Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 41 min 30 seg

Bailando el Sarri Sarri

16 April, 2019 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Diez propuestas antimilitaristas que los partidos obviarán en la campaña electoral

15 April, 2019 - 00:00

Una organización política cercana y amiga nos solicita diez propuestas antimilitaristas concretas para, junto con sugerencias de otras temáticas, hacérselas llegar a los partidos políticos, en estas semanas de desarrollo de sus programas electorales. En el Grup Antimilitarista Tortuga somos bastante escépticos en relación a todo lo que tiene que ver con partidos políticos, procesos electorales y gobiernos de "representación". En realidad muchos de nosotros somos apóstatas del censo electoral y alguno que otro, además, es persona objetora a la obligación de integrar mesas electorales. Sin embargo no vemos razón en negarnos a ofrecer este decálogo de buenos deseos desde la óptica antimilitarista. Incluso teniendo una más que fundada sospecha de que nuestras "sugerencias" caerán en saco roto, también en el caso de los partidos que se definen como "progresistas".

Por otra parte, en nuestro grupo, puestos a pedir, somos más de solicitar la abolición de los ejércitos, de todas las formas de militarismo, del estado y el sistema capitalista. Pero como se nos solicita concreción, ahí va un ramillete de propuestas algo más "posibilistas":

1-Supresión de todas las misiones de injerencia militar del ejército español en diversos escenarios del globo.
2-Disolución de la UME y dedicación de sus partidas presupuestarias a brigadas civiles de intervención ante contingencias naturales.
3-Cese de toda actividad de publicidad, adoctrinamiento infantil-juvenil y exhibición de tipo militarista.
4-Cese de la colaboración militar con EEUU: devolución de las bases militares de utilización conjunta, prohibición de que EEUU (ni ningún otro país) pueda utilizar el espacio aeronaval español y sus instalaciones aeroportuarias como apoyo logístico en cualquiera de sus guerras.
5-Salida de la OTAN a todos los efectos.
6-Plan de disminución anual del gasto militar con objetivos a corto, medio y largo plazo.
7-Desmantelamiento de, al menos, el 50% de las instalaciones militares y reversión de su uso a finalidades de utilidad social.
8-Cese de la guerra contra las personas migrantes en la frontera sur española: desmantelamiento de los vallados de Ceuta y Melilla. Cierre de todos los CIE.
9-Plan plurianual de disminución de todos los cuerpos policiales, estatales y autonómicos, con objetivos a corto, medio y largo plazo. Derogación de la Ley Mordaza.
10-Cese del régimen FIES en las prisiones. Cese de los malos tratos a personas presas. Mejora de la atención socio-sanitaria. Cumplimiento de la normativa para que las personas con graves enfermedades no permanezcan en la cárcel.

Quedamos a la espera de que los partidos políticos llamen a nuestra puerta para concretar y perfilar mejor estas propuestas, de cara a incorporarlas a sus respectivos programas electorales.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Messi vs mausi

15 April, 2019 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

El meu poble és com un ancià

15 April, 2019 - 00:00

El meu poble és com un ancià
Mala llet, cos arronsat
Segut en cadireta
Mirant la carretera
Barret de palla amb cinteta nacional

S'alça amb els peus arrosegant
Entra en la casa del davant
Sols s'en recorda de l'infància
De sa mare, de l'horta
I dels anys que passaren fam

L'home té una dona
Que va a missa a tot hora
Juga a cartes en les amigues,
Rega plantes, trenca olives
Cadernera que a la gàbia li diu llar

La dona està vella
L'home està vell
Entre ells parlen
Sense molt enteniment

Tenen un fill alt i ros
Amb mirada perduda, gros
Deixalla des dels noranta
Perill públic a tots espanta
Beu cervesa mirant futbol

Al costat viu el seu veí
Pescador, separat, fadrí
Parla molt i no sap res
Menja arròs a les tres
Sense dents pel verí

La dona està vella
L'home està vell
Ho saben els altres
Ho saben ells.

Categorías: Tortuga Antimilitar

La II República española como proyecto político al servicio del militarismo y de la burguesía

14 April, 2019 - 00:00

El 14 de abril sigue siendo una fecha de referencia para quienes conmemoran la instauración de la II República, al mismo tiempo que reivindican el legado político de aquella experiencia histórica. Sin embargo, cuanto más se conoce dicho periodo más rechazo suscita en la población, sobre todo en la medida en que aquel régimen se caracterizó por su extrema violencia y crueldad con el pueblo llano.[1] A pesar de esto se sigue sin entender el significado histórico del régimen republicano, especialmente en la medida en que esta experiencia es sustraída del marco histórico general del que forma parte, y es reducida a una simple lucha de poder entre diferentes grupos sociales y políticos.

En primer lugar hay que contextualizar el advenimiento de la II República en términos históricos e internacionales, lo que significa tomar como referencia los grandes procesos en los que se vio envuelto el Estado español en su desarrollo histórico. Esto nos obliga a considerar la influencia de los factores externos, situados en la arena internacional, en el cambio de la forma monárquica del Estado a la forma republicana.[2] En lo que a esto respecta no hay que perder de vista que los Estados europeos estaban inmersos desde hacía varios siglos en un proceso de modernización permanente, lo que era fruto de su mutua competición en la esfera internacional. Con modernización nos referimos a un movimiento histórico-político hacia formas de gobierno de carácter burocrático, racionalizado, centralizado e impersonal,[3] que supusieron la concentración, acumulación y centralización de una cantidad creciente de poder en manos del Estado para adaptar su esfera doméstica a los desafíos de la competición geopolítica internacional. La modernización constituye, desde esta perspectiva política e internacional, parte del proceso de construcción del Estado territorial y soberano.

En la medida en que los Estados no existen en el vacío, sino que por el contrario forman parte de un sistema de Estados en el que interactúan y donde impera un contexto de competición y mutua hostilidad, no puede ignorarse la influencia que el medio internacional ejerce sobre la esfera doméstica de los Estados. Así pues, en dicho medio se desarrollan una serie de relaciones de las que de un modo espontáneo y no intencionado se forma una estructura de poder fruto de la desigual distribución de capacidades internas de los Estados.[4] Esta circunstancia es la que hace que la estructura de poder presione sobre el interior de los Estados y afecte no sólo a su comportamiento en el ámbito internacional, sino también a su constitución interna.[5] La modernización como tal no es sino el efecto no premeditado de la competición geopolítica de los Estados, y en la que la guerra ha desempeñado un papel central como impulsora del cambio político en la esfera doméstica.[6] De este modo la modernización es el proceso de permanente adaptación del ámbito interior de los Estados a los constantes desafíos presentados por la esfera internacional.

El Estado español había ostentado una posición dominante en el sistema internacional hasta el s. XVII, y a partir de entonces declinó como gran potencia en la medida en que otros Estados le tomaron la delantera como fueron los casos de Francia e Inglaterra. España sólo conservó cierta relevancia internacional gracias a sus posesiones coloniales en América hasta el s. XVIII, siendo para entonces una potencia de segunda fila. Tanto Francia como Inglaterra desarrollaron una serie de cambios en sus respectivas esferas domésticas que les permitieron aumentar sus capacidades nacionales, y con ello maximizar su poder tanto a nivel interno como a nivel externo en su competición por la hegemonía internacional. Esto fue muy evidente en el transcurso de las guerras napoleónicas, debido sobre todo a que la preeminencia de Francia se debió a los cambios que se produjeron en la constitución interna del Estado como consecuencia de la revolución. A través de la revolución Francia estableció un gobierno directo sobre la población, lo que incrementó sus capacidades organizativas para movilizar una cantidad creciente de recursos materiales, económicos, humanos, etc., con los que aumentó su poder militar y, por tanto, su poder internacional.[7] Sin embargo, en España los cambios necesarios para situar al país al mismo nivel que las restantes grandes potencias del momento no fueron llevados a cabo, y cuando estos intentaron ser puestos en práctica tras la derrota de Napoleón encontraron una fortísima oposición entre la población.

Mientras la Francia revolucionaria fue capaz de reunir una fuerza militar de casi un millón de efectivos gracias a la modernización acelerada del Estado, España se sumió en un estado de postración internacional ante la arrolladora maquinaria de guerra francesa, hasta el punto de ser invadida. Tal es así que la resistencia armada contra Napoleón fue ejecutada por el propio pueblo, mientras las élites locales rendían pleitesía a los ocupantes. Esta manifiesta posición de debilidad internacional condujo a la élite mandante española a tomar medidas enérgicas dirigidas a aumentar el poder del Estado mediante un incremento del control sobre su territorio, es decir, sobre la población y los recursos materiales, económicos, etc., disponibles. Esto supuso la imitación del modelo que representaba en aquel momento Francia, lo que dio comienzo a la revolución liberal con la promulgación de la constitución de Cádiz de 1812.[8] A partir de entonces el Estado español se sumió en un ciclo de experimentación política dirigido a modernizar sus estructuras internas con el propósito de reforzar su poder militar y recuperar el estatus de gran potencia. Fue un proceso liderado por los mandos militares, pues no olvidemos que el Estado moderno fue hasta bien entrado el s. XX una institución exclusivamente militar, y por ello una máquina para la guerra que únicamente de forma tardía desarrolló otro tipo de funciones de carácter civil.[9]

Como consecuencia del papel dominante del ejército en la política española del s. XIX algunos autores, como Daniel R. Headrick, muy acertadamente han catalogado el sistema político español de aquel entonces como un sistema pretoriano.[10] Esto conllevó la permanente experimentación de regímenes políticos diferentes que no terminaron de funcionar, y que sumieron al país en una constante guerra civil debido a la oposición popular que suscitó el crecimiento del Estado y su progresiva intromisión en una cada vez mayor cantidad de ámbitos de todo tipo.[11] Por el camino España perdió su imperio y en diferentes ocasiones, como durante la I República, el Estado estuvo a punto de desaparecer. Por tanto, el proceso de modernización del Estado español sumió al país en una profunda crisis política y social que a largo plazo impidió que lograse recuperar su antiguo estatus de gran potencia en el concierto internacional. Sin embargo, esto no hizo que los intentos de la élite mandante cesaran en la búsqueda de ese relanzamiento del Estado en la esfera internacional, lo que, como decimos, implicaba la transformación de su esfera interior y la adaptación de la sociedad a sus necesidades estratégicas en la lucha geopolítica internacional. Esto se concretaba en incrementar los recursos del Estado para poder costear un ejército moderno y más grande con el que competir con éxito frente a otras potencias. Pues no olvidemos que la modernización del ejército, tanto en el terreno organizativo como en el tecnológico, tiene efectos sobre la estructura y organización del Estado, y consecuentemente en el cambio político.[12]

Así pues, la historia de España desde el s. XIX hasta bien entrado el s. XX fue una historia de resistencia popular al crecimiento del Estado que impulsó el liberalismo, y sobre todo los mandos militares que lideraron la revolución liberal. Nos referimos a todos esos espadones que segaron la vida de quienes se les opusieron: Rafael del Riego, Baldomero Espartero, Leopoldo O'Donnell, Juan Prim, Francisco Serrano, Manuel Pavía, etc. El contexto de permanente inestabilidad social y política derivada de la impopularidad de las élites mandantes y sus estructuras de poder político, condujo a una progresiva descomposición de España como proyecto imperial que se evidenció tras la derrota frente a EEUU en el control de sus últimas colonias de ultramar. Esta situación generó la determinación en las élites de reforzar la posición del Estado frente a la sociedad, sobre todo para afirmar su autoridad y aumentar su poder militar. Así, la modernización del Estado alcanzó un punto crítico en la etapa posterior a la Gran Guerra debido al desarrollo económico que España vivió gracias a su neutralidad. En un contexto de conflictividad social creciente, unido a fracasos tan sonoros como el del Annual, y el cambio en la situación internacional debido a que las grandes potencias industriales recuperaron rápidamente los mercados que habían cedido a España durante la contienda, condujeron a la instauración de una dictadura militar de inspiración fascista bajo el mando del general Miguel Primo de Rivera y con el beneplácito de Alfonso XIII.

La dictadura de Primo de Rivera sirvió para reestabilizar el sistema de dominación y modernizar el Estado en ámbitos como el financiero, fiscal, administrativo e industrial, al mismo tiempo que aumentó su tamaño y con ello incrementó su contacto con la sociedad que lo recibió con especial rechazo.[13] Esto se inscribió en el marco de una política exterior más agresiva y de signo expansionista en el norte de África, de lo que el desembarco de Alhucemas es una clara muestra. La centralización, concentración y acumulación de poderes en manos del Estado supuso un importante desgaste político para el régimen establecido, lo que aumentó su inestabilidad a pesar de haber logrado cooptar temporalmente a ciertos sectores políticos y sociales, como PSOE-UGT, con la formación de un directorio civil. A lo que cabe añadir la milenaria tradición antimilitarista de las clases populares y su resistencia a colaborar en las aventuras imperialistas de la élite dominante.

En este contexto histórico y sociopolítico en el que el grado de agitación social era creciente, así como el descrédito de la dictadura y del monarca que la apoyó, la instauración de la II República se entiende como el comienzo de un nuevo ciclo de modernización del Estado. En lo que a esto se refiere la proclamación de la República fue antes que nada una imposición de los mandos militares, muy al contrario de lo que la historiografía oficial ha hecho creer. En las elecciones de 1931 las candidaturas republicanas en conjunto sólo lograron 5.875 concejales, mientras que las candidaturas monárquicas obtuvieron 22.150, todo lo cual no impidió la proclamación de la República.[14] Esto no hace sino demostrar que esta proclamación supuso la imposición de un nuevo régimen político llevada a cabo por las altas esferas del poder constituido con el ejército a la cabeza. Entre los mandos militares que participaron en la conspiración que facilitó el advenimiento de la II República destacaron el general Goded, Queipo de Llano, Mola y muchos otros.[15] Basta con señalar que el monarca únicamente se decidió a abandonar el país en su flamante hispano-suiza cuando el general Sanjurjo, director general de la guardia civil, le informó de que no podía garantizar su seguridad personal.[16]

A tenor de todo lo hasta ahora dicho puede afirmarse que la instauración de la II República fue una revolución desde arriba para, así, evitar una revolución desde abajo que con el paso del tiempo se hacía más probable dada la agitación popular y la propagación de planteamientos revolucionarios entre amplios sectores de la sociedad.[17] De esta manera las ansias de libertad de la población intentaron ser apaciguadas y reencauzadas mediante este cambio de régimen, con el propósito de crear una nueva legitimidad que facilitase el relanzamiento del proyecto de modernización del Estado, y consecuentemente el incremento de sus poderes con vistas a recuperar un papel relevante en el concierto de las naciones europeas. El crecimiento del aparato represivo,[18] los intentos de modernizar el ejército, el aumento de las cargas fiscales sobre la población, el impulso dado a los negocios de las clases acaudaladas con la expansión del trabajo asalariado, el sector financiero, etc.,[19] generaron una fuerte oposición popular que recrudeció la represión como respuesta de las élites.

En general la II República puso en marcha una serie de medidas dirigidas a movilizar los recursos disponibles en el país para aumentar las capacidades nacionales con las que apuntalar un crecido poder militar, y de esta forma jugar un papel relevante en el ámbito internacional de cara a garantizar a España una esfera de poder propia en el norte de África. Esto es lo que explica la implementación de un conjunto de políticas dirigidas a establecer un capitalismo más agresivo, adaptado a las exigencias de las clases más pudientes y a las crecientes necesidades industrializadoras. Para conseguir este objetivo, y aumentar la base tributaria del Estado, fue necesario reforzar a este último como así lo hizo el nuevo ordenamiento constitucional. A lo que le acompañó la creación de nuevos cuerpos represivos como la guardia de asalto, además de diferentes leyes que restringieron las garantías y libertades formales. Nos referimos, por ejemplo, al artículo 42 de la constitución para la suspensión de dichas garantías y libertades si lo exigía el bien del Estado; el artículo 76 d que dotaba al presidente de la República de poderes exorbitantes; diferentes leyes como la ley de Defensa de la República del 21 de octubre de 1931;[20] o la ley de Orden Público del 28 de julio de 1933 que fue promulgada con Manuel Azaña como presidente del gobierno, y que fue mantenida en vigor por el franquismo hasta 1959; o la ley de fugas que se saldó por lo menos 3.900 muertes, lo que en la práctica fueron ejecuciones extrajudiciales bajo el pretexto de fuga;[21] o la ley de vagos y maleantes del 4 de agosto de 1933, mantenida por el franquismo, y que fue introducida en el código penal para reprimir fundamentalmente a trabajadores en el paro, vagabundos y nómadas, así como a todos aquellos que no fueran del gusto de la autoridad competente, todo lo cual permitió la creación de campos de concentración para desempleados.[22]

En definitiva, la instauración del régimen republicano obedeció no tanto a razones de orden interno como a una necesidad exterior derivada de la competición geopolítica internacional, y que presionó sobre la esfera interior hasta el punto de transformar la constitución interna del Estado español. De este modo las presiones externas operaron a través de las condiciones internas que originaron la II República, la cual no fue otra cosa que una imposición de los militares que más tarde, en 1936, le pusieron fin. Sin embargo, este régimen que trató de maximizar su poder tanto hacia dentro como hacia fuera encontró una fuerte resistencia popular, aún a pesar de haber sido un intento consciente de las élites mandantes de impedir el estallido de una revolución desde abajo.[23] Por tanto, a nivel doméstico la II República fue un régimen extremadamente represivo que intentó meter en cintura a las clases populares, y que con ello pretendía crear las condiciones propicias para relanzar la política exterior española en clave imperialista. Finalmente nada de esto ocurrió, el régimen republicano fracasó estrepitosamente al encontrar una oposición frontal de la población que condujo a los mandos militares a alzarse en armas contra el pueblo para impedir la revolución. Así las cosas, quienes celebran el 14 de abril en conmemoración de la proclamación de la II República consciente o inconscientemente celebran, también, un régimen impuesto por los militares, al servicio del militarismo y de la burguesía. Un régimen que, además de haber sido tremendamente represivo con el pueblo, constituye un jalón más en el proceso modernizador del Estado español, y por tanto de su crecimiento y expansión.

Esteban Vidal

Por Portal Oaca

Notas:

[1] A este respecto son bastante elocuentes los datos recopilados por Eduardo González Calleja quien pone de manifiesto que la mayor parte de la violencia que se produjo en la II República fue del Estado contra la sociedad. González Calleja, Eduardo, Cifras cruentas: las víctimas mortales de la violencia sociopolítica en la Segunda República española (1931-1936), Granada, Comares, 2015. Sobre esta dimensión represiva de la II República también es recomendable lo comentado en Rodrigo Mora, Félix, “14 de abril: La república del máuser” http://esfuerzoyservicio.blogspot.c...

[2] En este punto concordamos con lo sostenido por Otto Hintze, quien destacó que la rivalidad entre potencias tiene tanta importancia como las rivalidades entre grupos sociales en el moldeamiento de la estructura del Estado. Hintze, Otto, Historia de las formas políticas, Madrid, Editorial Revista de Occidente, 1968

[3] Porter, Bruce D., War and the Rise of the State: The Military Foundations of Modern Politics, Nueva York, The Free Press, 1994, p. xiv

[4] Sobre el punto de vista estructuralista acerca de la realidad internacional consultar: Waltz, Kenneth N., Teoría de la política internacional, Buenos Aires, Grupo Editor Latinoamericano, 1988

[5] Esta perspectiva está presente en las investigaciones de diferentes autores. Spruyt, Hendrik, The Sovereign State and Its Competitors, Princeton, Princeton University Press, 1996. Rasler, Karen A. y William R. Thompson, War and State Making: The Shaping of the Global Powers, Londres, Unwin Hyman, 1989. Mann, Michael, Las fuentes del poder social, Madrid, Alianza, Vol. 1 y 2, 1991-1997. Hintze, Otto, Feudalismo – Capitalismo, Barcelona, Editorial Alfa, 1987. Ertman, Thomas, Birth of the Leviathan: Building States and Regimes in Medieval and Early Modern Europe, Cambridge, Cambridge University Press, 1997

[6] Al fin y al cabo es la guerra la que crea el Estado y la que impulsa su desarrollo histórico al hacer que este intervenga en multitud de ámbitos y actividades, lo que conlleva la transformación de su carácter al hacerse más racional, organizado y centralizado a medida que aumenta su poder en el ámbito interior y, a su vez, en el ámbito exterior. Guerra y construcción del Estado van unidas debido a que la necesidad de organizar los medios para preparar y hacer la guerra origina la aparición de un aparato burocrático encargado de movilizar los recursos económicos, financieros, humanos, materiales, etc., necesarios. Sobre esto son notables las aportaciones recogidas en Roberts, Michael, “The Military Revolution, 1560-1660” en Rogers, Clifford J. (ed.), The Military Revolution Debate: Readings on the Military Transformation of Early Modern Europe, Boulder, Westview Press, 1995, pp. 13-36. Tilly, Charles, Coerción, capital y los Estados europeos 990-1990, Madrid, Alianza, 1992. Ídem, “Reflections on the History of European State-Making” en Tilly, Charles (ed.), The Formation of National States in Western Europe, Princeton, Princeton University Press, 1975, pp. 3-83. Parker, Geoffrey, La revolución militar. Las innovaciones militares y el apogeo de Occidente, 1500-1800, Barcelona, Crítica, 1990. Duffy, Michael (ed.), The Military Revolution and the State 1500-1800, Exeter, University of Exeter, 1986

[7] Una magnífica investigación que pone de manifiesto este y otros aspectos decisivos de los efectos de la revolución francesa en el relanzamiento de Francia como gran potencia, así como de otros procesos revolucionarios análogos, es Skocpol, Theda, States and Social Revolutions: A Comparative Analysis of France, Russia, and China, Nueva York, Cambridge University Press, 1979. Existe una edición en castellano: Ídem, Los Estados y las revoluciones sociales: un análisis comparativo de Francia, Rusia y China, México, Fondo de Cultura Económica, 1984

[8] Existían antecedentes previos, ya en el s. XVIII, en los que miembros de la élite mandante pusieron de relieve la necesidad de cambiar las estructuras políticas del Estado para adaptarlas al nuevo contexto internacional. Nos referimos a personajes como Floridablanca o Jovellanos. De interés son las observaciones recogidas acerca de los efectos de la implantación del orden constitucional y liberal en Rodrigo Mora, Félix, La democracia y el triunfo del Estado. Esbozo de una revolución democrática, axiológica y civilizadora, Morata de Tajuña, Manuscritos, 2011, pp. 41-62

[9] Los datos sobre el carácter esencialmente militar del Estado son abrumadoramente claros, y quedan evidenciados a través de las partidas presupuestarias dirigidas a la guerra. La bibliografía a este respecto también es abundante. Rasler, Karen A. y William R. Thompson, “War Making and the State Making: Governmental Expenditures, Tax Revenues, and Global Wars” en American Political Science Review Vol. 79, Nº 2, 1985, pp. 491-507. Mann, Michael, Op. Cit., N. 5, Vol. 1, pp. 590-617. Ídem, “State and Society, 1130-1815: an Analysis of English State Finances” en Mann, Michael, States, War and Capitalism, Oxford, Basil Blackwell, 1988, pp. 73-123. Rasler, Karen A. y William R. Thompson, The Great Powers and Global Struggle, Lexington, The University Press of Kentucky, 1994

[10] Headrick, Daniel R., Ejército y política en España (1866-1898), Madrid, Tecnos, 1981

[11] Sobre la valiente resistencia que ofreció el pueblo a la introducción del liberalismo es recomendable la lectura de Rodrigo Mora, Félix, Op. Cit., N. 8, pp. 84-102

[12] Numerosos autores han desarrollado su particular línea de investigación en torno a este enfoque en el que la atención es centrada en la interrelación que se da entre la organización militar y la organización del Estado. Destaca Otto Hintze, pero juntamente con él otros autores que de un modo independiente realizaron sus particulares reflexiones. Hintze, Otto, “Organización Militar y Organización del Estado” en Revista Académica de Relaciones Internacionales Nº 5, 2007 (https://revistas.uam.es/index.php/r...). Finer, Samuel E., “State and Nation Building in Europe: The Role of the Military” en Tilly, Charles (ed.), The Formation of National States in Western Europe, Princeton, Princeton University Press, 1975, pp. 84-163. Rapoport, David C., “A Comparative Theory of Military and Political Types” en Huntington, Samuel P. (ed.), Changing Patterns of Military Politics, Nueva York, The Free Press, 1962, pp. 71-100. Andreski, Stanislav, Military Organization and Society, Londres, Routledge & Kegan Paul, 1954. Corvisier, André, Armies and Societies in Europe, 1494-1789, Bloomington, Indiana University Press, 1979. Downing, Brian M., The Military Revolution and Political Change: Origins of Democracy and Autocracy in Early Modern Europe, Princeton, Princeton University Press, 1992. Antes que todos estos autores encontramos un curioso antecedente de este punto de vista en un artículo escasamente conocido de Fredrich Engels, quien prestó especial atención a cuestiones de carácter militar y su influencia en la esfera política. Engels, Friedrich, “The Armies of Europe” en Putnam's Monthly. A Magazine of Literature, Science and Art Vol. 6, Nº 33, 1855, pp. 193-206 y 306-317

[13] Para un estudio en profundidad de esta etapa de la historia del Estado español es recomendable la siguiente bibliografía: González Calleja, Eduardo, La España de Primo de Rivera. La modernización autoritaria, 1923-1930, Madrid, Alianza, 2005. Tamames, Ramón, Ni Mussolini ni Franco: la dictadura de Primo de Rivera y su tiempo, Barcelona, Planeta, 2008. Gómez Navarro, José Luis, El régimen de Primo de Rivera, Madrid, Cátedra, 1991. Ben-Ami, Shlomo, El cirujano de hierro. La dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), Barcelona, RBA, 2012

[14] Alcalá Galve, Ángel, Alcalá-Zamora y la agonía de la República, Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 2002

[15] Sobre la trama conspiracionista que lideraron y ejecutaron los militares es interesante lo recogido en Franco, Ramón, Madrid bajo las bombas, Madrid, Zevs, 1931. Para hacerse una idea del apoyo que este régimen recibió del ejército basta con señalar que únicamente 5 militares de la escala activa y uno de la reserva rehusaron jurar fidelidad a la II República. Información sobre esta cuestión puede encontrarse en Cardona, Gabriel, El poder militar en la España contemporánea hasta la guerra civil, Madrid, Siglo XXI, 1983

[16] Pulido Pérez, Agustín M., La Guardia Civil ante el bienio azañista, 1931/33, Madrid, Almena, 2008

[17] La implantación del régimen republicano también ha sido catalogada como una revolución conservadora hecha desde arriba, lo que salvando las distancias históricas y culturales no la diferenciaría de la restauración Meiji en Japón. Rodrigo Mora, Félix, Op. Cit., N. 8, pp. 294-299

[18] La creación de la guardia de asalto es significativa en este sentido, además del crecimiento del gasto estatal en actividades represivas. A lo que hay que añadir el aumento del número de efectivos de la guardia civil, que en 1930 contaba con 27.500 hombres mientras que en 1936 disponía de 34.500, esto es un 25% más. E igualmente su presupuesto que en 1930 era de 103 millones de pesetas, mientras que ya para 1933 era de 126. El presupuesto de seguridad, por su parte, pasó por esas mismas fechas de los 62 millones a los 120 millones. En términos generales puede observarse que la monarquía, en 1930, dedicaba 165 millones de pesetas al orden público, mientras que la II República, en 1933, dedicaba 246 millones. Muñoz Bolaños, Roberto, “Fuerzas y cuerpos de seguridad en España (1900-1945)” en Serga Especial Nº 2. Romero, Luis, Tres días de julio, 18, 19 y 20 de 1936, Barcelona, Ariel, 1967. Arrarás, Joaquín, Historia de la Segunda República Española, Madrid, Editora Nacional, 1956, Vol. 2

[19] Al fin y al cabo las clases acaudaladas apoyaron decididamente a las fuerzas republicanas en las elecciones municipales de 1931, y se mantuvieron al lado de la República hasta poco antes de la sublevación militar en 1936, cuando esta era ya inevitable. El propio conde de Romanones declaró que el rey Alfonso XIII fue abandonado por todos los estamentos del poder, y que en los barrios burgueses y aristocráticos de Madrid triunfaron las candidaturas republicanas en las elecciones de 1931. Figueroa y Torres Romanones, Álvaro, Notas de una vida, Madrid, Marcial Pons, 1999

[20] Esta ley de Defensa de la República se basó para su redacción en el anteproyecto de ley de Orden Público elaborado por la Asamblea Nacional de la dictadura de Primo de Rivera. Facultaba al gobierno para establecer tres estados de excepción por decreto, sin necesidad de que las Cortes suspendieran previamente las garantías constitucionales. Más información pormenorizada sobre estas leyes puede encontrarse en Gil Pecharromán, Julio, La Segunda República. Esperanzas y frustraciones, Madrid, Historia 16, 1997, p. 70. Ballbé, Manuel, Orden público y militarismo en la España constitucional (1812-1983), Madrid, Alianza, 1983, p. 363

[21] Fiestas Loza, Alicia, Los delitos políticos (1808-1936), Salamanca, Librería Cervantes, 1994

[22] Sobra decir que en la práctica la normalidad constitucional fue una excepción dado que todos los gobiernos republicanos recurrieron de un modo u otro a las leyes antes citadas, lo que generó una permanente suspensión de derechos y garantías como método para aplicar la represión de manera intensiva sobre la población, y muy especialmente sobre el campesinado y el movimiento obrero organizado. Todo esto contribuyó a darle al propio régimen republicano un cariz sumamente represivo y violento que desbordó considerablemente la situación previa de la dictadura militar de Primo de Rivera.

[23] Rodrigo Mora, Félix, Investigación sobre la II República española, 1931-1936, Madrid, Potlatch ediciones, 2016

Categorías: Tortuga Antimilitar

El mundo sería un lugar mejor sin ricos

14 April, 2019 - 00:00

Sam Pizzigati (Sinpermiso)

¿Necesitamos –como demanda el progreso– a las grandes fortunas privadas?

Los partidarios de las grandes fortunas suelen defender este principio. La perspectiva de volverse fenomenalmente ricos, reconocen, les da a las personas de gran talento un poderoso incentivo para hacer grandes cosas. La enorme riqueza que acumulan estos talentos, continúa el argumento, impulsa la filantropía y beneficia a las personas e instituciones que necesitan ayuda.

Incluso los ricos ociosos, como una vez insistió el santo patrón conservador Frederick Hayek, tienen un papel socialmente constructivo que desempeñar. La riqueza les da la libertad de experimentar “con nuevos estilos de vida”, nuevos “campos de pensamiento y opinión, de gustos y creencias”. Los ricos enriquecen nuestra cultura.

Estos defensores están equivocados. Los increíblemente ricos no tienen un valor social neto que les redima.

Su presencia embrutece nuestra cultura, erosiona nuestro futuro económico y disminuye nuestra democracia. Cualquier sociedad que le haga guiños a las fortunas monstruosamente grandes, que hacen a algunas personas decididamente más iguales que otras, está pidiendo problemas.

Pero los problemas que generan los ricos a menudo se ocultan. La mayoría de nosotros pasamos toda nuestra existencia sin relacionarnos nunca con personas con enormes medios. En el ajetreo diario de nuestras complicadas vidas, rara vez nos detenemos a reflexionar sobre cómo esas vidas podrían cambiar sin que los superricos estuvieran haciendo presión hacia abajo sobre nosotros. Entonces, reflexionemos.

¿por qué tantos de nosotros parece que siempre estamos apresurados? ¿Por qué nos estamos siempre exigiendo tanto?

Una pregunta inicial obvia: ¿por qué tantos de nosotros parece que siempre estamos apresurados? ¿Por qué nos estamos siempre exigiendo tanto? La respuesta que nos decimos a nosotros mismos es: estamos haciendo mucho, estamos trabajando muy duro para asegurar que nuestras familias sean cada vez más felices.

Pero todo nuestro arduo trabajo, señala Robert Frank, economista de la Universidad de Cornell, no garantiza nada de esto. Frank nos pide, para ejemplificarlo, que contemplemos la boda moderna, el día más feliz de tu vida. Lo que los estadounidenses gastan en promedio en bodas, señala, se ha triplicado en los últimos años. "Nadie cree que las parejas casadas sean más felices", observa Frank, "porque ahora nos gastemos mucho más".

Entonces, ¿por qué gastamos más? ”Porque la gente de la parte de arriba tiene mucho más”, señala. Están gastando más en sus propias celebraciones, y establecen un estándar de consumo generando lo que Frank ha denominado una “cascadas de gastos”. Las personas de cada nivel de ingresos sienten una presión cada vez mayor para alcanzar ese nivel de consumo más alto que los que están directamente sobre ellos han establecido.

A veces compramos cosas porque realmente las necesitamos. Pero las grandes concentraciones de riqueza privada, incluso en estas situaciones, terminan minando la calidad de nuestras transacciones diarias.

Los partidarios de las grandes fortunas, como era de esperar, afirman lo contrario. Todos nos beneficiamos, argumentan, cuando los ricos van de compras. Los productos nuevos y atrevidos suelen costar un dineral, y solo los consumidores ricos pueden pagarlos. Al pagar ese alto precio, los ricos le dan a los nuevos productos un lugar en el mercado. Finalmente, sostiene esta teoría del “ciclo del producto”, los precios de estos productos comenzarán a caer y todos podrán disfrutarlos.

Los economistas que examinan los patrones de consumo cuentan una historia diferente.

Mientras más se concentra la riqueza, señala Robert Frank en su clásico Fiebre del lujo de 1999, los minoristas tienden a poner su atención (y su innovación) en el mercado del lujo. Año tras año, los productos incorporan cada vez más “nuevas características más costosas”.

Pero los superricos no solo suben los precios. En las comunidades donde se congregan estos ricos, absorben la vitalidad.

Los individuos de “valor neto ultra alto” de los Estados Unidos poseen en promedio nueve hogares fuera de los Estados Unidos. La mayoría de estas casas están vacías durante la mayor parte del año. Sus calles quedan sin vida. En Londres y otras capitales del mundo, los barrios acomodados se han convertido en ciudades de lujo fantasmas.

En Manhattan, las constructoras que trabajan para los superricos se han pasado los últimos años construyendo torres “aguja” ultra-lujosas increíblemente altas y delgadas. La más estrecha de las agujas de Nueva York, que se eleva setenta y siete pisos, descansa sobre una base de solo sesenta pies de ancho.

el uno por ciento de los hogares con mayores ingresos genera tres veces más emisiones de gases de efecto invernadero que los hogares promedio

¿Por qué un perfil tan delgado? ¿Por qué tantos pisos? Las constructoras simplemente están siguiendo la “lógica del lujo”: los superricos están dispuestos a pagar una prima, de hasta 90 millones de dólares y más, por apartamentos elevados que ocupan pisos completos y ofrecen vistas espectaculares en cualquier dirección.

El resto pagamos el precio por esas vistas. Las torres de lujo de Nueva York están bloqueando el sol en Central Park, el patrimonio histórico de Manhattan. Los superricos están alterando nuestro entorno de vida para peor.

Y no solo a lo largo de los desfiladeros de Nueva York. Las vidas exuberantes de estos superricos están consumiendo los recursos de nuestro planeta a un ritmo que está acelerando la degradación de nuestro mundo natural.

Entre 1970 y 2000, el número de aviones privados en todo el mundo se multiplicó por diez. Estos aviones de lujo emiten seis veces más carbono por pasajero que los aviones comerciales normales. Los yates privados que se extienden lo equivalente a un campo de fútbol queman más de 200 galones de combustible fósil por hora. Según un estudio canadiense, el uno por ciento de los hogares con mayores ingresos genera tres veces más emisiones de gases de efecto invernadero que los hogares promedio, y el doble que el siguiente cuatro por ciento.

Los que están en el uno por ciento global, calcula Oxfam, pueden estar dejando una huella de carbono 175 veces más profunda que el diez por ciento más pobre. Otro análisis concluye que el uno por ciento más rico de los estadounidenses, singapurenses y saudíes emiten, en promedio, más de 200 toneladas de dióxido de carbono por persona al año, “2000 veces más que los más pobres de Honduras, Ruanda o Malawi”.

Nuestra crisis ambiental global, por supuesto, no se desvanecerá repentinamente si los más ricos del mundo terminan repentinamente con su consumo despilfarrador. Pero los ricos se nos presentan como el mayor obstáculo para el progreso ambiental.

Las grandes fortunas se basan en la degradación del medio ambiente y ciegan a los ricos. Los ricos, observa el Global Sustainability Institute, tienen los recursos para “aislarse del impacto del cambio climático”. Su gran fortuna también los inmuniza contra el carbono y otros impuestos ambientales que pueden afectar a las personas de escasos recursos. Los ricos, señala el Instituto, “pueden permitirse pagar para continuar contaminando”.

En un mundo de multimillonarios, todos nuestros problemas se vuelven más difíciles de abordar. Los sistemas políticos democráticos operan bajo el supuesto de que reunirse para debatir colectivamente nuestros problemas comunes generará eventualmente soluciones. Desafortunadamente, en sociedades profundamente desiguales, este supuesto no se cumple.

Los superricos viven en su propio universo separado. Ellos tienen sus propios problemas, y el resto de nosotros tenemos los nuestros. Los ricos tienen los recursos para asegurarse de que sus problemas se resuelvan. Los nuestros los mendigamos.

Tomar el trasporte por la mañana. El área de Washington, DC, uno de los centros metropolitanos con mayor desigualdad de Estados Unidos, tiene una de las peores congestiones de tráfico de los Estados Unidos. No hay coincidencia allí.

En las regiones urbanas marcadamente desiguales los ricos suben los precios de los bienes inmobiliarios cercanos y convenientemente ubicados. El aumento de los precios obliga a las familias de clase media a mudarse más lejos de los centros de trabajo para encontrar viviendas asequibles. Cuanto más lejos vive la gente de su trabajo, más tráfico hay. Los condados de Estados Unidos en los que los tiempos de viaje han aumentado más son los condados con los mayores incrementos en la desigualdad.

¿Cómo podríamos aliviar la congestión? Podríamos construir nuevas carreteras y puentes o, mejor aún, ampliar y mejorar el transporte público. Pero estas dos vías de acción generalmente implican subidas de impuestos, y los extremadamente ricos generalmente palidecen cada vez que alguien propone soluciones financiadas con impuestos, principalmente porque creen que tarde o temprano la gente querrá cobrárselos a ellos. Por lo tanto, los funcionarios en el Gran Washington y otras áreas metropolitanas desiguales, han ideado soluciones para la congestión del tráfico que evitan la necesidad de imponer nuevos impuestos.

Se introducen los “Carriles de Lujo”, tramos segregados de autopistas que se pagan por sí mismos cobrando a los conductores, subiendo los peajes a medida que aumenta el tráfico. Este sistema funciona de maravilla -para el usuario promedio. A los ricos no les importa especialmente cuánto pagan en los peajes. Solo quieren llegar adonde van lo más rápido posible. Con los carriles Lexus, lo hacen. Todos los demás se sientan y se guisan en el tráfico.

Mientras tanto, el sistema de metro de Washington - 117 millas de ferrocarril - se ha convertido en una vergüenza pública, con largos retrasos, tarifas que aumentan y problemas de seguridad persistentes. La falta de financiación crónica del sistema refleja una tendencia nacional. Las inversiones estadounidenses en infraestructura se han reducido drásticamente, de 3,3 por ciento del PIB en 1968 a 1,3 por ciento en 2011, una disminución a largo plazo que comenzó casi exactamente al mismo tiempo que la desigualdad en Estados Unidos comenzó a aumentar. Los estados de los Estados Unidos donde los ricos han ganado más a costa de la clase media se convierten en los estados que menos invierten en infraestructura.

Una explicación: las personas de clase media y trabajadora tienen un gran interés en la inversión en infraestructura. Dependen de las buenas carreteras públicas, escuelas y parques. La gente rica no lo hace. Si los servicios públicos se agotan, pueden optar por alternativas privadas.

Y cuanto más se concentra la riqueza, más se inclinan nuestros líderes políticos a los intereses de los ricos. A los ricos no les gusta pagar por los servicios públicos que no usan. Los líderes políticos no los hacen. Recortan impuestos y les niegan a los servicios públicos los fondos que necesitan para mejorar. Y así, conseguimos más carriles de “lujo” que brindan a los ricos desplazamientos rápidos, y nos recuerdan al resto de nosotros que los ricos siempre ganan en sociedades tan desiguales como la nuestra.

¿Ganaríamos el resto de nosotros más a menudo en sociedades sin superricos? Bueno, defienden los cautelosos, cualquier sociedad que arruine una gran fortuna también destruiría los miles de millones que hacen posible la filantropía. ¿Quién querría hacer eso?

La filantropía, proclama un estudio de 2013 del banco global Barclays, se ha convertido en “casi universal entre los ricos”. La mayoría de los ricos en todo el mundo, dice Barclays, comparte “un deseo de usar su riqueza” por “el bien de los demás”. Los titulares regularmente pregonan esta bondad en cada oportunidad que tienen. ¡Bill Gates lucha contra enfermedades tropicales desatendidas! ¡Bono luchando contra la pobreza! ¡Diane von Furstenberg prometiendo millones para parques!

Los publicistas de los filántropos han ocultado hábilmente los hechos centrales: los superricos como clase en realidad no dan tanto, y obtienen mucho más de lo que dan.

A primera vista, los números básicos de donaciones en los Estados Unidos parecen impresionantes. En 2015, las donaciones de 100 millones de dólares o más, por sí solas, dan un total de más de 3,3 mil millones. Pero el aura de la generosidad se desvanece en el momento en que empezamos a contemplar lo que el superrico podría estar contribuyendo. En 2013, por ejemplo, los cincuenta donantes de caridad más grandes de Estados Unidos regalaron 7,7 mil millones de dólares en donaciones caritativas, un aumento del 4 por ciento respecto al año anterior. Ese mismo año, la riqueza de la lista de multimillonarios de la revista Forbes aumentó un 17 por ciento.

Entonces, los ricos no dan todo eso a la caridad. ¿Qué obtienen a cambio de lo que dan? Para empezar, exenciones fiscales. Las costosas. La regla general: por cada tres dólares que el 1% dona en Estados Unidos, el gobierno federal pierde un dólar en ingresos fiscales.

Los más ricos de los Estados Unidos también reciben el más sincero agradecimiento de las instituciones desde muy dentro de sus corazones.

Los superricos son el punto ideal para los centros culturales. Los Ángeles pronto será el hogar del “Museo de Arte Narrativo de Lucas”, un edificio de mil millones de dólares que albergará los recuerdos de Hollywood del cineasta multimillonario que está detrás de Star Wars. Los Ángeles alberga también ya The Broad, un museo de arte contemporáneo de 140 millones de dólares financiado por el multimillonario Eli Broad que se inauguró en 2015, y la Fundación de Arte Marciano, un museo recién terminado que los multimillonarios minoristas Paul y Maurice Marciano han instalado en un gran antiguo templo masónico.

Mientras tanto, a pesar de una ley estatal que exige que las escuelas públicas de California ofrezcan música, arte, teatro y danza en todos los niveles de grado, los programas de educación artística en las escuelas públicas de Los Ángeles con su presupuesto limitado siguen siendo lamentablemente “inadecuados”. Los Angeles Times informó a finales de 2015 que miles de niños en edad escolar estaban “sin recibir ninguna instrucción artística” en absoluto. A nivel nacional, los recortes presupuestarios han dejado a millones de niños sin educación artística, especialmente en comunidades de color. En 1992, poco más de la mitad de los jóvenes adultos afroamericanos estudiaron arte en la escuela. Para el año 2008, esa participación se había reducido a poco más de un cuarto.

Millones para exhibir recuerdos de Star Wars, céntimos para ayudar a los niños pobres a crear y disfrutar del arte. Incluso a algunos multimillonarios les resulta difícil tragar este tipo de contradicciones filantrópicas. Como señala el inconformista Bill Gross de la industria financiera: “Un regalo de 30 millones de dólares para una sala de conciertos no es filantropía, es una coronación napoleónica”.

¿Qué más obtienen los superricos de su filantropía? Obtienen el control sobre el proceso de formulación de políticas públicas. Los think tanks, las instituciones y las organizaciones de los ricos supervisan su configuración y distorsionan nuestro discurso político. Definen los límites de lo que se discute y de lo que se ignora.

Las fundaciones de nuestros mega ricos dotan, señala la analista de políticas Joanne Barkan, de financiación a los investigadores “que probablemente diseñarán estudios que respalden sus ideas”. Estas fundaciones involucran a “las organizaciones sin ánimo de lucro existentes o crean unas nuevas para implementar los proyectos que ellos mismos han diseñado”. Ponen proyectos en marcha y luego “dedican recursos sustanciales a la promoción vendiendo sus ideas a los medios de comunicación, al gobierno en todos los niveles y al público”, incluso financiando directamente “periodismo y programación de medios”.

Peter Buffett entiende esta dinámica desde el interior. Dirige una fundación creada por su padre, Warren Buffett, según algunos el multimillonario con mayor espíritu público de Estados Unidos. En las reuniones filantrópicas de la élite, observa el joven Buffett, verás “a jefes de estado reuniéndose con agentes de inversión y líderes corporativos”, todos ellos “buscando respuestas con su mano derecha a problemas que otros en la sala han creado con su izquierda”. “Y sus respuestas, según Buffett, “casi siempre mantienen la estructura existente de desigualdad en su sitio”.

Peter Buffett llama a esta caricia reconfortante “lavado de conciencia”. La filantropía ayuda a los ricos a sentirse menos desolados “por acumular más de lo que cualquier persona podría necesitar”. Ellos “duermen mejor por la noche”.

A través de todo esto, la distribución del ingreso y la riqueza sigue siendo una preocupación que pocas fundaciones filantrópicas se atreven a abordar. El America's Foundation Center registró casi cuatro millones en subvenciones a la fundación en la década posterior a 2004. Solo 251 de estas estuvieron referidas a la “desigualdad”.

Algunos pesos pesados de la filantropía, la más conocida la Fundación Ford, han anunciado recientemente un compromiso para abordar la desigualdad. Pero los observadores de la filantropía se muestran escépticos acerca de si esto marcará alguna diferencia. Las sociedades más dependientes de la filantropía, señala el veterano fundador Michael Edwards, siguen siendo las más desiguales, y las naciones, principalmente en Escandinavia, que tienen los niveles más altos de igualdad y bienestar social tienen los sectores filantrópicos más pequeños.

Hace generaciones, durante la edad de oro original, el fabricante de jabones millonario Joseph Fels anunció a los estadounidenses en esos tiempos de profunda desigualdad que la filantropía solo estaba “empeorando las cosas”. Fels instó a sus compañeros millonarios a que lucharan por una nueva América que hiciera a los superricos “como tú y como yo, imposibles”.

Su consejo sigue siendo bueno. Podríamos sobrevivir sin superricos. De hecho, prosperaríamos sin ellos.

Texto previamente publicado en Sinpermiso.

Traducción de Alberto Tena.

Texto original de Jacobin Mag.

Fuente: https://ctxt.es/es/20190130/Politic...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Crisis y desigualdades educativas

13 April, 2019 - 00:00

Cuando la economía de un país se contrae, las expectativas educativas de los estudiantes que están cercanos, por edad, a la toma de decisiones cruciales sobre su continuidad en el sistema educativo se tornan menos ambiciosas, se acortan de manera generalizada

Son los que pertenecen a hogares con menos recursos –aquellos cuyos padres tienen menor nivel educativo o en situación de privación material– y los que tienen trayectorias académicas previas con más incertidumbre los que se ven afectados más negativamente.

Leire Salazar

En un artículo reciente hemos analizado cómo cómo la magnitud de la Gran Recesión ha afectado a las expectativas de los estudiantes sobre su futuro y posibilidades en el sistema educativo en 24 países (1). Se atribuye a Kennedy la frase de que una marea que sube hace que se levanten todos los barcos, y es cierto que durante la bonanza económica los estudiantes aspiran a más, mientras que la crisis acorta sus expectativas y hace que se vuelvan menos ambicioso. El problema es que esto sucede, sobre todo, en los hogares con menos recursos.

El trabajo permite extraer tres conclusiones principales sobre los efectos de la Gran Recesión.

Primera, la crisis deprimió las expectativas medias de los estudiantes de secundaria: controlando por un buen número de factores relevantes, incluyendo los recursos del hogar o el rendimiento educativo, un clima económico adverso hace que los estudiantes crean que progresarán menos en el sistema educativo, es decir, que sus trayectorias educativas serán más reducidas (que en tiempos de crecimiento económico). Aunque la correlación entre expectativas y nivel educativo final conseguido no es perfecta, se considera que en general es una buena aproximación, por lo que podemos pensar que una contracción de la economía se asocia a un logro educativo menor que en situación de bonanza.

El segundo resultado de nuestro trabajo es que la crisis aumentó las desigualdades según el origen socioeconómico, es decir, la desigualdad de oportunidades: todas las expectativas se redujeron, pero las de los estudiantes más desfavorecidos se vieron afectadas de forma especialmente marcada y los recursos –tanto materiales como culturales– de las familias se convirtieron en predictores aún más potentes de las expectativas que en tiempos de crecimiento. En el Gráfico 1 mostramos cómo se reducen las expectativas educativas de los estudiantes de secundaria en distintos escenarios: (a) ante decrecimientos de la economía de distinta magnitud, y (b) cuando el estudiante pertenece a familias con diversos niveles de recursos educativos y materiales.

Las conclusiones que pueden extraerse de este ejercicio son claras. Por una parte, la influencia adversa de la recesión parece ser proporcional a su crudeza: crisis de más magnitud –en las que, por ejemplo, se reduce el crecimiento del PIB en 5 puntos porcentuales– ejercen un efecto depresor de las expectativas mayor que una reducción más moderada. Por otra parte, las expectativas se ven sustancialmente más afectadas para los estudiantes de familias con menor recursos –todos los efectos son suficientemente grandes desde el punto de vista estadístico. Cuando sus padres tienen un nivel educativo relativamente bajo o hay insuficientes recursos materiales en el hogar, las expectativas resultan claramente menores. La diferencia entre hogares con distintos niveles socioeconómicos y su efecto en las expectativas es especialmente llamativa en el caso de los recursos educativos.

El tercer resultado que destacamos en el trabajo tiene que ver con los efectos de la Gran Recesión en estudiantes con distintos rendimientos educativos previos (en concreto, en matemáticas). Mientras los estudiantes con un rendimiento especialmente bajo y alto no parecen verse afectados, controlando por el resto de factores relevantes, por una contracción de la economía en su país, aquellos con rendimientos previos intermedios –cuyas probabilidades de éxito en las sucesivas etapas de la educación son más inciertas para ellos mismos y para sus padres y profesores– se ven muy negativamente afectados. De nuevo la crisis aumenta la desigualdad de oportunidades, esta vez según las capacidades y/o rendimientos educativos previos de los alumnos.

Recapitulando, cuando la economía de un país se contrae, las expectativas educativas de los estudiantes que están cercanos, por edad, a la toma de decisiones cruciales sobre su continuidad en el sistema educativo se tornan menos ambiciosas, se acortan de manera generalizada. La optimista frase de Kennedy se confirma parcialmente en nuestro estudio: el crecimiento económico se asocia con carreras que se conciben como más largas, mientras las crisis hacen que los estudiantes prevean que éstas se acortarán. Los barcos se hunden con la crisis, sí, pero no lo hacen todos de idéntica manera. Son los que pertenecen a hogares con menos recursos –aquellos cuyos padres tienen menor nivel educativo o bien se encuentran en situación de privación material– y los que tienen trayectorias académicas previas con más incertidumbre los que se ven afectados más negativamente. Estos hallazgos alertan sobre la necesidad de poner el foco sobre los estudiantes más vulnerables y en la conveniencia de diseñar políticas específicas para ellos.

(1) En concreto, nos interesaba aislar la influencia de la magnitud de la Gran Recesión -el (de)crecimiento de la economía controlando por el nivel de desarrollo- que tuvo lugar con timings y magnitudes diversas en distintos países, sobre las expectativas de los estudiantes de secundaria de 13 o 14 años respecto a su continuidad en el sistema educativo: qué nivel educativo creen que podrán alcanzar. Para ello construimos una base de datos con información sobre el clima económico en 24 países desarrollados y en diversos momentos del tiempo y la combinamos con datos en el nivel individual, relativos al rendimiento en matemáticas de los alumnos y a las características de sus familias, para esos mismos países, del estudio internacional TIMSS en sus ediciones de los años 2003, 2007 y 2011. Estos datos nos permitieron determinar cómo influye una contracción de la economía en las expectativas de los estudiantes de secundaria. Los estudios tradicionales sobre el tema se habían fijado fundamentalmente en el peso de factores institucionales, no tanto en los relativos al ciclo económico, y se habían limitado al estudio de un solo país.

https://www.eldiario.es/piedrasdepa...

Categorías: Tortuga Antimilitar

En patas

13 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ejércitos privados, mercenarios legales

13 April, 2019 - 00:00

[Los contratistas de guerra ] “no son sólo manzanas podridas: son el fruto de un árbol muy tóxico. Este sistema depende del maridaje entre inmunidad e impunidad. Si el gobierno empezara a golpear a las empresas de mercenarios con cargos formales de acusación de crímenes de guerra, asesinato o violación de los derechos humanos (y no sólo a título simbólico), el riesgo que asumirían estas compañías sería tremendo. (…) La guerra es un negocio y el negocio ha ido muy bien”.

Jeremy Scahill

Con el surgimiento del mundo moderno que trae el capitalismo y el afianzamiento de los Estados nacionales, la defensa de la soberanía, o las guerras de conquista, cada vez más fueron confiándose a ejércitos regulares bien entrenados, profesionalizados y crecientemente especializados. De tal forma, los mercenarios –figura histórica, legendaria, que existió desde la antigüedad en todos los contextos (psicópatas hubo siempre)– fueron desapareciendo. La sistematización de los ejércitos modernos inspirados en el modelo prusiano decimonónico terminó definitivamente con los combatientes mercenarios (no así con los psicópatas). Pero el neoliberalismo de fines del siglo XX los trajo nuevamente.

Desde la última década del pasado siglo, la proliferación de estas empresas militares privadas, habitualmente conocidas como “contratistas”, ha tenido un aumento exponencial. Si bien muchas potencias las poseen, es en Estados Unidos donde se registra el mayor crecimiento. Entre otras pueden mencionarse: Academi (la más grande del mundo, anteriormente llamada Blackwater –nombre que debió cambiar por cuestiones de imagen al haber sido denunciada por tremendos excesos en las operaciones en que participó–, “Una prolongación patriótica de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos”, según dijera uno de sus fundadores), DynCorp, Aegis Defense Services, G4S, CACI , Titan Corp, Triple Canopy, Unity Resources Group, Defion International. La gran mayoría de ellas son de origen estadounidense, pero el fenómeno se expandió por todo el mundo. Incluso Rusia, retornando al sistema capitalista, también presenta estos “contratistas”.

Varios son los motivos que explican este impresionante crecimiento: por un lado, el fabuloso negocio que representan. En la actualidad estos ejércitos privados mueven más de 100,000 millones de dólares al año. Como dice el epígrafe de Scahill: “La guerra es un negocio y el negocio ha ido muy bien”.

Las guerras de Irak y Afganistán, formalmente desplegadas por coaliciones multinacionales, pero en verdad lideradas por las fuerzas armadas de Estados Unidos, marcaron el uso abierto de ejércitos privados (mercenarios), pagados con dineros federales por Washington. Para inicios del 2008 había en Irak más contratistas privados (se calculan 190,000) que tropas regulares del ejército. Según un informe del Congreso de ese país, en la guerra del Golfo Pérsico se pagaron 85,000 millones de dólares en el período 2003-2007, lo cual representa el 20% de todo lo desembolsado por Estados Unidos en esa contienda.

Otro gran motivo que fundamenta este crecimiento es de orden político: resentida aún del síndrome de Vietnam (con alrededor de 60,000 muertos), la clase dirigente estadounidense y su administración federal prefieren ocultar el número de bajas en sus aventuras bélicas. Los contratistas, al no ser soldados regulares de sus fuerzas armadas, pasan más desapercibidos para lo opinión pública.

Existe otro motivo más, no muy explícito, pero de gran peso: los mercenarios, por no ser miembros de una fuerza regular sino personal “independiente”, no están sujetos a regulaciones internacionales que norman las guerras, como las Convenciones de Ginebra. Si bien Estados Unidos firmó esos tratados, no los ratificó, por lo que no se somete a ellos. De esa cuenta, los ejércitos privados están en un cierto limbo legal, lo cual les excluye del Derecho Internacional. Así, las tropelías y excesos que puedan cometer (y que de hecho cometen) quedan relativamente fuera de toda normativa. Ejemplos al respecto hay numerosos. La tristemente célebre empresa Blackwater, ahora rebautizada Academi para borrar su anterior mala imagen, está asociada a los peores crímenes de guerra, pero pese a ello, el gobierno federal de Estados Unidos sigue asignándole millonarios contratos. La corrupción y la impunidad, como se ve, no son patrimonio de los “atrasados” países del Sur. (A título complementario: Donald Trump insiste enfermizamente en la construcción del muro en la frontera con México… ¡porque está ligado a empresas constructoras!).

Las empresas contratistas militares se especializan en todo tipo de servicio que tenga que ver con una avanzada bélica; se encargan de aspectos logísticos y aprovisionamiento de la tropa, de telecomunicaciones, tareas de enlace, vigilancia, adiestramiento de combatientes y, por supuesto, de combate abierto (las torturas o acciones “oscuras” no se declaran, pero también las hacen, como fue el caso de la famosa cárcel de Abu Ghraib, en Irak, o las operaciones encubiertas para provocar a Venezuela realizadas desde territorio colombiano, donde participan “paramilitares” de difusa procedencia). En lo tocante a lucha frontal, la experiencia de numerosas intervenciones en distintos puntos del globo muestra que efectivamente tienen una gran capacidad operativa, pues actúan al lado de las fuerzas regulares, en muchos casos con vehículos blindados, helicópteros artillados y armamento de asalto de alta tecnología.

El personal que contratan está dado, en general, por ex miembros de ejércitos con alta capacitación y experiencia de combate; muchas veces son comandos especializados, soldados de élite (a tal punto, que muchos cuerpos de estas unidades regulares de lujo se han visto afectados, dado que sus integrantes prefieren la paga de una empresa privada a la recibida en su puesto estatal). Un mercenario en algunas de estas contratistas puede llegar a cobrar 1,000 dólares diarios. El negocio de la muerte paga bien, sin dudas. ¡Eso es el capitalismo!

Dentro de las fronteras estadounidenses, después de la fiebre paranoica desatada con la caída de las Torres Gemelas en el 2001, proliferaron estas empresas privadas ofreciendo “seguridad”. De ahí que hoy es común ver a contratistas custodiando puertos, aeropuertos, cárceles y centrales nucleares. Salvando las distancias, sucede lo mismo que en un “pobre paisucho atrasado” como Guatemala; allí, ante la proliferación fabulosa de agencias de seguridad privada (¡que no pagan 1,000 dólares diarios a sus agentes contratados!), es aleccionador lo dicho por un ex pandillero: “No soy sociólogo ni politólogo, pero me doy cuenta que hay una relación entre un chavo marero al que le dan la orden de cobrarle extorsión a todas las tiendas de una comunidad y el diputado que tiene una agencia de seguridad, y al día siguiente está ofreciendo sus servicios”.

El negocio de la guerra, o si se quiere, el negocio de la violencia –que se alimenta del miedo de la gente– da muy buenas ganancias. Palabras altisonantes como libertad, democracia, derechos humanos y otras preciosuras por el estilo, quedan perforadas por los disparos. “Donde hay balas sobran las palabras”, rezaba una pinta callejera en algún arrabal latinoamericano. Lamentablemente, es cierto.

Blog del autor: https://mcolussi.blogspot.com/

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Una Junta Electoral admite la Objeción de Conciencia como causa para no formar parte de una Mesa de votación

12 April, 2019 - 00:00

Según informa El Confidencial, la mujer había sido designada suplente de vocal de una mesa electoral de la localidad, para las elecciones autonómicas del próximo 25 de septiembre.

Disconforme con dicha designación, presentó alegaciones con los motivos que, según su criterio le impiden aceptar el cargo. En esencia, solicitaba que se permita que “una persona que no cree en este sistema y que no quiere participar en él pueda hacerlo y no esté cometiendo un delito por ello.”

Alegación de objeción de conciencia

En su escrito la mujer exponía que “He decidido no participar de este sistema, ni votando ni como cargo electoral: mi conciencia y mis ideales me lo impiden.”

Por ello, argumenta, rechaza participar en algo “que asfixia alguna de las expresiones más privadas y profundas de mi humanidad: mi conciencia y mi libertad”

La mujer explica que “Soy una persona partidaria de la democracia y, por tanto, de la política que hacemos entre iguales… Por ello, no puedo dejar de estar en desacuerdo con el actual sistema político y electoral, no puedo dejar de ver a los políticos profesionales como usurpadores de la soberanía popular”

Y se presenta como partidaria “frente a las elecciones promovidas por el estado”, de la “autogestión y el asamblearismo, la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común y el mutuo esclarecimiento sin el que no puede existir la democracia.”

Y concluye que “Si considerara que vivimos en un sistema digno con imperfecciones subsanables, no dudaría en participar en el él y aportar mi granito de arena en mejorarlo, continúa, pero no es este el caso. La corrupción del sistema no afecta a sus accidentes, sino a su misma esencia; es decir, es intrínseca a él”.

Por ello solicitó la revocación de su nombramiento como suplemente de primer vocal.

Excusa justificada

En un breve escrito de fecha 6 de septiembre, la Junta Electoral de Zona admitió dicha excusa “por estar debidamente justificada”, por lo que resuelve que la mujer “no tendrá que desempeñar el citado cargo, quedando liberada de comparecer” el día de las elecciones autonómicas.

¿Qué dice la legislación electoral?

Según el artículo 26 de la Ley Orgánica 5/1985, del Régimen Electoral General, la formación de las Mesas compete a los Ayuntamientos, bajo la supervisión de las Juntas Electorales de Zona.

Cada Mesa Electoral está formada por un Presidente y dos Vocales, más sus respectivos suplentes, designados “por sorteo público entre la totalidad de las personas incluidas en la lista de electores de la Mesa correspondiente, que sepan leer y escribir y sean menores de setenta años” (si bien a partir de los sesenta y cinco años de edad podrán manifestar su renuncia en el plazo de siete días).

Los cargos del Presidente y Vocal de las Mesas Electorales son obligatorios (art. 27 LO 5/1985), sin bien, una vez designados “disponen de un plazo de siete días para alegar ante la Junta Electoral de Zona causa justificada y documentada que les impida la aceptación del cargo.”

Estas Juntas Electorales de Zona están compuestas por tres Vocales, Jueces de Primera Instancia o Instrucción designados por la Sala del Gobierno del Tribunal Superior de Justicia respectivo y por dos Vocales designados por la Junta Electoral Provincial, entre Licenciados en Derecho o en Ciencias Políticas y en Sociología, residentes en el partido judicial (art. 11).

La Junta resuelve debe resolver sobre las alegaciones presentadas en el plazo de cinco días, en decisión contra la que no cabe ulterior recurso, “sin perjuicio de la potestad de unificación de criterios de la Junta Electoral Central”.

La Junta deberá motivar sucintamente las causas de denegación de las excusas alegadas por los electores para no formar parte de las Mesas.

¿Qué es la objeción de conciencia?

El derecho a la objeción de conciencia se incluye en el art. 30.2 de la Constitución Española, como la negativa a la prestación del servicio militar por motivos de conciencia, éticos, morales, filosóficos u otros análogos, si bien ha sido aplicada a otros ámbitos.

Según la sentencia del Tribunal Constitucional 160/1987, de 27 de octubre de 1987 “Se trata, pues, de un derecho constitucional reconocido por la norma suprema en su artículo 30.2, protegido, sí, por el recurso de amparo (artículo 53.2), pero cuya relación con el artículo 16 (libertad ideológica) no autoriza ni permite calificarlo de fundamental". "Su núcleo o contenido esencial -aquí su finalidad concreta- consiste en constituir un derecho a ser declarado exento del deber general de prestar el servicio militar (no simplemente a no prestarlo), sustituyéndolo, en su caso, por una prestación social sustitutoria."

"Constituye, en ese sentido, una excepción al cumplimiento de un deber general, solamente permitida por el artículo 30.2, en cuanto que sin ese reconocimiento constitucional no podría ejercerse el derecho, ni siquiera al amparo del de libertad ideológica o de conciencia (artículo 16 Constitución Española) que, por sí mismo, no sería suficiente para liberar a los ciudadanos de deberes constitucionales o “subconstitucionales” por motivos de conciencia, con el riesgo anejo de relativizar los mandatos jurídicos. Es justamente su naturaleza excepcional -derecho a una exención de norma general, a un deber constitucional, como es el de la defensa de España- lo que le caracteriza como derecho constitucional autónomo, pero no fundamental, y lo que legitima al legislador para regularlo por Ley ordinaria “con las debidas garantías, que, si por un lado son debidas al objetor, vienen asimismo determinadas por las exigencias defensivas de la comunidad como bien constitucional.”

En este sentido, como dijo la Sentencia del Tribunal Constitucional 15/1982 el derecho a la objeción de conciencia no consiste fundamentalmente en la garantía jurídica de la abstención de una determinada conducta (la del servicio militar), sino que ese derecho introduce una excepción que ha de ser declarada efectivamente existente en cada caso. Se añade, asimismo, por la referida Sentencia que “la objeción de conciencia exija para su realización la delimitación de su contenido y la existencia de un procedimiento regulado por el legislador en los términos que prescribe el artículo 30.2 de la Constitución Española, con las debidas garantías”.

Fuente:http://noticias.juridicas.com/actua...

Ver también en Tortuga:

¿Por qué y cómo hacer Objeción de Conciencia Electoral?

Categorías: Tortuga Antimilitar

Una maestra de Almenara (Castelló) evita que su clase participe en una actividad militar

11 April, 2019 - 21:39

a. t. | almenara

La Unidad de Transmisiones y de Enfermería del ejército, con base en Manises, se encuentra esta semana de maniobras en Almenara desempeñando diversas labores operativas entre las que se encuentran conocer la población así como sus montañas o la línea XYZ. Dentro de las actividades previstas durante la semana, los militares que pertenecen al área de telecomunicaciones así como al área sanitaria visitaron el martes el Colegio Juan Carlos I y explicaron a los alumnos cómo se monta una tienda de campaña, cómo curan a los heridos o su participación en la extinción de incendios o inundaciones.

Como indicaron desde el consistorio, los alumnos del centro pudieron ver una parte del material que se utiliza para sofocar incendios como el que sucedió hace dos años en la Serra d'Espadà o bien cómo se hizo y qué materiales se utilizaron para rescatar personas en inundaciones recientes como las sucedidas en Mallorca.

Toda una serie de explicaciones que los alumnos de 5ºA del Colegio Juan Carlos I no pudieron conocer en primera persona ya que su maestra, Carmen San Onofre –que es concejal de Compromís en el municipio–, decidió que su clase no participaría en dicha actividad.

Como ella misma explicó a este diario, «la actividad se nos presentó al claustro, no resaltaron nada positivo de la actividad, y cada uno tiene poder de decisión de aceptar o no las actividades y yo ya indiqué hace unas semanas que mi curso no participaría». La docente incidió en que «trabajamos por la paz y el respeto, unos valores que no están vinculados con el tema militar».

Después de la decisión tomada, San Onofre no recibió ninguna crítica por parte del centro educativa, y como la misma añadió, «los alumnos vieron que se estaba realizando la actividad, yo les dije que no íbamos a participar y no protestaron».

Pero, a pesar de que en el centro no se había creado ninguna problemática al respeto, Carmen San Onofre se sorprendió al ver en el perfil de Facebook de la Policía Local de Almenara cómo señalaban a su persona por no haber participado en la actividad. En el comentario de la policía se podía leer lo siguiente: «La Unidad de Transmisiones de Marines, se encuentra de maniobras. Durante esta semana estos hombres y mujeres visitarán el Colegio, la línea XYZ, nos ofrecerán cursos y revisarán todas nuestras montañas a pie. Gracias por elegirnos y bienvenidos. Lástima que a 5 A no les hayan dejado bajar».

Este comentario suscitó toda una serie de críticas por señalar la decisión de la profesora y la misma docente indicó que «han realizado un juicio de valor que no creo que se tendría que haber dicho en el perfil público de la policía local».
Respaldo de Compromís

El concejal y portavoz de Compromís en Almenara, Quique Castelló, comentó al respecto que Carmen San Onofre «es un claro ejemplo de pacifismo y educación frente a quienes quieren dividir» y dijo que pedirán al equipo de gobierno explicaciones en el pleno sobre este señalamiento público hacia una docente. Castelló finalizó diciendo que « a mí me hubiera gustado ser de 5ºA».

Fuente: https://www.levante-emv.com/castell...

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Por qué y cómo hacer Objeción de Conciencia Electoral?

11 April, 2019 - 15:00

Ante el periodo electoral que se nos avecina, reeditamos este artículo publicado en Tortuga en junio de 2016.

Ya está hecho el sorteo electoral y empiezan a llegar cartas a aquellas personas cuya presencia requiere el estado para formar parte de las mesas. Si te llega la notificación, pero tu conciencia te impide o dificulta formar parte de la mesa electoral, no dudes en contactar con Tortuga.

E-mail: tortuga@nodo50.org

Teléfono: 644 469 314

Además, aquí te explicamos qué puedes hacer:

BREVE GUÍA PARA HACER OBJECIÓN ELECTORAL

Grup Antimilitarista Tortuga

1. ¿Por qué hacer Objeción Electoral?

Quizá la respuesta sea más sencilla de lo que, a priori, parece: porque ninguna persona debería verse obligada a actuar contra su criterio ético; es decir, nadie debería ser forzado a hacer algo que le parezca incorrecto.

El estado español fuerza bajo pena de multa o cárcel a que determinadas personas, elegidas por sorteo, organicen el funcionamiento de sus mesas electorales, ya sea en los comicios municipales, autonómicos, estatales o europeos.

Sin embargo, no son pocas las personas a las que su conciencia les dificulta o impide participar en un proceso electoral, tanto como votantes como en la presidencia o vocalía de una mesa.

Los motivos para oponerse a formar parte de este proceso son muchos y variados. Algunos atacan al sistema político en sí; otros a sus políticas concretas. De este modo podemos negarnos a participar en una mesa electoral porque nos indigna la corrupción instalada en la administración, porque pensamos que gane quien gane no desaparecerá la desigualdad social ni entre personas ni entre zonas del planeta o, sencillamente, porque consideramos que el actual sistema político no es democrático ni representativo.

No es democrático porque en una democracia las personas participan en la toma de decisiones en los asuntos que les afectan; no se limitan a votar una vez cada cuatro años.

No es representativo porque las decisiones importantes no se toman únicamente en el ayuntamiento o en el parlamento, sino también, por ejemplo, en los consejos de administración de las grandes empresas. ¿Elegimos a los directivos de Telefónica o Repsol?

Además, podemos oponernos a que el estado no busque nuestra colaboración para formar sus mesas electorales, sino que nos fuerce a participar en ellas.

2. ¿Cómo hacer Objeción Electoral?

Hacer Objeción Electoral no consiste únicamente en desobedecer la imposición del estado de formar parte de una mesa electoral. Consiste en negarse a formar parte de ella por motivaciones éticas y comunicárselo a la administración y a la sociedad. Debe quedar claro que no buscamos librarnos de pasar un día entre papeletas, sino que denunciamos conscientemente una injusticia.

Frente a la coacción y manipulación del poder, la Objeción Electoral busca comunicación y verdad. No en vano, vive dentro de la tradición de la la Desobediencia Civil.

La Desobediencia Civil es una herramienta de la Noviolencia. Consiste en incumplir y quebrantar pública y colectivamente una ley o norma que se considera injusta buscando su superación por la sociedad. La Desobediencia Civil no busca la represión, pero la asume cuando llega e intenta rentabilizarla como medio para comunicar con la conciencia de la mayoría de personas de la sociedad.

Por supuesto, no hay un único método para llevarla a cabo, pero desde Tortuga, inspirándonos en otras campañas de Desobediencia Civil, os proponemos el siguiente.

2.1. Preparación personal

Debemos ser conscientes de que si nos declaramos personas objetoras al sistema electoral estamos desobedeciendo la ley. Ello implica que desde el poder puedan tomar medidas en nuestra contra. Antes de hacer la objeción debemos estar dispuestos a pagar fuertes multas o, incluso, a ir a prisión. No es seguro que esto ocurra, pero existe la posibilidad.

2.2. Apoyo social

Además de la toma de conciencia personal es importante que contemos con personas o grupos que nos ayuden en nuestro proceso. Así queda claro que la injusticia del sistema no afecta a una sola persona, sino que es un problema social.

2.3. Presentación de excusa a la junta electoral

Unas tres semanas antes de la celebración de las elecciones nos llegará la notificación que comunica que debemos formar parte de una mesa electoral. A partir de ese momento se abre un plazo de siete días para presentar a la junta electoral de zona un documento en el que explicamos por qué no podemos formar parte de la mesa.

Dado que nuestra intención no es la de evitar con mentiras pasar un día recogiendo y contando votos, sino la de denunciar una injusticia y mejorar la sociedad, comunicaremos a la junta electoral nuestra verdadera motivación para no presentarnos a la mesa: nuestra conciencia nos lo impide (ver documento 1).

Lo habitual —en rarísimas ocasiones no es así— es que la junta rechace nuestras explicaciones y nos recuerde que estamos obligados a comparecer a la mesa.

2.4. Hacer pública la objeción

Rechazada nuestra petición, se dificulta gravemente (siempre nos quedará la opción nada recomendable de iniciar un proceso contencioso-administrativo) nuestro diálogo con la administración.

Este es el momento idóneo para hacer visible el problema que se nos ha planteado y que se le puede presentar a cualquiera.

Ahora haremos pública ante la sociedad (con escritos, carteles, comunicados de prensa...) nuestra Objeción de Conciencia al Sistema Electoral.

Es importante que sigamos dando la cara ante el estado y le comuniquemos que no vamos a asistir a la mesa aunque nos obliguen. Podemos presentar en el juzgado el siguiente documento (ver documento 2).

Además, podemos contar con el apoyo de unas cuantas personas que se autoinculpen en el juzgado y se declaren responsables del delito electoral que cometeremos unos días después. Podemos elegir a personas importantes en nuestra vida, ya sea por motivos políticos, de amistad, de parentesco... El riesgo legal para estas personas es prácticamente inexistente. Pueden presentar un documento similar a este (ver documento 3).

2.5. El día de las elecciones

Evidentemente, durante la jornada electoral nos ausentaremos de la mesa. Se puede aprovechar para hacer alguna actividad, pero siempre con atención a la ley electoral, pues podríamos estar incurriendo en nuevos delitos. Durante la jornada de elecciones la ley es muy dura con cualquier actividad política.

2.6. Después de las elecciones

Será necesario que las personas que nos han apoyado hasta el día de las elecciones estén dispuestas a ayudarnos mucho tiempo después. La administración puede comenzar un proceso judicial en nuestra contra. Quizá pasen años hasta que llegue el juicio. Por supuesto, en tal caso, necesitaremos disponer de representación legal.

3. Cuestiones jurídicas

3.1. Penas a las que nos exponemos

Según el artículo 143 de la Ley Electoral: “El Presidente y los Vocales de las Mesas Electorales así como sus respectivos suplentes que dejen de concurrir o desempeñar sus funciones, las abandonen sin causa legítima o incumplan sin causa justificada las obligaciones de excusa o aviso previo que les impone esta Ley, incurrirán en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses.”

Si nos declaran culpables, desde el juzgado nos impondrán una multa de seis a veinticuatro meses. El montante puede variar según la cantidad que debamos pagar por día de multa. Si no pagamos voluntariamente nos embargarán y si no pueden embargarnos nos enviarán a la cárcel. La pena de cárcel abarcará la mitad de tiempo que la pena de multa; es decir, si, por ejemplo, no pagamos ni pueden embargarnos una pena correspondiente a ocho meses de multa, nos enviarán a pasar cuatro meses en la cárcel.

Es importantísimo que sepamos que todo esto puede ocurrir, pues nuestra desobediencia está tipificada como delito electoral.

Probablemente al leer estas palabras alguien piense que sería fácil librarse de la pena de cárcel, pues es habitual que desde el juzgado no apliquen condenas de prisión menores de dos años a quienes carecen de antecedentes. Esto sólo está legalmente permitido si la pena impuesta es directamente de cárcel; es decir, no se puede hacer cuando pena de prisión viene dada por el incumplimiento de la pena de multa.

Además, aquí se expone la mayor contradicción que puede suponernos hacer Objeción Electoral. El estado puede recaudar dinero con nuestra desobediencia. Por ello, recomendamos evitar pagar la multa y que las personas no insolventes que hagan la objeción trabajen una buena campaña para sacar un buen crédito político que haga que valga la pena pagar al estado.

3.2. Estrategia judicial

Será importante que consensuemos con nuestra representación legal el discurso que queremos llevar al juzgado. Como hemos hecho en todo el proceso anterior no buscaremos evitar la condena con mentiras. Realizamos una acción política y nos responsabilizamos de ella.

Un figura jurídica que podemos usar en nuestra defensa es la del estado de necesidad.

Contacto

Para cualquier duda, puedes ponerte en contacto con Tortuga:

tortuga@nodo50.org

644 469 314

ANEXO

Podéis usar estos textos siempre que los rellenéis con vuestros datos. También os pueden servir de ayuda para redactar otros documentos más personales.

Documento 1

Excusa ante la junta electoral de zona

A LA JUNTA ELECTORAL DE ZONA DE ..............................................................

.................................., ....... de ............................................ de .....................

Hace unos días recibí la notificación por la que se me informa de que formo parte, como ....................., de la mesa electoral ............................... situada en .............................. Según el documento y el manual que se le adjuntaba, debo comparecer el .......... de ........................., con motivo de la celebración de elecciones........................, a las 8 de la mañana para la constitución de dicha mesa, así como permanecer en ella más de doce horas hasta que finalice el proceso electoral. Todo ello bajo la amenaza de “pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses” si decido no presentarme.

Sin embargo, también se abre un periodo de siete días para alegar ante la junta y exponer los motivos que impiden la aceptación del cargo. Aprovechando este hecho, comunico mediante esta carta mi OBJECIÓN DE CONCIENCIA ante esta orden. Mi intención no es otra que dirigirme de persona a persona; es decir, de igual a igual a quienes lean este documento y, así, poder explicarles los motivos que me llevan a tomar tal decisión. Por supuesto, espero que los tengan en cuenta a la hora de decidir su respuesta. Repito: me dirijo de igual a igual —creo que es lo que nos dignifica a todos los seres humanos—, no como persona desprovista de poder hacia quien se lo arroga.

Hace ya muchos años que decidí no votar: mi conciencia y mis ideales me lo impiden. Podría enumerar los motivos que me llevan a obrar de este modo y la lista sería muy larga: la desviación de dinero supuestamente público a fines privados, la desigualdad social, las ingentes cantidades de euros destinados a la represión y la muerte... Si aun así considerara que vivimos en un sistema digno con imperfecciones subsanables, no dudaría en participar en él y aportar mi granito de arena en mejorarlo, pero no es este el caso. La corrupción del sistema no afecta a sus accidentes, sino a su misma esencia; es decir, es intrínseca a él.

Soy una persona partidaria de la democracia y, por tanto, de la política que hacemos entre iguales. Y mis iguales son todos los seres humanos. Por ello, no puedo dejar de estar en desacuerdo con el actual sistema político y electoral, no puedo dejar de ver a los políticos profesionales como usurpadores de la soberanía popular y no puedo dejar de pensar que en democracia una persona no renuncia a decidir sobre los asuntos que le afectan porque deposite un voto cada cuatro años. Si a esto sumamos que muchas de las personas que forman parte del poderoso tándem estado-capital y que, por tanto, tienen poder de decisión sobre el resto, ni siquiera concurren a las elecciones, no puedo hacer otra cosa que no visitar ninguna mesa electoral, ni para votar ni para formar parte de ella.

Frente a las elecciones promovidas por el estado, propongo la autogestión y el asamblearismo, la toma de decisiones por consenso que promueve la reflexión en común y el mutuo esclarecimiento sin el que no puede existir la democracia. Solamente así podremos hacer frente al desinterés y la apatía por lo público que caracteriza a un sistema que coacciona a la gente para que forme parte de sus mesas electorales.

Por último, quisiera aclarar brevemente algunas cosas. No pretendo buscar trampas y trucos que me eximan de acatar esta orden; por supuesto, tampoco tengo la intención de causar ningún trastorno a quien decida votar. Es un simple acto de denuncia de una situación injusta y, como tal, anda por el mismo sendero que transitaron y transitarán quienes tomaron decisiones similares y quienes lo harán en el futuro. Es una simple decisión que me hace rechazar participar en aquello que asfixia algunas de las expresiones más privadas y profundas de mi humanidad: mi conciencia y mi libertad.

Con la intención de que tengan en cuenta mis consideraciones, les pido, insisto que de igual a igual, que REVOQUEN mi nombramiento como ........................ de la mesa electoral ...................... Espero su respuesta.

Atentamente y con afecto,

Documento 2

Comunicación de nuestra desobediencia a la junta electoral de zona

Yo, .........................................................., con DNI ........................................................ ME AUTOINCULPO DE NO PRESENTARME el próximo .......... de ............................ de .............. A LA MESA ELECTORAL .............................. situada en ............................. de ...................................................., a pesar de que la ley quiera forzarme a permanecer en ella desde las ocho de la mañana hasta que concluya el periodo electoral.

Entiendo que esta acción no solo no constituye ningún crimen sino que mi OBJECIÓN DE CONCIENCIA al proceso electoral es una obligación moral y espero que ayude a que la sociedad en que vivimos tome conciencia de la falsedad que se oculta en él y de la falta total de democracia que es inherente a nuestro sistema político.

Las razones que me mueven a realizar objeción electoral son las siguientes:

Vivimos en un orden político que no es democrático ni tampoco representativo.

Para que fuese democrático todas las personas de la sociedad deberíamos tener la posibilidad de opinar y decidir sobre los asuntos que nos afectan. Podemos perfectamente organizarnos para que haya espacios donde poder opinar y medios para desarrollar una toma de decisiones participativa. En su lugar recibimos el dudoso honor de elegir cada cierto tiempo a unas pocas personas que tomarán absolutamente todas las decisiones en nuestro lugar sin tener que consultarnos jamás.

Para que fuese representativo al menos, las personas de la sociedad deberíamos poder elegir a nuestros representantes en condiciones de igualdad y con pleno acceso a la información. El control casi absoluto de los medios de comunicación en manos de la minoría que dirige la sociedad se utiliza para filtrar esa información. También para que haya un bombardeo publicitario masivo de unos pocos partidos políticos todos los días del año. En esta situación elegir representantes no es un acto libre para casi nadie, sino más que condicionado, como se prueba con que siempre salgan mayoritariamente elegidos esos pocos partidos deseados por el poder y no otros.

Por ello pensamos que hay que dar la espalda a esta ficción de democracia que han montado para engañarnos y seguir gobernando nuestras vidas.

Este es el contexto ideológico en que se enmarca mi no colaboración, la cual invito a compartir al resto de la sociedad comenzando por quienes conozcan este escrito.

Atentamente, ......................................

.................., ............... de ......................................... de .........................

Documento 3

Autoinculpación de terceras personas

Yo, ........................................................., con DNI ..................................................................., ME AUTOINCULPO DE HABER INDUCIDO DIRECTAMENTE a ................................ a no presentarse el próximo .......... de ......................... de ................... a la mesa electoral ....................
situada en .................................. de ..........................................., en la cual la ley quiere obligarle a permanecer desde las ocho de la mañana y hasta que concluya el periodo electoral debido a su designación como ..................... de la misma.

Entiendo que la acción de .............................. no solo no constituye ningún crimen sino que su OBJECIÓN DE CONCIENCIA al proceso electoral es digna de aplauso y necesaria para que la sociedad en que vivimos tome conciencia de la falsedad que se oculta en él y de la falta total de democracia que es inherente a nuestro sistema político.

Las razones que me mueven a inducir a .............................................. a realizar objeción electoral son las siguientes:

Vivimos en un orden político que no es democrático ni tampoco representativo.

Para que fuese democrático, todas las personas de la sociedad deberíamos tener la posibilidad de opinar y decidir sobre los asuntos que nos afectan. Podemos perfectamente organizarnos para que haya espacios donde poder opinar y medios para desarrollar una toma de decisiones participativa. En su lugar recibimos el dudoso honor de elegir cada cierto tiempo a unas pocas personas que tomarán absolutamente todas las decisiones en nuestro lugar sin tener que consultarnos jamás.

Para que fuese representativo al menos, las personas de la sociedad deberíamos poder elegir a nuestros representantes en condiciones de igualdad y con pleno acceso a la información. El control casi absoluto de los medios de comunicación en manos de la minoría que dirige la sociedad se utiliza para filtrar esa información. También para que haya un bombardeo publicitario masivo de unos pocos partidos políticos todos los días del año. En esta situación, elegir representantes no es un acto libre para casi nadie, sino más que condicionado, como se prueba con que siempre salgan mayoritariamente elegidos esos pocos partidos deseados por el poder y no otros.

Por ello pensamos que hay que dar la espalda a esta ficción de democracia que han montado para tenernos engañados y seguir gobernando nuestras vidas.

Este es el contexto ideológico en que se enmarca la no colaboración de ....................................... que yo apoyo personalmente e invito a compartir al resto de la sociedad comenzando por quienes conozcan este escrito.

Atentamente,

........................., .......... de .............................. de ................

Ver también:

Manifiesto por la Objeción de Conciencia Electoral

Ver también:

Objetores y objetoras electorales 2014

Categorías: Tortuga Antimilitar

Nueva masacre saudí de escolares en Yemen

11 April, 2019 - 00:00

Youssef al Hazzari, portavoz del Ministerio de Salud Pública y Población de Yemen, dijo que al menos 13 personas perdieron la vida y otras 92 resultaron heridas después de que aviones de combate saudíes lanzaran ataques aéreos contra un área del distrito de Sawan de Sanaa, la capital, el domingo por la tarde. Él dijo que la mayoría de las víctimas eran escolares.

Hazzari también condenó el incidente como un crimen de guerra, y dijo: “En el Día Mundial de la Salud, el 7 de abril, que lleva el eslogan “Salud para todos”, la coalición de agresión liderada por los saudíes conmemoró el evento de una manera bien conocida”.

Él hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que asuma su responsabilidad por los crímenes cometidos por Arabia Saudí y sus aliados regionales contra el pueblo yemení.

Mientras tanto, el ministro de Salud de Yemen, Taha al Mutawakel, dijo que la masacre pone de manifiesto la total indiferencia de la coalición liderada por los saudíes hacia los tratados y leyes internacionales y humanitarios.

Mutawakel reiteró que el hecho de que la comunidad internacional no haya impuesto sanciones contra los perpetradores de tales crímenes los alienta a continuar atacando a los civiles yemeníes.

El responsable yemení pidió a las organizaciones humanitarias internacionales que condenen la masacre, que no guarden silencio en relación a los crímenes cometidos contra la nación yemení y que presionen para detener la agresión liderada por los saudíes.

El ministro de salud de Yemen destacó además la importancia de las medidas efectivas para hacer que los responsables de estos crímenes rindan cuentas ante los tribunales internacionales.

A comienzos del domingo, una mujer murió también y otras dos resultaron heridas cuando un avión militar saudí atacó una vivienda en el distrito de Dimizz Khadir, en Ta'izz.

Arabia Saudí y varios de sus aliados regionales lanzaron la devastadora campaña contra Yemen en marzo de 2015, con el objetivo de llevar al poder al ex presidente Abd Rabbuh Mansur Hadi y aplastar el movimiento huzí Ansarulá. Sin embargo, han cosechado un fracaso militar contra las fuerzas yemeníes.

Fuente: http://canarias-semanal.org/art/249...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Del 15M a Vox.

11 April, 2019 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Estadísticas de logros del FMI

11 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

“La Guerra Empieza Aquí”, armas con label vasco

10 April, 2019 - 00:00

El estreno del documental “Gerra Hemen Hasten Da – La Guerra Empieza Aquí”, dirigido por Joseba Sanz, podrá verse el jueves 24 a las 20:00 horas en la Sala 1 de los cines Florida en Vitoria. La película se engloba dentro de la campaña “Armas Eusko Label Para la Guerra” que se celebra hasta el 2 de febrero, y que está organizada por una docena de grupos a favor de los derechos de las personas migrantes y antimilitaristas de todo Euskadi.

El trabajo nace a partir de la negativa por motivos éticos del bombero Ignacio Robles, miembro de Greenpeace, que en marzo de 2017 se negó a participar en un embarco de armas con destino a Arabia Saudí en el Puerto de Bilbao. Una acción que le costó la apertura de un expediente para evitar que otros compañeros pudieran hacer algo parecido. Una situación que ha concluido tras una instrucción que ha durado un año y que finalmente ha quedado en una falta leve. Robles se enfrentaba a una petición de seis años de suspensión.

La acción de Ina Robles, puso en sobre aviso a varios colectivos sociales del hecho de que desde Euskadi se enviaban regularmente armas destinadas al conflicto de Yemen que eran usadas, en muchos casos, contra la población civil.

La idea de realizar el documental surgió en el seno de la Comisión “La guerra empieza aquí”, formada por miembros de Ongi Etorri Errefuxiatuak-Bizkaia y el grupo antimilitarista KEM-MOC de Bilbao. Fue financiada gracias a un crowdfunding con el apoyo de 231 personas, que aportaron 12.806 euros.

Una película que además de recoger el testimonio de Ignacio Robles, cubriera las movilizaciones que se realizaban en torno al Puerto. También se vio la necesidad de contextualizar la historia y el presente de la producción de armas en Euskal Herria.

Finalmente, para vincular la realidad cercana con aquella en Yemen, se consiguió rodar en Sana'a, con un equipo local dirigido desde Euskadi, ante la imposibilidad de entrar en el país, y gracias a la colaboración de la ONG Solidarios Sin Fronteras.

Faten Al Osimi es el personaje yemení que, junto a Ignacio Robles, muestra el lado más humano de la realidad de la guerra. Faten, una mujer yemení de a pie, intenta ayudar a sus compatriotas con repartos de comida e instalando depósitos de agua, en un país destruido por la guerra y asolado por el cólera y otras enfermedades.

En Euskal Herria hay un centenar de empresas que fabrican o participan en la producción de armas. Facturan 500 millones de euros anuales y exportan el 80% a países como Arabia Saudita, que las utiliza contra la población civil yemení, y se encuentra entre el principal cliente del estado en este sector.

Una docena de colectivos antimilitaristas, ecologistas y ONGs, junto a Ongi Etorri Errefuxiatuak Araba han denunciado recientemente esta ‘industria de la muerte' y la complicidad de las instituciones vascas. Al mismo tiempo, han hecho un llamamiento a la ciudadanía a informarse y participar en la campaña #ArmasEuskoLabel para la guerra.

Entre las empresas señaladas por los colectivos destacan: ITP y AERNNOVA en un ámbito aeroespacial; SENER misiles y electrónica militar; SAPA tanques de guerra y vehículos; y DASSAULT y TURBOMECA ubicadas en el País Vasco Francés.

La mayoría del material armamentístico “made in Euskadi” se vende a países europeos y de la OTAN, aunque un tanto por cierto es comercializado a naciones que se encuentran en conflictos armados como: Arabia Saudita, Turquía, Israel o Egipto.

Educación en las armas

Desde las organizaciones, han querido remarcar la implicación pública y privada, así como su mala praxis. El Gobierno vasco utiliza sus redes comerciales y concede ayudas públicas para la industria armamentística. Diferentes bancos invierten y les financian. Universidades públicas y privadas, así como ciertos centros de formación profesional, tienen convenios de colaboración con estas compañías para investigación y producción.

Del mismo modo, preguntan a la sociedad vasca cómo es posible que el presidente de un importante equipo de fútbol, tenga un cargo en la dirección de una empresa que fabrica tanques de guerra. Así como nos plantean si sabemos dónde invierten los bancos nuestros ahorros, y si plantearíamos a las empresas de producción militar su reconversión a otros sectores.

La media anual de muertes por conflictos armados está en torno a las 150.000 personas. 70 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares para salvar la vida. Una (mínima) parte se embarca en tránsitos cada vez más largos y peligrosos en los que perecer en el intento se ha convertido en una constante (se calculan un mínimo de 2.000 personas muertas en el Mediterráneo en 2018). Y, si logran llegar al norte global, el panorama no es más halagüeño: criminalización, persecución, pobreza extrema, alegan los colectivos.

Nuestro derecho al trabajo no puede estar por encima del derecho a la vida y a la libertad de otras personas. Esto es incuestionable. Exigimos por tanto la reconversión de la industria militar vasca en producción para el uso civil, atendiendo a criterios éticos, sostenibles y solidarios, que busquen reconvertirnos también en una sociedad en la que la vida de las personas esté en el centro.

Los grupos firmantes entre los que se encuentran Askapena, Bake Ekintza Antimilitarista, Bardenas Libres, Emakumeok Gerraren Aurka, Gasteizkoak, Greenpeace, Iruña Harrera Hiria, KEM-MOC, La Guerra Empieza Aquí, Ongi Etorri Errefuxiatuak, OXFAM Intermon, SETEM han exigido a las instituciones vascas una acogida real para todas las personas que llegan a nuestras tierras, con políticas que garanticen una integración real a todos los niveles.

Si nuestras bombas son responsables de que miles de personas se vean obligadas a desplazarse de forma forzosa, tenemos el deber de construir ciudades y pueblos de acogida.

#ArmasEuskoLabel para la guerra

El negocio de la guerra

Datos ofrecidos por la Agencia Tributaria y la Cámara de Comercio, establecen que en Euskadi en 2016 se vendieron armas por un valor cercano a los 85 millones de euros, casi el doble que Catalunya, segundo en el puesto de ventas armamentísticas del estado.

Tres cuartas partes de las armas fabricadas en Euskadi se venden a Egipto, Turquía o Arabia Saudí – en este último caso por un valor de 116 millones de euros en el global del estado -. Territorios que directa o indirectamente están en conflicto.

Otra cifra que sorprende es que el 50% de las armas ligeras que exportan las empresas nacionales son de procedencia vasca.

El Ministerio de Economía, reconocía en 2016 que el número de ventas de armas subió en un 8.9% respecto al 2015, alcanzando un beneficio de 4.051,8 millones de euros.

Fuente: http://eldiariosolidario.com/la-gue...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Dimos un paseo "per l'horta dels moros"

9 April, 2019 - 00:00

Como último acto de las Jornadas de Cultura Popular ilicitana "El Sarangollo", convocadas por El Margalló-Ecologistes en Acció y el Grup Antimilitarista Tortuga, realizamos el itinerario cultural y natural "Un passeig per l'Horta dels Moros"

Guiada por el investigador local Adolfo Quiles, la actividad, consistente en conocer la historia de la cultura del riego del Camp d'Elx en la márgen derecha del río Vinalopó, arrancó a primera hora de la mañana desde el Pont de Barrachina. En el primer tramo de la excursión recorrimos la ribera del río Vinalopó desde dicho puente, en dirección a su desembocadura por la pedanía de Algorós. Además de observar la vegetación de ribera, también conocimos la cultura de los azudes (sucesivos represamientos del río de cara a retener y desviar caudales en situaciones de avenida) y su red de canalizaciones para derivar las aguas captadas. Este tipo de construcciones hidráulicas en nuestra ciudad son muy antiguas. Tuvimos la ocasión de visitar l'Assud d'Argamassa, que algunos expertos datan en fecha romana.

Pont de Barrachina (Elx)

Dos ejemplares de Xop Il·licità (Populus Euphratica)

Assud dels moros

Assud d'argamassa

Tras un receso para almorzar, la segunda parte de la ruta consistió en internarse en las zonas de huerta que, tras la conquista cristiana de la ciudad, fueron adjudicadas a la población musulmana. Estas huertas se regaban con una sexta parte de las aguas del río Vinalopó (los colonos cristianos asentados en la margen izquierda retenían nueve doceavas partes, quedando una para abasto urbano), que llegaba a ellas a través de la Sèquia Marxena. Recorrimos lo que queda del trazado de dicha acequia histórica, así como algunos de sus partidores y ramales. También conocimos la interacción de esta red histórica de abasto de aguas del Vinalopó, con las más recientes de Riegos El Progreso y Riegos de Levante, dedicadas desde principios del siglo XX a bombear aguas del río Segura desde los embalses de El Fondò d'Elx.

Sèquia Marxena

Hay que añadir que el tiempo amenazante nos respetó y disfrutamos de una plácida y entretenida mañana que fue culminada con una comida.


Más sobre Tortuga

Categorías: Tortuga Antimilitar

Radiografiamos la Industria Militar. Ese espectacular caso de éxito (V)

9 April, 2019 - 00:00

JCR - Amigos de Tortuga

Retomamos la idea de radiografiar las entretelas de nuestra letal industria militar.
Ahora le toca el turno a los enormes estímulos y mimos de que goza tan provechoso negocio.

Porque la industria militar, ese oligopolio cacofónico e inmoral que tan bien sirve a los intereses lucrativos y de poder de ese entramado de intereses militar-industriales-políticos e institucionales, goza de buena salud por dos dinámicas que, aunque curiosas, tienen bien poco de inocentes. A saber:

  • Que cuenta con el mimo económico del poder político y las instituciones (amén del sector financiero y en agregado de fondos especulativos a la caza siempre del mejor pelotazo)
  • Y que nos endosa sus deudas y estrépitos a los paganini de siempre, que los sufrimos con el mismo silencio que otras tropelías de esta hiteligencia (con hache) que nos depreda.

Vayamos primero a las coles y luego a las hojas, como quien dice.

1) Ayudas públicas.

Consta de varias tipologías:

    • Subvenciones públicas a fondo perdido o no tanto ofrecidas desde diversos ministerios para estimular esta industria y la venta en el exterior.
    • Créditos públicos a interés «cero» para la prefinanciación de las armas que los sucesivos gobiernos le encargan para nutrir nuestro arsenal propio.
    • Subvenciones y ayudas que les atizan las diversas comunidades autónomas.
    • Exenciones de impuestos que la ley les ofrece.
    • Privilegios por erradicación en «zonas de interés para la defensa».
    • Algunas pequeñas ventajas que los municipios les ofrecen por quedarse en sus términos.

Como el entramado de estos apoyos tan dispendiosos es, además, endiabladamente opaco, me las he visto y deseado para poder ofrecer en la radiografía un cuadro completo, cosa que encima, a pesar del tiempo y mal humor que se me ha puesto en el empeño, no he conseguido del todo, de modo que, como en todo lo militar, debo advertir que lo que se expone son pinceladas, aproximaciones, pendientes de completar (y ojalá salga alguien desde dentro del activismo antimilitarista que le eche un poco de ganas al asunto y ayude a expurgar estos temas, pues es relativamente importante, o al menos no menos que otros aspectos, dado que eso de que la guerra empieza aquí tiene tanto que ver con estas prácticas como, pongamos por caso, el bombardeo de un campo de tiro para entrenar los ingenios de guerra o la descarada promoción pública de valores culturales patriarcales y militaristas).

- a) Subvenciones públicas:

Valga de ejemplo la línea de subvenciones que ofrece el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial, (CDTI), dependiente actualmente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades y antes del ministerio de Industria y Energía y las distintas nomenclaturas con que han ido llamando a este.
El CDTI teóricamente tiene como misión promover la innovación tecnológica e industrial de las empresas «españolas» (ya hemos visto que la españolidad de las empresas españolas de defensa es un tanto «sui géneris») y para ello cuenta con una línea de subvencion es a empresas.
CDTI utiliza para sus ayudas a empresas con fondos propios y otros que gestiona procedentes de la UE y cuenta con varias líneas de apoyo a esta labor:

  • Préstamos bonificados (a largo plazo y con interés muy por debajo del que ofrece el mercado)
  • Ayudas «parcialmente» reembolsables
  • Subvenciones a fondo perdido
  • Capital riesgo, capitalizando empresas para fomentar su crecimiento.

Además de estos, cuenta con la gestión de programas financiados desde Europa para i+d+i (procedentes de los Fondos estructurales, así como del Banco Europeo de Inversión) que, por disposiciones incluidas en el último presupuesto europeo, también pueden darse (antes no) a empresas militares.
Pues bien, ¿de cuál de estas fuentes de pasta gratis o muy barata no se beneficia la industria militar?

Si han pensado que de ninguna no han acertado. CDTI, hasta donde he podido enterarme, no participa del capital-riesgo de la industria militar. No olviden que es un oligopolio y no quiere competidores., aunque sí que se define como responsable« de los retornos tecnológicos derivados de dicho programa, en colaboración con la Gerencia de Cooperación Industrial, empresa del Ministerio de Defensa. Este programa ofrecerá a la industria española la oportunidad de acceder al mercado norteamericano, complementando así a los programas de retornos indirectos Hispasat, que han consolidado las relaciones comerciales de España con los grandes consorcios europeos del sector espacial», si es que hacemos caso a la propia información que ofrece este centro en su propia página web, en la ruta https:// www.cdti.es/index.asp?MP=101&MS...).

Interesa destacar que, conforme a diversos análisis, el CDTI destina nada menos que el 40% de su actividad de apoyo a programas o empresas relacionadas con el ámbito militar, lo cual no es moco de pavo.

Como botón de muestra del goteo de proyectos apoyados por CDTI; sólo en marzo de 2019 contamos con tres proyectos de Airbus Defence and Space SAU:

  • AIRBUS DEFENCE AND SPACE SAU: para reabastecimiento en vuelo mediante manguera TP
  • AIRBUS DEFENCE AND SPACE SAU para el proyecto Alhambra-TBF (transistorios de baja frecuencia) TIC
  • AIRBUS DEFENCE AND SPACE SAU para simulación de pruebas funcionales basada en Model-Based

Y en Diciembre de 2018 son dos nuevos proyectos de Airbus los que cuentan con aportaciones del CDTI

  • AIRBUS DEFENCE AND SPACE SAU para el proyecto REF-FLEX (1/2) MQM
  • AIRBUS DEFENCE AND SPACE SAU para el proyecto OVERBRAID, Photonics,, Radio-Over-Fiber form electrical Assemblies TP
  • En el mismo mes de marzo otro proyecto de interés militar, para COMPUTADORAS, REDES E INGENIERÍA SA destinado al desarrollo de electrónica de control de momento inercial (CMGE) para satélites de observación de tierra minimizando el impacto de la regulaciñon de EEUU a la exportación, y una cuatra a AISECH SPACE SL para sofware de vuelo para el proyecto “prometheus” TIC.

Si acudimos a los datos de la memoria del CDTI referida a 2017, por acotar el asunto, comprobamos la existencia de diversas líneas de apoyo destinadas a PYMES relacionadas con el sector de la defensa. Los mismos datos pueden encontrarse en los anteriores ejercicios, aunque aquí no vamos a detenernos a destacarlos

Advertimos que este listado sólo contempla empresas que tienen vinculación con el sector de la defensa y sólo en el catálogo de apoyo a pequeñas y medianas empresas (las grandes empresas trocean su actividad en empresas menores para acceder a estas), lo que indica que no contemplan las grandes ayudas a las empresas más importantes de este sector.

En 2017 el periódico El Confidencial hizo un estudio de las 528 últimas subvenciones del CDTI a las industrias españolas referidas a innovación, para sacar la conclusión de que las mayores adjudicatarias en cuantía económica son las del sector de la defensa, que se lleva, ya lo hemos dicho, más del 40% del total subvencionado, un pellizco que no es de monja precisamente.

Si nos fijamos en los PGE de 2018, el gobierno destinó en ellos 202 millones de euros a proyectos aeronáuticos y aeroespaciales que fundamentalmente gestionan las empresas del sector industrial-militar. A ellos se unieron los 7 millones destinados al «Programa Nacional de Observación de la tierra» que es una inyección para la financiación de los satélites «Paz» e «Ingenio», más otros 530 millones de euros para la «Red Cervera» de la que moja también la industria militar española en una cuantiosa proporción. Todo ello sin olvidar que el INTA, un organismo autónomo militar propiedad del Ministerio de Defensa, contó en 2018 con 189 millones de euros para su actividad de investigación y desarrollo industrial-militar.
Siguiendo con los PGE, la partida específica de apoyo a la industria militar (programa 464B) ha aportado en los últimos cinco años la cifra nada despreciable de 6.385´15 Euros, con arreglo al siguiente cuadro:

- b ) Créditos a interés cero a la industria militar

El segundo mecanismo, ya hemos hablado de él en otras entregas, es el encargo de diversos tipos de armas por parte del Ministerio de Defensa que se «prefinancian» (es decir, se adelanta el dinero) por parte del Ministerio de Industria mediante créditos privilegiados a interés «cero» (es decir, que ni siquiera cubren la inflación y depreciación del dinero, lo que quiere decir que la «perdida» nos la endosan a toda la sociedad) que en teoría (en la práctica no ocurre así) deberán ser reintegrados al Ministerio de Industria por las industrias militares cuando se entregan por éstas los sistemas de armas y se pagan por parte de Defensa.

Amén del abrumador privilegio de obtener esta prefinanciación tan ventajosa (no conocemos ejemplos frecuentes de empresas a las que se privilegie con tal inyección de pasta ni tampoco ejemplos de este trato a los sufridos deudores particulares), otras tres certezas más nos acaban de mostrar el cuadro de privilegio y mimo de este tipo de industrias:

  • Como dijo el que fue Secretario de Estado de Defensa en tiempos de Carmen Chacón, en realidad los «encargos» de grandes programas de armas que España «prefinancia» no responden en una gran proporción a intereses militares o de defensa (son armas que no se necesitan) sino a intereses industriales y de otro tipo (¿?).
  • A pesar de esta significativa «prefinanciación» la deuda militar del Estado español no hace sino aumentar (ya vamos por más de 42.000 millones de euros con los nuevos compromisos de Rajoy y Sánchez)
  • Como bien denuncia la IGAE y el Tribunal de Cuentas, a pesar de los retrasos e incumplimientos en la entrega de sus «productos» por parte de la industria militar, no se aplican nunca sanciones ni descuentos en la creciente deuda.
    De modo que ya contamos con otro importante auxilio a una industria tan inmoral como deprimente.

- c) El Apoyo de las Comunidades autónomas

Mención aparte merece el capítulo de apoyo de las Comunidades Autónomas a la industria militar erradicada en sus territorios.
En este asunto, el panorama es caótico y la posibilidad de conseguir una mínima transparencia quimérica.

A pesar de muchos intentos para conocer cómo se apoya en cada comunidad autónoma a estas industrias (incluyendo algunos intentos fracasados, ¡con la iglesia hemos topado! de que algún diputado/a autonómico más o menos despistado hiciera algún tipo de pregunta al respecto) lo cierto es que contamos con poca información y mucha más sospecha.
La agencia IDEA, dependiente de la Junta de Andalucía, dependiente de la Consejería de Economía, ha ofrecido a lo largo del tiempo diversas y cuantiosas ayudas a NAVANTIA, entre otras una subvención reciente de 5.000.000 de euros en 2018. También en 2017 apoyó a Navantia mediante un convenio para la puesta en marcha del Centro de Innovación en Tecnologías de Fabricación Avanzada Aeronáutica y Naval de Cádiz, que cuenta con un presupuesto de 21 millones de euros.

En Cuanto a AIRBUS, hemos encontrado subvenciones de la misma IDEA, por importe de 386.000 euros en 2015, 15 millones en 2017 y 44,9 en 2010.
No podemos decir, por otra parte, que la Junta de Andalucía sea especialmente accesible y transparente en cuanto a estas ayudas a empresas militares.
La Comunidad de Madrid, del mismo modo, subvenciona a las industrias militares erradicadas en su suelo.
Así, existe apoyo institucional y financiero a la erradicación en Madrid del Campus Airbus España, en Getafe (donde también cuentan con apoyo municipal) con 400.000 metros cuadrados de suelo,

La industria militar goza también de subvenciones en Cataluña. Según los estudios del Centro Delàs, de 2002-2011, Cataluña subvencionó a la industria militar con mas de 11 millones de euros. Desde entonces no contamos, que yo sepa, con un rastreo suficiente de estas subvenciones pero es razonable pensar que la denuncia de Delás no habrá sido suficiente, por muy razonable que se presenta, para disuadir el gobierno catalán de inyectar un cuantioso chute económico a la industria bélica.
En cuanto al gobierno vasco, tampoco se queda atrás. Para ahorrarnos al respecto mayor explicación, remitimos a un post del colectivo Gasteizkoak en 2016 (“http://gasteizkoak.org/la-industria...) donde refleja este apoyo institucional.
Murcia, Asturias, Galicia, Comunidad Valenciana… Son otras tantas, sin duda con menor impacto de sus industrias militares, las implicadas en engrasar económicamente a las industrias militares.

- d.) Exenciones de impuestos que la ley les ofrece

No son solo los chutes económicos que las diversas instituciones y administraciones ofrecen a la industria militar. También contamos con ahorros que abaratan sus costes.

Hemos hablado del apoyo institucional de la Comunidad de Madrid al clúster de Airbus, que se erradicará en Getafe previa modificación urbanística para adecuar el suelo a sus necesidades y, de paso, abaratar sus impuestos sobre el mismo.
Esta misma operación lo ha hecho la Junta de Andalucía para beneficiar a la industria naval o aeroespacial erradicada en su territorio. Es un modo de favorecer su fidelidad territorial, pues se sabe que las industrias suelen buscar las ventajas de todo tipo que sirven a sus intereses lucrativos.

En cuanto a los impuestos, merece la pena alertar que por normativa comunitaria de la UE, los proyectos «ad-hoc» de la Agencia Europea de Defensa (EDA) están exentos del pago de IVA (conforme a Decisión del Consejo 2015/1835 de 12 de octubre). Estos proyectos son proyectos de adquisición de programas de armas que comparten varios Estados y son un fuerte estímulo para la venta de armamento más barato y con menores retornos a las arcas públicas.
También están exentas por ley las importaciones y exportaciones de armas de otros miembros de la OTAN. El Reglamento aprobado por Real Decreto 160/2008, de 8 de febrero establece las diversas exenciones que afectan a este nuevo privilegio.

Ya hemos hablado en otro momento de la escasa tributación de las empresas del ámbito militar al impuesto de sociedades, gracias al plantel de deducciones y artificios pensados para ahorrar impuestos a las empresas.
Es curioso señalar, por último, cómo el Ministerio de Hacienda tiene decretada la inembargabilidad de las empresas que desarrollan los Programas Especiales de Armamentos, lo que les blinda frente a posibles deudas con terceros gracias al papel estratégico de que gozan para fabricar las armas encargadas por el Estado.

- e) Privilegios por erradicación en «zonas de interés para la defensa»

Contamos también con el no despreciable estímulo de exenciones de impuestos locales en algunos casos.
Como es sabido, las zonas afectadas por la declaración de «interés para la defensa» no tributan por el Impuesto de Bienes Inmuebles.
Esta exención alcanza al patrimonio inventariado a favor del Ministerio de Defensa, entre el que se encuentran no pocos terrenos «cedidos» a Navantia o a otras empresas militares para el desarrollo de sus actividades.

La ley 50/1998 de 30 de diciembre, de medidas fiscales, administrativas y de orden social, establece en su artículo 54 una autorización al ministerio de defensa para enajenar factorías y fábricas, terrenos e instalaciones que a 1 de enero fueron cedidas temporalmente a las empresas públicas BAZAN, Santa Bárbara y CASA. La Disposición Transitoria Tercera de esta norma declaró afectas a los fines de defensa las instalaciones cedidas a estas empresas e incluso las empresas mismas.
Desde esta norma, los intentos municipales por cobrar impuestos de IBI a las empresas sucesoras de éstas, han topado con la exención impositiva de que gozaban por mor del interés de la defensa y con la negativa de los jueces a revocar esta tropelía. EL argumento principal con el que estas empresas gozan de exenciones municipales (unas consentidas y otras a pesar de la oposición de ayuntamientos más valientes) es que el artículo 62.1 a) del Real Decreto Legislativo 2/2004 en relación con la ley 50/98.

A su vez, se escudan en que quien teóricamente sería sujeto pasivo del pago de este impuesto, las empresas militares, resultan doblemente exentas por cuanto que son, a efectos legales, titulares de una concesión administrativa, lo que les priva del pago que de buena gana realizarían en otro caso.
De este modo, también los ayuntamientos se encuentran envueltos en este juego de ayudas a las empresas militares, que parecen tocadas por la mano de Dios.

2. Apoyo Institucional

Explicado en parte el entramado de ayudas públicas que desde las diferentes instancias institucionales se le ofrece a la industria militar, como sector estratégico y prestigioso que es, nos resta describir algunos de los muchos mecanismos de apoyo institucional con que goza esta industria.

- a) Apoyo a la venta de armas

Una de las más elocuentes ayudas de la que cuenta este sector es la que eufemísticamente refieren como apoyo a su externalización, es decir, a la colocación de armas españolas en el exterior.
Este apoyo cuenta con las más altas magistraturas entre sus aliados y así no ha sido extraño ver cómo el rey de antes y el de ahora se han prestado a introducir al sector militar en sus viajes de estado, e incluso en desatascar alguna negociación al respecto.

Ministros de industria y de defensa también han sido frecuentes negociadores de estos contratos, acompañados por una cohorte de secretarios y funcionarios y un alto séquito de señores de la guerra y militares.

Pero no es único apoyo a la venta de armas.
España ha contado con una empresa participada por el Estado encargada de la internacionalización de marras. DEFEX. Dicha empresa ha cometido, ahora se sabe, tropelías a mansalva y se encuentra actualmente empurada en los tribunales, junto con sus directivos, por tan turbios negocios.
Además, el ICEX, otra institución creada desde el Estado para internacionalización de los productos Made In Spain, también es un frecuente colaborador en esta labor de colocación de armas españolas en el exterior.
EL apoyo institucional no se para en esta labor. También los municipios, comunidades autónomas, diputaciones, secretarías de Estado y Ministerio colaboran con el papel de la industria militar promocionando actos promovidos por la industria militar y sus patronales, de los que contamos con varios ejemplos anuales, así como con ferias de armas, como las que celebraba cada dos años en Madrid HOMSEC hasta que la denuncia del antimilitarismo madrileño consiguió desenmascarar esta feria (contaba con apoyo institucional de los ministerios de defensa, interior, industria, de la Comunidad autónoma de Madrid e incluso en casi todas sus convocatorias del propio ayuntamiento de la capital) o la que actualmente tiene previsto celebrar con el nombre de FEINDEF, que cuenta en su publicidad institucional con el apoyo del Ministerio de Defensa, el de Industria y el ICEX .
El apoyo institucional a las industrias militares es vergonzoso y descarado.

- b) Puertas giratorias y cementerio de elefantes

De las puertas giratorias en el sector de la defensa ya hemos hablado en otras entregas, de modo que no necesitamos hacer mucho más hincapié.
Únicamente señalamos que el descarado puertagiratorismo sigue y sigue y ahora alcanza a altos cargos, de los que por razones comprensibles no habíamos hablado antes, del anterior Ministerio de Defensa del gobierno Rajoy, como es el caso del exsecretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, al que no le ha faltado tiempo para fichar por Escribano Mechanical & Engineering tras abandonar su puesto ministerial

3. Conclusión

De este modo, el asombroso apoyo económico que el Estado y sus instituciones prestan a esta industria es inusitado y desesperante.

No se me ocurre ningún ejemplo de sector empresarial tan dañino y, a pesar de todo (o precisamente por ello, nunca se sabe) tan bien tratado y tan mimado desde el Poder con mayúsculas y los poderes públicos e instituciones a su servicio.
Así cualquiera. Con tanto apoyo y tanto chute de dinero, hasta yo podría mantener en pié, a pesar de mi acreditada ineptitud, una industria tan deficitaria, ineficient, inmoral y poco solvente como esta. No sé por qué se quejan los señores de la guerra de esa constante falta de encargos y medios cuando la verdad de los hechos es, precisamente, todo lo contrario.

Inmoralidad, inhumanidad, lucro a mansalva, privilegios, mangoneos… Un círculo vicioso que nos empobrece.

¿Podemos desembarazarnos de algo tan pernicioso? A eso dedicaremos, si la salud nos lo permite, el último capítulo de esta especie de historia interminable.

Ver también:

¿Radiografiamos la industria Militar, ese asombroso caso de éxito? (I)

¿Radiografiamos la industria Militar, ese asombroso caso de éxito? (II)

¿Radiografiamos la industria Militar, ese asombroso caso de éxito? (III)

¿Radiografiamos la industria militar, ese asombroso caso de éxito? IV

Categorías: Tortuga Antimilitar

Mapuches y lechugas

9 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas