Tortuga Antimilitar


Abuela

Tortuga Antimilitar - 1 August, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Usos i virtuts de la sàlvia de Mariola

Tortuga Antimilitar - 1 August, 2018 - 00:00

La planta de la dona

Emili Laguna, Antoni Belda i Benito Zaragozí

La sàlvia de Mariola (Salvia lavandulifolia subsp. mariolensis) és una planta aromàtica present al territori diànic i a les comarques valencianes de la Vall d'Aiora, l'Alt Vinalopó i la Canal de Navarrés.

La sàlvia mariolenca (Salvia lavandulifolia subsp. mariolensis) és una planta aromàtica llenyosa cespitosa, de tija simple i amb pèls glandulars. Les fulles són més o menys ovalades o oblongues, dues o tres vegades més llargues que amples, de color grisenc o blanquinós. El calze és de tipus no bilabiat, amb cinc dents gairebé iguals, no reticulat entre les venes i amb pèls glandulosos. La corol·la és de color blau violaci. Es tracta d'un arbust baix, que arriba a fer de 30 a 60 cm. Floreix entre els mesos de maig i juliol, ambdós inclosos. Aquesta planta ofereix una olor molt agradable i un tast intens però un poc amarg. La flaire emana dels olis essencials continguts en les nombroses glàndules que cobreixen bona part de la planta, tant assentades sobre fulles i tiges, com disposades coronant els pèls abans indicats.

Es coneix la composició química de la sàlvia, tot i que el que reflecteix la literatura correspondria fonamentalment a Salvia officinalis L. i Salvia lavandulifolia subsp. lavandulifolia, que varien sobretot en la proporció de components. La fulla de sàlvia conté: 1-2,5 % d'oli essencial constituït principalment per alfa i beta-tuiona (35-60 %), càmfora i 1,8-cineol; tanins; àcid rosmarínic; flavonoides; diterpens amargs (carnosol); triterpens i estrògens. La droga sencera dessecada conté com a mínim 15 ml / kg d'oli essencial, i la droga tallada, un mínim de 10 ml / kg, calculades ambdues respecte a droga anhidra.

Sàlvia mariolenca

La sàlvia mariolenca (Salvia lavandulifolia subsp. mariolensis) és molt similar a la sàlvia comuna o de muntanya (S. lavandulifolia subsp. lavandulifolia), però més blanquinosa i de caire menys erecte.
Ecologia

Aquesta planta és molt similar a la sàlvia comuna o de muntanya (S. lavandulifolia Vahl subsp. lavandulifolia), només que es presenta fonamentalment en el territori diànic, però també està present en altres comarques valencianes com la Vall d'Aiora, l'Alt Vinalopó i la Canal de Navarrés. Habita sobre substrat bàsic (calcàries i margues) i pedregós, entre 700 i 1.200 metres d'altitud, formant part de matolls heliòfils. És relativament abundant en aquests espais naturals. La sàlvia de muntanya és similar però menys blanquinosa i de caire més erecte, i ocupa altituds paregudes o una mica més elevades des del centre de València fins al nord de Castelló.

«La sàlvia és una bona alternativa a tractaments de substitució hormonal a base d'estrògens sintètics»

Hi ha una tercera sàlvia valenciana similar, S. lavandulifolia subsp. approximata (Pau) Figuerola, exclusiva del Racó d'Ademús i els seus voltants; es tracta d'una mata atapeïda –fins i tot conreada a baixa altitud– i de flors rosades. Una quarta espècie, la sàlvia oficinal (S. officinalis) prové de la Mediterrània oriental, es cultiva d'antic i de vegades es naturalitza; és una planta més elevada, de fulles més verdoses i flaire ben diferent.

Al País Valencià trobem una sèrie de topònims que fan referència a aquesta planta, com són el tossal de la sàlvia (La Safor), el maset de la sàlvia (Alcoleja), el barranc de la sàlvia (Biar), la font dels salviars o el racó dels salviars a Carcaixent. A més, trobem també 29 carrers anomenats Sàlvia a la província d'Alacant, sis a València i un a Castelló; però només els noms alacantins es refereixen amb més probabilitat a la planta de Mariola.

La corol·la de la sàlvia mariolenca és de color blau violaci. La floració es produeix entre els mesos de maig i juliol.

La sàlvia de Mariola destaca per la seua olor agradable, que emana dels olis essencials que contenen les diferents glàndules que cobreixen bona part de la planta, tant a les fulles, com a les tiges i els pètals.

Sàlvia, etnobotànica i cultura

La sàlvia de Mariola és una planta que està considerada com a panacea en la cultura popular del País Valencià, ja que té una gran varietat d'aplicacions etnobotàniques, sovint lligades a les malalties de la dona. El fet que la sàlvia continga entre els seus principis actius un estrogen la fa una planta indicada per als trastorns hormonals femenins com les irregularitats menstruals (es considera una planta emmenagoga), o fins i tot la infertilitat. També la sàlvia és una de les plantes més indicades en la medicina popular per atenuar els efectes de la menopausa i és una bona alternativa a tractaments de substitució hormonal a base d'estrògens sintètics –que poden arribar a ser perillosos–, perquè alleuja considerablement els símptomes de la menopausa com sufocacions, nàusees, vertígens, colps de calor, sudoracions nocturnes i mals de cap. Per contra, és una planta contraindicada durant els primers mesos de l'embaràs a causa de la seua propietat emmenagoga que estimula la menstruació. En canvi, presa durant l'últim mes, es diu que ajuda a tenir un part més ràpid i fàcil. D'altra banda, s'ha d'evitar la ingestió en les dones que estan alletant, ja que bloqueja la producció de llet.

«La sàlvia de Mariola és una planta emprada en jardineria mediterrània i que serveis també com a planta mel·lífera»

Entre altres usos populars, s'empra en forma d'infusió com a astringent i digestiva, en cas d'indigestió, pesadesa o malestar estomacal, virtut compartida amb altres plantes aromàtiques de la mateixa família botànica. També s'utilitza com a relaxant després de produir-se el vòmit, serveix com a tranquil·litzant i ajuda a recuperar-se dels marejos. Millora la circulació sanguínia i, a més, és hipotensora i hipoglucemiant. Tradicionalment, la sàlvia també s'ha utilitzat per combatre afeccions respiratòries simples, com inflamació de les angines, afonia, faringitis, grip, laringitis, constipats, tos, refredaments i també per rebaixar la febre. És diürètica i detoxificant. Les fulles de sàlvia tenen acció antibacteriana i antifúngica, a causa principalment de l'oli essencial, i acció antiviral deguda, en part, als diterpens. D'aquesta virtut esdevé el seu ús tradicional com a planta vulnerària que, aplicada directament o en forma de compreses o cataplasmes, és cicatritzant i impedeix que les ferides s'infecten, i per això s'utilitza per curar nafres i úlceres. La sàlvia a més ajuda a conservar l'acetilcolina, que és un neurotransmissor del qual depèn un millor funcionament del cervell.

Al País Valencià trobem dues espècies més de sàlvia: S. officinalis –una planta elevada, de fulles més verdoses i flaire diferent (a l'esquerra)– i S. lavandulifolia subsp. approximata, que presenta una mata atapeïda i de flors rosades, tal i com podem observar en la imatge central i en el detall de la fotografia de l'esquerra.

En els seus usos cosmètics, aquesta planta s'utilitza, en forma de crema o loció, per a la pell, la caiguda del cabell, la caspa, els cabells blancs i la pudor corporal. També és un potent relaxant muscular, recuperador dels esforços físics excessius. Les seues fulles es poden mastegar com a dentífric o per enfortir les genives, curar les ferides o úlceres a la boca i alleujar l'halitosi. Els seus preparats tenen acció antiinflamatòria, a la qual contribueix l'àcid rosmarínic, que resulta molt efectiva en casos d'hemorroides. També té acció astringent, estimulant de les secrecions i antitranspirant, en casos de sudoració excessiva i pudenta. És una de les plantes utilitzades per tintar els cabells de manera natural. Per a usos medicinals s'aconsella arreplegar-la des d'agost fins que mou en primavera, però la recollida no pot recomanar-se als llocs on la planta és més rara, on convé respectar-la fins a la fi de l'estiu per tal que escampe les llavors.

La sàlvia mariolenca és un arbust baix, d'entre 30 i 60 cm, les fulles de la qual són ovalades, de color grisenc i blanquinós.

Les flors i fulles tendres es gasten també com a aliment directament en amanides o com a planta aromàtica en varietat de guisats, salses, formatges, carns i peixos. D'altra banda, també serveix per fer ramillets amb usos ornamentals i religiosos. Un bon exemple són les enramades de sàlvia en la festa del pa beneït de la Torre de les Maçanes, que se celebra el 9 de maig en honor a sant Gregori. A Biar també se celebra la festivitat de la Mare de Déu de Gràcia, el 10 de maig, on la sàlvia adorna i engalana amb el seu perfum tots els carrers per on passa la imatge de la marededéu.

És una planta emprada en l'anomenada jardineria mediterrània i que serveix també com a planta mel·lífera. Malauradament, tot i la seua evident potencialitat per a l'ús ornamental, es produeix només ocasionalment per alguns planteristes, tot el contrari que la sàlvia oficinal, de la qual hi ha nombroses cultivarietats.

Tal i com mostra el mapa, la sàlvia mariolenca està present fonamentalment al territori diànic, però també en comarques com la Vall d'Aiora, l'Alt Vinalopó i la Canal de Navarrés, entre els 700 i els 1.200 metres d'altitud.

Els escriptors valencians també utilitzen la sàlvia als seus textos, com és el cas d'Enric Valor en Temps de batuda («em semblava percebre singularment forta la flaire de la sàlvia») o en La idea de l'emigrant («En aquella ombria hi havia sàlvia, bufalagues veres, corones de reina agafades a les roques, i al bon temps, no s'hi acabava mai una verdina sucosa molt grata per al ramat»). Pel seu origen alacantí, la sàlvia que tenia Valor al cap era sense dubte la de Mariola; en altres casos, sobretot als textos antics, es fa impossible distingir entre aquesta espècie i d'altres de paregudes. El mestre Robert al seu Llibre del Coch ens explica, per exemple, el salviat, que era una truita de sàlvia típica de la cuina medieval. A més a més, en el text de cosmètica natural del segle XIV anomenat Tresor de beutat, apareix la sàlvia en dues receptes:

Per la dita dolor de cap: a persona qui aia dolor al cap, prin la foravia e donzell e platatge e ruda e reel de salvia o de la escorsa, aytant d'un com d'altre. Enaprés met-hi uns v grans de pebre e picats-ho tot ensemps, e puys coga justat en aygua tant tro que torn al terç o menys, e d'aquest brou begua lo pacient matí e vespre un ubell ple que sia cominal e guarrà.

Capítol XXVIII. De menjadura de nas o de qualsevol altre loch: a persona qui a menjadura de nas o de qualsevol altre loch, prin de la salvia e met-la dins una olla nova e fela ben coura; e quant serà cuyta, calda, posaula sobre la menjadura e guarrà.

«Entre altres usos populars, la sàlvia s'empra també com a astringent i digestiva, en cas d'indigestió, pesadesa o malestar estomacal»

A més, a la comarca de L'Alcoià-El Comtat s'ela-bora un licor, anomenat popularment salvieta o licor de sàlvia, amb fins digestius. Per preparar-ne un litre s'empren tres quarts d'anís dolç i un quart de cassalla, una cullerada de mel, dos o tres branques de sàlvia i dos o tres de poliol blanc. Igualment, la sàlvia també s'utilitza per a fer l'anomenat herbero, elaborat amb al-tres herbes aromàtiques i medicinals. En definitiva, la sàlvia de Mariola és una planta característica del territori diànic i molt arrelada a la cultura popular valenciana per les seues múltiples vir-tuts. És per això, que cal conservar tant la planta en si com tot el seu patrimoni immaterial associat, per evitar que es perda i quede en l'oblit. Per tant, és el moment d'aprendre a estimar el llegat que ens deixen els nostres avantpassats i preservar-lo perquè el dia de demà les noves generacions en puguen gaudir.

Belda, A., & Bellod, F. J. (2006). Plantas medicinales de la Serra de Ma-riola. Alacant: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Alicante.

Belda, A., Bellod, F. J., & Ríos, S. (2004). Avance sobre la flora medicinal en la Serra de Mariola. Flora Montiber, 28, 29–48.

Belda, A., Zaragozí, B., Belda, I., Martínez, J., & Seva, E. (2012). Traditio-nal knowledge of medicinal plants in the Serra de Mariola Natural Park, South-Eastern Spain. African Journal of Traditional, Complementary and Alternative Medicines, 10(2), 299–309.

Conca, A., & Oltra, J. E. (2005). Plantas medicinales y comestibles. Onti-nyent: Caixa Ontinyent. Pellicer, J. (2000). Costumari botànic. Recerques etnobotàniques a les co-marques centrals valencianes. Picanya: Edicions del Bullent.

Fomt amb fotos: https://metode.cat/revistes-metode/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

David Graeber: El aumento de los trabajos de mierda

Tortuga Antimilitar - 1 August, 2018 - 00:00

Un trabajo de mierda es un empleo que es tan innecesario que incluso la persona que lo está haciendo cree íntimamente que este empleo no debería existir. Y de estos empleos hay ahora más que nunca.

Suzi Weissman, autora de Victor Serge: A Political Biography, entrevista a David Graeber.

En su último libro, David Graeber, autor del libro Debt: The First 5000 Years (Deuda: Los primeros 5.000 años), argumenta que muchos empleos hoy son esencialmente inútiles, o como el título del libro les denomina, trabajos de mierda.

Suzi Weissman de Jacobin Radio se sentó con Graeber para descubrir lo que son trabajos de mierda y por qué han proliferado en los últimos años.

Una taxonomía

SW

Vayamos directamente a eso. ¿Cuál es la definición de un trabajo de mierda?

DG

Un trabajo de mierda es un empleo que es tan innecesario, incluso perjudicial, que hasta la persona que lo está haciendo cree íntimamente que este empleo no debería existir. Naturalmente, tiene que fingir: esa es la parte estúpida, que de algún modo tienes que fingir que hay alguna razón para que este empleo exista. Pero por dentro, crees que si este trabajo no existiera, o bien nada cambiaría en absoluto, o el mundo de hecho sería un lugar un poco mejor.

SW

En el libro, comienzas haciendo una distinción entre los trabajos de mierda absurdos de los trabajos basura. Quizás deberíamos comenzar haciendo eso justamente ahora, así que podemos hablar sobre ello. ¿Qué son los trabajos de mierda?

DG

Cierto, la gente a menudo comete este error. Cuando hablas sobre trabajos de mierda, ellos piensan justo en trabajos que son malos, trabajos que son degradantes, trabajos que tienen condiciones terribles, sin seguros, etc. Pero incluso, lo irónico es que esos trabajos de facto no son de mierda. Si tienes un mal empleo, es posible que estés en realidad haciendo algo bueno en el mundo. De hecho, cuanto más beneficioso sea tu trabajo para los demás, probablemente menos te paguen, y posiblemente sea en ese sentido un trabajo malo [en el sentido de explotador]. Así, puede verse casi como una contradicción.

Por un lado, tienes empleos que son trabajos explotadores, pero que son realmente útiles. Si estás limpiando baños o algo así, los baños necesitan ser limpiados, así que al menos tienes la dignidad de saber que estás haciendo algo beneficioso para los demás, incluso si no obtienes mucho más. Y por otro lado, tienes empleos donde eres tratado con dignidad y respeto, te pagan bien, tienes buenas prestaciones, pero sin decirlo, trabajas sabiendo que tu empleo, tu trabajo, es completamente inútil.

SW

Divides los capítulos según las diferentes clases de empleos de mierda. Hay los lacayos, los fantoches, los cinta-adhesiva, los cumplimenta-casillas, los manda-faenas, y lo que yo pienso como contadores de frijoles. Tal vez podamos ir contando qué son estas categorías.

DG

Claro. Esto viene de mi propio trabajo, de pedirle a la gente que me envíe sus testimonios. Reuní varios cientos de testimonios de personas que tenían trabajos de mierda. Pregunté a la gente, “¿Cuál es el trabajo más absurdo que has tenido? Cuéntame. Cuéntamelo todo de él; cómo crees que sucede, cuál es la dinámica, ¿lo sabía tu jefe?”. Conseguí ese tipo de información. Hice pequeñas entrevistas con la gente después, material de seguimiento. Y así, de algún modo, ideamos un sistema de categorías juntos. La gente me sugeriría ideas, y gradualmente las junté en cinco categorías.

Tal como dices, tenemos, primero, los “lacayos”. Esa categoría es algo evidente. Un “lacayo” existe solo para hacer que algún otro luzca. O que se sientan bien consigo mismos, en algunos casos. Todos sabemos qué tipo de empleos son, pero un ejemplo obvio sería, digamos, un recepcionista en un lugar que realmente no necesita un recepcionista. Algunos lugares obviamente necesitan recepcionistas, que están ocupados todo el tiempo. En otros lugares el teléfono suena quizá una vez al día. Pero aun así tienen a alguien, a veces dos personas, sentados allí pareciendo importantes. Así que no tengo que llamar a nadie por teléfono, tendré a alguien que dirá “hay un bróker muy importante que quiere hablar con usted.” Eso es un lacayo.

Un fantoche es un poco más sutil. Pero de algún modo tenía que hacer esta categoría porque la gente no dejaba de decirme que sentían que sus empleos eran una mierda, fueran un agente de televenta, fueran abogados corporativos, estuvieran en relaciones públicas, marketing, cosas así. Tenía que aceptar que se sentían de esa manera.

El esquema parecía ser que estos trabajos son realmente útiles en muchas ocasiones para las compañías para las que trabajan, pero ellos sentían que toda esa industria no debería existir. Son básicamente gente que está ahí para molestarte, para presionarte de alguna manera. Dentro de lo que sea necesario, solo es necesario porque otras personas los tienen. Tú no necesitas un abogado corporativo si tu competidor no tiene un abogado corporativo. No necesitas un televendedor para nada, pero en la medida que puedas fabricar una excusa para decir que los necesitas, es razón para que los otros tipos tengan uno. Bien, así que es bastante fácil.

Los “cinta-adhesiva” son gente que está ahí para resolver problemas que ya en primer lugar no deberían existir. En mi antigua universidad, parece que teníamos solo un carpintero, y era realmente difícil conseguir uno. Hubo un momento en que la estantería se desplomó en mi despacho en la Universidad, donde yo trabajaba en Inglaterra. El carpintero se supone que vendría porque había un gran agujero en la pared, se podía ver el daño. Y él nunca parecía que se fuera a asomar por allí, siempre tenía algo más que hacer. Finalmente entendimos que habría un tipo sentado allí todo el día, lamentándose por el hecho de que el carpintero nunca venía.

Hace muy bien su trabajo, es muy agradable aunque siempre parecía un poco triste y melancólico, y era muy difícil enojarse con él, que es, por supuesto de lo que va realmente su trabajo. Ser un frena críticas, efectivamente. Pero llegado un punto pensé, si despidieran a ese hombre y contrataran a otro carpintero, no le necesitarían. Así que es el clásico ejemplo de un “cinta-adhesiva”.

SW

Y luego los ¿“cumplimenta-casillas”?

DG

Los “cumplimenta-casillas” están ahí para permitir a una organización que diga que está haciendo algo que realmente no está haciendo. Es una especie de comisión de investigación. Si el gobierno se ve implicado en algún escandalo — digamos, policías disparando a un montón de ciudadanos negros — o hay alguien aceptando sobornos, hay algún tipo de escándalo. Se forma una comisión de investigación, fingen que ellos no sabían lo que estaba sucediendo, aparentan que van a hacer algo sobre ello, lo que es completamente falso.

Pero las empresas hacen esto, también. Están siempre creando comités. Hay cientos de miles de personas alrededor del mundo que trabajan en conformidad con bancos, y eso de los comités es una fantasmada total. Nadie tiene la intención de seguir alguna de estas leyes que se les imponen. Su trabajo es simplemente aprobar cada transacción, pero por supuesto no es suficiente aprobar cada transacción porque parece sospechoso. Entonces, tienes que inventar razones para decir que hay algunas cosas que investigaste. Hay rituales muy elaborados de pretender investigar un problema, que en realidad no estás investigando para nada.

SW

Entonces entras en los “manda-tareas”.

DG

Los “manda-tareas” son la gente que está ahí para dar a la gente trabajo que no es necesario, o para supervisar a la gente que no necesita supervisión. Todos sabemos de quienes estamos hablando. Mandos intermedios, naturalmente, son un ejemplo clásico para esta categoría. Tuve gente que no tenía pelos en la lengua, “sí, tengo un trabajo de mierda, soy un mando intermedio. Fui ascendido. De hecho solía hacer este trabajo, me pusieron arriba y me dijeron que supervisara a la gente, que les hiciera trabajar. Y sé perfectamente bien que ellos no necesitan a nadie para supervisarlos o hacerles trabajar. Pero tengo que aparecer con cualquier excusa para existir de algún modo.” Así, finalmente en una situación como esa, dices, “Muy bien, vale, vamos a presentar estadísticas de objetivos, de modo que pueda probar que estás haciendo realmente algo que yo ya sé que estás haciendo, de manera que pueda sugerir que yo fui el tipo que te hizo hacerlo.”

De hecho, tienes gente rellenando todos estos formularios, de modo que están gastando menos tiempo en su trabajo. Esto sucede cada vez más en todo el mundo, pero en EEUU alguien hizo un estudio estadístico y descubrió, creo que como un 39% es el tiempo medio que un oficinista se supone que trabajaría en lo suyo realmente. Cada vez más, se ocupan de correos electrónicos administrativos, reuniones sin sentido, todo tipo de llenado de formularios, y de documentación, básicamente.

Administración inflada

SW

En el pensamiento marxista o radical, hay esta idea de trabajo productivo e improductivo. Me pregunto cómo conecta la categoría de trabajo de mierda con el concepto de empleos o trabajos improductivos.

DG

Es diferente. Porque ese productivo o improductivo se refiere a si está produciendo plusvalía para los capitalistas. Esa es una cuestión bastante diferente. Nuestro trabajo de mierda es una valoración subjetiva del valor social del trabajo de las propias personas que lo hacen.

Por un lado, la gente acepta de algún modo la idea de que el mercado determina el valor. Esto es cierto en la mayoría de los países actualmente, de hecho. Casi nunca oirás de la gente empleada en ventas o servicios diciendo, “yo vendo palos de selfie, ¿Para qué quiere la gente palos de selfie? Eso es estúpido, la gente es tonta.” Ellos no dicen eso. No dicen, “¿Bueno, por qué necesitas gastarte cinco dólares en una taza de café?” Así, la gente que trabaja en el sector servicios no cree que tengan trabajos de mierda, en casi ningún caso. Aceptan que si hay un mercado para algo, y la gente lo quiere, ¿quién soy yo para juzgarlo? Compran la lógica del capitalismo hasta ese grado.

Sin embargo, entonces se fijan en el mercado laboral, y dicen, “espera un minuto, me pagan 40.000 dólares al año por sentarme y hacer memes de gatos todo el día y quizá contestar alguna llamada telefónica, eso no puede estar bien.” Así pues, el mercado no siempre tiene razón; claramente el mercado laboral no funciona de un modo económicamente racional. Hay una contradicción. Tienen que idear otro sistema, un sistema tácito de valores, que sea muy diferente del productivo o improductivo para el capitalismo.

SW

¿Cómo se relaciona el aumento de estos trabajos de mierda con lo que nosotros consideramos trabajos productivos?

DG

Bueno, eso es muy interesante. Tenemos esta narrativa del aumento de la economía de servicios. Ya sabes, desde los años 80 nos estamos alejando de la industria manufacturera. Del modo que lo presentan, en estadísticas económicas, parece que el trabajo agrícola mayormente ha desaparecido, el empleo industrial ha caído — no tanto como la gente parece creer, pero lo ha hecho — y el empleo en el sector servicios se ha disparado.

Pero eso también es porque ellos descompusieron el sector servicios para incluir empleos de oficina, gerenciales, de supervisión y administrativos. Si tú los diferencias, si miras el sector servicios en ese sentido, de gente que está cortándote el pelo o sirviéndote una comida, bien, la verdad, ese sector servicios ha permanecido muy constante en el 25% de la fuerza de trabajo durante los últimos 150 años. No ha cambiado para nada. Lo que realmente ha cambiado es esta gigantesca explosión de “traslada-papeles”, y ese es el sector de empleos de mierda.

SW

Tú llamas eso a la burocracia, al sector administrativo, al sector de mandos intermedios.

DG

Exactamente. Es un sector donde ambos, lo público y lo privado, más o menos se funden. De hecho, un área para la proliferación masiva de estos empleos es precisamente donde no está del todo claro lo que es público y lo que es privado: la interfaz, donde privatizan los servicios públicos, donde el gobierno está respaldando a los bancos.

El sector bancario es una locura. Hay un tipo con el que comencé el libro, de hecho. Yo le llamo Kurt, no sé su nombre verdadero. Él trabaja para una subcontrata de una subcontrata de otra subcontrata que trabaja a su vez para el ejército alemán. Básicamente, hay un soldado alemán que quiere mover su ordenador de una oficina a otra. Tiene que presentar una solicitud a alguien para que llame a alguien para que a su vez llame a alguno, esto va a través de tres empresas diferentes. Finalmente, tiene que conducir 500 kilómetros en un coche alquilado, rellenar los formularios, embalar el ordenador, trasladarlo, alguien más lo desembalará, y él firmará otro formulario y se marchará. Este es el sistema más ineficiente que posiblemente pudieras imaginar, pero está todo creado por esta interfaz de material entre lo público y lo privado, que supuestamente hace las cosas más eficientes.

SW

Así que la actitud, que tú señalas, desde la época de Thatcher–Reagan, es que el Estado es siempre el problema y en el Estado es donde están todos estos empleos. Por tanto, fue un ataque al sector público. Mientras que tu muestras que un montón de ellos vienen del sector privado, esta burocratización. ¿No es acaso la necesidad de maximizar beneficios y recortar costes — que es lo que pensamos en términos de capitalismo y la presión de la competencia — los que militan en contra de la creación de estos empleos inútiles en ese sector privado?

DG

Uno piensa que así sería, pero parte de la razón por la que eso no sucede es que, cuando nosotros imaginamos el capitalismo, aún estamos imaginando un puñado de empresas medianas implicadas en fabricación y venta, y compitiendo unas con otras. Y eso no es realmente lo que parece en el panorama actual, especialmente en los sectores financiero, de seguros e inmobiliario.

Igualmente, si miras lo que la gente realmente hace, hay toda esta idea de reducir y simplificar. Si tú eres un CEO (director ejecutivo), recibes elogios por la cantidad de personal que despides, que reduces, y a la que metes prisa. La plantilla que está siendo despedida y acelerada son los trabajadores, los productivos, los tipos que realmente están haciendo las cosas, moviéndolas, manteniéndolas, haciendo el trabajo real. Si estoy en UPS (United Parcel Service), los conductores están taylorizados constantemente.

Sin embargo tú no le haces eso a los tipos en las oficinas. Sucede exactamente lo contrario. Dentro de la corporación, está todo este proceso de construcción de imperios, por el cual diferentes gerentes compiten entre sí, principalmente sobre la cantidad de personas que trabajan para ellos. No tienen incentivos, en absoluto, por librarse de personal.

Tienes a esos tipos, equipos de gente, cuyo trabajo al completo es escribir los informes que ejecutivos importantes presentaran en las grandes reuniones. Grandes reuniones que son una especie de encuentros equivalentes a las justas feudales, o como altos rituales del mundo corporativo. Entras ahí, y tienes todo este equipo, has logrado toda esta historia, tus puntos de poder y tus informes y etcétera. Así, hay equipos completos que están allí solo para decir: “yo hago las ilustraciones para el informe sobre estos tipos,” y “yo hago las gráficas,” y “yo hice y puse al día la base de datos”.

Ni siquiera nadie lee estos informes, solo están ahí para lucirse. Es el equivalente a un señor feudal. Yo tengo un tipo cuyo trabajo es simplemente arreglarme el bigote, y otro tipo que está puliendo mis estribos, etc. Sólo para demostrar que puedo hacer todo eso.

SW

También ves un paralelismo con el ascenso de los trabajos de mierda, que es el ascenso de los “no-trabajos de mierda.” Los llamas trabajos de cuidados. ¿Puedes describir estos empleos? ¿Por qué hay un ascenso en esos empleos, y en qué sectores están?

DG

Estoy tomando el concepto fundamentalmente de la teoría feminista. Creo que es muy importante, porque la noción tradicional de trabajo, pienso, que es muy teológica y patriarcal. Tenemos esta noción de producción. Viene con ese concepto de que el trabajo debe ser penoso, es el castigo que Dios nos ha infligido, pero también es una imitación de Dios. Sea Prometeus, o sea la Biblia, los humanos se rebelan contra Dios, y Dios dice, “Ah, querías mi poder, bien, puedes crear el mundo, pero va a ser miserable, sufrirás cuando lo hagas.”

Pero también es visto como esta quintaesencia del contrato masculino: las mujeres parirán y los hombres producirán cosas, es la ideología. Naturalmente, se invisibiliza todo el trabajo real que las mujeres hacen, de mantenimiento del mundo. Esta noción de producción, que se encuentra en el corazón de las teorías del movimiento obrero en el siglo XIX, la teoría laboral del valor es un poco engañosa.

Pregunta a cualquier marxista sobre empleo y valor del trabajo, siempre van inmediatamente a la producción. Bueno, aquí hay una taza. Alguien tiene que hacer la taza, es verdad. Pero hacemos una taza una vez, y la lavamos diez mil veces, ¿cierto? Ese trabajo precisamente desaparece completamente en la mayoría de esas cuentas, la mayor parte del trabajo no es produciendo cosas, es mantenerlas igual, es mantenerlas, cuidarlas, pero sobre todo cuidar la gente, cuidar las plantas y los animales.

Recuerdo un debate que hubo en Londres sobre trabajadores del metro. Estaban cerrando todas esas oficinas expendedoras de tickets en el metro de Londres. Un montón de marxistas estaban diciendo, “Ah, sabéis, es probablemente en cierto sentido un trabajo de mierda, porque tu no necesitarías tickets realmente bajo un comunismo total, el transporte sería gratuito, así que quizá no deberíamos defender estos empleos". Recuerdo haber pensado que había algo bastante superficial allí.

Y entonces vi este documento que fue publicado por los huelguistas, donde decían, “Buena suerte os deseamos en el Nuevo Metro de Londres sin nadie trabajando en la estación de metro. Esperemos que vuestro hijo no se pierda, solo esperemos que no pierdas tus cosas, solo esperemos que no haya ningún accidente. Solo esperemos que nadie se asuste y tenga un ataque de ansiedad o se emborrache y empiece a acosarte.”

Se repasa la lista de todas las diferentes cosas que ellos realmente hacen. Te das cuenta que incluso un montón de estos empleos clásicos de clase trabajadora son realmente trabajos de cuidados, se trata de cuidar de la gente. Pero no lo piensas como tal, no te percatas. Son mucho más como una enfermera que como un obrero de fábrica.

Mas allá de un trabajo de mierda

SW

Una de las cosas que dices en tu libro es que pensaste en que el movimiento Occupy podría ser el comienzo de la rebelión de la clase de cuidadores.

DG

Ahí está ese “somos el 99%” en una página del blog Tumblr, y era para las personas que estaban de hecho demasiado ocupadas trabajando para tomar parte en las manifestaciones de manera continua. La idea era: puedes escribir un pequeño cartel donde hables de tu situación vital y por qué apoyas el movimiento. Terminaría siempre con el “yo soy el 99%”. Tuvo una tremenda respuesta; miles y miles de personas hicieron esto.

Cuando lo repasé, me di cuenta de que casi todos ellos estaban en el sector de cuidados en algún sentido. Incluso si no lo estaban, los escritos parecían ser muy similares. Básicamente estaban diciendo, “Mira, yo quería un empleo donde al menos no estuviera haciendo daño a nadie. Donde estuviera realmente haciendo algún tipo de beneficio para la humanidad, quería ayudar a la gente de algún modo, quería cuidar de los demás, quería beneficiar a la sociedad.” Pero si acabas en el sector salud o en educación, servicios sociales, haciendo algo donde cuidas de otras personas, te pagarán tan poco, y te meterán tan profundamente en deudas, que ni siquiera podrás cuidar de tu propia familia. Esto es totalmente injusto.

Fue ese sentimiento de una injusticia tan fundamental lo que creo que verdaderamente dirigió el movimiento más que ninguna otra cosa. Me di cuenta de que creaban esos trabajos fantoches, donde básicamente tu estas ahí para hacer que los ejecutivos se sientan bien con ellos mismos. Ellos tienen que recuperar trabajo para que otra gente lo haga. En educación, en salud, esto es increíblemente evidente. Siempre lo ves. Las enfermeras a menudo tienen que gastar la mitad de su tiempo de trabajo rellenando formularios. El profesorado, profesores de escuela primaria, gente como yo no es tan malo en la educación superior como lo es si estás enseñando quinto grado, pero sigue siendo malo.

SW

Todos soñamos con una sociedad que nos libre a todos de un trabajo que nos agote mentalmente, de modo que podamos perseguir nuestras pasiones y nuestros sueños y cuidar unos de otros. Por tanto, ¿Es solo una cuestión política? ¿Es algo que la RBU, Renta Básica Universal, pueda encarar?

DG

Bien, creo que sería una demanda transitoria, eso tiene sentido para mí. Marx de hecho en alguna parte sugirió que no hay nada malo en las reformas, mientras sean reformas que mejoraran un problema, pero crean otro problema que solo puede ser resuelto mediante reformas más radicales. Si haces esto continuamente, puedes finalmente llegar al comunismo, dijo. Era un poco optimista, quizás.

Ya sabes, soy anarquista, no quiero crear una solución estatista. Una solución que hace que el estado sea más pequeño, pero al mismo tiempo mejora las condiciones y hace que las personas sean más libres para desafiar al sistema, eso me resulta difícil de discutir. Y esa es la razón por la que me gusta la RBU.

No quiero una solución que vaya a crear más trabajos de mierda. Un empleo garantizado suena bien, pero, como ya sabemos por la Historia, tiende a crear puestos de gente pintando rocas de blanco, o haciendo cosas que no necesariamente necesitan ser hechas. Además también requiere de una administración gigante para gestionar eso. Frecuentemente parece que sea la gente con las actitudes de la clase dirigente profesional la que prefiere ese tipo de solución.

Mientras la renta básica universal trata de dar a todo el mundo suficiente para que pueda subsistir; a partir de ahí ya es cosa tuya (me refiero a las versiones radicales, obviamente; no estoy por la versión de Elon Musk). La idea es separar empleo de remuneración, en cierto sentido. Si tú existes, mereces una garantía de existencia. Podrías llamarlo libertad en la esfera económica. Puedo decidir cómo quiero contribuir a la sociedad.

Una de las cosas que es muy importante del estudio que hice sobre los trabajos de mierda es lo deprimida que está la gente. Salió de manera contundente en las explicaciones que me dieron. En teoría, estás consiguiendo algo por nada, estás sentado ahí y te están pagando por hacer casi nada, en muchos casos. Pero esto solo desmoraliza a la gente. Hay depresión, ansiedad, todas esas enfermedades psicosomáticas, espacios de trabajo terribles y comportamiento tóxico, que incluso empeoran por el hecho de que la gente no puede comprender qué motivos tienen para estar tan disgustados.

Porque, sabes, ¿de qué me quejo? Si me lamento con alguien me dirán simplemente, “Oye, estás consiguiendo algo por nada y ¿estás lloriqueando?” Pero ahí se muestra nuestra idea básica de la naturaleza humana, que se inculca a todos por los economistas, por ejemplo — que todos estamos intentado conseguir la mayor recompensa con el mínimo esfuerzo — que no es cierta. La gente quiere contribuir al mundo de algún modo. Así, que se demuestra que si le das a la gente una renta básica, no van simplemente a sentarse a ver la televisión, que es una de las objeciones.

La otra objeción, naturalmente, es que, quizás quieran contribuir a la sociedad pero van a hacer algo estúpido, así que la sociedad va a estar llena de malos poetas y molestos músicos callejeros, mimos callejeros por todas partes, gente creando sus propios dispositivos de movimiento continuo y todo tipo de chismes. Estoy seguro que habrá algo de eso, pero mira: si el 40% de la gente ya cree que sus trabajos son completamente inútiles, ¿cómo va a ser peor que lo que ya hay? Al menos van a ser mucho más felices haciendo esas cosas que estando rellenando formularios todo el día.

David Graeber
es antropólogo y activista. Da clases en la London School of Economics, tras ser expulsado de Yale y ser rechazado de todas las universidades de su país, Estados Unidos, por declararse anarquista. Fue uno de los líderes del movimiento Occupy Wall Street.

Fuente:
https://jacobinmag.com/2018/06/bull...

Traducción:
Txema Sánchez

Tomado de: http://www.sinpermiso.info/textos/e...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La banca obtiene un botín de 24.000 millones al año por comisiones

Tortuga Antimilitar - 31 July, 2018 - 00:00

Por Kaos. Laboral y Economía

Los bancos españoles ingresan casi la tercera parte de su margen bruto en concepto de comisiones. Sólo en 2017 los bancos facturaron la estratosférica cifra de 24.054 millones de euros en concepto de comisiones, de acuerdo con los informes de la Asociación Española de Banca y la CECA.

No sólo no pagan por el dinero que no es suyo –y con el que negocian a través de préstamos, inversiones o especulación de todo tipo– sino que el cobro de comisiones se ha convertido en una rentabilísima e inagotable fuente de ingresos para la banca. Un robo legal a gran escala gracias a una normativa, elaborada por los serviles gobiernos de turno, que les permite blanquear esta gran estafa.

¿Se imaginan lo que supondría nacionalizar la banca, acabar con el robo generalizado que supone su negocio y poner sus enormes recursos al servicio de las necesidades de la mayoría social?

La banca cobra 24.000 millones al año de comisiones

Las comisiones son un dolor de cabeza inesperado que acusan muchos ciudadanos, pero para la banca banca son el medio para ingresar un pastizal de dinero, aunque sea por medio de conceptos inexplicables.

Siendo precisos, sólo en 2017 los bancos facturaron la estratosférica cifra de 24.054 millones de euros en concepto de comisiones, de acuerdo con los informes de la Asociación Española de Banca y la CECA.

Las comisiones forman parte de la espina dorsal del negocio de los bancos: según cifras de marzo, el 28,3% del margen bruto de las principales entidades proviene de las distintas tarifas que aplican.

Los bancos tienen carta blanca para fijar comisiones

Aunque algunas comisiones rocen lo inverosímil, muchos ciudadanos las siguen pagando. Incluso habiendo cada vez más cuentas sin comisiones, incluso para aquellos clientes que no pueden o no quieren vincularse.

Apostar por la educación financiera del cliente es la mejor arma para luchar contra estas comisiones, afirman desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, ya que la normativa actual da carta blanca a los bancos para que fijen las comisiones que quieran en la mayoría de los productos.

De hecho, la normativa sólo define dos limitaciones: “Solo podrán percibirse comisiones o repercutirse gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”.

Los ciudadanos premian a los bancos sin comisiones

No es de extrañar que los bancos que eliminan sus comisiones suelen tener mejores rendimientos, ni que las entidades financieras mejor calificadas por los españoles sean las que no cobran comisiones.

Y es que algunas de las comisiones de los bancos son tan disparatadas que, incluso, se han vuelto virales gracias a Internet.

Muchos ciudadanos recuerdan, por ejemplo, cuando el Santander intentó cobrar 10 euros a un vecino de Lérida por ingresar 10 euros por ventanilla y especificar un concepto.

Tomado de: http://kaosenlared.net/quien-dijo-l...

Categorías: Tortuga Antimilitar

De Simone Weil a Xu Lizhi

Tortuga Antimilitar - 31 July, 2018 - 00:00

¿Qué será de nuestros hijos?

"Soy como un muerto/ que abre lentamente la tapa del ataúd"
Xu Lizhi

“Allí recibí para siempre la marca de la esclavitud”
Simone Weil

En 1934-35 Simone Weil entró a trabajar como obrera en las cadenas de montaje de Alsthom y Renault, su decisión era comprender la vida de los obreros desde la experiencia personal y no desde las teorías o las disquisiciones literarias. Sus escritos y cartas reflexionando sobre esas cuestiones se recogen en “La condición obrera”. Describe con enorme realismo las transformaciones que crea el trabajo en ella “todas las razones exteriores (que antes creía yo interiores) sobre las cuales se basaba el sentimiento de mi dignidad y el respeto a mí misma, en dos o tres semanas han sido radicalmente destrozadas bajo el golpe de una presión brutal y cotidiana. Y no creas que esto me ha suscitado impulsos de rebelión. No, sino todo lo contrario, la cosa que más lejos estaba de imaginar, la docilidad. Una docilidad de bestia de tiro resignada…”

En 2013 Xu Lizhi, un joven chino trabajador de Foxconn, la fábrica donde se ensambla el iPhone, escribió: “El papel se desvanece en sombras delante de mis ojos/ Con una pluma de acero esculpo un negro irregular/ lleno de palabras de trabajo/ Taller, línea de ensamblaje, máquina, tarjeta de fichar, horas extra, salario/ Me han entrenado para ser dócil/ No sé cómo gritar o rebelarme/quejarme o denunciar.” Xu Lizhi se suicidó finalmente después de dejar una colección de poemas que hablan de su vida en la fábrica.

Casi ochenta años median entre estas expresiones de aflicción y congoja, pero los dos conectan con una misma realidad y un mismo sentimiento, los dos comprenden, con lucidez, la forma tan profunda como el trabajo asalariado degrada y destruye su humanidad y su dignidad.

No hablan de explotación, de sueldos insuficientes ni de plusvalía, hablan del servilismo y la destrucción del espíritu, del obligado abandono de la función de pensar, el miedo y la humillación permanente y el envilecimiento por el incentivo del dinero.

En estos casi ochenta años millones de seres humanos han pasado por la trituradora del trabajo degradado y destructivo que ofrece el capitalismo, sea éste privado o público, millones han vivido esa experiencia, pero muy pocos han tenido la lucidez y la valentía de sentir plenamente la conciencia de su condición y el dolor por ello.

Durante los años de altos salarios y Estado del Bienestar en Occidente los obreros renunciaron a muchos elementos decisivos de su condición de humanos a cambio de un consumo de bienes de ínfima calidad y diversiones degradantes. Los sindicatos atizaron la conversión de esa clase, ya no estrictamente proletaria pero sí asalariada en felices bestias de labor. Las mujeres fueron en masa a uncirse, casi siempre obligadas pero en algunos casos por decisión propia, el yugo de la esclavitud, el salariado fue convertido ahora en religión por personajes que jamás pisaron una fábrica como Simone de Beauvoir.

El advenimiento de la sociedad de los esclavos felices es una de las experiencias más aterradoras en que está inmersa una humanidad que ha perdido el deseo de usar sus facultades humanas con tal de huir del dolor de conocer su condición.
El trabajo es una necesidad humana primaria, dignifica y eleva cuando es libre y sirve para cubrir las elementales exigencias de nuestra naturaleza y las de los cercanos. El trabajo civilizado incluye la producción de lo necesario en el plano material y en el inmaterial, lo necesario para uno mismo y para otros, comprende las obligaciones con aquellos con los que nos unen lazos de amor, cercanía y convivencia, obligaciones que son también trabajo. Pero lo que llaman trabajo en el presente no es sino una actividad sin alma que no está destinada a satisfacer las demandas naturales de la vida sino que se opone con fuerza a ella, no construye la vida sino que la destruye y no mejora al sujeto sino que lo liquida.

¿En qué momento de delirio y enajenación fuimos convencidas las mujeres de que esa actividad destructiva estaba cargada de benéficos efectos? ¿Cómo es posible que criemos a nuestros hijos con el permanente objetivo de que sean eficaces vendiéndose en ese mercado de esclavos?

Dice Xu Lizhi “Un tornillo cayó al suelo/ en su negra noche de horas extra./ Cayó vertical y tintineante/ pero no atrajo la atención de nadie,/ igual que aquella última vez,/ en una noche como ésta,/ en la que alguien se lanzó al vacío”.

Y Simone Weil “Dado que no es natural que un hombre se convierta en cosa, y como no hay forma de sujeción tangible, ni látigo ni cadenas, es preciso doblegarse uno mismo a esta pasividad… el alma se lleva al taller. Y será preciso hacerla callar toda la jornada. A la salida uno tiene la sensación de no tenerla ya, de tan cansado que está... Hombres desempeñando el papel de las cosas, es la raíz del mal”
Cuando se espera, después de años de recesión, una nueva industrialización del territorio que llaman España, ¿qué clase de obreros podemos imaginar en esos nuevos núcleos manufactureros? Serán nuestros hijos quienes tendrán que poblar ese infierno o tal vez sean los hijos de otras, nacidos lejos de aquí y quizá entonces los nuestros vayan a miles de kilómetros a venderse en el competitivo mercado de personas globalizado, hablando en un idioma que no es el que escucharon desde el vientre materno, alejados de sus raíces, de su cultura y de sus cercanos.

¿Es posible conservar la lucidez, la conciencia y la dignidad incluso en las condiciones del trabajo deshumanizado? Pienso que conservar esas cosas es la única esperanza. No adaptarse, no resignarse, renunciar a la tranquilidad y la despreocupación de los domesticados y aceptar el dolor y la desesperación de vivir dentro del vientre de la Bestia sin someterse internamente a ella. ¿Seremos capaces?

Estar de pie es propio del que lucha

Fuente: https://prdlibre.blogspot.com.es/20...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La mujer en la URSS

Tortuga Antimilitar - 30 July, 2018 - 00:00

Publicado por Álvaro Corazón Rural

La huelga y manifestaciones del pasado 8 de marzo me despertaron la curiosidad sobre cómo resolvió las cuestiones de género la Unión Soviética, el mayor experimento igualitario que ha conocido la historia universal. En un encuentro con la comunista y feminista alemana Clara Zetkin, Lenin dijo: «De lo que se trata es de ganar para nuestra causa a los millones de mujeres trabajadoras de la ciudad y del campo. Para nuestras luchas, y muy especialmente para la transformación comunista de la sociedad. Sin atraer a la mujer, no conseguiremos un verdadero movimiento de masas». En los setenta y cinco años que duró la Revolución soviética se experimentaron grandes avances en cuestiones de igualdad de género, pero en los últimos años de vida del sistema muchas diferencias y discriminaciones continuaban aún sin resolverse.

Según las estadísticas de la URSS, uno de los logros más importantes fue sacar a la mujer del campo. En 1939 había un 32% de mujeres en núcleos urbanos. En 1959, un 48%, y en 1970, un 56%. En el medio rural, la progresión fue la contraria: en 1939, 68%; 1959, 52% y 1970, 44%. El broche de esta evolución fue Valentina Tereshkova, la primera mujer en viajar al espacio.

En 1970 un 51% de los asalariados eran mujeres. Se partía de que, a finales del siglo XIX, un 55% de las mujeres eran sirvientas, un 25% granjeras y un 13% asalariadas. En 1989, un 48% del total de asalariados soviéticos eran mujeres. Un 60% de los ingenieros eran mujeres, un 87% de los economistas, un 70% de los médicos y profesores y un 90% de los bibliotecarios. No obstante, en el mundo académico solo un 13% eran doctoras. Había un embudo o techo de cristal en los altos niveles profesionales.

Estudios publicados en la propia URSS se hacían eco del problema y lo analizaron. En 1986, E. B. Gruzdeva y E. S. Chertikhina escribieron en una publicación de la editorial Progreso que la mujer soviética no ascendía en su escala profesional fundamentalmente por no poder conciliar la vida familiar, lo que llevaba a una «feminización» de las ocupaciones de base.

Citaban un estudio realizado en las industrias de Leningrado entre 1970 y 1977. Entre los técnicos, había un 69,4% de mujeres. Entre los profesionales altamente cualificados, un 62,4%. Sin embargo, entre jefes de sección y gerentes, solo eran un 6,3%.

Durante este periodo, los salarios del primer grupo aumentaron en 17 rublos. Los del segundo, en 31 rublos, y los del tercero, en 66. La brecha salarial en cada uno de ellos fue, respectivamente, de un 1,5%, un 10% y entre un 20 y un 57% en los puestos de mayor responsabilidad.

Ocurría algo parecido en la educación pública. Un 81% del profesorado eran mujeres, pero en la dirección de escuelas de primaria solo había un 41% y en la de institutos, un 36%. En su vigésimo séptimo congreso el PCUS debatió todas estas diferencias y se propuso introducir correcciones en los salarios para lograr la igualdad en el año 2000. Una de las medidas propuestas para conseguirlo era aumentar el número de electrodomésticos para facilitar las tareas del hogar.

Según una encuesta realizada por el Goskomstat SSSR (Comité Estatal de Estadísticas de la URSS) citada en el Journal of Communist Studies (8:4), las mujeres ocupadas en los sectores no agrícolas tenían de media 1 hora y 23 minutos de tiempo libre los días laborables, y 4 horas y 36 minutos los días libres. En los koljoses, granjas colectivas, la media era peor. 1 hora y 3 minutos los días laborables, y 3 horas y 23 minutos en los de libranza. En ambos casos era menos de la mitad del tiempo libre del que disponían los hombres. Las mujeres trabajaban en el tajo y luego en casa se ocupaban de las tareas domésticas y la prole.

La escritora Francine du Plessix Gray entrevistó a mujeres soviéticas en Soviet Women: Walking the Tightrope. La mayoría de ellas mostraban puntos de vista negativos sobre los hombres y aseguraban que su principal fuente de felicidad eran sus familias, especialmente los niños, las madres, las amigas y sus trabajos. Como promedio, ganaban menos que los hombres y se quejaban de que había pocos productos de consumo destinados a la mujer. Paradójicamente, entre las mujeres que desempeñaban profesiones liberales, ya a principios de los ochenta, había muy pocas mujeres soviéticas que se considerasen feministas. Un término que para ellas tenía connotaciones negativas. Hasta Aleksandra Kolontái evitaba definirse como feminista.

En 1979 circuló por Leningrado un documento escrito a máquina, copiado con papel de calco, que denunciaba la desigualdad sexual en la URSS. A las responsables se las obligó a ir al exilio. Una de ellas fue Tatiana Mamonova, fundadora de Zhenshchina i Rossiia (Mujeres y Rusia), el primer grupo disidente feminista de la URSS, que marchó a Estados Unidos. La poeta Kari Unskova murió en un accidente de coche sospechoso cuando estaba a punto de emigrar. Y la escritora Iuliia Nikolaevna Voznesenkaya, que rechazó irse al exilio, fue juzgada por «calumnias al Estado» y sentenciada a cinco años de exilio interior que fueron conmutados por una pena de dos años en un campo de trabajo.

La perestroika de los ochenta puso de manifiesto un problema de gran envergadura, el de la representación política. Según la Enciclopedia de historia de Rusia, en 1930 Stalin clausuró las asociaciones de mujeres bajo la acusación de «feminismo burgués», que generaba división y atentaba contra la unidad de la clase trabajadora. En 1958, Jruschov volvió a promover los zhensovety, consejos de mujeres, que se establecieron en las fábricas y las oficinas. Siguiendo la línea marcada por el partido para la mujer, los consejos trabajaban en secciones: vida cotidiana, cultura, política de masas, cuidado de niños, salud e higiene.

Con Brézhnev siguieron existiendo, pero sobre el papel. Sin gran actividad. Gorbachov, en 1986, se propuso revitalizarlos en el XXVII congreso del partido. En dos años, logró involucrar a 2,3 millones de mujeres. Sin embargo, el problema de la conciliación seguía presente y no se podía eliminar solo con políticas voluntaristas. El techo de cristal en la política era el más acusado de todos, como quedó patente con sus políticas aperturistas.

En los setenta hubo un 31% de diputadas en el Sóviet Supremo. Un 30% en el Consejo de la Unión, un 31% en el Consejo de las Nacionalidades y un 34% en el Sóviet Supremo de cada república. Un porcentaje abrumadoramente superior al de diputadas en las democracias occidentales de entonces. En las elecciones soviéticas habían sido elegidas a cargos de gobierno de municipios y regiones un 45% de mujeres. También un 31% de los jueces del país eran mujeres. En 1984 los votantes eligieron a 492 para 1500 escaños del Sóviet Supremo. Otra vez un tercio, un 32,8%. El porcentaje era similar en todas partes porque el partido funcionaba con cuotas en las cuestiones de género. Pero el poder, relativo, porque los diputados soviéticos se dedicaban a votar «sí» a las políticas del partido.

Y también con techo de cristal. Eran diputadas, pero no llegaban al Politburó. En la esfera de los países socialistas, solo tres mujeres llegaron a primer ministra: la croata Milka Planinc, en Yugoslavia; Sühbaataryn Yanjmaa, en Mongolia, pero de forma interina durante un año; y Khertek Anchimaa-Toka, en la República Popular soviética de Tannu Tuvá. A nivel federal, en la URSS, durante setenta y cinco años solo hubo seis ministras: Aleksandra Kolontái, Aleksandra Biryukova, Yekaterina Furtseva, Rozaliya Zemlyatska-Samoilova, Polina Zhemchúzhina y Maria Kovrigina.

Pero en las elecciones de 1989 por primera vez los candidatos no los designó el partido. Es decir, hubo competencia real para salir elegidos y obtener cada cargo. La ley electoral asignó que un mínimo de un 10% de escaños tenían que ser por decreto para mujeres. En las elecciones fueron elegidas 352 mujeres para 2250 escaños. Un 15,7%. El porcentaje se redujo a la mitad de lo que había habido hasta entonces.

Encuestas de opinión mostraron que las mujeres eran los candidatos «menos deseados» por los votantes. Del mismo modo, el ritmo de vida que exigía presentarse a unas elecciones cribaba de por sí el número de mujeres, porque por tener que ocuparse de su familia y de sus hogares no podían atender a todos los compromisos públicos y mediáticos que requería la campaña electoral de una candidatura. Ese mismo año, el PCUS se vio forzado a anunciar medidas para aumentar la igualdad y el número de mujeres en política.

La brecha salarial existía desde el primer plan quinquenal. Los empleos de los sectores donde más se invirtió, subiendo los salarios, eran mayoritariamente desempeñados por hombres: industria (62%), transporte (79%) y construcción (77%). Y en hostelería, salud y educación, donde había más concentración de mujeres, los sueldos estaban por debajo de la media nacional.

A finales de los sesenta un estudio de los salarios en los complejos industriales de Taganrog, en el óblast de Rostov, mostró que las trabajadoras cobraban entre 80 y 90 rublos y los trabajadores, entre 110 y 120. Diez años después, los hombres promediaban entre 170 y 180 rublos y las mujeres, entre 110 y 120. Crecieron los salarios, pero se mantuvieron las diferencias. Las mujeres cobraban un 70% del salario masculino. Cuanta más cualificación requería un trabajo, menor era la brecha. Entre ingenieros, la mujer cobraba un 80% del sueldo masculino. Para los niveles no cualificados, el sueldo de la mujer era menos de dos tercios del salario de los hombres. En el segundo caso, la diferencia se achacaba a la fuerza física. En el primero, a que las mujeres iban tres años por detrás de los hombres en promoción profesional por tener hijos.

Engels consideraba que en la familia el hombre era el burgués y la mujer el proletariado. Lenin también se refería a la «esclavitud doméstica» de la mujer. Pero rechazaban el feminismo tradicional como algo propio del capitalismo, la ideología bolchevique entendía que con el final del capitalismo y la revolución del proletariado desaparecerían las diferencias entre hombres y mujeres. Sin embargo, no fue así. Lenin reconoció que los decretos y las nuevas leyes de la URSS no eliminaron automáticamente las diferencias. Así surgieron los aludidos zhensovety, donde no sin polémica Kolontái, entre otras, reivindicaba un feminismo socialista en la URSS.

Todo acabó en los años treinta, con las políticas de industrialización, cuando Stalin consideró por decreto que «la cuestión femenina», como se había llamado hasta entonces a la desigualdad, ya estaba resuelta con éxito. Las mujeres avanzaron dentro de la URSS, pero la equiparación real solo estaba en la Constitución, que garantizaba la igualdad entre mujeres y hombres «en todas las esferas de la economía, el gobierno, la cultura y la vida social y política». Una de las primeras manifestaciones de la sociología en la URSS en los tiempos de desestalinización fue precisamente relativa a la mujer: los objetivos de igualdad no se habían conseguido.

En 1981 Brézhnev alertó de la ausencia de mujeres en puestos de dirección, tanto en el partido como en las empresas, y aumentó los permisos de maternidad. La emancipación de la mujer, coreada en los medios y proclamas de la URSS, en realidad —sostiene Norma C. Noonan, experta en Rusia de la Universidad de Augsburgo— se debía al fenómeno de las babushka (‘abuelas') más que a las leyes. Por las diferencias demográficas entre hombres y mujeres tras la II Guerra Mundial, las mujeres jóvenes que trabajaban eran ayudadas en el hogar por sus madres, tías o suegras, que cuidaban a los niños, hacían la compra y limpiaban. Conforme fueron desapareciendo, porque en las nuevas generaciones pocas mujeres aspiraban a ser babushkas de nadie, la desigualdad de género se fue incrementando en la URSS otra vez.

Un factor decisivo fue que en las regiones musulmanas de la Unión aumentaba la natalidad exponencialmente y en el resto disminuía. El partido promovió políticas familiares en su zona «europea» y de liberación de la mujer en la «asiática». Para que no hubiera una escasez de mano de obra, en la zona «europea» se necesitaban familias de tres descendientes, pero el hijo único era la norma. Uno de los objetivos inmediatos de la perestroika fue conseguir que cada pareja tuviera su propio hogar en el año 2000. Sabían que vivir con los padres o en pisos comunales generaba tensión en la pareja, aumentaba los divorcios y afectaba a la natalidad. Aunque el número de divorcios había crecido en paralelo al número de viviendas desde los años sesenta. Se había triplicado. Al igual que el bienestar material: conforme crecía, disminuía la natalidad. En esta tesitura, a finales de los ochenta, literalmente, no sabían qué hacer.

Estas contradicciones no llegaron a ser superadas por las políticas soviéticas porque en 1991 se acabó el invento. Pero la postura del país sobre esta cuestión durante setenta y cinco años se puede resumir con unas palabras de uno de los primeros sociólogos soviéticos, Igor Kon: «La división del trabajo entre los sexos es anterior a la opresión de las mujeres y, por lo tanto, la erradicación de esta opresión no implica la desaparición de todos los roles sexuales».

Fuente: http://www.jotdown.es/2018/04/la-mu...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un estudio sugiere que la utopía se jode a partir de 150 personas

Tortuga Antimilitar - 30 July, 2018 - 00:00

¿Cuántos individuos forman la comunidad ideal? ¿cuándo empieza a ser contraproducente soportar a nuestros congéneres? La ciencia se moja.

Raúl F. Millares

A poco más de una hora de Nashville, en Tennessee (Estados Unidos), una pequeña empresa tecnológica se dedica a producir y vender contadores Geiger, esos aparatitos que crepitan cuando detectan ciertas dosis de radioactividad. Lo curioso de esta empresa, S.E. International Inc., es que se trata de un proyecto nacido en una de las comunidades intencionales más longevas de EE UU, The Farm.

Fundada en 1971, es una de las muchas comunidades utópicas creadas en EE UU a lo largo del siglo XX, al calor de los movimientos contraculturales de los años 60 y 70 y herederas de la prolífica y poco conocida tradición comunal estadounidense del siglo XIX y principios del XX, cuando eclosionaron proyectos idealistas de todo color, desde refugios cristianos utópicos, como las colonias harmonitas, hasta colectividades socialistas libertarias, pasando por cooperativas fourieristas. La mayoría de aquellos empeños fracasaron.

The Farm se acerca ya al medio siglo de vida con relativa estabilidad. Además de ensamblar contadores Geiger, imprimen libros sobre cocina vegetariana, imparten cursos para comadronas, cultivan y venden soja y derivados… Con sus más y sus menos, todo en un clima de cierta espiritualidad compartida, organización democrática, amor por la naturaleza... En fin, una vida buena, el ideal de cualquier ecoaldea que se precie.

Dunbar se sintió listo para hacer una predicción: de acuerdo al tamaño de nuestro neocórtex, las personas deberíamos tener un límite aproximado de 150 congéneres para tejer lazos sociales estables

¿Alguna particularidad? Por si acaso, les hemos preguntado cuánta gente vive de manera estable en su comunidad. Desde Summertown, donde resiste apacible The Farm, Douglas Stevenson, uno de los responsables de su empresa de comunicación, nos ha dado una cifra redonda: “Tenemos aproximadamente 150 miembros registrados”. ¡Bingo!

Un cerebro para relacionarte con 150 personas

A principios de los años 90, un antropólogo británico, Robin Dunbar, se tiraba a la piscina con una predicción atrevida. Dunbar llevaba tiempo midiendo el tamaño relativo del neocórtex cerebral de los primates y había observado cierta relación con el tamaño que eran capaces de alcanzar sus grupos sociales. Con estos mimbres, Dunbar se sintió listo para hacer una predicción: de acuerdo al tamaño de nuestro neocórtex, las personas deberíamos tener un límite aproximado de 150 congéneres con los que podríamos tejer lazos sociales estables. Había nacido el famoso “número de Dunbar”.

Eva Garnica de Cos es psiquiatra, tutora principal de residentes de Psiquiatría en la Red de Salud Mental de Bizkaia y una de las impulsoras de las Jornadas Nacionales sobre Evolución y Neurociencia y nos explica cómo afecta el tamaño de tu neocórtex a tu capacidad para gestionar followers y likes: “Viene a decir que, por el tamaño de nuestro neocórtex, podemos relacionarnos realmente con unas 150 personas, que por mucho que tengamos 1.000 seguidores en Twitter no nos vamos a relacionar de verdad más que con unos 150 a nuestro alrededor”.

Cristina Acedo Carmona, investigadora de la Universitat de les Illes Balears en Cognición y Evolución Humana, explica el punto de partida de esta idea de Dunbar: “Él hablaba de la hipótesis del cerebro social: la presión social [en lugar de la presión ambiental ecológica] sobre los individuos para mantenerse en grupos estables fue lo que les llevó a desarrollar ciertas capacidades cognitivas”.

Su hipótesis ha sido testada en varios contextos sociales diferentes y, sí, curiosamente parece cumplirse en muchos ámbitos humanos y en épocas diferentes. Diferentes registros arqueológicos estiman que las aldeas neolíticas rondaban los 150 habitantes; grandes empresas, como el gigante textil GoreTex, organizan su producción con unidades de unas 150 personas trabajadoras; estructuras militares modernas siguen ese mismo patrón; y muchas poblaciones cazadoras-recolectoras también se organizan, todavía hoy, en grupos de dimensiones parecidas, decena arriba, decena abajo.

También se ha observado que otros tamaños de redes sociales humanas se repiten de manera desproporcionadamente alta: grupos humanos de 50, 150, 500 y 1.500 personas se observan una y otra vez, y se muestran cohesionados durante más tiempo.

Algunas clasificaciones antropológicas encajan con estos números: tras estudiar 20 sociedades cazadoras-recolectoras contemporáneas, Dunbar y sus colegas encontraron que las bandas solían tener algo más de 40 individuos, los clanes rondaban los 127, las megabandas aglutinaban a unas 566 personas y las tribus congregaban a unas 1.700 almas.

Del utópico siglo XIX al kibutz israelí, Dunbar ha recabado y analizado datos de fundación, duración, escisión y desaparición de tres modelos de comunidades intencionales

Teniendo en cuenta cierta holgura de las horquillas estadísticas, los números de Dunbar parecían encajar. Y además, en las comunidades de mayor tamaño, parecen subsistir capas fractales funcionales, con redes sociales menores, pero que también se ajustan a estos tamaños.

No obstante, Cristina Acedo aclara que “no es un número mágico, aún está por demostrar y él todavía busca evidencia para mantener estos números”.

Del grupo preagrícola al videojuego online

Observar la vida de poblaciones cazadoras-recolectoras, sociedades no solo preindustriales, sino preagrícolas, es una de las pocas formas que se nos han ocurrido hasta ahora para vislumbrar cómo pudo ser la humanidad durante los dos millones de años de evolución anteriores a este suspiro que llamamos “civilización”.

No siempre se cumple, pero si algo sirvió durante cientos de miles de años, quizá nuestro cerebro siga adaptado a funcionar de aquella manera. Si esto es así para nuestra capacidad de tejer redes sociales, tal vez, en efecto, solo podamos tener vínculos estables, prolongados y funcionales con unas 150 personas. El círculo se reducirá si contamos lazos más estrechos y se amplía si aceptamos relaciones con menor apego, una sucesión de capas fractales que se cumple incluso en las relaciones virtuales, como en los videojuegos online.

Ahora, Dunbar acaba de publicar otro artículo, y esta vez ha medido la talla de tres tipos de comunidades política y económicamente muy diferentes, pero que comparten algo: fueron fundadas con una idea intencionalmente utópica. ¿Estás pensando en recuperar una aldea abandonada junto a tus compañeras? ¿Tal vez estáis valorando la idea de liberar ese viejo edificio de tu barrio propiedad de un banco? Esto es para ti.

Del utópico siglo XIX al kibutz israelí, Dunbar ha recabado y analizado datos de fundación, duración, escisión y desaparición de tres modelos de comunidades intencionales: las fundaciones idealistas del siglo XIX en EE UU —laicas y religiosas—, las colonias huteritas —comunidades protestantes anabaptistas, pacifistas y antijerárquicas, como los amish o los menonitas, que huyeron de Europa cuando se extendió el servicio militar obligatorio—, y los kibutz —las granjas comunales israelíes—.

Los datos, una vez más, muestran ciertos paralelismos constantes con las cifras pronosticadas por Dunbar y registradas en sociedades preagrícolas.
Si crecéis, habrá escisión

Por ejemplo, muchas comunas decimonónicas estadounidenses compartían un censo similar al de bandas y clanes —50 o 150 miembros aproximadamente— y, además, los grupos que tenían este número de personas en el momento de su fundación fueron los que pervivieron más tiempo.

Algo similar ocurría con las colonias huteritas: aquellas que se alejaban demasiado de las 50 o 150 almas fundadoras, por ejemplo porque tenían 100 fieles en su arranque, tenían mayor probabilidad de fisión temprana; ademas, cuando crecían demasiado por encima de 150 creyentes, se producía una escisión que generaba dos congregaciones de aproximadamente 150 y 50 huteritas, de nuevo dos tamaños estables predichos en nuestra prehistoria.

Y los datos de los kibutz siguen el mismo patrón: en su fundación contaban con una media de 468 personas, el tamaño casi clavado de una megabanda preagrícola, los kibutz más pequeños no bajaban de 150 habitantes, y cuando crecían empezaban a perder miembros al acercarse a las 470 personas en la granja, de nuevo muy cerca del número estrella de Dunbar y del tamaño de las megabandas ancestrales.

Según publican Dunbar y su equipo, esto “sugiere que hay tamaños óptimos para las comunidades, los cuales se concentran en los valores de 50, 150 y 500” personas.

El entorno y las aspiraciones de cada colectivo pueden inclinar la balanza hacia uno u otro lado: por ejemplo, el mayor tamaño de los kibutz puede estar reforzado por el arraigo que tienen en una estructura económica local bastante desarrollada, que necesita más fuerza de trabajo. En cambio, el credo huterita experimenta escisiones al superar por demasiado el umbral de 150 miembros, tal vez, porque ese es el tamaño límite hasta el que puede mantenerse cohesionada su comunidad sin necesidad de leyes formales o una fuerza policial que imponga la disciplina.

Este censo de 150 personas bien cohesionadas coincide, curiosamente, con el tamaño de una familia completa en comunidades con una fertilidad no limitada: partiendo de una pareja fundadora, el número de ancestros y descendientes que llegan a conocerse en algún momento de sus vidas anda por las cinco generaciones y suma, voilà, 150 parientes vivos o conocidos personalmente por alguien vivo de la familia.

Reza para que tu grupo perdure

Tanto en el caso de los kibutz como en el de las comunas del siglo XIX, aquellos grupos con intencionalidad religiosa fueron más longevos que las seculares. El papel de la religión como elemento cohesionador ha sido ampliamente estudiado: un dios moralizante actuaría como policía invisible para mantener el orden en caso de que el grupo crezca y los lazos amenacen con debilitarse.

Además, las comunidades religiosas también pueden ser más exigentes a la hora de entrar en ellas, demandan renuncias mayores y tienen mayores costes de mantenimiento, por ejemplo mediante el requerimiento de participar en ritos diarios o semanales, pero que ablandan al individuo para aceptar mejor los estresores de la vida comunal (artículo, artículo o artículo).

Si no quieres que tu comunidad sea religiosa, quizá tengas que pensar en reforzar algunas alternativas. Acedo señala que sus investigaciones, muy volcadas en las redes de confianza, muestran la influencia de ese valor en la fortaleza de los grupos. Así, por ejemplo, sus análisis comparativos entre sociedades de Ghana y Oaxaca mostraron que “dependiendo de las necesidades del grupo los tamaños pueden variar: en Ghana, un medio más duro, más hostil, las redes de confianza y de cooperación eran un poquito más grandes”.

En resumen, si Dunbar tiene razón, parece que puede haber unas dimensiones óptimas para las colectividades: 50, 150 y 500 personas. Más allá de estas cifras, aumenta el riesgo de escisiones y desistimientos. Interesante, ¿no? Pues ya puedes compartir este artículo con tus 1.500 contactos de Facebook, aunque solo tengas verdadero rollo con 150.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/cienc...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Expolio

Tortuga Antimilitar - 29 July, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

“Mis compañeras del norte creen que han inventado el feminismo. En África lo ha habido siempre”

Tortuga Antimilitar - 29 July, 2018 - 00:00

Ana Sánchez Borroy - Zaragoza

Mujeres africanas. Más allá del tópico de la jovialidad, es el título del libro que Remei Sipi Mayo (Rebola, Guinea Ecuatorial, 1952) presentaba hace unos días en la librería La Pantera Rossa de Zaragoza. Mayo llegó a España hace 50 años y ha participado en movimientos de mujeres migrantes y guineanas. También creó una pequeña editorial especializada en libros sobre Guinea.

¿En qué consiste ese tópico de la jovialidad al que se refiere en el título de su último libro?

Alrededor de las mujeres africanas siempre hay tópicos: que somos pobrecitas, paridoras, que tenemos muchos hijos, que somos débiles, que no tenemos capacidad de alternativa, que no nos empoderamos... hay un montón de tópicos que no son ciertos. Siempre nos dicen también que solemos estar muy contentas, sonriendo. Y, claro, es un tópico. Yo, por ejemplo, no me río mucho (se ríe). Es una broma.

¿Estos tópicos nacen de lo que la nigeriana Chimamanda Adichie llama “el peligro de la historia única”, es decir, el peligro de que solo tengamos una imagen concreta sobre todo el continente africano?

Claro, los tópicos nacen del peligro de la historia única y también nacen del desconocimiento y de la ignorancia. Hay un desconocimiento total desde el Norte, desde Occidente, con respecto a la otra y al otro.

¿Por qué sigue ocurriendo, a pesar de que ya vive aquí mucha gente que ha venido de África?

Porque no os importa, porque hay un egocentrismo, porque siempre se nos ve como a alguien inferior. No se trata de si hay o no gente de África aquí; es que no importan, no llaman la atención. Desde la perspectiva del Norte, en torno a nosotros no se crea riqueza. Si cogemos cualquier libro de texto y nos fijamos en qué se dice de África, no se potencia nada positivo. Sólo aparecen niños con mocos en la nariz, mal vestidos... no interesa.

¿Qué debería aparecer sobre África, por ejemplo, en los libros de texto?

Toda la realidad africana, lo bueno y lo malo, nuestros héroes... no sólo lo negativo, la pobreza. Quien conoce África sabe que son varios países con distintas realidades, que no todas son negativas. Si no, no viviría allí nadie.

Usted destaca que las mujeres africanas no aceptan pasivamente su destino… ¿cuáles suelen ser los destinos de las mujeres de países africanos?

En este caso concreto, hablo de las mujeres africanas, pero es algo que se podría extrapolar a todas las mujeres. A las mujeres, la historia nos ha asignado estar bajo el patriarcado; no en segundo lugar, sino en cuarto o quinto. Por eso, aquí, en el norte, se está reivindicando ahora muchísimo la igualdad salarial, la igualdad en los permisos de maternidad y paternidad... trasladando esto a África, ocurre lo mismo. No es verdad que la mujer africana sea pasiva; son grandes creadoras de estrategias para la supervivencia de todo su entorno.

¿Cuáles son los principales objetivos del feminismo en el continente africano?

Los objetivos de las mujeres reivindicando sus derechos son únicos en todo el mundo: trabajar para el bienestar de los derechos de las mujeres. Cuando yo pongo el acento en el feminismo negro es porque mis compañeras de aquí, del norte, en debates, creen que han inventado el feminismo. En África ha habido feminismo siempre, aunque no tenga el nombre de "feminismo". Mi madre, mis hermanas, mis tías, mi abuela... ya eran feministas, reivindicaban los espacios para las mujeres, luchaban para que las mujeres tuviéramos voz y voto. Por eso, tengo que decir a las compañeras del Norte que sí, que aquí hay feminismo, pero que en África lo ha habido siempre también.

Pero, ¿cuáles serían actualmente las peleas concretas del feminismo en África?

La pelea concreta del feminismo africano es el empoderamiento de las mujeres, su libertad, que las mujeres tengan su espacio propio, luchar por los derechos humanos de las mujeres. Las reivindicaciones africanas son universales: presencia en espacios donde las mujeres puedan tener voz, igualdad de condiciones para acceder a un puesto de trabajo, que las niñas puedan ir al mejor colegio disponible para ellas...

¿Hay países o zonas de África que han avanzado más que otras en los derechos de las mujeres?

Sí, porque son 48 estados en el África del sur del Sáhara. Algunos habrán avanzado más que otros, aunque yo no lo sepa de memoria. El feminismo africano ha conseguido que las reivindicaciones de las mujeres estén elevadas al espacio de debate por las propias mujeres. Ha conseguido reivindicar que el sistema de familia más importante no sea la poligamia en algunos sitios donde está legalizada y al orden del día. Reivindica también, aunque yo no quería tocar ese tema, la lucha contra la mutilación genital femenina. África es grande, diversa, no es uniforme.

¿Cómo está viviendo usted el movimiento 8 de marzo en España?

No estoy participando a fondo, mi cuota de participación y de reivindicación ya la he cubierto cuando me he jubilado. Ya no tengo fuerzas. Pero me parece bien todo lo que nos lleve a visibilizar nuestra situación y las incongruencias del patriarcado.

¿Siente que se están incluyendo las demandas de las mujeres inmigrantes?

De momento, no. Están en los inicios, en el momento de ver en qué podemos trabajar conjuntamente. De todas formas, yo creo que no son las mujeres del norte las que tienen que incluir las reivindicaciones de las mujeres inmigrantes. Creo que las mujeres inmigrantes tienen que crear una plataforma, trabajarla y después buscar caminos donde se encuentren con el colectivo autóctono.

¿Cuáles serían esas demandas de las mujeres inmigrantes?

No lo sé. Mis necesidades no son las mismas que las de las compañeras que están en el servicio doméstico, ni las de la compañera que está en la prostitución, ni la de la compañera que está como okupa, ni la de las mamás que luchan para que sus hijos puedan escolarizarse en escuelas que no sean guetos. En fin, hay muchas necesidades; hay que sentarse y empezar a unirlas, porque no son únicas ni uniformes.

¿Está esperanzada en que esas reivindicaciones lleguen a entrar en la agenda política?

Yo lo desearía, pero lo veo difícil, no soy nada optimista, porque nosotros no contamos en la sociedad receptora. Yo llevo 50 años aquí y es ahora cuando veo que hay alguna diputada negra. Y la relación entre África y España no es de hace dos días.

¿Se podría hacer más?

Sí, se debería visibilizar la población que vive aquí y normalizarla dentro de la sociedad: que tengamos personas visibles en los medios de comunicación, en la sanidad... sé que estamos en minoría, pero no sólo sabemos fregar y limpiar las casas de la sociedad receptora. Yo conozco compañeras licenciadas que están en el servicio doméstico. Esa normalización iría bien para la autoestima de nuestros hijos, porque potenciaría algo positivo de nuestra comunidad y de nuestra identidad africana.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Revolución Social española: Errores y limitaciones

Tortuga Antimilitar - 28 July, 2018 - 00:00

La revolución social, las comunas agrícolas, las colectivizaciones de industrias y campos, etc. Son conceptos totalmente presentes en el movimiento anarquista hispano que, con el tiempo, han ido creando una especie de pasado prefigurado, totalmente romántico, exento de errores propios y mitificado, que sirve como punto de partida para gran parte del anarquismo a la hora de justificar nuestra ideología ante quien la difama o quien simplemente la ignora como tal. A partir de la Transición española podemos ver como hay un crecimiento de la bibliografía acerca del papel de los anarquistas, la CNT o la FAI durante la Guerra Civil española y de cómo éstos iniciaron un proceso revolucionario el cual sería la segunda revolución de carácter proletario en la Europa occidental, siendo la primera la Revolución de Asturias de 1934. Cada libro o texto sobre las colectivizaciones anarquistas guardan un punto en común: Todas (o la inmensa mayoría) conceden el don de la perfección a aquella intentona revolucionaria y ante la pregunta de ¿y por qué fracasó? Tan solo responde aduciendo al papel contrarrevolucionario del PCE/PSUC y en especial haciendo mención a los famosos y trágicos sucesos de mayo de 1937. En este artículo vamos a intentar, no negar la importancia de éstos últimos hechos externos, sino hacer mención a lo estrictamente interno que, junto al papel del PCE/PSUC, asesinó a la revolución desde el mismo 19 de julio de 1936.

A las pocas horas del Alzamiento Nacional, el 19 de julio de 1936, Barcelona entera estaba ya dominada por la resistencia popular liderada por el movimiento anarquista y su sindicato, la CNT. A partir de ahí comenzó la ardua tarea que proponía colectivizar campos y ciudades, es decir, que las empresas y las tierras pasaran de manos privadas a propiedad de la clase trabajadora, como pistoletazo de salida al derrocamiento de la vieja sociedad burguesa y la construcción de una nueva sociedad que había de liberar a la humanidad entera. El fervor y entusiasmo de los anarquistas crearon un ambiente heroico que sumó a más y más trabajadores a aquella intentona revolucionaria que había de acabar tanto con el fascismo como con aquella bonita democracia abrileña.

En el momento en el que estalló la Guerra Civil, ante el fracaso del Golpe de Estado del General Francisco Franco, Cataluña era la zona de España que, junto a Euskal Herria, poseía la mayor parte de la industria nacional, lo cual había provocado que, sobretodo la provincia de Barcelona, tuviera una gran concentración de trabajadores y trabajadoras, tanto catalanes como emigrados desde Murcia, Andalucía y Extremadura, lo cual evidentemente nutrió en gran medida a la CNT-FAI y a sus Juventudes Libertarias. A partir del control total de la ciudad barcelonesa por parte de los anarquistas, la mayoría de grandes y medianas empresas –y a veces también pequeñas- fueron colectivizadas por los trabajadores, mientras que algunas otras fueron nacionalizadas por el gobierno de la Generalitat. Según el escritor y Doctor Franz Borkenau, en su libro The Spanish Cockpit, estimó que un 70% de la industria catalana fue incautada (expropiada) por la CNT-FAI. Lo primero que hicieron los anarquistas con las colectivizaciones fue reorganizar el sistema productivo de tal manera que se pusiera fin a los resquicios gremiales que tenía a muchas empresas pequeñas totalmente desunidas en un sistema productivo totalmente atomizado, de esta forma se racionalizó la producción de tal manera que, a través de la concentración, se fue eliminando progresivamente las pequeñas empresas artesanas para concentrarlas todas en una misma fábrica o en unas pocas. De esta forma se quiso dirigir el trabajo de manera más simplificada y eficaz a la hora de coordinar los esfuerzos. Desde el punto de vista de la eficacia esta decisión fue totalmente acertada, pero le costó al movimiento anarquista su primer obstáculo en el devenir de la revolución, pues si bien la pequeña burguesía se mantenía indecisa a la hora de apoyar al proletariado revolucionario o a la burguesía progresista defensora de la República, esta reorganización de la economía y la producción supuso una toma de partido por la defensa de la República por parte de la pequeña burguesía (la cual se sumaría al rechazo de los pequeños propietarios agrarios a la revolución al ver como la colectivización del campo fue impuesta muchas veces por la fuerza). La financiación fue uno de los problemas más graves que tuvo la revolución, pues ante un mercado interno desaparecido (ya que muchas zonas de España de vital importancia económica estaban asediadas por las tropas franquistas) y un mercado europeo paralizado por la No Intervención de las democracias occidentales, la CNT-FAI se vio obligada a depender del crédito, el cual estaba completamente en manos del Gobierno republicano. Al igual que tras las famosas palabras de Lluís Companys a la delegación cenetista liderada por Joan García Oliver no se atrevieron a tomar la Generalitat y disolverla, tampoco se quiso colectivizar el sector bancario, lo cual provocó que desde la República se intentara asfixiar económicamente a las colectividades, tanto del campo como de la ciudad. Uno de los grandes problemas que sobrepasó las buenas intenciones de los anarquistas, fueron las prisas revolucionarias para acabar con elementos como la plusvalía, pues en muchas empresas se quiso eliminar aquella rémora de la sociedad capitalista pagando como salarios todo lo que se sacaba de beneficios, lo cual provocó que ante una bancarrota de facto, muchas colectividades tuvieron que acudir, para los gastos diarios, a Hacienda. ¿Y quién era el ministro de Hacienda durante el principio de la Guerra Civil? Juan Negrín, futuro Presidente del Gobierno republicano, y famoso antianarquista. Así contestaba el futuro presidente canario al periodista inglés Louis Fischer:

Cuando estalló la guerra, los comités obreros, frecuentemente anarquistas, se apoderaron de las fábricas. Se pagaban como salarios todo lo que sacaban de las ventas. Ahora no tienen dinero. Acuden a mí para los gastos corrientes y las materias primas. Aprovecharemos su situación para obtener el control de las fábricas.

Ante esta situación, podemos ver cómo era cuestión de tiempo que la economía volviera progresivamente a manos del Gobierno republicano, añadiéndole la enemistad con la pequeña burguesía, la revolución social que con tanto empeño estaba siendo ya preparada desde 1931 se mostraba de una fragilidad tremenda y era cuestión de tiempo que sucumbiera y quedara sepultada bajos los escombros de la República.

Estos obstáculos no fueron los más importantes, también debemos tener en cuenta un punto muy esencial: Ante los impedimentos del propio gobierno republicano, y al menos en Cataluña y Levante y no tanto en Aragón, las colectivizaciones quedaron relegadas al plano únicamente economicista sin poder llegar, muy a pesar de los propios trabajadores revolucionarios, a tener relevancia política, a ser organismos del nuevo poder proletario que había de engendrar la nueva sociedad. El problema al que nos referimos es que la estructura económica de las colectividades (Asamblea, delegados, Consejos de Fábrica y Consejo Local de Economía) acababa por únicamente ocuparse de lo puramente técnico-administrativo que no iba más allá, como si una especie de localismo económico creara una suerte de oasis dentro del propio sistema capitalista que impedía avanzar a la revolución en todos los sentidos. A esto hay que añadirle el problema del antiautoritarismo tan típico del anarquismo. Para que hubiera funcionado eficazmente el esquema económico mencionado más arriba hubiera sido necesario un poder sindical totalmente centralizado, pero la excesiva autonomía de los sindicatos locales hizo que se crearan multitud de organismos coordinativos que la mayoría de veces se solapaban entre sí confundiéndose sus competencias provocando la fallida de cualquier plan general, tan importante para el buen curso de una revolución.

Otro de los problemas surgidos dentro del propio movimiento revolucionario fue el surgimiento de una nueva clase burguesa que de haber triunfado la revolución en toda España no se hubiera diferenciado en nada de aquella burguesía burocrática que dominó la URSS prácticamente la totalidad de tiempo de sus 74 años de vida. En aquellas empresas intervenidas por el Gobierno, donde convivían la representación patronal y la asamblea de trabajadores, habitaba un agente intermedio llamado Comité de Control, el cual era escogido por los propios trabajadores y se encargaba de las funciones relativas a las condiciones laborales, lo cual la convertía de facto, por el propio medio de los empresarios a ser expropiados, en los nuevos propietarios de facto de la empresa en cuestión. Diego Abad de Santillán expresaba en su obra After the Revolution que los Comités de Control estaban imbuidos por un sentimiento “propietarista” que les hacía creer que eran inmunes a cualquier responsabilidad por el hecho de ser los nuevos controladores de tal o cual empresa, así como la inexistencia de ninguna acción coordinativa con las demás industrias para mejorar la producción, usando la empresa para su propio beneficio individual. Sobre este mismo tema se pronunciaba Federica Monsteny en su discurso pronunciado en Valencia en diciembre de 1936 y que deja patente la inmensidad de esta problemática:

Últimamente he estado varios días en Cataluña, y me he dado cuenta de algo muy importante. Los que no sienten por experiencia directa lo que es la guerra, viven en juerga revolucionaria. Tienen las industrias y los talleres en sus manos; han hecho desaparecer a los burgueses; viven tranquilos y en una fábrica, en lugar de un burgués hay siete u ocho.

Las palabras de Montseny no pueden ser más esclarecedoras y dejaron patente los fallos de la excesiva autonomía, la cual si hubiera sido limitada por un poder sindical más centralizado se podría haber cortado de raíz a todos aquellos elementos que estaban utilizando las colectivizaciones para convertirse en la nueva clase propietario de los medios de producción. De esta manera no se pudo llegar a la socialización completa de la industria y campo, entre otras cosas, por el surgimiento de ese individualismo egoísta tan propio del capitalismo y que floreció por doquier ante unas inexistentes responsabilidades de ciertos Comités amparados por el “antiautoritarismo”.

Una Generalitat intacta, con la propia colaboración de la cúpula cenetista, y unas colectivizaciones que no sobrepasaban lo puramente productivo, más una parte de la clase trabajadora entregada al reformismo y la defensa del republicanismo, imposibilitó que las colectividades se convirtieran en organismos propulsores de la nueva política revolucionaria, cortando de raíz así cualquier posibilidad de triunfo de la revolución social iniciada el 19 de julio de 1936 en las calles de Barcelona. En octubre de 1936 se aprobó el Decreto de Colectivizaciones de la industria, favoreciendo a la pequeña burguesía (las empresas de menos de cien trabajadores no podían ser expropiadas por los obreros y debían ser retornadas a su antiguo propietario) y estableciendo al menos un delegado de la Generalitat en las grandes y medianas empresas como forma de controlar la producción. El lector o la lectora no debe pensar que estamos eximiendo de obstáculos externos a la Revolución para analizar su fracaso, prácticamente la totalidad de la bibliografía anarquista ha contribuido extensamente a poner de relieve las traiciones comunistas y de la UGT, así como las malas artes del mismo Gobierno republicano, pero como de eso podemos leer muchos en diferentes libros, lo que hemos querido aquí es presentar las propias limitaciones internas de la CNT-FAI y del movimiento anarquista en general, pues una ideología, un movimiento, sólo avanza en la dirección correcta cuando practica la autocrítica como forma de superar esos viejos errores para no repetirlos en un futuro.

La Revolución social de 1936 tuvo también su vertiente campesina, y si hubiéramos de decir la principal diferencia con las colectivizaciones en la zona industrial, diríamos que en el campo fue un proceso mucho más rápido (y a veces precipitado, demasiado). A medida que avanzaban las columnas de milicianos por el agro catalán y aragonés se iban levantando colectivizaciones campesinas por pueblos, villas y aldeas.

Depende del tamaño y la disposición del pueblo en cuestión, se adoptaba o una economía colectivista (mantenimiento del dinero) o anarcocomunista (abolición de la moneda), pero siempre se mantenía un esquema común indistintamente del plan económico trazado, a saber: Un órgano superior, que sustituiría al Ayuntamiento, llamado Comité Revolucionario (integrado mayormente por los cuadros de la CNT-FAI), dicho órgano planificaba las tareas y distribuía los trabajos entre los campesinos, es decir, el Comité era el ente regulador y planificador de la vida en todo el municipio. Desde un primer momento las colectivizaciones en el campo supusieron un avance para el nivel de vida de campesinos y braceros que, además, vieron incrementado el nivel de producción entre un 30 y un 50%. Pero, al igual que en la zona industrial, pronto surgirían las deficiencias tales como Comités revolucionarios colmados de neo-burgueses que veían la colectividad como su finca o despilfarro de bienes cuando había excedentes. Pero la principal limitación de la Revolución en el campo, sobretodo en el catalán, vino con el hecho de que en Cataluña abundaba la pequeña propiedad campesina (representada por los rabasaires). En septiembre de 1936, durante la celebración del Congrés Regional dels Pagesos de Catalunya, la CNT recomendó lo siguiente:

“Al proceder al establecimiento de la colectivización de la tierra, a fin de que los pequeños propietarios no desconfíen ni un momento de nuestra acción emancipadora y, en su consecuencia, que no puedan convertirse en enemigos, entorpecedores o saboteadores de nuestra obra, se les respetará en principio el cultivo de las tierras que por sus brazos puedan labrar y siempre que esto no obstruya o dificulte el desarrollo debido de los núcleos que se colectivicen (...).”

Como podemos observar, oficialmente, se respetaba a la pequeña burguesía campesina para que ésta no fuera enemiga de la Revolución, pero las cosas se torcieron pronto, asestando una herida de muerte al devenir del proceso revolucionario, de la cual no podría recuperarse ya. En la mayoría de casos los pequeños campesinos fueron coaccionados violentamente para que cedieran su propiedad a la colectividad, pasando a ser un jornalero más. Estos actos acabarían provocando que la pequeña burguesía campestre acabara recalando en las filas de UGT y del PSUC, por tanto se cumplían los malos augurios del Congreso de septiembre de 1936 que pronosticó que los pequeños propietarios podían acabar en las filas de los enemigos de la Revolución si no se les respetaba. Y así ocurrió.

El descontento de los pequeños propietarios del campo fue tal que en enero de 1937, en la localidad de Fatarella (Tarragona), hubo un levantamiento de esa pequeña burguesía contra la CNT-FAI, con el inestimable apoyo del gobierno de la Generalitat y de los principales partidos comunistas y socialistas.

No nos extenderemos más en el presente artículo, pues ya existe otro que escribimos sobre la problemática de las colectivizaciones campesinas y que enlazaremos aquí para que sirva de complemento para así poder entender más y mejor el transcurso de la Revolución social en la zona campesina: http://kntrakultura.blogspot.com.es....

Borja Mera Barriobero (@borjalibertario )

BIBLIOGRAFIA:

GABRIELE RANZATO – LUCHA DE CLASES Y LUCHA POLÍTICA EN LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA.

HISTORIA DEL MOVIMIENTO ANARQUISTA EN ESPAÑA – JOSEP TERMES.

HISTORIA DEL MOVIMIENTO ANARCOSINDICALISTA ESPAÑOL – JUAN GOMEZ CASAS.

LOS COMITÉS DE DEFENSA DE LA CNT EN BARCELONA (1933-1938) – AGUSTÍN GUILLAMÓN.

Fuente: https://www.portaloaca.com/historia...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El fin de la ilusión revolucionaria

Tortuga Antimilitar - 28 July, 2018 - 00:00

El autor de El siglo de la revolución y Por el bien del imperio cuestiona el mito del 68 y pide otros caminos para la confrontación con el capitalismo.

Josep Fontana

El 4 de abril de 1967, Martin Luther King decía en la iglesia de Riverside, en Nueva York: “Estos son tiempos de revolución. En todo el mundo los hombres se sublevan contra los viejos sistemas de explotación y opresión, y de la matriz de un mundo precario nacen nuevos sistemas de justicia e igualdad. Los descalzos y descamisados de la tierra se levantan como nunca antes lo habían hecho”.

Era, de algún modo, la renovación de las esperanzas revolucionarias nacidas 50 años antes en Rusia. Pero 1968 iba a ver el fin de estas ilusiones, así como el del propio King, asesinado el 4 de abril en Memphis.

Todos los movimientos iniciados en este año acabaron en el fracaso: el intento de establecer un “socialismo con rostro humano” en Praga, los movimientos estudiantiles en Alemania, Italia y Polonia, las protestas contra la guerra de Vietnam en Estados Unidos…

El ejemplo más claro de este fracaso fue posiblemente el de los sucesos de mayo en París. Todo había comenzado aquí como un problema estrictamente universitario; el 7 de mayo las reivindicaciones eran: “Reapertura de las facultades, anulación de todos los procesos y el Quartier Latin para los estudiantes” (esto es: la policía fuera).

Pero la movilización creciente de los que protestaban, sumada a la solidaridad de los sindicatos, que el 11 de mayo llamaban a una huelga de 24 horas, alentó las esperanzas de los estudiantes, que proclamaban que su lucha “es parte integrante de la lucha de las masas trabajadoras y explotadas”.

Por entonces, sin embargo, el sindicato mayor, la CGT, y el Partido Comunista habían decidido que era preferible negociar mejoras salariales con la patronal antes que seguir el juego de estos jovencitos, y ordenaban a los obreros de la Re­nault, en Billancourt, que cerrasen las puertas a los manifestantes que acudieron el 17 de mayo a solidarizarse con los trabajadores. Dos días más tarde el manifiesto de un grupo que se expresaba en francés y en castellano denunciaba: “Las organizaciones ‘obreras' tradicionales, oportunistas y reformistas, han demostrado su incapacidad para dirigir la lucha contra la burguesía”.

Estaba claro que no iba a haber una acción conjunta de los estudiantes y de los trabajadores, y que no cabía mantener ninguna esperanza de un triunfo revolucionario. Pero las fantasías habían llegado a tal punto que el 30 de mayo los “situacionistas” publicaban un manifiesto en que decían: “Lo que hemos hecho en Francia asusta a Europa y pronto amenazará a todas las clases dominantes del mundo, desde los burócratas de Moscú y Pekín hasta los millonarios de Washington y Tokio. Así como hemos hecho estremecer a París, el proletariado internacional volverá al asalto de las capitales de todos los Estados y ciudadelas de la alienación”.

Por entonces, sin embargo, De Gaulle, tras haber recibido el apoyo incondicional del Ejército, tomaba de nuevo las riendas y restablecía el orden en pocos días.

La lección más significativa de esta historia es que esta iba a ser la última vez que un movimiento de masas, heredero de las ilusiones expresadas por Lenin en las “tesis de abril” de 1917, aspirase a cambiar el mundo. Para enfrentarse al capitalismo, que ha dominado por completo el mundo en los 50 años que han seguido a la frustración de 1968, habrá que cambiar de proyecto y explorar nuevos caminos.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/histo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas