Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 2 horas 15 min

Prohíben la manifestación en O Grove (Pontevedra) contra el uso del topónimo castellano no oficial 'La Toja' en un foro presidido por Felipe de Borbón en la isla

fai 9 horas 18 min

"Entre los patrocinadores de la cuarta edición del Foro, se encuentran empresas como Inditex, Hijos de Rivera, Iberia, El Corte Inglés, Deloitte, Abanca, Mapfre, Iberdrola, Google, Copasa y Gadisa."
Además, como se introduce, asisten los felipes, borreles y sáncheces de turno y se premiará al "pueblo ucraniano", cabe entender que al no rusófono.
Habiendo tanto personaje, tanta campanilla y tanto poder empresarial, ¿cómo se iba a emplear un nombre de una lengua cutre y menor como el gallego, por muy único topónimo oficial que sea, pudiendo usarse el término correspondiente del glorioso idioma español? Para el año que viene recomendamos que no sean tan timoratos y lo pongan directamente en inglés: Forum The Toya. Nota irónica de Tortuga.

La Delegación del Gobierno en Galicia ha prohibido la manifestación convocada por A Mesa pola Normalización Lingüística para el próximo día 29 de septiembre en O Grove contra la deturpación del topónimo A Toxa, el nombre oficial en gallego, en la denominación del Foro La Toja. Así lo ha denunciado esta entidad en defensa de la lengua gallega que asegura que, tras aceptar el cambio de hora solicitado por la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra, la concentración fue prohibida en base a un informe emitido por la Guardia Civil.

A Mesa afirma que existe un "especial interese" por impedir la presencia de movimientos sociales en la isla de A Toxa, a donde acudirán entre otros Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, o el presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda. "Somos molestos ao poder", lamenta este colectivo, que censura que el Gobierno ampare con recursos y con la presencia de sus representantes "o desprezo polo pobo galego e a súa lingua".

Esta circunstancia, según el presidente de A Mesa, Marcos Maceira, "ficou demostrado na pasada edición coa intervención violenta da Garda Civil contra as persoas que reclamabamos o uso legal do topónimo".

González y Rajoy repiten cara a cara en el Foro La Toja, al que irán el Rey, Sánchez y Feijóo

A Mesa estudia recurrir la prohibición de la Delegación del Gobierno y asegura que, pase lo que sea, el día 29 saldrá a la calle para reclamar el cumplimiento de la ley. "Todo o poder político e económico que se concrentrará na Toxa non dá impunidade para incumprir a lexislación", sentencian desde el colectivo por la normalización lingüística.

La Ley de Normalización Lingüística de Galicia establece, desde 1983, que la única forma oficial de los topónimos es la gallega.

Felipe VI inaugurará el foro

El rey Felipe VI volverá a ser el encargado de inaugurar, junto al presidente de la Xunta, Alfonso Rueda, la IV edición del Foro La Toja - Vínculo Atlántico, que se desarrollará entre el jueves 29 de septiembre y el sábado 1 de octubre en la Illa da Toxa, en O Grove.

Igual que hizo en las tres ediciones anteriores, según informa la organización y figura en la agenda oficial de la Casa Real, el monarca abrirá el evento en la tarde del próximo jueves, cuando también se hará entrega del II Premio Foro La Toja al pueblo ucraniano.

Durante las tres jornadas que durará el Foro, habrá conferencias, diálogos y mesas redondas sobre la seguridad energética en Europa, la ciberseguridad, la globalización, el papel de Latinoamérica y la invasión rusa de Ucrania. Está previsto que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, clausure esta edición en la mañana del sábado 1 de octubre.

El elenco de personalidades que acudirán al Gran Hotel La Toja incluye a los expresidentes del Ejecutivo central Felipe González y Mariano Rajoy; el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; el alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell; el expresidente argentino Mauricio Macri; y el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, entre otros.

Entre los patrocinadores de la cuarta edición del Foro, se encuentran empresas como Inditex, Hijos de Rivera, Iberia, El Corte Inglés, Deloitte, Abanca, Mapfre, Iberdrola, Google, Copasa y Gadisa.

Fuente: https://www.elprogreso.es/articulo/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Estanflación en Occidente y disputa por las materias primas en un mundo en guerra

25 September, 2022 - 00:00

Por Gabriel Merino |
Fuentes: Agencia Paco Urondo

En California, Estados Unidos, el litro de gasoil llegó a pagarse la exorbitante cifra de 2 dólares por litro, en un mercado que tradicionalmente tiene precios por debajo de la media mundial. Por su parte, la gasolina llegó a aumentar 60% en un año, aunque ahora esté retrocediendo junto con la caída de la demanda. Del otro lado del Atlántico la situación es más preocupante. Los precios del gas al mayoreo en Europa se acercan en promedio ya a los 200 euros por megavatio hora, frente a los 25 euros antes de la crisis. La inflación en Estados Unidos se situó en junio en 9,1% anual (cuarto mes consecutivo por encima del 8%) y en Europa 8,6%.

En ambos casos se trata de número que no se conocían en por lo menos tres o cuatro décadas. A ello se le agrega los dos trimestres de caída económica en EEUU (el primero de 1,6% y el segundo de 0,9%) y pronósticos recesivos en Europa para la segunda mitad del año, cuya tasa de interés negativa no sirvió para revertir el estancamiento estructural que se inició luego de la crisis de 2008.

Es decir, el Occidente geopolítico se encuentra, prácticamente, a las puertas de una estanflación, que expresa elementos coyunturales pero también cuestiones más de largo plazo.

En este escenario, Europa y EEUU se enfrentan a un conjunto de dilemas económicos y geopolíticos complejos. Entre otros, atacar la inflación subiendo las tasas de interés contribuye a un escenario recesivo, a la vez que puede hacer explotar la burbuja financiera (especialmente en bonos y tecnológicas) que se expandió en la última década de forma exorbitante, al calor de las tasas de interés por el suelo para evitar, justamente, una recesión mediante la financiarización de la economía.

Por otro lado, acordar con Moscú, desescalar la guerra económica a través de sanciones y frenar el proceso de desconexión económica con Rusia que golpea particularmente en el sector energético significaría tener que asumir una derrota estratégica en Ucrania, aceptando algunos de los objetivos fundamentales de Rusia, lo que incluye, entre otros, la integración del Donbás a su Federación, pero también las provincias de Jerson y Zaporiyia. Sería otro retroceso más en Eurasia que se sumaría a los de Afganistán, Irak y Siria.

La alta inflación es un fenómeno global, pero también tiene sus particularidades: mientras en América Latina los números tienden a ser más altos que en Occidente (con la gran excepción de Bolivia), en China, en cambio, la inflación de junio anualizada dio sólo el 2,5%.

Además, en relación a la inflación está el tema de la escasez, lo cual constituye un gran problema para los países periféricos y semiperiféricos con poca capacidad estatal para enfrentar estas situaciones, particularmente de productos básicos, que puede fácilmente convertirse en hambre. Lo más “triste” es que se trata de los países que en general producen dichos productos básicos, una muestra más de la dinámica desigual y combinada del capitalismo mundial, y de las relaciones de dependencia. Es el caso de Argentina y Brasil, potencias en la exportación mundial alimentos, pero que según la FAO se encuentran entre los países que tienen entre un 25 y 39% de la población con inseguridad alimentaria moderada o severa.

¿Cuáles son las causas?

Los medios “occidentales» dominantes parecieran afirmar a coro que la causa de todos los problemas es Putin. Sin embargo, el propio presidente de la Reserva Federal de EEUU observó que el problema de la inflación era anterior de la intervención de Rusia en Ucrania. De hecho, antes de la “operación militar especial” Estados Unidos ya tenía la inflación más alta en 40 años. También la propia BBC reconoce que “Incluso antes de que Vladimir Putin ordenara la ofensiva, a finales de febrero, la demanda mundial de gasoil ya excedía la oferta.” (15/06/2022)

La primer causa clave fue la Pandemia. El abrupto cierre de buena parte de la economía por el confinamiento produjo un desplome de la demanda —recordemos que el petróleo llegó a tener precios negativos (US$ -37)—, con una consecuente caída en producción e inversión. Eso luego se sentiría. Volver a poner en marcha «de golpe» la producción y logística mundial resultó complicado.

Este problema de lado de la oferta se dio junto a un enorme impulso estatal para sostener la demanda, provocando un fuerte desequilibrio. En este sentido, los bancos centrales de EEUU, UE y Japón emitieron casi US$ 5 billones, que a diferencia de la hiper-expansión financiera post-2008 no fue sólo a sostener y engrosar las burbujas para beneficio del poder financiero, sino también al bolsillo de los trabajadores.

En el caso del petróleo, una vez que tocó el piso de mayo de 2020, no ha dejado de tener una tendencia creciente, hasta alcanzar casi los 95 dólares por barril el 14 de febrero de 2022. A ello se le agrega que existe una nueva relación de fuerzas a nivel mundial, un avance de la multiplicad relativa, que se traduce en una mayor capacidad de la OPEP + Rusia para administrar la producción mundial e influir de forma decisiva en los precios. Ello se vio en la última semana cuando esta entidad sorprendió con un inesperado recorte de 100.000 barriles diarios, provocando una suba del precio del 4%.

La otra causa es la guerra en Ucrania, que es parte de un conflicto mundial, que articula elementos regionales y locales. Desde 2014 se desarrolla una Guerra mundial híbrida y por «pedacitos». De hecho desde entonces la guerra económica contra Rusia se expresó en 2754 sanciones, que en marzo de este año, a raíz de la intervención militar de Moscú, ya se habían duplicado. Vivimos una nueva escalada de un conflicto mundial. La Pandemia aceleró las tendencias de la transición geopolítica: el declive relativo de EEUU y el Norte Global y el ascenso relativo de China y potencias emergentes con centro en Eurasia. Con ello la Guerra Mundial Híbrida y Fragmentada (GMHyF) también cambió de fase e intensidad.

En otras palabras, el conflicto en Ucrania de Rusia vs la OTAN, que articula una guerra civil (desde 2014) y una guerra interestatal (desde 2022) es expresión de esta escalada de la GMHyF de baja intensidad a media. Y en toda guerra es crucial asegurar abastecimiento/reserva de materias primas. Es decir, hay una correlación histórica entre la guerra -particularmente aquellas guerras que son sistémicas, inherentes a las grandes transiciones histórico-espaciales de poder- y los precios de las materias primas.

Sin embargo, esto no es lineal y puede haber contratendencias coyunturales, como los períodos recesivos o los “alto el fuego. Además, hay que tener en cuenta que en la actualidad, aunque se trate de un conflicto sistémico que no va resolverse en el corto plazo -propia de la crisis de hegemonía y transición- la dinámica de esta GMHyF es distinta: resulta más volátil y fluctuante, aunque no pierde rasgos estructurales.La guerra económica contra Rusia

El otro elemento clave de esta guerra y del aumento de precios de las materias primas es la centralidad de la guerra económica contra Rusia. Las fuerzas dominantes en Washington y Londres entienden que es en la dimensión económica donde radica la principal debilidad de la potencia euroasiática y es allí donde desplegó su armas más potentes, arrastrando a Europa.

El problema de esta guerra económica de alta intensidad (con «toda la carne al asador», incluyendo la expulsión de la mayor parte de las entidades rusas del sistema de pagos internacional SWIFT) es que se hace sobre un gigante de las materias primas. Rusia es el primer exportador de Gas con nada menos que el 20% de la oferta mundial. Además es el segundo país exportador de petróleo (10%) y el primero de trigo (19%, a lo que se suma 10% de Ucrania). También es el principal exportador de fertilizantes (15,6%), el segundo de carbón, el tercer productor de oro, el segundo platino, el cuarto de plata y posee el 30% de los recursos naturales comprobados del mundo, en un país cuyas dimensiones equivalen a algo más de la novena parte de la tierra firme del planeta.

Otro dato que muestra el poderío relativo de Rusia, aunque ocupe un lugar de semi-periferia en la economía capitalista mundial, es que se trata del segundo exportador de armas del mundo, siendo de primer nivel (o con características de centro) en la industria de la defensa, aeroespacial y cibernética.

La importancia relativa de la economía rusa se subestima en la prensa anglosajona. Se llegó a comparar con Italia tomando PIB nominal. Pero su importancia es mucho mayor en términos cualitativos. De hecho, si medimos su PIB de acuerdo al poder de compra real o paridad de poder adquisitivo, el tamaño de la economía de Rusia es similar al de Alemania, ocupando el sexto lugar a nivel mundial con 4,7 billones de dólares. Este último indicador, junto con la capacidad de producción soberana de alimentos, energía y armamentos son clave para los análisis estratégicos (aunque no haya que tomarlo como absoluto), especialmente en un país que es una potencia en la producción armamentística y, por lo tanto, no paga en divisas la adquisición de equipamiento, ni dependen de otra potencia.

Otro dato que da cuenta de cierta fortaleza relativa de la economía de Rusia —o resiliencia como se dice ahora— es que a diferencia de otras economías que fueron sometidas a guerra económica, ésta se fue recuperando ya desde 2018 a pesar de las sanciones, luego del golpe inicial de 2014 y 2015. Esto en parte se explica por las capacidades relativas de Rusia en el despliegue de una economía de guerra post 2014 — esto se ve en el nivel de sus reservas financieras o enun presupuesto que cierra en 44 dólares el barril de petróleo—, pero también y especialmente porque tiene en China, pero también en India y otros países de Eurasia, un gran colchón estratégico.

Estas fortalezas se reflejan en la moneda rusa, el rublo, que fue la que más se valorizó en el año. De la devaluación inicial, cuando llegó a alcanzar los 139 rublos por dólar (a principios de marzo) hoy la paridad está en 61, mucho mejor que antes de la intervención militar directa en Ucrania.

Ello no quiere decir que Rusia no tenga debilidades. Es una semiperiferia económica —aunque con alto grado de control soberano de su economía y capacidades estratégicas, no es comparable a otras semiperiferias como Brasil— y la desconexión con Europa, el embargo y aislamiento del Norte Global van golpearla. Se estima que este año su economía se contraerá 4%. Mucho menos de lo previsto inicialmente por Occidente, que se ilusionaba con caídas del orden del 15% o 20%, pero aún así resulta importante y detiene la dinámica de la recuperación de los últimos años. Además, resta saber si logra reorganizar la cadena de suministros para su industria dependiente del Norte Global.

La desconexión energética entre Occidente y Rusia

Aquí aparece otro elemento clave del actual descalabro de precios y en donde también se ve que esta guerra económica contra Rusia tiene un vuelto importante para el propio EEUU y UE (con un horizonte un tanto catastrófico para esta última): la cuestión de la “desconexión” energética entre Occidente y Rusia.

Esta desconexión es uno de los grandes objetivos geoestratégicos y económicos de EEUU y las fuerzas globalistas y atlantistas estadounidenses y británicas, que la Unión Europea adoptó como propios, dando cuenta de su subordinación estratégica. Es un gran triunfo, al menos coyuntural, de estas fuerzas en la búsqueda por sobre-extender y desequilibrar a Rusia (como recomendaba la Rand Corporation en 2019).

El problema son los costos de esta estrategia. Hasta el año pasado Rusia proveía el 41% del Gas, 27% del Petróleo y 47% del carbón que consumía Europa. Los 155 bcm de gas ruso no se consiguen en cualquier lado (EEUU envió 22bcm en 2021). Y se necesita infraestructura que tarda años en construirse. La dependencia energética de Europa con Rusia era y sigue siendo estructural. Para dar una idea de la importancia de Rusia vale decir que en el caso del petróleo le siguió como proveedor Irak con 9%, en el carbón Estados Unidos con 17% y en el gas Noruega con 16%. Tampoco resultará sencillo en el corto plazo para Rusia redireccionar semejante volumen de exportaciones, aunque se ve beneficiada por los precios.

El Gas Natural Licuado estadounidense proveniente del fracking, al que ahora la propia UE se comprometió a apoyar/desarrollar para que le cubra sus necesidades energéticas tiene como horizonte el 2030 y es mucho más caro que el gas ruso directo por tuberías. Tanto el faltante como el aumento de los costos en el corto pero también en el mediano plazo, presionan sobre la competitividad de la industria europea. Fue el propio CEO de Volkswagen quién llamó a separar la estrategia europea de la estadounidense al calor de la enorme crisis de la industria alemana. Poco tiempo después dejó su cargo…

El embargo al petróleo ruso (se decidió reducir el 90% para fin de año) tiene efectos parecidos. Además se presenta la cuestión de qué hacer con las refinerías rusas en europa que destilan el 10% del combustible en Europa. De hecho, hoy tienen una enorme ventaja las refinerías que consiguen petróleo ruso con 30% de descuento. Ni que hablar, la ventaja de China y la India que se proveen de petróleo más barato, aumentando su competitividad global.

Los Estados Unidos y la UE bajo la conducción del establishment globalista quieren llevar adelante una enorme reestructuración geoeconómica, para asegurar a Europa como principal cabeza de puente euroasiática y construir un «Gran Occidente». Desconectar parece ser la clave. Pero la pregunta es cuánto aguantará Europa bajo estanflación. A las contradicciones en las clases y grupos de poder dominantes se suman crecientes manifestaciones nacionales en contra de la política de Bruselas, como recientemente se vio en República Checa, donde pedían seguir un camino más parecido al de Hungría.

Las ganancias económicas y estratégicas en la coyuntura fueron más que significativas desde la óptica geoestratégica de Washington y para las grandes transnacionales estadounidenses de la energía, como las tecnológicas en la Pandemia. El precio de las acciones de las petroleras de EEUU se dispararon en la bolsa ante la crisis de Ucrania.

Sin embargo, como viene sucediendo desde 2008, las consecuencias políticas, económicas y sociales de estas estrategias (ahora precios exorbitantes y escasez de los alimentos y la energía) terminan horadando su propia legitimidad política, agudizando las disputas entre fracciones de capital y las fracturas en los grupos dominantes, y agravando el malestar social en el Norte Global que alimenta el anti-globalismo.

América Latina

Para nuestros países exportadores de materias primas la gran cuestión es cómo aprovechar un escenario histórico de altos precios internacionales (más allá de las fluctuaciones coyunturales), a la vez que desacoplar los precios internos de los internacionales, ya que de lo contrario el escenario inevitable es de crisis social (al que se puede sumar el tema de la escasez). La cuestión central —como fue en la pandemia con algunas industrias y servicios— es quién/quiénes se apropia del excedente extraordinario y para qué se utiliza o se invierte. Ello tiene como trasfondo una gran puja distributiva por el excedente extraordinario -que es a la vez global y nacional- y una enorme puja política por proyecto de país.

Esta puja explotó hace unos meses en Ecuador, cuyo principal producto de exportación es el petróleo pero que sufrió un gran aumento de combustible. Dicha contradicción se había develado en octubre 2019 y recrudeció en el mes de junio de este año.

En este contexto cabe mencionar, como mencionó Evo Morales hace poco tiempo analizando la problemática de la inflación y el estancamiento económico de la Argentina, que la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia fue una de las claves de su milagro económico de los últimos 15 años. Desde allí se pudo redistribuir socialmente la renta hidrocarburífera y canalizar la misma hacia inversiones que procuren el desarrollo de las fuerzas productivas nacionales hacia mayores niveles de complejidad, a la vez que garantizar cierto nivel de ganancias para las transnacionales para asegurar acceso al capital y la tecnología más avanzada.

Fuente: https://www.agenciapacourondo.com.a...

Tomado de Rebelión

Categorías: Tortuga Antimilitar

La tele mata

25 September, 2022 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Por qué casi no hay picante en la comida española?

25 September, 2022 - 00:00

Rosa Molinero

Vaya por delante que, sí, que aunque nuestro recetario no sea esencialmente picante, todos conocemos algunos pimientos picantes en nuestra gastronomía, como las alegrías riojanas, las piparrak o guindillas de Ibarra, las cayenas, los indecisos pimientos de Padrón y hasta las ocho variedades de “pimientas” (que son pimientos) comunes en Las Islas Canarias, como las llamadas “de campana” o “cuerno de cabra”. Sin embargo, por lo general nuestras comidas no suelen condimentarse con mucho picante. De nuevo: sí, hay recetas picantes como los callos, el mojo picón rojo, las patatas bravas, las bombas o los caracoles en salsa picante, por nombrar algunos. Lo sorprendente es que después de tamaña empresa y fenomenal hallazgo -aunque nefasto capítulo de la Historia-, y tras haber nombrado oficialmente a los pimientos de esta forma en 1737 porque muchos recordaban al picor de la pimienta, pero multiplicado, el picante apenas tiene presencia en el recetario patrio.

(...) también ay muxo axí, que es su pimienta d'ella, que vale más que pimienta, y toda la gente no come sin ella, que la halla muy sana; puédense cargar cincuenta caravelas al año en aquella Española.

Así se refería Cristóbal Colón a aquellos pimientos picantes o ajíes -del tahíno ‘haxí'- que encontró en La Española por primera vez, en una carta fechada del 15 de enero de 1493. Sólo un poco más tarde, Pedro Mártir de Anglería hacía lo propio repetidamente en su De orbe novo, donde contaba que habían encontrado “unos frutos de sabor más pungente que la pimienta caucásica” y donde también hacía esta advertencia al rey, en una carta datada del 29 de abril de 1494, sobre las materias que le había enviado:

Sea que tú quieras gustar semillas, sea pedazos que verás caídos de las mismas, sea la corteza, ilustrísimo Príncipe, después de haber acercado el labio, tócalas apenas; de hecho, aunque no sean dañinas, sin embargo, por el calor intenso que provocan, son irritantes y queman la lengua, si se mantienen sobre ella por un tiempo largo (...)

Los pimientos de los que hablaban eran, muy posiblemente, distintos de los que más tarde se extendieron por Europa, ya que las variedades comunes en aquellas islas del Caribe eran la Capsicum chinense (como el habanero) y la C. frutescens (como la cayena o la brasileña malagueta). En cambio, se popularizaron los C. annuum, variedad en la que existen pimientos picantes y dulces, y que habrían llegado más tarde a la península desde México o América Central, de donde son originarios y donde existen cerca de un centenar de tipos.

Lo que sabemos a ciencia cierta es que España fue la puerta de entrada del pimiento al Viejo mundo, donde se extendió por los dos grandes imperios del momento a este lado del mundo: el de Carlos V, con las rutas comerciales desde España hasta Oriente Medio, y el del Imperio Otomano, que se expandía por el este y el sur del Mediterráneo y hacia los Balcanes y Hungría, donde productos elaborados con pimientos, como la lyutenitsa o la paprika, se elevarían siglos después a la categoría de símbolo nacional. Por otro lado, el tráfico de esclavos expandiría el cultivo de pimientos también por África, donde se convertirían en un ingrediente esencial de su cocina. Pero antes de todo esto, aún tenían que ocurrir muchas cosas.

Si seguimos viajando en la historia -montados en un chile serrano, si queréis- parece imposible de explicar el fracaso del picante en una sociedad que ya tenía gusto por él: las clases dominantes estaban acostumbradas a las altas dosis de la preciada y ‘pungente' pimienta (tal y como ya la definía Plinio en su Historia Natural, en el siglo I dC), que desde tiempos romanos hasta el medievo tuvo gran importancia en recetarios como De re coquinaria, de Apicio (I-III dC), De rustica, de Columela (c.42 dC), el Sent Soví (1324) o Lo Crestià, de Francesc Eiximenis.(1379-1372).

Una de las hipótesis que explican esta paradoja son los nuevos gustos asociados al cambio de época: el inicio de la colonización de América por los españoles suele marcar el fin de la Edad Media y el inicio de la Edad Moderna. “En aquel momento, las especias se empezaron a considerar como pasadas de moda en toda Europa, incluida España. El mundo cambió y la cocina también”, comenta Núria Bàguena, historiadora especialista en gastronomía. Y subraya que “la cocina romana y la cocina medieval, por mucha pimienta que se usara, no eran cocinas picantes”. En efecto: el picor de la pimienta proviene de la piperina, un compuesto distinto y mucho menos pungente que la capsaicina de los pimientos picantes, en una relación del 1%. Una cocina más grasa y dulce se abrió paso, para dejar atrás las potencia aromática del clavo, el jengibre o el cardamomo.

Comparte esta teoría la doctora en Historia Verónica Peña Filiu, que la señala como motivo por el que se prefirieron las variedades de pimiento no picantes y se integraron, en un principio, como verduras en el recetario español de la población más humilde. Además, añade que a pesar de haberse adaptado perfectamente al clima europeo, los pimientos no viajaron con las técnicas y recetas de sus lugares de origen. En palabras de la historiadora de la gastronomía Esther Katz en Chili Pepper: From Mexico to Europe (2009): “Los pimientos cruzaron el Atlántico de México a Europa, pero no con las mujeres que poseían los conocimientos culinarios para prepararlos”.

Katz destaca que en una primera fase de la introducción del pimiento, que corresponde al siglo XVI, estas hortalizas fueron llevadas a los jardines botánicos y de los aristócratas como planta ornamental y curiosidad. Como siempre, hubo quién pensó que por qué no llevárselo a la boca, y entonces se le adjudicaron unas propiedades medicinales hoy ya descartadas que los ricos de la época creyeron a pies juntillas. Paralelamente, el hecho de que no se consideraran tóxicos -como sí lo fueron los tomates- sumada a la fantástica adaptación de los pimientos a la mayor parte del clima español, hizo que los campesinos los cultivaran bastamente en sus huertos, según el médico sevillano Nicolás Monardes, que en 1574 confirmaba la gran extensión de la planta y el uso por todo el territorio nacional de aquella ‘pimienta de las Indias', que además resultaba muy económica.
El mojo picón es una de las elaboraciones picantes más conocidas de España. Debemos agradecérselo a Caco Senante. SABINA URRACA

No obstante, Colón no contaba con este último dato: él tenía grandes planes para los pimientos. Quería que fueran lo que hoy es la trufa o el caviar para nosotros, pero le salió el tiro por la culata. El historiador Gabrielle Moretti lo cuenta así: “su inicial entusiasmo por el pimiento se debe al potencial de explotación comercial que le calculó. Ya que no había encontrado las especias ni el oro que buscaba, pensó que los pimientos eran otro producto más que podría esgrimir como una nueva riqueza para España. Al mismo tiempo, celebró sus características organolépticas, capaces de sustituir a los condimentos aromáticos de Asia”. Fueron un argumento más para que su primer viaje no fuera considerado como un completo fracaso.

Precisamente, es en su bajo precio donde hallamos otra otra clave para resolver este enigma. La historiadora Jeanne Allard sostiene que tras los primeros cien años desde su llegada, los aristócratas perdieron interés en el pimiento precisamente por esta razón: su cultivo era tan fácil y su disponibilidad tan alta que los hacía muy baratos y nada exclusivos, de modo que quedaron despojados del simbolismo lujoso que el descubridor quería conferirle. No en vano, al pimiento se le llegó a conocer como “la pimienta de los pobres”, ya que era una forma económica de especiar las comidas de clases bajas, que se cree que eran usualmente hervidas y monótonas. Así las cosas, los pimientos no cumplían con el papel de marcador social que sí tenían otras especias: su exportación desde países orientales que eran considerados misteriosos, su escasez y su alto precio funcionaban para crear distinciones entre clases sociales.

En ese sentido, las investigaciones de Allard apuntan a un uso ininterrumpido de la pimienta por la clase pudiente española durante este período, de la misma manera que hicieron en Francia, donde a pesar de la caída en desuso de muchas especies, esta se mantuvo en el recetario junto con el clavo y la nuez moscada. “Ya que las especias habían pasado de moda, el pimiento picante hubiera sido demasiado pungente para el paladar del siglo XVII”, reflexiona. En efecto, en las fórmulas medicinales los pimientos picantes se combinan con vinagre o se confitan en azúcar, atendiendo también a la ya caduca teoría galénica sobre las propiedades frías o calientes de los alimentos que, en este caso, clasificaba a los pimientos como extremadamente calientes. Lógicamente, en los lugares donde los pimientos picantes tuvieron buena acogida preexistía un uso mucho más arraigado de las especias picantes, como en el sur de China, India, Indonesia o Sri Lanka, observa Bàguena.

A causa de esto, los campesinos cultivaron las versiones más dulces y menos picantes del pimiento, que primero secaban y empleaban para sazonar sus platos, consumían como verdura, y también como condimento de, por ejemplo, embutidos. “El chile se consumía a diario en Valencia, Murcia y Andalucía”, contaba el botánico Josep Quer (1695-1764) y era tan ampliamente apreciado que “ningún arroz o estofado se servía sin él”. Los actuales pimientos morrones son, con alta probabilidad, un cruce llevado a cabo por campesinos italianos de los llamados pimientos húngaros de cera, seleccionados por los búlgaros, y los conocidos como pimiento tomate. Fueron estas elaboraciones populares las que llevaron los pimientos por primera vez a la literatura -por ejemplo, Cervantes los menciona en Rinconete y Cortadillo, 1613- y a los recetarios españoles (Juan de la Mata, Arte de repostería, 1747) e italianos (también en el XVIII), húngaros, austríacos y franceses (en el XIX), dandóse una situación particular: la aristocracia quería un producto del pueblo llano y no a la inversa, como siempre ha acostumbrado a ocurrir.

Llegamos al final de la cuestión: ¿cuál fue, entonces, la primera receta picante española? Difícil determinarlo ya que las únicas recetas que nos han llegado lo han hecho por escrito, sea en poemas, epístolas, narraciones o, en efecto, recetarios. Néstor Luján, en su Historia de la gastronomía, comentaba lo siguiente: “Otros testimonios tenemos de los pimientos en la cocina popular española, aunque no aparecen en los remilgados recetarios cortesanos hasta bien entrado el siglo XVIII”, como también sostiene Katz. Con esa pista, me dirijo de nuevo a la historiadoria Núria Bàguena, quien desempolvará su volumen del Llibre de l'art de cuynar (1787) de Fray Sever de Olot, donde encontramos la primera receta donde se menciona el picante o, por lo menos, la que esta breve investigación comidista ha logrado encontrar:

Otro plato de perdices

Cuando las perdices estén bien limpias, las untarás con un poco de aceite y las dorarás en una parrilla. Después las pondrás en una cazuela con sal, un poco de aceite, perejil, hojas de laurel, pimienta, naranja o limón, algunas cabezas de ajo y un poco de harina, cuidando que el caldo las cubra. Cuando estén cocidas, las puedes sacar a la mesa, en una fuente, y espolvoreando la vianda con un ajilimójili de ajo, perejil y pimiento picante o pimienta. Este plato es de reyes y emperadores (y mío, y de los demás también, si lo comemos).

El País

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Nos importa lo que pasa en Irán?

24 September, 2022 - 00:00

En Irán están empezando a caer velos metafóricos y reales. Occidente mira hacia otro lado.

– Hay silencios sepulcrales que son una confesión de parte. Desde hace una semana, miles de mujeres –y, como se ve en la imagen que ilustra estas líneas, también de hombres– protestan en las calles de Teherán y otras localidades de Irán por el vil asesinato de la joven kurda de 22 años Mahsa Amini a manos de la Policía de la Moral (sic) del régimen teocrático por “llevar mal puesto el velo”. La brutal represión de las y los valientes que han salido a las calles se ha traducido en varias víctimas mortales. ¿Cuántas? Imposible saberlo en un país que tiene como seña de identidad el oscurantismo, y que se ha apresurado a bloquear la conexión a internet para que las noticias ni salgan de allí ni se extiendan entre una población que, por lo menos en parte, parece dispuesta a jugarse la piel para denunciar la asfixia a que les someten los fanáticos totalitarios que los gobiernan.

Causas y causas

– Mientras, y de ahí la primera frase de este texto, los medios más progres de la parte del mundo en que vivimos relegan a la última esquinita las imágenes y las informaciones que, a pesar de las dificultades, van llegando. Las comparaciones serán todo lo odiosas que quieran, pero qué diferencia entre este silbar a la vía y la cobertura a todo trapo (ojo, justificadísima) de las movilizaciones contra la decisión sobre el aborto del Tribunal Supremo de Estados Unidos. ¿Es que quizá en este caso no estamos ante un inconmensurable ataque a la libertad y a los derechos básicos de las mujeres? Pues aunque nadie lo diga en voz alta, se diría que, efectivamente, para buena parte del beaterío que nos da lecciones en materia de género, la imposición del pañuelo y la represión de las que no lo usan o lo “usan mal” no es una realidad que merezca reproche. Hay quien sostiene a estas alturas que es una cuestión cultural en la que no se debe entrar so pena de quedar como etnocentristas. O, más tremebundo todavía, quien porfía que llevar el velo es signo de empoderamiento.

Lo harán solas

– Para vergüenza de esas y esos trogloditas que se creen lo contrario, miles de mujeres están destapando sus cabezas en Irán, conscientes de las dramáticas consecuencias que les puede acarrear el gesto. En otros países islámicos, aunque sea muy tímidamente, empieza a extenderse el ejemplo, también exponiéndose a pagar un alto precio. No sabemos hasta dónde llegará su desafío, pero sí que, por desgracia, tendrán que hacer el camino sin contar con el apoyo de la mayoría de las principales señaladoras de injusticias de Occidente. Por lo visto, tienen otras causas a las que atender.

Fuente: https://www.deia.eus/opinion/la-vue...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Resignificación y dignificación de la escultura a la Paz mundial de Gijón

24 September, 2022 - 00:00

Asturies pola Paz hizo una actividad de resignificación y dignificación de la escultura a la Paz mundial de Manuel Arenas en el Lauredal de La Calzada en un hermoso atardecer gijonés.

Las personas asistentes mostraron su conformidad en reclamar al Ayto que ponga la placa pertinente que haga pedagogía e historia de esta obra: aprobada en el mandato del alcalde Palacios, y ejecutada en el siguiente, pero "olvidada" de caracterizar y recordar en dias tan señalados como el de hoy.

Tomaron la palabra al megáfono Yuri Sirleny, ex dipitada del Putumayo, Janaina Strozake del MST de Brasil, J Orozco del PAV-DDHH, y Carmen del movimiento de pensionistas, para expresar su rechazo a las guerras, a quienes las financian y se hacen millonarios con ellas, a quienes lanzan otras guerras contra los pobres, contra las personas diversas, contra la Mama Tierra.

El 21 de septiembre es el día internacional de la Paz, según Naciones Unidas.

La plataforma Asturies pola Paz se hace eco de la celebración en esta escultura a la Paz, en el Lauredal.

Explicitando el rechazo a las guerras, al militarismo y al incremento del enorme gasto militar.

Este año la ONU el 21-S lo celebra con el lema "Pon fin al Racismo. Construye la Paz".

Y afirma que:

"El racismo sigue envenenando las instituciones, las estructuras sociales y la vida cotidiana en todas las sociedades. Sigue siendo un factor clave de la desigualdad persistente. Desestabiliza las sociedades, socava las democracias, erosiona la legitimidad de los gobiernos, y ... es un flagelo que además se encuentra inequívocamente ligado a la desigualdad de género."

"Mientras los conflictos siguen estallando en todo el mundo forzando a muchas personas a huir, también hemos visto incidentes de discriminación y racismo en las fronteras. Al mismo tiempo que el COVID-19 continua atacando a nuestras comunidades, se ha producido un incremento en los los discursos de odio y violencia hacia minorías raciales.

Todos tenemos un papel que desempeñar en el fomento de la paz. Y la lucha contra el racismo es crucial para conseguirlo."

Además este día la red de Alcaldes y Alcaldesas por la Paz (nacida desde las propuestas de quienes han padecido el horror de Hiroshima y Nagasaki) está invitando a los municipios y organizaciones pacifistas a participar en una iniciativa de comunicación que comienza el 21 de septiembre, Día Internacional por la Paz, y continua hasta el 26 de septiembre, Día Internacional por la Eliminación de las Armas Nucleares.

La campaña quiere poner en valor el papel de los municipios y la perspectiva local en la construcción de paz; desde el territorio hasta el mundo. En coherencia con esta visión, el mensaje clave de la campaña será «La paz en el mundo comienza aquí: En las ciudades y los pueblos».

Recordamos que nuestro gobierno aún no se ha comprometido ni ha ratificado el Tratado que Prohíbe ya las armas nucleares, cuya campaña recibía el Nobel de la Paz en 2017, y cuyo tratado entró en vigor hace año y medio, siendo ya declaradas las armas atómicas ilegales.

Debe hacerlo con urgencia el gobierno español. Y debe renunciar al incremento de gasto militar que le trata de imponer EEUU y la OTAN.

Desde Asturies pola Paz seguimos exigiendo que los gastos militares sean destinados a fines sociales, y que la Cultura de Paz prevalezca en todas las esferas de la vida pública.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Numerosas detenciones de personas que protestan contra el reclutamiento forzoso en Rusia

23 September, 2022 - 00:01

Dada la inusitada censura y manipulación informativa que estos días vivimos en los países de la Unión Europea con respecto a lo que sucede en la guerra de Ucrania y en el interior de las fronteras de la Federación Rusa, recomendamos que la lectura de estas noticias se haga con las debidas precauciones. En cualquier caso Tortuga, además del propio esfuerzo bélico en Ucrania, condena la movilización militar decretada estos días por el gobierno ruso y se solidariza con las personas que allí la rechazan y que son reprimidas por ello. Nota de Tortuga.

Los detenidos por protestar contra la movilización anunciada por Vladimir Putin serán obligados a sumarse al ejército ruso

La información fue revelada por la ONG OVD-Info, que además cifró en casi 1.500 las personas detenidas este miércoles durante las manifestaciones por el anuncio del mandatario.

Luego del anuncio de Vladimir Putin de que Rusia convocará a cientos de miles de reservistas para intentar frenar la contraofensiva ucraniana en el Donbás, se registraron masivas protestas en todo el país que terminaron con al menos 1.300 detenidos.

Ahora, el Kremlin busca castigar a esos manifestantes y empezó a enviarles a algunos de ellos papeles de convocatoria para que se sumen al ejército.

Según la ONG OVD, que cifró en 1.453 la cantidad de detenidos, a algunos de ellos les quitaron sus teléfonos. “Hay casos aislados de detenciones preventivas mediante el sistema de reconocimiento facial en el metro. Se recibió información de cuatro departamentos de policía de que a los detenidos se les entregó una citación para la oficina de registro y alistamiento militar. En el departamento de policía de Falcon Mountain, uno de los detenidos fue amenazado con una causa penal y una pena de diez años por negarse a recibir una citación”.

En la misma línea informó el medio Nexta: “Las personas detenidas en las concentraciones contra la guerra en Rusia reciben papeles de llamada a filas. Algunos son dejados en los departamentos de policía para ser llevados directamente a la comisaría militar por la mañana”.

La organización de derechos humanos da cuenta de detenidos en Moscú, San Petersburgo, Yekaterimburgo, Perm, Ufá, Krasnoyarsk, Cheliábinsk, Irkutsk, Novosibirsk, Yakutsk, Ulán-Udé, Arjángelsk, Korolev, Voronezh, Zheleznogorsk, Izhevsk, Tomsk, Salavat, Tiumén, Volgogrado, Petrozavodsk, Samara, Surgut, Smolensk, Bélgorod y otras ciudades.

La Fiscalía de Moscú advirtió que castigará con hasta 15 años de cárcel la organización y participación en acciones ilegales.

También se castigará administrativa o penalmente difundir llamamientos a participar en acciones ilegales o a realizar otros actos ilegales en las redes sociales.

También se castigará hacer llamamientos a los menores de edad a participar en actos ilegales.

En la capital hubo al menos 409 detenidos y en San Petersurgo al menos 444, según la misma fuente.

Protestas
Se registraron protestas en casi 30 ciudades de Rusia tras los anuncios de Putin.

En el centro de Moscú, donde hubo cientos de manifestantes en la calle Arbat, las detenciones por parte de los antidisturbios comenzaron nada mas arrancar la protesta, según pudo comprobar la agencia EFE.

Los congregados gritaron “no a la guerra” entre aplausos y “Putin a la trinchera”.

Un manifestante con un cartel de protesta fue arrestado enseguida por los agentes y se lo llevaron.

Otros coreaban “la Policía es la vergüenza de Rusia”.

“¿Por qué hacen esto si a ustedes mañana mismo los van a mandar a la guerra de Ucrania?”, se dirigieron algunos a los agentes.

“¿Morir por qué, a santo de qué?”, añadieron.

Entre los cánticos también se podía escuchar “vida para nuestros niños”, en referencia a las declaraciones del jefe del Comité de Defensa de la Duma o Cámara de Diputados, Andréi Kartapólov, de que los primeros movilizados serán suboficiales de reserva de menos de 35 años y oficiales de menos de 45 años.

Los ciudadanos intentaron crear cadenas humanas para evitar las detenciones, mientras que los policías crearon cordones para impedir el paso de los manifestantes, que tienen la intención de bajar por la calle Arbat hasta llegar al Ministerio de Exteriores.

Poco después las fuerzas del orden comenzaron a despejar la zona y empujar a los manifestantes hacia el comienzo de la calle peatonal.

(Con información de EFE)

Fuente: https://www.infobae.com/america/mun...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Marlaska sin vergüenza

23 September, 2022 - 00:00

Marlaska sin vergüenza

Lucila Rodríguez-Alarcón

Que el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, no tiene vergüenza no es ninguna novedad. Siempre ha sido un personaje con un perfil público fuerte. Tiene un libro de memorias sin haber llegado a los 60, algo que comparte, por cierto, con nuestro presidente Pedro Sánchez. El ministro tampoco se caracteriza por su simpatía desde los tiempos en los que era juez. Y sabiendo todo esto no dejo de sorprenderme a mí misma cuando me indigno al ver a este señor explicar de manera indolente que los que murieron en la valla el pasado 24 de junio prácticamente se lo buscaron. Me someto sin medida a este ejercicio que no me aporta nada y me trago una comparecencia inaceptable donde una persona responsable políticamente de la muerte de varias decenas de personas dice sin inmutarse que no ha pasado nada.

No le da vergüenza a este señor que nuestro país haya participado directamente en la muerte de estas personas. No le da vergüenza haber puesto a los miembros de las fuerzas de seguridad el estado en dicha situación. No le da vergüenza mentir abiertamente, por omisión, y evitar dar las cifras reales que se estiman de muertos y desaparecidos. Estamos hablando de 74 personas según la AMDH, organización de derechos humanos de Nador. 74 hijos, hermanos, amigos, primos, 74 jóvenes. 74.

Marlaska me gana en no tener vergüenza. Yo no podría ser tan fría y tan cínica. Mucha gente con la que comparte espacio de gobierno tampoco. Marlaska lleva toda la legislatura boicoteando la política de migraciones que propone Escrivá. Y este último ha ido organizándose discretamente como ha podido poniendo remedios históricos pero insuficientes a un sistema migratorio que es inhumano y como siempre dice el investigador Gonzalo Fanjul, idiota.

El problema de la falta de vergüenza de Marlaska es que la ejerce con mi dinero, con el dinero de todas, incluidas las personas inmigrantes de nuestro país, que alimentamos las arcas del Estado con nuestros impuestos -por si acaso recordemos que el IVA lo pagamos todas-. Como servidor público, debería el ministro representar los valores que ha jurado defender. Debería sentirse abrumado por las muertes, debería haber respondido como otros organismos que defienden nuestros principios y han abierto investigaciones. Pero Marlaska prefiere estirar la ventana de Overton hasta límites insospechados y explicarnos que la vida es así de dura y que si te acercas a la valla puedes acabar muerto. Además, superando cualquier límite, también nos sugiere que la ley acaba donde empieza su criterio y acepta que se efectuaron un centenar de devoluciones en caliente, algo que es ilegal. Ilegal. El ministro del Interior justifica muerte e ilegalidad, y lo hace sin vergüenza. Y a aquellos que le han pedido explicaciones en nuestro nombre los ha acusado de demagogia. "La respuesta fue proporcional", eso ha dicho.

En este marco narrativo ya estamos preparadas para soportar lo insoportable. La próxima puede ser que nuestra Benemérita sea la que mate. Así empiezan todas las historias de miedo, con personas sin vergüenza que nos hacen creer que la humanidad no tiene interés, que la impunidad es algo natural y que no pasa nada por matar a unos, que se puede seleccionar quienes merecen nuestro apoyo y quienes nuestro yugo. Y un día te levantas y a quien quieren matar es a ti. Porque sí, es así de duro, en temas de derechos o los tenemos todas o acabaremos por no tenerlos ninguna. Hoy hemos perdido mucho en el Congreso. Y lo hemos hecho sin rechistar en manos de una persona que no tiene vergüenza.

Público

Marlaska ve "oportuno y proporcionado" el operativo policial en la tragedia en Melilla

El ministro del Interior insiste en la actitud "organizada y violenta" de los migrantes que protagonizaron el salto a la valla del 24 de junio, en el que murieron al menos 23 personas, potenciales refugiados.

Jairo Vargas Martín

Ninguna sorpresa después de tres meses de silencio. "No hubo masacre en suelo español", no hubo devoluciones en caliente de posibles refugiados, sino "rechazos en frontera" legales, los agentes marroquíes no actuaron en España y la Guardia civil actuó correctamente.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha comparecido este miércoles en el Congreso para dar explicaciones sobre la tragedia ocurrida en la valla de Melilla el pasado 24 de junio. Aunque en su primera intervención ha aportado pocas novedades. El operativo policial que intervino fue "oportuno y proporcionado" ante un grupo "organizado y violento" que protagonizó un "asalto" a la frontera española

La autocrítica ha sido escasa, por no decir inexistente. Marlaska ha insistido alrededor de diez veces en la violencia "de 1.700 personas organizadas contra unos cien agentes" españoles. Pero también ha querido ubicar los hechos en territorio marroquí antes las dudas levantadas por algunos diputados. Ha hablado en repetidas ocasiones de la "tragedia en Nador", ante las voces que ubican en suelo de Melilla tanto las vallas como las instalaciones en las que se produjo el salto y las muertes. "Los hechos suceden en territorio nacional de un país soberano, de manera muy tangencial tiene lugar en España", ha insistido. "No hay dudas de la territorialidad marroquí", ha querido zanjar.

Aquel viernes, más de un millar de personas, en su mayoría potenciales refugiados de Sudán, se aproximaron hacia el paso fronterizo del Barrio Chino, entre Melilla y la ciudad marroquí de Nador. Unos 500 llegaron hasta la valla, algunos trataron de saltarla y otro grupo logró forzar las puertas de acceso mediante el uso de una radial, ha resumido el ministro. Hubo duros enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad españolas y marroquíes contra unos migrantes que llevaban días siendo hostigados y perseguidos por los gendarmes en los bosques de Nador cercanos a la ciudad autónoma.

El antiguo paso para el porteo ubicado en el punto del Barrio Chino de Melilla, cercado por tornos individuales, se convirtió en un embudo donde se produjeron avalanchas y aglomeraciones humanas envueltas en una nube de gases lacrimógenos, pedradas de migrantes y gendarmes marroquíes y el uso de abundante material antidisturbios por los agentes españoles. Aquel "embudo" sucedió "en tierra de nadie", ha dicho Marlaska en su intervención inicial, de apenas 20 minutos.

Fue la mayor tragedia ocurrida en un perímetro fronterizo español. El número de muertos sigue siendo un misterio. Marruecos reconoció 23 fallecidos, otras organizaciones hablan de 27, 37 y hasta 72. La Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) en Nador denuncia que hay unos 70 desaparecidos tras los hechos. No se conocen los resultados de las autopsias de los cuerpos, lo que establecería las causas de las muertes. Marruecos las achacó a asfixia en la avalancha por aplastamiento, pero también por caídas desde lo alto de la valla.

Es la primera vez que el ministro se enfrenta al escrutinio de los diputados tres meses después. Desde el PP y Vox han centrado sus críticas en la falta de medios policiales en la frontera y la escasa fiabilidad de Marruecos, sin abundar en la vulneración de derechos que aprecian las ONG y han documentado este y otros medios españoles in situ. Otros diputados, incluidos los socios de gobierno e investidura del PSOE, han exigido respuestas sobre varios asuntos clave para esclarecer las responsabilidades.
Los agentes marroquíes "pasan, pero no actúan" en España

En primer lugar, a qué se debió la entrada de gendarmes marroquíes en territorio español para devolver a los migrantes que cruzaron la valla. El diputado Jon Iñarritu, de EH Bildu, ha sido de los más insistentes en este aspecto, junto al del PNV Mikel Legarda, que ha criticado la falta de previsión de este salto ante las constantes redadas marroquíes los días previas en los campamentos.

Marlaska lo negó categóricamente en sede parlamentaria el paso junio. En esta ocasión no ha podido negar la evidencia de las imágenes recogidas por Público, aunque no ha querido abundar en ellas. "No mentí, señor Iñarritu", ha dicho. Aunque su explicación ha sido ambigua: "Por razones de infraestructura concreta, [los gendarmes marroquíes] algunos días pasan [a suelo español], pero no actúan. Eso es lo que que pasó. Son simplemente entradas a los fines de infraestructura, no actúan en territorio de soberanía española". Ni una palabra más.

"Hemos dado un paso desde junio", le ha reprendido Iñarritu. Sin embargo, las imágenes muestran a agentes marroquíes deteniendo y llevándose al otro lado de la valla a varios migrantes que estaban ya en suelo español. "Le invito a que vea los vídeos, señor Marlaska", ha continuado.

¿Muertes en suelo de Melilla?

Otros diputados inciden en que las muertes se produjeron en territorio español, ya que según el Catastro, las instalaciones no están en suelo marroquí, aunque estén al otro lado de la valla, que se construyó en suelo español hace décadas.

Marlaska lo ha negado una y otra vez, y ha acusado de demagogia a los diputados que lo han señalado. Sin embargo, Iñarritu ha sido claro: "No lo digo yo. Son los planos que se me facilitaron desde su Ministerio sobre la delimitación de España. Es el Catastro, IGM [Instituto Geográfico Nacional] y son los tratados internacionales de España. Toda la valla está en territorio español, igual que la infraestructura fronteriza. Si quiere regalar territorio a Marruecos, a Bildu no le va a importar mucho", ha ironizado.

También han cuestionado las devoluciones en caliente indiscriminadas de potenciales refugiados, la brutalidad de la policía marroquí. En especial el portavoz de Unidas Podemos, Enrique Santiago, socio del Gobierno y, por lo general, bastante tibio su crítica al ministro. En cambio, sí ha señalado el hecho de que los solicitantes de asilo subsaharianos no pueden acceder a las oficinas de asilo que se instalaron en Ceuta y Melilla.

Santiago: "No podemos hacer distinciones por el color de piel para personas que buscan protección"

"No podemos hacer distinciones por el color de piel para personas que buscan protección. Centros como el de Pozuelo [de Alarcón, para gestionar la llegada de refugiados ucranianos] igual tenemos que hacerlos también para gente de Sudán o Chad que no llegan a Pozuelo, sino a Ceuta y Melilla", ha enfatizado Santiago.

Sin embargo, el ministro insiste en las devoluciones practicadas "fueron rechazos en frontera", plegados a la legalidad del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y a la del Tribunal Constitucional tras aquella sentencia de 2020 que avaló la devolución automática de dos migrantes en Melilla.

Marlaska ha dado la misma respuesta a los diputados de EH Bildu Jon Iñarritu, a la de ERC María Dantas o a la de la CUP Mireia Vehí, que han denunciado los retornos automáticos de personas vulnerables a un lugar donde se les estaba agrediendo. Las devoluciones incluyeron a heridos, menores y personas cuya solicitud de asilo habrá sido aceptada en España, tal y como han señalado diferentes ONG y numerosos testimonios de los devueltos en caliente a Marruecos que recogieron Público y otros medios días después de la tragedia.

"No se puede aceptar que fue una actuación adecuada. Ningún ciudadano razonable puede aceptarlo. Ante al menos 23 muertos muertos no puede haber una actuación proporcionada", ha recriminado Legarda, del PNV. Para Marlaska, el ataque a las fronteras de los migrantes lo justificaría todo. "¿No se pueden controlar las fronteras sin tratos inhumanos y degradantes?", le ha preguntado la diputada Mariona Illamola, de Junts per Cat.

"España paga, Marruecos mata"

Dantas, con las palabras "masacre en Melilla" plasmadas en la camiseta, ha protagonizado una de las intervenciones más duras, sobre todo en los relativo a los acuerdos con Marruecos en política de control migratorio. "España paga y Marruecos mata. Europa paga y Marruecos mata", ha dicho la diputada de Esquerra, que ha recriminado que las autoridades no abrieran las puertas para dar asistencia sanitaria "a personas que estaban agonizando" al otro lado". El ministro no ha dado ninguna respuesta a esta pregunta que también han planteado otros diputados.

"Criminalizar a las personas migrantes es un discurso de extrema derecha", le ha afeado Dantas al ministro. Y Enrique Santiago también ha opinado lo mismo. "Decir que el operativo policial fue proporcionado es comprar el discurso de la invasión", ha dicho el diputado de Unidas Podemos.

Desde Bildu, la CUP y ERC ha exigido que el Ministerio haga públicas las imágenes de las cámaras de seguridad de las vallas, "como hizo el PP después de la tragedia del Tarajal". Entonces, los agentes españoles dispararon pelotas de goma a un grupo de migrantes que cruzaba a nado haca Ceuta. Murieron al menos 15 personas. Sin embargo Marlaska se ha escudado en que la Fiscalía y el Defensor del Pueblo están investigando los hechos y ese el cauce adecuado para mostrar las grabaciones. "Sea valiente y gane al PP en transparencia. Lo tiene fácil. Muestre las imágenes", le ha retado Iñarritu.

Público

Marlaska y la masacre de Melilla

Andrés García Berrio
Abogado y codirector de Irídia (Centro por la Defensa de los Derechos Humanos)

Este sábado se cumplen tres meses de los hechos más graves que han tenido lugar en la Frontera entre España y Marruecos: al menos 40 personas murieron y centenares resultaron heridas, según los datos ofrecidos por la organización Caminando Fronteras, tras la intervención policial conjunta llevada a cabo entre Marruecos y España ante el intento de entrada mediante el puesto fronterizo del Barrio Chino entre Nador y Melilla del pasado 24 de Junio.

Este miércoles ha comparecido en el pleno del Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre los hechos el Ministro Fernando Grande-Marlaska. El relato de los hechos del Ministro se ha centrado en criminalizar a las personas que intentaron entrar con la misma intensidad que ha defendido la intervención policial a ambos lados de la valla. El relato de los hechos, más cercano a una crónica literaria que a una intervención de un Ministro de Interior, ha carecido completamente de datos objetivos. La intervención inicial, y aún más aún la réplica a las intervenciones parlamentarias, ha sido preparada para pasar de puntillas, para desviar el tema. En definitiva, para evitar y ocultar la verdad.

Ha decidido, nuevamente, avalar la intervención policial marroquí. Ni siquiera una breve mención al hecho de que entre el material antidisturbios que utilizaron se hallaba el lanzamiento de piedras de grandes dimensiones, muchas de ellas lanzadas hacia el lado español de la valla desde lo alto del puesto fronterizo. Porque está claro, "las personas que trataron de asaltar la valla eran un grupo violento y organizado controlado por mafias" y las fuerzas de seguridad marroquíes actuaron de manera proporcional.

El Ministro nuevamente ha afirmado que fue proporcional y oportuno el uso de fuerza, sin aclarar el número de balas de goma, botes de gas lacrimógeno o fumígenos lanzados. Es necesario recordar que fueron lanzados contra personas que se encontraban en lo alto de la valla, generando una grave situación de peligro para su integridad física y psíquica. Hubo personas heridas en el lado de la valla controlado por la Guardia Civil, pero el Ministro ha decidido obviarlas y tan sólo hablar de los y las agentes heridas. También ha hablado de coches dañados, pero de personas heridas tras una actuación policial, no.

Tampoco ha aclarado si se lanzaron botes de humo o gas lacrimógeno hacia el lado de la valla controlado por Marruecos o si han analizado qué impacto pudo tener en los resultados de muerte. Tampoco por qué no ha dejado ver las imágenes ni siquiera a diputados y diputadas. Tampoco ha informado a qué hora supieron que había personas atascadas en los pasillos fronterizos ni por qué los agentes españoles no tomaron ninguna medida desde el lado español para intentar desbloquear la avalancha y proteger vidas, ya que hubieran podido tener acceso a la zona interna del paso fronterizo. Tampoco ha aclarado cuántas devoluciones sumarias de personas adultas y de menores se llevaron a cabo sin individualizar la situación de cada persona y sin identificar perfiles de vulnerabilidad como establece el Tribunal Constitucional. Y tampoco ha aclarado por qué se permitió acceder a agentes marroquíes (aunque ha querido hacer creer que sólo accedieron al vallado fronterizo).

Sin embargo, ha repetido varias veces que "en derechos humanos no nos va a dar lecciones nadie". Además, a pesar de no dar ningún tipo de dato objetivo, ha osado hablar de que llevan a cabo una buena política de transparencia.

La masacre de Melilla y la comodidad con la que el Ministro ha insultado a la verdad desde la tribuna del Congreso de los Diputados pone de manifiesto, una vez más, que tenemos un gran problema respecto a los mecanismos de transparencia y de control en los cuerpos policiales. Intentaré explicarlo en relación con estos graves hechos.

Tras una actuación policial conjunta en la que se producen un gran número de muertes en el lado de la valla controlado por Marruecos así como decenas de personas heridas en el lado español los mecanismos de control y sanción, una vez más, no están funcionando. En las horas posteriores a los hechos el Servicio de Asuntos Internos de la Guardia Civil no parece que abriera una investigación interna y urgente ante los hechos, ya que no se llevó a cabo una inspección ocular, ni tomaron declaración a las personas que sobrevivieron y estaban heridas, ni realizaron otras medidas indispensables para la recopilación de prueba. De hecho, el primer cargo público en realizar tareas de investigación fue un diputado, Jon Iñarritu, quien diez días después pudo comprobar in situ que la zona estaba llena de restos de material antidisturbios así como supo que ningún agente policial había interrogado a las personas supervivientes y heridas. De hecho, la diputada María Dantas pocos días después llevó a cabo la misma tarea. Pero, ¿en realidad es así cómo debería funcionar? En ningún caso. ¿La Fiscalía? Fruto de la presión social el 28 de Junio, 4 días más tarde, abrió una investigación de la que de momento no se tienen noticias. Sí sabemos que 10 días después aún no se habían entrevistado con las personas heridas supervivientes y que han solicitado un informe a la Guardia Civil. Pero los mecanismos de investigación de la Guardia Civil dependen orgánicamente del propio cuerpo y que no cuenta ni con suficientes medios ni con suficiente autonomía. No pensemos que esto es exclusivo de la Guardia Civil, también se repite en el Cuerpo Nacional de Policía y muchos elementos se repiten también en otros cuerpos policiales.

Pocos días después de los hechos el Defensor del Pueblo inició una investigación, pero las competencias que tiene en casos de actuaciones policiales son limitadas así como los medios. Será muy importante el resultado de esta investigación pero también es necesario analizar el modelo para garantizar si es el órgano adecuado o cuenta con los medios adecuados para llevar a cabo una investigación independiente ante semejantes hechos.

¿Comisión de investigación en el Congreso? El PSOE, junto a todo el arco parlamentario de la derecha, bloqueó la iniciativa propuesta desde organizaciones de derechos humanos y antirracistas y apoyada por varios grupos parlamentarios.

Por otro lado, múltiples organismos internacionales han solicitado que se realice una investigación independiente de los hechos. No obstante, esto en España no es posible, y parece que se nos olvida. El Defensor del Pueblo no cuenta con la competencia necesaria y no existe un órgano independiente de control de la policía con amplias competencias como sí que existe en otros países, después de que su existencia se haya promovido desde los organismos internacionales de derechos humanos. Un ejemplo de este tipo de mecanismos es la Oficina Indendiente para la Conducta Policial (IOPC) de Inglaterra, pero hay otros muchos otros ejemplos.

Efectivamente, es necesario dar muchos pasos para garantizar la protección de los derechos humanos por parte de los cuerpos policiales así como para modernizar los mecanismos de control y de transparencia así como para cambiar las políticas migratorias. El dolor por las más de 40 personas fallecidas sigue estando bien presente y no vamos a tolerar que se siga esquivando la verdad y la justicia, así como tampoco permitiremos que una grave situación de violencia institucional racista cómo la que ha acontecido caiga en el olvido. Las vidas negras importan.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Corazón tierno y rabioso

23 September, 2022 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Cabrero. Fandangos políticos.

22 September, 2022 - 20:43

Ay!!!... piden tierra y se la niegan
tierra para trabajar
piden tierra y se la niegan.
Hay otros que piden más
armas para hacer la guerra
y a esos sí que se la dan.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Tal vez la solución a todo sea una guerra

22 September, 2022 - 00:00

La guerra no es más que un atajo para conseguir objetivos políticos. ¿Para qué pasar años y años discutiendo, cuando podemos resolverlo a hostias? Unas semanas repartiendo estopa, y conseguimos esto, lo otro y lo de más allá…

¿Cuáles son los objetivos políticos de la invasión de Ucrania? Pues no lo sé. No creo que los conozcan siquiera los que han iniciado y/o desarrollado la guerra, ni los que la explican desde uno y otro bando. Simplemente comento. He estado contemplando gracias a eso de la viralidad, un debate en un canal ruso (¿NTB?) donde unos tertulianos rusos similares a los expertos de p'aquí, comentaban la contraofensiva ucraniana. Ahí uno de los ¿expertos? mencionaba que con los recursos de una guerra colonial (mercenarios, soldados contratados y milicias del Donbás)… No se podía vencer a Ucrania. Venían a decir unos y otros, que había que meter más carne en el asador, movilizar a la población, y poner toda la economía del país al servicio de la guerra. Dejarse de hostias de «operación militar especial», y hablar de guerra total hasta la victoria, por los años y años que fuera necesario.

Por supuesto, faltaría más, personajes que no irían a primera línea ni arrastrados por un T-90, obvio, proponen como solución entrenar a muchachos de 18 años, sacarlos de Tartaristán y Mordovia, y meterles en una trinchera para que los frían, pulvericen, degüellen, trituren, quemen, perforen, radien, envenenen… Con resultado de mutilación, invalidez, problemas mentales y cosas peores que la misma muerte. Todo para conseguir objetivos políticos que no los entiende ni el que los ha escrito.

Vuelvo a señalar que cuando algo les interesa a los políticos y a sus voceros, resulta que tienen dinero para todo. Ahí se acaba la crisis y el sacrificio se valora como patriotismo. Movilización general, todo para la guerra y la destrucción mutua garantizada, bien lejos –claro que sí– de nuestros pisos y zonas residenciales. ¿Se equivocaron quienes dijeron que la invasión sería un paseo? Se equivocaron, pero hay que seguir hasta la muerte de los demás.

No hay que ir lejos. Si en España estallase un contencioso de ese tipo con Marruecos, veríamos similares escenas de patriotismo en la tele, y el Gobierno de turno pondría el «todo para la guerra» en lo alto de la mesa, sin que les temblase ni un pelo del culo. Sacarían de los barrios más pobres del país a cientos de miles de jóvenes, y les pondrían el «ardor guerrero» a todo meter y a cascarla.

¿Para cuando nos convenceremos que podemos salir de la crisis que nos asola, (energética, climática, financiera, económica, política, poblacional, moral y de todo tipo), simplemente declarando la guerra total a la pobreza, y poniendo toda la economía al servicio de las personas? ¿No sería mucho mejor en lugar de esperar a las próximas elecciones, proclamar la guerra de cuidarnos y mimarnos los unos a los otros? Porque si la guerra es la solución al problema político, habrá que declarar la guerra. Pero, por favor, sin tiros ni banderas.

Fuente: https://www.alasbarricadas.org/noti...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Franco Battiato: Más allá de las corrientes gravitacionales

22 September, 2022 - 00:00

Pablo Bujalance

Pocos artistas del pop han escrito y cantado sobre sí mismos con la ironía, el humor y la libertad de Franco Battiato: "Vengo de la isla de Sicilia, que no está lejos del África", cantaba en Chanson egocentrique allá por 1982. Este mismo territorio representa bien la posición de Battiato en la música popular del último medio siglo, una isla en medio de todas partes sin estar vinculada a ninguna en concreto, un fragmento desprendido entre dos continentes, un verso suelto que se inspiró lo mismo en el rock progresivo que en el misticismo sufí, en Beethoven, en el minimalismo, en la ciencia-ficción o en The Rolling Stones hasta conformar un lenguaje y una estética rabiosamente singulares, insobornablemente propios y sin embargo ampliamente reconocidos. En esa misma historia de la última música popular no hay muchos otros ejemples que aúnen la más feroz independencia y el éxito comercial; más aún, el cariño y la admiración de tantos. Por su vehemencia ecléctica, Battiato sirvió de nexo de unión para muchos que, sin él, no habrían tenido mucho que compartir. Desde que en 1994 falleciera su madre, Grazia, a la que tan unido estuvo hasta el final, Battiato llevó una existencia apartada, solitaria y retirada en aquella misma Sicilia que le vio nacer en Riposto en 1945. Allí se consagró a la vida horaciana, repartida entre la música y la observación astronómica (dos actividades que en su caso eran la misma). Y allí, en Milo, a los pies del Etna, falleció este martes a los 76 años después de dejar un legado único, atrevido, rompedor e inspirador como pocos, que adquirió dimensiones colosales en la música pero que supo verterse también en el cine y en el arte.

Battiato comenzó su carrera musical a mediados de los años 60 en Milán en la estela de los grandes cantantes románticos italianos, un molde en el que no tardó en sentirse fuera de sitio. Ya a finales de los años 60 conoció al compositor milanés Roberto Juri Camisasca, con quien compartió filas en diversos grupos y quien resultó ser un aliado esencial en su carrera: Camisasca fue el autor de Nómadas, canción que disparó la popularidad de Battiato en los 80 fuera de Italia (principalmente en España). Ambos colaboraron en varios proyectos hasta finales de los 70, cuando Camisasca decidió retirarse a un monasterio benedictino y consagrarse a la vida espiritual durante más de dos décadas. Eso sí, los dos músicos han mantenido a salvo su amistad a lo largo del tiempo: ambos grabaron otro de los grandes temas de los 70 de Camisasca, La musica muore, en 2008, para el Fleurs 2. Y en la última gira de Battiato, celebrada en 2017 y que incluyó varias ciudades españolas (entre ellas Málaga), era Juri Camisasca quien interpretaba Nómadas como telonero. En aquellos años 70, Battiato ganó amplia notoriedad como referente del rock progresivo italiano (el álbum La Convenzione, publicado en 1971, era una fastuosa ópera rock de ciencia-ficción que ganó la admiración de la crítica), como compositor adscrito al minimalismo radical (en discos como Battiato, de 1976, y L'Egitto prima delle sabbie, que ganó el Premio Stockhausen en 1978) y como adalid de la experimentación electrónica (con ejemplos como el polémico Fetus de 1972, cuya portada fue prohibida en Italia). Aunque Battiato no llegó a despojarse nunca de su veta sonora más radical (en 2014 lanzó su tremendo Joe Patti's Experimental Group), y por más que cultivara a placer la música sinfónica y la ópera (en 2011 estrenó uno de sus títulos fundamentales en este registro, Telesio), la publicación en 1979 del disco L'era del cinghiale bianco abrió de una vez y para siempre las puertas a Battiato de su reconocimiento como artista del pop.

Su alianza a comienzos de los 70 con el milanés Juri Camisasca llevó a Battiato a experimentar con el minimalismo y el rock progresivo

En realidad, el pop significaba para Battiato una síntesis proverbial de los lenguajes con los que había trabajado en los 70, con una producción que combinaba contundentes bases electrónicas y arreglos sinfónicos hasta conformar el sello más reconocible del músico, vertido en discos como Patriots (1980), L'arca di Noe (1982), Mondi Lontanissimi (1985), Fisiognomica (1989) y Caffè de la Paix (1993). Durante los años 80 regaló himnos que grabó también en español gracias, especialmente, al éxito de Nómadas en 1987 y para cuya traducción contó con aliados tan imprevistos como El Último de la Fila: Yo quiero verte danzar, Centro de gravedad, Pobre patria, Bandera blanca, No time, no space (donde dio nuevas muestras de su amor a la ciencia-ficción: "Háblame de la existencia de mundos lejanísimos / de culturas sepultas / de continentes a la deriva"), La estación de los amores, Y te vengo a buscar, Los trenes de Tozeur (con la que compitió en el Festival de Eurovisión en 1985 a dúo con Alice: logró un más que honroso quinto puesto) y Cucurrucucú, entre otras muchas, ganaron de inmediato adeptos que cayeron rendidos ante el magnetismo de aquel italiano extraño, que con su nariz prominente se agitaba bajo enormes gabardinas. Su idilio con la lengua española fue una constante hasta 2012, cuando grabó la versión castellana de Apriti Sesamo con la colaboración del Grupo de Expertos Solynieve (o lo que es lo mismo, J de Los Planetas y Manu Ferrón), quienes tradujeron las letras del filósofo italiano Manlio Sgalambro.

Precisamente, Battiato colaboró habitualmente con Sgalambro hasta su muerte en 2014 en obras maestras como L'imboscata (1996), Ferro battuto (2001), Dieci stratagemi (2004), Il vuoto (2007) e Inneres auge (2010). También contó con el pensador para la escritura de los guiones de algunas de las películas que dirigió, como Perduto amor (2003) y Musikanten (2006), en la que Alejandro Jodorowsky interpretaba a Beethoven. En 2007, su canción La cura (que tuvo también su versión española como El cuidado), incluida en L'imboscata, fue reconocida como la mejor canción italiana del año, pero la aclamación popular no tardó en consagrarla como la más bella canción pop jamás escrita en la lengua de Dante: "Superaré las corrientes gravitacionales / el espacio y la luz / para que no puedas envejecer". Más allá del misticismo, de la ciencia-ficción y de la astronomía, cabe recordar también a Battiato como un artista que hizo gala en sus canciones de manera determinante de su compromiso político: "Las barricadas se alzan siempre por cuenta de la burguesía, que crea falsos mitos de progreso" (Up patriots to arms); "He oído los disparos en una vía del centro / cuanta estúpida gallina, se pelean para nada" (Bandera blanca); "Los gobernantes, cuántos perfectos inútiles bufones / en esta tierra que el dolor ha devastado" (Pobre patria). En 2010 dedicó a Silvio Berlusconi en Inneres Auge un dardo de este calibre: "La justicia no es más que mercancía / de la que vivirían charlatanes y estafadores / si no hiciera falta una moneda sonante / para lanzar como anzuelo entre la gente".

El mismo Battiato presentó ya como su testamento musical en 2019 un disco de título bien revelador, Torneremo Ancora, en el que revisaba junto a la Royal Philharmonic Concert Orchestra canciones inolvidables como Lode all'inviolato, L'animale, Prospettiva Nevsky, E ti vengo a cercare, Le nostre anime y La cura. Sin Franco Battiato la música será, inevitablemente, menos honda, menos rica, menos sorprendente y menos divertida. Tendremos sus canciones, eso sí, para seguir surcando las corrientes gravitacionales, para que los telescopios gigantes continúen persiguiendo a las estrellas y para que queden naves interplanetarias en las iglesias vacías.

Fuente: https://www.diariodealmeria.es/mapa...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El ejército birmano bombardea una escuela dejando al menos 11 niños fallecidos

21 September, 2022 - 00:00

Otros quince menores están en paradero desconocido, aparentemente secuestrados, después del ataque aéreo y terrestre de los militares.

EFE

Al menos once niños han muerto y quince menores se encuentran desaparecidos tras un bombardeo y asalto por tierra por parte del Ejército birmano en zonas civiles de la región noroccidental de Sagaing (Birmania), incluyendo una escuela, según un comunicado de UNICEF. El ataque, que incluyó un bombardeo aéreo desde helicópteros del Tatmadaw -Ejército birmano- y disparos "indiscriminados" una vez las tropas tomaron tierra, ocurrió el viernes, 16 de septiembre, según la agencia de la ONU, que en el comunicado afirma que aún se están verificando los detalles del suceso.

Al menos quince niños de la misma escuela bombardeada, situada dentro de un monasterio budista, se encuentran desaparecidos, aparentemente secuestrados, y UNICEF urge a su "liberación inmediata y segura". "Las escuelas son un espacio seguro. Los niños nunca deben ser atacados", exhorta UNICEF.

Algunos medios independientes birmanos se han hecho eco del ataque por parte del Ejército birmano, uno de los más cruentos contra menores de los que se tiene constancia desde que el Tatmadaw dio un golpe de Estado el 1 de febrero de 2021, sumiendo al país asiático en una espiral de violencia y destrucción que continúa. Según Myanmar Now, en una noticia fechada el lunes, el Ejército lanzó un ataque aéreo y terrestre el viernes en varias localidades de la municipalidad de Depaying, en Sagaing, en horario escolar. La mayoría de las víctimas, apunta este medio, son estudiantes de una escuela en Let Yet Kone, donde los militares también habrían secuestrado a profesores y estudiantes, y cita a un residente de la zona que asegura que dos helicópteros aparecieron sin aviso y empezaron a disparar contra las aldeas indiscriminadamente. "Vinieron de repente y empezaron a disparar. Los dos helicópteros sobrevolaron nuestras cabezas y dispararon. Cuando se marcharon, lo único que pudimos hacer fue quedarnos tirados en el suelo", añade el testigo, cuya identidad el medio birmano no revela.

Por su parte, la junta birmana defiende que el bombardeo fue en respuesta a un ataque por parte de grupos insurgentes, con "extremistas" escondidos en el monasterio, lo que niegan las Fuerzas de Defensa Popular (PDF, siglas en inglés), movimiento surgido en oposición al golpe, según el medio birmano The Irrawaddy. Este medio indica que tropas de la resistencia vigilaban la escuela cuando dos helicópteros Mi-35M, manufacturados por una subsidiaria rusa, perpetraron el ataque, y que después unos 80 militares fueron desplegados en la zona y rodearon el colegio.

Un comunicado del Gobierno de Unidad Nacional (NUG, siglas en inglés), formado en gran medida por miembros del Ejecutivo depuesto de la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, ahora en prisión, y que reclama ser la autoridad legítima de Birmania, condena el "inhumano ataque", que define como "brutal crimen de guerra".

Según la Asociación para la Asistencia de los Presos Políticos (AAPP), una ONG local que recaba información sobre los ataques de la junta, al menos 57 menores de 13 años han sido asesinados por los militares desde el golpe, de un total de casi 2.300 civiles muertos a manos de las fuerzas de seguridad birmanas.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pensemos el postconflicto de la guerra de Ucrania antes de que los halcones hablen

21 September, 2022 - 00:00

Tal vez todavía es muy pronto para hacer un balance de la guerra de Ucrania. Pero ya que sale Josep Borell a celebrar el aparente avance de los intereses europeos en la misma, pongamos algún que otro ingrediente en la balanza para preguntarnos si Borrell no abusa de cinismo en sus prédicas.

Como todas las guerras, en ésta prima también la opacidad y la manipulación informativa, porque la comunicación forma parte de la estrategia de guerra, de modo que es complicado saber cuál es la realidad y cuál el relato propagandístico de cuentas y cuentos que nos atizan los voceros de la guerra.

Apuntes de «inputs» y «ouputs» que no entran en el balance de los halcones

La guerra no es una partida de ajedrez donde las piezas que van eliminándose caen a una cuidada caja donde esperan hasta la próxima partida. Aquí los peones que caen lo hacen para siempre, con todo el reguero de dolor que ello acarrea y con todas las relaciones convivenciales que a futuro rompe. Aunque para los estrategas de uno y otro bando esto no tenga importancia frente al alto designio de ganar o posicionarse mejor en una negociación futura, para las personitas de a pie, con nuestro sentimentalismo a cuestas, es en realidad lo que importa y preservar la vida de cada una de las personas, de los animales, de las plantas y de los ecosistemas que se pueden ver involucradas en un acto tan criminal se nos antoja un deber más importante que las altas abstracciones de las patrias y los patriotas.

Pero ocurre que, de momento no conocemos el cálculo de infraestructuras destrozadas por la guerra, ni el impacto medioambiental del conflicto y no digamos nada de los datos de agresiones y violaciones a mujeres, en general un arma de guerra de primer orden. Son imprecisos los datos sobre forzados desplazamientos humanos y sobre el trato a las poblaciones sometidas al ordenamiento excepcional y de guerra. No conocemos la situación real de daños a civiles ni la huella para la convivencia cívica y, por supuesto, somos incapaces de prever el impacto que la expansión de la violencia y su fuerza rectora pueda tener en el postconflicto y las secuelas que puedan quedar en términos de pérdida de cultura democrática y de convivencia. Menos aún podemos saber qué destino y qué trato están dando los ejércitos y el aparato estatal de Ucrania y Rusia a los disidentes de la guerra y a los pacifistas y antimilitaristas que abogan por la resolución pacífica del conflicto y por el fin de la guerra, aunque sí sabemos que la represión y la estigmatización están a la orden del día.

Sin embargo, podemos tener estimaciones que, de por sí, ya indican lo absurdo y catastrófico de la guerra.

Imágenes obtenidas de material en campos recogida por analistas de inteligencia de la web de países bajos orxipioenkop (https://www.oryxspioenkop.com/) cifran las pérdidas rusas en más de 5000 piezas militares, entre carros de combate (1.073) vehículos blindados de combate (544) vehículos de infantería de combate (1.193) transportes blindados de personal (154), vehículos MRAP (33), Vehiculos de infantería (118), puestos de mando (124), vehículos de ingeniería ( 195), sistemas de misil antitanque (25), morteros pesados (16) vehículos de apoyo artillero (54), piezas de artillería remolcada (86), sistemas de artillería aeropropulsada (181), lanzacohetes (100), cañones antiaéreos (9), cañones antiaéreos aeropropulsados (20), sistemas de misiles superficie-aire (72), radares (15), sistemas de interferencia y engaño (14), aviones (21), helicópteros (48), drones (153), embarcaciones (11), trenes logísticos (3), todoterrenos y cisternas (1535). Si calculamos esto en dinero, el lenguaje que entienden los halcones, hablamos de cifras astronómicas que se han pulverizado con el objetivo de abatir a los de enfrente en vez de en buscar soluciones más creativas al propio conflicto o, si nos ponemos en la enorme inversión militar previa en prepara la guerra, los recursos que Rusia ha dejado de invertir en el propio desarrollo y atención a las necesidades de los rusos para invertirlos en la guerra.

Por parte de Ucrania la agencia referida habla de pérdidas de 1.577 piezas, entre ellas, carros de combate (288) blindados (136), vehículos de combate de infantería (224) transportes blindados(104), vehículos contra emboscada (6), puestos de mando (7), vehículos de ingeniería (23), sistemas antitanque (17), piezas de artillería remolcada (52), lanzacohetes (22), cañones antiaéreo (4), cañones antiaéreos autopropulsados (2), sistema de misiles (45), radares (22) sistemas de interferencia y engaño (1), aviones (46), helicópteros (14), drones (34), embarcaciones (20) y otros vehículos (342). Podemos preguntarnos, igualmente, por el uso alternativo de tantos recursos invertidos en preparar la guerra.

Ucrania ha reconocido más de 20.000 bajas militares (¿cuál será el recuento de bajas civiles, de hospitales, escuelas y centros comunitarios destruidos?) en estos algo más que 200 días y aunque no tenemos un reconocimiento oficial, el pentágono calcula 70.000 bajas entre heridos y muertos rusos.

Sabemos que existe peligro de que las centrales nucleares en Ucrania entren de forma grave en el juego de la guerra y se desencadene un desastre nuclear de imprevisibles consecuencia planetarias.

Y sabemos, quizás sea pura coincidencia, que la guerra ha dado alas al ya de por sí envalentonado militarismo europeo, a sus intereses corporativos y políticos, al lobby militar/industrial y sus turbios negocios y a las extremas derechas, lo que tampoco es que augure un futuro muy halagüeño.

Y también sabemos que ha alterado la economía mundial y no precisamente para bien, pues se consolida cada vez más la tendencia a la influencia de las grandes corporaciones multinacionales, el sometimiento de los poderes públicos a estos poderes fácticos y al empobrecimiento subsiguiente de la gente de a pie y de sus capacidades para hacer valer sus deseos y necesidades.

La guerra ha concitado, como se ve, la sinergia de todas las violencias y de todas las injusticias y se muestra como el espejo amplificado donde se refleja en realidad el mundo de violencias múltiples en el que vivimos y nos envolvemos. ¿de qué otro modo es posible que millones y millones de personas acepten con tanta pasividad y resignación (cuando no abierto entusiasmo) lo que está pasando? ¿no es porque la guerra es la continuación de la violencia que nos envuelve y amordaza por otros medios?

No parece un balance del que los halcones tengan que enorgullecerse y no acabamos de entender por qué lo obvian en sus prédicas y lo mantienen como un coste irrelevante en su cuenta de resultados.

Y lo que es peor, no parece que, pase lo que pase en la guerra, lo que venga después vaya a ser la paz, o al menos una paz merecedora de ese nombre, ni la construcción de la paz y de la seguridad humana para las gentes de Ucrania, de Rusia y del resto del planeta (con lo que implica cambio de estructuras y de culturas atravesadas de violencia rectora). Más bien se vislumbra de nuevo el cálculo del terror militar para mantener un statu quo que, cómo no, será el anticipo de una nueva guerra, otro eslabón más de la cadena que nos esclaviza.

¿Que piden los pacifistas y antimilitaristas rusos y ucranios?

Se me antoja que, en un panorama tan desolador, las soluciones que oficialmente parece que se abren paso van en dirección contraria a las que la sana lógica dicta y se abra paso el ideario militarista que propone el refuerzo de las alianzas militares, la vuelta a una situación de confrontación militar al estilo de la antigua guerra fría, el aumento del gasto militar y el resurgir nostálgico de propuestas de refuerzo de los ejércitos y regreso del reclutamiento y del adoctrinamiento militar.

Un repaso de lo que dicen y piden los pacifistas rusos y ucranios en las redes
En este escenario, me comentan algunos amigos que siguen redes de intercambio y comunicación con personas y grupos antimilitaristas y pacifistas rusos y ucranios que éstos no ponen entre sus demandas ninguna de las que forman parte de las prioridades de nuestro ministro Borrell. No piden armas ni las quieren. Piden cosas básicas: que ambos bandos respeten el derecho a la vida y la integridad de los civiles, tanto los del propio bando como los del ajeno (porque, dicen, tanto las leyes militares que se aplican en Ucrania como en la zona ocupada por los rusos, incumplen los estándares mínimos al respecto); que se ayude a las víctimas, que se deje de perseguir, reprimir, desaparecer a objetores y a jóvenes que quieren salir de ese avispero; que se investiguen los crímenes de guerra; que se proteja a las mujeres del tradicional papel de botín y víctima principal de la guerra a que las someten los bandos en liza; que se ofrezca ayuda humanitaria, alimentaria, sanitaria . . .; que se restaure la justicia y las garantías judiciales, que se respeten las libertades de asociación, de reunión, de pensamiento y difusión de las ideas; que se conozca y difunda la lucha por la paz que encabezan los resistentes a las guerras y que no los dejemos solos. Es curioso que en estos aspectos coincidan resistentes a las guerras de Rusia y Ucrania, todos ellos estigmatizados en sus países como traidores y vendidos al enemigo.

Apuestas para el postconflicto

Es curioso que entre sus preocupaciones también está el postconflicto: cómo va a ser el día después, cuando callen los cañones. Temen, no sin razón fundada, que una vez desatada la metodología militarista y desencadenada la violencia, las leyes de «la paz» no sean leyes para construir la paz y las instituciones del día después no vengan a construir estructuras encaminadas a la paz integral.

Nos advierte Galtung en su obra que, acalladas las armas en la guerra, la tarea que verdaderamente nos toca realizar para desencadenar un proceso de paz no consiste solamente en devolver los soldados a los cuarteles y propone el desarrollo de tres ejes de trabajo que él denomina Resolución, reconstrucción y reconciliación.

Afirma que para salir del círculo vicioso de la violencia hay que convertir los círculos viciosos en círculos virtuosos, tras la violencia, mediante el juego de tres «R»: 1) la Reconstrucción tras la violencia directa. 2) La Reconciliación de las partes en conflicto y 3) la Resolución del conflicto subyacente, raíz del conflicto.

De forma simplista se han entendido estos procesos como parar la guerra, reconstruir las infraestructuras y buscar la reconciliación espiritual de los agraviados, pero no es eso lo que implican tales procesos.

Más bien implican de procesos mucho más integrales y transversales, que quieren abordar simultáneamente todos los aspectos (directos, estructurales y culturales) desencadenados, interconectados y multiplicados por la violencia sinérgica que supone la guerra y quiere hacerlo en los dos espacios afectados por la guerra y en sus propias poblaciones.

Señala la importancia de que estas tres líneas de acción abarquen no sólo el aspecto de la violencia directa, sino también el de la violencia estructural y cultural, pues la transformación del conflicto exige la transformación, también de sus componentes culturales y estructurales y, en cierto modo, luchar contra la violencia rectora que le precedió y que le sirvió de caldo de cultivo.

Acertadamente señala (Tras la violencia, 3R: reconstrucción, reconciliación, resolución Afrontando los efectos visibles e invisibles de la guerra y la violencia, Gernika Gogoratuz, 1998) que todas estas estrategias se tienen que hacer a la vez, pues «Si se hace una de estas tres cosas sin las otras dos, no se obtendrá ni siquiera la que se hace. Hegel planteaba la reconciliación entre Herr y Knecht sin resolución; Marx, la resolución sin ninguna reconciliación. La reconstrucción sin la eliminación de las causas de la violencia llevará a que ésta se reproduzca. Hay una enorme necesidad de teoría y práctica que combine las tres cosas».

Según su esquema, las tres tipologías de violencia requieren aplicar las tres R referidas desde el minuto cero del armisticio, pues la reconstrucción no sólo se refiere a la reconstrucción de lo material destruido por la violencia directa o la reparación de los daños personales causados, sino también a la reconstrucción de condiciones estructurales de justicia y a la construcción de condiciones culturales de paz. Y, del mismo modo, la resolución abarca aspectos directos, pero también estructurales y culturales y la reconciliación lo es no sólo de las personas antes enfrentadas, sino también de las estructuras y de los aspectos que ayudan a crear una cultura de paz.

¿Qué papel nos toca? Exigir la paz de verdad.

El cálculo sobre el final de la guerra ya se está trazando en la geopolítica.
Europa y EEUU aspiran a conseguir ventajas respecto a Rusia y de soslayo en su lucha mundial por la hegemonía. También a recuperar la enorme inversión (tanto política como material y económica) que han hecho en su apuesta en este conflicto. China, aliándose a algunas potencias emergentes, y jugando un papel moderador, aspira a utilizarla para conseguir un nuevo orden geopolítico mundial y probablemente unas nuevas reglas de juego en el orden militar basado en nuevas reglas de juego y nuevo reparto de zonas de influencia. Rusia a formar parte del carro de los ganadores en un panorama global cambiante. Los señores de la guerra aspiran a vender más armas e incrementar su cuenta de resultados. Los grandes negocios occidentales a enriquecerse con los recursos ucranios, . . .

Es probable que en Europa y EEUU salten voces más o menos especializadas pidiendo una reconfiguración del orden mundial y de las políticas internacionales de paz para que no salte todo por los aires, ya sea volviendo a escenarios de seguridad previos a la guerra fría, inmediatamente posteriores a la perestroika, o pactando otros nuevos (desde arriba, como siempre) con diversas condiciones de «desarme» o estableciendo programas graduales de confianza a tratar con Rusia y otras potencias.
Aunque en mi opinión esas propuestas van encaminadas más bien a la paz negativa que a la verdadera necesidad de paz global y positiva que exige la situación del mundo, siempre serán mejores que nada, pero me pregunto si el papel de la sociedad es empujar para que hagan lo que de suyo van a hacer. Más bien opino que no.
No creo que un maximalismo utópico y desenfocado presionar para que las políticas que se desarrollen no sean más de lo mismo y no sean de preparación de la guerra.
Si en algo tiene que presionar la sociedad y las organizaciones que sienten una cierta responsabilidad hacia la guerra, no creo que deba ser para exigir que adopten acuerdos de control de armamentos o concepciones de seguridad basadas en esquemas militares, como la idea de seguridad compartida u otras similares que se les ocurra. Para eso ya están os partidos políticos con sus cálculos y tristezas, y los tanques de pensamiento con sus especialistas con su sobredosis de realismo y razonabilidad, sino en la idea de que la seguridad a la que aspiramos tiene más que ver con los derechos sociales escatimados, con las condiciones materiales y económicas que garantizan las necesidades humanas y con las condiciones de habitabilidad justa y sostenible en un planeta finito y excesivamente maltratado, que con la seguridad militar, y que nuestra seguridad depende más de que en lugares remotos y por personas que desconocemos y probablemente nunca conoceremos, se garanticen condicione de vida que les aseguren una seguridad alimentaria, una suficiencia educativa y sanitaria y un trato social igualitario y justo que con que nuestro nivel de armamento nos permita explotar ventajosamente sus recursos.

SI en algo debe hacerse sentir el peso de la sociedad sobre sus cauladores políticos y su corte de expertos y epígonos, es en la exigencia de hacer estructural la paz, no la ausencia de guerra. Y si hemos de movilizar esfuerzos y desencadenar luchas y movilizaciones, es más en quitar poder a lo militar en todos los aspectos y en construir alternativas de paz positiva, que en esperar que callen los cañones y nos preparen para el próximo asalto.

Por de pronto, el conflicto ucranio no puede resolverse sin tener en cuenta a la gente que lo sufre y a las víctimas, ni tampoco con un mero armisticio.

De este modo, la resolución del conflicto no puede venir de la mano de un mero acuerdo que fije una frontera, repliegue las tropas a un lado u otro, señale unas condiciones militares más o menos de desarme o control entre ambos ejércitos y establezca, pongamos por caso, unas reparaciones de guerra al perdedor ( si es que llega a haberlo) o unas condiciones de otra índole. Para que sobrevenga la paz hay que ir más allá. La paz hay que construirla y no es la mera ausencia de guerra, ni un intervalo para preparar el siguiente asalto.

Debemos exigir y presionar para que tenga lugar un postconflicto centrado en la construcción de la paz, no en la ausencia de guerra y el fortalecimiento del militarismo. Y eso pasa por medidas de resolución, reconstrucción y reconciliación que afecten a los aspectos directo, estructural y cultural de la violencia y que lo haga en los dos bandos implicado, que construya instituciones de paz y de mayor seguridad humana y deconstruya instituciones de guerra y violencia, que reconozca, restaure, repare y restituya a víctimas de ambos bandos, incluyendo en estas víctimas no sólo las humanas sino también los ecosistemas y toda la vida destruida, que reconstruya de manera positiva los lazos de convivencia y de solidaridad en las comunidades rotas por la guerra, que genere encuentro, confianza, reconocimiento, cuidados y colaboración entre antiguos enemigos y que luche activamente por la paz.

El conflicto de Ucrania también se resuelve desde aquí, haciendo frente a nuestro militarismo, lo que también pasa por la lucha social y cultural contra el mismo y por propuestas de desmilitarización social de las que hemos puesto ejemplos en otros muchos momentos.

Sin ir más lejos, y atendiendo a nuestra actual coyuntura, pasa por luchar con ahínco contra la OTAN y contra la política de seguridad europea, contra el abrumador gasto militar que soportamos, contra la venta de armas que realiza España y contra las industrias militares, contra los campos de entrenamiento militar que padecemos, o contra el ejército garantista y agresivo que tenemos y su actividad, incluyendo las intervenciones militares en el exterior y la doctrina que ha establecido «fronteras de seguridad avanzada» en el Sahel y el Golfo de guinea, por ejemplo.

Pasa por denunciar nuestro militarismo.

Y pasa por saber divulgar socialmente la necesidad de construir un modelo de paz desde abajo, participativo y alternativo: de otra paz, de otros medios de alcanzarla y de otros actores y protagonistas de su desarrollo.

No parece que sea mucho pedir ni excesivamente maximalista, utópico y desenfocado el colaborar con quienes desde Ucrania y Rusia apuestan no sólo por acabar con la guerra, sino también por construir la paz y jun futuro de justicia para sus pueblos y para todos los pueblos.

Sobre todo, no creo que lo sea porque, precisamente, este tipo de cosas son las que los que definen las políticas y sus consejeros no están dispuestos a hacer por su cuenta, a no ser que la presión les obligue a ello.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Marcha a Viator

20 September, 2022 - 21:03

Categorías: Tortuga Antimilitar

México: Activistas escalan un rascacielos de la capital para protestar contra la militarización del país

20 September, 2022 - 00:00

Manifestantes escalan la “Estela de Luz” y despliegan manta en rechazo a la militarización.

La manta mide 4 metros de alto por 100 metros de ancho, con un peso de 80 kilogramos.

Integrantes del colectivo “Hasta Encontrarte”, dedicado a la búsqueda de personas desaparecidas en México, escalaron 1 de los monumentos del sur de la capital mexicana para desplegar una manta de más de 100 metros con su rechazo a la militarización del país.

Para este suceso, el colectivo de búsqueda del estado de Guanajuato se instaló en la “Estela de Luz” desde el miércoles pasado, luego de que el Congreso aprobara cambios a la Constitución que permiten la participación de la Guardia Nacional, con mando militar y fuera de los cuarteles, hasta el 2028, una extensión de 4 años.

“La escalada por la paz es reflejo de nuestra resistencia contra quienes decidieron violar la Constitución y no escuchar a las víctimas”, manifestó Hasta Encontrarte en Twitter.

El colectivo reunió a cerca de 100 mujeres en el monumento inaugurado en 2012 por el expresidente Felipe Calderón (2006-2012) por motivo del bicentenario del inicio del movimiento de independencia en México en 1810.

Las integrantes, madres de personas desaparecidas en su mayoría, detallaron que la manta mide 4 metros de alto por 100 metros de ancho, con un peso de 80 kilogramos, al tiempo que mostraron su hartazgo ante la ola de violencia que sufre el país y específicamente en Guanajuato, en medio de los festejos patrios por la Independencia de México.

“A nuestras compañeras que están poniendo el corazón en colocarla, gracias infinitas. No nos imaginábamos el desafío y aquí seguimos. No nos rendimos. Hasta que la dignidad se haga costumbre”, expresó en redes sociales el colectivo.

La escalada por la paz se realizó por 2 mujeres, quienes ascendieron más de 100 metros de altura de la “Estela de Luz”, mientras sus compañeras mantenían cercado los alrededores del monumento cercano al Bosque de Chapultepec, sobre una de las principales y más concurridas avenidas de la Ciudad de México, Paseo de la Reforma.

La Guardia Nacional entró oficialmente en operaciones civiles dependiendo de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana el 30 de junio de 2019 y desde agosto pasado se adscribió a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), encargada del Ejército.

Por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, defendió la aprobación en el Senado de la reforma que pasa al Ejército el control de la Guardia Nacional, un cuerpo que él creó con la promesa de mantenerlo civil. La actuación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad ha causado polémica en México por afrontar acusaciones de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y uso desproporcionado de la fuerza.

Incluso, diversas organizaciones nacionales e internacionales como la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos mostraron su preocupación por la decisión de ceder el control de la Guardia Nacional a las Fuerzas Armadas, lo que supone de facto su militarización.

Fuente: https://elcomentario.ucol.mx/manife...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Maragatería arde contra el ejército: 40 años de incendios y explosiones en la sierra leonesa

20 September, 2022 - 00:00

Por Alfredo Pascual

El 23 de febrero de 1981 sucedieron varias cosas en España. Una de ellas fue la mayor expropiación de suelo de la democracia: 6.100 hectáreas rurales al suroeste de Astorga, en León. El Ejército de Tierra, que llevaba varias décadas usando la zona para hacer maniobras de modo informal, obtuvo aquel día el visto bueno del Gobierno para instalar allí un campo de tiro de artillería. El entonces ministro de Administración Territorial, Rodolfo Martín Villa, natural de la zona, prometió a los vecinos que los beneficios de tener al ejército desplegado en El Teleno superarían con creces los problemas que pudieran causar.

Sin embargo, Martín Villa no estaba preocupado por sus paisanos. Intuía, y los datos de migraciones así lo atestiguaban, que el monte leonés pronto quedaría abandonado. "En los años anteriores, muchos vecinos de la zona se habían marchado a ciudades mayores, así que Martín Villa estaba convencido de que en poco tiempo no quedaría nadie en la Maragatería, pero se equivocó", dice a este periódico María Luisa Rodríguez, alcaldesa de Luyego de Somoza entre 1999 y 2011. "El Gobierno tenía la seguridad de estar expropiando un pedregal sin valor alguno, a pesar de que ninguno de los vecinos quisimos vender", continúa la vecina.

Mientras usted lee estas líneas, el monte de la Maragatería todavía humea. El pasado 23 de agosto, un relámpago cayó en el campo de tiro de El Teleno y desató un incendio forestal que ha quemado 4.000 hectáreas. Nadie pudo entrar a sofocarlo, porque el espacio está repleto de obuses sin detonar que se han ido acumulando con los bombardeos de varias décadas. Ni siquiera los helicópteros de la UME pueden lanzar agua, ya que tendrían que entrar en el radio de una potencial explosión. De modo que vecinos, bomberos y militares, una vez más, han tenido que esperar al fuego en los límites del campo de tiro, cruzando los dedos para que, cuando llegue hasta ellos, no se haya descontrolado por completo.

"Aquí los incendios son distintos al resto: son muy grandes —porque no podemos atajarlos en su origen— y vienen con fuegos artificiales. Hay decenas de obuses que nunca llegan a explotar y, cuando se queman, montan un espectáculo tremendo, nos retumban hasta las paredes", dice la exalcaldesa.

Desde que se abrió el campo de tiro, la hemeroteca contabiliza más de 10 de incendios forestales que partieron de las instalaciones militares, si bien los vecinos apuntan que la mayor parte de los fuegos no han llegado a la prensa. "Los incendios en El Teleno han sido una constante en los últimos 40 años. A veces son pequeños fuegos que se sofocan rápido, y otras se van de las manos y acaban en la prensa, pero, vamos, que no nos cabe duda de que es el Ejército de Tierra el primer interesado en que su campo de tiro arda cada cierto tiempo", dice Alberto Aranda, presidente de la junta de vecinos de Priaranza de Valduerna, que linda con el campo de tiro. "Quemarlo es una forma barata, rápida y segura de sacar todos los proyectiles que tienen sin explosionar".

Preguntado por este periódico, el Ejército de Tierra dice que no le constan las denuncias y que, por tanto, no hace declaraciones. No obstante, la preocupación del Gobierno se demostró en la visita de la ministra de Defensa ayer, en la que no solo descartó el cierre del campo de tiro, sino que atribuyó los incendios a la acción del cambio climático.

Teleno
La sierra de la Maragatería arde una vez más. (EFE)

El Ejército ha establecido varios cortafuegos en torno al campo de tiro con los que controla en gran medida la expansión de los incendios, pero hasta los movimientos de tierras generados por las explosiones causan graves perturbaciones a los vecinos. "Aquí toda el agua de la zona se obtiene del río Duerna a su paso por el campo de tiro. Como es una zona escarpada, caen a menudo cenizas de los incendios y otras tierras en las balsas de agua, así que nos quedamos sin agua potable cada dos por tres", dice María Luisa Rodríguez. "Ahora hemos estado tres meses sin agua", continúa Aranda, "porque se dañaron las bombas y el Ejército no ha dado permiso para ir a arreglarlas hasta hace 15 días. Y ahora, con todo recién instalado, habrá que volver a cambiarlas por este incendio, y otros meses sin agua. Es así continuamente".

Vivir entre obuses

Los vecinos en torno al campo de tiro, unos 2.000 distribuidos en seis pueblos, están hartos de vivir en una zona de conflicto. Son personas de campo que han tenido que familiarizarse a la fuerza con el aspecto de una espoleta, la deflagración de una granada o el rugido de un tanque para echarse rápidamente a un lado. Denuncian que la zona no ha podido explotar la belleza natural del entorno por medio del turismo, dado que se pasan el invierno "escuchando zambombazos" y la carretera está llena de carteles fluorescentes que avisan de que se está transitando por un área militar. "Y ahora podemos darnos con un canto en los dientes, porque hasta hace unos años se disparaba por encima de los pueblos. De repente escuchabas 'fiuu' y veías un obús de artillería pasando por encima de tu cabeza", dice la exalcaldesa.

Precisamente fue Rodríguez, durante sus años en la alcaldía de Luyego, quien consiguió que se dejase de disparar sobre sus cabezas. Fue necesario llegar hasta José Bono, exministro de Defensa, para que se tomasen medidas. "Le escribí porque, cuando estaba en Castilla-La Mancha, se opuso personalmente al campo de tiro de Cabañeros. De hecho, ahora es un parque nacional", dice la exalcaldesa. "Él no sabía nada de lo que estaba sucediendo aquí y se preocupó mucho. Conseguimos no solo que no disparasen desde larga distancia, sino también que nos arreglasen las carreteras, que se destrozan con el paso de los tanques y camiones, pero con el paso de los años dejaron de hacerlo".

El cese del fuego no solo vino por la acción de Rodríguez. Meses antes, un obús explosionó en el aire, unos metros encima de un autobús lleno de escolares en Boisán. "Aquello fue un susto de primera magnitud. Pudo haber sido una tragedia que ni quiero imaginar, pero afortunadamente no hubo que lamentar ningún herido", relata la exalcaldesa.

A lo largo de los años, la convivencia con los obuses y el material militar ha dado lugar a una larga lista de incidentes. En diciembre de 1985, Pedro Alonso, un niño de 14 años, fue a dar un paseo al monte con su hermana de 12. Se encontró un obús y lo cogió, solo porque sus padres se lo tenían prohibido. El artefacto estalló y Pedro falleció delante de su hermana menor, que ha tardado décadas en superarlo. Poco antes, en el verano de 1977, el herrero de Luyego corrió la misma suerte con un proyectil que creía explosionado. Dejó a cuatro huérfanos y a su esposa esperando el quinto. "A esta mujer, cuando exigió una compensación por el incidente, se le dijo que mejor se quedase callada. Estábamos todavía en el franquismo y, si ahora se andan con pocas chiquitas, imagínate antes", dice uno de sus familiares.

Aves y romanos

En torno al monte Teleno, el más alto de León, hay vestigios de la minería del oro de los romanos. Por los cronistas e historiadores romanos se conocen algunos de los pueblos prerromanos que habitaban estos valles y montañas, así como algunas de sus ciudades y castros. Tres grandes núcleos articulaban el poblamiento de los valles de los grandes ríos, así como de la actual Maragatería. De ellos, solo Asturica, la capital de los astures, está documentada. En algún paraje en el entorno de la actual La Bañeza, en un emplazamiento aún desconocido, tuvo que asentarse Bedunia, la gran ciudad de los bedunienses. De igual modo, en el valle del Uerna, ahora río Duerna, tuvo que disponerse Argentolium, ciudad de los orniacos, de la que se tiene constancia por las fuentes escritas y que algunos autores ubican en el entorno de Miñambres de la Valduerna.

"No podemos entender cómo en una zona que está llena de asentamientos romanos se deja tirar obuses. Aquí podríamos tener bien de interés cultural, que fomentase un turismo de nivel... Pero se ve que preferimos seguir probando armas", lamenta la exalcaldesa. Además de su interés arqueológico, toda el área es una zona de protección especial para las aves. "En toda esta zona no se puede cazar un ave porque están protegidas, pero se ve que los animales no sufren por el fuego de artillería y los tanques, cosas del ejército", dice Alberto Aranda. "Pero qué le vamos a hacer, con el ejército hemos topado. Los laboratorios ni siquiera quieren analizar las muestras de agua de la zona cuando se enteran de que vienen del campo de tiro, esa es nuestra situación y lo que le interesamos a los poderes públicos".

Fuente: https://www.elconfidencial.com/espa...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Miles de mujeres protestan en Irán por la muerte de la joven que fue detenida el pasado martes tras llevar mal puesto el velo

19 September, 2022 - 00:00

Miles de mujeres se quitan el velo en Irán en protesta por la muerte de Masha Amini.

Agencias
Cadena SER

Este sábado ha sido enterrada la joven de 22 años Mahsa Amini, fallecida por las graves heridas sufridas tras ser detenida el pasado martes por la Policía de la Moral del Gran Teherán al no llevar bien puesto el velo.

Amini fue trasladada a un hospital ya en coma el propio día de su detención tras "sufrir un ataque cardiaco", según la versión policial, y falleció finalmente el viernes debido a la gravedad de sus lesiones.

"¡Muerte al dictador!"

Miles de personas han asistido al funeral de la mujer en su localidad natal, Aychi, en la región de Saghez, en el Kurdistán iraní que se encuentra en el noroeste del país, según ha recogido la agencia de noticias iraní IRNA.

En el acto han estado tanto familiares y vecinos, como autoridades de la región de Saghez. Este caso habría provocado protestas espontáneas el viernes y se han difundido en redes sociales vídeos de gente coreando frases como "¡muerte al dictador!" en referencia al ayatolá supremo, Alí Jamenei. Además, se han escuchado a conductores que pitaban al paso del Hospital Kasri de Teherán donde murió Amini.

La joven fue detenida en Teherán, cuando estaba con su hermano, por llevar de forma "inadecuada" el hiyab o el pañuelo islámico. La intervención se atribuye a agentes de la Patrulla de Orientación o Policía de la Moral, encargada de velar por el respeto a las normas de vestimenta, lo que se traduce habitualmente en la detención de mujeres.

La Policía de la Moral ha mostrado imágenes de cámaras de seguridad del momento en el que la mujer entró en la comisaría, según IRNA. Además, ha asegurado que según una primera investigación "no hubo contacto físico con ella ni en el coche, ni en el lugar".

Medios como el periódico Etemad, afín a las corrientes reformistas, se han hecho eco de la noticia, pero también lo ha hecho la agencia de noticias oficial Fars, dependiente de la Guardia Revolucionaria iraní, cuerpo militar e ideológico de élite del régimen de la República islámica. Fars incluso ha publicado una petición abierta a firmas en la que se pide "poner fin a la ley no escrita del uso obligatorio de hiyab" y una investigación de las causas de la muerte de Mahsa Amini.

Peticiones para abolir la ley sobre el hiyab obligatorio

El medio asegura, además, que las altas autoridades, empezando por el presidente iraní, Ebrahim Raisi, han ordenado una investigación "minuciosa y urgente" de lo ocurrido. "Se ha ido... Se ha ido", se ha lamentado este sábado la madre de Mahsa Amini en declaraciones a la prensa, según ha recogido la organización de Derechos Humanos Human Rights Watch.

La familia fue informada del traslado de la mujer a una sede de la Policía de la Moral para "una clase de educación y orientación". Tras dos horas de espera frente a la comisaría, su hermano descubrió que la mujer había sido trasladada en ambulancia a un hospital. En ese tiempo él y otros testigos pudieron escuchar gritos, y varias mujeres que salieron del lugar dijeron que habían "matado a alguien".

Este no es el primer incidente de este tipo. En julio, un policía detuvo a una mujer que fue acosada, golpeada y grabada por incumplir la norma no escrita sobre el hiyab. Fue trasladada a un hospital con hemorragias internas y luego obligada a disculparse públicamente en la televisión estatal. "Que muera una mujer tras ser detenida por cómo iba vestida es una prueba de una depravación inaceptable. Es absolutamente necesaria una investigación transparente, que los responsables de la muerte de Mahsa rindan cuentas adecuadamente y que la familia reciba una reparación", ha apuntado HRW en un comunicado.

El grupo ha pedido, asimismo, la abolición de la ley sobre el hiyab obligatorio y de otras normas que privan a las mujeres de su autonomía y derechos. También Amnistía Internacional ha exigido la investigación, por vía penal, de las acusaciones de tortura y otros malos tratos bajo custodia (...): "Todos los agentes y autoridades responsables deben ser sometidos a la Justicia".

SER

Categorías: Tortuga Antimilitar

Tres policías entre los ocho detenidos en Sevilla con 360 kilos de cocaína en su poder

19 September, 2022 - 00:00

la voz REDACCIÓN / AGENCIAS

El Juzgado número 5 de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) ha decretado el ingreso en prisión de las ocho personas detenidas en una operación en la que se han aprehendido 360 kilos de cocaína, entre ellos dos agentes de la Policía Nacional y uno de la Guardia Civil.

Fuentes próximas a la investigación han indicado a EFE que los ocho detenidos han ingresado en prisión por su presunta implicación en delitos contra la salud pública y pertenencia a organización criminal.

En la operación en la que fueron detenidos el pasado jueves, las fuerzas del orden se han incautado de un contenedor cuyas paredes interiores estaban elaboradas con cocaína y las fuentes han precisado que el vehículo procedía de Algeciras (Cádiz).

La operación se ha saldado con ocho detenidos en las localidades sevillanas de Carrión de los Céspedes, donde se localizó la cabeza del camión implicado en el transporte, y Dos Hermanas, donde se halló el contenedor con la droga.

Los detenidos han permanecido desde el jueves en dependencias de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla, y durante la mañana de este sábado han pasado a disposición del Juzgado número 5 de Sanlúcar la Mayor (Sevilla), encargado de las diligencias.

La operación policial corre a cargo de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) central y la de Asuntos Internos, desplazadas desde Madrid, según el diario.

Fuente: https://www.lavozdeasturias.es/noti...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas