antimilitaristas.org


Subscribe to antimilitaristas.org feed
Actualizado: hace 7 min 50 seg

¿Nos toman por idiotas?

18 July, 2020 - 19:10
Categorías: antimilitar

Un monumento en Lisboa

11 July, 2020 - 00:30
Categorías: antimilitar

España dispara la venta de armas un 8,6% en el primer año de Sánchez como presidente

5 July, 2020 - 00:00

Gonzalo Araluce

El mercado de armas en España registró en 2019 el tercer mejor resultado de su historia. Coincidiendo con el primer año natural de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, el sector disparó sus ventas en un 8,6%, lo que se tradujo en exportaciones por valor de 4.042,3 millones de euros. Entre los socios destacados figuran Alemania, Corea del Sur, Singapur, Turquía y Francia. Arabia Saudí, tras la polémica del contrato de la venta de bombas, deja de ser uno de los compradores preferentes. El Gobierno denegó algunas transacciones a países como Venezuela, Líbano o Pakistán al entender que no había suficientes controles sobre el material en cuestión.

El informe de exportación de material de defensa y doble uso redactado por la Secretaría de Estado de Comercio -y presentado esta semana a los diputados- constata la evolución en la venta de armas. Los máximos en el sector se registraron con Mariano Rajoy como presidente: 4.346,7 millones de euros en 2017 y 4.051,8 millones en 2016. Tras un 2018 con menor fuelle (3.720,4 millones), los registros de 2019 vuelven a reflejar una tendencia al alza.

Los aliados naturales -miembros de la Unión Europea o de la OTAN- compraron el 46% del material que España exportó en 2019. En concreto, Alemania compró armas por valor de 1.033 millones, seguido de Francia (493,4 millones), Turquía (307,1) y Reino Unido (189,9). Fuentes del sector consultadas por Vozpópuli afirman que una parte significativa de estas ventas forman parte de los acuerdos firmados con las alianzas internacionales para el desarrollo común de programas de armamento.

De Emiratos Árabes a Arabia Saudí

Al margen de la OTAN o de la Unión Europea, Corea del Sur se convirtió en 2019 en el socio preferente de España, con exportaciones por valor de 588,4 millones, seguido de Singapur (342 millones) y Australia (264,2). Los contratos más sustanciales con estos países se basaron en la exportación de seis aviones de reabastecimiento en vuelo y componentes. A Emiratos Árabes Unidos se le vendieron cuatro aeronaves de transporte, ocho sistemas de lanzagranadas, repuestos para blindados, dos drones y diverso material por 179,2 millones de euros.

De la lista de socios preferentes se cae Arabia Saudí, que en la última década ha comprado a España armamento por valor próximo a 2.000 millones de euros. Recordemos que en 2018 se enquistaron las relaciones con Riad tras anunciar el recién constituido Gobierno de Pedro Sánchez -y desdecirse en pocas horas- que anularía un contrato de venta de bombas alegando motivos humanitarios. Los contratos firmados con Arabia Saudí en 2019 apenas alcanzaron los 35,4 millones- Según La Razón, este lapso es circunstancial, ya que en ese mismo año se autorizaron exportaciones a este país por valor de 392,7 millones que se cumplirán en ejercicios venideros.

Control más estricto

Este es el primer informe que publica la Secretaría de Estado de Comercio -encargada de supervisar y aprobar las exportaciones- tras poner medidas más restrictivas a la venta de armas. Hace dos meses el Gobierno aprobó una norma para analizar la trazabilidad del material; o lo que es lo mismo, establecer más controles para asegurarse de que el stock vendido no terminaba en manos de terceros. Diversas asociaciones humanitarias denunciaron en el pasado que armas españolas terminaron en escenarios no autorizados, como República Centroafricana.

La Secretaría de Estado de Comercio denegó tres acuerdos para la venta de armas españolas en 2019: uno de 20 millones de euros a Venezuela para repuestos y modernización de carros de combate; otro de 15.000 euros en pistolas del calibre 9 milímetros a una empresa de seguridad privada libanesa; y un tercero de 370.657 euros por un paracaídas y sus respectivos complementos para la fuerza aérea pakistaní.

España forma parte del ránking mundial en cuanto a exportación de armas. Según los datos del Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), nuestro país fue el sexto en la lista de principales vendedores mundiales, por delante de otras potencias como Reino Unido, Corea del Sur o Italia. Una posición que, lejos de debilitarse, se consolida en el primer año natural en el que gobierna Pedro Sánchez.

Voz Pópuli

Categorías: antimilitar

Intervención en la Junta de Accionistas de Indra

25 June, 2020 - 20:36

De manera conjunta y con la colaboración de Alternativa antimilitarista, el Centre Delàs d'Estudis per la Pau, la Fundació Finances Ètiques, Alternativa Antimilitarista, Ecologistas en Acción, Desarma Madrid, War Resisters Internacional, Baladre y la campaña Regularización ya, han intervenido hoy, 25 de junio, en la junta de accionistas de Indra, en una acción de Accionariado Crítico. Esta vez de manera online, para poner en evidencia las malas prácticas de la empresa en relación a la creación de material para armamento que es utilizado en guerras como la de Yemen, y para la militarización de fronteras, basada en criminalizar a las personas que huyen de la guerra y de la desigualdad.

Indra ha sido una de las empresas más protegidas del Estado español, con una tasa de crecimiento en ventas del 455% entre el 1996 a 2015. Disfrutando de una presencia muy significativa en todas las ramificaciones de la industria militar.
La empresa copa el 19,4% de las ventas de defensa en el sector de vehículos terrestres, domina las ventas de defensa del sector espacial y acumula un 38,6% de las ventas de defensa del sector misiles –que le reportaron unos 66 millones de euros en 2016–, además de estar presente a los sectores naval, aeronáutico, y, obviamente, también en el electrónico-informático, donde acapara cerca de la mitad del total de las ventas de defensa y la mayor parte del mantenimiento y modernización de la electrónica de múltiples programas de armamento. El Ministerio de Defensa español es uno de sus clientes principales, de mayo del 2017 a mayo del 2018, fueron adjudicados a Indra un total de 152 contratos del Ministerio, por un valor de más de 65 millones de euros.
Indra, armas para la guerra
Los miembros de las entidades que han participado en la acción han denunciado “la implicación de Indra en la fabricación y mantenimiento de los sistemas de combate Leopard de Santa Bárbara Sistemas – General Dynamics, y los radares de los Eurofighters de BAE Systems que después son adquiridos por Arabia Saudí, un país en guerra abierta con Yemen y que lidera la coalición que está provocando una de las mayores catástrofes humanitarias de enormes dimensiones”. El 12 de abril de 2018, el gobierno de España firmó un acuerdo para la venta a Arabia Saudí de cinco corbetas, construidas por Navantia (otra empresa española a la que Indra provee de componentes), que podrían emplearse en la guerra de Yemen y en el bloqueo. Según han constatado numerosas organizaciones internacionales, Arabia Saudí comete con impunidad vulneraciones graves del derecho internacional de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario.

Indra, militarizar las fronteras y criminalizar los flujos migratorios
Indra participa en la militarización de las fronteras en diferentes dimensiones. En España, la principal industria que se lucra mediante contratación pública de la militarización de las fronteras es Indra, sobre todo en actividades de construcción de vallado y mantenimiento de instalaciones. Eso sin contar otros contratos que se han adjudicado a Indra en uniones temporales con otras empresas. “Mientras miles de personas mueren en el mar tratando de huir de guerras, hambre y desigualdad, el negocio de las fronteras es cada vez más lucrativo”, han denunciado hoy ante los directivos y accionistas de Indra.
Por ejemplo, el programa Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) ha tenido un coste de 236,8 millones de euros entre 2002-2018, de los cuales, casi la mitad han sido millones embolsados por Indra para el desarrollo y mantenimiento del sistema.
Por otro lado, Indra es una de las principales responsables de construir y mantener las vallas de Ceuta y Melilla, y ha sido responsable de la construcción de una tercera valla en la frontera española en Melilla. En 2005 se decidió aumentar la altura de la valla doble a 6 metros, así como instalar una tercera valla tridimensional, donde Indra tuvo un papel relevante.

La intervención registrada en la Junta General de Accionistas celebrada hoy, se ha retransmitido simultáneamente en vivo. En el acto se ha señalado que “frente a la presente situación de crisis que se ha dado por la Covid-19 a nivel mundial, cuando las verdaderas amenazas han demostrado ser la precariedad, la falta de investigación civil y las carencias de un sistema sanitario deficiente, las empresas de armas demuestran tener menos sentido ahora que nunca”.

«Pedimos la retirada de Indra del sector armamentista y de control de fronteras, reorientando sus actividades empresariales a áreas responsables con el cuidado y la sostenibilidad de la vida y del planeta. Poniendo la justicia social y medioambental en el centro», concluye la comunicación fruto de la acción de accionariado crítico.

La intervención registrada en la junta ha quedado recogida en este vídeo.

Categorías: antimilitar

La XVII Marxa a Aitana se aplaza a 2021

19 June, 2020 - 00:00
Categorías: antimilitar

Defensa quiere aprovechar el tirón del ejército para mantener el sector

8 June, 2020 - 00:00

EFEMadrid

El secretario general de Política de Defensa, el almirante Juan Francisco Martínez, ha abogado este jueves por aprovechar el comportamiento ejemplar de las fuerzas armadas durante la pandemia para tratar de mantener la financiación del sector tanto a nivel nacional como europeo.

Una idea que también recoge un informe del Real Instituto Elcano sobre las «Implicaciones del COVID-19 para la Defensa», coordinado por el investigador Félix Arteaga con el objetivo de evitar que «la defensa en Europa vuelva a ser el gran perdedor de una crisis económica».

El documento ofrece una serie de recomendaciones fruto de las aportaciones realizadas por miembros de las fuerzas armadas, la industria y la Academia de Defensa para afrontar a corto plazo el impacto de la pandemia.

Se apuesta por la defensa como política pública útil, incluso en crisis que no le afectan directamente, ha explicado el secretario general de Política de Defensa durante la presentación del informe.

Ha destacado que la operación Balmis ha sido «muy ilustrativa» en España del papel «cercano, fiable y versátil» de unas fuerzas armadas «modernas» que ha definido como «una reserva de personas disponibles para actuar en cualquier situación».

Además de valorar su disciplina y espíritu de sacrificio, ha resaltado especialmente que es una organización diseñada para «sobrevivir en el caos» y que se ha demostrado fundamental para parar la crisis en un primer momento.

A ello ha añadido su contribución a aunar voluntades y crear una solidaridad colectiva «indispensable para salir de la crisis».

Pero ha advertido de que la defensa se va a ver afectada por la «enorme incertidumbre» económica generada por la pandemia y, en este sentido, ha incidido en que hay que intentar mantener un «nivel de esfuerzo».

«No pretendemos aprovechar la desorientación que deja la crisis en el ciudadanos para obtener más de lo que estrictamente necesitamos ni para obtener capacidades que hayan perdido su vigencia», ha asegurado.

De acuerdo con las recomendaciones del informe, el sector puede salir adelante si no se le penaliza con más recortes que a los demás y si se le ofrecen las mismas medidas de apoyo, por lo que la industria de la defensa, como elemento importante de la economía nacional, debe acceder a todas las ayudas industriales, ya sean nacionales o europeas.

Según el presidente de Airbus, Alberto Gutiérrez, la pandemia ha sido «un test de estrés» también para el sector y ha destacado que las fuerzas armadas y la industria que la soportan han demostrado «su disponibilidad y buen hacer».

Ha advertido, como también recoge el informe, de que recortar la inversión en programas europeos pone en peligro los retornos tecnológicos y económicos.

La gran mayoría de las industrias del sector son industrias civiles con tecnologías duales aplicables a la defensa, precisa el documento, que recoge también la inquietud por la continuidad de las misiones de las fuerzas armadas en el exterior.

El coordinador del informe ha precisado que, sobre todo, preocupa que una retirada de tropas europeas e internacionales pueda reactivar la insurgencia en el Mediterráneo, el norte de África y especialmente en el Sahel.

Fuente: https://www.efe.com/efe/espana/poli...

Categorías: antimilitar

Páxinas