Tortuga Antimilitar


El gobierno español anuncia una bestial inversión en armamento y dice que es "gasto social"

Tortuga Antimilitar - fai 2 horas 15 min

Que si puestos de trabajo, que si dinamización de la economía... Gasto social en definitiva es para los políticos del psoe dedicar el dinero de los impuestos a producir armamento militar a gran escala. Al parecer falta imaginación para pensar en posibles inversiones que generen ese mismo supuesto empleo y que tengan, aunque sea, un mínimo de lógica y utilidad más allá de alimentar guerras. Se les ha olvidado hablar de las jugosas comisiones, más que opacas, que se suelen generar en este tipo de negocio. Si alguien se había hecho algún tipo de ilusión en que este gobierno mejoraba en algo al que le precedió, ya puede olvidarlo. Nota de Tortuga.

La ministra Celáa: “El gasto militar es gasto social”

“El gasto en Defensa es, efectivamente, gasto social”. Así ha respondido la ministra de Educación y Portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, este viernes en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha ratificado las palabras de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que había aseverado lo mismo en una entrevista radiofónica esta mañana.

“Se prevé la creación de 7.000 puestos de trabajo al año. Son gastos que se dibujan para un escenario de 15 años”, ha afirmado Celáa.

Robles, en declaraciones a Onda Cero, ya había adelantado que la inversión presupuestaria será de 7.300 millones de euros y ha afirmado que el Ejecutivo lo considera “gasto social” porque “lo que genera son puestos de trabajo”.

“Vamos a conseguir más de 7.000 puestos de trabajo durante nueve años en zonas como Galicia, como Asturias, donde es absolutamente imprescindible”, ha dicho Robles.

http://postdigital.es/2018/12/14/la...

Robles califica de gasto social la inversión de 7.331 millones para programas de armamento

La ministra de Defensa asegura que “el gasto militar contribuye, aparte de la seguridad y la defensa, en la creación de puestos de trabajo"

El Consejo de Ministros tiene previsto dar el visto bueno a la construcción de cinco fragatas F-110, los vehículos 8x8 para el Ejército de Tierra y la modernización del avión caza Eurofighter

infoLibre

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha calificado este viernes de gasto social la inversión de 7.331 millones en tres programas de armamento que el Consejo de Ministros tiene previsto aprobar en su proximal reunión.

En una entrevista en Onda Cero, Robles ha asegurado que “el gasto militar contribuye, aparte de la seguridad y la defensa, en la creación de puestos de trabajo por lo que también es trabajo social”. “Como consecuencia de esta inversión vamos a conseguir 7.000 empleos en lugares donde es imprescindible como Asturias o Galicia”, ha añadido.

La ministra de Defensa ya adelantó este jueves en una visita a la base de Retamares que el Gobierno aprobaría la construcción de las fragatas F-110 en los astilleros de Navantia en Ferrol (Galicia).

Según fuentes del Ministerio de Defensa, el Consejo de Ministros tiene previsto dar el visto bueno este viernes a tres programas de armamento por un valor total de 7.331 millones de euros: la construcción de cinco fragatas F-110, los vehículos 8x8 para el Ejército de Tierra y la modernización del avión caza Eurofighter.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Amenaza

Tortuga Antimilitar - fai 2 horas 15 min

Categorías: Tortuga Antimilitar

La identidad no es nuestro campo de batalla

Tortuga Antimilitar - fai 2 horas 15 min

Se dice que la ultraderecha española se envalentona por la emergencia del independentismo catalán, también que hay un repunte del machismo como reacción a los avances del feminismo. Ambas afirmaciones son ciertas. Lógicamente, los fenómenos políticos que tienen cierta relevancia pública (ya sea porque suponen un cambio real, o porque los medios de comunicación los exageran interesadamente) no se sitúan dentro de un paréntesis social, aislados del tiempo y del espacio. Como parte de la vida real que son, tienen unas causas y unos efectos en ella. Pero cuidado: Es muy diferente analizar la relación que tiene el auge del fascismo con la irrupción en la agenda política del feminismo o el independentismo, que responsabilizar a estos movimientos de haber azuzado al monstruo, o sea, culpabilizarlos.

En esa misma línea, que sea el fascismo el que reaccione no quiere decir, necesariamente, que la causa de su reacción sea lo contrario al fascismo. Ejemplos: Hace unos años hubo un aumento de los movimientos sociales fascistas (Hogar Social, etc.) que reaccionaban a la miseria generada por la crisis capitalista, ¿es ese capitalismo en crisis lo opuesto al fascismo? No. ¿Representaba Galtieri lo contrario que Thatcher? Tampoco. ¿Fue Napoleón III la antítesis de Von Bismarck? Ni de lejos. De hecho es común que un nacionalismo se enfrente a otro nacionalismo de la misma naturaleza pero de diferente signo. Lo que pretendo decir con esto, es que la validez de unos argumentos o la superioridad de unas ideas políticas, no se miden en función del enemigo que despiertas cuando tratas de llevarlas a cabo. Esto es una falacia llamada argumento ad consequentiam, también conocida popularmente como “ladran, luego cabalgamos”. Últimamente, algunos han intentado convencer, tratando de justificar sus posiciones señalando al monstruo que tenían enfrente. Pero la política es más compleja que todo eso.

El fascismo necesita una reafirmación identitaria: cultural, sexual, nacional, religiosa, etc. Reacciona y se fortalece cuando un grupo percibe que su identidad está en peligro, porque la legitimidad de vivir conforme a ella es cuestionada. Esa identidad siempre es exclusiva, y se construye delimitando el lugar donde está el otro, dotando al grupo de un sentido de pertenencia. A un grupo sí se le puede oponer otro grupo: física, territorialmente; pero es un absurdo pensar que en política, una identidad se opone a otra identidad. En esencia, las identidades siempre son lo mismo y funcionan según la misma lógica. La identidad solo es la pantalla, lo realmente crucial es el sistema electrónico que hay detrás y que constituye su ideología. El nacionalismo catalán no se opone al nacionalismo español, sino que es el derecho de la población de un territorio a dotarse de sus propias estructuras políticas, lo que se opone a la conculcación de este derecho. Del mismo modo y aludiendo a la cuestión de género; no es la mujer la que se opone al hombre, sino que es una convicción igualitaria la que se opone a la supremacía masculina. Y es fundamental hacer hincapié y saber distinguir estas ideas, puesto que de la confrontación identitaria siempre saca réditos el fascismo.

La labor de la izquierda no es atribuir una supuesta ideología a la comunidad de varones blancos y heterosexuales (no existe tal comunidad). Las ideas izquierdistas son universales y hablan de igualdad, de justicia social, de libertad sexual, entre otras cosas. Inventarse un colectivo imaginario de opresores, que lo son única y exclusivamente por sus categorías identitarias, aduciendo que son portadores de unos privilegios que van ligados a su identidad, es exactamente lo que hacen los fascistas. ¿Cabe algo más absurdo y contraproducente? La pelea tiene que ser ideológica, solo así podremos ganar.

Como ejemplo, dos reflexiones que representan a la perfección la “izquierda” identitaria de la que hablo. Ambas a raíz de las elecciones andaluzas y el ascenso de la ultraderecha:

La primera, una influencer feminista, quien afirmaba que el “72% de los votantes de Vox son hombres. Por si queréis sacar conclusiones”. Al margen de la evidente falacia ecológica, y que es un dato absolutamente inútil (porque no menciona la relación mujeres-hombres de los votantes; y porque aun estando equilibrada, ese dato representa alrededor de un 7% de los hombres andaluces, con lo que no podríamos extraer ninguna conclusión), ¿no os suena de algo este tipo de afirmación? A mí sí. Me suena a cuando dicen que la proporción de delitos perpetrados por inmigrantes es mayor. La derecha xenófoba siempre utiliza estadísticas relativas a delitos para deducir la naturaleza de los individuos a partir de las estadísticas del grupo al que pertenecen (buscan datos para criminalizar y estereotipar a gitanos, musulmanes, rumanos… a quienes no sean “de los suyos”). Y es que la lógica que hay detrás de ese tipo de explicaciones es la que utilizan los fascistas. En lugar de analizar las circunstancias sociales que rodean el delito, lo atribuyen a las características sexuales, raciales, étnicas, religiosas, nacionales… es decir, identitarias, del individuo. ¿Desde cuándo razona la izquierda al modo en que lo hacen los fascistas?

Una segunda reflexión, más sutil pero igualmente representativa de la “izquierda” identitaria, es la manifestada por un conocido abertzale, quien afirmaba que mientras la cultura política española no asuma el derecho a decidir y repudie el franquismo, la derecha y la ultraderecha tendrán vía libre. Aparte de que parece no seguir muy atentamente la política internacional, lo significativo de esto es que achaca unas ideas determinadas a la especificidad de una supuesta cultura política española. ¿Pero es que no fue Madrid un baluarte antifascista? ¿Y las revueltas jornaleras en Andalucía por la socialización de la tierra? ¿Y la Asturias minera, vanguardia de la revolución proletaria en la Europa occidental? Decir que esto no es cultura política española y en cambio sí lo es la mentalidad franquista, se hace con la clara intención de atribuir una carga negativa al sentimiento de identidad nacional que no es el tuyo. No puedo evitar reconocer en esas palabras a quienes siempre vincularon la violencia política a la particularidad cultural vasca. La política se hace con ideas, no midiéndonos la identidad, sea cual sea esta. Es la ultraderecha la que siempre esgrime razones identitarias para articular un discurso, porque necesita construir un “otro” contra el que posicionarse, a base de manipulaciones, verdades sesgadas y falacias. Por favor, no caigamos en la trampa de acudir a su campo de batalla.

El enemigo a batir no es un arquetipo de hombre, blanco, heterosexual y español. El enemigo es el corpus ideológico que justifica la desigualdad social por razón del sexo o lugar de procedencia. El que se opone al poder constituyente que emana de la voluntad popular. El que niega el derecho a vivir la sexualidad de forma libre y plena. Y a este corpus ideológico, curiosamente, siempre le subyace un sistema que legitima la explotación de la mayoría para el beneficio de unos pocos.

Por eso, creo que debemos interpelar también al hombre blanco y heterosexual a involucrarse en la pelea contra el fascismo, contra quien lo explota y contra quien niega su libertad política. Cualquiera que tenga sentido de la justicia debe luchar codo con codo junto a todas las personas que son discriminadas por cuestiones relativas a su identidad. Precisamente porque es una cuestión de justicia, y la justicia no tiene identidad. Es tan necesario tomar conciencia de la discriminación que sufre el otro por cuestiones identitarias (para que las relaciones que construimos día tras día sean igualitarias y justas), como dejar de culpabilizarnos de forma cristianizante por las categorías identitarias que arbitrariamente nos atraviesan. El cambio social no será un auto de fe. Distinguir esto es esencial para cualquier política que se pretenda de izquierdas.

Jimmy Muelles

Categorías: Tortuga Antimilitar

"Planeta Desarmado": Nuevo blog antimilitarista en El Salto

Tortuga Antimilitar - 14 December, 2018 - 00:00

Con alegría, nace un espacio plural en un medio de comunicación estatal para tratar de cuestiones que tienen que ver con el imaginario militar y militarista, gastos militares, inversiones armamentísticas, control de poblaciones en fronteras... Es posible que cueste encontrar qué puede haber de satisfacción a la hora de tratar estos temas, minados de terribles consecuencias, injustas decisiones y dolor, mucho dolor.

La alegría viene del hecho de comprobar que un blog antimilitarista nace hoy apoyado por un medio de comunicación. El Ejército español y su conglomerado han sustentado gran parte de su hegemonía en una política de consenso auspiciada por los principales partidos de nuestra maltrecha democracia. Prácticamente nunca se ha discutido en público sobre cómo se orienta la "defensa", qué hipoteca el desmesurado gasto militar, qué supone mantener uno de los pilares patriarcales más rancios de nuestra sociedad, adónde nos lleva el armamentismo…

Por ello, es una buena noticia, y más cuando acontecimientos recientes (como la venta de material militar a Arabia Saudí) parece que rompen el monopolio de silencio y comenzamos a cuestionarnos hechos hasta hace poco impensables de ser sometidos a la opinión pública. Para pensar un mundo mejor es necesario, previamente, ser capaces de imaginarlo, y desde aquí apuntamos a un planeta desarmado, desmilitarizado y antimilitarista en el que otros modelos de defensa y seguridad sean posibles.

Este blog será coordinado por diferentes colectivos y personas particulares, agrupadas actualmente en la plataforma Desarma Madrid. Esta plataforma se constituyó en octubre de 2016 con el objetivo inicial de visibilizar la protesta ante la celebración de la VI edición de la feria de armamento HOMSEC, programada para marzo de 2017. Durante los meses previos nos dedicamos a denunciar la llegada de los Señores de la Guerra a Madrid, así como a explicar a qué se dedicaban algunas de las principales empresas presentes en la misma. El día de la inauguración una contundente acción directa realizada durante la inauguración, y una concentración en la Puerta del Sol visibilizaron nuestra oposición. Meses después, las compañeras de Legal Sol consiguieron el sobreseimiento y archivo de la multa impuesta por la acción, cuya cuantía superaba los 11.000 euros. Desarma Madrid decidió continuar.

La línea editorial que mantendremos será feminista, ecologista, antimilitarista y noviolenta. Denunciaremos la violencia como método de regulación de conflictos, el íntimo maridaje entre patriarcado y militarismo, la perversa lógica de la creación de enemigos ficticios, la sumisión al capital y, sobre todo, el monopolio de la Defensa Militar como solución eficaz para lograr un mundo mejor. No somos un equipo de investigación, sino un conjunto de activistas que apuesta por la desobediencia civil como herramienta de cambio. El blog será una actividad más, un buen altavoz para denunciar la sinrazón militarista y proponer alternativas noviolentas.

Este blog estará gestionado por los siguientes colectivos: Asamblea Antimilitarista de Madrid, BDS, Ecologistas en Acción, Legal Sol, Plataforma por la Desobediencia Civil, Yay@flautas Madrid, y alguna persona a título individual. Aceptamos artículos para publicarse que nos queráis enviar, propuesta de temas... que podéis enviar a nuestra dirección de correo: planetadesarmado@nodo50.org

Ojalá haya buena andadura. Nos ponemos a ello.

Ver aquí: https://www.elsaltodiario.com/plane...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La caza

Tortuga Antimilitar - 14 December, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La guerra empieza aquí: El comercio de armas con Arabia Saudí. Luís Arbide, Gernikako Jaurdunaldi antimilitaristetan

Tortuga Antimilitar - 14 December, 2018 - 00:00

Espainiar estatua da Saudi Arabiari arma gehien esportatzen dizkion hirugarren herrialdea (2015 eta 2017 artean 932 milioi euroko balioa zuen arma kopurua esportatu zen).

Luis Arbide, Ongi Etorri Errefuxiatuko “gerrahemenhastenda” batzordearen kideak azalduko digu nola Bahri Tabuk itsasontziak armak garraiatzen dituen Saudi Arabiara, Yemengo gerran erabiltzeko eta Bilbotik egiten zen transportea etetea nola lortu den.

El acto de desobediencia del bombero Ina Robles, y el trabajo de denuncia de la comisión “laguerraempiezaaquí” de Ongi Etorri Errefuxiatuak han provocado que los barcos de la naviera Bahri dejaran de cargar armas y explosivos en el puerto de Bilbao con destino al régimen saudí, que se utilizan en bombardeos contra población civil del Yemen. Recordar a las 40 criaturas que murieron en agosto tras un bombardeo que sufrió un autobús escolar.

Desafortunadamente, estos cargamentos continúan en Santander y Motril, y el Gobierno español ni paralizó la venta de 400 bombas de precisión, ni apoyó el embargo de la venta de armas por parte de los países de la UE a Arabia Saudí que acaba de aprobar el Parlamento Europeo. La pérdida puestos de trabajo en los astilleros de Navantia de Cádiz o en las fábricas vascas de componentes militares que acarrearía la rescisión de los contratos armamentistas con Arabia Saudí, no pueden ser argumento para seguir alimentando ésta y otras crueles guerras. Este falso dilema de “pan” o “paz”, solo trata de enfrentar a trabajadoras/es de aquí y de allá, mientras que monarquías, políticos y empresarios de esta industria armamentista siguen lucrándose de este vil negocio a costa de la vida y la miseria de millones de personas. En lugar de afrontar cambios profundos en la economía que favorecieran otro tipo de actividades productivas no asociadas a la guerra, estas élites prefieren mantener el actual status quo y seguir acumulando pingües beneficios a costa de la vida de miles de personas inocentes.

Luís ArbideLuís Arbide, miembro de la comisión “laguerraempiezaaquí” de Ongi Etorri Errefuxiatuak abrirá las Jornadas antimilitaristas de este año con todas estas informaciones y debates.

Fuente: https://gernikatikmundura.wordpress...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El territorio del lince

Tortuga Antimilitar - 13 December, 2018 - 20:34

Blog sobre actualidad internacional, tratada con información y fina ironía.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Alacant es tierra de Paz. No a las maniobras militares

Tortuga Antimilitar - 13 December, 2018 - 13:12

A lo largo de esta semana se están llevando a cabo en las provincias de Alacant y Murcia unas maniobras militares que, con la nomenclatura en inglés “eagle eye”, pretenden “mejorar la eficiencia en la integración de todas las capacidades del sistema de defensa aérea nacional”. Según nos informan los medios de comunicación, se trata de actividades que implican a cerca de un millar de efectivos y movilizan todo tipo de medios terrestres, aéreos y marítimos, incluyendo “lanzaderas de misiles y cañones”. Con acciones militares en los municipios alicantinos de Agost, Alacant, El Campello y Benidorm, así como en puntos de la Marina Alta y la Serra d'Aitana, el ejercicio alcanzará su extremo más macabro en el momento en que “este material desplegado en la provincia será visitado hoy por escolares en El Campello”.

Más allá del pomposo y eufemístico lenguaje que emplean los portavoces militares para dar cuenta de sus actividades, no puede ocultarse que éstas consisten en la pura y dura preparación y entrenamiento de la guerra. En sintonía con el espíritu de Paz que siempre ha sido propio de nuestras comarcas del Sud del País Valencià, desde el Grup Antimilitarista Tortuga queremos señalar que:

No se comprende el enorme derroche de medios humanos y económicos dilapidados en este entrenamiento. Es escandaloso ver cómo se financian con alegría tan caros como inútiles ejercicios aéreos, movimientos de buques, de tropas y amplias acciones logísticas. ¿Seguro que la sociedad de Murcia y Alacant no tiene otras prioridades que atender con dicho dinero?

Cuestionamos la acción militarista, profundamente antidemocrática, de imponer, sin consulta alguna, la cultura bélica, haciendo exhibición y propaganda de la misma, a personas y comunidades que son profundamente ajenas a ella.

Recordamos la causa-efecto entre la acción militar de los países occidentales (entre los que se encuentra el estado español) y diferentes guerras en el entorno de Próximo Oriente y África, las cuales, además de causar terribles desgracias personales y emergencias humanitarias, generan los flujos migratorios que después se tratan de detener ante nuestras fronteras, precisamente, con la acción militar. Entendemos que estas maniobras entrenan, tanto la participación española en dichas contiendas neocoloniales, como la propia guerra desatada por nuestros países contra las personas migrantes que huyen de ellas.

Señalamos también la relación de estos ejercicios con la progresiva polarización militar entre el bloque de la OTAN, en el que se encuentra España, y el configurado por otras potencias militaristas en auge, con Rusia a la cabeza. El propio Ministerio de Defensa reconoce que se preparan «misiones áreas defensivas como respuesta a incursiones y movimientos de aeronaves no identificadas». No puede ignorarse el sutil matiz que separa en estos casos lo “defensivo” de lo “ofensivo”, y el peligro que supone ubicar nuestro país en el centro de esa contienda, convirtiéndose así en objetivo de posibles acciones de ataque y represalia.

Por último afirmamos la inmoralidad que supone adiestrarse para la guerra y hacer exhibición de ello. Máxime cuando -como sucede con los niños y niñas escolares de El Campello- indignamente se busca la participación de la infancia como elemento normalizador y legitimador de lo que debería recibir la más profunda repulsa social.

Por todo ello, desde el Grup Antimilitarista Tortuga, conjuntamente con todas las personas y organizaciones que comparten nuestros anhelos de justicia y de Paz, solicitamos el cese inmediato de estas maniobras de preparación para la guerra. Pedimos que nuestra tierra sea completamente desmilitarizada y que nunca vuelva a ser empleada para entrenar la violencia contra seres humanos.

Alacant, 13 de diciembre de 2018

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un millar de militares se despliegan en Alacant y Murcia en unas maniobras

Tortuga Antimilitar - 13 December, 2018 - 11:50

Parte de este material desplegado en la provincia será visitado hoy por escolares en El Campello.

El ejercicio «Eagle Eye» se realiza durante esta semana para mejorar la eficiencia en la integración de unidades de los tres ejércitos.

p. cerrada

Cerca de un millar de efectivos del Ejército de Tierra, Ejército del Aire y la Armada participan durante esta semana en las provincias de Alicante y Murcia en el ejercicio de adiestramiento «Eagle Eye» que organiza el Mando de Defensa y Operaciones Aéreas (MDOA) con el objetivo de mejorar la eficiencia en la integración de todas las capacidades del Sistema de Defensa Aérea Nacional. El ejercicio militar, que comenzó el pasado domingo y concluirá el sábado, incluye el despliegue en varios puntos de la provincia de Alicante de 393 personas que conforman la Unidad de Defensa Antiaérea (UDAA), según explicó ayer su responsable, el teniente coronel Joaquín de Pedro.

El cuartel del Mando de Operaciones Especiales (MOE) en Rabasa es uno de los puntos donde se ha desplegado parte del contingente militar. En este acuartelamiento se ha instalado el núcleo de mando y control, mientras que los puntos de fuego y logística se encuentran en la Marina Alta, Aitana, Benidorm, El Campello y Agost. Además de los 393 militares de la UDAA, en el ejercicio «Eagle Eye» participan unos 180 efectivos de la fragata «Álvaro de Bazán», unos 70 miembros del Ejército del Aire con un radar móvil del Grupo Móvil de Control Aéreo (GRUMOCA) y 300 personas más de la dotación del buque insignia de la Armada, el «Juan Carlos I», que estará el fin de semana en el puerto alicantino y podrá ser visitado por el público.

Los 393 efectivos de la Unidad de Defensa Antiaérea se han desplegado en la provincia con 50 vehículos pesados y 83 ligeros, 10 radares –uno de ellos con un alcance de 100 kilómetros–, 23 remolques y 18 lanzaderas de misiles y cañones.
Aviones de combate

Las unidades aéreas que participan son seis aviones de combate F-18 del Ala 12 del Ejército del Aire que operarán desde su base habitual en Torrejón (Madrid), aviones de reabastecimiento, aviones Eurofighter de las bases de Morón y Albacete y aviones Harrier y helicópteros del buque insignia «Juan Carlos I».

Los participantes en las maniobras están ejecutando «misiones áreas defensivas como respuesta a incursiones y movimientos de aeronaves no identificadas», según el Ministerio de Defensa, quien precisa que el objetivo es adiestrar y evaluar a los medios terrestres, navales y aéreos asignados al Mando de Defensa y Operaciones Aéreas, todo ello para mejorar «los procedimientos de integración».

Para el ejercicio en la provincia de Alicante la UDAA cuenta con una batería de misiles NASAMS del Grupo de Artillería Antiaérea (GAAA) II/73 (Cartagena), una batería de cañones 35/90 del GAAA I/73 (Cartagena), una batería de misiles «Mistral» del GAAA II/71 (Fuencarral) y una batería de misiles «Hawk» del GAAA I/74 (San Roque, Cádiz).

Asimismo, la Unidad de Transmisiones del Mando de Artillería Antiaérea se encarga de garantizar el enlace y la integración de la UDAA en el sistema de mando y control del comandante del MDOA. Además, la unidad cuenta con una Compañía de Infantería– llamada Force Protection–, perteneciente al Regimiento de Infantería «Arapiles» 62 de la Brigada «Aragón» I con la misión de proporcionar la seguridad de los asentamientos, la escolta de convoyes y la seguridad de personal.

Parte de este material desplegado en la provincia será visitado hoy por escolares en El Campello.

Los F-18 del Ala 12 pertenecen a una unidad del Ejército del Aire que presta un servicio de alerta de reacción rápida y policía aérea durante las 24 horas del día y de forma ininterrumpida los 365 días del año para hacer frente a cualquier interceptación e identificación de aeronaves sospechosas en el espacio aéreo español.

Fuente: https://www.diarioinformacion.com/a...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un 40% de las enfermeras y fisioterapeutas de la provincia de Alicante ha sufrido acoso sexual en el trabajo

Tortuga Antimilitar - 13 December, 2018 - 00:00

beatriz rico

«¿Este masaje tendrá final feliz?», «¿Hoy me vas a tocar más arriba?» o «Con esas manos debes tener muy contento a tu marido». Son muchos los pacientes que sobrepasan la línea roja con comentarios vulgares, tocamientos o proposiciones fuera de lugar. Así lo denuncian las enfermeras y fisioterapeutas de la provincia, quienes soportan escenas humillantes de forma continuada en el desarrollo de su actividad profesional. Más de un 40% de las profesionales ha sufrido en algún momento de su vida acoso sexual, según denuncian el Sindicato de Enfermería, SATSE, y la Asociación Española de Fisioterapeutas, AEF.

Las denunciantes han logrado visibilizar socialmente su rechazo a este trato vejatorio a través de diferentes campañas de información y sensibilización en redes sociales, vídeos, material informativo, recogida de firmas, envío de cartas y encuestas. Múltiples acciones para poner el foco de atención en situaciones discriminatorias a las que se enfrentan diariamente estas profesionales y que suponen un obstáculo en el desarrollo de su profesión, en la que el contacto físico directo es una de las principales características del ejercicio profesional.

Trini Gomis, secretaria de la provincia de Alicante de SATSE, trabaja por trasladar una imagen real y actual de este trabajo que ayude a acabar con los estereotipos retrógrados que dan lugar a comportamiento y comentarios ofensivos. Gomis pretende que la sociedad huya de la sexualización de esta profesión mayoritariamente femenina, aunque también con denuncias por parte de hombres. «El acoso sexual ha sido una realidad durante años en todas las profesiones, pero más en la nuestra».

El colectivo quiere huir del tópico del vestuario de la enfermera, con falda corta y cofia blanca: «Hay empresas de disfraces que lo siguen haciendo, antes era el contexto de la época y ha seguido en el tiempo. Falta educación de la población y que todos nos miren con respeto», puntualiza Gomis. La secretaria provincial indica que «hay agresiones verbales y físicas. Muchas compañeras denuncian que han intentado tocarlas y les han dicho barbaridades».

También la secretaría general autonómica de SATSE Comunidad Valenciana, Mª Luz Gascó Marín, asegura que «la Enfermería todavía es vista como una profesión que sólo la ejercen mujeres, sexualizada, vocacional y supeditada al médico, cuando la realidad es que es un trabajo autónomo, cualificado y ejercido también por hombres».

La Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF) califica de «grave y vergonzosa» la problemática de acoso y discriminación que sufren las compañeras y ha hecho público su total apoyo y compromiso con los movimientos de redes sociales. Estrella Pallín, tesorera de la AEF, indica que ya en la universidad muchas profesionales han sufrido situaciones de acoso, solo por el hecho de ser mujer.

Son muchas las socias alicantinas del colectivo que han lamentado intentos de tocamientos y humillaciones. Según la tesorera de la asociación, determinados pacientes normalizan frases sexistas: «Solo por vergüenza no deberían pronunciarlas pero todo depende de la educación de cada uno».

Lourdes es una fisioterapeuta alicantina que vivió un episodio desagradable con un cliente: «Fui a hacer un servicio a domicilio y se quitó la toalla para quedarse desnudo frente a mí. Le pedí que se tapara y dejé bien claro que yo era una profesional. Me quedé aterrorizada y tuve que irme sin hacer mi trabajo». Como ella, son muchas las mujeres, y también algún que otro hombre, que han contado en redes sociales que determinados pacientes se insinúan e incluso intentan quitarles la ropa.

Mediante la campaña #MeTooFISIO y #MeTooNURSE pretenden alzar la voz, hartas de ser tratadas como meros objetos sexuales.

Resultados de la encuesta

Nueve de cada diez enfermeras y enfermeros de la Comunidad Valenciana cree que aún persisten estereotipos sexistas y retrógrados vinculados con la Enfermería, especialmente con las mujeres, según la encuesta realizada por SATSE, con motivo de la iniciativa de información y sensibilización «Rompe con los estereotipos».

Un 93% de los encuestados asegura que la imagen (uniforme, material, equipo, entorno de trabajo...) que se traslada de ellos en cine, medios de comunicación u otros ámbitos no es acorde con sus competencias y funciones reales dentro del sistema sanitario. Un 75% de los enfermeros encuestados reconoce haber sufrido en primera persona comportamientos o comentarios ofensivos o denigrantes, de los que un 40% son sexuales.

La práctica totalidad destaca la necesidad de que el Ministerio de Sanidad constituya un Observatorio de la Mujer en el ámbito sanitario, para hacer un seguimiento de los casos de difusión de imágenes que atenten contra su dignidad.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cárcel de hambre

Tortuga Antimilitar - 13 December, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Achacan la muerte de miles de gallinas en Villapalacios (Albacete) a las maniobras del ejército del aire

Tortuga Antimilitar - 12 December, 2018 - 00:00

Los propietarios de una granja de Villapalacios, en Albacete, han denunciado que cada vez que los aviones sobrevuelan su explotación sus animales sufren de estrés. Así lo han contado a CMM, en una información en la que aseguran que han muerto entre 2.000 y 3.000 gallinas y que también se rompen los huevos con el ruido que provocan los aviones.

Desde el Ministerio de Defensa han pedido una valoración de los daños para indemnizarles. Pero ellos piden que las aeronaves dejen de sobrevolar su granja porque si no, aseguran, tendrán que cerrar, según las citadas fuentes.

Los dueños de esta granja pensaban ampliar este negocio con una explotación avícola ecológica. Pero, con los aviones, se quejan de que su negocio ha retrocedido a cuatro años y además están endeudados. Lamentan que han pasado de más de mil huevos diarios a 300.

El Ministerio de Defensa les ha enviado un escrito para interesarse sobre las pérdidas, pero no ofrece ninguna solución.

Y lo que quieren los propietarios de la granja es que los aviones dejen de volar por encima de sus gallinas.

Más abortos

Ya en 2007, el Ministerio de Defensa compensó con 900.000 euros a las localidades albaceteñas de Hoya Gonzalo, Chinchilla, Pozo Lorente, Casas de Juan Núñez y La Higueruela por los efectos de las bombas y explosivos empleados en el campo de maniobras militares situado a sólo 3 kilómetros del casco urbano de Hoya Gonzalo. El Ministerio reconoció entonces que estas maniobras habían impedido su desarrollo durante décadas, originado grietas en algunas viviendas y provocado abortos en gallinas, ovejas y conejos.

Fuente: http://www.masquealba.com/noticias/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Koldobi Velasco: “Fuerteventura es una de las islas más militarizadas del mundo”

Tortuga Antimilitar - 12 December, 2018 - 00:00

Canarias Ahora /
sociedad

La activista antimilitarista denuncia las incoherencias del presidente del Cabildo, que rechaza las maniobras Gruflex-18, pero ha visitado la fragata de las Fuerzas Armadas que participó en los ejercicios anfibios.

Eloy Vera - Puerto del Rosario

Tras las maniobras Neotapon 2002, que produjeron un varamiento masivo de zifios, se llegó a un acuerdo verbal para no volver a realizar ejercicios navales en las Islas. Sin embargo, Defensa ha vuelto a llevarlos a cabo. ¿ Cómo valora el incumplimiento?

Es un agravio a una petición y a un supuesto acuerdo en el que se iba a dejar de ser parte de los ensayos de guerra que se hacen en Fuerteventura. También es un agravio y un insulto a la democracia y a la decisión del archipiélago que cuando tuvo la oportunidad en 1986 de decir si queríamos o no estar en la OTAN salió “no” en toda Canarias. Además, hay que destacar que el tanto por ciento que se planteó en Fuerteventura fue el más alto de casi todo el Estado. Casi un 71% de personas dijeron “no” en la Isla. Se hace un incumplimiento y una falta de respeto a la voluntad del pueblo canario.

¿Cree que Fuerteventura es una Isla militarizada?

Es una de las Islas más militarizadas del mundo. Más de 45 kilómetros cuadrados son zonas de interés de Defensa y de esas zonas tres están en Fuerteventura: el campo de tiro de Pájara, el campamento Valenzuela, en El Matorral, y el cuartel de Puerto del Rosario. Hay una utilización de nuestro territorio no solo para el ensayo de las guerras sino para el apoyo al espionaje como se hace desde la montaña de La Muda y Maspalomas, dirigido a África. Cuando decimos que está militarizada queremos decir que es una Isla y un Archipiélago que están invadidos por lo militar en distintas esferas de la vida: la económica, política, cultural, social, religiosa, en los deportes y, en Fuerteventura, también en el cine. Me refiero a los rodajes que vienen acompañados por personal militar y jeeps militares. El ejército naturaliza la presencia de lo militar y la violencia en escenarios diferentes a los que normalmente tienen los ejércitos. La militarización en nuestra tierra tiene que ver con ocupar espacios civiles pero también zonas que solo pueden ocupar ellos.

Canarias tampoco se libra de la militarización de las fronteras …

La militarización de las fronteras pasa desapercibida, pero fortalece el concepto de Europa frontera con el Frontex, el SIVE o Salvamento Marítimo, que no son más que una respuesta militarizada a una situación que habría que acoger y tratar de otra manera. El derecho a migrar y al asilo son un derecho humano.

Además del atentado al patrimonio y el impacto ecológico en una isla Reserva de la Biosfera …

La gente que está en contra del campo de tiro de Pájara ha estudiado que hay deterioro de los yacimientos arqueológicos, una ruptura del patrimonio y unas consecuencias ecológicas brutales. Además, Fuerteventura tiene una presencia de lo militar muy cercana a la población civil. Se han hecho maniobras en las que han entrado en los pueblos sin ningún tipo de aviso. Hay una prepotencia del ejército que utiliza toda la isla y toda Canarias como si fuera un tablero de juego.

¿Cree coherente el discurso de algunas formaciones políticas que dicen no a las maniobras pero luego apoyan actos organizados por ellos?

Desde una perspectiva antimilitarista consideramos que es importante plantear un rechazo total del uso de cualquier parte de nuestras Islas como plataforma de agresión. Algunos partidos e instituciones, según los intereses o los momentos, tienen uno u otro pronunciamiento. A veces son complacientes con la presencia de los militares e incluso van a sus actos. Eso es seguir colaborando con la militarización. No hay una total coherencia.

El Cabildo ha dicho “no” a las maniobras militares y la militarización de zonas pero apoya la prueba ciclista cívico-militar Fudenas. ¿No cree que es una contradicción?

Es una militarización del deporte y un ensayo práctico de la domesticación de la población a través del deporte. Es una manera de seguir maquillando la verdadera razón de los ejércitos que es el ejercicio de la violencia.

También su presidente, Marcial Morales, ha dicho no a las maniobras Gruflex-18, pero ha visitado la fragata de las Fuerzas Armadas que participó en los ejercicios anfibios…

Es la pura contradicción seguir aplaudiendo toda la militarización en el resto de las dimensiones y por otra pedir que en algunos elementos no. No le vemos ningún tipo de sentido. Lo que pedimos es que cuando soliciten el espacio de la calle para desfiles o poner las armas se les niegue esa presencia.

Qué se puede hacer para que Fuerteventura deje de ser una Isla militarizada?

Una declaración de Canarias como zona de paz y solidaridad. Un estatuto de neutralidad y que sea una zona libre de ejércitos, maniobras y del uso de nuestra tierra, mar y aire. Pero también que sean libres nuestras instituciones, infraestructuras o que, por ejemplo, no vayan los ejércitos a las escuelas de secundaria o que no participen en las emergencias sino que se dote a todo el Archipiélago de unos servicios públicos para todas las personas, adecuados a sus dimensiones sin que lo militar sea parte.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Declaración universal de los desechos humanos

Tortuga Antimilitar - 11 December, 2018 - 00:00

El próximo 10 de diciembre se conmemora un aniversario más de la aprobación por parte de la ONU de la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948. Esta declaración, al igual que tantos otros insignes documentos, muestra el nivel de mezquindad de aquellos que se llaman representantes del pueblo. Se aprobó tras el desastre humano de la II Guerra Mundial para mantener la confianza en el poder de la democracia. Quien tenga ganas puede echar un vistazo a la declaración original y juzgar por sí mismo…

http://www.ohchr.org/EN/UDHR/Docume...

Yo a la vista de lo sucedido durante todos estos años prefiero mostrar una versión actualizada y reducida, conocida como la Declaración Universal de los Desechos Humanos. Sinceramente, creo que se ajusta mucho más a la realidad.

Artículo 1
Toda persona será considera mercancía y será tratada como tal. Se les clasificará y se les pondrá precio en función de su origen, sexo, raza y utilidad al sistema.

Artículo 2
Todos los seres humanos son iguales y tienen el mismo derecho a ser explotados hasta la muerte en pos de un bien superior, es decir, el de los creadores de esta declaración.

Artículo 3
Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona siempre y cuando nos sea útil para el funcionamiento del engranaje social. En caso contrario su vida no vale nada y deberá morir.

Artículo 4
Toda persona es susceptible de ser esclavizada. Según dónde viva podrá optar entre dos opciones: esclavitud vieja escuela o dictadura del salario.

Artículo 5
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. A excepción de todos los que sean considerados enemigos del sistema (reales o no) que conforman la inmensa mayoría de la población humana.

Artículo 6
Toda persona tendrá derecho a soñar con alcanzar la felicidad que le ofrece el consumo. Asimismo, tiene la obligación de sentirse culpable por no alcanzarla.

Artículo 7
En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país. Toda persona que tenga varias cuentas bancarias con más de seis dígitos, el resto serán considerados inmigrantes de mierda y tratados como escoria.

Artículo 8
Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Siempre y cuando acepte el pensamiento único capitalista y la religión del dinero. También tiene derecho a opinar y expresar lo que los poderosos consideren oportuno.

Artículo 9
Toda persona tiene obligación de ganarse la vida con el sudor de su frente a excepción de los que posean la riqueza económica y la propiedad de los medios de producción.

Artículo 10
Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos.

Fuente: https://quebrantandoelsilencio.blog...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La culpa no es de quienes no votan

Tortuga Antimilitar - 11 December, 2018 - 00:00

Acusar a los expulsados por el sistema, a los abandonados por las instituciones y por la política espectáculo de la que es parte la «izquierda», del crecimiento de la ultraderecha es el análisis más simple e injusto que se puede leer tras el éxito de la basura fascista de Vox en Andalucía.

«¿No votas? Pues apechuga con el resultado». Claro que sí, como si la familia desahuciada o que está a punto de serlo, el parado que sobrevive a base de chapuzas y de la caridad, la empleada del hogar que cobra en negro, y cualquiera que viva esclavizado en empleos de mierda tuvieran mucho que perder; no sea que el auge de Vox vaya a acabar con sus «privilegios».

¿Qué aliciente tienen para votar? ¿Qué va a cambiar en sus vidas en función de cómo se configure un parlamento autonómico (o el que sea)? ¿Hay algún partido que vaya a acabar de una vez con los desahucios, a tratar la vivienda como un derecho fundamental y no como objeto de especulación? ¿Alguno que haga pagar al sistema financiero el expolio al que somete a la población y que nos garantice una vida digna? ¿Existe el partido que ponga fin a los privilegios de las multinacionales de la energía y a la explotación laboral?

Ah, sí, ahora me acuerdo de aquellos que prometían «tomar el cielo por asalto», «abrir puertas y ventanas», «reventar el régimen del 78» y «acabar con la casta»… Tic, tac…

Ay, aquellos… Han quedado para sucedáneo modernete del PSOE. Eso sí, en Twitter lo petan.

¿A quién votar, pues, y para qué? ¿Al menos malo? ¿Para detener a la ultraderecha, que, por otra parte, siempre ha estado ahí, de azul o naranja?

Bueno, eso le puede servir a la conciencia de quienes llegan a fin de mes sin sufrir durante la última semana; a la pretendida clase media progre chupiguay; y a quienes, en su ingenuidad, aún creen que desde las instituciones se puede cambiar algo significativo. Yo pertenecía a estos últimos hasta hace muy poco, pero la realidad es tozuda. Un pequeño ejemplo: ¿cuánto hace que no gobierna el PP? ¿Qué pasa con la ley mordaza y con la reforma laboral? ¿Ya no hay desahucios? Pues eso.

Quienes no han visto a un político en su barrio más que en campaña electoral; aquellos para quienes su principal preocupación es mantener a sus hijos bajo techo un invierno más, aunque sea sin poder permitirse el lujo de encender una estufa; quienes rezan para que la vieja furgoneta que constituye su medio de supervivencia no se estropee, porque no podrían asumir la reparación; o quienes lo más que pueden decidir es la parte del cuerpo con que ser explotada, porque de algo hay que comer; para esas personas la fiesta de la democracia es una farsa con que llenar páginas de periódicos y horas de tertulias, cuya consecuencia resultará irrelevante en sus vidas, porque más míseras no pueden ser, y nunca ningún gobierno, de ningún color, ha hecho nada realmente significativo para cortar de raíz las causas que permiten que muchos se arrastren para que unos pocos vivan a lo grande. Es el capitalismo, amigos.

No se puede culpar del auge del fascismo a quienes no votan, ya sea por convicción, porque sólo confían en la acción directa y el apoyo mutuo, en construir desde la inmediatez, o porque han sido invisibilizados por la inhumanidad de un sistema fagocitador.

Ahora nos llevamos las manos a la cabeza y nos preguntamos «cómo puede ser», pero es tan fácil como parar un momento y mirar alrededor; cualquiera tiene en su entorno próximo a quien lo está pasando mal de verdad, a menudo sin que nadie le preste atención, y esos partidos de «izquierdas» menos que nadie.

Al fascismo se le combate, primero de todo, devolviéndole la dignidad a los parias, no mediante la caridad ni el asistencialismo, sino proporcionándoles, proporcionándonos, las herramientas necesarias para construirnos una existencia que merezca la pena vivir.

Yo ya no confío en que las instituciones lo vayan a hacer nunca.

Fuente: https://benjaminrecacha.com/2018/12...

Ver también:

La culpa del auge de la ultraderecha es de quienes no vamos a votar

Categorías: Tortuga Antimilitar

Más de 20 palestinos mueren por ataques de Israel en noviembre

Tortuga Antimilitar - 11 December, 2018 - 00:00

Por Telesur/ Palestina Libre

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) también reveló que 232 resultaron heridos este mes.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) reveló recientemente en un informe que al menos 21 palestinos fallecieron en la Franja de Gaza y tres en Cisjordania, mientras que 232 resultaron heridos por los ataques del Ejército israelí durante el mes de noviembre.

El informe detalla que las fuerzas israelíes ultimaron a siete palestinos en una operación militar en la aldea de Khan Younis, al sur de Gaza; mientras que ocho murieron durante tres días de bombardeo israelí.

El resto de las 21 víctimas en la franja murieron a causa de las heridas sufridas durante las protestas en la frontera con Israel; la mayoría de las lesiones fueron causadas por disparos o inhalación de gas lacrimógeno.

El pueblo palestino lucha por su derecho a la autodeterminación tras la ocupación militar que impone Israel sobre tierras palestinas.

El documento también menciona que Israel detuvo a más de 260 palestinos el mes pasado, muchos de ellos menores de edad.

En el mes de octubre al menos 55 palestinos murieron en manos del Ejército israelí durante las protestas en Gaza, pese estos atropellos el pueblo palestino lucha por su derecho a la autodeterminación .

Fuente: https://kaosenlared.net/mas-de-20-p...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La masa

Tortuga Antimilitar - 11 December, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Somos feministas porque somos antimilitaristas

Tortuga Antimilitar - 10 December, 2018 - 00:00

El movimiento feminista experimenta hoy una gran atención mediática y social. Al calor de la oportunidad histórica que se abre para su trabajo nos disponemos a aportar también nuestro punto de vista y nuestra reflexión.

Acontecimientos mediáticos y profundos análisis, peligros y esperanzas, enfrentamientos y alianzas… La situación es tan alentadora como compleja para una de las luchas que más se han esforzado en mejorar la sociedad. Las personas que integramos el Grup Antimilitarista Tortuga trataremos de compartir, con honestidad, nuestra opinión al respecto. Sabemos que no nos hallamos en posesión de la verdad absoluta ni pretendemos decir la última palabra sobre un tema que merece una cuidada reflexión. También somos conscientes de que nuestro punto de vista gustará a algunas personas, pero no a otras. Por ello pedimos empatía, respeto y comprensión. Nuestra intención es poder expresarnos y enriquecernos con el debate: algunas de las más bellas obras musicales que han sido compuestas contienen multitud de acordes disonantes.

El patriarcado en la sociedad del estado español

No hace falta ser un lince para advertir que nuestro día a día está plagado de situaciones que privilegian al varón respecto a la mujer (o que someten a ésta respecto a aquél), ni es preciso destacar por la agudeza en el análisis para darse cuenta de que esta desigualdad forma parte de la estructura de nuestra sociedad. Conocer el origen de la citada realidad es extremadamente difícil, quizá imposible. La investigación histórica encuentra continuamente fuentes que confirman la existencia de esta relación de desigualdad fecha tras fecha, pero se topa con la dificultad de encontrar una data inicial. Sin embargo, la mayoría de interpretaciones relacionan su razón de ser, al menos en Occidente, con las principales disfunciones de nuestra sociedad; con la existencia de jerarquías, de desigualdades sociales, de dominación económica; con el empleo de la fuerza… Todos estos problemas citados han ido definiéndose y asentándose en el transcurso de la historia y son parte del legado que cada generación le ha dejado a la siguiente. Se han transmitido, a lo largo del tiempo, mediante la educación y, además de en la propia organización social, han impreso su huella en el imaginario colectivo, en los valores compartidos y en las mentes de los individuos. Este ejercicio del poder de los varones sobre las mujeres es lo que se conoce como patriarcado. Hoy podemos observarlo con facilidad en discriminaciones concretas y ampliamente extendidas como, por ejemplo, la existencia en el ámbito laboral de los techos de cristal y la brecha salarial. Aún más evidente y extremo es el caso de la violencia machista —aunque el resto de desigualdades previa y posteriormente citadas también son violencia—, la cual deja cada año una lamentable cantidad de muertes y un número todavía muy superior de lesiones y personalidades anuladas. Otro importante botón de muestra de la violencia patriarcal es la cultura de la violación, la cual debe interpretarse más allá del propio abuso sexual y violación, ya que estos actos no son más que el extremo de un imaginario masculino ampliamente interiorizado que, entre otras cosas, comprende a la mujer como un objeto sexual a disposición del varón. La lista es extensa y difícil de delimitar: podemos citar, por su importancia y significación, la muy extendida costumbre de repartir desigualmente y en ausencia de libre y consciente decisión, la realización de las tareas domésticas y el cuidado de las personas dependientes.

Por otra parte, merecen mención los llamados “micromachismos”; ese conjunto de pequeñas actitudes naturalizadas— y con frecuencia ignoradas o vividas inconscientemente— que materializan en la vida cotidiana la preeminencia masculina. En este caso, tal como decíamos sobre la violación, el problema no reside solamente en lo que podemos observar con mayor facilidad. Como trataba de explicar Johan Galtung (1), la violencia se nos presenta como un témpano de hielo a la deriva: solo eleva sobre la superficie una pequeña parte. Por debajo de esa violencia directa que, a menudo —si bien no siempre—, es señalada y condenada, se ocultan una violencia estructural y una violencia cultural que nutren y sirven de soporte a la primera. Si no tratamos de hallar las soluciones a la violencia patriarcal en el fondo (en nuestra misma organización social, económica y política, o en esas costumbres y valores que distinguen a la humanidad en dos géneros para perpetuar situaciones de privilegio) no podremos darle la vuelta a la tortilla. No dirijamos solo la atención a las consecuencias más indignantes: enfoquémosla también hacia sus causas. Y no olvidemos otra cosa: la construcción del género en nuestra sociedad, la asignación artificial de características a las personas según su sexo, perpetúa la marginación y el sometimiento de aquellos seres humanos que por motivos éticos, sexuales o de identidad no encajan en ese papel forzado.

A pesar de todo lo dicho, tenemos la impresión de que en las sociedades occidentales se tiende hoy a una, lenta pero paulatina, reducción de la dinámica heteropatriarcal. Las causas de esta evolución son asimismo complejas y, en todo caso, sentimos que no se avanza a la velocidad que nos gustaría. Nos consta que desarraigar estructuras culturales tan profundas y antiguas como es el patriarcado no es tarea fácil; se trata de un proceso que puede extenderse a lo largo de varias generaciones. En nuestra mano está el continuar por esta vía: derribando muros y venciendo resistencias ancestrales. Hay que avanzar con determinación por este camino, hay que evitar posibles estancamientos y vueltas atrás, y para ello consideramos fundamental la lucha feminista.
Por otro lado, el patriarcado no se materializa en la misma medida, con un único patrón, en todos los lugares, ni en todas las generaciones, ni en todos los grupos sociales, ni en los distintos individuos. Por ello pensamos que no existe la posibilidad de establecer generalizaciones absolutas; que debemos estudiar cada caso y cada situación a fondo. Y, en lógica consecuencia, hay que extremar la precaución a la hora de juzgar y pretender impartir lecciones a personas y grupos sociales diferentes. Especialmente —cada palo ha de aguantar su vela— cuando la casa propia no está perfectamente barrida, en esta o en otras cuestiones igualmente importantes. Lo dicho es, además, extrapolable a nuestra relación con otras culturas: es importante evitar el etnocentrismo simplificador. Cada cultura tiene su identidad, su razón de ser y su complejidad. Es preciso conocerla bien en todas sus circunstancias antes de emitir juicios condenatorios. De hecho, pensamos que si alguna cultura ajena a la nuestra precisa algún tipo de evolución, ello ha de ser considerado y realizado desde sí misma, no por la imposición colonizadora de la arrogante y autocomplaciente sociedad occidental.

La oportunidad del feminismo

Tenemos la posibilidad de tomar decisiones sobre multitud de circunstancias personales y sociales. También, en relación al tema que estamos tratando, hemos de elegir si nos dejamos arrastrar por la corriente más cálida o si preferimos escoger nuestro destino y el trayecto para llegar a él. Aunque, como decimos, algunas de las expresiones del heteropatriarcado puedan estar atenuándose lentamente, asegurar que esto continúe pasando y que dé lugar a una sociedad mejor es responsabilidad de cada ser humano y podrá lograrse con el apoyo de las personas de la sociedad y el particular y necesario esfuerzo de la organización feminista. En nuestra mano está que la lucha contra el heteropatriarcado se enfoque hacia metas, tácticas y estrategias precisas, que no se pierda por caminos secundarios o desemboque en vías muertas, que no se desvíe, que trabaje conscientemente por la sociedad que queremos construir.
Y lo cierto es que al sistema, afortunadamente, se le están abriendo brechas sobre las que el movimiento feminista puede incidir e incide. Su éxito mediático es incuestionable y vive un momento en el que la sociedad lo mira atentamente. Ha trabajado para que se abran oportunidades políticas y en su voluntad está aprovecharlas: hoy por hoy, quizá, tiene ante sí una posibilidad de avance superior a la de cualquier otra lucha social. Se presenta, por tanto, una oportunidad histórica para reducir (o destruir) la dinámica social que privilegia a los varones.

No obstante, hay peligros que pueden menoscabar y desenfocar la potencia del feminismo. Algunos de estos peligros, comunes a cualquier movimiento emancipador, forman parte de la cotidianeidad de su trabajo. Otros solo aparecen cuando un movimiento concreto tiene cierto éxito.

Por un lado, el poder establecido ha demostrado a lo largo de la historia su capacidad de recuperar e integrar cualquier lucha que se le oponga, de alimentarse de ella y fortalecerse. Por ejemplo, no hay que olvidar que la igualdad deja de ser un valor y una meta a perseguir cuando sucede en la injusticia: no vemos ningún avance en que las mujeres alcancen a ocupar los roles opresores tradicionalmente reservados a los hombres. No deseamos una sociedad en la que también las mujeres nos golpeen con sus porras policiales, en la que asesinen desde cazabombarderos o en la que integren los parlamentos y gobiernos que secuestran nuestra libertad. No debe aspirarse, por ninguna causa, a formar parte de instituciones que no deberían existir. Esta falsa igualdad, bien condimentada y publicitada, sirve para que, barnizándose con ella, los estados y entes que perpetúan la injusticia puedan legitimarse. Más execrable todavía es el aprovechamiento cosmético que los diversos poderes logran de la propia lucha feminista y el dolor de las personas en asuntos tan graves como la violencia de género.

Por otra parte, cuando, como es el caso, una injusticia es destapada y expuesta a la sociedad suele ofender a determinados colectivos y personas interesadas en que las cosas sigan como estaban. Podemos comprobar cómo prolifera toda una oposición pública al movimiento feminista (en ocasiones organizada) que combate su trabajo y su discurso. Ante esta situación pensamos que hay que actuar con precaución. Dicha oposición suele hallar munición para sus argumentarios antifeministas cuando logra que parte del movimiento entre al trapo de sus provocaciones, adopte una actitud defensiva y se dedique a una especie de juego de acusaciones generalizantes hacia todo el sexo masculino. Queremos aclarar lo que acabamos de expresar. Entendemos que el patriarcado no es lo que vulgarmente se entiende como una entelequia, sino que es una construcción humana y, por lo tanto, responsabilidad de las personas que, de forma más o menos voluntaria, contribuyen a su desarrollo y perpetuación. Que la inmensa mayoría de varones se haya aprovechado de esta situación privilegiada a lo largo de la historia no debe ser obstáculo para que la crítica que puede ser dirigida hoy a cada hombre en particular tenga en cuenta sus circunstancias concretas. Entendemos que hay más utilidad y razón de ser, en esta y otras cuestiones, en ayudar a cada persona a tomar conciencia y poder superar las circunstancias que, de unas formas y de otras, le hacen ser opresora, que en entrar en un juego de acusaciones y guerras de datos que solo sirve para polarizar, enfrentar a las partes en conflicto y dificultar la comunicación. En una sociedad altamente mediatizada, esclava de titulares y pasiones, cualquier colisión tiene una enorme repercusión pública y termina por invisibilizar, eclipsar, el análisis y la reflexión sosegada y constructiva sobre la realidad.

La otra cara del señalamiento de todo un sexo como agresor en potencia es designar al contrario como su víctima. Esta forma de ver y expresar las cosas, como estamos tratando de explicar, aunque nos resulta dual y simplista, en realidad no es del todo falsa. Ya hemos hablado de las dimensiones estructural y cultural del patriarcado. Sin embargo, sospechamos de la generación e implantación de un imaginario que incide en la retroalimentación de la identidad de víctima de las mujeres. La victimización puede ser también, y de hecho así ocurre cuando se reduce fundamentalmente a alguien a ese rol, paralizante; una forma de oprimir, subestimar y subordinar a dicha persona a algún tipo de instancia superior capaz de defenderla y velar por sus intereses. Instancia que, obviamente, se ve así reforzada. Entiéndase también aquí lo que pretendemos expresar. No negamos los efectos concretos de la violencia machista y el resto de consecuencias opresivas del patriarcado, así como la necesidad de ponerles coto. Simplemente alertamos de la gran puerta de entrada que se le puede abrir al indeseable poder establecido para constituirse en único juez de la cuestión así como en ejecutor incontestado de sus propias sentencias. Nuestra propuesta es otra: Frente a victimización, empoderamiento.

En ambos casos, consideramos que es importante que la lucha contra el patriarcado y sus expresiones no se convierta, ni en un posible señalamiento-criminalización de todos los integrantes del sexo masculino por el mero hecho de serlo, ni en lo contrario, en una victimización de todas las mujeres, también por el hecho de serlo. Dejando aclarado que, como se dijo, la violencia patriarcal se nutre de la cultura patriarcal en su integridad, la cual afecta a todas las personas de la sociedad (por ello su superación es tarea de todos y de todas, no solo de las mujeres), también cabe distinguir entre unas personas y otras y entre sus respectivos comportamientos, y exigir o no responsabilidades, particularizando, en relación a ellos. Es decir, todas las personas hemos sido educadas en la cultura patriarcal y somos corresponsables de su superación, pero la responsibilidad por los actos cometidos u omitidos ha de ser individual.

Feminismo y antimilitarismo

Como es fácil desprender de lo argumentado hasta el momento, consideramos que un movimiento social por sí solo no puede construir un mundo mejor o, al menos, no puede explotar todas sus posibilidades para ello. Feminismo, antimilitarismo, ecologismo, anticapitalismo…, enfocados únicamente a su propia tarea, quedan anclados en un puerto, ajenos a la relación que tienen unos problemas con otros. Así, corremos el riesgo de desvincular la existencia del patriarcado, por ejemplo, de la dinámica del capitalismo; o la guerra y las migraciones, de las relaciones económicas de expolio entre el norte y el sur o de la cuestión medioambiental. Consideramos pertinente y necesario un diálogo entre feminismo y antimilitarismo que enriquezca a ambos movimientos. Nos consta que la mayoría de personas que los integran poseen la suficiente capacidad solidaria, así como la visión política precisa para hacer confluir las diferentes luchas emancipadoras. Por ello, desde nuestro compromiso antimilitarista y nuestra sensibilidad (militancia en algunos casos) feminista vamos a tratar de ofrecer algunas opiniones y sugerencias. Desde la humildad, y aportando argumentos que esperamos vayan floreciendo o marchitándose según avance el debate.

Antimilitarismo y feminismo son movimientos que siempre han ido de la mano. De hecho, no es posible mostrar preocupación ante las consecuencias negativas del militarismo sin dirigirla, a su vez, hacia las del propio patriarcado. Baste recordar el devastador efecto de las guerras sobre la población femenina. El papel de las mujeres en la lucha antimilitarista tiene raíces muy profundas. Desde aquellas madres, hermanas e hijas que protagonizaban la resistencia civil a las levas obligatorias de hombres reclutados para la guerra, al campamento femenino de Greenham Common (verdadero hito en la lucha antinuclear) (2), o la reciente marcha feminista y antimilitarista contra la exportación de armas desde el puerto de Bilbao (3). En la declaración ideológica de Alternativa Antimilitarista-Moc (colectivo del que Grup Antimilitarista Tortuga es parte) se cita como una seña de identidad la «superación de toda discriminación económica, cultural, sexual (homófoba, machista...), ideológica, por edad, tipo de vida... que afecte a cualquier persona empezando por nuestro propio movimiento». Y continúa: «Especial atención dedicaremos a la superación de los roles y estereotipos sexistas que impone el patriarcado, por ser la discriminación más generalizada al condicionar y limitar a todas las mujeres y hombres en todos los ámbitos de la vida» (4).

Una de nuestras preocupaciones en tanto personas antimilitaristas es la dinámica constante de endurecimiento punitivo por parte del estado español. Nos resulta inquietante que cada vez haya más ámbitos de la vida legislados y judicializados, circunstancia que anula la capacidad reguladora y resolutoria de conflictos de las personas y, por lo tanto, empobrece sus competencias sociales. En simbiosis con ello, prospera entre la población una inclinación favorable a los señalamientos de culpables, los castigos e incluso los públicos linchamientos. Desde el Grup Antimilitarista Tortuga rechazamos esta tendencia que consideramos, además de peligrosa y favorecedora de sistemas políticos de signo autoritario, una forma de alejarse de la apuesta humanista y garantista necesaria para la construcción de una sociedad mejor. Como ya expresamos en nuestro documento “Respuestas al crimen en la sociedad actual. ¿Es posible abolir la cárcel?” (5), nuestra apuesta es siempre por la reparación y la rehabilitación, nunca por el castigo y la venganza. Por ello pensamos que es importante que el movimiento feminista, a la hora de señalar justamente los excesos del patriarcado (especialmente la violencia machista), evite cuidadosamente dar alas a este tipo de disertaciones y actitudes antihumanistas que, además de empobrecer a quienes las mantienen, tanto fortalecen al poder.

Por otra parte, al comprender como militarismo toda forma de dominación coactiva de unas personas sobre otras, toda forma de subordinación y desposesión, pensamos que hay que mantener un discurso crítico y superador, también, hacia la institución del estado en cualquiera de sus formas. Igualmente con respecto al sistema capitalista, incluyendo su principal expresión laboral: el trabajo asalariado. Así, nos sentimos mucho más cerca de aquellos grupos y personas del movimiento feminista que, de unas formas y de otras, no son ajenas a este análisis y cuidan sus acciones y su discurso para no fortalecer dichas estructuras. A nuestro juicio, la senda de lucha por el mundo que deseamos no pasa por un mejor y más igualitario acceso al «mercado» de trabajo asalariado, sino por una apuesta por la economía social y solidaria, aquélla que se opone al capitalismo: el cooperativismo, la autogestión… Economía en la que el centro son las personas, el cuidado del medio, de la tierra... También es el laboral un ámbito que precisa emancipación para recuperar el control de la vida.

Para terminar, queremos recordar que, si aspiramos a construir una sociedad mejor, necesitamos desarrollar una importante capacidad de escucha y autocrítica. Es importante no dejar de tener nunca presente que nadie puede pretender encontrarse en posesión de la verdad absoluta, y que los propios actos y puntos de vista han de ser siempre objeto de evaluación propia y ajena. Si en la polémica mantenemos una actitud abierta, no es extraño ni infrecuente que hallemos parte de verdad en la postura que se opone a la nuestra y que, además, encontremos deficiencias o aspectos a mejorar en nuestro pensamiento. Por ello entendemos que todas las luchas sociales (también la antipatriarcal) deben apostar por una actitud dialogante y empática: deben huir de los dogmatismos, los encastillamientos, el enfrentamiento acrítico, la demonización de los adversarios y las actitudes persecutorias. La apertura a la crítica, incluso a la disidencia, fortalecerá aquellas ideas nuestras que sobrevivan a los debates, y desechará el resto. La duda es condición necesaria de unos principios fuertes y para ello se precisa una actitud favorable al diálogo constructivo, en libertad y sin ningún tipo de coacciones.

Nos esforzamos, con nuestros errores e insuficiencias, por la construcción de un espacio abierto en el que aprender de todas las luchas y desarrollar sinergias. Desde él deseamos colaborar con ese feminismo propositivo —y no meramente reactivo— capaz de construir alternativas y de poner en marcha valores nuevos para construir un mundo mejor. Con él queremos trabajar codo con codo en pos de unos objetivos compartidos. Nos vemos en el camino.

Notas

1- El sociólogo, matemático y conocido pacifista noruego Johan Galtung, introdujo el concepto “triángulo de la violencia”. Según su teoría, además de la violencia directa, que es fácilmente apreciable, existen también la violencia estructural y la violencia cultural, las cuales, no por ser invisibles son menos violentas. Ellas son la raíz de la cual se nutre la violencia directa. Se materializan en las estructuras sociopolíticas —explotación, marginación, represión…— y culturales —racismo, machismo…— de una sociedad concreta.

2- “El campamento de Greenham Common fue una iniciativa noviolenta de las mujeres británicas que, de 1981 al 2000, se instalaron junto a la base militar americana para protestar contra la proliferación nuclear. Obtuvo el apoyo de miles de personas en todo el mundo y se convirtió en un símbolo de la lucha contra las armas nucleares”. http://periodismohumano.com/mujer/l...

3- Movilización feminista contra la industria militar vasca: «La guerra empieza aquí»: http://www.sinkuartel.org/es/kemmoc...

4- http://antimilitaristas.org/spip.ph...

5- http://www.grupotortuga.com/Respues...

Ver también:

Antimilitarismo y feminismo: el cuestionamiento a la cultura patriarcal de dominación

Antimilitarismo y feminismo: las mujeres, la insumisión y 25 años desobedeciendo (I)

Antimilitarismo y feminismo: las mujeres, la insumisión y 25 años desobedeciendo (y II)

Antimilitarismo y feminismo – una relación difícil

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas