Tortuga Antimilitar


La Canal d'Alcoi: Vint anys de lluita contra l'especulació urbanística

Tortuga Antimilitar - 8 August, 2018 - 00:00

El passat mes de maig, el Tribunal Superior de Justícia valencià va declarar nul el Pla d'Actuació Territorial Estratègica per a la construcció d'un parc empresarial, anomenat Alcoinnova, a les vores del Parc Natural de la Font Roja d'Alcoi. Les associacions ecologistes alcoianes que ho van denunciar celebren la sentència i insten l'empresa La Española a buscar una altra ubicació

Pau Grau

Paula Duran

A l'eixida del terme municipal d'Alcoi cap a Alacant, fitant amb Ibi, a la vora de la jove autovia A-7 i als peus de la solana del Parc Natural del Carrascar de la Font Roja –inclòs a la Xarxa Natura 2000–, hi ha el paratge de la Canal, bona part protegit per formar part de l'àrea d'amortiment d'impactes del parc natural: una zona plena d'història, amb un valuós paisatge on conviuen masies agrícoles i arbredes, que fa de corredor natural entre les serres de Rentonar-Carrasqueta i Font Roja-Mariola. A tocar del poblat iber del Puig, a tir de pedra de les pintures rupestres de la Sarga (declarades per la Unesco Patrimoni de la Humanitat) i ben a prop també de la serra dels Plans, que va ser un dels territoris on a principis del segle passat es va desenvolupar el projecte de colonització en què es basà la pel·lícula Héctor, protagonitzada per Ovidi Montllor. A més, al seu subsòl, hi ha l'aqüífer del Molinar, principal i insubstituïble assortiment d'aigua potable per a la ciutat d'Alcoi, amb vora 60.000 habitants.

La Canal, a més de tot això, s'ha convertit els darrers anys en un camp de batalla. Un conflicte entre veïnat, ecologistes i conservacionistes front l'empresariat i la dreta local. Els interessos immobiliaris han posat els ulls des de fa dues dècades sobre aquest espai rural. Des d'aleshores, l'aparell empresarial de l'Alcoià ha tractat de conquerir l'àrea per instal·lar un polígon industrial a travès d'una requalificació que permeta aprofitar la zona. Tant és així que el “parc empresarial” de la Canal ha esdevingut el principal projecte de les polítiques econòmiques de la dreta alcoiana.

Després d'uns quants intents per part de diversos actors, el novembre de 2012 l'empresa d'olives La Española Alimentaria Alcoyana SA –propietat de la família Alberola– va elaborar una proposta esquemàtica d'un Pla d'Actuació Territorial Estratègica (ATE) damunt d'uns 328.000 metres quadrats de sòl no urbanitzable i protegit dins la Xarxa Natura 2000. La intenció de la propietat era crear un gran parc empresarial anomenat Alcoinnova que trencara amb la concepció de polígon industrial a l'ús, és a dir, que estiguera “integrat en el paisatge” i “compromès amb el medi ambient”, tal com s'exposa al web explícitament creat per promocionar-lo. L'objectiu difós públicament per la família Alberola ha estat poder recollir tot el seu entramat empresarial en un mateix lloc.

Malgrat les al·legacions, denúncies i recursos presentats per col·lectius ecologistes locals respecte a la vulneració de la normativa que protegeix la zona, La Española ha fet tot el possible per construir el complex industrial allà

No obstant això, i malgrat les al·legacions, denúncies i recursos presentats per col·lectius ecologistes locals respecte a la vulneració de la normativa que protegeix la zona, La Española ha fet tot el possible per construir el complex industrial allà. La Colla Ecologista la Carrasca-Ecologistes en Acció d'Alcoi creu que l'operació que realment interessa al seu empresariat és la requalificació urbanística d'uns terrenys que pertanyen a l'accionista majoritari de l'empresa, Alfredo Alberola Coloma. Sospita que es va confirmar quan l'avui presidenta del PP valencià, Isabel Bonig, llavors al capdavant de la Conselleria d'Infraestructures, Territori i Medi Ambient va aprovar l'ATE d'Alcoinnova, que autoritzava a l'empresa tant els usos industrials com els residencials i terciaris. Però la figura de l'ATE es va crear explícitament per a impulsar projectes industrials i empresarials. “De cara a l'opinió pública, Alberola ha venut que és un empresari que vol mantenir llocs de treball i assegurar la permanència de les seues indústries a la comarca, fins i tot ha amenaçat en anar-se'n si no se'l deixava fer eixe parc en eixa zona en concret, però realment el que l'interessa és una requalificació urbanística”, comenta Júlia Moltó, membre i portaveu de la Colla Ecologista la Carrasca.

Una Actuació Territorial Estratègica amb trampa

El novembre de 2011 naixia la figura jurídica de l'ATE a través d'un decret-llei cuinat a la conselleria d'Isabel Bonig i aprovat per la majoria absoluta del PP a les Corts. Aquesta figura d'interès i tramitació supramunicipal tenia una única funció: agilitzar tots els procediments burocràtics i urbanístics perquè l'empresariat valencià es llançara a realitzar projectes innovadors que crearen ocupació, ajudaren a reactivar l'economia valenciana i feren per reconvertir els sectors econòmics tradicionals. Una actuació que permetia no haver de revisar el Pla General d'Ordenació Urbana (PGOU) del municipi on es projectara i que, a més, incentivava de manera econòmica, fiscal i amb menys càrregues urbanístiques a l'empresa que decidira endinsar-se en realitzar un projecte així; a més, permetia fins i tot prescindir de la voluntat dels municipis afectats.

Al subsòl de la Canal hi ha l'aqüífer del Molinar, principal i insubstituïble assortiment d'aigua potable per a la ciutat d'Alcoi, amb al voltant de 60.000 habitants

Amb aquesta premissa, l'empresa La Española decideix, l'any 2012, presentar un projecte de parc empresarial, el conegut per Alcoinnova. L'any 2013 va elaborar una versió preliminar del pla que es va exposar al públic i la versió final va ser de maig de 2014, una vegada conclosa la fase d'informació pública. El 7 de juliol de 2014, la consellera Bonig va emetre la resolució aprovatòria de l'ATE Alcoinnova que es publicaria en el Butlletí Oficial de la Província d'Alacant el 27 de gener de 2015, al que s'adjuntaren uns annexos en març del mateix any.

L'any 2014, el Govern valencià, llavors en mans del PP d'Alberto Fabra, a colp de majoria absoluta, va eliminar per complet la normativa de totes les àrees d'amortiment d'impactes dels parcs naturals valencians

Ara bé, una de les qüestions que va permetre aprovar l'ATE Alcoinnova tan ràpidament va ser la modificació d'una normativa que aportava més llenya al foc a favor de l'empresa. L'any 2014, el Govern valencià, llavors en mans del PP d'Alberto Fabra, a colp de majoria absoluta, va reduir a la mínima expressió la normativa de totes les àrees d'amortiment d'impactes dels parcs naturals valencians. En resum, va esborrar totes les mesures i normes específiques que protegien les àrees d'amortiment d'impactes de cada parc natural del País Valencià, entre ells el de la Font Roja.

“Bonig va deixar una normativa uniforme, molt minsa, i amb això va aconseguir botar-se la normativa del parc natural de la Font Roja, que establia que en eixa àrea d'amortiment ni es podia reclassificar ni es podien admetre nous usos industrials”, matisa Moltó. “L'actual govern va derogar eixa modificació legislativa, de manera que ha estat vigent entre 2014 i 2015, justament els dos anys que ha estat tramitant-se el projecte Alcoinnova. I, clar, a aquest se li aplica la normativa vigent en el moment en què s'aprova. Ara ja no es podria fer”, conclou.

20 anys d'especulació i defensa del territori

L'any 1995, un conveni signat entre els socialistes –que llavors eren al capdavant del govern autonòmic i local– va encetar el meló de la Canal: l'acord entre les administracions va preveure desenvolupar un milió de metres quadrats de sòl industrial a aquesta zona. Un anunci que ha causat que la Canal haja estat zona d'especulació urbanística i empresarial per dècades, malgrat la quantitat d'informes que desaconsellen la projecció d'indústria a la zona i que recomanen altres indrets.

La plataforma Salvem l'Aqüífer del Molinar va ser conformada, ara fa més de 17 anys, per una gran diversitat de persones i entitats alcoianes que tenien l'objectiu de plantar batalla davant del que s'entenia com un abús urbanístic i de defensar l'aigua potable, el paisatge i la riquesa natural. Una tasca de confrontació que no hauria estat possible sense l'acompanyament de la Colla Ecologista la Carrasca-Ecologistes en Acció d'Alcoi que, de manera conjunta, han dificultat i fins i tot impossibilitat els plans industrials a sobre de l'aqüífer.

La plataforma Salvem l'Aqüífer del Molinar va ser conformada, ara fa més de 20 anys, per una gran diversitat de persones i entitats alcoianes

Tot i els beneficis legals i administratius que va proporcionar-li el govern autonòmic del PP a l'ATE Alcoinnova –l'amenaça més imminent que ha patit la zona–, en l'actualitat aquest projecte es troba immers en una sèrie de cruïlles legals a les quals se li suma la sentència del Tribunal Superior de Justícia del País Valencià, que es va fer pública el maig passat. La sentència, resultat d'un recurs presentat pels dos col·lectius ecologistes abans esmentats, anul·la l'ATE Alcoinnova per ser contrària al dret. Els principals motius són, sobretot, els relacionats amb les vulneracions de la protecció mediambiental del parc natural, de la seua infraestructura verda i de l'àrea d'amortiment d'impactes.

El passat 6 d'abril el consistori municipal li va concedir a la família Alberola una pròrroga de sis mesos per presentar la documentació que se li exigeix per poder iniciar el projecte d'urbanització de la zona

Amb aquesta sentència, que també considera que els informes de l'empresa són insuficients i poc rigorosos, les ecologistes valoren que Alcoinnova es troba en un cul-de-sac. Al marge de la sentència, que encara no és ferma, el projecte d'urbanització presentat per l'empresa es troba encallat, amb un munt d'informes negatius de diferents administracions públiques i amb greus problemes per a superar l'avaluació ambiental. Tant és així, que La Española ha demanat diverses pròrrogues per dirimir la situació. I l'Ajuntament, governat per Toni Francés (PSPV), tot i que va iniciar un plet en defensa de l'autonomia local i per les afeccions al Parc Natural –que va perdre a causa de la modificació de la normativa de les àrees d'amortiment– i va fer campanya en contra d'Alcoinnova, ha decidit finalment no oposar-se al projecte. Les plataformes ecologistes consideren “deplorable la falta de convicció amb què l'Ajuntament ha defensat els interessos generals de la ciutat”, i afegeixen que “ha sigut la gent del carrer, organitzada en associacions, qui amb menys recursos, però amb sentit comú i molta dedicació, ha parat els peus a una ubicació que posaria en perill la principal i insubstituïble font d'aigua potable d'Alcoi, i amb un greu impacte sobre el territori”.

El passat 6 d'abril el consistori municipal li va concedir a la família Alberola una pròrroga de sis mesos per presentar la documentació que se li exigeix per poder iniciar l'avaluació ambiental del projecte d'urbanització. Les ecologistes consideren que ho tenen difícil per seguir projectant-lo en eixa zona i recomanen a l'empresa, “si és que realment volen dur endavant un projecte industrial i no es tracta d'una mera operació especulativa de reclassificació urbanística”, buscar una altra ubicació per al projecte, ja que un estudi de la Universitat Politècnica de València acredita l'existència d'alternatives d'ubicació al terme municipal alcoià i a la resta de la comarca. Tot i que la Generalitat ha decidit no recórrer la sentència del TSJ, La Española sí que ho ha fet per seguir provant sort amb eixa ubicació.

Breu història d'Alcoinnova

Quan el govern resultant de les eleccions de 2011 el conformen PSPV-PSOE, Bloc i EU –un tripartit que va fonamentar el seu pacte de govern en la defensa de l'aigua i del medi ambient–, l'opinió pública entén que el polígon ha quedat oblidat per sempre. Però només passen uns mesos quan l'empresa agroalimentària La Española, principal corporació mundial en olives farcides, anuncia un projecte de parc empresarial per a la Canal: Alcoinnova. No l'emplaça al lloc exacte on abans s'especulava que s'instal·laria el milió de metres quadrats d'indústria, sinó a uns terrenys que la família propietària de l'empresa té des de fa alguns anys ben a prop, a només uns centenars de metres, i també a sobre de l'aqüífer.

Tot i això, la posició municipal és contrària a ubicar un parc empresarial al lloc previst. La família Alberola, liderada per un cosí de l'exalcalde i exconseller Miguel Peralta (PP), se'n va a València a buscar el suport que en principi no troba a Alcoi. Allà, Isabel Bonig, aleshores consellera d'Infraestructures, i el govern valencià del PP, es bolquen amb la idea. De tal manera que s'adapta a una figura urbanística innovadora com és l'ATE.

L'ATE Alcoinnova avança tràmits molt ràpidament a València, gràcies sobretot al fet que el PP es troba amb un instrument excel·lent per pressionar al govern d'esquerres d'Alcoi. Es multiplica la publicitat del projecte a la premsa local, es fan anuncis amb bombo i platerets, pregonant quants llocs de treball crearà en plena crisi i, fins i tot, des de La Española s'apunta, en una mena de xantatge, que de no prosperar Alcoinnova s'endurà la fàbrica d'olives d'Alcoi a Sevilla, on té una altra factoria.

El resultat en les últimes municipals és clar: la derrota de la dreta pro-Alcoinnova és històrica, i el PP queda amb 4 regidors, Ciudadanos amb altres 4, mentre que l'esquerra suma 9 del PSPV-PSOE, 5 de Guanyar Alcoi i 3 de Compromís: 17 a 8

La qüestió ocupa el debat polític durant tota la legislatura, amb un ajuntament inclinat cap a les posicions de Salvem el Molinar i la Colla Ecologista la Carrasca i una oposició que sembla no tindre altre projecte per a la ciutat que el parc empresarial. I així arriben les eleccions de 2015, amb els tràmits ben avançats i la requalificació dels terrenys aprovada per Bonig l'any anterior, que permetria iniciar les obres desestimant així les més de 1.600 al·legacions presentades per persones i entitats. Alcoinnova és el gran tema de campanya i els partits es posicionen clarament a una banda o l'altra. El resultat és clar: la derrota de la dreta pro-Alcoinnova és històrica, i el PP queda amb 4 regidors, Ciudadanos amb altres 4, mentre que l'esquerra suma 9 del PSPV-PSOE, 5 de Guanyar Alcoi i 3 de Compromís: 17 a 8.

No obstant això, la tramitació és ben avançada i ningú se'n refia. I menys quan l'alcalde socialista Toni Francés, que governa en solitari –i segons l'oposició s'entén molt bé amb l'exalcalde del PP, ara a Ciutadans–, llança el missatge què els tribunals avalen la legalitat d'Alcoinnova i que l'Ajuntament ja no s'oposarà al projecte. Aquestes declaracions semblen marcar un abans i un després en la relació entre la plataforma i l'Ajuntament d'Alcoi. És llavors quan Salvem el Molinar enceta una nova via per tombar el projecte: un recurs contenciós contra el projecte Alcoinnova, que recentment ha prosperat.

Font: https://directa.cat/la-canal-dalcoi...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Clase y Lucha de clases

Tortuga Antimilitar - 7 August, 2018 - 00:00

El proletariado no es una cosa, ni una identidad, ni una cultura, ni un colectivo estadístico que tiene unos intereses de clase propios que defender. El proletariado se constituye en clase mediante un proceso de desarrollo y formación que sólo se da en la lucha de clases. El proletariado, reducido en el capitalismo al estatus de productor y consumidor en la sociedad capitalista, se convierte en una categoría pasiva, sin conciencia propia; es una clase para el capital, sometida a la ideología capitalista. No es nada, ni aspira a nada, ni puede nada. Sólo en la intensificación y agudización de la lucha de clases surge como clase y adquiere conciencia de la explotación y dominio que sufre en el capitalismo y, en el proceso mismo de esa guerra de clases se manifiesta como clase autónoma y se constituye como proletariado antagónico y enfrentado al capitalismo, como COMUNIDAD DE LUCHA. Enfrentamiento total y a muerte, sin posibilidades ni aspiraciones reformistas o de gestión de un sistema hoy ya obsoleto y caduco

Esta noción de clase como “algo que sucede”, que brota y florece del suelo de los explotados y oprimidos, es clave. La clase no se refiere a algo que las personas son, sino a algo que hacen. Y une vez que entendemos que la clase es fruto de la acción, entonces podemos comprender que cualquier intento de construir una noción existencialista o cultural e ideológica de clase, es falsa y está condenada al fracaso.

La clase no es un concepto estático, sólido o permanente; sino dinámico, fluido y dialéctico. La clase sólo se manifiesta y se reconoce a sí misma en los breves periodos en los que la lucha de clases alcanza su punto culminante.

El proletariado se define como la clase social que carece de todo tipo de propiedad y que para sobrevivir necesita vender su fuerza de trabajo por un salario. Forman parte del proletariado, sean o no conscientes de ello, los asalariados, los parados, los precarios, los jubilados y los familiares que dependen de ellos. En España forman parte del proletariado los casi cuatro millones de parados y los casi diecinueve millones de asalariados que temen engrosar las filas del paro, amén de una cifra indefinida de marginados, que no aparecen en las estadísticas porque han sido excluidos del sistema. ¿A qué intereses sirve esa aberración ideológica neosituacionista que considera que el proletariado es sólo el proletariado industrial, excluyendo a parados, jubilados, trabajadores precarios, emigrantes, simpapeles, marginados, estudiantes o jóvenes sin trabajo, mujeres discriminadas o sin derechos laborales, y a todos aquellos sometidos a decisiones políticas ajenas, que afectan profundamente a todos los aspectos de su vida cotidiana?

La clase obrera es una clasificación social OBJETIVA, que designa a todo aquel que mantiene una relación SALARIAL con un patrón (ya sea privado o estatal) al cual vende su fuerza de trabajo (sus brazos y su inteligencia). La clase obrera forma parte del proletariado, que incluye además a parados, jubilados y marginados. Los proletarios no son propietarios de medios de producción. El salario es la principal forma de esclavitud moderna. LA RELACIÓN SALARIAL (o su ausencia) no es sólo de carácter social y económico, sino también política, puesto que determina el modo de existencia de quienes no tienen ningún poder de decisión sobre su propia vida.

La clase media incluye, hoy, a algunos trabajadores “autónomos”, esto es, trabajadores independientes y “autoexplotados”, algunos técnicos y profesionales altamente cualificados y a los empresarios sin asalariados. La alta clase media estaría formada por empresarios con algunos trabajadores asalariados, pero sin influencia política decisiva.

Capitalistas serían todos los propietarios de medios de producción, o altos gerentes con poder de decisión (aunque fueran asalariados) de grandes empresas privadas o estatales. Constituyen menos del uno por ciento de la población, pero su influencia política es absoluta, y determinan las líneas económicas que se aplican y afectan a la vida cotidiana de la totalidad de la población. Su lema sería: “Todos los gobiernos al servicio del capital; cada gobierno contra su pueblo”. Algunos estudiosos[1] hablan de la clase corporativa como nueva clase dominante. Estaría formada por los gestores de las grandes corporaciones multinacionales y del capital financiero.

La democracia parlamentaria europea se ha transformado rápidamente, desde el inicio de la depresión (2007), en una partitocracia “nacionalmente inútil”, autoritaria y mafiosa, dominada por esa clase dirigente capitalista apátrida, que está al servicio de las finanzas internacionales y las multinacionales. Se produce una profunda y extensa proletarización de las clases medias, una masificación del proletariado y la erupción violenta e intermitente de irrecuperables colectivos, suburbios y comunidades marginadas, antisistema (no tanto por convicción, como por exclusión). Los Estados nacionales se convierten en instrumentos obsoletos (pero aún necesarios, en cuanto garantes del orden público y defensa armada de la explotación) de esa clase capitalista apátrida dirigente, de ámbito e intereses mundiales. Su forma de gobierno es el totalitarismo democrático: una democracia formal reducida a la mínima expresión de votar cada equis años, para elegir entre representantes malos o peores del capital, sin apenas capacidad alguna de intervención, influencia o decisión en la vida social o política. El derecho a la vida (o a no morirse de hambre), a la seguridad (frente a los ataques del capital especulativo) y a la dignidad (a unos recursos suficientes o a una vivienda), así como las libertades individuales y colectivas de expresión, asociación, manifestación, sindicación e insurrección, nacidas con la Revolución Francesa (1789-1793), han sido ninguneadas y criminalizadas. El totalitarismo democrático reduce todas las libertades y derechos al ridículo e inútil voto en una urna para elegir representantes que no representan a nadie. No guarda ya ni siquiera las apariencias formales de un gobierno del pueblo y para el pueblo. La corrupción, el pelotazo y el objetivo único de rápido enriquecimiento de la casta política y las élites económicas destruyen la menor ilusión democrática e igualitaria entre los gobernados. La oposición política o la mínima disidencia son criminalizadas y perseguidas judicialmente. Se ciegan las vías democráticas de acción y reivindicación. El dominio político del Estado por las oligarquías y las multinacionales se implanta como la única “democracia” posible. El totalitarismo democrático es una dictadura con apariencia democrática; es la ideología y el gobierno efectivo de un imperio mundial, sin banderas ni territorio, que necesita ocultar su propia naturaleza. Los métodos socialdemócrata y fascista tienden a fusionarse.

La EXPLOTACIÓN del trabajo asalariado es la ESENCIA de la sociedad capitalista. Todos los esclavos asalariados padecen la explotación capitalista. Cuanto más desarrollada es la productividad del trabajo colectivo de una sociedad, mayor grado de explotación experimentan sus trabajadores, aunque puedan consumir más mercancías. La feroz lucha entre los capitalistas por superar y sobrevivir al competidor, impulsa el incremento de la explotación de los trabajadores, al margen de la buena voluntad o ética de cada empresario individual. Los capitales se fusionan y concentran, atacando sin límites las condiciones de vida y laborales de los trabajadores, amenazando con irse a otro país o con contratar más barato entre los millones de parados sin recursos. En cada país un puñado de transna­cio­nales efectúa ventas anuales que superan amplia­mente los presu­puestos nacionales y empuñan el poder de dar trabajo, o no, a millones de desposeí­dos.

La clase media sufre una fortísima degradación y descomposición, con amplios sectores de profesionales (en el ámbito de la medicina, arquitectura, enseñanza, comercio, tecnologías y servicios sociales), funcionarios y medianos o pequeños empresarios (colectivos que hace cinco años percibían elevados ingresos) que se proletarizan, o incluso quedan marginados económica y socialmente. Son la clientela de los populismos de todo tipo, desde Podemos y Ciudadanos hasta el independentismo.

La lucha de clases no es sólo la única posibilidad de resistencia y supervivencia frente a los feroces y sádicos ataques del capital, sino la irrenunciable vía de búsqueda de una solución revolucionaria definitiva a la decadencia del sistema capitalista, hoy obsoleto y criminal, que además se cree impune y eterno. Revolución o barbarie; lucha de clases o explotación sin límites; poder de decisión sobre la propia vida o esclavitud asalariada y marginación. O ellos o nosotros…

Agustín Guillamón

Junio 2018

[1] SUBIRATS, Marina: Barcelona: de la necessitat a la llibertat, Les clases socials al tombsnt del segle XXI. L´Avenç, Barcelona, 2014.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Le dijeron demasiadas cosas, pero no le hablaron del delantal

Tortuga Antimilitar - 7 August, 2018 - 00:00

Le dijeron que el sentido de la vida era el trabajo, pero él no le encontró sentido a su vida hasta que dejó de trabajar.

Le dijeron que en la Escuela se enseñaba y se aprendía, pero las cosas realmente importantes él las aprendió fuera de la Escuela y lo que enseñó en ella fue solo sumisión y adaptación al infierno de lo social.

Le dijeron que la política podía cambiar el mundo, pero él, para cambiar de verdad “su” mundo, tuvo que dar la espalda a la política.

Le dijeron que el amor apasionado, romántico, era terrible y podía llevar al asesinato del ser amado, pero él, que amaba con pasión, no sentía el menor deseo de dañar a quien estimaba y le daba igual que lo tacharan, a propósito, de romántico.

Le dijeron que las tareas domésticas eran feas, esclavas, indeseables, pero él empezó a disfrutar el día en que aceptó limpiar la casa para sus gentes queridas, procurarles alimentos, cocinar para ellas, cuidarlas, sobre todo cuidarlas.

Lo que no le dijeron es que, cuando fríes en la cazuela, el aceite salta y te puede manchar la ropa, en particular las mangas. Y aprendió entonces, fuera del trabajo y de la escuela, por amor y para seguir cuidando de los suyos sin echar a perder por eso toda su escasa vestimenta, a colocarse un delantal sobre el pecho, aunque terminara pareciendo no sé qué cosa.

Nunca le dijeron que la libertad podía llevar delantales...

Con Awka y Pikmin de Pikmin De Lucia

Pedro García Olivo

www.pedrogarciaolivo.wordpress.com

Fuente: https://www.facebook.com/photo.php?...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cuando votan los esclavos

Tortuga Antimilitar - 7 August, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Desmilitaricemos la educación

Tortuga Antimilitar - 6 August, 2018 - 00:00

Las Fuerzas Armadas de España no dejan de acosar a los centros educativos o bien para justificar su existencia y adoctrinar a niños de Primaria y ESO, o bien, en los centros de enseñanza medios y superiores, para enrolar a jóvenes que terminan Bachillerato o realizan cursos universitarios1. Se están enviando a los centros de enseñanza materiales que justifican las guerras o, como las llama el Ministerio de Defensa, las “intervenciones humanitarias”; se están llegando a acuerdos donde las universidades andaluzas quedan forzosamente vinculadas a la industria militar (http://www.foroinnovatec.com/EADS-y...;); se está engatusando a los jóvenes para que, por ejemplo, estudien gratuitamente medicina en el Ejército… a cambio de que permanezcan un número de años prestando servicio a las Fuerzas Armadas; se están promocionando programas para llevar a alumnos de todas las edades a visitar instalaciones militares, etc. Además, “al Gobierno español no se le ha ocurrido otra cosa que abrir una convocatoria de subvenciones por valor de 645.370 € para mejorar la imagen de las Fuerzas Armadas. Proponen pagar una considerable suma (con la que más de 1500 parados sin otro ingreso podrían recibir la mínima prestación que ahora les quitan durante un mes) para hacer cursos, seminarios, foros y proyectos de investigación para el público en general y para el ámbito escolar... cuando en los últimos 3 años no se ha abierto ninguna convocatoria para subvenciones en (in)cumplimiento con la Ley 27/2005 de Fomento de la Educación y la Cultura de Paz” (http://www.fund-culturadepaz.org/&a...;/DOCU…/leyculturadepaz.pdf). [Véase: Jordi Calvo Rufanges: “¿Quién dijo que no hay dinero?. Parece ser que para promocionar el ejército si lo hay”, 06/01/2011, en: http://www.nodo50.org/tortuga/Quien...]. En consecuencia, desde la R.A.N.A. animamos a todos los centros educativos de Andalucía, a declararse CENTRO EDUCATIVO OBJETOR DE CONCIENCIA A LA PROPAGANDA MILITAR a través de posicionamientos de claustros y consejos escolares donde quede claro que los centros no deben ser objeto de adoctrinamiento, enrolamiento de jóvenes, etc., por parte de los ejércitos y los intereses bélicos.

Sevilla, 24 de enero de 2011.-

La R.A.N.A. está compuesta por: Ecologistas en Acción-Andalucía, Confederación General del Trabajo-Andalucía, Noviolencia Ahora (Jerez), Casa de la Paz de Sevilla (Mujeres de Negro, Alternativa Antimilitarista-M.O.C. Sevilla, REDPAZ), Ahimsa (Vélez-Málaga), M.O.C.-ELAIA (Puerto Sta. María), Madres contra la Droga ANDAD (Puerto de Sta. María).

Categorías: Tortuga Antimilitar

"Dichoso el que un buen día sale humilde"

Tortuga Antimilitar - 6 August, 2018 - 00:00

Dichoso el que un buen día sale humilde
y se va por la calle, como tantos
días más de su vida, y no lo espera
y, de pronto, ¿qué es esto?, mira a lo alto
y ve, pone el oído al mundo y oye,
anda, y siente subirle entre los pasos
el amor de la tierra, y sigue, y abre
su taller verdadero, y en sus manos
brilla limpio su oficio, y nos lo entrega
de corazón porque ama, y va al trabajo
temblando como un niño que comulga
mas sin caber en el pellejo, y cuando
se ha dado cuenta al fin de lo sencillo
que ha sido todo, ya el jornal ganado,
vuelve a su casa alegre y siente que alguien
empuña su aldabón, y no es en vano.

Claudio Rodríguez

Categorías: Tortuga Antimilitar

La resaca de la nueva ola feminista

Tortuga Antimilitar - 5 August, 2018 - 00:00

Cristina Castro

Oculto tras unas gafas de sol, máscara, guantes blancos y la voz distorsionada, Un tío blanco hetero difunde su mensaje en redes sociales. En apenas cinco meses desde que creó su personaje, este youtuber “harto” de que le reprochen “sus privilegios como hombre” ha conseguido más de 46.000 suscriptores que siguen sus discursos contra el “feminismo hegemónico”, la “cultura de la violación” y del “todo es acoso”.

Es uno de los exponentes en España pero no el único representante de un movimiento reaccionario al auge del feminismo. El cambio social producido al calor de campañas como el #MeToo, el #YoSíTeCreo o el 8M han hecho surgir voces como la de Un tío blanco hetero. “Seguramente te hayan reprochado tus privilegios como hombre”, afirma en sus vídeos, en los que asegura que se ha producido una “victoria del feminismo hegemónico” en una sociedad “acojonada” porque “ahora en España si no eres feminista eres un paria”.

No sólo este youtuber tras su máscara, también en los medios se ven ejemplos de este pensamiento, como la recientemente publicada entrevista al periodista Juan Soto Ivars con el titular “Un hombre blanco y heterosexual se considera opresor haga lo que haga”. Ambos consideran que el hombre, en general, está siendo perjudicado por un movimiento “de alarma social” y que “ha terminado con la presunción de inocencia”.

Pero, ¿qué hay detrás de estas manifestaciones? Para Asunción Bernárdez, directora del Instituto de Estudios Feministas de la Universidad Complutense de Madrid, esta reacción “resulta histórica. Igual que durante el movimiento sufragista del siglo XIX resurgió la misoginia, cada vez que ha avanzado el feminismo ha ocurrido lo mismo”. Coincide Ana Bernal-Triviño, profesora de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), “es siempre ante cada paso del movimiento feminista que el patriarcado ofrece una respuesta más contundente”.

Un movimiento al calor de las redes sociales

Lo cierto es que los vídeos del youtuber tienen en muchos casos más de mil comentarios, en su mayoría alineados con su discurso. “Objetivo, empírico, analítico e inteligente”, “un oasis entre tanta basura progresista” o simplemente “sublime” son algunos de ellos. Aunque también se trata de comentarios amparados tras el anonimato y que resulta mucho más difícil encontrarlos en otros canales más públicos.

Las cuentas pendientes de la revolución feminista tras el 8M

Un tío blanco hetero, que responde a este periódico por email, cree que se trata de una cuestión de valentía. “Recibo muchos mensajes de gente de izquierdas, del chicas, del colectivo LGTB… Personas que me dicen que les gustaría decir en alto las cosas que yo digo pero no se atreven. No es que seamos muchos, es que somos mayoría, la gente cuerda siempre es mayoría”, afirma.

Para Bernárdez, estamos más bien ante una burbuja. “Vivimos una paradoja en las redes sociales, que nos hacen sentir como que vivimos en una burbuja ya que si eres feminista te bombardeará la información sobre feminismo. Google te plantea los resultados en función de lo que ya has buscado y eso genera una sensación de amplificación”, afirma la profesora de la Complutense.

Contra “las hooligans del feminismo”

En sus mensajes, este youtuber asegura que no está en contra del feminismo como igualdad entre mujeres y hombres, pero que eso es algo “que dejó de ser hace mucho tiempo”. Para él, el feminismo actual es el “autoritarismo de siempre, disfrazado de compasión hacia las víctimas y oprimidos para decirte cómo tienes que pensar y actuar”. En alguno de sus vídeos habla, en concreto, de cómo “las hooligans del feminismo están sacando sus tambores de guerra”. Para Un tío blanco hetero, el nuevo feminismo protege a chicas “que han sido criadas entre algodones y no han aprendido a gestionar conflictos”.

"Las mujeres deberíamos dejar de fingir orgasmos"

Sin embargo, la identificación del feminismo con algo radical es lo que buscan, según Alexandra Macsutovici, doctoranda en estudios interdisciplinares de género, cuando encuentran un feminismo que se sale de “las ganas de agradar”. “Se le pretende dar una imagen desagradable, agresiva, como si tuvieran necesidad de protegerse, cuando no hemos dado ninguna paliza”.

“Lo que hacen es una vuelta torticera del feminismo para reclamar que la igualdad genera desigualdad. Desde el feminismo personajes como este son una parodia”, afirma Bernal-Triviño. Sin embargo, para la experta, no hay que rascar mucho para obtener una explicación a este tipo de personajes: “El machismo es una cultura y estos comportamientos son propios de quienes han sido educados en una cultura de la discriminación y están convencidos de su superioridad, que ven amenazada”.

Peligros para el feminismo

Las expertas cuestionan la importancia de este tipo de voces para el avance del movimiento feminista. “Las voces como éstas no hay que controlarlas, siempre han estado ahí. Simplemente confiamos en que la mayoría de la gente desestime este tipo de mensajes y se quede, simplemente, en una burbuja”, opina Bernárdez.

Para Macsutovici, la red es un campo de cultivo para que triunfen estereotipos negativos del feminismo, como el concepto de feminazi, que provocan que otros con mayor poder queden “manoseados y devueltos al imaginario social vacíos de contenido”. “Lo de las feminazis es tremendo, tratar de identificar la única revolución que no ha derramado una gota de sangre con la violencia es una barbaridad”, añade Bernárdez.

“El peligro acecha sobre todo a los más jóvenes, que pueden tener menos activados sus mecanismos de detección del machismo”, explica Bernal-Triviño, que incide en que por mucho avance que se haya producido el 8M o con el #MeToo, “el machismo no está desterrado, siglos de patriarcado no se anulan en unos meses. Por eso hay que insistir también desde el feminismo con el activismo desde las redes, como hacen Irantzu Varela o Isa Calderón“.

Apoyos en el feminismo disidente

Personajes como Un tío blanco hetero se apoyan en el feminismo disidente, que representa por ejemplo Leyre Khyal. La sexóloga, en contra de las cuotas o la discriminación positiva, también cree que “ha calado la peor cara del feminismo, el más mediocre y tonto” y apoya mensajes como el de este youtuber. “Aunque no siempre estoy al 100% de acuerdo con él, creo que es necesario y combativo y que va a ir a más”, asegura.

A Un tío blanco hetero, que también se posiciona –aunque fundamentalmente habla de feminismo– frente a otros movimientos antiracistas, por ejemplo, no le importan las críticas. “Cada vez que alguien me dice que debo ser un filofascista se me dibuja una sonrisa en la cara”, afirma.

Fuente: https://www.elindependiente.com/vid...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El agroanarquista que se independizó de Moscú creando su propia moneda virtual

Tortuga Antimilitar - 5 August, 2018 - 00:00

Rusia es un exceso para todo, al menos desde la mirada pusilánime del occidente europeo. Es excesiva en la fotografía, es excesiva en lo universitario, es excesiva en YouTube y es excesiva en lo que a la soberanía rural se refiere. Y nosotros somos idiotas por no adentrar más la mirada en un territorio de tantas sensaciones chispeantes.

The Wall Street Journal lo hizo muy bien con el titular para demostrarlo: «Un granjero ruso altera la economía rural con una moneda virtual, mientras Moscú observa con cautela». Como para no hacer click, cabrones.

La historia es aún mejor que el titular. Mikhail Shlyapnikov, un granjero que se autodefine como agroanarquista del pequeño pueblo de Kolionovo, decidió que la mejor manera de escapar de la miseria económica era decir a Moscú que cпасибо и до свидания, vamos, que gracias y adiós.

Como lo de la independencia territorial es una cosa con la que Putin no bromea, el intrépido granjero ruso decidió que el camino era el de la emancipación económica. Y está por ver que el primer ministro ruso no se ponga juguetón.

Según Wikipedia, el censo de Kolionovo incluía en 2010 a 9 personas, lo que no da ni para bar en la plaza de pueblo. Como explica Shlyapnikov «No se ven muchos rublos por aquí. Tenemos nuestro propio país aquí, nuestra propia moneda. Nos apañamos bastante bien nosotros solos».

Esa moneda propia es el kolion, una criptomoneda creada con una inversión inicial de medio millón de dólares provenientes de inversores de Rusia y de otros países. El agroanarca ruso explica que un centenar de coetáneos están ya utilizando la moneda para la compraventa de verduras y hortalizas o de maquinaria agrícola.

La medida es, además, de un recurso de supervivencia económica, una medida de protesta ante el abismo que separa la Rusia urbana de la rural. Mientras que las cataratas de rublos provenientes del petróleo y el gas se quedaban en las ciudades y reorganizaban sus estratos sociales, en el campo ruso la situación permanece tan cruda como antes.

Putin está barajando la posibilidad de prohibir las criptomonedas o, como en el resto de países, al menos intentarlo. Pero mientras eso ocurre, su gobierno observa con mucha atención lo que suponen este tipo de experimentos para la economía del país.

Fuente: https://www.yorokobu.es/kolion-rusi...

Categorías: Tortuga Antimilitar

No es de niños

Tortuga Antimilitar - 4 August, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La naturaleza idealizada

Tortuga Antimilitar - 4 August, 2018 - 00:00

Hay una tendencia idealista, romántica y superflua que se difunde cada vez más sobre la supuesta existencia de una naturaleza prístina, virgen y paradisíaca que nunca ha sido tocada por el ser humano y que debe ser preservada sin que tenga contacto alguno con nuestra especie. Hay muchos, pero muchos problemas y reflexiones muy poco profundas respecto a esa postura de una naturaleza virgen y prístina.

Primero que nada, hay que darnos cuenta del contexto en el que vivimos actualmente: en el Antropoceno, era donde EL SER HUMANO INDUSTRIAL ha
provocado los mayores cambios geológicos desde hace 300 siglos a la
fecha, Es decir, el ser humano industrial, vía contaminación del agua, tierra y aire, ha trastocado de forma negativa a todos los biomas del planeta, es decir, ya no queda naturaleza prístina –sin tocar– en todo el mundo, todos los ecosistemas han sido manoseados por el cambio climático.

Ahora bien, otra cuestión derivada de esa idealización cristiana y romantización miope de la naturaleza virgen, es creer que el ser humano en general, nuestra especie en sí, es ecocida y destructora de la naturaleza por antonomasia, lo cual es totalmente falso y erróneo.

El mundo con toda su bella biodiversidad está siendo destruida NO por el ser humano EN SÍ, sino por una bien definida y situada forma de manifestación enferma de humanidad, es decir, la destrucción de la vida y los ecosistemas es a causa de un tipo de ser humano industrializado y moderno que tiene algo así como 300 años de existencia, desde la aparición histórica del capitalismo y la globalización moderno/industrial.

De lo antes dicho se desprende otra conclusión: en la sociedad global tecno industrial no todos los seres humanos industrializados participan con igual importancia e impacto en la devastación de eso que occidente llama naturaleza. Por ejemplo: un militar moderno no hace el mismo daño a la biosfera que un albañil indígena que migro a la gran ciudad, ni hace el mismo daño un biotecnólogo de Monsanto que un panadero de una colonia de clase media.

Son los grandes corporativos industriales y militares -con sus ejecutivos, políticos, científicos y generales- (sean capitalistas o no) los que van asesinando ecosistemas y personas por todo el amplio planeta …y NO el ser humano en sí, los responsables son aquellos humanos enfermos por dominar la otredad, aquellos que renuevan, crean, ejecutan y organizan proyectos carcelarios de sociedad.

La humanidad no es buena ni mala: ¡es vital! …y como tal fue el resultado de la evolución misma, pero pasa que hace unos 5000 años creo la civilización -eligió vivir en ciudades- y fue cuando todo empezó a marchar de mal en peor, pero nada de lo que han hecho las civilizaciones anteriores es comparable con la magnitud, velocidad e intensidad destructiva que la civilización industrial ha realizado sobre el
planeta. La humanidad como tal -homo sapiens- tiene algo así como 2 millones de años, es decir, lleva aproximadamente 0.1% de su existencia perturbando de manera negativa a los ecosistemas.

Ese 0.1% de existencia humana enferma, sólo puede ser atribuible a los industrializadores del planeta, más no a las tribus, pueblos indígenas y sociedades pastoras y campesinas que siguen llevando sus vidas vernáculas conforme a las estaciones del año y los ciclos de bio regulación del planeta. La humanidad -se reitera- no es enemiga de eso que llamamos naturaleza, sino cierto proyecto -gestado por ciertos humanos en una etapa específica de su desarrollo- es quien devasta el planeta. Aquellas ideas fatalistas derivadas de la misantropía y el
idealismo sobre la naturaleza y el medio ambiente, son meros enunciados superficiales que ignoran la historia “primitiva de la humanidad” y la historia reciente de ésta. Ideas vagas, sin profundidad sobre los procesos evolutivos, geopolíticos y económicos, deducen que la humanidad misma es antagónica a los ecosistemas.

¿Cómo luchar contra el desarrollo industrial si no se conoce a profundidad al enemigo? ¿Cómo vencer al proyecto ecocida y carcelario de sociedad con posturas derrotistas y victimistas, posturas sin vitalidad como lo es el nihilismo y el pesimismo? Posturas como estas reflejan la resignación e irresponsabilidad por el mundo que les rodea, posturas como la misantropía reproducen los valores del sistema que supuestamente quieren destruir: odio, rencor, egoísmo y competencia, son valores que curiosamente sostienen al proyecto de sociedad capitalista. La
misantropía le hace juego a los que dominan a la sociedad, torturan animales y destruyen a los ecosistemas.

Ahora bien, aparte de haber un error fatal en dichas posturas anteriormente mencionadas, hay que señalar ahora otro problema que corresponde al concepto mismo de Naturaleza, es decir, la naturaleza como palabra es un término/concepto de origen civilizado. Es un término/concepto que ENCUBRE UNA SEPARACIÓN FALSA ENTRE EL SER HUMANO Y EL RESTO DE LAS ESPECIES VIVIENTES. El concepto de naturaleza para empezar no existe en muchas de las culturas humanas alrededor de todo el mundo. Algo así como el 99.99% de las pueblos y tribus humanas que occidente llama indígenas originalmente no usaban o usan ese término
para referirse por ejemplo a los ríos o bosques. Por eso es preferible describir a los ecosistemas (con sus ríos, bosques, animales, hongos, etc.) que conceptualizarlos con la simple y llana palabra de Naturaleza.

La naturaleza como concepto y como oposición a la cultura, es decir, como una esfera de la vida separada del hombre, surge hace unos 3000 años con la cultura griega. Como vemos, el concepto de naturaleza es una invención bien definida y situada históricamente, DE UN TIPO DE SER HUMANO QUE SE ALIENÓ DE LOS ECOSISTEMAS PARA VIVIR EN CIUDADES, es decir, para vivir en la civilización. Por ejemplo con la diversificación de plantas domesticadas.

Con lo antes dicho, podemos concluir al menos dos cosas: que la especie humana en sí no es una destructora inmanente de eso que llamamos naturaleza y que no todos los seres humanos (civilizados o no) participan en la destrucción de la biosfera, y de quienes si participan directamente -un porcentaje reducido y señalable a precisión- del ecocidio, no todos lo hacen de la misma forma y magnitud. Es absurdo
culpar a toda la humanidad como enemiga de la naturaleza.

Otra conclusión derivada de ello es que el término de Naturaleza es un concepto falso, y que propicia el biocidio contra nosotros mismos como para el resto de la biosfera…y aún más esa idea de una naturaleza que no ha sido tocada, que sigue siendo prístina es aún más nociva.

Esa idea de una naturaleza virgen es el resultado una visión idealista y cristiana que surge -curiosamente- DEL DESPRECIO A LA VIDA MISMA, puesto que la búsqueda de un paraíso -terrestre o metafísico- más allá del plano del cual se parte, es el efecto de un cuerpo enfermo y resignado que busca soluciones más allá de su realidad, es decir, creando mundos idealizados y románticos hasta la médula, donde supuestamente están todas las soluciones a sus problemas.

Ese supuesto amor de ciertos defensores de la naturaleza prístina encubre nada menos y nada más que un auto desprecio tanto a sí mismos como al mundo que les rodea: lo prístino, lo puro, lo absoluto, son síntomas de un cuerpo consumido por la tristeza.

El paraíso ya sea silvestre o celestial es prácticamente idéntico a la idea del paraíso socialista de los comunistas o del estado de pureza racial de la humanidad de los nazis. El romanticismo idealista confunde las causas con los efectos creando regímenes de verdadera confusión y auto engaño que conducen a nada más que a seguir reproduciendo los mismos errores con los cuales se justifica cometer mil y una atrocidades.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que en el contexto mesoamericano (de México a Panamá) casi todos los ecosistemas han sido intervenidos -de manera responsable y sabia- desde hace milenios por parte de los pueblos autóctonos de América. La larga tradición de manejo diversificado de plantas y paisajes en Mesoamérica comprueban que la agricultura no es el origen del mal. Las evidencias bio arqueológicas como las actuales investigaciones etnobotánicas en territorios indígenas dan cuenta de ello. La agricultura reitero no es el origen del mal: LA PROPIEDAD PRIVADA sobre la tierra sí.

Lo que hoy pudiera parecer una montaña o valle “virgen”, hace tal vez 100 o 50 años era todo un AGROECOSISTEMA, donde las personas manejaban y cultivaban diversas especies vegetales, pero con el paso del tiempo, ese vegetación de carácter humano fue diluida entre la vegetación silvestre y ahora esa vegetación antropogénica sólo aparece en medio del paisaje como algo que supuestamente sería prístino, cuando en realidad el ser humano coadyuvo a la conformación de dicho paisaje “natural” de apariencia virgen.

Otro ejemplo de ello son los agroecosistemas forestales, como los cafetales, que a simple vista pudieran parecer un ecosistema prístino, sin la intervención directa del hombre, pero que en realidad son creación mutua y simbiótica CON EL RESTO de la naturaleza y ejemplos de ello hay muchos. Se recomienda leer críticamente el libro de La importancia de la memoria biocultural: la importancia ecológica de las sabidurías ancestrales, de los autores Víctor M. Toledo y Narciso B. Bassols, para conocer más al respecto sobre la relación humana con la biosfera y los agroecosistemas (Naturaleza antropogénica).

Ya sea desde la historia, la filosofía, la antropología, la ecología, O LA EXPERIENCIA PROPIA CON SOCIEDADES NO INDUSTRIALIZADAS, la idea de la naturaleza en sí es bastante dudosa …y la idea de una naturaleza virgen, prístina, que jamás ha sido tocada por nuestra especie, resulta ya totalmente ridícula, que aparte de reflejar una estreches de mente, oculta ideas que justifican la dominación, explotación y destrucción de eso que llamamos naturaleza, dando paso a ideas, CREENCIAS y acciones de carácter eco TOTALIARIAS Y FUNDAMENTALISTAS que los eco burgueses no dudan en adoptar como doctrina única… se creen los únicos y especiales al “defender” un paraíso que no es más que el resultado INACABADO de su deseo por dominar.

¡NO SOMOS DEFENSORES DE LA NATURALEZA! ¡SOMOS LA NATURALEZA
DEFENDIENDOSE!

Desde algún hermoso bosque

Fuente: https://contratodanocividad.noblogs...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Japón: Superar la presión grupal para conservar nuestra identidad como individuo

Tortuga Antimilitar - 4 August, 2018 - 00:00

Izumiya Kanji

En Japón no está bien visto que el individuo destaque; se prefiere la homogeneidad entre los miembros que componen el grupo. Sin embargo, sacrificar la propia identidad por miedo a quedarse aislado resulta doloroso. En esta cuarta entrega de la serie, el veterano psiquiatra Izumiya Kanji nos habla sobre la importancia de ser valientes y no dejarnos anular por el grupo.

¿De verdad vivimos en una sociedad?

En anteriores entregas de esta serie hablamos de cómo reconectar con nosotros mismos enfocándonos en nuestro interior. Esta vez reflexionaremos sobre los problemas externos, que no habíamos tratado hasta ahora.

Supuestamente los japoneses, ciudadanos de un país desarrollado y democrático, vivimos en una sociedad que valora la individualidad. Pero ¿hasta qué punto es eso cierto?

Problemas como el abuso de la autoridad, el abuso sexual y el sontaku (obediencia a los deseos implícitos de un superior) de la burocracia levantan un gran revuelo en los medios de comunicación en estos últimos tiempos. El acoso escolar y el laboral siguen proliferando, sin que ninguna de las medidas adoptadas logre reducirlos lo más mínimo. ¿Qué pasa con esa sociedad que supuestamente respeta al individuo?
La diferencia entre sociedad y aldea

Los términos cotidianos shakai (sociedad) y kojin (individuo) se introdujeron en la lengua japonesa de forma precipitada a principios de la era Meiji (desde 1868), como traducción del inglés society e individual. La ausencia de esas dos palabras en el vocabulario nipón indica que los conceptos que designan tampoco existían en Japón anteriormente. ¿Qué había, entonces, en su lugar?

En Japón originalmente existía un seken (‘público'), que estaba compuesto de mura (‘aldeas') de distintos tamaños. Todas las personas eran miembros de una aldea y tenían que conservar su homogeneidad; no estaba bien visto que resaltasen su carácter individual. La aldea otorgaba mucha importancia a las costumbres y los precedentes, y se regía por una ley no escrita llamada kuuki (‘ambiente', ‘armonía') que los miembros debían obedecer. El concepto importado de sociedad, en cambio, se define como un colectivo compuesto de individuos con distintas sensibilidades y creencias. En la sociedad cada persona se considera como un ser con carácter propio que goza de ciertos privilegios y obligaciones.

De esto se desprende que hoy en día los japoneses seguimos sin vivir en una sociedad que respete la individualidad de las personas. Tras la apertura cultural del país en la era Meiji, los conceptos y sistemas de las naciones modernas se implantaron en Japón, pero en esencia se mantuvieron los principios de la aldea, en que el público (seken) tiene más poder que la ley. Una prueba de ello es la curiosa expresión que suele aparecer en las disculpas públicas “Aunque no hice nada contrario a la ley, me disculpo por haber escandalizado a la opinión pública”. Japón es, más que un Estado de derecho, un “Estado de la opinión pública”.
La sociedad vertical y la lengua japonesa

Mientras que en la sociedad occidental el individuo es un ser independiente, la aldea constituye una “sociedad vertical” cuyos miembros ocupan una posición relativa a su entorno, establecida mediante relaciones jerárquicas. Esa jerarquía, surgida en gran parte de los valores confucionistas, se define en función de factores como la edad, la antigüedad y la experiencia. La relación entre dos miembros de la aldea requiere siempre comprobar cuál de los dos está por encima del otro; la jerarquía determina, además, elementos como el tipo de lenguaje (nivel de formalidad) que se utiliza en la comunicación.

Como el japonés carece de un pronombre personal de segunda persona de uso universal, como sería el you del inglés, los hablantes se ven obligados a especificar cargos y títulos como padre, profesor o jefe en la conversación. Al mismo tiempo, los pronombres de primera persona, usados para referirse a uno mismo, deben adaptarse a la relación que se mantiene con el interlocutor, eligiendo entre formas como ore, boku y watashi, en función de con quién se habla. La sumisión al superior se prioriza por encima de los derechos y las obligaciones del individuo, y los pensamientos y decisiones autónomos no se reciben de forma positiva.

En japonés las propias palabras incorporan un sistema de valores jerárquico. La voz inglesa brother, por ejemplo, no implica ninguna relación de edad. En cambio, el japonés kyōdai (‘hermanos') surge de la combinación de ani, ‘hermano mayor', y otōto, ‘hermano menor'. Así pues, el mismo idioma lleva profundamente arraigado el enfoque de la sociedad vertical.

Es difícil ser uno mismo en la aldea

En la escuela nos enseñan valores individualistas como la capacidad de expresar nuestras opiniones, la igualdad entre las personas y el respeto hacia los sentimientos de los demás. Sin embargo, en las escuelas suelen formarse distintos grupos que constituyen una suerte de clases sociales llamadas castas escolares, un fenómeno que representa la pura esencia de la aldea.

Los japoneses nos vemos divididos entre la obligación de adaptarnos a la sociedad de la aldea y la necesidad de construirnos una imagen de individuos de cara a los demás desde pequeños. Para colmo, si en ese difícil equilibrismo nos separamos de la homogeneidad que nos exige la aldea, nos arriesgamos a terminar siendo víctimas del acoso.

Aunque el acoso también puede presentarse como violencia explícita, en la mayoría de los casos se manifiesta en forma de marginación. El ostracismo conlleva un sufrimiento psicológico devastador para los miembros de la aldea. En la actual sociedad de internet, la marginación suele perpetrarse a través de las redes sociales, siendo la expulsión del grupo en la aplicación de mensajería LINE el ejemplo más típico.

Conservar la identidad en la aldea

Verse aislado en un grupo es una experiencia verdaderamente desoladora, pero sacrificar la propia identidad para pertenecer a la aldea resulta más doloroso todavía, y puede llevar al individuo a olvidar el sentido de su vida. Esa “aldea” en la que vivimos no es siempre la misma. Al cambiar de escuela, de casa o de trabajo, cambiamos también de aldea. Por tanto, por más que uno obedezca ciegamente las reglas de la aldea en un momento dado, nada le garantiza una estabilidad indefinida.

La palabra japonesa mura (‘aldea') proviene del verbo mureru (‘apiñarse'), que se refiere al comportamiento que adoptan los seres inmaduros e incapaces de establecerse como individuos. Dicho de otra forma, la aldea es una agrupación de personas sin identidad propia, que no cuentan como individuos. Fujita Tsuguharu (1886-1963), que había participado en el círculo de pintores de París desde antes de la Primera Guerra Mundial, fue víctima del acoso cuando se introdujo en la comunidad de pintores de Japón tras la Segunda Guerra Mundial y terminó regresando a Francia. Estas son las palabras que el artista nos legó hacia el final de su vida: “El público (seken) habla demasiado. Aunque las palabras de una persona lleguen a los oídos de miles de personas y se difundan, miles de ceros juntos no dejan de sumar cero; un uno tiene más fuerza”. (Citado de Ude ippon – Pari no yokogao / Fujita Tsuguharu essei-sen, ‘Un brazo: el perfil de París. Ensayos de Fujita Tsuguharu').

La frase “miles de ceros juntos no dejan de sumar cero; un uno tiene más fuerza” nos brinda el coraje para conservar nuestra individualidad en la aldea. Si cada vez más personas se establecen como individuos autónomos, acabarán reuniendo el poder suficiente para transformar de raíz esa aldea plagada de convenciones. Estoy convencido de ello.

Ilustración del encabezado: Mica Okada

Fuente: https://www.nippon.com/es/features/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La cárcel gramatical

Tortuga Antimilitar - 3 August, 2018 - 00:00

Si bien se piensa, este tipo de cosas suceden todo el tiempo, e incluso en contextos que no tienen nada que ver con autoridad personal arbitraria. El ejemplo más evidente es el lenguaje. Llámelo el efecto libro de la gramática. Las personas no inventan lenguajes escribiendo gramáticas; escriben gramáticas (al menos, las primeras que se escriben en cualquier idioma) tras observar las normas tácitas, en gran medida inconscientes, que la gente parece aplicar cuando habla. Pero en cuanto existe un libro de gramática, y especialmente si se emplea en clases, la gente siente que las reglas no so sólo descripciones de cómo hablan las personas, sin prescripciones sobre cómo “deberían” hablar.

Es fácil observar este fenómeno en lugares en los que se acaban de escribir las primeras gramáticas. En muchos lugares del mundo, fueron los misioneros cristianos los primeros en escribir gramáticas y diccionarios, en los siglos XIX y XX, en su intento de traducir la Biblia y otros textos sagrados a lenguas hasta entonces meramente orales. Por ejemplo, la primera gramática del malgache, la lengua que se habla en Madagascar, se escribió en ls décadas de 1810 y 1820. Evidentemente, el idioma está cambiando permanentemente, de modo que el malgache oral (incluso su gramática) es muy diferente a como era hace doscientos años. Sin embargo, como todo el mundo aprende la gramática en la escuela, si señalas el hecho todo el mundo te responderá que hoy en día los hablantes cometen muchos errores, que sencillamente no siguen bien las reglas. A nadie parece ocurrírsele (hasta que se lo señalas) que si los misioneros hubieran llegado y escrito sus libros doscientos años después, los usos actuales se considerarían los correctos, y todo el que hablara como hace doscientos años se consideraría que comete errores.

En realidad, me di cuenta de que esta actitud dificultaba enormemente aprender malgache coloquial. Incluso cuando contrataba a hablantes nativos, por ejemplo, me enseñaban a hablar malgache del siglo XIX, como se enseñaba en la escuela. Conforme yo iba aprendiendo más, me daba cuenta de que la manera en que hablaban entre ellos no tenía nada que ver con la manera en que me estaban enseñando a hablar. Pero cuando les preguntaba sobre formas gramaticales que empleaban y que no estaban en los libros, las despreciaban y respondían: “Oh, eso sólo es argot, no lo digas”. Al final me di cuenta de que la única manera en que podía aprender a hablar malgache contemporáneo era grabar conversaciones en una cinta, intentar transcribirlas y pedir a amigos que me aclararan cosas cada vez que me encontraba con una expresión no conocida. Ninguna otra cosa funcionaba; una vez que habían decidido que esas formas gramaticales eran errores, sencillamente no podían describírmelas en términos gramaticales.

David Graeber

La utopía de las normas. De la tecnología, la estupidez y los secretos placeres de la burocracia.
Ariel, Barcelona 20015

Categorías: Tortuga Antimilitar

Juan Manuel de Prada: "El capitalismo nos quiere solteros e infecundos"

Tortuga Antimilitar - 3 August, 2018 - 00:00

Obviamente Tortuga no se identifica con el pensamiento de Juan Manuel de Prada en su integridad, si bien consideramos que este escritor, a veces, por proceder del ámbito tradicionalista y conservador del que procede, siendo una persona con perfil intelectual propio e independiente, aporta perspectivas que pueden dar para más de un debate. Nota de Tortuga.

El escritor y periodista Juan Manuel de Prada (Barakaldo, 1970) es uno de los pensadores más radicales de nuestro país. Triunfó muy joven, ha recibido casi todos los premios literarios y tiene un amplio recorrido como columnista, ligado a medios de la derecha. Quizá por eso, el sector más superficial de los “progres” se ha empeñado en caricaturizarlo. Estos días presenta 'Los tesoros de la cripta' (Renacimiento), un recopilación de sus críticas cinematográficas donde se trasluce su rechazo al sistema. De Prada conversó con El Confidencial en una terraza de La Latina, donde encadenó respuestas incómodas tanto para los neoliberales como para la izquierda posmoderna.

Valga este ejemplo: “Lo que quiere el sistema es que no tengamos hijos y así seguir pagándonos sueldos bajos, que no llegan para mantener a nadie. Hay marxistas que entendieron eso, por ejemplo Pasolini, que explicaba que la promoción de la libertad sexual era una forma de evitar que se formasen familias fuertes. También lo comprendió Herbert Marcuse, cuyo ‘Eros y civilización' (1955) habla de la desublimación represiva, que consiste en que el sistema te mete mucho sexo en la cabeza y además lo banaliza, logrando que tu creatividad disminuya. Saturarnos con estímulos sexuales y evitar la fertilidad es la religión del capitalismo. Muchas veces me pregunto por qué la izquierda no es capaz de rebelarse contra eso. Pienso que, sin darse cuenta, se han dejado domesticar”, explica.

Unos minutos más tarde, lamenta que “la iglesia también se ha rendido en algunos aspectos, por ejemplo abandonando términos como ‘usura', fundamentales para una visión crítica de la economía”. De Prada desafía el discurso dominante, tanto por sus reflexiones cinematográficas como por reivindicar la carga subversiva de la doctrina social cristiana.

PREGUNTA: La primera conclusión que sugiere su libro es que el cine ha ido a peor.

RESPUESTA: Está claro. Para ponerme tremendamente reaccionario, diría que se echó a perder con la llegada del sonoro. Antes el cine era una sucesión de imágenes capaz de crear sensaciones, impresiones y reminiscencias en quien las estaba contemplando. Transmitía emoción estética. Con el sonido empezó a estropearse como arte autónomo, aunque fueron los sucesivos avances técnicos -color, cinemascope, efectos especiales…- los que lo han ido corrompiendo. La capacidad que tenía en la época muda para tocar al espectador con historias simples se ha desvanecido. Hoy la presencia de los efectos especiales es aplastante. Muchas de las películas que recojo en el libro son superproducciones, pero esas historias no necesitaban efectos especiales; lo que hacían era reconstruir los escenarios y meter en cada escena las multitudes que tuvieran que meter. Otro problema de las películas actuales es la incapacidad para contar una historia en noventa minutos. Ahora duran dos horas como poco, tardan mucho en entrar en materia. Todo está muy literaturizado. El otro día fui a ver ‘Molly's Game' (2017), protagonizada por Jessica Chastain, una película que ha tenido buenas críticas. Me pareció un horror lo mucho que hablaban. Siempre he sido partidario de la literatura, en el sentido más duro de la palabra, pero creo que las mejores películas son aquellas que puedes entender sin sonido. ¿Por qué nos fascina ‘Vértigo' (1958), de Alfred Hitchcock? Porque es casi una película muda. Para mí el cine es mejor cuanto menos diálogo tiene. Pero eso se ha perdido para siempre.

P: Sus juicios más implacables los dirige contra tótems de la modernidad como Werner Herzog y David Cronenberg.

R: Soy una persona exagerada y truculenta. Entonces, cuando quiero alabar el ‘Teniente corrupto' (1992) de Abel Ferrara, aprovecho para decir que el remake de Herzorg es muy malo. Estos cineastas que cuestiono, como tantos otros, hicieron obras meritorias o incluso sobresalientes, por las que fueron abrazados y encumbrados por la modernidad. Lo que me parece evidente es que luego cayeron en un manierismo penoso y vacuo, propio de artistas fofos, carcasas vacías. Igual ocurre con David Lynch, cuyo cine se convierte en penoso después de ‘Mulholand Drive' (2001). No se salva ni la última temporada de ‘Twin Peaks'. Recuperando el concepto de la vieja moral, diría que el halago mundano es peligroso para el artista.

Alucino cuando se despacha el cine del franquismo como folclórico y nacional-católico. Eso solo puede hacerlo gente que no lo ha visto

P: Hay frases tremendas en el texto. Una reseña termina así: “Vade retro, cinéfilos de pata negra y pezuña roja”.

R: Es mi defensa de Cecil B. DeMille. Antes de responder, quiero aclarar una cosa: yo no rechazo la crítica con intención ideológica. Lo que ocurre es que ha habido una serie de cineastas a quienes se ha estigmatizado por razones políticas, por ejemplo a Cecil B. De Mille o al español Rafael Gil. Esto me parece una locura, una perversión del arte, que impide comprenderlo. Realmente alucino cuando se despacha el cine del franquismo como folclórico y nacional-católico. Eso solo puede hacerlo gente que no ha visto películas españolas de la época. Rafael Gil, por ejemplo, se podría considerar uno de los tres mejores directores del cine español. Lo que no me parece aceptable es el apriorismo ideológico, pero no tengo problema en que la ideología del critico juegue un papel fuerte en sus reseñas literarias o artísticas. En realidad, es complicado decir cuando un artista es de izquierda o de derecha. Los directores y guionistas se expresan por medio de personajes, con lo cual no es sencillo adivinar hasta qué punto reflejan lo que piensa quien les crea. Viendo el cine de Edgar Neville es imposible decir si es de derechas, de derechas solo en ciertas cuestiones o si se hizo de derechas por el lugar en que le pilló la guerra civil. Un artista no se puede clasificar con el sentido esquemático con el que hoy se contempla la política desde los informativos de televisión.

P: Sostiene que una película religiosa puede ser muy subversiva. ¿No le da la impresión de que ser creyente está muy desprestigiado? De manera un poco absurda.

R: Decir que la religión está desprestigiada culturalmente es como decir que follar está desprestigiado vitalmente. Recordemos que son las religiones quienes fundan las culturas. Tu pregunta confirma que vivimos en un caos. El ser humano tiene unas inquietudes espirituales que podemos pensar que son paranoias y fantasmagorías que se crean en su cabeza, lo cual nos llevaría a concluir que la civilización es un sujeto colectivo enfermo. Yo prefiero pensar que la religiosidad es algo real, que necesita ser nutrido. Una civilización sin religión, que es lo que trata de crearse después de la Revolución Francesa, está condenada al fracaso, por eso creo que nos pasan las cosas que nos están pasando ahora. La democracia puede ser una estupenda forma de gobierno, pero no es posible convertirla en una una religión. Relacionarnos con los misterios que adivinamos en la otra vida es una necesidad humana. Hemos llegado a una sociedad materialista que no prohíbe la religión, pero condena a esas comunidades a una especie de reserva de indios comanches. Se contempla como frikis a quienes quieren cubrir una aspiración humana universal. En cualquier obra de arte la religión juega un papel enriquecedor.

P. ¿Cómo afecta esto a los enfoques del cine contemporáneo?

R. Muchas veces el mal se presenta de forma banal, a través de una versión edulcorada y merengosa de la vida. La mejor prueba es el cine francés buenrrollista, donde las dificultades se superan con suma facilidad. Una película como 'Amélie' (2001) puede ser el ejemplo más claro, pero en Francia esto es omnipresente. Luego está el otro extremo, que dice que el mal es una cosa que el hombre no puede vencer, ni siquiera usando toda su voluntad. Entonces llegan esas visiones tenebrosas del futuro, tipo Michael Haneke. Esto también es irreal. Todos tenemos experiencias en nuestra vida que nos dicen que el mal es muy fuerte y que nuestra libertad es imperfecta, pero que a pesar de todo podemos hacer lo correcto. Unas veces conseguimos evitar ese mal y otras no. Esto, para mí, es el conflicto religioso por excelencia. El drama clásico consiste en el enfrentamiento del hombre contra el mal y la adversidad. Justamente la pérdida del sentido religioso es lo que nos ha llevado a estas dos opciones falsas y monstruosas que dominan los guiones actuales.

P. ¿El cine sigue teniendo voltaje político?

R. Puede tenerlo, en la medida en que se aleje del dinero. Por supuesto, cuestionar al poder no van a interesar a las grandes productoras. En general, hemos pasado del cine de entretenimiento al cine de hipnosis, que intenta mantener a la gente feliz en su burbuja. Las películas cada vez son más blandas y asépticas, incluso las consideradas “de calidad”, que huyen de las cuestiones espinosas. El cine español está aparentemente muy ideologizado, con todas esas galas de los Goya que un día son “no a la guerra”, otro “no al chapapote” y otro “no a la madre que te parió”. Pero luego es un cine que aborda las cuestiones de manera un tanto inocua. Muchas veces, ser inocuo es la manera más clara de ser inicuos. Te pongo un ejemplo: el éxito de ‘Campeones' (2018), que cuenta la historia un equipo de baloncesto formado por chicos que sufren retraso mental. La cruda realidad es que casi el cien por cien de los niños que son concebidos y sufren minusvalía psíquica son abortados. A mí me parece extraordinario que estos chavales deportistas sean protagonistas de una película. Son personas que pueden amar, tener amigos, disfrutar de un viaje, de un cuadro y llevar una vida cuasi-normal. El enfoque duro sería preguntarse por qué tan pocos padres tienen el valor de aceptarlos como hijos. A mí me gustaría una historia más comprometida donde se muestre nuestro rechazo a que nazcan. El problema es que nadie va a escribir un guión donde media docena de personajes femeninos expliquen cómo se enfrentan a este tipo de decisión. Vivimos en una sociedad moralmente amputada donde nos quitamos de encima a los niños como quien se quita una verruga.

P. La mayoría del público te percibe como alguien de derecha, pero sintonizas con intelectuales marxistas como Santiago Alba Rico y Carlos Fernández Liria.

R. Con ellos siento una cercanía espiritual, basada en situaciones que consideramos monstruosas. Los tres estamos contra esa versión degenerada del capitalismo que se ha impuesto hoy en día. Puede sonar extraño, pero la variante del libre mercado que sufrimos en el siglo XXI es el mayor enemigo de la propiedad privada, ya que trabaja para concentrarla en muy pocas manos. Basta echar un vistazo a las calles de Madrid y ver la cantidad de pequeños negocios que han cerrado. Lo que estamos viviendo es una negación de la propiedad privada. En ninguna otra época de la historia las personas han estado tan sometidas al dinero como lo están hoy. El buen gobernante es quien protege al pueblo de los poderosos. Es algo que advertía ya Pio XI en su encíclica ‘Quadragesimo Anno' (1931), donde denuncia que los estados han dejado de ser árbitros para convertirse en siervos del capital.

Fuente: El Confidencial

Categorías: Tortuga Antimilitar

Juan Carlos Mestre: «Hace mucho tiempo que la poesía ha dejado de ser banalidades bien entonadas escritas en mitad de una página»

Tortuga Antimilitar - 2 August, 2018 - 00:00

Luis Miguel de Pablos

Eterno comprometido, obsesivamente incluso, con el más débil, el último Premio Castilla y León de las Letras extiende ahora su brazo protector para rescatar el rostro anónimo de la víctima y la dignidad del humilde. Lo hace en su enésima incursión a las catacumbas del ser humano, desde donde se afana en «rebelarse contra la inmoralidad del discurso político». Y en ese viaje, desprovisto de alforjas y con la única compañía de su galería de referentes culturales, sorprende a sus lectores con un libro áspero y poco complaciente incluso consigo mismo, en el que desentierra nuestras propias miserias para exponerlas a la luz del siglo XXI. El museo al que nos invita a entrar Juan Carlos Mestre quema más que calienta, azota más que acaricia, pregunta más que responde...

Mestre (Villafranca del Bierzo, León, 1957) se adentra en este nuevo trabajo en los escombros del siglo XX para arrojarnos a la cara la barbarie y codicia propias de la época pero imprompias del ser humano. En 'Museo de la clase obrera' (editorial Calambur), el hijo del panadero que aparcó el horno para amasar versos rescata la dignidad del humilde de entre los cascotes. «La dignidad debe ser preservada incluso estando muerto».

– ¿Los del siglo XX son peores o mejores escombros que los del XXI?

–Ninguna catástrofe es mayor que otra pero claro, las del siglo XX siguen siendo grandes cicatrices en la conciencia crítica de la humanidad. Sobre sus ruinas se ha construido la precariedad a la que hoy se enfrenta el discurso social.

– ¿Hablamos de un libro pesimista o realista?

–La poesía no ha estado nunca aliada con el pesimismo. La vida no es noble ni buena ni sagrada, como escribió Federico García Lorca, que sigue siendo un detenido desaparecido. Pero la esperanza lleva siempre mucho más lejos que el miedo.

– Decía Gamoneda que la poesía no es para cobardes, que requiere de compromiso con su tiempo.

–Ese verso fue el primero que entró en mi cabeza como si fuera un madato. 'Sublevación inmóvil' fue el primero de sus libros que leí cuando apenas era un adolescente, y fue el trazado de una conducta y manera de estar en el mundo.

«'Sublevación inmóvil', de Gamoneda, es el trazado de conducta y manera de estar en el mundo»

– Dice Juan Carlos Mestre que la poesía debe rebelarse frente a la inmoralidad del discurso político.

–La poesía en la época contemporánea viene a resultar un acto de indispensable resistencia. Nos recuerda lo que significa la palabra piedad o misericordia en épocas en las que las pateras siguen dando grandes gritos desde el mar de la calamidad. La poesía ofrece un grado de resistencia y de legítima defensa contra la soberbia obstinación del poder para mentir. Pienso que el ser inculto significa haberse alejado conscientemente de todo respeto por la persona. La poesía nos recuerda que no hay más alto fin que el elogio de la dignidad humana.

– En el discurso con motivo de la entrega de los Premios Castilla y León habló de la precariedad de los que sufren y del amparo y misericordia como raíces éticas del árbol moral de los pueblos. ¿Quiere reivindicar la figura del humilde o simplemente rendirle homenaje?

–Está en mi pensamiento desde que tengo conciencia. Creo que la poesía debe ser un abordaje crítico de la realidad a través del lenguaje. Solo desde el escombro de las teorías fallidas, desde las raíces del error, es posible tomar conciencia del desafío pendiente. Todas las voces del discurso amoroso, desde San Juan de la Cruz hasta los poetas nahualts, han sido las huellas de una aproximación a la verdad del destino humano. La palabra es lucha frente a la inoperante fantasía del poder y la política.

– Cuesta hablar de lucha cuando en su obra se leen mensajes como este: 'A los últimos de la fila, tranquilos. Nunca seréis los primeros'. Suena más a resignación...

–Creo que no. Tiene que ver con la reflexión sobre las utopías fallidas. No se puede sublimar la construcción del futuro abandonándonos a la voluntad de las deidades. Caminamos sobre huellas y pensamos sobre ideas que ya han pensado otros antes, y en ese sentido pensar que hay un reino donde seremos compensados de las crueldades terrestres no es el mejor camino.

«La palabra es lucha frente a la inoperante fantasía del poder y la política»

– ¿Nacen más ambiciosos que humildes en tiempos de crisis?

–También nacen aquellos que creen que los seres humanos somos responsables unos de otros. Frente a los espacios imaginarios que nos propone el poder están los espacios reales que hacen que las sociedades avancen. La construcción del destino humano es una tarea colectiva. Y creo que la desobediencia es uno de los actos más inteligentes que puede asumir una persona frente a la conducta del mal.

– Usted mismo reconoce que este libro es duro hasta con el propio autor, ¿es necesario para que el lector tome conciencia?

–Hace mucho tiempo que la poesía ha dejado de ser banalidades bien entonadas escritas en la mitad de una página. Un poema es una caja de herramientas al servicio de la conciencia de quien lo lee. Un poema no es una botella al mar sino una certeza de que frente a él, alguien está en la misma necesidad promoviendo la negación frente al inmovilismo.

– ¿Cambia este libro la definición de poema?

–No sé exactamente lo que es un poema. Decía Lezama Lima que es algo así como masticar un cangrejo hasta sacarlo por la punta de los dedos al tocar un piano. En este libro me he adentrado desde la necesidad pero también desde el entusiasmo en la conciencia de un siglo a través de las palabras.

– Tan versatil como es el autor, ¿cuánto hay en este trabajo del poeta y cuánto del grabador, ensayista o artista visual?

–Las influencias en mis textos son absolutas. Nada de lo que leo, hago o participo queda en territorio neutral. Somos el resultado de una compleja red dialéctica de aproximaciones, negaciones y préstamos. Todo lo que hago, lo hago de una misma conciencia. Escribo de la misma manera que pinto o hago grabados, o que hago otras actividades en mi vida. Yo escucho voces y las escribo. Otras veces las veo y las pinto. Los actos creativos son actos que desobedecen la costumbre de lo hecho.

«Escribo de la misma manera que pinto, hago grabados o hago otras actividades en mi vida»

– ¿Y cuánto influyen todos esos referentes culturales que le acompañan en el viaje?

–Sin duda alguna que influyen. Todo se va empoderando dentro de la voz del poeta, que no es muy diferente de la voz de cualquier otro ciudadano. Integro voces de otros poetas y establezco una diálogo con todos ellos para que sean oídos. Por ejemplo León Felipe se hace presente para hacer presente la memoria del exilio republicano. Me apetecía tener esas afinidades colectivas.

– ¿Podemos entender este museo como el anticipo de otra sala con los escombros del siglo XXI?

–No creo porque carezco de método. Simplemente hacía tiempo que sentía la necesidad de reflexionar sin neutralidad sobre cosas que me han inquietado. Al fin y al cabo el poeta no es otra cosa que quien lleva a otros a la vida que quieren vivir.

Fuente: https://www.elnortedecastilla.es/cu...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El fin de la paciencia

Tortuga Antimilitar - 2 August, 2018 - 00:00

Marta García Allermarta

La llamada no puede ser más inoportuna. Cuando Amparo Lasén descuelga el teléfono para la entrevista concertada con El Independiente, está en casa en medio de una bronca con su hijo adolescente. “Me pillas regular”, contesta educadamente esta profesora de Sociología de la Universidad Complutense, experta en cómo nos está cambiando la era digital.

Lasén lleva estudiando el impacto de los móviles en nuestra vida cotidiana desde los primeros Nokia, y al preguntarle si los smartphones están acabando con la paciencia, ve en la discusión que estaba teniendo con su hijo el mejor ejemplo: “Se enfadó porque porque me dejé el móvil en casa y llevaba dos horas queriendo localizarme… ¡Y cree que le debo una disculpa!”, explica la experta. “Hemos adquirido la costumbre de estar permanentemente accesibles y nos parece insoportable tener que esperar una respuesta de alguien que no está temporalmente localizable”.

Nos parece insoportable tener que esperar una respuesta de alguien que no está temporalmente localizable”

La dependencia al móvil no es el único síntoma de que la capacidad de espera ha ido decreciendo estrepitosamente en la última década, desde que llevamos un smartphone en el bolsillo. No hay más que ver la moda de escuchar los podcast y las series al doble de su velocidad real (entre 1,5x y 2x) para acabarlos más rápido. Buzzfeed bautizaba como podfasters a estos usuarios que usan apps como Rightspeed para deglutir audiolibros a mayor velocidad de la normal.

En realidad, el tiempo como algo aprovechable es un concepto relativamente reciente. Fue la modernidad la que hace un par de siglos nos dio la conciencia del tiempo actual. “Antes de la industrialización, el tiempo no se percibía como algo intercambiable por dinero”, explica Francesc Núñez, director del Máster en Humanidades de la UOC. “Antes del capitalismo, en el tiempo se estaba, pero no era algo que se pudiera perder o acaparar. No era visto como un producto que pudieras malgastar. Por delante tenías la eternidad; en la concepción religiosa de la vida la Tierra era solo un tránsito”.

Desde la llegada de la producción en serie, la llegada del ferrocarril y el telégrafo, el tiempo se hizo crucial medirlo. Y si estas tecnologías tuvieron un papel esencial en nuestra forma de entender cómo aprovechar el tiempo, la vida conectada nos está grabando una nueva forma de entenderlo. “Internet ha explosionado la manera de vivir el tiempo”, afirma Núñez. “Parece que con Google y las redes sociales se pueda trascender la idea del espacio y el tiempo. Cualquier acción la puedes realizar en cualquier momento y se nos olvida que no lo controlamos”. Y añade: “Ingenuamente nos estamos creyendo como los dioses que vivían por encima del espacio y el tiempo. Tratamos de aprovecharlo tanto que tenemos la sensación de no poder con todo. Nos exigimos mucho más de lo razonable vivir para un día en una vida humana”.

Netflix también agobia

Con el móvil conectado a internet podemos hacer más cosas que nunca a la vez. Escuchar música al tiempo que elegir una serie, comentar la foto de unos amigos y reenviar un chiste por Whatsapp. “Se ha multiplicado enormemente nuestra relación con el entorno para hacer cosas, pero tanta inmediatez lleva el riesgo de la insatisfacción constante”, afirma Núñez.

“El subidón que la gente tiene con los likes tiene mucho de neuroquímica”, comenta Jordi Vallverdú, profesor del Departamento de Filosofía de la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB). “En las redes sociales somos los ratoncitos que dan vueltas buscando recompensa. Seguimos el impulso de satisfacer una necesidad innata a través del móvil, con cada like nos sube la dopamina y nos crea una dependencia”.

Vallverdú, experto en Filosofía de la Computación y Cognitiva, explica que a medida que nuestra vida digital se ha ido haciendo relevante en nuestras relaciones sociales, con la interconexión va desapareciendo también la percepción del espacio y el tiempo. “Facebook no se acaba nunca, siempre está pasando algo. Y si como yo trabajas con equipos de varios países y husos horarios, ni cuando te vas a dormir se para el tiempo. Mi entorno está siempre conectado porque ni las vacaciones ni las horas de descanso de unos coincide con otros. Siempre hay algo pendiente y cada vez es más difícil desconectar. Eso transforma nuestra percepción del tiempo, porque aunque te vayas a dormir todo sigue”.

Cómo el mundo se obsesionó con el tiempo

Cuando las películas que uno podía ver en casa eran las que echaban para todos a la vez, elegir bien qué ver era una duda a tiro del mando a distancia. Pero los expertos están empezando a alertar de cómo gestionamos el exceso de oferta que proponen las plataformas de streaming. “La gente tiene más ocio que nunca, pero no por eso se descansa más”, advierte Vallverdú. “Lo más fascinante de nuestra época es que en su tiempo libre la gente ya no es libre de hacer lo que quiera”.

La gente tiene más ocio que nunca, pero no por eso descansa más, porque hacer muchas cosas se convierte en una obligación más

Según Vallverdú, sentimos que tenemos que seguir unos patrones de grupo, algo que las redes sociales han multiplicado en el ámbito privado, porque nunca desconectamos del grupo. ¿Qué series tengo que ver? ¿Qué está haciendo la gente de mi Facebook? ¿Qué restaurantes se llevan en Instagram?: “Como todo se comparte, el ámbito privado es diluye y se interconecta nuestro ocio con el de los demás. Todo el mundo es mira en el espejo ajeno para ver qué otras cosas diferentes podría hacer con su fin de semana y hacer muchas cosas se convierte en una obligación más. Y siempre arrastra las ganas de más”.

La trampa de la multitarea

La abundancia de entretenimiento disponible en la era digital ha acuñado lo que los expertos llaman FOMO o el miedo a perderse algo (Fear of missing out). “Se nota sobre todo en los millenials, jóvenes de entre 20 y 35 años, que cada vez tienen menos paciencia y una capacidad de atención más fugaz, de 12 segundos de media”, afirma Paris de l'Etraz, director del Venture Lab de IE. “La generación que va después, los adolescentes, prestan atención durante unos 8 segundos y tienen 5 pantallas abiertas simultáneamente. Viven en permanente multitasking porque buscan gratificación instantánea, necesitan sentir cosas continuamente”.

En solo 10 años ha cambiado mucho la percepción del tiempo. Según Paris, que asesora en el IE Business School a los jóvenes que montan sus propias start ups, hace una década los planes de negocio que se preparaban en sus clases tenían 40 páginas. “Ahora si tienen más de una no se la leen”, añade. El problema de la creciente impaciencia en los negocios, como en la vida misma, es cómo gestionar la frustración cuando los resultados tardan en llegar.

Atender a todos los mensajes que recibimos rápidamente no nos hace avanzar en las tareas pendientes, sino que las retrasa

Proliferan además los artículos y libros prometiendo claves para aumentar nuestra productividad, una palabra más totémica que nunca en la era digital. “Necesitamos hacer muchas cosas a la vez para no sentir que estamos perdiendo el tiempo”, apunta José Beningo Freire, profesor de Psicología de la Personalidad de la Facultad de Educación de la Universidad de Navarra. “Pero hacer varias cosas a la vez no nos hace más productivos, sino más estresados. Estar permanentemente conectados a la instantaneidad nos genera desazón, pero está tan normalizado que no somos conscientes de que nos ocurre”.

En realidad, atender a todos los mensajes que recibimos rápidamente no nos hace avanzar en las tareas pendientes, sino que las retrasa. Cada trabajador emplea al menos un 30% de su jornada en atender llamadas, mensajes y emails, según un estudio de la Universidad Católica de Lovaina. Y como cada vez se exige más inmediatez a la hora de responderlos, el exceso de intercambio de información se multiplica entre empleados, como una maldición contagiosa. La sobrecarga de información genera, además, interrupciones constantes (cada 5 minutos aproximadamente) que impiden la concentración. “Querer responder todos los emails, todos los mensajes, y estar al día en las redes sociales es la receta para la insatisfacción”, dice Freire.

Broncas de pareja

Como con los herreros con cuchillos de palo, Lasén trata de enseñarle a su hijo esa paciencia que sus estudios sociológicos demuestran que estamos perdiendo. “Culpabilizamos al otro por nuestras urgencias”, explica la autora de Mediaciones tecnológicas, un libro en el que estudia cómo el móvil afecta a las relaciones: “Muchas parejas nos decían que las mayores broncas familiares, a veces las únicas, se producen por echar en falta una respuesta. Antes la inmediatez era un valor, ahora una costumbre”.

“Somos más impacientes que nunca y la tolerancia a la frustración cada vez es menor”, afirma Miguel Ángel Vallejo Pareja, catedrático de Psicología Clínica de la UNED, que lleva 20 años ayudando a superar adicciones a través de internet. “La impaciencia significa que si mando un mensaje a alguien y no me responde en cinco minutos estoy frustrado”. Coordina un programa online para ayudar a dejar de fumar, con más de 50.000 personas apuntadas.

La primera prueba es no enviarle al usuario su contraseña hasta las 48 horas de inscribirse para ir trabajando precisamente esa tolerancia a la frustración. “La gente quiere dejar de fumar el mes pasado”, dice Vallejo. “Hay que atemperar esas prisas para que asuman el control de su vida y no dejarse llevar por la urgencia. Muchos se ponen en contacto con nosotros por si está estropeado el sistema, aunque en la información que hay que leerse al rellenar la inscripción se explican estos plazos de 48 horas. Y una de las primeras cosas a resolver es la impulsividad, cada vez más agudizada en nuestros hábitos digitales. Deberíamos tomar un tiempo para hacer las cosas importantes y disminuir ese ritmo a la respuesta inmediata. ¿Realmente todos esos mensajes son más urgentes que lo que estábamos haciendo?”.

La gente quiere dejar de fumar el mes pasado”, explica un psicólogo que trabaja en terapias online

Los psicólogos infantiles estudian cómo los niños aprenden a esperar, que era una cualidad asociada a la madurez pero que está escaseando en el mundo conectado. “Se nos está olvidando esperar”, añade Lasen. “Empezamos a valorar el vínculo que tenemos con la otra persona en función a la inmediatez con la que nos responde. Nos está pasando como a los niños. Lo queremos todo y lo queremos ya. Y nos quedamos con lo primero que aparece, por ejemplo, en las búsquedas de Google. A mis alumnos les animo a que sigan buscando, que comparen. ¿Por qué tanta prisa? ¿Por qué cuando no funcionan bien el wifi o tardan en cargar los datos nos ponemos nerviosos? Estamos perdiendo la paciencia para todo”.

En busca del tiempo perdido

Los expertos recomiendan que, para luchar contra la creciente ansiedad que provoca la impaciencia, hay que actuar contra la sobrecarga de mensajes, notificaciones y likes en la pantalla que nos reclaman la atención por el rabillo del ojo.

“La ilusión de hacer muchas cosas a la vez, de trascender el tiempo, nos hace pensar que este no existe para el resto y le exigimos a los demás que se amolden a nuestras necesidades, pero que a mí me urja algo no tiene que obligar al otro a dejar lo que está haciendo para atenderme”, dice Núñez. “Y a la larga, si no lo solucionamos, esto va a ser uno de los grandes problemas de la era electrónica”.
La venganza de los 'letrasados'

Para solucionarlo, podemos ampliar los plazos de respuesta cuando pidamos algo a través de cualquier mensajería instantánea, o especificar al interlocutor cuándo necesitamos la respuesta. No recibir respuesta en dos o tres minutos no quiere decir que nos estén ignorando. Ni si tarda un día en llegar nos están faltando al respeto. “Se trata de aceptar que porque algo sea urgente para mí no tiene por qué serlo para la otra parte”, explica Freire. Y añade: “Vivir conectados es un gran adelanto y está muy bien, pero es cuestión de saber la utilidad y saber los problemas que tiene. No hay que demonizar el medio, pero hay que aprender a usarlo”.

Algunas universidades nórdicas invitan a café a los estudiantes que desconectan el móvil al entrar en la biblioteca

Para recuperar la paciencia perdida, más que la prohibición, Vallejo recomienda asociar el teléfono apagado a situaciones positivas. “Algunas universidades nórdicas están invitando a café a los estudiantes que desconectan el móvil al entrar en la biblioteca”, sugiere. “Hay que pensar procedimientos para que desconectar no se asocie a castigos, sino a algo positivo. Porque la impaciencia no es buena consejera”. Y añade: “En vez de a vivir acorde con nuestros gustos, nos arriesgamos a vivir con los empujones de las prisas ajenas. Acumular muchas experiencias no es vivirlas”.

Un paso más allá es empezar a convivir con los Whatsapps y demás mensajes sin responder con la misma naturalidad que ya dejamos abandonados centenares de emails en las bandejas de entrada. “Limitar la cantidad de acceso a los datos y reducir la información que recibimos puede ser una solución”, aconseja Vallverdú, que sugiere pasar temporadas desconectados.

Deberíamos dejar de responder todos los mensajes y reducir la cantidad de horas conectadas”

Para no perder el control de nuestro tiempo, según el filósofo, “deberíamos dejar de responderlo todo y reducir la cantidad de horas conectadas. Igual que cuando vas a comer eliges lo que quieres, con la información lo deberíamos hacer y no tragarnos simplemente lo que nos aparece en las redes”, concluye Vallverdú.

El primer paso es decidir previamente cuánto rato queremos invertir navegando, para no pasar las horas en la red sin darnos cuenta. “No tenemos todavía suficiente autocontrol con esta tecnología, porque no estamos acostumbrados a acceder a tanta información”, advierte Vallverdú. “Somos una especie de yonquis neuroquímicos y, cuanto más tenemos, más queremos y con más impaciencia”.

Estar en muchos grupos de Whatsapp tampoco es estar bien acompañado. Núñez recuerda que una cosa son los amigos y otras los contactos. “Tenerlo todo mezclado en el mismo móvil puede hacer que no prestemos atención a las relaciones importantes si tratamos todos los mensajes por igual”, advierte.

Aconseja también el psicólogo Vallejo Pareja “dejar los mensajes sin responder o no hacerlo nunca inmediatamente, sino dedicar unos ratos del día a ello. Que me suene el móvil no quiere decir que uno lo tenga que coger. No descolgar es un primer paso para recuperar el control de tu tiempo; si no, dejas que el aparato marque tus relaciones con el entorno. Y en eso sí que pierdes el tiempo”.

Recuperar la paciencia, claro, llevará su tiempo. Y en la época de la hiperconectividad, corre el riesgo de que muchos contactos se enfaden si no le responde. Siempre puede reenviarles este artículo para que estén sobre aviso. Pero sin prisa.

Fuente: https://www.elindependiente.com/eco...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Abuela

Tortuga Antimilitar - 1 August, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Usos i virtuts de la sàlvia de Mariola

Tortuga Antimilitar - 1 August, 2018 - 00:00

La planta de la dona

Emili Laguna, Antoni Belda i Benito Zaragozí

La sàlvia de Mariola (Salvia lavandulifolia subsp. mariolensis) és una planta aromàtica present al territori diànic i a les comarques valencianes de la Vall d'Aiora, l'Alt Vinalopó i la Canal de Navarrés.

La sàlvia mariolenca (Salvia lavandulifolia subsp. mariolensis) és una planta aromàtica llenyosa cespitosa, de tija simple i amb pèls glandulars. Les fulles són més o menys ovalades o oblongues, dues o tres vegades més llargues que amples, de color grisenc o blanquinós. El calze és de tipus no bilabiat, amb cinc dents gairebé iguals, no reticulat entre les venes i amb pèls glandulosos. La corol·la és de color blau violaci. Es tracta d'un arbust baix, que arriba a fer de 30 a 60 cm. Floreix entre els mesos de maig i juliol, ambdós inclosos. Aquesta planta ofereix una olor molt agradable i un tast intens però un poc amarg. La flaire emana dels olis essencials continguts en les nombroses glàndules que cobreixen bona part de la planta, tant assentades sobre fulles i tiges, com disposades coronant els pèls abans indicats.

Es coneix la composició química de la sàlvia, tot i que el que reflecteix la literatura correspondria fonamentalment a Salvia officinalis L. i Salvia lavandulifolia subsp. lavandulifolia, que varien sobretot en la proporció de components. La fulla de sàlvia conté: 1-2,5 % d'oli essencial constituït principalment per alfa i beta-tuiona (35-60 %), càmfora i 1,8-cineol; tanins; àcid rosmarínic; flavonoides; diterpens amargs (carnosol); triterpens i estrògens. La droga sencera dessecada conté com a mínim 15 ml / kg d'oli essencial, i la droga tallada, un mínim de 10 ml / kg, calculades ambdues respecte a droga anhidra.

Sàlvia mariolenca

La sàlvia mariolenca (Salvia lavandulifolia subsp. mariolensis) és molt similar a la sàlvia comuna o de muntanya (S. lavandulifolia subsp. lavandulifolia), però més blanquinosa i de caire menys erecte.
Ecologia

Aquesta planta és molt similar a la sàlvia comuna o de muntanya (S. lavandulifolia Vahl subsp. lavandulifolia), només que es presenta fonamentalment en el territori diànic, però també està present en altres comarques valencianes com la Vall d'Aiora, l'Alt Vinalopó i la Canal de Navarrés. Habita sobre substrat bàsic (calcàries i margues) i pedregós, entre 700 i 1.200 metres d'altitud, formant part de matolls heliòfils. És relativament abundant en aquests espais naturals. La sàlvia de muntanya és similar però menys blanquinosa i de caire més erecte, i ocupa altituds paregudes o una mica més elevades des del centre de València fins al nord de Castelló.

«La sàlvia és una bona alternativa a tractaments de substitució hormonal a base d'estrògens sintètics»

Hi ha una tercera sàlvia valenciana similar, S. lavandulifolia subsp. approximata (Pau) Figuerola, exclusiva del Racó d'Ademús i els seus voltants; es tracta d'una mata atapeïda –fins i tot conreada a baixa altitud– i de flors rosades. Una quarta espècie, la sàlvia oficinal (S. officinalis) prové de la Mediterrània oriental, es cultiva d'antic i de vegades es naturalitza; és una planta més elevada, de fulles més verdoses i flaire ben diferent.

Al País Valencià trobem una sèrie de topònims que fan referència a aquesta planta, com són el tossal de la sàlvia (La Safor), el maset de la sàlvia (Alcoleja), el barranc de la sàlvia (Biar), la font dels salviars o el racó dels salviars a Carcaixent. A més, trobem també 29 carrers anomenats Sàlvia a la província d'Alacant, sis a València i un a Castelló; però només els noms alacantins es refereixen amb més probabilitat a la planta de Mariola.

La corol·la de la sàlvia mariolenca és de color blau violaci. La floració es produeix entre els mesos de maig i juliol.

La sàlvia de Mariola destaca per la seua olor agradable, que emana dels olis essencials que contenen les diferents glàndules que cobreixen bona part de la planta, tant a les fulles, com a les tiges i els pètals.

Sàlvia, etnobotànica i cultura

La sàlvia de Mariola és una planta que està considerada com a panacea en la cultura popular del País Valencià, ja que té una gran varietat d'aplicacions etnobotàniques, sovint lligades a les malalties de la dona. El fet que la sàlvia continga entre els seus principis actius un estrogen la fa una planta indicada per als trastorns hormonals femenins com les irregularitats menstruals (es considera una planta emmenagoga), o fins i tot la infertilitat. També la sàlvia és una de les plantes més indicades en la medicina popular per atenuar els efectes de la menopausa i és una bona alternativa a tractaments de substitució hormonal a base d'estrògens sintètics –que poden arribar a ser perillosos–, perquè alleuja considerablement els símptomes de la menopausa com sufocacions, nàusees, vertígens, colps de calor, sudoracions nocturnes i mals de cap. Per contra, és una planta contraindicada durant els primers mesos de l'embaràs a causa de la seua propietat emmenagoga que estimula la menstruació. En canvi, presa durant l'últim mes, es diu que ajuda a tenir un part més ràpid i fàcil. D'altra banda, s'ha d'evitar la ingestió en les dones que estan alletant, ja que bloqueja la producció de llet.

«La sàlvia de Mariola és una planta emprada en jardineria mediterrània i que serveis també com a planta mel·lífera»

Entre altres usos populars, s'empra en forma d'infusió com a astringent i digestiva, en cas d'indigestió, pesadesa o malestar estomacal, virtut compartida amb altres plantes aromàtiques de la mateixa família botànica. També s'utilitza com a relaxant després de produir-se el vòmit, serveix com a tranquil·litzant i ajuda a recuperar-se dels marejos. Millora la circulació sanguínia i, a més, és hipotensora i hipoglucemiant. Tradicionalment, la sàlvia també s'ha utilitzat per combatre afeccions respiratòries simples, com inflamació de les angines, afonia, faringitis, grip, laringitis, constipats, tos, refredaments i també per rebaixar la febre. És diürètica i detoxificant. Les fulles de sàlvia tenen acció antibacteriana i antifúngica, a causa principalment de l'oli essencial, i acció antiviral deguda, en part, als diterpens. D'aquesta virtut esdevé el seu ús tradicional com a planta vulnerària que, aplicada directament o en forma de compreses o cataplasmes, és cicatritzant i impedeix que les ferides s'infecten, i per això s'utilitza per curar nafres i úlceres. La sàlvia a més ajuda a conservar l'acetilcolina, que és un neurotransmissor del qual depèn un millor funcionament del cervell.

Al País Valencià trobem dues espècies més de sàlvia: S. officinalis –una planta elevada, de fulles més verdoses i flaire diferent (a l'esquerra)– i S. lavandulifolia subsp. approximata, que presenta una mata atapeïda i de flors rosades, tal i com podem observar en la imatge central i en el detall de la fotografia de l'esquerra.

En els seus usos cosmètics, aquesta planta s'utilitza, en forma de crema o loció, per a la pell, la caiguda del cabell, la caspa, els cabells blancs i la pudor corporal. També és un potent relaxant muscular, recuperador dels esforços físics excessius. Les seues fulles es poden mastegar com a dentífric o per enfortir les genives, curar les ferides o úlceres a la boca i alleujar l'halitosi. Els seus preparats tenen acció antiinflamatòria, a la qual contribueix l'àcid rosmarínic, que resulta molt efectiva en casos d'hemorroides. També té acció astringent, estimulant de les secrecions i antitranspirant, en casos de sudoració excessiva i pudenta. És una de les plantes utilitzades per tintar els cabells de manera natural. Per a usos medicinals s'aconsella arreplegar-la des d'agost fins que mou en primavera, però la recollida no pot recomanar-se als llocs on la planta és més rara, on convé respectar-la fins a la fi de l'estiu per tal que escampe les llavors.

La sàlvia mariolenca és un arbust baix, d'entre 30 i 60 cm, les fulles de la qual són ovalades, de color grisenc i blanquinós.

Les flors i fulles tendres es gasten també com a aliment directament en amanides o com a planta aromàtica en varietat de guisats, salses, formatges, carns i peixos. D'altra banda, també serveix per fer ramillets amb usos ornamentals i religiosos. Un bon exemple són les enramades de sàlvia en la festa del pa beneït de la Torre de les Maçanes, que se celebra el 9 de maig en honor a sant Gregori. A Biar també se celebra la festivitat de la Mare de Déu de Gràcia, el 10 de maig, on la sàlvia adorna i engalana amb el seu perfum tots els carrers per on passa la imatge de la marededéu.

És una planta emprada en l'anomenada jardineria mediterrània i que serveix també com a planta mel·lífera. Malauradament, tot i la seua evident potencialitat per a l'ús ornamental, es produeix només ocasionalment per alguns planteristes, tot el contrari que la sàlvia oficinal, de la qual hi ha nombroses cultivarietats.

Tal i com mostra el mapa, la sàlvia mariolenca està present fonamentalment al territori diànic, però també en comarques com la Vall d'Aiora, l'Alt Vinalopó i la Canal de Navarrés, entre els 700 i els 1.200 metres d'altitud.

Els escriptors valencians també utilitzen la sàlvia als seus textos, com és el cas d'Enric Valor en Temps de batuda («em semblava percebre singularment forta la flaire de la sàlvia») o en La idea de l'emigrant («En aquella ombria hi havia sàlvia, bufalagues veres, corones de reina agafades a les roques, i al bon temps, no s'hi acabava mai una verdina sucosa molt grata per al ramat»). Pel seu origen alacantí, la sàlvia que tenia Valor al cap era sense dubte la de Mariola; en altres casos, sobretot als textos antics, es fa impossible distingir entre aquesta espècie i d'altres de paregudes. El mestre Robert al seu Llibre del Coch ens explica, per exemple, el salviat, que era una truita de sàlvia típica de la cuina medieval. A més a més, en el text de cosmètica natural del segle XIV anomenat Tresor de beutat, apareix la sàlvia en dues receptes:

Per la dita dolor de cap: a persona qui aia dolor al cap, prin la foravia e donzell e platatge e ruda e reel de salvia o de la escorsa, aytant d'un com d'altre. Enaprés met-hi uns v grans de pebre e picats-ho tot ensemps, e puys coga justat en aygua tant tro que torn al terç o menys, e d'aquest brou begua lo pacient matí e vespre un ubell ple que sia cominal e guarrà.

Capítol XXVIII. De menjadura de nas o de qualsevol altre loch: a persona qui a menjadura de nas o de qualsevol altre loch, prin de la salvia e met-la dins una olla nova e fela ben coura; e quant serà cuyta, calda, posaula sobre la menjadura e guarrà.

«Entre altres usos populars, la sàlvia s'empra també com a astringent i digestiva, en cas d'indigestió, pesadesa o malestar estomacal»

A més, a la comarca de L'Alcoià-El Comtat s'ela-bora un licor, anomenat popularment salvieta o licor de sàlvia, amb fins digestius. Per preparar-ne un litre s'empren tres quarts d'anís dolç i un quart de cassalla, una cullerada de mel, dos o tres branques de sàlvia i dos o tres de poliol blanc. Igualment, la sàlvia també s'utilitza per a fer l'anomenat herbero, elaborat amb al-tres herbes aromàtiques i medicinals. En definitiva, la sàlvia de Mariola és una planta característica del territori diànic i molt arrelada a la cultura popular valenciana per les seues múltiples vir-tuts. És per això, que cal conservar tant la planta en si com tot el seu patrimoni immaterial associat, per evitar que es perda i quede en l'oblit. Per tant, és el moment d'aprendre a estimar el llegat que ens deixen els nostres avantpassats i preservar-lo perquè el dia de demà les noves generacions en puguen gaudir.

Belda, A., & Bellod, F. J. (2006). Plantas medicinales de la Serra de Ma-riola. Alacant: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Alicante.

Belda, A., Bellod, F. J., & Ríos, S. (2004). Avance sobre la flora medicinal en la Serra de Mariola. Flora Montiber, 28, 29–48.

Belda, A., Zaragozí, B., Belda, I., Martínez, J., & Seva, E. (2012). Traditio-nal knowledge of medicinal plants in the Serra de Mariola Natural Park, South-Eastern Spain. African Journal of Traditional, Complementary and Alternative Medicines, 10(2), 299–309.

Conca, A., & Oltra, J. E. (2005). Plantas medicinales y comestibles. Onti-nyent: Caixa Ontinyent. Pellicer, J. (2000). Costumari botànic. Recerques etnobotàniques a les co-marques centrals valencianes. Picanya: Edicions del Bullent.

Fomt amb fotos: https://metode.cat/revistes-metode/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

David Graeber: El aumento de los trabajos de mierda

Tortuga Antimilitar - 1 August, 2018 - 00:00

Un trabajo de mierda es un empleo que es tan innecesario que incluso la persona que lo está haciendo cree íntimamente que este empleo no debería existir. Y de estos empleos hay ahora más que nunca.

Suzi Weissman, autora de Victor Serge: A Political Biography, entrevista a David Graeber.

En su último libro, David Graeber, autor del libro Debt: The First 5000 Years (Deuda: Los primeros 5.000 años), argumenta que muchos empleos hoy son esencialmente inútiles, o como el título del libro les denomina, trabajos de mierda.

Suzi Weissman de Jacobin Radio se sentó con Graeber para descubrir lo que son trabajos de mierda y por qué han proliferado en los últimos años.

Una taxonomía

SW

Vayamos directamente a eso. ¿Cuál es la definición de un trabajo de mierda?

DG

Un trabajo de mierda es un empleo que es tan innecesario, incluso perjudicial, que hasta la persona que lo está haciendo cree íntimamente que este empleo no debería existir. Naturalmente, tiene que fingir: esa es la parte estúpida, que de algún modo tienes que fingir que hay alguna razón para que este empleo exista. Pero por dentro, crees que si este trabajo no existiera, o bien nada cambiaría en absoluto, o el mundo de hecho sería un lugar un poco mejor.

SW

En el libro, comienzas haciendo una distinción entre los trabajos de mierda absurdos de los trabajos basura. Quizás deberíamos comenzar haciendo eso justamente ahora, así que podemos hablar sobre ello. ¿Qué son los trabajos de mierda?

DG

Cierto, la gente a menudo comete este error. Cuando hablas sobre trabajos de mierda, ellos piensan justo en trabajos que son malos, trabajos que son degradantes, trabajos que tienen condiciones terribles, sin seguros, etc. Pero incluso, lo irónico es que esos trabajos de facto no son de mierda. Si tienes un mal empleo, es posible que estés en realidad haciendo algo bueno en el mundo. De hecho, cuanto más beneficioso sea tu trabajo para los demás, probablemente menos te paguen, y posiblemente sea en ese sentido un trabajo malo [en el sentido de explotador]. Así, puede verse casi como una contradicción.

Por un lado, tienes empleos que son trabajos explotadores, pero que son realmente útiles. Si estás limpiando baños o algo así, los baños necesitan ser limpiados, así que al menos tienes la dignidad de saber que estás haciendo algo beneficioso para los demás, incluso si no obtienes mucho más. Y por otro lado, tienes empleos donde eres tratado con dignidad y respeto, te pagan bien, tienes buenas prestaciones, pero sin decirlo, trabajas sabiendo que tu empleo, tu trabajo, es completamente inútil.

SW

Divides los capítulos según las diferentes clases de empleos de mierda. Hay los lacayos, los fantoches, los cinta-adhesiva, los cumplimenta-casillas, los manda-faenas, y lo que yo pienso como contadores de frijoles. Tal vez podamos ir contando qué son estas categorías.

DG

Claro. Esto viene de mi propio trabajo, de pedirle a la gente que me envíe sus testimonios. Reuní varios cientos de testimonios de personas que tenían trabajos de mierda. Pregunté a la gente, “¿Cuál es el trabajo más absurdo que has tenido? Cuéntame. Cuéntamelo todo de él; cómo crees que sucede, cuál es la dinámica, ¿lo sabía tu jefe?”. Conseguí ese tipo de información. Hice pequeñas entrevistas con la gente después, material de seguimiento. Y así, de algún modo, ideamos un sistema de categorías juntos. La gente me sugeriría ideas, y gradualmente las junté en cinco categorías.

Tal como dices, tenemos, primero, los “lacayos”. Esa categoría es algo evidente. Un “lacayo” existe solo para hacer que algún otro luzca. O que se sientan bien consigo mismos, en algunos casos. Todos sabemos qué tipo de empleos son, pero un ejemplo obvio sería, digamos, un recepcionista en un lugar que realmente no necesita un recepcionista. Algunos lugares obviamente necesitan recepcionistas, que están ocupados todo el tiempo. En otros lugares el teléfono suena quizá una vez al día. Pero aun así tienen a alguien, a veces dos personas, sentados allí pareciendo importantes. Así que no tengo que llamar a nadie por teléfono, tendré a alguien que dirá “hay un bróker muy importante que quiere hablar con usted.” Eso es un lacayo.

Un fantoche es un poco más sutil. Pero de algún modo tenía que hacer esta categoría porque la gente no dejaba de decirme que sentían que sus empleos eran una mierda, fueran un agente de televenta, fueran abogados corporativos, estuvieran en relaciones públicas, marketing, cosas así. Tenía que aceptar que se sentían de esa manera.

El esquema parecía ser que estos trabajos son realmente útiles en muchas ocasiones para las compañías para las que trabajan, pero ellos sentían que toda esa industria no debería existir. Son básicamente gente que está ahí para molestarte, para presionarte de alguna manera. Dentro de lo que sea necesario, solo es necesario porque otras personas los tienen. Tú no necesitas un abogado corporativo si tu competidor no tiene un abogado corporativo. No necesitas un televendedor para nada, pero en la medida que puedas fabricar una excusa para decir que los necesitas, es razón para que los otros tipos tengan uno. Bien, así que es bastante fácil.

Los “cinta-adhesiva” son gente que está ahí para resolver problemas que ya en primer lugar no deberían existir. En mi antigua universidad, parece que teníamos solo un carpintero, y era realmente difícil conseguir uno. Hubo un momento en que la estantería se desplomó en mi despacho en la Universidad, donde yo trabajaba en Inglaterra. El carpintero se supone que vendría porque había un gran agujero en la pared, se podía ver el daño. Y él nunca parecía que se fuera a asomar por allí, siempre tenía algo más que hacer. Finalmente entendimos que habría un tipo sentado allí todo el día, lamentándose por el hecho de que el carpintero nunca venía.

Hace muy bien su trabajo, es muy agradable aunque siempre parecía un poco triste y melancólico, y era muy difícil enojarse con él, que es, por supuesto de lo que va realmente su trabajo. Ser un frena críticas, efectivamente. Pero llegado un punto pensé, si despidieran a ese hombre y contrataran a otro carpintero, no le necesitarían. Así que es el clásico ejemplo de un “cinta-adhesiva”.

SW

Y luego los ¿“cumplimenta-casillas”?

DG

Los “cumplimenta-casillas” están ahí para permitir a una organización que diga que está haciendo algo que realmente no está haciendo. Es una especie de comisión de investigación. Si el gobierno se ve implicado en algún escandalo — digamos, policías disparando a un montón de ciudadanos negros — o hay alguien aceptando sobornos, hay algún tipo de escándalo. Se forma una comisión de investigación, fingen que ellos no sabían lo que estaba sucediendo, aparentan que van a hacer algo sobre ello, lo que es completamente falso.

Pero las empresas hacen esto, también. Están siempre creando comités. Hay cientos de miles de personas alrededor del mundo que trabajan en conformidad con bancos, y eso de los comités es una fantasmada total. Nadie tiene la intención de seguir alguna de estas leyes que se les imponen. Su trabajo es simplemente aprobar cada transacción, pero por supuesto no es suficiente aprobar cada transacción porque parece sospechoso. Entonces, tienes que inventar razones para decir que hay algunas cosas que investigaste. Hay rituales muy elaborados de pretender investigar un problema, que en realidad no estás investigando para nada.

SW

Entonces entras en los “manda-tareas”.

DG

Los “manda-tareas” son la gente que está ahí para dar a la gente trabajo que no es necesario, o para supervisar a la gente que no necesita supervisión. Todos sabemos de quienes estamos hablando. Mandos intermedios, naturalmente, son un ejemplo clásico para esta categoría. Tuve gente que no tenía pelos en la lengua, “sí, tengo un trabajo de mierda, soy un mando intermedio. Fui ascendido. De hecho solía hacer este trabajo, me pusieron arriba y me dijeron que supervisara a la gente, que les hiciera trabajar. Y sé perfectamente bien que ellos no necesitan a nadie para supervisarlos o hacerles trabajar. Pero tengo que aparecer con cualquier excusa para existir de algún modo.” Así, finalmente en una situación como esa, dices, “Muy bien, vale, vamos a presentar estadísticas de objetivos, de modo que pueda probar que estás haciendo realmente algo que yo ya sé que estás haciendo, de manera que pueda sugerir que yo fui el tipo que te hizo hacerlo.”

De hecho, tienes gente rellenando todos estos formularios, de modo que están gastando menos tiempo en su trabajo. Esto sucede cada vez más en todo el mundo, pero en EEUU alguien hizo un estudio estadístico y descubrió, creo que como un 39% es el tiempo medio que un oficinista se supone que trabajaría en lo suyo realmente. Cada vez más, se ocupan de correos electrónicos administrativos, reuniones sin sentido, todo tipo de llenado de formularios, y de documentación, básicamente.

Administración inflada

SW

En el pensamiento marxista o radical, hay esta idea de trabajo productivo e improductivo. Me pregunto cómo conecta la categoría de trabajo de mierda con el concepto de empleos o trabajos improductivos.

DG

Es diferente. Porque ese productivo o improductivo se refiere a si está produciendo plusvalía para los capitalistas. Esa es una cuestión bastante diferente. Nuestro trabajo de mierda es una valoración subjetiva del valor social del trabajo de las propias personas que lo hacen.

Por un lado, la gente acepta de algún modo la idea de que el mercado determina el valor. Esto es cierto en la mayoría de los países actualmente, de hecho. Casi nunca oirás de la gente empleada en ventas o servicios diciendo, “yo vendo palos de selfie, ¿Para qué quiere la gente palos de selfie? Eso es estúpido, la gente es tonta.” Ellos no dicen eso. No dicen, “¿Bueno, por qué necesitas gastarte cinco dólares en una taza de café?” Así, la gente que trabaja en el sector servicios no cree que tengan trabajos de mierda, en casi ningún caso. Aceptan que si hay un mercado para algo, y la gente lo quiere, ¿quién soy yo para juzgarlo? Compran la lógica del capitalismo hasta ese grado.

Sin embargo, entonces se fijan en el mercado laboral, y dicen, “espera un minuto, me pagan 40.000 dólares al año por sentarme y hacer memes de gatos todo el día y quizá contestar alguna llamada telefónica, eso no puede estar bien.” Así pues, el mercado no siempre tiene razón; claramente el mercado laboral no funciona de un modo económicamente racional. Hay una contradicción. Tienen que idear otro sistema, un sistema tácito de valores, que sea muy diferente del productivo o improductivo para el capitalismo.

SW

¿Cómo se relaciona el aumento de estos trabajos de mierda con lo que nosotros consideramos trabajos productivos?

DG

Bueno, eso es muy interesante. Tenemos esta narrativa del aumento de la economía de servicios. Ya sabes, desde los años 80 nos estamos alejando de la industria manufacturera. Del modo que lo presentan, en estadísticas económicas, parece que el trabajo agrícola mayormente ha desaparecido, el empleo industrial ha caído — no tanto como la gente parece creer, pero lo ha hecho — y el empleo en el sector servicios se ha disparado.

Pero eso también es porque ellos descompusieron el sector servicios para incluir empleos de oficina, gerenciales, de supervisión y administrativos. Si tú los diferencias, si miras el sector servicios en ese sentido, de gente que está cortándote el pelo o sirviéndote una comida, bien, la verdad, ese sector servicios ha permanecido muy constante en el 25% de la fuerza de trabajo durante los últimos 150 años. No ha cambiado para nada. Lo que realmente ha cambiado es esta gigantesca explosión de “traslada-papeles”, y ese es el sector de empleos de mierda.

SW

Tú llamas eso a la burocracia, al sector administrativo, al sector de mandos intermedios.

DG

Exactamente. Es un sector donde ambos, lo público y lo privado, más o menos se funden. De hecho, un área para la proliferación masiva de estos empleos es precisamente donde no está del todo claro lo que es público y lo que es privado: la interfaz, donde privatizan los servicios públicos, donde el gobierno está respaldando a los bancos.

El sector bancario es una locura. Hay un tipo con el que comencé el libro, de hecho. Yo le llamo Kurt, no sé su nombre verdadero. Él trabaja para una subcontrata de una subcontrata de otra subcontrata que trabaja a su vez para el ejército alemán. Básicamente, hay un soldado alemán que quiere mover su ordenador de una oficina a otra. Tiene que presentar una solicitud a alguien para que llame a alguien para que a su vez llame a alguno, esto va a través de tres empresas diferentes. Finalmente, tiene que conducir 500 kilómetros en un coche alquilado, rellenar los formularios, embalar el ordenador, trasladarlo, alguien más lo desembalará, y él firmará otro formulario y se marchará. Este es el sistema más ineficiente que posiblemente pudieras imaginar, pero está todo creado por esta interfaz de material entre lo público y lo privado, que supuestamente hace las cosas más eficientes.

SW

Así que la actitud, que tú señalas, desde la época de Thatcher–Reagan, es que el Estado es siempre el problema y en el Estado es donde están todos estos empleos. Por tanto, fue un ataque al sector público. Mientras que tu muestras que un montón de ellos vienen del sector privado, esta burocratización. ¿No es acaso la necesidad de maximizar beneficios y recortar costes — que es lo que pensamos en términos de capitalismo y la presión de la competencia — los que militan en contra de la creación de estos empleos inútiles en ese sector privado?

DG

Uno piensa que así sería, pero parte de la razón por la que eso no sucede es que, cuando nosotros imaginamos el capitalismo, aún estamos imaginando un puñado de empresas medianas implicadas en fabricación y venta, y compitiendo unas con otras. Y eso no es realmente lo que parece en el panorama actual, especialmente en los sectores financiero, de seguros e inmobiliario.

Igualmente, si miras lo que la gente realmente hace, hay toda esta idea de reducir y simplificar. Si tú eres un CEO (director ejecutivo), recibes elogios por la cantidad de personal que despides, que reduces, y a la que metes prisa. La plantilla que está siendo despedida y acelerada son los trabajadores, los productivos, los tipos que realmente están haciendo las cosas, moviéndolas, manteniéndolas, haciendo el trabajo real. Si estoy en UPS (United Parcel Service), los conductores están taylorizados constantemente.

Sin embargo tú no le haces eso a los tipos en las oficinas. Sucede exactamente lo contrario. Dentro de la corporación, está todo este proceso de construcción de imperios, por el cual diferentes gerentes compiten entre sí, principalmente sobre la cantidad de personas que trabajan para ellos. No tienen incentivos, en absoluto, por librarse de personal.

Tienes a esos tipos, equipos de gente, cuyo trabajo al completo es escribir los informes que ejecutivos importantes presentaran en las grandes reuniones. Grandes reuniones que son una especie de encuentros equivalentes a las justas feudales, o como altos rituales del mundo corporativo. Entras ahí, y tienes todo este equipo, has logrado toda esta historia, tus puntos de poder y tus informes y etcétera. Así, hay equipos completos que están allí solo para decir: “yo hago las ilustraciones para el informe sobre estos tipos,” y “yo hago las gráficas,” y “yo hice y puse al día la base de datos”.

Ni siquiera nadie lee estos informes, solo están ahí para lucirse. Es el equivalente a un señor feudal. Yo tengo un tipo cuyo trabajo es simplemente arreglarme el bigote, y otro tipo que está puliendo mis estribos, etc. Sólo para demostrar que puedo hacer todo eso.

SW

También ves un paralelismo con el ascenso de los trabajos de mierda, que es el ascenso de los “no-trabajos de mierda.” Los llamas trabajos de cuidados. ¿Puedes describir estos empleos? ¿Por qué hay un ascenso en esos empleos, y en qué sectores están?

DG

Estoy tomando el concepto fundamentalmente de la teoría feminista. Creo que es muy importante, porque la noción tradicional de trabajo, pienso, que es muy teológica y patriarcal. Tenemos esta noción de producción. Viene con ese concepto de que el trabajo debe ser penoso, es el castigo que Dios nos ha infligido, pero también es una imitación de Dios. Sea Prometeus, o sea la Biblia, los humanos se rebelan contra Dios, y Dios dice, “Ah, querías mi poder, bien, puedes crear el mundo, pero va a ser miserable, sufrirás cuando lo hagas.”

Pero también es visto como esta quintaesencia del contrato masculino: las mujeres parirán y los hombres producirán cosas, es la ideología. Naturalmente, se invisibiliza todo el trabajo real que las mujeres hacen, de mantenimiento del mundo. Esta noción de producción, que se encuentra en el corazón de las teorías del movimiento obrero en el siglo XIX, la teoría laboral del valor es un poco engañosa.

Pregunta a cualquier marxista sobre empleo y valor del trabajo, siempre van inmediatamente a la producción. Bueno, aquí hay una taza. Alguien tiene que hacer la taza, es verdad. Pero hacemos una taza una vez, y la lavamos diez mil veces, ¿cierto? Ese trabajo precisamente desaparece completamente en la mayoría de esas cuentas, la mayor parte del trabajo no es produciendo cosas, es mantenerlas igual, es mantenerlas, cuidarlas, pero sobre todo cuidar la gente, cuidar las plantas y los animales.

Recuerdo un debate que hubo en Londres sobre trabajadores del metro. Estaban cerrando todas esas oficinas expendedoras de tickets en el metro de Londres. Un montón de marxistas estaban diciendo, “Ah, sabéis, es probablemente en cierto sentido un trabajo de mierda, porque tu no necesitarías tickets realmente bajo un comunismo total, el transporte sería gratuito, así que quizá no deberíamos defender estos empleos". Recuerdo haber pensado que había algo bastante superficial allí.

Y entonces vi este documento que fue publicado por los huelguistas, donde decían, “Buena suerte os deseamos en el Nuevo Metro de Londres sin nadie trabajando en la estación de metro. Esperemos que vuestro hijo no se pierda, solo esperemos que no pierdas tus cosas, solo esperemos que no haya ningún accidente. Solo esperemos que nadie se asuste y tenga un ataque de ansiedad o se emborrache y empiece a acosarte.”

Se repasa la lista de todas las diferentes cosas que ellos realmente hacen. Te das cuenta que incluso un montón de estos empleos clásicos de clase trabajadora son realmente trabajos de cuidados, se trata de cuidar de la gente. Pero no lo piensas como tal, no te percatas. Son mucho más como una enfermera que como un obrero de fábrica.

Mas allá de un trabajo de mierda

SW

Una de las cosas que dices en tu libro es que pensaste en que el movimiento Occupy podría ser el comienzo de la rebelión de la clase de cuidadores.

DG

Ahí está ese “somos el 99%” en una página del blog Tumblr, y era para las personas que estaban de hecho demasiado ocupadas trabajando para tomar parte en las manifestaciones de manera continua. La idea era: puedes escribir un pequeño cartel donde hables de tu situación vital y por qué apoyas el movimiento. Terminaría siempre con el “yo soy el 99%”. Tuvo una tremenda respuesta; miles y miles de personas hicieron esto.

Cuando lo repasé, me di cuenta de que casi todos ellos estaban en el sector de cuidados en algún sentido. Incluso si no lo estaban, los escritos parecían ser muy similares. Básicamente estaban diciendo, “Mira, yo quería un empleo donde al menos no estuviera haciendo daño a nadie. Donde estuviera realmente haciendo algún tipo de beneficio para la humanidad, quería ayudar a la gente de algún modo, quería cuidar de los demás, quería beneficiar a la sociedad.” Pero si acabas en el sector salud o en educación, servicios sociales, haciendo algo donde cuidas de otras personas, te pagarán tan poco, y te meterán tan profundamente en deudas, que ni siquiera podrás cuidar de tu propia familia. Esto es totalmente injusto.

Fue ese sentimiento de una injusticia tan fundamental lo que creo que verdaderamente dirigió el movimiento más que ninguna otra cosa. Me di cuenta de que creaban esos trabajos fantoches, donde básicamente tu estas ahí para hacer que los ejecutivos se sientan bien con ellos mismos. Ellos tienen que recuperar trabajo para que otra gente lo haga. En educación, en salud, esto es increíblemente evidente. Siempre lo ves. Las enfermeras a menudo tienen que gastar la mitad de su tiempo de trabajo rellenando formularios. El profesorado, profesores de escuela primaria, gente como yo no es tan malo en la educación superior como lo es si estás enseñando quinto grado, pero sigue siendo malo.

SW

Todos soñamos con una sociedad que nos libre a todos de un trabajo que nos agote mentalmente, de modo que podamos perseguir nuestras pasiones y nuestros sueños y cuidar unos de otros. Por tanto, ¿Es solo una cuestión política? ¿Es algo que la RBU, Renta Básica Universal, pueda encarar?

DG

Bien, creo que sería una demanda transitoria, eso tiene sentido para mí. Marx de hecho en alguna parte sugirió que no hay nada malo en las reformas, mientras sean reformas que mejoraran un problema, pero crean otro problema que solo puede ser resuelto mediante reformas más radicales. Si haces esto continuamente, puedes finalmente llegar al comunismo, dijo. Era un poco optimista, quizás.

Ya sabes, soy anarquista, no quiero crear una solución estatista. Una solución que hace que el estado sea más pequeño, pero al mismo tiempo mejora las condiciones y hace que las personas sean más libres para desafiar al sistema, eso me resulta difícil de discutir. Y esa es la razón por la que me gusta la RBU.

No quiero una solución que vaya a crear más trabajos de mierda. Un empleo garantizado suena bien, pero, como ya sabemos por la Historia, tiende a crear puestos de gente pintando rocas de blanco, o haciendo cosas que no necesariamente necesitan ser hechas. Además también requiere de una administración gigante para gestionar eso. Frecuentemente parece que sea la gente con las actitudes de la clase dirigente profesional la que prefiere ese tipo de solución.

Mientras la renta básica universal trata de dar a todo el mundo suficiente para que pueda subsistir; a partir de ahí ya es cosa tuya (me refiero a las versiones radicales, obviamente; no estoy por la versión de Elon Musk). La idea es separar empleo de remuneración, en cierto sentido. Si tú existes, mereces una garantía de existencia. Podrías llamarlo libertad en la esfera económica. Puedo decidir cómo quiero contribuir a la sociedad.

Una de las cosas que es muy importante del estudio que hice sobre los trabajos de mierda es lo deprimida que está la gente. Salió de manera contundente en las explicaciones que me dieron. En teoría, estás consiguiendo algo por nada, estás sentado ahí y te están pagando por hacer casi nada, en muchos casos. Pero esto solo desmoraliza a la gente. Hay depresión, ansiedad, todas esas enfermedades psicosomáticas, espacios de trabajo terribles y comportamiento tóxico, que incluso empeoran por el hecho de que la gente no puede comprender qué motivos tienen para estar tan disgustados.

Porque, sabes, ¿de qué me quejo? Si me lamento con alguien me dirán simplemente, “Oye, estás consiguiendo algo por nada y ¿estás lloriqueando?” Pero ahí se muestra nuestra idea básica de la naturaleza humana, que se inculca a todos por los economistas, por ejemplo — que todos estamos intentado conseguir la mayor recompensa con el mínimo esfuerzo — que no es cierta. La gente quiere contribuir al mundo de algún modo. Así, que se demuestra que si le das a la gente una renta básica, no van simplemente a sentarse a ver la televisión, que es una de las objeciones.

La otra objeción, naturalmente, es que, quizás quieran contribuir a la sociedad pero van a hacer algo estúpido, así que la sociedad va a estar llena de malos poetas y molestos músicos callejeros, mimos callejeros por todas partes, gente creando sus propios dispositivos de movimiento continuo y todo tipo de chismes. Estoy seguro que habrá algo de eso, pero mira: si el 40% de la gente ya cree que sus trabajos son completamente inútiles, ¿cómo va a ser peor que lo que ya hay? Al menos van a ser mucho más felices haciendo esas cosas que estando rellenando formularios todo el día.

David Graeber
es antropólogo y activista. Da clases en la London School of Economics, tras ser expulsado de Yale y ser rechazado de todas las universidades de su país, Estados Unidos, por declararse anarquista. Fue uno de los líderes del movimiento Occupy Wall Street.

Fuente:
https://jacobinmag.com/2018/06/bull...

Traducción:
Txema Sánchez

Tomado de: http://www.sinpermiso.info/textos/e...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La banca obtiene un botín de 24.000 millones al año por comisiones

Tortuga Antimilitar - 31 July, 2018 - 00:00

Por Kaos. Laboral y Economía

Los bancos españoles ingresan casi la tercera parte de su margen bruto en concepto de comisiones. Sólo en 2017 los bancos facturaron la estratosférica cifra de 24.054 millones de euros en concepto de comisiones, de acuerdo con los informes de la Asociación Española de Banca y la CECA.

No sólo no pagan por el dinero que no es suyo –y con el que negocian a través de préstamos, inversiones o especulación de todo tipo– sino que el cobro de comisiones se ha convertido en una rentabilísima e inagotable fuente de ingresos para la banca. Un robo legal a gran escala gracias a una normativa, elaborada por los serviles gobiernos de turno, que les permite blanquear esta gran estafa.

¿Se imaginan lo que supondría nacionalizar la banca, acabar con el robo generalizado que supone su negocio y poner sus enormes recursos al servicio de las necesidades de la mayoría social?

La banca cobra 24.000 millones al año de comisiones

Las comisiones son un dolor de cabeza inesperado que acusan muchos ciudadanos, pero para la banca banca son el medio para ingresar un pastizal de dinero, aunque sea por medio de conceptos inexplicables.

Siendo precisos, sólo en 2017 los bancos facturaron la estratosférica cifra de 24.054 millones de euros en concepto de comisiones, de acuerdo con los informes de la Asociación Española de Banca y la CECA.

Las comisiones forman parte de la espina dorsal del negocio de los bancos: según cifras de marzo, el 28,3% del margen bruto de las principales entidades proviene de las distintas tarifas que aplican.

Los bancos tienen carta blanca para fijar comisiones

Aunque algunas comisiones rocen lo inverosímil, muchos ciudadanos las siguen pagando. Incluso habiendo cada vez más cuentas sin comisiones, incluso para aquellos clientes que no pueden o no quieren vincularse.

Apostar por la educación financiera del cliente es la mejor arma para luchar contra estas comisiones, afirman desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, ya que la normativa actual da carta blanca a los bancos para que fijen las comisiones que quieran en la mayoría de los productos.

De hecho, la normativa sólo define dos limitaciones: “Solo podrán percibirse comisiones o repercutirse gastos por servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos”.

Los ciudadanos premian a los bancos sin comisiones

No es de extrañar que los bancos que eliminan sus comisiones suelen tener mejores rendimientos, ni que las entidades financieras mejor calificadas por los españoles sean las que no cobran comisiones.

Y es que algunas de las comisiones de los bancos son tan disparatadas que, incluso, se han vuelto virales gracias a Internet.

Muchos ciudadanos recuerdan, por ejemplo, cuando el Santander intentó cobrar 10 euros a un vecino de Lérida por ingresar 10 euros por ventanilla y especificar un concepto.

Tomado de: http://kaosenlared.net/quien-dijo-l...

Categorías: Tortuga Antimilitar

De Simone Weil a Xu Lizhi

Tortuga Antimilitar - 31 July, 2018 - 00:00

¿Qué será de nuestros hijos?

"Soy como un muerto/ que abre lentamente la tapa del ataúd"
Xu Lizhi

“Allí recibí para siempre la marca de la esclavitud”
Simone Weil

En 1934-35 Simone Weil entró a trabajar como obrera en las cadenas de montaje de Alsthom y Renault, su decisión era comprender la vida de los obreros desde la experiencia personal y no desde las teorías o las disquisiciones literarias. Sus escritos y cartas reflexionando sobre esas cuestiones se recogen en “La condición obrera”. Describe con enorme realismo las transformaciones que crea el trabajo en ella “todas las razones exteriores (que antes creía yo interiores) sobre las cuales se basaba el sentimiento de mi dignidad y el respeto a mí misma, en dos o tres semanas han sido radicalmente destrozadas bajo el golpe de una presión brutal y cotidiana. Y no creas que esto me ha suscitado impulsos de rebelión. No, sino todo lo contrario, la cosa que más lejos estaba de imaginar, la docilidad. Una docilidad de bestia de tiro resignada…”

En 2013 Xu Lizhi, un joven chino trabajador de Foxconn, la fábrica donde se ensambla el iPhone, escribió: “El papel se desvanece en sombras delante de mis ojos/ Con una pluma de acero esculpo un negro irregular/ lleno de palabras de trabajo/ Taller, línea de ensamblaje, máquina, tarjeta de fichar, horas extra, salario/ Me han entrenado para ser dócil/ No sé cómo gritar o rebelarme/quejarme o denunciar.” Xu Lizhi se suicidó finalmente después de dejar una colección de poemas que hablan de su vida en la fábrica.

Casi ochenta años median entre estas expresiones de aflicción y congoja, pero los dos conectan con una misma realidad y un mismo sentimiento, los dos comprenden, con lucidez, la forma tan profunda como el trabajo asalariado degrada y destruye su humanidad y su dignidad.

No hablan de explotación, de sueldos insuficientes ni de plusvalía, hablan del servilismo y la destrucción del espíritu, del obligado abandono de la función de pensar, el miedo y la humillación permanente y el envilecimiento por el incentivo del dinero.

En estos casi ochenta años millones de seres humanos han pasado por la trituradora del trabajo degradado y destructivo que ofrece el capitalismo, sea éste privado o público, millones han vivido esa experiencia, pero muy pocos han tenido la lucidez y la valentía de sentir plenamente la conciencia de su condición y el dolor por ello.

Durante los años de altos salarios y Estado del Bienestar en Occidente los obreros renunciaron a muchos elementos decisivos de su condición de humanos a cambio de un consumo de bienes de ínfima calidad y diversiones degradantes. Los sindicatos atizaron la conversión de esa clase, ya no estrictamente proletaria pero sí asalariada en felices bestias de labor. Las mujeres fueron en masa a uncirse, casi siempre obligadas pero en algunos casos por decisión propia, el yugo de la esclavitud, el salariado fue convertido ahora en religión por personajes que jamás pisaron una fábrica como Simone de Beauvoir.

El advenimiento de la sociedad de los esclavos felices es una de las experiencias más aterradoras en que está inmersa una humanidad que ha perdido el deseo de usar sus facultades humanas con tal de huir del dolor de conocer su condición.
El trabajo es una necesidad humana primaria, dignifica y eleva cuando es libre y sirve para cubrir las elementales exigencias de nuestra naturaleza y las de los cercanos. El trabajo civilizado incluye la producción de lo necesario en el plano material y en el inmaterial, lo necesario para uno mismo y para otros, comprende las obligaciones con aquellos con los que nos unen lazos de amor, cercanía y convivencia, obligaciones que son también trabajo. Pero lo que llaman trabajo en el presente no es sino una actividad sin alma que no está destinada a satisfacer las demandas naturales de la vida sino que se opone con fuerza a ella, no construye la vida sino que la destruye y no mejora al sujeto sino que lo liquida.

¿En qué momento de delirio y enajenación fuimos convencidas las mujeres de que esa actividad destructiva estaba cargada de benéficos efectos? ¿Cómo es posible que criemos a nuestros hijos con el permanente objetivo de que sean eficaces vendiéndose en ese mercado de esclavos?

Dice Xu Lizhi “Un tornillo cayó al suelo/ en su negra noche de horas extra./ Cayó vertical y tintineante/ pero no atrajo la atención de nadie,/ igual que aquella última vez,/ en una noche como ésta,/ en la que alguien se lanzó al vacío”.

Y Simone Weil “Dado que no es natural que un hombre se convierta en cosa, y como no hay forma de sujeción tangible, ni látigo ni cadenas, es preciso doblegarse uno mismo a esta pasividad… el alma se lleva al taller. Y será preciso hacerla callar toda la jornada. A la salida uno tiene la sensación de no tenerla ya, de tan cansado que está... Hombres desempeñando el papel de las cosas, es la raíz del mal”
Cuando se espera, después de años de recesión, una nueva industrialización del territorio que llaman España, ¿qué clase de obreros podemos imaginar en esos nuevos núcleos manufactureros? Serán nuestros hijos quienes tendrán que poblar ese infierno o tal vez sean los hijos de otras, nacidos lejos de aquí y quizá entonces los nuestros vayan a miles de kilómetros a venderse en el competitivo mercado de personas globalizado, hablando en un idioma que no es el que escucharon desde el vientre materno, alejados de sus raíces, de su cultura y de sus cercanos.

¿Es posible conservar la lucidez, la conciencia y la dignidad incluso en las condiciones del trabajo deshumanizado? Pienso que conservar esas cosas es la única esperanza. No adaptarse, no resignarse, renunciar a la tranquilidad y la despreocupación de los domesticados y aceptar el dolor y la desesperación de vivir dentro del vientre de la Bestia sin someterse internamente a ella. ¿Seremos capaces?

Estar de pie es propio del que lucha

Fuente: https://prdlibre.blogspot.com.es/20...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas