Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 43 min 42 seg

Otras elecciones sin hablar del militarismo. Ahora la Unión Europea (parte final)

fai 15 horas 25 min

3.¿Qué dicen los partidos políticos españoles en los programas electorales europeos de todo esto?

Me he visto obligado, ¡pobre de mi!, a leerme los muy aburridos y retóricos programas electorales de nuestra ingeniosa mercadotecnia electoral para analizar qué dicen en materia de defensa y cuáles son las coincidencias y diferencias más apreciables con las que nos quieren motivar al voto. Dichos programas son: El del PSOE «Una España europea, una España global» , el del PP, «En la buena dirección»; el de Ciudadanos «La fuerza de la Unión», el de Podemos, «Para una Europa con más democracia, derechos, justicia y futuro». El de Vox, «En Europa por España» (ni siquiera voy a facilitar el enlace), ¡afortunado de mi!, me he ahorrado leerlo íntegramente, después de llegar hasta la página 14 y llegar a la conclusión personal de que la náusea no necesita más pábulo del que ya le prestan los medios.

Unos y otros parten de un análisis de la situación actual significativamente similar. Vivimos en un mundo complejo, lleno de riesgos globales indefinidos, de orden clásicamente relacionado con los temas de defensa y seguridad (potencias rivales, zonas en conflicto armado, terrorismo, armamentos, etc.) junto con otras de diferente naturaleza y que afectan a la seguridad entendida como algo diferente a la antigua idea de seguridad militar (riesgos climáticos, movilidad humana, subdesarrollo, etc.). Lo común es, entonces, la idea de un mundo globalmente conflictuado, la idea de riesgos y amenazas, la idea de una inseguridad global que nos afecta a escala tanto estatal, como de la UE y mundial y la apuesta por la multipolaridad en la gestión de esa globalización.

Todo esto no ofrece ninguna novedad, porque en realidad forma parte de la retórica burocrática de la UE en la que las formaciones políticas en liza participan. Difieren (aunque no tanto) las propuestas relativas a seguridad. En líneas generales, el PSOE y el PP apuestan por dotar a Europa de una estructura de seguridad y defensa con músculo para que Europa sea un actor global respetado en la gestión de los problemas mundiales, bajo la pretensión de una gestión desde la multipolaridad de nuestro mundo global; mientras que Podemos propone un cambio de enfoque en Europa para que utilice sus capacidades en potenciar una política más proactiva de paz y derechos humanos.

El PSOE tiene una idea de seguridad intermedia entre la seguridad clásica y el enfoque de esta como mantenedora del status quo vigente y la seguridad Humana entendida en términos restrictivos. El PP parte de una idea de seguridad más bien tradicional, tanto en su vertiente militar como de securitización y orden público (no dejan de pensar que la calle es suya). Y Podemos tiende más a una idea de seguridad como promoción del desarrollo y de un orden internacional más justo y búsqueda de una paz basada en la conquista de la justicia social y los derechos humanos.

En todo caso, a la hora de las concreciones la realidad es que hay sustanciales coincidencias entre todas ellas en que ninguna propone una verdadera alternativa al modelo prediseñado ya por la UE en materia de seguridad y defensa, sino, como mucho, retoques que no llegan a ser alternativos, sino refirmas del mismo modelo. Así, el PSOE ofrece crear un ejército europeo, a lo que Podemos también aspira, mientras que el PP pide mejorar los mecanismos de integración militar y avanzar en la idea de «política europea de Seguridad» pero sin precisar si ello implica crear ese ejército europeo. Las tres formaciones apoyan el intervencionismo militar, pero Podemos pretende que supeditado a la legalidad internacional y a la decisión de los ciudadanos al respecto, mientras que PP y PSOE no son tan claros en esto y simplemente apuestan por usar el ejército para estas operaciones exteriores y tener una voz política única en política exterior y de seguridad. PP y PSOE apoyan la construcción de un polo industrial militar y de políticas de seguridad que incluyen en términos securitizadores la política de regulación de las migraciones, mientras que Podemos no dice ni sí ni no a lo primero y no pone tampoco el énfasis en las políticas securitizadoras.

He intentado hacer un cuadro que «reduzca» a categorías comparables lo que proponen unos y otros y que nos sirva de cuadro orientador para comparar las ofertas.

  • PSOE

El del PSOE comienza mal en materia de defensa. Hace referencia a los logros de sus presidentes de gobierno socialistas Felipe González y Rodríguez Zapatero (que si por algo se han caracterizado en materia militar ha sido por fortalecer el intervencionismo militar y el gasto en defensa y por ser ampliamente condescendientes con los privilegios militares y de las industrias bélicas) en la construcción europea.

El mismo mantiene las retóricas de apoyar un «multilateralismo eficaz y progresista que dé respuesta a los principales retos que tienen planteados nuestras sociedades, del cambio climático a la gestión del fenómeno migratorio o el establecimiento de una fiscalidad internacional más justa» y construir una Unión europea «fuerte y con voz activa en el mundo».

Más en concreto, por lo que se vanagloria de los «logros» del PSOE en materia de seguridad y afirma «España sigue siendo el primer contribuyente a operaciones y misiones de la Unión Europea en número de efectivos, confirmando el compromiso con la paz y la seguridad internacional».

Incluye entre sus compromisos el de aumentar el peso de España en la OTAN y en la política exterior de la UE (numeral 7.10 del programa) e incluir a las tradicionales prioridades geoestratégicas dos nuevas (en línea debemos decir con la idea de «doctrina de seguridad de fronteras avanzadas» que desarrolla nuestra política de seguridad y defensa): África Subsahariana y Asia Pacífico (numeral 7.10).

Entre los objetivos de política exterior menciona (7.11), entre otro catálogo de buenas intenciones, «el mantenimiento y el refuerzo de la paz y la seguridad internacionales» (que parece más bien la apelación a los actuales mecanismos de consolidación del status quo y de una idea de paz negativa), una difusa defensa de los intereses vitales españoles en el exterior, la gestión «segura y ordenada» de la inmigración y de fortalecimiento de un «grupo motor» con Alemania y Francia en la construcción de una Europa «con una fuerte dimensión social».

En el capítulo de integración europea (7.12) apuesta directamente por construir un ejército europeo (no explica si como complemento de los ejércitos nacionales ni el camino para ello) y por controlar la venta de armas a países canallas, pero (en coherencia con su descarado apoyo a la industria militar y a la exportación de armas) creando mecanismos para compensar a las industrias perjudicadas por esta pérdida de mercado (en el mismo 7-12).

Y, en cuanto a la gobernanza mundial, propone una reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para ir más allá de la seguridad militar (7-13) para convertir en materias de «seguridad» otras cuestiones que antes tenían un enfoque diferente, tales como el flujo de personas refugiadas y desplazadas, la seguridad alimentaria, la lucha contra las pandemias y el cambio climático; apoyar el desarme nuclear y convencional y los acuerdos de no proliferación de armas de destrucción masiva, así como el impulso del concepto de seguridad humana.

Y en política estrictamente de seguridad (7-14) afirma (en cierto modo de forma incongruente con la apuesta por la seguridad humana anteriormente afirmada):

  1. El impulso de la lucha contra los nuevos riesgos hacia la seguridad: ciberseguridad, terrorismo internacional, etc.
  2. Aumentar el apoyo a la injerencia militar bajo paraguas de las organizaciones internacionales (que recordamos que de momento son ONU, UE, OTAN y coaliciones ad hoc donde España ya participa en 18 misiones militares internacionales)
  3. La lucha contra el DAESH «en la que España participa política y militarmente»
  4. Igualmente hace mención a los conflictos de Irak, Libia, Rusia-Ucrania y apostar por dar solución a los conflictos olvidados (república Centroafricana, Sudán, etc.).
  5. A ello siguen compromisos regionales para impulsar políticas de seguridad militar y que trasciendan lo militar en oriente próximo, Sahel-Arica y enfatizando el vínculo atlántico con EEUU.

La apuesta militarista del PSOE se consolida, además, con el perfil de su líder electoral, Josep Borell, del que sobran los comentarios.

  • El PP

EL PP comienza con una especie de manifiesto en el que hace un amplio (y reiterativo) alegato a la unidad de España y a la defensa de esa unidad en Europa y, en lo que nos interesa, apuestan «por una Política Exterior de la Unión más activa y presente en el mundo. Apoyaremos de forma decidida el Servicio Europeo de Acción Exterior. Contribuiremos activamente al desarrollo de la política común de seguridad y defensa», que es como no decir nada o dejarlo todo dicho, según se mire.

Entrando en materia de seguridad, el PP comienza a desgranar su programa de control de flujos migratorios en el capítulo titulado «Una Europa de todos y para todos» (que no responde precisamente a esta idea) en el que propone una migración ordenada y regular (medida 1) vinculada al empleo (medida 2), Reforzaremos las capacidades operativas y de coordinación de FRONTEX y EUROSUR (medida 8) y Luchando contra las mafias y la trata de personas (medida 9).

Hay que esperar hasta el capítulo 7 para ver las apuestas por «Una Europa abierta, próspera y segura» en la que afirma que en el mundo tan cambiante que tenemos Europa debe hacer valer su liderazgo, dando pasos para crear una política exterior común más eficaz, en la que tiene un papel fundamental la defensa porque «se hace prioritaria una Política Común de Seguridad y Defensa, que dé respuesta a retos como el terrorismo o la ciberdelincuencia» , aunque la propuesta específica que se realza al respecto tiene, como el parto de la tierra, un pésimo desenlace «Defenderemos un nuevo impulso político en la Unión Europea y un liderazgo más visible hacia el exterior».
En lo que denomina espacio renovado de Libertad, seguridad y justicia” propone medidas antiterroristas y securitizadoras que forman parte del argumentario habitual del PP.

Por último, en el capítulo llamado Reforzar la dimensión internacional de la Unión afirma, al igual que el PSOE, la defensa del multilateralismo, el liderazgo de la UE como actor global, la estrecha vinculación a la OTAN, el impulso a la «Europa de la defensa» y la vigilancia del espacio mediterráneo y la mejora de las relaciones con las potencias emergentes, China, Rusia, etc.

En el orden de las medidas de tipo militar afirma que «Impulsaremos un incremento en las capacidades de defensa y el fortalecimiento de la industria europea de este sector. Promoveremos una reforma de la Estrategia Europea de Seguridad».

  • Ciudadanos

Propone reforzar el papel de la unión en política de exteriores y de defensa para tener una voz propia en la política global, pero en coordinación con la OTAN.
Para ello piden unir todos los recursos económicos de defensa de la Unión para crear una economía de escala en el sector que evite duplicidades y mejorar la eficiencia del gasto.

Quiere «dotarse de una política de Defensa única que garantice la adaptación de las estructuras a la naturaleza de los nuevos retos globales (guerra cibernética, terrorismo transnacional, crimen organizado, espionaje electrónico)».
También propone un cambio de las prioridades del presupuesto europeo para abandonar las «política tradicionales» y apostar por nuevos sectores, entre ellos el de seguridad, la cooperación judicial y policial, etc.

Del mismo modo, enfoca la migración como un problema de seguridad y un control más riguroso de la frontera exterior «mediante la asignación de medios humanos y materiales con cargo al presupuesto comunitario, impidiendo así la permeabilidad de las mismas a las redes criminales y a las mafias establecidas en torno a la inmigración ilegal» y ofreciendo mayor capacidad operativa al FRONTEX.

Al igual que el PSOE; las caras que Ciudadanos pone en el cartel de candidatos a la UE, de corte neoliberal, explican mucho más que su propio programa acerca de la defensa que Ciudadanos quiere.

  • Podemos

Podemos nos advierte que «En este programa se recogen las líneas maestras y las medidas fundamentales del proyecto de Europa de Podemos, pero nuestro acervo programático va mucho mas allá y te remitimos a programas anteriores y a las iniciativas parlamentarias e institucionales que hemos impulsado».
Así y todo, en los aspectos más generalistas propone una refundación de la Unión, con medidas para aumentar la transparencia, luchar contra los lobbies y las puertas giratorias, varios de los aspectos que, respecto a lo militar resultan muy oportunos aunque no estamos seguros de que Podemos pensara en esto precisamente en su propuesta a tenor de lo que específicamente se propone en materia de seguridad y defensa.

Si bien el enfoque de derechos sociales y protecciones para la profundización democrática podría suponer una visión alternativa de seguridad humana «ad intra» frente a la propuesta de seguridad militar, la realidad es que esta visión no viene acompañada de una apuesta por un modelo alternativo de defensa. ¿se puede cambiar la UE sin combatir su militarismo? ¿Se puede crear un espacio de justicia y paz sin quitar los ejércitos «ultima ratio» del status quo?

A diferencia de los otros partidos, la política migratoria se aborda desde la prioridad del derecho internacional y los derechos humanos y no se contempla como un problema de seguridad ni desde una óptica securitizadora. Más bien se profundiza la idea de ciudadanía global y un enfoque basado en la lucha contra las causas de la migración forzada que debe partir«del respeto a la soberanía de los pueblos y al pluralismo religioso y étnico, de la apuesta por el dialogo y las soluciones pacíficas a los conflictos y de la construcción de un orden económico internacional justo que permita a todos los pueblos del mundo alcanzar un alto nivel de desarrollo humano sostenible».

En cuanto a la política de seguridad, Podemos también apuesta por hacer de la UE un actor internacional de su peso, «que contribuya con su política exterior, de cooperación, seguridad y defensa a un orden internacional multilateral y en paz, sin dependencia de otros y de manera autónoma y propia».

A diferencia del declarado atlantismo de los otros tres partidos, apuesta por una política exterior independiente de otras potencias, «basada en el derecho internacional, la paz, el desarme y los derechos humanos; que lidere un multilateralismo eficaz y democrático en la toma de decisiones y trabaje hacia una gobernanza global económica más justa»; «feminista vinculante y en favor de los derechos de las mujeres».

Entre los mecanismos que propone para ello, quiere que se cree un «Servicio Exterior para la solidaridad internacional, la paz y la justicia» y un «Comisariado de Cultura de Paz y Democracia» con apoyo político desde la Unión a la participación de las mujeres en los procesos de paz. También construir una nueva política europea de vecindad con Rusia y países del Magreb, área mediterránea, Balcanes, Turquía, América Latina, Africa y Asia y reclama la libre determinación del pueblo saharaui y justicia para Palestina.

En cuanto a las instituciones militares, propone un «desplazamiento progresivo del espacio atlántico (OTAN) y el fortalecimiento de un ambiguo espacio europeo (PSCD) y la gradual conformación de un ejército europeo que ha de tener “orientación defensiva”».

Acepta las misiones militares en el exterior, pero siempre que no sean contrarias al derecho internacional y cuenten con consulta ciudadana.

4. ¿Cabe aspirar a una alternativa?

Insistimos en que no es nuestra intención promover un programa aplicable, sino explicar lo que hay y es desconocido y levantar la denuncia de todo ello, señalar con el dedo las complicidades para que esto pase y apuntar hacia un horizonte que podría ser otro. Incluso radicalmente otro.

Y que exista otro horizonte posible en materia de defensa, siquiera de forma referencial y potencial, cambia los términos de los debates en torno a la seguridad en la política de Europa, pues la idea no es conformarse con lo que nos viene dado, como caído del cielo, porque sí, sino preguntarse si hay que conformarse o no con ello y si debemos apoyar ideas que pertenecen a un modo de ver las cosas que nos daban como inevitable y no lo es.

Paradójicamente el uso del término «alternativa» se ha devaluado a meros cambios de quita y pon (un poco más de soldados aquí o allá, un gasto en armas ofensivas o defensivas, un ejército único o varios complementarios para hacer lo mismo…) con los que los partidos «compiten» en este mercadeo de promesas, de modo que aparentan ser alternativas las propuestas de PP, PSOE, Ciudadano o Podemos cuando todas ellas preconizan ejércitos conjuntos e intervencionismo como metodología para «defender» los propósitos de la UE. Aquí no hay alternativa, porque el horizonte que se bosqueja parte realmente del mismo paradigma, defensa militar, paz entendida desde un paradigma militar, no por sus contenidos. Por mucho que en una propuesta «de fondo» militarista pongamos medidas que no lo son o no lo son tanto (como por ejemplo mecanismos de resolución de conflictos por medios civiles, o veedurías de derechos humanos, o tratados de limitación de armas o desarme, o reglas de paz jurídica para limitar sus nefastas consecuencias y un largo rosario que se contempla, fundamentalmente, en la propuesta de Podemos) no por ello estamos ante una alternativa, sino ante una reforma de modelo dentro del mismo paradigma.

Un horizonte alternativo pasa necesariamente por a) pensar otro concepto global de defensa y por una manera diferente de definir los problemas y de realizar los análisis, b) de responder a lo que queremos defender (seguridad humana y no defensa militar, lucha contra la violencia cultural y estructural a escala planetaria y no sólo contra la violencia directa de supuestos «enemigos»), c) del «quién» queremos ejercer esa defensa (sociedad en plano de horizontalidad y desde su propio empoderamiento y no élites militarmente preparadas) y d) de cómo queremos ejercer esa defensa (lucha social y metodologías noviolentas mediante la participación en las luchas por las conquistas de la seguridad humana).
Un horizonte alternativo no acepta la resignación al militarismo, igual que un horizonte alternativo al patriarcado no puede ser adaptarlo o limitarlo en sus perfiles más groseros ni reconvertido a un «feminismo institucional o de Estado», o una alternativa ecológica no puede partir del presupuesto extractivista, productivista, consumista y agresor a los ecosistemas, etc.

De este modo, un horizonte alternativo en materia de defensa, desde Europa debe partir de la idea de desmilitarización tanto social como de las propias estructuras de la defensa (toda la que se pueda y tan rápido o lento como se pueda) como idea rectora.

Así, un horizonte alternativo al que dibujan las propuestas de la UE en materia de seguridad debería tener en cuenta
a) la idea de seguridad humana como horizonte alternativo a la seguridad militar,
b) por la promoción de la paz con contenidos (y no sólo la paz negativa que consolida el statu quo) y la lucha contra todas las violencias (y no sólo la violencia directa que es la que enfoca el argumentario del actual modelo de seguridad)
c) y una dinámica de desmilitarización como alternativa al refuerzo del militarismo que promueve la UE.
d) y el protagonismo social y no institucional tanto en la toma de decisiones, como en el proceso y en el amplio camino de desmilitarización de las prácticas y cultural hacia dentro de nuestras propias sociedades.

La política militar de la UE se nos da como algo obvio, hecho e inevitable. Pero ni es obvio ni es inevitable cuanto se propone.

Una defensa alternativa es imposible sin un proceso (y un modelo referencial) hacia una sociedad alternativa, pero tanto como que, para luchar por un modelo alternativo de sociedad hay que apostar por un modelo de defensa alternativo. ¿O alguien espera un mundo más mundo feminista, ecologista y solidario, pero sin quitar los ejércitos y su paradigma? ¿O alguien espera ingenuamente que conseguidos grandes logros feministas, solidarios o ecológicos que afecten a la médula del modelo de capitalismo global, el militarismo caiga por su propio peso, por su obsolescencia?

Hoy por hoy no hay una propuesta coherente que, pretendiendo cambios sustanciales en otras esferas de la sociedad, apueste por una propuesta de desmilitarización. En realidad, nuestra partidocracia participa del paradigma militarista y de la idea de la inevitabilidad de los ejércitos (cuando no del entusiasmo por su papel dinamizador de la historia). De hecho, salvando alguna reserva que hago a candidatos de los que lo desconozco todo, los que nos presentan a las elecciones europeas, a «izquierdas» y «derechas» forman parte del tácito partido militarista y mantienen su retórica.

Es cierto que levantar una propuesta desmilitarizadora en un ámbito complejo como la UE se torna un empeño complicado y tedioso y tal vez no es una prioridad, más aún cuando los institutos por la paz y las ONG´s de los que se nutren los partidos para sus retoques más cosméticos se limitan a promover propuestas de paz jurídica e institucional, propuestas de «desarme» pensadas en términos de institucionalidad, y actúan como lobbies buenos que nos sobrerepresentan y no participan de la idea de desmilitarización.

Para bosquejar un posible horizonte alternativo en materia de defensa podemos empezar por hacer lo que nunca se ha hecho. Podemos empezar por hacernos preguntas que la sociedad tiene derecho a debatir y decidir, como por ejemplo:

  1. ¿Qué queremos defender? Porque no es obvio que los intereses y el statu quo del modelo institucional de la UE sean dignos de nuestra defensa, como no lo es que los riesgos y amenazas que requieren nuestra atención sean los que define la política de seguridad de la UE, ni tampoco que lo que debemos defender haya de tener un enfoque de seguridad militar y no más bien de promoción de la justicia social. Igualmente es imprescindible cuestionarse el papel geopolítico e intervencionista que promueve la UE y por la legitimidad del sistema neocolonial y de dominación-violencia propio del modelo de defensa diseñado en Europa que, lejos de ser la solución, es parte del problema.
  2. ¿Cómo defendernos? Las preguntas aquí son si la vía militar es adecuada a lo que queremos defender. Si incrementar el gasto militar, en vez de reducirlo o incluso eliminarlo o transferirlo a cubrir necesidades sociales no sería mejor defensa. Si queremos tener una agencia europea de Armamentos, o unas instituciones de Doctrina militar, o un presupuesto i+d para alimentar a las industrias militares y la venta de armas, etc. Tampoco es obvio que la construcción de más ejércitos sirva mejor a las causas dignas de defensa que la lucha que movimientos sociales, con metodologías horizontales y noviolentas, están desencadenando en el campo de la ecología, de la solidaridad, de las luchas vecinales, de la resolución de conflictos, del feminismo e incluso del antimilitarismo más militante.
  3. La tercera gran pregunta es ¿Quién debe tomar las decisiones en materia de defensa? En la actualidad es la élite política y los intereses de los de arriba quien toma las decisiones. En esta materia, hemos demostrado que ya está cocinado un modelo del que no hemos sido preguntados, como si la sociedad no tuviera nada que decir. Como si el debate estuviera cerrado.
  4. Y la cuarta, ¿Cómo se pasa de la sociedad actual dominada por la política militarista y violenta a otra que se base en la cooperación y la noviolencia? No consideramos que limitarnos a una paz jurídica que consolide «acuerdos» de desarme sirva para llevar a cabo una propuesta de desmilitarización. Hay que avanzar en ir más allá del desarme hacia la desmilitarización tanto institucional y estructural como social y cultural.

El abandono de pacto militares, el desmontaje de instrumentos de defensa, la cancelación de la producción de armas y en su caso la conversión del aparato productivo hacia necesidades sociales, el trasvase de partidas presupuestarias destinadas al fomento de lo militar hacia necesidades sociales, la transferencia de capacidades y de conocimiento enfocado a la construcción de la paz y a la consecución de objetivos de desarrollo sostenible, el cambio de prioridades políticas hacia la solidaridad internacional, el abandono de la política económica y comercial basada en la depredación y la dominación, la lucha por la sostenibilidad, contra el patriarcado, contra la pobreza y el enriquecimiento injusto, la apuesta por una educación proactiva para la paz, la educación en prácticas de cooperación-noviolencia dentro de nuestras sociedades, etc., son propuestas que construyen más paz y seguridad en sentido humano.

Ver también:

Otras elecciones sin hablar del militarismo. Ahora la Unión Europea (primera parte)

Otras elecciones sin hablar del militarismo. Ahora la Unión Europea (II Parte)

Categorías: Tortuga Antimilitar

Manifiesto de la paradójica Aitana

fai 15 horas 25 min

(Baix, en valencià)

Con este manifiesto se presentan ciertas paradojas que han venido ocurriendo a lo largo de las Marxas por la desmilitarización de Aitana que empezaron en 2004.
Las paradojas hemos de entenderlas como estímulos para la reflexión que nos ayuden a revelar la complejidad de la realidad que vivimos.

La primera es muy antigua: Aita es padre en euskera y para nosotros Aitana es madre. Para defender esta madre nuestra se han dado cita aquí durante quince años un nutrido grupo de activistas.

Madre fue también EVA, la del Edén, sin embargo en Aitana los militares usan el nombre de la madre primordial para ocultar eufemísticamente el dañino artefacto de guerra que hay instalado en su cumbre; a esta base se le llama EVA5, (mala rima en castellano).

En efecto, la sierra madre alberga un importante arma al servicio de la OTAN y para denunciar el mal uso del territorio y protestar contra la iniquidad de la guerra nos congregamos en la entrada de la base, pero paradójicamente los congregados acabamos celebrando la belleza del entorno que tanto alegra nuestros corazones.

Y muy paradójica es la posibilidad de que esta vasta naturaleza que inspiró “Años y Leguas” a Gabriel Miró, el "Cant a l'Aitana" a Vicent Andrés Estellés, la “Sinfonía de Aitana” a Óscar Esplá o al pintor Emilio Varela varios óleos como “Nogal, olivos y luz de Aitana” y a Enric Valor innumerables páginas, es posible, como decíamos, que este paisaje mantenga su fuerza y encanto intactos y a salvo de la especulación urbanística, que tanto ha destruido en el litoral levantino, gracias a ser de interés militar. Gracias a que los yankis eligieron nuestra roca madre para sus armas salvaron a la madre de sus malos hijos. ¿Quién sabe?

En la III Marxa en 2006 varios compañeros traspasaron el perímetro superior de la base. No les costó mucho ya que la valla estaba hecha polvo, deteriorada por medio siglo de óxido y llena de agujeros. Qué paradójico el que tras este gesto desobediente el ministerio de defensa creyera necesario una valla nueva. Qué casualidad. Para 2007 ya había un doble cercado nuevo y para el 2008 el primer agujero por el que accedieron dos activistas para plantar la bandera de la paz en el vértice geodésico.

Vayamos con otra casualidad. Cuando comenzamos nuestras reivindicaciones los radares que coronaban Aitana eran dos enormes bolas; el sostén de Brigitte Bardot, bromeaba mi padre. Era tecnología del siglo pasado. Así que en 2007 nos cambiaron el femenino skyline de Aitana dejándonos un sólo radar, un sólo huevo, como el de Napoleón, el de Hítler o el de Franco. Que disparate.

Otra sorprendente paradoja en la Marxa por la desmilitarización de la sierra es que siendo los participantes gentes que rechazan la violencia y desean un mundo mejor en el que nadie dispare, precisamente el que más manifiestos ha leído a lo largo de estos 15 años se llame Tirs (que en castellano se puede traducir como “tiros”).

En estos 15 años de Marxa siempre hemos contado con la presencia de la Guardia Civil. Sólo en el primer encuentro impidieron el acceso al camino que lleva a la font del arbre. El cuerpo armado ha seguido enviando rigurosamente un nutrido grupo de agentes a nuestras convocatorias, pero en ningún momento han tratado de impedir o entorpecer la Marxa. No nos han pedido ni un DNI, ni un “ahí no se puede aparcar”. Es paradójico que estas personas uniformadas formen parte activa de la Marxa por la desmilitarización de Aitana. Se han reído con nuestras chanzas, han preguntado por la salud de algún participante, han escuchado nuestras palabras y alguno hasta nos ha aplaudido. Xé, si sólo les falta sumarse al almuerzo.

Pues más crece el contraste al observar que si la benemérita no ha hecho nada para fastidiar la Marxa, hemos sido los propios activistas los que lanzamos un torpedo en la línea de flotación de nuestra ilusión. Y es que siendo tan lícitas y necesarias nuestras vindicaciones no acuden las hordas de manifestantes que tanto esperábamos, el relevo generacional no llega y, aunque contemos con varios infantes acólitos, alguna vez ha cundido el desánimo y nos hemos preguntado si seguir adelante.

Agua pasada, porque, paradójicamente, de estos momentos de debilidad ha nacido un sólido hermanamiento entre las gentes que no están dispuestas a ceder “ni un pam de serra per a la guerra”. Gentes obstinadas que se enfrentan a la justicia luchando por lo que es justo. Un fuerte vínculo entre seres obstinados en denunciar los atropellos que se hacen en nuestro nombre, como la guerra en la frontera sur y las guerras democratizadoras del mundo a las que tanto colabora este monstruo bélico instalado en la sierra madre.

Gente que dice que la guerra comienza aquí y que la vamos a parar aquí.

AITANA 19 Mayo 2019

Manifest de la paradoxal Aitana

Amb este manifest es presenten certes paradoxes que han ocorregut al llarg de les Marxes per la desmilitarització d'Aitana que van començar en 2004. Les paradoxes hem d'entendre-les com a estímuls per a la reflexió que ens ajuden a revelar la complexitat de la realitat que vivim.

La primera és molt antiga: Aita és pare en èuscar i per a nosaltres Aitana és mare. Per a defendre esta mare nostra s'han donat cita ací durant quinze anys un nombrós grup d'activistes .

Mare va ser també EVA, la de l'Edén, no obstant això a Aitana els militars usen el nom de la mare primordial per a ocultar eufemísticament el danyós artefacte de guerra que hi ha instal·lat en la seua cima , a esta base se l'anomena EVA5, (mala rima en castellà) .

En efecte, la serra mare alberga un important arma al servici de l'OTAN i per a denunciar el mal ús del territori i protestar contra la iniquitat de la guerra ens congreguem en l'entrada de la base, però paradoxalment els congregats acabem celebrant la bellesa de l'entorn que tant alegra els nostres cors.

I molt paradoxal és la possibilitat que esta basta naturalesa que va inspirar “Años i Leguas” a Gabriel Miró, el "Cant a l'Aitana" a Vicent Andrés Estellés, la “Sinfonía d'Aitana” a Óscar Esplá o al pintor Emilio Varela diversos olis com “Nogal, oliveres i llum d'Aitana” i a Enric Valor innumerables pàgines, és possible, com déiem, que este paisatge mantinga la seua força i encant intactes i fora de perill de l'especulació urbanística, que tant ha destruït en el litoral llevantí, gràcies a ser d'interés militar. Gràcies a què els yankis van triar la nostra roca mare per a les seues armes van salvar la mare dels seus mals fills. Qui sap?

En la III Marxa en 2006 diversos companys van traspassar el perímetre superior de la base. No els va costar molt ja que la tanca estava feta pols, deteriorada per mig segle d'òxid i plena de forats. Què paradoxal el que després d'este gest desobedient el ministeri de defensa creguera necessari una tanca nova. Quina casualitat. Per a 2007 ja hi havia un doble assetjat nou i per al 2008 el primer forat pel qual van accedir dos activistes per a plantar la bandera de la pau en el vèrtex geodèsic.

Anem amb una altra casualitat. Quan van començar les nostres reivindicacions els radars que coronaven Aitana eren dos enormes boles; el sosteniment de Brigitte Bardot, bromejava mon pare. Era tecnologia del segle passat. Així que en 2007 ens van canviar el femení skyline d'Aitana deixant-nos un només radar, un només ou, com el de Napoleó, el d'Hítler o el de Franco. Que desbarat.

Una altra sorprenent paradoxa en la Marxa per la desmilitarització de la serra és que sent els participants gents que rebutgen la violència i desitgen un món millor en què ningú dispare, precisament el que més manifestos ha llegit al llarg d'estos 15 anys es cride Tirs.

En estos 15 anys de Marxa sempre hem comptat amb la presència de la Guàrdia Civil. Només en la primera trobada van impedir l'accés al camí que porta a la font de l'arbre. El cos armat ha continuat enviant rigorosament un nombrós grup d'agents a les nostres convocatòries, però en cap moment han tractat d'impedir o entorpir la Marxa. No ens han demanat ni un DNI, ni un “ahí no es pot aparcar”. És paradoxal que estes persones uniformades formen part activa de la Marxa per la desmilitarització d'Aitana. Han rist amb les nostres xanxes, han preguntat per la salut d'algun participant, han escoltat les nostres paraules i algun fins a ens ha aplaudit. Xé, si només els falta sumar-se a l'esmorzar.

Més creix el contrast a l'observar que si la benemèrita no ha fet res per a emprenyar la Marxa hem sigut els propis activistes els que llancem un torpede en la línia de flotació de la nostra il·lusió. I és que sent tan lícites i necessàries les nostres vindicacions no acudixen les hordes de manifestants que tant esperàvem, el relleu generacional no arriba i, encara que comptem amb diversos infants acòlits, alguna vegada a estés el desànim i ens hem preguntat si seguir avant.

Aigua passada, perquè, paradoxalment, d'estos moments de feblesa ha nascut un sòlid agermanament entre les gents que no estan disposades a cedir “ni un pam de serra per a la guerra". Gents obstinades que s'enfronten a la justícia lluitant pel que és just. Un fort vincle entre sers obstinats a denunciar els atropells que es fan en el nostre nom com la guerra en la frontera sud i les guerres democratitzadores del món a què tant col·labora este monstre bèl·lic instal·lat en la serra mare. Gent que diu que la guerra comença ací i que la pararem ací.

AITANA 19 Maig 2019

Categorías: Tortuga Antimilitar

Anónimo

18 May, 2019 - 19:26

Vistas las condiciones subjetivas, es una suerte que no se hayan dado las objetivas.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Senador norteamericano Gerald Nye, presidente del Comité Especial del Senado de su mismo nombre, dedicado a la Investigación sobre la Industria de Municiones durante los años 30 del siglo XX.

18 May, 2019 - 19:25

Cuando el senado termine su investigación, se verá que la guerra y la preparación para la guerra no son un asunto de honor nacional ni defensa nacional, sino una cuestión de beneficio para unos pocos.

Categorías: Tortuga Antimilitar

La militarización de Israel

18 May, 2019 - 00:00

Iñigo Sáenz de Ugarte

Tras la fundación del Estado de Israel, David Ben Gurion fue claro a la hora de establecer los límites del poder de las Fuerzas Armadas en la política del país. Procedió a eliminar las milicias de varios movimientos políticos, incluido el suyo, para integrarlas dentro del Ejército, que él controlaba. "No corresponde a los militares decidir sus propias normas, su estructura y, ciertamente, no deben decidir si hay guerra o paz", dijo. Eso se convirtió en la política oficial del Estado, a pesar de que hubo múltiples ejemplos, en especial en la guerra de 1967, en los que el alto mando militar o generales en actuaciones concretas obligaron al Gobierno a tomar decisiones relacionadas precisamente con la guerra o la paz, y en ocasiones con la presión de Ben Gurion, que ya no era primer ministro.

Décadas después, Ehud Barak —sucesivamente general, jefe de las FF AA y primer ministro— incidió en la misma línea, pero esta vez uno de sus hombres de confianza no pudo callarse. El general Uzi Dayan, exnúmero dos del Ejército, reclamó "una línea divisoria clara y definitiva entre el poder civil y militar para proteger la democracia". Sabía que se habían producido situaciones en las que la debilidad del poder político había permitido al Ejército gastar más dinero que el presupuestado para Defensa, permitir la construcción de asentamientos no autorizados por el Gobierno en los territorios palestinos y no imponer una política disciplinaria clara que impidiera el maltrato de los palestinos.

Según Yoram Peri, otro exmilitar y asesor de Rabin, en su libro Generals in the Cabinet Room: How the Military Shapes Israeli Policy (Generales en el Gabinete: cómo lo militar moldea la política israelí), a Uzi Dayan no le cabía duda de que ya era una realidad la politización de los militares y la militarización de la política en Israel.

En 1975, se produjo el incidente de Sebastia. Miembros del grupo de colonos de Gush Emumin fundaron por su cuenta un asentamiento en el sur de Cisjordania. Rabin lo consideró un desafío al Gobierno y ordenó al jefe del Ejército, el general Mordejai Gur, que lo desmantelara. Gur se negó argumentando que requeriría el uso de la fuerza, la posibilidad de que se produjeran heridos o muertos o que los soldados se negaran a cumplir las órdenes. Rabin cedió y años después admitió que había sido un grave error. A partir de entonces, los colonos sabían que tendrían la iniciativa y que de una manera u otra contarían como mínimo con el respaldo por omisión del Ejército.

El poder del veto militar

Las guerras asimétricas confieren a los militares un gran poder sobre los políticos. Estos dependen del Ejército por la información que les facilita para adoptar decisiones cruciales. El Ejército cuenta en la práctica con un poder de veto que ejerce con frecuencia. Solo tiene que argumentar que una decisión provocará un aumento de la violencia a corto plazo para acabar con ella.

En el caso de la guerra de 1967, los militares —incluidos los ya retirados que estaban en el Gobierno— ejercieron una presión inmensa sobre el primer ministro Levi Eshkol para que ordenara una guerra preventiva. Eshkol aún pensaba que la diplomacia podía ofrecer una salida a la crisis, una opción descartada por los uniformados.

En 1981, Ariel Sharon, otro militar-político, presionó al primer ministro Begin para que autorizara la invasión de Líbano con la promesa de la eliminación completa de la OLP. El intento de asesinato del embajador israelí en Londres sirvió de excusa perfecta para enviar las tropas en una ocupación que se prolongó durante años y que fue decisiva para el nacimiento de Hizbolá. Sharon como ministro de Defensa y su jefe de las FF AA, el general Eitan, más tarde líder de un partido ultranacionalista, tenían la guerra que estaban buscando.

La dinámica de actuación del mando militar y de la inteligencia militar se basa en un patrón que describió muy bien el ministro Dan Meridor: "Los representantes militares presentan tres opciones. La primera puede ser muy efectiva, pero cuenta con muchos riesgos y pocas posibilidades de éxito. La segunda podría tener éxito y no suponer ningún peligro, pero tiene una eficacia marginal. Y luego está la tercera, que es la que ellos querían desde el principio. Por eso, yo les decía que mejor empezaran por la tercera".

La verdad "incuestionable"

Este tipo de debate se produce en el Gobierno, o más en concreto en el gabinete de seguridad en el que figuran los ministros más importantes. Oponerse a una recomendación del Ejército o del jefe de inteligencia militar conlleva en ocasiones un coste político. Se trata de una reunión confidencial con información catalogada como secreta, pero esas recomendaciones militares pueden aparecer muy pronto filtradas en los medios de comunicación. Lo saben aquellos ministros que han favorecido las negociaciones políticas con los palestinos.

"Esas valoraciones de inteligencia llegan de inmediato a los medios de comunicación y son recibidas como si fueran la verdad incuestionable", dijo el ministro Yossi Beilin, uno de los arquitectos del proceso de Oslo, "a pesar de las abundantes valoraciones opuestas en relación a los palestinos, sus intenciones, la posibilidad de un estallido de violencia, etc. Juegan un papel negativo en las relaciones entre israelíes y palestinos, porque son percibidas como si fuera Israel, no la inteligencia militar, quien adjudica motivaciones negativas a los palestinos".

La historia del Estado de Israel y todas las guerras en las que ha participado han hecho que la opinión pública conceda un alto crédito a los militares, a veces también cuando cuelgan el uniforme y entran en política. Mucha gente los percibe como apolíticos o neutrales en el juego de partidos.

Rabin, Barak y Sharon son solo algunos de los generales que iniciaron después una larga carrera política. Tanta abundancia de exmilitares ha hecho que no todos hayan tenido éxito en esa su segunda carrera profesional.

El Ejército como institución es muy consciente del papel de la opinión pública y de los medios de comunicación. Los periodistas aceptan el gran poder que tiene la censura militar (solo en 2017 prohibió la publicación de 271 artículos, más de cinco a la semana, y obligó a eliminar información en 2.358, según datos oficiales). A cambio de ese control previo, algunos periodistas o columnistas reciben información reservada que les sirve para orientar sus crónicas. No es un secreto, hasta el punto de que se sabe que hay periodistas que hacen en la práctica de portavoces del Ejército en los temas más sensibles.

No siempre esa influencia ha servido para fomentar posiciones belicistas o intransigentes. En los 90, en los años posteriores al proceso de Oslo, el Ejército se ocupó de extender la idea de que las negociaciones con los palestinos funcionaban, siempre bajo el prisma de que no podían dejarse arrastrar por el optimismo. Indudablemente, fue un momento de distensión en un conflicto que se prolongaba desde hace décadas.

El fracaso de Oslo, plasmado en las últimas negociaciones de Camp David, la llegada al poder de Ariel Sharon y el estallido de la intifada de Al Aqsa cambiaron ese escenario. Conscientes quizá de que habían dado demasiado crédito a las esperanzas de paz alentadas por los gobiernos de Rabin y Barak, los medios fueron adoptando el discurso más militarista: la paz era imposible, no había un interlocutor palestino con el que se pudiera negociar y había que dejar que el Ejército solucionara el problema de la violencia al precio que fuera. Los militares se ocuparon de suministrar la materia prima de ese pensamiento. El Ejército pasó a jugar un papel político clave sin necesidad de presentarse a las elecciones.

Los militares ponen límites

Fue con el inicio de la segunda intifada cuando el Ejército dejó claros los límites del poder del Gobierno, en los últimos meses del mandato de Ehud Barak. La represión israelí fue masiva con la idea de acabar con la rebelión de inmediato, lo que no consiguió.

Los generales Shaul Mofaz, Moshe Ya'alon y Amos Gilad formaron un triunvirato imparable, en especial para un ya debilitado primer ministro. "Olieron la debilidad de Barak", dijo después el general Lipkin-Shahak, el anterior jefe de las FF AA. "Barak ya no tenía casi una coalición [de gobierno] y [los generales] decidieron que la seguridad debía llevarse a cabo de la forma que ellos dictaran". El establishment militar había llegado a la conclusión de que era el momento de la guerra. El último fracaso de Camp David, resumido desde entonces en el rechazo de Yaser Arafat a una oferta por el supuesto control del 95% de Cisjordania, olvida siempre que Barak ya no tenía legitimidad suficiente en su país para una oferta tan amplia.

Cuando el primer ministro comunicó al jefe de las FF AA, Mofaz, los términos promovidos por Bill Clinton, el general reaccionó enfurecido. En privado, dijo que la oferta de Clinton era "un peligro para el Estado". En público, anunció que ese compromiso "destruiría el acuerdo de paz y supondría una amenaza significativa para Israel". El Ejército había trazado su línea roja y con ella el fin del mandato de Barak.

A la dura represión israelí con francotiradores disparando a la cabeza de manifestantes, sucedieron los atentados suicidas palestinos contra hoteles, restaurantes y discotecas. Fue un baño de sangre que propició la llegada al poder de Ariel Sharon.

Asesinatos "selectivos" como venganza

Lo que Sharon no había conseguido en Líbano —acabar para siempre con la OLP y Arafat— volvió a intentarlo a partir del año 2000. Para entonces, la opinión pública estaba de su lado. Los asesinatos "selectivos" de dirigentes palestinos saciaron el deseo de responder a cada muerte con otra más importante. Ni siquiera cuando Arafat consiguió un cese de la violencia palestina durante tres semanas la rueda de la venganza dejó de girar. Sharon autorizó el asesinato de un dirigente de las milicias de Fatah en Tulkarem. Le sucedieron ocho semanas de violencia incontrolable por ambos lados.

Concluida cualquier posibilidad de paz, se inició un periodo de 15 años en los que la opinión pública israelí decidió que cualquier guerra era inevitable y hasta deseable (solo interrumpida por la retirada unilateral de Gaza decretada por Sharon que convirtió la ciudad en una inmensa prisión). El Gobierno de Ehud Olmert lanzó una guerra contra Líbano y otra en Gaza en 2006. Netanyahu repitió los bombardeos masivos de Gaza en 2008, 2012 y 2014. En todos ellos, se prometía la destrucción completa de Hizbolá o de Hamás. Nunca se consiguió. Cada vez que terminaban esas operaciones militares, en los medios los analistas no se preguntaban si habría otra guerra, sino cuándo. Algunos no se equivocaban al pronosticar que no pasaría mucho tiempo.

En los años de Netanyahu, el equilibrio entre militares y políticos ha ido virando a favor de los segundos, o más en concreto del primer ministro, pero no en cuanto a la mentalidad. Generales como Ya'alon, siempre dispuesto a emplear una fuerza desproporcionada, llegaron a abandonar el Gobierno y el Likud con un aviso tenebroso: "Elementos peligrosos y extremistas se han apoderado de Israel, así como del Likud, y amenazan con poner en peligro a sus ciudadanos".

Netanyahu, siempre con una relación complicada con el alto mando militar que por ejemplo se opuso a un ataque unilateral al programa nuclear iraní por estar condenado al fracaso, ya no necesita que el Ejército suscriba sus posiciones. Cuenta con una carta en su favor. A la militarización de la política le ha sucedido la militarización de la sociedad, la defensa del uso de la fuerza militar con independencia de sus consecuencias. Los partidos más extremistas están en el Gobierno y los principales dirigentes de la oposición son antiguos miembros del Likud o políticos que compiten en dureza.

"El miedo está integrado"

La socióloga israelí Eva Illouz cree que el mayor peligro en la sociedad de su país está en su interior. "El miedo está totalmente integrado en la sociedad israelí. El miedo a la Shoah (el Holocausto), el miedo al antisemitismo, el miedo al islam, el miedo a los europeos, el miedo al terrorismo, el miedo al exterminio. Y el miedo genera un determinado tipo de pensamiento, que yo llamaría catastrofista. Siempre piensas en el peor escenario, no en el curso natural de los acontecimientos. En un escenario catastrofista, se te permite vulnerar todas muchas más normas morales que las que aceptarías en un escenario normal".

Tras los bombardeos de Gaza de 2014 (2.205 muertos, 1.563 de ellos civiles), la opinión pública israelí reaccionó con indiferencia ante ese coste humano y decidió en un 77% que la actuación de Netanyahu había sido buena o excelente. No hay piedad con el enemigo y en Gaza todos son el enemigo.

En un discurso en la central de Dimona, donde se desarrolló el programa israelí de armas nucleares, Netanyahu dejó clara su filosofía. "En Oriente Medio, y en muchas partes del mundo, hay una verdad simple: no hay lugar para los débiles. Los débiles quedan hechos pedazos y son masacrados y borrados de la historia, mientras los fuertes, para bien o para mal, sobreviven. Los fuertes son respetados".

Y el gran activo de los más fuertes reside en el uso generoso, con frecuencia indiscriminado, de la violencia.

https://www.eldiario.es/internacion...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El cant a l'Aitana de Vicent Andrés Estellés

18 May, 2019 - 00:00

Vicent Andrés Estellés és, junt amb Enric Valor i Joan Fuster, una de les personalitats fonamentals de la literatura catalana contemporània al País Valencià. Actualment, la perspectiva històrica ens permet observar com cadascun d'aquests autors va reeixir en el conreu d'un gènere diferent: Fuster en assaig, Valor en narrativa i, per últim, Estellés en poesia. La magnitud i la qualitat de l'obra d'aquests tres genis va possibilitar que, contra tot pronòstic, la literatura en llengua pròpia escrita a les nostres terres no s'extingira durant el silenci imposat pel franquisme. I no sols això, sinó que, a més, dotaren la literatura valenciana de prestigi i universalitat —del prestigi i la universalitat que li mancaven des de feia segles. Ara bé, hem de tenir present que el context històric d'aleshores no deixà de ser —almenys en els primers anys de la trajectòria d'aquests escriptors—un impediment per a la manifestació culta de qualsevol llengua que no fóra el castellà. Per això, molts dels textos de Fuster, Valor o Estellés s'escrigueren en la més absoluta clandestinitat. Amb tot, malgrat els entrebancs, la consciència, el compromís i la necessitat inherent que sentien per retractar la vertadera essència valenciana menà els tres lletraferits a reflexionar sobre els paisatges de la nostra geografia, sobre les nostres particularitats i, en definitiva, sobre les nostres realitats.

En el cas concret d'Estellés, trobem poemes tan propers al nostre entorn com els que s'adrecen a l'Aitana, integrats al si del Mural del País Valencià, l'obra més ambiciosa de l'autor. Vicent començà a redactar aquest extens poemari a partir 1975. La data no és gens gratuïta. De fet, el mateix poeta explicà que la mort del dictador li permeté encetar el seu vast projecte: la creació d'una obra magna, conformada pels diferents pedaços que articulen la identitat dels valencians, en honor al valor i a l'esperança del seu país. A més, Estellés, en referir-se a la concepció del Mural, sempre afirmava que contenia els versos més alegres i lluminosos de la seua producció poètica. Amb aquestes premisses, l'escriptor de Burjassot bastí un mosaic, constituït per uns seixanta llibres i més de dues mil pàgines de poesia, en què la quotidianitat i la senzillesa —trets per excel·lència que defineixen la poesia estellesiana—desfilen davant d'un bakgroundèpic —determinat, en aquest cas, per la naturalesa de l'obra.

El Mural del País Valencià, integrat per tres volums en l'edició que n'ha fet Eliseu Climent en 3i4.

A l'hora de redactar aquesta entrada, he resseguit bona part del Mural del País Valencià en busca d'alguna referència al nostre poble. De moment, no n'he trobat cap. La intuïció em porta a pensar que, en realitat, Estellés no parla de Sella en concret en cap llibre dels que integren el Mural.Li haguera estat físicament impossible escriure de tots els pobles del País Valencià, sobretot si tenim en compte que va haver de compaginar durant molts anys el conreu de la poesia amb la faena de periodista. Així i tot, he cregut oportú dedicar unes línies a analitzar dos dels poemes que versen sobre Aitana, ja que, al capdavall, Sella deu el seu encant a la immediatesa d'aquesta serra.

I

Aitana Aitana
la cua tallada
de la sargantana
o l'endevinalla

Aitana Aitana
Dessota la rama
la pedra que canta
Aitana Aitana
aigua clivellada
Aitana Aitana
se'n va la guitarra
Aitana Aitana
amb un ruixim d'aigua
Aitana Aitana
la vinya oxidada

Aitana Aitana
creix l'arbre de l'aigua
Aitana Aitana
collites de l'aigua
Aitana Aitana
la pedra de l'aigua
Aitana Aitana

(Vicent Andrés Estellés, «Cant a l'Aitana: País Valencià. I», Cançó del dia i les muntanyes, dins del volumI del Mural del País Valencià, 3i4, València, 1996, pàg. 245).

Aquest primer poema és molt senzill, tant pel que fa al contingut com pel que fa a la forma. En primer lloc, quant al contingut, la composició presenta un caràcter eminentment descriptiu. El poeta hi destaca breument els dos elements constitutius de la serra: la pedra i l'aigua. Hi ha uns versos que ho sintetitzen a la perfecció: «Aitana Aitana / la pedra de l'aigua» (vers 22). Efectivament, l'Aitana es caracteritza, d'una banda, per ser un gran bloc massís de roca, i, de l'altra, per la quantitat de fonts i naixements d'aigua que alberga, els quals permeten l'aflorament de la vegetació i els conreus. Al llarg de tota aquesta composició, l'aigua i la pedra apareixen sempre agafades de la mà. I és que el poeta insisteix en el fet que l'aigua de l'Aitana naix de la pedra, descripció que es resumeix en el sintagma següent: «aigua clivellada» (vers 10). A més, Estellés relaciona el soroll de l'aigua amb la música —amb el cant i la guitarra—, de manera que atribueix a la muntanya la capacitat de cantar i, així, la personifica de bon començament. Pel que fa al contingut, només em resta assenyalar la importància de la metàfora animalística que obri el poema: «Aitana Aitana / la cua tallada / de la sargantana». Aquesta imatge conceptualitza de manera eficient i original el paisatge que se'ns descriu; ens permet copsar-lo i entendre'n les particularitats a partir de l'experiència cultural compartida (perquè dubte molt que hi haja algun valencià que no haja vist mai una sargantana). En definitiva, veiem com Vicent Andrés Estellés sempre recorre a la imatge fàcil i d'anar per casa a l'hora de bastir el seu univers metafòric. I això contrasta, per exemple, amb els mecanismes metafòrics que fa servir Enric Valor, qui, en L'ambició d'Aleix, també elabora una metàfora animalística per a descriure l'Aitana, però aquesta no té res a veure amb la d'Estellés, ja que és molt més preciosista, recargolada i excelsa:

L'Aitana, l'enlairada i majestàtica serra, forma allí una alta vall, llarga i estreta […] Barrant-li l'horitzó de migjorn a la vall eriçada i solitària, corre interminable la carena suprema de la serra, lívida balena pètria morta sobre un jaç de serres convulses i entrelligades, amples com si anessin a ser infinites, que es resolen en la seua alta i senzilla unitat (Enric Valor, L'ambició d'Aleix, 1960).
Quant a la forma, el poema està format per versos pentasil·làbics (versos de cinc síl·labes), la qual cosa confereix a la composició un to desenfadat i popular, com si es tractara d'una endevinalla o una auca: «els versos de l'auca / o l'endevinalla» (vv. 4-5). De fet, aquest to juganer es desprén també de l'absència total de signes de puntuació i de la repetició continuada del topònim entre els diferents versos.

II

Aitana, Aitana, tan airosa i brava, tan arremangada,
oh tu capitana de clares milícies, imatge de proa
sempre enlluernada, pedra i pedra, pedra,
pedra capitana, un temps de roselles per l'aire arribava,
un temps de grans barques, de rems i de veles, oh gran capitana.
Cantava la fusta i cantava l'aigua. Fora la drassana canta el
mestre d'aixa, amb la fusta nova d'un futur que
avança. Un dit de saliva al bell mig de l'alba,
un dit de saliva i força contrària un cor de metralla.
Cantava el grumet a la matinada. Mare com
cantava. Oh Aitana, Aitana, tu la capitana.
Entrava la brisa per una finestra de ferros i alfàbrega,
oberta a la mar li arribava a l'era. Cantava, cantava
metall i suors del dia que avança pel camp de batalla.
Terra novençana per tu jo entraré navegant la barca.
Oh porta de l'alba! Tota la fusella del soldat caldria
per aconseguir la fonda besada igual que jo et bese,
com et destriava amb els dits de l'aigua el cos oh estimada.
Oh far de la pàtria, oh llums que m'estime a la matinada!
M'emporte a la barca i a la meua nit el pes del teu cos,
que és d'or i de plata. Creix una ribera tota d'or i flama,
de fulls i campana. Amada, amada! Aitana, Aitana!

(Vicent Andrés Estellés, «Cant a l'Aitana: País Valencià. II», Cançó del dia i les muntanyes, dins del volum I del Mural del País Valencià, 3i4, València, 1996, pàg. 245).

El segon poema, per contra, és bastant més complex, tant pel contingut com per la forma. Quant a la forma, els versos són molt més llargs que els anteriors i un tant irregulars, cosa que revesteix la composició d'un cert caràcter narratiu. De més a més, abunden els vocatius en què s'al·ludeix a la serra d'Aitana, que apareix personificada de bell nou. L'ús reiterat d'aquest recurs ajuda a crear un to solemne i profund, que no té res a veure amb l'enginy popular del poema anterior.

Des del punt de vista del contingut, ara el poeta atribueix al·legòricament a l'Aitana una funció cabdal: la de ser la guia del poble i, més concretament, dels mariners. Aquesta al·legoria es desenvolupa a partir de tres imatges fonamentals: la bèl·lica, la marinera i l'amorosa. Abans d'explicar-les, he d'insistir en el fet que el fil que les cohesiona és el jo poètic, la veu “narradora” del poema, ja que la composició està escrita des de la perspectiva d'un mariner que es prepara a la matinada per a embarcar. Així, la primera imatge —la bèl·lica— lliga la presència imponent de la serra al paper de capitana d'un exèrcit que guia els seus soldats (els mariners) en el camp de batalla (que, en aquest cas, es correspon amb el perill i la naturalesa imprevisible de la mar). Com veiem, aquesta imatge no es pot destriar fàcilment de la segona —la marinera—, ja que totes dues es troben molt ben imbricades. Ara bé, sí que hi ha dues metàfores que són exclusivament marineres: la primera, associa l'Aitana a la proa d'un vaixell, part davantera que pren la iniciativa en la trajectòria de la nau —«[…] imatge de proa / sempre enlluernada […]» (vv. 2-3)—; la segona, compara la serra a un far —«Oh far de la pàtria, oh llums que m'estime a la matinada!» (vers 19). Finalment, pel que fa a la imatge amorosa, s'estableix el paral·lelisme següent: jo poètic-mariner = amador; Aitana = amada. A més, aquesta metàfora també manté la noció de guiatge aplicada a la serra, en la mesura en què l'estimada és per al mariner l'alé que l'empeny a treballar cada dia i, en conseqüència, a enfrontar-se als perills marítims. En aquest sentit, el poema d'Estellés remet, encara que de manera bastant superficial, al famós «Veles e vents» d'Ausiàs March. D'altra banda, el poeta no escatima cap detall a l'hora de descriure, de manera sensual, i, fins i tot, eròtica, la relació mariner-Aitana: «[…] Tota la fusella del soldat caldria / per aconseguir la fonda besada igual que jo et bese, / com et destriava amb els dits de l'aigua el cos oh estimada» (vv. 16-18).

Al capdavall, Vicent empra tota aquesta imatgeria per a donar compte d'una realitat ben present als pobles costaners de la Marina abans que aparegueren els radars i els GPS. I és que, quan encara no existien aquests mecanismes moderns d'orientació, els mariners s'havien de guiar amb l'ajut dels accidents orogràfics. Concretament, per als mariners de la Vila o Benidorm, els punts de referència més importants eren l'Aitana i el Puig Campana.

Per últim, aquest poema és una bona mostra de la conjugació entre quotidianitat i èpica que caracteritza el Mural del País Valencià. La quotidianitat s'observa en l'escena que emmarca la composició —una matinada en què els mariners aparellen les barques en les drassanes—; també en la focalització de determinats elements: la finestra, l'alfàbega, l'olor de roselles, la brisa, els ferros, les suors, etc. Per la seua banda, el component èpic s'entreveu en el tractament heroic dels mariners i en la mitificació de l'Aitana.

Fet i fet, aquesta publicació no és més que un tast de la poesia d'un gran mestre de la paraula, dedicada, en aquest cas, a la serra sobre la qual se sustenta, des de fa segles, bona part de l'economia, la cultura i, en definitiva, la realitat de Sella.

Font: https://elcabilo.com/larxiu/2012/04...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Numax: Los obreros barceloneses que tomaron su fábrica de electrodomésticos en 1977 e implantaron la autogestión

17 May, 2019 - 00:00

Se cumplen 30 años de la experiencia de autogestión, única en España, de la fábrica de electrodomésticos Numax. Después de que los empresarios, antiguos nazis refugiados en Barcelona, intentaran desmantelar la planta fraudulentamente tras una huelga, los obreros tomaron el control de la fábrica y se pusieron a gestionarla. La experiencia duró dos años hasta que 80 trabajadores abandonaran desencantados. Joaquim Jordà reunió todos los testimonios de su iniciativa.

VALÈNCIA. Una fábrica de electrodomésticos, Numax. Era de las que menos pagaban de Barcelona, pero no era su único problema. La maquinaria estaba en mal estado, había máquinas denunciadas a la Delegación de Trabajo por riesgo de accidentes. Estaban viejas, obsoletas. Alguna despedía residuos tóxicos sin control. Por estas condiciones comenzó una huelga. Los empresarios se enfrentaron a los trabajadores. Despidieron a todos los que se destacaron en la huelga y a unos cuantos más, por si acaso magistratura les obligaba a readmitir a algunos. La huelga se prolongó.

Durante el paro, los empresarios decidieron descapitalizar la empresa. Ir vendiendo de saldo todo lo que podían, mientras decretaban la suspensión de pagos. Un cierre fraudulento. Momento en el cual los trabajadores organizaron una asamblea en la que tomaron la determinación de gestionar ellos la fábrica. Fue una experiencia de autogestión. Duró años y fue única en aquel momento en España, aunque finalizó abruptamente. Cuando los trabajadores vieron que su proyecto tocaba a su fin, decidieron rodar un documental explicándolo todo, disponible aquí. Ellos mismos pusieron el dinero, unas 600.000 pesetas, lo que les quedaba en la caja de resistencia, y tras la cámara se situó el cineasta Joaquim Jordá. El resultado, Numax presenta, se estrenó en 1980. Treinta años después de aquel rodaje, la película muestra la conflictividad laboral, la efervescencia ideológica de aquella época y sus contradicciones.

Mientras se desarrollaba la Transición, la economía española y, por tanto, los trabajadores estaban cayendo al vacío, pero no se enteraron hasta que se estrellaron contra el suelo. Para unos ese momento fue cuando se firmaron los Pactos de la Moncloa, para otros cuando empezó la reconversión pocos años después con la llegada del PSOE al poder.

Esa época, anterior a los estragos del paro que cambiaron el comportamiento de los trabajadores para siempre, fue de una elevada conflictividad laboral. No solo por la libertad recuperada de los trabajadores y su intento de sacudirse las condiciones en las que trabajaban, también porque por medio de huelgas masivas se logró, por ejemplo, echar abajo el gobierno de Fraga y Arias Navarro. Un papel, el de las movilizaciones obreras, clave en la Transición y que por lo que sea se ha olvidado.

El conflicto de Numax comprendió toda esta época. En el documental son los propios trabajadores los que explican de forma colectiva qué es lo que pasó y por qué acabaron tomando el control de la empresa. Un diálogo claro y sin interrupciones. Lo más llamativo son las tensiones que afloraron entre ellos. Al principio, nadie sabía a qué partido pertenecían los compañeros, porque estaba prohibido todavía, pero cuando se empezó a reconocer la afiliación abiertamente, en lugar de celebrarlo, se enfrentaron entre facciones.

Del mismo modo, a la hora de llevar la fábrica, surgieron encontronazos generacionales. Los trabajadores más mayores querían mantener el funcionamiento como había sido hasta entonces, pero sin los patrones, y los jóvenes abogaban por experimentar una gestión socialista.

Pese a todo, los trabajadores lograron llevar la fábrica ellos mismos durante dos años. Como en una gran metáfora, los propietarios que habían intentado desmantelar fraudulentamente la planta, eran antiguos nazis que se habían refugiado en Barcelona en los años 50.

Estos dos años, aparte de las discusiones entre ellos, los trabajadores de la autogestión también tuvieron que luchar contra los boicots que les planteó toda la patronal local y los exdirectivos de su fábrica, ahora desde otros puestos. Entre otros boicots, sobornaban a todos los clientes para que no volvieran a comprar nada de Numax.

Los trabajadores pasaron de la cadena de montaje a ejercer de comerciales y vender los productos de la fábrica. Muchas veces ni sabían lo que contenía todo el catálogo. Luego se recurrieron a las tácticas comerciales antiguas de la firma y surgieron nuevas peleas. Los clientes antiguos tenían descuentos y algunos trabajadores no querían dárselos, otros en cambio pensaban que eso era bueno para el negocio.

El reparto del dinero fue otro gran conflicto. Una propuesta pedía que quinquenios y antigüedad desaparecieron en el periodo revolucionario. Se decidió dar más al que más lo necesitaba, si tenía una familia más numerosa y dependía de él que si no. En un principio, fue imposible tomar una postura común que complaciera a todos. Otro problema era determinar cuáles eran las necesidades de cada uno. Muchos no querían que les tocasen una peseta del sueldo, otros en perspectiva sugerían que los salarios debían igualarse por lo bajo para repartir la responsabilidad entre todos. Hasta la duda de si instituirse como cooperativa o sociedad anónima les dividió.

Numax presenta es un documental extraordinario. Lo es por su valor histórico, por reflejar un suceso inédito de forma diáfana, pues no se ve la mano del director y todo el protagonismo y el discurso es de los trabajadores. Y también es reseñable por reflejar la parte prosaica del encanto revolucionario. Las dificultades de hacer que los trabajadores se pongan de acuerdo y al menos se orienten todos en la misma dirección. Lo triste es que un capítulo como ese de nuestra historia no parece que ocurriera hace treinta años, sino treinta años luz.

Hay un discurso interesante. El de una mujer que dice que si antes el obrero era considerado un ser casi inerte, que solo valía para obedecer, con la autogestión al asalto de Numax quedaba demostrado que eran capaces de responsabilizarse y dirigir la fábrica. Y otro revelador, también de una mujer: "Lo están contando todo muy bonito, pero hubo más problemas de los que cuentan". Es una mujer que asegura que con la igualdad salarial, faltó quien se responsabilizase de decisiones importantes y concluye sobre la experiencia: "He visto mucho bueno, pero también mucho malo". Finalmente, 80 trabajadores disconformes con el modelo abandonaron la fábrica.

Cuando se cumplieron veinte años de la experiencia, Jordà rodó Veinte años no es nada, otro documental en el que volvía a encontrarse con los trabajadores de Numax. Esta película está disponible en YouTube . Como una premonición, los trabajadores ahora demandaban que la población "recuperase el sentido crítico". En el momento del rodaje eran los años de Aznar.

Algunos de ellos se convirtieron en concejales. Desde la política, el que logró un cargo representativo reconoce que en el despacho las discusiones eran sobre asuntos muy diferentes a los intereses que había en la calle. Y lo decía en 2004, años antes del 15M. Otra trabajadora también clava una sentencia. Se queja de que con la democracia puede decir lo que quiera, pero el problema es que nadie quiere escucharla.

Fuente: https://valenciaplaza.com/numax-los...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El espíritu individualista

17 May, 2019 - 00:00

La sociedad de consumo surgida en el último medio siglo tiende a fomentar el espíritu individualista, pero convertido en un fenómeno generalizado, lo que ha creado realmente es un tipo de individualidad muy parecida una a la otra, de manera que lo que más abunda no son las personas diferenciadas entre sí, sino el animal-rebaño y el hombre-masa anticipados a partir de finales del siglo XIX por Gabriel de Tarde, Gustave Le Bon, Nietzsche, Freud u Ortega y Gasset. La época, pues, que presume de haber promovido como ninguna otra la individualidad humana, no ha conseguido al final otro resultado que el de haber fabricado individuos en serie.

(…)

De ahí que predominen los mismos modos de ser y de vivir, los mismos gustos y aficiones, las mismas ambiciones y metas axiológicas. De ahí también la uniformidad de fondo reinante en la sociedad tardocapitalista, por mucho que el discurso dictado por el poder establecido pretenda convencernos de que vivimos en la era del pluralismo y la diversidad. Esta similitud de los hábitos de vida explica a su vez que hasta ahora no se haya producido ningún intento serio de enfrentarse a la ideología dominante y de buscar modelos de autorrealización y plenitud más aptos para crear individuos capaces de pensar y obrar por su cuenta y no por lo que les inculcan las modas, los esnobismos y los eslógans difundidos por los aparatos de publicidad y de relaciones públicas de los grupos de presión.

Lo que en la terminología política se denomina conformismo es en realidad el reflejo de un fenómeno mucho más profundo y alarmante: la renuncia del individuo medio a forjarse una vida realmente personal. No puede sorprender por ello que uno de los rasgos centrales de nuestro tiempo sea el carácter cada vez más impersonal del individuo y de su relación con los demás. Esta es la razón de que no haya una comunicación interhumana digna de llamarse así. (…) Hay aplausos y gritos en los estadios deportivos y en otros espectáculos y concentraciones de masas, pero no diálogo con el prójimo, fuente de toda sociabilidad.

En contra de lo que ha proclamado el individualismo moderno y su fe ciega en la self-sufficiency (Emerson), el hombre es constitutivamente un ser débil y desamparado y, por ello, incapaz de satisfacer por sí solo sus necesidades y anhelos; de ahí que busque siempre, consciente o inconscientemente, la asistencia, la indulgencia o la amistad del otro. Hanna Arendt no decía otra cosa en sus papeles íntimos: “Ser persona significa, a la vez, necesitar a otra persona”. La civilización moderna ha deformado esta dimensión de la condición humana y persuadido a hombre de que es un ser lo suficientemente fuerte como para bastarse a sí mismo. De esta nueva concepción antropológica ha nacido el hiperindividualismo, la fe apodíctica en la autosuficiencia.

Extraído de: Heleno Saña. “El camino del bien. Respuesta a un mundo deshumanizado”. Fundación Salvador Seguí Ediciones (CGT), Madrid 2013.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Rumbo hacia la derecha

16 May, 2019 - 00:00

Hace ocho años que nos lanzamos a la piscina con este periódico. Sin tener mucha idea de periodismo, maquetación o edición, nuestras trayectorias vitales de lucha acabaron llevándonos hasta aquí. Queríamos hablar y reflexionar hacia fuera, conversar con otras, salirnos de los estrechos márgenes de nuestro guetto militante. Y durante todo este tiempo hemos tratado de reflejar la realidad que nos rodea, contar historias, luchas, dudas o sentimientos desde nuestra particular perspectiva. Y cómo no, hemos sentido como todos el vaivén de los movimientos sociales. Un par de meses después de que iniciáramos este camino, toda nuestra experiencia militante saltó por los aires de la mano del 15M. Rompió nuestros moldes, y nos abrió una ventana de aire fresco. Tras las hostias de la crisis económica de 2008, nos tocaba devolver algún golpe. La ilusión que sentimos (no exenta de críticas) no nos era exclusiva, la veíamos también en EEUU o en Turquía. Con todo, ese ciclo de lucha pasó, o al menos entró en su fase de depresión. Y ahí seguimos. Nuestro repliegue ha sido patente con los años, al igual que el hecho de que ahora es la derecha la que está desatada.

La deriva derechista que vive, principalmente desde hace unos años, Europa y América es ciertamente preocupante. La crisis económica de 2008, las medidas de austeridad que gran parte de los gobiernos occidentales tomaron ante esta situación, los cambios demográficos y culturales de los últimos lustros, las tensiones sociales derivadas de las modificaciones en la economía postindustrial occidental o la inmigración son algunas de las claves para entender esta evolución política. Con ello no se pretende echar la culpa a nada ni a nadie en concreto del auge de la derecha, sino más bien, poner el foco en ciertos puntos de fricción en nuestras sociedades. Cómo nos enfrentamos a ellos es justamente lo que conforma la deriva política del momento.

“Nuestro mito es la nación, y a este mito, a esta grandeza, subordinamos todo lo demás.” Mussolini

Diferentes respuestas a un contexto de crisis. Los años de bonanza, de un creciente Estado de Bienestar, que nacieron de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial, se alejan. Hace unos 40 años que llegamos a la cima, pero la cuesta abajo se ha vuelto más abrupta últimamente. No viviremos mejor que nuestros padres, al menos según los estándares del mercado. El supuesto ascensor social se ha ido a la mierda, y no hay quien lo arregle. Frente a ello, las formas de afrontarlo son varias. El 15M, los diferentes Occupies americanos o el movimiento de ocupación del Parque Taksim Gezi de Estambul pusieron el acento sobre las posibilidades de superación de este sistema desde la óptica de la libertad, la solidaridad o la autogestión. Mientras, la extrema derecha nos ofrece otras maneras de encajar los golpes de estos últimos años. Podemos regocijarnos en una supuesta humillación como comunidad ancestral. Una comunidad homogénea e invariable en el tiempo en claro declive. Nos lo están robando todo, que diría aquel. Y este expolio cultural, material e identitario se combate con unidad y pureza. Es en esta cosmovisión en la que encajan a la perfección las palabras de Mussolini. La nación como encarnación de esa comunidad ancestral a defender. Una nación cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos, una nación que una vez fue grande y temida, y ahora mírala, de rodillas ante los mercaderes del Templo. El mito echa por tierra cualquier análisis de clase o de género sobre la conformación de las sociedades capitalistas modernas. El mito pasa por encima de la razón, sin lugar a dudas.

Ante todo, nos situamos ante una nación, una bandera y un orgullo a la que subordinamos cualquier otro mensaje. Las dificultades de acceso a una vivienda, los problemas de congestión de la sanidad pública o el paupérrimo estado del mercado laboral dejan de ser centrales, pierden su importancia. Primero, salvar la patria, luego ya veremos. Y la patria está en riesgo, y no por el ascenso a los cielos del neoliberalismo. Si hasta mediados del siglo pasado la extrema derecha situó gran parte de los males de la nación sobre los judíos y su intrínseca aspiración por joder Europa, tras la Segunda Guerra Mundial, las necesidades de mano de obra en el viejo continente trajeron consigo el comienzo de una serie de importantes procesos migratorios desde las colonias europeas o desde otros países recientemente descolonizados del sur global. Todo ello supuso (y sigue suponiendo) un serio desafío a las nociones europeas de ciudadanía y nacionalidad. Y es sobre esta cuestión sobre la que resurgió la extrema derecha de la época. Se situó a la inmigración como nuevo enemigo de la nación, como sujeto deshomogeneizador de la comunidad. Y en esas seguimos. La inmigración se posiciona como causante de inseguridad, entendiendo seguridad como securitismo, a la vez que como explicación primigenia de otra serie de grandes males, ya sean los contratos basura, la sobrecarga de los sanitarios o las modificaciones culturales propias de la época que vivimos.

Al final, este ataque furibundo a la inmigración y esta obsesión con la “seguridad” acaban cristalizando en la estigmatización de la pobreza, y por ende, de los pobres. Esas clases bajas a las que lanzan guiños constantes, esa España que madruga, acaba siendo quien paga los platos rotos de la nación humillada. Pues la comunidad ancestral necesita de una fuerte dosis de desclasamiento, de olvidarnos de nuestro origen social. Bajo un halo difuso de crítica al sistema, se esconden unas propuestas conservadoras y reaccionarias en todos los ámbitos. Mientras algunos tienen una fachada más social, como pueda ser el Frente Nacional francés, nuestra moderna versión patria (VOX) no esconde su exacerbado corte liberal en lo económico: con una redistribución fiscal cuyo flujo se orienta de abajo a arriba a la vez que se reduce a la mínima expresión el sector público. Pero volvemos a lo de siempre, al final todo queda sepultado por la defensa de la nación.

Si algo da todavía más miedo que el crecimiento constante de la extrema derecha en estos últimos años, es su magnífica capacidad de influencia. No les hace falta gobernar o estar en una posición de fuerza dominante para marcar la agenda política. Se aceptan los debates que abren, se responde a sus ideas peregrinas y al final el resto de actores políticos (hasta quienes dicen oponérseles) acaban modulando su discurso para no parecer tan blandos como desde sus tribunas se clama. El discurso se desliza sin fisuras hacia la derecha. La política migratoria europea ha alcanzado cotas deleznables en esta carrera para no perder votos ante el Frente Nacional, el UKIP o Alternativa por Alemania. Más ejemplos podemos encontrar en la última campaña electoral de nuestro país, donde las perogrulladas de VOX en torno a la supuesta inseguridad generalizada en forma de asaltos a viviendas ha dado pie a un debate falso, o al menos, le ha otorgado una supuesta importancia y centralidad de la que carece en absoluto.

Frente a esta situación, nos toca responder. La izquierda occidental lleva ya años dando tumbos, aún no se ha recuperado del último asalto proletario de la década de los 70 y los 80, con su consiguiente derrota, que junto a la caída del telón de acero y el fin de la historia pronosticado por el capitalismo dominante, la dejó tocada. El neoliberalismo campa a sus anchas, y la izquierda no consigue generar alternativas plausibles e ilusionantes para los desheredados del nuevo siglo. Necesitamos, por tanto, reforzar las comunidades de lucha, los lazos entre vecinos, entre quienes sufrimos los embates de una crisis que nos ha dejado más jodidos de lo que ya estábamos antes, pues combatir a esta nueva extrema derecha de traje y corbata no va a ser fácil. Nos queda un largo camino por delante.

Fuente: https://www.todoporhacer.org/rumbo-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La otra cara de las baterías de ion de litio: Trabajo infantil, explotación y comunidades desarraigadas

16 May, 2019 - 00:00

La extensión de las baterías de ion de litio a teléfonos móviles o vehículos eléctricos es una apuesta potente para avanzar hacia modelos más sostenibles y respetuosos con el medioambiente. Sin embargo, el aumento de su demanda entraña riesgos: el trabajo infantil, la explotación y la expulsión de comunidades rurales de sus tierras figuran en esa lista que se interpone, para empañarlas, en las potenciales ventajas asociadas a estas baterías.

Si hay algo de lo que las baterías de ion de litio no pueden prescindir es del cobalto. Para obtenerlo, las multinacionales deben mirar al Sur, donde se concentran las principales reservas de este mineral. Argentina, Bolivia o Chile figuran entre las principales fuentes de cobalto, entre las que destaca la República Democrática del Congo, con la mitad de las reservas mundiales.

Pero esta no es la única razón por la que sobresale el país africano. Otra es por el porcentaje de niños de entre 5 y 14 años que se ven obligados a trabajar: el 15% según datos de UNICEF. Con una mezcla de minas oficiales y minas artesanales que operan bajo sus propias reglas, se prevé que la realidad de los mineros del Congo pueda superar estos porcentajes. Así, tras el cobalto empleado en los países industrializados para reducir el consumo de combustibles fósiles, el otro extremo de la cadena lo marcan situaciones de explotación infantil, esclavitud y desafíos para la salud y la seguridad de quienes trabajan en las minas. En gran parte de ellas, los derechos laborales sencillamente no existen.

Descubrir que una multinacional se vale de minerales extraídos en semejantes condiciones supone una vulneración de los derechos humanos más básicos.

Además de las posibles implicaciones legales que esto puede tener, operar con minas que someten a los trabajadores a condiciones nefastas tiene un potente impacto sobre la marca que las emplee y sobre las propias ventajas del uso de baterías de ion de litio en general.

Muchos expertos y organizaciones del tercer sector demandan por ello que las empresas tecnológicas o automovilísticas garanticen la trazabilidad del cobalto a lo largo de toda la cadena, también desde la propia mina. Con esto se descubrirían y podrían evitarse situaciones como las que se suceden en el Congo, o como otras que se están denunciando desde el Cono Sur latinoamericano.

La previsión de que la demanda de cobalto no haga más que crecer de manera exponencial en los próximos años ha hecho que en países de América Latina como Argentina, pequeñas comunidades indígenas estén siendo presionadas para abandonar sus tierras, o para quedarse en ellas, pero renunciando al agua, para satisfacer las necesidades de recursos hídricos de la industria minera.

Si quieres saber más sobre las condiciones en las que se trabaja en las minas de cobalto, puedes encontrar información y vídeos en investigaciones como esta, de Sky News.

Fuente: https://ecoinventos.com/la-otra-car...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Colombia: Ambientalistas y líderes sociales declarados “objetivo militar” por oponerse al saqueo capitalista

15 May, 2019 - 00:05

Por Cecilia Zamudio

«Hemos recibido cientos de amenazas de paramilitares que dicen que nos declaran objetivo militar porque nos oponemos al "desarrollo". ¿Cuál desarrollo? Si en nombre de ese desarrollo esclavizaron a mi comunidad , en nombre de ese desarrollo nosotros hemos vivido en condiciones de empobrecimiento y es por eso que hemos decidido luchar por defender ese territorio». Francia Márquez.

La herramienta paramilitar perpetró un atentado contra la ambientalista y lideresa comunitaria afrodescendiente Francia Márquez, y contra una docena de activistas, mientras se encontraban en una reunión de la Minga, en Santander de Quilichao. Esto es el Terrorismo de Estado en Colombia: exterminio para servirle al capitalismo transnacional.

Francia Márquez, lideresa social opositora al saqueo que multinacionales mineras y energéticas perpetran en Colombia, opositora a la devastación ambiental provocada en ríos del Cauca, luchadora incansable junto con su comunidad por el río Ovejas, expresaba en una reciente entrevista la correlación entre saqueo multinacional, crimen ambiental y crimen contra la salud de comunidades enteras: "El gobierno entregó, sin consultar a la comunidad, títulos de explotación minera a grandes empresas transnacionales(...) En territorios como el mío, la gente no tiene agua potable, tiene que esperar a que llueva para tomar agua o tiene que ir hasta el río. El agua que consumimos de esos ríos está envenenada. No sabemos cuánto mercurio tenemos en la sangre, ni siquiera tenemos acceso a una salud adecuada. La comida que nosotros vamos a estar produciendo en la comunidad también va a estar contaminada"[1].

Al lugar de la reunión en que se hallaba Francia Márquez con 16 personas más, llegó la herramienta paramilitar en la tarde del 4 de mayo: empezaron a disparar y lanzaron granadas. Los atacantes fueron repelidos por los esquemas de protección de los líderes sociales, resultando dos escoltas heridos [2]. Así actúa el Terrorismo de Estado para intentar acallar la reivindicación social y política contra el saqueo capitalista de Colombia.

Desde la firma de los llamados "acuerdos de paz", la guerra del capitalismo transnacional contra el pueblo colombiano sigue en aumento: van más de 600 líderes sociales [3] y más de 129 exguerrilleros asesinados por la herramienta paramilitar y militar del Estado colombiano [4] (el más reciente de ellos fue torturado a manos del ejército [5]). Centenares de sindicalistas, ambientalistas, maestros, líderes agrarios, estudiantiles, comunitarios, han sido asesinados por la herramienta paramilitar y militar para callar la protesta contra el saqueo capitalista de Colombia, para callar la oposición al empobrecimiento por despojo de las tierras y recursos... Asesinados para amarrar Colombia a la devastación que perpetran las multinacionales.

Francia Márquez denuncia que en territorios riquísimos pero empobrecidos por el saqueo multinacional, la presencia del Estado es únicamente represiva: "Los niños no tienen acceso a educación de calidad, tienen unas escuelitas que están deterioradas. La gente ha sido desplazada, y hoy están en cordones de miseria de las grandes ciudades(...)"[6]. Colombia es el país del mundo con más desplazados internos [7]: más de 7,7 millones de personas han sido despojadas de sus tierras y desplazadas forzadamente por la herramienta paramilitar y militar, para vaciar de habitantes y de protestas las zonas más ricas del país. Las multinacionales explotan yacimientos mineros e intoxican la tierra en el agro-industrial, pulverizan montañas y privatizan ríos, hambreando a la población y asesinando a quienes se oponen al saqueo. El desplazamiento forzado sigue incrementándose en 2019.

"Somos descendientes de esclavos africanos. Vivimos de la minería artesanal y la agricultura. No somos dueños de la naturaleza, somos parte de ella"[8], expresó Francia Márquez. «Hemos recibido cientos de amenazas de paramilitares que dicen que nos declaran objetivo militar porque nos oponemos al "desarrollo". ¿Cuál desarrollo? Si en nombre de ese desarrollo esclavizaron a mi comunidad , en nombre de ese desarrollo nosotros hemos vivido en condiciones de empobrecimiento y es por eso que hemos decidido luchar por defender ese territorio, lo cual implica poner en riesgo hasta la propia vida»[ibídem].

Según reportan, esta vez el atentado del Terrorismo de Estado no causó víctimas mortales, aunque psicológicamente la comunidad se encuentra afectada. En la reunión, acordada para sintetizar las reivindicaciones de la Minga contra el saqueo capitalista (reivindicaciones a presentar en la cita con el gobierno en mayo), se encontraban, además de Francia Márquez, Clemencia Carabalí, Sofía Garzón, Carlos Rosero, Víctor Moreno y otros líderes sociales y defensores de DDHH que hacen parte de ACONC, así como integrantes de ASOM y PCN [9].

Cada semana hay denuncias por atentados, amenazas e incluso asesinatos contra luchadores sociales. Muchas veces los crímenes son cometidos por encapuchados o motorizados a escasos metros de estaciones de policía o brigadas militares: esos "encapuchados", esos "hombres armados", son la herramienta paramilitar del Estado y multinacionales. No cesa el Terrorismo de Estado en Colombia. A punta de exterminio, las herramientas militares y paramilitares del Estado viabilizan el saqueo capitalista del país: asesinando, desapareciendo, encarcelando, forzando al destierro, amedrentando a toda persona que se opone al saqueo y la explotación, amputándole a Colombia sus hijas e hijos más solidarios, desintegrando la organización social. Es la guerra constante que perpetra la clase explotadora, el capitalismo transnacional, contra la clase explotada y contra la madre naturaleza. Capitalismo es Barbarie.

Blog de la autora: www.cecilia-zamudio.blogspot.com

NOTAS:

[1] https://www.bbc.com/mundo/noticias-...

[2] "Defensoría del Pueblo exigió garantías para que defensores puedan trabajar por sus comunidades".

https://www.contagioradio.com/atent...

https://www.elespectador.com/notici...

[3] Desde la firma del Acuerdo van más de 600 activistas sociales asesinados a manos de la herramienta paramilitar y militar del Terrorismo de Estado.

https://www.telesurtv.net/news/lide...

[4]129 ex-guerrilleros asesinados desde la firma del Acuerdo:

https://www.rcnradio.com/judicial/h...

[5] https://diario-octubre.com/2019/05/...

[6] https://www.bbc.com/mundo/noticias-...

[7] Colombia: más de 7,7 millones de personas despojadas de sus tierras y desplazadas forzadamente por la herramienta paramilitar y militar, para vaciar de habitantes y de protestas las zonas más ricas. "Colombia es el país con más desplazados internos del mundo, según Naciones Unidas. Por encima de países del continente africano y asiático como Siria, que es el segundo país con más desplazados internos (6,2 millones), seguido de Sudán (5,2 millones), Irak (4,5 millones), Afganistán (3,12 millones) y Somalia (2,17 millones)".

https://www.las2orillas.co/desplaza...

https://www.acnur.org/noticias/noti...

https://www.telesurtv.net/news/colo...

[8] https://www.bbc.com/mundo/noticias-...

[9] https://www.contagioradio.com/atent...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El gobierno español retira la fragata que escoltaba a un portaviones norteamericano en el Golfo Pérsico

14 May, 2019 - 09:43

Redacción Tortuga

Hace un par de días el compañero antimilitarista Cristóbal Orellana, en su blog Noviolencia62 se preguntaba: ¿Qué hace la fragata Méndez Núñez junto al portaviones Abraham Lincoln en medio del Golfo Pérsico? En dicha entrada alertaba de que el buque militar español navegaba en dichas aguas integrado una fuerza militar estadounidense utilizada por EEUU como amenaza hacia Irán, y que lo hacía sin una decisión parlamentaria (mucho menos ciudadana) que avalase una posible participación española en una hipotética escalada bélica. Escalada bélica que, a pesar de la locura que representa, con la administración Donald Trump al frente de los destinos de la nación norteamericana, a nadie escapa que podría llegar a ser plausible.

Hace solo unas horas se anunciaba por parte del gobierno español la decisión de retirar dicha embarcación de la flotilla que se pasea por el Golfo apuntando sus cañones y las mirillas de sus cazabombarderos hacia el país "díscolo". Dicha decisión -vamos a tratar de no enfadar mucho a los amos de Washington- se anunciaba como "provisional", en tanto la flotilla permanezca en el Golfo Pérsico. Es decir, la intención del ejecutivo de Pedro Sánchez es que la Méndez Núñez espere al resto de la flota en algún lugar más tranquilo con idea de proseguir más tarde su paseo de exhibición armamentística por los siete mares. Está por ver si el gobierno estadounidense, que ya sabemos que suele ser bastante suspicaz con respecto a estas pequeñas "traiciones", acepte la reincorporación del navío español a su contingente naval y no tengamos que ver a Sánchez en los próximos meses arrastrándose por aquí y por allá mendigando ser recibido por Trump.

Desde Tortuga nos parece que hay que relacionar esta medida con las inminentes elecciones municipales, autonómicas y europeas y con el interés del PSOE de mantener la cuota de electorado que ha recuperado a Podemos, y se nos hace difícil pensar que esta decisión se hubiera tomado, por ejemplo, dentro de un par de meses, con toda la legislatura por delante. En todo caso cabe alegrarse por este pequeño gesto que, si bien no socava para nada la apuesta militarista a ultranza del PSOE y el resto de partidos del sistema, al menos no pone a la población española en el centro de la diana de una posible guerra.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Vídeo: Una historia de fuerza y de dignidad que rompe con el estigma de la prisión

14 May, 2019 - 00:00

Saludos cordiales,

El pasado 15 de marzo del presente año, 6 compañeros recluidos en diferentes penales del Estado de Chiapas anuncian el inicio de una huelga de hambre en exigencia de justicia y su libertad inmediata e incondicional.

La cárcel no sólo castiga a quien la habita, también dentro de su perverso mecanismo de dolor hay madres, esposas, hijas, hermanas que tienen que ver como toda la vida que conocián hasta ese momento cambia de manera drástica para luchar y acompañar la vida de un ser querido privado de libertad.La cárcel no sólo castiga a quien la habita, también dentro de su perverso mecanismo de dolor hay madres, esposas, hijas, hermanas que tienen que ver como toda la vida que conocián hasta ese momento cambia de manera drástica para luchar y acompañar la vida de un ser querido privado de libertad.

Esta es la historia de la madre y la hermana de uno de los compañeros que el 15 de marzo pasado decidió emprender una huelga de hambre, junto con 5 compañeros más, en la lucha por su libertad. Es también la historia de su propia lucha desde fuera de los muros en contra de la injusticia del encierro. Una historia de fuerza y de dignidad que rompe con el estigma de la prisión y con el papel de víctima que la sociedad espera para una mujer presa. O para las familiares, principalmente mujeres, de una persona presa. Fortaleza, coraje dignidad y valentía contra los grises muros de las prisiones.

Quedamos a su disposición para cualquier ampliación de la información y les agradecemos su difusión.

Reciban un abrazo fraternal, Grupo de Trabajo No Estamos Todxs

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cien años del 'Motín de la Patata', la masacre contra quienes no podían permitirse comer en La Mancha

14 May, 2019 - 00:00

La protesta, que tuvo lugar en la localidad conquense de Tarancón debido a la subida de precios abusiva de alimentos básicos, fue impulsada por mujeres y secundada después por sus maridos, recibiendo como respuesta los disparos de la Guardia Civil.

El 25 de abril de este año es el centenario del trágico suceso, donde fueron asesinados diez vecinos y hubo una treintena de heridos por las balas, entre ellos niños, aunque nunca se asumieron responsabilidades políticas.

Eduardo Rubio Aliaga

CUENCA.- El Motín de Tarancón (Cuenca) tuvo lugar el 25 de abril de 1919 en este mismo municipio manchego que, por aquella época, contaba con poco más de seis mil habitantes, convirtiéndose en uno de los sucesos más trágicos vividos en La Mancha en el primer tercio del siglo XX durante el reinado de Alfonso XIII.

Denominado popularmente como 'El Motín de la Patata', es necesario matizar que dicha atribución fue designada por el dramaturgo chileno Fernando Aguilera, quien puso este nombre a su obra, que representó en el año 2000, sobre el dramático acontecimiento taranconero. Pese a ello, cabe destacar que la patata no fue el principal alimento por el que se inició este motín, sino que su origen tiene lugar debido a la escasez de otros alimentos de primera necesidad.

Por otro lado, se le ha señalado como el último motín de subsistencia de España, pero vuelve a ser un aspecto desafortunado, sabiendo que durante la Segunda República, Guerra Civil y primeros años de la posguerra estallaron motines en las zonas rurales y ciudades debido al hambre y artículos de primera necesidad.

La consecuencia principal por el que se iniciaron los hechos no fue otro que la neutralidad declarada por el Gobierno de Eduardo Dato ‑entonces líder del Partido Conservador fundado por Antonio Cánovas del Castillo‑ en la Primera Guerra Mundial (1914‑1918).

Una postura imparcial que provocó un incremento de la producción y el desarrollo en la industria, pero también en el campo, lo que supuso un verdadero despegue económico para toda la geografía española. De esta manera, los países beligerantes precisaban uniformes, armamento, carbón y metal, algo que España podía proporcionarles, pero un papel fundamental lo jugaron los alimentos, en concreto la producción cerealística.

Este desarrollo económico fue tan notable, pero a la vez tan rápido, que motivó una inflación en los precios de artículos de primera necesidad, algo que, unido a que los salarios crecían de forma más lenta, originó un clima de carestía que hizo estallar motines de subsistencia y huelgas, en este caso, protagonizadas por CNT y UGT.

Para historiadores como Manuel Sánchez Cortina y Ángeles Barrio el papel que jugó España en la Primera Guerra Mundial, a pesar de haberse declarado neutral, supuso la crisis del parlamentarismo, acabando con el bipartidismo y el sistema político instaurado desde 1875. Todo ello se convirtió en un cóctel de inestabilidad social que provocó la exaltación del espíritu político de las masas y un mayor dinamismo en el sistema de partidos.

DESARROLLO DE LOS HECHOS

Entre estos motines de subsistencia se encontraba el de Tarancón que, cien años atrás, a primera hora de la mañana de aquel 25 de abril, se inició como una pequeña protesta del vecindario en la Plaza de la Constitución contra los comercios y otros vendedores que decidieron subir los precios de diferentes alimentos de primera necesidad. Uno de estos alimentos fue la patata. Al inicio de la mañana la arroba se vendía a 4,25 pesetas e instantes después, debido a la gran afluencia de compradores se elevó hasta las 5 pesetas por arroba. Lo mismo ocurrió con otros alimentos como las hortalizas, cebollas, cereales e incluso el pan.

Este hecho propició la concentración, frente al Ayuntamiento, de un buen número de mujeres esperando comprar los alimentos del día, mientras sus maridos e hijos se encontraban trabajando en el campo. Ante aquella situación, el Gobernador Civil de Cuenca, Enrique Barranco, se trasladó hasta Tarancón con un destacamento de la Guardia Civil donde se reunió con el alcalde y los empresarios. Tras unas horas de negociación los comerciantes acordaron bajar un 25 por ciento el precio de los alimentos y un 40 por ciento los artículos de vestir y leña, por lo que el Gobernador Civil se marchó a Cuenca, dando por terminada dicha reivindicación y con la satisfacción de haber calmado el clima de crispación.

No obstante, al irse el Gobernador Civil, los comerciantes volvieron a subir los precios al importe anterior a la negociación, por lo que tras la llegada por la tarde de los hombres de sus labores en campo comenzó un tumulto que acabó con varios escaparates destrozados, algo que desencadenó una serie de disparos por parte de los comerciantes, con escopetas de perdigones.

Observando la creciente escalada de tensión, y a instancias del alcalde, el Primer Jefe de la Guardia Civil de la Provincia, el Teniente Coronel Carmelo Rodríguez con un grupo de cuarenta efectivos ordenó el toque de queda y, ante la negativa de la población de disolver el motín se ordenó abrir fuego contra los manifestantes en dos descargas de plomo. Los primeros en caer fueron dos Guardias Municipales que intentaban calmar los ánimos, uno de ellos muerto y otro gravemente herido. Queda constatado que los primeros disparos a los manifestantes fueron por parte de los empresarios, con escopeta y revólver en mano. La crónica del periódico El Sol, el 27 de abril, describe un panorama desolador, con un suelo de la plaza llena de heridos, mujeres y niños indefensos, además de los numerosos muertos.

Concretamente, el suceso tuvo un resultado de diez fallecidos y una treintena de heridos por los fusiles máuser de la Guardia Civil, revólveres y escopetas de perdigones. De los diez asesinados, uno de ellos murió al día siguiente por las heridas. Entre los fallecidos encontramos a Ángel Sánchez (Guardia municipal), Pedro García Gómez, Eladio González, Santos Díaz, Lucía Párraga Poveda, Ambrosia Ramos, Severa Moreno, Josefa Ramos y María de la Torre, mientras que los heridos graves fueron Julián del Burgo (Guardia Municipal), N. Alonso de la Torre (15 años), N. Martín (Albañil), Mario Martínez (24 años), Isabel Rodríguez (28 años), Basilio Córdoba, Epifanio Pérez, Celedonio Zamora, Tomás García de la Plaza, Benito del Burgo, Riánsares García Campos y Vicente Sánchez.

DÍAS POSTERIORES A LA MASACRE

Al día siguiente, tal y como relató el diario El Liberal, las consecuencias llevaron a un cierre total de los comercios y la gente decidió no ir a trabajar. El silencio se prolongó hasta la noche, donde alrededor de las nueve era imposible ver a alguien pasear por la calle. La autopsia de los cadáveres se realizó con absoluta discreción y se estipuló una indemnización a las familias de los fallecidos con una suscripción de unos miles de pesetas. Finalmente, el 29 de abril de 1919 ingresa en la cárcel la familia y criados del comerciante Tomás Ruiz por ser considerado el causante del tumulto.

El 30 de abril de 1919 el Ministro de Gobernación, Antonio Goicoechea Cosculluela, explicaba en el periódico La Época la versión oficial del Gobierno y el resultado de las investigaciones, limitándose a repetir las palabras del Gobernador Civil de Cuenca y el Jefe de la Guardia Civil, sin señalar ni tan siquiera a un solo responsable político ni del cuerpo de la Guardia Civil que ordenó la masacre.

EL CENTENARIO

Respecto a la conmemoración de los cien años trascurridos desde la matanza, las diferentes actividades se encuentran organizadas por la Comisión 25 de abril, formada por familiares de los asesinados y diferentes colectivos del municipio taranconero, contando con el apoyo de la Asociación para la Memoria Histórica de Cuenca, con sede en el propio pueblo, que ya el pasado año instalaron una placa en homenaje a las víctimas del motín en la Plaza de la Constitución.

Así pues, se han preparado diversas actividades para no olvidar aquella experiencia traumática vivida en Tarancón aquel fatídico día 25 de abril de 1919. La Exposición del Motín de Tarancón 1919, organizada por la comisión anteriormente citada y en el que colabora el Ayuntamiento de Tarancón, se inaugurará el 23 de abril hasta el 5 de mayo en la Casa Parada. También está organizada la presentación del libro El pueblo, las subsistencias y el Máuser: El motín de 1919 en Tarancón del autor Herminio Lebrero Izquierdo. También se proyectará un documental el 23 de abril sobre el suceso y una obra de teatro titulada Tarancón 1919, que se representará del 26 al 28 de abril en el auditorio municipal.

Fuente: https://www.periodicoclm.es/articul...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Interior destina 400.000 euros a la compra de medallas para la Guardia Civil

13 May, 2019 - 00:05

Conviene recordar que estas condecoraciones, además del absurdo, desproporcionado y sospechoso coste de su adquisición material, suelen suponer también ciertos aumentos salariales. Cabría calcular cuanto dinero nos cuesta a todos este tipo de "reconocimiento" del estado a estos "trabajadores" tan especiales. Nota de Tortuga.

La Benemérita adquirirá diversas condecoraciones para este y el próximo año.

Por E.B.

El Boletín Oficial del Estado del miércoles 24 de abril de 2019 anuncia la formalización del contrato de la Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil para la adquisición de diversas condecoraciones con destino al personal de la Guardia Civil.

Según detalla el pliego del contrato, el objeto es la compra de diversas condecoraciones correspondientes a la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, Orden del Mérito Militar, Orden del Mérito de la Guardia Civil y Cruz a la Constancia en el Servicio.

El detalle del contrato revela que la adquisición de medallas superará las 16.000 en 2019 y 2020, previsiblemente destinadas inicialmente a aumentar el stock y no a ser entregadas a miembros de la Benemérita.

El contrato ha sido concedido a la empresa Eurocebrian S.L. a cambio de 404.394,1 euros, según los números publicados en la Plataforma de Contratación del Sector Público.

Fuente: https://www.elboletin.com/noticia/1...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Eurovisión

13 May, 2019 - 00:00

Cartel alternativo para el festival de Eurovisión de este año

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Cómo hago la Objeción Fiscal al Gasto Militar con Renta WEB?

13 May, 2019 - 00:00

Como ya sabréis este año no hay otra: debemos hacer la Objeción Fiscal al Gasto Militar de manera telemática. Ni programa PADRE, ni impresos, ni nada...

De todas formas, ya veréis que hacer objeción fiscal con Renta WEB es muy sencillo.

Por otro lado, si la declaración nos la hacen en una asesoría, solo tenemos que pedir que incluyan la cantidad que queramos objetar en la casilla 606 de "Retenciones y demás pagos a cuenta".

Insistámosles, pues en muchos casos desconocen la objeción fiscal y pueden mostrarse reacios.

1. ¿Cómo obtengo el número de referencia?

Para empezar, debes obtener un número de referencia para trabajar con Renta WEB. Puedes obtenerlo pulsando el siguiente enlace: https://www.agenciatributaria.es/AE....

Podrás conseguir este número aportando el dato que aparezca en la casilla 475 de tu declaración de la renta del año pasado, mediante Clave o con certificado digital.

Si hicimos la declaración hace un año, la primera opción es la más fácil. Por tanto, elegimos «La casilla 475 Renta 2017». Pulsamos esta opción.

Ahora nos aparecerá una pantalla en la que nos solicitan nuestro DNI (acordémonos de escribirlo con la letra al final). Cuando aportemos este dato, inmediatamente nos pedirán su fecha de validez. La escribimos o elegimos en el menú y apretamos el botón “Continuar”.

Siguiente pantalla: “¿Declaró usted la Renta en la campaña anterior?” Pulsamos "Sí”.

Ahora nos pedirá el contenido de la casilla 475 de la renta del año pasado y, a continuación, los últimos cinco dígitos de nuestro número de cuenta.

Rellenamos los datos y pulsamos sobre el botón «Obtener referencia» que aparece en la parte inferior de la página.

De inmediato aparecerá una nueva pantalla en la que notifican que se nos notifica nuestro código de referencia. Debemos anotarlo y conservarlo.

2. ¿Cómo accedo a Renta WEB?

Entramos al siguiente enlace:http://www.agenciatributaria.es/AEA...
Apretamos el tercer botón azul, el que va acompañado del siguiente texto: «Servicio tramitación borrador / declaración (Renta WEB)».

Se abrirá un pequeño menú que nos pregunta cómo queremos acceder al programa (con certificado electrónico de identificación o DNI electrónico, con Clave PIN o con número de referencia). Pulsamos sobre la tercera opción: «Con número de referencia».

Se abrirá una página. Rellenamos los datos que nos pide: DNI (no olvidemos escribir la letra) y la referencia que hemos anotado hace un momento. Pulsamos sobre el botón «Acceder».

En la siguiente pantalla nos ofrecen varios servicios. Escogemos la primera opción: Borrador / Declaración (Renta WEB).

3. ¿Cómo hago la Objeción Fiscal al Gasto Militar con Renta WEB?

Ahora ya pasamos a hacer la declaración de la renta y su correspondiente objeción fiscal.

Puede que aparezca una pantalla con nuestros datos personales. Si es así y no hay nada que modificar, pulsamos sobre el botón «Aceptar».

También podemos elegir en ella la lengua en la que queremos que se nos presente el formulario.

Aparecerá en pantalla un mensaje en el que la Agencia Tributaria nos pide permiso para enviarnos información al correo y al móvil sobre asuntos “sin trascendencia tributaria”. Recomendamos pulsar “No”.

A continuación, puede ser que nos informe de que no estamos obligados a declarar, si es este el caso.

Nos aparecerá un resumen de nuestra declaración. Podemos comprobar si está bien o no. Pulsamos sobre el botón que aparece en la parte superior izquierda de la pantalla: «Continuar con la declaración».

La cuestión es que, a partir de este momento nos encontramos ante una declaración completada por Hacienda con los datos que ha considerado. En muchas ocasiones estará todo correcto y solo hará falta añadir nuestra objeción fiscal; en otras, faltarán datos (intereses de cuentas bancarias, cuotas sindicales...).

Te recordamos que no estás ante una guía para hacer la declaración, sino ante instrucciones sobre cómo se hace la Objeción Fiscal al Gasto Militar. Si tienes que modificar o añadir algo, hazlo y después objeta; si no, como es evidente, objeta directamente.

Bien, supongamos que ya no tenemos nada que modificar más allá de la objeción.

Pulsamos sobre el botón «Apartados» que está en la parte superior de la pantalla.

Se desplegará un menú y en el aparecerá la opción «Retenciones y demás pagos a cuenta». La pulsamos.

Si nos cuesta encontrarla, usamos la opción "Edita" de nuestro navegador de internet. Luego elegimos "buscar" y en la pantallita que nos aparezca escribimos "retenciones y demás pagos a cuenta". Así, mediante el navegador, podemos llegar al apartado del menú deseado.

Y ahora surge una pantalla en la que aparecen las casillas que van de la 596 a la 609.

Elegimos la 606. En ella escribimos la cantidad de euros que queramos objetar.

Una vez que incorporemos la cantidad a la casilla que hemos elegido, el propio Renta WEB nos hará todos los cálculos pertinentes.

La objeción ya está hecha.

Pulsamos en la parte superior derecha de la pantalla sobre el botón «Resumen de declaraciones». Lógicamente, vuelve a aparecernos el resumen de nuestra declaración. Comprobamos que esté todo correcto.

En la parte superior del resumen aparece la opción "Continuar con la declaración". Pulsamos en ella.

Ahora nos aparecerá el menú «Presentar declaración» en el que aparecen varias opciones, que aparece en la parte superior derecha.

Más abajo optamos entre «Declaración conjunta» o «Declaración individual». Optamos por la que corresponda en nuestro caso. Si es individual, elegimos de qué persona en concreto es.

Más adelante nos da a elegir entre «Solicita la devolución por transferencia» o «Renuncia a la devolución a favor del Tesoro Público».

Por último, elegimos entre «Solicitud de devolución en cuenta abierta en España» (opción más habitual) y «Solicitud de devolución en cuenta abierta en el extranjero (UE/SEPA)». Y rellenamos nuestro número de cuenta.

Pulsamos en el botón de la parte inferior de la pantalla «Aceptar».

Ahora puede surgir un aviso que recuerde lo siguiente: «Se va a proceder a firmar y enviar la declaración, pero tiene avisos que debe revisar. ¿Desea continuar con la firma y envío de la declaración?»

Pulsamos el botón «Cancelar». Si el aviso no sale, continuamos.
Nueva pantalla. En ella nos aparecerán mensajes indicados con una señal de stop (errores) o con una "i" sobre fondo amarillo (avisos). Mientras tengamos errores (señales de stop) no podemos enviar la declaración.

Pulsamos sobre las señales de stop y apretamos el botón «Ir al error». Los errores más frecuentes son la falta del número de cuenta o de los datos de nuestra vivienda (aclaramos cómo rellenarlos en el punto 5 de esta guía).

Puede que solo tengamos avisos y no errores. En ese caso pulsamos «Ir al aviso» en los casos que consideremos conveniente.

Una vez corregidos los errores y atendidos los avisos que consideremos, pulsamos sobre el botón «Presentar declaración» de la parte superior de la pantalla.

Aparece en pantalla: «Se va a proceder a firmar y enviar la declaración, pero tiene avisos que debe revisar». Seleccionamos «Conforme» y pulsamos «Firmar y enviar».

Nuestra declaración ya ha sido presentada.

Ahora deberemos guardar el archivo .pdf que la desarrolla y, si lo consideramos necesario, imprimirla.

El archivo lo guardamos pulsando sobre el icono que aparece sobre el documento y que consiste en un folio con una flecha que apunta hacia abajo.

4. ¿Cómo reivindico mi objeción?

Es importantísimo que enviemos una carta explicando al ministerio de Hacienda nuestros motivos para hacer objeción (ver Anexo 1). Será nuestra única manera de informar a la administración.

Además, la cantidad de dinero que pedimos al estado por la objeción fiscal, la hemos ingresado previamente en un proyecto u organización que trabaje por un mundo mejor: primero le damos el dinero al proyecto, luego se lo exigimos al estado mediante la objeción.

Pedimos al banco el documento que acredite que hemos realizado el mencionado ingreso.

Conseguiremos una segunda copia de la carta y otra del documento bancario.

En un registro pedimos que nos sellen los cuatro papeles. Nos quedamos con una copia sellada de la carta y otra del documento bancario; las otras dos copias pedimos que las envíen al ministerio de Hacienda (c/ Alcalá, 9. 28071 – Madrid).

Por último comunicamos a la dirección abajo indicada que hemos hecho objeción fiscal, así como la cantidad y el proyecto a la que va destinada. ¡Es fundamental que nuestra desobediencia sea pública!

http://objecionfiscal.info/encuesta-2019

5. Resolución de dudas y problemas.

¿Cómo completo los datos adicionales de la vivienda?

Si queremos modificar o completar estos datos (normalmente Hacienda lo habrá hecho previamente), clicamos el botón que aparece en la parte superior de nuestra pantalla "Apartados". Deberemos elegir en el menú que se desplegará «Domicilio y datos adicionales de la vivienda que constituye el domicilio habitual».

Quizá la manera más sencilla de acceder a este menú sea intentar presentar la declaración. En ese momento surgirá una pantalla en la que aparecerán mensajes indicados con una señal de stop (errores) o con una "i" sobre fondo celeste (avisos).

Mientras tengamos errores (señales de stop) no podemos imprimir la declaración.

Uno de los errores más frecuentes es la ausencia de nuestros datos adicionales de la vivienda. Clicamos la señal de stop y apretamos el botón "Ir al aviso".

De una forma o de otra llegaremos a la pantalla deseada.

Buscamos el menú "Datos adicionales de la vivienda" e intentamos rellenar la casilla de "Titularidad (clave)". En este momento, sin que podamos completar el dato, nos aparecerá una nueva casilla a su lado. La clicamos y ya estamos en el formulario que nos permite aportar la información requerida.

Nos pedirán cinco datos:

1. Titularidad (seleccionamos la opción correspondiente según seamos propietarios, usufructuarios, arrendatarios o simples habitantes).

2. Porcentaje/s de participación en caso de propiedad o usufructo del primer declarante. Si no somos propietarios o usufructuarios no lo rellenamos.

3. Porcentaje/s de participación en caso de propiedad o usufructo del conyuge. Si no somos propietarios o usufructuarios no lo rellenamos.

4. Situación (seleccionamos la opción que indique la administración responsable de la fiscalidad de la vivienda).

5. Referencia catastral (podemos conseguirla en el recibo de la contribución, en la declaración del año anterior, en el catastro como sugiere el mismo menú...)

El porcentaje de participación en la propiedad (opciones 2 y 3) dependerá de la cantidad de propietarios oficiales que ésta tenga. Si sólo se registra a nombre de una persona, ésta tendrá el 100% y el conyuge el 0%; si la propiedad es compartida por la pareja, cada uno tendrá un 50% de propiedad; si es una herencia compartida entre cuatro hermanos, cada uno tendrá el 25%...

Nota: el número que nos ofrece la administración para acceder al catastro es un 902, pero también podemos acceder con este: 913 874 550. Nos saldrá más barata la llamada.

ANEXO 1

Carta al Ministerio de Hacienda

c/ Alcalá, 9. 28071 - Madrid

Sr./Sra. Ministro/a: Soy consciente de que con el pago de mis impuestos contribuyo a financiar un sistema sumamente inicuo.

Por un lado, el estado me obliga, en contra de mi voluntad, a colaborar económicamente con él; por otro, es él quien directamente decide hacia dónde destinar unos recursos que, en la mayoría de los casos, no tienen otra finalidad que perpetuar la injusticia.

Por ello, decido aprovechar la declaración de la renta para presentar mi objeción de conciencia fiscal. Podría oponerme a gran parte o a la totalidad del gasto del estado español, pero concretaré más y declararé mi OBJECIÓN FISCAL AL GASTO MILITAR, pues es este gasto en conreto el más perjudicial de todos para el ser humano.

De acuerdo con ello, he ingresado .............euros en la cuenta de ........................ ............................................................., entidad o colectivo que interviene socialmente en un campo necesario para el verdadero progreso de la humanidad, lo que es la base para una verdadera defensa de una sociedad en Paz.

Como ya expuse más arriba, esta parte de mi impuesto que no trato de defraudar sino que desvío a un fin socialmente útil, corresponde al gasto militar español, por lo que les ruego procedan a descontar dicha cantidad de cualquier asignación presupuestaria relacionada con fines militares.

Finalmente le invito a realizar la Objeción Fiscal al Gasto Militar, porque desobedecer las normas injustas es políticamente necesario, democráticamente saludable, éticamente exigible y además, como puede comprobar, está al alcance de cualquiera de nosotros/as. Porque las Guerras son un crimen contra la Humanidad, no en nuestro nombre, ni con mis recursos.

Atentamente, queda a su disposición,

Firmado:

En ............................., a .......de ................. de 2019

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas