Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 2 horas 40 min

“Seguir enviando armas a Ucrania significa prolongar la guerra sin sentido”

3 February, 2023 - 00:00

Frank Schwarz | Die Linke

El general retirado Harald Kujat, nacido el 1 de marzo de 1942, fue, entre otras cosas, inspector general de las Fuerzas Armadas alemanas y, como presidente del Comité Militar de la OTAN, el militar de más alto rango de la Organización Atlántica. Al mismo tiempo, fue presidente del Consejo OTAN-Rusia y del Consejo de la Asociación Euroatlántica del Estado Mayor Conjunto. Por sus servicios, Kujat fue condecorado con un gran número de distinciones, entre ellas la Cruz de Comendador de la Legión de Honor de la República de Francia; la Cruz de Comendador de la Orden del Mérito de Letonia, Estonia y Polonia; la Legión del Mérito de Estados Unidos; la Gran Cinta de la Orden de Leopoldo del Reino de Bélgica; la Gran Cruz de la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania, así como otras altas distinciones, entre ellas las de Malta, Hungría y la OTAN.

¿Qué valor le da a la cobertura de Ucrania en nuestros principales medios de comunicación?

La guerra de Ucrania no es sólo un conflicto militar; es también una guerra económica y de información. Uno puede convertirse en partícipe de la guerra de información si adopta argumentos que no puede verificar ni juzgar en función de su propia competencia. En parte, los motivos entendidos como morales o ideológicos también desempeñan un papel. Esto es especialmente problemático en Alemania porque en los medios de comunicación predominan los “expertos” que no tienen conocimientos ni experiencia en política ni en estrategia de seguridad y, por tanto, expresan opiniones que extraen de publicaciones de otros “expertos” con conocimientos comparables. Obviamente, esto también aumenta la presión política sobre el gobierno alemán. El debate sobre la entrega de determinados sistemas de armamento muestra con toda claridad la intención de muchos medios de comunicación de jugar ellos mismos a la política. Es posible que mi malestar por esta evolución sea consecuencia de mis muchos años de servicio en la OTAN, entre ellos como presidente del Consejo OTAN-Rusia y de la Comisión OTAN-Ucrania del Estado Mayor Conjunto. Me molesta especialmente que se preste tan poca atención a los intereses de seguridad alemanes y a los peligros que entraña para nuestro país una ampliación y escalada de la guerra. Esto demuestra una falta de sentido de la responsabilidad o, por utilizar un término anticuado, una actitud muy poco patriótica. En Estados Unidos, uno de los dos principales actores en este conflicto, la gestión de la guerra de Ucrania es mucho más discutida y controvertida, aunque siempre guiada por los intereses nacionales.

A principios de 2022, cuando la situación en la frontera con Ucrania se hacía cada vez más crítica, usted habló con el entonces inspector de la Marina, el general adjunto Kai-Achim Schönbach, y en cierto sentido lo respaldó. Advirtió con urgencia contra una escalada con Rusia y acusó a Occidente de haber humillado a Putin. Dijo que se debe negociar con él en pie de igualdad.

No me pronuncié al respecto. Quería protegerlo de ataques no cualificados. Sin embargo, siempre he opinado que esta guerra debía evitarse y que podría haberse evitado. También me pronuncié públicamente al respecto en diciembre de 2021. Y a principios de enero de 2022, publiqué propuestas sobre cómo podría alcanzarse un resultado aceptable para todas las partes en unas negociaciones que evitaran la guerra después de todo. Desgraciadamente, las cosas no fueron así. Quizá algún día se plantee la pregunta de quién quiso esta guerra, quién no quiso evitarla y quién no pudo evitarla.

¿Cómo valora la evolución actual del conflicto?

Cuanto más dure la guerra, más difícil será alcanzar una paz negociada. La anexión rusa de cuatro territorios ucranianos el 30 de septiembre de 2022 es un ejemplo de esa evolución difícilmente reversible. Por eso me pareció tan lamentable que las negociaciones celebradas en Estambul, en marzo, se interrumpieran tras grandes avances y un resultado totalmente positivo para Ucrania. Al parecer, en las negociaciones de Estambul, Rusia había aceptado retirar sus fuerzas al nivel del 23 de febrero, es decir, antes de que comenzara el ataque contra Ucrania. Ahora, se exige repetidamente la retirada completa como condición previa para las negociaciones.

¿Qué ofreció Ucrania a cambio?

Ucrania se había comprometido a renunciar a pertenecer a la OTAN y a no permitir el estacionamiento de tropas o instalaciones militares extranjeras. A cambio, debía recibir garantías de seguridad de los Estados de su elección. El futuro de los territorios ocupados debía resolverse diplomáticamente en un plazo de 15 años, renunciando explícitamente a la fuerza militar.

¿Por qué no se materializó el tratado, que habría salvado decenas de miles de vidas y evitado a los ucranianos la destrucción de su país?

Según información fiable, el entonces primer ministro británico, Boris Johnson, intervino en Kiev el 9 de abril e impidió la firma. Su razonamiento era que Occidente no estaba preparado para poner fin a la guerra.

Es indignante lo que se está jugando, de lo que el ciudadano crédulo no tiene ni idea. Las negociaciones en Estambul eran bien conocidas, incluso el hecho de que estaba a punto de alcanzarse un acuerdo, pero de un día para otro no se supo nada.

A mediados de marzo, por ejemplo, el Financial Times informaba de los progresos realizados. También aparecieron noticias en algunos periódicos alemanes. Sin embargo, no se ha informado sobre por qué fracasaron las negociaciones. Cuando Putin anunció la movilización parcial el 21 de septiembre, mencionó por primera vez en público que Ucrania había respondido positivamente a las propuestas rusas en las negociaciones de Estambul de marzo de 2022. “Pero”, dijo literalmente, “una solución pacífica no convenía a Occidente, así que ordenó a Kiev que anulara todos los acuerdos”.

Nuestra prensa guarda silencio al respecto.

A diferencia de los medios de comunicación estadounidenses, por ejemplo. Foreign Affairs y Responsible Statecraft, dos revistas de renombre, publicaron reportajes muy informativos al respecto. El artículo en Foreign Affairs fue escrito por Fiona Hill, antigua funcionaria de alto rango en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca. Es muy competente y absolutamente fiable. El diario progubernamental Ukrainska Pravda también publicó información muy detallada el 2 de mayo.

¿Tiene más detalles sobre esta monstruosidad?

Se sabe que los principales contenidos del proyecto de acuerdo se basan en una propuesta del Gobierno ucraniano del 29 de marzo. Mientras muchos medios de comunicación estadounidenses informan al respecto, sin embargo averigüé que los medios de comunicación alemanes no están dispuestos a ocuparse del tema aunque tengan acceso a las fuentes.

Usted se ha expresado así en un artículo: “La falta de previsión en política de seguridad y de juicio estratégico en nuestro país es vergonzosa”. ¿A qué se refiere concretamente?

Tomemos como ejemplo el estado de la Bundeswehr (Fuerzas Armadas alemanas). En 2011, se llevó a cabo una reforma, el llamado realineamiento de la Bundeswehr. Significó alejarse del mandato constitucional de la defensa nacional y de las alianzas y centrarse en las misiones en el extranjero. La justificación aducida fue que no había riesgo de ataque convencional contra Alemania y sus aliados de la OTAN. El tamaño y la estructura de las fuerzas armadas, el equipamiento, el armamento y la formación se orientaron a las misiones en el extranjero. Las fuerzas armadas que tienen capacidad para defender a su país y a su alianza también pueden llevar a cabo misiones de estabilización, sobre todo porque el Gobierno Federal y el Parlamento pueden decidirlo por sí mismos en casos individuales. No ocurre lo contrario porque es el agresor quien decide si se da el caso de defensa nacional y de alianza. De todos modos, la evaluación de la situación en aquel momento era errónea, pues la rescisión unilateral del Tratado ABM (Tratado de Misiles Antibalísticos) por parte de EEUU ya había creado un punto de inflexión estratégico en la relación con Rusia en 2002. El punto de inflexión político fue la cumbre de la OTAN celebrada en Bucarest, en 2008, cuando el presidente estadounidense George W. Bush trató de impulsar una invitación a Ucrania y Georgia para ingresar en la OTAN. Cuando fracasó en esto, se incluyó en el comunicado una vaga perspectiva de adhesión para estos países, como es habitual en estos casos.

¿Ve alguna relación con la crisis actual en esa evolución de la relación entre Rusia y Estados Unidos?

Aunque el riesgo de un enfrentamiento entre Rusia y la OTAN es evidente para todos debido a la guerra de Ucrania, la Bundeswehr está siendo desarmada y fagocitada con el fin de liberar armas y equipos militares para Ucrania. Algunos políticos incluso lo justifican con el disparatado argumento de que en Ucrania se está defendiendo nuestra libertad.

¿Por qué es un argumento sin sentido para usted? Todo el mundo argumenta así, incluso el jefe del Departamento Federal de Asuntos Exteriores suizo, Ignazio Cassis.

Ucrania lucha por su libertad, por su soberanía y por la integridad territorial del país. Pero los dos actores principales de esta guerra son Rusia y Estados Unidos. Ucrania también lucha por los intereses geopolíticos de Estados Unidos, cuyo objetivo declarado es debilitar a Rusia política, económica y militarmente hasta tal punto que ellos puedan ocuparse sólo de su rival geopolítico, el único capaz de amenazar su supremacía como potencia mundial: China. Además, sería inmoral dejar sola a Ucrania en su lucha por nuestra libertad y limitarse a suministrar armas que prolonguen el derramamiento de sangre y aumenten la destrucción del país. No, esta guerra no es por nuestra libertad. Los problemas centrales por los que la guerra ha surgido y aún continúa, aunque podría haber terminado hace mucho tiempo, son muy diferentes.

¿Cuál cree que es el problema principal?

Rusia quiere impedir que su rival geopolítico, Estados Unidos, adquiera una superioridad estratégica que pondría en peligro su seguridad. Ya sea mediante la adhesión de Ucrania a la OTAN liderada por Estados Unidos, ya sea mediante el estacionamiento de tropas estadounidenses, el traslado de infraestructuras militares o las maniobras conjuntas de la OTAN. El despliegue de equipos estadounidenses del sistema de defensa antimisiles balísticos de la OTAN en Polonia y Rumanía es también una espina clavada en el costado de Rusia, porque esta está convencida de que Estados Unidos también podría eliminar los sistemas estratégicos intercontinentales rusos desde estos lanzadores y poner así en peligro el equilibrio estratégico nuclear. También desempeña un papel importante el acuerdo de Minsk II, en el que Ucrania se comprometió a conceder derechos minoritarios a la población rusoparlante del Donbás para finales de 2015 mediante una enmienda constitucional con mayor autonomía para la región, como es norma en la Unión Europea. Ahora existen dudas sobre si Estados Unidos y la OTAN estaban dispuestos a negociar seriamente sobre estas cuestiones antes del ataque ruso a Ucrania.

Ya en 2015, el escritor y político Wilfried Scharnagl mostraba muy claramente en su libro Am Abgrund (En el abismo) que la política de Occidente era una provocación increíble, y que si la UE y la OTAN no cambiaban de rumbo, podría conducir a una catástrofe.

Sí, era de esperar. Cuanto más dure la guerra, mayor será el riesgo de expansión o escalada. Ya lo tuvimos en la Crisis de los Misiles de Cuba. Es una situación comparable.

¿Cómo valora la entrega acordada de tanques Marder a Ucrania?

Los sistemas armamentísticos tienen puntos fuertes y débiles debido a sus características técnicas y, por tanto –dependiendo del nivel de formación de los soldados así como de las respectivas condiciones marco operativas–, un determinado valor operativo. En el combate con armas combinadas, diferentes sistemas armamentísticos interactúan en un sistema común de mando y control o de información, en el que los puntos débiles de un sistema se compensan con los puntos fuertes de otros sistemas. Si el nivel de formación de los operadores es bajo o si un sistema de armas no se despliega junto con otros sistemas en un contexto funcional, posiblemente las condiciones operativas sean difíciles y el valor operativo será bajo. Esto significa que existe el riesgo de que ese sistema sea eliminado prematuramente o incluso el riesgo de que el arma caiga en manos enemigas. Esta es la situación actual en la que se están utilizando los modernos sistemas de armamento occidentales en la guerra de Ucrania. En diciembre, Rusia inició un amplio programa de evaluación de los parámetros técnicos y táctico-operativos de las armas occidentales capturadas, que debería aumentar la eficacia de su propio mando operativo y la efectividad de sus armas.

Además, se plantea la cuestión fundamental de la relación medios-finalidad. ¿A qué fin deben servir las armas occidentales? Zelenski ha cambiado repetidamente los objetivos estratégicos de la guerra ucraniana. Actualmente, Ucrania persigue el objetivo de recuperar todos los territorios ocupados por Rusia, incluida Crimea. El canciller alemán afirma que apoyaremos a Ucrania mientras sea necesario, es decir, también en la consecución de este objetivo, aunque mientras tanto Estados Unidos subraya que el objetivo es únicamente “recuperar el territorio tomado por Rusia desde el 24 de febrero de 2022”.

La cuestión que hay que responder es, por tanto, si la entrega de armas occidentales es la vía adecuada para cumplir el propósito de Ucrania. Esta pregunta tiene una dimensión cualitativa y otra cuantitativa. EE.UU. no suministra armas salvo las de autodefensa, ni armas que permitan el choque de armas vinculadas y, sobre todo, ninguna que pueda desencadenar una escalada nuclear. Estos son los tres noes del presidente Biden.

¿Cómo pretende Ucrania alcanzar sus objetivos militares?

El Jefe del Estado Mayor ucraniano, el general Walerij Saluschnyj, declaró recientemente: “Necesito 300 carros de combate, entre 600 y 700 vehículos de combate de infantería y 500 obuses para hacer retroceder a las tropas rusas a las posiciones que tenían antes del ataque del 24 de febrero”. Con lo que recibe ahora, “no es posible realizar grandes operaciones”. Sin embargo, es dudoso que las fuerzas armadas ucranianas dispongan aún de un número suficiente de soldados aptos para poder utilizar estas armas, en vista de las grandes pérdidas de los últimos meses. En cualquier caso, la declaración del general Saluschnyj también explica por qué las entregas de armas occidentales no permiten a Ucrania alcanzar sus objetivos militares, sino que se limitan a prolongar la guerra. Además, Rusia podría superar a Occidente en cualquier momento.

En el debate alemán, estas conexiones no se comprenden o son ignoradas. También influye la forma en que algunos aliados intentan presionar públicamente al Gobierno alemán para que suministre carros de combate Leopard 2. Esto nunca había ocurrido en la OTAN. Demuestra hasta qué punto ha sufrido la posición de Alemania en la Alianza como consecuencia del debilitamiento de la Bundeswehr y con qué empeño persiguen algunos aliados el objetivo de exponer a Alemania ante Rusia.

¿Qué alimenta la opinión de Zelenski de que es posible expulsar a los rusos de Ucrania?

Es posible que con los sistemas de armamento prometidos en la Conferencia de Donantes del 20 de enero, las fuerzas armadas ucranianas puedan defenderse algo más eficazmente de las ofensivas rusas que tendrán lugar en las próximas semanas. Pero no les permitirá retomar los territorios ocupados. Según el Jefe del Estado Mayor estadounidense, el general Mark Milley, Ucrania ha conseguido lo que podía militarmente. Más no es posible. Por lo tanto, ahora deben lanzarse esfuerzos diplomáticos para lograr una paz negociada. Comparto esta opinión.

Hay que tener en cuenta que las fuerzas rusas parecen tener la intención de defender el territorio conquistado, así como conquistar el resto del Donbás para consolidar los territorios que se han anexionado. Han adaptado bien sus posiciones defensivas al terreno y las han fortificado de manera eficaz. Los ataques a estas posiciones requieren una gran cantidad de fuerza y la voluntad de aceptar pérdidas significativas. La retirada de la región de Jersón ha liberado unos 22.000 efectivos listos para el combate para las ofensivas. Además, se están desplegando más unidades de combate en la región como refuerzo.

Pero entonces, ¿qué sentido tienen las entregas de armas que no permiten alcanzar el objetivo de Zelenski?

Los actuales esfuerzos de EE.UU. por inducir a los europeos a entregar más armas pueden tener algo que ver con esta evolución de la situación. Hay que distinguir entre las razones expresadas públicamente y las decisiones concretas del gobierno alemán. Sería ir demasiado lejos entrar en todo el espectro de esta discusión. Sin embargo, yo esperaría que el Gobierno Federal estuviera bien asesorado sobre esta cuestión y –lo que es quizá aún más importante– que fuera receptivo y tuviera una capacidad de juicio acorde con la importancia de este asunto.

El Gobierno alemán ya ha ido muy lejos en su apoyo a Ucrania. Es cierto que las entregas de armas aún no convierten a Alemania en parte en el conflicto. Pero junto con la formación de los soldados ucranianos en estas armas, estamos ayudando a Ucrania a alcanzar sus objetivos militares. Por eso el Servicio Científico del Bundestag alemán declaró en su informe de 16 de marzo de 2022 que esta postura hace que Alemania abandone la zona segura de la no guerra. Estados Unidos también entrenará a soldados ucranianos en Alemania. La Ley Fundamental contiene en su preámbulo un estricto mandamiento de paz para nuestro país. Así pues, la Ley Fundamental sólo tolera el apoyo a una parte beligerante si es adecuado para facilitar una solución pacífica. Por lo tanto, el gobierno alemán tiene el deber de explicar a la población alemana dentro de qué límites y con qué objetivo está prestando su apoyo a Ucrania. Por último, también habría que mostrar al gobierno ucraniano los límites de ese apoyo. Incluso el presidente Biden declaró hace algún tiempo, en un artículo sobre el tema, que EE.UU. seguirá apoyando militarmente a Ucrania, pero también sus esfuerzos por lograr una paz negociada en este conflicto.

Desde hace semanas, el ejército ucraniano se enfrenta sin éxito a los rusos. Sin embargo, Zelenski habla de reconquista. ¿Es propaganda o existe realmente esta posibilidad?

No, según el Estado Mayor estadounidense y el ucraniano, las fuerzas armadas ucranianas no están en condiciones de hacerlo. Ambas partes enfrentadas se encuentran de nuevo en un punto muerto, agravado por las restricciones debidas a la época del año. Así que ahora sería el momento adecuado para reanudar las negociaciones interrumpidas. Las entregas de armas significan lo contrario, es decir, que la guerra se prolonga sin sentido, con más muertos aún en ambos bandos y la continuación de la destrucción del país. Pero también con la consecuencia de que nos veremos arrastrados aún más profundamente a esta contienda. Incluso el secretario general de la OTAN advirtió recientemente contra la posibilidad de que los combates se convirtieran en una guerra entre la OTAN y Rusia.

Vuelve a decir que estamos en un “punto muerto”. ¿Qué quiere decir con eso?

A finales de marzo de 2022, había surgido una posición favorable para un acuerdo negociado, cuando los rusos decidieron alejarse de Kiev y concentrarse en el este y en el Donbás. Esto hizo posible las negociaciones de Estambul. Una situación similar se produjo en septiembre, antes de que Rusia llevara a cabo la movilización parcial. Las oportunidades que surgieron entonces no se han aprovechado. Ahora sería el momento de volver a negociar, y tampoco estamos aprovechando esta oportunidad, sino todo lo contrario: estamos enviando armas y escalando. Este es otro aspecto que revela la falta de previsión de la política de seguridad y de juicio estratégico.

También ha mencionado en su texto que el ministro de Defensa ruso, Shoigu, se ha mostrado dispuesto a negociar…

Putin ha hecho lo mismo. El 30 de septiembre, cuando declaró territorio ruso otras dos regiones, volvió a ofrecer explícitamente negociaciones. Entre tanto, lo ha hecho varias veces. Sin embargo, Shoigu no puso condiciones, pero Putin, por así decirlo, ha subido el listón al decir que están dispuestos a negociar, pero, por supuesto, que la otra parte debe reconocer los territorios que se han anexionado. De ello se desprende que cuanto más dura la guerra, más se endurecen las posiciones de ambos bandos. Pues Zelenski dijo que solo negociaría cuando los rusos se hubieran retirado completamente de Ucrania. Esto hace que la solución sea cada vez más difícil, pero aún no está descartada.

Me gustaría hablar de un acontecimiento más. La Sra. Merkel dijo en una entrevista…

Sí, lo que ha dicho está claro. Sólo negoció el acuerdo de Minsk II [firmado el 12 de febrero de 2015, en el que los gobernantes de Alemania, Francia, Rusia y Ucrania buscaron aliviar la guerra del Donbás] para ganar tiempo para Ucrania. Y Ucrania también había aprovechado este tiempo para armarse militarmente. Así lo confirmó el expresidente francés [François] Hollande.

Petro Poroshenko, el expresidente ucraniano, también ha dicho lo mismo.

Rusia, comprensiblemente, lo califica de fraude. Y Merkel confirma que Rusia fue engañada deliberadamente. Puedes juzgarlo como quieras, pero es una flagrante quiebra de la confianza y una cuestión de previsibilidad política. Sin embargo, no puede discutirse que la negativa del gobierno ucraniano –a sabiendas de este engaño intencionado– a aplicar el acuerdo pocos días antes de que comenzara la guerra fue uno de los detonantes de la misma. El Gobierno alemán se había comprometido en la resolución de la ONU a aplicar el “paquete completo” de medidas acordadas. Además, la canciller alemana, junto con los demás participantes en el formato de Normandía, firmó una declaración sobre la resolución en la que, una vez más, se comprometía explícitamente a aplicar los acuerdos de Minsk.

¿No es eso también una violación del derecho internacional?

Sí, es una violación del derecho internacional, eso está claro. El daño es inmenso. Hay que imaginarse la situación actual. Los que querían hacer la guerra desde el principio, y siguen queriéndola, han adoptado la postura de que no podemos negociar con Putin porque, de todos modos, no cumplirá los acuerdos. Ahora resulta que somos nosotros los que no respetamos los acuerdos internacionales.

Que yo sepa, los rusos cumplen sus acuerdos; incluso durante la guerra actual, Rusia ha seguido suministrando gas. Pero Annalena Baerbock, ministra de Asuntos Exteriores, ha anunciado de todo corazón: “¡No queremos más gas ruso!”. En respuesta, Rusia ha estrangulado el volumen. ¿No es eso lo que pasó?

Sí, dijimos que no queríamos más gas ruso. Todas las repercusiones, la crisis energética, la recesión económica, etc., son el resultado de la decisión del Gobierno alemán, no de una decisión del Gobierno ruso.

Pero si escuchas o ves las noticias –también aquí, en Suiza– la crisis energética se debe a la decisión de Putin de hacer la guerra a Ucrania.

Dos veces en el pasado hubo dificultades en el suministro de gas causadas por Ucrania. Deberíamos ser sinceros al respecto. Rusia seguiría suministrando, pero no queremos nada más de allí porque atacó a Ucrania. Luego está otra cuestión: ¿quién voló realmente el Nord Stream II?

¿Tiene una evaluación de la voladura?

No, eso sería pura especulación. Hay pruebas circunstanciales, como suele ocurrir, pero no pruebas. Al menos ninguna que haya llegado a conocimiento público. Pero puedes estar seguro: acabarán saliendo a la luz.

¿Qué experiencia tiene en negociaciones con Rusia?

He llevado a cabo muchas negociaciones con Rusia, por ejemplo sobre la contribución rusa a la misión de la OTAN en Kosovo. Estados Unidos nos había pedido que lo hiciéramos porque no podían llegar a un acuerdo con Rusia. Rusia estaba finalmente dispuesta a poner sus tropas a las órdenes de un comandante alemán de la OTAN. En la década de 1990 se desarrolló una estrecha coordinación política y cooperación militar entre la OTAN y Rusia, regulada desde 1997 por el Tratado Básico OTAN-Rusia. Los rusos son duros negociadores, pero cuando se alcanza un resultado común, este se mantiene.

¿Cuál fue el resultado?

Los rusos querían tener algún tipo de derecho de codecisión en las negociaciones sobre el Tratado Básico. Eso no era posible. Pero encontramos la manera de hallar soluciones comunes en los casos en que se ven afectados los intereses de seguridad de una u otra parte. Por desgracia, tras la guerra de Georgia, la OTAN suspendió en gran medida su cooperación. También se ha demostrado en el período previo a la guerra de Ucrania que los acuerdos creados en tiempos de buena sintonía para la resolución de crisis y conflictos tienen su valor cuando surgen tensiones. Desgraciadamente, esto no se entendió.

—--------------

Esta entrevista fue publicada originalmente en Zeitgeschehen im Fokus.

Fuente: https://ctxt.es/es/20230101/Politic...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Desobediencia civil a las armas nucleares, un largo camino

3 February, 2023 - 00:00

El 22 de enero se cumple el 2º aniversario de la entrada en vigor del TPAN (Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares), ratificado por 59 países entre los cuales no está el nuestro, que, como es bien sabido, carece además de armamento nuclear.

Ovidio Bustillo García
Enrique Quintanilla Alboreca
Eva Aneiros
Desarma Madrid

Hace un año publicábamos aquí mismo un artículo con el título España, en contra de la prohibición de las armas nucleares y entregada a la OTAN. En un año han pasado muchas cosas, pero hoy nos vamos a centrar en el segundo aniversario, el 22 de enero, de la entrada en vigor del TPAN (Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares), ratificado por 59 países entre los cuales no está el nuestro, que, como es bien sabido, carece además de armamento nuclear. Consideramos que para poder avanzar hacia la prohibición total de las armas nucleares conviene mirar atrás, y ver todo el camino recorrido. Las conquistas sociales no salen de la nada: se consiguen.

La falsa alarma de Petrov

Para responder a estas preguntas nos va a ayudar un acercamiento crítico a un personaje que, aunque muerto en 2017, se mueve ya entre la leyenda y la historia: Stanislav Petrov, sobre quien el director de cine Peter Anthony realizó el documental El hombre que salvó al mundo, estrenado en 2015 en Dinamarca. Petrov fue un teniente coronel del ejército soviético que el 26 de septiembre de 1983, en plena guerra fría y estando en su trabajo, cuando se encendió una alarma de alerta nuclear tuvo que tomar en segundos una decisión trascendental sobre responder o no al ataque de cinco misiles nucleares americanos. En contra del protocolo, cuenta la leyenda que siguiendo a su instinto, convenció a las Fuerzas Armadas de que se trataba de una falsa alarma, y de esta manera consiguió salvar al mundo de un holocausto nuclear devastador.

Visto desde la perspectiva de un extraterrestre se preguntaría: ¿cómo es posible que la especie humana, que se dice inteligente, confíe la seguridad de su planeta en la desobediencia de unos cuantos vigilantes nucleares militares educados precisamente en la obediencia y en la violencia? Visto desde una perspectiva antimilitarista más realista, lo primero que hay que resaltar es la irresponsabilidad de las potencias nucleares creando y manteniendo artefactos que pueden acabar con la vida del planeta. Lo segundo, la irresponsabilidad de miles de millones de ciudadanos que consentimos amenazar y ser amenazados por las potencias nucleares. El episodio de Petrov es una invitación a la reflexión y, sobre todo, a la acción para que la humanidad deje de estar en peligro. No hay que celebrar tanto que un militar salve el mundo sino denunciar que el mundo esté sometido por lo militar y amenazado hasta el punto de que una falsa alarma pueda acabar con él. No necesitamos más héroes militares que salven el mundo. La Historia está llena de ellos y pese a la maquillada e interesada versión heroica, siempre han estado rodeados de cadáveres y destrucción.

La historia de la “falsa alarma” no es el único incidente con armas nucleares. Pese al secreto militar, están documentados graves fallos y deficiencias en los sistemas de seguridad. Algunos de estos incidentes son de sobra conocidos, como las bombas que cayeron en Palomares, donde a día de hoy sigue contaminada la zona. Considerando que no existe la seguridad nuclear total y la peligrosidad de sus consecuencias, el único “riesgo cero” al que tenemos derecho solo es posible con la eliminación total de las armas nucleares. Con estos antecedentes, estamos en mejores condiciones para abordar las preguntas sobre el armamento nuclear.

Luchar sin armas contra las armas

Tras la Segunda guerra mundial, pasados los primeros momentos de euforia o justificación, mucha gente empezó a cuestionar las armas nucleares, al hacerse consciente de lo que suponía su misma existencia. Es paradigmático el caso de Albert Einstein, que defendió la necesidad de que EEUU desarrollara el arma antes que la Alemania nazi, pero años después, en 1955, se dio cuenta del error de su postura y firmó junto con Bertrand Russell el famoso manifiesto, conocido como manifiesto Russell- Einstein, en el que señalaban el peligro que suponían las armas nucleares y hacían un llamamiento a una salida pacífica de los conflictos. Russell destacó por su firme oposición a las armas nucleares desde su misma creación, y de hecho fue de los primeros intelectuales en oponerse a la bomba, pues en 1945 escribió La bomba y la civilización, un recomendable ensayo donde ya trataba este tema.

Tanto los textos escritos por gentes de diversa procedencia, como el trabajo de lobby que han hecho diversas organizaciones como la ICAN (Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares, por sus siglas en inglés) son loables y necesarias, pero queremos reconocer la acción directa noviolenta y la desobediencia civil como los factores trascendentales en la oposición a las armas nucleares.

La Campaña por el Desarme Nuclear, Russell y las desobedientes

La Campaña por el Desarme Nuclear (CDN), creada en 1957, bebía de la experiencia del movimiento pacifista y antiguerra que se forjó en las guerras mundiales. Desde su inicio las personas que participaban (Russell, como no, entre ellas) estaban decididas a hacer una campaña potente y usar todas las herramientas a su alcance. Con esta intención, entre 1958 y 1965 organizaron las Marchas a la Base de Aldermaston (base inglesa en la que se guardaba parte del arsenal nuclear británico), en las que se hacían, entre otras cosas, sentadas y bloqueos del acceso. Es famosa la foto de un anciano Bertrand Russell sentado en el suelo en la marcha de 1961.

Tras un parón de años en las marchas, en los años 80 del siglo XX se reactivó la lucha contra las armas nucleares en Gran Bretaña. Desde entonces se han venido haciendo, por parte de la CDN u otros grupos pacifistas distintas marchas y acampadas en las bases donde se acumula el arsenal nuclear o donde fondean los submarinos nucleares (Faslane). El 5 de septiembre de 1981 se organizó una marcha a Greenham Common (Berkshire, Inglaterra) para protestar por la presencia de silos militares en la base, con el agravante de que esta se estableció en terrenos comunales del pueblo. Una vez allí, un grupo de mujeres decidió quedarse, estableciendo el Campamento de Mujeres por la Paz de Greenham Common. Desde ese día hasta el año 2000 hubo mujeres acampadas permanentemente delante de todas las puertas de la dicha base. Aunque la cantidad de mujeres fue variando, las que estaban se aplicaron en romper todas las normas de la base y practicar todo tipo de acciones desobedientes, llegando a entrar y a bailar encima de los silos nucleares.

Otro ejemplo valiente de acción directa noviolenta contra las armas nucleares nos lo dan las mujeres de Trident Ploughshares. Este grupo, fundado para protestar inicialmente contra el programa nuclear Trident del ejército británico, se especializaron en un tipo de acción muy curiosa y fuertemente simbólica: entrar en bases militares con un martillo e inutilizar armamento. Es muy conocido el caso de las tres de ellas, Ellen Moxley, Angie Zelter y Ulla Roder, que nadaron y abordaron el submarino HMS Vengeance, pintando lemas en él y dañando gravemente el equipamiento.

Estos son ejemplos a vuelapluma, pero somos conscientes de que allí donde aparecen las armas nucleares aparece también la oposición a las mismas, pues lo único decente que se puede hacer con este tipo de armamento (con cualquiera), es oponerse a su existencia y trabajar para su eliminación.

En un próximo artículo analizaremos la relación entre la no firma del TPAN por parte del gobierno más progresista en España, con las imposiciones que desde la OTAN y la UE se están haciendo en este y en otros sentidos. Ahora, lo que toca es trabajar junto a otras organizaciones pacifistas, antimilitaristas, ecologistas, feministas y antirracistas en exigir la firma del TPAN como mayor garantía para que realmente las armas nucleares (y después, el resto) desaparezcan de la faz de la tierra.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/plane...

Categorías: Tortuga Antimilitar

20 años de la acción directa de las estatuas en Alacant

2 February, 2023 - 00:01

Hoy, 2 de febrero de 2023 se cumplen 20 años de una acción directa noviolenta que el Grup Antimilitarista Tortuga realizó contra el monumento al soldado de reemplazo, recientemente, entonces, instalado en la Puerta del Mar de Alacant como regalo del ejército a la ciudad. Esta acción, que traspasó las fronteras informativas locales, provocó una interesante polémica en la sociedad alicantina e influyó lo suyo en la trayectoria de nuestro propio colectivo.

Para celebrar la efeméride hemos editado un vídeo con las imágenes de la acción que en su día emitió la televisión autonómica Canal 9, y con una entrevista actual a algunos de los participantes de la misma.

Ver información sobre esta acción y sus repercusiones:

Acción Directa Noviolenta contra el monumento a las fuerzas armadas de Alacant(crónica de la acción)

¿Fue una Acción violenta o noviolenta?(reflexiones teóricas sobre la acción)

El día que se habló del Grupo Tortuga en el Congreso de los Diputados (preguntas sobre nuestra acción en el Parlamento)

El Ajuntament d'Alacant pide una multa millonaria y un año de cárcel para antimilitaristas del Grupo Tortuga

Manifiesto del Grupo Tortuga con motivo del juicio de las estatuas

Actos de la campaña en apoyo al juicio de las estatuas

Tortuga presenta la campaña del juicio ante la puerta principal del cuartel de Rabasa en Alacant

Acto de difusión antimilitarista en la plaça del Mercat Central d'Alacant

Las estatuas del ejército de la Plaça del Mar d'Alacant fueron rodeadas con pancartas antimilitaristas

Apoyos pedidos y recibidos

Concentración en los juzgados de Alacant con motivo del “Juicio de las Estatuas”

Se celebró hoy el juicio de las estatuas, que fue empleado para denunciar la existencia de los ejércitos y las guerras

ESTATUA 0 TORTUGA 2. Absueltas todas las personas procesadas en el juicio de las estatuas

La Delegación del Ministerio de Defensa de Alacant cierra sus puertas en homenaje al Grupo Tortuga (acción para la rueda de prensa sobre la sentencia)

Categorías: Tortuga Antimilitar

El futuro de los juguetes bélicos

2 February, 2023 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El engaño y el abuso sexual del estado

2 February, 2023 - 00:00

Un espacio social de tu barrio, abierto al público, donde se realizan actividades regularmente, y donde compartes tranquilamente con la gente. No hay nada que esconder. Las actividades se publicitan en carteles en la calle y en las redes, y las puertas siempre están abiertas: cine gratis, talleres contra la violencia machista, huertos urbanos o conciertos se mezclan con las campañas políticas habituales de los movimientos sociales habituales. Desde el derecho a la vivienda, pasando por la solidaridad internacionalista, la defensa de los servicios públicos y mil asuntos más que forman parte de las agendas de los colectivos que trabajan al margen de las instituciones y que cuestionan constantemente al poder. Y que son publicitadas abiertamente.

Este fue el objetivo de la infiltración de un agente de Policía, destapada, una vez más, por La Directa, meses después de descubrir otro topo en movimientos juveniles independentistas y en colectivos de barrio. Aquél, que se hacía llamar Marc y a quien dediqué otra columna, participó incluso en actividades de desobediencia civil y fue retratado en más de una acción. Tras publicarse su verdadera identidad, I. J. E. G. publicó en sus redes personales, las de verdad, imágenes jactándose de su gran hazaña en una piscina de su Menorca natal. Su trabajo, sin embargo, no logró desarticular ninguna banda armada, ni prevenir ningún ataque violento ni ningún crimen. Simplemente fichó militantes y simpatizantes de aquellos movimientos. Fichas policiales de personas que dedican parte de su tiempo a intentar cambiar las cosas, incluso sin cometer ningún delito. Fichas de gente, sí. Por su ideología.

Para quien no está familiarizado con los movimientos sociales, estos pueden parecer espacios opacos, organizaciones semiclandestinas que conspiran bajo el más absoluto secreto. Quien conoce a los movimientos sociales sabe que se enfrenta al poder con su cuerpo, asumiendo las consecuencias, y en absoluta desproporción de fuerzas dejando en evidencia cómo el Estado protege los intereses de unos pocos y machaca a la disidencia que le saca los colores. Y todo, incluso las acciones, está siempre explicado, anunciado y retratado por ellos mismos en sus redes. No hay nada que esconder. No hay nada de lo que avergonzarse. Y eso, quizás, es algo que también molesta. Por eso, quizás, hay quienes se enfrentan a años de prisión por intentar parar un desahucio. Molestan. Son peligrosos. Porque ponen en evidencia los rotos de un sistema que hace aguas por todas partes.

Esta vez, el policía infiltrado fue más allá y traspasó algunas líneas que hacen de este caso un asunto mucho más grave: mantuvo relaciones sexoafectivas con varias personas del entorno de estos movimientos sociales. Mujeres a las que engañó con una personalidad falsa y a las que usó sexual y emocionalmente para obtener información sobre otras personas. Con alguna de ellas llegó incluso a mantener una relación duradera, haciéndole creer que era otra persona. "Se ha utilizado a las personas, su intimidad, sus deseos, sus proyectos de vida, sus ambiciones, sus inseguridades, su tiempo, sus esperanzas políticas... para acceder a nuestros espacios de activismo con el fin de recabar información. Una vez más los cuerpos y los deseos de las mujeres utilizados como herramientas de control por el Estado", manifestaban feministas madrileñas en sus redes tras conocer la noticia.

Existen precedentes en estas prácticas como el caso Spycops Scandal del Reino Unido que destapó la infiltración de Mark Kennedy, un agente de la policía secreta que había mantenido una relación de varios años con la activista de izquierdas Kate Winslow. Tal y como relata La Directa en una pieza separada de la investigación recién publicada, "el Tribunal de las Facultades de Investigación, un organismo dedicado a investigar las quejas relativas a abusos cometidos por organismos públicos británicos dictaminó, en septiembre de 2021, que esta operación secreta de la policía británica había vulnerado hasta cinco derechos fundamentales del activista Kate Wilson". Por ello, el Estado tuvo que indemnizar con decenas de miles de libras a la activista. Pero este no era el único caso. Se descubrió que, desde finales de los años 60, había habido cientos de infiltrados. Algunos, incluso, habían tenido hijos con las afectadas.

Ayer, cinco de las mujeres que se vieron afectadas por el policía infiltrado en Barcelona, acompañadas por el sindicato CGT y el Centre per la Defensa dels Drets Humans, Iridia, anunciaron una querella contra este por abusos sexuales continuados, delitos de tortura o contra la integridad moral, descubrimiento y revelación de secretos e impedimento del ejercicio de derechos cívicos. Veremos cómo justificará el Estado este asunto, quién planificó todo esto, qué peligro suponían estos movimientos sociales y qué recursos se emplearon para qué fin. Por qué tenían los agentes documentación falsa, qué perseguían, de quienes recibían órdenes, a quién rendía cuentas y hasta donde se justifica la instrumentalización de los cuerpos de las mujeres para estos fines.

Posiblemente para el policía "Marc" y para el recién descubierto "Daniel", ellos tampoco tienen nada de lo que avergonzarse. Cumplen su función. Se han entrenado para ello y están convencidos de que lo hacen por un bien superior, por salvaguardar el statu quo, el orden, su orden, el que les enseñó que esos chavales y esas chavalas son peligrosos y hay que tenerlos controlados. Y por dinero, claro. De eso viven. Y lo grave de este asunto es que, una gran parte de la ciudadanía lo avala. Llevan años escuchando a los medios explicar lo malos que son los ‘antisistema' (ese cajón de sastre donde cabe cualquiera que cuestione el statu quo) y para esto existen las brigadas de información de las policías. También los políticos y gobernantes lo toleran cuando no lo promueven.

La gravedad de todos estos casos, más allá de la gravísima instrumentalización de los cuerpos de las mujeres, es, como bien apuntan las feministas, el constante acecho a la libre asociación y a la libertad de pensamiento. Es estar constantemente en el punto de mira de las autoridades por pensar o por organizarte para cambiar las cosas. Aunque lo vistan de potencial peligro que hay que vigilar y aludan a amenazas de violencia que nunca se materializan, como se han demostrado en estos dos casos descubiertos.

El problema añadido es que, un gobierno democrático (que ya pasó página de las denuncias contra el anterior agente descubierto), y una parte de esa ciudadanía que se llama demócrata, defiende que esto pase y lo asume como mal menor para salvaguardar el orden. El problema es no querer ver que estas praxis son inherentes a esas democracias sustentadas por un orden social y económico que tolera estéticamente y hasta cierto punto, la disidencia y la discrepancia, mientras esta no suponga una amenaza real. Y en este caso, como en tantos otros, esta "amenaza real" es que pongan en evidencia sus miserias. Como ya lo han hecho las compañeras de La Directa desvelando de nuevo otra práctica abusiva del Estado.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

La salud y la sanidad pública antes que los gastos militares

1 February, 2023 - 00:00

Arturo Borges Álamo

Para garantizar la atención de toda la población, es necesario continuar la presión de la sociedad y del personal sanitario, uniendo además la reclamación de ¡más inversiones sanitarias y sociales, menos gastos militares!

El gasto militar de los tres últimos presupuestos, coincidentes con “el gobierno más progresista de la historia”, derivado de la potenciación de la participación en la OTAN y su implicación en la guerra de Ucrania, lleva a la conclusión de que “el Estado español gastará en 2023 más de 48.800 millones de euros en gasto militar, una cantidad escandalosa cuya finalidad es más escandalosa todavía, distribuida (y escondida) en los PGE y que aparece dispersa en distintos ministerios, así como en el sobregasto extrapresupuestario del fondo de contingencia y en los créditos extraordinarios”.

El presupuesto del Ministerio de Defensa se incrementa un 26,31 % con el objetivo de alcanzar el 2 % del PIB que exige la OTAN. Pedro Sánchez se comprometió tras la Cumbre de la OTAN en Madrid en junio de 2022 a alcanzar este objetivo, previsto para 2029, pero la realidad es que el gasto militar en estos presupuestos de 2023 ya superará sobradamente el tan manido 2 % del PIB. (Referencia 2)

Frente a ello, la inversión sanitaria y en salud pública no levanta cabeza. Cuando empezó a verse la luz al final del túnel para después de la pandemia, todo eran promesas y buenos propósitos para la Sanidad Pública, que se concretaron en el Dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, que recogía numerosas, y en general positivas, propuestas para reforzar el sistema sanitario público.

No obstante, ya en 2021 se pudo ver que la realidad iba por otro camino, y que las actuaciones prácticas de los Gobiernos Central y Autonómicos no respondían con hechos concretos a este supuesto interés por reforzar la Sanidad Pública, lo que pudo comprobarse, por ejemplo, en el bajo porcentaje de fondos provenientes del Plan de Resiliencia que se dedicaba a la Sanidad, y los escasos incrementos presupuestarios de las CCAA y del Gobierno Central al respecto.

En 2022 se ha continuado en la misma línea, unos presupuestos sanitarios con mejoras muy modestas que en modo alguno abordaban las necesidades de atención sanitaria de la población, lo que claramente vuelve a plantearse para 2023. Esta insuficiencia presupuestaria explica en gran parte el resto de problemas del sistema sanitario, con un deterioro continuado, y cada vez mayor de la Atención Primaria (demoras para citas de 8,8 días de promedio, predominio de la atención telefónica, etc.), Hospitales con pocas camas y recursos infrautilizados (según el último barómetro de listas de espera, en el primer semestre de 2022 se realizaron 24.412 intervenciones quirúrgicas menos que en el mismo periodo de 2019).

Mientras tanto, continúa el aumento de la privatización del sistema sanitario, especialmente en algunas Comunidades Autónomas, lo que aumenta los costes de la atención sanitaria y detrae más fondos a los centros de gestión pública, así como un gasto farmacéutico muy elevado (aumento del 6,9% en farmacia hospitalaria y 7,3% en recetas en 2021).

Tampoco se han resuelto las necesidades de personal de los centros sanitarios, con una política de Recursos Humanos que penaliza a los profesionales y que ha hecho de las bajas retribuciones y la precariedad su característica fundamental. Todos estos hechos nos llevan a una situación muy preocupante para la Sanidad Pública y a la búsqueda de una parte de la población, la que económicamente puede permitírselo, de alternativas en el sector privado a la desatención de sus problemas de salud, lo que fomenta la inequidad y quiebra del derecho constitucional a la protección de la salud.

Ante todo lo anterior, se está generando una cada vez más amplia respuesta social y profesional con la reivindicación de una Sanidad Pública Universal, Accesible y de Calidad, como sus características fundamentales. Por ello, más allá de promesas vanas, debemos exigir un compromiso tangible de las administraciones públicas a nivel central y autonómico para garantizar la atención necesaria para toda la población, y para ello es necesario continuar la presión de la sociedad y del personal sanitario, uniendo además la reclamación de otra política bajo la consigna de ¡más inversiones sanitarias y sociales, menos gastos militares!.

Pero para conseguirlo, sin duda, debemos movilizarnos también para que el Gobierno PSOE-UP abandone la vía militar en el conflicto de Ucrania optando por la vía del diálogo, la negociación y la paz. Debemos abogar por construir una coalición de amplia base, lo más transversal posible, en favor de la paz y frente a la guerra de Ucrania y sus consecuencias que ya han empezado a sentirse con toda crudeza en el Estado español y en todos los países del mundo, entre otras, inflación galopante, incremento del paro, pérdida de poder adquisitivo, presupuestos de guerra, deterioro significativo de la sanidad, la educación y del resto de los servicios públicos, subidas de las hipotecas, mayor número de desahucios, graves daños en el medio ambiente, movimientos migratorios incontrolados, supresión de derechos y libertades democráticas y auge del fascismo.

Publicado por solicitud de su autor Arturo Borges Álamo y con autorización de la fuente original Hojas de Debate La Salud y la Sanidad Pública antes que los gastos militares – Hojas de Debate (hojasdebate.es).

Imagen proporcionada por Hojas de debate.

Tomado de: https://kaosenlared.net/la-salud-y-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La historia de Stalker, la película que le costó la vida a Tarkovski

1 February, 2023 - 00:00

Stalker (1979) es el quinto largometraje del gran realizador ruso Andrei Tarkovski (1932-1986) y el último que hizo en la Unión Soviética. Para muchos críticos, éste es el punto más alto de una filmografía extraordinaria. Para algunos de sus colaboradores, también fue el film que le costó la vida. Y no solo al director: también a su esposa, la actriz Larisa Tarkovskaya, y a su actor principal y frecuente colaborador, Anatoli Solonitsin.

Tal vez sea exagerado afirmar que esta película –mal recibida y escasamente vista en el momento de su estreno– cambió la historia del cine. No es aventurado proponer que cambió la vida de muchos de sus (pocos) espectadores. O, al menos, que algo en esta película los interpeló intensamente y creó una sugestión inefable y duradera, un magnetismo que los reenvió a ella una y otra vez y que contribuyó a formar sus gustos, lo que podían esperar del cine y hasta los rasgos de su propio trabajo.

El escritor inglés Geoff Dyer le dedicó un libro (Zona: un libro sobre un film sobre un viaje a una habitación) que es una mezcla de análisis fílmico, disección de una obsesión ("Es la película que más veces vi en mi vida… Siempre tengo ganas de verla", dice) y autobiografía. El premio Nobel Kenzaburo Oe consagró un capítulo de su novela Una familia tranquila a la fascinación de su narradora con la opacidad del film. El novelista británico M. John Harrison tomó la premisa central (una zona prohibida en la que las reglas de la naturaleza cambian) para hacerlo el elemento común de su trilogía Luz, Nova Swing y Espacio Vacío.

Björk usó uno de los poemas recitados (en una traducción al inglés) como letra de su canción "The Dull Flame of Desire". El novelista norteamericano Jeff Van der Meer también recurrió al escenario de la "zona prohibida" (rebautizada "área X") en su trilogía Aniquilación, Autoridad y Aceptación en una innegable reescritura del film (aunque negada por el autor). Lo mismo corre para la película de Netflix basada en la primera de esas novelas, dirigida por Alex Garland (aquí sí los técnicos reconocieron que Stalker fue una referencia ineludible), estrenada este año. En The Limits of Control de Jim Jarmusch, Tilda Swinton cuenta una historia autobiográfica sobre el efecto de este film en su inconsciente. El film austríaco Die Tochtel ("La hija") de Bernhard Kammel retoma la historia de uno de sus personajes más enigmáticos, 25 años después. Se puede seguir largo rato rastreando sus huellas en el cine reciente, desde la filmografía de Lars Von Trier a El renacido de Alejando González Iñárritu (ver también Atómica, con Charlize Theron). Hasta hay un videojuego inspirado por Stalker, en la que acaso sea la primera y última conversión de una película de arte europea en un relato shooter para buscar y destruir.

Stalker está basada en una novela de los hermanos Arcadi y Boris Strugatski, pero tiene muy poco en común con su fuente. Su título en castellano es Picnic extraterrestre, aunque el original ruso puede traducirse más fielmente como "Picnic al costado del camino". La novela está asentada firmemente en la ciencia ficción: naves extraterrestres llegan a nuestro planeta e ignoran por completo a los humanos; dos días después parten pero dejan detrás, como si hubieran venido a un picnic, una serie de despojos, artefactos indescifrables aunque de propiedades sorprendentes, en seis "zonas" a las que los gobiernos vedan el acceso. Exploradores llamados "stalkers" ingresan a ellas ilegalmente para recuperar y vender algunos de esos artefactos (de nombres ridículos en el argot de los stalkers, como "jalea de brujas", "vacíos llenos", "graviconcentrados" o "gotitas negras") y también para buscar al más elusivo de todos ellos, una esfera dorada que, se dice, posee la capacidad de hacer realidad cualquier deseo.

Esta historia se desarrolla a lo largo de ocho años en la vida de su protagonista. Tarkovski solo toma de la novela su idea más importante (la existencia de una "zona de exclusión") y algunas escenas del capítulo final, sobre la última incursión del stalker en la zona. El argumento es tan pequeño que alcanza con la segunda mitad del subtítulo del libro de Dyer para contarlo con precisión: "Una película sobre un viaje a una habitación". Es difícil imaginar una trama más sencilla. Los protagonistas son un "stalker", o guía (nada que ver con su sentido original de "merodeador" o el más reciente de acosador de las redes sociales), que lleva a otros dos personajes, llamados solo "escritor" y "profesor", a través de la zona prohibida hasta un cuarto que puede cumplir ya no cualquier deseo sino el más íntimo, de quien ingrese en él.

Si bien Tarkovski solía renegar de las interpretaciones en clave simbólica, no es demasiado aventurado sugerir que "escritor" y "profesor" representan las dos formas seculares de acceso a la "verdad", arte y ciencia, mientras que la otra, la religiosa, está encarnada por el stalker. El stalker cree ciegamente en el poder de la zona. Si se hace necesario creer es porque lo más maravilloso del lugar es que no tiene nada de maravilloso. Vemos unas piedras incandescentes, un terreno que palpita como si fuera de arenas movedizas, enormes habitaciones subterráneas con dunas (¿de donde salió el viento para formarlas?), pozos sin fondo, ¿lluvia? en un interior; en suma, visiones cautivantes y extrañas, pero nada que cruce el umbral de lo inexplicable. Toda la película (salvo el final) se balancea magistralmente sobre esa cuerda floja: ¿sucede en la zona lo que el stalker dice que sucede o todo es un embuste o el stalker cree realmente pero nada de lo que cree es real? Desde este punto de vista, es una exploración del mito o de la fe religiosa.

En esa triple vacilación está el enigma de la zona, aquello que le otorga su poder y la vuelve un misterio. La película logra transmitirnos la idea inquietante de que existe algo que acecha, oculto pero presente. Esa presencia desconocida es la zona misma. Tarkovski nos hace sentir, sin decirlo, que la zona está viva y lo consigue poniendo todo en (tenue) movimiento: el aire, el agua, hasta el suelo con sus arenas movedizas o sus pastizales mecidos por el viento. Pero el principal agente de esta percepción es su cámara: aun los planos que parecen estáticos tienen un imperceptible zoom que se acerca o aleja (hay que concentrarse en los bordes del cuadro para notarlo).Estos movimientos mínimos, casi subliminales, inducen la idea de una palpitación, una respiración en la imagen. Pero el modo más extraordinario en que Tarkovski invoca la presencia de la zona es a través otro recurso propio del cine: el plano subjetivo. Muchas de las escenas comienzan de modo subjetivo (ese plano en el que la mirada de la cámara coincide con la mirada de un personaje): alguien camina por la zona, pisando pesadamente sobre los pastizales y observando hacia el frente, pero luego, de a uno, los únicos tres personajes que están allí ingresan al plano, a esa subjetiva: ¿quién estaba mirando, entonces? La única respuesta posible es "la zona".

Es lícito preguntarse qué es este territorio imantado que atrapa con la misma fuerza a sus personajes y a sus espectadores. ¿Qué significa, qué representa? La indeterminación contamina las posibles respuestas del mismo modo que a todo en el film. Se dijo que la zona podía representar al gulag, los campos de detención del stalinismo. Sin embargo, los personajes luchan por ingresar, no por salir. Además, la película tiene un preciso código de colores: el mundo exterior es sepia, la zona está en color, lo que sugiere la paradoja de que la verdadera prisión es el monocromático "afuera". Este uso del color, además, refuerza el paralelo entre Stalker y El mago de Oz, la película de Víctor Fleming en la que Dorothy y sus tres amigos deben cruzar el reino Oz para encontrar al mago que puede hacer realidad sus deseos. El mundo de Dorothy es sepia, pero Oz existe en un afiebrado technicolor, como la zona de Tarkovski.

Desde este punto de vista, la zona puede pensarse ya no como el epicentro del stalinismo, sino como el Occidente tras la cortina de hierro: ese territorio de abundancia y libertad vedado a los soviéticos, donde podía parecer que todos los deseos se volvían realidad. Y, desde luego, la zona prohibida también puede ser literalmente lo que dice el film, una zona cercada tras ser golpeada por un desastre como los de Tunguska, en Siberia (donde en 1908 la posible caída de un meteorito arrasó con kilómetros de bosques) o, proféticamente, la de Chernobyl. Tarkovski dijo: "Siempre me preguntan qué representa la zona. La única respuesta posible es que la zona no existe. El stalker inventó la zona para llevar allí a personas muy infelices e imponer en ellos la idea de la esperanza.El cuarto de los deseos es también una creación del stalker, otra provocación en la cara del mundo material. Esta provocación se corresponde con un acto de fe". Sin embargo, estas afirmaciones entran en franca contradicción con el final del film, que lo saca del terreno de incertidumbre que venía transitando y lo ubica inapelablemente en el género fantástico. No hay duda de que Monita, la hija del stalker, una "víctima de la zona", hace algo abiertamente inexplicable, comparable a los milagros que el stalker afirma que suceden en la zona. Esta escena es la única fuera de ese lugar que sucede en color, lo que crea un vínculo entre el milagro que presenciamos y el territorio prohibido. Es una reivindicación de la religión, de la fe del stalker: para aquellos que creen, lo imposible es posible.

La zona es el ejemplo más acabado del paisaje predilecto de Tarkovski: la naturaleza reclamando los restos de la civilización, la vegetación que vuelve a crecer entre las ruinas. El poder evocativo de estas imágenes seguramente provenga de que son una condensación del paso del tiempo. Esa es la materia primordial el cine de Tarkovski, en sus imágenes más características hay un reconocimiento y aceptación del devenir. Los lentos travelings que van revelando una sucesión aleatoria del objetos carcomidos, erosionados, son una muestra de la densidad temporal de su mundo. La temporalidad no solo se pone de manifiesto en lo representado, sino también en la materialidad de sus films. En su libro sobre la película, Dyer dice: "Al principio puede haber una fricción entre nuestras expectativas sobre el tiempo y el tiempo-Tarkovski y esta fricción se está incrementando en el siglo XXI, a medida que nos alejamos del tiempo-Tarkovski hacia el tiempo-idiota en el que nada puede durar (y nadie puede concentrarse en nada) por más de dos segundos".

Esto no es una hipérbole. Según el sitio Cinemetrics, unos plano en una película actual dura un promedio de dos segundos. Los 95 minutos que dura, aproximadamente, un tanque de Hollywood, contienen unos 2000 cortes (duración promedio de cada plano: 2.85 segundos). Stalker dura 162 minutos y tiene apenas 140 cortes: cada plano dura en promedio bastante más de un minuto: 70 segundos. A esto se refiere Dyer con lo del "tiempo-Tarkovski". Sigue: "Tarkovski le dice a su audiencia: «olvídense de sus ideas previas sobre el tiempo, dejen de mirar sus relojes, esto no va a avanzar al ritmo de Máxima velocidad, pero si ustedes se entregan al tiempo-Tarkovski, entonces el alboroto descontrolado de Bourne: el últimatum les va a parecer más aburrido que La aventura, de Antonioni»".

El ejemplo más acabado es la llegada a la zona. Stalker, Escritor y Profesor están sobre un carro en las vías del tren. Atraviesan un territorio abandonado. La cámara se cierra sobre sus cabezas, el fondo es apenas perceptible: un blur de edificios y árboles. La banda sonora es el ruido mecánico del carro avanzando por los rieles. Ese monótono cling-clang se empieza a distorsionar lentamente hasta volverse una pieza de musique concrète. El viaje se hace interminable para los tiempos convencionales del cine: van tres o cuatro minutos de los mismos primeros planos. Estamos en pleno tiempo-Tarkosvki. Entre la monotonía de la imagen, el movimiento regular, estroboscópico, del fondo y la gradual conversión del ruido del tren en un ritmo electrónico vamos cayendo en una especie de trance. De pronto, nos damos cuenta de que todo cambio: hay un paisaje en colores. De algún modo, llegamos a la zona pero nunca notamos el momento del cruce. Para provocar nuestro ingreso a este otro espacio, Tarkovski literalmente nos hipnotizó en el viaje. Nunca se hizo algo como esto. Dyer lo llama, simplemente, la mejor secuencia de la historia del cine.

Este grado de control formal acaso ofrezca una idea equivocada sobre las condiciones de producción de esta película, que fueron catastróficas. En 1977, Tarkovski había rodado la mitad del film (y consumido casi todo su presupuesto) en Tallinn, Estonia, junto al director de fotografía Georgi Rerberg, que había logrado las extraordinarias imágenes de El espejo. De regreso en Moscú, durante una de las primeras proyecciones del material, se hizo evidente que algo había salido mal: ya sea por un problema en la exposición o en el revelado del nuevo film de Kodak que utilizaban –con el que los laboratorios rusos no estaban familiarizados– la película había quedado subexpuesta, irreparablemente oscura. Esto decidió el despido de Rerberg, cuya relación con el realizador ya estaba deteriorada. Los ejecutivos de Mosfilm decidieron cancelar el proyecto.Tarkovski, sin embargo, estaba decidido a llevarlo adelante, de modo que, para conseguir más fondos, propuso hacer un film en dos partes: con la financiación de la segunda parte costearía todo lo que faltaba (esta "segunda parte" está integrada a la primera: hay un fundido a negro que puede usarse como intermedio y la película retoma donde había abandonado; no fue más que una estrategia de Tarkovski para superar la burocracia soviética y terminar el film). Pero los problemas no terminaron ahí: Tarkovski seguía sin entenderse con sus directores de fotografía, al punto de que hubo dos más tras la cámara. En 1978, en pleno rodaje, el cineasta tuvo un paro cardíaco, del que logró recuperarse. La película, sin embargo –según la versión del sonidista Vladimir Sharun– terminaría por costarle la vida.

Muchas de las nuevas escenas se registraron en una central hidroeléctrica ubicada sobre el río Jagala, en Estonia. No muy lejos, se encontraba una planta química que volcaba desechos tóxicos en el río. Según Sharun, varios técnicos desarrollaron reacciones alérgicas debido a la exposición a los químicos. Anatoli Solonitsin, el actor que interpretaba a Escritor, murió de cáncer de pulmón tres años después. Tarkovski murió en 1986, cuatro años más tarde, por la misma enfermedad. El cáncer también se cobró la vida de su mujer y asistente de dirección, Larisa Tarkovskaya.

Tras Stalker, Tarkovski haría tres películas más en Europa occidental: se le prohibió volver a filmar en la Unión Soviética. Recaló en Italia, donde junto a Tonino Guerra, el guionista de Michelangelo Antonioni, dirigió el documental Tiempo de viaje (1982). Allí Guerra le pide un consejo para un cineasta joven. Tarkovski responde: "No hagas diferencias entre tu película y tu vida. El cine es un arte muy difícil y debes estar preparado para hacer sacrificios. Deberías pertenecerle al cine; no el cine a tí. Lo más importante es seas capaz de sacrificarte para ejercer tu arte". Un consejo severo que, ciertamemente, Tarkovski aplicó.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/especta...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Matsuo Basho.(Bajo la luz, 45)

31 January, 2023 - 20:03

Hierba silvestre
es cuanto queda
de aquel ejército.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Son humanos

31 January, 2023 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Las cifras del horror detrás de la venta de armas a Arabia Saudí

31 January, 2023 - 00:00

Danilo Albin

La muerte sigue volando sobre Yemen. Según datos de la organización de derechos humanos Mwatana, durante 2022 se registraron cientos de crímenes contra civiles pese a la tregua que, al menos sobre el papel, estuvo vigente entre los meses de abril y octubre. Los asesinatos continuaron al mismo tiempo que España mantenía el lucrativo negocio armamentístico con la dictadura saudí.

Según consta en un informe a cargo de Mwatana –que cuenta con investigadores y colaboradores en distintos puntos del territorio yemení–, a lo largo del año pasado esta organización logró documentar "al menos 1066 incidentes" contra civiles y bienes de carácter civil, "algunos de los cuales constituyen crímenes de guerra".

El documento subraya que al menos 388 civiles murieron, incluidos 134 niños y 19 mujeres, y no menos de 880 civiles resultaron heridos, incluidos 383 niños y 70 mujeres. "Estos incidentes causaron daños generalizados a la infraestructura vital, incluidos hospitales, escuelas e instalaciones de servicios", apunta el balance anual, que incluye tanto crímenes cometidos por las fuerzas lideradas por Arabia Saudí como aquellos perpetrados por los rebeldes hutíes respaldados por Irán.

La organización subraya que las tropas lideradas por Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos "han llevado a cabo repetidamente ataques ilegales" que provocaron muertos y heridos entre civiles, así como "daños significativos a la infraestructura, incluidas las instalaciones de atención médica y las viviendas".

En 2022, Mwatana documentó 28 ataques aéreos a cargo de la coalición encabezada por Arabia Saudí y Emiratos en los que murieron "al menos a 110 civiles, incluidos 14 niños y tres mujeres, e hirieron al menos a 175 civiles, incluidos 19 niños y seis mujeres".

Por su parte, los bombardeos terrestres en zonas pobladas "han provocado daños considerables a bienes de carácter civil y numerosas víctimas civiles". La entidad yemení documentó "53 ataques terrestres que mataron a 43 civiles, incluidos 15 niños y ocho mujeres", e hirieron al menos a otras 150 personas, entre las que se encontraban 79 niños. Los hutíes fueron identificados como responsables de 23 de estos incidentes, mientras que los guardias fronterizos saudíes estuvieron detrás de otros diez.

Lluvia de millones

Estas graves violaciones a los derechos humanos no afectaron al negocio armamentístico entre España y Arabia Saudí. De acuerdo al último informe de la Secretaría de Estado de Comercio, el régimen de Salmán bin Abdulaziz volvió a situarse en el primer semestre de 2022 como el principal cliente de la industria armamentística española.

En ese periodo –el último sobre el que existen datos oficiales–, la Junta Interministerial que se encarga de supervisar el comercio de armas autorizó 19 licencias de exportación de material de defensa a Arabia Saudí por un importe de 994.651.527 euros.

El negocio irá en aumento. A finales de noviembre, Navantia y el Ministerio de Defensa saudí rubricaron un memorando de entendimiento que se traducirá en un contrato a lo largo de los próximos meses para la construcción de otros cinco buques de guerra para la Marina de ese país.

Se trata del segundo acuerdo de estas características entre la empresa pública española y la dictadura saudí, que en 2018 encargó otras cinco corbetas. El Gobierno ha rechazado hacer públicos los documentos de la Junta Interministerial que permitió esos contratos pese a los ataques perpetrados en Yemen.

Entrega de corbeta

El Tratado de Comercio de Armas rubricado por España impide la venta de armamento a países inmersos en conflictos bélicos. Pese a ello, el Gobierno ha apostado por mantener ese tipo de acuerdos comerciales, al tiempo que asegura que tales operaciones no vulneran dicho tratado.

Las exportaciones autorizadas por la Junta Interministerial están rodeadas de un profundo hermetismo gracias a un decreto aprobado en 1987 por el Gobierno de Felipe González, que catalogó las actas sobre esas operaciones como secretas.

Pobreza y hambre

El balance de 2022 elaborado por Mwatana subraya además que la intervención militar emprendida en marzo de 2015 por Arabia Saudí y Emiratos ha contribuido a situar a Yemen "entre los países más pobres del mundo".

"Millones de personas afectadas por la crisis humanitaria en Yemen sufren inseguridad alimentaria, propagación de enfermedades infecciosas y exacerbación de cicatrices psicológicas, según estimaciones de organismos internacionales", subraya.

Según el último informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), se estima que más de 23,4 millones de yemeníes, el 73% de la población, dependen de ayuda humanitaria.

"Esto incluye 4,3 millones de desplazados internos, 102.000 refugiados y 192.000 migrantes, a la luz de la escasez de agua y el colapso del sistema de salud, donde solo funciona la mitad de los aproximadamente 5.000 establecimientos de salud del país, con una escasez significativa de suministros médicos", señala el informe de Mwatana.

Petición a la ONU

En su informe, Mwatana destaca que el conflicto de Yemen "no cuenta con un mecanismo internacional independiente de rendición de cuentas" desde que se disolvió el Grupo de Expertos de Naciones Unidas, "lo que está consolidando aún más la impunidad de los infractores y haciendo que la posibilidad de lograr justicia y reparación para las víctimas parezca inalcanzable".

Por tal motivo, la organización de derechos humanos insta a los estados miembros de la ONU a "establecer rápidamente un mecanismo de investigación criminal internacional independiente para Yemen con el mandato de documentar las violaciones cometidas por las partes en conflicto".

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

La empresa vasca para la vigilancia de fronteras que desarrolla la infraestructura militar europea

31 January, 2023 - 00:00

La vizcaína Satlantis Microsats, que dice servir “al bando occidental” en la "nueva Guerra Fría”, lidera dos proyectos en el marco del Programa Europeo de Defensa, subvencionados con 4,8 millones de euros. Asimismo, el Gobierno Vasco y la Diputación de Bizkaia han inyectado otros 4 millones en la firma de satélites. El presidente de su matriz estadounidense fue alto cargo de la Armada y del Departamento de Defensa durante la administración de George H. W. Bush.

Ahoztar Zelaieta

“Deberíamos tender hacia un ejército europeo, se están dando grandes pasos para construir una infraestructura militar”. Así se expresaba hace algunos meses Izaskun Bilbao, europarlamentaria del PNV. En 2016, durante la denominada “crisis de Ucrania”, dos bombarderos rusos sobrevolaron la costa vasca y la representante nacionalista incrementó la presión para acelerar la creación de un Ejército europeo e “impedir que se repitan incursiones rusas”.

La participación vasca en el Programa Europeo de Desarrollo Industrial en materia de Defensa está encabezada por la vizcaína Satlantis Microsats, cuyo cuartel general en Leioa (Bizkaia) fue inaugurado en febrero de 2019 por el lehendakari Iñigo Urkullu. La compañía se presenta como una empresa de “soluciones satelitales” para “responder a retos” en la “seguridad”. En concreto menciona “la vigilancia marítima y de fronteras” como elementos clave de su modelo de negocio. En la actualidad, lidera los proyectos Nemo y Optisse, dotados con 4 millones de euros y 874.000 euros, respectivamente, provenientes de fondos europeos para la vigilancia.

La Administración pública vasca ha gastado cantidades millonarias en ayudas a Satlantis Microsats. Por ejemplo, la Diputación de Bizkaia subvenciona con 959.999 euros el proyecto Bizkargi de la empresa, orientado al “desarrollo del primer satélite estandarizado industrializable de observación terrestre con muy alta resolución”. También ha aportado fondos para otras iniciativas de la compañía de satélites: 422.880 euros para el proyecto Kubekam, 85.587 para Stalan-Bat, 52.642 para Lamia y 30.000 para Ism.

Por otra parte, el Gobierno Vasco ha aportado fondos públicos en el marco de ayudas del programa Hazitek para los siguientes proyectos de Satlantis: Lur-1 (1.053.247 euros); Igela (118.102); Pegasso (56.000); y Lur (54.807). Además, el Gobierno Vasco va a invertir en el proyecto inFocus de la empresa, cuyo presupuesto subvencionado asciende a 478.516 euros.

Por último, la entidad pública Seed Capital Bizkaia tiene 997.839 euros en acciones de esta compañía. En total, el coste para las arcas públicas por la aportación al Ejército europeo y a la conquista del espacio, en pleno rebrote de la contingencia bélica entre la OTAN y Rusia, asciende a otros cuatro millones.

Un presidente que trabajó para Bush

Entre los accionistas de Satlantis Microsats destaca la presencia de la consultora Everis, presidida por el exministro de Defensa Eduardo Serra. Ello ha marcado el funcionamiento de la firma de satélites. Según un documento al que ha tenido acceso Hordago-El Salto, cuando el equipo de dirección de Everis planeó la adquisición del total de participaciones que ostenta FIT Inversión en la empresa vasca, este recibió “el apoyo de un socio industrial español, cuya idoneidad había sido objeto de consulta previa con el Ministerio de Defensa y el Centro Nacional de Inteligencia”. En este sentido, Satlantis también se está consolidado entre bambalinas como un actor clave en el resto del Estado.

Asimismo, la relación de la empresa con el eje atlántico se ha consolidado desde el pasado mes de abril, cuando su matriz estadounidense, Satlantis LLC, nombró nuevo presidente a Sean O´Keefe, quien ocupó varios altos cargos en la Administración estadounidense presidida por George H. W. Bush. Fue, entre otras cosas, subdirector de la Oficina presupuestaria del Presidente, secretario de la Armada de los Estados Unidos o Marina de Guerra de Estados Unidos (USN; oficialmente y en inglés, United States Navy) y fue Chief Financial Officer del Departamento de Defensa.

Ricardo Martí Fluxá, presidente de la Asociación de Empresas de Defensa, TEDAE, expresidente de la empresa vasca ITP Aero y exsecretario de Estado de Seguridad, ha elogiado el apoyo que el Gobierno Vasco está dando a la industria armamentística.

En opinión de Juan Tomás Hernani, CEO de la firma vasca Satlantis, miembro del citado TEDAE, “en Defensa estamos en una nueva Guerra Fría”. Por ello, su empresa ha decidido servir “al bando occidental”.

Ello también puede verse en que uno de los clientes de esta firma es el Pentágono, quien ha colaborado con la empresa vizcaína para facilitar la “vigilancia y supervisión desde el espacio de refinerías, plantas de extracción petrolífera, conducciones y depósitos de gas y petróleo, aerogeneradores terrestres y marinos, tendidos de alta tensión y centrales nucleares”. Ello ha ocurrido gracias al producto estrella de Satlantis, la cámara satelital iSIM.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/gasto...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Quince sanitarios de un centro psiquiátrico italiano detenidos por violaciones y palizas a enfermas mentales internas

30 January, 2023 - 00:00

Un total de 15 personas, entre enfermeros y otros sanitarios, fueron detenidos por abusos sexuales y malos tratos de todo tipo a mujeres pacientes psiquiátricas en la clínica Don Uva de Foggia, en la región de Apulia, en el sur de Italia.

Las investigaciones, que comenzaron este verano tras algunas denuncias, han revelado gracias al uso de telecámaras los continuos maltratos, palizas e incluso abusos sexuales sufridos por pacientes ingresados en el centro, informaron este martes los Carabineros (policía militarizada).

Los delitos que se les imputan a los arrestados, entre los que hay sanitarios, enfermeros y auxiliares, son malos tratos agravados, secuestro y violencia sexual contra al menos 25 pacientes.

Las víctimas son pacientes que se encuentran ingresadas en la sala de psiquiatría femenina de larga estancia y todas tienen entre 40 y 60 años.

Además de llevar a cabo registros en los domicilios de los arrestados también se ha inspeccionado la clínica, pero por el momento no resultan investigados los responsables del centro.

Las investigaciones comenzaron en junio de 2022, ante la sospecha de que un sanitario había mantenido relaciones sexuales con dos pacientes, y tras colocar las cámaras se descubrió que los pacientes sufrían diariamente vejaciones, insultos y auténticas palizas.

Fuente: https://www.diariodesevilla.es/soci...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Sin Amaneceres ni Crepúsculos.Tiempo vacío 1

30 January, 2023 - 00:00

Las gentes que mantienen abiertos los ojos saben que ya no van a darse Amaneceres. Ninguna transformación verdadera nos va a visitar. Se acabó el ensueño de la Revolución o de la Emancipación. El Amanecer se fugó.

Me parece que tampoco habrá un gran Crepúsculo, pues el Capitalismo ha empezado a reproducirse de un modo nuevo, necrófago, gestionando virus y guerras. Y seguirá en pie mediante auto-devastaciones controladas.

Ya no hay "culpables", salvo todos nosotros y por nuestros estilos de vida. Como en el cuento de Arguedas, embadurnamos nuestro cuerpo de mierda y depositamos cierta esperanza residual en que llegue un perro a lamerla un poco.

Es el destino de la Civilización: que se acerque un can para aliviarnos de la porquería que estamos haciendo de nosotros mismos.

Hoy estoy contento.

Alto Juliana

www.pedrogarciaolivo.wordpress.com

Categorías: Tortuga Antimilitar

La gran ceguera

29 January, 2023 - 00:01

A casi un año del inicio de la invasión de Ucrania asistimos a una debacle estratégica general de todas las partes implicadas y a una peligrosa y completa incertidumbre sobre sus resultados,

Rafael Poch

Pronto hará un año del inicio de la invasión rusa de Ucrania y aún no tenemos claro quién está ganando esta guerra. Obviamente, en el plano humano, la población ucraniana es la que más está perdiendo, no solo en Járkov y Kiev sino también en Donetsk, por la barbarie y el sufrimiento que acumula. Pero, más allá de ese hecho, en el plano militar, los vaivenes de la situación en el frente, distorsionados por las respectivas propagandas, no ofrecen un cuadro claro.

En otoño las fuerzas armadas ucranianas apadrinadas por la OTAN tomaron la iniciativa, pero tras una retirada rusa, presentada como “táctica” y aparentemente ordenada –pues no dejó prisioneros– parace ser que los rusos están marcando la pauta en invierno. Los estrategas de Putin, que en otoño estaban inquietos, se muestran ahora seguros y confiados en sus fuerzas y capacidad industrial, mientras en Ucrania la movilización forzosa, con decenas de miles de insumisos y escapados, chirría tanto o más que en Rusia. Pero la situación sigue abierta a los vaivenes que ya hemos conocido.

El mero impacto de un misil ucraniano/noratlántico en Moscú, donde estos días se están instalando nuevas baterías interceptoras, bastaría para cambiar la percepción de la situación...

Pero más allá de la relativamente confusa crónica militar, hay un hecho meridianamente claro: el balance que nos ofrece el resultado de esta guerra, a casi un año de su inicio, retrata colosales errores de cálculo de todas las partes implicadas en ella.

Rusia

En esta general gran ceguera estratégica, destaca el estrepitoso fracaso de la “corta guerra victoriosa” que el Kremlin esperaba alcanzar con el doble objetivo de que Occidente respetase sus “intereses de seguridad”, así como disciplinar a sus vecinos exsoviéticos de Eurasia de puertas afuera, y consolidar su régimen político de puertas adentro.

El Kremlin ha enterrado la integración de Rusia con la comunidad occidental. El proyecto de la “gran Europa” de Lisboa a Vladivostok, que fue su razonable reivindicación histórica desde el fin de la Guerra Fría, se ha hundido definitivamente. Como dice Dmitri Trenin, “por primera vez en su historia, Rusia no solo no tiene aliados en Occidente, sino ni siquiera interlocutores capaces de desempeñar el papel de mediadores y traductores”. Finlandia, Austria, Irlanda, Suiza… desaparecen los restos de neutralidad en el continente.

Paralelamente, se ha destruido la relación económica de Rusia con Occidente. Las sanciones económicas impuestas en 2014 se han convertido en una guerra total económica, financiera y comercial.

En el ámbito de la seguridad, el propósito de alejar a la OTAN de sus fronteras ha resultado en lo contrario, en el deseo de Finlandia y Suecia de ingresar en la Alianza, lo que supone 1.200 kilómetros más de frontera directa con la OTAN, así como un rearme occidental inusitado. La voluntad de desmilitarizar y neutralizar a Ucrania se ha quedado en la transformación de ese país en una temible potencia militar firmemente orientada contra Rusia.

La disuasión nuclear, en la que Rusia ponía tanto esfuerzo, se demuestra como un factor insuficiente, porque el adversario –y esto es sumamente peligroso– no se lo toma en serio. Nunca desde que existen armas nucleares se banalizó tanto ese factor. Nunca se jugó a la ruleta rusa con él, como se hace ahora.

Fracaso también, por tanto, del “arma energética” que Moscú pensaba que frenaría a la Unión Europea y en especial a Alemania.

La especial relación con Alemania, iniciada con la reconciliación postbélica, dinamizada durante la Guerra Fría por la Ostpolitik socialdemócrata, y culminada con la luz verde de Moscú a la reunificación de 1990, ha fallecido. Alemania vuelve a ser enemigo de Rusia y envía de nuevo sus tanques al escenario de su gran derrota en la Segunda Guerra Mundial. Podría ser solo el principio. Como ha dicho en su mensaje de Twitter el ultra Andri Melnyk, exembajador ucraniano en Berlín: “¡Aleluya!, ahora queridos aliados formemos una fuerte coalición en materia de aviación de guerra, para enviar F-16, F-35, Eurofighter y Tornados, Rafale y Gripen, y todo lo que pueda enviarse a Ucrania”.

Las “organizaciones internacionales” controladas por Occidente, como la OSCE, o el organismo Internacional de la energía atómica (IAEA), por mencionar solo dos, culminan su orientación de instrumentos contra Moscú.

Ninguno de los aliados rusos en la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, excepto Bielorrusia (y hay que entender las condiciones bajo las que Lukashenko coopera con Putin), se ha mojado con la intervención en Ucrania y han preferido declararse neutrales.

El único capital ruso es la actitud de los BRICS y los no occidentales en general, que comprenden que la invasión de Ucrania es el resultado de responsabilidades compartidas y sacan sus propias conclusiones prácticas, condenando la agresión pero sin sumarse a las sanciones.

Hay todo un polo en formación interesado en el propósito general ruso de corregir y cambiar el marco institucional internacional elaborado durante la posguerra mundial, que ya no se corresponde con las realidades del mundo de hoy. Pero, al lado de los citados fracasos concretos e inmediatos, esta es una ventaja relativa y difusa, que solo se podría concretar a medio y largo plazo.

Unión Europea

Entre el 24 de febrero y el 15 de diciembre, la Unión Europea ha impuesto 10.300 sanciones a Rusia. Ya va por el décimo paquete de sanciones. Las sanciones debían servir para que Rusia perdiera la guerra o, por lo menos, la guerra energética. La ministra de Exteriores alemana, Annelore Baerbock, dijo que su propósito era “arruinar” a Rusia, y la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, dijo que el objetivo era “desmantelar, paso a paso, la capacidad industrial de Rusia”. Pero la economía rusa no se ha hundido. Sus ingresos por exportación de hidrocarburos han aumentado un 28%. Europa compra diesel ruso a India. La caja que sostiene la guerra de Moscú no se ha vaciado. La recesión rusa está siendo suave. La economía rusa, y quizás también la sociedad, se transforma con gran dinamismo y una eficacia considerable. La oposición no ha hecho acto de presencia y la política informativa parece bien engrasada. La guerra puede actuar como locomotora keynesiana. Las fábricas de armas trabajan a todo gas, los elevados sueldos de los soldados bajo contrato atraen a decenas de miles de pobres de las últimas regiones del país, y los vacíos dejados por el boicot prooccidental se cubren a gran velocidad.

Al mismo tiempo, los costes de la energía en Europa amenazan con desplazar empresas e industrias europeas a otros lugares, en primer lugar a Estados Unidos, en beneficio de la reindustrialización de ese competidor.

La Unión Europea se ha convertido en subalterna de la OTAN, donde manda Estados Unidos. El antiguo eje político europeo fundamental franco-alemán ha sido sustituido por el eje político-militar Washington / Londres / Varsovia / Kiev, que marca la línea a seguir. La Unión Europea de Maastricht ha muerto. Ha perdido, literalmente, su orientación y está extraviada en el mundo.

Europa inventó la geopolítica en el siglo XIX pero, como dice el politólogo de Singapur Kishore Mahbubani, “en el XXI ha olvidado que la geopolítica se compone de política y de geografía, y parece creer que su geografía y sus intereses en general coinciden con los de Estados Unidos”.

En la Unión Europea de Von der Leyen cada vez hay menos políticos y más actores. No se hace política, sino gestos, declaraciones y anuncios sin apenas consecuencias. La UE vive en el reino de la imagen. Tan importante es el discurso de la presidenta como la combinación azul y amarilla de su traje ante el Parlamento Europeo. Los “valores europeos” (¿la ilustración, la división de poderes y Beethoven, o las guerras de religión, el colonialismo y Auschwitz?) y los “derechos humanos” (¿o más bien su selectiva utilización vía la política de derechos humanos?) ya no impresionan al mundo no occidental, harto de la hipocresía y los dobles estándares.

Como ha explicado Emmanuel Todd, el mundo es mayoritariamente patriarcal y, para la inmensa mayoría de su población, el neoconservadurismo ruso-ortodoxo en materia de moral y costumbres (patria, familia, religión) es mucho más comprensible que la revolución LGTBI occidental. Eso no tiene nada que ver con el progreso de civilización que el paulatino pero inexorable avance universal del rol femenino representa en todas partes, y desde luego también en el sur global, algo que la modernidad y la instrucción llevan consigo. Con lo que tiene que ver, dice Todd, es con la pérdida general de conexión con el mundo real que el neoliberalismo ha generado en occidente, donde el establishment reduce la igualdad a igualdad de género y el género a una cuestión de libre opción.

Estados Unidos

Llegamos así al principal y más inquietante enigma. Hay un consenso general de que el gran marco de las relaciones internacionales en el momento en el que nos ha tocado vivir consta de dos aspectos fundamentales: el relativo declive de la potencia occidental que ha dominado el mundo los últimos 200 años, y el traslado de la potencia desde Occidente hacia Asia.

Las tensiones a las que asistimos hoy, en forma de sanciones, acción informativa (propaganda) y abierto conflicto militar, son consecuencia directa de las ansiedades que estos dos aspectos crean en Estados Unidos, que ha trabajado para tener bien amarrada a Europa, vía la OTAN, creando las tensiones con Rusia que justificaban esa organización desde el mismo fin de la Guerra Fría, hace un cuarto de siglo. La guerra de Ucrania está claramente relacionada con ese contexto general y ofrece señales importantes en tiempo real sobre la correlación de fuerzas global que todo el mundo observa con la máxima atención. Pero lo que aquí importa es cómo la primera potencia mundial reacciona a la situación.

Como observábamos hace un par de años, Estados Unidos pasa por ser una “sociedad abierta” –incluso la sociedad abierta por excelencia–; sin embargo, es obvio que las preguntas esenciales sobre su comportamiento internacional ni se plantean, ni pueden siquiera ser planteadas. Por ejemplo, la mera hipótesis de que el país deje de ser la “potencia número uno” en el futuro próximo –una posibilidad en absoluto excéntrica– no solo es implanteable, sino que tiene categoría de simple herejía: nadie en Estados Unidos está dispuesto a discutir la posibilidad de que el país llegue a ser un “número dos” mundial. El mero enunciado de tal posibilidad, como dice Mahbubani, “sería suicida para cualquier político que lo planteara”. Estados Unidos no tiene una estrategia para el nuevo mundo del siglo XXI. No se prepara para los cambios que están en marcha, sino que únicamente se resiste a ellos militarmente.

Con la expansión de la OTAN hasta las fronteras de Rusia y las tensiones que ello ha ocasionado con ese país, Estados Unidos ha logrado retomar el control político militar de Europa. Está atando corto a Alemania, para lo que ha tenido que reventar mediante atentados los gasoductos por los que fluía la sólida relación energética del gigante europeo con Rusia. Pero, ¿no era la guerra “la continuación de la política por otros medios”? Si es así, entonces, ¿cuál es la política que hay tras las guerras de Estados Unidos?

En Afganistán entraron en octubre de 2001 y, tres meses después, hacia finales de diciembre, ya se había conseguido el objetivo esencial: el hundimiento del régimen talibán y la destrucción de Al Qaeda allá, aunque sin apresar a Bin Laden. En lugar de proclamar “misión cumplida” e irse en diciembre de 2001, se quedaron veinte años. Y al final tuvieron que salir apresuradamente ante el regreso de los talibán. En Irak, incubaron el Estado Islámico y han dado paso a una influencia inusitada de su principal adversario regional, Irán, en el país. Objetivos y actitudes manifiestamente errados, que provocan inmensa destrucción y mortandad.

¿Cuál es ahora el propósito en Ucrania? ¿Cuál es el objetivo? ¿Se trata del cambio de régimen en Moscú?, ¿disolver Rusia en varios estados?, ¿agotarla? Tratándose de una superpotencia nuclear, todos esos objetivos son demenciales. La ceguera estratégica demostrada en Afganistán e Irak es ahora mucho más temeraria y catastrófica porque abre una caja de Pandora tan imprevisible como inquietante, particularmente para Europa. Y eso es lo que pone de candente actualidad la necesidad de que Estados Unidos se vaya, de una vez por todas y definitivamente, de Europa, como debería haber hecho al concluir la Guerra Fría. Que nadie reclame hoy esto en el viejo continente forma parte de esa ceguera colectiva.

A un año del inicio de la invasión, asistimos a una debacle estratégica general de todas las partes implicadas y a una incertidumbre completa, pero la de Estados Unidos es, sin duda, la principal y la que mayores consecuencias tendrá porque nos está arrastrando a la tercera guerra mundial.

P.S. Casi la mitad de los europeos están a favor de un pronto fin del conflicto ucraniano, incluso a costa de pérdidas territoriales para Ucrania. Según Euroactiv, citando una encuesta realizada por Euroskopia, el 48% de los residentes de los países de la UE apoyaron esta opción. Contra tal sacrificio, incluso a costa de la paz, se pronuncia el 32% de los europeos.

La encuesta se realizó en nueve países de la UE. El mayor número de partidarios de un rápido final del conflicto vive en Austria: el 64% de los encuestados estaba a favor. El 60% de los alemanes también quieren que la lucha termine lo más rápido posible. Al 54% de los habitantes de Grecia, al 50% de los ciudadanos de Italia, al 50% de la población de España y al 41% de los portugueses les gustaría lo mismo. El menor número de partidarios de tal idea se encuentra en los Países Bajos y Polonia: 27% y 28%.

Rafael Poch-de-Feliu (Barcelona) fue corresponsal de La Vanguardia en Moscú, Pekín y Berlín. Autor de varios libros; sobre el fin de la URSS, sobre la Rusia de Putin, sobre China, y un ensayo colectivo sobre la Alemania de la eurocrisis.

Fuente: https://ctxt.es/es/20230101/Firmas/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Día 30 por la Paz

29 January, 2023 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Audiencia de Madrid absuelve de calumnias a un coronel que acusó a Pablo Iglesias de vínculos con el narcotráfico

29 January, 2023 - 00:00

"Se olvidan por las siguientes..." Qué majos los señores jueces. Habría que ver cuál sería la sentencia si las mismas acusaciones se hubieran hecho en sentido inverso. Y si se cantan con música de rap, ya ni hablamos. Nota de Tortuga.

Javier Corbacho

La Audiencia Provincial de Madrid ha confirmado la absolución de coronel retirado que, en un artículo publicado en una web, vinculó al exvicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias con el narcotráfico venezolano y con el régimen iraní.

Así consta en una reciente sentencia, que confirma una resolución anterior, en la que fueron absueltos Diego Camacho y la empresa a Kairos Medina SL del delito de calumnias e injurias. La Fiscalía y el propio Pablo Iglesias eran quienes le acusaban, a raíz de unos artículos aparecidos en el digital El Correo Español.

Los magistrados concluyen que estas expresiones no tuvieron la "gravedad suficiente" como para vulnerar el honor del exsecretario general de Podemos "hasta el punto de que merezca una tutela penal".

Y señalan que, actualmente, dado el "clima convulso que existe en el debate político", descalificaciones como éstas "se anulan u olvidan por las siguientes, sin que deje secuela alguna en el honor de los intervinientes en ese debate". "Es más, a veces se busca y se fomenta el mismo como forma de reacción y de captación de votos", señalan. De esta forma, desestiman el recurso presentado por Pablo Iglesias en contra de la primera sentencia que absolvió al exmilitar Camacho.

La sentencia no es firme y contra ella aún puede interponerse un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. El tribunal de la Audiencia Provincial de Madrid también señala que los hechos que El Correo Español atribuye a Pablo Iglesias "no son imputaciones claras y concretas" y no alcanzan a constituir una calumnia, "ya sea por estar construidas sobre un rumor y no sobre una afirmación o por inespecíficas".

A juicio del tribunal —que confirma el criterio del primer juez que absolvió al acusado—, vincular a alguien con el narcotráfico "no es suficiente a efectos penales, sino que requiere un desarrollo adicional". Y lo compara con señalar que "alguien 'está a sueldo' de una organización o Estado, ya que este término tiene una carga metafórica en el contexto utilizado".

"Para poder condenar por el delito de calumnia —concluyen los magistrados—, es imprescindible describir una conducta medianamente detallada que permita discernir los elementos esenciales del tipo penal con los vocablos socialmente utilizados". Y cuando no se da tal circunstancia, las imputaciones no rebasan la burda insinuación sin castigo penal.

Fuente: https://www.elespanol.com/espana/tr...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los ataques de Algeciras y la podredumbre del periodismo en España

28 January, 2023 - 00:00

Vuelvo al tema de los ataques de Algeciras, porque me parece muy ilustrativo de cómo funcionan los medios de la comunicación y de cómo y sobre qué desea ser informada la gente.

Como decía, nada más producirse la noticia, en los medios y también en los foros de las redes sociales, todo eran comentarios y especulaciones sobre terrorismo islámico, yihadismo y cosas así. Hasta los de Vox aprovecharon para lanzar sus típicas soflamas racistas antiinmigración. Ni palabra sobre la posibilidad de que se tratase de una persona enferma mental, a pesar de que la narrativa de los propios ataques, muy caóticos, espontáneos y erráticos y la propia actitud del autor, creo que, desde el principio, lo apuntaban con bastante nitidez.

A pesar de tratarse de un suceso de máxima importancia (nada menos que un ataque yihadista en nuestro país) la noticia abandonó fulgurantemente las primeras planas, para ocupar espacios secundarios en telediarios y periódicos, centrados sobre todo en los testimonios de las víctimas y los rifirrafes politiqueros habituales. Claro indicio de que los medios de comunicación ya tenían más que claro que no había tal yihadismo y no había forma de seguir explotando el morbo de la noticia.

Día y medio después se hace difícil encontrar información que nos certifique que el autor de los ataques no es un militante religioso sino una persona con trastornos psiquiátricos. Aunque sí que la hay y la duda queda despejada.

¿Por qué ya no se habla más de este asunto y se deja a la opinión pública en ayunas de una aclaración o desmentido sobre el carácter terrorista de la acción? Pues muy sencillo. Porque las noticias que la gente desea recibir son las que nos muestran seres despreciables y abyectos sobre los que podamos volcar todo nuestro odio y nos permitan exhibir en internet nuestra indignación. En cambio sobre la enfermedad mental, como sobre la propia muerte, no se desea saber nada; es un tema incómodo. Y los medios de comunicación lo saben; por eso echan toda la carne en el asador sobre la versión morbosa que vende, para después echar mucha agua y apagar la noticia que da mal rollo. Y sin preocuparse de desmentir las falsedades que han pregonado antes, mostrando una vez más a las claras que la información en España es pura basura.

Con el agravante, además, de que tal praxis informativa de los medios no es inocua. Difundir falsa información como esta ayuda a que proliferen los discursos y las mentalidades racistas, islamófobas y fascistas en la sociedad. Los medios de comunicación son muy culpables de ello.

Fuente:https://www.facebook.com/pablo.sja/...

El análisis del doctor Cabrera sobre el atacante de Algeciras: "La conducta del sujeto es psicótica"

"Si se demuestra por medio de un informe psiquiátrico que este sujeto tiene un trastorno psicótico, este sujeto no es responsable de sus actos", apunta el psiquiatra forense, que analiza el ataque de Algeciras en este vídeo de MVT.

Más Vale Tarde

El hombre detenido por asesinar a un sacristán y herir a un sacerdote en sendas iglesias de Algeciras tendría historial psiquiátrico en Tánger, según los servicios de información de Marruecos. El psiquiatra forense José Cabrera analiza el caso en Más Vale Tarde, donde apunta que "si se demuestra por medio de un informe psiquiátrico que este sujeto tiene un trastorno psicótico, este sujeto no es responsable de sus actos" porque "es así la ley". "El Estado demostrará o no que el sujeto estaba en sus capacidades", añade.

"Evidentemente este sujeto tiene antecedentes psiquiátricos", ahonda el especialista, que agrega: "La conducta del sujeto para un psiquiatra como yo, de trinchera, es una conducta psicótica". Además, Cabrera pide no ser "racistas" a la hora de abordar este crimen e insiste: "Si es un enfermo mental, los forenses lo estudiarán" y "el juez decidirá si luego se aplica una eximente o no".

Por su parte, la abogada y criminóloga Beatriz de Vicente puntualiza en el plató que, aun en el caso de que se determine que el atacante no era responsable de sus actos, "se le internaría en un centro psiquiátrico por 20 años o más" y no quedaría en libertad.

Fuente con vídeo: https://www.lasexta.com/programas/m...

Categorías: Tortuga Antimilitar

“Lo que hay en el Perú es un golpe de Estado contra los pueblos indígenas”

28 January, 2023 - 00:00

Gabriela Wiener

A Lourdes Huanca se le encienden y enrojecen los ojos cuando le pregunto si está siendo amenazada. Lo está. Lleva meses siendo hostilizada por atreverse a levantar la voz. Está aquí para recoger solidaridad internacional para su pueblo. Los compañeros que le acompañan en Madrid no la dejan ni un segundo sola. Pero rápidamente sale de su congoja para señalar a los responsables de lo que está ocurriendo en el Perú. Nadie como ella para contárnoslo. Presidenta de la Federación de mujeres campesinas, artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas del Perú (FENMUCARINAP), no solo puede explicar las imágenes de violencia policial que han estremecido al mundo: con más de 60 muertos y cientos de heridos por los que nadie en el Estado responde, ya no se puede hablar de democracia sino de dictadura cívico-militar, la de Dina Boluarte y el Congreso, que mostró su ánimo golpista desde el día en que un indígena llegó al poder.

Con bajísima aprobación según la calle y las encuestas, Congreso y presidenta deberían irse pero, como todo poder autoritario, se aferran usando la represión y la muerte. Lo que no se ve en la televisión ni en la prensa –menos en la peruana, que es el oligopolio de unos de los grupos económicos más poderosos del Perú, El Comercio–, es todo lo que nos ha traído hasta aquí.

Huanca lo dice muy claro: “2023 es el año de revisar las concesiones mineras, petroleras y de agroexportación. Además, han encontrado litio en Puno. El poder lo sabe. ¿Creen que vamos a decir ven aquí, sácalo todo? ¿Cuánto le estarán pagando a Dina para que le dé la espalda a su pueblo? Se vienen largas e intensas jornadas de lucha. Y a ella le toca la cárcel. Que pague por nuestros hijos muertos”.

¿Por qué han salido a la calle?

El sur está enardecido. Duele la traición de Dina Boluarte. Para los campesinos, vale más la palabra que un papel. Boluarte decía que ella estaría con el pueblo para defender la democracia. Esa fue su palabra y mira ahora. La democracia de Boluarte es la democracia de las élites de la derecha y el fujimorismo. Nos ha soltado el ejército. Ha declarado el estado de emergencia en nuestras tierras. Ha empezado la masacre en su propia tierra que es Andahuaylas. Mira el nivel de traición. Allí nueve fueron asesinados, entre ellos varios jóvenes, algunos menores de edad. Ayacucho se ha solidarizado y de golpe les matan a diez más. Otros tres en Arequipa. Otros tres en Amazonas. En enero ya matan a 18 compañeros sin piedad. Han matado hasta al médico que estaba auxiliando heridos. Han irrumpido diciendo ¿qué cosa, salvando la vida de estos terroristas, de estos delincuentes? En Puno fue tan terrible, a las enfermeras les arrancaban las medicinas de las manos. Hasta ahí eran 47 muertos. Durante este último lapso ya tenemos 60 muertos. ¿Cómo no nos va a doler, cómo no vamos a estar enfurecidos?

Para que se enteren los que los llaman terroristas. ¿Quiénes son ustedes, Lourdes?

Somos seres humanos, somos personas que aportamos al desarrollo de nuestro país. El sector campesino indígena, hombres y mujeres, somos quienes damos el pan para llevar a la mesa de la gente. Somos los que sembramos y cosechamos. Porque la gente de Lima y otras ciudades no se alimentan de oro, plata o cobre. Y somos también quienes venimos luchando desde el día 7 de diciembre, los campesinos, las campesinas, los indígenas. No vamos a retroceder. No vengo a hablar en nombre de Lourdes Huanca. Vengo a nombre de nuestra federación, a nombre de la Asamblea nacional de los pueblos. Nuestro acuerdo es no retroceder.

¿Qué es exactamente lo que pide ese Perú movilizado?

Creen que los campesinos deseamos siempre semillas y tierra, pero hoy la agenda política de lucha unificada, de campo y ciudad, obrera y campesina, es: destitución de Dina Boluarte, cárcel para ella, que pague la sangre derramada, libertad de Pedro Castillo, cierre del Congreso e instalación de la Asamblea Constituyente Plurinacional paritaria. Dejen de subestimarnos políticamente.

Por ahora la respuesta del Gobierno ha sido de ninguna escucha y muy cruenta.

La señora Dina Boluarte dice “la paz, la paz”, “los invito a dialogar”. O sea me mata a mis hijos, a mi esposo, mi padre, mi tío, y después de matar ¿voy a decir vengan a dialogar? ¿En qué cabeza cabe eso? Tenemos congresistas que dicen sin pudor métanles bala a esos terroristas, a esos delincuentes. No somos delincuentes ni terroristas. Los periodistas independientes regionales han ido a los pueblos y han investigado que ni un solo muerto tenía antecedentes penales o de terrorismo. Ninguno. La señora Dina Boluarte dice “las balas que los han matado no son del Perú, son de Bolivia”. Pero los forenses ya la han desmentido. Son balas de la policía peruana que recibió órdenes de matar de la misma presidenta. ¿Qué es lo que espera Boluarte para renunciar? Se indignó por los muertos de otros dictadores, ¿dónde está su indignación por los 60 muertos? Está claro que detrás hay un plan fujimorista: los ministros son fujimoristas. Las ministras son parte de la élite que ha dado este golpe de Estado contra los pueblos. Este es un golpe de Estado contra los pueblos indígenas. Las estrategias y narrativas que estamos viendo son fujimontesinistas.

¿Qué le diría a Boluarte?

Que Dios le perdone y la pachamama. Pero nosotras no la vamos a perdonar. Y no podemos retroceder por nuestros hijos, por nuestros nietos. Si hoy nos están matando, imagínese si lo dejamos ahí nomás. ¿Qué va a ser del futuro? Yo igual me muero en diez o veinte años. ¿Y estos jóvenes que quedan van a seguir siendo tratados así? Sabemos que el Gobierno ha salido después de las protestas a decir que los policías son unos héroes. Hasta organizaron una marcha por la paz en la que obligaron a cada policía a llevar a cinco familiares para abultar. Nosotros decimos paz pero con justicia. Y justicia sería que la presidenta fuera presa porque si no dónde quedó la cultura de los derechos humanos en nuestro país. ¿Cuánto dinero le estará cayendo por darle la espalda a su país? Y encima usando el feminismo, diciendo que no la dejan gobernar por mujer, cuando lo que queremos es que se vaya por fascista.

Como mujer y líder campesina, ¿cómo sienten lo que ha ocurrido en el último año y medio desde las elecciones?

Este proceso para los pueblos indígenas originarios no inicia ni el día 7 de diciembre que meten preso a Pedro Castillo, ni cuando empiezan las protestas, sino desde que fue proclamado como presidente. Ya desde ahí querían desconocer los votos de las regiones. Decían que los campesinos no sabemos votar y que habían votado por nosotros, algo rotundamente falso. Yo vengo de una federación. Y nosotras acordamos en asamblea votar por Castillo en la segunda vuelta.

¿Por qué votaron por él, qué representaba Pedro Castillo?

Porque era la alternativa. No íbamos a votar por Keiko Fujimori, que representa la continuidad del proyecto autoritario y corrupto de su padre. Lo analizamos: Castillo no es de Lima, como nosotros, es de Cajamarca, hijo de campesinos, un profesor rural de primaria. ¿Cómo no sentirnos representados? Una vez proclamado, los fujimoristas pidieron auditoría voto por voto, y ni de esa manera pudieron probar que hubo fraude. Ya esa vez las compañeras y compañeros nos movilizamos hacia la capital como ahora para proteger nuestros votos. Hemos dormido en la puerta del Jurado Nacional de Elecciones. El golpismo verdadero empezó desde el primer día de Castillo.

¿Qué pasó después entre el Congreso y el Ejecutivo?

Se supone que cuando eres elegido presidente empiezas a trabajar. Como otros presidentes han empezado a gobernar en el Perú, Toledo, Humala, a los que no les han exigido resultados ni bien llegaron. En cambio a Castillo, desde que entró a palacio empezó contra él el maltrato verbal, la violencia psicológica, capacitista, racista, clasista. Le llamaban burro, incapaz, provinciano, ignorante. Cada palabra que se le decía al presidente, nosotros, hombres y mujeres del campo, lo sentíamos como si nos estuvieran insultado y ofendiendo a nosotros. Nos estaban diciendo que no podíamos gobernar y que no sabíamos dialogar. No querían dialogar porque tenían muy claro su objetivo de cargarse al presidente. Como ahora Dina Boluarte nos acusa de no saber dialogar para evitar su caída.

¿Diría que desde entonces ustedes estuvieron organizándose en defensa de su elección política?

Sí, ya no solo desde mi federación, sino también con las rondas campesinas, el Frente Agrario, la Asamblea de los Pueblos y otras organizaciones autónomas, estuvimos siguiendo el proceso que se estaba dando en el Congreso y que perseguía la vacancia del presidente. Hubo cuatro intentos de vacancia y pedidos de destitución en un año. Elegía sus ministros y se los tumbaban. Jamás un presidente fue tan fiscalizado, buscándole cinco pies al gato, mientras la prensa se encargaba de amplificar estas informaciones dudosas para crear la sensación de que ellos tenían razón: de que hubiera sido preferible que gobernara una Fujimori que un indígena.

Y finalmente lograron que creciera la oposición hacia Castillo en cada vez más sectores, pero las organizaciones indígenas se mantuvieron a su lado. ¿Por qué?

Fue la primera vez que un presidente abrió las puertas de Palacio de Gobierno a los pueblos originarios, como nadie había hecho antes. Pero no como le abres la puerta a una cantante indígena o a un grupo de bailarines para quedar como alguien que ama la marca Perú, sino que las abrió para que las organizaciones podamos tener reuniones con los ministros y con él. Ese gesto es lo que a nosotros nos convenció de que tenía voluntad de trabajar y recoger nuestras propuestas. Los compañeros y compañeras nos hemos sentido legitimados por él. Recogió propuestas como la nueva reforma agraria, la ley universitaria, el referéndum por la nueva constitución. Y hubo 54 propuestas de ley para el poder legislativo. No fueron aprobadas. Perú Libre decía que el presidente se estaba reuniendo con caviares. A nosotras imagínese que nos llamen caviares. No he probado el caviar en mi vida. O sea nosotras estábamos hablando con él sobre cómo los hijos de nuestros compañeros en Cerro de Pasco estaban llenos de plomo en todo el cuerpo. Estábamos hablando con él de cómo las empresas mineras y petroleras estaban contaminando el medio ambiente, dejando estéril la pachamama o negando el cambio climático. ¿Caviares? Para los poderes económicos sin embargo sí éramos un peligro. Por eso esos nos llaman otra cosa, terroristas. Estaban muy nerviosos de vernos ahí en Palacio de gobierno.

¿Por qué?

Por una razón muy concreta: este año se iban a revisar las concesiones mineras, petroleras y leyes sobre agroexportación que se han concedido prepotentemente por 50 años con grandes sumas de dinero de por medio para solo algunos, proyectos que se hacen al lado de nuestras casas pobres sin que mejoren en nada nuestras condiciones de vida. Claro que a las grandes empresas de la derecha no les ha gustado eso. No les ha gustado que en cada región que visitaba Castillo dijera que iba a revisar las concesiones y hablara de que las deudas de millones que pensaba cobrarles a las multinacionales iban a ser recaudación para construir mejores escuelas para los niños campesinos. Y lo decía con el lenguaje del pueblo. No eran palabras técnicas. Eso era importante. Por eso le llamaron ignorante. No por su forma de hablar en realidad sino porque amenazaba sus intereses. Y a nosotros durante este año y medio no han parado de hostigarnos.

¿Por qué da ese mensaje a la nación en que anuncia un autogolpe que se queda solo en intento y que no tiene el apoyo de nadie?

Para nosotras sigue siendo inexplicable. Hemos analizado lo ocurrido y creemos que pasó algo muy oscuro, quizá amenazaron a sus hijos. Creemos que desde el 7 de diciembre él está secuestrado y preso. En cada región que visitaba Castillo recibía el mismo mensaje de la población: cierra el congreso, no te deja trabajar. Ese ha sido el reclamo de la población. ¿Y ahora cuál es ese reclamo? El mismo. Ya no lo dice Castillo nomás, lo dice todo el mundo, hasta el centro. Ese congreso no puede seguir y Castillo lo sabía. Es el Congreso que ha puesto a su marioneta Dina Boluarte para que nos calle la boca y nos mate. No somos estúpidas. Somos mujeres campesinas conscientes. Supimos que antes del mensaje se reunieron los ministros e iba a leer otra cosa. Pero el día 7 no dejaron entrar al jefe de gabinete que llevaba el discurso y se lo daba en mano al presidente.

¿Qué pasó ahí? ¿Por qué leyó ese documento que no estaba acordado?

Ya lo dirá el presidente. Nosotras tenemos la hipótesis de que fue amenazado. Más allá de lo leído, eso nunca fue documento, ni decreto firmado. Eso no existe. No hubo un documento que dijera al Ejército que vaya y tome el Congreso. Legalmente Castillo no debería estar preso, está secuestrado injustamente. Pueden continuar sus juicios desde fuera, por qué seguir encerrado. El mismo 7 salimos a la calle a pedir su libertad. Y nos han tirado ya desde ahí bombas lacrimógenas.

Había sospechas de corrupción sobre su Gobierno y su entorno, ¿usted sigue pensando que no eran casos ciertos? ¿Y las promesas incumplidas?

Cuando nos hemos reunido siempre le hemos preguntado, le hemos pedido que sea sincero, nos juraba por sus padres que no había cogido un sol. Pero yo les he dicho que me muestren una prueba y hasta ahora no lo hacen. De lo que estamos seguras es de que teníamos un presidente del pueblo al que no dejaban gobernar y que se pasó el año que estuvo ahí preparándose solo para defenderse. ¿En que momento iba a cumplir lo prometido? Yo no soy castillista ni de Perú Libre. Soy de mi federación de mujeres. Lo que hemos estado cuidando es la gobernabilidad de nuestro país y el voto campesino, sobre todo el de las mujeres.

¿Qué esperan las mujeres campesinas del Perú de esta visita tuya, Lourdes, a Europa?

Tengo que agradecer la solidaridad de cada peruana y peruano, y de quienes nos han recibido en Bruselas, París, Madrid, Ginebra, Barcelona. Me quieren enlodar diciendo que estoy aquí de turista con la plata de Castillo. Así como han dicho que quienes protestamos estamos pagados por alguien. Para la derecha solo existe en su cabeza el signo del dólar, del euro. Pero no existen las palabras solidaridad, sororidad, comunidad. La gente latina, peruana, lo sentimos muy adentro, por nuestras ancestras. Y cuando no te dan lo que te sobra, te dan lo que es y corresponde. Nos hemos reunido con bancadas de izquierda en todos estos países. Esperamos que envíen cartas de solidaridad pidiendo la renuncia de Boluarte. Es lo mínimo que se espera de países democráticos como España y de gobiernos progresistas. No se puede reconocer a una asesina.

Llegar a Lima tampoco ha sido fácil, ¿cómo se lucha contra contra tanta desigualdad?

Se han equivocado con el pueblo indígena campesino. Aguantamos hasta que se desbordó.

En Lima hoy hay miles de miles de campesinos movilizados a pesar de que nos amenazaron, a pesar de que nos dijeron “a estos terroristas lo esperamos aquí de pie”. Los han detenido en Pisco, en Andahuaylas, en Cusco, en Pucusana, entrando a Lima. Nos tienen miedo, no hemos ido a matar a nadie como Dina Boluarte, solo hemos llegado hasta ahí para decirle “señora váyase a su casa”. Por ahora. Hasta que la ajusticien. ¿Dónde está la democracia? Es una hecha a medida de las elites. Por eso urge también la formación de una Comisión transitoria para que pueda haber consulta popular para cambiar de una vez por todas la constitución de Fujimori. Las leyes hay que cambiarlas o hay que hacer que funcionen. Hay una ley contra la discriminación y no dejan de llamarnos “indios terroristas”.

No puede seguir esta mesa directiva del Congreso porque si se va Boluarte entra otra fujimorista. Y no cambia nada. Y hay mucho por hacer por los postergados: Soberanía alimentaria, derechos de pueblos indígenas, desigualdad en los más de dos años que por el Covid nuestros hijos no han estudiado porque no tenían internet. Si no hubiéramos tenido conocimientos ancestrales de salud nos hubiéramos muerto todos de Covid.

¿Tú has sido amenazada?

Hay cacería de dirigentes. A veces uno quiere olvidar pero sí he sido amenazada, tengo que agarrar fuerzas para no caer, me acosan, hostigan a mi familia. Tengo miedo por mis compañeros. Han detenido a los dirigentes del Frente de defensa de Ayacucho y directo los han llevado a la dirección antiterrorista. Van a intentar juzgar como terroristas a todos los que nos oponemos a este gobierno y hemos salido a luchar. Por eso pedimos ayuda al mundo. Necesitamos su apoyo.

¿Qué significa democracia para las mujeres campesinas en el Perú?

Como las mamitas dicen: ¿esto es democracia? ¿Que nos estén matando se llama democracia? Democracia es tener libertad para luchar. ¿Para qué nos obligan a votar para después botar a nuestro presidente? ¿Qué nos están diciendo? Pues que si queremos ser autoridades nuestro futuro será la cárcel o la muerte. Pero somos fuertes como el páramo, nos podrán quemar, incendiar pero volveremos a florecer en primavera, brotaremos otra vez como las flores, lo verde y lo hermoso; somos las flores silvestres, eso somos, somos semillas autóctonas de padres y abuelos fuertes. A Petro no lo van a dejar, a Lula le toman el congreso, en Bolivia la derecha se recompone. A Francia ya la quieren matar. Nos matarán a mil o a dos mil pero tenemos que prepararnos para ocupar cada vez más esos lugares de decisión por nuestro bien. No creemos en las fronteras, creemos en la unidad de todos los pueblos originarios de América Latina. No hay fronteras para el dolor. El dolor de nuestros territorios es un solo dolor.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Democracia imperialista: La forma superior del nazismo

27 January, 2023 - 00:01

Pensando acerca de lo escrito en el artículo "España se implicará más en la guerra de la OTAN contra Rusia enviando armamento pesado a Ucrania"

Noticia del 26 de enero de 2023 del canal InfoDefenseEspañol: "El diputado del Bundestag, Petr Bistron, a Olaf Scholz sobre la transferencia de tanques a Ucrania: Acaba de decir adiós a las disposiciones fundamentales de la política exterior de Alemania de la posguerra. La responsabilidad especial de Alemania por l el mundo. El lema 'Nunca más' significó la negativa a suministrar armas a las zonas de conflicto. Este ha sido siempre el núcleo de la política exterior alemana. Pasarás a la historia como el canciller que pisoteó este legado."

Es exactamente como le dice Petr Bistron a Olaf Scholz: ha tirado a la basura la política internacional fundamental alemana adoptada tras los crímenes horribles y vergonzosos del fascismo. Una decisión que Scholz toma olvidando o banalizando a SABIENDAS: los millones de muertos en la Segunda Guerra Mundial, entre 50 y 60, de los que un tercio, entre 20 y 25, fueron rusos. La mayor guerra habida en la tierra a la vista de los 80 años pasados, está a punto de quedar superada por la que hay desarrollándose entre Estados Unidos y la OTAN contra Rusia, con la participación de una Alemania nominalmente demócrata, pero realmente tan nazi como la del nazismo de la primera mitad del siglo XX.

Una vez más el imperialismo del siglo XXI agrede ilegal e ilegítimamente al resto del mundo, empezando por Rusia, primer obstáculo a eliminar para luego seguir arrasando países menos poderosos. El nazismo empezó con disimulo en Alemania en los años 30 hasta que los nazis se quitaron la careta pronto y continuaron con sabotajes, incendios, ataques, detenciones... la guerra y ocupación en Europa y el holocausto judío. Hoy Alemania, uno de los países más ricos, con mejor nivel de vida, incluida la educación, es manejada a capricho por el país más nazi de todos: Estados Unidos. La democracia ha pasado hace tiempo a ser la forma superior del nazismo, es un burdo engaño para la conquista: 'Por medio del engaño y la intriga, así harás la guerra'.

Con la democracia occidental y en su nombre, Estados Unidos y la OTAN han asesinado, herido y expulsado de sus casas a millones de personas desde la Segunda Guerra Mundial con la ONU de testigo abúlico y consentidor. Sólo los inmorales o los necios no lo saben, el resto del mundo lo sabe y lo va a sufrir a su pesar, aunque demasiado tarde. Su pasividad no les servirá, no es neutral, pagarán por ello y no podrán acusar a Rusia, porque ni siquiera quisieron preguntar a sus propios gobiernos ¿Por qué ayudasteis a los nazis ucranianos en el gobierno y a sus batallones en el genocidio de las poblaciones del Donbás? ¿Por qué no habéis defendido a las víctimas como hizo Rusia? ¿Por qué no pedisteis a vuestros gobiernos que NO enviaran armas para beneficio de la máquina de matar más mortífera del mundo, Estados Unidos?

No estamos solamente con una guerra más, puede ser el final de la Humanidad o gran parte, una extinción más en la tierra de una especie cualquiera más, con la diferencia de que la nuestra es causada por sus propias acciones.

Foto, El Viejo Topo.

El colectivo editor de la página no necesariamente suscribe todas las opiniones de este artículo. Nota de Tortuga.

Categorías: Tortuga Antimilitar

La policía de Perú demanda de manera “muy urgente” la compra de 230.000 granadas y gases lacrimógenos

27 January, 2023 - 00:00

Recordemos que España es uno de los principales exportadores a Perú de ese tipo de armamento. Nota de Tortuga.

La Policía Nacional del Perú (PNP) solicitó de manera “muy urgente” adquirir la compra de 230 mil granadas y cartuchos de gases lacrimógenos, además de otros artículos antimotines, por el aumento de protestas sociales en diversos puntos del país, que -hasta la fecha- ya cobraron la vida de casi medio centenar de civiles, a causa de los enfrentamientos con las fuerzas del orden.

“Resulta necesario con el carácter de muy urgente la adquisición de material antidisturbios en cantidades suficientes, a fin de proveer oportunamente de dicho material a las diferentes Unidades Policiales a nivel nacional, que les permita contrarrestar dichas situaciones y restablecer el orden interno y público”, señala el documento de la División de Logística de la PNP.

Exactamente, la Policía requirió 20,000 granadas lacrimógenas CS de un cuerpo, 50,000 granadas lacrimógenas CS de cuatro cuerpos, 60,000 cartuchos lacrimógenos CS calibre 37/38 mm simple y 100,000 cartuchos lacrimógenos CS calibre 37/38 mm triple.

Además, figuran 150,000 cartuchos con perdigones de goma, 50,000 cartuchos de propulsión y 5,000 granadas de estruendo y destello.

“Ante la actual coyuntura política y social que vive el país desde el 7 de diciembre de 2022 (...), y ante las graves alteraciones del orden público que se viene produciendo en las diferentes ciudades y localidades del país (...), resulta necesario con el carácter de MUY URGENTE la adquisición de material antidisturbios”, precisa el documento.

El requerimiento se da a menos de un mes después de que la Policía comprara 31,615 cartuchos y granadas con gases lacrimógenos y 2,355 perdigones de goma a la empresa brasileña Cóndor Industria Química y la peruana Fábrica de Armas y Municiones (FAME), por un total de más de dos millones y medio de soles.

“Previniendo escenarios”

A radio Exitosa, el ministro del Interior, Vicente Romero, anunció que se concretaría la compra de 100 mil bombas lacrimógenas para que las fuerzas del orden sigan cumpliendo su labor de sofocar las constantes movilizaciones sociales en Lima y regiones.

“En estos momentos estamos pidiendo 100 mil (bombas lacrimógenas) más. Estamos previniendo escenarios futuros. Queremos comprar lo más pronto posible para darles herramientas a la Policía, sino ¿con qué se defienden?”, indicó.

Agregó: “La PNP, en este tipo de disturbios, no utiliza armas de fuego, utiliza las herramientas que, acuerdo a las leyes nacionales e internacionales, tiene que utilizar. Si hubiera algún exceso, tenemos que investigar y sancionar”.

Declaró por muertes

El premier Alberto Otárola declaró este lunes 23 de enero por las numerosas muertes reportadas durante los enfrentamientos entre civiles protestantes y policías. Acudió a la sede de la Fiscalía de la Nación, en la avenida Abancay, Centro de Lima.

Sobre Otárola pesa una investigación preliminar en su contra por el presunto delito de genocidio, homicidio calificado y lesiones graves. En este proceso también están incluidos la presidenta de la República, Dina Boluarte, y los ministros Víctor Rojas (Interior) y de Jorge Chávez (Defensa).

Fuente: https://www.infobae.com/peru/2023/0...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas