Tortuga Antimilitar


Crónica de un montaje policial para encubrir una agresión machista y racista

Tortuga Antimilitar - 17 October, 2018 - 00:00

Tohil Delgado

La violencia contra las mujeres es algo habitual en la sociedad en la que vivimos. Prácticamente todos los días somos testigos, a través de los medios de comunicación, de nuevas agresiones, violaciones y asesinatos contra ellas. En los últimos años, gracias a la lucha de miles de mujeres anónimas, ha comenzado a visibilizarse con una fuerza enorme la respuesta en la calle. Pero, como decimos, la violencia machista es una vieja lacra consustancial al sistema en el que vivimos.

Hace ocho años, el 4 de octubre de 2010, volvía con mi pareja de visitar a un amigo cuando comenzamos a oír los lloros y gritos desesperados de una mujer que pedía que dejaran de pegarla. De forma instintiva cogí el móvil, conecté la cámara y me dirigí corriendo hacia los gritos con el ánimo de ahuyentar al agresor.

Al llegar al lugar no me encontré a un hombre pegando a su pareja, sino a un policía perfectamente uniformado golpeando una y otra vez con su porra a una chica que parecía menor de edad y estaba acurrucada en el suelo protegiéndose la cara con las manos. En cuestión de segundos otro agente al que no había visto me agarró y me puso contra la pared.

En ese momento comprendí que se trataba de una redada racista [...], segundos después de estar tumbado y esposado en el suelo, el mismo policía que nos había golpeado a la chica y a mí se acercó y me dijo: “Panchito de mierda, ¿no sabes que a la policía no se le graba?”

En cuanto el primer agente acabó de agredir a la chica, vino hacia donde me encontraba y me dio una bofetada, me amenazó de muerte, me agarró del cuello tratando de desequilibrarme, me golpeó en las piernas y me tiró al suelo. Poco antes de caer pude ver que, a pocos metros de nosotros, estaban contra la pared otra mujer y dos hombres; se trataba de la madre de la chica, su tío y un amigo de la familia. Todos ellos ecuatorianos. En ese momento comprendí que se trataba de una redada racista y no pasó mucho tiempo hasta que lo pude confirmar, ya que, segundos después de estar tumbado y esposado en el suelo, el mismo policía que nos había golpeado a la chica y a mí se acercó y me dijo: “Panchito de mierda, ¿no sabes que a la policía no se le graba?”. Debido a mis rasgos me habían confundido con otro familiar de la joven y como a un inmigrante más decidió tratarme.

Violencia policial en los calabozos

Los golpes y las amenazas de muerte se repitieron en el traslado en el coche policial y andando por la rampa que conduce a los calabozos de la comisaría del barrio de Carabanchel. En esa rampa de acceso, y mientras estaba esposado con las manos en la espalda, el policía que nos había estado golpeando en la calle me dio una patada por detrás que casi me tira al suelo. Súbitamente otro policía le gritó: “¡Ahí no, que hay cámaras!”.

Una vez en el interior de los calabozos comenzaron a pedirnos la documentación. A todos nos pedían el NIE. Cuando llegó mi turno les dije que yo no tenía NIE, sino DNI. En ese momento varios policías se miran entre sí. Un poco nerviosos lo dejan pasar y comienzan a preguntar si queremos un abogado de oficio o uno particular. Cuando me toca a mí les digo que quiero un abogado particular, y entonces la tensión da un salto exponencial y los policías que había en la sala se quedan callados mirándome sin dar crédito.

Les doy el nombre y apellidos del abogado y me dicen que, si no me sé el número de teléfono personal del abogado, deberé renunciar al mismo y me darán uno de oficio —un procedimiento totalmente ilegal—. En cualquier caso, les doy el número de teléfono del abogado de memoria porque no me dejan consultarlo en el móvil, y entonces el nerviosismo de los policías se convierte en hostilidad, especialmente por parte del agente que nos había estado golpeando. Este individuo ya no se puede controlar, me levanta de la silla esposado, me lleva a una sala contigua sin cámaras, se pone unos guantes y comienza a golpearme mientras me dice que le da igual cuántos abogados tenga, que de ahí no voy a salir y que me va a matar.

Pocos segundos después un policía llama a la puerta, abre rápidamente y le dice que tiene que parar. Al devolverme con el resto de detenidos me quitan las esposas y me dicen que me tengo que desnudar, pero cuando ya estoy sin ropa llega corriendo otro policía y dice que me vista rápido. Algo había ocurrido y, desde ese momento, las cosas empezaron a cambiar en los calabozos.

Un par de minutos después volví a ver por última vez al policía que nos había golpeado. Se acercó a mí me pidió el móvil y se fue con él. En el móvil estaba la grabación de su agresión a la chica. Y, como cualquiera se puede imaginar, nunca más recuperé el teléfono, sencillamente me lo robaron en comisaría.

La organización y la lucha siempre son nuestra mejor defensa

Lo que en realidad estaba sucediendo, y que los detenidos no podíamos saber, era que compañeras y compañeros del Sindicato de Estudiantes y de Izquierda Revolucionaria se habían personado en la comisaría y estaban exigiendo nuestra liberación. Durante esa madrugada, compañeras y compañeros fueron advertidos de lo que estaba sucediendo y comenzaron a llamar desde todos los territorios del Estado pidiendo explicaciones y nuestra liberación. La campaña de denuncia continuó extendiéndose en las horas siguientes a organizaciones sociales y políticas de la izquierda hasta que las llamadas colapsaron la centralita de la comisaría de Carabanchel. Gracias a esta rápida reacción, nos dejaron de golpear.

Desde ese 4 de octubre de 2010 me enfrento a una petición de tres años de cárcel por haber agredido supuestamente a un policía. Afortunadamente esa noche no fui el único que decidió grabar lo que sucedía, y otro vecino desde su ventana grabó todo lo que allí pasaba. Conseguimos ese vídeo y lo aportamos como prueba para el futuro juicio, pero el juez instructor del caso se negó a aceptarlo como prueba a pesar de que la policía científica avalaba la veracidad del vídeo y el tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid señaló que era necesario contemplar la prueba.

Finalmente, y debido a las trabas constantes que el juez instructor puso al procedimiento, hemos tenido que esperar ocho años para poder celebrar el juicio. Un juicio en el que la fiscalía ha actuado como un verdadero tribunal inquisitorial contra la familia de inmigrantes, y en el que las contradicciones de los policías declarantes, incluido el que nos agredió, han sido constantes y escandalosas.

El bochorno del juicio ha sido tal que, en mi caso particular, el agente que en su día dijo haber sido agredido por mí reconoció en sede judicial que yo no le golpeé en ningún momento (!!!), es decir, que fui detenido, amenazado, golpeado, acusado y retenido durante 39 horas en los calabozos de Carabanchel, Morataláz y Plaza de Castilla sin ningún motivo.

La familia ecuatoriana y yo mismo hemos sido víctimas de un montaje policial que lo único que perseguía era encubrir una redada racista y el sadismo y la violencia de un agente de policía acostumbrado a tratar a golpes a mujeres e inmigrantes en las calles de Madrid.

Gracias a la campaña de solidaridad impulsada por el Sindicato de Estudiantes, este caso ha sido conocido por miles de personas en todo el Estado que nos han brindado su apoyo y solidaridad. En este sentido merecen una mención especial los compañeros de Coca-Cola en Lucha, que desde el primer momento y hasta el final han estado a nuestro lado dispuestos a ayudarnos en lo que hiciera falta. En las diferentes ruedas de prensa que hemos realizado estos últimos meses frente a los juzgados han participado compañeros y compañeras de Izquierda Revolucionaria, del PCE, diputados de Podemos e IU, activistas de la PAH y de Coca-Cola en Lucha, de La Comuna Presxs del franquismo, representantes de las federaciones de enseñanza de CC OO y UGT, STE`s, el expresidente de la CEAPA…

No cabe duda de que haber realizado una campaña de esta magnitud ha sido una parte fundamental para nuestra defensa y es lo que mejor previene acciones judiciales injustas. El nuestro ha sido un caso más de montaje policial. Las similitudes con el procedimiento llevado contra los ocho jóvenes de Altsasu son enormes. A ellos también se les acusa de múltiples agresiones y también en su caso hay un vídeo que desmonta toda esa farsa de acusaciones. Sin embargo, estos jóvenes llevan ya más de 676 días en la cárcel.

Aunque haya gente a la que inicialmente le resulte difícil poder creerlo, los montajes policiales están a la orden del día, y uno de los motivos principales es la impunidad judicial con la que cuentan los diferentes cuerpos policiales en los juicios. Y esto es así porque el aparato del Estado continúa colmado de viejos elementos franquistas que continúan ejerciendo su influencia y defendiendo sus posiciones reaccionarias dentro de los órganos políticos, judiciales, militares y policiales.

Para acabar con todos estos atropellos necesitamos continuar la lucha por la depuración de los elementos franquistas del aparato del Estado y derogar todas las leyes que, al amparo de la ofensiva represiva actual, están recortando las libertades y los derechos democráticos.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/tribu...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La tragedia de Sant Llorenç podría haberse evitado

Tortuga Antimilitar - 17 October, 2018 - 00:00

Ecologistas en Acción logró incluir en la legislación la obligatoriedad de eliminar todas las construcciones en cauces y zonas de alto riesgo de inundación.
Las administraciones no han aplicado la legislación vigente en los últimos 17 años.

Ecologistas en Acción lleva 20 años denunciando la ocupación de los cauces por construcciones de todo tipo, lo que produce un grave daño ambiental, además de constituir un riesgo para la vida de las personas. De hecho, la organización ecologista consiguió incluir en la legislación, a través del artículo 28 de la Ley del Plan Hidrológico Nacional, la obligatoriedad de eliminar todas las construcciones que hubiera tanto en cauces como en zonas de alto riesgo de inundación.

Sin embargo, y a pesar de que este artículo lleva en vigor en España desde hace 17 años, las diferentes administraciones no lo han aplicado, y han permitido que se siga construyendo en estas zonas, por lo que el riesgo de que sucesos como el de Sant Llorenç se repitan en otros lugares de nuestra geografía es cada vez mayor.

Según estimaciones de Ecologistas en Acción, existen más de 40.000 construcciones distribuidas por el conjunto del Estado situadas en cauces y zonas de alto riesgo de inundación. La mayoría son viviendas, pero también hay polideportivos, campings, bares y todo tipo de construcciones. Una parte de las mismas se encuentran situadas en zonas de riesgo. A lo más que han llegado las administraciones es a identificar estas zonas, pero lo cierto es que no actúan sobre esas construcciones.

Ecologistas en Acción reitera una vez más su petición a las diferentes administraciones: que impida que se construya en los cauces y así, además de conservar los ecosistemas fluviales, se evite el riesgo que ello supone para la vida de las personas. La organización ecologista solicita también que se aplique la normativa vigente, procediendo a la eliminación de todas las construcciones que hay en los cauces y zonas de influencia directa de los mismos. Solo de esta manera se evitará que sucesos como los de Sant Llorenç vuelvan a repetirse, pues a medio plazo no se puede prever dónde va a llover, ni cuándo ni cuánto, pero lo que sí se sabe es por dónde va a correr el agua.

Fuente: https://www.ecologistasenaccion.org...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un caza F-16 estadounidense pierde en pleno vuelo dos tanques de combustible en Morón de la Frontera

Tortuga Antimilitar - 16 October, 2018 - 21:41

Un avión militar F-16 estadounidense perteneciente a la base de Morón de la Frontera (Sevilla) ha perdido este martes en vuelo dos tanques de combustible, que han caído sobre un campo de olivos en Arahal, a escasos metros de la instalación militar. Según han informado a Efe fuentes de la Embajada de Estados Unidos en España se trata de un avión que experimentó un problema técnico poco después del despegue y, por razones de seguridad, el piloto tuvo que deshacerse de dos de los tanques de combustible de la aeronave.

Las fuentes han indicado que la aeronave aterrizó posteriormente de manera segura, y no hubo heridos como consecuencia del incidente, para añadir que el personal de Estados Unidos y español en la base Morón están trabajando juntos en la recuperación de los restos de los tanques caídos. Sobre un olivar Como ha comprobado Efe, los tanques han caído sobre un campo de olivos de una finca llamada 'Martinazo' donde no había nadie trabajando, ya que se trata de una zona que ya había sido recolectada la pasada semana. La zona donde ha caído se encuentra a escasos metros del perímetro de la base, y está situada en el punto de línea de aterrizaje de los aviones de estas instalaciones militares.

El accidente se ha producido en el mismo campo, aunque en otra zona, donde se estrelló un cazabombardero 'Eurofighter Typhoon' de la misma base el 9 de junio del 2014, en el que falleció el capitán del Ejército del Aire Fernando Lluna Carrascosa.

20 Minutos

Categorías: Tortuga Antimilitar

El blog de Nanín

Tortuga Antimilitar - 16 October, 2018 - 19:36

Opiniones políticas desde una perspectiva personal e independiente.

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Policía defiende que el senegalés tumbado de un porrazo en Lavapiés cayó al suelo porque estaba borracho

Tortuga Antimilitar - 16 October, 2018 - 00:00

"Cayó al suelo debido a su estado de embriaguez, y no por los golpes que recibió en partes no lesivas", dice sobre el porrazo en la cabeza a Arona Diakhate

La Dirección General de Policía Nacional defiende ante el Defensor del Pueblo a los agentes denunciados por su actuación en los disturbios tras la muerte de un mantero

Contrastamos la versión policial con lo que muestran las imágenes y los datos recopilados sobre lo sucedido.

Juan Luis Sánchez

Arona Diakhate estaba en la plaza Nelson Mandela de Lavapiés la noche del 15 de marzo. La plaza estaba tomada por los disturbios y la policía. Un agente se acercó a Diakhate y le pegó un porrazo en la cabeza que le tumbó en menos de un segundo. Lo vieron los testigos y lo vieron decenas de miles de personas cuando un vídeo grabado por un vecino se difundió en redes sociales y en medios de comunicación.

La Policía asegura meses después que Arona Diakhate "cayó al suelo debido a su estado de embriaguez, y no por los golpes que recibió en partes no lesivas". Según esta versión, fue "la caída la que le produjo las lesiones leves". Es la respuesta oficial de la Dirección General de la Policía a una pregunta del Defensor del Pueblo solicitada por el activista Stéphane M. Grueso.

La respuesta oficial de la Policía, que sale en defensa de los agentes denunciados por Diakhate, contiene afirmaciones que no encajan con las imágenes y los datos recopilados en aquel momento por eldiario.es sobre lo sucedido. Repasamos las principales lagunas de su versión con ayuda de algunos fragmentos incluidos en el documento oficial remitido por el Defensor del Pueblo que puede consultarse al final de este artículo.

1. La Policía asegura que Diakhaté recibió los golpes porque se encontraba "en medio del conflicto, amenazando y desobedeciendo las indicaciones y órdenes de los agentes".

En varios vídeos sobre lo sucedido se aprecia cómo un grupo de policías está en una esquina mientras le llueven objetos desde una parte de la plaza. Comienza la carga policial y el grupo que arrojaba piedras se dispersa. En la imagen dad de antidisturbios que cargaba contra otros manifestantes se acerca a él y uno de ellos le golpea. En ningún caso Diakhate muestra una actitud corporal amenazante y no parece que hubiera tiempo para un diálogo o discusión con los agentes, pero es imposible escuchar lo que sucede.

2. La Policía asegura que los golpes se produjeron "en partes no lesivas" del cuerpo.

En las imágenes se ve que uno de los agentes le golpea con la porra al menos dos veces. Una, por debajo de la cintura como marca la recomendación de la Policía Nacional para el uso de porras; y otra, tan por encima de la cintura que le alcanza de lleno en plena cabeza, una zona de alto riesgo para usar material antidisturbios.

3. La Policía asegura que el senegalés "cayó al suelo debido a su estado de embriaguez, y no por los golpes".

Diakhaté estaba de pie en la plaza, sin aparentes problemas de equilibrio. Solo cayó al suelo tras recibir un golpe en las piernas para desequilibrarle y después otro porrazo en la cabeza.

Sobre si estaba bajo los efectos de mucho alcohol, varias personas del entorno de Arona Diakhate contaron en marzo a eldiario.es que el senegalés tenía problemas recurrentes con la bebida. Era posible que esa noche hubiera bebido y precisamente por eso, argumenta su entorno, era imposible que participara en las carreras y los altercados con actitud agresiva. Estaba, como siempre que bebía, "a su bola en la plaza", en palabras de una persona de su confianza.

4. La Policía asegura que "la caída" (y no el golpe) "le produjo las lesiones leves". Hay varias lagunas en esta afirmación.

La primera laguna evidente es que sin golpes no se habría producido una caída fulminante como la que se aprecia en el vídeo. Tanto si las heridas de Diakhate se deben al golpe de la porra o al golpe de la cabeza en el suelo, el desencadenante fueron los porrazos primero en las piernas y luego en la cabeza.

La segunda laguna es la definición de "herida leve". Arona Diakhate estuvo ingresado tres días en el hospital por un traumatismo craneoencefálico, con hematomas internos en la cabeza y una brecha que necesitó 15 puntos de sutura. La línea entre lo que es una herida leve o grave es discutible, pero el artículo 147 del Código Penal remarca un agravamiento del delito de lesiones si el herido por una agresión necesita "tratamiento médico o quirúrgico". Además, hay jurisprudencia clara en el Tribunal Supremo (21 de julio de 2003 y 22 de febrero de 2002), que en sendos autos especifica que "los puntos de sutura", especialmente cuando son una cantidad alta, deben considerarse "tratamiento quirúrgico" y por tanto esto sirve de "límite diferenciador", según el Supremo, para un posible delito de lesiones (no lesiones leves), que es la acusación a la que se enfrentan los agentes de policía después de que Arona Diakhate haya llevado su caso a los tribunales.

Interior cita un informe del Samur que demostraría que "las heridas leves" no fueron provocadas por los agentes sino por el suelo. El único documento médico conocido hasta ahora es el informe de ingreso hospitalario publicado en marzo por eldiario.es, donde constaba que la lesión en la cabeza la produce un golpe con "un objeto duro y desconocido". ¿Una porra? Ese dato nunca llega a quedar por escrito, con lo que nada en el informe médico vincula el caso con unos disturbios o cargas policiales. Queda fuera del radar de la actuación policial en Lavapiés y de hecho la Policía nunca notificó este herido dentro de su parte de heridos del dispositivo, cosa que sí hizo con otras cuatro manifestantes y 16 agentes que necesitaron atención sanitaria.

El propio Samur confirmó a eldiario.es que, aunque atendió a Arona Diakhate aquella noche, la Policía no le explicó las circunstancias de la herida. "Si la policía nos llama para atender a alguien en una comisaría, los médicos hacen su trabajo, no preguntan si el herido sale de Lavapiés", explicaron fuentes sanitarias a eldiario.es. ¿"En una comisaría"? Ese es el siguiente punto.

5. La Policía asegura que Diakhate "tuvo que ser trasladado por funcionarios policiales a otro lugar más seguro" para protegerle de los disturbios y luego fue derivado al hospital.

Lo que sucede es que, después del golpe, los agentes antidisturbios estiran el cuerpo sobre el suelo y salen corriendo para continuar con las cargas sin asistirle. Se queda solo, sin moverse, durante unos momentos.

Desde la retaguardia del operativo acuden entonces otras unidades de seguridad ciudadana, que no son antidisturbios, ni siquiera llevan casco. Dudan qué hacer. Un grupo más pequeño de manifestantes empieza a tirar piedras desde otro punto para que los agentes sin casco se alejen del cuerpo tendido. Los policías cogen en volandas al herido, que sigue desfallecido tras el golpe en la cabeza, y se lo llevan corriendo de la plaza.

Arona Diakhate, herido por un porrazo de la Policía en los disturbios de Lavapiés, en su habitación del hospital Juan Luis Sánchez

Lo llevaron "a un lugar más seguro", explica la Policía. Ese lugar es el portal de la esquina, en la calle del Oso. Un vecino se asoma por el hueco de la escalera y graba. Diakhate sigue visiblemente afectado por el golpe, apenas se mueve y la sangre deja pequeños charcos en el suelo. Los agentes no saben qué hacer. A ese momento pertenece este otro vídeo:

Cuando se deciden a salir del portal, no llevan al herido al punto de encuentro con el Samur en la cercana glorieta de Embajadores sino a un lugar mucho más lejano: la comisaría de Policía de la calle Leganitos, a unos 15 minutos en coche desde Lavapiés, según confirmó la Policía a eldiario.es tras la publicación de lo sucedido. No está claro cuánto tiempo estuvo allí ni si ese es el lugar seguro al que se refiere la carta de la Dirección General de la Policía.

La llegada al hospital de Arona Diakhate está registrada a las 23.32h, más de dos horas después de sufrir la contusión en Lavapiés. El senegalés, que también tiene la nacionalidad española después de varios años viviendo en este país, ha presentado una denuncia contra los agentes que está a la espera de respuesta por parte de un juzgado de Madrid.

Texto completo remitido por la Policía al Defensor del Pueblo

"En el desarrollo de la actuación policial participaron junto a las Unidades de Intervención Policial otras unidades policiales para las que no es preceptivo llevar esa identificación en la espalda de los chalecos antitrauma, y que se corresponde con los funcionarios y vehículos que aparecen en las imágenes.

Por otro lado señalar que, como resultado de la actuación policial solo se produjo un herido de carácter leve, que se encontraba en medio del conflicto, amenazando y desobedeciendo las indicaciones y órdenes de los agentes, y que cayó al suelo debido a su estado de embriaguez, y no por los golpes que recibió en partes no lesivas, siendo la caída la que le produjo las lesiones leves, tal y como quedó reflejado en el parte médico emitido por el Samur.

Los servicios médicos no pudieron entrar a la plaza para atenderle porque el conflicto estaba en su punto álgido, y temían por su integridad, por lo que tuvo que ser trasladado por funcionarios policiales a otro lugar más seguro, y tras recibir asistencia del Samur fue derivado a la Fundación Jiménez Díaz.

La asistencia, traslado al centro hospitalario y parte médico del herido constan en el atestado policial número 10.443/18 instruido por la Comisaría de distrito Centro, y remitido al Juzgado de Instrucción número 48 de los de Madrid"

Fuente: https://www.eldiario.es/desalambre/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La historia de la objeción de conciencia, en el Archivo de la Democracia de Alacant

Tortuga Antimilitar - 16 October, 2018 - 00:00

sol giménez

La historia del movimiento pacifista y de objeción de conciencia en Alicante, Valencia y Castellón entre el 1971 y el 2002 –los años del consejo de guerra a la primera persona que se negó a incorporarse a filas por motivos políticos y el del fin del servicio militar obligatorio– se resumen en una cincuentena de cajas con material que ya se encuentran en la sede del Archivo de la Democracia en la Universidad de Alicante (UA).

A partir de ahora se realizará el inventario, catalogación y digitalización de los fondos, que incluyen documentación original; carteles, revistas y fotografías con imágenes como las de la marcha por la paz celebrada en el Saler de Valencia, campañas contra los juguetes bélicos, de manifestaciones, o de procesos judiciales; publicaciones como El Caracol (boletín desorientador del MOC), En pie de paz o La puça i el general; grabaciones sonoras y audiovisuales; dossieres de campañas de apoyo a procesos judiciales y proyectos para regular el movimiento de objeción de conciencia, además de cuatro libros de actas del MOC, que, a pesar de ser una organización ilegal, levantaba acta de sus reuniones y debates.

Los dueños de todo este material, acumulado a lo largo de los años, han decidido donarlo para su divulgación. Las cincuenta cajas que han llegado a la Universidad de Alicante provienen de ocho donantes particulares: Santiago Almiñana, Jesús Eduard Alonso, Josep Tarrassó, Josep Francesc Blai, Pasqual Pastor, Rafael Rodrigo, Josep Antoni Tomàs i Francesc Garcia Barberà, y los dos colectivos MOC que todavía perviven, el grupo Tortuga de Elche-Alicante y Antimilitaristes-MOC de València.

La iniciativa de crear el Archivo Histórico del Movimiento de Objetores de Conciencia nace en 2017 en un encuentro de veteranos y jóvenes antimilitaristas en Llíria y tomó forma en una reunión en el seno del Archivo Histórico de Gandía el pasado 23 de junio, donde se empezaron a recoger los fondos dispersos para dar forma a un archivo del MOC que reuniera los fondos conservados y a partir del cual se puedan plantear procesos de investigación y análisis, así como la digitalización, difusión y aprovechamiento a través del web y otros medios, informan las mismas fuentes.

En julio se decidió que su destino final fuera la Universidad de Alicante, en una reunión entre representantes del MOC y la directora del Archivo de la UA, Mercedes Guijarro, y el archivero Jesús Alonso.

Archivo de la democracia

El Archivo de la Democracia es una iniciativa de la Universidad de Alicante cuyo objetivo principal es recoger los fondos documentales escritos, gráficos y sonoros de personas o entidades destacadas en el mundo de la política, la cultura o la economía alicantinas, especialmente desde el final del franquismo hasta nuestros días.

Su objetivo es asegurar la conservación de la memoria documental de la transición política y consolidación de la democracia en Alicante y, a través de los procesos de catalogación y digitalización, hacerla accesible a los especialistas y al público en general.

El Archivo de la Democracia también persigue estimular el conocimiento de nuestra historia a través de acciones divulgativas y publicaciones y contribuir así al fortalecimiento de una memoria colectiva cívica y democrática. Se trata de un proyecto abierto a la participación de los ciudadanos, que se nutre de las donaciones de archivos y publicaciones.

El proyecto entró en funcionamiento en enero de 2004, si bien con anterioridad la UA ya había recibido las donaciones de los fondos documentales del ex diputado Manuel Alcaraz Ramos y del primer conseller de Cultura, exsenador y exvicepresidente del Congreso de los Diputados Josep Bevià Pastor. El Archivo de la Democracia dispone en la actualidad de más de 112 subfondos, donde destacan las colecciones de pegatinas, folletos, audiovisuales, revistas y carteles del periodo de la transición democrática en la provincia.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

No ver la pobreza

Tortuga Antimilitar - 16 October, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Huelga de hambre en las cárceles del estado español del 1 al 15 de octubre

Tortuga Antimilitar - 15 October, 2018 - 00:00

Del 1 al 15 de octubre se está desarrollando una huelga de hambre en las prisiones españolas reivindicando 12 demandas que se pueden resumir en:

1ª) Fin de las torturas, agresiones y tratos crueles, inhumanos y degradantes y de la impunidad de los carceleros

2ª) Erradicación de los FIES, abolición del llamado “régimen especial” de castigo y cierre absoluto de los departamentos de aislamiento.

3ª) Fin de la dispersión.

4ª) Que los servicios médicos no estén adscritos a IIPP, sino que sean independientes de ellas.

5ª) La aplicación inmediata de los arts. 104.4 y 196 RP a todxs lxs enfermxs crónicxs, sin que exista el requerimiento de que entren en fase terminal.

6ª) Que se trate adecuadamente en lugares apropiados para ello a enfermxs mentales y no en las cárceles, y mucho menos en régimen cerrado o en aislamiento.

7ª) Que los “programas” con metadona, tratamientos psiquiátricos, etc. vayan acompañados de grupos de apoyo, psicólogos, terapeutas, etc. independientes de las II PP, con el único fin de que sirvan para dejar las drogas, no para sustituir las adicciones.

8ª) Apertura de investigación, esclarecimiento y delimitación de responsabilidades por lxs compañerxs muertxs en las cárceles del Estado español desde el principio de lo que llaman “democracia” hasta el día de hoy.

9ª) Que las estructuras carcelarias abran sus aulas, talleres, gimnasios, etc., accesos formativos y culturales a lxs presxs que tachan de “irrecuperables” y que las unidades docentes nos impartan clases como al resto de presxs.

10ª) Que los “módulos de respeto” no sean utilizados como escaparates, para pasear a los visitantes ¿Por qué no los pasean por las celdas de castigo o por los “módulos conflictivos”?

11ª) Que se deje de cachear integralmente a las familias y amistades visitantes y que se deje de utilizar rayos X para revisar a lxs presxs. Y que se pueda comunicar por cualquier vía con amistades sin ninguna limitación ni requisito burocrático.

12ª) Exigimos a los juzgados, fuerzas de seguridad del Estado y represrxs varixs que no criminalicen la solidaridad entre personas. Lxs presxs y lxs grupos de apoyo a presxs somos unx. Si lxs tocáis a ellxs nos tocáis a nosotrxs.

Esta huelga, al igual que la de mayo de este mismo año, hace especial hincapie en las que se refieren a la catástrofe médico-sanitaria que sufren las personas presas en las cárceles del Estado español e intenta romper el vacío mediático sobre lo que ocurre dentro de las cárceles. Se han realizado carteladas y pintadas en distintas ciudades. En ese sentido hay que hacer una mención especial al artículo publicado en El Diario por Ana Castaño, del área de cárceles de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía. En él se explican, “con el objetivo de servir de altavoz a un colectivo constantemente silenciado” y con gran claridad y concisión, el qué, quién, cómo, dónde, porqué, y cuándo de la huelga de hambre colectiva. Pero también es una forma de aprender de las sinergias que se pueden lograr y de la experiencia común, habiendo una propuesta para repetirla en diciembre.

Aunque hay una lista de 25 presxs que con anterioridad se comprometieron a realizar la huelga, no se puede decir cuántas personas están participando, pero se han recibido varias comunicaciones de las que extractamos lo siguiente:

Antonio Manuel Cortés Santiago. Zuera, 31 de agosto de 2018:

He recibido comunicados de Óscar Rodríguez, Peque y Toni Chavero, a los cuales primero quiero decir que yo sigo en la lucha y que yo participaré en la huelga de hambre del 1 al 15 de octubre.

[...] Me acaban de regresar a primer grado sin motivo aparente, por ser antisistema. Hay aquí otros compañeros que se quieren unir a la lucha, han empezado a hacer los ayunos, yo les he explicado por qué luchamos y están de acuerdo

Francisco Aroca Lirón. Albocàsser, 15 de septiembre de 2018:

En estos días estoy con un escrito reivindicativo y humanitario dirigido a Amnistía Internacional. Y después tiraré hacia el “Decálogo Sanidad en Prisión”, que son los diez puntos reivindicativos que cada día vulneran los servicios médicos de prisiones.

[...] Y animo a todos aquellos que sienten que todo esto merece la pena, aunque unos pocos estemos sufriendo represalias. Yo soy del año 86, me quedan 16 meses, que llevo pagando casi 33 años en total, en dos condenas, una de 20 años

[...] nuestros mejores aliados son el boli y el papel y, como dicen los compañeros, aquí no hay jefes ni portavoces, simplemente compañeros.

Toni Chavero. Albocàsser, 24 de septiembre de 2018:

Por la intervención y el primer grado, primera fase, es físicamente imposible poder comunicarme más. Siento no poder contestar a tiempo a todxs.

[...] Nosotrxs, lxs presxs en lucha activa, somos unx con los grupos de apoyo a presxs, con lxs abogadxs solidarixs, con las familias frente a la crueldad carcelaria, con las personas individuales que nos dan apoyo. Estamos luchando por lo que creemos. El sacrificio es alto, pero más alta es la dignidad, esa que nos quieren robar, convirtiéndonos en una especie de rebaño de ovejas que pasan por sus aros. La cárcel progresiva es una falacia que hay que romper.

Manuel Francisco Llopis Alfonso, el Cabrero. Albocàsser, 29 de septiembre de 2018:

Espero que hagamos algo en esta huelga de hambre, por lo menos que se nos escuche ahí fuera. [...]

Díle al abogado que suba cuando estemos haciendo la huelga de hambre, por si acaso acabamos en aislamiento, porque ya sabemos lo que pasa con estos: represalias, provocaciones, etc., etc., etc. De todos los que habíamos aquí, solamente quedo yo; los demás, dispersados a otros módulos y talegos. Para que sepas la que se curran.

Arriba la anarquía, Mijail Bakunin y Ernesto Che Guevara.

Jorge Alfonso Vázquez Campillo, Chino. Topas, 30 de septiembre de 2018:

Es muy difícil estar en segundo grado. Yo lo intentaré conquistar en la Audiencia, pero ni por asomo dejaré de luchar. Lo más importante, mis principios y valores. Cambiaré cuando todas las cárceles del mundo hayan soltado a todxs sus presxs, porque no encuentren causa alguna para encerrarles según sus leyes. Eso me decía mi camarada CheChe y, sin olvidar la memoria de un hombre que me enseñó mucho en el FIES de mi tierra, Valladolid, por la memoria de Agustín Rueda.

[...] A las 13:00 nos cierran el patio y por cojones tienes que estar en la sala hasta que subimos. Otra vulneración es que las ventanas del patio tienen verja y ¡no cabe ni un dedo! Estamos como en 91.2 por la cara

[...] ¿Quieren lucha? ¡Vamos a por ella! Me llegan los comunicados. Yo puedo y no pararé de dar guerra, como ellos me la han dado a mí con sus represalias.

[...] Estas letras cargan nuestras armas, la cuerda floja no quiere decir que nos abandonemos. Leer, escribir, higiene, deporte y comunicarnos. Comunicad cómo estáis, si os tocan a los de 91.3, 91,2, 75.1, segundos grados, las vuneraciones y anomalías…

Mohamed El Hichou El Yaziji. Villena, 1 de octubre de 2018:

[...] he comenzado hoy y termianré el día 15 de octubre, en solidaridad con todos mis comapañeros y todos aquellos compañeros asesinados en las cárceles españolas. Así es la cruel y mísera realidad, muchos hemos sufrido dentro de estos inhumanos muros las torturas, los malos tratos y el maltrato psicológico, incitándonos al suicidio. [...] Que nos quitan la manta, pues nos ponemos dos pantalones, ja, ja, ja. A mí me han aplicado el 75.1, porque el médico es un gusano y no vela por nuestra salud ni física ni psicológica, y se lo he recriminado. Y todo ha sido por no someterme y cantarle las cuatro verdades.

Podéis seguir la huelga en Tokata.info.

Fuente: http://www.alasbarricadas.org/notic...

Categorías: Tortuga Antimilitar

33 reflexiones sobre la ausencia de un movimiento antimilitarista

Tortuga Antimilitar - 15 October, 2018 - 00:00

Pasan siete años de la guerra de Siria y tres de la brutal agresión militar de una veintena de países a Yemen y aún ha habido ni una sola manifestación considerable exigiendo su fin. EEUU y sus socios planean nuevos ataques militares contra varias naciones, mientras mantienen abiertas las guerras de Irak, Afganistán (la más larga de la OTAN), Libia, Sudán y Somalia que destrozan la vida de millones de personas cada día.

La guerra ya no es “el último recurso para resolver los conflictos entre los estados” sino otro negocio redondo del capitalismo, vendida por los mercaderes de armas y saqueadores de los recursos naturales ajenos como panacea para salvar a la humanidad de los monstruos que ellos mismos fabrican, haciendo de “bomberos pirómanos”.

Desde la Segunda Guerra Mundial sólo ha habido dos grandes movimientos por la paz: contra las guerras de Vietnam y de Irak.

Vietnam: los rasgos de unas protestas históricas

1- Empezaron después del inicio de la invasión: la guerra fue televisada y todo EEUU puedo ver cómo sus 500.000 soldados arrasaban cultivos y aldeas y masacraban a los civiles. Las imágenes conmocionan al mundo entero.

2- La llegada de los cadáveres de los soldados de EEUU a su tierra: un total de 58.000 jóvenes afroamericanos y de la clase obrera, reclutados forzosamente: un tal George Bush -blanco y rico-, se escapará de “servir a la patria” y sería presidente de EEUU más tarde.

3- El Movimiento por los Derechos Civiles de los afroamericanos de EEUU se fusiona con el movimiento contra la guerra, creando una impresionante fuerza.

4- No convence el pretexto de “Eliminar a los comunistas del Vietcong”: ¿Realmente el pequeño país del sudeste asiático era una amenaza para la superpotencia en América?

5- La resistencia vietnamita es progresista y las fuerzas de izquierda en todo el mundo se vuelcan en solidaridad con sus camaradas dirigidos por Ho Chi Minh. El apoyo de los países socialistas fue determinante en la victoria de Vietnam.

6- Artistas como John Lennon con su “Imagine” o Joan Baez que viaja con su guitarra hasta Vietnam, se convierten en la voz de este movimiento.

Irak: otra experiencia exitosa, aunque a medias

7- El “No” a la guerra empieza antes de su inicio. La ONU, y los grandes medios de comunicación vinculados al Partido Demócrata revelan las mentiras del régimen de Bush, mientras tiran del “síndrome de Vietnam”. El senador Barak Obama se hace notar y ve su oportunidad: Prometerá salir de Irak (y de Afganistán), pero nunca lo hará.

8- Francia y Alemania se oponen a EEUU con el fin de salvar sus inversiones en Irak y su posición en la región; el Comité del Nobel sueco le entrega a Barak Obama, el gatopardo, un disuasorio, “preventivo” e inútil premio de Paz. La agresión contra Libia llevará su sello particular: lanzar guerras sin ser visible.

9- El movimiento antiglobalización proporciona al movimiento pacifista su logística y a millones de activistas, sus organizaciones y sus redes.

10- Que Irak sea una de las principales reservas mundiales del petróleo aumenta las sospechas (algo que la invasión a Afganistán no hace). En realidad, el objetivo de EEUU fue colonizar Irak e instalar a las tropas de la OTAN en el corazón de Oriente Próximo.

11- En España, y a pesar de que la intención de los autores intelectuales del atentado del 11-M fue convencer a los ciudadanos de la “necesidad de aplastar a los terroristas” y mantener ocupado a Irak, la consigna del pueblo se centró en sacar a SUS tropas de aquel país (ya no el “fin de la guerra”). Una vez que el presidente Zapatero cumplió con esta exigencia, la guerra, que continua hasta hoy, cayó en olvido.

No pudimos parar la guerra: parte de la población iraquí (los árabes chiitas y los kurdos sunnitas) fue engañada y apoyó la invasión.

Desaparece el movimiento por la paz

Mientras las fuerzas de derecha lanzaban el “Diálogo de civilizaciones/religiones” para paliar las consecuencias de las guerras, la izquierda casi desaparece del mapa, y aquí algunos motivos:

12- La frustración generada por “no poder hacer nada” ante el poderío del militarismo.

13- Los promotores de las guerras, aprendiendo de la experiencia de Irak, las empezaran a vender como “humanitarias” (Libia), “contra el terrorismo”, utilizando el 11-S (Afganistán, Mali), e incluso simplemente las ocultaran como la de Yemen.

14- Utilizar a mercenarios alias “contratados” de distintos países en vez de enviar a los soldados propios de la “Mili”. Así, no habrá una “avalancha de féretros” y por ende, protestas de familiares. España suele contratar a los latinoamericanos: Entre el 2007 y el 2016, doce de ellos han muerto vistidendo el uniforme del Ejército Español en las misiones internacionales. Según el periodista Miguel González, en 2012 había 3.591 latinoamericanos en los cuarteles de España. Unos mil euros y los “papeles” previamente retenidos, son toda una tentación para los jóvenes que huyen de la pobreza, también organizada previamente.

15- La privatización de los ejércitos y el auge de empresas reclutadoras de lumpen proletariado dispuesto a matar y morir por dinero, como la Contra nicaragüense, Al Qaeda (y sus filiales “Estado Islámico”, “Muyahedines” “Rebeldes” etc.), Blackwater (ahora Xe Services), etc. En Siria, los grupos yihadistas sunnitas y sus facciones defienden los intereses de Turquía, EEUU, Israel, Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Qatar; el grupo chiita Fatemiyun es contratado por Irán, y Wagner por Rusia.

16- Los grandes medios de comunicación ya censuran las imágenes del sufrimiento de los civiles en las guerras bajo el pretexto de “no herir la sensibilidad de la audiencia”, y en su lugar transmiten vídeos de militares repartiendo caramelos entre los niños, que no abusando de ellos. Han “deshumanizado” a las víctimas, llamándoles “daños colaterales”. Bajo lemas de “apoyar a las tropas”, han amordazado hasta a algunos líderes de izquierda, que llegan a mandar saludos navideños con videoconferencia a unos compatriotas armados hasta los dientes que han se han apoderado de la tierra de otras naciones.

17- Presentar la “resistencia” en los países agredidos, como Talibán, “Yihadismo”, etc. impidiendo suscitar simpatía con la nación atacada y la verdadera resistencia.

18- El que Rusia y China -considerados por un sector de la izquierda “países enemigos de EEUU” no vetaran la agresión de la OTAN a Libia, o que Rusia participara en la guerra de Siria.

19- La confusión existente en los escenarios de guerra, al no saber quién es “el bueno” y quién “el malo”: EEUU arma a los kurdos para que luchen contra Daesh, mientras arma a Daesh para que desmantele al Estado sirio y, de paso, viole a las mujeres kurdas, árabes, turcomanas, etc. ¡Eso sí, después se premiará con un Nobel de la paz a una de ellas por sobrevivir a la violación y esclavitud!

20- Existe un sector del progresismo convencido de poder convertir una guerra en una revolución social, poniendo el ejemplo de la Revolución de Octubre del 1917 de Rusia. Algo imposible hoy, teniendo en cuenta el poderío militar devastador de los países imperialistas. Intervenir en una guerra en nombre del progreso es hoy no es una estupidez, sino es una estafa.

21- Centrarse en manifestaciones y denuncias, descuidando un trabajo continuo de concienciación de los ciudadanos y mostrar los motivos y las consecuencias de las guerras contra otros seres humanos. Se puede preguntar qué hace España en Mali, por ejemplo, o en Afganistán y en el Líbano. ¿Cuál es su grado de implicación en la muerte de decenas de miles de sirios y yemeníes?, entre otras preguntas.

22- El error de convertir en fetiche al imperialismo, como la fuente de todas las guerras del mundo, manteniendo el viejo enfoque del “Norte contra el Sur” y perdiendo de vista la “visión de clase”: La guerra de Siria, por ejemplo, es principalmente un conflicto entre las potencias de la región.

Lo que podemos hacer

Ya que el chollo de la interminable “guerra contra el terror” y luchar contra los “Estados canalla” promete alcanzar nuevas naciones y otra década, es primordial crear un amplio movimiento antimilitarista:

23- Convertir el “No a la guerra, bajo ninguna bandera, ni denominación y concepto” en un principio inamovible, al igual que el “no a la tortura”.

24- Relacionar lo local con lo global: recordar a la población que es imposible construir una sociedad justa participando en la matanza de otros pueblos, y cerrar los ojos a los crímenes que se hace a nuestro nombre.

25- Señalar que el objetivo de las actuales guerras no es un “cambio de régimen” (podrían hacerlo como antaño con golpes de estado o magnicidios), eliminando a Bin Laden, Asad, Sadam o Gadafi, sino colonizar países estratégicos.

26- Dejar de llamar “democrático” al Estado que participa en la matanza de millones de personas “extranjeras”. Martin Luther King acusó al gobierno de los EEUU de ser el “el mayor proveedor de violencia en el mundo“.

27- Revelar que con el millón de euros que cuesta un misil Tomahawk se podría evitar la muerte de algunos de los 100.000 niños que hoy se morirán de hambre. Donald Trump, que ha creado un gabinete para nuevas guerras, intenta que sus socios de la OTAN paguen más y pongan más carne de cañón. El gasto militar de EEUU, unos 603.000 millones de dólares en 2018, es equivalente a la suma de las siguientes 14 potencias; ha tenido un aumento de 25.000 millones con respecto al año 2017, tendrá otro de 16.000 millones para el 2019, recortando los fondos para vivienda pública, atención médica y educación, medio ambiente, etc.

España ha destinado 32.000 millones de euros al gasto militar y al control social en 2018, según el Grupo Antimilitarista Tortuga, lo que supone un incremento del 10,7% respecto al año anterior (unos 80 millones al día), mientras 10,2 millones de personas (el 22,3% de la población) viven por debajo del umbral de la pobreza.

28- La educación para la paz en el colegio, para que en el futuro nadie sea capaz de manipularles, enviándoles a poner bombas o lanzar misiles para eliminar a otros seres humanos.

29- Invitar al movimiento ecologista como parte de esta lucha: cantidad de bombas descargadas sobre Irak desde 1991, y sobre Afganistán desde 1980 hasta ahora, no sólo ha sepultado a cientos de miles de personas, sino ha contaminado la tierra, el agua y el aire, y ha producido daños medioambientales de graves consecuencias para el planeta. Dichos países han sido cementerios de uranio empobrecido y terrenos para probar nuevos artefactos bélicos.

30- Trabajar con los inmigrantes, ya que un importante sector ha huido de las guerras y conflictos armados.

31- Integrar al poderoso movimiento feminista: las mujeres aquí y allá son de las principales perjudicadas por el militarismo.

32- Implicar a organismos mundiales existentes para un cambio positivo basado en la cooperación y la responsabilidad entre los estados.

33- Insistir en el consumismo ético: no al petróleo de otras naciones, ni a su coltán, a cualquier precio.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

La épica de la heroína

Tortuga Antimilitar - 14 October, 2018 - 17:14

Álvaro González

En España existieron consumidores de opiáceos intravenosa antes de la llegada masiva de heroína. Se debió a que la contracultura lo presentaba como el placer más secreto y oscuro, al que solo accedían los intrépidos que se atrevían a desafiar a la muerte, y porque en las farmacias había opiáceos todavía. La épica y estética del heroinómano fue un reclamo. Cuando entró la sustancia, el gobierno no reaccionó, como sí ocurrió en otros países, como Inglaterra, y optó por la vía represiva. Al daño hubo que añadir la transmisión del VIH sin barreras, alcanzando récords. La vida de García-Alix da prueba de todos estos sucesos históricos.

VALÈNCIA. Hasta el 22 de octubre está disponible en la web de Televisión Española el documental del programa Imprescindibles sobre el fotógrafo madrileño Alberto García Alix Una entrevista muy personal al artista, centrada en su vida personal.

Alix comenta una serie de autorretratos a través de los años. Aparece colocado de heroína, superando el síndrome de abstinencia en casa de un amigo, mostrando navajazos recibidos en una agresión de ultraderechistas (Guerrilleros de Cristo Rey, según relató en su entrevista en Jot Down). Cuando se inició en la fotografía quería sacar fotos de motos, pero no tardó en tener delante solamente la vida que llevaba y, sentencia, "me servía".

Esa vida, es bastante evidente, era la del caballo. La del yonqui. Cuenta cómo se enganchó con la primera oleada, entre los que se encontraba Eduardo Haro Ibars, personajes variopintos, entre ellos mucha gente bien, que se engancharon en el contexto de la contracultura.

Pronto aquella transgresión se convirtió en su única razón de existencia. Ponerse. "No había otra cosa en la que gastar el día, buscar el camello, la espera, con la droga siempre es la espera..." La desgracia, sin embargo, se cebó con su hermano. Cuando el consumo se fue extendiendo, él también cayó. Dejaba atrás aburrido sus años de militancia en la Joven Guardia Roja. Según dice Alix, cansado ya de dogmas y movilizaciones estériles, abrazó el hedonismo. No es algo exclusivo de su caso personal.

En ¿Nos matan con heroína? un reciente ensayo imprescindible de Juan Carlos Usó en Libros Crudos sobre la droga se habla de ese fenómeno tras la Transición. El de multitud de jóvenes que habían pasado casi una década de militancia y a finales de los 70, entre el cansancio y la frustración, preferían una vida licenciosa.

Épica y estética de la heroína

Alix tuvo que enterrar a su hermano. Antes, más de una vez, se había visto obligado a devolverle al mundo de los vivos porque se lo encontró morado con una sobredosis. Aunque se enganchó más tarde que él, lo hizo con más vicio. "Tenía propensión a pasarse", explica. Pero en su entierro estaban todos puestos.

A continuación, da una explicación palmaria de todo el fenómeno: "nosotros mismos nos alimentamos de esa épica, de la épica de la heroína. Luego las muertes, las enfermedades... la heroína anestesia todas las emociones, dolores morales y físicos".

En el libro de Usó se incide sobre todo en ese factor. La contracultura había creado la imagen bohemia y cool del toxicómano. Canciones como Heroine, las historias que circulaban de Keith Richards y compañía, llenaban de glamur la experiencia de pincharse en la vena y alcanzar el éxtasis absoluto jugando con la muerte. Porque solo los valientes, los que no le tenían miedo a nada, podían acceder a ese placer reservado para ellos, los más intrépidos.

Cuenta Usó que ya había consumo intravenosa en España antes de la llegada masiva de la heroína. Se podían obtener los opiáceos en farmacias. El deseo de imitación ya estaba ahí y se trataba de satisfacer. La prensa no sabía tampoco lo que tenía entre manos y publicaba reportajes sensacionalistas sobre el fenómeno. La expectación era absoluta.

La contracultura lo presentaba como el placer secreto más elevado. La prensa lo alertaba exageradamente, pero nadie inmerso en lo underground se creía lo que dijesen los periodistas. Cuando comenzó a entrar la sustancia, o mejor dicho, cuando comenzaron a traerla los primeros intrépidos para satisfacer una pequeña demanda, el crecimiento fue exponencial.

Los políticos tampoco sabían qué ocurría. Optaron por la vía represiva, llenaron las cárceles y obtuvieron un saldo macabro: el sida se extendió velozmente. Usó insiste en ese detalle. En la Inglaterra de Thatcher, la presidenta tenía un asesor que desde el principio aplicó políticas de intercambio de jeringuillas. En España, había cárceles en las que tenían una sola jeringuilla para una galería entera de presos. Los contagios aquí marcaron récords.

A la épica de la heroína, le sucedió lo contrario. Por el mismo camino, la imagen en todos los barrios populares de jóvenes demacrados, con enfermedades mortales contagiosas, con carácter violento, agresivos y una elevada mortalidad hizo que las nuevas generaciones rechazaran con asco y desprecio la sustancia.

En La línea de la sombra Alix sigue contando su historia que encaja perfectamente con lo sucedido en el país. Vio pasar por delante, tras su hermano, "un desfile de tumbas". A él también le dieron la noticia de que era seropositivo. Se uniría pronto a ese "inmenso cementerio", le anunciaron, aunque él no se lo creía. El trago fue decírselo a las amigas y las personas que podía haber contagiado.

Sin embargo, el trabajo de todos estos años de Alix sigue teniendo ese encanto. Sus fotografías de aquellos ambientes, en los que transcurría su vida, con especial atención a los rockers, siguen siendo misteriosas y evocadoras. En las escenas de yonquis uno recoge visualmente todos los detalles. El factor evocador y atractivo sigue ahí. Por eso escuchar un relato tan macabro como la peripecia vital de este artista provoca sensaciones encontradas. Palabras tan desnudas que caen como cargas de profundidad... pero de alguna manera prestan, que dirían en Galicia.

Fuente: https://alicanteplaza.es/Lapicadela...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un grupo de exlegionarios rendirá homenaje a uno de los principales generales franquistas

Tortuga Antimilitar - 14 October, 2018 - 00:00

La Fundación Yagüe ha convocado el acto para revindicar la bandera y a los héroes de la patria.

Desde el Ministerio de Defensa aclaran que este grupo de exlegionarios pertenece a una asociación privada "ajena por completo a las Fuerzas Armadas"

Gonzalo Cortizo

La Fundación Yagüe ha convocado para el próximo día 20 un acto de homenaje a España y a sus héroes con una atención especial a la figura del general Yagüe, conocido como ' el carnicero de Badajoz' y uno de los principales impulsores del golpe militar de 1936. La localidad soriana de San Leonardo de Yagüe acogerá la celebración, de la que ya se ha desmarcado el Gobierno municipal.

Los organizadores habían pedido que el consistorio les cediese el uso de un polideportivo para su fiesta y pretendían que el ayuntamiento y los vecinos se encargasen de engalanarlo para el evento. El pleno del ayuntamiento abordó a principios de octubre la petición realizada por la Fundación de extrema derecha y decidió no prestar ningún tipo de colaboración para el evento.

Los organizadores anuncian en su programa de actos una serie de celebraciones castrenses, a cargo de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios de Barcelona. Desde el Ministerio de Defensa aseguran a eldiario.es que este grupo de exmilitares conforman "una asociación privada, cuyos miembros son ajenos a las fuerzas armadas por completo". Un portavoz oficial del departamento que dirige Margarita Robles recuerda que estos exmilitares "no tienen derecho a utilizar el uniforme reglamentario y mucho menos en reuniones de carácter político".

Desde la hermandad de exlegionarios precisan que sus miembros usan un "uniforme de veteranos" no reglamentario. Esa indumentaria es muy parecida al uniforme de La Legión y sus diferencias son solo apreciadas por ojos expertos en el mundo militar. Además, los miembros de la hermandad visten el 'chapiri', característica gorra asociada a los miembros de ese cuerpo armado. Las normas de la hermandad exigen haber pertenecido al cuerpo de La Legión para formar parte de esta asociación con plenos derechos.

Según la convocatoria de la Fundación Yagüe, el programa incluye dos actos castrenses (en el cementerio y en la plaza del general Yagüe) y un desfile por la carretera de la localidad. "Quién mejor para homenajear a España, a su bandera y a sus víctimas del terrorismo, que sus Fuerzas Armadas", aseguran desde la fundación en una carta en la que llaman a la participación en el evento.

En esa misiva, la presidenta de la Fundación Yagüe, María Eugencia Yagüe, asegura: "San Leonardo de Yagüe es cuna de grandes patriotas, que lucharon por hacer de España un país mejor, próspero y unido bajo unos símbolos y una herencia histórica grandiosa: La fundación que tengo el honor de presidir es heredera espiritual de uno de esos grandes patriotas, el general Yagüe".

Juan Yagüe, 'el carnicero de Badajoz', participó en la trama golpista de 1936 y encabezó la sublevación militar en Ceuta. En los primeros días de la guerra civil, las tropas de La Legión, con Yagüe al mando, tomaron cruentamente la ciudad de Badajoz. Tras la batalla, el general ordenó el asesinato de miles de civiles. El periodista del New York Herald Tribune, John T. Whitaker, entrevistó a Yagüe sobre el terreno poco después de la masacre. Su respuesta fue demoledora: "Por supuesto que los matamos. ¿Qué esperaba usted?¿Que iba a llevar 4.000 prisioneros rojos conmigo, teniendo mi columna que avanzar contrareloj?¿O iba a soltarlos en la retaguardia y dejar que Badajoz fuera roja otra vez?".

La fecha escogida por la fundación Yagüe coincide con el aniversario de la muerte del general golpista. Desde la fundación que lleva su apellido se han negado a explicar a eldiario.es las pretensiones de su convocatoria. A través de un correo electrónico, el secretario de esta fundación explica la filosofía del acto: "Muy señor nuestro, desde la Fundación Yagüe no tenemos nada que hablar con medios como el suyo. Únicamente nos permitimos aclararle que el acto convocado para el 20 de octubre no es una fiesta de disfraces y que la coincidencia con el aniversario de la muerte del General Yagüe es eso: una coincidencia".

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Preocupaciones

Tortuga Antimilitar - 14 October, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Vigilantes de Renfe agreden a un viajero negro porque se negó a enseñar el billete

Tortuga Antimilitar - 13 October, 2018 - 00:00

Ante la negativa del chico, le agreden, insultan e incluso lo expulsan del tren

"Eres una puta mierda", le llega a gritar uno de los vigilantes. El joven finalmente mostró su abono de transporte, que sí llevaba consigo.

Diana Fresno

El episodio ha tenido lugar este jueves por la mañana sobre las 11 y media en un tren de Cercanías de Madrid con dirección a Cercedilla. Como suele ocurrir muchos otros días, Renfe sufría retrasos en su servicio, por lo que los vagones iban algo más llenos de lo normal. En la estación de Ramón y Cajal, según han podido confirmar varios testigos a eldiario.es, dos guardias de seguridad se han subido al tren y se han dirigido a un joven negro, que se encontraba sentado con un patinete eléctrico, y le han solicitado que les mostrase su billete. Antes de instar al chico a que demostrase que había pagado la tarifa correspondiente para poder viajar en el tren, no habían hablado con ninguna otra persona, a pesar de que el vagón estaba lleno.

La función de los vigilantes de Renfe en los trenes de Cercanías es garantizar la seguridad de los pasajeros y que no se dañen las instalaciones. Comprobar que las personas que se encuentran a bordo del tren han pagado su billete correspondiente, y en caso negativo, imponerles una multa, es responsabilidad de los revisores.

Ante la demanda, el joven se niega a mostrar el billete, ya que consideraba que los guardias no estaban autorizados a exigírselo. Ante su negativa, según ha informado un testigo, el guardia activó la palanca que detiene el tren en caso de emergencia. Tal y cómo se puede observar en el vídeo que otro de los pasajeros presentes ha facilitado a eldiario.es, la escena ha comenzado a causar una enorme tensión en el interior del vagón. Una señora, aparentemente de acuerdo con la actuación de los guardias de seguridad, insta al joven a enseñar el billete. "Si usted va de legal, no tiene miedo a nada. No hay ningún problema, señor", manifiesta.

"Pero es que ellos no están autorizados a pedirme el billete, señora", le responde el joven señalado por los vigilantes. "Estoy autorizado", contesta entonces tajante uno de los dos agentes. "Soy autoridad en Renfe, a pesar de ser de seguridad. Así que ahora acompáñeme fuera, por las buenas o por las malas. Como quiera", añade. Acto seguido, sin darle tiempo a responder, el guardia agarra al chico para intentar expulsarle del vagón a la fuerza. Varios pasajeros reaccionan ante la brutalidad inmediatamente, increpando a los dos vigilantes para impedírselo. "¿Pero qué hacen? Llamen al revisor, eso no", espeta uno de los pasajeros. Uno de los presentes se ha hecho eco de lo sucedido en Twitter.

En ese momento, uno de los usuarios, que no ha querido identificarse pero ha asegurado ser un agente de Policía fuera de servicio, ha salido a la defensa del joven, interponiéndose entre él y los dos guardias de seguridad, a los que ha asegurado que pondrá una denuncia en base a su actuación.

"Usted no debería haberme enganchado así. No se exceda de su trabajo y llame al revisor", le dice el joven al guardia de seguridad que le había agredido en ese momento al intentar expulsarlo. "Te estás excediendo tú. Estás deteniendo un tren con 300 personas por tu puta cabezonería", contesta éste.

En ese momento, el tren se encontraba detenido en la estación de Atocha con las puertas abiertas, por lo que han entrado otras dos parejas de vigilantes a modo de refuerzos. Estos se han puesto a dialogar con el joven y pedirle que saliese el tren.

En un momento dado, el chico, visiblemente enfadado por el trato recibido y los continuos comentarios por parte de uno de los agentes de seguridad, saca lo que parece ser un carnet de vigilante, al tiempo que le dice: "Este carnet lo tienes tú también, así que sé perfectamente cuáles son tus funciones". Ese comentario enciende de manera definitiva al guardia, que comienza a gritarle que "es una puta mierda como compañero".

Algunos de los pasajeros comienzan a pedirle al joven que se baje del tren a petición de los guardias, para que puedan ir a trabajar, ya que el tren continúa parado. "Yo no me voy a bajar. Aquí está mi billete ¿Por qué me tengo que bajar? Si no he hecho nada", responde él, enseñando su abono de transportes. "Porque no podemos comprobarlo", contestan los guardias. Los vigilantes de Renfe no llevan consigo el aparato necesario para poder comprobar las nuevas tarjetas de transporte que se utilizan en el transporte público en Madrid, que son recargables.

Ante la tensión, el joven ha terminado gritando, según una de las testigos con las que ha hablado este diario, afectado por el trato recibido. Como consecuencia, un total de cuatro vigilantes de seguridad han sacado por la fuerza al joven ante su negativa de bajarse por no querer enseñar su billete de tren -que sí portaba consigo- a nadie más que a un revisor.

No obstante, no sólo le han expulsado del vagón, sino que han procedido a inmovilizarlo en pleno andén de la estación de Atocha ante la resistencia que oponía, como se puede ver en el vídeo que acompaña esta información. Uno de los vigilantes ha llegado a propinarle una patada, ante lo que muchos pasajeros presentes han comenzado a increparle. Otro chico que se encontraba en el andén, al ver la escena, ha intentado separar a los agentes de seguridad del joven.

Finalmente le han soltado, parcialmente debido al hecho que justo llegaba un agente de Policía vestido de paisano para intentar averiguar qué había ocurrido. El joven, ya calmado después de verse en el suelo con cuatro personas encima, se ha sentado con ayuda en uno de los bancos de la estación, completamente exhausto debido a la fuerza que ha tenido que utilizar para resistirse a los cuatro vigilantes. "¿Pero por qué me tengo que bajar del tren si no he hecho absolutamente nada?", preguntaba justo momentos antes de ser expulsado de un vagón de tren cuyo trayecto había pagado.

eldiario.es ha contactado con Renfe y por el momento no ha obtenido respuesta.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Paideia: 40 años de lucha contra las máquinas

Tortuga Antimilitar - 13 October, 2018 - 00:00

La escuela libertaria Paideia, de Mérida, que pone en el centro de la educación la libertad, el anti autoritarismo o la autonomía, celebra su 40 aniversario este año. Reproducimos la carta abierta de uno de sus alumnos.

Ibai Álvarez Guzmán
Antiguo alumno de Paideia.

"¿Habéis visto Matrix? Bueno, si no la habéis visto, yo os hago un resumen, además de recomendárosla, ya que es una trilogía digna de ver". Esta película plantea que, en el futuro, casi todos los seres humanos han sido esclavizados, tras una dura guerra, por las máquinas y las inteligencias artificiales creadas. Estas los tienen en suspensión y adoctrinamiento, conectando sus mentes a una simulación física que representa el final del siglo XX, Matrix. Los seres humanos son usados por las máquinas para obtener energía, y las pocas personas que no están suspendidas o que han sido liberadas viven en la ciudad de Sion, con naves que se mueven por el subsuelo, entrando de forma clandestina a Matrix para liberar a otras personas conectadas.

En un momento determinado de la película, Morfeo —encargado de liberar a las personas de Matrix— ofrece a Neo —protagonista— dos pastillas: una roja, que permitirá a Neo ser liberado de Matrix y acceder a la verdadera realidad, una realidad que no sabe cómo será, ni como encajará en ella, ofreciéndole simplemente conocer la verdad; y una azul, que le permitirá seguir viviendo en Matrix como si todo fuese un sueño, como si nada hubiese pasado, dejándole vivir en su "realidad". En la película, Neo elige la pastilla roja, pero una vez dentro de la verdadera realidad, se da cuenta de que esta no es tan maravillosa como la anterior "realidad" programada por las máquinas, pero prefiere vivir en ella, ya que conocer la verdad para él es lo más esencial, así como hacérsela ver a los demás. Sin embargo, no todos son así, un tal Cifra se opone a seguir viviendo en la realidad, puesto que considera que era más feliz en la ignorancia, en Matrix, queriendo volver a ella y oponiéndose a que despierten a los que se encuentran dormidos por las máquinas.

¿Qué intento decir con todo esto? A mi entender es sencillo, Paideia no sería la pastilla roja, ni mucho menos la pastilla azul: sería Morfeo, aquella persona que quiere hacernos ver que la realidad no es tal como la cuentan, que es más bien un sueño del que las máquinas —a ver si adivináis quienes son— no nos quieren hacer despertar, puesto que su existencia y supervivencia dependen precisamente de ello. La tarea de Paideia, que no es sencilla, no es más que esa, darnos a conocer la verdad acerca de la realidad, hacernos ver que no todo es perfecto, que la realidad no es perfecta, que no es como nos la quieren hacer ver, que tenemos que "despertar".

No obstante, hacernos despertar no depende de Paideia, esa no es su función. Despertar depende de nosotros mismos, de elegir despertar a pesar de que pueda llevarnos a una mayor frustración, estrés, incluso infelicidad, como lo queráis llamar. Todo depende de la persona, querer saber la verdad o querer vivir engañado. Depende de tu elección. Paideia te muestra lo que hay, lo que tenemos alrededor, lo que nos quieren hacer ver las "máquinas" para su propio beneficio.

Sin embargo, esto no significa que todo esté hecho, que todos vayamos a despertar. Nada es perfecto, y, como tal, Paideia no es perfecta, al igual que sus alumnos, al igual que todo en esta vida, por lo que siempre habrá alumnos como Cifra, que aun sabiendo la verdad quieran volver a estar dormidos, que prefieran vivir en engañados. Esto es un hecho, hay veces que, por mucho que suene el despertador, nosotros siempre lo apagamos, ya sea por pereza, por cansancio, por no querer afrontar la realidad, etc.

He ahí donde creo que reside el mérito de Paideia: no solo se enfrenta a las "máquinas" que quieren evitar que despertemos y plantemos cara, sino que se enfrenta a la triste realidad de que va a haber personas que no quieran despertar por mucho que les ayudes, por mucho que tu única voluntad sea que conozcan la verdad, y que dentro de esa verdad seas feliz, siguiendo unos valores que van a permitir que los demás también lo sean tu alrededor, valores como el respeto, la igualdad, la solidaridad. Valores que destruyen a las "máquinas", las cuales luchan contra ellos día a día, aunque nos hagan ver lo contrario.

Es lo único que te pide Paideia, vive, se feliz en "Sion" conociendo la verdad, haz que los demás quieran conocer la verdad a pesar de que las "máquinas" vayan a por tí, ya que son ellas las que se benefician de la mentira y la crueldad de hacernos vivir engañados.

Curiosamente Paideia empezó como un sueño, el sueño de tres mujeres —especialmente de una— que, con voluntad, fuerza y coraje, consiguieron sacarla adelante. Hoy, 40 años hace ya desde que empezó, resistiendo a pesar de que las "máquinas" hagan lo posible por acabar con ella, y de que siempre habrá personas como Cifra que, aun viviendo engañados, siempre conocerán la verdadera realidad, y en cualquier momento se darán cuenta de que es mejor vivir en ella. Paideia sabe lo que siembra. Gracias de corazón por mostrarme el camino y permitirme quitarme la venda de mis ojos y de los de los demás.

No pares, nunca te des por vencida Paideia, porque yo no lo haré.

Siempre agradecido.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/salta...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Tener necesidad de que la gente piense

Tortuga Antimilitar - 12 October, 2018 - 00:00

La catástrofe de la sociedad contemporánea es producir un tipo de relación con el mundo: la posición del espectador y la víctima. No se trata de ofrecerle nuevos contenidos, sino de salir de ella.

En La sociedad del espectáculo, un libro que desde su aparición en 1967 se ha convertido en clásico (es decir, un libro siempre contemporáneo), el pensador francés Guy Debord afirma que la verdadera catástrofe de la sociedad moderna no es un acontecimiento por venir, ni tan siquiera un proceso en marcha (cambio climático, etc.), sino un tipo de relación con el mundo: la posición de espectador, la subjetividad espectadora.

¿En qué sentido? El espectador no entra en contacto con el mundo, lo ve frente a sí. Desde un “mirador” (el espectáculo) que concentra la mirada: centraliza y virtualiza, separa de la diversidad de situaciones concretas que componen la vida. El espectador es incapaz de pensamiento y de acción: se limita al juicio exterior (bien/mal), a las generalidades y a la espera. Es una figura del aislamiento y la impotencia.

El espectador de Debord no ha quedado superado ni mucho menos por la “interacción” de las redes sociales: se ha convertido simplemente en el “opinador” de nuestros días, que siempre tiene algo qué decir sobre lo que pasa (en la pantalla), pero no tiene ninguna capacidad de cambiar nada.

El espectador es una categoría abstracta, no alguien en concreto. Es por ejemplo cualquiera que se relacione con el mundo opinando sobre los temas mediáticos, sin darse a sí mismo ningún medio adecuado para pensar o actuar al respecto. Cualquiera de nosotros puede colocarse en posición de espectador y también cualquiera puede salir. Esto es lo que nos interesa ahora. ¿Cómo salir?
El espectador embrujado

Acaba de aparecer en Argentina La brujería capitalista (Hekht libros), un libro de la filósofa Isabelle Stengers y el editor Philippe Pignarre que nos permite avanzar en estas cuestiones. Incluso por caminos diferentes a los de Guy Debord. ¿Qué quiero decir?

Para Debord, el espectador es un ser engañado y manipulado. Lo explica sobre todo muy claramente en sus Comentarios sobre la sociedad del espectáculo, el libro que escribió en 1988. Stengers y Pignarre desplazan esta cuestión: no se trata de mentiras o ilusiones, sino de “embrujos”. Es decir: el problema es que nuestra capacidad de atención está capturada y nuestra potencia de pensamiento está bloqueada. Por tanto, la emancipación no pasa por tener o decir la Verdad, sino por generar “contra-embrujos”: transformaciones concretas de la atención, la percepción y la sensibilidad.

Veamos esto más despacio. El espectador queda atrapado una y otra vez en lo que los autores llaman “alternativas infernales”. Por ejemplo: o bien se levantan vallas altas y picudas, o se producirá una invasión migrante. O bien se bajan los salarios y se desmantelan los derechos sociales, o las empresas se marcharán a otro lugar con el trabajo. Aislado frente a su pantalla, el espectador es rehén de la alternativa entre dos males. ¿Cómo escapar?

No se trata de “crítica”. De hecho, el espectador puede ser muy crítico, asistir por ejemplo indignadísimo -como todos nosotros hoy- al espectáculo de la corrupción, gozar viendo rodar las cabezas de los poderosos, etc. Pero eso no cambia nada. Seguimos en la posición espectadora: víctimas de la situación, reducidos al juicio moral, a las generalidades (“son todos corruptos”, la “culpa es del sistema”) y a la espera de que alguien “solucione” el problema.

Salimos de la posición espectadora cuando nos volvemos capaces de pensar y actuar. Y nos volvemos capaces de pensar y actuar produciendo lo que los autores llaman un “agarre” o un “asidero”. Es decir, un espacio de pensamiento y acción a partir de un problema concreto. En ese momento ya no estamos frente a la pantalla, opinando y a la espera, sino implicados en una “situación de lucha”. Tanto hoy como ayer, son esas situaciones de lucha las que crean nuevos planteamientos, nuevos posibles y ponen a la sociedad en movimiento.

Sin pensamiento ni creación es imposible que haya ningún cambio social sustancial y el mal (la corrupción o cualquiera) reproducirá más tarde o más temprano sus efectos. En ese sentido, en tanto que bloquea el pensamiento y la creación, la sociedad del espectáculo es una sociedad detenida, un bucle infinito de los mismos problemas.

Situación de lucha

No se abre una situación de lucha porque se sabe, sino precisamente para saber. No se crea una situación de lucha porque hayamos tomado conciencia o abierto finalmente los ojos, sino para pensar y abrir los ojos en compañía. La lucha es un aprendizaje, una transformación de la atención, la percepción y la sensibilidad. El más intenso, el más potente.

Los autores ponen varios ejemplos: por ejemplo, la lucha de los medicamentos anti-sida. En 2001, 39 empresas farmacéuticas mundiales, sostenidas por sus asociaciones profesionales, abren proceso contra el gobierno sudafricano que garantizaba la disponibilidad a costo moderado de medicamentos para el sida. La alternativa infernal entonces decía: o hay patentes y precios altos, o es el fin de la investigación. El progreso tiene un costo y un coste.

Pero las asociaciones de pacientes de sida salen de su papel de víctimas y politizan la cuestión que les afecta: investigación, disponibilidad de los medicamentos, derechos de los enfermos, relación con los médicos. Piensan, crean, actúan. Suscitan nuevas conexiones con asociaciones humanitarias, otros afectados, empresas farmacéuticas sensibles, Estados favorables como Brasil, etc. Porque el mapa de una situación de lucha (los amigos y los enemigos) nunca está claro antes de que se abra, sino que esta lo redibuja. No hay “sujeto político” a priori, la situación de lucha lo crea.

La alternativa infernal pierde fuerza y los industriales acaban retirando su demanda. No porque los afectados les hayan opuesto buenos argumentos críticos, sino porque han creado nueva realidad: nuevas legitimidades, maneras de ver, sensibilidades, alianzas. En una situación de lucha, nos dicen los autores, los diagnósticos críticos son “pragmáticos”, es decir, inseparables de la cuestión de las estrategias y los medios adecuados. En definitiva, de las alternativas infernales se sale sólo “por el medio”: a través de situaciones concretas, por medio de prácticas, desde la vida.

Podemos pensar en el mismo sentido las luchas de los últimos años: desde la PAH hasta YO SÍ Sanidad Universal, pasando por los movimientos de pensionistas y de mujeres. Una situación de lucha es el “intelectual” más potente: no sólo describe la realidad, sino que la crea, suscitando nuevas conexiones, problematizando nuevos objetos, inventando nuevos enunciados. De hecho, los intelectuales-portavoces (nuevos y viejos) surgen muchas veces en ausencia de situaciones de lucha, para representar a los que no piensan.

Sin situaciones de lucha no hay pensamiento. Sin pensamiento no hay creación. Sin creación estamos atrapados en las alternativas infernales y espectaculares. La representación se separa de la experiencia social. Sólo quedan los juicios morales, las generalidades y la espera. El runrún cotidiano del espectáculo mediático y político, así como de nuestras redes sociales.

Que la gente piense

Hoy vemos crecer un poco por todas partes movimientos ultraconservadores. ¿Cómo combatirlos? La subjetividad a la que interpelan todos estos movimientos es la subjetividad espectadora y victimista: "el pueblo sufriente". La víctima critica, pero no emprende un proceso de cambio; considera a algún Otro culpable de todos sus males; delega sus potencias en “salvadores” a cambio de seguridad, orden, protección.

Escuchamos hoy en día a gente de izquierda decir: disputemos el victimismo a la derecha. Hagamos como Trump o Salvini, pero con otros contenidos, más “sociales”. Es una nueva alternativa infernal: hacer como la derecha para que la derecha no crezca. Un modo de reproducir la catástrofe que, como decíamos al principio, está inscrita en la propia relación espectadora y victimizada con el mundo.

En 1984, a una pregunta sobre qué es la izquierda, el filósofo francés Gilles Deleuze respondía: “la izquierda necesita que la gente piense”. A estas alturas me parece la única definición válida y la única salida posible. No disputarle a la derecha la gestión del resentimiento, del miedo y el deseo de orden, sino salir de la posición de víctimas. Que la gente piense y actúe, como se hizo durante el 15M, el único cortafuegos de la derechización que ha funcionado durante años en este país.

Dejar de repetir que “la gente” no sabe, que la gente no puede, que no tiene tiempo ni luces para pensar o actuar, que no pueden aprender o producir experiencias nuevas, que sólo pueden delegar y que la única discusión posible -entre los “listos”, claro, entre los que no son “la gente”- es sobre qué modos de representación son mejores que otros. Hay mucha derecha en la izquierda.

Que la gente piense: no convencer o seducir a la gente, considerada como “objeto” de nuestras pedagogías y nuestras estrategias. Abrir procesos y espacios donde plantear juntos nuestros propios problemas, tejer alianzas inesperadas, crear nuevos saberes. Aprender a ver el mundo por nosotros mismos, ser los protagonistas de nuestro propio proceso de aprendizaje.

Pensar es el único contra-embrujo posible. Implica ir más allá de lo que se sabe y empieza por asumir un “no saber”, arriesgarse a dudar o vacilar. Es el arte de liberar la atención de su captura y volcarla en la propia experiencia. Poner el cuerpo, precisamente lo que le falta a la posición de espectador, de tertuliano, de comentarista de la política, de polemista en redes sociales.

Seguramente necesitamos una nueva poética política. Por ejemplo, una palabra nueva para hablar de lucha, que asociamos muy rápidamente a la movilización, a la agitación activista, a un proceso separado de la vida, etc. Reinventar lo que es luchar. En realidad, una lucha es un regalo que nos damos: la oportunidad de cambiar, de transformarnos a la vez que transformamos la realidad, de mudar de piel. No hay tantas.

Una situación de lucha no es ningún camino de salvación. Así solo la ve el espectador, que se relaciona con todo desde fuera. Desde dentro, es una trama infinitamente frágil, muy difícil de sostener y avivar. Pero también es ese regalo. La ocasión de aprender, junto a otros, de qué está hecho el mundo que habitamos, de tensarlo y tensarnos, de probarlo y probarnos. Para no vivir y morir idiotas, es decir, como espectadores.

Fuente: https://www.eldiario.es/interferenc...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Fronteras de Europa

Tortuga Antimilitar - 12 October, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Disset anys i 204 diumenges per la Pau

Tortuga Antimilitar - 11 October, 2018 - 00:00

Alba Cartanyà

Paul Válerie: «La guerra és una massacre entre gent que no es coneix en benefici de gent que sí que es coneix però no es massacra». En Toni Álvarez fa servir aquesta cita durant la xerrada de vora dues hores que compartim. Ell, juntament amb Joan Clua, formen part de la Coordinadora Tarragona Patrimoni de la Pau, una entitat amb vint anys d'història que, a finals d'aquest juliol, va anunciar la seva dissolució.

TARRAGONA PATRIMONI DE LA PAU S'ACOMIADA AQUEST DIUMENGE AMB UNA TROBADA A LA PLAÇA DE LA FONT

El cansament d'anys d'activisme, qüestions de la vida personal, i, sobretot, la «falta d'espais de confluència i de complicitat», han dispersat la quinzena d'integrants del nucli de l'organització. «Hem caigut en la trampa d'estar molt a les xarxes socials i deixar de banda les trobades», admet el Toni. En Joan afegeix: «L'antimilitarisme ja no està de moda. El pensament hi és, però una altra cosa és anar més enllà». «Tothom està d'acord amb la part final de l'antimilitarisme, però abans que caigui la bomba, passen coses. I tot això s'obvia i, el que es pitjor, es normalitza», reflexiona el Toni.

La Coordinadora va sorgir amb l'objectiu d'agrupar les diferents entitats -sindicats, col·lectius, partits- amb un element comú que les unia: la lluita antimilitarista. A través de la iniciativa Paraules per la pau, fa 17 anys que els membres i simpatitzants de la Coordinadora porten el seu missatge a la plaça de la Font cada primer diumenge de mes a les 12 del migdia amb actuacions musicals, recitals de poemes, obres de teatre, espectacles de dansa i performances. En total, 203 diumenges, a l'espera de l'últim.

LA PLATAFORMA ANTIMILITARISTA ES DISSOL PER CANSAMENT I “FALTA D'ESPAIS DE COMPLICITAT”

A més, reparteixen una elaborada revista de contingut antimilitarista que posteriorment pengen al seu blog. «Una de les qualitats més importants és la transversalitat i un dels valors a destacar és la constància». Així resumeix en Toni l'excepcionalitat de la coordinadora tarragonina en relació a «altres moviments antimilitaristes d'arreu del món».

A banda de la lluita en contra de les armes com a eina de resolució dels conflictes, la Coordinadora ha mantingut molta relació amb els moviments socials i sindicals de Tarragona. Al llarg d'una vida d'activisme Toni Álvarez ha detectat un canvi: «Tinc la sensació que la gent es continua movent, però no hi ha tanta reflexió en grup. Arriben convocatòries i les persones, individualment, decideixen adherir-s'hi o no, però les accions ja no es cuinen en l'esfera pública».

ELS PROMOTORS DE LA COORDINADORA CREUEN QUE EL SEU MISSATGE HA DESPERTAT CONSCIÈNCIES

Tarragona Patrimoni de la Pau ha estat el referent de l'antimilitarisme al territori durant vint anys. El moviment contra la presència de vaixells de guerra al Port de Tarragona ha estat, probablement, la campanya amb més impacte ciutadà. Com els papers que cada mes repartien, el seu missatge ha anat calant a la ciutat, paraula a paraula, despertant consciències. Però el benefici ha estat mutu: per a Tarragona, «el foc constant de l'antimilitarisme» i, per als seus membres, «una escola de vida». En Toni reivindica les assemblees com un «espai d'aprenentatge social i polític».

Per dir adéu tornen on sempre han estat, als carrers. Aquest diumenge 7 d'octubre s'acomiadaran amb «un acte digne de tancament de la història de la Coordinadora», a les 12 a la plaça de la Font. Durant un parell d'hores, actuaran una desena de cantants i grups mentre l'artista Cesar Reglero desenvolupa la seva performance per recordar els 17 anys de Paraules per la pau. També es repartirà l'última revista, la número 204.

En Toni adverteix: «Marxem però deixant el gran objectiu per complir: dissoldre l'exèrcit». Tanmateix, assegura que estan «en pau». Tot i les dificultats, els frens i la impotència, Joan Clua remarca: «Sempre hem tingut l'impuls de tirar endavant, de pensar ‘per mi que no quedi', que som la resistència».

Com a exmembre del moviment dels insubmisos, el Toni sap bé que, de vegades, «hi ha lluites que es guanyen». Amb la mirada posada al futur, els dos activistes tarragonins es mostren pessimistes. O realistes, com ells es defineixen. «Ens han fet creure que tots podem arribar a dalt i així s'han assolit límits impensables: que una persona que treballa una jornada sencera no pugui viure dignament. Això és violència», sentencia en Joan, alhora que lamenta: «Escapar d'aquest sistema té un cost. I és elevat».

Font: http://www.fetatarragona.cat/2018/1...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas