antimilitaristas.org


Subscribe to antimilitaristas.org feed
Actualizado: hace 24 min 59 seg

El ejército español bombardeará de nuevo las Bardenas con fuego real desde el 13 al 18 de febrero

11 February, 2019 - 16:30

Ya están aquí las primeras maniobras con fuego real del año, y tendrán lugar la próxima semana los días 13,14,15 y 18 de febrero. Desde Bardenas Libres se preguntan cuántas maniobras tendrán que soportar este año. «Lo que si sabemos es lo qué significa el aumento del canon económico que reciben los congozantes, que se traduce en una mayor dependencia económica a las prácticas militares de este polígono militar. También deja clara la postura del Ministerio de Defensa, de seguir usando estas tierras protegidas medioambientalmente como Parque Natural y Reserva Natural de la Biosfera, para los intereses de la OTAN, y también para cubrir las necesidades de la industria armamentística».

Bardenas Libres pide que los ayuntamientos congozantes del cambio renuncien a lo que califican como «un canon manchado de sangre, cuyo único objetivo es acallar las voces críticas ante esta ocupación militar».

«Resulta cuando menos hipócrita, mantener una postura crítica y contraria a la presencia militar en tierras bardeneras, así como exigir que Bardenas sea un espacio para la paz, y recoger con la otra mano el dinero que procede de la política bélica más voraz en forma de soborno», afirman.

Por otro lado, animan a aquellas que siguen manteniendo la lucha contra el polígono militar y contra las guerras a seguir haciéndolo «con más fuerza si cabe» y a seguir aglutinando energías con iniciativas como las que se han propuesto desde algunas agrupaciones municipales para dedicar el dinero del canon a la ayuda a las personas refugiadas, «que se ven obligadas a dejar sus pueblos debido a las guerras imperialistas que la OTAN entrena aquí.»

Fuente: http://ahotsa.info/edukia/el-ejerci...

Categorías: antimilitar

El capitalismo: Hijo bastardo del militarismo

10 February, 2019 - 14:12
Categorías: antimilitar

Por una alternativa civil y noviolenta al conflicto en Venezuela

8 February, 2019 - 20:09

En los últimos tiempos Venezuela viene soportando una militarización creciente, que se evidencia con la aplicación de planes militares para el control de la población, una exaltación de los valores militaristas y la persecución de personas noviolentas defensoras de derechos humanos. Uno de los elementos que refuerza esta militarización es la venta de armas desde países de la unión europea, entre los que se encuentra el estado español.

Son elementos de este proceso de militarización social, el plan Zamora y la ampliación de la milicia nacional bolivariana, que se configuran como planes para una revalorización de lo militar como elemento identitario; es la unión cívico-militar que busca la comunión de las clases populares con el estamento militar, instaurando el concepto “el ejército como pueblo en armas” y presentando la idea que no hay otra solución que la violencia.

El plan Zamora supone que se extremen las medidas de vigilancia, control y patrullaje con mayor presencia de la Policía y de la Guardia Nacional, uno de los componentes de la Fuerza Armada. Además, el plan se ha traducido en detenciones masivas, en acusaciones por delitos militares como la rebelión y en la aplicación de la justicia militar a civiles.

Otro elemento de rearme militar es la ampliación y dotación armada de hasta 500.000 hombres y mujeres de la milicia nacional bolivariana, que es un cuerpo formado por civiles con entrenamiento militar y que da apoyo a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB).

La autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, a tenor de lo sucedido y de las rápidas reacciones de los diferentes actores y gobiernos internacionales, parece claro tener un carácter orquestado, que podría definirse como golpe de estado encubierto. Además del evidente militarismo presente en su discurso, es también evidente la tendencia neoliberal imperialista, donde agradece que personajes como Piñera, Macri, Duque y la «comunidad internacional» (Grupo de Lima), represores innatos de las clases trabajadoras, saqueadores que hipotecan los territorios indígenas y campesinos a las transnacionales, apoyen la constitución de "la asamblea legítima y del gobierno de transición”.

Se hace evidente el papel del imperialismo norteamericano en el conflicto, como guardianes de los intereses de las corporaciones transnacionales. Los estados capitalistas buscan el control de los recursos petrolíferos, energéticos y minerales de Venezuela, razón por la cual realizan injerencias en este conflicto, con ultimátum y reconocimientos incluidos. La llegada de ayuda humanitaria a territorio venezolano anunciada por la Casa Blanca, a través de Colombia y Brasil, es un elemento precursor preparatorio de una posible intervención militar.

El gobierno norteamericano promueve un bloqueo financiero y económico a Venezuela, limitando su posibilidad de hacer pagos a proveedores (incluyendo aquellos de alimentos y medicinas), ejecutar transacciones y cumplir a tiempo con sus obligaciones financieras en general. El cerco se ha venido recrudeciendo exponencialmente desde el 2017, limitándose notablemente la capacidad del Estado de importar medicinas y alimentos, con evidentes repercusiones en el bienestar de la población.

Por otra parte, el sector privado viene provocando un desabastecimiento de bienes de consumo, que se derivan hacia el mercado negro, como parte de una guerra económica para inducir el caos en la sociedad civil, y preparar un golpe de estado. La desestabilización promovida por la oposición con actos de violencia en la calle es parte de un plan dirigido desde las altas instancias del poder militar USA, para derribar el gobierno bolivariano, que cuenta con el poder del aparato del estado (policía, ejército, tribunal supremo) para ejercer el control político y militar sobre la población civil.

Nos parece lamentable la grave crisis económica que sufre Venezuela, producto de factores externos e internos, con responsabilidades gubernamentales directas, y que ha obligado a miles de personas a huir del país. El discurso dominante que sostienen las partes en conflicto refuerza la división y separación de la sociedad civil, de un modo populista/militarista se adueña de conceptos como pueblo, patria, nación para legitimar su posición, es la construcción del enemigo tanto interno como externo que alimenta esta espiral de la violencia.

Y el pueblo más empobrecido cada día, peloteado por los dos bandos, comiendo mal, padeciendo por los salarios casi invisibles, los contratos colectivos pisoteados, las paupérrimas condiciones tanto laborales como de salud pública, mientras que los sectores en conflicto se disputan el poder. Los dos bandos en conflicto, potencian la comunicación como arma de guerra, se acusan mutuamente, fomentan esta idea de los buenos y los malos, imponen una visión de la realidad manipulada, y construida como propaganda de los intereses que promueven.

Apoyar desde Canarias a quienes persisten en la noviolencia como forma de manifestarse, sin caer en la provocación violentista que implica todo este proceso de militarización. La creatividad y originalidad que han demostrado, constituyen un recurso social disponible para salir del atolladero político y social que vive Venezuela hoy en día. Por ello llamamos al amplio movimiento noviolento, antimilitarista y objetor de conciencia de Latinoamérica y el mundo a acompañar, dar seguimiento y respaldo moral a quienes hacen resistencia noviolenta a la militarización en Venezuela.

Proponer el diálogo, la reconciliación, la mediación, la celebración de iniciativas de paz que busquen los espacios de consenso necesarios para reducir la tensión, y abordar alternativas pacíficas, que se basen en la idea que no hay solución militar para regular el conflicto.

Canarias a 4 de febrero de 2019.

Categorías: antimilitar

Defensa prevé aumentar un 6,9% el presupuesto de las misiones en el exterior

7 February, 2019 - 17:00

AGENCIAS

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha anunciado este martes que el Gobierno prevé destinar un total de 1.176 millones de euros en 2019 a las misiones de las Fuerzas Armadas en el exterior, un 6,9 por ciento más de los 1.100 millones que tuvieron de presupuesto el pasado año.

Robles ha desgranado en coste de las misiones militares en una comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, donde ha detallado que España estuvo presente en 2018 en un total de 18 operaciones bajo bandera de la OTAN, la ONU, la Unión Europea, en colaboración con Francia y como parte de la coalición internacional de lucha contra el terrorismo yihadista.

En concreto, ha explicado que todas ellas tuvieron un coste de 1.100 millones de euros y la previsión es mantener la presencia internacional de las Fuerzas Armadas en 2019 con un presupuesto de 1.176 millones. Estos se financiarán con una aportación ligeramente superior a los 300 millones de euros con la que cuentan en los Presupuestos Generales del Estado y con recursos del fondo de contingencia que aprobará el Consejo de Ministros en los meses de marzo y junio.

Robles ha explicado que estas operaciones tienen tres grandes objetivos estratégicos: proporcionar estabilidad y seguridad a zonas de interés prioritario para España y la Unión Europea y cuyo colapso supondrían «un grave riesgo para nuestra seguridad»; luchar contra terrorismo; y la disuasión y defensa colectiva del territorio euroatlántico

El Plural

Categorías: antimilitar

La guerra empieza aquí

6 February, 2019 - 11:58
Categorías: antimilitar

El ejército británico permitió matar y mató a civiles no armados en Irak, niños incluidos

6 February, 2019 - 00:00

Por Daniel Bellaco

Según la investigación realizada por el portal Middle East Eye (MME) el Ejército británico mató a varios niños y adolescentes por sospechas de que les vigilaban cuando invadieron su país.

El informe publicado hoy lunes detalla que las tropas británicas en el sur de Irak “tenían permiso para disparar a cualquier persona que portaba un teléfono móvil, un palo o actuaba de modo sospechoso”.

La orden venía de arriba ante la posibilidad de que civiles no armados fueran “observadores” o estaban implicados en ataques con bombas a las tropas invasoras en las carreteras de Irak.

Middle East Eye refleja como un exmiembro de la Marina Real británica que estuvo en Afganistán afirmó que uno de los altos oficiales del Reino Unido confesó a sus soldados que había sido responsable de la muerte de un niño afgano de ocho años.

A su vez, un antiguo soldado detalló a MME que él vio a tropas británicas mataron a dos adolescentes en Afganistán y que este hecho se intentó ocultar ya que los dos jóvenes estaban desarmados.

Armas de la época de la invasión soviética fueron colocadas por los soldados del Reino Unido junto a los cadáveres de los jóvenes para simular que eran milicianos talibanes confesó.

Otro soldado, veterano de la invasión de Irak en Basora, aseveró que sus oficiales habían declarado que protegerían a los soldados británicos en el país árabe ante posibles investigaciones.

“Solo digan que simplemente pensaban que sus vidas estaban en peligro, estas palabras les protegerán” afirmó.

Irak se invadió mintiendo a la opinión pública con la existencia de armas de destrucción masiva.

Fuente: https://kaosenlared.net/el-ejercito...

Categorías: antimilitar

“Mujeres con otros valores”: Helena Maleno

5 February, 2019 - 20:48
Categorías: antimilitar

Eragozpen Fiskala

3 February, 2019 - 11:18

Oficina de Objeción Fiscal en Bilbao, Donostia y Gazteiz.

Categorías: antimilitar

Las misiones militares españolas en el exterior costaron 838 millones en 2018

3 February, 2019 - 00:00

La participación de las Fuerzas Armadas en misiones internacionales tuvo un coste de 838,55 millones de euros el pasado año. Se trata de un total de 18 operaciones en las que están presentes más de 2.500 efectivos, según datos del Ministerio de Defensa.

Así consta en la documentación que el Departamento, dirigido por Margarita Robles, ha remitido a las Cortes Generales antes de la comparecencia de la ministra ante la Comisión de Defensa el próximo martes para desgranar los detalles de las misiones militares en el exterior.

España estuvo presente en 2018 en un total de 18 operaciones bajo bandera de la OTAN, la ONU, la Unión Europea, en colaboración con Francia y como parte de la coalición internacional de lucha contra el terrorismo yihadista.

Contribuyó con fragatas y buques cazaminas en el Mediterráneo y el Atlántico Norte

La misión más 'costosa' para el Gobierno española fue la participación de España en las Fuerzas Navales Permanentes de la OTAN, con un coste de 123,68 millones para dotar a la Alianza de una seguridad marítima permanente. España contribuyó con fragatas y buques cazaminas desplegados en el Mediterráneo y el Atlántico Norte durante periodos de dos o tres meses. A continuación, por su coste, se sitúa la operación en Líbano, que tuvo un presupuesto de 112,15 millones en 2018 y es la que cuenta con más efectivos españoles desplegados, un total de 610 para vigilar el cese de hostilidades con Israel.

Desde Irak a Letonia

También por encima de los cien millones de euros estuvo el despliegue de 551 efectivos en Irak para contribuir a la lucha contra el terrorismo mediante la formación y adiestramiento de sus fuerzas de seguridad. Por su parte, la presencia en Afganistán tuvo un coste de 10,81 millones.

Las Fuerzas Armadas españolas también se dedican a labores de adiestramiento en Malí, donde España contó con 310 efectivos en una operación a la que dedicó 83,89 millones en 2018. A ellos se suman otros 39,48 millones de la presencia en Senegal en apoyo a la misión EUTM Malí.

Por su parte, la operación Atalanta de control de la piratería en el Golfo de Somalia tuvo un coste de 73,10 millones, coincidiendo con la decisión de que su cuartel general se sitúe en Rota a partir del próximo mes de marzo. Defensa destaca la importancia para España de esta misión, cuya continuidad a partir de diciembre de 2020 está en proceso de revisión por parte de la Unión Europea.

En África, España también está presente en Somalia (2,57 millones) para el asesoramiento y adiestramiento del Ejército local, República Centroafricana (8,92 millones) y Gabón -en apoyo a la anterior- (19,47 millones).

Además participa en el Báltico en la operación de la OTAN en Letonia con 310 efectivos y un coste de 69,23 millones como medio de disuasión a Rusia. Y formó parte de la policía aérea en Lituania, a la que destinó un presupuesto de 51,75 millones.

Apuesta por la operación Sophia

En cuanto a la 'operación Sophia', España destinó a ella 62,8 millones de euros en 2018 y apuesta por su continuidad para la lucha contra la inmigración ilegal y las redes de tráfico de personas en el Mediterráneo. La misión está en prórroga provisional hasta el 31 de marzo. Además, las Fuerzas Armadas tienen desplegada una batería antimisiles en Turquía con un coste de 41,96 millones.

Otra contribución a la OTAN es la participación en 'Sea Guardian' para luchar contra el terrorismo y otras amenazas, con una participación de unidades navales, aéreas y estaciones de apoyo logístico; con un coste de 24,06 millones. España también mantiene una presencia mínima en Colombia (1,65 millones) y Bosnia (0,34 millones).

La financiación de las misiones internacionales es tradicionalmente objeto de polémica en las Cortes Generales debido a que los Presupuestos Generales del Estado solo incluyen una parte de su coste, alrededor de 300 millones. El resto de sufraga mediante el fondo de contingencia a través de partidas aprobadas por el Consejo de Ministros a lo largo del año.

Público

Categorías: antimilitar

“La mayor parte del armamento no podría fabricarse sin financiación de los bancos”

1 February, 2019 - 00:00

Enric Llopis
Rebelión

¿Cómo se sustenta el complejo militar-industrial? ¿Quién ofrece soporte económico para que fabriquen misiles, aviones de combate, bombas de dispersión, balas y armas nucleares? La banca mundial ha financiado con 526.159 millones de dólares a la industria del armamento durante el periodo 2011-2017, según la Base de datos Internacional de Banca Armada que publica el Centre Delàs d'Estudis per la Pau. Estados Unidos encabeza entre 2011 y 2017 la ratio de países en que la banca “participa en el negocio armamentístico”, con financiación al sector por valor de 375.032 millones de dólares, seguido de Francia (33.255 millones), Reino Unido (31.812 millones), Japón (21.925), Alemania (12.718 millones) y España (10.244 millones).

La plataforma financiera BlackRock financia, a través de fondos de inversión, acciones o bonos, con un total de 35.912 millones de dólares a empresas de armamento como Boeing, Honeywell International, Airbus Group y Northrop Grumman, entre otras (periodo 2011-2017). La entidad financiera JP Morgan Chase ha firmado operaciones –que incluyen créditos y emisión de bonos y pagarés de las empresas- por valor de 25.086 millones de euros con industrias armamentísticas como Honeywell International, Boeing y Loockheed Martin. Bank of América es otra de las sociedades destacadas en el negocio de las armas; en el citado periodo ha aportado financiación por valor de 4.496 millones de dólares a Loockheed Martin; 2.823 millones a Honeywell International y 2.141 millones a General Dynamic. Además de las financieras estadounidenses, las europeas también engrasan la maquinaria bélica. Por ejemplo Crédit Agricole y BNP Paribas, con sede en Francia, la británica Barclays o las alemanas Commerzbank y Deutsche Bank.

Un capítulo destacado es el de las armas nucleares. El informe “Don't Bank on the Bomb” (2018) de la ONG holandesa PAX ha publicado un listado de 329 bancos, fondos de pensiones, compañías de seguros y gestoras de activos financieros de 24 países, que proporcionaron –entre 2014 y 2017- financiación a empresas productoras de armamento nuclear; tres de ellas, las estadounidenses BlackRock, Vanguard y Capital Group, aportaban según el informe más de 110.000 millones de dólares a compañías como Airbus, BAE Systems, Boeing, General Dynamics, Lockheed Martin o Northrop Grumman; entre las instituciones financiadoras están el BBVA, Banco Santander y la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

En el estado español, la Campaña Banca Armada denuncia públicamente a las entidades financieras vinculadas con la industria de las armas. Forman parte de esta iniciativa el Centre Delàs, el Observatori del Deute en la Globalització, las ONG Setem y Justícia i Pau; el colectivo RETS, la asociación Fets-Finançament Ètic i Solidari; Alternativa Antimilitarista-MOC y, en el País Valenciano, la fundación Novessendes. Difunden el siguiente listado de bancos que invierten en empresas de armamento (2011-2017): BBVA (3.307 millones de euros); Banco Santander (2.430 millones); Bankia (181 millones); Banc Sabadell (96,9 millones); Caixabank (95,8 millones); Helaba (95,7 millones); Bankinter (49 millones) e Instituto de Crédito Oficial –ICO- (48,2 millones).

“Entre 2014 y 2017 el BBVA ha invertido 2.710 millones de euros en siete empresas que diseñan, mantienen o modernizan armamento nuclear”, afirmó en marzo de 2018 una activista de la Campaña Banca Armada durante la junta de accionistas del banco. En la reunión de los accionistas del Banco Santander, otra activista informó de que esta entidad concedió créditos a Honeywell International por valor de 129,5 millones de euros entre 2013 y 2017; la multinacional estadounidense es “una de las más implicadas en el complejo industrial de armamento nuclear, por ejemplo en el mantenimiento de los misiles Trident II”. Otro miembro de la iniciativa Banca Armada recordó en abril, durante la junta de Bankia, que la entidad financió con créditos por valor de 142 millones de euros entre 2011 y 2015 a la española MAXAM, gigante mundial en la fabricación de explosivos civiles y militares que exporta armas a Arabia Saudí (una coalición internacional liderada por este país inició en marzo de 2015 los bombardeos en Yemen).

Asimismo en una de las intervenciones, ante los accionistas de Caixabank, señalaron que este banco financió con cerca de 8 millones de euros a la empresa Indra, entre 2011 y 2016, a través de fondos de inversión, acciones y bonos; el estado español es, a través del SEPI, el principal accionista de Indra (18,7% de las participaciones); “entre los productos estrella de Indra figuran el caza Eurofighter, las fragatas de guerra F-100 o los helicópteros Tigre”, desplegados por el ejército español en Afganistán, informó la Campaña. Un campo de investigación y denuncia añadido es el de la relación entre las instituciones públicas y la banca armada. En marzo de 2018 el Centre Delàs y Setem publicaron un análisis sobre el Ayuntamiento de Barcelona, gobernado por Barcelona en Comú; la investigación concluye que el 48% de los pagos corrientes del consistorio se realizan con la banca armada. De hecho, el ayuntamiento barcelonés trabaja con Crédit Agricole y Société Générale (Francia), HSBC (Gran Bretaña), BBVA, Banco Santander, Bankia y Caixabank, entre otras entidades.

Audrey Esnault es economista, coordinadora de la Campaña Banca Armada –en la que participa desde hace tres años- y coautora del estudio “De la banca armada a la banca ética” sobre el consistorio barcelonés. También es autora, con Jordi Calvo, del estudio de caso sobre la Generalitat Valenciana, presentado el 23 de enero en el Colegio Mayor Rector Peset de la Universitat de València (en el País Valenciano gobiernan en coalición el PSPV-PSOE y Compromís con el apoyo parlamentario de Podemos). “El 95% de la deuda viva de la Generalitat Valenciana, al cierre de 2017, y el 88,7% de sus cuentas operativas (ingresos y pagos) en 2017 ha estado en manos de la banca armada”, señala el informe. El pasado 23 de marzo Audrey Esnault estuvo presente en la junta de accionistas del Banco Santander, donde recordó que –mediante créditos, emisión de bonos y pagarés- la empresa Leonardo recibió 178 millones de euros de la sociedad que preside Ana Botín; este grupo italiano (hasta 2016 Finmeccanica) es “responsable del desarrollo y el diseño del vehículo de transporte para el misil intercontinental estadounidense Minuteman III”, subrayó.

-P: ¿En qué medida depende de los bancos el complejo militar-industrial?

AE: Cuando estudiamos la ratio de endeudamiento de las empresas militares españolas, es decir, sus necesidades de financiación, llegamos a la conclusión de que tres de cada cuatro armas no podrían fabricarse sin la financiación de los bancos. Esta proporción es la que publicamos en la introducción del informe “Los bancos que invierten en armas” (Centre Delàs, 2016). El análisis no habrá cambiado mucho. Una de las formas de financiación bancaria es la participación accionarial directa en las empresas militares; asimismo un banco, o consorcio de bancos, puede otorgar préstamos a estas empresas (por ejemplo los créditos del BBVA a Airbus Group, Boeing y Leonardo); otra vía es comprar bonos y pagarés de las industrias militares o bien ofrecérselos a los clientes, a cambio de una comisión. Además los bancos pueden financiar las exportaciones del sector armamentístico; y ofrecer a sus clientes fondos de inversión con participaciones en las empresas de armas.

-¿A qué problemas se enfrentan los investigadores a la hora de revelar la vinculación entre empresas y bancos? Algunos gigantes de la industria bélica fabrican también para el sector civil…

Los grupos multinacionales son enormes y resulta muy complicado. Entre el 20 y el 30% de la producción de Indra es de uso militar. Esta multinacional española desarrolla tecnologías aplicadas al ámbito náutico y la aviación para los ejércitos, a la electrónica militar, simuladores de vuelo y sistemas de dirección de misiles. A escala internacional, el grupo Airbus –con sede en Francia- está especializado en la fabricación de aviones civiles y militares, además de helicópteros y misiles; al igual que Boeing, primer productor militar mundial, que también fabrica aviones civiles y militares. El problema es que hay una gran opacidad. Son más sencillas las averiguaciones si, por ejemplo MAXAM, cuyos explosivos militares podrían haber sido destinados a la guerra de Siria, realiza una inversión en su filial EXPAL, dedicada íntegramente al sector militar. El Banco Santander, el BBVA, Caixabank y Bankia conceden créditos a MAXAM. Para obtener la información, trabajamos mucho en red; colaboramos con organizaciones como PAX, también accedemos a la base de datos SABI, las revistas de Defensa o las páginas Web de las empresas y, cuando tenemos recursos, compramos datos primarios.

-Por último, la Ley 53/2007 del Estado español sobre el control del comercio exterior de material de defensa establece, en el artículo 8, que las autorizaciones de venta serán denegadas ante indicios de que las armas puedan emplearse “en acciones que perturben la paz” en un ámbito mundial o regional; y también “con fines de represión interna o en situaciones de violación de derechos humanos”. ¿Hay algún ejemplo reciente en que podrían estar vulnerándose las leyes?

El ejército de Arabia Saudí, que lidera las operaciones militares en Yemen, utiliza armas –como el Eurofighter- con componentes y productos electrónicos fabricados por Indra. Esta empresa tiene, además, un papel importante en la frontera sur, en el empleo de la tecnología contra las personas migrantes; de hecho, es la responsable de la construcción de una tercera valla en la frontera española con Melilla. Por otra parte, en abril de 2018 el Gobierno español firmó la venta a Arabia Saudí de cinco corbetas construidas por la empresa pública Navantia, que también podrían utilizarse en la guerra de Yemen. Entre 2015 y 2017 España vendió armas a Arabia Saudí por valor de 932 millones de euros, según cifras oficiales, cuando sabemos que la situación humanitaria en Yemen es brutal. Estas armas no tendrían que llegar allí.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php...

Categorías: antimilitar

Documental «Ongi Etorri»

29 January, 2019 - 16:53

El pasado miércoles 23 de enero se proyecto en la sala Bilborock de Bilbao el documental ONGI ETORRI. El evento tuvo mucha afluencia, se completo el aforo de 150 personas de la sala y varias decenas no pudieron entrar, a la espera de la próxima proyección.

En el 80 aniversario del bombardeo de Gernika, la plataforma ciudadana Ongi Etorri Errefuxiatuak convocó una marcha internacional bajo el lema “No más Gernikas” para reivindicar que Euskadi sea un pueblo de acogida para quienes huyen de sus países de origen por la guerra, el hambre...

Decenas de miles de personas entraron aquella tarde en Gernika en silencio impulsadas por ese anhelo. Este documental, grabado en Gernika ese día, cuenta la historia de 25 protagonistas de distintos lugares del mundo y que encarnan el drama y la lucha de las personas refugiadas y migrantes. Su relato construye un mosaico de dolor, miedo, fortaleza, solidaridad y esperanza. Porque «las armas, las guerras y la seguridad fronteriza son todo el mismo negocio», este documental trata de poner en perspectiva, desde las vidas de sus protagonistas, las causas profundas y las consecuencias de las migraciones

Este documental cuenta la historia de 25 protagonistas del drama de las personas refugiadas y migrantes.

Su relato construye un mosaico de dolor, miedo, fortaleza, solidaridad y esperanza.

Categorías: antimilitar

Páxinas