Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 27 min 20 seg

John Milton, El Paraíso Perdido

17 April, 2018 - 20:43

Busquemos nuestro mejoramiento dentro de nosotros mismos, eligiendo antes una dura libertad que una cómoda esclavitud.

Categorías: Tortuga Antimilitar

‘Fake bombing' o geopolítica de engaños

17 April, 2018 - 00:00

Pedro Baños

En este mundo inundado por las mentiras y las medias verdades, el ataque con misiles efectuado en la noche del 13 al 14 de abril sobre Siria por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Francia no es más que un fake bombing, pura falsedad geopolítica disfrazada de fines humanitarios.

Para empezar, la justificación para esta acción se basó en el más que discutible presunto ataque del gobierno de Bashar Assad con agresivos químicos –sus enemigos empezaron diciendo que era sarín y luego pasaron al cloro- contra la población civil de Guta Oriental, en las inmediaciones de Damasco, en días pasados. Desde la perspectiva de la pura estrategia militar, no tiene ningún sentido que el Ejército Árabe Sirio cometiera este error justo cuando estaba terminando de consolidar la conquista de esta estratégica zona.

De los tres grupos yihadistas que habían controlado Guta, utilizado a los civiles como escudos humanos e impedido su evacuación a través de las rutas humanitarias abiertas por Rusia, Ahrar al Sham ya había evacuado Harasta y trasladado a la provincia de Idlib a 1.500 milicianos. Mientras que Faylaq al Rahman también se había retirado de varias poblaciones y Javsh al Islam, el grupo más potente, estaba finalizando el proceso de negociación de su rendición y desarme en su bastión de Duma. Es decir, Bashar Assad iba ganando y, por tanto, no tenía ninguna necesidad táctica de recurrir a un procedimiento que sabía le podría generar graves perjuicios.

En un conflicto donde ha muerto más de medio millón de personas da la impresión de que lo único que importa es la forma de morir

Aún en el caso hipotético de que el dirigente sirio hubiera ordenado dicho ataque, hay que subrayar la hipocresía que existe alrededor de las armas químicas, pues, en un conflicto donde ha muerto ya más de medio millón de personas y otros 12 millones están desplazadas de sus hogares, da la impresión de que lo único que importa es la forma de morir.

La realidad es que en esta ocasión, de modo similar a lo acontecido justo hace un año, de nuevo se ha culpado al gobierno sirio sin haberse realizado ninguna investigación independiente. De hecho, los expertos enviados por la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas todavía no habían llegado a Guta cuando los misiles de la coalición franco-británica-estadounidense ya estaban impactando en sus objetivos.

Además, el resultado militar no ha podido ser más pobre, dejando en evidencia las capacidades de las principales potencias militares –inclusive nucleares- del planeta. Del más del centenar de misiles lanzados desde los aviones F-15 y F-16 estadounidenses, los Tornado británicos y la moderna fragata multimisión francesa –la primera vez que empleaba misiles de crucero en una operación real- casi tres cuartas partes fueron interceptados o interferidos electrónicamente por las defensas sirio-rusas.

Y el 25% restante que logró impactar en los objetivos previstos, lo hizo sobre bases que habían sido previamente evacuadas, provocando así mínimos daños materiales –y afortunadamente, ninguna víctima mortal ni civil ni militar, según los últimos datos-.

Se ha tratado de una acción más política que militar, de resultado táctico deficiente, con el propósito de lavar la cara de un Trump acosado

En definitiva, da la impresión de que se ha tratado de una acción más política que militar, de resultado táctico muy deficiente, con el mero propósito de salvar la cara de un Trump acosado por todos lados, incluyendo la confirmación del último escándalo sexual –pago a través de un abogado a una conocida modelo-, pero que al mismo tiempo se ha medido bien los efectos para evitar el riesgo de escalada entre Washington y Moscú.

Queda incluso la sospecha de que hubiera cierto contacto con el Kremlin para evitar dañar intereses rusos, como podría demostrar el hecho de que, pocas horas antes, los buques y submarinos que Rusia mantiene habitualmente anclados en el puerto de Tartús se habían hecho a la mar.

Cabe destacar que Londres ha realizado el ataque sin autorización de su Parlamento, y que EEUU ha vuelto a esgrimir que se trataba de una cuestión de interés vital e inminente para su seguridad nacional para así también sortear la preceptiva autorización del Congreso, lo que es más que cuestionable teniendo en cuenta las particularidades del contexto sirio, comenzando por su lejanía física.

Pero si el Reino Unido siempre ha sido un fiel escudero de cualquier acción bélica emprendida por Washington, llama más la atención la decidida implicación de Macron en esta operación, quien no ha dudado ni por un momento en apuntar a Bashar Assad como responsable del ataque químico, ni ha flaqueado a la hora de apoyar a la Casa Blanca, especialmente en las horas previas al bombardeo.

Quizá en ello haya tenido que ver tanto la caída en picado de su popularidad interna como la reciente visita del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, que dejó en Francia una estela de importes y jugosos contratos.

No se puede obviar que Riad, que está llevando a cabo una enorme y costosísima campaña de lavado de imagen, percibe la actual situación en Siria como un gran riesgo para su seguridad, pues entiende que Irán está saliendo victorioso en este escenario, lo que permite a Teherán completar la expansión de su influencia por Oriente Próximo, situación que la Casa Saud debe revertir a cualquier precio.

Al final, los resultados de este ataque trinacional distan de coincidir con los objetivos perseguidos por los agresores. El gobierno sirio sale fortalecido, como lo demuestran las manifestaciones de apoyo surgidas espontáneamente tan pronto como finalizó el bombardeo.

Rusia aparece como menos provocadora y más respetuosa con el derecho internacional –junto con Irán, son las dos únicas naciones a las que Damasco ha autorizado a intervenir en el país, todavía soberano y con derechos plenos, aunque sistemáticamente vulnerados- que un EEUU con una deriva errática y cuyo papel de policía mundial es cada vez más cuestionado y dudoso. Por si fuera poco, Putin consolida su posición como líder carismático y astuto, ganándose un creciente respeto en amplias partes del mundo.

Lo peor quizá sea la celebración del bombardeo por los grupos yihadistas presentes en el complejo escenario sirio

Pero quizá la peor conclusión sea la celebración del bombardeo por los numerosos grupos yihadistas presentes en el complejo escenario sirio, a los que se les ha dado alas para continuar con su maniobra de derribo del régimen de Damasco–refugio de cientos de miles de cristianos temerosos del terror salafista-yihadista-, que han interpretado el ataque, aunque sea de forma indirecta, como un respaldo a su estrategia insurgente y radical. De hecho, inmediatamente tras la llegada de los misiles atacantes, grupos como el Estado Islámico aprovecharon para lanzar ofensivas en dirección a la capital.

En definitiva, un fake bombing. No quedará más remedio que acostumbrarse a que nos sigan engañando, pues, por triste que sea y pena que den los sirios que lo sufren en primera persona, queda conflicto en Siria para rato. Hay demasiados intereses geopolíticos en juego.

Coronel Pedro Baños es analista geopolítico. Autor de Así se domina el mundo. Desvelando las claves del poder mundial.

Fuente: https://www.elindependiente.com/opi...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Detienen en Salamanca a un guardia civil que viajaba con 185 kilos de hachís

17 April, 2018 - 00:00

EFE

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Salamanca a un guardia civil en la reserva que viajaba desde Málaga y pretendía llegar a Galicia con 185 kilos de hachís en su vehículo, por lo que ya ha ingresado en la prisión salmantina de Topas.

El detenido, según publica "La Gaceta" y han confirmado a Efe fuentes de la Comisaría de Salamanca, aunque la operación la han llevado a cabo efectivos de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de Málaga que le investigaban desde hace meses, fue sorprendido por los agentes en una gasolinera del barrio de Tejares de la capital salmantina.

La detención tuvo lugar el pasado jueves por la tarde tras hallarse en el registro del vehículo 185 kilos de hachís, el mayor alijo interceptado hasta ahora en la provincia de Salamanca.

Tras comparecer ante el juzgado de guardia, el hombre, de unos 60 años y guardia civil en la reserva, ya ha ingresado en el centro penitenciario de Topas.

Voz Populi

Categorías: Tortuga Antimilitar

Campaña galega

17 April, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Una marea humana pide justicia para los jóvenes de Altsasu: "No son terroristas"

16 April, 2018 - 00:00

DANILO ALBIN @danialri

Bel Pozueta ha perdido la cuenta de las movilizaciones en las que ha estado durante los últimos 18 meses, pero hay algo que no cambia: ese nudo en la garganta que aparece ante cada gesto, cada abrazo, cada palabra de apoyo. Este sábado, las muestras de afecto y respaldo se multiplicaron por decenas de miles, tantas como las personas que han inundado las calles de Pamplona para decir bien claro que ni el hijo de Bel ni otros siete chavales de Altsasu son terroristas.

La gigantesca manifestación que ha paralizado la capital navarra ha sido la última gran muestra de solidaridad y denuncia antes del juicio que arrancará este lunes en la Audiencia Nacional contra ese grupo de jóvenes, sobre quienes pesan peticiones de condena que suman hasta 375 años de cárcel. Todo por la pelea de bar que se produjo a las cinco de la mañana del pasado 15 de octubre de 2016 en un bar de Altsasu y en la que se vieron involucrados dos guardias civiles de paisano con sus parejas.

La reyerta nocturna acabó en los tribunales de Madrid, donde la jueza Carmen Lamela –quien a tuvo a su cargo la instrucción del caso- compartió la tesis de COVITE (Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, personado como acusación popular) y procesó a los ocho chicos de Altsasu por delitos de carácter terrorista. Tres de ellos, incluyendo al hijo de Bel, llevan más de 500 días en prisión.

A pocas horas de que las madres y padres de los acusados partan hacia Madrid, las calles de Pamplona han sido escenario de la mayor manifestación que se recuerde en la historia de Navarra: decenas de miles de personas han abarrotado el centro de esta ciudad para apoyar a los imputados y sus familiares. La movilización ha contado con el respaldo del gobierno que lidera Uxue Barkos y del Parlamento foral, donde los cuatro partidos que ostentan la mayoría –Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra- propiciaron esta semana una resolución de apoyo al acto.

“Lo que podíamos hacer ya está hecho: ahora habrá que ver qué suerte nos espera en Madrid”, reflexionaba Koldo Arnanz. Su hijo Oihan es uno de los tres jóvenes que acumula medio millar de días y noches en la cárcel. El fiscal de la Audiencia Nacional José Perals pide para él la pena más alta de todas: 62 años y medio de prisión. “Oihan lo está llevando bastante bien, dentro de lo que cabe. Quiere que estos días pasen cuanto antes, aunque luego vendrá otra fase de tensión: la espera de la sentencia”, señaló Arnanz.

“Nos mantenemos gracias a esto”

Este sábado, los padres de los chavales de Altsasu avanzaban entre la gente como podían. Fueron muchos, muchísimos, los que se han acercado para darles ánimo. “Si durante todo este tiempo hemos conseguido mantenernos en pie, es precisamente gracias a esto”, comentó Bel a Público. Su hijo Adur Martínez de Alda, de 23 años, está en la prisión de Aranjuez, a casi 500 kilómetros de Altsasu. El fiscal pide para él una condena de cincuenta años.

En ese contexto, la manifestación de este sábado ha dejado imágenes que resultarán difíciles de borrar en Navarra. El ambiente de calles desbordadas y tráfico completamente paralizado no sólo se notó a partir de las 17.30, hora prevista para el pistoletazo de salida, sino que se hizo patente desde bastante antes. De hecho, este sábado se han desplazado hasta Pamplona vehículos especialmente contratados para la ocasión desde distintos puntos del País Vasco. También han llegado manifestantes desde Madrid o Barcelona, entre otras ciudades.

“Esta manifestación va a marcar un hito en la historia de Navarra”, decía Igone Goikoetxea, madre de Jokin Unamuno, otro de los chicos que sigue en prisión. “Que allá donde haga falta vean que aquí hay una sociedad diversa movilizada, y que existe muchísima gente que no está para nada de acuerdo con lo que están planteando”, apuntaba esta mujer a Público. Se le veía emocionada, cansada y con miedo. “Son sentimientos encontrados”, resumió.

Ese cocktail de sensaciones y pensamientos impregnó los casi tres kilómetros que separan a los cines Golem de la Plaza del Castillo, puntos de salida y llegada de la gigantesca movilización. A lo largo del recorrido hubo permanentes muestras de apoyo hacia los imputados y sus familiares. Tampoco faltaron las lágrimas, los abrazos y los gestos de complicidad. El lema omnipresente era claro, corto y sencillo: Los ocho de Altsasu no son terroristas.

Poco después de las 17.30, las miles de personas que aguardaban la salida de la manifestación empezaron a gritar "Altsasukoak askatu" ("los de Altsasu, libres"), mientras aplaudían a rabiar. Los padres de los jóvenes acusados no aguantaron las lágrimas. "Esto no es terrorismo", gritaron aún más fuerte desde los costados de la Avenida Baiona. La escena se repitió en varias oportunidades a lo largo del trayecto. Los gritos retumbaron con más fuerza aún cuando la movilización pasó frente a la Delegación de Gobierno, custodiada por un cordón de policías nacionales con escudos y lanzapelotas.

"Justicia y proporcionalidad"

Al llegar a la Plaza del Castillo, las madres y padres dieron a conocer un manifiesto que volvía a incidir en los reclamos de proporcionalidad y justicia, exactamente lo mismo que vienen pidiendo desde aquel 15 de octubre de 2016, cuando una pelea de bar empezó a convertirse en un caso de terrorismo. "La exageración, la distorsión, la desproporción es tanta que mucho nos tememos que por un delito o por otro a nuestras hijas e hijos les impongan largas penas de cárcel que no se correspondan con la gravedad de los hechos", dijeron desde el escenario. "Nos enfrentamos a un juicio en un tribunal excepcional, alejado de la realidad navarra, donde no se cumplen las garantías mínimas para un juicio justo", agregaron.
La plataforma denunció "un claro ánimo de venganza y castigo" contra los jóvenes imputados

En tal sentido, remarcaron que "están en juego derechos y principios democráticos, como la presunción de inocencia, el derecho al juez natural, el uso no extensivo de la ley, el principio de proporcionalidad o el derecho a la defensa y a un juicio imparcial".

Por su parte, la plataforma denunció "un claro ánimo de venganza y castigo" contra los jóvenes imputados, al tiempo que lamentaron "el papel desarrollado por ciertos medios de comunicación, convertidos en voceros y coartada de esta aberración". "Nos vimos en la televisión, en cámaras ocultas y llenando páginas amarillistas con el único objetivo de alimentar este montaje, demostrarnos como el demonio, declarando que éramos un pueblo enfrentado en que casi no se podía ni respirar -afirmaron-. Quisieron hacer de la mentira una versión incuestionable". "Frente a esto, hoy, aquí, desde la Plaza del Castillo de Iruñea, queremos trasladar un mensaje: no tragamos, no bajamos la cabeza, no aceptamos la injusticia", subrayaron. Asimismo, llamaron a realizar concentraciones ante el mayor número de ayuntamientos posibles los días 19 y 26 de abril.

La hora del juicio

Tras la impresionante movilización llegará la hora de preparar las maletas. Los cinco acusados que permanecen en libertad condicional y sus familiares –tanto de ellos como de los tres jóvenes que siguen encarcelados- se preparan para pasar varias jornadas en Madrid: el juicio arrancará el lunes y tiene una duración prevista de dos semanas. Bel, la madre de Adur, llegará un poco antes que las demás madres: ella tiene este domingo una última visita a su hijo en la cárcel de Aranjuez. Serán cuarenta minutos a través de un cristal. No podrá abrazarle, pero al menos le recordará una cosa: volverá a decirle que este lunes, cuando llegue el momento del esperado y temido juicio, estará junto a él.

Amnistía pide retirar la acusación de terrorismo

Este mismo sábado, Amnistía Internacional ha subrayado que los hechos que juzgará la Audiencia Nacional a partir del lunes, no son terrorismo y que, por tanto, la Fiscalía debería retirar la acusación por este delito.
Amnistía Internacional ha subrayado que los hechos no son terrorismo

Amnistía, que asistirá como observadora al juicio, cree que estos hechos no son constitutivos de ningún delito de terrorismo y, por tanto, no deberían ser juzgados por la Audiencia Nacional.

Según informa la organización en un comunicado, su director, Esteban Beltrán, sostiene que "este caso es un ejemplo de cómo España está aplicando una legislación que ha ampliado de forma desproporcionada los tipos de terrorismo".

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

"El sector del armamento tiene un vínculo muy estrecho con la política, oponerse a la venta de armas tiene consecuencias"

16 April, 2018 - 00:00

ENTREVISTA | Ignacio Robles, bombero

El bombero que se negó a transportar armas a Arabia Saudí y estuvo a punto de ser sancionado de tres a seis años sin sueldo denuncia que se intentó que su caso fuera ejemplarizante para sus compañeros

"Querían aplastar cualquier acción por parte de los bomberos que dificultara el tránsito de las bombas desde su fabricación hasta su llegada a Arabia Saudí"

"Han conseguido meter miedo para que a nadie se le ocurra hacer algo parecido. Es lo mismo que les ha pasado a los bomberos andaluces a los que les pueden caer diez años por rescatar personas, y a Proactiva Open Arms"

Carlos del Castillo - Bruselas

Yemen sufre la peor crisis humanitaria a la que asiste el mundo, según Naciones Unidas. Además de los 6.000 civiles asesinados (más de mil de ellos, niños), el bombardeo de la coalición que lidera Arabia Saudí sobre hospitales, mercados, escuelas e infraestructura civil ha provocado que unos 18 millones de personas necesiten ayuda humanitaria y una hambruna que afecta a otros siete millones. Esa situación no ha impedido que España firme un nuevo acuerdo de armas con la monarquía absolutista saudita. Pero sí frenó a Ignacio Robles.

Como miembro del cuerpo de bomberos de Bilbao, Robles (Bilbao, 1975) debe estar presentes durante el embarque de cargamentos peligrosos a través del puerto de la ciudad. Un buen día, en una de esos retenes de seguridad, Robles preguntó al responsable de carga del puerto por el contenido de los contenedores. Este, al contrario de lo que suelen hacer sus superiores, contestó: "Explosivos, proyectiles. Bombas". Destino: "Arabia Saudí". El bombero decidió que no participaría en ese tipo de envío. Avisó a sus superiores y cambió el puesto con un compañero. Asegura que no retrasó la labor del retén más de 15 minutos.

Robles también es activista y ha participado con Greenpeace en actos de denuncia sobre la exportación de armas a través del puerto de Bilbao. No obstante, no había ningún interés mediático en su acción. No ese 13 de marzo de 2017: "En ese momento decidí no participar, pero fue algo totalmente personal, no fue parte de mi activismo. Fue una reacción personal que no buscaba ningún tipo de repercusión mediática", explica.

"Es curioso porque toda mi vida de activista había intentado tener repercusión en los medios. Y justo el único día que hago algo que tenía ningún interés en tener repercusión, se consiguió que llegara a todos los medios de comunicación aunque fuera de rebote", revela. Los medios a veces tienen estas cosas. Un periodista se enteró antes que él de que se le había abierto un expediente por falta grave por "desobediencia", lo publicó en el diario de mayor tirada de Euskadi y al día siguiente varios telediarios contactaron con Robles para entrar en directo.

"¿Qué es lo que estaban intentando abriéndome expediente? Aplastar cualquier acción por parte de los bomberos que dificultara el tránsito de las bombas desde su fabricación hasta su llegada a Arabia Saudí. El problema es que calcularon mal las consecuencias. A los grandes medios estatales en España no les interesa en absoluto ni el tráfico de armas en Yemen ni nada parecido. Pero sí les pareció simpática la historia de un bombero que se había negado a hacer algo y que le habían abierto expediente", opina.

Esos medios se olvidaron rápidamente de él, pero el expediente quedó. A él, padre de familia y con dos hijos menores de cuatro años, la falta grave podía acarrearle de tres a seis años de suspensión de empleo y sueldo. "He estado un año peleando por esto. Ha sido duro pero hemos conseguido que se quede todo en una falta leve y por lo menos para mí no va a tener consecuencias. El hecho de que no supiera que no podía acogerme a la objeción de conciencia ha sido un eximente. Pero han dejado claro que si vuelve a pasar otra vez, a la persona que lo haga sí que va a tener unas consecuencias graves para él".

Robles ha participado en un acto en el Parlamento Europeo sobre la influencia de la industria de armamento en la UE. Contesta a las preguntas de eldiario.es para explicar ciertos puntos oscuros que rodearon la incoación de su expediente, como que el correo de denuncia se elevara dos semanas después de los hechos, o que la acusación fuera cambiando: "Al principio me acusaban de una desobediencia, y en cuanto se vio que no había tal desobediencia y que el tema se acababa, me acusaron de haber puesto en peligro a la gente, de causar una alteración en el orden del servicio… pero esas acusaciones llegaron después, no estaban en el documento de apertura del expediente", denuncia.

Para él, el intento de sanción obedece a un objetivo claro. "Lo que pasa es que esto estaba alrededor de la industria armamentística. El sector del armamento tiene un vínculo muy estrecho con la política, oponerse a la venta de armas tiene consecuencias", recuerda, citando al ex ministro de Defensa, Pedro Morenés, que estuvo en la junta directiva de varias empresas de armas.

"Han conseguido meter el miedo en los bomberos para que a nadie se le ocurra hacer algo parecido. Es lo mismo que les ha pasado a los tres bomberos andaluces a los que les pueden caer hasta diez años de prisión simplemente por rescatar a alguien que se estaba ahogando. También el caso de Proactiva Open Arms, que tiene su barco inmovilizado en Italia", enumera.

"Toda esta represión tiene un impacto muy fuerte en la gente que la recibe. En mi caso, yo he tenido momentos de ataques de ansiedad. En su momento llegué a parecer 10 kilos de peso por este problema. Mucho dinero mío personal, que me lo he tenido que gastar en contratar abogados. Es muy duro, pero también es verdad que si somos capaces de aguantar toda esta presión, en muchos casos nos da una repercusión mediática y un apoyo por parte de la sociedad que puede tener su utilidad", relata.

Instituciones como el Parlamento Europeo invitan a Ignacio a contar su caso, universidades, partidos, centros sociales le brindan un apoyo que, efectivamente, está dando sus frutos: "De momento, ya hemos conseguido ser muy incómodos. De hecho los últimos envíos ya no se están haciendo desde Bilbao, sino que desde puertos cercanos. También han empezado a utilizar otras navieras diferentes y no la naviera oficial de Arabia Saudí".

Ahora utilizan esos navíos utilizan puertos como el de Santander, pero también allí reciben la repulsa social. Mientras el príncipe saudí que firma los próximos acuerdos de venta de armas es recibido con honores de Estado por el rey Felipe VI y Mariano Rajoy.

Ignacio se quita méritos. "En realidad nos estamos limitando a mandar un mensaje a gente, que desde nuestros puertos se están mandando decenas de miles de toneladas de bombas que se están usando para masacrar a la población civil. Nuestro mensaje es que eso a nosotros nos hace cómplices. Es un objetivo muy triste, porque resulta que esto ya está prohibido en la legislación internacional. No tendríamos que estar haciéndolo nosotros, pero cuando falla la política, a los movimientos sociales no nos queda otra cosa que reaccionar".

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Trump y Siria: Un ataque para televisión en la caverna de Platón

15 April, 2018 - 00:00

Publicado el 11 de abril de 2018.

Víctor García Guerrero

Donald Trump está ahora mismo [hace tres días. N. de Tortuga] decidiendo cómo bombardea Siria. Tal vez lo ha hecho ya. Él misicadmo se ha dado un ultimátum de hasta cuarenta y ocho horas. El presidente de los Estados Unidos ha visto la televisión, le han puesto imágenes de niños muertos y ha decidido pasar a la acción. Pero como buen showman, mantiene la tensión. Los focos le iluminan. Atentos a Trump. Él manda. La maquinaria funciona: los grandes medios hacen infografías de lo que puede atacar y cómo. En Twitter hay usuarios que hacen encuestas sobre si debe ampliar el radio de acción de los bombardeos. Esta semana hay episodio de la guerra en directo y no hay que pagar para ver.

En Youtube es gratis contemplar cómo un grupo de soldados de Israel asesina a un palestino en Gaza. Lo miran con un telescopio y comentan sus pasos. «No le puedo disparar por culpa de la concertina», se queja el tirador. Concertina, dicho en español. Quizá porque ha sido fabricada en la misma empresa de Málaga que facilita el alambre que corta en Melilla la piel de los inmigrantes africanos, y en Hungría la de sirios, iraquíes y afganos. Bendita globalización. Finalmente el soldado dispara, el palestino cae malherido y los compañeros del sniper lo jalean. Hurra. Las risas asesinas incomodan, reconoce el gobierno, pero las imágenes envían un claro mensaje al otro lado.

Las grandes televisiones se pasan estos meses en permanente estado de breaking news. Así fue hace un año, cuando Trump apretó el botón de los tomahawk en horario de máxima audiencia. También entonces se había producido un supuesto ataque con armas químicas en Siria. Como ahora, no había pruebas ni confirmaciones independientes. Como hoy, los mismos cerebros que consideran a Trump un loco aplaudieron su determinación «por razones humanitarias», esa forma contemporánea de referirse al viejo imperialismo. El consenso brilla bajo la estela plateada de un misil. Ya habrá tiempo para las dudas cuando la pantalla vuelva a ser un black mirror.

El mito de la caverna de Platón es muy socorrido para explicar que las apariencias engañan. Se suele resumir en que lo visto por nuestros ojos son sombras de una verdadera realidad que se refleja al fondo de la cueva en la que vivimos presos de imágenes de lo que no es. Pero en estos tiempos en los que no se acepta un final si no es feliz, se suele olvidar cómo acaba la metáfora. Sócrates pregunta qué pasaría si un cautivo consiguiera liberarse de las ataduras, ver el mundo tal como es, volver a contárselo a sus compañeros encadenados, y liberarlos. «¿No lo matarían, si pudieran tenerlo en sus manos?», cuestiona Sócrates. Seguramente, es la respuesta.

Fuente: http://lasoga.org/trump-y-siria-un-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Trobada de escoles

15 April, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La historia crítica del pensamiento, la genealogía de "lo que somos"

15 April, 2018 - 00:00

Un filósofo como Foucault, durante el periodo en que se está formando intelectualmente, se rebela contra las posiciones filosóficas que dominaban en aquel tiempo; unas posiciones de las que también se alimentará su propio pensamiento y que tienen el postulado esencialista como base, según el cual existiría una determinada forma del ser, fija e inmutable, por debajo de las diversas y circunstanciales formas que puede adoptar el ser en un tiempo o a lo largo de la historia.

Según esta visión, existiría un sujeto esencial tras las diversas modalidades históricas que adopta el sujeto. De la misma manera, existiría a su vez un deseo constitutivo por debajo de lo que le reprime, una verdad y una razón inalterables debajo de los diversos regímenes que ha habido en la historia, una naturaleza humana tras la diversidad cultural, social e histórica, y así sucesivamente.

Adoptar el postulado esencialista supone entrar en el "juego de Platón", desvelar lo que se encuentra detrás de las meras apariencias y acceder a ello para rescatar su pureza constitutiva. La apariencia no sería más que una expresión deformada por las circunstancias, es necesario acudir a la "esencia" para entender la existencia. Rebelarse contra Platón, declararse contrario al esencialismo o al idealismo, supone hacerlo contra gran parte de la tradición filosófica de Occidente. Por otra parte, el esencialismo obliga a una especie de quehacer en la vida, acercar todo lo que sea posible la existencia a la esencia que la funda ("lo que somos" ya está inscrito en "nuestra esencia") para acercarnos a ella y realizarnos plenamente. En esa distancia entre nuestra existencia alterada y nuestro verdadero "yo" (razón auténtica, naturaleza constitutiva del hombre) se encuentran nuestra infelicidad y nuestra alienación. El resumen del esencialismo puede expresarse en "ser fieles a nuestra propia esencia". Es primordial aclarar que este postulado niega la posibilidad misma de la libertad y de crear algo sin existencia previa, ya que nuestra existencia no es sino una manifestación coyuntural de la esencia que la sustenta (una esencia que es previa a cualquier existencia y que trasciende cualquier práctica que pretendamos hacer). Según el esencialismo, nuestra libertad se limita a transformar algo ya precontenido, pero nunca innovar radicalmente.

Foucault negará el postulado esencialista, neutralizará sus propuestas y demostrará la falacia intelectual que constituye. En todo su obra se esforzará por mostrar que la existencia (del sujeto, de la locura, de la sexualidad, de la razón, de la verdad...), lejos de ser una mera manifestación particular de una supuesta esencia, es en realidad producción, es creación a partir del mundo y de la experiencia. Para ello, para demostrar que lo que hoy entendemos como "natural" no obedece a ninguna esencia, Foucault indagará en la historia, rompiendo radicalmente con la tradición de Hegel y con la influencia marxista: la historia no está dirigida hacia ningún fin ni tiene una continuidad en su desarrollo, nada de lo existente en la actualidad se encuentra precontenido en un origen que lleva de forma necesaria hacia su naturaleza constitutiva. Puede decirse, que el afán de Foucault por contradecir el postulado esencialista le lleva a recalcar la importancia de la historia y a privilegiar la historicidad.

Foucault dijo de sí mismo que era un pensador que se sitúa en la "tradición crítica de Kant" y que llevaría a cabo en su obra "una historia crítica del pensamiento". Esta historia crítica del pensamiento no se limita a estudiar la evolución de las ideas, indaga en lo que hace posible la construcción de las propias ideas. Hay dos puntos que aparecen cuando se emprende esta labor: el hecho de que la historia del pensamiento no puede entenderse sin una referencia directa a la sociedad, a la política, a la economía, a las practicas, a las relaciones de poder o a las instituciones (por lo que es necesario estudiar todo esto para poder dar cuenta del tipo de pensamiento que da lugar un concreto campo de saber); en segundo lugar, hay que entender que el pensamiento está marcado por la historicidad y por la contingencia (el pensamiento nace en una determinada historia social, por lo que al estudiarlo acabaremos reencontrando la propia contingencia de dicha historia y la propia historicidad de lo social).

Para comprender el pensamiento que produce un ámbito de conocimiento determinado en una época concreta, es preciso establecer con precisiónel "modo de subjetivación" (a qué condiciones se somete el sujeto para dar lugar a un tipo de conocimiento), el "modo de objetivación" (cómo se ha constituido algo como objeto de pensamiento y cómo ha entrado finalmente en el campo del pensamiento) y el tipo de relación que se establece entre esos dos elementos. "Subjetivación" y "objetivación" no son independientes, se constituyen mutuamente y lo hacen tanto en un marco de ciertas prácticas y relaciones de poder, como en el marco de determinados "juegos de verdad" (las reglas que determinan si lo que dice un sujeto acerca de un objeto puede ser enjuiciado como verdadero o falso). Foucault afirma:"La historia crítica del pensamiento es la historia de la emergencia de los 'juegos de la verdad'", la historia de las formas según las cuales "ciertos discursos susceptibles de ser considerados como verdaderos o falsos se articulan sobre un campo de objetos. Los "juegos de la verdad" vinculan entre sí ciertas modalidades del sujeto a ciertos tipos de objetos, lo que constituye en gran medida, durante un tiempo y en ciertos ámbito para determinados sujetos, el "a priori histórico" de su experiencia posible.

A Foucault no le motiva simplemente la voluntad de saber, ni saber un poco más sobre la historia del pensamiento, lo que desea es acudir a la genealogía de los sistemas de pensamiento para ponerlos de manifiesto en su poder constrictivo y en la contigencia de su formación histórica. En otras palabras, se esfuerza Foucault en el presente, en el hoy, y para ello emprende una labor de deconstrucción de nuestra propia experiencia para poner de manifiesto tanto su radical contingencia como el modo de construcción del "a priori" que la hace posible. Foucault se inscribe en la línea de pensamiento crítico iniciada por Kant, el cual se preguntó acerca de su propia época: ¿cuál es nuestra actualidad?, ¿cuál es el campo actual de las experiencias posibles y por qué?, ¿quiénes somos nosotros hoy, y por qué somos hoy como somos?Se abrió así una línea de reflexión orientada sobre la ontología del presente y de nosotros mismos.

Por lo tanto, los dos puntos sobre los que se centra la obra de Foucault son la voluntad de contradecir el esencialismo y la voluntad de contribuir a una historia crítica del pensamiento (con la labor de deconstruir el campo actual de la experiencia posible). El francés abordará diversas problemáticas, como las relaciones de poder, la sexualidad o la ética, y aportará innovaciones sobre todas ellas de gran valor.

Capi Vidal

http://reflexionesdesdeanarres.blog...

Categorías: Tortuga Antimilitar

EEUU, Francia y Gran Bretaña bombardean Siria

14 April, 2018 - 13:33

En esta web tenemos serias dudas de que el famoso ataque con armas químicas haya sido real y no algún tipo de montaje. Entre otras cosas porque llueve sobre mojado en este tipo de prácticas, pero también por una cuestión de simple sentido común: ¿qué lógica tiene hacer un uso puntual de este tipo de armamento, acción que puede acarrear una aplastante reacción bélica de las potencias mundiales contra el propio país -como ha sucedido-, en el contexto de una guerra que prácticamente está ganada? Este mismo argumento ha sido expresado numerosas ocasiones por analistas, tanto políticos como militares, del mismo Occidente, España incluida.

Y de todas formas, incluso imaginando la posibilidad de que dicho ataque químico fuese real y no impostado, no pensamos que el bombardeo de EEUU y sus lacayos militares pueda tener algún tipo de vinculación causa-efecto con la protección de la población civil y los derechos humanos y sí con la procura de sus intereses estratégicos y económicos en la zona y en el mercado de tecnología bélica. Nota de Tortuga.

efe / washington

Estados Unidos, Reino Unido y Francia lanzaron este sábado una ofensiva conjunta contra posiciones de Bachar al Asad como represalia por un ataque químico del que culpan al Gobierno sirio.

"Hace un momento, he ordenado a las Fuerzas Armadas de EE.UU. lanzar ataques de precisión contra objetivos asociados a las capacidades de armamento químico del dictador sirio, Bachar al Asad", dijo el presidente estadounidense, Donald Trump, en una comparecencia desde la Casa Blanca.

"Una operación conjunta con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido está en marcha en estos momentos", dijo minutos después de las 21.00 hora local (01.00 del sábado GMT).

Washington y sus aliados europeos perpetraron tres ataques en los que destruyeron instalaciones asociadas al programa de armamento químico de Damasco a través de ataques aéreos y de misiles proyectados desde buques en el Mediterráneo de los tres países.

Fue un ataque "único", según el Pentágono, para disuadir a Al Asad de utilizar armas químicas en el futuro.

El primer ataque tuvo como objetivo un centro de investigación científica ubicado cerca de Damasco y utilizado, según Washington, para "la investigación, desarrollo, producción y pruebas de armas químicas y biológicas".

En un segundo ataque de EE.UU. y sus aliados quedó destruido un deposito de armas químicas ubicado al oeste de Homs en el que el Gobierno de Al Asad almacenaba sus principales reservas de gas sarín, una de las sustancias utilizadas en los presuntos ataques químicos.

Finalmente, el tercer objetivo de las potencias occidentales fue otro almacén con armas químicas y un importante centro de comandancia ubicados cerca del segundo objetivo, al oeste de Homs.

Los detalles de la ofensiva los ofreció el jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., general Joseph Dunford, quien dijo que los objetivos fueron seleccionados, además de por su relación con el programa de armas químicas, para "minimizar el riego para civiles inocentes".

Por su parte, el jefe del Pentágono, James Mattis, aseguró que no hay "más ataques previstos" contra Al Asad.

Sin embargo, tanto Mattis como Trump alertaron a Al Asad que EE.UU. está preparada para seguir atacando si persiste en su presunto uso de armas químicas.

Estados Unidos ya había atacado una vez a Al Asad por el presunto uso de armas químicas, fue el 7 de abril de 2017, actuó en solitario y aseguró haber destruido el 20 % de la flota militar aérea de Siria.

En esa ocasión, Washington notificó con antelación del ataque a Rusia, que tiene tropas que combaten junto a las fuerzas gubernamentales sirias.

Esta vez, sin embargo, Estados Unidos no tuvo comunicación con Moscú y Trump, de hecho, culpó a Rusia, en parte, de la ofensiva aliada de hoy y le instó a que abandone su apoyo a Al Asad, un mensaje que también trasladó a Teherán.

"En 2013, el presidente (Vladimir) Putin y su Gobierno prometieron al mundo eliminar las armas químicas de Siria. El reciente ataque de Al Asad -y la respuesta de hoy- son resultado directo del fracaso de Rusia en mantener su promesa", dijo Trump.

"Rusia -añadió Trump- debe decidir si seguirá por este oscuro camino o si se unirá a las naciones civilizadas como una fuerza de paz y estabilidad".

El embajador ruso en Washington, Anatoli Antónov, advirtió que el ataque lanzado contra Siria "no se quedará sin consecuencias", mientras que la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, María Zajárova, denunció que los medios occidentales que propagaron informaciones sobre el supuesto ataque con armas químicas deben entender su responsabilidad" en el ataque de hoy contra Siria.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, anunció que "se ha alcanzado el objetivo" del ataque de esta noche sobre Siria y que, como consecuencia de los bombardeos, "buena parte de su arsenal químico ha sido destruido".

En una entrevista en el canal informativo "BFMTV", Le Drian confió en que el régimen de Bachar al Asad y sus aliados hayan "comprendido la lección" tras los bombardeos, y aseguró que si se produce otro ataque con armas químicas "habrá otra respuesta".

"El objetivo era destruir los instrumentos químicos del régimen y mostrarle a Al Asad que cuando se cruza la línea roja hay consecuencias", dijo.

Explicó que, a falta de completar los análisis sobre el tipo de armamento químico que pudo ser utilizado contra la población civil en Duma, junto a Damasco, el pasado 7 de abril, Francia tiene la seguridad de que había cloro, aunque, por los efectos constatados entre los afectados, podría haber otros elementos.

El Gobierno francés difundió este sábado un documento con las supuestas pruebas del uso de armas químicas por el régimen de Bachar al Asad, pero en él se reconoce que se trata de informaciones de sus servicios de inteligencia, pero que no ha habido un análisis de muestras químicas.

Le Drian consideró que la misión de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) que acaba de llegar a Siria para investigar lo sucedido en Duma llega "muy tarde", aunque mostró el apoyo a su labor para que se puedan esclarecer las condiciones del ataque.

Y aseguró que la visita que el presidente francés, Emmanuel Macron, tiene previsto hacer a finales de mayo a Siria no ha sido puesta en cuestión por la intervención de la pasada noche.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

Imputados tres superiores de una academia militar española por coaccionar a una alumna para que abortara

14 April, 2018 - 00:00

La suboficial aseguró que "interrumpió voluntariamente su embarazo pero motivada por las coacciones que habría sufrido" por sus mandos

eldiario.es

La justicia militar ha imputado a dos comandantes y a un brigada de la Academia de Artillería de Segovia, dependiente del Ejército de Tierra, tras la denuncia de una antigua alumna que declaró ante el Juzgado Togado Militar Territorial nº 42 de Valladolid que mientras estudiaba en ese centro "interrumpió voluntariamente su embarazo, pero motivada por las coacciones que habría sufrido por la Academia de Artillería", según recoge la web de la Jurisdicción Militar.

Según este portal, el pasado 6 de abril el titular del Juzgado Togado Militar Central nº 2 aceptó la continuación de la instrucción ya que los investigados son altos cargos de las Fuerzas Armadas y es el tribunal competente para seguir adelante con estas actuaciones. El Confidencial ha adelantado esta imputación y fuentes del Ministerio de Defensa han confirmado esta actuación a eldiario.es.

En su información, El Confidencial asegura que la alumna informó a sus mandos de que estaba embarazada. "Algunos de ellos le dijeron que si seguía adelante y finalmente tenía al niño, tendría que repetir curso y no podría incorporarse a la academia hasta enero del año siguiente. Por contra, añadieron los mismos mandos, si lo que pretendía era terminar los estudios a tiempo, debía optar por no tener al bebé", asegura este medio que recoge la denuncia.

Fuentes del Ministerio de Defensa aseguran que la suboficial denunció estos hechos tras abandonar la Academia en 2016. En aquella época los denunciados eran un comandante, un capitán y un brigada, años después el capitán ascendió a comandante. Tras la emisión del auto, los investigados han tenido cinco días para designar un letrado que les represente.

El Confidencial asegura que tras la denuncia, la suboficial prestó declaración en el Juzgado Togado de Valladolid y han sido estos magistrados los que se han inhibido a favor del Tribunal Militar Central.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pepe Beunza: “No soy líder de los CDR, soy animador de la lucha no violenta desde 1971”

14 April, 2018 - 00:00

Pepe Beunza, histórico activista contra el servicio militar obligatorio, es uno de los nombres incluidos en el informe de la Guardia Civil sobre la supuesta cúpula de los Comités de Defensa de la República.

Ter García

Pepe Beunza es miembro del consejo asesor del Instituto Internacional por la Acción no Violenta. Con 71 años de edad, es uno de los históricos en el activismo no violento. Entre sus grandes victorias destaca el haber sido una de las personas que impulsó el movimiento que acabó con el servicio militar obligatorio en el Estado español.

El nombre de Pepe Beunza es uno los que aparece en el informe de la Guardia Civil sobre la supuesta cúpula de los Comités de Defensa de la República (CDR) —organizaciones ciudadanas nacidas en julio de 2017, horizontales y descentralizados— junto a otros como el de la filósofa Marina Garcés, el diputado independiente por ERC e impulsor del movimiento En Peu de Pau Rubén Wagensberg, el exdiputado y periodista David Fernández o Antonio Baños.

“Según el informe de la Guardia Civil, soy instigador y todas esas cosas, pero eso es mentira; yo participo en la lucha no violenta que hay en Catalunya y a veces coincidimos en acciones con los CDR y otras veces no”, explica Beunza a El Salto. “Los CDR son una estructura líquida, sin líderes, extendida por todo el territorio y que lleva a cabo una lucha no violenta”.

“¿Cómo lo era el 15M?”, le preguntamos. “Sí, parecido. No quieren ni tienen líderes, no hay una adscripción orgánica, sino asamblearia. No es una cosa en plan ‘yo pertenezco, yo soy, yo hablo en nombre', es algo más difuminado. Yo hablo como Pepe Beunza y en ningún momento me he presentado ni como líder, ni como instigador ni como animador de los CDR, yo soy un animador de toda la lucha no violenta que se está haciendo desde los movimientos sociales porque creo que la no violencia es la forma más eficaz de conseguir un cambio social, y la lleva haciendo desde el año 71”.

A pesar de que los CDR se han definido por usar la estrategia no violenta desde que surgieron, el pasado martes 10 de abril, la Guardia Civil detuvo a una persona que participa en uno de esos comités acusándola de delitos de terrorismo y rebelión, cargos que fueron rechazados por la Audiencia Nacional, que ordenó su puesta en libertad dos días más tarde tras imputarle delitos de desórdenes públicos. Ese mismo martes, los Mossos d'Esquadra detuvieron a otras seis personas, acusadas en el marco de las protestas que tuvieron lugar en el Parlament catalán el pasado 30 de enero, tras la investidura fallida de Carles Puigdemont.

Es una escalada de la deriva represiva que llevan el PP y los jueces que se ponen a su servicio, que están haciendo un flaco favor a la justicia

“Después de estas últimas detenciones, los CDR han vuelto a hacer un comunicado expresando que siguen manifestando su compromiso con la lucha no violenta”, resalta Beunza, quien lamenta la deriva represiva que ha emprendido el Partido Popular. “Estamos ya acostumbrados: personas como los consellers, cuando se merecen todos los honores por su conducta y por su trabajo, están procesados por rebelión. Los dos Jordis, que siempre han defendido la no violencia, están también en la cárcel. Esta es una escalada de la deriva represiva que llevan el PP y los jueces que se ponen a su servicio, que están haciendo un flaco favor a la justicia”. También denunció la banalización del terrorismo que se ha hecho con esta acusación. “Una de las personas catalanas que son víctimas del terrorismo [Roberto Manrique] lo dijo, es insultar a la víctimas del terrorismo. Si todos los que aquel día en la autopista tuvieron que esperarse media hora o una hora fueran víctimas del terrorismo y pudieran reclamar indemnización…. No se puede banalizar así el sufrimiento de las víctimas del terrorismo”.

Beunza recuerda cómo, durante su lucha contra el servicio militar, también pasó por prisión. “A mí me metieron en la cárcel y me condenaron a un consejo de guerra, así que por esa parte ya estamos avisados. A ese nivel, evidentemente si el golpe de Tejero hubiera triunfado, habríamos entrado en la cárcel por mil delitos, pero afortunadamente aún se mantienen parámetros normales de democracia y eso lo impide”. Sin embargo, alerta de cómo ahora a los personas que siguen presas o han tenido que huir de España por la amenaza de prisión en relación al independentismo catalán se suman declaraciones como la del ministro de Interior, Rafael Catalá, al portavoz de PDeCAT, Carles Campuzano —“Tiene usted mucha suerte porque puede venir a esta Cámara con ese ofensivo lazo amarillo que quiere decir que en España hay presos políticos”—. “Faltaría que no pudiéramos llevar un lazo amarillo”, protesta Beunza. También la de Pablo Casado, cuando le recordó a Puigdemont, el pasado 9 de octubre, el final de Lluís Companys. “Eso fue hace muchos años, pero esta gente aún vive en el franquismo, y es de lo que nos hemos dado cuenta, de que el franquismo no desapareció, sino que se amoldó, se escondió un poco y ahora, cuando ha habido un pueblo que ha querido escoger su destino y votar, que votar es algo democrático, se han echado encima y ha salido toda la garra del franquismo. Que vigilen todos los amantes de la libertad, porque si ganan en Catalunya irán a por todos los demás que defiendan la libertad”, afirma.

Montan las elecciones, entran muy contentos, y ni aun así los amigos del PP son capaces de ganarlas

El activista incide en que el Partido Popular ha convertido España en “una dictadura bananera”. “Nos obliga a los catalanes a participar en unas elecciones que regala a sus amigos porque tiene a los independentistas o bien presos, en el exilio o amenazados. Montan las elecciones, entran muy contentos, y ni aun así los amigos del PP son capaces de ganarlas. Esto es una auténtica dictadura bananera porque se hacen unas elecciones democráticas pero solo se aceptan los resultados si gana tu opción”.

“Se ha degradado la democracia española a unos niveles increíbles y esto es de lo que es necesario que la izquierda española se dé cuenta y no reacciona. Llevan un velo en los ojos con el tema catalán y en vez de ver cómo se está degradando la democracia, están pensando que aquí estamos haciendo caprichos de feria. Estamos luchando por la democracia, es muy importante”, concluye.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/cdr/c...

Categorías: Tortuga Antimilitar

De la necesidad de que el anarquismo toque el suelo

14 April, 2018 - 00:00

Decía Malatesta (Congreso de Amsterdam, 1907), que la revolución anarquista “sobrepasa con mucho los intereses de sólo una clase” y que pretende la liberación de la humanidad entera. Coincido, pero no podemos negar que habrá unos que serán los interesados en conseguir esa liberación integral y otros los que se opondrán. Dable es también pensar que los más partidarios deberían ser, además de los concienciados, los que más tienen que ganar si las cosas cambian, y que los que más se oponen son los privilegiados, junto a todas esas innumerables víctimas del Síndrome de Estocolmo que desgraciadamente han fabricado con sus escuelas y televisores.

Si pretendemos subvertir las cosas no se hace difícil suponer dónde está nuestro lugar de trabajo. Sin embargo, y es triste decirlo, la mayoría de actividad que generamos ni siquiera gira en torno a ese objetivo.

El anarquismo siempre ha tenido una sensibilidad múltiple, interesada por todas las formas de belleza y sufrimiento. De ahí surge su riqueza. Esto se plasmaba en la filosofía, en libros de vivisección social (como los de Godwin, Proudhon o Stirner, con mayor o menos aspiración práctica), en todas las ramas del arte y en círculos de afines. Bakunin fue de los primeros en darse cuenta de que la única forma de que transcendiera dicha corriente de pensamiento era convertirla en una corriente de acción, relacionada con las aspiraciones de los más pobres. Lo que los nihilistas rusos llamaban “volver al pueblo”. El sindicalismo que surgió después participó de la misma aspiración: sacar el anarquismo de los salones, los cafés, las máquinas de escribir, las tertulias nocturnas, los clubes de disidentes, y meterlo en el tajo, en la fábrica, en el campo.

¿Sigue el anarquismo presente en esos lugares? Después de muchas derrotas, muchas más que éxitos, el anarquismo sólo ha vuelto a la calle de forma espontánea, desnuda, ateórica, y cogiendo a la mayoría de anarquistas por sorpresa. Nos interesan las relaciones de poder, cuestionarlas, entre géneros, entre especies, entre comunidades humanas, pero ¿quién es el receptor de esos cuestionamientos?

Desarrollamos grandes teorías, tenemos prolíficos teóricos, contamos con agudos analistas, pero escribimos, pensamos y hablamos para nosotros (yo mismo lo hago ahora). ¿Cuál es nuestro interlocutor si no? Casi toda nuestra dialéctica se genera para circular entre convencidos, y gran parte de los temas que nos interesan son expuestos para gravitar en torno a gente de intereses afines, gente del “palo”, del “rollo”. Así haremos gran literatura, pero no obtendremos ni un cambio.

Los temas que nos conmueven y sobre los que indagamos demuestran nuestra sensibilidad y son importantes. Es un proceso propio de la construcción personal. Después puede ser importante contrastarlo con personas con las que compartamos simpatías, obtener un reflejo de cordura. Pero pasada esta etapa inicial es necesario saber si queremos resolver esas inquietudes, hallar respuesta real en el mundo a esas preocupaciones, o si nos basta con haber llegado a ese “grado supremo” de consciencia. Si es así y no necesitamos incidir en nuestro entorno, lo acepto. Esa es la vida del asceta extremo al que le basta con sentirse sabio ante sí mismo. Pero si esa persona escribe, edita, hace actos públicos, para tratar de cuestionar la actitud general, habrá que evaluar (después de haberlo experimentado uno mismo) si su estrategia llega a alguien o si se reduce a él y a sus allegados; más aún: si alguna vez tuvo intención de llegar a alguien fuera de su círculo próximo; y aún más: si su mensaje tiene posibilidad real de alterar la vida de la gente de a pie.

Cuando hablamos el interlocutor ideal al que nos dirigimos cobra importancia, y cuando defendemos una causa también la cobra la forma en que la defendemos y las personas a quienes desearíamos tener al lado, aquellas a quienes tratamos de llegar con nuestras palabras. Si esta elección es importante lo es más darse cuenta, en el terreno social, de un punto clave: si son los oprimidos las personas a quienes escogemos, estos hace ya tiempo que no necesitan discursos, que ni los leen ni los quieren, porque lo que les urgen son actos.

Nuestras preferencias nos definen. Todos los frentes de lucha son importantes, válidos, honrosos, pero dependiendo cómo se aborden y a quién se dirijan, unos dejarán el mundo intacto y otros al menos le harán mella.

Cuando somos incapaces de establecer prioridades, de superar la actividad netamente formativa y especulativa; cuando nuestras soluciones colectivas no pasan por trabajar desde lo que está más abajo, desde el fondo; cuando tenemos alergia al trabajo de campo en los barrios, o cuando nos llenamos la boca con sus clichés para reducir a sus habitantes a caricaturas; cuando elaboramos nuestro discurso dando por sentado en nuestros receptores un estatus mínimo o unas necesidades mínimas satisfechas (“todo el mundo tiene coche, todo el mundo tiene Internet, todo el mundo ve la tele, todo el mundo consume, nadie se muere de hambre, etc.”), cuando creemos en definitiva que existe un estándar económico, social y cultural; cuando elegimos para interactuar los problemas de forma y no de fondo, los problemas que afectan a la estabilidad y no a la supervivencia; estamos estableciendo (con independencia de si nosotros somos más pobres o más ricos) un anarquismo de clase media para gente de clase media. Ese anarquismo debe morir.

No hablo de “clase media” como clase real, no me interesa ese debate; sino como concepto psicológico. Es la mentalidad, irreal, de pertenecer al estrato estable de los ciudadanos modelo, ni muy pobres ni muy ricos, la buena burguesía. Esa mentalidad nos viene inculcada desde niños, comamos pan duro o pasteles. La he vivido de cerca: el obrero desempleado cree que sólo pasa por una mala racha y que en breve volverá a donde le corresponde, porque “él no es un pobre”; si necesita realojo, no quiere convivir cerca de indigentes; a su vez el indigente nativo no quiere vivir cerca de indigentes foráneos; y así sucesivamente. El anarquista no tiene ningún prejuicio superior o distinto a los que le rodean en su entorno.

De esta forma nos vemos apoyando lógicamente a los afectados por la hipoteca, pero incapaces de articular nada sobre inquilinos o indigentes; involucrados en defender la sanidad pública y a sus profesionales, pero muy distantes de los migrantes sin cobertura; implicados de forma muy positiva y loable en criticar los atentados al planeta y la necesidad de desmantelar la tecnificación, pero incapaces de meter en la ecuación a los que no causan más impacto en el medio que el de sus huellas descalzas sobre el asfalto.

Ya he dicho alguna vez que creo que la simple lucha por las necesidades materiales está lejos de ser la panacea de nada, y también está fuera de mi intención, aunque no se crea, criticar las múltiples variedades de reivindicación y lucha; sólo creo que la única forma de llegar a la gente es implicarse en sus carencias básicas, y que de toda la gente son evidentemente los más pobres y más numerosos los que con más urgencia requieren nuestra colaboración, y que esto es aplicable a todos los frentes de lucha, porque todos deberían adaptarse a su participación. Pienso sinceramente que esta es la única manera de que el anarquismo vuelva a la calle, vuelva a ser algo popular, y no un objeto para uso y disfrute exclusivo de una minoría.

Ciertamente llegar a la gente de a pie no es fácil, ni es garantía de ninguna transformación inflexiva. La gente a veces no cambia ni a golpes de realidad. Ser “los más pobres” es sólo un superlativo de escasez material, no de excelencia personal. Bien pueden servir nuestras herramientas de hoy para armar a las nuevas jerarquías de mañana. Por eso repito que no basta con acercarse al pueblo, que hay que implementar el trabajo creativo con el conflicto. Pero para eso antes hay que entablar contacto, romper la barrera entre el mundo militante y el popular, lograr que converjan, y esto sólo se consigue metiendo la cabeza en la realidad social de las personas reales. Partiendo de esto, no se trata de transmitir nuestras preferencias a la población, de “salvarles” obligándoles a compartir nuestras neuras o monomanías. No sirven los mesianismos, las evangelizaciones, la inoculación doctrinaria de idearios exógenos. Se trata de ver cuáles de nuestras ideas pueden incidir en sus vidas para mejorarlas, a fin de construir juntos un enclave donde también nosotros podamos desarrollarnos libremente. Se trata gráficamente de elegir entre afilar nuestras ideas para que se claven en la realidad o permitir que la realidad quiebre estas ideas embotadas por el desuso.

No escribo ni milito para hacer amigos, prefiero hacerlo para conseguir compañeros, pero si pierdo a algunos de los dos no hay drama; habrá merecido la pena.

Necesitamos un sindicalismo que no tenga como prioridad disputar las pagas anuales de los funcionarios, u otras cosas que se les escapan a los que sobreviven con 400 euros mensuales, y que se centre en movilizar a los parados y en aceptar a los trabajadores “en negro”.

Necesitamos un movimiento por la vivienda que no se cierre en el tema de la hipoteca o en apilar casas para no darles utilidad pública, sino que comparta herramientas con los inquilinos y empiece a contar con los sin techo como protagonistas y máximos damnificados.

Necesitamos un activismo social que no hable “de pobreza sobrevenida” o de gente “normal golpeada por la crisis”, sino que no sume a sus estrategias a aquellos cuya pobreza les viene de cuna y que posiblemente también la leguen como herencia.

Necesitamos un feminismo que no sea un objeto de debate intelectual o de simple denuncia teórica, sino que trabaje con los personas forzadas a prostituirse, las chicas de los barrios marginados embarazadas desde la adolescencia, las que se ven en situación de indigencia cuando salen de las casas de acogida y todas aquellas mujeres ignoradas por desposeídas que son las más plurigolpeadas por el heteropatriarcado.

Necesitamos un anti especismo que no se conforme con dar charlas para afines en circuitos cerrados o con formar a través de la web, sino que pueda ofrecer una verdadera alternativa alimenticia a los hambrientos, expropiando tierras abandonadas y ofreciendo herramientas que demuestren que subsistir sin matar es posible y asequible.

Sean cuales sean nuestros intereses, no tendrán repercusión real hasta que se dirijan a cambiar la vida de los que hasta ahora no cuentan para casi nadie. Sí, me complace que mucho de lo que reivindico se esté haciendo a pequeña escala, como las asambleas de parados, los sindicatos de manteros, la colaboración con inquilinos, el trabajo con personas víctimas de la prostitución, okupar tierras y repartir hortalizas, etc., pero si destaco la necesidad de incidir en esa vía es porque considero que aún es testimonial en nuestro movimiento.

Hablo además desde la experiencia personal. Nuestros libros y discursos no llegan a la gente que más podrían necesitarlos, porque es posible y lógico que además ni les interesen. No nos siguen por las redes sociales, ni acuden a nuestras charlas y jornadas. La única forma de implicarse es participar de sus necesidades reales y adaptar lo que queremos compartir con ellos a dichas necesidades. Ofrecerles soluciones tangibles e inmediatas a problemas que no son teóricos, ni éticos ni morales, sino de pura supervivencia.

Algunos grupos de la FAGC al principio de nuestra andadura hicieron campañas de apostasía o contra Monsanto. Nadie dice que no sean temas importantes, pero cuando entramos en contacto directo con gente con problemas de emergencia vital nos planteamos: ¿es útil para estas personas que les demos un folleto sobre transgénicos cuando están comiendo pan mohoso que mojan en una fuente?, ¿es necesario que les digamos que apostaten cuando buscan cartones reciclados porque esta noche viene lluvia? Nos dimos cuenta de que les estábamos hablando a estas personas en un lenguaje totalmente alienígena para ellos, de que la división que se establecía entre nuestras aspiraciones y sus necesidades era insalvable, de que el anarquismo secular estaba a miles de kilómetros de la calle, como lo está el Everest de la costa. Se hizo imperativo cambiar de estrategia.

Cuando la FAGC estaba en su segunda etapa de expropiación de tierras (Proyecto “Tierra y Libertad”) conseguimos que se sumara gente sin ideología definida. Estaban ahí por necesidad material, no por afinidad a nuestras ideas. Conseguimos enrolarlos en las dinámicas de nuestras asambleas y que tomaran parte de las decisiones colectivas. Cuando los conejos y los lagartos empezaron a atacar las cosechas muchos de nosotros, veganos y anti especistas convencidos, nos vimos incapaces de hacerles entender que dichos animales no eran ninguna plaga, que estaban ahí antes que nosotros. Cuando una persona te dice que no tiene nada en la nevera y que esos animales no se van a comer el pan de sus hijos, aquello por lo que lleva meses luchando, te quedas desarticulado y te sientes ridículo al intentar discutir. La única opción era ofrecer una alternativa viable, algo que permitiera sacar la producción adelante sin tener que generar sufrimiento. Fue así como descubrimos a Fukuoka, los métodos no invasivos que aconseja para evitar los ataques de animales (pimienta de cayena), etc. Cuando la gente obtuvo una solución real y eficiente al problema, ya no necesitaron contemplar otras medidas. Podíamos habernos enrocado, llamar privilegiados y esclavistas a gente que carecía de recursos y que obtenían gran parte de su alimento de nuestro proyecto, o podíamos trabajar para ofrecer alternativas prácticas y caminos secundarios transitables.

En la Comunidad “La Esperanza” debemos reconocer que todos nuestros esfuerzos para desmontar de forma teórica el machismo imperante fueron un fracaso. Los talleres y charlas no eran funcionales, la contribución de una compañera psicóloga que quería dar herramientas de refuerzo no tuvo continuidad por falta de asistencia. Si algunos pidieron libros sobre anarquismo, jamás mostraron interés por libros específicamente feministas. Más allá de frases compartidas y manifestaciones que hicimos en asamblea, el feminismo verbal moría en nuestra boca. El vivencial sí tuvo más recorrido. No era sólo dar ejemplo con nuestras actitudes, sino implicar a las mujeres en labores atribuidas culturalmente a los hombres. Esta medida funcionó y las mujeres se convirtieron en interlocutores de referencia a la hora de abordar casi todos los problemas comunitarios, perdiendo su papel subalterno.

En definitiva, hablo de lo vivido. Desmantelar la jerarquía, desmontar las relaciones de supeditación, deconstruir las formas de dominio genérico, étnico, especista, laboral, cultural, económico, parte necesariamente por socializar herramientas de emancipación, evitar que sigan orbitando por los mismos limitados ambientes, adaptarlas a las necesidades diferenciadas de los de abajo y dejar que sean ellos los que las hagan propias y usen a su antojo.

No basta con trasladar nuestro discurso a otro ambiente; hay que disolverlo como teoría muerta y reconstruirlo como medida práctica y útil. Hay que hacer que el anarquismo deje de ser un artículo de lujo para iluminados, un fetiche de consumo académico, un artefacto especulativo para aburridos con remordimientos de consciencia. Hay que llevarlo a la calle y ponerlo sobre los adoquines. Puede que esto duela, que haya quien se sienta incómodo trasladando su mesa de trabajo de su cabeza, su local y su ambiente al parque público de un barrio, pero que eso escueza es sintomático. Si decimos que los hombres deben renunciar a sus privilegios de machos y los humanos a sus privilegios de especie, algunos anarquistas deben renunciar a sus privilegios de clase.

Todo consiste, en definitiva, en que el anarquismo vuelva a tocar el suelo.

Ruymán Rodríguez

Fuente: http://www.anarquistasgc.net/2016/0...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Patitos

13 April, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pier Paolo Pasolini al habla

13 April, 2018 - 00:00

Conocido mayormente por su labor de destacado cineasta, el intelectual italiano ( 1922 – 1975) era un hombre cuyo compromiso cívico y social brillaba con carácter intempestivo, y se expresaba en diferentes soportes ( periodismo, crítica artística y política, poesía, novela…y debates sin cuento con quien fuese menester. Bestia negra para la Iglesia, para el PCI al que había pertenecido siendo expulsado a causa de su sexualidad), para los poderes institucionales del Estado y para la opinión pública en general que se mostraba molesta con el comportamiento ajeno al gregarismo ambiente y a las estrictas normas de la sociedad biempensante. Si su vida fue intensa también fue breve a causa de la oscura muerte que le provocó un desalmado – guiado con toda seguridad por manos poderosas- en una oscura noche.

Su deambular agitado por el lado oscuro de la vida queda recogido en los diferentes artículos e intervenciones recogidos en un certero trabajo de recopilación realizado por Antonio Giménez Merino, Josep Torrell y Juan-Ramón Capella, que reúne escritos, entrevistas, y demás , organizados cronológicamente desde 1949 hasta 1975, publicado este mismo año por la editorial Trotta con el título tomado de la última entrevista del director de El Evangelio según san Mateo: « Todos estamos en peligro. Entrevistas e intervenciones». El libro sigue el orden de los acontecimientos y de la vida implicada del propio personaje, cuya presencia agonística es seguida a través de los textos presentados. Desde sus opiniones sobre la resistencia al fascismo, el concilio Vaticano II y los tiempos posteriores de la Iglesia, la cuestión colonial, las movilizaciones de los años 68 y siguientes ( anunciando los venideros años de plomo), las discrepancias surgidas entre el partido comunista italiano y la llamada “ patria del socialismo” , la extensión de los extremismos, la mafia, la creciente corrupción y los problemas medioambientales en los momentos en los que comenzaban a ser tenidos en cuenta. Puede considerarse que la mirada que unifica los diferentes problemas son los relacionados con la problemática de la modernización y sus daños colaterales, laterales y centrales; junto a esto puede observarse igualmente cierto tono de “justificación y aclaración” de sus ideas y posicionamientos como respuesta al continuo ataque y persecución a los que se veía sometido.

La postura del romano ( había nacido en un barrio cercano a la playa de Ostia) seguía la parresia ( el coraje de decir la verdad) propia de los griegos, y así su pensamiento se movía alejado de afiliaciones y doctrinas inflexibles, lo que le permitía expresar sin ambages pensamientos propios que en no pocas ocasiones molestaban sobremanera a los poseedores de la verdad. Esta tendencia a pensar sin barandilla y a la intemperie sobre los temas de la más rabiosa actualidad, practicando la prosa sórdida de la actualidad, que él dijese.

Libertad a la hora de expresarse sobre los más peliagudos y delicados asuntos sin dolerle prendas ante las pedradas que le pudiesen llegar en respuesta; él, como testigo de su tiempo, mantenía, todo hay que decirlo, ciertas huellas de su militancia en las filas del PCI, y de cierta visión del deber ser, o de lo que anteriormente había sido dicha organización. Es decir, que él siempre tomaba postura con los de abajo, él que se comportaba como un flâneur, no por las grandes avenidas, sino por los arrabales, por las afueras de la ciudad, allá en donde vivía la gente de los márgenes – que en guattariano son el corazón o el centro de la sociedad-, los lumpen, los abandonados del sistema… y ese posicionamiento le llevaba suspirar por los tiempos en los que según su opinión, el partido estaba absolutamente unido con el proletariado, estado por el que él no dejaba de mostrar añoranza y esperanza que pudiera recuperarse después de las indudables desviaciones del aparato del partido. Su mirada hacia atrás, a un pasado idealizado y, en consecuencia añorado, atraviesa las páginas del libro , en especial, en los artículos volcados más propiamente en la política.

Imposible dar cuenta de la amplísima variedad de asuntos tratados, que como ya apuntaba con anterioridad tienden a ser enfocados desde una mirada unificadora que se movía entre el polo del desarrollo económico capitalista y sus nefastas consecuencias tanto en lo económico, como en lo político, lo social y lo ecológico con sus reflejos en los medios de (des)información y en los ca´nones culturales convertido en terreno abonado y dominado por el desaforado consumismo impulsado desde los sectores dominantes. Esta situación presentada por sus defensores como la propia de una sociedad del bienestar producía márgenes creciente en los que iban cayendo y malviviendo obreros parados, seres marginales, campesinos empobrecidos, expulsados del paraíso de la sociedad de consumo, lo que iba abriendo una fractura creciente entre quienes podían acceder a los bienes de consumo y quienes no , pero aspiraban a ello, ya que el karaoke dominante era expandido por los poderosos altavoces de los poderes; así quien quería pero no podía se sentía excluido; esta brecha se plasmaba igualmente en las diferencias entre Norte y Sur, y la propuesta suya irrumpe apostando por un diálogo que trate de equilibrar este desfase. Y aquí asoma en su pensamiento una reivindicación de frenar las ansias de poseer, y proponer un decrecimiento que impidiese el viaje hacia el abismo, provocado por las ambiciones productivistas del capital. Su acérrima defensa de los bienes culturales y su mantenimiento ante la creciente desvalorización por el dominio y control de los criterios mercantiles se muestra con fuerza, y en unión con la importancia otorgada a la educación no como proceso de domesticación y de reproducción de las ideas dominantes ( siempre guiadas por los criterios de ganancia y eficacia) sino en la dirección de crear seres autónomos capaces de pensar por sí mismos, y no seres dependientes de cualquier forma de heteronomía impuesta. Diálogos con diferentes escritores y personajes públicos, reflexiones sobre las relaciones entre cristianismo y marxismo, derivas por los pagos del arte y la literatura… y como no podía ser de otro modo, amplias y detalladas explicaciones sobre algunas de sus más destacadas películas.

Un abanico de ideas, un torrente de opiniones, de un hombre que cada vez se sentía más solo y amenazado ( y al final sacrificado)-, que no tratan de casarse con nadie y que desde luego, a favor o en contra, provocan – así fue en su tiempo – debates esenciales sobre la sociedad, su futuro, y ciertos resabios de desesperanzada esperanza de que en el horizonte podía atisbarse cierta luz tenue…luz que desde luego él no pudo llegar a comprobar, al ser asesinado por un joven en aquella fatídica noche del 1 de noviembre de 1975.

Por Iñaki Urdanibia

Fuente: Kaos en la red

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Por qué cobra más un arquitecto que un albañil?

13 April, 2018 - 00:00

La prioridad ontológica de lo racional sobre lo material propia del pensamiento griego clásico se ha filtrado a multitud de ámbitos de nuestra sociedad. Uno de ellos es el de las relaciones laborales y las lógicas de dominación que hay detrás de ellas.

Sergio de Castro Sánchez
Profesor de Filosofía

En nuestra sociedad se ha normalizado el hecho de que los trabajos de carácter intelectual a los que se accede a través de una larga formación teórica estén mejor pagados y mejor valorados socialmente que los que son de carácter práctico y basados en una preparación esencialmente de esa naturaleza. Así, si se pregunta, por ejemplo, por qué cobra más un arquitecto o una arquitecta que un o una albañil, la respuesta suele ser unánime: el primer caso implica un largo y duro periplo académico, el segundo no. No se tiene en cuenta, a la hora de dar tal respuesta, que en el segundo caso, el o la albañil se puede haber pasado esos mismos años trabajando de sol a sol poniendo en riesgo incluso su integridad física. La respuesta a nuestra pregunta no reside, por tanto, en la necesidad de recompensar el esfuerzo del trabajador o trabajadora en su preparación para el trabajo en cuestión, sino en el tipo de esfuerzo que se ha tenido que desarrollar para acceder al mismo y en la propia naturaleza de ese trabajo: uno de carácter teórico y el otro de carácter práctico.

PLATÓN Y EL DESPRESTIGIO DE LA MATERIA

La prioridad ontológica de lo teórico sobre lo práctico -característica fundamental de la mayor parte de la filosofía occidental, al menos hasta el s. XIX- comienza, como no podría ser de otra manera, con el pensamiento griego clásico. Así, tanto para Platón como para Aristóteles, el ámbito racional y especulativo es más real que el de la materia y la praxis, dado que es en el primero en donde encontramos la esencia de lo real, su ser.

Quienes habitan e interaccionan con el mundo de la materia serán, igualmente, esencialmente inferiores a quienes dedican sus esfuerzos a comprender el orden racional del mundo

En el caso de Platón, por ejemplo, las ideas -entidades objetivas que habitan el mundo inteligible- representan la esencia de toda realidad sensible. El conocimiento de las mismas únicamente es posible a través de la razón, de espaldas a todo lo que tenga que ver con lo corporal-sensible. El mundo empírico, accesible a través de los sentidos y objeto de nuestra interacción física, solo es una mala copia de lo inteligible. Aquel, representado por el interior de la caverna en su famosa alegoría, es el mundo de las sombras del que quien busque la Verdad debe huir en su camino hacia el exterior, el mundo de las ideas. Lo empírico -incluido nuestro cuerpo- es, por tanto, sólo un obstáculo hacia esa Verdad.

LA INFERIORIDAD ANTROPOLÓGICA, SOCIAL Y MORAL DEL TRABAJADOR

El dualismo ontológico plasmado en la “Alegoría de la Caverna” y la jerarquización de lo real que va asociada a él supone, asimismo, una jerarquización antropológica y social que, actualmente, afecta directamente al mundo laboral. Así, quienes habitan e interaccionan con el mundo de la materia serán, igualmente, esencialmente inferiores a quienes dedican sus esfuerzos a comprender el orden racional del mundo. El lugar de cada individuo en la sociedad -la clase social a la pertenece: rey-filósofo, guardián o productor/trabajador- se verá determinado por su cercanía o lejanía a lo racional, al mundo de las ideas. Aristóteles llega a la misma conclusión: “El que es capaz de previsión con su inteligencia es un gobernante por naturaleza y un jefe natural. En cambio, el que es capaz de realizar las cosas con su cuerpo es súbdito y esclavo, también por naturaleza” (Política).

Paralelamente, esta doble jerarquización antropológica y social del ser humano tendrá su reflejo en una jerarquización moral. Sólo la actividad racional –que es la que define al ser humano– permite tener el conocimiento necesario para la acción moral correcta, aquella que permite al individuo alcanzar tanto la virtud como la felicidad. Por el contrario, la relación con lo material aleja al ser humano del conocimiento que permite la vida contemplativa y, por tanto, de la moralidad. La persona vinculada a lo material resulta, pues, no solo moralmente inferior sino también incapaz de alcanzar la verdadera felicidad.

LA PRIORIDAD ONTOLÓGICA DE LO TEÓRICO COMO FORMA DE DOMINACIÓN

Tradicionalmente, la alegoría de la caverna ha sido interpretada como un canto a la libertad, a la lucha por deshacernos de los grilletes que nos imponen quienes nos tienen sometidos a las sombras y a la esclavitud.

Más que como un canto a la libertad, la Alegoría de la caverna puede interpretarse como una metáfora de la dominación que ejerce el poder desde su control de lo que se considera Verdad

Son sin embargo minoritarias las interpretaciones del famoso pasaje platónico que lo ven como una metáfora de la dominación que ejerce el poder desde su control de lo que se considera Verdad. Y es que ese mundo de sombras chinescas del interior de la caverna representa para Platón el mundo de la materia, de la carne, del que solo se puede salir a través de un proceso violento capitaneado por quienes, huyendo de la materia, han centrado sus esfuerzos únicamente en el ámbito de lo teórico. Una labor que ha dotado a los Reyes-filósofos de un conocimiento absoluto que les otorga no solo el derecho sino también la obligación de mantener el orden social a través del uso de la violencia, ejercida por los guardianes. Y es que la justicia solo es posible cuando se “contiene a cada uno en los límites de su propia tarea” dado que “la confusión y la mezcla de [clases sociales] es el acontecimiento más funesto que puede tener lugar en un Estado” (República).

LA RUPTURA DE MARX

No es casualidad que la ruptura con el orden ontológico clásico entre lo teórico y lo práctico lo realice un filósofo revolucionario desde un punto de vista político y social. La inversión de ambos ámbitos en el pensamiento de Marx implica el fin de la creencia en un orden social fundamentado en el conocimiento alcanzado por una élite, aquella que “sabe cómo son las cosas”, que “ha estudiado” y viene, supuestamente, a liberarnos de nuestras cadenas.

Tal inversión, el llamado “giro práxico de la filosofía”, se fundamenta para el autor de El Capital en una nueva concepción de la verdad: “el problema de si al pensamiento humano se le puede atribuir una verdad objetiva, no es un problema teórico, sino un problema práctico” (Tesis sobre Feuerbach, II). O dicho de una manera más poética: “En contraste directo con la filosofía alemana –en referencia a Hegel–, que desciende del cielo a la tierra, ascendemos aquí de la tierra al cielo” (La ideología alemana).

La inversión de los ámbitos teórico y práctico en Marx implica el fin de la creencia en un orden social fundamentado en el conocimiento alcanzado por una élite

El orden ontológico clásico y consecuentemente la jerarquización social y moral que, como hemos visto, va asociada a él, invierten sus roles. La verdad no viene dada por quienes se dedican a la labor de comprender lo real, sino que se construye desde la praxis por quienes interactúan laboralmente con el medio físico. La existencia de una élite social y moral deja de tener su fundamento en el ámbito del conocimiento teórico, dado que el mundo y la historia son algo por hacer y no algo acabado que comprender y conservar. Y, por supuesto, la filosofía debe acompañar en la labor de liberarnos de la esclavitud de la Verdad sobrevenida: “Hasta ahora la filosofía se ha dedicado a comprender el mundo. Es hora de que se dedique a cambiarlo” (Tesis sobre Feuerbach, XI).

Sin duda, resulta necesaria la construcción de una visión del mundo que pueda hacer frente a la presencia constante de la ideología dominante, por decirlo con las palabras de Marx, en cada uno de los rincones de nuestra percepción y comprensión del mundo. Sin embargo, esa propia construcción teórica debe realizarse desde la renuncia a lo teórico como algo que, desde su trascendencia, resulta ser expresión de lo real. Una necesidad que no encontramos únicamente en Marx, sino también –aunque en un sentido muy diferente– en Nietzsche, abriendo, como en el caso del filósofo de Tréveris, una nueva perspectiva en la filosofía y en el uso que el propio Deleuze establece para la misma: “denunciar la bajeza del pensamiento en todas sus formas”.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/el-ru...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La tiranía de las religiones políticas

12 April, 2018 - 00:00

En la actualidad el sistema de dominación no deja que las personas podamos decidir sobre nuestras vidas, y con ello elegir cómo queremos vivir. No somos libres a nivel individual debido a nuestra falta de autonomía, lo que hace que tampoco lo seamos a nivel colectivo. Una minoría decide el tipo de vida que somos forzados a llevar al someternos a sus dictados, los cuales se extienden a casi todos los aspectos de la vida. De hecho vemos que el sistema de dominación ha extendido su control a la práctica totalidad de las esferas de la vida humana. Para el sistema únicamente somos recursos, y por tanto útiles y funcionales en la medida en que somos obligados a adoptar una forma de vida que nos adapta a sus intereses definidos en términos de poder. Así pues, lo personal es político por pura imposición exterior que hace que no tengamos el control sobre nuestra propia vida, lo que nos convierte en seres alienados y desposeídos.

El hecho de que lo personal sea político no significa que ello sea deseable. Si lo personal es político es para que el individuo no pueda decidir cómo quiere vivir su vida, para que sean otros los que le impongan una forma de vida que es considerada la correcta y de este modo controlarle. En la sociedad de clases actual es una minoría mandante la que decide qué vida debe llevar el sujeto, para lo cual le ofrece unas opciones de vida limitadas y reguladas en función de unos parámetros preestablecidos de los que no puede salirse.

Pero además del sistema nos encontramos con que la religión, y especialmente las nuevas religiones políticas, persigue igualmente imponerle al individuo una determinada forma de vida. Desde tiempos inmemoriales todas las religiones, en nombre de algún ideal, han tratado, y aún tratan, de decirle al individuo cómo debe vivir su vida. Un caso particular es el de las religiones políticas que pretenden luchar contra el sistema, y que en nombre de esa lucha y del ideal o ideales que las inspiran buscan imponerle al individuo un tipo determinado de vida. Esto se fundamenta en la premisa de que lo personal es político, algo que no sólo no es cuestionado sino que además es reafirmado al exigir a quienes se adhieren a esta lucha que, en nombre de la coherencia, adopten la forma de ser, pensar, sentir, actuar y, por tanto, de vivir que se supone que es acorde con los ideales de la religión política en cuestión.

De esta forma descubrimos que estas religiones, a veces en nombre de la libertad, no aspiran precisamente a emancipar a la humanidad, sino que por el contrario reproducen las mismas dinámicas de dominación del sistema al reafirmar el carácter político de lo personal en la medida en que persiguen someter esta esfera de la vida humana a sus preceptos ideológicos. Esto supone mantener al individuo en su condición de sujeto sometido al negarle la capacidad de decidir cómo quiere vivir su vida, porque lo que realmente se quiere es imponerle una determinada forma de vida que es considerada la correcta. E inevitablemente esto lleva aparejada la dominación ejercida por los políticos disfrazados de apóstoles, santones, profetas y mesías de la religión política. Los mismos que sermonean al público para convertirlo en grey a la que pastorear al decirles lo que tienen que hacer, pensar, sentir, etc., y para lo que no dudan en pontificar, sentar cátedra, establecer dogmas de fe, censurar, repartir carnés y sobre todo inocular en la comunidad de fieles el sectarismo, el autoodio, el complejo de inferioridad, el sentimiento de culpa, la autocomplacencia ideológica, además de toda clase de autorrepresiones.

La religión es, por definición, contraria a la vida porque pone a la persona al servicio de los ideales o dogmas que fundamentan dicha religión. El individuo queda reducido a la condición de instrumento al servicio de unas ideas, de unos determinados proyectos de ingeniería social y política, y de los jefes intelectuales de la religión. Así se ejerce el sometimiento al mismo tiempo que el sujeto también es anulado, deshumanizado y despersonalizado hasta el punto de ser convertido en parte de una masa informe y homogénea cuya identidad le ha sido impuesta desde el exterior. Con todo esto se le niega al individuo la posibilidad de elegir cómo quiere vivir su vida.

La lucha contra el sistema y contra aquello que del sistema pueda haberse interiorizado no es necesariamente una lucha por la libertad, sino que en el marco de las religiones políticas se trata de una lucha por imponer en la esfera personal una forma de vida diferente a la que el sistema vigente también impone. Es, por tanto, la reproducción y recreación de la dominación bajo una forma distinta en la que esta es presentada como buena, correcta y en última instancia emancipadora. Pero en la práctica son levantados nuevos muros que encadenan a la persona y le niegan su libertad más básica que es la de administrar su propia existencia, y al hacer esto también se le niega su humanidad al quedar reducida a la condición de esclava de unas ideas y de sus intérpretes autorizados.

Frente a las religiones políticas y sus representantes sólo cabe la desobediencia, la herejía, la apostasía, el sacrilegio, la insumisión y la rebeldía. Pero especialmente todo cuanto afirma la vida, todo cuanto la engrandece, todo cuanto sirve a la humanidad, y por tanto todas aquellas ideas que están al servicio de la humanidad y que no pretenden poner a esta a su servicio para la consecución de sus propias metas. Porque todo lo que somete degrada, deshumaniza y envilece, que es lo que hacen todas las religiones, sean políticas o no. Estas ahogan la vida, la asfixian a causa del sometimiento que ejercen sobre el individuo que, al carecer de libertad, no puede decidir sobre su existencia, y por tanto no puede autodeterminarse para desarrollarse plenamente como persona. Despojado de su mismidad únicamente es un instrumento, un medio, al servicio de fines que le son ajenos.

La respuesta al sistema y a la situación deshumanizadora que genera, si quiere ser emancipadora, pasa necesariamente por la afirmación del propio individuo, y consecuentemente por la recuperación de su autonomía para decidir sobre su propia vida y cómo quiere vivirla. Esto significa recuperar lo personal y devolverlo a la esfera de lo preopolítico, a aquello que es anterior a la política y que constituye el espacio en el que la persona se construye a sí misma en ejercicio de su autonomía, donde se dota de una personalidad y de una identidad, y por tanto donde ejerce su autodeterminación. Significa despolitizar lo personal, pues no todo es política porque no conviene que todo lo sea si queremos ser libres.[1] Se trata de la conquista de la libertad que sólo es posible junto a los demás, pues no hay libertad sin igualdad, es decir, en la medida en que todos somos igual de libres, y por tanto en la medida en que todos disfrutamos del mismo grado de autonomía.[2]

En el marco de la sociedad de clases el grado de libertad que eventualmente puede alcanzarse, tanto a nivel individual como colectivo, es limitado debido a que no es una sociedad libre. La dominación es total pero nunca llega a ser absoluta, por lo que siempre existen zonas de sombra que quedan al margen de la administración del sistema, y que por ello mismo permiten al individuo dotarse de pequeñas parcelas de libertad sobre las que articular su propia esfera personal a partir de la que autoconstruirse junto a sus iguales. Sin embargo, la revolución es el único camino para que el individuo pueda disponer de sí mismo enteramente, sin limitaciones o cortapisas de ningún tipo, para llegar a ser libre junto a sus semejantes. La revolución que ponga fin al Estado, la propiedad privada y la sociedad de clases es la que generará esas condiciones para que la libertad florezca y se desarrolle plenamente.

Esteban Vidal

Fuente: Portal Oaca

Notas

[1] Es recomendable la lectura del artículo “La política en nuestras vidas” que pone de manifiesto que no todo en la vida es política, lo que resulta muy acertado y a lo que habría que añadir, como se ha dicho, que además no es deseable que todo sea política. https://www.portaloaca.com/opinion/...

[2] Sobre la libertad y la igualdad en el terreno social y político emplazamos a leer https://www.portaloaca.com/articulo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Preocupación

11 April, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas