campañas de represión de todo el país por parte de los militares facciosos, la llamada Columna de la Muerte. A la ciudad de Badajoz o a su plaza de toros le faltó la paleta de un afamado pintor de renombre internacional que pintara su tragedia y lograra el gran predicamento mundial que obtuvo y mantiene la singular obra de Picasso. En el muro del cementerio pacense quedaron también los impactos de los fusilamientos, pero el Ayuntamiento del Partido Popular levantó hace años un cerramiento para ocultar esa memoria.

El profesor José Luis Gutiérrez Casalá, contrastando las listas de fallecidos con los registros civiles y eclesiales, documenta en una tesis publicada al respecto un total 12.971 víctimas mortales en la provincia, de las que 1.937 serían responsabilidad del gobierno republicano o de quienes lo apoyaban, y 11.034 corresponderían a las tropas sublevadas contra la legalidad constitucional de ese gobierno. Entre estas últimas, 6.367 fueron eliminadas por ajuste de cuentas, 1.084 tras un consejo de guerra y 3.587 fueron fusiladas, según la información recogida de listas documentadas municipio a municipio. Badajoz tenía en 1930 algo más de 40.000 habitantes. Si el número de ejecutados se cifrara en torno a 4.000, sería el 10 por ciento de la población.

Que la plaza de toros de Badajoz, todo un símbolo de una acción criminal masiva perpetrada en periodo de guerra, haya sido erradicada del plano urbano por el gobierno presidido por un militante del Partido Socialista Obrero Español, cuando tantos de sus compañeros fueron asesinados en ese lugar, deberá contar para siempre como una lacra en el currículum político del entonces presidente de la Junta de Extremadura. Tal memoricidio no tuvo lugar en los primeros años de la Transición, entre el azote homicida de un terrorismo a dos bandas y las amenazas y los intentos golpistas de un episodio esperpéntico como el del 23 de febrero de 1981 (del que algún día sabremos la verdad), sino en 1998, transcurridos veinte años desde la aprobación de la Constitución vigente, cuando todavía la memoria histórica no había aflorado como reivindicación necesaria en el devenir del ya avanzado régimen de 1978.

En lugar de un gran archivo regional o nacional sobre el golpe militar, la represión franquista y la guerra -como escribió en su día el historiador Francisco Espinosa-, cuya creación fue una de las reivindicaciones del movimiento pro memoria para cultivo de la investigación histórica, se edificó en los terrenos de la plaza taurina un Palacio de Congresos que bien podía haber sido ubicado en cualquier otro lugar de la ciudad. De la memoria democrática que podría haber permanecido señalada en el corazón de Badajoz, únicamente quedan las voces y banderas del homenaje que anualmente llevan adelante en fecha como la de hoy una serie de colectivos republicanos y algunos partidos políticos, además de esa sutilísima Eclípitica de Blanca Muñoz, de muy licuescente y astral significación, y esa borrosa placa vergonzante y equidistante en el interior del nuevo edificio, alejada de la propia obra a la que debería complementar de modo informativo y claramente identificativo de las víctimas republicanas.

Tal parece que, derribada la vieja plaza de toros y privando de identidad y significación el lugar de la memoria que el viejo coso taurino debería representar, lo que sus responsables políticos han pretendido -desde el mismo gobierno regional del Partido Socialista- es enterrar precisamente esa significación memorialista, del mismo modo que siguen enterrados sin identidad en fosas y cunetas miles de los ciudadanos que fueron asesinados por los mismos verdugos que llevaron adelante la masacre de Badajoz.

Queden para la memoria de todos los demócratas que no quieran hacer de la memoria histórica olvido o una tan cínica y equidistante manipulación como la que revela el texto de la placa de la Junta de Extremadura, la documentación que arrojaron las primeras crónicas presenciales de los corresponsales extranjeros, cuando en Badajoz se vivió aquella terrible batalla, seguida de la más cruel represión llevada a cabo en menos tiempo en la historia de este país por quienes lo gobernaron durante casi cuatro décadas, forjadores durante ese tiempo de un régimen dictatorial condenado en todas las instancias internacionales:

El periodista Jay Allen, del Chicago Tribune, contó 1.200 asesinados solo el día 15 de agosto, entre los que se encontraban el alcalde de Badajoz, Sinforiano Madroñero, y el diputado socialista Nicolás de Pablo. El día 25 publicó: “..les llevan al ruedo, hay ametralladoras esperándoles, la sangre subía un palmo del suelo…1.800 hombres- mujeres también- fueron abatidos en 12 horas”. Jacques Berthet, corresponsal del Journal de Genève (actual Le Temps): “...alrededor de 1.200 personas han sido fusiladas, las aceras de la Comandancia Militar empapadas de sangre, arrestos, ejecuciones en masa en la plaza de toros…” Le Populaire: “..17 de agosto, continúan las ejecuciones en masa en Badajoz, sobrepasando los 1.500, entre ellos militares republicanos, el coronel Cantero, el comandante Alonso, el capitán Almendro, el teniente Vega, suboficiales, soldados. Mario Neves, Diario de Lisboa: “…En las avenidas principales, larga hilera de cadáveres insepultos, los legionarios y los moros encargados de las ejecuciones quieren que sirvan de ejemplo”. Yagüe lo confirmó al corresponsal del New York Herald, John Whitaker:”Por supuesto que los matamos. ¿Qué esperaba usted? ¿Qué iba a llevar 4.000 prisioneros rojos conmigo, teniendo mi columna que avanzar contrarreloj? ¿O iba a soltarlos en la retaguardia y dejar que Badajoz fuera roja otra vez?” En el libro La columna de la muerte, el historiador extremeño Francisco Espinosa documenta 1.389 ejecuciones, y constata hasta 3.800. Según Paul Preston, autor de El holocausto español, podrían ser 2.500 las víctimas mortales.

Acabo con algunos versos. Los de mi admirado poeta astur-leonés Antonio Gamoneda, calificando a Extremadura como país del dolor:

"No cesará la alondra/ensangrentada en su furioso canto./Hoy es el día del jamás y el nunca,/ ah país del dolor, Extremadura".

Y los que encabezan el poema Badajoz fantasma, del que es autor el poeta extremeño Alejandro Caldito:

"En Badajoz agosto tiene treinta días. Hace ochenta años que le robaron un día. Le quitaron el número catorce.
Sembraron huesos y los regaron de sangre para que les brotara olvido. Y brotó.
A Badajoz le sobran fantasmas. Los tiene de todos los tamaños y edades. Vinieron a ocupar el vacío de memoria".

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/los-n...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pragmatismo utópico: Organizar la resistencia, ensayar la revolución integral

Tortuga Antimilitar - 19 August, 2019 - 00:00

Aunque sea por un momento, imaginemos una sociedad capaz de conjurarse para compartir solidariamente los frutos de la tierra y del conocimiento humano, capaz de desarrollar formas de autoorganización que hicieran innecesaria la existencia de propietarios y gobernantes. Diríamos que eso es una utopía, un mundo soñado o pura ficción literaria. Diríamos que lo auténtico es lo que realmente sucede cuando estamos despiertos, en este lugar-mundo en el que sucede todo lo contrario, donde lo normal es que los frutos de la tierra, la tierra misma y hasta quienes producen los frutos, sean propiedad de alguien, de un individuo o de una corporación de individuos, al igual que lo son los frutos del conocimiento humano, aunque éste sea un producto necesariamente social, del saber humano real, el producido, acumulado y transmitido entre pueblos y generaciones.

Imaginemos que este mundo real fuera el sueño común de la mayoría de los seres humanos y, en consecuencia, una ensoñación imposible de materializar. Mientras durase, ese sueño sería el impulso que moviera y determinase la voluntad mayoritaria de la sociedad humana. Pero si la ensoñación no fuera permanente, si acaso llegara el momento de despertar, la realidad nos revelaría la naturaleza ficticia y distópica del sueño. Pues bien, ya hay muchos humanos -todavía muy pocos entre la mayoría- que están despertando de ese sueño, conscientes de que el mundo “normal” en el que viven es en realidad una distopía negativa, como lo son las más exitosas series de ciencia-ficción, que nos presentan oscuros mundos futuros, dominados por la tecnología y la perversión moral de personajes que acumulan y ostentan todo el poder cultural, económico, político, legal, militar y, por tanto, social. Que nos llevan a la unívoca y satisfactoria conclusión de que, en realidad, este mundo en el que vivimos es el mejor de los posibles.

Cuando estábamos a punto de organizarnos resulta que nos han descubierto, Era totalmente previsible, dado su totalitario control del poder, su dominio sobre todos los resortes, individuales y colectivos, de la vida humana. Ahora quieren anularnos por su tradicional método de banalización: en USA han creado una serie de ficción (variante del Gran Hermano), en la que a quince concursantes, gente como nosotros, se les coloca en un medio rural, emplazándoles a crear una nueva sociedad con reglas propias. Quieren presentar la utopía emancipadora como una representación, lo más "reality" y fiel a la utopía. Un mundo-otro alternativo, tan real que asusta, tan indeseable como imposible. Quieren meterlo en el mismo lote que las utopías igualitaristas e identitaristas, donde colocaron a los anarquismos, comunismos, socialismos, nacionalismos, populismos, ecologismos y feminismos al uso, ya plenamente integrados en la nómina de la normalidad.

¿Tiene la normalidad solución de continuidad?...en modo definitivo es altamente improbable, pero en todo caso puede que sólo nos quede una opción a la desesperada, que consiste en organizar la resistencia como juego clandestino y pragmático, que nos permita transitar entre la globalidad y la proximidad, pasar de la representación teórica al ensayo pragmático de la utopía autoemancipadora. Es lo que podríamos hacer mientras la audiencia se entretiene con la nueva distopía del Gran Hermano. Eso sí...corre prisa, hay que hacerlo antes de que convenzan a las mujeres de que los machos somos una especie mutante, irracional y muy peligrosa, que ha desplazado su cerebro al glande... y que ese es el mayor problema de este mundo, seguido del calentamiento global que provocan las vacas cuando se tiran pedos.

Fuente: https://blognanin.blogspot.com/2019...

Categorías: Tortuga Antimilitar

"No nos protegen, nos violan": Cientos de mujeres protestan en México contra los abusos sexuales cometidos por la policía

Tortuga Antimilitar - 18 August, 2019 - 00:05

infoLibre

Manifestantes participan en una protesta en contra de abusos sexuales por parte de cuerpos policiales, este viernes en Ciudad de México. EFE
Cientos de mujeres han salido este viernes a las calles en el centro de Ciudad de México para protestar contra la violencia sexual ejercida por algunos miembros de la Policía, después de que dos jóvenes alegaran por separado que habían sido violadas por grupos de agentes en la capital mexicana, informa Europa Press.

La marcha, al grito de "No nos protegen: nos violan", culminó con incendios en algunas zonas de la capital, entre ellas una comisaría de Policía en Florencia y un monumento a la independencia de México. Algunas participantes enmascaradas también destruyeron una parada de autobús y dañaron varios vehículos policiales.

Grupos anarquistas de encapuchadas también efectuaron pintadas en la parte trasera del edificio de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, de acuerdo con el diario El Universal. Al menos diecisiete personas resultaron heridas, entre ellas 14 policías y dos periodistas.

Los manifestantes exigían justicia para dos adolescentes que, según los informes, fueron víctimas de agresión sexual. En la noche del 3 de agosto, varios policías violaron a una niña de 17 años cuando se dirigía a su casa. En el segundo caso, una joven de 16 años dijo que un policía la violó en un museo donde trabajaba como pasante.

El lunes pasado, un grupo de mujeres lanzaron brillantina a Jesús Orta, el titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Ciudad de México, debido a esta cadena de abusos. La alcaldesa de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ha confirmado que seis policías habían sido suspendidos durante el transcurso de las investigaciones.

A través de redes sociales, la jefa de Gobierno de la ciudad publicó un comunicado donde destacó su respeto a la mayoría de las asistentes a la marcha, quienes protestaron de forma pacífica, por lo que indicó que están las puertas abiertas para el diálogo.

Según datos de la ONU, dos tercios de las mujeres mayores de 15 años han experimentado algún tipo de violencia en México, y alrededor de 35.000 mujeres han sido asesinadas como resultado de la violencia machista en los últimos 25 años.

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/m...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Dunas de color

Tortuga Antimilitar - 18 August, 2019 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Buena Vista Social Club: "Chan Chan"

Tortuga Antimilitar - 17 August, 2019 - 18:56

De Alto Cedro voy para Macané
Llego a Cueto voy para Mayarí

El carioo que te tengo
Yo no lo puedo negar
Se me sale la babita
Yo no lo puedo evitar

Cuando Juanica y Chan Chan
En el mar cernían arena
Como sacudía el 'jibe'
A Chan Chan le daba pena

Limpia el camino de paja
Que yo me quiero sentar
En aquel tronco que veo
Y así no puedo llegar

De Alto Cedro voy para Macané
Llego a Cueto voy para Mayarí

Chan Chan - Compay Segundo

Compay Segundo - Te doy la vida

Compay Segundo - Es Mejor Vivir Asi

Compay Segundo - La negra Tomaza

Categorías: Tortuga Antimilitar

Dos opiniones sobre el final de la guerra de Afganistán

Tortuga Antimilitar - 17 August, 2019 - 00:05

El final de la misión militar americana en Afganistán será insatisfactorio y probablemente trágico. Aún así, como Vietnam anteriormente, la guerra afgana nunca debió haberse realizado durante estos casi 18 últimos años, nunca se pudo ganar, nunca se ganará y debería terminarse de alguna manera, incluso una trumpiana, lo antes posible.
Danny Sjursen, comandante retirado del Ejército de Estados Unidos y profesor de historia en la academia militar de West Point. Ha estado destinado en unidades de reconocimiento en cuatro misiones en Iraq y Afganistán. Es autor de Ghost Riders of Baghdad: Soldiers, Civilians, and the Myth of the Surge", memorias de la Guerra de Iraq.

Parece que los yanquis -al menos los militares y los miembros del gobierno, junto con algunos más entre votantes, fabricantes de armas, etc.- son cortos de entendederas, duros de mollera, estúpidos sin remedio, asesinos en serie y psicópatas sin remordimientos.
Con ser esto horrible, además es asombroso que tengan tantos amigos entre los políticos aquí, principalmente en el PP y en el PSOE pero en otros partidos también, admiradores entre la gente católica, apostólica y romana y entre los papanatas fascinados por el poder y el glamour que al parecer emana de ese poderío chulesco-militar tan inhumano como incompetente.

Agustín Velloso, antimilitarista de tropa, en activo, ha estado motu proprio en unidades de solidaridad en Iraq y otros países agredidos por Estados Unidos y sus aliados.

Categorías: Tortuga Antimilitar

“La felicidad se ha convertido en un instrumento de tortura”

Tortuga Antimilitar - 17 August, 2019 - 00:00

Tengo 43 años. Soy cordobés. Casado, dos hijos. Profesor asociado de la Universidad de Córdoba y veinte años de profesor de instituto. La era de la selfie se ha trasladado a la política y cada opción mira por su buche.

Ima Sanchís

LV | Foto: Àlex Garcia

Se llevan las experiencias, nos venden viajes inolvidables, sensaciones gastronómicas, amistad y me gusta virtuales. Frente a esa necesidad de experimentar novedad constante que nos ha convertido en drogodependientes emocionales, Ruiz defiende en su último ensayo, El arte de pensar (Berenice), promover el pensamiento crítico, conocer las circunstancias y saber interpretar el contexto: “Simplificar significa pensar. No actuemos tan impulsivamente. Si educamos más en entender las circunstancias propias y del otro, y no tanto en el ego, la gente empezará a construir su felicidad y no a exportar modelos de felicidad”. Ha diseñado un programa para que los maestros instauren el pensamiento crítico en las aulas.

Nos han condenado a ser felices por obligación, y lo que es peor, por imitación.

Suena grave.

Lo es, porque la felicidad se ha convertido en un instrumento de tortura. Nos venden que la felicidad es algo instantáneo y fácil de adquirir. Se trata de una felicidad postiza y a la venta que nos convierte en drogodependientes emocionales.

Me está asustando.

La palabra de moda es tendencia: el viaje que no te puedes perder, el último gadget, el restaurante del momento con su cocina fusión, el imprescindible mindfulness...

Adictos a las experiencias vibrantes.

A un consumo de emociones constante porque la oferta es infinita, lo que lo convierte en una tortura. Se trata de dosis perfectamente empaquetadas que nos mantienen sometidos y enganchados a una actividad incesante; esa es la idea de felicidad que ha calado.

La zanahoria del burro.

El culto al instante, la prioridad de lo inmediato, la hiperactividad para no perderse esas tendencias que nos prometen la dicha.

¿Y la verdadera felicidad?

La felicidad es un modo de ser.

¿Sentirse feliz no es lo mismo que serlo?

No, y tampoco es la alegría de un instante o la satisfacción por un logro conseguido. La felicidad es una manera de ver la vida, de levantarte cada mañana y acostarte cada noche, una actitud con los que te rodean que hace que ellos mejoren y mejores tú.

Las circunstancias influyen.

Sí, y habrá periodos de luto y de recomposición, pero la felicidad es un edificio que se construye desde la infancia con unos valores estables y un modo de ver la vida en positivo.

Esa es otra palabra de moda.

Educar un árbol para que sea estable lleva años, pero una vez que enraíza sabe buscar sus nutrientes y sus ramas son grandes y dan cobijo. El césped crece muy rápido y es aparente, pero a la mínima se seca o se pudre.

¿Hoy la felicidad es de césped?

Se educa con poca profundidad, y lo veo en mis alumnos, que son muy frágiles emocionalmente, con picos de alegría y depresión. Hay que plantar la semillita.

¿La del pensamiento crítico?

Sí, hay que enseñarles a pensar. La reflexión en torno a lo que han hecho es obligatoria. Yo distingo entre inteligencia y sabiduría.

Sabios siempre ha habido pocos.

Es algo que hay que desarrollar internamente analizando el sentido de tus actos, y en eso se invierte la vida, desde los 6 años hasta los 90.

Sí, entretenido lo es.

Hay que atreverse a pensar y a reflexionar, y apartarse del hiperdinamismo, de hacer lo que todo el mundo hace sin tener en cuenta si tus circunstancias están forjadas para eso o no.

¿Y eso cómo lo sabes?

Analizando de dónde vienes y de dónde vienen los otros y el contexto en el que se desenvuelve cada uno. Si vas a juzgar a alguien, ten la paciencia de entender por qué piensa como piensa y de dónde procede su manera de ver la vida.

No estamos educando en eso.

No, estamos educando en la competitividad, en el análisis del dato superficial. La estadística se ha apoderado de nosotros. Estamos falsificando la humanidad, claudicando a la matematización del mundo e incluso de la emoción.

¿Hoy pensar aburre?

Hoy pensar, detenerse, reflexionar, es agonizar; es un atraso, porque hay que ir hacia delante. Los popes educativos, los coaches que ven mis alumnos universitarios por internet, les dicen: “Sigue tu pasión y conviértela en tu trabajo”.

No me parece un mal consejo.

El mercado nos vende como centro de nuestra vida la realización y el triunfo a través del trabajo, pero hay cosas más importantes en la vida. Hay que dejar de educar en el ego. La gente debe construir su felicidad de acuerdo a quienes son y no exportar modelos.

¿Tenemos un problema de identidad?

Sí, ahora los modelos son personajes como Steve Jobs, brillante en su trabajo, pero un tirano con su gente y un mezquino emocional.

Bien visto.

Y también deberíamos tener en cuenta que por mucho que Zuckerberg lleve la misma camiseta y las mismas bambas que tú, él es una excepción. Si la excepción se convierte en regla, la frustración está asegurada.

El futuro es siempre una proyección.

Sí, y hoy es tan imprevisible que genera angustia y se impone el carpe diem más superficial. Tú no puedes controlar el futuro, pero sí el proyecto de persona que quieres ser, y eso se consigue con pensamiento crítico.

Usted lo tiene muy agudizado.

Se repiten muchas tonterías como eso de “sal de tu zona de confort” para conquistar lo extraordinario, cuando lo ordinario es precisamente lo que deberíamos cultivar y apreciar.

¿Defiende la rutina?

La que tú te construyes, tus amadas costumbres, eso que te hace sentirte a gusto contigo mismo y con los que están a tu alrededor. Pero la rutina se desprecia, cuando en realidad es la base de cualquier vida.

Reivindica la sencillez y el equilibrio.

Sí, porque este mundo tan complejo se sus­tenta en dos o tres cuestiones básicas, como ­saber amar. Pero la acción le está ganando la batalla a la reflexión.

La Vanguardia

Categorías: Tortuga Antimilitar

Al aire

Tortuga Antimilitar - 16 August, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Qué hay detrás de la censura de C. Tangana?

Tortuga Antimilitar - 16 August, 2019 - 00:00

La solución es más ambiciosa y efectiva que censurar: hay que ampliar horizontes, combatir el ahora y dibujar nuevos modelos de sociedad.

El Salto La Rioja

C. Tangana, nombre artístico de Antón Álvarez Alfaro, en su canción “Tiempo” habla de tener una “estrategia militar” que se basa en un “marketing viral”. También dice que tiene “políticos pensando en qué contestar”, algo que es cierto y que se ha vuelto a demostrar en el tuit adjuntado abajo. Es indudable que el artista madrileño tiene una capacidad especial para la publicidad. Su personaje se construye como un antagónico al rap de izquierdas. Saltó a la fama tras publicar un beef contra Los Chikos del Maíz. Las rivalidades que ha ido teniendo Antón desde que empezó con C. Tangana han sido contra otros artistas que criticaban el individualismo y el sistema tal como está establecido.

Él es defensor del anarcocapitalismo, y se ve en canciones como “Otro Hombre” donde dice “no conozco amo, mi sangre es azul'' o “la voz de otro hombre nunca fue mi voz'', donde hay un claro rechazo a la democracia parlamentaria. También se hizo viral con sus declaraciones sobre el rey: ‘'el Rey me come los huevos''. En la música urbana (etiqueta vaga donde solemos meter géneros como rap, trap o reggaetón) siempre se ha cantado al dinero de una forma u otra. El madrileño no sale de esa lógica y defiende el dinero como máximo poder.

Con la reciente censura impuesta por el Ayuntamiento de Bilbao para que no cante en Aste Nagusia,fiestas de Bilbao) han salido una gran cantidad de moralistas criticando la censura, venga de donde venga. Sinceramente, yo no soy contrario a la censura; es más, la defiendo en algunos casos. La censura tiene carácter político. Igual que la derecha censura a Pedro y Luis Pastor porque sus letras son molestas para ellos, yo también censuraría a División 250 — grupo de música RAC que defiende abiertamente el fascismo —. La cultura es una herramienta para disputar la hegemonía; por ello, los gobiernos financian la actividad de grupos culturales afines a ellos y censuran a los antagónicos.

Es muy probable que muchos grupos que actúen en las próximas fiestas de Bilbao reproduzcan valores y patrones de comportamiento machistas.

¿Qué hay detrás de la censura a C. Tangana realmente? Es una pregunta sencilla, pero que puede abrir muchos debates. El argumento de que sus letras son machistas podría tener sentido si no hubiesen sustituido a “Puchito'', uno de sus apodos, por Pedro Capó. El sustituto tiene temas como “Te olvidaré'' donde se habla de intentar dar celos a la ex-pareja saliendo con otras personas, una fiel reproducción de la toxicidad machista. Además, es común en muchos de sus temas ver a la mujer como un mero objeto sexual. Más allá del sustituto hay grupos que también tienen letras machistas.

Dúo Dinámico también actuará en Aste Nagusia y tiene letras que hablan de besos robados, algo que es totalmente contrario al consentimiento necesario en toda relación pasajera o estable. Otra canción muy famosa del dúo es “Quince años tiene mi amor”, donde se infantiliza a la mujer y se le niega la capacidad de consentir, cuando con quince años ya se tiene la capacidad para decir sí, esto lo explica un artículo de Julia Cámara recientemente publicado en Viento Sur. Es muy probable que muchos grupos que actúen en las próximas fiestas de Bilbao reproduzcan valores y patrones de comportamiento machistas, pero analizarlos haría de este breve artículo un ensayo extenso.

Todo lo que hay alrededor del caso C. Tangana es postureo para parecer más feminista y ganar votos.

La censura de un cantante de música urbana por machista porta una doble vara de medir. No niego que C. Tangana tenga muchas letras lamentables, sino que, si el motivo de censura es el machismo, probablemente acabarían actuando menos de la mitad de los grupos contratados. Hay un tópico clasista que habla del reggaetón y del trap como géneros machistas cuando en el rock nacional tenemos canciones como “La mataré'' de Loquillo donde hay perlas como “quiero verla bailando entre los muertos”. También hay ejemplos en el rock internacional como en “Every breath you take'' de The Police, canción que habla de que él estará observando a ella en cada cosa que haga, es decir, acoso puro y duro.

El feminismo lleva tiempo diciéndolo: no hay géneros machistas, sino que el machismo lo impregna todo. Decir que la música urbana es machista y censurarla es causado por un clasismo camuflado, porque da la casualidad de que esta música es la que tiene como origen los barrios de clase trabajadora y canta sobre ellos. Todo lo que hay alrededor del caso C. Tangana es postureo para parecer más feminista y ganar votos.

Si de verdad se quiere luchar contra el machismo, no se trata de censurar a artistas con letras machistas, porque de esa forma habría que censurar a la mayoría. Se trata de ver el machismo con un problema estructural. El sistema actual necesita al patriarcado para sobrevivir. La solución es más ambiciosa y efectiva que censurar: hay que ampliar horizontes, combatir el ahora y dibujar nuevos modelos de sociedad. Si entramos en el juego de censurar, desde la izquierda (con la correlación de fuerzas actual) no saldremos bien parados.

Firma: Mario Araez García

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/censu...

Decir que la música urbana es machista y censurarla es causado por un clasismo camuflado, porque da la casualidad de que esta música es la que tiene como origen los barrios de clase trabajadora y canta sobre ellos.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Desde Libia en busca de otra vida: "La guerra me obligó a madurar antes de tiempo, tengo 19 años y quiero disfrutar y estudiar"

Tortuga Antimilitar - 16 August, 2019 - 00:00

Sonia Redondo

Mohamed Alí Hashim es un joven de 19 años de origen libio nacido en Santander, al que la guerra le obligó hace siete meses a regresar a la ciudad cántabra que le vio nacer, dejando a su familia en el país africano, en busca de seguridad y formación académica. Sin embargo, la realidad fue diferente a la que se esperaba cuando llegó a España. Y es que la situación irregular en la que se encuentra desde entonces no le está poniendo nada fácil conseguir su objetivo, para el que no cesa en su empeño, tras una vida marcada por las consecuencias de vivir en un territorio que está inmerso en un conflicto bélico.

"Mi padre se llama Alí Hashim Mansur, proviene de una familia modesta, estudió los primeros años de Medicina en la Universidad de Trípoli (Libia) y consiguió una beca para terminar sus estudios en Santander", relata en conversación con eldiario.es. Posteriormente, trabajó en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, donde se especializó en Cardiología, periodo en el que consiguió el permiso de residencia permanente y en el que tuvo dos hijos, a Mohammed Alí Hashim y a una de sus dos hermanas. Un año después, toda la familia se trasladó a Trípoli, donde disfrutaron de una vida normal hasta que, en el año 2011, estalló la revolución y comenzaron los problemas en el país árabe.

En ese momento, la vida del joven Alí empezó a complicarse. "Mi padre viajaba constantemente a otros lugares del país por trabajo, por lo que con 11 años tuve la responsabilidad de cuidar de mi madre y mis hermanas durante un periodo de tres o cuatro años", relata, subrayando que la situación en Trípoli se iba haciendo más delicada para vivir.

"La guerra me obligó a madurar antes de tiempo, tengo 19 años y quiero disfrutar y estudiar", confiesa. No obstante, como la situación de su país en este momento sigue siendo "caótica" no puede seguir con su formación académica allí, de forma que su padre le planteó que viniera a Santander en busca de oportunidades.

Alí llegó a Cantabria lo antes posible con un visado de turista, cuya vigencia era de un mes. Nada más llegar acudió a las oficinas de extranjería para presentar los papeles que le permitirían cambiar ese visado por una tarjeta de residencia como estudiante. "Primero me dijeron que faltaban dos papeles pero que podía conseguirlos y volver a presentar la petición. Debido a la situación de mi país, tardaron en llegar más de lo normal y cuando los recibí, los presenté de nuevo y me dijeron que no, que ya no podía hacerlo", explica desconcertado.

"Tengo recursos suficientes para estudiar y vivir, cumplo todos los requisitos" asegura este joven, que no entiende por qué desestimaron su petición de permiso si le dijeron que podía entregar los papeles que le faltaban más tarde. No obstante, admite que este tipo de trámites antes de la guerra eran "más sencillos" hasta el punto de que ahora incluso su padre, teniendo la residencia permanente, tiene problemas para entrar en España.

"No quiero asilo político"

Después de siete meses buscando alguna salida factible pasando por abogados, la única alternativa que le ha ofrecido uno de ellos ha sido la protección internacional. "No quiero asilo político porque no podría salir de España y si le pasa algo a mi familia me tendría que ir", sostiene, insistiendo en que solo está lejos de su familia por seguridad y para estudiar. Y es que, tal y como manifiesta, en su cultura y dentro de su círculo familiar son "muy apegados", por lo que se siente "responsable" de todo lo que le pueda pasar a su familia. "Necesitaría tener total libertad para marchar cuando sea necesario", sentencia.

Así pues, Alí se encuentra entre la espada y la pared. Si finalmente no le conceden la tarjeta de residencia como estudiante tendrá que irse a Túnez, donde, a pesar de estar a salvo de la guerra de su país, no podría encontrarse con su familia. "Mi familia y la gente de Santander que me apoya no quieren que vuelva a Libia, pero tampoco puedo quedarme en España sin el permiso", concluye, lamentando la encrucijada en la que está sumido.

A pesar de que han sido siete meses frustrantes en busca de una solución para su caso, Alí no ha estado de brazos cruzados. Durante este periodo ha realizado dos cursos de castellano, uno de cuatro meses en las escuelas verdes de Santander y uno intensivo de un mes en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) hasta llegar a un nivel A2.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Militares camuflados y agentes de los servicios de inteligencia marroquíes invaden El Guerguerat y construyen un establecimiento militar

Tortuga Antimilitar - 15 August, 2019 - 00:00

Por Lehbib Abdelhay

Marruecos tiene la intención de ocupar toda la parte sur del territorio saharaui hasta la localidad de La Güera, en el extremo suroeste de la antigua colonia española.

Marruecos envió este domingo una unidad de militares camuflada acompañada por agentes de seguridad a través del ilegal paso fronterizo de El Guerguerat en medio de nuevas crisis que aumentan la tensión militar en la zona, informan pasajeros y transeúntes a ECSaharaui.

Según las imágenes que nos llegan desde la zona, las fuerzas de seguridad marroquíes establecieron su primer puesto de vigilancia. El incidente coincide con el día de la ocupación de la parte sur del Sáhara Occidental (el 11 de agosto de 1979) tras la firma del acuerdo de paz entre Mauritania y el Frente Polisario seis días antes, el 5 de agosto.

La Armada marroquí llevó a un grupo de oficiales y agentes del servicios de inteligencia militar para establecer un control militar en la zona desmilitarizada fuera de los muros en una flagrante violación del alto el fuego vigente desde 1991. La nueva provocación marroquí amenaza con una inminente guerra en la región. El Frente Polisario no tolerará ningún provocación militar en esa zona.

Marruecos tiene la intención de ocupar toda la parte sur del territorio saharaui hasta la localidad de La Güera, en el extremo suroeste de la antigua colonia española.
El envío de esa unidad militar marroquí, acompañada de agentes secretos, aumenta la tensión militar entre el Frente Polisario y Rabat. No obstante, la misma fuente afirmó a ECSaharaui que el lema de este envío es «recabar información para una posible intervención militar.»

En este sentido, cabe recordar que el Ejército de ocupación marroquí también desplegó en los últimos días tanques, vehículos blindados y excavadoras cerca del antiguo asentamiento de El Guerguerat, a unos tres kilómetros y medio de la frontera con Mauritania, según una fuente confidencial.

Fuente: https://www.ecsaharaui.com/2019/08/...

Tomado de: https://kaosenlared.net/militares-c...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas