Tortuga Antimilitar


Defensa investiga a un militar en activo por suscribir un manifiesto que califica a Franco de "genocida"

Tortuga Antimilitar - 24 August, 2018 - 00:00

ep / madrid

El Ministerio de Defensa ha abierto una información reservada sobre el cabo del Ejército de Tierra Marco Santos Soto por firmar un manifiesto en el que se tacha de "genocida" al general Francisco Franco, en respuesta al escrito impulsado por militares retirados que exalta la figura del dictador.

Según han informado a Europa Press fuentes de Defensa, el Ministerio, que ya abrió una investigación sobre cinco reservistas que suscribieron el documento en apoyo a Franco, actuará "igual" en el caso de este cabo.

Sin embargo, estas fuentes han precisado que al estar el cabo actualmente en activo, el procedimiento será "distinto". De esta manera, en lugar de abrir el procedimiento la propia ministra del ramo, Margarita Robles, lo hará el superior directo del cabo, quien deberá nombrar un instructor para la información reservada —en el caso de los reservistas, fue Robles quien designó al teniente general Miguel Ángel Villarroya para la instrucción—.

Los militares en activo y los reservistas no pueden expresar opiniones políticas, al contrario que los militares retirados por completo, motivo por el que Defensa no investigará al resto de los profesionales castrenses que han apoyado uno u otro manifiesto.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

Racialización del clasismo

Tortuga Antimilitar - 24 August, 2018 - 00:00

Nietzsche decía que habría de prohibirse la mendicidad porque, si das limosna a un pobre, te sientes mal por dar las migajas sobrantes, y si no se la das, también te sientes mal. La mendicidad incomoda al pequeño burgués con conciencia de “izquierdas” mientras que, la persona que la ejerce, es despreciada por la derecha.

El odio, rechazo, persecución, criminalización y violencia contra las personas pobres (llamada aporofobia y consecuencia del clasismo) se ensaña con los sujetos más visibles, como es el caso de los miles de “indigentes” que viven encerrados en la calle. Pero, sobre todo, se dirige hacia categorías etiquetadas y repudiadas por tener un determinado color de piel, tendencia sexual, nacionalidad, edad o sexo adscrito y que, además, son pobres.

Efectivamente, la racialización es un mecanismo de discriminación hacia categorías estigmatizadas. No es lo mismo ser mujer, musulmán, negro, joven, menor, marroquí, sudamericano, ciego, cojo o enfermo mental, si se es o no pobre. Por ello, la racialización del clasismo significa que el odio al pobre se vincula a quienes no son hombres, blancos, ricos, adultos y no discapacitados. Moldea una sociedad en la que los estereotipos responden a la valorización de esta minoría, frente al desprecio y consideración como personas de 2ª (o como no personas), a las mayorías que no somos un hombre blanco, rico, adulto y “no discapacitado”.

Desde aquí, las empresas de la necropolítica y sus estados, no están para atender las necesidades de todas las personas, ni para garantizar sus derechos. Están para servir a esa minoría privilegiada que, se brinda para perpetuarlos. Para ello, se hace servir de una maquinaria de guerra comercial y militar contra las clases pobres, instaurando un derecho privado y mercantil, sacralizador del clasismo, la xenofobia, la homofobia, el patriarcado y la gerontocracia, pilares del capitalismo y génesis de todas las formas de discriminación y violencia.

César MANZANOS BILBAO

Soziologia eta Gizarte Langintza Saila/Departamento de Sociología y Trabajo Social

Categorías: Tortuga Antimilitar

Rescate

Tortuga Antimilitar - 24 August, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los liderazgos ocultos de los grupos horizontales

Tortuga Antimilitar - 23 August, 2018 - 00:00

El ensayo más importante de toda esta tradición de activismo [la democracia asamblearia basada en el consenso] es “La tiranía de la falta de estructuras”, escrito en los 1970 por Jo Freeman...

(…)

Sobre lo que me gustaría llamar la atención es que casi todo el que no surgía de una posición explícitamente antiautoritaria (y un número nada insignificante de quienes sí lo hacían) comprendieron erróneamente el ensayo de Freeman, y lo interpretaron no como un ruego de mecanismos formales para asegurar la igualdad, sino como la súplica de una jerarquía más transparente. Los leninistas son famosos por este tipo de cosas, pero los liberales no les van a la zaga. No puede imaginarse cuantas discusiones he tenido al respecto. Siempre se dan de la misma manera. Primero toman la argumentación de Freeman acerca de la formación de grupos y estructuras invisibles de poder como una aseveración de que todo gruo de más de veinte personas siempre contendrá grupitos, estructuras de poder y personas con autoridad. El siguente paso es decir que si se quiere minimizar el poder de esos grupitos, o los efectos contraproducentes que pueden tener estas estructuras de poder, la única manera de hacerlo es institucionalizarlas: tomar al círculo de facto y convertirlo en un comité central (o, dado que hoy en día el término tiene una historia negativa asociada, suelen llamarlo comité coordinador o comité de dirección o algo por el estilo). Se necesita sacar el poder de las sombras, formalizar el proceso, crear normas, celebrar elecciones, especificar exactamente qué puede y no puede hacer el círculo. De esta manera, al menos, el poder será transparente y tendrá que “rendir cuentas” (nótese nuevamente esa expresión que viene de procedimientos contables). No será arbitrario en absoluto.

Desde una perspectiva práctica, de activista, esta prescripción es evidentemente ridícula. Es mucho más fácil limitar el grado de poder al que grupos informales pueden llegar sin cederles ningún estatus, y por lo tanto, ninguna legitimidad; cualesquiera que sean la “estructuras formales de rendimiento de cuentas” imaginadas que contengan a los grupitos-ahora-convertidos-en-comités, tan sólo pueden ser menos efectivas al respecto, si más no porque acaban legitimando y, por tanto, aumentando masivamente la diferencia en acceso a información que permite a grupos más igualitarios un mayor poder, para empezar. Como ya apunté en mi primer ensayo, en cuanto eso ocurre, las estructuras de transparencia inevitablemente se convierten en estructuras de estupidez.

(…)

En estos debates vemos un choque entre dos forms diferentes de utopismo materializado: por una parte, un antiautoritarismo que, en su énfasis en la síntesis creativa y la improvisación, ve la libertad básicamente en términos del acto de juzgar, y, por el otro lado, un republicanismo tácito que cree que la libertad es la capacidad de reducir todas las formas de poder a un conjunto de reglas claras y transparentes.

David Graeber

La utopía de las normas. De la tecnología, la estupidez y los secretos placeres de la burocracia.
Ariel, Barcelona 20015

Categorías: Tortuga Antimilitar

Contra el universalismo

Tortuga Antimilitar - 22 August, 2018 - 00:00

Paco Gómez Nadal

Ya se sabe, quien no es cosmopolita no es moderno, quien no es moderno es una reliquia destinada a desaparecer y no es cosmopolita quien no tienen una visión universalista. Si esa fórmula impuesta sigue siendo vigente es porque ese ‘universalismo' ha impregnado todas las ideologías contemporáneas.

Es universalista el fascismo, que traduce lo universal en lo totalitario: una sola forma homogénea de ver y organizar la sociedad, sin brechas, sin disensos. Es universalista el liberalismo, que no convive con otras formas ideológicas aunque se llene la boca con cierto respeto a la diferencia y que aplica la supuesta libertad de mercado (que es el mercado de unos pocos defendido por el Estado). Es universalista la izquierda tradicional (que, paradójicamente, es la ‘Moderna'), que tipifica al sujeto revolucionario sin importar la latitud de la que trate y que apuesta por el desarrollismo sin importar el idioma en el que se conjugue.

La Modernidad eurocentrada (que es la única Modernidad existente porque es ‘universal') impuso la obsesión por lo ‘universal' de una forma nada casual porque fue la Europa imperial y dominante la que denominó, pulió y dio esplendor a todo lo que ella misma decidió que era ‘universal'. Y esa aplanadora universalizadora nos empujó a despreciar, anecdotizar o exotizar los localismos, lo pequeño, lo que no tenía la vocación ‘inmanente' de trascender y convertirse en universal.

Lo universal se impone de diversas maneras. Nos inventamos el Estado-nación para ‘incluir' al planeta en la lógica de la democracia delegada universal (tan útil para el disciplinamiento social imprescindible para la acumulación capitalista); el aparato de lo que ahora se llama la industria cultural (en la que podríamos incluir la educación reglada) ha servido para que universalicemos las formas; las instituciones financieras internacionales (IFIs) han forzado a países de las latitudes más singulares a aplicar las fórmulas económicas del capitalismo depredador sin reparar en las ‘anécdotas' localistas; la ONU nació para que nada (o casi nada) se saliera del guión de los derechos humanos universales que redactaron unos pocos y para que universalmente se pudieran controlar (no transformar) los desbordamientos fronterizos o los excesos del universalismo; y Frontex ha nacido para explicar a los ingenuos y anticuados localistas que las fronteras de lo realmente universal (y Moderno) son las de la Europa que siempre ha despreciado los otros afueras que ella no eligiera como potencialmente adentros.

Lo local es antiguo, limitado, atrasado, étnico quizá. Poco más. Y, sin embargo, es en las luchas concretas, locales, inmensamente pequeñas, territoriales, donde se está jugando la cuarta guerra mundial, esa que planta cara de frente al extractivismo voraz, a la gestión de las poblaciones como residuos sólidos, a los cantos de sirenos (siempre llevan corbata) que venden el ‘desarrollo' y la educación eurooccidental como las puertas combinadas que nos pueden introducir en lo universal. Aprende inglés, o chino, saca un máster triple con certificación internacional, alójate en un servidor de internet para poder ser cósmico, no dudes en irte de vacaciones a 12.000 kilómetros de casa para poder tomarte un selfie con un decorado exótico… El mensaje para los más jóvenes vástagos del universalismo (los nacidos en eurooccidente) es claro y las familias se encargan de descartar una vida localista, localizada, situada, obtusa y aburrida. No es cool quedarse en el pueblo, no es ‘moderno' cuidar vacas o mantener la tienda de barrio, es de fracasados hacer trabajos manuales (algo tan poco acorde a la revolución tecnológica que habita la minoría universal)… esas cosas sólo las hacen aquellos que no han sido capaces de incorporarse a ‘su' tiempo (que es el tiempo determinado por los universalistas).

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) ya no es tan sexy desde que decidió concentrarse en su autonomía tras intentar (con poco éxito) de contagiar a las otras que aspiraban a ser mexicanas modernas o europeas revolucionarias a punta de facebookear poéticas frases de algún subcomandante que fuera personaje antes que sucio revolucionario anclado a la tierra. No hay nada que mirar en África o en Asia, continentes llenos de experiencias locales que pecan de un déficit de universalismo lamentable. Llevamos cinco siglos largos construyendo lo universal como para ahora mirar al terruño o a la propia comunidad. Y lo universal, que se traduce en lo estatal, es contradictorio e incompatible con lo comunitario. Por eso, en Europa, cuna del universalismo, acabamos con lo comunitario hace mucho tiempo: a sangre y fuego, primero, a punta de colegios e industria cultural después. Fuera de este espacio universalmente diminuto, que es la Europa imperial, las luchas van justo en contravía y buscan recuperar, potenciar y resistir desde/en/con lo comunitario.

Escribe Raúl Zibechi que “la lógica estatal y la lógica comunitaria son opuestas, antagónicas. La primera descansa en el monopolio de la fuerza legítima en un determinado territorio y en su administración a través de una burocracia civil y militar permanente, no elegible, que se reproduce, y es controlada por ella misma. Transformarla desde dentro es muy difícil y supone procesos de larga duración. (…) La lógica comunitaria está basada en la rotación de tareas y funciones entre todos los miembros de la comunidad, cuya máxima autoridad es la asamblea. En este sentido, la asamblea como espacio/tiempo para la toma de decisiones debe considerarse un ‘bien común'. (…) La comunidad se mantiene viva no por la propiedad común sino por los trabajos colectivos que son un hacer creativo, que re-crean y afirman la comunidad en su vida cotidiana. Esos trabajos colectivos son el modo como los comuneros y comuneras hacen comunidad, como forma de expresar relaciones sociales diferentes a las hegemónicas”.

La izquierda tradicional desprecia la lógica comunitaria porque ésta, siendo un contrapoder poderoso, no aspira a la toma del poder. La asamblea y la rotación de las responsabilidades, como explica Zibechi, dispersa el poder y no reproduce las lógicas piramidales y jerárquicas del Estado. Cada comunidad busca soluciones a sus problemas concretos. Pero, para que eso ocurra, debe existir lo comunitario. En el territorio arrasado de Europa toca reconstruir o reinventar el concepto de comunidad partiendo de lógicas locales, no universales. No significa encerrarse en una lógica autárquica e híper localista que niegue a las otras experiencias de contrapoder, sino de cultivar lo comunitario con paciencia para luego trabajar en la urdimbre de las alianzas entre experiencias. Es poco universal y poco moderno pero… ¿quién quiere ser universal y moderno?

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/desce...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Rey comerciante

Tortuga Antimilitar - 22 August, 2018 - 00:00

El Jueves

Categorías: Tortuga Antimilitar

Muerte lenta en Siberia

Tortuga Antimilitar - 22 August, 2018 - 00:00

Anne Harris

redpepper.org.uk
Traducido por Sergi Martos García

La organización de Forest Peoples (Gentes de los Bosques), Fern, y Coal Action Network (Red de Acción sobre el Carbón) acaban de publicar Muerte lenta en Siberia. El informe observa cómo la dependencia de carbón de Europa está devastando los bosques de Rusia y el pueblo indígena shor.

Muerte lenta en Siberia dibuja una oscura mancha de polvo de carbón desde la región rusa de Kuzbass a nuestros hogares y negocios europeos, donde es consumida la electricidad. Una mancha que lleva consigo el ahogo del pueblo shor, los ríos asfixiantes, la naturaleza desplazada y los suelos envenenados a lo largo del vasto camino del ferrocarril y del mar que nos une con la tierra shor y teleut.

Valentina Boriskia es una nativa shor y antigua profesora de escuela, que vive sola con su pensión en Chuvasia. Es una de las últimas hablantes de shor en el pueblo. Sus hijos adultos viven a 25 kilómetros, donde trabajan en minas bajo tierra, ya que escasean otros trabajos. Frente a la casa de Valentina está la mina Sibirginsky. Al lado hay una pila de desechos de otra mina.

Antes de la minería, la mayoría de Kuzbass estaba cubierto de taiga. La taiga de aquí era un bosque de poca densidad, habitado por cedros, abedules, pinos siberianos y alerces. Lobos, zorros, linces, martas cibelinas, osos pardos, ciervos rojos y corzos corrían libremente, y la zona era biológicamente diversa. Había sido bendecida con humedales, arroyos y ríos anchos y caudalosos.

Valentina continúa: “Yo solía recoger plantas de la taiga, incluyendo la kolba, una cebolla con nutrientes que nos mantenía sanos en invierno. Ahora las compro en el mercado. Solíamos comer ciervo, conejos y osos del bosque. Ya no tenemos a esos animales aquí. No quiero volver a ir al bosque, porque se ha empobrecido mucho”.

Los gobiernos y negocios de Europa quieren que creamos que el carbón es extraído de formas inocuas, pero la verdad es justo la contraria. Mientras el Gobierno del Reino Unido afirma estar protegiendo el clima al parar de quemar carbón hace años, sobre el terreno la gente de Kuzbass y otras regiones mineras sufre. Es necesario tomar acciones rápidas inmediatamente.

"El agua es lo peor. Viene de una tubería, pero no es potable y huele a huevos podridos. Antes de que empezara la minería bebíamos el agua del río Mras-Su, pero ha sido contaminada. Las autoridades de Myski dijeron que traerían agua potable en 2017, pero no ha llegado nada. Las minas también tienen un gran impacto en nuestra salud. Se me han caído los dientes y también se me está debilitando el pelo. Si las empresas mineras consiguen lo que quieren, Chuvasia será destruida. Ya han desaparecido otros ocho pueblos shor”.

La central de energía de Drax, la central de carbón más grande del Reino Unido, es uno de los consumidores finales de carbón. Actualmente, Drax quema carbón en tres de sus seis unidades, mientras que en las otras tres consume biomasa de los bosques del sur de EE UU. Las centrales en Gales del Sur de RWE (en Aberthaw) y de Uniper (en Ratcliffe-on-Soar) también están quemando carbón proveniente de Kuzbass. Como muestra Muerte lenta en Siberia, quemar carbón contribuye también a la destrucción forestal cuando se encuentra bajo ecosistemas como la taiga, como sucede en el Kuzbass ruso.

“Los shor somos niños de la naturaleza, completamente en armonía con la tierra. Creemos que los bosques, ríos, montañas, plantas y tierra tienen almas. Pero la minería ha destruido todo esto, y con ello nuestra cultura. Parece que estas almas me hubieran dado la espalda”, cuenta Valentina.

El pueblo indígena y su modo de vida sostenible ha sido ridiculizado, y ahora son forzados a trabajar en las mismas minas de carbón que están destruyendo sus aldeas y han envenenado los ríos.

“Nuestra cultura también cambió con los Soviets. En tiempos soviéticos éramos vistos como maleducados, analfabetos, sin lengua e inútiles. Trajeron gulags aquí y trajeron a gente que habían detenido muy lejos para llenarlos. Mi pueblo solía vestir generosamente, con grandes ornamentos de joyas y perlas. Pero incluso para la generación de mis padres, la gente dejó de vestir esas cosas. Yo no tengo ninguna de esas cosas porque mi familia las tuvo que vender cuando las cosas se pusieron difíciles”.

El impacto de la minería es profundo. Según el grupo medioambiental ruso Ecodefensa, por cada tonelada de carbón producido, son alteradas seis hectáreas de tierra. Las minas están deliberadamente situadas cerca de concentraciones de personas, para que instalaciones como carreteras, agua, electricidad y fundamentalmente mano de obra sean baratas. En todo Kuzbass, la historia es parecida a la del pueblo de Valentina.

Valentina explica que los visitantes han cambiado el lugar: “Aunque nuestro pueblo es mayormente shor, la mayoría de gente no habla la lengua. Solíamos conseguir documentos oficiales en lengua shor. Había colegios que enseñaban en shor, pero esos han cerrado. La administración dice que el último libro escolar de shor se lo comió una vaca; eso es todo lo que les importa enseñar en nuestra lengua. A partir de 1990 teníamos la ley que protegía a los pueblos minoritarios, pero es solamente una declaración pública. La única ley que funciona de verdad es la ley del poder”.
Protestas en solitario

La gente de Kuzbass se ha estado uniendo para protestar contra la invasión de las minas. Esto incluye a Valentina participando en protestas sola. Como las protestas de más de una persona están fuera de la ley en Rusia, protestan solos y por turnos.

“No tenemos escapatoria, no hay ningún sitio al que podamos ir. Estoy cansada. Luchar contra la empresa de carbón además de ocuparse de la casa a mi edad es difícil. Vivir en Chuvasia, sobre todo en invierno, es duro. Quemamos carbón de las minas en nuestras estufas, pero mantener el fuego necesita de mucho trabajo y yo ya no soy joven. Tengo arañazos en los brazos por el trabajo, y de cortar madera. En invierno también tendré que quitar la nieve para poder salir de mi casa. Quiero venderla y dejar este pueblo, pero la empresa minera no quiere comprarla. ¿Quién más querría?”.

Necesitamos respetar los derechos humanos de todos los que viven cerca de las minas de carbón, para que las compañías mineras y los gobiernos que las apoyan los respeten. Esto supone poner fin a la destrucción de bosques por carbón que tiene lugar en Kuzbass y en todo el mundo, una prohibición mundial sobre nuevas centrales de carbón, y un compromiso para eliminar paulatinamente las instalaciones existentes tan pronto como sea posible. Esto aumentará nuestras posibilidades de mantener el crecimiento de la temperatura global por debajo de los dos grados.

Coal Action Network apoya que comunidades del Reino Unido, Rusia, Colombia y EE UU luchen contra las minas a cielo abierto que alimentan a las centrales de carbón que aún quedan en el Reino Unido. Actualmente, están trabajando activamente para detener la apertura de una nueva mina a cielo abierto en el condado de Durham. El Reino Unido afirma ser líder mundial porque eliminará el carbón para 2025. Pero para la gente como Valentina, que vive en primera línea de la extracción de combustibles fósiles, esa fecha queda demasiado lejos.

red pepper
artículo publicado originalmente en la web británica red pepper.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/carbo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Rescatando a Llarena

Tortuga Antimilitar - 21 August, 2018 - 00:00

Elisa Beni

Hasta la fecha el sufrido contribuyente español se ha visto abocado a rescatar bancos y concesionarios de autopistas varios, pero no se había dado el caso hasta el momento de que se nos pidiera que rescatáramos a un juez. Sin embargo, eso es exactamente lo que está sucediendo. El magistrado Llarena, con el dudoso apoyo de su amigo Lesmes, el amo del calabozo del CGPJ, pretende que se utilice dinero público para pagar la representación legal de Pablo Llarena en un pleito civil en Bruselas y, además, que en caso de que éste se pierda y sea condenado, se utilice el dinero de todos para pagar la indemnización, que sería simbólica, y hacer frente a las costas, que no lo serían tanto.

Ya saben, era esa demanda civil presentada por Puigdemont y los ex consellers Serret, Comin, Puig y Ponsatí de protección del honor por manifestaciones privadas realizadas por el magistrado en conferencias (patrocinadas por BMW, en FAES y en universidades de verano) en las que se habría vulnerado su derecho a la presunción de inocencia por parte del juez que instruye su caso. Esa demanda civil que le partía la caja a Llarena y al resto del mundo y que el entonces juez decano de Madrid consideró que no debía ni de hacerle llegar. Esa demanda que ha seguido su curso legal y que mantiene su citación para septiembre. Lo que era una coña y una ocurrencia hace dos meses ha terminado poniendo en marcha mecanismos inauditos para el rescate de Llarena. Con el dinero de todos. Y ojo a eso. Porque lo que se sustancia en Bruselas -lugar de residencia de los demandantes- es si el magistrado Llarena, que en sus escritos judiciales considera presuntos autores de un delito de rebelión y malversación a los catalanes, ha cometido un ilícito civil al dar por hecho en manifestaciones privadas que lo han cometido. Se preguntarán ¿y qué tiene que ver el CGPJ y el Ministerio de Justicia y, sobre todo, nuestro dinero con lo lenguaraz que sea Llarena o lo que se le escape el subconsciente cuando va por ahí de gira? Pues eso mismo me pregunto yo y me parece que también Justicia debe de estudiar muy bien la situación antes de tomar una decisión que pudiera suponer una mala utilización de fondos públicos, ya que esto tiene un nombre muy feo. Ya saben.

Estábamos en que Llarena y los demás reían a mandíbula batiente hace dos meses por la demanda y que éste desestimó rápidamente la recusación que se le hizo por considerar que tenía pleito con estas personas, lo cual es motivo legal para abandonar el caso. ¡A él no le interfería nada! Hace unos días, sin embargo, el juez presentó una petición de amparo ante el CGPJ al encontrarse perturbado en su independencia. ¿Y cómo puede uno no tener interés alguno y desestimar una recusación por un tema y semanas después afirmar que ese tema le perturba tanto que precisa amparo? Pues ya ven. Voy a intentar explicárselo. El imperturbable magistrado se ha dado cuenta de que el procedimiento civil belga sigue adelante y que podía optar por estar representado o en ausencia. Esto último no permite ninguna defensa así que ¿tenía que contratar un abogado y pagarlo de su bolsillo? Vaya faena. Además, pensándolo bien, incluso podía perder y aunque las indemnizaciones ascendieran a cinco euros, el pago de las costas incluyendo los honorarios de los abogados podía dispararse a un pico. Con el bolsillo propio amenazado, Llarena ha pedido sopitas. Estas sopitas no eran de fácil cocción. Me cuentan que el propio Lesmes afirmó en la Permanente que tuvo una conversación con la Abogada General del Estado para ver cómo se podía hacer que fuera la Abogacía la que se hiciera cargo de la situación. Esta le dijo que así, sin que se excitara la cuestión desde el Consejo, iba a ser más bien imposible. Así que, se pusieron a excitar y la excitación ha consistido en la utilización espuria de la figura del amparo que está pensada para preservar la independencia judicial respecto a otros poderes del Estado.

No acaban ahí las invenciones y las anomalías. De facto para conceder el amparo se vivió una sesión de alta tensión de la Comisión Permanente del CGPJ en la que no faltaron literalmente los gritos. Y es que la solicitud de amparo de Llarena no debería de haber sido ni siquiera tramitada. La ley recoge un plazo preclusivo de diez días para presentarlo desde el momento en que se produzca el hecho perturbador. Se ha llegado a rechazar la tramitación de peticiones de amparo por pasarse un día del plazo. Pues bien, la de Llarena se ha pasado no un día sino casi dos meses. Este motivo fue alegado por una de las vocales que se negaba siquiera a estudiar la petición al considerarlo ilegal. Nada importó al bulldozer Lesmes. Además, la petición de amparo conlleva un error conceptual dado que el mecanismo para garantizar la independencia poco tiene que ver con las acciones privadas de un magistrado y la posibilidad de que éstas le cuesten la pasta. Así que se habla de proteger frente a inmisiones del extranjero la indemnidad de la jurisdicción española cuando ningún riesgo sufre en un procedimiento personal, pero es que, además, eso no constituiría tampoco motivo de amparo. Lo cierto es que en la tumultuosa reunión llegó a resonar la frase: “A ver, que estamos hablando de dinero respecto de una persona que vive de su sueldo”. Así que se exige el rescate del magistrado Llarena y así se lo ha hecho llegar el CGPJ al Ministerio de Justicia.

La demanda civil presentada en Bélgica dice textualmente: “el juez Llarena ha cometido una falta AL MARGEN DE SU FUNCIÓN JURISDICCIONAL”. Ahora Lesmes ha decidido que, si el magistrado ha sido un bocazas, lo tenemos que pagar todos. El Ministerio ya ha dicho que la Abogacía del Estado no puede actuar y que, en todo caso, habría que contratar abogados. Ojo con esto. Ojo. Usar fondos públicos para pagar abogados en asuntos privados es algo no aceptable. De nombre feo.

No hay motivos para que los ciudadanos rescatemos a un magistrado bocazas. A ver cómo lo explican.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los neorrurales y su adaptación a la vida local

Tortuga Antimilitar - 21 August, 2018 - 00:00

En un entorno rural, generar dinámicas emancipadoras, por muy subliminales que sean, no es precisamente un asunto trivial. Cualquiera que se plantee instalarse en el medio rural con intenciones políticas del tipo que sean debería tener en cuenta que las relaciones con el grueso de la población local suelen ser escasas y superficiales, cuando no directamente frías y hostiles. Por más que pase el tiempo, alguien que llega de fuera no dejará de ser un forastero, y si comete la torpeza habitual de expresarse o comportarse como lo haría en el mundo del que procede, puede estar seguro de que el estigma grabado en su frente se convertirá en una barrera insuperable.

Establecer una relación mínimamente cordial con algunas personas del lugar no requiere hacerse una lobotomía, pero sí desarrollar grandes dosis de habilidad social, actuar con suma perspicacia y recurrir a inevitables verdades a medias. Si los recién llegados muestran interés por la historia local pueden llegar a comprender mejor el comportamiento de los paisanos y ganarse su simpatía; si doblan el lomo a conciencia, tal y como ellos han hecho toda la vida, su respeto; si les piden consejo sobre determinadas labores, otorgándoles una autoridad que jamás nadie les ha atribuido, su aprobación; y si participan en los rituales de la comunidad como ir al bar o implicarse en las fiestas locales, su reconocimiento como miembros de la vecindad.

Que esto llegue a suceder depende de la distancia cultural entre los foráneos y los lugareños, de la predisposición al acercamiento por ambas partes y de una serie de acontecimientos que configuran y van alterando sucesivamente el frágil equilibrio sobre el que se asientan las relaciones entre estos colectivos y el resto de vecinos.

Texto completo aquí: http://issuu.com/difonlaidea/docs/a...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los nuevos devotos

Tortuga Antimilitar - 20 August, 2018 - 00:00

En memoria de Benedetti y Gius.

Los nuevos devotos

Les dijeron que eran clase media
Y se tragaron el caramelo de cianuro
Les dijeron que eran clase baja
Y que podían elevarse a la clase media
y bailaron en un solo píe sin mirar
las espinas ocultas en el suelo y bañadas en veneno
Y a todos les entregaron además del catecismo viejo
El dios de la prosperidad dueño del oro y la plata
El dios que odia comunistas y aplaude masacres en Gaza
Y les entregaron el nuevo catecismo de la deuda
Tarjetas de crédito y otras lacras en papel de regalo
Y festejaron su hazaña consumista
Y aplaudieron miles de muertes y de muertos...
Y justifican al patrón que los humilla
Y le regalan a cambio el desprecio torvo
a lo que sueñan haber dejado atrás...
Ignoran que en el aparente río en calma
que lleva la balsa de sus espejismos
los esperan las corrientes tormentosas
de un despeñadero de horripilantes cataratas
desahucios, estafas, engaño, hambre, miseria...
Ellos se lo creyeron y dejaron de ser personas

NIKO DEL MORROSQUILLO
(Nicolás Ramón Contreras Hernández)

Categorías: Tortuga Antimilitar

Puerta

Tortuga Antimilitar - 20 August, 2018 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Siria y las izquierdas

Tortuga Antimilitar - 20 August, 2018 - 00:00

Pere Ortega, Centre Delàs d'Estudis per la Pau

La guerra de Siria, como ya ocurrido en otras guerras anteriores, ha removido las aguas de analistas independientes y movimientos sociales a la hora de analizar y afrontar ese conflicto. Pues si bien todos están de acuerdo en que esa guerra es una catástrofe para el pueblo sirio. Unos sostienen que se trata de una revolución iniciada para derrocar un gobierno autoritario. Otros lo desmienten aduciendo que se trata de una más de las muchas agresiones imperialistas de Estados Unidos y sus aliados en Oriente Medio. Mientras que unos terceros sostienen que es una guerra civil que enfrenta a unos rebeldes sostenidos por las petromonarquías árabes frente a una dictadura sostenida por Rusia e Irán.

En otros artículos he sostenido que la guerra de Siria hay que enclavarla entre las denominadas “guerras sucias”. Aquellas en las que es difícil situarse al lado de uno de los bandos, pues ninguno de ellos ofrece ninguna garantía de defender una causa justa, entendiendo como tal el derecho a la autodefensa o cuando mínimo unos valores democráticos Tal es el caso del conflicto de Ucrania, el de Colombia, hoy en vías de solución, el de Yemen o el de Siria. Conflictos muy diferentes a los casos de Chechenia, Bosnia, Kosovo, Palestina y otros muchos donde se distinguía muy claramente entre pueblos que resistían una agresión y unos agresores que pretendían doblegar los derechos de esos pueblos.

En unos y otros casos. La posición de cualquier analista independiente e incluyo entre estos a los movimientos sociales (entiendo por tales los no adscritos al pensamiento neoliberal que por supuesto incluye a Rusia) debería ser siempre colocarse al lado de los pueblos. Por una simple razón, porque son los que sufren las dolorosas consecuencias de la agresión.

Si bien en los pasados conflictos de la exYugoslavia (1991-2001), de la invasión de Afganistán (2001), de Irak (2003) o de Libia (2011), la posición de los analistas independientes y movimientos sociales fue de que se trataban de agresiones de los Estados. De Serbia y Croacia en el caso bosnio; de Serbia en el caso kosovar; de EEUU y sus socios en Afganistán, Irak y Libia. Ninguno de esos analistas se puso del lado de los talibanes en Afganistán, ni mucho menos al lado de los dictadores Sadam Husein o de Muamar el Gadafi que gobernaban en Irak y Libia. Sino que repudiaban aquellos regímenes a la vez que criticaban la agresión de EEUU y sus aliados, y de igual modo lo hacían con Milosevic y Tudjman de Serbia y Croacia.

Una segunda razón para analizar cualquier conflicto, debería partir del análisis de las causas que lo han motivado, sin apriorismos que conformen lecturas distorsionadas de la realidad. Es en este sentido, que me atrevo a hacer algunas conjeturas sobre el caso sirio.

En Siria, tras la muerte de Hafez al-Asad, lego el régimen a su hijo Bashar al-Asad. Es decir, una república autocrática dirigida por una familia que transmite el poder de padres a hijos. En 2011, en el inicio de la primavera árabe que recorrió todo el Norte de África y Oriente Medio, Al Asad, agredió sin piedad a quienes pedían democracia y libertad. Cierto es, que luego, tras meses de sufrir una fuerte represión de las fuerzas gubernamentales, algunos opositores, que no todos, con ayuda exterior armada, respondieron las agresiones de las fuerzas militares gubernamentales y empezó la guerra civil.

Si los rebeldes tenían la ayuda inicial de algunas petromonarquías árabes (Arabia Saudí, Catar, Emiratos Arabes Reunidos) de grupos armados suníes provenientes de Irak, y también de Turquía y EEUU, al que luego se añadieron Reino Unido, Francia e Israel. Al-Asad, tenía la ayuda de Rusia, Irán y de Hezbollah del Líbano. Convirtiendo la guerra de Siria en un conflicto internacional.

Ahí es donde enseñan la cara los analistas no independientes, que de una forma obscena se sitúan al lado de uno de los dos bandos enfrentados. Calificando, unos, de agresión imperialista la llevada a cabo por EEUU y sus aliados y defendiendo la dictadura del neoliberal Al-Asad. Afirmó lo de neoliberal, porqué Al-Asad, al contrario de su padre Hafez, es un firme defensor de la globalización capitalista. Mientras que otros, hacían lo mismo calificando a Rusia e Irán de no menos imperialistas para incrementar su parte de hegemonía en Oriente Medio. Resaltando unos los crímenes contra la humanidad cometidos por Al-Asad, los opositores, los crímenes no menos terribles de los grupos rebeldes entre los que se encuentra ISIS y otros de similar pelaje.

Una situación incoherente que divide a quienes deberían mantenerse unidos en la defensa del derecho de los pueblos empobrecidos a escoger su futuro. Que deberían estar unidos para acabar con las 33 guerras vigentes en el mundo. Guerras causantes del 80% de los 68,5 millones de personas desplazadas y refugiadas del mundo. Guerras que se perpetúan por el afán especulativo de las grandes Corporaciones que ostentan el poder económico mundial, que no dudan en recorrer a intervenciones militares y guerras cuando sus intereses se ven amenazados, y entre las que se encuentran tanto las de EEUU, como las de Rusia y los aliados de ambos bandos.

http://blogs.publico.es/cronicas-in...

Categorías: Tortuga Antimilitar

De nuevo la tala masiva de árboles en la Nogalera de Burlada

Tortuga Antimilitar - 19 August, 2018 - 00:00

En relación a la respuesta de la MCP en el Diario de Navarra (10/08/2018) nos gustaría transmitir las siguientes consideraciones. En primer lugar, es de agradecer que la MCP se preste a una respuesta pública a través de un medio de comunicación; no obstante, creemos que el vecindario del Arga se merece una comunicación directa a través de medios públicos o sociales.

Las razones de la MCP para la tala nos parecen débiles y poco justificadas. Hacen referencia a un estudio del que no conseguimos tener más información, según el cual se aconseja este tipo de intervenciones para evitar el riesgo de caída de las ramas. Según ese estudio, 17 de los chopos presentan deficiencias por las que han determinado que lo más conveniente es eliminarlos de raíz.

Los vecinos y vecinas que hemos crecido en Burlada o disfrutamos de la Nogalera hemos podido comprobar la evolución de este bosque a lo largo de los años. De ser una zona frondosa, salvaje, en algunos sitios hasta intransitable, ha pasado a convertirse en un lugar mucho más urbanizado aunque todavía agradable y en contacto con la naturaleza. Esos árboles “viejos” han estado siempre ahí desde que tenemos memoria (unos 70 años), se les han caído ramas, algunos han enfermado y han sanado, la gran mayoría ha sobrevivido a olas de calor, riadas, tormentas; pero parece que a lo único que no van a sobrevivir es a los “estudios” de la MCP, que llevan a una nueva “tala de seguridad” injustificada. De no ser así, ¿por qué no presentan los datos de ese estudio para que todos podamos opinar cuál es la mejor actuación para una zona que es de todos, para uso y disfrute común?. ¿Podrían colgarlo en su web, por favor, o es un informe secreto?. “Tala de seguridad”: ¿hay algo menos conservacionista que estos conceptos inventados por la propia MCP?.
Para algunos son sólo árboles, 17 hoy, más de 20 hace relativamente poco tiempo…, así vamos sumando y reducimos la Nogalera a un parque con hierba y algún que otro árbol pequeño, algo que MCP considera una “masa arbolada” que va creciendo. ¡Cuán engañoso es el lenguaje! Como cuando dicen: crear un pantano; pero no dicen: expropiar y desalojar pueblos enteros. Dicen: producir petróleo; pero ¡el petróleo no se produce!, ¡se extrae!. Poco a poco, van desapareciendo árboles veteranos y grandes del entorno con una capacidad ecológica enorme. Las especies animales de la zona dependen de estos árboles grandes, necesarios para mantener el ecosistema de la Nogalera en su equilibrio. Volvemos a hacer referencia al ingeniero forestal y experto en bosques y árboles Peter Wohlleben, quien afirma que nuestra gestión supuestamente “rejuvenecedora” de los bosques es, a día de hoy, errónea.

Necesitamos árboles grandes, árboles viejos, son éstos árboles los que nos dan el oxígeno que necesitamos y nos protegen de importantes contaminantes que nos rodean. Como amantes de la naturaleza, ya ni siquiera pedimos que se les respete por lo que son, seres vivos con complejas relaciones “sociales” entre ellos, pedimos que no se los elimine aunque sólo sea por nuestro propio beneficio. ¿De verdad el riesgo a que caiga una rama de vez en cuando es suficiente motivo para poner en peligro nuestra salud y la de futuras generaciones?. Seguimos en la era industrial: cemento y motosierra.

Maika Soto Muro y Bittor Abarzuza Fontellas
Vecinos del Arga

Categorías: Tortuga Antimilitar

Víctimas de la moralidad

Tortuga Antimilitar - 19 August, 2018 - 00:00

No hace mucho tiempo asistí a una reunión dirigida por Anthony Comstock, quien durante cuarenta años ha sido el guardián de la moral estadounidense. La divagación más incoherente e ignorante que nunca escuché en ningún estrado.

La pregunta que se me planteó, escuchando la charla trivial e intolerante del hombre, fue: ¿Cómo podría alguien tan limitado y poco inteligente ejercer el poder de censor y dictador sobre una nación supuestamente democrática? Es cierto, Comstock tiene la ley para respaldarlo. Hace cuarenta años, cuando el puritanismo era aún más desenfrenado que hoy, cerrando por completo la luz de la razón y el progreso, Comstock logró, mediante maquinación sombría y tironeo político, presentar un proyecto de ley que le daba control completo sobre el Departamento de Correos, un control que ha resultado desastroso para la libertad de prensa, así como el derecho a la privacidad del ciudadano estadounidense.

Desde entonces, Comstock ha irrumpido en los cuartos privados de las personas, ha confiscado correspondencia personal, así como obras de arte, y ha establecido un sistema de espionaje y soborno que avergonzaría a Rusia. Sin embargo, la ley no explica el poder de Anthony Comstock. Hay algo más, más terrible que la ley. Es el espíritu puritano estrecho, como se representa en las mentes estériles de la Unión Cristiana de Jóvenes y Doncellas Ancianas, Unión de Templanza, Unión Sabática, Liga de Pureza, etcétera. Un espíritu que es absolutamente ciego a las manifestaciones más simples de la vida; por lo tanto, significa estancamiento y decadencia. Como en los días anteriores a la guerra, estos viejos fósiles lamentan la terrible inmoralidad de nuestro tiempo. La ciencia, el arte, la literatura, el drama, están a merced de la censura fanática y el procedimiento legal, con el resultado de que Estados Unidos, con todas sus jactanciosas pretensiones de progreso y libertad, sigue sumida en el provincialismo más denso.

El dominio más pequeño en Europa puede jactarse de un arte libre de las cadenas de la moralidad, un arte que tiene el coraje de retratar los grandes problemas sociales de nuestro tiempo. Con el filo del análisis crítico, ataca cada úlcera social, cada error, exige cambios fundamentales y la transvaloración[2] de los valores aceptados. La sátira, el ingenio, el humor, así como los modos de expresión más intensamente serios, se emplean para descubrir nuestras mentiras sociales y morales convencionales. En América buscaríamos en vano ese medio, ya que incluso el intento de hacerlo es imposible por el régimen rígido, por el dictador moral y su camarilla.

El acercamiento más cercano, sin embargo, son nuestros muckrakers[3], que sin duda han prestado un gran servicio a lo largo de líneas económicas y sociales. Ya sea que los muckrakers hayan o no hayan ayudado a cambiar las condiciones, al menos han desgarrado la máscara de la mentira de nuestra presumida y autosatisfecha sociedad.

Desafortunadamente, la Mentira de la Moralidad todavía acecha en sus plumas, ya que nadie se atreve a acercarse a la gran distancia a ese lugar sagrado. Sin embargo, es seguro decir que ninguna otra superstición es tan perjudicial para el crecimiento, tan enervante y paralizante para las mentes y los corazones de las personas, como la superstición de la moralidad.

El aspecto más patético, y en cierto modo desalentador, de la situación es un cierto elemento de liberales, e incluso de radicales, hombres y mujeres aparentemente libres de espías religiosos y sociales. Pero ante el monstruo de la moralidad están tan postrados como los más piadosos de su especie, lo que es una prueba adicional de hasta qué punto el gusano de la moral se ha comido el sistema de sus víctimas y cuán distantes y profundas deben ser las medidas para expulsarlo.

Huelga decir que la sociedad está obsesionada por más de una moralidad. De hecho, cada institución de hoy tiene su propio estándar moral. Tampoco podrían haberse mantenido nunca, si no fuera por la religión, que actúa como escudo, y por la moralidad, que actúa como la máscara. Esto explica el interés de los explotadores ricos en religión y moralidad. Los ricos predican, fomentan y financian ambas cosas, como una inversión que rinde buenos beneficios. A través de la religión han paralizado la mente de la gente, así como la moralidad ha esclavizado al espíritu. En otras palabras, la religión y la moral son un látigo mucho mejor para mantener a la gente en la sumisión que incluso el garrote y la pistola.

Para ilustrar: La Moralidad de la Propiedad declara que esa institución es sagrada. ¡Ay de cualquiera que se atreva a cuestionar la santidad de la Propiedad, o peca contra ella! Sin embargo, todos saben que la propiedad es un robo; que representa los esfuerzos acumulados de millones, de quienes no tienen propiedades. Y lo que es más terrible, cuanto más afectada por la pobreza es la víctima de la Moralidad de la Propiedad, mayor es su respeto y admiración por ese amo. Así, escuchamos que las personas avanzadas, incluso los llamados trabajadores con conciencia de clase, critican métodos tan inmorales como el sabotaje y la acción directa, porque apuntan a la Propiedad.

En verdad, si las víctimas mismas están tan cegadas por la Moralidad de la Propiedad, ¿qué necesitan los amos? Por lo tanto, parece que ya es hora de recordar el hecho de que hasta que los trabajadores pierdan el respeto por el instrumento de su esclavización material, no necesitan ninguna esperanza de alivio.

Sin embargo, es con el efecto de la moralidad sobre las mujeres que estoy más preocupada. Tan desastroso, tan paralizante ha sido este efecto, que incluso algunas de las más avanzadas entre mis hermanas nunca lo superan por completo.

Es la Moralidad la que condena a la mujer a la posición de una célibe, una prostituta o una criadora incesante e imprudente de niños desventurados.

Primero, en cuanto al celibato, la planta humana hambrienta y marchita. Cuando aún es una hermosa y joven flor, se enamora de un joven respetable. Pero la moralidad decreta que a menos que él pueda casarse con la joven, ella nunca debe conocer los éxtasis del amor, el éxtasis de la pasión, que alcanza su expresión culminante en el abrazo sexual. El joven respetable está dispuesto a casarse, pero la Moralidad de la Propiedad, la Familia y las Moralidades Sociales decretan que primero debe hacer su fortuna, debe ahorrar lo suficiente para establecer un hogar y poder mantener una familia. Los jóvenes deben esperar, a menudo muchos años largos y cansados.

Mientras tanto, el joven respetable, entusiasmado por la relación diaria y el contacto con su novia, busca una salida a su naturaleza a cambio de dinero. En noventa y nueve casos de cada cien, se infectará, y cuando pueda casarse materialmente, infectará a su esposa y posible descendencia. ¿Y la flor joven, con cada fibra encendida con el fuego de la vida, con todo lo que está clamando por amor y pasión? Ella no tiene salida. Ella desarrolla dolores de cabeza, insomnio, histeria; se vuelve amargada, pendenciera, y pronto se convierte en un ser desvanecido, marchito, sin alegría, una molestia para ella y para todos los demás. No es de extrañar que Stirner prefiriera la grisette[4] a la doncella crecida gris con virtud.

No hay nada más patético, nada más terrible que esta víctima gris de una moralidad grisácea. Esto se aplica incluso con mayor fuerza a las masas de muchachas profesionales de clase media, que a aquellas personas. A través de la necesidad económica, estos últimos son llevados a la jungla de la vida a una edad temprana; crecen con sus compañeros masculinos en la fábrica y la tienda, o en el juego y el baile. El resultado es una expresión más normal de sus instintos físicos. Entonces también, los hombres y mujeres jóvenes del pueblo no están tan ocultos por las externalidades, y a menudo siguen el llamado del amor y la pasión independientemente de la ceremonia y la tradición.

Pero la chica de la clase media sobreexcitada e hipersexuada, rodeada de sus confines estrechos con las tradiciones familiares y sociales, protegida por mil ojos, temerosa de su propia sombra, el anhelo de su ser más íntimo por el hombre o el niño, debe recurrir a los gatos, perros, canarios o la clase sobre la Biblia. Tal es el dictamen cruel de la moralidad, que diariamente cierra el amor, la luz y la alegría de las vidas de innumerables víctimas.

Ahora, en cuanto a la prostituta. A pesar de las leyes, ordenanzas, persecución y prisiones; a pesar de la segregación, el registro, las cruzadas de vicio y otros dispositivos similares, la prostituta es el verdadero espectro de nuestra época. Ella barre las llanuras como un fuego que quema cada rincón de la vida, devastador, destructor.

Después de todo, ella está devolviendo, en una pequeña medida, la maldición y los horrores que la sociedad ha esparcido en su camino. Ella, cansada con el vagabundeo de las edades, hostigada y conducida de esquina en esquina, a merced de todos, es aún la Némesis de los tiempos modernos, el ángel vengador, empuñando despiadadamente la espada de fuego. ¿Por qué ella no tiene al hombre en su poder? Y, a través de él, el hogar, el niño, la familia[5]. Así ella mata, y ella misma es la más brutalmente asesinada.

¿Qué la ha hecho? ¿De dónde viene ella? La moral, la moral que es despiadada en su actitud hacia las mujeres. Una vez que se atrevió a ser ella misma, a ser fiel a su naturaleza, a la vida, no hay retorno: la mujer es expulsada de la protección de la sociedad. La prostituta se convierte en la víctima de la moral, incluso cuando la vieja doncella marchita es su víctima. Pero la prostituta es victimizada por otras fuerzas, la más importante, la Moralidad de la Propiedad, que obliga a la mujer a venderse como mercancía sexual por un dólar por matrimonio o por quince dólares a la semana, en el sagrado refugio del matrimonio. Este último es sin duda más seguro, más respetado, más reconocido, pero de las dos formas de prostitución, la chica de la calle es la menos hipócrita, la menos degradada, ya que su oficio carece de la máscara piadosa de la hipocresía; y, sin embargo, es perseguida, esquilmada, ultrajada y rechazada por los mismos poderes que la han hecho: el financiero, el sacerdote, el moralista, el juez, el carcelero y el detective, sin olvidar a su hermana protegida y respetablemente virtuosa, que es la más implacable y brutal en su persecución de la prostituta.

La moral y su víctima, la madre, ¡qué imagen tan terrible! ¿Hay realmente algo más terrible, más criminal, que nuestra función sagrada glorificada de la maternidad? La mujer, física y mentalmente incapacitada para ser madre, pero condenada a procrear; la mujer, gravada económicamente hasta la última chispa de energía, pero obligada a reproducirse; la mujer, atada a un hombre al que detesta, cuya sola vista la llena de horror, pero hecha para reproducirse; la mujer, gastada y agotada del proceso de procreación, pero coaccionada para reproducirse, más, cada vez más. ¡Qué cosa tan horrible, esta maternidad tan alabada! No es de extrañar que miles de mujeres se arriesguen a la mutilación, y prefieran incluso la muerte a esta maldición de la cruel imposición del espectro de la Moralidad. Cinco mil son sacrificados anualmente sobre el altar de este monstruo, eso no significará prevención sino que se curará con el aborto. Cinco mil soldados en la batalla por su libertad física y espiritual, y otros miles más lisiados y mutilados que dan vida en una sociedad basada en la decadencia y la destrucción.

¿Es porque la mujer moderna quiere eludir la responsabilidad, o porque le falta amor a su descendencia, que es conducida al medio más drástico y peligroso para evitar tener hijos? Solo mentes superficiales e intolerantes pueden traer tal acusación. De lo contrario, sabrían que la mujer moderna se ha vuelto consciente de la familia, sensible a las necesidades y derechos del niño, como la unidad de la familia, y que, por lo tanto, la mujer moderna tiene un sentido de responsabilidad y humanidad, que era bastante extraña para su abuela.

Con la guerra económica enfurecida a su alrededor, con la lucha, la miseria, el crimen, la enfermedad y la locura mirándola a la cara, con innumerables niños pequeños molidos en polvo de oro, ¿cómo puede la mujer consciente de sí misma y de la familia convertirse en madre? La moralidad no puede responder a esta pregunta. Solo puede dictar, coaccionar o condenar, y ¿cuántas mujeres son lo suficientemente fuertes para enfrentar esta condena, para desafiar el dictamen moral? Pocas, de hecho. Por lo tanto, llenan las fábricas, los reformatorios, los hogares de débiles mentales, las cárceles, los manicomios, o mueren en un intento de prevenir el parto. ¡Oh, maternidad, qué crímenes se cometen en tu nombre! Qué anfitriones se ponen a tus pies. ¡Moralidad, destructor de la vida!

Afortunadamente, el Amanecer está saliendo del caos y la oscuridad. La mujer está despertando, está arrojando la pesadilla de la moralidad; ella ya no estará atada. En su amor por el hombre, ella no está preocupada por el contenido de su bolsillo, sino por la riqueza de su naturaleza, que es la fuente de la vida y la alegría. Tampoco necesita la aprobación del Estado. Su amor es suficiente aprobación para ella. Así, ella puede dejarse al hombre de su elección, ya que las flores se dejan al rocío y a la luz, en libertad, belleza y éxtasis.

A través de su conciencia renacida como una unidad, una personalidad, un generador de familia, se convertirá en madre solo si desea al niño, y si puede darle al niño, incluso antes de su nacimiento, todo lo que su naturaleza e intelecto puedan dar: armonía, salud, comodidad, belleza y, sobre todo, comprensión, respeto y amor, que es el único suelo fértil para la nueva vida, un nuevo ser.

La moralidad no tiene terrores para ella que ha subido más allá del bien y del mal. Y aunque la moral puede continuar devorando a sus víctimas, es completamente impotente ante el espíritu moderno, que brilla en toda su gloria sobre la frente del hombre y la mujer, liberado y sin miedo.

Notas:

[1] "Víctimas de la moralidad" fue una conferencia que apareció en marzo de 1913 en Mother Earth. El presente texto es una traducción de Piratea y Difunde extraída del libro de Alix Kates Shulman, Red Emma Speaks An Emma Goldman Reader. Recuperado de https://pirateaydifunde.wordpress.c...

[2] Con este término se refiere Nietzsche a la transformación que ha sufrido el significado de los conceptos "bueno" y "malo". [N. de la T.]. https://glosarios.servidor-alicante...

[3] Nombre con el que se conoce al periodista o grupo semiorganizado de periodistas o escritores norteamericanos que, a comienzos del siglo XX, se dedicaron a denunciar públicamente la corrupción política, la explotación laboral y una serie de abusos, inmoralidades y trapos sucios de personajes e instituciones de la época. Del inglés, significa 'removedor de basura'. [N. de la T.]. https://es.wikipedia.org/wiki/Muckraker

[4] La palabra grisette (a veces deletreada grizette) se ha referido a una mujer de la clase obrera francesa de finales del siglo XVII y siguió siendo de uso común durante la época de la Belle Époque, aunque con algunas modificaciones a su significado. Se deriva de la palabra gris, y se refiere a la tela gris barata de los vestidos que estas mujeres originalmente usaban. Las connotaciones sexuales que habían acompañado durante mucho tiempo a la palabra se hacen explícitas en el Webster's Third New International Dictionary (1976) que enumera uno de sus significados como una mujer joven que combina la prostitución a tiempo parcial con otra ocupación[N. de la T.]. https://en.wikipedia.org/wiki/Grisette_(person)

[5] Emma ocupa la palabra raza, pero hemos decido sustituirla por familia [N. de la T.].

Fuente: https://www.portaloaca.com/pensamie...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Yemen: Decenas de miles de personas claman contra Arabia y EE.UU tras el asesinato de 51 niños

Tortuga Antimilitar - 18 August, 2018 - 00:00

La dictadura de Arabia, esa misma que es agasajada por el gobierno español de turno y los Borbones porque compra armas y hace contratos de trenes, aliada con EE.UU y las potencias occidentales, ha cometido otra barbarie de la que, por supuesto, saldrá impune. La monarquía amiga de esta otra monarquía más cercana, no ha conseguido del gobierno español y la Casa Real una sola palabra de condena del asesinato de decenas de niños en un nuevo bombardeo contra el pueblo yemení. Los aliados del gobierno consideran un tema menor y se limitan a pedir explicaciones de las armas vendidas, de romper relaciones (y acuerdos) con el gobierno Sánchez, ni rastro.

Miles de yemenitas se manifestaron este lunes para expresar su ira contra Arabia Saudita y Estados Unidos durante los funerales de los niños muertos en un bombardeo de la coalición internacional liderada por las fuerzas saudita, informó una cadena local. Al menos 51 menores fallecieron el jueves pasado durante un bombardeo aéreo contra un autobús que circulaba en medio de un mercado muy frecuentado en Dahyan, en la provincia de Saada, según el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Fuente: http://insurgente.org/yemen-decenas...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Felipe VI asiste al homenaje a las víctimas del atentado con un cartel de Vendo Armas

Tortuga Antimilitar - 18 August, 2018 - 00:00

La Razón ha destacado como le hace resaltar los ojos

Ponsí

Con el aniversario del atentado en Las Ramblas de Barcelona se pretendía homenajear a las víctimas con acto sobrio donde los líderes políticos no destacaran. Lamentablemente, la cosa no ha sido así. Y es que el rey ha sido el foco de atención pues ha asistido al homenaje con un cartel de Vendo Armas.

El rey ha aprovechado el acto para criticar duramente a los yihadistas: “Es lamentable ver como esos terroristas usan coches y cosas caseras para perpetrar sus actos. Con lo bien de precio que dejo yo las armas de profesional.”

Le preguntamos por los 40 niños que murieron yendo en autobús a la escuela por las bombas que vendió a Arabia Saudita: “No os preocupéis. Ya he tomado medidas. Ahora mis hijas van en limusina al colegio para que no les pase nada.”

Su Majestad aprovecha nuestros micrófonos para criticar a todos los que se oponen a sus negocios: “Que si me rasco los huevos porqué me rasco los huevos. Que si trabajo vendiendo armas a países que negocian con terroristas y que matan a la población civil porqué trabajo vendiendo armas a países que negocian con terroristas y que matan a la población civil. ¡No os gusta nada!”

No queremos despedirnos sin preguntarle si le afectan las muertes provocadas por todo el armamento que ha vendido y venderá: “La verdad es que no. No es gente que me fuera a comprar armas.”

Fuente: https://www.eljueves.es/news/felipe...

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Manteros? La amenaza son los políticos sin escrúpulos

Tortuga Antimilitar - 18 August, 2018 - 00:00

Rosa María Artal

Este atípico verano, inusualmente activo en España, nos ha traído una serpiente real y ponzoñosa: la pugna en la derecha política por ver quién es más ultra, racista y demagogo. En el cuadrilátero el PP y Ciudadanos; de punching ball o pelota para pegar, los manteros.

Empezamos con los africanos que iban a venir por millones, según el nuevo líder del PP, Pablo Casado. A diversos cometidos, siendo el principal sacar las mantecas de los españoles miedosos. Y se fue centrando como vía para sus objetivos la venta en el top manta.

Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, animado por los dichos del jefe nacional Albert Rivera, dibujó un paisaje apocalíptico en el que “las mafias” alentadas por la alcaldesa Manuela Carmena hacían “su particular agosto” poniendo en riesgo la seguridad ciudadana y la economía de los comercios. Hablamos del negocio puntero de las gafas y bolsos de plástico, base de nuestro desarrollo. Y de su feroz supremacía frente a los grandes centros comerciales y de distribución.

Cómo estarían haciendo su agosto los manteros que aparecían con chaquetas y parkas forradas de borreguillo y gorros en plena ola de calor sofocante. De forma que helaron también la sangre de los clientes que circulaban igual de abrigados. El ridículo no desanimó al político naranja que acusó a los autores de críticas y chanzas sobre su ocurrencia de ser “defensores de la venta ilegal de falsificaciones.

Se sumó después su compañera en el ayuntamiento Begoña Villacís. Los manteros ponen en riesgo la seguridad y la evacuación de la Gran Vía, declaró a El Confidencial. Una Zona Cero de la guerra que ella y su partido viven contra los ayuntamientos progresistas que han bajado la deuda y no venden viviendas sociales a fondos buitre, pero son malísimos para su proyecto.

Este mismo martes, el diario El Mundo apoyaba la campaña con un artículo titulado, sin el mínimo pudor: Un día con los manteros consentidos de Carmena. Ni por siquiera, de. El ejército de manteros de la alcaldesa de Madrid.
El Mundo y los manteros de Carmena

El Mundo y los manteros de Carmena

Un Madrid foco de peligrosa delincuencia, según una pieza del telediario de Antena 3 del sábado 11. En ella el portador de micrófono y probable redactor le dijo, en el curso de una presunta noticia, a un turista: “Hay que tener cuidado para andar por Madrid, ¿verdad?”, a lo que el encuestado respondió: "Pues como en todos los sitios".

Ese mismo día eldiario.es traía un documentado artículo con los datos reales que matan la serpiente que están alimentando: España es uno de los países más seguros de Europa. Si pinchan el enlace podrán ver también el cartel de inspiración hitleriana y mussoliniana que Ciudadanos ha lanzado pidiendo Orden y Seguridad.

Pablo Casado, no se ha quedado atrás, y le ha subido la apuesta a Ciudadanos: Los manteros “ no son buenos para la convivencia”.

Los sindicatos de manteros, que los hay, prefieren no dar cifras de cuántos ejercen esa actividad, por la relatividad de qué es mucho y qué es poco, argumentan. En Madrid son 400. Presentarlos como una amenaza a la seguridad y a la convivencia es una falacia. Bastantes más riesgos se corren con políticos desaprensivos y con los millones que les votan y amparan.

Estos líderes de la derecha saben, aunque no estén dotados de muchas luces algunos de ellos, que es falso lo que dicen. Cualquier persona con dos dedos de frente lo sabe. Por mucho que fuera el daño de su negocio marginal –que no lo es- su culpabilización interesada es infinitamente más dañina.

Están sembrando odio hacia personas, que, además, se encuentran en situación de vulnerabilidad. Basados en una descarada desproporción. El PP de Madrid, con el apoyo muchas veces de Ciudadanos, ha practicado políticas textualmemente nocivas para la ciudadanía. Calculen el dolor, las preocupaciones, las víctimas, de su labor en la sanidad pública con la vista puesta en la privatización. El PP dejó sin gastar 61 millones del presupuesto contra las listas de espera en Madrid mientras subían un 47%.

Las proclamas contra la emigración o los manteros siembran odio y desvían la atención sobre sus fechorías. Pero son el caldo del que beben con fruición un número creciente de obtusos votantes con alma de pequeños fascistas anónimos. Los que, como las antiguas comadres de la maledicencia, teclean y teclean en los comandos de WhasUpp todo tipo de bulos. I gnacio Escolar respondió a algunos concretos que le plantearon los lectores en calidad de director de El Diario.es

Esa es la diferencia con otras épocas. Las tribus wasaperas como difusoras de los mensajes ultras, racistas y demagogos que buscan su voto y, con él, su asiento preferencial en el poder en un momento en el que nada tienen asegurado. La batalla en la derecha se libra centímetro a centímetro y cada día en el confín más extremo.

Esas tribus son decisivas ahora. Porque se dejan manipular y usar como ningún otro colectivo. El cambio de actitud del gobierno de Pedro Sánchez con la inmigración, se inscribe en esa tendencia. Finalmente los 141 emigrantes del Aquarius van a ser repartidos por 5 países. España acogerá a 60. Pero las cosas ya no son como en Junio. Ha costado y se vislumbra que cada vez costará más. Defender las devoluciones en caliente del PP, se inscribe en el mismo giro. A Merkel le ocurre igual, la extrema derecha y sus votantes presionan. Pero basar cualquier estabilidad en esta gente es ir derechos al abismo

Una persona con un mínimo sentido común no creería en los manteros como amenaza. Con una dosis suficiente de decencia huiría de los políticos sin escrúpulos y de sus voceros mediáticos. Si son capaces de urdir estas patrañas, dañando a inocentes ¿qué más no hacen y harán? No es el mejor aval de credibilidad para gestionar un país y la vida en común de una sociedad. Esto no es política. Es tan obsceno, que ni siquiera es ya política sucia.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Teja

Tortuga Antimilitar - 18 August, 2018 - 00:00

"Industria cerámica socializada. C. N. T. Sección cerámicos. Fábrica n. 5. A. I. T."
Poques terres tenen en la seua història un moviment social tan fort com per a que sindicats anarquistes controlaren part de la producció industrial. Alacant sí compta amb eixa riquesa històrica.
Fuente

Categorías: Tortuga Antimilitar

Aretha Franklin: "Think"

Tortuga Antimilitar - 17 August, 2018 - 19:16

Aretha Franklin performing 'Think' in the 1980 film The Blues Brothers.

Aretha Franklin - (You Make Me Feel Like) A Natural Woman [1967]

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas