Tortuga Antimilitar


Sobre las conductas antisociales, o aplicación de la justicia en la sociedad anarquista

Tortuga Antimilitar - 17 August, 2018 - 00:00

Uno de los motivos, diría que el principal, por el que el anarquismo suele ser rechazado es por el tema de la criminalidad, cuando a la gente se le propone la idea de una sociedad sin autoridad, lo primero que responden casi siempre quienes desconocen sobre esta filosofía es que "eso sería una locura, cada quien haría lo que le diera la gana y la sociedad acabaría en un caos".

El motivo de esa respuesta, como mencionaba arriba, es el desconocimiento, pues el anarquismo no propone el caos, sino como decía Reclus, "es la más alta expresión del orden", un orden no impuesto desde arriba, sino un orden espontáneo que surge desde abajo, de lo simple a lo complejo, una sociedad organizada sin autoridad.

Las personas se preguntan qué pasaría con los crímenes, con las víctimas y los criminales, cómo se resolverían esas cuestiones si el gobierno deja de existir.

Viendo que la no comprensión por parte de la sociedad sobre este asunto es uno de los motivos principales por el que se tilda de utópico al movimiento libertario, y por lo tanto impide su crecimiento, toda persona que se declare afín a la idea debería entonces explicar siempre que pueda, a aquellos que no sepan, cómo serían resueltos los conflictos en una sociedad sin Estado, o al menos como podemos imaginar que se resolverían dichos conflictos, basándonos en los principios ácratas.

Lo primero a tener encuenta es que al haber sido abolidos los antagonismos sociales (gobernantes y gobernados, patronos y asalariados, jefes y subordinados, etc), quedarán también abolidos los efectos que estos provocan, al ya no existir unas personas que manden y otras que obedezcan, sino que toda la comunidad estará compuesta de individuos libremente asociados, los crímenes resultados del enfrentamiento social entre autoridad/subordinación también dejarán de existir, sumándose a eso el hecho de que la Ciencia estará al entero servicio de la sociedad y no de los poderosos como ahora, por lo que se podrá trabajar cada vez más en evitar y destruir aquello que causa los crímenes, creemos que hay mucha más justicia, más práctica y más utilidad en destruir la causa que en castigar.

Pero aún a pesar de abolir los antagonismos sociales y trabajar en la destrucción de las causas de la criminalidad, podemos suponer que los crímenes no serán eliminados por completo, ya que existen algunos que en cierto momento y ciertas condiciones no podrán evitarse, por lo que la sociedad tendrá que afrontar el problema, ¿cómo entonces, basándonos en los principios ácratas, haría la sociedad para lidiar con los individuos antisociales?

Lo siguiente será pura especulación, pues es imposible describir ni predecir qué forma adquirirá la organización del futuro, pero es de suponer que será algo similar a lo siguiente si nos basamos en la máxima de "igual libertad para todos":

Si se prueba la responsabilidad de una persona en un acto antisocial, la sociedad podría llevarla a una "Comisión Local para la Resolución de Conflictos", un órgano compuesto de individuos electos e inmediatamente revocables, luego de que terminen su respectiva labor asignada.

Esta comisión actuaría como jurado, tendría un carácter de arbitraje entre la persona acusada y la víctima, buscando primero que todo la reconciliación y reparación de daños, siempre que sean reparables, y en caso de que no se pudieran reparar, proponer la víctima y el jurado a la persona acusada una compensación, hacer algo para pagar la ofensa.

Si el acusado acepta, ahí termina el juicio, en caso de no aceptar o de incumplir, se le informa a la Comisión, y esta tendría la potestad de exigir a la persona acusada el cumplimiento de aquello con lo que se comprometió, o de lo contrario podrá ser aislada o expulsada de la sociedad por un tiempo determinado o incluso indefinido, si aún así decide no cumplir, la Comisión puede declarar el aislamiento, por lo que al acusado, por un determinado tiempo, la sociedad no le dará trabajo, ni aceptará ningún servicio de su parte, ni tampoco le proporcionará servicio ni trato alguno, la persona acusada se verá entonces en la penosa situación de vivir de la caridad de sus familiares, además, como se le reducirá el trato a lo mínimo posible (atención en caso de enfermedad), no tendrá más remedio que verse obligada a quedarse dentro de su lugar de residencia hasta que termine el aislamiento.

En caso de expulsión, el acusado podría proponer en su lugar el aislamiento voluntario dentro de su casa, si la víctima acepta, se procederá a eso, de lo contrario la sociedad lo expulsará, reduciendo su trato igualmente a lo mínimo posible, permitiéndole regresar sólo para curarse de alguna posible enfermedad.

Si el individuo no acepta ni cumplir la compensación, ni el aislamiento, ni la expulsión, la sociedad podría considerarlo entonces persona peligrosa y tendrá todo el derecho a defenderse del antisocial, pero en esas condiciones, cualquier ser razonable comprenderá que es más beneficioso cumplir con lo prometido, que también pudiera ser el aislamiento o la expulsión, si así lo desea la víctima.

Luego se procede a mandar la información de la persona antisocial a todas las comunas de la Federación, para que sea de conocimiento público a todos sus habitantes, de esa forma se garantiza que no se le dará trato, ni trabajo, ni servicio en ningún lugar.

Esa es entonces la propuesta, basándonos en los principios libertarios, sobre qué hacer con la conducta antisocial, como ya mencioné, es solamente una especulación, cuando se establezca nuevamente una sociedad sin Estado, será esa misma sociedad la que determinará qué hacer con aquellos que violen la libertad de los demás, pero como nos muestran los ejemplos históricos más recientes, al organizarse la sociedad de una manera racional, la tendencia será la pacificación.

Lamentablemente, esas sociedades no lograron resistir al continuo ataque de todos los gobiernos y partidarios de la autoridad, la experiencia ha demostrado que la abolición del Estado debe darse al menos a nivel nacional si se quiere asegurar el establecimiento del anarquismo, y aún así estaría el problema de los demás Estados nacionales, que verán a la sociedad liberada como un peligro para su existencia, los pueblos oprimidos del mundo deberán en ese caso prestar su solidaridad a la nación libre, e intentar seguir su ejemplo en la conquista de la emancipación.

Carlos Hernández

Fuente: Portal Oaca

Categorías: Tortuga Antimilitar

Shangri-La y el mito de Shambhala

Tortuga Antimilitar - 16 August, 2018 - 00:00

Carlos César Álvarez

En la película “Horizontes perdidos” (Frank Capra, 1937) un grupo de viajeros occidentales, que huye de una revuelta en un país asiático, se estrella con su avión en un recóndito lugar del Himalaya. Son auxiliados por los habitantes de un valle perdido entre las montañas llamado Shangri-La. Los pobladores de este lugar viven felices, gozan de una salud perfecta y alcanzan gran longevidad.

La película se basa en la novela homónima de James Hilton (1933), el cual se inspiró en un conocido mito de las religiones orientales, del budismo principalmente: Shambhala, un supuesto país ideal en el que, como en Shangri-La, sus habitantes están liberados de las ataduras del mundo, no conocen el dolor ni la enfermedad y viven cientos de años.

Se atribuye a la fundadora de la Sociedad Teosófica H. P. Blavatsky la divulgación de este mito en la época moderna. Según esta célebre ocultista en Shambhala reside el “gobierno oculto del mundo”, un elenco de sabios iluminados que intenta guiar a la Humanidad por el buen camino (con poco éxito, según podemos ver a diario). Pero el origen de la leyenda es muy anterior, ya que aparece en el Vishnu Purana, textos religiosos hinduistas datados entre el siglo I a.C. y el III d.C., así como en el Mahabharata (c. siglo III a.C.)

Las versiones asiáticas del mito ubican Shambhala en diversos lugares, pero la idea más extendida es que estaría en Asia Central, bien en los Himalayas, o en pleno desierto del Gobi, en una isla en medio de un lago e incluso hay quienes la sitúan en el interior de la Tierra. Reyes y emperadores de Tíbet y Mongolia la buscaron infructuosamente durante siglos.

Para tratarse de un simple mito de origen budista es cuanto menos curioso constatar la cantidad de viajeros occidentales que se han interesado por Shambhala, después de oír hablar de ella a los asiáticos. Los jesuitas portugueses Estevao Cacella y Joao Cabral recorrieron Asia entre los años 1626 y 1630. En su libro sobre Bután, Cacella habla de la existencia de un gran reino llamado Shambhala, vecino a Mongolia. Según los butaneses el camino para llegar a él es extremadamente difícil. Cacella creía que podía tratarse de Catay (China), sin embargo su compañero Cabral opinaba que Shambhala no era dicho país, sino un reino situado en la Gran Tartaria.

Durante la Edad Media -desde la primera mención del obispo Otón de Frisinga en 1145- corrió por Occidente la leyenda de que en el corazón de Asia existía un reino cristiano, rodeado de países infieles, gobernado por un supuesto sacerdote y monarca conocido como el Preste Juan. Dicho reino figuraba en muchos mapas de la época. Otras versiones dicen que se encontraba en la India, país en el que según la tradición Santo Tomás habría predicado. El reino del Preste Juan estaba lleno de maravillas, entre ellas la Fuente de la Eterna Juventud. El monarca, al que se atribuía una edad de 562 años, poseía un espejo mágico en el que podía contemplar todos los acontecimientos que ocurrían. Estos detalles hacen pensar que estamos frente a una versión cristianizada de la leyenda de Shambhala. En plena época de cruzadas, la idea de que más allá de los dominios musulmanes pudiera existir un posible aliado movió a los reinos cristianos a intentar ponerse en contacto con el Preste Juan. Viajeros europeos lo buscaron sin éxito a lo largo de los siglos. Incluso el papa Alejandro VIII le envió una carta en 1177, pero el legado pontificio encargado de hacer llegar la misiva desapareció durante el viaje.

En el transcurso del siglo XIX y las primeras décadas del XX varios viajeros europeos exploraron Asia Central y oyeron a sus habitantes hablar de la leyenda de Shambhala. Hacia 1833, el húngaro Alexander Csoma de Koros, considerado el padre de la tibetología, trató de establecer el origen del pueblo magiar en el Turquestán. Fue el primer occidental en hablar de Shambhala e incluso la sitúa geográficamente: “El peculiar sistema religioso llamado Kdla-Chakra se supone que procede de Shambhala, un fabuloso país en el norte. Su capital era Kalapa, una espléndida ciudad, residencia de muchos reyes ilustres, situada más allá del río Sita o Yaxartes, donde el aumento de los días desde el equinoccio vernal hasta el solsticio de verano asciende a doce horas indias -es decir, cuatro horas y cuarenta y ocho minutos de nuestro cómputo.”

El geógrafo y naturalista Nikolai Prjevalsky viajó por Asia Central y Mongolia entre 1870 y 1885 y en la crónica de sus viajes escribe: “Otro cuento, muy interesante, se refiere a Shambaling, una isla situada en los confines del mar nórdico. Abunda en ella el oro y el trigo crece hasta una altura prodigiosa. La pobreza se desconoce en este país. Realmente la leche y la miel manan en Shambaling”.
Tibet, Himalayas. Oleo de Nicholas Roerich, 1933

Ferdinand Ossendowski cuenta en “Bestias, hombres y dioses” (1922) que un siberiano de Buriatia le mostró una cueva que era la entrada al reino de Agarti, otro nombre con el que se conoce a Shambhala. Muchas personas han entrado, la mayor parte ha preferido quedarse allí y los que han vuelto no han contado nada de lo que han visto pues así lo han prometido. Un cazador que regresó y quiso revelar lo que vio fue de inmediato apresado por los lamas, que le cortaron la lengua. Un lama mongol contó a Ossendowski que bajo tierra se extendía una red de amplios túneles por los que los habitantes de Shambhala viajaban en velocísimos vehículos.

La parisina Alexandra David-Néel recorrió el Tíbet a pie entre 1921 y 1924 pero no encontró por allí el mítico país. En uno de sus numerosos libros de viajes escribió: “Shambhala se encuentra geográficamente cerca de la ciudad de Balkh, en el extremo norte de Afganistán.” Ahí queda para quien quiera ir a comprobarlo.

El pintor y pacifista ruso Nikolai Roerich realizó dos viajes por Asia Central, uno entre 1925 y 1928 y otro de 1934 a 1936. Durante el viaje, los guías nativos interpretaban cualquier cosa como un signo de que la frontera de Shambhala estaba cerca: un geiser, una roca con inscripciones, animales cruzando el camino… Shambhala es un lugar al que uno puede aproximarse eternamente y no llegar nunca. Cuenta Roerich que al enseñar a unos mongoles una foto de Nueva York con sus rascacielos, estos exclamaron: “Es Shambhala”. Los lamas le dijeron que ya estaba muy cerca la época en que el Rey del Mundo, que gobierna Shambhala, se daría a conocer a la Humanidad. Lo cierto es que han pasado varias décadas y a fecha de hoy tan importante personaje no ha hecho acto de presencia. Igual que a Ossendowski, le mostraron cuevas asegurándole que eran entradas al mítico reino. Se dice que el propio Roerich llegó a visitar Shambhala, pero él nunca lo confirmó ya que prometió guardar el secreto de todo lo que vio allí.

Todos estos viajeros afirman haber presenciado fenómenos extraños en lugares que según sus guías locales estaban cercanos a Shambhala: luces en el cielo, perfumes penetrantes de origen desconocido y figuras de misteriosos lamas que surgían de repente y en ocasiones desaparecían volando.

Los relatos de estos exploradores, especialmente los de Csoma de Koros, eran conocidos por el jerarca nazi Heinrich Himmler, que en 1938 organizó la célebre expedición al Tíbet en busca de los orígenes de la raza aria. Uno de los lugares en los que supuestamente habrían de encontrar pruebas de sus teorías sería Shambhala, por tanto se propusieron localizarla. Sin embargo la expedición, comandada por Ernst Schäfer, terminaría en fracaso, en parte porque las condiciones climáticas fueron más duras de las previstas y sobre todo porque al empezar la guerra los alemanes tuvieron que abandonar apresuradamente los territorios controlados por los británicos so pena de ser detenidos. Por la misma época, el emperador nipón decretó que Shambhala no era otra que Japón. La finalidad de esta pintoresca declaración era puramente política y tenía como objetivo ganar a los mongoles para su causa.

El actual Dalai Lama reconoce que Shambhala es un lugar puramente místico y afirma lo siguiente: “Aunque aquellos con una especial legitimación pueden ir allí a través de su conexión kármica, sin embargo no es un lugar físico que podamos encontrar realmente.”

Shambhala o Agarti, en Oriente; el Jardín del Edén o Arcadia, en Occidente, son diferentes nombres para designar a la misma utopía: el país mágico en el que los seres humanos son eternamente felices.

Fuente: https://nuevarevolucion.es/cultura-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El legado del 15-M

Tortuga Antimilitar - 16 August, 2018 - 00:00

Me cuentan que días atrás, y en una de esas tertulias que padecemos, los todólogos al uso se interesaron por la huella del mayo francés de 1968. Uno de los participantes se permitió preguntar, en paralelo, por materia tan cenagosa como es la de otra huella: la del movimiento del 15 de mayo.

Supongo que, en relación con esta última, lo más prudente es acogerse al mantra que sugiere que carecemos de la perspectiva suficiente para evaluar cuál es el legado del 15-M. Al fin y al cabo, lo suyo es concluir que en 1975, siete años después del mayo francés, se hizo valer una manifiesta división de opiniones en lo que hace a la herencia dejada por este último. Y seguro que no faltó quien se sirvió afirmar que la herencia en cuestión poco más era que un puñado de eslóganes ingeniosos. Hoy sabemos, sin embargo, que nuestra visión del mundo cambió en 1968, y lo hizo para recordarnos que somos parte indeleble de aquello que queremos echar abajo, de tal suerte que los principios y los valores del enemigo –no esquivemos esta terminología- los llevamos dentro de la cabeza.

Aun con todas las cautelas, bueno será que proponga una somera reflexión sobre lo que cabe suponer que serán los cimientos de una futura valoración del 15-M. Lo primero que debo señalar es que conceptos como los de “legado” o “herencia” parecen remitir a la huella de un movimiento ya muerto. Y urge subrayar que, aun con sus carencias y debilidades, el 15-M existe. Muchas veces he dicho que a mi entender, y en la ciudad en la que se edita esta publicación, sigue siendo la punta de lanza de la contestación en los barrios. Ya sé que el enunciado es un argumento de ida y vuelta, toda vez que invita a concluir que si el movimiento del 15 de mayo, muy debilitado, sigue siendo, pese a ello, un baluarte principal, ello es fiel ilustración de cuáles son, en términos generales, los ínfimos niveles de movilización que hemos alcanzado. Las cosas como fueren, nunca está de más recordar que la “opción 15-M” permanece abierta, en unos casos porque está materialmente ahí y en otros porque se ofrece generosa a quien quiera recuperarla.

Otro elemento, insorteable, del balance, se llama Podemos (y, con Podemos, las fuerzas del “cambio”). Los medios de incomunicación han conseguido afianzar la idea de que Podemos constituye la concreción política –y con ella el legado mayor- del 15-M, de tal manera que este último, según esa percepción, habría desaparecido para abrir paso a un proyecto mucho más relevante y eficiente. Aunque las más de las veces los propios responsables de Podemos han procurado rehuir el argumento, lo cierto es que esa dramática distorsión ha cuajado en la percepción de mucha gente. Si, por lo demás, es verdad que el 15-M había perdido fuelle mucho antes de la irrupción de Podemos, no queda sino certificar que este último ha sido, ostentosamente, una respuesta desmovilizadora ante la desmovilización. Más allá de lo anterior, parece obligado certificar que Podemos, una fuerza política de corte tradicional, jerarquizada, personalista, portadora de una propuesta estatalista sórdidamente socialdemócrata y, en suma, manifiestamente alejada de cualquier perspectiva que huela a autogestión y a conciencia de lo que significa el colapso que se acerca, es, por muchos conceptos, la antítesis literal del 15-M.

Por momentos tengo la impresión, y doy un salto más, de que la huella de un movimiento como el 15-M es más fácil que se perciba a través de elementos intangibles que con el concurso de realidades materiales que, tal y como van las cosas, se anuncian poco estimulantes. Estoy pensando, para entendernos, que hoy es mucho más sencillo hablar de capitalismo, de sociedad patriarcal, de alienación y de explotación que lo que lo era antes de 2011. Y estoy pensando, también, en determinadas prácticas organizativas que reflejan una capacidad de reacción que no existía, o era mucho menor, antes de esa fecha. Lo anunciado no significa, sin embargo, que falten por completo realidades materiales que, asentadas, ilustrarían el vigor contemporáneo de lo que quiso ser, y en buena medida es, el 15-M. Tengo en mente al respecto, cómo no, la proliferación de espacios autónomos que, autogestionados, desmercantilizados y, ojalá, despatriarcalizados, se ha registrado entre nosotras. Intuyo que el balance postrero de lo que ha supuesto el 15-M dependerá en buena medida de la deriva de esos espacios y de la impronta que dejen en la articulación de un movimiento de contestación general del capital y del Estado.

Termino con un argumento que invoca la esperanza. La corrosión, cada vez más visible, y acaso irreversible, de todas las instituciones -y de quienes en ellas participan- no puede por menos que provocar una nostalgia del 15-M que aprecio en muchas personas y lugares. Bueno será que esa nostalgia quede atrás en provecho de la reconstrucción de un movimiento al que, con ese nombre o con otro, por lógica tiene que preocupar más el presente que su impredecible legado para el futuro.

Fuente: http://www.carlostaibo.com/articulo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Elche sol y palmeras clip

Tortuga Antimilitar - 15 August, 2018 - 00:00

Saludos Flamencos.

Joaquín Ortega.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Fermín Balentzia: "Siete maravillas"

Tortuga Antimilitar - 15 August, 2018 - 00:00

El Día de la Virgen de 1936 fue violada y asesinada por los fascistas la niña Maravillas Lamberto, florecica de Larraga. Fermín Balentzia le dedica esta canción.

MARAVILLAS

La noche los vio entrar
eran hombres sin luz
venían a todo gritar
eran la muerte azul

La escalera crujió
cuando salías tú
con tu padre a dejar
tu niña juventud

Maravillas, Maravillas
florecica de Larraga
amapola del camino
te seguiré donde vayas

A Monreal, a Otsoportillo,
a Sartaguda a Santacara,
para sembrar las cunetas
de flores republicanas

Pasearemos las calles
los lavaderos y plazas
liberaremos palomas,
las de las alas rapadas

La muerte no fue capaz
de sepultar tu mañana
ni podrá pintar de olvido
la acuarela de tu alma

Maravillas, Maravillas
florecica de Larraga
amapola del camino
te seguiré donde vayas

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un cor que batega sobirania alimentària

Tortuga Antimilitar - 14 August, 2018 - 00:00

Paula Duran

El sector primari al País Valencià presenta un ventall de problemàtiques que s'han arrossegati agreujat amb el pas del temps. La llista és llarga i tortuosa: el monocultiu agrícola i intensiu a moltes parts del territori, la quasi extinció de la ramaderia, l'oblit de la pesca tradicional, l'abandonament de terres fèrtils i la seua cimentació, la pèrdua d'oficis i sabers tradicionals, l'explotació normalitzada de les empreses de treball temporal, el despoblament de les comarques principalment rurals, les polítiques agràries europees, els acords de comerç internacional, les polítiques estatals i autonòmiques i un llarg etcètera.

Malgrat aquest panorama, i com a antídot, al País Valencià fa anys que també existeixen organitzacions defensores de les persones que treballen per un sistema agroalimentari just, sostenible i accessible, així com per un món rural viu –entenent que ha estat la recambra d'una saviesa popular mil·lenària. Des de fa huit anys, l'organisme que s'encarrega d'aglutinar tot l'entramat social i productiu que posa en pràctica les bases de l'agroecologia i la sobirania alimentària és la Plataforma per la Sobirania Alimentària del País Valencià. El seu objectiu principal és “ser un moviment aglutinador capaç de generar una àmplia mobilització social cap a la sobirania alimentària, mitjançant un procés d'enfortiment i articulació de les diferents experiències que existeixen en els territoris i emmarcant-les en una estratègia global”, tal com assenyalen a la seua descripció. Actualment, les organitzacions que formen part de la Plataforma són moltes i molt diverses, a més de totes les individualitats i grups de productores que s'hi han anat sumant i ara se'n senten part. La sobirania alimentària s'està treballant des de molts punts, des del vessant de sensibilització i pressió institucional fins a posar en contacte xicotetes productores amb mercats camperols propers.

La potencialitat d'un territori menyspreat

Una de les qüestions que caracteritza la Plataforma és la seua estructura. Les entrevistades asseguren que no n'existeix una de concisa ni sòlida, sinó que més aviat es tracta d'una estructura flexible que s'ha adaptat en cada moment a les circumstàncies i necessitats, de manera que és ací on resideix la seua essència, molt vinculada també a les condicions geogràfiques i climatològiques que marquen el ritme de la societat valenciana. “El País Valencià té una potencialitat especial per desenvolupar la sobirania alimentària”, assegura Marina Guedon, membre de la Plataforma des de fa cinc anys i integrant d'un grup de consum. “Vivim en un verger meravellós, amb un clima meravellós, amb una terra rica i abundant i, a més, no som un territori ni excessivament industrialitzat ni massa poblat”, destaca Manel Epicur, productor agroecològic i membre de la Plataforma des de fa també un lustre.
Imatges de la Trobada per la Terra, el 24 i 25 de març a Vistabella del Maestrat / LUCAS GUERRA

No obstant això, les persones que han treballat en aquest sector s'han vist històricament menystingudes i relegades a un segon pla, sota l'ombra d'un sector turístic, de la construcció i industrial que acaparava totes les mirades. La precarització ha marcat un abans i un després en el seu desenvolupament, sobretot per les condicions laborals i els preus de mercat, que ha imposat una agroindústria cada vegada més forta i monopolitzada per grans empreses i superfícies com Mercadona. Un terreny de joc amb unes regles marcades en detriment de la xicoteta i mitjana producció. “Es podria donar moltíssima més empenta a la qüestió de viure de la terra, podríem arribar a ser una finestra, un exemple de moltes maneres de com fer sobirania alimentària amb molts productes i experiències diverses, tancant el cicle de la ramaderia, l'agroecologia i la promoció de la biodiversitat”, defensa Patricia Dopazo, agroecòloga i membre constituent de la plataforma des dels seus inicis. “Tant de bo aconseguírem que tota eixa diversitat territorial estiguera en equilibri, tant a l'interior com a la costa, que canviara la concepció de l'economia i que es valorara el treball ambiental”, afegeix Juan Clemente, sindicalista i membre constituent de la Plataforma.

Els perills i reptes en el camí

En la batalla per aconseguir consolidar els conceptes i formar una societat crítica i compromesa amb una alimentació digna i saludable, la Plataforma s'ha trobat amb una sèrie d'entrebancs. “Just ara, els productes ecològics estan començant a posar-se de moda”, exposa Epicur, “i la seua arribada a supermercats i grans superfícies fa que les persones que comencen a estar conscienciades es conformen amb això, encara que siga comprar a Mercadona o Carrefour. A banda, també hi ha un altre sector que considera que el fet que a Mercadona es puguen trobar productes ecològics és motiu suficient per a desvirtuar el producte, la pràctica i la teoria”. I és que l'agroecologia s'ha convertit en un nou nínxol de mercat per a empreses capitalistes i grans grups inversors que estan apropiant-se'l mentre, per altre costat, mantenen la producció agroindustrial. “Fer la crítica destructiva i renunciar a parlar de sobirania i d'agroecologia no és la solució”, apunta el productor.

L'agroecologia s'ha convertit en un nou nínxol de mercat per a empreses capitalistes, que se'l volen apropiar

La qüestió laboral de les productores i el preu del producte final entra en joc. “Encara hi ha prejudicis amb els productes agroecològics pel seu preu”, observa Dopazo, que aposta per fer més pedagogia en la relació entre preu final i precarietat laboral. “La societat pensa que aquests productes són més cars, moltes vegades perquè s'han inflat els preus des de les grans superfícies.
I són els xicotets productors, no l'agroindústria ni les grans superfícies, els que han de marcar els preus, perquè és el cost real del seu treball, així eduquen. El que no és veritat és el preu barat, perquè això suposa precarietat laboral i pràctiques poc ètiques o insostenibles en la producció”, defensa l'agroecòloga. Així mateix, Dopazo reconeix que la precarietat laboral també afecta les consumidores. “Volem que la gent gaste més en alimentació però la gent no té diners ni temps per anar al mercat. Hem de lluitar contra la precarietat, contra tot el que siga low cost, perquè això se sosté sobre la precarietat laboral. Si aconseguim que la gent s'adone que si trenquem eixe cercle es generarà una nova economia i llocs de treball més dignes, aleshores podrem obtindre una vertadera economia local”, relata convençuda. “Encara falta atraure molta més gent per fer possible el canvi, hem de mostrar el poder que tenim com a consumidores”, apunta Guedon. En aquest sentit, hi ha diverses experiències al País Valencià que evidencien que a partir dels grups de consum es pot arribar a evolucionar, a crear un supermercat que siga propietat de les seues sòcies i es base en els principis de la sobirania alimentària. És el cas de Mercatrèmol a Alacant, un referent estatal, i de Som Alimentació a València.

Arrels internacionalistes en clau valenciana

“La sobirania alimentària és el dret dels pobles a aliments nutritius, culturalment adequats, accessibles, produïts de manera sostenible i ecològica, i el dret a decidir el seu propi sistema alimentari i productiu”. Així es va definir el concepte en qüestió al Fòrum Mundial sobre la Sobirania Alimentària celebrat a Nyéléni (Mali), i organitzat per Via Camperola juntament amb altres organitzacions camperoles i rurals d'arreu del món que lluiten per la justícia social i ambiental des del vessant agroalimentari. Nyéléni és el nom d'una dona africana protagonista d'una llegenda que la revela com a símbol de lluita per a l'alimentació del seu poble i, per tant, com a símbol de la sobirania alimentària. Per aquesta raó, el seu nom va ser escollit per representar el fòrum internacional on es va exposar i acordar, per més de 500 representants d'organitzacions del món rural de més de 80 països, el significat d'aquestes dues paraules que fan sacsejar els fonaments de l'agroindústria alimentària.

Una vegada conclòs aquest fòrum i definit el concepte de manera precisa, es va fer una crida mundial a treballar en l'àmbit local per la sobirania alimentària, fletxa que, a l'Estat espanyol, va recollir la Plataforma Rural, on són les organitzacions que integren la Via Camperola. Poc després, en una trobada estatal i amb l'ajut econòmic que van rebre organitzacions catalanes a través de la seua Generalitat, es va crear la secretaria estatal d'una xarxa anomenada Aliança per la Sobirania Alimentària dels Pobles, on es donaren les condicions perquè a cada territori es generara una xarxa encara més local i descentralitzada. D'aquesta manera, i de la unió de diverses entitats i organitzacions que ja treballaven en aquesta direcció al territori valencià, va nàixer la Plataforma per la Sobirania Alimentària del País Valencià.

A partir dels grups de consum es pot crear un supermercat, com Mercatrèmol a Alacant i Som Alimentació a València

“El plantejament de crear la plataforma es basa en un enfocament internacionalista i d'incidència política global”, matisa Dopazo. És el gener de 2009 quan va tenir lloc una primera reunió amb entitats, organitzacions i persones interessades
i vinculades amb aquesta lluita. Després d'organitzar la Setmana de la Lluita Camperola a l'abril, les forces van confluir en la planificació d'un campament per la sobirania alimentària a Venta de Contreras, al municipi de Minglanilla (Conca), on es van trobar totes les interessades i es va cridar gent per fer formacions en diversos temes, com el dret a l'alimentació, a l'aigua o la ramaderia. Amb la voluntat de crear aquesta plataforma, no serà fins a l'any 2010, a l'aplec al Mas de Noguera a Caudiel (Alt Palància), considerada la primera Trobada per la Terra, que no es va constituir oficialment. En l'actualitat, és pràcticament l'únic organisme que ha quedat dempeus i s'ha mantingut en forma i essència després d'aquella crida estatal, tot i que moltes iniciatives s'han transformat segons la naturalesa, les necessitats i el treball que ja s'havia fet a cada territori.

El passat mes de març, la Plataforma va celebrar la seua setena Trobada per la Terra a Vistabella del Maestrat (l'Alcalatén), una trobada anual que s'ha convertit en tradició on membres i simpatitzants poden apropar-se a conéixer i implicar-se a fer bategar el cor de la Plataforma. Una posada en comú d'experiències, emocions, victòries, mancances i necessitats, a la vegada que una trobada emocional, de reflexió, formació i celebració. Aquest any, la trobada ha comptat amb una assistència molt major que en altres i ha estat marcada per la visibilització dels ecofeminismes, una línia temàtica per a la qual s'ha apostat amb força des de l'organització. Així mateix, s'han mostrat i treballat els resultats d'un primer exercici d'introspecció interna que encara continua i que marcarà el futur de la Plataforma.

Eines i fites col·lectives en marxa

Projecte Talaia

Una iniciativa des d'on es fan visibles iniciatives i experiències arreu del País Valencià relacionades amb l'economia social i la sobirania alimentària.

Normativa higienicosanitària

A través d'unes trobades amb productores, es va identificar la necessitat d'un canvi en la legislació per a la comercialització de la xicoteta producció i la transformació de productes, ja que la legislació vigent estava feta per a grans indústries. Al desembre es va aprovar una normativa de venda directa que incloïa els mínims que va proposar la Plataforma.

Sistemes Participatius de Garantia (SPG)

Les xicotetes productores van identificar la necessitat de crear sistemes de confiança o recuperar els antics per fer la seua pròpia certificació agroecològica. És d'ací, d'un grup de productores agroecològiques apoderades, que naix el primer segell anomenat SPG Ecollaures. Actualment hi ha mapejats quatre SPG al País Valencià: a València (Ecollaures), a les Comarques Centrals, a Alacant i a Castelló.

Obradors polivalents d'ús col·lectiu

S'han fet formacions i presentacions sobre la necessitat de construir un espai d'aquestes condicions a cada poble per dinamitzar el món rural, crear llocs de treball i promoure el treball cooperatiu des de l'activitat primària. Aquesta infraestructura garanteix la seguretat alimentària i compta amb instal·lacions per transformar les collites en productes elaborats amb un valor afegit.

Menjadors escolars sostenibles

L'organització CERAI, en col·laboració amb la plataforma, està realitzant el projecte “La sostenibilitat al plat”, una tasca de sensibilització amb les AMPA de diversos centres escolars respecte a la importància de saber d'on provenen els aliments, el dret al seu accés i la importància de la sostenibilitat del que s'ofereix als menjadors escolars.

Article publicat al número 454 de la ‘Directa':
https://directa.cat/un-cor-que-bate...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Mare de Déu d'Agost

Tortuga Antimilitar - 14 August, 2018 - 00:00

Daniel Climent Giner. Professor de Ciències de la Natura

Carlos Martín Cantarino. Professor d'Ecologia a la Universitat d'Alacant

Poques celebracions s'associen tant al mes en què ocorren com la l'Assumpció, l'exaltació de Maria, el seu traspàs al Cel en cos i ànima. Hi ha moltes festes marianes, però la major se celebra el 15 d'agost, la Mare de Déu d'Agost, altrament dita Mare de Déu gitada, Trànsit, Dormició o Assumpció.

Esta festivitat ha sigut sempre un dia especial a la Mediterrània. I a les nostres terres una de les manifestacions festives ha arribat a transcendir molt més enllà: es tracta de La Festa per antonomàsia, el Misteri d'Elx. Un drama sacrolíric supervivent de tota una sèrie d'antigues representacions que es feien a diferents esglésies del País i que van ser prohibides pel Concili de Trento (s. XVI), excepció feta de la que es feia a la Basílica de Santa Maria d'Elx per butlla del papa Urbà VII.

Una festa que gràcies a mantenir una forta arrel cultural i identitària ha sigut declarada per la UNESCO (2001) “Obra Mestra del patrimoni oral i immaterial de la Humanitat”.

L'Assumpció de Maria és l'últim dogma definit pel Catolicisme (butlla Munificentissimus Deus, Pius XII, 1950). Això planteja un dubte: si el reconeixement oficial de l'assumpció de la Verge-Mare al cel té tan sols mig segle, ¿què significaven les representacions més antigues?

Intentem una contextualització historicocultural.

CONSIDERANDS

El 15 d'agost no correspon a cap efemèride solar (com Nadal, Sant Josep o Sant Joan) ni lunisolar (com el cicle pasqual); ni correspon a 40 dies abans o després d'alguna de les anteriors (com Tots Sants, les Creus de maig, l'Ascensió, etc.)

A l'antiga Roma i una vegada acabat el cicle cerealístic se celebrava a principis d'agost una festa d'agraïment per la collita, el Sacrum Anniversarium Cereris. Era una festa en honor de la deessa Ceres, epònima del nom “cereal”. Òbviament era una festa amb un significat diferent de la primaveral Cerealia que tot i estar també dedicada a Ceres en realitat celebrava el retorn de sa filla Proserpina des de l'Hades al món dels vius, a la superfície terrestre; una festa primaveral i de primícies que en certa mesura equivaldria a la nostra Pasqua.

En l'aparent recorregut per la volta celeste, el 23 de juliol el sol “se situa” sobre el signe zodiacal Leo (o s'hi situava en època romana; ara ja no). Es tracta del signe helíac per antonomàsia i la suposada cabellera de la constel·lació és una metàfora dels raigs solars. De fet, el mes zodiacal de Leo (23 de juliol – 23 d'agost) és el més calorós de l'any, allò que en italià es diu ferragosto, i que arriba al punt àlgid el dia 10 d'agost, festivitat de Sant Llorenç -amb les graelles de rostir com atribut[1].

El 13 d'agost, després del cim canicular, a Roma s'homenatjava Diana (una verge, prenguem-ne nota). El mateix dia se celebraven els Vertumnalia en honor de Vertumnus, el déu del canvi estacional alhora que espòs-amant de Pomona, la deessa dels fruïts (a la mediterrània els fruits maduren principalment durant l'estiu); en certa mesura es podria considerar Pomona una variant de Ceres, una advocació. Les Vertumnalia avisaven del canvi d'oratge; i les nostres àvies dien que “a la baixada de l'àngel” comença a refrescar, sobretot per les vesprades; es referien a l'àngel que pren el cos i l'ànima de Maria, la Verge-Mare, per pujar-la (assumpció) al Cel.

Dies després, a partir del 23 d'agost, el Sol “entra” en Virgo (“la Verge”). L'estrella principal de Virgo, una de les 10 més brillants del nostre cel, és Spica que representa l'espiga que la verge du a la mà tot recordant que per a eixe temps la sega, batuda i emmagatzematge dels cereals ja ha conclòs.

I ¿quina és la “verge” que sosté l'espiga? Les tradicions són diverses però quasi sempre es lliga a una deessa de la fertilitat: a Mesopotàmia Ishtar; a Egipte Isis; i en algunes versions grecoromanes se l'associa a Demèter/Ceres, que com les anteriors podrà lluir espigues en la segona meitat d'estiu.

Però per al poeta romà Ovidi –Les Metamorfosis (6:125) – Virgo és Erígone; una donzella que, seduïda per Dionís metamorfosat en un sanglot de raïm (Erigonen falsa decepit uva) mor i ascendeix al cel, on quedarà “impresa” en la constel·lació Virgo.

UNA FESTA D'ORIGEN INCERT

Sense menysteniment de les consideracions teològiques, ¿és possible que el cristianisme fera seu el patró de festivitats que hem comentat més amunt? O, en altres paraules, ¿es la festivitat de la Mare de Déu d'agost una síntesi de festes molt més antigues que giren al voltant del paper fecundador de la dona?

Una dona Verge (Virgo) i alhora Mare (fecunda) portadora del benedictus fructus ventris tui (Jesús). Un fructus equivalent a l'espiga, el simbòlic atribut vegetal comú a Demèter/Ceres, Ishtar o Isis i que ens assegura “el pa nostre de cada dia”.

Siga com siga, la Mare de Déu d'agost és una festa amb un fort component femení fins el punt d'estar associada a la planta femenina per excel·lència, l'alfàbega (Ocimum basilicum) que ornarà i aromatitzarà els carrers d'Elx durant La Festa, o que serà duta a pes de braços preferentment per xiques fadrines a Bétera, Alboraia, Gata, Relleu, Palma de Gandia…

Sí, La Festa gran d'agost.

[1] “Les llàgrimes de Sant Llorenç i la canícula estival”, a

https://daualdeu.wordpress.com/2013...

Font: http://www.saoedicions.com/la-mare-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Júlia Moltó: “Vivim en un planeta amb recursos limitats i estem en un model que no ho compren”

Tortuga Antimilitar - 13 August, 2018 - 00:00

• Parlem amb Júlia sobre la paralització del projecte Alcoinnova, la Rosaleda, Serelles, el tren Alcoi-Xàtiva i la contaminació a les nostres comarques. • Es parla molt de la crisi econòmica però no tant de la crisi ecològica, que jo crec que està darrere de tot. Hem de prendre consciència.

Rodrigo Paños

Júlia Moltó Linares és llicenciada en Dret i membre de la Colla La Carrasca -Ecologistes en Acció. Parlem amb ella per tractar diversos temes d'actualitat al nostre entorn. Entre ells, la paralització del projecte Alcoinnova, la Rosaleda, Serelles, el tren Alcoi-Xàtiva i la contaminació a les nostres comarques.

– Bon dia Júlia, recentment el TSJ ha anul·lat la ubicació del projecte Alcoinnova en la zona de La Canal, pareix l'Aqüífer del Molinar està salvat, no?

Pensem que el futur de l'Aqüífer ara pinta molt bé. Falta veure si l'empresa promotora, l'Espanyola, recorre la sentència, perquè la Generalitat ja ha anunciat que no ho farà. Veient els elements de la sentència i a la vista de la doctrina del TSJ respecte als terrenys protegits pareix que serà molt difícil. La sentència incideix especialment en el tema ambiental, però per a nosaltres el tema de l'aigua era fonamental perquè no podem imaginar un recurs més estratègic i més important que la principal font de subministrament d'aigua d'Alcoi.

– Faltarà veure si l'empresa continua insistint

Una cosa és el Pla de l'actuació territorial, que és el que s'ha declarat nul per ser contrari a dret. Però és que l'actuació ja estava aturada pel projecte d'urbanització, que acumula informes negatius, té interrogants que són molt difícils de resoldre i no sembla un projecte d'urbanització viable. És a dir, independentment de la sentència, pareix que el projecte d'urbanització ja estava encallat, no per les nostres actuacions, sinó perquè l'empresa no ha aconseguit presentar un projecte d'urbanització que supere els impediments legals. Esperem que tot açò aprofite perquè es comprenga que quan es presenten actuacions d'aquest tipus és molt important que tinguen les bases sòlides.

Les promeses s'han de concretar en pressuposts i actuacions

– Vosaltres sempre heu insistit que n'hi ha alternatives per a ubicar un projecte d'aquestes característiques, quines?

Vam encomanar un informe a la UPV perquè analitzara l'estudi d'alternatives que va fer l'empresa. La conclusió dels experts va ser que l'estudi no tenia cap rigor. I de fet així ho recull la sentència. La Universitat va analitzar l'espai que tenim tant al terme d'Alcoi com a la comarca i n'hi ha moltíssimes. Dins d'Alcoi n'hi ha parcel·les i naus buides, l'Ajuntament proposa Pagos, també n'hi ha una proposta de polígon mancomunat, n'hi ha municipis molt pròxims que tenen també sols adequats…

– Per tal d'acumular sinergies entre els municipis i les institucions, potser la millor alternativa podria ser un polígon mancomunat, no?

Possiblement sí, perquè això de fer sempre la guerra entre municipis no arriba a cap lloc: cal sumar esforços i fer projectes que aprofiten a tota la comarca.

– Segons recents estudis que heu dut a terme, tant Alcoi com Ontinyent superen els límits de contaminació d'ozó troposfèric que recomana l'OMS

És un tema de salut pública i que també afecta els espais naturals, per tant ens preocupa.

– Què caldria fer a mitjà termini per baixar els nivells de contaminació?

Aquest és bàsicament un problema del trànsit, de tota la circulació que fem amb vehicles i amb camions que transporten mercaderia. Per a buscar solucions hem de canviar el model de transport: hem d'anar a un model que prioritze els mitjans menys contaminants, com anar a peu, transport públic o la bicicleta. I pel que fa a les mercaderies, cal fomentar el transport ferroviari. Ací l'aposta pel tren Alcoi-Xàtiva i la seua millora pensem que és bàsica.

Les urbanitzacions disperses sempre són una càrrega per a la ciutat

– Aquest canvi té a veure també amb el model de ciutat que tenim

El tema del transport està relacionat amb l'urbanisme. Si tenim una ciutat amb urbanitzacions disperses on tot es troba lluny i on el cotxe és imprescindible, és molt difícil que pugues reduir la circulació. Si tenim una ciutat compacta, amb serveis pròxims, on pots desplaçar-te a peu de forma segura i senzilla i amb un transport públic que no està saturat per l'ús del transport privat, evidentment es pot fer una ciutat amb millor qualitat d'aire.

– Has fet menció del tren Alcoi-Xàtiva, la seua millora és una de les vostres reivindicacions constants. Ara que ha canviat el Govern, s'obrin esperances a la seua millora?

Duem molts anys de promeses incomplides. Volem que es facen realitat i es concreten en una millora reial de la línia perquè és un altre dels serveis estratègics per al futur de la comarca. Les promeses s'han de concretar en pressuposts i actuacions.

– Recentment la Carrasca ha acordat el projecte de la Rosaleda amb l'Ajuntament, comenta'ns

L'Ajuntament ha elaborat durant els últims anys diversos projectes que no complien amb els mínims que fiava la sentència que declarava il·legal l'obra que es va fer a la Rosaleda. L'última proposta que ha presentat l'Ajuntament, per fi, després de molts anys, sí que compleix els mínims. Nosaltres hem dit que si és així estem totalment d'acord. Ara la proposta s'haurà de concretar ja en un projecte. És una bona notícia perquè es podrà restaurar la zona verda i fer el seu ús dins de la legalitat.

– Altre tema, s'està investigant el tema de la urbanització de Serelles,

Ara està en marxa una investigació penal. Nosaltres no ens hem personat en l'assumpte. Com que l'empresa estava en concurs de creditors, sembla que el jutge que portava el cas ha observat indicis delictius dirigits a evitar que els proveïdors i hisenda cobren.

Es parla molt de la crisi econòmica però no tant de la crisi ecològica

– Què s'hauria de fer amb aquest espai de zona natural d'Alcoi des del vostre punt de vista?

Hi ha una sentència pendent d'execució que obliga a fer una restauració mediambiental. Perquè l'empresa, amb el consentiment de l'Ajuntament, va ocupar terrenys que no hauria d'haver ocupat: va ocupar vies pecuàries, barrancs, va planificar les zones verdes dins dels barrancs… No serà fàcil fer la restauració ambiental, ens trobem amb el mateix problema que en la Rosaleda: destrossar ambientalment les coses és molt senzill però restaurar és molt complicat. També cal tenir en compte que n'hi ha gent vivint allí. Les urbanitzacions disperses sempre són una càrrega per a la ciutat: si tens espais a la ciutat buits que necessiten vida no pots ocupar espais naturals que fan la seua funció, és molt problemàtic i molt car per a la ciutat.

– Esteu treballant actualment algun tema més que no hàgem comentat?

Tenim la sensació que sempre estem apagant focs que no ens deixen posar atenció en els problemes estructurals. Si no ens replantegem el model de producció i consum en el qual vivim no resoldrem els problemes de fons, que és que el model econòmic que tenim és insostenible. Vivim en un planeta amb els recursos limitats i estem en un model que no ho compren, que parla de la necessitat d'un creixement constant. L'objectiu del sistema econòmic hauria de ser el fet de donar una vida digna a les persones, no el creixement il·limitat, perquè d'aquesta manera, estem abocant-nos a que el nostre sistema no es puga sostenir. Es parla molt de la crisi econòmica però no tant de la crisi ecològica, que jo crec que està darrere de tot. Hem de prendre consciència.

Font: https://www.lesmuntanyes.com/2018/0...

Categorías: Tortuga Antimilitar

"Aromas Ilicitanos" versión jazz

Tortuga Antimilitar - 13 August, 2018 - 00:00

En un 40 cumpleaños un grupo de amigas regala una original versión de Aromas Ilicitanos. subido por http://www.ezequielpiensa.com

https://www.youtube.com/watch?v=Mh3...

Y también:

"Aromas ilicitanos: Banda Sinfónica de Elche & Pedro Pomares"

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pescadors de Tabarca

Tortuga Antimilitar - 13 August, 2018 - 00:00

El Archivo Municipal de Alacant con motivo de la celebración del Día Internacional de los Archivos, aporta una fotografía realizada por Francisco Sánchez para su difusión. En la imagen, unos pescadores tabarquinos en 1944.
(tomada de Facebook)

Categorías: Tortuga Antimilitar

'Mary Shelley': El drama personal de la creadora de 'Frankenstein'

Tortuga Antimilitar - 12 August, 2018 - 00:00

Ignasi Franch

En ocasión del bicentenario de la publicación original de Frankenstein o el moderno Prometeo, se estrena un filme que narra la etapa de juventud de su autora. Mary Shelley publicó anónimamente la novela cuando contaba con apenas veinte años. A esa temprana edad, ya se había enfrentado al repudio familiar y social derivado de su relación amorosa con el poeta y agitador Percy Bysshe Shelley ( Prometeo desencadenado).

La realizadora saudí Haifaa al-Mansour ( La bicicleta verde) ha optado por defender una lectura biográfica de Frankenstein, entendida como una historia de abandono y pérdida altamente influida por las experiencias de su creadora. Por ello, pone la lupa sobre la red de relaciones que la marcaron íntimamente.

El padre de la protagonista, el intelectual y librero William Godwin, le dispensó un trato distante y en algunos aspectos bastante contradictorios con los ideales de educación que decía defender. Su madre fallecida tras dar a luz, la feminista Mary Wollstonecraft ( Vindicación de los derechos de la mujer), sirvió de referente y también de advertencia sobre las consecuencias posibles de ensayar un choque frontal con la sociedad.

El co-protagonista de la película, con todo, es Percy Shelley. Al-Mansour y compañía se fijan especialmente en las turbulencias de la pareja. Si él quería mantener una relación sexualmente abierta, esta práctica generaba conflictos en su mujer y dificultaba que esta alcanzase la reputación social que codiciaba. Una gestión muy desigual del duelo, evidenciada tras la pérdida prematura de tres de los cuatro hijos que la pareja tuvo en común, también enrareció la vida del matrimonio.

Una vida repleta de experiencias extremas

La anécdota sobre la creación de Frankenstein ha sido llevada al cine en diversas ocasiones por autores como Ken Russell ( Gothic) o Gonzalo Suárez ( Remando al viento). Los Shelley, Lord Byron y el doctor John Polidori se retaron a escribir historias de terror en sus veladas en Ginebra. Los escritores más consolidados, Byron y Percy Shelley, acabaron distanciándose del pasatiempo, pero los empeños de sus compañeros sí que germinaron.

Polidori aportó una mirada a un mito preexistente en El vampiro. Por su parte, Mary Shelley consiguió crear su propio mito, recordado durante dos siglos, a través de un largo proceso creativo que culminó en la redacción de su primera novela. Supo dar vida a un cuerpo nuevo hecho con pedazos de los intereses científicos contemporáneos, de la sensibilidad romántica, y de impulsos atávicos como el deseo de trascender la muerte y gobernar la vida. Las connotaciones transgresoras de su obra, tildada de blasfema y repugnante, fueron amortiguadas en sus primeras encarnaciones teatrales y cinematográficas.

Mary Shelley termina transformándose en una película sobre los orígenes de Frankenstein y las dudas iniciales que generó su autoría. Anteriormente, tiene aires de paseo por la escena literaria del romanticismo inglés (también aparece Samuel Taylor Coleridge) con componentes de denuncia antimachista. Percy Shelley y Lord Byron no salen bien parados: se les retrata como dos hombres irresponsables e insensibles. Su amor libre no deja de ser muy asimétrico, al llevarse a la práctica en un contexto social manifiesta machista.

El folletín sentimental predomina en la película. Los acontecimientos reales marcan este camino: la escritora se escapó de casa con el poeta cuando este ya había tenido dos hijos con otra mujer sin el pararrayos reputacional del matrimonio; posteriormente, él se acostó con la hermanastra de Mary, que alumbró una niña de Lord Byron. En el entorno cercano de los Shelley, además, se produjeron multiples suicidios, intentos de suicidio y accidentes letales. El mismo Percy murió ahogado a los 29 años.

Las guionistas Emma Jensen y al-Mansour alteran algunos acontecimientos para potenciar el romance inicial de los Shelley. Con todo, no aprovechan todas las oportunidades que les proporcionaba la historia real: el misterioso pasado de la madrastra de la protagonista bien podría haber merecido alguna subtrama.

Mary Shelley puede resultar una película atractiva y, a la vez, algo inadecuada. Remite a las adaptaciones cinematográficas, más o menos convencionales, de Jane Eyre u otros títulos del gótico femenino. Quizá la Mary Shelley de juventud y su primera novela hubiesen merecido una traslación a imágenes más arriesgadas estilísticamente. Aunque se pueda aducir que al-Mansour propone una expansión conceptual de los dramas de corsés y castillos austenianos mediante sus pinceladas feministas, de la misma manera que Frankenstein expandió la iconografía (y no tanto el estilo) de una novela gótica en pleno desgaste.

La propuesta de la cineasta saudí, nos tememos, tendrá un impacto mucho menor. Su película puede tener un agradable envoltorio estético e incluso resultar divulgativa, a pesar de las constantes (y a veces sorprendentemente gratuitas) licencias creativas respecto a la historia real. Aun así, desentona con el arte de esa mujer que se enfrentó a la sociedad y a su familia. Quizá sintoniza más con la Shelley madura que introdujo cambios en clave conservadora a su obra, tras verse empujada a llegar a pactos con la sociedad que la había excluido previamente.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Entrevista con John Pilger: El precio por criticar a Israel

Tortuga Antimilitar - 12 August, 2018 - 00:00

El régimen de Israel es bien conocido por tener un potente lobby estadounidense que no solo influye en el Congreso y los medios de comunicación

Sino que también intimida a los estadounidenses que se atreven a criticar sus políticas hacia los palestinos, como describe Dennis J. Bernstein.

Hay muy pocos periodistas en los EEUU o en Europa que tengan el coraje de informar imparcialmente sobre la aparentemente interminable ocupación ilegal de tierras palestinas por parte de Israel.

Personalmente, como judío estadounidense y nieto de un reverenciado rabino, los representantes proisraelíes y sus cabilderos sionistas me han estado denunciando fuertemente en los EEUU.

Dejé de contar la cantidad de ataques personales despiadados que me han catalogado como un antisemita judío que se odia a sí mismo. Aquí hay uno que llamó mi atención y la atención del periodista Robert Fisk del Independent of London, a quien presenté una noche para una conferencia en Berkeley, California, y que luego escribió un artículo sobre la difícil situación de los periodistas y activistas judíos en los EE.UU. que se atreven a escribir o hablar honestamente sobre la ocupación brutal e ilegal de los palestinos por parte de Israel:

"Tú, pedazo de mierda judía maldita, maldita y egoísta. Hitler mató a los judíos equivocados. Debería haber matado a tus padres, así una mierda judía como tú no habría nacido. ¡Si Dios quiere, los terroristas árabes te harán pedazos al estilo de Daniel Pearl, amén!, la última referencia al difunto periodista del Wall Street Journal, Daniel Pearl, quien fue secuestrado y decapitado en Pakistán.

Y en otro nivel, el consulado israelí en San Francisco se ha quejado repetidamente a mis gerentes de KPFA/Pacifica Radio de mi informe de "terrorista propalestino" y "antisemita" y sobre mi aparente "odio" al Estado judío.

El galardonado cineasta y periodista de investigación John Pilger es una de las raras excepciones que se ha lanzado de cabeza en esta historia crucial de nuestro tiempo. Pilger ha realizado dos documentales con 25 años de diferencia sobre Palestina, con casi el mismo nombre, Palestina es la cuestión y luego Palestina sigue siendo el tema.

Recientemente hablé con Pilger sobre Palestina y la brutalidad de la ocupación continua, y también sobre la responsabilidad de de la prensa occidental por empoderar y sostener la ocupación publicando informes erróneos y, en algunos casos, no informar en absoluto de las realidades brutales de la ocupación israelí de los palestinos, que muchos críticos, así como varios funcionarios de la ONU, han calificado como una forma de limpieza étnica que raya en el genocidio.

También hablé con Pilger sobre las recientes reuniones del G-20 en Alemania, donde el presidente Trump celebró su primera reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, en medio del frenesí del Rusiagate. La última película de John Pilger es The Coming War on China. Recientemente dio una emotiva charla en la Exposición Palestina en Londres sobre la batalla actual por la liberación de Palestina, algunos extractos han sido publicados por Consortiumnews.

Dennis Bernstein (DB): Comencemos con algunos eventos actuales. Acabamos de tener la reunión del G20 en Europa con un gran acuerdo en la reunión entre Trump y Putin y mucha acción en las calles. ¿Tus pensamientos sobre lo que sucedió allí y algunos de los sucesos?

John Pilger (JP): Creo que fue muy interesante en dos niveles. En primer lugar, fue una clara demostración de la continua rebelión contra los gobiernos a control remoto, gobiernos a los que a menudo se denomina justicieramente oligárquicos. El número de personas en las calles de Hamburgo representó con precisión esa rebelión.

Lo interesante del G20 fue que, claramente, Alemania se propuso determinar la agenda. Merkel quería hacer avanzar a su país como líder indiscutible ahora de Europa. Algunos dirían que así ha sido durante bastante tiempo y con Gran Bretaña en el camino de salida, existe la oportunidad. Pero eso no sucedió.

La discusión fue apropiada en la reunión entre Donald Trump y Vladimir Putin. Dejando de lado todas las cualidades grotescas y de dibujos animados de Trump, la única cosa que ha sido constante es hacer algún trato con Rusia. Esto lo ha metido en muchos problemas porque el Partido Demócrata y, de hecho, la mayoría de las instituciones de Washington, no quieren que esto suceda. Les gustaría que Rusia siguiera siendo un enemigo perenne.

Sin Moscú como demonio, es muy difícil justificar una gran parte de la infraestructura de poder en los EEUU, en particular las industrias militares y de armamento masivo. Trump desafió abiertamente esto, virtualmente desde el principio. Aunque parecía tener que probarse a sí mismo frente a los pilares del poder en Washington disparando misiles a Siria, este elemento en su presidencia ha permanecido bastante constante.

Esta fue, por supuesto, la primera reunión entre Trump y Putin. Hablaron durante dos horas y veinte minutos y, según todos los informes, se desarrolló algún tipo de relación. En tiempos anteriores, eso sería una buena noticia. Solía llamarse "distensión". En la actualidad, esta no es una buena noticia, tampoco para el oficialismo político de los EE.UU. ni para los medios corporativos ni en gran medida, aquí en Gran Bretaña.

Las ridículas acusaciones de que los rusos ayudaron a elegir a Trump interfiriendo directamente en el gran proceso democrático estadounidense han convergido con la noticia de que Trump y Putin podrían haber llegado a algún tipo de acuerdo. Que Trump pueda seguir cualquier arreglo que haya hecho para normalizar las relaciones con Rusia, dadas las instituciones de poder en EEUU, es bastante dudoso.

DB: Por supuesto, la prensa corporativa no está para nada interesada en la distensión en Siria. Su historia principal desde la reunión de Trump con Putin ha sido que su hijo puede ser culpable de traición.

JP: Nunca he escuchado algo tan absurdo en mi vida, especialmente porque EEUU ha intervenido tan agresivamente en la Rusia postsoviética. A lo largo de la década de 1990, la intervención abierta y bastante exitosa fue descarada. Y que estas poderosas fuerzas en los EEUU se obsesionen con la intromisión rusa en nuestro proceso electoral demuestra una especie de doble estándar que es difícil de comprender.

DB: A la luz de su nueva película, The Coming War on China, este es un momento en el que la distención en todos los niveles es crucial por la gran peligrosidad de mantener el rumbo. Es interesante ver que los halcones derechistas en Washington están ayudando a fomentar una nueva relación entre Rusia y China. Pero la distensión es la única respuesta en este momento, ¿no es así?

JP: Sí, lo es. Lo que se necesita es un acuerdo diplomático. Desafortunadamente, EEUU ya no lo hace. No tiene "diplomáticos" en el verdadero sentido de la palabra. Ver ahora a los presidentes de dos de las principales potencias con armas nucleares en el mundo que aparentemente forjan algún tipo de acuerdo político, aceptando, que no deberían ir a la guerra con armas nucleares. Este es un retroceso a un tiempo anterior a que George W. Bush aboliera los Tratados de Reducción de Armas Estratégicas (TRAE) y otros que se organizaron tan laboriosamente durante tantos años entre la Unión Soviética y los EEUU, demuestra cuánto ha retrocedido el mundo, a nivel de su élite política. EEUU tiene una visión muy aterradora para la mayoría de nosotros porque las armas nucleares están en el trasfondo todo el tiempo. La probabilidad de un lanzamiento equivocado de armas nucleares es alta.

Consideremos el caso de Corea, donde EEUU ha instalado su muy agresivo Sistema de misiles antibalístico móvil, el denominado sistema de "defensa", que amenaza a China. Nadie cree por un momento que estos misiles apuntan a Corea del Norte, lo que podría ser abordado de muchas otras maneras por los EEUU. La estrategia a largo plazo de un Pentágono en expansión es la balcanización de la Federación de Rusia y la intimidación de China. Y si hay algún destello de algún tipo de retroceso desde esa posición, como pudo haber sido en la reunión entre Trump y Putin, entonces esa es una buena noticia.

DB: Y por supuesto es tan extraño que EEUU hable sobre el papel que China debería desempeñar y cómo estamos tan decepcionados de que no están haciendo todo lo posible para facilitar el TRAE, que es parte de una estrategia para rodear a su país en lo que sabemos se perfila como "el siglo chino". John, me gustaría que hables sobre cómo comenzaste a informar sobre Palestina y luego me gustaría avanzar rápidamente a los problemas actuales.

JP: Primero fui a Palestina en la década de 1960 y me quedé en un kibutz. Probablemente llegué con la suposición popular de que los mitos de Israel sobre sí mismo eran ciertos, de que Israel era una buena idea. Combiné el horror del Holocausto con el nuevo Estado judío. La gente en el kibutz se consideraba tanto socialista como sionista.

Llegué a entender el doble discurso o la amnesia contemporánea que es tan penetrante en Israel. Tuvimos algunas discusiones muy animadas, pero rara vez mencionamos al pueblo mayoritario. Los vi una noche y se los denominó "ellos", como siluetas más allá de los límites del kibutz. Pregunté por ellos y me dijeron, bueno, son los árabes. Un hombre los llamó nómadas. Al hacer la pregunta estaba cruzando una línea y se produjo un silencio inquieto. Estaba con buenas personas en el kibutz, tenían principios, muchos tenían recuerdos de los horrores en Europa. Por supuesto sabían que estaban en tierra robada.

La palabra "palestino" casi nunca se usó, más bien se hizo eco de la observación posterior de Golda Meir de que "no existe tal cosa como los palestinos". Porque una vez que se reconoció el término "palestino", se tuvo que reconocer el Estado de Palestina. Para mí fue una introducción muy interesante a la situación extraordinaria en Palestina. Aprendí mucho de un fotógrafo maravilloso llamado Dan Hidani que perdió a toda su familia en Alemania durante la guerra. Discutimos este tema de los llamados árabes y aprendí mucho de él sobre la culpabilidad de los colonizadores que nunca puede ser encubierta. Estas primeras experiencias realmente me alertaron sobre la enorme injusticia que sufrían los palestinos y que, por supuesto, aún sufren hoy.

DB: ¿Podría pedirte que cuentes la historia de la novelista Liana Badr, porque realmente habla de lo que ha sucedido a muchos palestinos y de la forma en que han sido tratados?

JP: En 2002, cuando Ariel Sharon era primer ministro y varias veces envió al ejército y tanques israelíes a Cisjordania, llegué a Ramallah justo cuando el ejército israelí se retiraba. Ramallah fue devastada y uno de los lugares que visité fue el Centro Cultural Palestino. Allí conocí a la directora del centro, la renombrada novelista palestina Liana Badr, que ahora enseña en la Universidad de Columbia. Sus manuscritos estaban desgarrados y esparcidos por el piso. El disco duro que contenía su ficción y toda una biblioteca de obras de teatro y poesía había sido robado por los soldados israelíes. Ni un solo libro había sobrevivido. Se perdieron las cintas maestras de una de las mejores colecciones de cine palestino.

Fue un asalto a la cultura de las personas. Los soldados habían orinado y defecado en los pisos y en los escritorios y untado las heces en las pinturas de los niños. Fue el símbolo más vívido y revelador de lo que hace una potencia colonial a las personas cuyo país ocupa.

Fue un intento de deshumanizar, eso es lo que representó este asalto al Centro Cultural Palestino. Lo que también me impactó fue la determinación de los palestinos en esta situación de no cumplir con lo que se esperaba de ellos como víctimas. Eso es lo más sorprendente de los palestinos. Al caminar a través de los escombros de Gaza, donde los israelíes han atacado tantas veces, de repente ves a lo lejos a un grupo de muchachas de la escuela bellamente vestidas con sus uniformes almidonados y planchados y el pelo recogido. Es una visión de desafío y determinación para seguir adelante. Entonces la ocupación pudo haber funcionado físicamente pero no funcionó espiritualmente. Y tal vez en el futuro cercano no funcione políticamente.

Las naranjas de Jaffa son famosas en todo el mundo. En realidad, Jaffa es una ciudad palestina tomada por Israel. Las naranjas de Jaffa forman parte de la historia mítica del Israel moderno, la idea de que el desierto de Palestina se vería eclipsado por los judíos que llegaban, que harían florecer el desierto. Pero las naranjas y las uvas de hecho fueron cultivadas por agricultores palestinos y las naranjas se habían exportado a Europa desde el siglo XVIII. En un momento, un nombre más bien melancólico para la ciudad de Jaffa utilizado por sus antiguos habitantes era "el lugar de las naranjas tristes".

DB: Quiero hablar sobre Palestina y el periodismo. Tal vez podríamos comparar y contrastar a Mohammed Omer, por un lado, esquivando bombas y tratando de obtener alimentos para su familia mientras los drones vuelan por su ventana, tratando de obtener lo mejor que puede en la verdad sobre el terreno compare a Mahoma Omer con la gente de CNBC y la BBC.

JP: Bueno, sabemos que la mayoría del periodismo convencional es simplemente una extensión del Estado. Hemos hablado sobre la extraordinaria campaña de propaganda de McCarthy que quería culpar a todo, incluido el clima, a Rusia. Eso sucede porque los medios son el ala de propaganda de las instituciones que forman el poder en Occidente.

Quien produce la propaganda más refinada es la BBC. CNN y los otros son simplemente versiones más crudas. Cualquier verdad sobre Israel/Palestina o, más en general, el Medio Oriente no vendrá de los principales medios de comunicación. Aquellos de nosotros que sabemos esto deberíamos dejar de golpear nuestras cabezas contra una pared de ladrillo, preguntando por qué no dicen la verdad. Eso no es para esos medios.

Afortunadamente, ahora hay muchas fuentes independientes, como su programa. Usted mencionó a Mohammed Omer. Vimos lo brillante y objetivo que fue su informe desde Gaza durante el último terrible ataque en 2014.

Su propia familia estaba bajo ataque, tenían muy poca comida y agua, y así sucesivamente, pero todos los días producía informes concisos de no más de tal vez 800 palabras, junto con sus fotografías que reflejarían lo que estaba sucediendo cuando lo presenció. Se trataba de cómo las personas seguían conduciendo sus vidas de la manera más extraordinaria, a pesar de todo el dolor y el sufrimiento.

En otras palabras, hizo lo que los medios oficiales en Occidente rara vez hacen: puso caras y nombres a las personas, describió sus vidas. Él ha reunido esas piezas en un libro. Y ha habido otros periodistas, particularmente fotógrafos palestinos y gente de cámara, que han hecho un trabajo similar. Me hacen sentir orgulloso de ser un periodista.

DB: Solo menciono a los periodistas corporativos porque mantienen este tipo de condiciones porque no los entrevistan al informar o los mencionan despectivamente.

JP: Desde mi propio punto de vista, lo encuentro imposible de ver, a menos que yo los esté monitoreando. Es censura por omisión, por distorsión, por demonología. El general Petraeus dijo una vez que pasó la mayor parte de su tiempo con los medios porque eso importaba más que intentar derrotar a los talibanes.

La buena noticia es que mucha gente ya no les cree. Uno de los elementos de la rebelión que atraviesa las sociedades occidentales es la ira de los medios. Esto es ciertamente cierto en Gran Bretaña. Nunca he sabido que los medios sean un tema tan popular para debatir. Y está siendo discutido con mucho resentimiento. Los reporteros ahora tienen que dar cuenta de sus acciones. Ese es un nuevo desarrollo.

Ayer The Guardian publicó un artículo en primera plana bastante defensivo sobre periodistas a los que los sobrevivientes del terrible incendio de la Torre Grenfell habían llamado para rendir cuentas aquí en Londres. Bueno, eso fue emblemático de los medios llamados a dar cuenta de una amplia gama de cuestiones. Las personas se están dando cuenta, ahora entienden. Ya no son simplemente consumidores de este tipo de tonterías.

Ciertamente, el poder de los medios permanece. Pero una de mis historias favoritas es que la noche en que Jeremy Corbyn casi ganó las elecciones aquí, hubo una fiesta en el periódico Times, que por supuesto es dirigido por Rupert Murdoch. Cuando llegaron los primeros resultados y quedó claro que al Laborismo le estaba yendo tan bien, Murdoch salió furioso. Ese fue un momento muy simbólico porque significaba que sus medios y los medios como el suyo ya no tenían el poder de asegurar que ciertos políticos fueran elegidos. Dos días antes de las elecciones, The Daily Mail dedicó trece páginas a un intento de difamación de Corbyn. No tuvo ningún efecto en absoluto.

DB: Acabamos de ver en nuestro programa a Arab Barghouti, el hijo de Mustafa Barghouti, que no contactó con su padre durante dos años. Mustafa Barghouti ha estado en prisión durante quince años y acaba de encabezar una gran huelga de hambre. Fuerte, articulado, no puede ser silenciado. O mencionó a la doctora Mona El-Farra, directora médica sobre el terreno que tuvo una buena parte de su familia extendida aniquilada en 2014. Ella todavía está atendiendo a la gente y diciendo la verdad a cualquiera que la escuche. Es asombroso.

JP: Sí, estas son personas increíbles y es muy inspirador estar en su compañía. Incluso en medio de toda la carnicería en el mundo, te hacen sentir bien de ser humano.

DB: ¿Por qué crees que Nelson Mandela dijo que Palestina es el mayor problema moral de nuestro tiempo?

JP: Hay mucho que criticar sobre Mandela, pero una de las cosas interesantes y admirables de Mandela fue que era leal a quienes le habían apoyado y se habían solidarizado con la gente de Sudáfrica que luchaba por su libertad. Ciertamente, durante todo su tiempo en prisión, siempre destacó la importancia de esa solidaridad. En otras palabras, de personas que han estado juntas. Era una visión internacionalista anticuada de la lucha. Él asociaba la lucha de la mayoría del pueblo de Sudáfrica contra el régimen del apartheid con la difícil situación de los palestinos que estaban luchando con su propia forma de apartheid. De la misma manera, Desmond Tutu ha estado en Cisjordania y ha sido muy abierto al hacerse eco de lo que dijo Mandela. Tutu dice en el expediente que considera que las estructuras del apartheid en Israel/Palestina son, en algunos aspectos, incluso peores que las de Sudáfrica.

Supongo que Mandela consideraba que Palestina era el mayor problema moral porque se trataba de un pueblo perjudicado. Los palestinos no eran los alemanes, no hicieron cosas terribles al pueblo judío. De hecho, habían vivido en paz con el pueblo judío durante mucho tiempo. Eran la mayoría de la gente en su país. Judíos, musulmanes y cristianos vivían juntos en paz, en términos generales, hasta que se les impuso el Estado de Israel.

Como expresó Mustafa Barghouti, "los sionistas querían un Estado a expensas de los palestinos". A eso se refería Mandela. Palestina es una clásica injusticia colonial. [Israel] es la cuarta potencia militar del mundo respaldado por la mayor potencia militar, la Unión Europea y otros países occidentales, quitando la libertad e imponiendo la opresión sobre el pueblo de Palestina.

DB: Y la idea de un pueblo palestino libre es muy preocupante para el mundo árabe que está alineado con los EEUU. Parece que nadie quiere pensar en la liberación de Palestina porque entonces tienen que pensar en sus propias dictaduras corruptas y perversas. Palestina realmente es el tema de la guerra y la paz. Si alguna vez habrá paz depende de si estas personas eventualmente tendrán un lugar para llamarle nuevamente su hogar.

JP: Ciertamente, hasta que los palestinos tengan justicia -en una manera en que ellos la reconozcan- no habrá paz en la región. En cierto sentido, todos los caminos de conflicto en esta región problemática conducen de regreso a Palestina. Si se resolviera el problema de Palestina, eso significaría que Israel sería un país normal, no armado hasta los dientes con armas nucleares e intimidando y oprimiendo a los pueblos indígenas, sino un país normal que vive con igualdad dentro de su propio ámbito. Si eso sucediera, si eso se resolviera, no estoy diciendo que la paz se desataría repentinamente en todo el Medio Oriente, pero sería el comienzo.

DB: ¿Ves el movimiento de boicot/desinversión como una luz esperanzadora? Claramente, las personas que lo han apoyado en los EE.UU., estudiantes y docentes, han sufrido una gran represión. ¿Pero ves esto como un movimiento viable? De alguna manera, se basa en el movimiento anti apartheid sudafricano.

JP: Todo lo que tienes que hacer es mirar la reacción en Israel. Están aterrorizados de eso.

Han ejercido toda clase de presiones sobre los gobiernos, en particular el Gobierno británico, para evitar que el movimiento BDS tenga influencia. Justo el otro día, un fallo judicial determinó que los consejos locales en Gran Bretaña podrían boicotear, desinvertir y sancionar a quienes quieran. El Gobierno británico les había dicho que no podían. Bueno, ellos pueden.

El movimiento BDS realmente preocupa al régimen israelí porque es popular. En Noruega, el sindicato más grande lo ha respaldado. Los cuerpos estudiantiles en los EEUU están de acuerdo. La gente ha expresado su opinión y la han votado. Representa un tipo de democracia local. Está mucho más difundido en los EEUU de lo que la gente cree y ciertamente está en toda Europa.

BDS en sí mismo no va a traer libertad para los palestinos. En Sudáfrica, las sanciones indudablemente tuvieron un efecto. Pero la Sudáfrica blanca logró sortear las sanciones. Fue cuando perdió a un amigo poderoso -cuando la Administración de Reagan decidió que Sudáfrica estaba causando más problemas de lo que valía y finalmente retiró su apoyo- que el sistema se vino abajo.

Me temo que esa es la forma en que funciona el poder. Pero no hay duda de que el poder siempre está influenciado por movimientos populares como el BDS. En definitiva, creo que la solución está en los EEUU. Sin el respaldo de EEUU en todas sus formas, Israel no tendría más remedio que convertirse en un país normal.

Fuente: Consortiumnews. Traducido del inglés para Rebelión por J. M. Extractado por La Haine

Categorías: Tortuga Antimilitar

"Jugoslavija 1972"

Tortuga Antimilitar - 11 August, 2018 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

“Vivir arrodillado” supera por primera vez a “Morir de pie” en la encuesta de población del CIS

Tortuga Antimilitar - 11 August, 2018 - 00:00

"LO DE MORIR DE PIE SUENA BIEN PERO A LA HORA DE LA VERDAD TE CAGAS", ADMITEN LOS ESPAÑOLES

Por
Javi Ramos

El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), dado a conocer esta mañana, asegura que “vivir arrodillado” supera por primera vez a “morir de pie” como preferencia entre los españoles. Según la encuesta, son cada vez más los que admiten que morir, de pie o en cualquier otra postura, es peor que vivir, arrodillado o en cualquier otra postura.

El 85% de los encuestados afirma que la idea de preferir la muerte a una vida bajo el sometimiento “es bonita poéticamente”, pero de ellos sólo un 2% llevaría esta idea a la práctica. “No nos hagamos los héroes tampoco”, sentencian los españoles.

“Arrodillado tampoco se está tan mal, no es como si te obligaran a estar en cuclillas”, declara Rubén Martínez, un encuestado natural de Córdoba. “Yo de pie me canso, la lucha debe centrarse en vivir sentado, quizás en el futuro incluso tumbados, pero de momento de rodillas no se está tan mal”, precisa.

El Centro de Investigaciones Sociológicas también ha comprobado que el número de cosas que tendrían que pasar por encima del cadáver de los españoles se ha reducido prácticamente a cero. “Que pase lo que tenga que pasar, pero si pasa por encima de mí, prefiero estar vivo aunque sea desagradable, ya me apañaré”, confirma Martínez.

Fuente: http://www.elmundotoday.com/2018/06...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Brasil: Las muertes provocadas por la policía de Río de Janeiro aumentan casi 60%

Tortuga Antimilitar - 10 August, 2018 - 00:00

Las muertes provocadas por la Policía Militar del estado brasileño de Río de Janeiro (sureste) en junio de este año aumentaron casi 60% respecto del mismo mes del año pasado.

“Entre los indicadores de letalidad violenta, el homicidio como resultado de intervención policial registró un aumento del 59,8% respecto de junio de 2017 y subió un 9,2% respecto de mayo”, informó el martes en un comunicado el Instituto de Seguridad Pública dependiente del Gobierno estadal.

Durante sus operaciones, en junio de 2017 la policía mató a 97 personas en todo el estado de Río, y en el mismo mes de este año fueron 155.

Las estadísticas muestran que la policía está actuando de forma más violenta en los últimos meses, periodo que coincide con la intervención militar que vive el estado de Río desde el mes de febrero por decisión del Gobierno federal de Michel Temer.

Los asesinatos en general (incluyendo latrocinios y muertes provocadas por la policía) aumentaron un 7,9% respecto de junio de 2017, pero cayeron un 5% con relación al mes anterior.

Debido a la intervención, la seguridad en el estado de Río de Janeiro, hasta el 31 de diciembre de este año estará a cargo de las Fuerzas Armadas, una medida sin precedentes en la democracia brasileña que fue cuestionada por especialistas en la materia.

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.o...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Reflexiones sobre el posanarquismo

Tortuga Antimilitar - 10 August, 2018 - 00:00

El concepto de posanarquismo que nos ocupa en esta entrada es, de forma obvia, difuso.
En Internet puede encontrarse algún manifiesto donde se alude a un “conjunto amplio y heterogéneo de teorías anarquistas”, las cuales (supuestamente) han sido ignoradas por el anarquismo clásico (anarcosindicalismo, comunismo libertario, plataformismo, incluso se menciona la más contemporánea ecología social…).

Uno de los personajes centrales, en torno al posanarquismo, sería Saul Newman, que hay quien asegura que acuñó el término a partir del posestructuralismo y más tarde lo asentó en su obra From Bakunin to Lacan (1999); la visión de Newman es deudora de la filosofía posmoderna, con su rechazo al esencialismo, a cualquier tipo de naturaleza humana e incluso al concepto de revolución. En Anarquismo es movimiento, en cambio, se dice que el término proviene de Hakim Bey y de su texto Post-Anarchism Anarchy (1987), especie de alegato contra el inmovilismo de algunas organizaciones anarquistas y contra el anarquismo convertido en ideología (sic). No obstante, parece ser en 1994, con la obra de Todd May The Political Philosophy of Postestructuralism Anarchism, donde se define lo que va a ser la visión posanarquista al incorporar elementos conceptuales provenientes del posestructuralismo. En 2002, aparece otra obra llamada Posmodern Anarchism, donde se apuesta por la vinculación con la filosofía posmoderna. En definitiva, es cierto que en la última década se han multiplicado los textos posanarquistas, que pueden considerarse un intento de hibridar el anarquismo con el posestructuralismo a partir de la teoría radical contemporánea iniciada en Mayo del 68 en París.

Para el posanarquismo, no necesariamente opuesto al anarquismo clásico, hay que tener en cuenta a otros movimientos antiautoritarios de la actualidad, que no necesariamente se colocan la etiqueta anarquista; trata de ir más allá del anarquismo clásico, suponiendo que el mismo marcara algún límite, realizando una crítica al pensamiento de la modernidad. Se piense lo que se piense de esta visión posanarquista, es al menos importante tenerla en cuenta de cara a una constante actualización (y oxigenación) de las ideas anarquistas. Como ya hemos insistido en este blog, hay que comprobar si esa delimitación y rigidez que quiere observarse en el anarquismo clásico es cierta o tal vez producto de cierto desconocimiento; el devastador nihilismo de un Stirner, tantas veces reivindicado por los anarquistas (clásicos y contemporáneos) o el pragmatismo de un Malatesta, crítico con el cientificismo decimonónico, nos hace poner en cuestión esta obsesión para etiquetar (o prefijar, en este caso) a las ideas anarquistas. No obstante, estamos de acuerdo con las siguientes palabras de Saul Newman: “No se trata de sustituir el anarquismo por el posanarquismo sino de volver a pensar el anarquismo a la luz del posestructuralismo. El prefijo ‘pos' no significa ‘después' o ‘más allá', sino trabajar en los límites de la conceptualización anarquista para radicarlizarla, revisarla y renovarla”. Pero, ¿qué es exactamente el posestructuralismo? ¿Nos encontramos ante un juego filosófico de palabras de lo más cuestionable? Veamos.

El estructuralismo, nacido en la década de los 50 del siglo XX, se esfuerza en analizar cualquier campo específico como un sistema complejo compuesto de partes interrelacionadas; dicho de otro modo, en palabras de Roman Jakobson, “el estructuralismo busca las estructuras a través de las cuales se produce el significado dentro de una cultura”. Por lo tanto, hay que indagar en los hechos para descubrir qué los produce, hay que buscar las estructuras latentes e invisibles. El estructuralismo comparte algunos de los presupuestos de la modernidad, como la confianza en la ciencia y en la razón, pero crítica algunos otros como la idea de un sujeto autónomo capaz de crearse a sí mismo y a la historia. Uno de las críticas que realiza el estructuralismo es a los acontecimientos, considerados secundarios e intrascendentes, por lo que el declive de esta visión filosófica hay quien lo sitúa en Mayo del 68 (obviamente, un acontecimiento con su importancia histórica). Lo que vendría tras aquel mayo de París será lo que entendemos como posestructuralismo, donde se realiza ya una crítica más devastadora a las premisas de la modernidad: cuestionamiento de la condición universal de la razón científica y, por lo tanto, de conceptos como la verdad, la objetividad y la certeza sin que pueda ya asentarse el conocimiento sobre unos fundamentos absolutos y definitivos; otro de los monstruos que tratan de derribarse es, como no podía ser de otra manera en lo que ya conocemos como posmodernidad, la idea de una naturaleza humana. El posestructuralismo retoma algunos conceptos importantes para la modernidad, aunque de otra forma: la historia, ausente en la visión estructuralista, vuelve a cobrar importancia, aunque no de forma lineal y finalista (rechazo, por lo tanto, a la teleología); el sujeto, por otra parte, vuelve a ser importante, con un papel activo, aunque asumiendo su condición de ser instituido (no instituyente y plenamente consciente, como en la modernidad).

Bien, esperando que no hayamos sido especialmente farragosos en la enunciación de conceptos (desgraciadamente, tantas veces la filosofía lo es), retomemos lo que nos importa acerca del anarquismo. Los que se etiquetan como posanarquistas quieren realizar una crítica devastadora al anarquismo clásico por las influencias ideológicas que habría recibido de la modernidad. No podemos estar más en desacuerdo con visión tan estricta, ya que el anarquismo no nace con una esencia previa, sino tal y como dice Tomás Ibáñez: “…habiéndose constituido a través de un conjunto de prácticas social y culturalmente arraigadas en la historia”; como es lógico, esas prácticas se producen en la modernidad, por lo que inevitablemente tienen que verse, hasta cierto punto, impregnadas del espíritu de la época.

Consideramos que posmodernos, y posanarquistas, tienden demasiado a la esquematización: el anarquismo no es simplemente hijo de la Ilustración, es decir, de la razón crítica y científica, y también adopta algunos postulados provenientes del romanticismo (prioridad de los sentimientos frente a la razón y búsqueda de la libertad), por no hablar de su gusto por pensadores tan opuestos a la modernidad como Stirner e incluso Nietzsche (eso sí, sin abandonar en ningún caso la perspectiva ética y la apuesta por la solidaridad social). Si hablamos de una permanente reconceptualización del poder, al modo de un Michel Foucault, estamos también de acuerdo con esta crítica posanarquista, como lo estamos en cuanto a la búsqueda de la liberación en todos los ámbitos de la vida y no solo en el campo político (¿no existió siempre esa preocupación en los movimientos anarquistas?). En cuanto a otro de los anatemas de la posmodernidad, como es el concepto de revolución social, nos mostramos en franco desacuerdo con esa identificación, tan burguesa, de la tentativa revolucionaria con alguna forma de totalitarismo. En definitiva, el anarquismo, sin prefijos ni etiquetas, ha sido siempre heterodoxo en su búsqueda de la emancipación social, no debería abandonarse nunca a una deriva dogmática e instituida y sí apostar por una permanente oxigenación de sus planteamientos.

elviejotopo.com

Texto completo en: https://www.lahaine.org/reflexiones...

Categorías: Tortuga Antimilitar

King dijo

Tortuga Antimilitar - 10 August, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Tiempos en los que consumir muerte como espectáculo

Tortuga Antimilitar - 9 August, 2018 - 00:00

Ernesto G. Maleno

Ayer volvió a golpear nuestra conciencia la tremenda realidad que se vive a las puertas de Europa: los “guardacostas” libios habían dejado morir a una mujer y un bebé en alta mar. Otras dos personas añadidas al incontable número de víctimas que deberían pesar sobre la conciencia del burdo racista de Salvini, pero también sobre el resto de dirigentes europeos, responsables desentendidos de estas practicas criminales, artífices de un racismo que por histórico es también sofisticado.

La ONG Proactiva Openarms lo documentó ampliamente: fotos y vídeos del cadáver desnudo de un niño negro y el de la mujer que flotaba a su lado. El ‘sentido común' debía invitar a “despertar”, “agitarse” y “reaccionar” para hacer frente ante tanta “deshumanidad”, o eso rezaba toda la indignación tuiteada que viralizó las imágenes a diestro y siniestro. Pero, ¿qué pasaría si dijésemos que esas imágenes no eran necesarias, que violan la integridad de las personas fallecidas?, ¿si planteáramos que resulta perverso necesitar ‘carnaza audiovisual' para concienciarse y si denunciáramos que estas prácticas perpetúan el mismo sistema racista que asesinó a esas víctimas?

Cuando una persona se monta en una patera no suele imaginarse que, en pos de “sensibilizar”, su primer contacto con Europa tendrá que ver más con el show business que con la garantía de sus derechos. Difícil debe resultar creer para cualquiera que tu foto ahogándote y pidiendo auxilio habrá sido tuiteada incluso antes de que hayas puesto pie firme en el barco de rescate y tu vida se encuentre a salvo. La imagen es a veces más importante, ya que alimenta a quienes hacen un espectáculo heroico —y rentable— de la defensa de un derecho fundamental como la vida.

Nuestra imagen y el derecho sobre ella, algo tan protegido para los residentes de la Europa de la individualidad, la privacidad y la intimidad, pero tan poco respetado para los 'otros' que llegan en patera. Supervivientes de tragedia, menores de edad, víctimas de trata… personas que quedan sobreexpuestas sin poder reclamar derechos ante el ‘salvador' que los enfoca violentamente. Todo da un giro aún más macabro cuando resultan personas fallecidas, cuerpos flotantes desposeídos de toda humanidad filmados desde múltiples ángulos y cuyas imágenes son distribuidas en masa para continuar ese ejercicio de “sensibilización”. Y es que en su momento nadie necesitó vídeos de las víctimas del 11M desangrándose para comprobar que la muerte y el dolor habían explosionado en nuestro país, como hoy nadie debería pedir fotografías de niños ahogados para asegurarse de lo asesinas que son las políticas europeas en el Mediterráneo. Pero se hace, se reclaman esas imágenes porque, en un ejercicio de perversión egoísta, hay quienes instrumentalizan el cuerpo del 'otro' pretendiendo curarse su racismo endémico. Doblemente racista.

Frente a ello, claro que existe alternativa. Cuando realmente se desea pelear contra ese sistema que mata y deshumaniza, existen buenas prácticas que debemos de hacer efectivas. La integridad física y moral de los supervivientes será protegida si se respeta escrupulosamente todo lo que les atraviesa, su condición de víctimas de tragedia y su voluntad última. La memoria de los muertos será dignificada si abandonamos el amarillismo y pasamos a la acción atendiendo desde lo local a las demandas de sus familias y comunidades. Colaborando y creando red para poner nombres a los cadáveres, conseguir entierros dignos y homenajear el recuerdo de las víctimas. Estos son solo algunos de los primeros pasos para comenzar a transformar el inmenso dolor en un poooco de justicia.

Porque no se necesitan héroes vanidosos que través de una pantalla nos demuestren lo excepcionales que son los ‘buenos actos' en un mundo en ruinas. De nuestra Frontera Sur al Mediterráneo central, la transformación radical de estas realidades pasa por socializar responsabilidades, revisarse, deconstruir certezas y tomar partido. Claro está si lo que pretendemos es romper con este presente desolador y recordarlo como otro episodio de nuestra oscura Historia. Aquellos tiempos en los que, independientemente de los fines, consumíamos la muerte como espectáculo.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/migra...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los medios corporativos nos convierten en esclavos de un mundo de engaños

Tortuga Antimilitar - 9 August, 2018 - 00:00

Jonathan Cook

Hace ya varios años que vengo publicando una serie de escritos en mi blog con un objetivo en mente: ayudar a abrir una puerta para los lectores y alentarles a traspasarla. Selecciono temas que por lo general son los dominantes en la cobertura que realizan los medios occidentales y que representan un consenso que podemos denominar la Gran Narrativa Occidental, e intento mostrar cómo esta narrativa se ha elaborado no para informar y esclarecer sino para ocultar y engañar.

No pretendo decir que yo y otros muchos blogueros que hacemos esto seamos más inteligentes que todos los demás. Sencillamente tuvimos la oportunidad –con anterioridad- de atravesar nosotros mismos esa puerta debido a una experiencia de vida discordante que la Gran Narrativa Occidental no pudo explicar, o porque alguien mantuvo la puerta abierta para nosotros, o quizá lo más habitual sea una combinación de esas dos opciones.

Mi despertar personal

Para mí es fácil identificar mi propio proceso de despertar. Empezó con la dislocación de trasladarme a Nazaret y sumergirme en la narrativa de otros: la de los palestinos. Entonces tuve que enfrentarme, por vez primera en mi carrera como periodista, a un muro impenetrable de oposición, incluso desde mi propio y antiguo periódico, The Guardian, cuando intentaba explicar esa contranarrativa. De hecho, me encontré con que la narrativa palestina se tergiversaba invariablemente tildándola de antisemitismo. Fueron años oscuros de desilusión y pérdida de la brújula profesional e ideológica.

Fue en ese momento de pérdida –privado del consuelo de la Gran Narrativa Occidental- cuando uno busca una puerta hacia el esclarecimiento. El viaje para encontrarlo puede resultar largo. Mi puerta apareció cuando leía sobre el Modelo de Propaganda de Ed Herman y Noam Chomsky en su libro Manufacturing Consent [Los guardianes de la libertad], así como al tropezar con una página en Internet llamada Media Lens. Me ayudaron a entender que el problema de la narrativa no se limitaba a Israel-Palestina, sino que era mucho más amplio. En realidad, la Gran Narrativa Occidental se ha desarrollado y refinado durante siglos para preservar los privilegios de una elite minúscula y expandir su poder. El papel de los periodistas como yo era el de seguir alimentando esos engaños para que los lectores permanecieran temerosos, pasivos y respetuosos frente a esa elite. No es que los periodistas mientan –al menos, no la mayoría-, es que están tan profundamente vinculados a la Gran Narrativa Occidental como todos los demás.

Una vez que uno está preparado para atravesar la puerta, para deshacerse del viejo guion, la nueva narrativa se asienta porque resulta de gran utilidad. Explica realmente el mundo y la conducta humana tal como se experimenta en todas partes. Tiene un poder predictivo genuino. Y lo más importante, revela una verdad que han comprendido todas las personalidades destacadas de la ilustración espiritual e intelectual a lo largo de la historia humana: que los seres humanos son igualmente humanos, ya sean estadounidenses, europeos, israelíes, palestinos, sirios, rusos, venezolanos o iraníes, ya sean coreanos del norte o del sur.

El término “humano” no se limita a constituir una descripción de nosotros como especie o entidad biológica. También describe quiénes somos, qué es lo que nos motiva, qué es lo que nos hace llorar, lo que nos hace reír, lo que nos hace enfadarnos, lo que provoca nuestra compasión. Y la verdad es que todos somos esencialmente lo mismo. Nos molestan las mismas cosas, nos divierten las mismas cosas. Nos inspiran las mismas cosas, nos indignan las mismas cosas. Queremos dignidad, libertad y seguridad para nosotros y nuestros seres queridos; apreciamos la belleza y la verdad. Y tememos la opresión, la injusticia y la inseguridad.

Jerarquías de la virtud

La Gran Narrativa Occidental nos dice algo completamente diferente. Divide el mundo en una jerarquía de “pueblos”, con virtudes y vicios diferentes, incluso conflictivos. Algunos humanos –los occidentales- son más racionales, más cariñosos, más sensibles, más completamente humanos. Y hay otros humanos –el resto- que son más primitivos, más emocionales, más violentos. En este sistema de clasificación, nosotros somos los Chicos Buenos y ellos los Chicos Malos; nosotros somos el Orden, ellos el Caos. Necesitan de una mano firme que les controle y les impida hacerse demasiado daño a ellos mismos y a nuestra zona civilizada del mundo.

La Gran Narrativa Occidental no es realmente nueva. Es sencillamente una reformulación de una era diferente, la de la "carga del hombre blanco".

La razón por la que persiste la Gran Narrativa Occidental es porque es útil para los que están en el poder. Los humanos podemos ser esencialmente lo mismo en nuestra naturaleza y en nuestros impulsos, pero estamos definitivamente divididos por el poder y su corolario moderno: la riqueza. Un pequeño número la tiene y la inmensa mayoría no. La Gran Narrativa Occidental está ahí para perpetuar el poder legitimándolo, para hacer que su distribución injusta y desequilibrada parezca natural e inmutable.

En otro tiempo, los reyes nos decían que tenían sangre azul y derechos divinos. Hoy necesitamos de una narrativa diferente, aunque diseñada para conseguir el mismo fin. Al igual que reyes y barones que una vez lo poseyeron todo, ahora una elite corporativa diminuta domina el mundo. Y tienen que justificar eso ante ellos mismos y ante nosotros.

El rey y los barones tenían sus cortesanos, el clero y un amplio círculo de séquitos que la mayor parte del tiempo se beneficiaban lo suficiente del sistema como para no perturbarlo. El papel del clero en especial era el de sancionar el gran desequilibrio de poder postulando que era esa la voluntad de Dios. En la actualidad, la función de los medios es similar a la de ese clero de antaño. Puede que Dios haya muerto, como observó Nietzsche, pero los medios corporativos han ocupado su lugar. En las incuestionables premisas de cada artículo, se nos dice quién debería gobernar y quién debería ser gobernado, quiénes son los Chicos Buenos y quiénes los Malos.

Para hacer que este sistema sea más aceptable, más democrático, para hacernos creer que hay igualdad de oportunidades y que la riqueza se derrama, la elite occidental ha tenido que permitir que aparezca una gran clase media interna, similar a los cortesanos de antaño. Los botines de la violación y saqueo de sociedades lejanas se comparten con moderación con esta clase. Sus conciencias rara vez se ven afectadas porque la función de los medios corporativos es asegurar que conozcan muy poco sobre el resto del mundo y que les importe aún menos, haciéndoles creer que esos extranjeros son menos dignos, menos humanos.

Nada más que estadísticas

Si los lectores occidentales comprendieran, por ejemplo, que un palestino no es diferente de un israelí –aparte de en oportunidades e ingresos-, entonces podrían sentir tanta simpatía ante una afligida familia palestina como sienten por una israelí. Pero la Gran Narrativa Occidental está ahí precisamente para asegurar que los lectores no sientan lo mismo en los dos casos. Por eso es que de las muertes palestinas se informa invariablemente como si de una estadística se tratara; porque los palestinos mueren en grandes cantidades, como el ganado en el matadero. En cambio, los israelíes mueren mucho más raramente y sus muertes se recogen individualmente. Se les dignifica con sus nombres, las historias de su vida y fotos.

Incluso cuando llega el momento de distinguir a un palestino entre la masa de los muertos, los medios corporativos occidentales muestran una gran renuencia a hacerlo. Como en el caso de Razan al-Najjar, la enfermera palestina de 21 años ejecutada de un tiro por un francotirador cuando atendía a los manifestantes desarmados que estaban siendo asesinados y heridos ante la valla perimetral que los enjaula en la prisión de Gaza.

Gaza se está hundiendo lentamente en el mar, pero ¿a quién le importa? Esos palestinos primitivos que viven como los hombres de las cavernas entre los escombros de unos hogares que Israel ha destruido repetidamente. Sus mujeres llevan hiyab y tienen demasiados niños. No parecen como nosotros, no hablan como nosotros. Sin duda que no piensan como nosotros. No pueden ser como nosotros.

Incluso esos jóvenes manifestantes palestinos, con los rostros cubiertos con pañuelos extraños, lanzando cometas en llamas y arrojando piedras raras, parecen diferentes. ¿Podemos imaginarnos a nosotros mismos de pie frente a un francotirador protestando de esa forma? Desde luego que no. No podemos imaginar cómo es vivir en una de las zonas más densamente pobladas del planeta, en una prisión al aire libre sobre la que otra nación actúa como carcelera, en la que el agua de beber está llegando a ser tan salada como el agua de mar y donde no hay electricidad. Por tanto, ¿podemos ponernos en el lugar de los manifestantes, podemos sentir empatía? Es mucho más fácil imaginar que somos el poderoso francotirador que protege la “frontera” y su hogar.

Pero al-Najjar socavó todo eso. Una mujer joven y hermosa con una bella sonrisa que podría ser nuestra hija, atendiendo desinteresadamente a los heridos, sin pensar en ella misma sino en el bienestar de los demás, nos sentiríamos orgullosos de tenerla como hija. Podríamos identificarnos con ella mucho más que con el francotirador. Ella es como una puerta que nos invita a pasar y ver el mundo desde una ubicación diferente, desde una perspectiva distinta.

Esa es la razón por la que los medios corporativos no han invertido en la muerte de al-Najjar la cobertura emocional y empática que si se hubiera tratado de una enfermera israelí joven y bonita a la que hubiera disparado un palestino. Fue ese doble rasero en su propio periódico, The Guardian, lo que indignó al caricaturista Steve Bell la pasada semana. Como indicó en correspondencia con el editor, el periódico apenas había cubierto la historia de al-Najjar. Cuando trató de corregir el desequilibrio, su propia viñeta destacando su muerte –y su omisión- fue censurada. Los editores del Guardian sostuvieron que su viñeta era antisemita. Pero la verdad es que al-Najjar resulta peligrosa. Porque una vez que has atravesado esa puerta, es probable que no des marcha atrás y es improbable que vuelvas a creer en la Gran Narrativa Occidental.

El verdadero mensaje de Israel

La cuestión Israel-Palestina me ofreció esa puerta, al igual que ha hecho con muchos otros. Y no es, como los apologetas de Israel –y los defensores de la Gran Narrativa Occidental- les dirán, porque muchos occidentales sean antisemitas. Se debe a que Israel se sitúa en una zona gris de experiencia, una a la que pueden fácilmente acceder los turistas occidentales pero que al mismo tiempo les da la oportunidad de vislumbrar el submundo de los privilegios de Occidente.

La Gran Narrativa Occidental ha acogido a Israel con entusiasmo: es, supuestamente, una democracia liberal, muchos de sus habitantes visten y hablan como nosotros, sus ciudades se parecen bastante a las nuestras, sus programas de TV se remodelan y se convierten en éxitos en las pantallas de las nuestras. Si no te acercas demasiado, Israel podría ser Gran Bretaña o EEUU.

Pero hay abundantes pistas, para quienes se molestan en mirar un poco más allá de lo superficial, de que hay algo profundamente equivocado respecto a Israel. A pocos kilómetros de sus hogares, los hijos de esas familias de aspecto occidental se entrenan regularmente con sus armas de fuego sobre manifestantes desarmados, niños, mujeres, periodistas, personal sanitario y aprietan el gatillo sin apenas reparos.

No lo hacen porque sean unos monstruos sino porque son exactamente como nosotros, exactamente como nuestros hijos. Ese es el verdadero horror de Israel. Tenemos la oportunidad de vernos a nosotros mismos en Israel, porque no es exactamente nosotros, porque la mayoría de nosotros tenemos alguna distancia física y emocional con Israel, porque todavía nos parece un poco extraño, a pesar de los mejores esfuerzos de los medios occidentales, y porque su propia narrativa local –justificando sus acciones- es incluso más extrema, más autorizada y más racista hacia el Otro que la Gran Narrativa Occidental.

Es esa impactante comprensión –la de que podríamos ser israelíes, que podríamos ser esos francotiradores- la que abre la puerta pero impide que muchos la traspasen para ver lo que hay al otro lado. O, aún más preocupante, la que hace que se detengan ante el umbral vislumbrando una verdad parcial sin querer comprender todas sus ramificaciones.

Igualmente humano

Para explicar lo que quiero expresar, permítanme por un momento hacer una digresión y considerar el film alegórico de Matrix.

Neo, el héroe interpretado por Keanu Reeves, empieza a darse cuenta de que la realidad a su alrededor no es tan sólida como parecía. Las cosas se han vuelto extrañas, inconsistentes, inexplicables. Con la ayuda de un mentor, Morpheus, se le muestra la puerta hacia una realidad completamente diferente. Neo descubre que, de hecho, existe en un mundo oscuro dominado por formas de vida generadas por un ordenador que se alimenta con su conciencia y la del resto de la humanidad. Hasta ese momento, había estado viviendo en un mundo onírico creado para amansarle, a él y a otros humanos, mientras se explotaba su energía.

Neo y una pequeña banda que se han liberado a sí mismos de esta falsa conciencia no puede confiar en derrotar a sus oponentes directamente. Deben emprender la guerra a través de Matrix, un mundo digital en el que las formas de vida de los ordenadores triunfan siempre.

Volvamos a nosotros. Al otro lado de la puerta se halla la verdad de que los humanos somos todos igualmente humanos. Desde este punto de ventaja es posible comprender que un occidental o un israelí privilegiados reaccionarían exactamente como un palestino si tuvieran que soportar las experiencias de vivir en Gaza. Desde esta posición, es posible comprender que mi hijo podría apretar el gatillo, al igual que hacen la mayoría de los adolescentes israelíes, si toda su vida hubiera sido bombardeado, como les ocurre a ellos, con un lavado de cerebro desde sus medios, escuelas y políticos que describen a los palestinos como primitivos y violentos.

Esclavizados al poder

La conclusión de todo esto es que la vía para cambiar a mejor nuestras sociedades depende de un cambio en nuestra conciencia, de liberarnos de las falsas perspectivas, de ser capaces de atravesar la puerta.

Si permanecemos en un mundo de espejismos o de falsas jerarquías de la virtud, ajenos al papel del poder, continuaremos siendo Neo viviendo en su mundo onírico.

Y si sólo avanzamos hasta el umbral y echamos un vistazo a las sombras del otro lado, seremos también esclavos del engaño, al igual que Neo llevó su batalla a Matrix, combatiendo fantasmas en la máquina como si fueran enemigos de carne y hueso.

Este peligro puede verse también en el caso de Israel-Palestina, donde los horrores que Israel inflige a los palestinos radicalizan justificadamente a muchos observadores. Pero no todos atraviesan la puerta. Se quedan en el umbral indignados con Israel y los israelíes, y beatifican a los palestinos sólo como víctimas. Algunos consiguen encontrar de nuevo falsos consuelos, aceptando esta vez conspiraciones preconcebidas de que “los judíos” están tirando de las palancas que hacen posibles esas atrocidades y la inacción occidental.

Quedarse parado en la entrada es tan malo como negarse a caminar. Los espejismos son tan peligrosos como profunda es la falsa conciencia.

Nuestro planeta y el futuro de nuestros hijos dependen de que nos liberemos a nosotros mismos viendo los fantasmas de la máquina por lo que realmente son. Tenemos que comenzar a reconstruir nuestras sociedades sobre la base de que compartimos una humanidad común. Que el resto de los humanos no son nuestros enemigos, sólo aquellos que desean esclavizarnos a su poder.

CounterPunch. Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández.

Texto completo en: https://www.lahaine.org/los-medios-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El abismo del carbón

Tortuga Antimilitar - 8 August, 2018 - 00:00

Entre los vecinos de la zona de Torre del Bierzo, en León, cunde el desánimo. “Esto se está muriendo” es el comentario más habitual entre unas poblaciones mineras conscientes de que, o la situación da un giro brusco en los próximos años, o sus perspectivas de futuro seguirán el mismo camino que sus minas: la desaparición.

Jorge Aldea

Es mediodía y el sol pega con fuerza en el paisaje montañoso que rodea la antigua mina de Torre del Bierzo (León). En otros tiempos, los sonidos de este paraje natural compartieron protagonismo con los de la maquinaria, las sirenas y las voces de centenares de trabajadores. Pero hoy solo se escucha silencio. Un silencio solo roto tímidamente por los pasos de Saturnino, vecino y minero retirado, cuya actividad —recoger castañas— parece más una excusa para pasear por un lugar al cual entregó gran parte de su vida.

“Me da pena ver esto muerto. La de sudor que habré derramado aquí. Recuerdo a tantos compañeros... Ahora vienen los chavales, rompen las cosas...”, lamenta el octogenario mientras deambula por los fantasmagóricos restos de la mina. Materiales de uso minero dañados, maquinaria abandonada y centenares de antiguos documentos por los suelos forman el lúgubre paisaje, abandonado a su suerte de un día para el otro.

A unos pocos kilómetros de allí suena la sirena y del ascensor aparece el último turno de trabajo que emerge de las profundidades del Pozo Emilio del Valle, en la localidad de Santa Lucía de Gordón. El grupo de mineros sale animado y, al apreciar una presencia extraña, reacciona con amabilidad y cierta ironía. “Qué bien ver a la prensa por aquí. Normalmente solo vienen cuando nos peleamos con la policía”, reflexiona uno de ellos, que no tarda en aclarar que su dolor nace de la sensación de abandono que reina entre los trabajadores del carbón: tanto por las autoridades que siguen dejando morir el sector como por el resto de la sociedad, que también les ve como una parte del problema.

De hecho, esta cuadrilla ya no está allí para extraer carbón sino para terminar de desmontar las máquinas y las infraestructuras del pozo que todavía puedan ser vendidas como chatarra.

Son dos estampas de una realidad que se extiende por el resto de áreas mineras de León y del resto de la península, y que reflejan a la perfección la decadencia de una industria abocada a la desaparición. Los motivos son claros: finalmente los gobiernos cambiaron su tendencia y acordaron dejar de lado la extracción y uso del carbón como fuente de energía debido a su elevado índice de contaminación.
Si bien es verdad que todavía sobreviven algunos planes regionales para intentar rescatar alguna parte del sector minero (como el proyecto REMIX, en el que se embarcó la Junta de Castilla y León), la realidad avanza hacia el desuso del carbón y apunta hacia otro tipo de energías renovables y sostenibles con el medio ambiente.

En España dicha realidad es doblemente dura para los mineros al no poder competir en precio con el carbón importado: aunque suene extraño, sigue resultando más rentable económicamente comprarlo y transportarlo desde otro país que utilizar el producto local debido al precio de la mano de obra o la propia calidad del material. En 2015 las compañías eléctricas compraron 20 millones de toneladas de carbón internacional y solo tres de las minas españolas.

No es sencillo encontrar cifras exactas y actualizadas sobre esta problemática, pero basta con analizar varios datos de los últimos años para reflejar la caída en picado de un sector que dio trabajo a decenas de miles de personas. Según las estimaciones de los sindicatos, en los últimos cuatro años el número de trabajadores de la minería descendió en torno al 50%, de unos 6.000 mineros a alrededor de 3.000. Apenas tres millares en un sector que en su punto álgido llegó a emplear a más de 100.000 personas.

El verdadero drama al que se enfrentan estas regiones, que llevan décadas viviendo del carbón, es precisamente el de la pérdida del elemento alrededor del cual han sustentado casi de forma exclusiva sus comunidades. Para muchas de ellas, la minería se convirtió en algo más que un oficio: una forma de vida que se hace presente en las tradiciones y costumbres de estas sociedades. Claros ejemplos de ello son tanto el himno de Santa Bárbara, patrona de los mineros, como la afamada procesión que le rinde culto en Fabero a finales de año.

La salida del carbón requiere de una organización y planificación que contrasta con las erráticas políticas mineras llevadas a cabo en los últimos años. Es tangible el fracaso del Programa de la Minería del Carbón 2013-2018. Las corruptelas políticas y empresariales impidieron que millones de euros en ayudas llegaran a su destino y el plan se terminó habiendo avanzado poco o nada: ni economías alternativas en las cuencas mineras, ni avances hacia energías menos contaminantes, ni transición de los antiguos empleados mineros hacia nuevas actividades.

Las promesas de los gobernantes para el futuro inmediato siguen siendo las mismas. “Creo que el carbón tiene poco futuro […], hay que articular alternativas que puedan ser atractivas”, declaró la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, nada más asumir su cartera en el nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

Entre los vecinos de estas zonas cunde el desánimo. “Esto se está muriendo” es el comentario más habitual entre unas poblaciones mineras conscientes de que, o la situación da un giro brusco en los próximos años, o sus perspectivas de futuro seguirán el mismo camino que sus minas: la desaparición.

Fuente con fotos: https://www.elsaltodiario.com/miner...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas