Tortuga Antimilitar


El ejército español registra más de 60 denuncias por acoso sexual en los dos últimos años

Tortuga Antimilitar - 7 September, 2018 - 00:00

infoLibre

Las Fuerzas Armadas registraron más de 60 denuncias por acoso sexual en los dos últimos años, según datos aportados por el Ministerio de Defensa al diputado de Izquierda Unida Miguel Ángel Bustamante, que lamenta además que la mayoría de estas denuncias quedan sin condena, informa Europa Press.

De acuerdo con la documentación remitida por el departamento dirigido por Margarita Robles, en el año 2016, el primero del que se pueden facilitar datos de acoso desagregados en sus distintas modalidades, se formularon 20 denuncias, de las que 16 son del ámbito penal y 4 del disciplinario. A ellos se suman otros 42 casos en 2017, de ellos 16 penales y 26 en el ámbito disciplinario.

IU recuerda que el anterior Ejecutivo del PP respondió en abril a otra iniciativa parlamentaria apuntando que, según datos del Tribunal Militar Central, entre 2004 y 2015 hubo en las Fuerzas Armadas 174 denuncias relacionadas con acoso.

Según calcula la formación integrada en Unidos Podemos, esto supone una media de 14,5 casos por año, muy por debajo de las denuncias de los dos últimos años.

En su respuesta, Defensa puntualiza que el acoso sexual, por razón de sexo y profesional no se recogía en la legislación militar como un delito o falta disciplinaria específicamente hasta el año 2015, sino que se encuadraba dentro de otros delitos o faltas disciplinarias genéricos como el abuso de autoridad o la extralimitación en el ejercicio del mando.

Esto fue así hasta la reforma de la Ley de Régimen Disciplinario de las Fuerzas Armadas y del Código Penal Militar, que recogen de forma específica los delitos y faltas disciplinarias muy graves de acoso en sus diferentes modalidades (sexual, por razón de sexo y profesional).

En cuanto a la situación concreta de los distintos procedimientos abiertos, el Ministerio especifica que, en 2016, de las 16 denuncias de ámbito penal hay siete procedimientos finalizados (uno sobreseído, uno archivado, tres remitidos a la autoridad disciplinaria y dos absueltos) y nueve están en trámite. De las cuatro denuncias en el ámbito disciplinario de 2016, tres están archivadas y hay una sanción por falta grave.

Respecto a 2017, de las 16 denuncias penales hay un procedimiento finalizado (sobreseído) y 15 en trámite. Por su parte, de las 26 denuncias en el ámbito disciplinario en ese mismo año hay once procedimientos finalizados (nueve archivos y dos sanciones disciplinarias) y 15 están en trámite.

Preocupación por el bajo porcentaje de condenas

En relación a estos datos, el diputado Miguel Ángel Bustamante ha mostrado su preocupación por "el bajo porcentaje" de procedimientos que acaba con una decisión condenatoria, tanto penal como disciplinaria.

"No sólo nos preocupan los datos porcentuales, sino el hecho de que esta situación de mayoría de archivos y sobreseimientos retraiga aún más a las víctimas para dar el difícil paso de denunciar cualquier situación de acoso en un ámbito tan cerrado y tan poco propicio para ello como es el castrense", subraya Bustamante.

El Gobierno detalla además en su respuesta parlamentaria que el 69% de las denuncias se presentan ante el jefe de unidad o autoridad disciplinaria y el 31% ante las Unidades de Protección frente al Acoso (UPAs). En concreto, entre los años 2016 y 2017 se tramitaron 17 denuncias a través de las UPAs.

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/p...

Más sobre violencia machista en el ejército español

Categorías: Tortuga Antimilitar

La prostitución no es sindicable

Tortuga Antimilitar - 7 September, 2018 - 00:00

Aparte de la cuestión catalana, pocos temas suscitan debates tan encendidos como el de la prostitución. La decisión ministerial de rechazar la inscripción de OTRAS como “sindicato de trabajadoras sexuales” ha desatado una oleada de airadas reacciones en las filas de una parte significativa de la izquierda y del feminismo. Así, hemos escuchado enérgicas protestas, acusando al gobierno del PSOE de coartar el derecho de asociación, cerrando el paso a la auto-organización de las mujeres y violando sus derechos de sindicación.

Sintiéndolo mucho por esas voces que se han alzado en nombre de los derechos de las “trabajadoras sexuales” – voces entre las que se cuentan las de no pocas amigas y compañeras políticas – debo decir que, en esta controversia, es a mi entender el gobierno quien se sitúa más a la izquierda, en una posición más acorde con la defensa de los intereses de las mujeres – empezando por aquellas que se hallan inmersas en el mundo de la prostitución – y más respetuosa hacia el sindicalismo de clase.

Hay una gran confusión en el enfoque de la cuestión. El “gol por la escuadra” no se lo han colado tanto al gobierno como a la opinión pública. Y no lo ha hecho ningún colectivo de mujeres, sino la poderosa industria del sexo, interesada en promover un nuevo marco jurídico, más ventajoso para la expansión de sus negocios, que comporte la legalización de la prostitución. Eso es lo que realmente está en juego… y es precisamente lo que queda hábilmente embrollado por la polémica.

Veamos. No toda actividad humana es sindicable. Nunca ha podido haber un sindicato de esclavos – lo que no quiere decir que, a lo largo de la historia, los esclavos no se hayan rebelado y auto-organizado. Pero, cuando lo han hecho, ha sido para abolir su esclavitud, no para negociar el número de latigazos que se les podían administrar. La acción sindical requiere una existencia jurídica formal de igualdad. Y la necesidad de esa acción sindical radica en el hecho de que, a pesar de dicha igualdad jurídica, se da una desigualdad social entre los poseedores de los medios de producción y aquellos que sólo disponen de su fuerza de trabajo. En ese sentido, la tradición socialista habla de la condición de la clase obrera como de una “esclavitud asalariada”. Pero Marx distinguía muy bien entre la situación del proletariado industrial y la de los esclavos de las plantaciones. Tanto es así que la Iª Internacional apoyó firmemente a Lincoln, que distaba mucho de ser socialista, en la guerra civil americana. En el largo camino hacia la emancipación, el movimiento obrero requería la abolición de la esclavitud para progresar en su organización.

Hoy asistimos a una intensa batalla ideológica para que aceptemos la prostitución como un trabajo, como una mera prestación de servicios. La constitución y el reconocimiento de sindicatos de prostitutas certificaría, pues, la legitimación de la prostitución como una actividad profesional más. Pero ése es, al mismo tiempo, el talón de Aquiles de la argumentación. Porque no puede darse una acción sindical por debajo de un umbral de reconocimiento de derechos humanos, cuya ausencia constituye la característica fundamental de la prostitución. La prostitución se basa en una desigualdad estructural entre hombres y mujeres; desigualdad que una sociedad democrática no debería admitir. La prostitución es un privilegio masculino y funciona como un comercio entre hombres: unos hombres – por medios diversos, combinando violencia, engaño, opresión racial y explotación de situaciones de pobreza – condicionan a unas mujeres, las deshumanizan y las ofrecen como mercancía a otros hombres. Esa es la realidad. Por supuesto, no sólo hay mujeres en situación de prostitución. También hay hombres, personas transexuales… Pero los “clientes” son siempre hombres. El consumo femenino de sexo de pago es irrelevante. La prostitución quizás sea la más genuina de las instituciones patriarcales.

Los colectivos que defienden la legalización de la prostitución siempre andan exigiendo que distingamos entre prostitución forzada, resultado de la trata, y “voluntaria”. Una exigencia exclusivamente dirigida, por cierto, al feminismo abolicionista, nunca a los “clientes”. Pero la cuestión de la libertad no es pertinente cuando hablamos de prostitución. Sobre todo si la disociamos del verdadero problema, que es de la igualdad. Vale la pena recordar que la abolición de la esclavitud americana no consistió en decir que los negros que quisieran podían abandonar los campos de algodón de los terratenientes sureños. Lincoln no ahondó en la subjetividad de Kunta Kinte, ni del Tío Tom. Planteó que ningún ciudadano tenía derecho a poseer, comprar o vender a otro ser humano. En eso consiste la abolición de la esclavitud – y, cabe esperar, de esa forma persistente de esclavitud que constituye la prostitución: la supresión de un privilegio. Una supresión jurídica que, aunque no suponga ni mucho menos la desaparición de aquella relación de opresión, sí obliga a los poderes públicos a trabajar para su erradicación y representa, en ese sentido, un progreso inestimable para la humanidad.

Pero, volvamos al sindicalismo. Lo que está en cuestión no es que las mujeres inmersas en el mundo de la prostitución se organicen – cosa que no topa con ningún impedimento jurídico, sino con las condiciones de violencia, el férreo control de las mafias proxenetas y los estragos físicos y psicológicos que padecen esas mujeres. En el mejor de los casos, podríamos imaginar asociaciones de ayuda mutua. Pero en ninguna circunstancia podría hablarse de sindicatos.

En distintos países existen organizaciones que se presentan como “sindicatos de trabajadoras sexuales”. En general, esas entidades se caracterizan – dicho de modo suave – por la escasa presencia de mujeres en sus filas y por el hecho de concentrar su actividad en una propaganda de los parabienes de la prostitución, recusando de manera calumniosa del pensamiento abolicionista. No tengo noticia de que, en parte alguna, dichos “sindicatos” hayan negociado ningún convenio, contrato laboral o mejora de las condiciones de trabajo de las mujeres cuyos intereses dicen defender. Y es que, sencillamente, eso no es posible. ¿Cuáles serían los términos de un convenio del ramo de la prostitución? ¿En qué consistiría un Estatuto de la Trabajadora Sexual? Por ejemplo… ¿cuál sería la edad legal para empezar a ejercer la prostitución? ¿Habría una formación profesional y contratos de aprendizaje? ¿Cómo se establecerían las tablas salariales? ¿Por el número y la naturaleza de los “servicios”? ¿Tendrían derecho las mujeres a rehusar clientes o a rechazar determinadas prácticas? ¿Tendrían, por ejemplo, la obligación de seguir ejerciendo durante la menstruación o durante el embarazo? ¿Se reconocerían las enfermedades sexualmente transmisibles como enfermedades profesionales? Pero, sobre todo, si algo semejante llegase a plasmarse en un papel, ¿alguien cree posible el control, por parte de la Inspección del Trabajo, de un convenio incluyendo algún límite a la explotación de las mujeres? Si consideramos la experiencia de Alemania, con una amplia red de millares de burdeles, la patronal proxeneta puede dormir tranquila. La legalización no ha supuesto una mejora en la protección de las mujeres. Al contrario, al fomentar la demanda, se ha incrementado la trata – procedente sobre todo de Europa del Este – para satisfacerla. Y, con todo ello, los circuitos ilegales de prostitución.

Bajar de la nube de los discursos de auto-consumo y aterrizar sobre el arduo terreno de la articulación práctica de las mejoras materiales – no hay nada más práctico y concreto que el sindicalismo –, nos lleva a darnos de bruces con la realidad: un mundo donde la integridad y la dignidad humanas son pisoteadas, negadas por la propia naturaleza de la relación que se establece en la prostitución. Lo que hace que no sea sindicable. Situándonos en un elemental enfoque sindical, una supuesta actividad profesional que, como es el caso de la prostitución, conlleva los niveles de mortalidad, drogodependencias y enfermedades que certifican la OMS y multitud de estudios – incluidos los de países donde, legalizado, el comercio sexual se expande – debería ser tan proscrita como antaño lo fue el trabajo infantil en las minas de carbón. Sin contar con las consecuencias de normalizar la prostitución desde el punto de vista de los derechos de las mujeres en el mundo del trabajo.

Por otra parte, ¿de qué derechos hablan quienes arguyen que habría que reconocer la prostitución como un trabajo? ¿Hablan acaso de la regularización administrativa de tantísimas extranjeras pobres que nutren los contingentes de mujeres prostituidas en los clubs de carretera y las calles de los polígonos? ¡Nadie lo desea tanto como las abolicionistas! Porque nada facilitaría tanto la salida de la sordidez de la prostitución por parte de esas mujeres como disponer de papeles. ¿Hablamos de cobertura social? Nada impide a una mujer que ejerza la prostitución inscribirse en la seguridad social en régimen de autónoma, cotizar y acceder a las prestaciones correspondientes. Si eso no ocurre, no es porque alguna ley lo prohiba, sino porque las mujeres que se encuentran en situación de prostitución no gozan de la libertad y el desparpajo de quienes hablan en su nombre como supuestas sindicalistas – y que empiezan por minimizar el fenómeno de la trata y el control mafioso como si fuesen algo residual. Las leyes de extranjería, las violencias de los proxenetas, la ignorancia, las adicciones, la pérdida de autoestima y de autonomía personal… En una palabra: la propia realidad destructiva del mundo de la prostitución es lo que aleja a las mujeres incluso de derechos que, formalmente, ya tienen.

Pero, aparte de lo dicho, aún nadie ha formulado, ni concebido, un derecho sindical propiamente dicho susceptible de implementarse en las relaciones laborales del pretendido “trabajo sexual”. Sólo escuchamos discursos sobre el “empoderamiento” que hacen las delicias de una izquierda de matriz postmoderna que se ha socializado muy poco en el mundo del trabajo y de un feminismo sin arraigo de clase. Sería muy recomendable recuperar la memoria histórica y la continuidad de movimientos feministas tan ejemplares como el que representaron en su día las “Mujeres Libres” de la CNT. En los años treinta y en plena guerra contra el fascismo, no disponían todavía de las herramientas conceptuales y los descubrimientos que ha ido forjando el feminismo en décadas ulteriores. Sin embargo, sí entendieron como nadie la solidaridad con las mujeres prostituidas, a quienes veían como las hijas más humilladas y oprimidas de la clase obrera y a quienes había que devolver a un lugar digno de la sociedad. Y eso, levantándose contra los privilegios y el dominio de los hombres… empezando por los de la propia CNT. (Ver el magnífico trabajo de Nekane Jurado, “Lucharon contra la hidra del patriarcado: Mujeres Libres”, editado por Eusko Lurra fundazioa).

En resumen: no es el derecho de asociación lo que está amenazado por el gobierno, sino el derecho de las mujeres a no ser prostituidas lo que está en peligro ante el poderío de las industrias del sexo. Unas industrias que generan enormes beneficios y que quieren seguir expandiéndose. Y unas industrias que despliegan campañas publicitarias muy eficaces, con mensajes específicos para seducir a cada colectivo de las bondades de una prostitución adaptada a sus respectivas ideas. Ante las feministas, se evoca el derecho al propio cuerpo. A los anticapitalistas, se les habla de auto-organización. A los sindicalistas, de derechos laborales. En Alemania hubo hace algún tiempo una campaña promocional, ofreciendo descuentos a los clientes que acudiesen al burdel en bicicleta. ¿Quién dijo que la prostitución está reñida con la ecología? Si hemos de atenernos al revuelo que se ha formado estos días – e incluso a las dudas aparecidas en las filas de algún sindicato de clase – hay que reconocer que esas maniobras de confusión funcionan.

En la prostitución, los únicos derechos que prevalecen son los de proxenetas y puteros. Para que triunfen los de las mujeres son necesarios cambios legislativos que nos saquen del actual limbo jurídico. Pero no en el sentido que querrían los proxenetas, deseosos de instalarse en el panorama social como respetables empresarios. Necesitamos con urgencia una legislación inspirada en el modelo abolicionista feminista nórdico, que despenalice y proteja a las mujeres y, por el contrario, castigue la compra de servicios sexuales. Sin demanda, no habría prostitución, ni trata. A no ser que creamos que la prostitución constituya un derecho del hombre.

Lluís Rabell (2/09/2018)

https://acciofeminista26n.files.wor...

Fuente: https://lluisrabell.com/2018/09/02/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La escuela

Tortuga Antimilitar - 7 September, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El contrato anulado por el gobierno supone menos del 1% de las ventas de armas a Arabia Saudí durante la guerra en Yemen

Tortuga Antimilitar - 6 September, 2018 - 00:05

Desde 2015, año de inicio del conflicto, España ha exportado armamento por valor de 932 millones de euros, según cifras de la Secretaría de Estado de Comercio.

Las ONG se han reunido con la secretaria de Comercio para exigir el cese total de las exportaciones de armas al país saudí por el peligro de que sean usadas en la guerra de Yemen.

Icíar Gutiérrez / Ana Ordaz

El 25 de marzo de 2015, una coalición internacional dirigida por Arabia Saudí atacó desde el aire a las milicias de los hutíes en Yemen, uno de los países más pobres de Oriente Medio. Era el inicio de la guerra que, desde entonces, golpea a la población del país árabe. Aquel año, armas valoradas en casi 546 millones de euros salieron de las fronteras españolas con destino a Arabia Saudí, un 46% más que en 2014.

El mismo año en que comenzó la guerra de Yemen, el Gobierno popular autorizó contratos para vender, durante los años siguientes, armamento valorado en 584 millones de euros a la monarquía del Golfo. Entre los tipos de armas que España permitió exportar al país saudí había rifles, obuses, municiones, torpedos, misiles. Entre ellas estaban las 400 bombas de precisión láser cuya venta ha sido frenada por el Ejecutivo de Sánchez ante el riesgo de que pudieran utilizarse para bombardear Yemen.

Su precio ascendía a 9,2 millones de euros, lo que representa apenas un 1,5% del resto de exportaciones autorizadas ese mismo año y menos del 1% del total de las armas suministradas durante la guerra, según los datos que la Secretaría de Estado remite al Congreso de los Diputados.

"La paralización es una buena noticia, pero hablamos de un contrato pequeño y de un tipo de arma especialmente sospechoso de poder ser utilizado en combate. Si estas armas fueran localizadas en un futuro en el escenario de combate, con el revuelo que eso supone, podría haber supuesto un problema más gordo para este Gobierno", opina Jordi Calvo, coordinador del Centre Delàs d'Estudis per la Pau. "Es la primera vemos que se frena un contrato de esta manera, porque a veces se han denegado a otros países pero de forma discreta. Ahora se ha hecho así por la voluntad de lanzar el mensaje de que son diferentes al anterior Gobierno", sostiene el experto.

Desde 2015, España ha suministrado armas valoradas en 932 millones de euros y ha autorizado la venta de material de defensa por 1.235 millones a Arabia Saudí. Su exportación pudo producirse ese mismo año o en los posteriores. "En el año 2006, las ventas eran de 5 millones de euros. En los últimos años han sido de 932. A medida que Arabia Saudí lideraba la coalición ha aumentado este comercio de armas. Es inaceptable, porque la participación de este país en la guerra de Yemen ha seguido implicando bombardeos en hospitales, mercados y autobuses", apunta Esteban Beltrán, director de la rama española de Amnistía Internacional. "Enviando cada vez más armas, España ha estado poniendo en riesgo a la población civil, porque no hay forma de garantizar que no lleguen a Yemen", agrega.

El órgano encargado de dar luz verde o frenar los contratos de las empresas españolas ante el riesgo de que incumplan la ley, que prohíbe la venta de armamento a países en conflicto o que puedan retransferirlo, es la Junta Interministerial Reguladora del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso (JIMDDU). Cuando una empresa de armamento consigue un contrato pide autorización a la Junta, que debe contrastar con la normativa qué se puede aprobar y qué no.

Este organismo, cuyas deliberaciones son secretas, está presidido por Xiana Méndez, secretaria de Estado de Comercio, del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Con ella se han reunido este martes las ONG agrupadas en al campaña Armas Bajo Control (AI, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón), que han reclamado el cese total de las exportaciones de armamento al país árabe que puedan ser utilizadas para cometer crímenes de derecho internacional contra la población civil en Yemen.

Durante el encuentro, el Gobierno ha confirmado a las organizaciones que está "revisando" estas exportaciones, tal y como anunció tras el bombardeo que se cobró la vida de decenas de menores el pasado 9 de agosto, y que "tomará una decisión" a lo largo de este mes. Las ONG tendrán sus ojos puestos en la comparecencia de Méndez programada para este viernes en la Comisión de Defensa del Congreso y también a la próxima reunión de la JIMDDU, a mediados de septiembre.

"Aquí se confirmará si el Gobierno va a seguir vendiendo o no armas a Arabia Saudí. La revisión que están haciendo es positiva, pero debe significar también la suspensión, que no se autoricen más ventas de armas, y así se lo hemos pedido. Así que veremos si la decisión de anular el contrato es puntual o refleja la tendencia que se va a seguir. ¿Se dejará de mandar armas o van a seguir vendiéndolas con excepción de las bombas?", señala Beltrán.

Después de años comercializando centenares de millones en armamento al país saudí, el anuncio, a juicio de Calvo, "demuestra una incoherencia importante". "La respuesta parlamentaria que hemos recibido sobre este asunto recientemente es la misma que en otras ocasiones: que tienen informes de Arabia Saudí de que no serán usadas en Yemen y confían en su palabra. Si ahora una pequeña parte levanta esta sospecha y se ha cancelado es porque creen que será utilizada. Esto significa que el Gobierno desconfía ahora de las autoridades saudíes. ¿Cuándo comenzó esta desconfianza, qué saben?", se pregunta el coordinador del centro catalán.

"Para mantener esta nueva coherencia se debería comenzar a cancelar contratos anteriores, incluyendo las cinco corbetas", apunta, en referencia al acuerdo firmado con el astillero público Navantia para la construcción y venta de cinco naves. "Quizás esta denegación sea el preludio de la autorización de las corbetas, preparar el terreno para decir que se denegará aquello que pueda afectar al conflicto, cuando los buques de guerra tienen una función en la estrategia militar para los bloqueos marítimos, vital en el caso de Yemen", agrega.
Uno de los principales compradores de España

En los últimos años, Arabia Saudí se ha convertido en uno de los principales clientes de la industria de defensa española. En 2017, ocupó el quinto puesto entre los mayores compradores, solo por detrás de tres países de la Unión Europea (Alemania, Reino Unido y Francia) y Turquía. Aquel año, entre el armamento que adquirió el país árabe había un avión de transporte, drones, plataformas para morteros, granadas de mortero, munición de artillería, equipos de detección y cámaras de infrarrojos, además de material de doble uso, es decir, productos de habitual uso civil que pueden ser aplicados en el uso militar, como los ordenadores.

"Todas las licencias relativas a munición fueron acompañadas de certificados de último destino con estrictas cláusulas de no reexportación y uso fuera del territorio del país", señala la secretaría de Estado en el último informe. Sin embargo, actualmente no existe ningún método oficial para su control una vez que sale de nuestras fronteras. El anterior Gobierno aseguró estar elaborando un "protocolo" para esta vigilancia que, según ha trasmitido el Ejecutivo de Sánchez a las ONG, está "casi finalizado", pero para su aplicación tendrá que contar con el visto bueno del país destinatario, según matiza Alberto Estévez, coordinador de la campaña.

Otra de las novedades técnicas anunciadas a las organizaciones ha sido, indican, la futura puesta en marcha de un certificado de venta en el que el Gobierno receptor se comprometa por escrito a no usar las armas adquiridas contra la población civil. Sin embargo, según explican, el Ejecutivo no ha recogido una de las principales demandas de la sociedad civil para acabar con el "secretismo" que envuelve a estas negociaciones: revocar el acuerdo e 1987 que clasifica como secretas las actas de la JIMDDU.

Los millones de euros facturados entre el 2015 y 2017 han convertido a España en uno de los mayores proveedores mundiales de armas a Arabia Saudí. En estos años, ha ocupado el cuarto puesto en la lista de los principales exportadores de armas a la monarquía del Golfo, según las bases de datos del Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), que utiliza su propio indicador, el TIV (Trend Indicator Values), para poder comparar las transacciones de armas de forma uniforme teniendo en cuenta los costes de producción y corrigiendo las diferencias entre monedas.

Arabia Saudí es, actualmente, el segundo mayor importador de grandes armas de todo el planeta, según las cifras del SIPRI. También le suministran material de defensa otros países europeos como Francia, Italia y Reino Unido, así como EEUU. "Esto responde a una muy elevada demanda de armas para convertirse en potencia militar y regional, y esto ha convertido a Arabia Saudí en uno de los compradores más importantes del mundo", analiza Calvo.

Mientras tanto, cada vez son más las voces que apuntan con el dedo a las autoridades saudíes equipadas con armamento fabricado en Occidente. Las últimas, las de un grupo de expertos de Naciones Unidas que ha acusado al país de cometer posibles crímenes de guerra en Yemen, que sigue siendo escenario de la peor catástrofe humanitaria del mundo.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un buque saudí vuelve a atracar en Santander para cargar armas con destino a Yemen

Tortuga Antimilitar - 6 September, 2018 - 00:00

Efectivamente. Anuncian a bombo y platillo la cancelación de una venta de bombas a Arabia Saudí, pero se les olvida decir que esa venta en concreto no es más que una pequeña parte del enorme negocio de comercio de armamento a la dictadura árabe. La cual, como es sabido, se encuentra inmersa en guerras regionales francamente cruentas. Argumento que por otra parte no debería tener importancia. Vender material bélico es inmoral, se le venda a Arabia Saudí o se le venda al Dalai Lama.

Los políticos gobernantes se apuntan un tanto propagandístico ante la opinión pública, mucha de la cual solo se enterará del gesto cacareado de la cancelación del pedido de bombas, al tiempo que mantienen vivo el negocio en su magnitud principal. Negocios que, como también es sabido, proporcionan tremendas comisiones a quienes deciden y a quienes intermedian. Lo dicho, se ríen de nosotr@s a mandíbula batiente.

Nota de Tortuga.

El Bahri Hofuf recala de nuevo en la capital de Cantabria en pleno debate estatal por la venta de armas para el conflicto bélico en Oriente Medio

Los sucesivos atraques en Santander de este barco con armamento de guerra despiertan el rechazo social y político en esta comunidad

Rubén Alonso

En pleno debate nacional sobre la venta de armas a Arabía Saudí, el Bahri ha vuelto a atracar en la madrugada de este miércoles en el puerto de Santander para proveerse de material de este tipo con destino a la guerra de Yemen. Lo ha hecho a las 6.00 de la mañana, tal y como se recoge en el registro de la Autoridad Portuaria, y está previsto que abandone los muelles de Raos esta misma noche.

Este buque saudí ya ha recalado en la capital de Cantabria en varias ocasiones, tras haber sido expulsado del puerto de Vizcaya por la presión social. En esta región también ha generado rechazo su presencia, y colectivos como Pasaje Seguro han denunciado su actividad llegando a recoger 18.000 firmas contra ella y han convocado concentraciones para mostrar su repudia.

De hecho, la reacción social ha provocado que el tema llegara al Parlamento de Cantabria, que también se posicionó en contra de la utilización del puerto de Santander para el tráfico de armas e instó al Gobierno de España a cumplir los acuerdos internacionales que firma "para evitar el transporte de armas que van a ser utilizadas para la violación de derechos humanos".

Asimismo, el Ejecutivo autonómico también manifestó su repudia al atraque de barcos en Santander con destino a la guerra, y el grupo parlamentario Unidos Podemos cuestionó al entonces Gobierno de Rajoy si había incoado expediente sancionador contra el buque saudí por navegar sin el sistema de señalización conectado.

Este nuevo atraque se produce dos días después de que el Ministerio de Defensa haya paralizado un contrato de exportación de 400 bombas de precisión láser con destino al país de Oriente Medio, por valor de 9,2 millones de euros autorizado en 2015 por Pedro Morenés (PP). No obstante, esta anulación supone el 1% de las ventas de armas que lleva a cabo España a Arabía Saudí desde que comenzó el conflicto hace tres años.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

El ejército español se prepara para deshacerse de 50.000 militares mayores de 54 años

Tortuga Antimilitar - 5 September, 2018 - 00:00

De Irak y Bosnia al paro: 50.000 militares mayores de 45 años, al borde del despido

Fernando H. Valls

Joaquín -nombre ficticio pues todaía se encuentra en activo- tiene 41 años y lleva dieciocho años trabajando en la Armada. Ha servido en Irak, Afganistán, Bosnia y ha retirado chapapote de las cosas gallegas tras el desastre del Prestige. Su última misión fue en Somalia, en la 'Operación Atalanta', luchando contra la piratería en el Índico. Pero su vida laboral en las Fuerzas Armadas tiene fecha de caducidad. Cuando cumpla 45 años deberá abandonar su puesto de trabajo y marcharse a la cola del SEPE, el antiguo Inem, en busca de un nuevo futuro. Como Joaquín se encuentran más de 50.000 militares.

Las cifras oficiales de las que dispone la subsecretaría de Defensa, y a las que ha tenido La Información, ofrecen una idea de la dimensión del problema. En los próximos veinte años un total de unos 53.000 militares rasos se quedarán en el paro al cumplir los 45 años. Habrá de media cada año más de 2.500 familias que se quedarán sin empleo, siendo los años 2027 y 2029 los momentos con bajas más severas (4.218 y 4.335 afectados, respectivamente). Además, solo en esta legislatura 3.129 soldados se quedarán sin trabajo, coincidiendo con un periodo en el que la creación de empleo se está ralentizando.

Militares que serán despedidos al cumplir los 45 años.

Las Fuerzas Armadas, por tanto, se convertirán en una "máquina de fabricar parados" en los próximos años. El partido que más está luchando contra esta problemática es Unidos Podemos. "Para nosotros los problemas de la gente son nuestra prioridad", explica Juan Antonio Delgado. "Por eso estamos luchando contra esta injusticia", añade el diputado que, además, es guardia civil en excedencia. De momento hay en marcha una subcomisión en el Congreso que puso en marcha el PSOE mientras estaba en la oposición y que ya se está alargando durante dos años (se puso en marcha en 2016).

Podemos ha propuesto a través de una Proposición No de Ley (PNL) paralizar todos los despidos en el Ejército de Tierra, Aire y Armada mientras se encuentra una solución, pero Defensa no está haciendo caso a la iniciativa, que fue apoyada por PSOE y Ciudadanos. De esta forma, la sangría de despidos en los tres ejércitos continúa día tras día. Solo este 2018 serán despedidos más de 500 militares y el año que viene serán 1.000 los afectados. Y solo durante este verano 87 profesionales se han quedado en paro.

El problema de estos más de 50.000 militares es un 'vacío' en la la Ley de Tropa y Marinería, aprobada durante el Gobierno de Zapatero en 2006. En dicha legislación se contemplaba la posibilidad de que los militares rasos pudieran homologar su trayectoria en el Ejército, pero dicha equiparación académica para la escala de tropa no se ha desarrollado con el Ministerio de Educación. De esta forma, los militares de base que no han ascendido por diferentes circunstancias durante sus años en las Fuerzas Armadas se quedarán en el paro sin título alguno y con un horizonte laboral complicado. Se da la circunstancia, además, de que la franja de edad que comprende a los mayores de 45 años es una de las más golpeadas por el desempleo.

Los militares que firmaron su compromiso con las Fuerzas Armadas hasta los 45 años sabían desde el primer día que cuando cumplieran esa edad tendrían que abandonar su trabajo. Han tenido unos años para poder ascender y, de forma paralela, garantizarse una plaza. En sus manos estaba, por tanto, amarrar su futuro laboral. Pero hay militares que no han podido, por circunstancias personales, ascender en este tiempo. Joaquín, por ejemplo, tuvo un hijo con parálisis cerebral y se volcó en el cuidado de su pequeño. Algo similar le ocurrió a María -identidad que tampoco es real-, legionaria en activo, que ha superado un cáncer y a quien ahora no le queda tiempo para ascender.

Entre los más de 50.000 afectados por estos despidos inminentes hay militares de todo tipo. Muchos han servido a España en misiones de paz, han recibido cruces al mérito militar y otros reconocimientos, distintivos OTAN... Y se van a quedar en la calle con veinte años de experiencia, pero con un horizonte profesional y personal en el aire. Para conseguir un futuro laboral digno para estos militares nació la iniciativa #45sindespidos, que amenaza con manifestaciones masivas en las calles si no reciben respuestas por parte del Gobierno.

Fuente: https://www.lainformacion.com/espan...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Estrella fugaz

Tortuga Antimilitar - 5 September, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Mujeres sublevadas del Reino de Arabia

Tortuga Antimilitar - 5 September, 2018 - 00:00

La noticia de la ejecución de la activista Esra al Ghamgham afortunadamente fue falsa. Si la intención de quien la lanzó fue “erosionar la imagen” del régimen de Al-Saud, bastaba sólo con reflejar la realidad de la sociedad que ha creado con los parámetros de la Edad Media. Las noticias hay que contrastarlas, vengan de donde vengan. De hecho, los grupos feministas de Oriente Próximo (¡y no los confundan con las llamadas “feministas islámicas”, portavoces del tramposo oscurantismo feminizado!), no la dieron.

A la medida que se intensifica la lucha por el progreso de la sociedad civil del Reino de Arabia (denominación utilizada por las fuerzas progresistas de este país que así eliminan el apellido de la tribu que se ha apoderado del estado), aumenta la represión del régimen que además de fundamentalista, es de extrema derecha. Según la organización pro derechos humanos Reprieve, la tasa de ejecución en Arabia se ha duplicado desde el ascenso del príncipe Mohammed bin Salman, el Trump saudí, en junio del 2017. Además de comprar el silencio de la prensa occidental sobre la guerra de Yemen, Mohammed “ha vendido” Jerusalén a EEUU, traicionando a los palestinos, ha patrocinado a los grupos terroristas, y no ha dudado en utilizar métodos de mafia secuestrando a los jeques millonarios para exigirles el rescate. ¿Cuánto y a quiénes pagó el reino para que le integraran en la Comisión de la Condición Jurídica de la Mujer de la ONU, para (¡agárrense!) “promocionar la participación igual de las mujeres en asuntos políticos y públicos: ¡Un zorro en el gallinero!

Ersa que fue detenida en 2015 junto con su esposo Moussa al-Hashem y otras siete personas en la región Qatif, se encuentra bajo la custodia de la temible policía política saudí (que suele utilizar torturas para conseguir “confesiones” de autoculpabilidad), y sus vidas siguen en peligro. El Tribunal Penal Especializado (SCC), creado en 2008 para juzgar casos del terrorismo, ha solicitado la pena de muerte para todas y sus destinos se decidirán los próximos meses. El SCC sentenció a muerte al aspirante de ser el Jomeini de Arabia, el clérigo chiíta, Nimr al-Nimr en 2016 y otros siete compañeros suyos. Al ser una dictadura que prohíbe cualquier formación política y civil secular, las únicas alternativas que se presentan (y sin que realmente la fuesen) son religiosas.

La región petrolífera de Qatif, que alberga la principal refinería y también la terminal de exportación del país y por la desgracia de al-Saud es de mayoría chiita, vive continuas protestas sociales desde 1979 y su militarización no ha hecho más que aumentar la tensión. La discriminación por pertenecer a una minoría religiosa junto con las deficiencias en las infraestructurales y los servicios básicos fueron motivos del levantamiento popular en el marco de las Primaveras árabes del 2011, duramente reprimido. En el mayo del 2017, la policía mató por disparos a un niño y un hombre paquistaní durante una manifestación.

Aunque Riad ha ratificado la Carta Árabe de Derechos Humanos del 1994, que propone la pena capital solo en caso de “crímenes más graves” o “circunstancias excepcionales”, la aplica para numerosos “delitos” no violentos que incluyen el activismo político, tráfico de droga, adulterio, homosexualidad, renegar del islam (como el caso del poeta palestino Ashraf Fayadh), e incluso brujería, a pesar de que es la Biblia que la condena a muerte (“A la hechicera no dejarás que viva”, Éxodo 22:18), no el Corán.

La clase burguesa de los países dictatoriales, por su propio bien e interés, deberían recibir cursos de sus colegas europeos de cómo mantener e incluso ampliar su poder sin recurrir a esa desmesurada brutalidad.

El estatus de subgénero de la mujer

El 19 de mayo pasado, sólo un mes después de que a bombo y platillo se anunció que las mujeres ya tenían derecho a conducir, el régimen detuvo a varias feministas, entre ellas Iman al Nafyan, Luyain al Hazlul, Aziza al-Yousef, y Aisha al-Manea, acusándolas de “conspiración contra el Estado”, o sea, contra la familia gobernante. Su objetivo no es otro que silenciar la voz de quienes exigen la abolición del sistema de “tutela” que considera a las mujeres como seres con discapacidad mental necesitada del permiso de un wali (tutor varón): aunque pueda conducir un Ferrari o pilotar un avión, para salir de casa debe tener la autorización de un hombre. ¿En qué mundo viven? ¡Hace 55 años, la soviética Valentina Tereshkova pilotó la nave Vostok 6 para ir a dar un paseo por el espacio, y hoy se ofrece para viajar al Marte! ¿Estos señores realmente piensan que son más inteligentes y capaces que Angela Merkel, por ejemplo, quien dirige uno de los países más poderoso del planeta desde el 2005? Mientras consideran “progreso” sexualizar las olimpiadas del Río del 2016, permitiendo la participación de sus atletas siempre que estén totalmente tapadas, e incluso proponen el regreso de la Edad Media con unos Juegos Olímpicos sin mujeres, desconocen que hace 82 años España y Europa Occidental tuvieron su primera mujer ministra, la anarquista Federica Montseny.

En el Reino de Arabia, aunque usted sea una científica divorciada de 50 años debe tener el permiso de su hijo de 16 para hospedar en un hotel, viajar, tener pasaporte o casarse. Es más: si le detienen, tras cumplir su condena, si su maldito “tutor” no va a recogerla, seguirá en la cárcel: ¡Una mujer ‘suelta' provoca “fitna” (caos) social, poniendo patas arriba el orden cósmico! ¡Cuánta perversión enfermiza en esta mirada sexual a la mujer y al hombre! Y encima obligan a las mujeres llevar el velo y oscuro porque ellas “representan la tenebrosidad de los deseos”, y ellos que se visten de blanco, son la manifestación de la Luz. El control sobre la mitad de la población, utilizando además el terror, es una estrategia política: será más fácil dominar a la otra mitad, los hombres. La mayoría de los edificios públicos, incluidas oficinas, bancos y universidades, transporte público, parques y playa tienen entradas separadas para los diferentes sexos.

Desde la cuna hasta la tumba, la mujer no puede decidir su vida, y pasa de ser la propiedad de un hombre a otro: es, curiosamente, la misma imagen de las bodas semíticas en la que el padre “entrega” a su hija a su nuevo vigilante, quien puede repudiarla cuando le apetezca, mientras ella para librarse de él debe alegar un motivo “razonable” para el juez religioso. Y si tienen hijos, la madre es una simple portadora (hameléh) de niños engendrados por él, y nunca la tutora natural ni legal de sus vástagos: en determinados casos sólo podrá tener la custodia. De hecho, en los documentos de identidad no hay ninguna referencia a la madre, y el titular ha nacido sólo del padre: ¡cosas de la naturaleza!

No hay ninguna reforma real en este capitalismo religioso que mejore la situación de las mujeres: el Príncipe Heredero del régimen más misógino del mundo sólo está utilizando la “carta de mujer” en sus jugadas políticas, mientras está aumentando la represión social contra un pueblo que ya se rebela. A falta de una estructura democrática del poder, cualquier reforma o conquistas del pueblo podrá ser revertidas fácilmente. Es imposible la igualdad de los ciudadanos y la justicia social bajo un sistema teocrático aunque Fátima Mernissi afirme lo contrario.

Seguimos pidiendo la liberación inmediata e incondicional de mujeres y hombres activistas del Reino de Arabia. Aún estamos a tiempo para parar la espada de los verdugos.

Diario Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Colombia: La guerra nos tiene hostigados

Tortuga Antimilitar - 4 September, 2018 - 00:00

Bibiana Ramírez
Agencia Prensa Rural

Desde que las FARC-EP dejaron de existir en el nordeste antioqueño como grupo armado, hace dos años, el conflicto se ha recrudecido, ya son más grupos los que se disputan el territorio, sobre todo los que surgieron de la desmovilización de las AUC y que se han fortalecido en regiones donde antes no podían entrar y donde también el ELN sigue operando como grupo guerrillero.

Las comunidades celebran que desde esos dos años no hay bombardeos ni enfrentamientos armados, pero se preocupan por las nuevas formas de hostigamiento que foráneos están aplicando. El miedo de hoy está desarticulando toda posibilidad de organización, de trabajo comunitario porque ya todos desconfían o porque son amenazados.

En la alerta temprana Nº 052 de junio de 2018, emitida por la Defensoría del Pueblo, dice que 31.333 habitantes de Remedios y 41.711 habitantes de Segovia están en situación de riesgo. “A través de la intimidación y el ejercicio de la violencia, los grupos armados ilegales pretenden preservar el poder político y económico instalado durante la guerra que impide la denuncia y la desobediencia de la población civil, ante la posibilidad del desplazamiento forzado o la muerte, como medidas de retaliación y aleccionamiento”, relata el documento.

Entre enero y marzo de 2018 ocurrieron 17 asesinatos en Remedios y Segovia según el Departamento de Policía de Antioquia. “Llama la atención que en ninguno de los casos la Policía Departamental identifica los grupos armados ilegales como los presuntos autores, ni alude al conflicto armado como la posible causa de las muertes, limitándose a señalar que el 52,64 % de los casos ocurrió por venganza, el 29,41 % por intolerancia social y con un 5,88 % para cada una de las siguientes causas posibles: problemas personales, ajuste ilegal de cuentas, problemas personales y abuso sexual”, afirma la alerta temprana.

El último acontecimiento sucedió el 12 de agosto en la vereda Lejanías, de Remedios, donde tres hombres armados sacaron de la casa a Hernán Adrián Zapata y lo asesinaron. Vendía elementos para el hogar, contaba con el permiso de la junta de acción comunal para realizar dicha actividad y apenas llevaba ocho días en la vereda, así lo denunció la Corporación de Acción Humanitaria por la Paz y la Convivencia del Nordeste Antioqueño, Cahucopana.

Queda demostrado que en las veredas de estos municipios hay restricción a la vida cotidiana de las comunidades y que están sometidas a los intereses y el control de los grupos armados.

Riesgos para las comunidades

Décadas atrás los campesinos del nordeste tuvieron que huir de la guerra, aguantar hambre, reinventarse cada día, ver morir a familiares y amigos. Con la esperanza de que esa guerra terminaría, algunos retornaron a sus tierras y empezaron nuevamente a organizar sus vidas. Antes corrían hacia el monte mientras pasaba todo, ahora ya no hay tiempo para esconderse porque las tácticas de esa guerra han cambiado.

Varias personas de diferentes veredas hacen un panorama de lo que les toca vivir diariamente y de los miedos a los que se enfrentan, por ejemplo el de decir sus nombres.

El Ejército y la Policía que llegaron con el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación, ETCR, pero no se han ganado la confianza de los habitantes de Carrizal. Desconfían de los grupos de Whatsapp que tienen para recibir denuncias. El Ejército hace seguimiento con drone a personas que están a cinco minutos del caserío. Hay sobrevuelos de helicópteros que lanzan luces de bengala. Realizan actividades cívico militares que ponen en riesgo a la población porque todavía hay presencia de ELN.

“Las organizaciones hemos tenido que reducir la influencia en las comunidades. Carrizal era un ejemplo organizativo y hoy no es el 30% de lo que era. Hay consumo excesivo de droga y alcohol. Se permite que militares de civil y con armas entren a fiestas”, dice un campesino y agrega que muchos desconocidos van a preguntar por el ETCR o personas de allí.

En la vereda Camelias, después de las nueve de la noche nadie se puede mover en moto por la restricción que tiene el ELN. Se pasean hombres de negro, armados y encapuchados.

Necesidades insatisfechas

Las comunidades tuvieron la esperanza de ver llegar la inversión social. Por ejemplo el tema de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial se convirtieron en un negocio para el Estado. “Nos hacían reuniones, nos ponían a firmar y ahí legalizaban la plata. Van dos años trayendo gallinas y esas gallinas no han llegado, se las comió el zorro de Cañaveral a Carrizal”. Las vías no han mejorado y es como un chiste ver una carretera de treinta kilómetros y pavimentados cuarenta metros, por lo que la alcaldía de Remedios hizo fiesta y lo promocionó como la gran obra de infraestructura.

En Camelias hace dos años están pidiendo un profesor para 18 niños de primaria. La alcaldesa se comprometió y la Gobernación de Antioquia también, pero aún tienen que caminar una hora y media para llegar a Plaza Nueva donde está la escuela, lo que ha generado deserción escolar.

Hace seis meses pusieron la energía en algunas veredas, en Carrizal están pagando entre 80 y 150 mil pesos. El que se atrasa un mes le llega 1 millón 700 mil pesos, cobrando la conexión y el contador. No les entregan el recibo personalmente sino que envían el paquete de recibos a un local comercial y ahí los dejan, a otros les llega a veredas distintas. Tampoco saben si es en Segovia o Remedios el pago, pues a una persona le puede llegar en las dos municipios. No hay una verdadera asesoría por parte de Empresas Públicas de Medellín que son los que prestan el servicio. No les han explicado cómo se lee la factura, sólo paguen, si no se las cortan y los endeudan.

“A una casa le cobran como a una cantina. Por tener un bombillo, una nevera y un televisor llegan 300 mil pesos de cuenta. Tanto que deseamos tener la energía pero ahora es un problema más grande teniéndola. Hay comunidades que le están diciendo a EPM que la retiren y que se lleven sus cables porque no pueden pagar lo que les cobran”. Además deben pagar alumbrado público que no existe, recolección de basura cuando nunca entra un carro y otros cobros.

Casas de refugio humanitario de paso

Ante todo este panorama que no es muy alentador, Cahucopana creó casas de refugio humanitario de paso en las veredas Lejanías y Camelias como mecanismo alternativo y preventivo para salvaguardar la vida y la integridad de las comunidades minero campesinas ante una crisis humanitaria que pone en alto nivel de riesgo a los habitantes de Remedios y Segovia.

Además crearon una granja integral de aprendizaje en Camelias para recuperar el arraigo con la tierra y lo más importante, volver a sembrar alimento. “Es un momento en que tenemos que sembrar comida, porque se vienen tiempos duros. Hay que revivir los colectivos para volver a la solidaridad, para saber qué pasa el vecino y en qué le puedo ayudar. Estamos débiles, pero hemos sobrevivido porque nos hemos organizado”, dice Gerardo Acero, líder de Cahucopana.

Fuente original: https://prensarural.org/spip/spip.p...

Tomado de Rebelión

Categorías: Tortuga Antimilitar

Morir de cárcel

Tortuga Antimilitar - 4 September, 2018 - 00:00

Andrea Momoitio

Periodista remasterizada y coordinadora de @pikaramagazine

Las noticias que consiguen atravesar los muros de las prisiones casi nunca son buenas noticias. Estos días, directamente desde Alcalá Meco y a través de la cuenta de Twitter del periodista Guillermo Martorell, hemos podido saber que Francisco E.M ha muerto en prisión. Había sufrido un fuerte golpe en la cabeza, tras caerse por unas escaleras, que ha podido ser la causa de su fallecimiento. Fue atendido, según relatan sus compañeros, en la enfermería de la cárcel, pero seguía encontrándose mal al volver a su celda. Algunos presos pidieron que le dejasen en observación, pero su petición fue ignorada. A la mañana siguiente, Francisco estaba muerto.

Martorell relata también las dificultades a las que se están enfrentando los compañeros de Francisco para exigir una investigación que pueda esclarecer si ha habido alguna negligencia. Denuncia que la muerte de Paco es una evidencia más de que la prisión no “cumple con las garantías sanitarias, ni humanitarias mínimas para que allí viva cualquier preso, ni social, ni político”.

Justo ahora se cumplen dos años desde que murió, también en prisión, Luis Manuel Acedo. Yo no lo sabía, claro, pero su madre, Toñi, ha aparecido de sorpresa en mi muro de Facebook para recordarme que su hijo ya no está con ella. Es una de las fundadoras del grupo Familias frente a la crueldad carcelaria. Creo que no hace falta que explique a qué se dedican. Tras su muerte, la familia de Luis puso una querella contra el médico y el subdirector médico del módulo 25 del centro penitenciario de Picassent, donde Luis complía condena, denunciando el “abandono médico, el trato inhumano y degradante” que sufrió durante la enfermedad que le provocó la muerte. Tenía cáncer de páncreas con metástasis en el hígado, pero cuando se lo detectaron ya estaba muy avanzado. La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias aprobó su excarcelación dos meses antes de que muriera. Pero era demasiado tarde. Es más fácil que el tiempo se les eche encima a los olvidados.

Algo parecido le ocurrió a Xosé Tarrío González, autor de Huye, hombre, huye, un libro imprescindible para comprender cómo funciona la violencia penitenciaria. Víctima de numerosas torturas, humillaciones y aislamientos, Tarrío murió también poco después de ser excarcelado. Desde entonces, su madre ha denunciado en infinidad de ocasiones que su hijo no murió de VIH/SIDA, que su hijo murió de cárcel. Acusado de robos menores, varios intentos de fuga acabaron por condenarle a pasar la mayor parte de su vida en prisión. En su diario, Tarrío analiza con una lucidez heladora las instituciones penitenciarias y sus formas de actuar. Nos señala, a todos y a todas, en cada línea. Después de una de las innumerables palizas escribió: “La sociedad podía sentirse orgullosa de la rigurosa aplicación de las leyes que la regían y del espectáculo que ofrecen diez hombres golpeando a otro, desnudo e indefenso. Debía sentirse orgullosa, pues todo aquello se ejecutaba en su nombre”. Pocas instituciones nos señalan y definen tanto como sociedad como las instituciones carceleras.

Entre sus muros, aislados, los y las presas viven y mueren en silencio. Algunos, los considerados presos políticos, logran que sus demandas tengan algo de eco fuera. A las y los presos sociales o comunes les cuesta más ser escuchados. No siempre ha sido así. En los 70, la Coordinadora de Presos en Lucha, COPEL, logró que sus gritos resonasen con fuerza fuera de los muros de las cárceles. Aprobada la Amnistía política del 77, cientos de presos y presas sociales se organizaron en las prisiones españolas para denunciar, entre otras cosas, la situación de abandono y vulnerabilidad en la que se encontraban. Entonces ya exigían que se cumpliese su derecho a una salud integral, denunciaban negligencias médicas y las reticencias institucionales para permitirles ser atendidos fuera de prisión cuando su estado de salud lo requería.

La historia de la Coordinadora ha sido narrada, de una manera brillante y bella, en Las cárceles en llamas. El movimiento de presos sociales en la transición, una obra de César Lorenzo. Todavía hoy, el derecho a una salud digna e integral en prisión parece un reto difícil de alcanzar. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía lleva más de 10 años denunciando que los presos tienen derecho a “una atención sanitaria en igualdad de condiciones a la recibida por la población libre y, sin embargo, no sucede así”. Ahora, han lanzado la campaña #SanidadenPrisión. Explican que uno de los problemas más graves es que “la red sanitaria de atención primaria de las prisiones está aislada y gestionada por la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias (SGIP)”. Por ello, exigen que “los servicios sanitarios, dependientes de Instituciones Penitenciarias, sean transferidos a las comunidades autónomas para su plena integración en los correspondientes servicios autonómicos de salud”. Así está previsto en la Disposición Adicional sexta de la Ley 16/03, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud, que no se cumple.

Pocas cosas, salvo las condenas, se cumplen en las cárceles. Esos lugares lúgubres donde nos dicen que encierran el peligro, diseñados, sobre el papel, para la reinserción. Pocas mentiras del Estado de derecho son tan sangrantes como esa.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Crisis política y desesperanza general

Tortuga Antimilitar - 3 September, 2018 - 00:00

Uno de los efectos perversos de nuestra crisis nacional es, sin duda, la desesperanza que está contaminando a la mayoría de las personas. Nace de la angustia de no ver ningún horizonte desde el cual podamos atisbar una solución salvadora. Emerge la sociedad del cansancio y de la pérdida de la alegría de vivir.

Son las consecuencias de la falta de sentido, de que todo continuará con la misma lógica, hecha de corrupción, de falsificación de noticias (fake news) y de la realidad, difamación generalizada, la dominación de los poderosos sobre las masas abandonadas a su destino.

Esta desolación proviene también de la percepción del futuro de nuestro mundo y de la humanidad, importa poco lo que pueda suceder. Bien lo observó el Papa Francisco en su encíclica “Sobre el cuidado de la Casa Común”: «las predicciones catastróficas no pueden subestimarse con desprecio e ironía. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiadas ruinas, desiertos, basura. Dado que el estilo de vida actual es insostenible, sólo puede terminar en una catástrofe» (n. 161). Pero, ¿quién piensa en todo esto a no ser los que se mantienen al día acerca del discurso ecológico mundial?

Por lo tanto, además de las múltiples crisis que nos oprimen y nos hacen sufrir, tenemos esta sombría amenaza de naturaleza ecológica.

En este contexto, vuelven los pensamientos de molde nihilista, como los del Nobel de biología Jacques Monod: «Es superfluo buscar una sensación objetiva de la existencia, porque simplemente no existe. Los dioses están muertos, el hombre está solo en este mundo» (El azar y la Necesidad, Vozes 1979, p. 108). O lo que el famoso Claude Levi-Strauss que tanto amaba a Brasil dejó escrito en sus admirables Tristes Trópicos (1955): «el mundo comenzó sin el ser humano y terminará sin él. Las instituciones y costumbres que he pasado toda mi vida en inventariar y comprender son una floración pasajera de una creación en relación a la cual no tienen sentido, a no ser, tal vez, el que permite a la humanidad desempeñar su papel» (n. 477).

¿Pero es que el ser humano no es lo inverso de un reloj? Éste funciona por sí mismo y continúa según sus mecanismos internos, pero el ser humano no es un reloj. Funciona correctamente cuando está en armonía permanente con el Todo lo que lo envuelve por todos los lados y lo sobrepasa. Por lo tanto, debemos dejar de lado todo antropocentrismo y asumir una lectura más holística del sentido de la vida.

El pensamiento del físico británico Freeman Dyson (*1923) es diferente: «Cuanto más examino el universo y los detalles de su arquitectura, más evidencia encuentro de que el universo sabía que un día, en el futuro, los seres humanos naceríamos» (Disturbing the Universe, 1979, p. 250). Casi con las mismas palabras lo dice el gran cosmólogo contemporáneo, Brian Swimme (The Universe Story, 1996, p. 84).

Las tradiciones espirituales y religiosas son un himno al sentido de la vida y del mundo. Por esto, el gran estudioso de las utopías, Ernst Bloch, en sus dos grandes volúmenes de El principio esperanza observaba: «donde hay religión, siempre hay esperanza».

La cuestión del sentido es inaplazable. Cito aquí al más crítico de los filósofos, Immanuel Kant: «Que el espíritu humano abandone definitivamente las cuestiones metafísicas (del sentido del ser y de la existencia) es tan poco probable como esperar que nosotros, para no respirar aire contaminado, dejemos de respirar de una vez por todas» (Prolegomena zu einer jede kunftigen Metaphysik, A 192, vol. 3, pp. 243).

Que el Cristo del Corcovado se haya escondido detrás de las nubes no significa que ha dejado de existir. Él está allí encima de la montaña, extendiendo sus brazos y bendiciendo a nuestra población sufrida.

En el Brasil de hoy debemos recuperar la esperanza de que el legado final de la presente crisis será la configuración de otro tipo de Estado, de política y de partidos, de justicia e incluso del destino mismo del país.

Termino con el profeta Jeremías, que vivió en el tiempo de la esclavitud de Babilonia bajo el rey Ciro. Los habitantes de Babilonia se burlaban de los judíos porque ya no cantaban sus canciones y, desanimados, colgaban sus instrumentos sobre las ramas de los sicómoros. Le preguntaron a Jeremías: «¿Tú tienes esperanza?», a lo que él respondió: «Tengo la esperanza de que el rey Ciro, con todo su poder, no podrá impedir que nazca el sol». Y yo añadiría: no podrá impedir el amor y los niños que de ahí nacerán y renovarán la especie humana.

Alimentamos una esperanza similar de que aquellos que han provocado esta crisis, que han roto la Constitución y no han seguido los dictados de la justicia, no prevalecerán. Saldremos purificados, más fuertes y con un mayor sentido del destino al que está llamado nuestro país, para beneficio de todos, empezando por los más pobres, y para toda la humanidad.

Fuente: http://www.servicioskoinonia.org/bo...

Tomado de Rebelión

Categorías: Tortuga Antimilitar

Extravagancias turísticas: Pagar por vendimiar, rodar porno o ir a la guerra

Tortuga Antimilitar - 3 September, 2018 - 00:00

Esteban Ordóñez Chillarón

Viajar ya no es un acto revolucionario. Desplazarse de un lugar extraño, sumergirte en arquitecturas y urbanismos diferentes, contemplar otras formas de cotidianidad distintas a la tuya.

Estas actividades, de tan accesibles, frecuentes y masivas, se tornan planas para muchos, dejan de sorprender. A la vez, dejan de dispensar la preciada sensación de exclusividad, de estar emprendiendo un camino poco explorado.

Por descontado, no se puede trasladar la necesidad de sorprender a los turistas a los territorios receptores ni a sus habitantes. La masificación no impide que quienes saben mirar logren exprimir la riqueza de un destino.

Pero hay quienes necesitan una novedad demasiado obvia; o quienes desean compensar la falta de estimulación interna con una estimulación externa bien empaquetada.

Hace unos años, RTVE emitió el documental Las nuevas rutas turísticas en el que ya se veían ejemplos de un turismo inusual y que, en algunos de los casos, sobrepasan la frontera de la ética y el ridículo.

El documento retrata una jornada de la actividad Caminata Nocturna. La aventura se localiza en el Estado de Hidalgo (México), que cuenta con un 80% de población emigrada a Estados Unidos. «Jóvenes turistas adinerados disfrutan lo que otros sufren a la fuerza», explica el narrador. Los turistas pagan por vivir una noche desesperada intentando cruzar la frontera.

La empresa lo prepara todo para una experiencia realista: un falso contrabandista con pasamontañas, persecuciones falsas de la policía fronteriza durante horas, arrestos violentos simulados. Al finalizar, uno de los turistas afirmaba con sonrisa de satisfacción que hubo momentos en los que sintió miedo de verdad.

Los responsables lo plantean como una actividad cuyo fin es concienciar y generar empatía con quienes arriesgan la vida para escapar de la miseria. Algunos turistas lo entienden así; otros buscan el espectáculo.

En cualquier caso, Caminata Nocturna se organiza con visión de negocio. ¿Es ético? ¿Esta ruta define más a quienes la organizan para ganar algo de dinero o a quienes acuden a ella a disfrutar de una dosis controlada de sufrimiento?

El documental menciona otros ejemplos: pasar una semana en un rodaje porno, fotografiando lo que se pueda, tocando lo que se pueda; actividades extremas de supervivencia; o viajes para participar en rituales chamánicos.

Hay ejemplos más locales. El enoturismo es un sector creciente. En 2016 dejó 49 millones de euros en España. Es la cultura gourmet en retroceso. El turista va a los museos y las bodegas a preguntarse, quizá, qué hay detrás de las botellas en las que gasta tanto esfuerzo intelectual y tanto dinero al cabo del año.

Pero dentro de esta corriente se crean paquetes insólitos. Unos amigos de un pueblo de La Mancha compartieron por WhatsApp un cartel en el que se definía una actividad que les hizo echarse las manos a la cabeza: una jornada en un viñedo, arrancando las racimos de las cepas, preparando el fruto, probando el mosto.

El mensaje publicitario decía algo como «aprende la técnica de recolección de la uva», e incluía palabras que cebaban una imagen de naturaleza plácida y pureza. La conclusión del grupo fue tajante: «Cómo son estos de la capi. Pagan por ir a vendimiar».

Este tipo de turismo que maquilla de autenticidad esnob lo que, sencillamente, es un trabajo que desloma, no se limita a los cultivos, también se extiende a la ganadería.

Vacaciones en la guerra

Un poco menos arriesgado que vendimiar a pleno sol es el turismo de guerra. Hay agencias que organizan viajes a zonas que padecen conflictos activos como Siria o Afganistan.

El diario chileno Publimetro refirió la historia de Andrew Drury, un constructor británico de 50 años, que fue perseguido en el Congo. Drury se vio de pronto perseguido, huyendo despavoridamente de la muerte. Cuando logró salvarse, en plena orgía de endorfinas, supo que había encontrado una nueva pasión.

Empezó a viajar a países como Somalia, Irak, Afganistán o Chechenia. Estuvo a 500 metros de la zona talibán. Si lo miramos con los ojillos sedientos de épica, podemos definirlo como cazador de riesgos; si lo miramos estando en nuestros cabales, como un inconsciente.

Agencias como Ingle Internacional organizan viajes de gran peligro. Los clientes ansían cada vez más pisar Siria o Irak. El director Robin Ingle explicó a La Tercera el perfil de los participantes:

«Ahora hay viajeros extremos que insisten en actividades del más alto riesgo o en zonas muy riesgosas. Hemos tenido que salvar a algunos cuando están en problemas. En un área de alto riesgo nunca se puede saber quién es amigo o qué sucederá».

No se busca la simulación, sino el peligro real. No se trata de visitar una zona de interés a pesar del peligro, sino de zambullirse en el propio peligro.

Estas rutas se nutren de la existencia de la tragedia. Si no hubiera guerras, tendrían que inventarlas para satisfacer a estos viajeros. Y eso, en un mundo que cada vez confunde más los deseos con los derechos, da bastante miedo.

Fuente: https://www.yorokobu.es/turismo-ext...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Fabricación de armas

Tortuga Antimilitar - 3 September, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

En la base de la Sierra de Llamas por Quintanilla de Justel (Zamora)

Tortuga Antimilitar - 2 September, 2018 - 00:00

javier sainz

El notable investigador Carlos Flores, en su obra titulada "Arquitectura popular española", cita y realza a Quintanilla de Justel como una de las poblaciones más atractivas y sorprendentes del oeste de la Península. Subraya la elevada significación plástica de todo el núcleo, formado por inmuebles construidos con paredes de piedra y cubiertas de pizarra. Remarca la disposición en dos plantas de las viviendas, provista la superior de corredores de madera a los que se accede por escaleras externas. Aprecia cierto primitivismo, pero insiste sobre todo en la carencia de elementos perturbadores y en el equilibrio estético dominante.

Han pasado ya cuarenta y cinco años desde la publicación de tal estudio y los caracteres que pondera todavía poseen vigencia. Bien es verdad que se han derribado algunos edificios, sustituidos por otros de nueva hechura y mejor habitabilidad, pero, en general, el pueblo mantiene un intenso tipismo, una armonía que fascina.

Su casco urbano se ubica en zona llana, en el fondo de un valle húmedo y fecundo. Por los alrededores se extienden prados siempre verdes, irrigados por las copiosas corrientes del arroyo Valtorno y de otros cauces menores. A su vez, las laderas aparecen ocupadas con bosques intrincados, formados fundamentalmente por robles, quedando amplios espacios baldíos, invadidos por una densa maraña de escobas, brezos, carqueisas? Parte de esos eriales se ha reforestado con pinos aún jóvenes. En fincas antaño cultivadas, además de algunos otros frutales, permanecen viejos castaños que descuellan por su corpulencia.

La localidad, integrada en el ayuntamiento de Justel, se suele considerar como un barrio de ese pueblo más importante, del que dista poco más de kilómetro y medio. Eclesialmente, depende también del mencionado Justel, de su parroquia de Santiago, ya que para los cultos sólo cuenta con una modesta ermita. No obstante, al poseer un término diferenciado, funcionó como un concejo autónomo; un núcleo autosuficiente similar a los otros de la provincia. Siempre fue un lugar pequeño, ahora con pocos residentes en los inviernos; pero presenta los edificios concentrados, con lo que sus calles están bien definidas. Las hallamos cuidadosamente pavimentadas, en intenso contraste con los lodazales del pasado. En sus rótulos leemos los nombres de calle de Astorga, del Centro, de la Iglesia, del Pilar... Al deambular por ellas encontramos rincones sugerentes, en los que se preservan con fidelidad las huellas del pasado. Son bastantes las casas que mantienen esas formas antiguas antes señaladas. Sobresalen los balcones, muy estéticos, con antepechos realizados con tablas recortadas que marcan figuras geométricas, entre las que se incluyen cruces y rosetas. Gratos y frescos realces agregan las parras colgadas de algunos de ellos. Preciso es remarcar el edificio que acogió las escuelas. Exhibe unas formas recias y austeras, desprovistas de cualquier liberalidad ornamental, pero de una dignidad descollante, perfectamente adaptada a la actividad didáctica que acogió. Bien cerca se ubica un parque biosaludable, con unos pocos aparatos para que las personas mayores realicen ejercicios gimnásticos y de mantenimiento.

Ubicada en posición excéntrica, la fuente que surtió de agua potable a los vecinos muestra formas vetustas. Su manantial se protege con una recia bóveda de medio cañón, impermeabilizada a su vez por una cubierta formada con grandes losas dispuestas a doble vertiente. A su lado existen unos muretes que limitan un pequeño espacio. En ese rincón acotado existen diversas pilas de piedra que sirvieron para lavaderos, ocultas ahora por hierbajos y junqueras. Mucho más modernas son otras fuentes, sin uso en nuestros días, situadas en ciertas encrucijadas. Se crearon con cemento y cuentan con un pilón octogonal.

El centro religioso y espiritual del lugar ya señalamos que es una sencilla ermita. A pesar de su humildad aparece cuidada con esmero, habiéndose beneficiado por una minuciosa y bien lograda restauración. Han repuesto sus tejados y consolidado los muros, rejuntándose sus piedras tras eliminar los enfoscados. Por el exterior destaca su espadaña, cuyo remate es un rústico frontón un tanto agudo, ornado con bolas laterales y una delicada cruz en su cima. De su único vano cuelga una pequeña aunque sonora campana, casi un esquilón. La puerta queda al resguardo de un pórtico acogedor. Si tenemos la suerte de encontrarla abierta y podemos acceder al interior, lo hallaremos todo limpio y bien mantenido. Descuella el retablo mayor, barroco, con formas y aderezos realzados por una matizada policromía y el brillo de los dorados. En el nicho principal se entroniza la imagen del santo patrón, san Bartolomé, al cual le dedican las fiestas principales cada 24 de agosto. Otra celebración importante tiene lugar el tercer domingo de mayo, en honor a la Virgen del Pilar.

Conocido el núcleo urbano, no menos llamativo es su término. Cualquier punto de los alrededores posee atractivos suficientes para trazar una interesante ruta. Dispuestos a elegir entre todas las opciones, decidimos ascender hacia las faldas de la cercana Sierra de Llamas. Esa alineación montañosa es una de las estribaciones de la Sierra de la Cabrera, uno de sus ramales más extremos. Pese a ser cadena secundaria, varias de sus cumbres superan los 1200 metros de altitud, que en la cúspide del Carrizoso llegan a ser 1305, unos 400 por encima de las cotas medidas en el pueblo. Asimismo esas crestas marcan las lindes con la vecina provincia de León, situándose al otro lado la comarca de la Valdería.

Salimos de entre las casas por el camino que enlaza con la carretera general hacia el noreste. Uno de los últimos edificios por este lado muestra unas formas sumamente pintorescas. Posee escasa envergadura, por lo que aparece bien visible su rústica techumbre, impermeabilizada con losas de pizarra muy desiguales. Pero su mayor gracia proviene de la enorme y singular chimenea. Presenta una configuración que, a escala menor, evoca a las pagodas orientales, con tejadillos decrecientes creados con lajas recortadas.

Un poco más adelante alcanzamos el cauce del arroyo Valtorno. Sus corrientes se precipitan por rápidos y cascadillas, generando un delicioso chapoteo. Una plataforma moderna, que sustituye al tradicional pontón de antaño, permite el acceso a las cuestas orientales. A su lado se emplaza un primer molino que, debido a esa vecindad, es conocido como de la Puente. Es un inmueble pequeño, con paredes de piedra y un amplio tejado con aleros salientes. Por los alrededores se extiende una campa sombreada por árboles vigorosos. Poco más arriba quedan las ruinas de otro molino, el Tufo, derruido casi por entero en nuestros días. Siguiendo con la serie, algunos metros por detrás topamos con la Tahonica, un tercer ejemplo, hundido parcialmente. Frente al penoso estado actual añoramos su bucólica figura anterior, recostada humildemente junto al soberbio viaducto de la carretera, situado a la misma orilla. Atendiendo a esa gallarda obra vecina, la vemos formada por tres sólidos arcos, más otro vano auxiliar, tramados con dovelas de granito. Aprovechando su existencia, cruzamos hacia el norte. En ese lado, apoyado en peñas agrestes, se encuentra un último molino, el Nuevo; que en nuestros días se halla en proceso de restauración, por lo que su permanencia está garantizada. Alguna otra factoría se recuerda, perdida desde hace bastantes décadas. En su conjunto se origina una interesante secuencia de este tipo de establecimientos que deseamos pueda rehabilitarse en su integridad. En los espacios inmediatos han instalado un grato merendero. La sombra la ponen castaños muy viejos, de troncos huecos, enormes, carbonizados por los sucesivos incendios, pero aún vivos. Bien cerca, las aguas del arroyo se precipitan saltando en sonora cascada. Caen desde una de las presas que desviaron las corrientes hacia los caces molinares. Se origina así un rincón bucólico, fresco y grato, uno de esos parajes similares a los ensalzados en las églogas pastoriles por poetas tan excelsos como Fray Luis de León.

Unas decenas de metros más arriba la vegetación existente a orillas del cauce fluvial se adensa tanto que resulta casi impenetrable. Por ello nos desviamos hacia la derecha, hacia el oriente. Lo hacemos campo a través y por cuesta empinada, rompiendo entre la maleza, no muy desarrollada en esta parte. Ya en una rasa superior buscamos un primer cortafuegos y muy cerca otro segundo, más ancho y marcado. Poco más allá, en una bifurcación, optamos por el ramal de la izquierda. Enfilamos así directamente hacia la sierra, la cual se levanta poderosa, bien a la vista. Transitamos por un tramo bastante monótono hasta empalmar con una pista, con franjas laterales desbrozadas, utilizada por vehículos todoterreno. Esa vereda faldea por la cadena serrana casi por su base. Por ella nos dirigimos hacia el oeste, hasta alcanzar la propia cabecera del valle. Tras salvar de nuevo el curso del Valtorno viramos ahora hacia el mediodía. Con esa dirección vamos a dar al punto donde se ubica del depósito municipal de aguas. Todo este trecho, grandioso y solitario, permite contemplar paisajes ásperos y bravíos. En esos contornos domina la vegetación arbustiva, rebrotada tras incendios destructores. Su pujanza ha borrado las señas de tiempos pretéritos mucho más humanizados. Por aquí pastaban los rebaños locales hasta hace unas pocas décadas, marcándose además rodales de fincas cultivadas. Ahora sólo deambulan animales salvajes.

Debido a la inexistencia de sendas que nos permitan algún atajo, proseguimos por la pista principal. Atrás dejamos un amplio estanque y una cruz de madera situada junto a una pequeña poza. Accedemos así hasta las afueras de Justel y, tras atravesar la carretera, por las campas situadas al norte de sus últimas casas empalmamos con el camino tradicional que enlaza con Quintanilla. Iniciamos de inmediato una larga bajada acompañados de un arroyuelo cuyos caudales se precipitan burbujeantes. Nos introducimos a la vez en un bosque denso y sombrío. Ya muy abajo la arboleda se aclara para permitir espacio a fincas cultivadas. Tras ellas alcanzamos el fin del trayecto allí donde lo comenzamos.

Fuente: https://www.laopiniondezamora.es/za...

Categorías: Tortuga Antimilitar

A ritmo de rap, un niño trabajador paraguayo rechaza los cuarteles y pide educación

Tortuga Antimilitar - 2 September, 2018 - 00:00

Con un acto cultural cerró este sábado el X Encuentro de Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores de América Latina y el Caribe.

En ese espacio, Thiago Coronel tomó el micrófono y con un rap recordó a los niños que murieron en la Batalla de Acosta Ñu durante la Guerra de la Triple Alianza, matanza que según el pequeño artistas, los capitalistas ignoran.

Pero hizo especial énfasis sobre la situación actual del Paraguay. Entre sus críticas resalta la aprobación de las notas reversales de Yacyertá, que ahora queda en manos de Argentina.

También se dirigió al gobierno de Mario Abdo Benítez y a sus políticas proyectadas para niños y jóvenes.

Desde su campaña electoral, el mandatario había reivindicado el Servicio Militar Obligatorio. Es más, ahora el ministro de la Juventud, Felipe Salomón trabaja en un proyecto para modificar su reglamento, aunque todavía se desconocen los detalles.

Al respecto Thiago fue contundente con su canción y dijo: “Los jóvenes piden educación y no cuarteles”.

El niño va a la escuela y trabaja en un taller de bicicletas en Asunción junto a su tío y de acuerdo a la publicación del movimiento que integra, le gusta arreglar las cámaras de las ruedas y "lo hace porque quiere".

Es que dentro de algunos años tendrá la edad requerida para ir al servicio militar y para entonces no se sabe qué normativa regirá, pero por las palabras del niño trabajador, se puede entender su contundente rechazo a convertirse en soldado.

Este pronunciamiento coincide con los estudiantes secundarios, que con protestas exigen mayor inversión en el sector educativo.

La organización a la que pertenece se distancia del trabajo infantil forzoso, en el que solo se benefician las personas que explotan a los niños y adolescentes, entre ellos sus propios familiares.

Forma parte de una realidad no solo paraguaya, sino de la región, donde los afectados a través de intercambio de experiencia se reconocen como sujetos sociales, protagonistas de los cambios que se irán generando.
Declaración

Miembros del Movimiento Latinoamericano y del Caribe de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (MOLACNATS) se congregaron en Asunción entre el 12 y 18 de agosto, en coincidencia con el Día del Niño que se recordó el jueves pasado.

Desde Bolivia, Perú, Argentina, Ecuador, México, Venezuela, Colombia y Guatemala vinieron para debatir sobre sus derechos.

El encuentro terminó con una declaración en la que describen a los gobiernos actuales como autoritarios y sin sensibilidad hacia la realidad social.

“Vemos con preocupación que referentes del Gobierno que asumió en Paraguay, criminaliza a adolescentes y jóvenes ofreciendo cuarteles como respuesta a la situación de pobreza entrando en incoherencia y contradicción al compromiso firmado para el cumplimiento de los derechos de la niñez y adolescencia”, expresa parte del comunicado y al que también hizo referencia Thiago.

También menciona cómo les afecta la pobreza y la corrupción, que lo único que hace es emporar las condiciones de vida de los trabajadores.

En este sentido los activistas advierten que se mantendrán en alerta y movilización permanente para que se respeten sus derechos.

Fuente: https://www.ultimahora.com/al-ritmo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Imitaciones

Tortuga Antimilitar - 1 September, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Siria: Por el comunismo libertario y la autoorganización

Tortuga Antimilitar - 1 September, 2018 - 00:00

Contra Trump, Putin, Assad y el yihadismo

Establezcamos la hipótesis de ver frente a nosotros a cinco asesinos, ladrones, estafadores, mentirosos, sádicos y otras cosas, junto a nuestro mejor amigo, de cuya corrección moral estamos razonablemente seguros y que, incluso si tuviera algún cadáver en el armario, sería sin duda poca cosa respecto a los otros cinco caballeros citados, entre lo que, como se diría en Roma, el más limpio tiene roña. Los seis en cuestión están encerrados en una habitación y han entablado una lucha mortal, con alianzas efímeras de geometría variable, mientras en el momento actual nuestro amigo está en el punto de mira de todos. En una situación similar debería ser retórica la pregunta de a quién ayudar. Sin embargo…

Salgamos de la metáfora y entremos en el mundo real del enfrentamiento entre potencias que se ha desencadenado en Siria y zonas limítrofes; aquí los intérpretes del drama son los siguientes:

1.- Los Estados Unidos de América, la principal nación capitalista del mundo, aparte de la mayor potencia imperialista mundial, que soporta a sus espaldas un genocidio y un número impresionante de acciones e invasiones militares –directas o indirectas, evidentes u ocultas– contra los pueblos de casi todo el planeta.

2.- La Federación Rusa, nación capitalista que, tras un periodo de decadencia, está reconquistando rápidamente el estatus de segunda nación imperialista en el mundo y que, también, tiene un currículo criminal muy respetable.

3.- La República de Turquía, país capitalista, bailarín menor, miembro oficial de la alianza militar dominada por los Estados Unidos de América, se distingue desde hace tiempo por una política de represión de la oposición interna y de las minorías étnicas, mientras que recientemente ha decidido destacarse por su apoyo, nada velado, a las tropas yihadistas –el Daesh en primer lugar– con una buena dosis de veleidad imperialista, aunque sea en tono menor.

4.- La República Árabe de Siria, otro país capitalista menor, que destaca igualmente por una política de represión a la oposición interna y a las minorías étnicas, aparte de por una estructura institucional dictatorial, y es tradicional aliado en la región de la Federación Rusa.

5.- Los diversos grupos yihadistas, organizaciones de mercenarios degolladores a sueldo de la mejor oferta, caracterizados todos –el Daesh especialmente– por la voluntad de crear una nación capitalista en el mundo árabe, todos ellos con miles de crueldades a sus espaldas.

6.- Los diversos grupos étnicos, grupos políticos e individuos que se han reunido en torno a la propuesta política del confederalismo democrático, que quieren superar tanto la realidad de la organización política estatal y jerárquica como las formas económicas capitalistas, y que han conseguido parcialmente hacer realidad estas ideas en algunas zonas del nordeste de Siria. Están bajo el fuego o dejados de lado por todos los sujetos citados anteriormente, con el riesgo concreto de que lo que es en este momento el experimento social más próximo a los sueños de todo aquel que tiene un corazón que late a la izquierda, sea destruido.

Tampoco aquí, en la realidad efectiva, debería haber duda sobre dónde alinearse para todos los que –grupos o individuos– se declaren anticapitalistas. Sin embargo, las cosas van por otro lado, al menos para algunos. En el semanario anarquista italiano Umanità Nova hemos documentado cómo se ha iniciado una campaña de descrédito hacia el confederalismo democrático y sus aliados de las Brigadas Internacionales, que se basaba y se basa en el hecho de que en algunas operaciones bélicas contra el Daesh, la YPG y las formaciones aliadas habrían atacado paralelamente a las fuerzas estadounidenses. Hoy, en cambio, la suerte de lo que –repitámoslo– es el experimento social más próximo en este momento a las esperanzas nacidas con el movimiento obrero y socialista, parece en ciertas áreas autodenominadas antiimperialistas quedar en segundo plano y poder ser consideradas totalmente sacrificable respecto a los intereses de la Federación Rusa y de la República Árabe de Siria.

Si hace algunas décadas estas realidades se denominaban “socialistas” y por ello se habría podido, si no aceptar, al menos entender la lógica de lo expresado más arriba, hoy, cuando estos Estados han abrazado la lógica del capitalismo, la cosa asume caracteres grotescos: grupos políticos que ondean banderas rojas y hacen constantes proclamas anticapitalistas se reducen, en la práctica concreta, a hacerse apologetas y palanganeros de un grupo de países capitalistas contra otros. Por cerrar con otra metáfora, hoy es como si asistiésemos al espectáculo de fervientes militantes por la legalidad burguesa poniéndose al lado de la mafia italiana contra las mafias rusas porque estas son consideradas en la actualidad como el verdadero “anti-Estado” y la italiana ha sido rehabilitada como ejemplo del pleno respeto a la ley.

Enrico Voccia

Publicado en el Periódico Anarquista Tierra y Libertad, julio de 2018: https://www.nodo50.org/tierrayliber...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Feminismo y anarquismo

Tortuga Antimilitar - 1 September, 2018 - 00:00

La Historia nos demuestra que los acontecimientos nunca suceden de manera casual; son consecuencia de una larga serie de circunstancias, de muy diversos tipos y orígenes, encadenadas entre sí.

Tanto el feminismo como el anarquismo tuvieron como antecedentes numerosas historias de desigualdades, injusticias y atropellos y su enclave histórico se sitúa en una sociedad decimonónica donde la burguesía, gestante de la revolución industrial y política, veía como la clase obrera se revelaba cansada de soportar todas las cargas sin poder disfrutar de los privilegios. Pero hay ciertos aspectos que diferencian fundamentalmente la lucha de los trabajadores de la específicamente femenina. En la primera se da una conciencia de clase que no existe entre las mujeres, ya que ellas se sienten mas unidas a los varones de su propio status que a sus compañeras de género pertenecientes a status diferentes. Así mismo, habría que añadir la escasa conciencia social femenina, consecuencia de muchos siglos de sumisión y tutelaje. Es cierto que hubo pensadores como Stuart Mill que se implicaron en la defensa de los derechos femeninos, pero ninguna revolución puede hacerse sin sus protagonistas. La mujer tenía que suprimir una mentalidad que la alienaba al varón y aprender a valorarse y sentirse autosuficiente..

El sentido de confusión en que se han movido históricamente los vocablos feminismo y anarquismo, contribuye a que, tanto las personas defensoras como las detractoras de estos términos, descarguen sobre ellos golpes ciegos sin saber muchas veces que defienden o que combaten.

El feminismo primitivo, propulsor del derecho de la mujer a una participación política, ha dado paso a numerosas formas de feminismo que sería demasiado largo analizar. Algunas de ellas ven al hombre como un oponente a quien combatir a cualquier precio, pero no son esas las que interesan a las mujeres anarquistas, ya que estas consideran al varón como un compañero que necesita ser concienciado, ya que se encuentra tan castrado por la sociedad patriarcal como la propia mujer.

Feminismo y anarquismo no son dos ideas contrapuestas, sino complementarias. Ambas aspiran a una sociedad formada por seres iguales, libres y responsables. El anarquismo lucha por la emancipación del individuo y, como tal, también por la mujer, pero ella sabe que solo puede llevarse a cabo una revolución igualitaria si todos los individuos que participan en ella lo hacen en las mismas condiciones.

El problema de la emancipación femenina no surge de la diferenciación genética entre hombre y mujer, ya que las desigualdades biológicas que separan a ambos son muy escasas. La falta de entendimiento entre los dos géneros que forman la Humanidad se genera en un ejercicio de poder.

La subordinación de la mujer al hombre no se ha debido nunca a cuestiones de tipo biológico, sino ideológico y económico.

Salvo en casos excepcionales, debido a situaciones de privilegio, la mujer no tuvo conciencia de su opresión como género hasta finales del s. XVIII. En 1791, la Revolución Francesa asumió en parte las inquietudes femeninas con la publicación de "Los derechos de la mujer y la ciudadana", que redactó Olimpia de Gouges basándose en la Declaración de los Derechos del Hombre. Casi simultáneamente, Mary Wollstonecraft, seguidora ideológica de Saint Simón y Fouriere, publicaba en Gran Bretaña "Vindicación de los derechos de la mujer" y provocaba una catarsis en una sociedad donde los derechos femeninos eran inexistentes y las normas legales sometían a la mujer a una total obediencia y dependencia del varón. Este debía ser ciegamente obedecido por las mujeres de su familia, era quien fijaba el domicilio conyugal, quien debía autorizar a la compra o venta de cualquier bien y quien se quedaba con todo el patrimonio en caso de separación o abandono.

No obstante, debido a la indiferencia social, las corrientes de opinión favorables a la emancipación femenina no tomaron cuerpo hasta mediados del s.XIX . Mujeres como Flora Tristán, E. Cady Stone o Lucrecia Mott sembraron las primeras semillas de rebeldía. Numerosos grupos femeninos se organizaron en Francia, EE.UU. y Gran bretaña, y salieron a la calle solicitando su derecho al voto como elemento de presión política para conseguir ciertas mejoras. Incluso hubo inmolaciones a favor de la causa, como el suicidio de Emily Davison que se arrojó a los pies de los caballos que corrían el Derby de Epsom..

Así comenzó un imparable movimiento sufragista que sería el germen del feminismo. Millicent G. Fawcett fundó en Gran bretaña una asociación que, tras cincuenta años de lucha consiguió en 1918, una ley aceptando el voto de las mujeres mayores de 30 años. Así mismo, Emmeline G. Pankhurst fundó en Londres, en 1903, la Unión Femenina Social y Política y Brunschwing, en 1909, fue la creadora de la "Unión Francesa para el Voto de las Mujeres".

En Alemania hasta 1908, se consideraba a la mujer solo apta para "el hogar, los niños y la iglesia" y en Gran Bretaña, universidades tan prestigiosas como Oxford Harvard o Candbridge, seguieron manteniendo cerradas sus puertas a la mujer. Ni la burguesía ni el proletariado facilitaban la incorporación social del mundo femenino. Pese a todo, una nación tras otra fue reconociendo el derecho de las mujeres al voto, con excepción, entre otras, de Francia y Suiza.. Pero como pudo comprobarse muy pronto, el voto no había dado a la mujer su libertad y, tras un corto letargo, el feminismo surgió de nuevo con otras reivindicaciones y metas diferentes.

Paralelo al despertar de la conciencia femenina en el S. XIX, estaba tomando cuerpo el anarquismo. William Godwin (1756-1936) atacaba la propiedad privada y acusaba al estado de basar su existencia en la fuerza y en la opresión del individuo y posteriormente Proudhon (1809-1865), que también condenaba la propiedad privada, rechazaba la actividad política y defendía un sistema social en el cual la libertad no surgiría de un orden, sino que sería el origen del mismo..

El Anarquismo nunca hizo diferenciación de géneros, pero sus ideólogos, resultado de la época que les tocó vivir, ignoraron por completo a la mujer.

Fue la Revolución Industrial, con la incorporación de millones de mujeres al trabajo asalariado, quien sirvió como revulsivo a una situación en exceso injusta; aunque bien es verdad que el cambio se inició muy lenta y paulatinamente. La sociedad burguesa admitió a la mujer en el mundo laboral, pero considerándola un individuo de segunda clase. Trabajadora poco cualificada y por tanto mano de obra barata, era fácilmente manipulable debido a unos rígidos principios religiosos y morales y estaba llena de miedos y prejuicios.

La inhumana situación que empezaron a soportar las mujeres en las fábricas situó la reivindicación de la emancipación femenina en el centro de una lucha social y política. Se produjo así una alianza histórica, la del feminismo con los movimientos obreros.

A pesar todo lo dicho anteriormente, la mujer obrera, sin acceso a la cultura, sin derechos legales y con muy bajada autoestima debido a su secular sometimiento al varón, no se encontraba capacitada para iniciar su propia revolución.

Debemos observar como las primeras mujeres sufragistas no solo surgieron de la burguesía, lo que les permitía tener una saneada economía , sino que estuvieron unidas a hombres con inquietudes sociales. Podemos mencionar, entre otros muchos ejemplos, a Mary Wollstonecraft que estaba casada con el ya mencionado William Godwin, considerado por muchas personas como el primer teórico anarquista y a Millicent Fawcett , esposa de Henry Faucett, discípulo de los economistas Smith y Stuart Mill , profesor de economía política en Cambridge y Ministro de Correos británico en 1880.

Como podemos deducir del anterior análisis, los movimientos feministas tienen una raíz burguesa y sufragista. Pretendían conseguir la igualdad de los géneros tomando como base la posición del varón en la sociedad; es decir, no buscaban una transformación social, sino la participación de la mujer en los privilegios, el poder y los estamentos jerárquicos que hasta entonces eran exclusivamente masculinos. Por esto, las mujeres anarquistas nunca se consideraron feministas e incluso llegaron a ridiculizar a quienes eran consideradas como tales. Se automarginaron y a la vez fueron marginadas por el feminismo. Sin embargo, todas ellas desencadenaron una lucha férrea contra la sociedad patriarcal y dejaron patente su voluntad de enfrentarse tanto al estado que las alienaba en cuanto personas, como al patriarcado que les impedía su liberación como mujeres. Sin ellas mismas saberlo estaban actuando como verdaderas feministas puesto que se desvinculaban de la lucha masculina en cuanto género.

Mientras en el resto de Europa, los movimientos feministas surgieron de la concienciación de las mujeres, en España fueron los intelectuales varones quienes se preocuparon del feminismo. La falta de un desarrollo industrial, de una clase media fuerte y numerosa y la inestabilidad política que dominó España hasta 1975, frenaron los avances educativos de la mujer y la imposibilitaron para tomar conciencia de su situación. El siglo XX comenzó con una población analfabeta del 63,7 por 100, solo algo inferior a la de Portugal que estaba en 709,1 por 100 y Bulgaria que se encontraba en el 80 por 100. Y la mayoría de ese analfabetismo estaba entre las mujeres

Solo dos mujeres, María Egipcíaca Demaner y Gongoreda y Josefa Amar y Borbón, se interesaron por el tema de la instrucción femeninaen el s. XVIII y lo hicieron de una manera elitista, en la que se identificaban dinero e inteligencia se identificaban y la mujer del pueblo era volorada exclusivamente como elemento productivo.

No podemos hablar de movimientos feministas hasta el s. XX, aunque sí de feminismo, ya que aparecieron corrientes, aunque no organizadas, que lucharon por la emancipación de la mujer; como las surgidas en torno a Emilia Pardo Bazán, Concepción Arenal o Cecilia Böll de Faber (Fernan Caballero), traductoras de numerosas obras de feministas francesas y británicas

Como precursora de los movimientos feministas aparece en Cataluña en 1871 la Asociación para la enseñanza de la mujer. En ese mismo año, Teresa Claramún organizó un sindicato para trabajadoras del textil y en 1903 Belén Segarra fundó la Federación de mujeres malagueñas.

Teresa Mañé, conocida en los medios libertarios como Soledad Gustavo, fue una de las grandes feministas de principios de siglo pese a no haber utilizado nunca ese apelativo. Junto con su compañero, Juan Montseny ( escritor anarquista conocido con el pseudónimo de Federico Urales) fue editora de la Revista Blanca, publicación que llegó a dirigir mientras Urales se veía obligado a un exilio interior por orden gubernamental.

En 1996, la Ley de Asociaciones dio paso a la formación de la Ley de Asociaciones diuó paso a la formación del Sindicato U.G.T. que agrupó a los trabajadores, casi de manera exclusiva, hasta la aparición del anarcosindicalismo con la C.N.T., que alcanzaría su máximo esplendor en 1931.

En Junio-julio de 1908 , se celebró un congreso anarquista, del que saldría la "Federacin Regional de Trabajadores", embrión de la futura C.N.T., en el cual se trató la organización de la mujer en la lucha obrera y los medios a seguir para conseguirlo. El Congreso declaró "obligación ineludible procurar por todos los medios lícitos la organización de los sindicatos de mujeres (compañera, hijas etc..) que empleando su actividad en alguna industria u oficio convivan con los cenetistas. En los sindicatos mixtos, deberán las Juntas Administrativas ser mixtas también, a fín de que la mujer se interese por sus luchas y defienda directamente su emancipación económica".

La C.N.T. se preocupó de atraer a la mujer española a su militancia, de resolver sus problemas laborales y de lograr su plena integración social.

En 1910 se fundó en Barcelona la "Biblioteca popular per la Dona" y ese mismo año tuvo lugar el Congreso fundacional de la Confederación nacional del Trabajo. En el se reconoció oficialmente la necesidad del empleo femenino como base para la consecución de la independencia de la mujer mediante un salario que, en todo momento, debía ser equiparable al del hombre. No obstante, acostumbrado el varón a tutelar a la mujer como si de una menor de edad se tratase, debemos señalar que le costaba le costaba mucho poner en práctica lo que defendía de manera teórica.

Al tratarse de un sindicato con planteamientos anarquistas, la CNT no apoyó ni participó en ningún momento de las aspiraciones de los denominados movimientos feministas. Partidaria de la acción directa, su lucha no se encaminó a la obtención del voto femenino, sino a la consecución de igualdades laborales y salariales para los dos géneros.

A pesar de todo, el número de trabajadoras continuaba siendo minoritario. En 1921, con el desastre de "Annual", muchos combatientes prefirieron morir en inmundos barracones acondionados como hospitales sin ninguna ayuda médica, antes que ser curados por manos femeninas. A esa descalificación de la mujer en los comienzos del s. XX, se debe en parte el subdesarrollo de España en años posteriores.

En 1920 se creó en Valencia la Sociedad Concepción Arenal y en 1922, Margarita Nelken publicó "La condición social de la Mujer" que contribuyó a la concienciación de buena parte da la sociedad femenina.

En 1928 se fundó la Asociación Nacional de Mujeres Españolas, de tendencia izquierdista. Dos años después, Hildegart Rodríguez publicó "Al servicio de la Nueva Generación y un año más tarde, otra obra que despertó una encendida polémica en todo el país, "Educación sexual".

Pero no fue hasta 1936, cuando anarquismo y feminismo unidos tomaron cuerpo en una organización que sirvió de revulsivo social. En ese mismo año se fundó la Agrupación Mujeres Libres, formada por mujeres militantes de la C.N.T., conscientes de que una revolución de mujeres solo podría ser realizada por mujeres.

Mujeres Libres, propiciada por Lucia Sánchez Saornil, Mercedes Comaposada y Amparo Poch, llegó a contar con 119 agrupaciones, de las cuales 22 estaban en Madrid y 6 en Barcelona. El resto se dispersaban por Bélgica, Checoslovaquia, Francia, Holanda, Inglaterra, Polonia, Suecia, Argentina, EE.UU. etc.

Por mucho que se escriba sobre Mujeres Libres y por muchos homenajes que se le tributen, nunca se le podrá hacer justicia..

Quisieron ser una rama más del Movimiento Libertario, lo mismo que la C.N.T., la F.A.I. o JJ.LL, lucharon por su emancipación de la triple esclavitud, de género, cultural y laboral. Deseaban estar en la vanguardia de la Revolución Social que preconizaba el Anarquismo, y crear una conciencia solidaria entre hombres y mujeres para convivir sin ningún tipo de exclusiones y asumiendo una obra común.

Aquellas mujeres tenían muy claro algo que actualmente defendemos otras muchas que nos consideramos anarquistas. El cambio social no supondrá la terminación feliz de todas las marginaciones femeninas. El Estado extiende los tentáculos de su poder sobre tres pilares sociales fundamentales, el laboral, el familiar y el educativo. Para esto necesita ejercer su fuerza sobre la mujer pero, como hay muchas facetas de la cotidianidad que se le escapan, ha buscado el apoyo del hombre convirtiéndolo en su cómplice. Este es manipulado para que ejerza por delegación su fuerzo sobre la mujer.

¿Por qué el hombre se presta a este juego?. Sencillamente, porque el rol en que ha sido educado (y aquí las mujeres, como primeras educadoras tendrían que iniciar su "mea culpa"), le permite identificarse con el poder. Cualquier varón, aúnel más oprimido y ansioso de libertad, ve en el poder una tentación y un objetivo a alcanzar. Sin embargo, la mujer (y aquí no caben las excepciones que todos/as conocemos/) a costumbrada a padecer el poder sobre su cabeza, lo analiza desde la realidad de su vivencia cotidiana y puede verlo con la cotidianidad que da la lejanía. Ella sabe por experiencia que el poder en sí mismo supone la castraciuón, la negación de la libertad..

El tipo de relación que la mujer se ve obligada a mantener con su entorno, es decir los roles de esposa y madre que la sociedad patriarcal ha establecido para ellas, hace que asuma los valores ideológicos dominantes a través de la educación , entendida como tal no solo la escolarización, sino la socialización global.

Es verdad que la mujer estás accediendo cada vez más al mundo de la cultura que ha entrado masivamente, no solo en la enseñanza media, sino también n la universitaria, pero también es verdad que, empeñada en que siga conservando sus roles tradicionales, la sociedad patriarcal la ha encaminado mayoritariamente hacia disciplinas consideradas humanísticas, en tanto que a los varones les ha incitado a las técnicas.. Esto ha ocasionado que las humanidades estén devaluadas y que se de prioridad a una enseñanza cada vez mas técnica y práctica..

La preparación intelectual que el poder concede a la mujer, intenta situarla en un segundo plano y sirve como pretexto para impedir su avance social. Su incorporación tiene así un carácter subsidiario, es decir, cuando el hombre no puede trabajar, los ingresos masculinos son escasos o la mujer no tiene pareja que la apoye económicamente.

Sin embargo, la actual esclavitud de la mujer tiene unas connotaciones muy particulares. En cualquier caso de opresión, la lucha termina con al liberación el individuo subyugado, . Sin embargo, en el caso de la liberación femenina, no ocurre así. Ella no desea romper los lazos que la unen a su opresor. Por este motivo, la mujer que debe liberarse de esta sociedad pensada para los varones, ha de enseñar a estos a liberarse de sí mismos. La liberación de la mujer no se agotará,. por tanto en si misma, sino que tendrá que extrapolarse al varón si quiere ser eficaz. Y este es uno de los más importantes retos que tendrá que asumir..

Es posible que, sin ella misma percibirlo, la mujer actual esté poniendo los cimientos de una sociedad nueva, pero el verdadero cambio tiene que realizarse en su interior para continuar después en el interior del hombre..

Solo cuando él aprenda a resistir la tentación del poder, cuando aprenda a contemplarlo con una mirada más objetiva y libre de la que le permite su actual implicación, lograremos los dos géneros unidos nuestros objetivos, que no son contrapuestos, sino convergentes..

Ningún género puede ser realmente libre si no lo es el otro y esa sociedad en anarquía justa e igualitaria con que tantos y tantas soñamos, no podrá conseguirse jamás si la mitad de la humanidad permanece en silencio subyugada por la otra mitad.

Fuente: https://www.nodo50.org/mujerescreat...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Humor amarillo

Tortuga Antimilitar - 31 August, 2018 - 00:00

x Boro LH

La interesada polémica con los lazos amarillos en solidaridad con lxs presxs políticxs catalanxs está dando mucho que hablar en los últimos días. Y es que la cosa viene de largo y en estos meses hemos tenido varios episodios con el tema de la fobia españolista al color amarillo. Así hemos podido ver como hasta en la entrada al estadio Wanda Metropolitano se requisaban camisetas y amarillas y esteladas por parte de la Policía Nacional, o la polémica por los lazos amarillos en edificios oficiales. Todo esto aderezado con montones de Fake News donde el españolismo hace lo posible por quedar de victima poniendo de violento al independentismo. Algo que en Catalunya cae por su propio peso, pero que en el resto del estado el borreguismo nacional traga sin rechistar.

Pero en los últimos días la cosa se ha disparado con varias noticias sobre el tema, se acerca la Diada y el primer aniversario del 1 de octubre y el españolismo quiere movilizar a sus huestes.

En estos días hemos oído hasta la saciedad en los medios la historia de la militante de Ciudadanos supuestamente agredida en la Ciutadella y con fractura nasal, según Albert Rivera. Lo que no hemos oído tanto es el desmentido de la supuesta fractura nasal, que confirmaron a la Directa el personal sanitario del hospital donde fue atendida. La cosa no acaba ahí, sino que esta mujer trató de presionar al personal médico para que el informe cuadrase con la versión victimista difundida por Rivera y Arrimadas. El equipo médico se negó, pero queda en el aire el burdo intento de manipulación de pruebas que, seguramente quedará impune y olvidado.

Al hilo de esta supuesta agresión, Ciudadanos convocó ayer una manifestación de protesta en la Ciutadella. Como es habitual en las manifestaciones unionistas, hubo agresiones (desde que estalló el conflicto, no hay ni una sola manifestación españolista en la que no haya habido agresiones) y esta vez le tocó a un cámara de Telemadrid. Desde los medios trataron de justificar la agresión diciendo que le confundieron con un cámara de TV3, al llevar una prenda amarilla. Por supuesto lo que nos dan a entender es que si el cámara hubiera sido de TV3 si que habría estada justificada la agresión. ¡Faltaría más! Además Ciudadanos remata la faena con un comunicado donde habla de “infiltrados ajenos a la organización” en su manifestación y pide, con la boca pequeña, que los autores sean identificados.

También hemos podido ver a esas autoproclamadas “Brigadas de limpieza” españolistas que se han dedicado a quitar los lazos amarillos, con nocturnidad y alevosía, y ataviados con un atuendo a medio camino entre traje anti-radiación nuclear y un militante del Ku Kux Klan, con las caras tapadas, cutters, navajas y escaleras para retirar lazos en sitios inaccesibles. Y además acompañados por la televisión para tratar de sacar rentabilidad, aunque sea mediática, de su estéril acción. Y digo estéril porque ni que decir tiene que a la mañana siguiente la mayoría de los lazos estaban en su sitio otra vez.

Esta claro que, si hubiera sido un grupo antifascista el que saliera a las calles con esta bonita indumentaria a quitar propaganda fascista o símbolos franquistas, lo mínimo que les hubiera pasado habría sido que todas fueran identificadas y multadas, y seguramente algo peor. Pero parece ser que en este caso hasta identificar a los que quitan los lazos amarillos es también delito, vista la investigación abierta por la Fiscalía Superior de Catalunya a los Mossos por estas identificaciones. La doble vara de medir española va ganando fama día tras día.

Y para terminar de rematar la faena, llegan los `héroes` del españolismo, Rivera y Arrimadas, convocando a la prensa para quitar unos lazos amarillos de una barandilla en la localidad barcelonesa de Alella. Todo un spot publicitario en prime-time para tratar de arengar a las “masas” a quitar los lazos solidarios con lxs presxs políticxs. Pero la realidad fue que las vecinas de Alella no dejaron que esos lazos estuvieran quitados ni cinco minutos. Mientras Rivera y Arrimadas posaban ante la prensa tras su “audaz hazaña”, por detrás se veía como los lazos amarillos volvían a su sitio casi al instante.

Desde la aplicación del artículo 155 en Catalunya, y la prisión y el exilio para el Govern la actualidad política catalana se ha convertido en algo impredecible e incierto. Pero una cosa está clara, hay que volver a felicitar al independentismo catalán, porque con sólo unos trozos de plástico amarillo ha conseguido que el españolismo vuelva a mostrar una vez más su mala baba y su cara más borrega. Esos simples lacitos han conseguido que muestren una vez más quien es el que origina el odio en Catalunya, quien es quién agrede, y quién es él que no respeta. Y han conseguido una vez más que la mayor parte de la sociedad catalana recuerde porque no quiere seguir en un estado fascista como el español.

¡Felicitats Catalunya!

@Boro_LH

Texto completo en: https://www.lahaine.org/humor-amarillo

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas