antimilitaristas.org


Subscribe to antimilitaristas.org feed
Actualizado: hace 1 hora 42 min

Gastos militares para necesidades sociales

24 April, 2020 - 09:47

Categorías: antimilitar

Despilfarros militares en época de coronavirus

21 April, 2020 - 00:00
Categorías: antimilitar

La casilla antimilitarista del IRPF: Así es la campaña de objeción en la declaración de la Renta

18 April, 2020 - 00:00

DANILO ALBIN

Un gesto. Una protesta. Un acto de desobediencia, simbólico, frente al desorbitado gasto militar. Distintas organizaciones civiles llaman a aprovechar la declaración de la Renta para dejar constancia del rechazo que suscita el dinero que se destina a la industria de la guerra. Lo hicieron antes y lo vuelven a hacer ahora, cuando crecen las voces que piden menos dinero para las armas y más recursos para la sanidad.

El veterano grupo antimilitarista Tortuga lo tiene claro: el objetivo de este acto de «desobediencia civil», señala en una de sus últimas declaraciones sobre este asunto, es «delatar la inmoralidad del gasto militar del Estado español». «El estado recauda impuestos durante todo el año a todas las personas de la sociedad, y lo hace de muchas formas, no solo mediante el IRPF. De este dinero destina una gran parte para el ejército, la policía y la preparación de guerras», remarca.

En esa línea, subraya que la Objeción Fiscal al Gasto Militar (OFGM) es la «no disposición a colaborar con el estado en los gastos de preparación de guerras y mantenimiento de la estructura militar, desobedeciendo activamente en el momento de realizar la declaración de la renta (IRPF)».

¿De qué manera se lleva a cabo este acto? Según explica ese grupo antimilitarista alicantino, «consiste técnicamente en aprovechar la declaración del IRPF para desviar una parte de nuestros impuestos a un proyecto que trabaje en la defensa de un progreso social solidario». La declaración de la Renta, subraya, «supone una magnífica oportunidad de recuperar este dinero y destinarlo a un fin justo».

Para ello, los objetores siguen una serie de pasos. Primero se plantea realizar un ingreso bancario «a la entidad hacia la que deseas desviar el dinero del gasto militar, por la cantidad que has decidido objetar». Normalmente se trata de organizaciones que trabajan en ámbitos sociales. Es importante, subrayan, «que la Objeción Fiscal al Gasto Militar aparezca nombrada en el asunto de la transferencia», así como que la persona objetora guarde el comprobante.

Luego llega el momento del trámite. «Haz la declaración de la renta en el programa web de la Agencia Tributaria hasta llegar al apartado de 'Retenciones y demás pagos a cuenta'. Emplea uno de los subapartados que no utilices (este año te recomendamos la casilla 606) y en ese lugar añade la cantidad que vas a objetar (te proponemos que sea un euro)», explica Tortuga en su tutorial de objeción fiscal.

Del mismo modo, apunta que «si no tenías que hacer declaración o no deseabas hacerla, solo tienes que entrar a la web de la Agencia Tributaria, solicitar tu borrador (muy fácil de hacer) y anotar la cantidad que deseas desviar en la casilla 606». «Esa casilla desgrava íntegra la cantidad que pongas», explica a Público el militante antimilitarista José Cutillas, integrante del grupo Tortuga.

En caso de que la declaración sea realizada en una asesoría, «solo tienes que pedir que incluyan la cantidad que quieras objetar en la casilla 606 del apartado «Retenciones y demás pagos a cuenta». «Insiste si es necesario, pues en las gestorías suelen desconocer la existencia de la objeción fiscal y pueden mostrar cierta resistencia a hacerla», destaca Tortuga.

A día de hoy, colectivos de distintas partes del Estado toman parte en esta iniciativa. En el caso de Euskadi, varias organizaciones impulsan cada año la apertura de oficinas en las que, cita previa mediante, se tramitan las declaraciones de la Renta de las personas objetoras.

«El día 20 empezaremos a dar citas para el mes de junio», cuentan desde el Movimiento de Objeción de Conciencia (KEM-MOC) del País Vasco, uno de los colectivos que toma parte en esta longeva campaña contra el gasto militar.

El «bombardeo» de Hacienda

Durante la campaña del año pasado, Tortuga advirtió que la administración había emprendido un «bombardeo» de revisiones de objeciones fiscales. «Cada vez más objeciones son reclamadas por el Estado, en ocasiones acompañadas de intereses o de una multa que en ningún caso podrá superar la mitad del importe objetado», subrayaba hace ahora un año.

De ahí, precisamente, la recomendación de desviar simbólicamente un euro, lo que evitaría actuaciones por parte de la administración y, al mismo tiempo, se mantiene el gesto de desobediencia civil, que además debe estar acompañado por una carta al ministerio de Hacienda en el que se explique ese acto y sus motivos.

«Seguramente por un euro Hacienda no mandará una carta. La diferencia es insignificante», apuntan fuentes del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) consultadas por este periódico.

«Aconsejamos hacerlo por una cantidad simbólica. Lo que nos interesa es el carácter ético de esta desobediencia», apunta por su parte Cutillas. El objetivo, repite, está muy claro: «queremos dejar claro que estamos en contra de este gasto militar».
Censo de objetores

En ese contexto, no resulta sencillo determinar el número de personas que toman parte cada año en esta iniciativa. «Sabemos que hoy son unos cientos», afirman desde el colectivo Tortuga, donde intentan llevar a cabo un censo de quienes se suman a la objeción fiscal. Para ello piden, justamente, que se les notifique de cada acto de desobediencia en la declaración de la Renta.

Fuente: https://www.publico.es/politica/cas...

Categorías: antimilitar

El anecdotario de los señores armados que vemos por la mañana

16 April, 2020 - 00:00

Josemi Lorenzo Arribas
Asamblea Antimilitarista de Madrid

El pacifismo se nos ha quedado antiguo.
Ahora somos antimilitaristas.

Gloria Fuertes (“Glorierías”)

Cuando un país está en guerra, por ejemplo, nunca hemos escuchado a una médica salir a la palestra para anunciar a cuántas personas se ha “abatido” el día previo. Pero sí nos quieren acostumbrar a que en tiempos de paz profesionales de la violencia (quienes tienen su monopolio “legítimo” y reciben un sueldo por ello, quiero decir) nos informen de los avances a la hora de salvarnos de un virus que no se elimina con armamento de última generación, ni de primera, ni con obediencia ciega, ni con I+D+i militarista, ni con desfiles ni banderas.

“Hemos ayudado a una señora mayor…”, “un joven pretendió burlar el confinamiento en no sé dónde mediante un truco…”, “hemos desinfectado no sé cuántas residencias…”, “en tal pueblo, disfrazado de…”, y así durante más de media hora. Diariamente.

El país, mientras, está aguantando como puede la embestida del virus COVID-19, sostenido por los debilitados servicios públicos que cuidan la vida y se encargan de los sectores esenciales que facilitan la misma. Desconocemos con ese nivel de precisión lo que le ha pasado, también diariamente, a una cajera con aquella persona que al ir a pagar le ocurrió algo; aquello, hasta gracioso, que a una repartidora le sucedió cuando llegó justo a tiempo para entregar algo importante; o eso otro que un limpiador observó, con estupor, cuando cumplía su obligación; ah, y lo del celador que... Y así, camioneros, carteras, farmacéuticas, riders, panaderos… No digamos nada médicas, médicos, enfermeras… ¿De verdad no hay anécdotas cotidianas que les suceden cada uno de estos días? ¿Por qué los señores armados han de mostrar presencia, horas de pantalla, con esa retahíla de las cosas que hacen, y no los demás?

Share y valor social

Da la sensación de que el valor social que se otorga a los profesionales que en estos días tienen mayor protagonismo que en tiempo ordinario se mide por la cuota de share que se administra a través de estas apariciones en la televisión. Sorprende mucho, por ejemplo, que el Ejército, del que habitualmente no se ha hablado nunca en este país y del que ha habido un consenso tácito entre los partidos en los tiempos de la alternancia democrática para no hablar ni discutir sobre él, comparezca cada día a contarnos detalles absolutamente prescindibles por boca de un señor lleno de condecoraciones. Si no fuera por la preocupante situación que vivimos, parecería un chiste. Si no fuera por razones ocultas, desde luego ni ese señor ni ningún otro de su rango se prestarían a semejante teatrillo. Ahora, sí. Les conviene.

Sorprende mucho que el Ejército comparezca cada día a contarnos detalles absolutamente prescindibles por boca de un señor lleno de condecoraciones.

Por otro lado, cuando en un discurso alguien se detiene en detalles muy precisos su interlocutor suele perder el hilo a la hora de captar lo esencial entre tanta hojarasca. Esto lo sabe cualquier persona dedicada a la comunicación o a la literatura. Por tanto, no es algo casual lo que está ocurriendo.

Con semejantes interlocutores desde el comienzo de las comparecencias no extraña la interesada puesta en escena de las metáforas bélicas, tan caras a Pedro Sánchez. Obviamente, es el universo semántico de aquellos a quienes tanto tiempo se les deja hablar. Ahí sí se encuentran en su salsa, y no cogiendo el mocho. Y de la guerra, saben, porque se dedican a prepararla, a ello han empleado esfuerzo, biografía y méritos, y así lo denuncian unas chapitas de colores en su pechera que no han conseguido precisamente limpiando, desinfectando ni mal leyendo gracietas. Con estas tristes metáforas bélicas, manoseadas hasta el hartazgo por militares, fuerzas policiales y obediente personal civil (ministerial, político, periodístico), con esta manera de entender las cosas, decimos, la lucha por salvar vidas se troca en referencias a soldados, estado de guerra, enemigo, más guerra, vencer, moral de victoria, guerra-guerra-guerra, ejército, economía bélica etc.

Toda esta verborrea superflua pretende normalizar lo más grave: ante un estado de alarma motivado por una cuestión puramente sanitaria, la única persona de este ramo que comparece se dedica a dar unos datos y hacer de maestro (o maestra) de ceremonias para dar paso a los uniformados para la turra diaria. Cuando enfermamos, queremos a una médica a nuestro lado, a un enfermero. No a un señor armado.

Toda esta verborrea superflua pretende normalizar que, ante un estado de alarma motivado por una cuestión puramente sanitaria, la única persona de este ramo que comparece se dedica a hacer de maestro (o maestra) de ceremonias.

Ante la gravedad de la situación que estamos viviendo que este señor, de oficio militar, coja una escoba y se dedique a barrer cuando se le está pagando un sueldo público tendría que ser noticia solo para anunciar un mundo nuevo en que, pasada la crisis, se reconvirtieran tales profesiones a estas otras, si es que hay vocación de servicio. Porque limpiando o desinfectando se cuida la vida, y aprendiendo a manejar un fusil, un cazabombardero o una fragata como las de Navantia se destruyen. Se aniquilan vidas aun incluso cuando no se entre nunca “en acción”. Cada euro, cada persona dedicada a esos menesteres pagada con fondos públicos es un euro y una persona detraída de donde más hace falta porque está en donde no hace falta ninguna. En el mejor de los casos.

Cada euro, cada persona dedicada al militarismo pagada con fondos públicos es un euro y una persona detraída de donde más hace falta porque está en donde no hace falta ninguna.

Un acrónimo, una propuesta: IFEMA

En Madrid, el recinto del IFEMA se ha convertido en algo parecido a un hospital porque hay camas, hay personas enfermas, medicamentos y principalmente por el generoso y responsable empeño del personal sanitario. Mucho de él voluntariamente ha decidido exponerse allí, ha trabajado en condiciones espantosas (mucho menos protegido que los militares que por allí pululan) y ha conseguido organizarse, a pesar muchas veces de sus jefes.

Por estas fechas, el año pasado y hace tres, y así sucesivamente, bienios hacia atrás, este mismo recinto ha acogido a una de las mayores ferias internacionales de armamento y tecnología para la muerte, actualmente llamada FEINDEF.

La plataforma Desarma Madrid lleva realizando acciones directas noviolentas de denuncia estos años el día de su inauguración. No es casual que algunas de las personas que están hoy en IFEMA atendiendo detrás de los EPIs, soportando la desorganización, arriesgando su cuerpo, apretando los dientes y aguantando el tirón, sean las mismas que ante las obscenas convocatorias de la exposición y compraventa de ingenios para matar estuvieran también protestando y denunciándolas, nuevamente exponiendo sus cuerpos. Militares y policía, entonces, cumplieron su función, que no fue estar del lado de la ciudadanía que se opone a la barbarie y a la muerte, sino proteger los intereses de una de las principales industrias del mundo en términos de rentabilidad.

Activistas contra HOMSEC - 11
Álvaro Minguito

Es paradójico que en el recinto de IFEMA, donde ahora se está cuidando y sosteniendo la vida, hace tan poco tiempo se estuviese mercadeando con armamento para destruirlas, fruto de los negocios realizados, en las guerras activas hoy mismo en el mundo. Y debía hacernos reaccionar ante la próxima edición con la que amenazan para el año 2021.

Es paradójico que en el recinto de IFEMA, donde ahora se está cuidando y sosteniendo la vida, hace tan poco tiempo se estuviese mercadeando con armamento para destruirlas.

Otro acrónimo, otra propuesta: IRPF

El Estado, ahora, en la crisis económica y social que nos ha venido encima debe asistir a millones de personas que lo va a necesitar. Para ello pagamos impuestos, se supone. De ahí debe salir.

Estamos en temporada de IRPF. Estamos, por tanto, en temporada de Objeción Fiscal a los Gastos Militares, campaña a la que en breve dedicaremos un capítulo específico. Animamos a que cada cual manifieste en su declaración, siquiera con un solo euro (Ni un hombre, ni una mujer, ni un euro para la guerra) ese rechazo a financiar el militarismo.

Objecion fiscal

Quienes no queremos “ser soldados”, como nos quieren los comparecientes mañaneros, tampoco queremos financiarlos, ni a ellos ni a sus generales ni a su gigantesco negocio de extracción de recursos públicos. No queremos contribuir con nuestro dinero a la preparación de la próxima guerra. Sí queremos sostener con nuestros impuestos una renta básica universal y esos servicios públicos esenciales que bien se está demostrando cuáles son, en proporción directa a la destrucción que han sufrido en los últimos años por las políticas neoliberales de PP y PSOE más los respectivos partidos nacionalistas de derechas.

Este año la estimación del Gasto Militar si contamos, además de las partidas destinadas al Ministerio de la Guerra (hoy, de Defensa), el Gasto Militar real encubierto en el resto de los ministerios, asciende a unos treinta mil millones de euros, según el cálculo del Grup Antimilitarista Tortuga. De esta cantidad, “solo” un tercio va al ministerio que preside la señora Margarita Robles.

Este año, el Gasto Militar ascenderá a 30.000 mil millones de euros. ¿Por qué no nos explican cada mañana los de las anécdotas sin gracia cuánto se podría haber invertido en Sanidad Pública con esa cantidad?

Treinta mil millones de euros. ¿Por qué no nos explican cada mañana los de las anécdotas sin gracia cuánto se podría haber invertido en, por ejemplo, Sanidad Pública, de haber contado cada año con una cantidad similar para utilizarla en lo que realmente construye sociedad?

Nos contaban estos días de atrás que Bruselas estaba buscando en los mercados internacionales 100.000 millones de euros que ayudasen a paliar el impacto económico de la pandemia en países como Italia y España. Quizá no hubiera que buscar tanto. Aquí derrochamos treinta mil todos los años.

A pesar del blanqueo que supone la ayuda humanitaria, la UME, y otros intentos de hacernos comulgar con ruedas de molino, es cierto que ahora todas las manos son bienvenidas para atajar las consecuencias de este virus. El sanitario… y el militarista.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/plane...

Categorías: antimilitar

El militarismo no descansa

15 April, 2020 - 00:00
Categorías: antimilitar

Páxinas