Historically, Australian medical schools have followed the British tradition by conferring the degrees of Bachelor of Medicine and Bachelor of Surgery (MBBS) to its graduates whilst reserving the title of Doctor of Medicine (MD) for their research training degree, analogous to the PhD, or for their honorary doctorates. A notable exception is the Bachelor of Medicine (BMed) joint program of the University of Newcastle and the University of New England. Although the majority of Australian MBBS degrees have been graduate programs since the 1990s, under the previous Australian Qualifications Framework (AQF) they remained categorised as Level 7 Bachelor degrees together with other undergraduate programs. The latest version of the AQF includes the new kamagra ireland buy kamagra category of Level 9 Master's degrees (Extended) which permits the use of the term 'Doctor' in the styling of the degree title of relevant professional programs.





Tortuga Antimilitar

Distribuir contido
Actualizado: hace 35 min 38 seg

Cospedal: “Si no tenemos seguridad, da igual tener sanidad pública o educación”

fai 8 horas 40 min

Lorena Gamarra

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, se ha reunido este jueves en el Pentágono con su homólogo estadounidense, James Mattis, con el que ha tratado, entre otros asuntos, el compromiso adquirido con la Otan de aumentar la inversión en Defensa hasta alcanzar el 2% del PIB en 2024. Esto supondría duplicar el gasto ya que, a día de hoy, España destina el 0,9% del Producto Interior Bruto. En la rueda de prensa posterior a este encuentro, al ser preguntada por la cantidad de dinero de otras partidas que habría que sustraer para alcanzar ese objetivo, no ha respondido con cifras concretas: “Si no tenemos garantizada nuestra defensa y nuestra seguridad, da igual tener garantizado el subsidio de desempleo, la sanidad pública o la mejor educación, porque lo primero que necesita un país es seguridad”.

Cospedal ha reconocido que España no piensa llegar al 2% antes de 2024, ya que cada país tiene su “guía” de cómo y cuándo se puede llevar a cabo: “Hay muchas maneras de realizar el gasto de Defensa y España lo hace en un modo en que cualitativamente aporta mucho a la Otan”, ha señalado refiriéndose a la participación de militares españoles en las diferentes misiones.

Actualmente, España es el segundo país de la Otan que menos dinero destina a la defensa en proporción al PIB, sólo por delante de Luxemburgo (0,42%) pero es uno de los colaboradores más activos en cuanto al envío de tropas a misiones de mantenimiento de la paz en el exterior. Además, participa en la misión liderada por Estados Unidos contra el Estado Islámico en Irak, donde recientemente ha aumentado el contingente español en 150 efectivos, que se suman a los 300 ya desplegados en misión de entrenamiento. Una aportación que, según la ministra, es “muy valorada”.

Combatir el terrorismo es otro de los objetivos de la Alianza Atlántica que ha remarcado Cospedal, que ha finalizado su intervención condenando el atentado que tuvo lugar este miércoles en Londres, a las puertas del Parlamento británico, en el que fallecieron cuatro personas y al menos otras 40 resultaron heridas.

Éste es el primer encuentro oficial entre los máximos responsables de la seguridad de España y Estados Unidos. Ambos coincidieron el pasado mes de febrero en la cumbre de Bruselas, donde manifestaron su interés por una futura reunión. Ya entonces, Mattis pidió a sus homólogos mayor apoyo a la defensa común si “no quieren ver que Estados Unidos modera su compromiso” con la alianza atlántica. El próximo 25 de mayo, Mariano Rajoy se verá por primera vez con el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el consejo de la Otan que tendrá lugar en Bruselas.

El Independiente

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cárcel para un capitán destinado a Afganistán por llevarse documentos secretos

fai 8 horas 40 min

María Peral

La Sala de lo Militar, del Tribunal Supremo ha confirmado la condena a un año y medio de cárcel por delito de relevación de secretos a un capitán de Infantería destinado en Afganistán a quien le fue incautada en su alojamiento abundante documentación reservada y confidencial de la OTAN y de la concreta operación en dicho país asiático, denominada ISAF. El capitán Varela Boira tendrá que ingresar en una prisión militar dado que el Derecho penal castrense no admite la suspensión de las condenas.

La sentencia considera probado que la información que se había procurado el oficial podía afectar a la seguridad de las operaciones y de las tropas desplegadas en la zona en el momento de los hechos (el año 2014), que eran mayoritariamente italianas, norteamericanas y españolas. más noticias

El Supremo ratifica la sentencia dictada el 22 de junio de 2016 por el Tribunal Militar Territorial Primero, que condenó al capitán por delito de revelación de secretos o informaciones relativas a la seguridad y defensa nacional a la pena de dieciocho meses de prisión, con accesorias de suspensión de cargo público, derecho de sufragio pasivo y suspensión de empleo durante el tiempo de la condena.

El caso se destapó a raíz de que, el 24 de marzo de 2014, el coronel español jefe de Estado Mayor de la Región Oeste en la operación multinacional “Reconstrucción de Afganistán”, en la ciudad de Herat, recibiese parte verbal de otro coronel italiano, dando cuenta de que el capitán Varela Boira, en comisión de servicio a su vez como jefe de analistas del Cuartel General de la citada Región Oeste, había solicitado unos días antes al TASO (Terminal Security Officer), un subteniente del Ejército Italiano, permiso para grabar unos CDs con información de la base de datos de la Sección de Inteligencia.

El citado TASO estimó que el grado de clasificación y el número y tamaño de los datos solicitados excedían de lo normal en estos supuestos, por lo que puso tal extremo en conocimiento de su superior, un teniente coronel que no autorizó la solicitud formulada por el capitán Varela Boira y ordenó bloquear preventivamente la cuenta ISAF SECRET a nombre del referido oficial.

Dos días después de formular su petición, el capitán volvió a reiterarla, poniendo de manifiesto que había dividido el material en clasificado y no clasificado, y que había reducido el número de archivos solicitados. El TASO comprobó que el número de archivos era prácticamente el mismo, y que en las carpetas de documentos no clasificados, creadas por el capitán Varela Boira, se encontraba documentación que sí lo estaba, junto con otra que no presentaba la clasificación original. El TASO puso estos hechos en conocimiento del mismo teniente coronel, quien volvió a denegar la autorización solicitada y, al día siguiente, como ya ha quedado expuesto, informó de los hechos al entonces coronel español.

Como consecuencia de esos hechos, el coronel elevó parte sobre la conducta del capitán al Mando de Operaciones del Estado Mayor de la Defensa, quien por resolución de 25 de marzo de 2014 acordó la incoación de expediente disciplinario a Varela Boira, como presunto autor de una falta grave prevista en el apartado 10 del artículo 8 de la Ley Disciplinaria de las Fuerzas Armadas vigente en aquella fecha, de “Incumplir las normas de obligada reserva sobre asuntos de servicio, sin causar perjuicio grave a la seguridad militar”.

En el seno de la instrucción del citado expediente disciplinario, el 26 de marzo de 2015, se practicó un registro en las dependencias en las que se alojaba el capitán Varela Boira, encontrándose en el interior de la misma “abundante documentación impresa en papel, y otra contenida en diversos tipo de soporte; información que resultó estar clasificada como NATO SECRET, ISAF SECRET y NATO RESTRICTED. Esta información podía afectar a la seguridad de las operaciones y de las tropas desplegadas en zona de operaciones, que en ese momento era, mayoritariamente, italianas, norteamericanas y españolas”, según los hechos probados.

El Supremo rechaza íntegramente el recurso planteado por el capitán, que entre otros extremos consideraba vulnerado su derecho constitucional a no declarar contra sí mismo. El alto tribunal destaca que en absoluto la condena del oficial se sustenta en el silencio que mostró en todas las fases procesales, sino en las pruebas de convicción practicadas como el testimonio del coronel citado en los hechos (hoy general de Brigada), que ratificó su parte; en la pericial realizada por un comandante del Ejército sobre el contenido clasificado y confidencial de los documentos que se hallaron en sus dependencias; o en la declaración de la comandante instructora del expediente disciplinario.

El Español

Categorías: Tortuga Antimilitar

Desmilitaricemos la Educación "precinta" el stand del ejército en el Salón de la Enseñanza

24 March, 2017 - 00:00

La plataforma Desmilitaricemos la Educación hace una acción reivindicativa delante de la parada del Ejército para mostrar su rechazo a la presencia de los cuerpos militares en el Salón de la Enseñanza.

Sònia Calvó

"Vigilad! Aquí hay un virus! Es el virus del Ejército, un virus militar! ". Con este eslogan y a modo de performance, una veintena de miembros de la plataforma Desmilitaricemos la Educación ha "precintado" el stand del Ejército en el Salón de la Enseñanza, que hoy abría las puertas de la 28ª edición. La queja de la plataforma, aunque no es nueva, sí que se ha mostrado más contundente que en anteriores ocasiones. Y es que este año el Ejército ha pasado de los 36 metros cuadrados habituales a casi 100. Un hecho que el portavoz de Desmilitaricemos, Jordi Muñoz, valora como una "provocación" y ha insistido en que no se trata de una oferta educativa sino de un "reclutamiento".

Muñoz hace esta valoración porque el Parlament de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona ya se pronunciaron en contra la presencia de las Fuerzas Armadas en el Salón de la Enseñanza y aprobaron una moción y una declaración institucional. La moción del Parlament insta al Gobierno catalán a evitar la presencia del ejército en cualquier centro educativo y de formación y a evitar también que esté presente en espacios educativos y promocionales como el Salón de la Enseñanza o el Salón de la Infancia. Por ello, desde Desmilitaricemos, hacen un llamamiento a las instituciones a cumplir con las mociones institucionales para la desmilitarización de la educación.

El Conseller de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget, ha querido quitar hierro al asunto: "El espacio que ocupa el ejército es menos del 1%, no nos centraremos en eso". Baiget ha insistido en que de los 8.500 metros totales que ocupa el Salón, la parada del Ejército no llega a los 100 metros y que, por lo tanto, "no representa ni un 1%". No obstante, promete, que pedirán explicaciones a Fira de Barcelona en la próxima Junta General. La consellera de Enseñanza, Meritxell Ruiz, ha afirmado que su departamento ya ha hecho "todo lo que tenía que hacer" en relación a este debate.

"Siempre hemos tenido problemas de capacidad". Así justifica el Coronel Delegado de Defensa en Catalunya, Luís Castuera, la ampliación de espacio. "Solicitamos más espacio para estar más cómodos y evitar aglomeraciones" ha afirmado. Castuera ha esquivado entrar en valoraciones en relación a la curva mediático de los últimos días. "Todos los ciudadanos tienen derecho a acceder al sistema educativo de las fuerzas armadas, no tenemos nada más que opinar" concluyó. Según datos consultados por este diario, en el año 2016 80 personas ingresaron para Militar de Tropa y Marinería de las Fuerzas Armadas en Catalunya. Un dato que contrasta con las 1.500 que ha asegurado el coronel Castuera que ingresaron en el Ejército en Catalunya.

En la parada del Ejército se acercan cada año unos 8.000 curiosos -según datos del Ejército-. Sin embargo, muchos se acercan más por curiosidad que por interés real. Como Martí Serrano, Oriol Alarcón y David Reyes, tres amigos de clase: "Yo no me lo planteo realmente, en realidad hemos venido a conocer otras salidas profesionales", aunque "si eres un chico aventurero que te gusta vivir aventuras está bien porque viajas mucho". Algunos, sin embargo, sí que lo tienen claro. "Me han explicado el oficio de militar, las oposiciones, los estudios necesarios... A mí me gustaría ser militar o policía. Para mí es una opción, me lo planteo realmente" asegura Erika Galán, de 14 años.

Desde la plataforma Desmilitaricemos se muestran optimistas y confían en que será el último año del Ejército en el Salón, un espacio que "enseña a matar y a resolver los conflictos de manera violenta, causando muerte, odio y guerras".

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cospedal negocia en el Pentágono el mayor aumento del gasto militar en democracia

24 March, 2017 - 00:00

Ángel Villarino

"Si no queréis que EEUU rebaje su apoyo, tenéis que demostrar que vais a respaldar nuestro sistema de defensa común". Palabra arriba, palabra abajo, el secretario de Defensa de Donald Trump, James Mattis, ha pronunciado esta frase en las decenas de conversaciones que ha mantenido con sus homólogos de los 27 países socios de la OTAN. Previsiblemente, volverá a repetir el mantra hoy ante María Dolores de Cospedal, que llega al Pentágono con el compromiso de que España aumente su gasto en defensa de manera significativa por primera vez desde su entrada en la organización atlántica en 1986.

Que la Unión Europea "costee su propia defensa por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial" es una de las grandes prioridades de la Administración Trump en política exterior. Y fuentes del Ministerio de Defensa español confirman que los socios de la OTAN (en particular EEUU) cuentan con el compromiso en firme del Gobierno español de ir pasando progresivamente del actual 0,92% del PIB al 2%. Sobre el papel, se trataría de doblar el gasto en menos de siete años. O lo que es lo mismo: un desembolso extraordinario de unos 12.000 millones de euros anuales, suficiente para pagar las pensiones de jubilación durante dos meses.

Un exfuncionario del Departamento de Estado asegura que España es uno de los países que más presiones recibirán para elevar su gasto militar, por su tasa de crecimiento económico y, sobre todo, porque es el tercero por la cola en el listado que elabora la propia OTAN con criterios propios. Quitando a Luxemburgo, una nación con 450 soldados profesionales cuya debilidad militar es un género humorístico en el norte de Europa (incluso inspiró esta película de Peter Sellers), solo Bélgica dedica menos porcentaje de sus recursos que España para la defensa de sus fronteras.

Oficialmente, el Gobierno defiende que el renovado interés por elevar el gasto de defensa no tiene nada que ver con la llegada de Trump. Desde Defensa insisten en que es un compromiso internacional que quieren blindar en esta legislatura ante un eventual cambio de Gobierno. “Obama insistió mucho con este tema, no es solo cosa de Trump. Lo que pide la OTAN es que se supere ese 2%, algo que hoy solo cumplen Reino Unido, Polonia, Grecia y Estonia. Además, un 20% tiene que dedicarse a inversiones como adquisición de material o investigación. Son objetivos razonables para la seguridad de España”, subrayan, aunque admiten que los plazos podrán ampliarse siempre que empecemos a incrementar el gasto de manera sustancial.

Voces académicas que llevan años estudiando el gasto militar español desde posiciones ideológicas enfrentadas coinciden en que lo primero de todo será estabilizar los presupuestos e introducir en la contabilidad oficial partidas que ya existen y que se han estado 'ocultado' durante años para no tener que pasar por el Congreso ni el escrutinio de la opinión pública. Especialmente los famosos programas especiales de armamento (PEA), con los que se lleva años financiando la compra de sistemas de defensa (aviones, fragatas, submarinos, etcétera) mediante créditos otorgados a las empresas por el Ministerio de Industria, entre 1.000 y 1.500 millones de euros anuales que después Defensa devuelve fuera de los Presupuestos Generales.

"Me consta que se están haciendo estudios internamente para agregar al presupuesto de Defensa los gastos extraordinarios de los PEA. Con esto, nos iríamos aproximando a ese 2% al que creo que tenemos que aspirar según vaya avanzando la recuperación económica", comenta Rafael Calduch, profesor de la Universidad Complutense y experto en seguridad internacional. En su opinión, el Gobierno está obligado a asumir este gasto "para la viabilidad de su defensa y para evitar que haya países ‘free rider' [gorrones] que se aprovechan de los demás, como ha hecho España en los últimos años". Un cambio de paradigma que ya estaba en marcha pero que Trump ha colocado como la gran prioridad de su mandato en política exterior. "Para ellos, lo importante ya no es Europa, sino Asia-Pacífico, y nos van a obligar a pagar antes que después por nuestra defensa", dice.

Pere Ortega, investigador del Centro de Estudios Delas por la Paz, lleva años publicando informes sobre el gasto militar español que arrojan cifras muy distintas a las que maneja el Ministerio de Defensa. Entre ellas, los PEA. "Por ejemplo, para falsear y esconder el gasto real y evitar el debate en el Congreso, el Estado ha utilizado un subterfugio: presupuestar una cantidad muy baja en el pago de programas de armamento y costearlos con un presupuesto extraordinario después. Esto se impugnó por la oposición en 2016 y el Tribunal Constitucional tiene bloqueados 1.824 millones de euros, que ahora obligan a aprobar en los Presupuestos Generales, algo que no va a ser fácil", recuerda. Las empresas que recibieron los créditos de Industria llevan casi dos años sin cobrar de Defensa y no pueden devolver los préstamos concedidos por Industria. Tras la llegada de Cospedal al ministerio, el Gobierno se ha comprometido a incluir la partida en los Presupuestos Generales del Estado, lo que sobre el papel ya supondrá un aumento de la partida de Defensa de en torno al 30%.

Desde el Ministerio de Defensa aseguran que a la OTAN no se la puede engañar con trampas contables. “Ellos tienen su propia metodología para medir el gasto. Los parámetros son claros y dicen lo que es gasto militar y lo que no". Llegar al 2% del PIB, concluyen, significa gastar más. "Los presupuestos de Defensa bajaron un 30% y en inversiones, un 50%. Y hay sistemas de armas imprescindibles que están en el último tercio de su vida útil y deberían ser renovados. Por ejemplo las fragatas F-80”, dicen.

En los próximos meses, se definirá cuáles son las necesidades de las Fuerzas Armadas “a largo, largo plazo” y se cerrarán las primeras propuestas para planificar el aumento progresivo del gasto comprometido con la OTAN y EEUU. El reparto genera expectativas diferentes en una institución que, como ocurre con la educación o la sanidad, ha sufrido duros ajustes durante la crisis.

Jorge Bravo, presidente de la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME) —lo más parecido a un sindicato que hay en las Fuerzas Armadas—, cree que la gran prioridad debería ser dignificar las condiciones laborales de la tropa y la marinería. “Se ha reducido el personal en más de 10.000 personas y no ha cambiado el modelo, por lo que hacemos el trabajo de los que se han ido. Cada vez tenemos que hacer más labores de limpieza, jardinería. Hay cuarteles muy viejos, con falta de higiene. Cuando salimos de misión, comparamos con otros países y es sangrante”, dice.

En el ministerio aseguran que el dinero también se utilizará para mejorar la situación de algunos cuarteles, aunque lo más acuciante es pagar los PEA y modernizar el armamento. “Algunos cuarteles podrían estar mejor, es cierto, y tendríamos que seguir trabajando en ello, pero lo importante es la operatividad de las unidades”. Lo más urgente para Defensa es “mantener el nivel tecnológico de nuestro ejército, renovar esas capacidades basándonos mucho en la industria española, que da puestos de trabajo y trae I+D”. Es decir, gasto en armamento, tecnología e investigación militar.

Además de sustituir las fragatas F-80 por otras nuevas (se habla de las F-110), las Fuerzas Armadas españolas empiezan a considerar urgente, por ejemplo, la renovación de los Harrier, cuya vida no irá más allá de 2025. Su sustituto natural son los F-35, a 120 millones de euros la unidad y 40.000 euros de mantenimiento por hora de vuelo. Los fabrica la empresa estadounidense Lockheed Martin, cuyos carteles empapelan frecuentemente la línea de metro que une Washington DC con el Pentágono, el lugar en el que la ministra Cospedal será recibida por Mattis.

El Confidencial

Categorías: Tortuga Antimilitar

Evacúan una ciudad de Ucrania tras la explosión de un depósito de armas

24 March, 2017 - 00:00

EFE

Un gran incendio se declaró esta madrugada junto a la ciudad ucraniana de Balakleya, en el este del país, como consecuencia de una explosión en un depósito de municiones, que ha obligado a organizar una evacuación multitudinaria, según informaron las autoridades.

"No tenemos datos acerca de posibles víctimas", escribió en su página de Facebook el fiscal militar de Ucrania, Anatoli Matios, tras informar del suceso.

Agregó que se ha creado una zona de seguridad de 7 kilómetros alrededor del lugar de la explosión, ante el peligro de que impacten proyectiles, y se han organizado dos puntos de evacuación. Según las autoridades ucranianas, se espera la evacuación de unas 15.000 personas. "Debido a la posibilidad de que aumente el aérea de las explosiones y del alcance de los fragmentos de los proyectiles se ha organizado la evacuación de las localidades de Verbovka y Yakovenkovo", añadió el fiscal militar.

Precisó que en los depósitos hay 138.000 toneladas de proyectiles y que el arsenal ocupa una superficie de 368 hectáreas.

La explosión, a la que siguió un incendio, que hasta el momento no ha sido sofocado, se produjo en torno a las 03.00 hora local (01.00 GMT) y provocó la detonación de varios depósitos con proyectiles de artillería.

Matios indicó que las investigaciones preliminares apuntan a que la explosión fue un acto de sabotaje.

El Servicio Estatal para Situaciones de Emergencia movilizó a 250 bomberos y artificieros, así como 50 vehículos de distinto tipo, para hacer frente al siniestro.

Balakleya, ciudad de cerca de 30.000 habitantes, se encuentra en la región de Járkov, vecina de las de Donetsk y Lugansk, parte de cuyos territorios se encuentran bajo el control de las milicias separatistas prorrusas.

Fuente: https://www.s21h.com/2017/03/23/eva...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Camins de Pedra i Aigua

24 March, 2017 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Denuncian que los funcionarios de la cárcel de Palma denegaron auxilio a un preso que se suicidó

23 March, 2017 - 00:00

Los médicos de la cárcel de Palma confirman las graves agresiones a un preso en el módulo de aislamiento "Seis funcionarios le desnudaron, arrastraron del pelo y golpearon" Testigos confirman torturas en el módulo de aislamiento de la cárcel de Palma: No son un hecho aislado

EL MUNDO.ES – (LOLA SAMPEDRO, PALMA).- Lo encontraron muerto en su celda, en la mañana del día de Nochebuena del año pasado. Estaba agachado e inmóvil, tenía 34 años y la noche anterior había dicho a su compañero que se suicidaría. De nada sirvió que su amigo avisara hasta en tres ocasiones a los empleados de la prisión, la Policía Nacional sólo barajó dos hipótesis: muerte natural o sobredosis de drogas. Ese mismo compañero de celda al que ignoraron, Juan R. S., ha interpuesto contra los funcionarios una denuncia por denegación de auxilio.

Juan R. S. avisó del grave estado de su amigo tanto a la directora del centro penitenciario de la capital balear, como al subdirector de seguridad y al servicio médico de Urgencias. Y lo hizo a través de instancias oficiales, que hoy aporta como pruebas en la denuncia criminal que ha interpuesto contra ellos por la posible comisión de un delito del deber de socorro o de homicidio por imprudencia grave, informa su abogado, Vicente Campaner, de Equipo 25.2, la asociación de ayuda a los presos de la cárcel de Palma.

Antes de remitir las mencionadas instancias, Juan R. S. "intentó que le ayudaran los funcionarios de garita del módulo 3, pero éstos, lejos de ayudarle, le amenazaron diciéndole, entre otras expresiones similares, que si no se callaba le iban a partir la cara".

En las tres instancias, fechadas y selladas el día anterior a la muerte, Juan R. se dirige a la directora de la prisión para rogarle que atienda a su compañero de celda: "Le comunico que el interno nuevo en el módulo, llamado Miguel, me ha dicho que esta noche se va a suicidar. Ruego le vea el médico, ya que va muy drogado, no lo veo bien". Y añade: "Haga un cacheo general, hay mucha droga".

En la instancia dirigida al subdirector de Seguridad, Juan R. S. vuelve a avisar de la gravedad del estado de su compañero y solicita que le vea el médico. También añade que él mismo ha sido amenazado.

En la instancia dirigida al servicio médico de Urgencias vuelve a insistir en que su compañero necesita ser visto por un médico: "No está bien, y los funcionarios me amenazan". En los tres avisos se puede leer subrayada en mayúsculas la palabra "URGENTE".

En la denuncia se pide que se tome declaración a los funcionarios mencionados, se les cite como imputados y se ofrezcan acciones a la familia del preso fallecido.

Fuente: http://www.derechopenitenciario.com...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ocio y negocio

23 March, 2017 - 00:00

Santiago Alba Rico

La Calle del Medio

No conviene abusar de las etimologías, pero a veces son útiles para introducir, con la historia de las palabras, la de de esos cambios materiales que han cambiado, junto a la realidad humana, su propio significado. En un mundo en el que el capitalismo, organizando y explotando el trabajo, centró todas las resistencias en torno al salario, como cifra de dignidad, y al horario, como condición de reposo y de biografía, conviene recordar que en latín el estado normal, original, ciudadano, era el “ocio”, el otium, término a partir del cual, como vocablo marcado o negativo, se formó la palabra “negocio”, el nec-otium, el trabajo entendido como servidumbre, también en el sentido de que era lo propio de los “siervos” o los esclavos. Mientras que hoy, bajo las presiones del capitalismo, interpretamos el “ocio” como un tiempo robado al trabajo, en la antigüedad clásica, al contrario, el trabajo era el tiempo robado al ocio, el tiempo engrilletado de los que -esclavos y mujeres- no se podían permitir la libertad. Que ese mundo clásico fuera severamente clasista y patriarcal no debe impedirnos explorar a nuestro favor la esperanzadora escala de valores, inversión de la nuestra, que lo caracterizaba.

Bajo el capitalismo, el ocio es el “resto”, el tiempo que resta, tras el cumplimiento de la jornada laboral. Para los griegos y romanos era, al contrario, la condición misma de la ciudadanía. El ocio, como opuesto al trabajo esclavo, era la posibilidad de inscribir la propia libertad en dos espacios indisociablemente ligados: uno la ciudad (la polis o república), donde se discutían entre iguales los problemas comunes. El otro era la academia. El término que los griegos utilizaban para lo que los romanos llamaron luego “ocio” es skholé, de donde procede nuestra palabra “escuela”. Los “ociosos” eran, pues, los escolares, los filósofos, los amantes del saber. ¿No resulta un poco desconcertante y provocativo? A la luz de esta inesperada etimología, podemos pensar entonces en los negociantes o negociosos -en esos “hombres de negocios” en los que nos gustaría que se convirtiesen nuestros hijos y con los que nos gustaría que se casaran nuestras hijas- como lo que realmente son: personas que, al renunciar al ocio, han renunciado a las dos ejes de la condición humana emancipada: la política y el saber. Los “hombres de negocios”, como los esclavos antiguos, son los hombres que no participan de la vida política y que no van a la escuela; los “privados” o “idiotas”, según otra etimología griega; y ellos son, como responsables apolíticos y sin saber de la economía, los que deciden desde fuera los destinos de la ciudad y el contenido de nuestras vidas individuales; es decir, de nuestro “ocio”.

Cuando pensamos en el capitalismo siempre pensamos en la explotación del trabajo, pero lo que realmente lo define es su presión sobre el tiempo libre. La conocida filósofa Hanna Arendt, que analizó de un modo muy bello esta relación antigua entre escuela, política y ocio, denunciaba con amargura que los ciudadanos -pensaba concretamente en los estadounidenses de los años 50- que se habían visto relativamente liberados del trabajo asalariado a través de horarios más benévolos no empleaban su tiempo libre, como los antiguos, en la política y el saber sino en el consumo. Hannah Arendt, al contrario que Marx, veía en en la producción y consumo ilimitado de mercancías una tentación inscrita en la “condición humana”, tentación que el progreso industrial y tecnológico había liberado de sus límites “naturales”. Ahora bien, las sociedades son precisamente complejos dispositivos colectivos concebidos para seleccionar, jerarquizar y estimular (o frenar) las tentaciones; es lo que llamamos “culturas” y las hay y las ha habido, casi todas malas pero no igualmente malas, de todos los tipos. La sociedad capitalista es una “sociedad de consumo”, no una timocracia o una teocracia, y lo es precisamente porque, al contrario que otros modelos anteriores, ha identificado el ocio con el consumo y ha convertido por eso mismo el ocio, aún más que el trabajo, en una de las llaves de su reproducción. El ocio, parafraseando una famosa frase, es la prolongación del trabajo con otro nombre; no dejamos de ser capitalistas cuando dejamos de trabajar, en nuestras horas libres, en el centro comercial, en internet o en Burger King. Ni siquiera en el cine, en el museo o en el sexo. Es lo que otro filósofo, Bernard Stiegler, ha llamado “proletarización del ocio” para referirse a ese proceso de colonización capitalista del tiempo libre en virtud del cual, del mismo modo que renunciamos como trabajadores al control sobre nuestros medios de producción, hemos renunciado como consumidores al control sobre nuestro medios recreativos. Nuestros placeres son tan poco nuestros como nuestros dolores. El ocio es, además, el verdadero negocio: sólo en España genera 28.000 millones de euros de beneficios al año.

Renunciando a aquello que los antiguos identificaban con el ocio -la política y el saber- es como si los humanos no dejásemos de trabajar nunca, como si siguiésemos en la fábrica o en la oficina tras concluir nuestra jornada laboral. Cuando podíamos pensar que la liberación relativa del trabajo en las sociedades occidentales nos iba a convertir por fin en ciudadanos, sin diferencias de género o de clase, nos hemos convertido todos en “consumidores”, al menos virtuales o potenciales, en un mercado -idealmente- sin diferencias de género o de clase que, sin embargo, pone el poder en manos de unos pocos “hombres de negocios” y destruye los recursos finitos del planeta. Para los antiguos “libertad” era libertad para el bien común y para la sabiduría; bajo el capitalismo, la libertad se reduce a la adquisición y destrucción acelerada de mercancías. En este sentido, como bien observa Luciano Canfora, la libertad neoliberal se ha separado, como su opuesto estricto, de la democracia, pero también de la “mayoría de edad” ilustrada. Lo único que “libera” la libertad del consumo es la niñez y la animalidad del hombre.

Tan importante es liberar el trabajo de la proletarización como liberar el ocio -porque es lo mismo- del consumo proletarizado. Leía con amargura estos días el libro El fin del homo sovieticus, de la flamante premio Nobel bielorusa Svetlana Aleksievich, estremecido por los testimonios de rusos antiestalinistas que creyeron en la perestroika como una posibilidad de recuperación del socialismo y se encontraron con Yeltsin, el bombardeo del parlamento y el establecimiento en diez días -los mismos que acabaron en 1917 con el zar- de un capitalismo salvaje. No se puede negar la responsabilidad de la URSS en la facilidad con que se impuso antropológicamente, frente al homo sovieticus, el consumidor mercantil. Pero en todo caso la Rusia de los años 90 debe hacernos pensar en lo que nos jugamos en todas partes. “El descubrimiento del consumo y el dinero fue como la deflagración de una bomba atómica”, dice un seguidor de Gorbachov decepcionado. Otro añade: “todos estábamos dispuestos a morir por la libertad, no por el capitalismo”. Y en el prólogo, la propia Svetlana lo resume así: “La libertad resultó ser la rehabilitación de los sueños pequeñoburgueses que solíamos despreciar en Rusia. La libertad de Su Majestad el Consumo. La consagración de las tinieblas, el afloramiento de deseos e instintos tenebrosos, de toda una vida secreta de la que apenas teníamos una vaga noción”. En una entrevista concedida tras la concesión del máximo galardón literario, la autora abundaba en esta idea: “Creíamos que lo más importante era abrir una puerta a la libertad y, cuando esa puerta se abrió, la gente corrió en la dirección opuesta (…) De cada una de estas personas bien vestidas ha emergido un monstruo terrible”.

Rusia, dice Svetlana Alexievich, no estaba preparada para ese cambio: “no tenemos las habilidades culturales para enfrentarnos a ello”. Es la humanidad la que no está preparada para la libertad salvaje, sin política y sin saber, del consumo; ningún país tiene las habilidades culturales para enfrentarse a ello. Parir y criar esas “habilidades” debe ser la tarea de todos los que creemos que otra libertad es posible y, aún más, necesaria si es que queremos decidir nuestros propios destinos y garantizar un mundo chapucero, pero habitable, a nuestros descendientes. El ocio, como política y como escuela, debe ser el verdadero trabajo de una humanidad encadenada a la naturaleza y liberada de los negocios.

Tomado de Rebelión

Categorías: Tortuga Antimilitar

Gajos

22 March, 2017 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cooperativas y comunas: La tercera vía de Rojava en el conflicto en Siria

22 March, 2017 - 00:00

Un viaje en el corazón de la revolución y en las estrategias de transición hacia una economía social. La multiplicación de los Komin y de las cooperativas, la experimentación de nuevos modelos de organización social, política y productiva.

“Cuando en el 2011 empezó la revolución sabíamos que el conflicto iba a desarrollarse en una guerra ente sciitas y sunnitas. Nosotros elegimos un tercer camino, el de la convivencia” nos cuenta Haval Jalil, co-presidente de la Tev-Dem, “la nuestra es una revolución cultural que comienza por el desarrollo y el fortalecimiento de las comunidades”.

Estamos en Qamishlo, la capital del cantón de Jazeera, una ciudad de doscientos mil habitantes en la frontera con Turquía. La región de Rojava se declaró autónoma en el 2012 y desde el año siguiente comenzó a experimentar formas de autogobierno inspiradas en los principios del confederalismo democrático, la teoría política y social que representa el punto de llegada de treinta años del movimiento de liberación curda. El confederalismo democrático mira a la superación del Estado-Nación a través del potenciamiento de comunidades organizadas en un modelo de democracia directa para construir una sociedad basada en la convivencia entre culturas y religiones diferentes, y sobre valores y practicas como la ecología, el feminismo, la economía social y la autodefensa popular. Se trata de una experimentación única en el corazón de Medio Oriente destrozado por la guerra, represiones brutales y fundamentalismos. Una experiencia que parece increíble si no la ves con tus propios ojos, sobre todo siendo en el contexto del feroz conflicto en Siria.

Quien escribe recién estuvo allá y puede testimoniar que lo que está pasando es una verdadera revolución. En los últimos tres años la auto-administración de Tev-Dem, la organización que conecta los partidos del Kurdistan siriano y los movimientos sociales, ha sido involucrada plenamente en la reorganización de las instituciones y la redacción de nuevas leyes. La unidad organizativa y decisional básica de la comunidad se llama Komin (común). Los Komin son organizados básicamente a nivel territorial, pero hay también Komin de mujeres o de grupos étnicos específicos. En cada barrio hay siete u ocho Komin que eligen representantes en los consejos de barrio y en los consejos ciudadanos. En los Komin se elaboran propuestas y demandas y se responde colectivamente a las necesidades de la comunidad. En los consejos ciudadanos llegan las propuestas de leyes para modificaciones, mejoras y finalmente para su aprobación.

Cada uno de los tres cantones de Rojava Jazeera, Kobane y Efrin, tiene hasta ahora una administración separada. Hasta el año pasado gran parte de estos territorios eran controlados por Daesh (Isis, en árabe). El YPG, la milicia popular y las brigadas de mujeres, el YPJ, recuperaron gran parte de estos territorios mediante combates y enfrentamientos muy violentos y duros. Hoy solo el cantón occidental de Efrin sigue separado del cantón de Kobane por una zona de amortiguamiento ocupada por el ejercito turco, a quien Daesh concedió la avanzada sin oponer alguna resistencia. A pesar de la discontinuidad territorial, el año que viene habrá elecciones para formar el primer “Gobierno confederal de la Siria del nord-este – Rojava” a través del sistema de democracia directa desarrollado en estos últimos tres años. Pero el verdadero corazón de la revolución curda es la estrategia de transición desde el modelo económico capitalista hacia un nuevo paradigma de economía social. “Queremos que nuestra economía se conforme por el 80 por ciento de cooperativas, no creemos en un modelo socialista que prohíbe la iniciativa privada. Nuestra idea es que cada persona tenga un rol activo en la sociedad y la trasformación tiene que darse paso a paso con la participación de la gente” nos cuenta Haval Rachid, co-presidente del Departamento de Economía. En Kurdistán cada cargo público es asignado a dos representantes, un hombre y una mujer, que ocupan el cargo de co-presidentes. Hasta hace tres años las cooperativas no existían en estos pagos, excepto algunas aisladas y desaprobadas experiencias ligadas al régimen de Assad. Hoy en el cantón de Jazeera son mas que cien y se multiplican a una velocidad impresionante.

Karsik es una cooperativa agrícola que queda a 120 km de Qamishlo en dirección de Aleppo: nació hace cuatro meses y tiene ahora 5000 socios consumidores residentes en las ciudades de Til Tamer y Dirbesye. “La administración autogestionada nos asignó 5 mil hectáreas. Tenemos un proyecto a largo plazo. En ocho años tenemos el plan de producir y transformar gran parte de los productos agrícolas y de ganadería. Ahora mismo vendemos verduras, maíz y leche, productos de un rebaño de 1250 ovejas. Los trabajadores cobran el 8 por ciento de la ganancia, todo el resto lo invertimos en las mejoras de nuestro proyecto, así haremos hasta que no sea completo” nos cuenta Aznad, uno de los campesinos que está participando de este ambicioso proyecto.

“Producimos sin elementos químicos y vendemos nuestros productos a nuestros socios a un precio mas bajo que el del mercado. Cada cuota social sale 100 dólares. Quine no tiene esa plata puede ser socio ofreciendo su trabajo o compartiendo las cuotas con otras personas. Cuando es necesario, los socios nos ayudan en el campo. Vamos a desarrollar un bosque y apenas tengamos el proyecto desarrollado vamos a abrir una casa rural para vacaciones. Estamos realizando un sueño” sigue Aznad, muy emocionado. Las cooperativas agrícolas son las únicas que tienen un subsidio directo de la administración autogestionada. Por el embargo económico y los recursos escasos las contribuciones son mínimas pero simbólicamente muy importantes para focalizar la atención en la importancia de la autosuficiencia alimentaria. Muchas cooperativas son impulsadas por el movimiento de mujeres Kogra-Star, que ya ha conformado al menos cincuenta cooperativas, sobre todo de pequeñas dimensiones: se trata de cooperativas agrícolas, de ganadería, artesanía, gastronomía y producción de alimentos. “Lorin” es una cooperativa que se dedica a conservar frutas de la estación. “Empezamos hace seis meses, y nos ocupamos de conservas para vender en nuestras comunidades y en las ferias. Al comienzo nuestros esposos no nos apoyaban, pero después se dieron cuenta de la importancia de este proyecto. El único capital que tenemos son nuestras manos, y queremos usarlas para participar” dice Sozda, una de las nueve socias trabajadoras, “y tenemos la idea de armar una cooperativa agrícola para producir directamente la fruta que necesitamos para nuestra producción”.

La cooperativas surgen de diferentes maneras: impulsadas por movimientos sociales, por los habitantes, por los Komin, que tienen que conformar por lo menos una cooperativa cada uno, o por filiación. En ese caso juega un papel importante Havgartin, la mas grande cooperativa de la región que tiene 26 mil socios.

“La idea surgió hace un año en el pueblo de Zargan durante la crisis del azúcar. Estamos bajo un embargo y los comerciantes capitalistas lucran especulando con los precios de los productos básicos. Así surgió la idea de conformar una cooperativa para comprar azúcar y venderlo a un precio mas bajo respecto del mercado. Desde el azúcar hacia otros productos el paso fue breve, así empezamos a involucrar a varios Komin para que nos compren. Al comienzo la cooperativa funcionaba como mayorista, hoy distribuimos productos de otras cooperativas e invertimos el 5 por ciento para crear nuevas, y ya desde nuestro impulso nacieron ocho mas” nos explica Zafer, miembro del consejo de administración “nuestro objetivo final es sustraer el control del mercado a los comerciantes y a los mayoristas que no sociabilizan la ganancia con las comunidades, y por eso vamos a conformar un banco para financiar nuevas cooperativas”.

Destacamos dos aspectos de ese proceso: la velocidad con que se está reorganizando la sociedad desarrollando un modelo inexplorado y el deseo de la gente de aprender, intercambiar y modificar el camino. “Estamos experimentando una nueva forma de organizarnos, tratamos de aprender desde cada error que cometimos en el día a día. No tenemos respuestas a todas las preguntas. Nos encantaría conocer mas de las cooperativas de otros países y lograr desarrollar nuevas ideas que puedan ser útiles a nuestro proceso revolucionario” concluye Zafer, mientras en la televisión siguen fluyendo imágenes de la guerra, con su atroz brutalidad y sus inextricables contradicciones.

Fuente: Dinamopress

Traducción al castellano por Alioscia Castronovo/Dinamopress

Fuente: https://rojavaazadimadrid.wordpress...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Karl Marx, su vida e influencia

21 March, 2017 - 00:00

Karl Marx es uno de los autores más citados de la historia, sólo superado por la Biblia o el Corán. Como autor, sólo Dios puede discutirle ese trono a Marx.

Y la comparación no es mala, pues como con en el caso del ser supremo , la imagen de Marx, ya fuera en estampitas, o en enormes murales, durante un tiempo fue invocada con una vehemencia similar a la del creyente monoteísta, del mismo modo que blandida y por supuesto utilizada al gusto del gobernante o partido de turno.

La influencia es tal que, durante el siglo XX, no pocas revoluciones, en todos los continentes se han erigió bajo la influencia del marxismo. Durante décadas, aproximadamente la mitad del territorio del planeta estaba regida por gobiernos que decían seguir de una u otra forma los escritos de Marx. De la misma manera que no pocos golpes de Estado y no pocas dictaduras han buscado su legitimación autoproclamándose guardianas contra el marxismo. Repetido como un mantra o conjurado como anatema, Marx ha sido, de una u otra forma protagonista del siglo XX.

No fue ningún revolucionario romántico, fusil en mano al pie de la barricada. Sus barricadas estaban echas d elibros, y montañas de anotaciones en cuadernos sobre una mesa de la biblioteca británica de Londres.

Dedicó gran parte de su vida a desentrañar el funcionamiento del Capital, del que su madre le dijo una vez que le habría gustado más que se hubiera dedicado a acumularlo en lugar de escribir sobre él.

En cualquier caso, legó un Cuerpo doctrinal de combate, que ha logrado colarse en la tanto en universidades como en el ámbito político.

Para escuchar el programa, pulse aquí.

Categorías: Tortuga Antimilitar

El poder impide saber y querer

21 March, 2017 - 00:00

Si los obreros de una fábrica quisiesen poner en cuestión el orden existente, toparían con la policía y, si el movimiento se generalizase, con el ejército. Se sabe, por experiencia histórica, que ni la policía ni el ejército son impermeables a los movimientos generalizados; y, ¿pueden aguantar contra lo esencial de la población? Rosa Luxemburg decía: «Si toda la población supiese, el régimen capitalista no aguantaría ni 24 horas». Poco importa la resonancia «intelectualista» de la frase: demos a saber toda su profundidad, vinculémoslo al querer. ¿No es cierta, y con cegadora verdad? Sí y no. El «sí» es evidente. El «no» se desprende de este otro hecho, igualmente evidente, de que el régimen social impide precisamente a la población saber y querer.

A menos de postular una coincidencia milagrosa de espontaneidades positivas de un extremo al otro de un país, todo germen, todo embrión de este saber y de este querer, que puede manifestarse en un lugar de la sociedad, es constantemente trabado, combatido, incluso, a veces, aplastado por las instituciones existentes. Par eso es por lo que la visión simplemente «psicológica» de la alienación, la que busca las condiciones de la alienación exclusivamente en la estructura de los individuos, su «masoquismo», `etcétera, y que en el límite diría: si la gente es explotada, es porque quiere estarlo, es unilateral, abstracta y finalmente falsa. La gente es esto y otra cosa, pero, en su vida individual, el combate es monstruosamente desigual, pues el otro factor (la tendencia hacia la autonomía) debe hacer frente a todo el peso de la sociedad instituida. Si es esencial recordar que la heteronomía debe cada vez encontrar también sus condiciones en cada explotado, debe encontrarlas en la misma medida en las estructuras sociales, que hacen prácticamente desdeñables las «posibilidades» (en el sentido de Max Weber) de los individuos de saber y de querer.

El saber y el querer no son puro asunto de saber y de querer, no tratamos con unos sujetos que no serían más que voluntad pura de autonomía y responsabilidad de parte a parte; de ser así no habría problema alguno en ningún terreno. No se trata tan sólo de que la estructura social sea «estudiada para» instalar, desde antes del nacimiento, pasividad, respeto a la autoridad, etc. Se trata de que las instituciones están ahí, en la larga lucha que representa cada vida, para poner a todo instante topes y obstáculos, canalizar las aguas en una única dirección, obrando a fin de cuentas con severidad contra lo que podría manifestarse como autonomía. Por eso es por lo que el que dice querer la autonomía y rechaza la evolución de las instituciones no sabe ni lo que dice ni lo que quiere. Lo imaginario individual, como se verá más adelante, encuentra su correspondencia en un imaginario social encarnado en las instituciones, pero esta encarnación existe como tal y es también, como tal, por lo que debe ser atacada.

Texto tomado del libro de Cornelius Castoriadis "La Institución imaginaria de la sociedad". Tusquets, Barcelona 2013.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Las mujeres que visitan las prisiones

20 March, 2017 - 00:00

Catalina Pérez Correa

El 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer, se conmemora la lucha de las mujeres por la igualdad. Este año, se ha convocado a una huelga para que las mujeres dejen de realizar las labores que realizan, muchas de ellas labores de cuidado del otro. Este 8 de marzo es un buen momento para visibilizar a un grupo de mujeres que pocos saben que existen pero que realizan una labor de cuidado fundamental pero pocas veces reconocido. Se trata de las mujeres que visitan y mantienen (económicamente) a las personas encarceladas en nuestro país. ¿Quiénes son? ¿A quiénes cuidan? ¿Qué implica para ellas esta responsabilidad de cuidado? ¿Qué pasaría con los internos del país si ellas dejaran de asistir dos veces a la semana a llevar comida, agua y otros bienes a los centros?

En 2014, realizamos un estudio en los Centros de Readaptación Social de la Ciudad de México y el Estado de Morelos para conocer a las personas que visitan los reclusorios. (Un recuento de ese estudio se publicó en la páginas de Nexos: acá). Queríamos saber quiénes son las personas que visitan las cárceles, a quién visitan y cómo ha cambiado su vida a raíz de tener a un familiar en prisión. Encontramos que si bien quienes están en las cárceles son principalmente hombres (95% de la población interna en los reclusorios del país son varones), quienes visitan las cárceles son, en su gran mayoría, mujeres (80% de las personas que encuestamos eran mujeres). Se trata de las madres, hijas, esposas, hermanas de los hombres y mujeres que están en prisión.

Las mujeres que visitan las prisiones son quienes mantienen los lazos sociales con las personas encarceladas (indispensable para lograr una efectiva reinserción social). Pero también son las que proveen los insumos que estas personas necesitan para vivir. Aquello que el Estado no le da a los internos en los Centros de Readaptación Social: agua, comida, medicinas, jabón, ropa, cobijas, zapatos, lo proveen estas mujeres. (El día del levantamiento de la encuesta, 94% de las personas dijo llevar cosas para ingresar al penal para su familiar/amigo.) Pero además de pagar por estos bienes es frecuente que tengan que pagar (a los custodios o a otros internos) por ingresar esas cosas a los Centros, como también para asegurar que familiares en prisión no sean golpeados, para que tengan una cama donde dormir o para que los mantengan en (o cambien a) los módulos donde pueden recibir visitas y trabajar. Deben pagar también a los abogados que prometen sacar a sus familiares de prisión y los costosos trámites que las más de las veces no sirven de más que para empobrecerlas más. Además, deben también trabajar para mantener a sus hijos y otros dependientes de las que se han convertido en las principales responsables.

Para subsanar estos costos (implícitos en el encarcelamiento de sus parejas, hijos, hermanos o padres), esta mujeres deben buscar trabajos y dejar a otras el cuidado de sus hijos. La encuesta incluso reveló que muchas necesitan mantener dos trabajos para solventar sus nuevas responsabilidades económicas. Sin embargo, como se trata de mujeres con baja escolaridad y sin experiencia laboral, el principal trabajo que encuentran es el empleo doméstico. Así, a raíz del encarcelamiento de su familiar, terminan cuidando a los hijos, o las casas, de otros, en detrimento de los propios. En otras palabras, las deficiencias, e ilegalidades, del sistemas —que a nadie le interesa corregir o que algunos incluso aplauden por considerarlas parte de la retribución que merecen los infractores (o presuntos infractores)— empujan a miles de mujeres a trabajar en el cuidado ajeno, un trabajo que nuestra sociedad insiste en mantener en la informalidad.

La carga de mantener y visitar a una persona en prisión, conlleva además costos sociales y familiares. Las personas encuestadas reportaron que a raíz del encarcelamiento dejaron de frecuentar amigos (51.6%), que dejaron de frecuentar vecinos (40.6 %), no poder llevar a sus hijos/nietos a la escuela ( 29.4%) e incluso, no poder cuidarlos (39.2%). Todo su tiempo se va en ir y venir del Centro de Readaptación o en trabajar para hacer las visitas. Además, 68.9% de las mujeres reportó haber desarrollado un problema de salud a raíz del encarcelamiento de su familiar. En suma, en el contexto penitenciario no sólo no se toma en cuenta quién cuida del otro, sino que se le castiga por hacerlo.

Es improbable que estas mujeres dejen de realizar las labores de cuidado de sus familiares en prisión. Pero el paro del 8 de marzo debe servir para traer a la luz las estructuras sociales que por una parte exigen el cuidado de otro pero por otra facilitan su menosprecio. En el caso del sistema penal, el 8 de marzo debe servir para visualizar a las mujeres que injustamente cargan el peso de las carencias del sistema penitenciario y al Estado indecente que incumple con esta obligación. Debe también ayudar a ver que permitir las ofensivas carencias de nuestro sistema implica permitir la marginación y empobrecimiento de cientos de miles de mujeres.

Catalina Pérez Correa
Profesora-investigadora del CIDE.

Fuente: http://www.nexos.com.mx/?p=31734

Categorías: Tortuga Antimilitar

Uno de cada cuatro encarcelados sufre patologías psiquiátricas

20 March, 2017 - 00:00

El Govern de Baleares tiene en marcha un programa específico para la reinserción de reclusos con problemas de salud mental.

DIARIO DE MALLORCA.ES – (AGENCIA EFE, PALMA).- Una de cada cuatro personas ingresadas en los centros penitenciarios presentan patologías psiquiátricas, según los responsables del programa del Grupo de Educadores de Carrer y Trabajo con Menores (GREC), que facilita la reinserción social, laboral y familiar de estas personas durante el proceso de salida del centro penitenciario.

La consellera de Servicios Sociales y Cooperación, Fina Santiago, acompañada por el director general de Planificación y Servicios Sociales, Andreu Horrach, visitó ayer este servicio de acompañamiento para personas con diagnóstico de salud mental que están o han estado cumpliendo condena en el Centro Penitenciario de Mallorca.

La consellera conoció durante su recorrido por las instalaciones a algunos de los 65 usuarios de este servicio, que les ayuda en su reinserción en la comunidad. Su departamento destinó el año pasado 185.021 euros a este programa que lleva 10 años en funcionamiento y, este año, es un servicio cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

Drogas Los responsables del programa, una de cada cuatro personas ingresadas en los centros penitenciarios presentan patologías psiquiátricas. Y si se incluyen el abuso o dependencia a drogas, una de cada dos personas ingresadas en prisión sufre algún tipo de alteración en su estado mental.

Para ayudarles, este proyecto prevé un acompañamiento y seguimiento intensivo a nivel individual y diferentes talleres a nivel grupal, así como un trabajo familiar y un trabajo de mediación y de acompañamiento a los recursos penitenciarios y comunitarios.

La cobertura del colectivo de personas con diagnóstico de salud mental a través de la creación de una red pública integral de atención a las personas es una de las apuestas de la Conselleria de Servicios Sociales y Cooperación para esta legislatura.

Fuente: http://www.derechopenitenciario.com...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Nuevo toro de Osborne

20 March, 2017 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Usted no irá a la cárcel. ¿O sí?

19 March, 2017 - 00:00

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN.COM – (FÉLIX TEIRA).- Solo he estado una vez en la cárcel. Algunos internos habían leído un libro mío y entré acompañado por el educador. Tras cada control las puertas se cerraban con un chasquido inquietante. Me costaba tragar saliva. La asistencia era voluntaria, pero la sala se llenó; en la cárcel hay que matar el tiempo, de eso se trata. Al final de la charla un preso de mi edad preguntó: «¿Qué se cree que lo separa a usted de mí?» Me desconcertó. En la cárcel están los otros, los malos. La cárcel y los manicomios son lugares de los que no se habla. Casi no existen. ¿Qué nos separaba? ¿Por qué él sí y yo no?

¿Se ha preguntado usted qué probabilidades tiene de acabar en el trullo? Conteste a estas preguntas y tendrá una aproximación estadística. ¿Es adicto a las drogas y no puede pagárselas? Si contesta afirmativamente, entra en zona de riesgo; el 65% de los reclusos tiene trastornos adictivos. ¿Posee un nivel educativo o profesional medio? ¿Sí? Vamos bien, porque el perfil del preso es de bajo nivel cultural y vive en un ambiente de exclusión. ¿Tiene pasta? Me refiero a dinero para ir tirando. Me alegro; además de que no necesita robarla, un buen abogado hace maravillas y suele evitar la prisión preventiva. ¿Es emigrante sin dominio del español y debe dinero a la mafia que lo trajo? Se lo pregunto porque el 30% de los 61.000 presos del país son extranjeros. Aunque sea un resumen tosco, el perfil del posible delincuente es un varón (sólo uno de cada diez internos son mujeres), de 30 a 40 años, con escaso nivel educativo o profesional, cercano a las drogas como consumidor o camello, a veces inmigrante no integrado, y sin una familia sólida que lo ampare. Además, la cuarta parte de los encarcelados tiene problemas psiquiátricos.

Vivimos en un país con índices delictivos bajos, por debajo de Suecia, Finlandia o Dinamarca que se suelen citar como seguros. Analizando el perfil del delincuente me vienen a la cabeza las palabras de J. A. Marina: «Lo que no arregle la escuela, lo tendrá que arreglar la policía o los psiquiatras». La educación debe prevenir las adicciones a la vez que el sistema económico tendría que corregir las desigualdades flagrantes. Es la manera de disminuir a la población de riesgo. Pero las prisiones son un mal absolutamente necesario porque siempre habrá venados que atenten contra las propiedades ajenas o la vida, por ejemplo el año pasado hubo 292 homicidios en España.

Como no contesté a la pregunta de aquel interno, me interesé por las condiciones de nuestras prisiones. Por si acaso. En general se respeta la dignidad de los reclusos y se ofrecen alternativas de trabajo y formación. Tanto los funcionarios de prisiones como los jueces de vigilancia penitenciaria ayudan al interno a soportar el trance de la privación de libertad. No quiero volver obligatoriamente a la cárcel, porque solo al salir tragué saliva con normalidad. Ya sé que no he mencionado a esos presos famosos, los de corbata de diseño y uñas negras, que ingresan por corrupción. Le recomiendo que vigile porque la tentación vive arriba. Si no quiere correr riesgos, haga como yo: les he prohibido a los amigos que asistieron a mi boda que me dejen Jaguars en el garaje y que me ingresen millones en las cuentas suizas.

Fuente: http://www.derechopenitenciario.com...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Guerra 3.0

19 March, 2017 - 00:00

Jesús Rodríguez

La guerra del siglo XXI es gris. Y sin tregua. No se declara, no se inicia con una acción hostil, con un Pearl Harbor, ni concluye con un Tratado de Versalles. Sus victorias y derrotas son ambiguas. Los nuevos conflictos carecen de frente de batalla y reglas de enfrentamiento. Hoy la guerra no se desarrolla en un espacio preciso, no sabe de fronteras y apenas de banderas. Incluso es difícil culpar a alguien por haberla provocado: puede ser un pirata informático, un oscuro equipo de operaciones especiales o un dron sin nacionalidad. El mundo libre, con sus ejércitos, rígidos y estancos, no está preparado para plantarle cara. La Convención de Ginebra ha saltado por los aires. En noviembre de 2016, el director del servicio de inteligencia español, el CNI, el poderoso general de cuatro estrellas Félix Sanz Roldán, alertó de esa nueva generación de agresiones al Consejo de Seguridad de la ONU, en Nueva York. Se reafirma durante una entrevista en su cuartel general a las afueras de Madrid: “Los ciberataques deberían estar recogidos en la Carta de las Naciones Unidas, en su capítulo VII, que define las amenazas y quebrantamientos de la paz y los actos de agresión. Sería un logro para la humanidad”.

No se equivoca. A las tres dimensiones clásicas del enfrentamiento militar (tierra, mar y aire) se han sumado en la última década otras dos igual de letales: el espacio y el ciberespacio, surcados por armas de alta tecnología capaces de acabar con los satélites de comunicación, vigilancia y orientación de una nación, o poner en jaque sus infraestructuras estratégicas o su sistema financiero. De atemorizar a la población, confundirla, engañarla y desmoralizarla; sembrar dudas sobre el resultado de unas elecciones o provocar el terror ante la posibilidad de un corte del suministro energético. Un enjambre de analistas del mundo libre intenta desentrañar la naturaleza de esa contienda sin nombre, pero muta como un virus. Es una hidra con infinitos rostros. Puede adoptar la forma de una cabeza nuclear, de un militante radical a bordo de un camión (en Niza o Berlín), un ejército fantasma (como el que provocó la anexión de Crimea por parte de Rusia) o una escalada armamentista de bajo coste basada en la tecnología de impresión 3D. En un mundo interconectado, el contagio es inmediato. “Se puede montar una buena en cualquier momento”, sentencia un estratega de la Armada.

Ya no se puede descartar nada. La guerra del siglo XXI es híbrida y también convencional. Militar y civil. De alta y baja intensidad. Con divisiones acorazadas y microcomandos de asesinos. Ambigua y sutil. Se mueve con facilidad en los suburbios de las grandes capitales y también en los territorios sin ley de los Estados fallidos, desde Siria, Irak y Nigeria hasta Afganistán, Libia, Malí, Sudán o Yemen. Las redes sociales son su vehículo de propaganda. Sus promotores son los Estados sin escrúpulos a los que se ha sumado un elenco de actores que van desde los grupos terroristas y el extremismo religioso hasta el crimen organizado, los traficantes de armas y personas o los señores de la droga. Y, en un segundo escalón, una compleja combinación de todos esos elementos. De lo antiguo, lo nuevo y lo novísimo.

La definición del estado de la cuestión por parte de los militares, diplomáticos y agentes de inteligencia consultados se reduce a una sola palabra: “Incertidumbre”. Que es el enemigo más implacable de la seguridad. Un general con tres estrellas y un destino estratégico va más lejos: “Vivimos el momento de mayor incertidumbre para la seguridad de la historia. La amenaza actual es incierta e indefinible. La incertidumbre se traduce en inseguridad. Y la inseguridad, en un sentimiento de malestar, nacionalismo y populismo. Un peligroso círculo vicioso”. Una afirmación que avala el general de cuatro estrellas Julio Rodríguez, jefe del Estado Mayor de la Defensa entre 2008 y 2011: “El esfuerzo en seguridad en las sociedades avanzadas es más elevado que nunca y, paradójicamente, la percepción de riesgo que tienen los ciudadanos es más alta que nunca. Hay que romper esa dinámica. La respuesta debe ser de toda la sociedad. A los nuevos conflictos hay que enfrentarse con capacidades militares, pero también con política, diplomacia y cooperación. Y con transparencia para que el ciudadano se sienta involucrado en la defensa. Y esté dispuesto a pagarla”.

El embajador español en el COPS, el Comité Político y de Seguridad del Consejo de la Unión Europea, Nicolás Pascual de la Parte, describe el actual orden internacional con tres términos poco tranquilizadores: “Imprevisible, frágil e inestable. Estamos en el centro de una tormenta perfecta”. No exagera el diplomático. En este momento, al catálogo de amenazas híbridas, se suma el retorno de una carrera armamentística sin precedentes, protagonizada por Rusia (que ha doblado su presupuesto e incluido en su arsenal submarinos indetectables, torpedos de altísima velocidad y drones navales capaces de portar armas nucleares), China (que entre 2014 y 2015 incrementó su gasto militar en un 167%, ha puesto en servicio su primer portaviones y tiene otros tres en grada y proyecto), Irán y Corea del Norte (con continuos ejercicios con misiles balísticos), India (eterno rival militar y nuclear de su vecino Pakistán) o Arabia Saudí (que ha duplicado su gasto, diversificado sus proveedores y casi se ha convertido en el mayor comprador de armas del planeta).

Al mismo tiempo, el gasto en defensa de los 28 socios de la UE se derrumbó casi un 10% entre 2014 y 2015, y el de Estados Unidos descendió ligeramente. Desde el comienzo de la crisis económica de 2008, los recortes han sido recurrentes en Occidente en materia de defensa. Tras la caída del muro de Berlín, en 1989, algunos pronosticaron el fin de las guerras convencionales. Y apostaron por acabar con los conflictos mediante operaciones quirúrgicas. Eran más baratas. Y menos impopulares. La realidad ha sido tozuda. La experiencia del último lustro ha dejado patente que en el marco de la OTAN son necesarios los drones y los bombardeos de alta precisión, pero también las unidades acorazadas, en Polonia y los países bálticos, o los aviones de transporte para alcanzar las fronteras avanzadas del conflicto. En su día, la frontera militar de Occidente fue Afganistán; hoy, la región del Sahel y sus ramificaciones hacia el Magreb.

Esa política de recortes en Europa ha llegado a la OTAN (21 de los países de la UE son socios de la OTAN, sin contar ya a Reino Unido), donde apenas Polonia y Estonia, además de Reino Unido, alcanzan el horizonte del 2% de su PIB en inversión militar, al que sus socios se comprometieron en la cumbre de Newport (EE UU), en 2014, en plena resaca de la anexión de Crimea por parte de Rusia. España solo gasta un 0,9% de su PIB en defensa, aunque esa cifra se eleva tres o cuatro décimas más por los créditos extraordinarios para programas de armamento y el gasto de las operaciones militares en el exterior.

Dentro de ese descenso continuo del gasto en defensa, en los cuarteles generales de los tres ejércitos españoles se repite este análisis: “En cada barómetro del CIS somos de los mejor valorados por los ciudadanos, pero luego ninguno está dispuesto a que se gaste ni un euro más en nada que suene a militar. Algo se está haciendo mal. Hay que explicar a la gente que la seguridad no es gratis. Y eso es cuestión de transparencia, planeamiento y comunicación estratégica”. En sus primeros pasos como ministra, María Dolores de Cospedal ha apostado por “un compromiso presupuestario a largo plazo”, que garantice una estabilidad de las inversiones en defensa por encima de los cambios políticos y económicos. “Solo de esa forma nos podemos enfrentar hoy a los retos de 2035”, asegura el capitán de navío Ignacio García Sánchez, subdirector del Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Seis analistas de los tres ejércitos reunidos en un vetusto salón del madrileño palacete del Ceseden (Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional), bajo la dirección del general Juan Díaz, concluyen que, para Occidente, la única forma de conjurar ese torrente de amenazas es ir en coalición con sus aliados. Y lograr la integración de los esfuerzos tecnológicos y de inteligencia de todos los socios de la OTAN y la UE. Hay que trabajar juntos. En defensa es clave la economía de escala. Sin embargo, el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se ha encargado de añadir su dosis de incertidumbre al inseguro escenario al calificar a la OTAN (que ha sido el paraguas de seguridad de Europa desde 1949) de “obsoleta”, y declarar que, si sus aliados no pagan sus facturas de defensa (no hay que olvidar que el 72% del presupuesto de la Alianza corre a cargo de EE UU), dejará de protegerlos. Incluidos los sitiados Estados bálticos. Trump concluía su análisis con esta afirmación: “Vamos a cuidar de este país antes de preocuparnos por todos los demás”.

También es posible visualizar las desavenencias de Occidente en materia de defensa con la salida de Reino Unido de la UE, uno de los Estados con mayor músculo militar (y el único con arma nuclear junto a Francia) de Europa; con las llamadas al nacionalismo de la derecha populista francesa (dispuesta a seguir el camino del Brexit); con los pactos bilaterales de algunos de sus socios frente al proyecto europeo y con la indecisión de Alemania a la hora de convertir su poderío económico en liderazgo de seguridad en el Viejo Continente. El antídoto frente a ese divorcio, según el embajador Pascual de la Parte, es apostar por más Europa. “Hemos estado adormecidos durante décadas bajo la protección de la OTAN y, en este momento de incertidumbre, hay que acelerar el paso y cumplir con nuestras obligaciones políticas y presupuestarias. Estamos de acuerdo en la teoría y ahora debemos pasar a la práctica. La Unión Europea debe definir cuáles son las amenazas comunes a las que se enfrenta, sus prioridades y las capacidades militares que necesita incorporar (que básicamente se trata de sistemas avanzados de telecomunicaciones, transporte de tropas, mando y control, y armas sofisticadas). Y crear una base industrial propia a través de la Agencia Europea de Defensa (AED). El problema es que la defensa es el último reducto de soberanía de los países. Tras adoptar la moneda única, es la última porción de soberanía que le queda a los grandes de la UE, y es difícil que se desprendan de esa prerrogativa. Pero hoy, ante la crisis de identidad europea, el progreso de la integración solo puede llegar de la mano de la seguridad común. Y en ese núcleo duro debe estar España junto a Alemania, Francia e Italia”.

Todo cambió el 11-S

El nuevo terrorismo ha cambiado la guerra. La transformación de la defensa de Occidente comenzó el 11-S. Antes lo acometió Rusia, tras cosechar 15.000 muertos en Afganistán. En 2003, la OTAN creó en Norfolk (EE UU) el Comando Aliado de Transformación (ACT), con 2.000 analistas. En España, el cambio se inició en 2005 de mano del general Sanz Roldán, “lo cual no ha sido una tarea sencilla, porque las Fuerzas Armadas son la organización más compleja que existe”. Se trataba de pasar de un planeamiento militar basado en un supuesto donde se conocía la identidad, posición y la fuerza del enemigo (un concepto de la Guerra Fría) a otro denominado “por capacidades”, donde el enemigo es asimétrico, disperso, híbrido y escurridizo, “y debemos contar con una caja de herramientas lo más variada posible para hacer frente a cada amenaza”, explica el general Juan Díaz, “ya sea en materia de proyección de las tropas, vigilancia, ciberdefensa o sistemas de armas”. La clave hoy no es contra quién ni dónde se va a luchar, sino cómo se le va a vencer.

Dicho todo esto, ninguna de las fuentes consultadas, civil y militar, confía en la viabilidad de un ejército de la UE, “aunque sí en un auténtico pilar europeo de la OTAN, con objetivos, fuerza y capacidad de proyección propios”, explica un general español. “Y la prueba más evidente de esa voluntad de seguridad compartida de Europa es la cláusula de defensa mutua descrita en el artícu­lo 42 del Tratado de la Unión: ‘Si un Estado miembro es objeto de una agresión armada en su territorio, los demás Estados miembros le deberán ayuda y asistencia con todos los medios a su alcance'. Que es similar al artículo Quinto de la OTAN. Es un primer gran paso”, concluye.

Si el inventario de los nuevos actores y amenazas para la seguridad de Occidente es interminable, el diseño de los ejércitos que les tienen que hacer frente abarrota toneladas de papel en los institutos estratégicos de medio mundo. El quid de la cuestión “es pensar en largo y actuar en corto”. Hablan de unas fuerzas armadas más pequeñas, modulares, en las que estén perfectamente integrados los ejércitos de tierra, mar y aire y con una absoluta complementariedad con los ejércitos aliados para evitar duplicidades. Donde se comparta la inteligencia y la tecnología. Se colabore con las fuerzas de seguridad, la sociedad civil y la empresa privada en asuntos como el terrorismo y la defensa cibernética. Unas Fuerzas Armadas flexibles, ágiles, en continua innovación y adaptación a la realidad, y con capacidad de reaccionar y proyectarse en horas, antes de que el conflicto se difumine y entre en la peligrosa zona gris. En las que prime la tecnología no tripulada y las operaciones especiales, pero sin dejar de lado las misiones convencionales, como el control de las aguas territoriales y el espacio aéreo, o las labores de emergencia en las catástrofes naturales.

Los oficiales del Estado Mayor reu­nidos en el Ceseden resumen esta avalancha de información en tres conceptos previos al empleo de la fuerza militar: “Disuadir, vigilar y prevenir”. En las nuevas guerras, la disuasión vuelve a ser clave. Y dentro de ella, como un ingrediente fundamental, la determinación de un Estado de actuar con todo su poder militar cuando sea necesario. “Y eso lo debe entender el malo. Esté donde esté y sea quien sea”, concluye un general.

El País

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ahir va tindre lloc la segona sessió de les Jornades de Cultura Popular "El Sarangollo"

18 March, 2017 - 11:59

Bé, després del campionat i taller de sarangollo amb Apolo al bar Cantó, ahir va tindre lloc al Centre Social de Perleta la segona sessió de les Jornades de Cultura Popular «El Sarangollo».

Vam començar amb la xarrada «Com parlen els ocells d'Elx?», a càrrec de Carles Segura i Llopes, filòleg i professor de la UA.

L'autor de «El parlar d'Elx a estudi: aproximació a una descripció» va apropar-nos, amb claredat i de forma amena, a les peculiaritats d'un parlar ric com el d'Elx, allunyat en alguns aspectes de l'estàndard; un valencià de frontera molt reivindicable i amb joies com «encarnat», «encarnella», «Plaça i Baix», «juguesca»...

I tot això aprofinant els noms autòctons dels ocells. Bé..., una xarrada per a filòlegs, ornitòlegs i gent amb curiositat.

I després, una agradable picaeta amb preus populars i un concert de Thinking Vespa, els quals ens van oferir un parell d'horetes de ball i diversió amb clàsics de Queen, Travis, John Lennon..., un ratet de bona música que vam compartir amb les amistats.

Us recordem que les jornades finalitzen el proper diumenge 26 de març amb una marxeta per la zona nord d'Elx. Adolfo Quiles ens mostrarà en «Camins de pedra i aigua» les obres hidraúliques que han abastit històricament el nostre poble, les canteres que durant milers d'anys han donat forma a la ciutat i, per descomptant, diversos tresors naturals.

Eixirem des de l'estació d'autobusos i des de Centre Doctor Caro amb l'autobus R-1 cap a Bonavista. I des d'allí tornarem a peu al poble.

Us esperem de matí, a les uit i mitja!

I com a regalet, ací teniu el nom il·licità d'algunes aus del nostre entorn...

begerugo

coeta

flaret

peuverd

gabre

llençol

Más sobre Tortuga

Categorías: Tortuga Antimilitar