Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 21 min 6 seg

Policías sin corazón cargan duramente contra un centenar de personas en un desahucio en Elche

15 May, 2018 - 17:31

La Policia Nacional se ha empleado a fondo para lograr desalojar a Rabia, Said y sus tres niñas menores, que se quedan en la calle y con una deuda a un fondo buitre de 18.000 euros.

Lydia Ferrándiz
Mar López
Elche

La Policía Nacional por orden judicial acaba de desahuciar a la familia de Rabia y Said con tres niñas pequeñas de 11, 8 y 4 años de su casa en el barrio de Carrús. El desahucio ha sido a la fuerza. La policía ha echado de la entrada a varias personas de la plataforma de afectados por las hipotecas que se habían concentrado en la puerta para intentar pararlo. Debían 18.000 euros.

La historia de esta familia es sencilla. Vinieron a España, tenían trabajo, compraron una casa muy modesta y cuando llegó la crisis despidieron al padre y al tiempo tuvieron que elegir entre comer o pagar la letra. Dejaron de pagar un tiempo y cuando pudieron volvieron a pagar, pero todo se había complicado muchísimo.

La deuda fue vendida a un fondo buitre con sede en Luxemburgo y a partir de ese momento ya no hubo marcha atrás, se ordenó el desahucio y tras varios intentos hoy se ha ejecutado por parte de la comisión judicial apoyados por la policía.

Una veintena de policías nacionales han cargado contra los vecinos y manifestantes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca que se encontraban en el portal de vivienda para impedirles la entrada y que se hiciera efectivo el desalojo. Durante el desahucio se han vivido momentos de tensión, varias personas han resultado heridas y dos han tenido que ser trasladados al hospital en ambulancia.
Desahuciada a la fuerza una familia con tres hijas en Carrús

Varios policías nacionales han roto a llorar cuando han finalizado las cargas teniendo que ser reemplazados de la primera línea por compañeros que se encontraban menos emocionados. Varios vecinos que se encontraban asomados a los balcones han tirado huevos a la policía durante los momentos de tensión más graves. Al final, ha sido posible que la empresa encargada de sustituir la puerta por una antiokupas realizara su labor, en unos días la familia podrá entrar a la casa a recoger sus muebles y electrodomésticos.

La familia vive ahora con un sueldo de 800 euros y se quedan sin casa y con una deuda de 18.000 euros. Ello supone que no van a poder pagar ningún otro lugar para vivir arrastrando esa deuda que va creciendo.

Esperaban resistir en la casa y obligar al fondo propietario a llegar a un acuerdo o bien para pagar un alquiler social en su propia casa, o bien que se les condonara la deuda y así poder intentar vivir en otro lugar.

No ha podido ser.

SER Elche

Ver vídeo: https://amp.diarioinformacion.com/e...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La ganadora de Eurovisión perteneció a la marina israelí que causó la masacre de Gaza de 2014

15 May, 2018 - 00:00

Netta Barzilai, la ganadora de 'Eurovisión 2018', cuenta con un polémico pasado vinculado al Ejército de su país. La joven de 25 años, que se ha alzado con el micrófono de cristal con un alegato contra el bullying, participó en 2014 en un Ejército que provocó la muerte de más de 400 palestinos en la Franja de Gaza.

El conflicto, conocido como la masacre de Gaza de 2014 se planteó como una batalla entre ambos sectores, aunque las cifras de muertos variaron escandalosamente entre ambos bandos: 18 israelíes muertos frente a más de 435 palestinos.

Israel está consiguiendo ocupar más territorio pertenenciente a Palestina gracias a su poder económico y militar. El Gobierno hebreo aprovecha la extensión de las construcciones para ocupar localidad fronterizas con Palestina, lo que ha dejado fuertes tensiones e incluso manifestaciones por parte de los ciudadanos israelíes.

Netta, mientras tanto, formaba parte de aquel Ejército. La joven subió en sus redes sociales varias fotografías en las que aparecía vistiendo el uniforme militar en mitad de los conflictos. Aquellas instantáneas han vuelto a ver la luz y han provocado una fuerte indignación en las redes sociales:

La joven contaba con una amplia formación musical. Comenzó en la Escuela de Música Contemporánea Rimon, donde se especializó en electrónica. Posteriormente, en el año 2012, fue profesora en un campamento musical para jóvenes.

La intérprete que se ha alzado con la victoria en 'Eurovisión 2018' se encontraba en aquel Ejército como parte del servicio militar obligatorio durante un período de 21 meses. Allí dirigió las noches de blues del Bar-Giora, una organización de defensa clandestina.

Su carrera internacional comenzó a despuntar como solista del exitoso grupo Gaberband. Pero, sin duda, su punto álgido llegó tras su victoria en el HaKokhav HaBa, el 'Operación Triunfo' de Israel. Allí consiguió la victoria y su papel como representante del país hebreo en Eurovisión.

Un 'Eurovisión 2019' cargado de tensiones

La elección de Israel para la celebración de 'Eurovisión 2019' llega en mitad de las tensiones que ha provocado el traslado de la embajada estadounidense a Jerusalén. Se trata de una decisión muy polémica, ya que supone otorgar completa soberanía a una localidad disputada entre judíos, cristianos y musulmanes.

La posible elección de Jerusalén como epicentro de la próxima edición del certamen podría ser el origen del recrudecimiento de las mencionadas tensiones. Además, los ciudadanos palestinos pueden aprovechar el foco mediático para intensificar sus protestas.

Israel, como sede de Eurovision, no sería la primera con tensiones políticas. 'Eurovisión 2017' llegó en mitad del conflicto con Rusia a cuenta de Crimea. Por ello, Rusia terminó vetada y no tuvo la oportunidad de participar en la mencionada edición.

Fuente: https://www.losreplicantes.com/arti...

Categorías: Tortuga Antimilitar

De Algeciras a Altsasu

15 May, 2018 - 00:00

Cuentan las crónicas que eran cuarenta, armados con bates de béisbol, piedras y botellas rotas y que emboscaron a nueve agentes de la Guardia Civil en el aparcamiento de un restaurante de Algeciras y ocho de ellos precisaron atención médica en un hospital. Sólo uno de los presuntos agresores ha sido detenido y sobre él pesa la acusación por desórdenes públicos, atentado contra agente de la autoridad y riña tumultuaria. Aquí no hay ni Covite, ni jueza Lamela, aunque objetivamente los hechos son mucho más graves (si nos han contado la verdad, porque tengo derecho a dudar de las versiones de la Guardia Civil) que los que acaecieron la madrugada del 15 de octubre de 2016 en Altsasu. Y no es que me parezca mal que no los emplumen por terrorismo, porque no lo es, aunque parece obvio que a la luz de estos hechos parece aún más desproporcionada la petición de penas contra los ocho jóvenes de Altsasu.

Fuente: http://www.orain.eus/algeciras-alts...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La elegancia solitaria de Eusebio Sempere

15 May, 2018 - 00:00

Ferran Bono

Eusebio Sempere fue un artista solitario. No es que no tuviera éxito. De hecho, el creador abstracto (Onil,1923-Alicante,1985), introductor de las cajas de luz en España, fue seleccionado para participar en las bienales de São Paulo y de Venecia en los años sesenta y llegó incluso a crear el decorado de la primera edición del festival iberoamericano de la canción OTI, celebrada en Madrid en 1972 (por cierto, el certamen concluyó en 2000 por falta de interés). No, no fue un artista despreciado. Es que siempre transitó por su camino de la línea, la geometría, la luz y el color, sin caer en las modas, sin sumarse a los movimientos artísticos hegemónicos en España.

Cuando el informalismo lo inundaba todo hasta convertir su pintura gestual y dramática en el gusto predominante e incluso oficial, Sempere mostraba su interés por lo analítico. Cuando el Equipo Crónica y Eduardo Arroyo imponen en los setenta su particular pop cargado de denuncia social, el artista alicantino sigue a sus cosas, al igual que cuando estalla el arte conceptual. "España es un país donde se recrea la historia por tópicos o lugares comunes", comentó Manuel Borja-Villel, el director del Museo Nacional Reina Sofía, rodeado de las 164 obras de abstracción cinética de Sempere que conforman la antológica que se presentó este martes.

Se trata de la reivindicación de una rara avis que se salió de los tópicos y "que no es justo que se haya olvidado", agregó Borja-Villel. La última gran exposición sobre el artista alicantino fue en el Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) en 1998. A este museo, en su nueva subsede de Alcoi, viajará la antológica tras su paso por Madrid (hasta el 17 de septiembre).

Las obras de la exposición fueron realizadas de 1949 a 1981. Son acuarelas, gouaches, relieves luminosos, collages, pinturas, móviles, esculturas y proyectos interdisciplinares. Además se incluye una interesante parte documental.
Autorretrato realizado entre 1968-1969, serigrafía sobre papel a partir de dibujo elaborada en ordenador.

Carmen Fernández, comisaria de la muestra junto a Belén Díaz, recordó cómo la estancia de Sempere en París durante los años cincuenta marcó un punto de inflexión en su obra. Allí expuso sus relieves luminosos móviles y un manifiesto en el que se refiere a la luz como el elemento con el que construir un diálogo poético a través del tiempo.

La exposición comienza con un conjunto de acuarelas abstractas relacionadas con la obra de Vassili Kandinsky y Paul Klee, que dan paso a los trabajos que realizó al investigar el movimiento y la luz como material artístico, un amplio conjunto de dibujos a gouach, entre los que hay composiciones de círculos, cuadrados y otras formas geométricas.

A su vuelta a España en 1960, Sempere trabajó en la pintura también al gouach en soportes de mayor tamaño: de esta época puede verse en la muestra su técnica a base de finas líneas de color nunca homogéneas.

El artista incorporó el cartón y el hierro en sus trabajos tras regresar de un viaje por Estados Unidos y realizó una serie de collages y otra de figuras móviles en varillas de metal cromado o pintado. Sempere expuso esta serie de estructuras móviles en Nueva York: los primeros que realizó fueron de dimensiones pequeñas y no permitían la posibilidad de un movimiento real, pero a partir de 1965 los colgó de alambres de tal forma que el espectador puede intervenir en la obra alterando su configuración gráfica y el efecto de la luz.

Además de estas estructuras móviles, algunas de gran tamaño, la exposición incluye otras de tubos de metal cromado que configuran formas cilíndricas, cúbicas o poliédricas, una serie en la que también interviene el espectador para lograr un movimiento en sus formas y en la luz.

Varias instituciones públicas, como el IVAM, la Fundación Juan March, el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante o la Fundación Caja del Mediterráneo, han prestado obras de sus colecciones para esta exposición en el Reina Sofía.

Una muestra que no podría haber sido posible, han indicado las comisarias, sin las obras aportadas por coleccionistas privados, muchos de ellos amigos del artista, de tal forma que hay algunas absolutamente inéditas pues fueron realizadas expresamente por Sempere para sus propietarios.

El País

Categorías: Tortuga Antimilitar

15 de mayo

15 May, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El ejército israelí mata a más de 40 palestinos en las protestas en Gaza contra la embajada de EEUU en Jerusalén

14 May, 2018 - 20:01

Las protestas han estallado contra el traslado de la Embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusalén y con motivo de la 'Gran Marcha del Retorno', que reclama el derecho de los refugiados a volver a sus hogares.

Público | EFE

Más de 40 palestinos —43, según las últimas informaciones— han muerto este lunes y más de 1.700 han resultado heridos durante las protestas en la frontera de Gaza contra el traslado de la Embajada de EEUU de Tel Aviv a Jerusalén y también con motivo de la 'Gran Marcha del Retorno', que reclama el derecho de los refugiados palestinos a volver a sus hogares.

Según confirmó el portavoz del Ministerio de Salud palestino en Gaza, Ashraf al Qedra, el primer muerto fue Anas Qudieh, de 21 años por impacto de bala en el este de Jan Yunis, en el sur del enclave. Poco después perdía la vida otro joven, identificado como Musab Abu Leila, de 28 años, en las manifestaciones en el este de Yabalia, en el norte de la Franja, confirmó el mismo portavoz.

Más tarde se informó de la muerte de otros cinco palestinos, entre ellos un menor, Izaldin Musa Al Samak, de 14 años; Obaidan Salem Farhan, de 30 años; Mohamed Ashraf Abu Stah, de 26; Izaldin Nahid al Aweiti, de 23; y Bilal Ahmed Abu Daqa, de 26, y posteriormente se confirmó la muerte de otros nueve de los que aún no se ha facilitado la identidad.

El Ministerio cifró en 918 los heridos atendidos de diversa gravedad. El servicio de emergencias Media Luna Roja (equivalente local a la Cruz Roja) confirmó que la mayoría de ellos resultaron heridos de bala y el resto por metralla procedente de disparos, inhalación de gases, golpes y contusiones.

La 'Gran Marcha de Retorno' de Gaza, que empezó el pasado 30 de marzo, se ha cobrado la vida de más de medio centenar de palestinos a manos de las autoridades israelís, entre los que hay al menos cinco niños, además de miles de heridos. Está previsto que las protestas vayan en aumento a lo largo del día de hoy, el 70 aniversario de la creación de Israel, mientras los altavoces de las mezquitas de Gaza llaman a los palestinos a sumarse a la llamada de la marcha.

Además, esta tarde estaba programada la visita a la embajada de EEUU durante su apertura en Jerusalén por parte de líderes israelíes y una delegación estadounidense, incluyendo al secretario Steven Mnuchin y la hija y yerno del presidente Donald Trump, Ivanka Trump y Jared Kushner.

Reacción de los países árabes

Tras los sucesos en Gaza, varios países árabes estudian pedir una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Gaza. Kuwait es el país que lidera esta iniciativa.

"Hoy o mañana podríamos pedir una reunión de emergencia", dijo a los periodistas el embajador kuwaití ante Naciones Unidas, Mansur Al Otaibi.

Al Otaibi responsabilizó a Israel de lo ocurrido en las últimas horas en la frontera de Gaza, donde al menos 41 personas han muerto por disparos del Ejército israelí, según datos del Ministerio de Salud palestino.

"Lo condenamos y habrá una reacción por nuestra parte", dijo el representante de Kuwait, que es miembro no permanente del Consejo de Seguridad.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Acampada i XV Marxa per la desmilitarització de la Serra d'Aitana: 26 y 27 de mayo

14 May, 2018 - 00:00

Día 26 de mayo, sábado

Acampada a la Font Major de Sella.
Des del migdia

Xarrada: "Desobediència Civil i Defensa Popular Noviolenta a Catalunya"
A carrec de Pepe Beunza i Arbre Agulló, els primers objectors de consciència al servei militar en època franquista i membres de l'organizatció "En Peu de Pau", dedicada a la promoció de la resistència civil pacífica en l'actual context català.
Biblioteca de Sella, a les 19'00 h.

Día 27 de mayo, domingo.

XV Marxa per la desmilitarització de la Serra d'Aitana
Safari Aitana, a les 9'00 hores.
Després esmorzarem al Port de Tudons. (Porteu-vos calçat cómode i esmorzar).

Organitzen: Grup El Rentonar, Colla Ecologista La Carrasca, Ateneu Cultural El Panical i Grup Antimilitarista Tortuga.

Cartell en pdf per a descarregar (bona definició):

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pensiones dignas

14 May, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Educar contra la paz

14 May, 2018 - 00:00

Agustín Moreno
Cuarto Poder

La derecha ha recuperado un proyecto para pretender meter el militarismo y otros imaginarios en los colegios de primaria.

Tengo que reconocer que me pasa como a Paco Ibáñez y es que “la música militar nunca me supo levantar”. Ahora bien, me supera el acuerdo que han firmado los ministerios de Educación y Defensa del Gobierno Rajoy para llevar a los colegios el ejército, el pasodoble La banderita, los himnos de la Marina y del Aire, los desfiles militares, la vida y la boda del rey, la inmigración no regularizada como amenaza, etc. Son 10 unidades didácticas para el currículo de educación primaria sobre ‘Conocimiento de la Seguridad y la Defensa' a incluir en la asignatura ‘Valores Sociales y Cívicos‘ que es alternativa a la Religión católica. Vamos, que o te adoctrina el ejército o lo hace la Iglesia.

Este burdo adoctrinamiento aprovecha el clima creado en torno a la cuestión catalana. La derecha ha recuperado un proyecto para pretender meter el militarismo y otros imaginarios en los colegios de primaria. Identificar patria con ejército es un clásico de la manipulación política, pero es especialmente más grave si se hace con niños y niñas de 6 a 12 años.

Parece que se intentan crear reflejos paulovianos en los niños del tipo: tanque igual a salvación; inmigrante igual a peligro. Se quiere hablar a los niños de “armas de destrucción masiva”, de cómo alistarse al ejército, animar a la asistencia a los desfiles militares y reproducir tanques con plastilina, hacer comics sobre la vida y la boda real, dibujar escudos y banderas. Es evidente que ha habido una modernización, pero el ejército es el ejército y, aunque hoy sean unas fuerzas armadas en un sistema democrático, en la memoria colectiva su imagen también se asocia a golpes de Estado, en general reaccionarios y contra el pueblo, durante los siglos XIX y XX.

A última hora conocemos otra campaña gubernamental con un coste de 600.000 euros dirigida a colegios y a medios de comunicación para que aumente la ‘percepción de riesgo de la población y el papel del Ejército para combatirlos'. Son campañas con el objetivo de vender armas, porque van dirigidas a crear una ciudadanía permeable a los continuos incrementos del gasto militar, tal y como nos presiona la OTAN en nombre de los intereses económicos del complejo militar industrial. Hay que recordar que el gasto militar es 2,77 veces más que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Educar para la guerra es algo disparatado por múltiples razones. En las aulas hay que trabajar la paz y la convivencia. Argumentar que el precio de la paz es el esfuerzo de la guerra, es una falacia, como el “si vis pacem parabellum” de los romanos o la más reciente doctrina de la “guerra preventiva” de Bush. El belicismo y el militarismo son contrarios a los valores de la educación y no deben tener lugar en nuestras aulas.

Especialmente dañina es la campaña que asocia la inmigración con amenaza. En concreto, se presentan los ‘flujos migratorios irregulares' como un peligro para nuestros valores y que tienen implicaciones para la política de seguridad. Estas ideas no unen sino que dividen. ¿Se les va a explicar a los niños de origen inmigrante que ellos y sus familias, que quizá no tengan papeles, son una amenaza para este país? ¿Se les contará a los niños cómo se blindan las fronteras con las sangrientas concertinas? ¿O qué la gente que llega en pateras no tienen derechos?

Pero, sobre todo, demuestra una ignorancia supina. España llevaba estancada por debajo de los 40 millones de habitantes y gracias a la inmigración (viniera como viniera) la población, la riqueza y la natalidad creció. ¿No conoce este gobierno que la OCDE ha concluido que España necesita 5,5 millones de personas migrantes para que siga funcionando su economía y para pagar las pensiones? Llegará el día no lejano en el que, en vez de perseguir y poner barreras a la inmigración, tendremos que ir a buscar trabajadores a sus países de origen para traerlos en vuelos chárter a nuestro país.

En cuanto al pasodoble de hace un siglo, La banderita, decir que es simplemente anacrónico. La patria no es una tela y un himno. Por eso, este artículo también se podía haber titulado: ¿La patria de quién? o Un país a la medida de una parte. Porque el intento de Moncloa parece encaminado a una nueva ‘Formación del Espíritu Nacional‘ sobre una patria que no es la de todos. Se hace más patria, si la basamos, por ejemplo, en cuestiones más sólidas:

Una política de reconciliación nacional basada en la verdad, justicia y reparación, que condene unánimemente el franquismo y recupere los más de 114.000 asesinados que aún permanecen enterrados en campos y cunetas.

La derogación del artículo 135 de la Constitución, porque lo más sagrado y prioritario no es pagar la deuda sino proteger a la población y combatir la pobreza en España.

Una política fiscal justa donde paguen más los que más tienen y no se produzca el fraude de los ricos, ni la evasión de capitales a los paraísos fiscales.

Un Estado de Bienestar que asegure pensiones dignas, una sanidad y una educación pública de calidad, el derecho a la vivienda, a los servicios sociales y a la dependencia, que estén constitucionalmente blindados de recortes, deterioros y privatizaciones por cualquier gobierno.

La igualdad entre hombres y mujeres, sin machismo, patriarcado, violencia de género y discriminación.

La limpieza y decencia política, en un país donde la corrupción no tenga ningún tipo de impunidad ni judicial, ni política, ni social.

Un consenso territorial democrático basado en el respeto a todos los territorios que forman parte de nuestro Estado plural, sin imposiciones por la fuerza.

Esto sí sería hacer una nación con la que se identificase la mayoría social de este país y no una ‘patria' al servicio de las élites y para la manipulación el pueblo. Respetando los sentimientos nacionales que puedan tener los buenos ciudadanos, es difícil reconocer alguna autoridad a los que hablan de patria y roban, engañan, dividen al país, enfrentan a sus pueblos, y tratan a los ciudadanos como el enemigo. Y es que cuando se ve la utilización que se hace de todo esto por corruptos y evasores fiscales, viene a la cabeza la frase del doctor Samuel Johnson: “La patria es el último refugio de los canallas”.

Nota de última hora: En la Comisión de Educación del Congreso se ha rechazado una propuesta de ERC que pedía la retirada del Proyecto Conocimiento de la Seguridad y la Defensa en los centros educativos por 17 votos de PP y C´s, 11 a favor (ERC, Unidos Podemos y PDeCat) y 9 abstenciones del PSOE.

Fuente: http://www.cuartopoder.es/espana/ed...

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Hace setenta años más de 750 mil palestinos eran expulsados de sus tierras por Israel

13 May, 2018 - 18:37

Este día que marcó para siempre al exilio palestino, se recuerda con protestas y conmemoraciones que tienen lugar también en varios países árabes. El Estado de Israel continúa en la actualidad con su política de asentamientos en los territorios ocupados, a pesar de que las Naciones Unidas la consideran una actividad ilegal.

Los palestinos llaman Nakba (Día de la catástrofe) a la creación del Estado de Israel, ocurrido el 14 de mayo de 1948, cuando más de 750.000 personas fueron obligadas a dejar sus tierras ante la llegada de miles de inmigrantes judíos.

En esta ocasión, la fecha coincide con la decisión de Estados Unidos de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén, donde en su parte este los palestinos proyectan proclamar la capital de su futuro Estado.

Al cumplirse 70 años de su creación, Israel continúa con su política de asentamientos en los territorios ocupados, a pesar de que las Naciones Unidas la consideran una actividad ilegal. Durante 2017, dichos emplazamientos en tierras palestinas aumentaron un 17%, informó la ONG israelí Peace Now (Paz Ahora).

La Nabka, que se conmemora todos los 15 de mayo, un día después de la creación del Estado de Israel, es la fecha más importante del calendario palestino.

Ese día, que marcó para siempre al exilio palestino, se recuerda con protestas y conmemoraciones que se realizan también en varios países árabes.

Israel, sin embargo, reniega de la palabra Nakba, pues sostiene que el uso de ese término árabe “socava la legitimidad” del país.

El primer ministro, Benjamín Netanyahu, dijo en una oportunidad que “Israel no fue responsable de la tragedia palestina; su liderazgo lo es”.

Los palestinos, por otra parte, sostienen que Israel nunca acató el plan de la ONU para la partición de Palestina, aprobado con la resolución 181 de la Asamblea General que pretendía hacer una división equitativa tanto para el pueblo judío como para los palestinos.

Según una agencia de la ONU, son refugiados palestinos aquellas personas cuyo lugar de residencia habitual era el Mandato Británico de Palestina, entre junio de 1946 y mayo de 1948, los cuales perdieron sus casas y medios de vida como consecuencia de la Guerra árabe-israelí de 1948.

Un día después de la creación del Estado de Israel, Líbano, Siria, Jordania, Irak y Egipto, los cinco estados vecinos, le declararon la guerra al país liderado por Ben Gurion.

Durante ese conflicto, que tuvo algunas treguas promovidas por la ONU, Israel conquistó un 26 por ciento más del antiguo Mandato británico.

“La Nabka es un tragedia para el pueblo palestino, ya que no se pudo resolver en 70 años”, dijo a Télam Norberto Consani, director del Instituto de Relaciones Internacionales (IRI), dependiente de la Universidad Nacional de La Plata.

El analista insistió en que la Nabka “es una herida que sigue abierta porque no se ha cumplido con el mandato internacional dispuesto por las Naciones Unidas que, en la práctica, implicaba la construcción de dos estados”.

“Los palestinos no tienen un hogar, como si lo poseen los israelíes. Por eso, la Nabka es una herida que sigue sangrando hasta el día de Hoy”, afirmó.

Consani dijo, además, que luego de 70 años “se ha achicado para los palestinos el territorio que había designado la ONU, mientras que, por otra parte, Israel sigue avanzando con sus colonias”.

“El territorio que hoy ocupan los palestinos es como un queso gruyere”, dijo, a modo de ejemplo, el analista.

La migración forzada de palestinos tuvo un segundo episodio en 1967, durante la Guerra de los Seis Días, cuando las fuerzas israelíes conquistaron Cisjordania, la Franja de Gaza y la Ciudad Vieja de Jerusalén Este. Israel, entonces, cuadriplicó su territorio.

En la actualidad hay más de cinco millones de refugiados, según cifras de la ACNUR, agencia de las Naciones Unidas para los refugiados de Palestina.

Los palestinos aún esperan el reconocimiento del gobierno israelí sobre su responsabilidad en la Nabka, así como el establecimiento de un acuerdo que esté basado en las resoluciones de la ONU.

“Israel no quiere reconocer que lo que hizo en 1948 fue limpieza étnica porque eso constituiría una duda moral sobre su legitimidad”, dijo Ilan Pappé, historiador israelí y profesor en la Universidad británica de Exeter (Reino Unido), durante un reportaje realizado en mayo de 2013 con el diario español El Mundo.

A fines de diciembre de 2016, en una resolución, el Consejo de Seguridad de la ONU pidió a Israel que cese de inmediato todas las actividades de asentamiento en los territorios ocupados, incluyendo Jerusalén.

Las Naciones Unidas, volvieron a repetir que las colonias hebreas son “ilegales”, en referencia a una nueva ley israelí que pretendía legalizar las colonias en Cisjordania.

“Israel, por ser la fuerza ocupante, debe respetar la propiedad privada de los palestinos independientemente de si va a pagar indemnizaciones o no”, dijo en aquella oportunidad el Alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Raad al-Husein.

La organización Amnistía Internacional, por su parte, señaló en su informe 2017-18 que “las autoridades israelíes intensificaron la expansión de los asentamientos y de infraestructura conexa en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental”.

“Las fuerzas israelíes cometieron homicidios ilegítimos de personas civiles palestinas, entre ellas niños y niñas, y mantuvieron recluidos ilegalmente en Israel a miles de palestinos y palestinas de los territorios ocupados”, sostiene esta organización, con sede en Londres.

El 29 de noviembre de 2012, Palestina fue reconocida como estado observador no miembro de las Naciones Unidos, en una resolución que fue aprobada por 138 votos a favor, 41 abstenciones y 9 votos en contra.

En la actualidad, el Estado palestino es reconocido por 138 países, entre ellos la Argentina.

Fuente: https://www.elpatagonico.com/hace-7...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La pareja transexual agredida por un vecino en Torremolinos: «Llevamos un año soportando insultos»

13 May, 2018 - 00:00

Por Alberto Gómez / Diario Sur

Llevan callados más de un año «porque teníamos miedo», pero Alex y Tara han dado un paso al frente para denunciar las vejaciones a las que son sometidos por uno de sus vecinos. Una agresión cometida el pasado fin de semana ha supuesto la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de esta pareja de transexuales, que ha puesto el caso en manos del Cuerpo Nacional de Policía. El sábado, cuando Alex salió de casa y estaba esperando al ascensor para ir al trabajo, el vecino «abrió su puerta, empezó a insultarme y me pegó patadas y puñetazos». Alertada por los gritos, Tara salió a socorrerle «y también fue agredida», según consta en el escrito de denuncia.

La pareja asegura que este vecino les acosa desde hace meses únicamente por su orientación sexual y su identidad de género. Los partes de lesiones, a los que este periódico ha tenido acceso, revelan contusiones con hemorragia en labio, encías y cara, erosiones en la muñeca, inflamación en un dedo y contractura muscular en el trapecio derecho. A Alex, además, la agresión le ha provocado sangrado vaginal activo pese a que la menstruación se le había retirado como consecuencia del tratamiento hormonal que recibe desde 2015. Antes de este episodio, el vecino «nos insultaba constantemente, nos llamaba maricones, cerdos e hijos de puta y nos decía que nos iba a echar del bloque».

En una ocasión, al cruzarse con ellos en el edificio, «nos escupió». El acoso no acaba ahí: «Muchas mañanas se dedica a dar golpes contra nuestra pared mientras nos insulta». Como testigos de estos hechos figuran «varios vecinos y amigos que han venido de visita». Ahora, a la espera de que se celebre un juicio rápido, Alex y Tara confiesan sentir «pánico» ante la simple idea de salir de casa. «Yo salgo sólo para trabajar y a la vuelta siempre pido que me acompañe alguien hasta que entro a casa. Tara ni siquiera sale porque tiene miedo», explica Alex, que trabaja como reponedor en una tienda.

Reacciones

El atestado policial destaca que en el edificio hay cámaras que podrían haber grabado la agresión, algo que podría servir como prueba durante el juicio. Además de un delito de agresiones, los hechos podrían suponer un delito contra la libertad sexual, castigado por el Código Penal con pena de prisión de hasta cinco años. Natalia Ronco, del Observatorio Andaluz contra la LGBTIfobia, lamenta que «tristemente, somos testigos, una vez más, de cómo la homofobia y la transfobia siguen muy presentes» y recuerda que «esta pareja sólo hacía su vida como cualquiera de nosotros y fue agredida sin ningún motivo más allá del odio injustificado que sienten ciertas personas hacia el colectivo LGBTI».

El presidente de la asociación Colega en Torremolinos, Santiago Rubio, que en los últimos días ha estado atendiendo a las víctimas, señala que Alex y Tara «se encuentran en un estado de estrés y shock» y denuncia que «es terrible que sigamos tendiendo que vivir sucesos tan repudiables como estos». También el presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones LGBTI, Andalucía Diversidad, Antonio Ferre, afirma que «esta pareja se ha atrevido a denunciar, a poner sobre la mesa el grave problema al que nos enfrentamos, pero aún hay mucha infradenuncia, personas no se atreven a acudir a la Policía o hacerlo público porque piensan que no sirve para nada o porque tienen miedo».

Diferentes colectivos en defensa de la diversidad y la libertad sexuales animan a las víctimas a denunciar «porque no podemos dar el mensaje de que este tipo de acciones intolerables quedan impunes». La asociación Colega ha convocado una concentración mañana jueves en repulsa por la agresión. La iniciativa tendrá lugar en la plaza de La Nogalera a las 18 horas.

http://www.diariosur.es/costadelsol...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Enjambre de drones, el arma de China para desafiar la supremacía militar estadounidense

13 May, 2018 - 00:00

Francisco de Zárate

Luchan de forma coordinada, saben volar y, lo mejor de todo, son baratos. El enjambre de drones era un arma demasiado tentadora como para que China no la incluyera en el arsenal con el que se ha propuesto desafiar la supremacía militar de Estados Unidos de aquí a 2050.

Tanto la empresa gigante estatal de electrónica china CETC como la Universidad Nacional de Tecnología de Defensa del Ejército chino (NUDT, por sus siglas en inglés) llevan años superándose a sí mismas en exhibiciones de drones capaces de volar de forma coordinada. Como enjambres de abejas, sólo que en vez de aguijones pueden llevar cámaras, gases y explosivos.

En la última demostración en junio de 2017, la corporación CETC llegó a juntar 119 drones de ala fija volando como un solo cuerpo y sobrepasó el récord anterior, fijado por el Ejército de Estados Unidos en 103 drones. El ensayo que en diciembre organizó la NUDT pareció menos espectacular porque sólo participaron unos veinte drones, pero el desafío no era la cantidad sino la autonomía: varias partes de la misión de reconocimiento de los drones se llevaron a cabo sin ninguna supervisión de la base. La NUDT no especificó cuáles.

De acuerdo con Albert Sciarretta, especialista en drones de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos (NAS, por sus siglas en inglés), conseguir la autonomía total es la apuesta final de China. “Por Internet ya se pueden comprar drones con bastante autonomía. El Phantom 4 o el Mavic Pro que fabrica la empresa china DJI, por ejemplo, pueden seguir a un coche sin necesidad de comunicarse con el controlador, tienen una tecnología de reconocimiento automático de objetivos y otra para evitar los obstáculos”, dijo durante una entrevista telefónica con eldiario.es.

Un informe de la NAS coordinado por Sciarretta alerta de las amenazas que estos drones de consumo representan ya para los soldados estadounidenses, especialmente para “la infantería de a pie, el cuerpo de marines y las fuerzas de operaciones especiales”. De acuerdo con el informe, “los drones sirven para apoyar ataques convencionales y no convencionales; pueden llevar explosivos exteriores o interiores que exploten al impactar o cuando son manipulados”.
Filipinas adquiere seis drones de EEUU para combatir a yihadistas

En la carrera de drones, China tiene dos puntos a su favor: un nivel de desarrollo similar al de Estados Unidos en inteligencia artificial (alimentado por su gigantesca población de internautas) y una ventaja competitiva en la fabricación de pequeños dispositivos electrónicos (la china DJI acapara el 70% del mercado mundial de drones de consumo).

No quiere decir que Estados Unidos esté esperando sin hacer nada. Su gasto en Defensa sigue siendo tres veces el de China, mantiene la ventaja en drones teledirigidos por humanos (unos 7.000 frente a los aproximadamente 1.300 en poder de China), y está desarrollando al menos dos programas de drones pilotados por inteligencia artificial: Perdix y Gremlins.

Lo que no está tan claro es cómo se defendería en caso de un ataque con drones inteligentes. La estrategia clásica de defensa, basada en interrumpir las ondas de comunicación, es inútil cuando los drones no necesitan ser teledirigidos por una persona. Una alternativa que se está investigando es disparar un láser contra los dispositivos. El problema, según el informe de Sciarretta, es que el peso del arma y de su fuente de energía es demasiado para los vehículos ligeros y los soldados de a pie.

Aunque los enjambres aún no son plenamente independientes, Sciarretta cree que falta poco para llegar ahí. “En los enjambres de drones de hoy, los 50 aparatos que puede haber siguen a dos o tres líderes que sí se comunican con la base, más allá de que cada uno pueda tener una misión específica, pero en el futuro serán enjambres completamente autónomos, se comunicarán entre ellos y tomarán sus propias decisiones”, dijo.

Prohibición total

“No conozco ningún arma eficaz contra los drones”, respondió en una entrevista por correo electrónico con eldiario.es el británico-estadounidense especialista en inteligencia artificial Stuart Russell. Profesor de informática en la universidad de Berkeley, Russell es el académico que en un alarmante cortometraje de la ONG The Future of Life Institute alerta de los drones de uso militar y pide la prohibición total de las armas basadas en la inteligencia artificial.

¿Y si la única forma de protegerse contra la inteligencia artificial fuera el desarrollo de armas similares? Según Russell, eso no representaría ningún dilema. “Hay una diferencia entre 'arma letal' y 'arma'; un arma diseñada para eliminar drones no es un arma letal por mucho que use inteligencia artificial; no sería prohibida de la misma manera que un antídoto químico que neutraliza un ataque químico no es considerado un arma”.

La premisa de The Future of Life Institute, donde Russell y Elon Musk (el fundador y consejero delegado de Tesla) son consejeros, es que las armas letales basadas en la inteligencia artificial pueden convertirse en armas de destrucción masiva. Como dice Russell, “en vez de dos o tres millones de soldados, alcanzará con dos o tres operadores humanos para manejar un millón de armas letales basadas en la inteligencia artificial”.

No es la única ventaja para un hipotético ejército invasor. Como dice Russell, “los drones dejan las propiedades intactas y pueden aplicarse selectivamente para eliminar solo a aquellos que amenacen a la fuerza de ocupación”: “El uso de armas nucleares es una frontera catastrófica que desde 1945 no hemos cruzado, a menudo por pura suerte, pero con las armas autónomas no existe esa frontera: los ataques pueden empezar con la muerte de 100 personas y de ahí ir pasando progresivamente a 1.000, 10.000 o 100.000 muertes”.

A principios de abril, más de 3.000 trabajadores de Google firmaron una carta de protesta por un acuerdo entre su empresa y el Pentágono para desarrollar un programa de reconocimiento de imágenes que mejoraría la puntería de los drones. “Creemos que Google no debería mezclarse en el negocio de la guerra”, dice la carta. Por el momento, no ha tenido mucho efecto. Sólo dos semanas después, el ex consejero delegado y actual consejero de la empresa, Eric Schmidt, hablaba en el Congreso de EEUU sobre una posible colaboración de Google con los militares. Le pareció lo más natural. “La inteligencia artificial es una tecnología de largo plazo que será útil con fines defensivos y, tal vez, también ofensivos”, dijo.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

50 años después de mayo del 68

12 May, 2018 - 00:00

César Manzanos Bilbao, Doctor en Sociología y Activista Social

La primera fase de la dominación de la economía sobre la vida social arrastró una evidente degradación del ser en tener. La fase presente de la ocupación total de la vida social por los resultados acumulados de la economía conduce a un deslizamiento generalizado del tener en parecer. Solamente al no existir individual (comportamiento hipnótico) le es permitido parecer (aparecer) por el poder social... La alienación del espectador se expresa así: cuanto más contempla menos vive. Cuanto más acepta reconocerse en las imágenes dominantes de la necesidad inventada, menos comprende su propia existencia y su propio deseo.

Tránsitos, transiciones, mudanzas, contagios, desplazamientos, trasmutaciones, revoluciones, migraciones, son términos que nos sirven para comprender las historias no contadas, las de las grandes mayorías que han sido masacradas, explotadas, culpabilizadas, ocultadas y enterradas en la fosa común del olvido por la historia oficializada de quienes vencen por la fuerza.

Reflejan la esencia de la actual condición humana impuesta, de ese ser que ha ido evolucionando como especie hasta alcanzar en la cúspide de su degeneración, las más altas cuotas de desarrollo de habilidades jamás imaginadas. Ha conseguido tener tal capacidad de asesinar masivamente a sus semejantes, al resto de los animales y a las condiciones naturales necesarias para su propia existencia difíciles de superar, aunque lo mejor del resultado de su necrófila y entrópica obra final aún queda por venir. Nos espera un siglo de terror y estupor generalizado y, por tanto, están de enhorabuena quienes gozan con el sado-masoquismo. Solo vemos lo evidente cuando padecemos sus consecuencias.

Las destrezas del homus post-sapiens, resultan difícilmente superables. Su capacidad de autodevoración, canibalismo, su habilidad intelectual para legitimar y normalizar el ecocidio y el genocidio. El hecho de haber construido una economía fundamentada en la devastación indiscriminada de todo lo común, de toda la biodiversidad natural y cultural, amparada por la religión de la acumulación de capital, le ha convertido en un ser iracundo que mata y se autodestruye por puro aburrimiento, en una guerra permanente y selectiva que socializa en el asesinato de la infancia, en el encierro de las mujeres, en el desprecio racista, en la exterminación masiva de un lumpen-proletariado tan depauperado que hace tiempo ha condenado a más de las dos terceras partes de la humanidad al estatus de seres prescindibles y eliminables, de población basura de usar, torturar y aniquilar, creando las condiciones necesarias para ser exterminable a ser posible sin tener que gastar municiones, porque esos miles de millones de "personas" tienen menos valor añadido que la bala que habría que gastar para matarlos.

Estamos ahora 50 años después del Mayo francés del 68. Guy Debort, la Internacional Situacionista y el Movimiento Obrero Internacional tienen dos cosas en común: los tres han muerto y, sin embargo, hoy más que nunca resulta imprescindible y urgente poner en valor sus ideas, experiencias de resistencia, demandas sociales y políticas y, sobre todo, el grito desgarrador de ¡Revolución o muerte! Porque o destruimos el capitalismo o él nos destruye, o abolimos la propiedad privada como valor supremo, o abolimos toda forma de ejercicio del poder, o no podremos dejar que vuelva a brotar y recomponerse, si es que aún estamos a tiempo, lo colectivo, lo público, el cuidado de la vida, la solidaridad y todos aquellos valores que ese puñado de hombres, ricos y viejos, que caben en un microbús, y poseen más del 99% de la riqueza en el planeta, van haciendo desaparecer, eso sí, con la imprescindible colaboración de científicos, filósofos y publicistas especializados en desactivar cerebros formados en sus universidad privadas para las élites, junto con un ejército de tecnócratas de las empresas financieras, productivas y estatales que como buenos esbirros operan en la oscuridad y hacen a la perfección su sucio trabajo de convertirnos en fetiches autómatas, alienígenas, logotomizados e incapaces de entender y mucho menos de vivir nuestra propia vida, ahogados en el sinsentido de su existencia impuesta.

Y precisamente Guy Debort, antes de ejercer su derecho a decidir sobre su propia muerte en 1994, a los 63 años de edad, cuando supo de su enfermedad incurable, dejo escrita otra obra titulada Comentarios a la sociedad del espectáculo, que quizás fuera la aportación autocrítica que pudiera dar origen a nuevas movilizaciones, porque su primera obra, inspiradora del Mayo del 68, lejos de servir para avanzar en la destrucción de la sociedad del espectáculo, de la apariencia, de la civilización virtual, sirvió como manual, fue instrumentalizada, del mismo modo que ocurrió con la obra de Marx, para el perfeccionamiento de la dominación, no para la emancipación social pretendida por los movimientos revolucionarios que se alimentaron de sus ideas. Este alegato de la necesidad de transitar, movernos, desplazarnos, en la clandestinidad del estar, del vivir, del hacer y transformar desde dentro para así provocar, como virus mutantes, la implosión de su macabra farsa, representa, 50 años después, la contraportada de todos los manifiestos constituyentes de los movimientos de resistencia de todo signo.

50 años después de Mayo del 68, se vislumbran con total nitidez las consecuencias del proceso histórico de construcción de la sociedad de la apariencia y de sus efectos sociales reales y atronadores, que llevan al control total, es decir, a la organización de la incomunicabilidad. La comunicación es un contacto nuevo, informal, directo, un bien en extinción que posibilitaría nuevas relaciones sociales, y sin embargo la forma como se están estructurando nuestras sociedades supone la existencia de cada vez menos espacios libres y públicos de intercambio comunicativo, la llamada sociedad de la comunicación es precisamente la encargada de organizar las no relaciones sociales, la incomunicabilidad.

A este proyecto hegemónico contribuye decisivamente la actual omnipresencia mundial de la cultura occidental norteamericana de corte anglosajón y judeo-cristiano, difundida a través de los sistemas audio-visuales, y del desarrollo del transporte y de las telecomunicaciones que supone la agudización del proceso de aniquilación de la diversidad, de imposición cultural y, consiguientemente, de aceleración del proceso de homogeneización, todo ello gracias a la economía de la guerra permanente, institucionalizada desde hace un siglo, que ha propiciado el complejo militar-industrial y la industria aeroespacial.

50 años después de Mayo del 68, el capitalismo ni está, ni posiblemente estará en crisis, más bien se auto-reproduce haciendo vivir a la humanidad en el ecosistema del malestar, de la crisis, de la excepcionalidad. Su capacidad de destrucción, de explotación, de corrupción, de incrementar exponencialmente las desigualdades entre clases, etnias, sexos, edades y demás condiciones sociales ha demostrado ser infinita. Es capaz de fagocitarlo todo, de devorarlo todo, de producir y justificar cada vez mayores atrocidades convirtiéndolas en verdades indiscutibles.

Por eso, entre otras razones, desde dentro del capitalismo jamás se ha conseguido poner límites al expolio ecológico, a la explotación neo-esclavista generalizada, al incremento hasta ahora impensable de la exclusión de las mayorías sociales y de la acumulación de la riqueza, a la institucionalización de la violencia, a la adultocracia, al heteropatriarcado, a la aniquilación de pueblos enteros masacrados comercial y/o militarmente para apropiarse de sus recursos naturales.

Dentro del capitalismo, no hay presente, ni futuro. Sin embargo, fuera del capitalismo, han existido y existen otros mundos, otras formas de relación social. ¿Qué significa fuera del capitalismo? Significa que existen, aunque casi siempre invisibilizados, muchos espacios históricamente construidos en los que sus actores no responden al sujeto social y psicológico que piensa, siente y actúa como el capitalismo quiere y necesita que lo haga, sino en base a valores y actitudes diversas que no son las propias del individualismo burgués, del racionalismo instrumental o de la competitividad. En los tránsitos, en la trastienda ocultada, en los campamentos de refugiados declarados y no declarados que resisten a su hecatombe, al holocausto de los campos de concentración en los que han convertido a muchos países.

Existen infinidad de experiencias con larga trayectoria histórica que funcionan en unas realidades no colonizada por el mercado de acumulación y sus concepciones impuestas. En esas luchas, estructuras organizativas, formas de vida y de resistencia viven millones de personas a lo largo y ancho del planeta. Saben que están siempre amenazadas por un mercantilismo global devorador, que trata de reducir toda relación social a su propia lógica, pero también saben que solo fuera de este sistema han conseguido preservar las dos grandes motivaciones intrínsecas que caracterizan a la especie humana: la subsistencia y la dignidad, fundamentadas en la vulnerabilidad y la interdependencia.

No necesitan nada del capitalismo porque en la mayoría de los casos les ha vomitado fuera de él, les ha abandonado, asesinado a sus familias y condenado a vivir a sus pueblos en condiciones de precariedad extrema cuando no los ha aniquilado. El rasgo común es que todas ellas decidieron perder el miedo a la represión y enfrentarse a la bestia. Decidieron dejar de quejarse, de fingir, de creer que algo podía cambiar dentro de la arquitectura y de la maquinaria de un sistema demencial que tritura y exprime a las personas para obtener dinero. Decidieron pasar a pensar y actuar de otra manera, sin caer en las trampas tan simplistas y hechizantes del espejismo capitalista, como poseer propiedades, acumular, hipotecar el presente o vivir a espaldas de la propia muerte.

Todas estas experiencias no están atomizadas, sino que como realidades transversales se interconectan creando redes a veces formales, pero sobre todo informales, que operan no para alcanzar el poder económico o político, ni siquiera para convertirse en un contrapoder, sino potenciando vínculos sociales fuera del poder. Su dinámica común consiste en destruir las relaciones de poder y, en construir relaciones que no se fundamenten en ninguna forma de ejercicio del mismo, son un impoder, un antídoto contra la impotencia.

Las vacunas sociales y los antídotos colectivos son recetas ancestrales, baratas y altamente eficaces que en la mayoría de los casos suponen más que hacer, sobre todo, no colaborar, desobedecer, transitar, remover, no hacer: rebelarnos, ser solidarios con quienes peor lo están pasando, no despilfarrar recursos naturales y energéticos, liberarnos del consumismo, de la trampa de la acumulación, no usar a las cosas y a las personas como objetos de usar y tirar, no individualizar nuestros problemas colectivos, no recurrir a entidades financieras o empresariales, ni a profesionales y políticos cuya intencionalidad es enfermarnos para luego cobrarnos por recetas que tan solo combaten los síntomas inmediatos y cuyos efectos iatrogénicos nos destruyen a larga, y por supuesto, no dejarnos engañar creyéndonos que nuestros verdugos son quienes nos "salvaran". Pero sobre todo hacer de la protesta y la acción política colectiva nuestra forma de vida, auto-organizar el apoyo y auto-apoyo psicosocial a quienes sufren las terribles consecuencias de la exclusión y la represión política. Esta es la única manera de hacer presente y de vivir cada día esa sociedad justa e igualitaria en la que creemos, tal y como proclamaban ya las consignas de Mayo del 68: "seamos realistas, exijamos lo imposible" y "nuestra esperanza solo puede venir de las sin esperanza".

Seminario de Solidaridad Política de Zaragoza, Mayo de 2018

Categorías: Tortuga Antimilitar

Díptic de la campanya alacantina d'Objecció Fiscal a al Despesa Militar

12 May, 2018 - 00:00

Díptic:

Ni un euro per a la guerra!

Assistim, a l'estat espanyol, a un progressiu augment de la preocupació de moltes persones per diversos assumptes que reclamen l'atenció pública. Creix la sensibilitat i l'activisme pels drets dels animals, per les diferents identitats nacionals, davant la depreciació de les pensions, què dir de la lluita per la igualtat entre sexes...

No obstant això hi ha una trista i dolorosa realitat de la qual, en aquests moments, no es parla prou. Ens referim al creixement exponencial del militarisme com a element vertebrador de les relacions econòmiques internacionals i, concretament, com a eina de control social en cada estat, el nostre inclòs.

A Espanya, ocult darrere de les bambolines d'altres temes que atrauen major atenció mediàtica, el militarisme, sense fer soroll, segueix prosperant i ocupant cada vegada majors espais.

Atenent en primer lloc a les Forces Armades, l'exèrcit, podem constatar que la participació espanyola en l'OTAN i en les diferents coalicions internacionals que des d'ella s'implementen per intervindre militarment en els principals taulers geoestratègics del planeta, no ha fet més que créixer i diversificar-se. El mateix Ministeri de Defensa presumeix en els mitjans de comunicació que Espanya és el país que té tropes situades en més escenaris mundials: “17 missions en l'exterior amb més de 3.000 militars i guàrdies civils desplegats en quatre continents” es diu a la seua pàgina web (1). La immensa majoria a Pròxim Orient i els països del Nord d'Àfrica, llocs en els quals, com sabem, es lliura una batalla entre grans potències econòmiques pel control d' aquestes qüestions, el govern espanyol aposta per la promoció mediàtica de les Forces Armades. Ocultant el seu vertader rostre, es tracta de transmetre'n una falsa imatge democràtica i socialment útil: campanyes publicitàries en mitjans de comunicació, desfilades, presència militar en fires infantils-juvenils o en centres escolars... Resulta especialment escandalós el projecte fet públic pel Ministeri de Defensa enguany (2) per introduir continguts específics d'adoctrinament militarista i patriòtic a les aules d'educació primària.

Això no és tot. Quan parlem de militarisme cap no oblidar-se de la realitat penitenciària -un univers que l'estat no deixa d'intentar acréixer augmentant la durada de les condemnes de les persones preses i introduint sense parar nous tipus penals-, en la qual cal incloure els centres tancats per a menors i els llocs -il·legals i immorals- d'internament per a persones migrants. També cal esmentar el militarisme de caràcter policial, una esfera que el poder avicia molt. Aquest curs, per exemple, assistim a l'aprovació de forts increments salarials per a la Policia Nacional i la Guàrdia Civil. Però més significatiu és el blindatge legal i judicial amb el qual es dota d'impunitat a les seues actuacions més extremes. Freqüentment parlem de la coneguda com a llei mordassa, una eina que, a més de retallar drets civils, impedeix que la ciutadania pugui defensar-se de l'abús policial.

Menys coneguda és la protecció de l'estament judicial i polític, la qual aconsegueix que la gran majoria de denúncies a agents per maltractaments i tortura queden en res. Especialment sagnant és el cas impune de les morts de quinze persones immigrants en El Tarajal (Ceuta) sota les bales de
goma de la Guàrdia Civil. No convé oblidar que els cossos policials no deixen de ser una forma de militarisme que el poder empra a conveniència contra la població civil, com pot comprovar-se en la repressió als migrants a la frontera sud espanyola, o en l'actuació a Catalunya el passat un d'octubre.

Per totes aquestes raons, que ens semblen de la màxima importància, és pel que un any més us
convoquem a la participació en la campanya d'Objecció Fiscal a la Despesa Militar. Amb el lema “ni un euro per a la guerra” sol·licitem la no col·laboració amb les realitats enunciades.

Encara que la campanya mantindrà el mateix format d'anys anteriors, per la qual cosa poden les persones objectores desviar la part del seu IRPF destinada al militarisme, en la quantia que desitgen i a la destinació que trien, des d'Alternativa Antimilitarista-Moc us proposem fer una Objecció Fiscal a la Despesa Militar que desvie un únic euro.

Les raons que tenim per a formular aquesta proposta passen per tractar d'augmentar el nombre de persones que objecten a la despesa militar incrementant així la massa social crítica amb el militarisme. Pensem que objectar un únic euro -quantitat que, malgrat ser simbòlica, permet expressar una crítica nítida a la realitat militar- està a l'abast de qualsevol persona. Fins i tot afavoreix prosseguir la campanya de denúncia reclamant les objeccions no acceptades per l'Agència Tributària, sense incórrer en riscos econòmics rellevants per possibles recàrrecs de demora i sancions.

Des d'Alternativa Antimilitarista-Moc, ja que suggerim desviar una quantitat petita i amb la finalitat de donar unitat política a la campanya, us proposem com a destinació col·lectiva d'enguany el fons de la campanya contra la despesa militar que gestiona la mateixa AA-Moc. Els diners aniran destinats a promoure la mateixa Objecció Fiscal, a delatar la Despesa Militar i a tractar de suscitar debat social en relació als temes enunciats.

Per una societat desmilitaritzada!

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ajedrez

12 May, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Las dudas de un médico sobre el ataque químico en Duma

12 May, 2018 - 00:00

Traducido para Rebelión por Juan Antonio Julián.

Esta es la historia de una ciudad llamada Duma, un lugar devastado y apestoso de bloques de apartamentos destrozados, y también es la historia de una clínica subterránea cuyas imágenes de sufrimiento permitieron que tres de las naciones más poderosas del mundo occidental bombardeasen Siria la semana pasada. Hay incluso hay un amistoso médico vestido de bata verde que, cuando me lo encuentro en la misma clínica, me dice alegremente que el video del “gas” que horrorizó al mundo –a pesar de todas las dudas– es completamente genuino.

Las historias de guerra, sin embargo, tienen la costumbre de oscurecerse. Este mismo médico sirio, de 58 años de edad, agrega a continuación algo profundamente incómodo: los pacientes, dice, no fueron víctimas del gas sino de la ausencia de oxígeno en los túneles y sótanos llenos de basura, en una noche de viento y fuertes bombardeos que provocaron una tormenta de polvo.

Cuando el Dr. Assim Rahaibani anuncia esta extraordinaria conclusión, vale la pena observar que él mismo admite que no fue un testigo ocular de los hechos y, como habla bien inglés, se refiere por dos veces a los yihadistas de Jaish el-Islam [Ejército del Islam] de Duma como “terroristas”, la palabra que utiliza el régimen para sus enemigos y un término utilizado por muchas personas en toda Siria. ¿Estoy escuchando bien? ¿Qué versión de los hechos debemos creer?

Con la misma mala suerte, los médicos que estaban de servicio esa noche del 7 de abril están todos en Damasco dando testimonio de una investigación sobre armas químicas que intentará dar una respuesta definitiva a esa pregunta en las próximas semanas.

Mientras tanto, Francia dijo que tiene “pruebas” de que se usaron armas químicas, y los medios de comunicación estadounidenses han citado fuentes que afirman que las pruebas de orina y sangre también lo demuestran. La OMS ha dicho que sus socios en el terreno trataron a 500 pacientes “que mostraban señales y síntomas que indicaban la exposición a sustancias químicas tóxicas”.

Al mismo tiempo, los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW) siguen sin poder llegar aquí al sitio del supuesto ataque con gas, aparentemente porque carecían de los necesarios permisos de la ONU.

Antes de continuar, los lectores deben tener en cuenta que esta no es la única historia respecto a Duma. Hay muchas personas con las que hablé en medio de las ruinas de la ciudad que afirman que “nunca creyeron en estas historias de gases”, historias que los grupos armados islamistas diseminaban regularmente. Estos yihadistas en particular sobrevivieron bajo una tormenta de fuego al vivir en las casas de la población y en largos y anchos túneles con caminos subterráneos tallados con herramientas manuales por los presos en la roca viva, en tres niveles por debajo de la ciudad. Atravesé tres de ellos ayer: vastos corredores de roca viva que aún contenían cohetes rusos –sí, rusos– y coches quemados.

Así pues, la historia de Duma no es solo una historia de gas o no gas, según cada uno. Se trata de miles de personas que optaron no marcharse de Duma en los autobuses que partieron la semana pasada, junto con los hombres armados con los que tuvieron que convivir como trogloditas durante meses para poder sobrevivir. Ayer, atravesé la ciudad con bastante libertad, sin soldados, policías o guardianes que siguieran mis pasos, solo dos amigos sirios, una cámara y un cuaderno. A veces tuve que trepar a través de murallas de 20 pies de altura, arriba y abajo de paredes de tierra casi transparentes. Felices de ver extranjeros entre ellos, y aún más felices de que el sitio finalmente haya terminado, en su mayoría sonríen; aquellos cuyas caras puedes ver, por supuesto, porque una sorprendente cantidad de mujeres de Duma usan un hiyab negro completo.

Mi primera entrada en Duma fue como parte de un convoy escoltado de periodistas. Pero una vez que un aburrido general anunció, a las puertas de un municipio destartalado, que no tenía información, el más útil lema basura de los funcionarios árabes, me alejé. Otros reporteros, principalmente sirios, hicieron lo mismo. Incluso un grupo de periodistas rusos, todos con vestimenta militar, se fue a su aire.

Fue un corto paseo que me llevó al Dr. Rahaibani. Desde la puerta de su clínica subterránea - “Punto 200”, se llama, en la extraña geología de esta ciudad parcialmente subterránea - hay un corredor cuesta abajo donde me mostró su humilde hospital y las pocas camas donde una pequeña niña lloraba mientras las enfermeras trataban un corte sobre su ojo.

“Estaba con mi familia en el sótano de mi casa a trescientos metros de aquí esa noche, pero todos los médicos saben lo que pasó. Hubo muchos bombardeos [por parte de las fuerzas gubernamentales] y los aviones siempre sobrevolaban Duma por la noche, pero esa noche hubo viento y enormes nubes de polvo comenzaron a entrar en los sótanos y bodegas donde vivía la gente. La gente comenzó a llegar aquí sufriendo de hipoxia, pérdida de oxígeno. Entonces alguien en la puerta, un “Casco Blanco”, gritó “¡Gas!”, Y comenzó el pánico. La gente comenzó a arrojarse agua unos sobre otros. Sí, el video fue filmado aquí, es genuino, pero lo que se ve en él son personas que sufren de hipoxia, no de envenenamiento por gas.”

Curiosamente, después de conversar con más de 20 personas, no pude encontrar ninguna que mostrara el más mínimo interés en el papel de Duma como provocación de los ataques aéreos occidentales. Dos me dijeron textualmente que no tenían idea de que hubiera ninguna conexión.

Pero fue un mundo extraño en el que entré. Dos hombres, Hussam y Nazir Abu Aishe, dijeron que desconocían cuántas personas habían sido asesinadas en Duma, aunque este último admitió que tenía un primo “ejecutado por Jaish el-Islam [Ejército del Islam] por supuestamente ser “cercano al régimen”. Se encogieron de hombros cuando pregunté sobre las 43 personas que se dice que murieron en el infame ataque de Duma.

Los Cascos Blancos, los asistentes médicos de respuesta rápida, ya legendarios en Occidente pero con algunos aspectos llamativos en su historial, desempeñaron un papel familiar durante las batallas. Este grupo está en parte financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico y la mayoría de las oficinas locales estaban integradas por hombres de Duma. Encontré sus oficinas destruidas no muy lejos de la clínica del Dr. Rahaibani. Habían abandonado una máscara de gas fuera de un contenedor de alimentos con un ojo perforado y había una pila de sucios uniformes militares de camuflaje dentro de una habitación. ¿Un montaje? me pregunté a mí mismo. Lo dudo. El lugar estaba lleno de cápsulas, equipos médicos rotos y archivos, ropa de cama y colchones.

Por supuesto, debemos escuchar su versión de la historia, pero eso no sucederá aquí: una mujer nos dijo que todos los miembros de los Cascos Blancos de Duma abandonaron su cuartel general principal y optaron por tomar los autobuses organizados por el gobierno y protegidos por los rusos con destino a la provincia rebelde de Idlib junto con los grupos armados, cuando se acordó la tregua final.

Había puestos de comida abiertos y una patrulla de policías militares rusos, un extra optativo para cada alto el fuego sirio, y nadie se había molestado siquiera en asaltar la intimidante prisión islamista cercana a la Plaza de los Mártires, donde supuestamente decapitaban a sus víctimas en los sótanos. El personal complementario de la ciudad a la policía civil del Ministerio sirio del Interior –que llevan una extraña vestimenta militar– es vigilado por los rusos, que a su vez parecen o no observados por los civiles. Una vez más, mis serias preguntas sobre el gas se encontraron ante lo que parecía una genuina perplejidad.

¿Cómo podría ser que los refugiados de Duma que habían llegado a los campos en Turquía ya estuvieran describiendo un ataque con gas que nadie en Duma hoy parecía recordar? Se me ocurrió, una vez que hube caminado más de una milla a través de estos miserables túneles excavados por prisioneros, que los ciudadanos de Duma vivieron tan aislados unos de otros por tanto tiempo que las “noticias” en nuestro sentido de la palabra simplemente no tenían significado para ellos. Siria no llega a ser una democracia jeffersoniana -como me gusta cínicamente decirles a mis colegas árabes- y de hecho es una dictadura despiadada, pero eso no pudo evitar que esta gente, feliz de ver a los extranjeros entre ellos, no reaccionara con unas pocas palabras de verdad. Entonces, ¿qué me estaban diciendo?

Me hablaron de los islamistas bajo los cuales vivieron. Hablaron de cómo los grupos armados se habían robado viviendas civiles para evitar los bombardeos del gobierno sirio y los rusos. Jaish el Islam había incendiado sus oficinas antes de marcharse, pero los enormes edificios dentro de las zonas de seguridad que ellos mismos habían creado habían sido derribados por ataques aéreos. Un coronel sirio que encontré detrás de uno de estos edificios me preguntó si quería ver qué tan profundos eran los túneles. Me detuve después de caminar más de una milla, y él me hizo la críptica observación de que “este túnel podría llegar hasta Gran Bretaña”. Ah sí; me acordé de la señora May, cuyos ataques aéreos habían estado tan íntimamente conectados a este lugar de túneles y polvo. ¿Y el gas?

Fuente original: https://www.independent.co.uk/voice...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Hannah Arendt

11 May, 2018 - 21:10

Hemos dejado de pensar primordialmente en privación cuando usamos la palabra "privado", y esto se debe parcialmente al enorme enriquecimiento de la esfera privada a través de individualismo moderno.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ser hombre en tiempo de mujer

11 May, 2018 - 00:00

Hace unos días iba paseando por la calle con mi pareja/novia/compañera. Era por Cádiz, una de esas ciudades tan bonitas que los guiris se acaban enterando de que existen. En mitad del paseo, un grupo de cinco tíos de unos treinta años, británicos creo, sentados en una terraza, se giraban hacia una chica que caminaba sola, unos metros por delante de nosotros, diciéndole algo así como “oink, oink” o “grrrrrññññ”, no llegué a pillarles bien el acento. La típica escena. La chica aceleró el paso y se perdió por una calle perpendicular. Unos segundos después, al pasar a la altura de la manada británica, mi novia tuvo el impulso de mimetizarse en el ambiente hooligan que desprendía la mesa de aquellos cinco para pararse, agarrar una silla y estamparla contra las cabezas de cada uno de ellos, que tras los “oink, oink”, ya estaban a otro tema. Tras pensárselo durante unos segundos, decidió: no lo hago por ti, me dijo. Yo le agradecí el gesto de no comenzar una secuencia en la que, por roles de género, a mí como hombre me tocaría el papel de acabar siendo pateado en el suelo por aquellos cinco, después de que ella los mandase a la mierda, ellos se pusieran chulos con ella y yo me encarase en spanglishcon los cinco, que es lo que, por formación y tradición, me hubiese tocado hacer. La próxima vez, tú me esperas en la esquina y yo me ocupo, me dijo ella y de repente me sentí como un niño inútil y confuso.

Definir el papel del hombre que está en el bando de la igualdad es relativamente sencillo si se hace desde un laboratorio de ideas. Desde esos lugares asépticos en los que se construye el cuerpo teórico de cualquier movimiento social, la definición que nos han dado a los hombres que participamos desde la segunda fila en la lucha con más músculo a día de hoy, la feminista, es la de “aliado”. Aliado. Qué horror. Una palabra tan fría como un saludo entre Soraya y Cospedal. Después de tanto tiempo acaparando el centro de la acción, quizá el hombre blanco heterosexual se merezca que lo llamen aliado, habrá que aceptarlo. Lo cierto es que desde el banquillo, animando la lucha de las mujeres, uno se siente doblemente inútil y confuso. Confuso porque el proceso de aprendizaje ha sido para nosotros demasiado rápido. Ellas iban con ventaja. Ellas ya sabían desde hace siglos que estaban siendo oprimidas pero algunos, hasta hace poco, ni nos habíamos enterado. Inútil porque, tras un proceso complejo de entender, aprender y por último intentar desaprender mucho de lo anterior, tras todo ese esfuerzo, sudados y listos para saltar al campo como solemos hacer, nos toca sentarnos a animar desde el banquillo. Mirando la acción como una vaca sudada y confusa mira pasar un tren.

Hace unos meses presencié la agresión de un hombre a una mujer. En un bar de mi barrio, el tipo le daba puñetazos en el brazo a la señora, mientras le decía de todo. Aquello sí que era sencillo de gestionar. Simplemente implicaba violencia, un código que los hombres entendemos como la tabla del uno. No tuve duda de que mi papel era el de acercarme al tío, agarrarlo con fuerza del brazo y zarandearlo. Otros tantos hombres, unos camareros del bar en el que estaba pasando la escena, otros que pasaban por la acera, también se acercaron para acorralar al agresor. Algunos camareros, además de echarlo a voces de allí, querían pegarle. Al poco de aquello, volví a pasar por el mismo bar de mi barrio. Uno de los camareros que aquel día querían pisarle la cabeza al agresor, piropeaba a voces a unas chicas. Después me saludó como si nada. Yo le devolví el saludo y seguí caminando. El que dice piropos dice grupos de whatsapp o lenguaje machista cotidiano. En los grupos de whatsapp que recopilan tetas como si Internet fuese a cerrar mañana, mi papel es pasar. Son mis amigos. Buena gente sin maldad, simplemente jugando a un código que ya no toca. En el lenguaje machista no paso, participo. En el lado malo. La mitad de los tacos son machistas y yo, en lo de los tacos, parezco un restaurante mexicano. De vez en cuando intento frenarlo. Me veo censurándome un “esto es un coñazo”, convirtiéndolo en “esto es una lata”. Un horror de expresión, peor que aliado. Cuando me escucho decirla me dan ganas de, siendo la vaca que ve pasar el tren, tirarme a la vía para evitar más complicaciones.

Todo esto anterior acaba sin conclusiones, porque no las tengo. En la teoría sí, ahí voy bien servido. En el laboratorio de ideas todo está clarísimo: es el momento del golpe sobre la mesa de la mujer, muy necesario. Ya vale de... Pero en el día a día, seamos sinceros y menos teóricos, la cosa cambia y mucho para los hombres “aliados”. Sin conclusiones, lo único que queda son las intuiciones. Intuyo que si un día –ya me ha pasado– le digo a un amigo en persona que el grupo de tetas ese que resurge una vez al mes, ya apesta un poco, me dará la razón. Todos ellos lo harían. Si lo hago en “manada”, será como regar un ladrillo. Intuyo que esto va de mirarnos, uno a uno, a la cara. Intuyo que en el bando de los privilegios, la gran mayoría tenemos más de esclavitud de roles que de maldad. Por eso intuyo que la cosa por aquí va a ir lenta. Vosotras, que no estáis confusas, id tirando con prisas porque las hay. Os acompañamos varios metros por detrás. Ya llegaremos cuando podamos.
Autor

Gerardo Tecé

Fuente: http://ctxt.es/es/20180502/Firmas/1...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Municipalismo radical: El futuro que merecemos

11 May, 2018 - 00:00

Sólo una confederación global de ciudades rebeldes nos puede llevar hacia una nueva sociedad racional que cumpla la promesa de una sociedad más humanitaria.

Debbie Bookchin
Traducción: Adela Briansó Junquera

Soy hija de dos municipalistas veteranos. Mi madre, Beatrice Bookchin, se presentó a las elecciones del ayuntamiento de Burlington, en el estado de Vermont, hace treinta años, en 1987. Era miembro de una plataforma expresamente municipalista que pretendía construir una ciudad ecológica, una economía ética y, sobre todo, asambleas ciudadanas que cuestionaran el poder del estado nación. Mi padre es el teórico social y municipalista libertario Murray Bookchin.

Durante muchos años, la izquierda ha debatido sobre el modo de llevar a cabo nuestras ideas de igualdad, justicia económica y derechos humanos. En ese sentido, la carrera política de mi padre ilustra el razonamiento que quiero desarrollar: que el municipalismo no es solo una de las muchas maneras de hacer efectivo el cambio social, sino que es la única manera de transformar la sociedad con éxito. Tras una juventud comunista y con una educación esencialmente marxista, mi padre tuvo un dilema con los modos de pensar economicistas y reduccionistas que históricamente habían impregnado la izquierda marxista. Mi padre buscaba una idea de libertad más amplia, no sólo la liberación de una explotación económica, sino una libertad que se despojara de toda forma de opresión: de raza, clase, género, u origen étnico.

El municipalismo no es solo una de las muchas maneras de hacer efectivo el cambio social, sino que es la única manera de transformar la sociedad con éxito

Al mismo tiempo, a principios de los años ‘60, Murray era cada vez más consciente de que el capitalismo avanzaba hacia un choque con el mundo natural. Pensaba que no se pueden abordar los problemas medioambientales a salto de mata: tan pronto protegiendo bosques de secuoyas un día como oponiéndose a una planta nuclear al día siguiente, porque la estabilidad ecológica estaba siendo atacada por el capitalismo. Es decir, la razón del beneficio económico, la filosofía del ‘crece o muere' del capitalismo, es absolutamente contraria a la estabilidad ecológica del planeta.

Así que empezó a elaborar el concepto que él denominaba “ecología social”, que parte de la premisa de que todos los problemas ecológicos son problemas sociales. Murray opinaba que, para reconducir nuestra devastadora relación con el mundo natural, debemos cambiar las relaciones sociales desde su núcleo. No sólo debemos acabar con la opresión de clase, sino que también debemos poner fin a la dominación y a las jerarquías en todos los niveles, ya sea la dominación de hombres sobre mujeres, de heteros sobre lesbianas, gais y personas transgénero, de personas blancas sobre personas de color, o de los mayores sobre los jóvenes.

Murray opinaba que, para reconducir nuestra devastadora relación con el mundo natural, debemos cambiar las relaciones sociales desde su núcleo

La pregunta para él era: ¿Cómo construimos una nueva sociedad igualitaria? ¿Qué tipo de organización social alternativa puede crear una sociedad en la que seres humanos verdaderamente liberados puedan prosperar y que, al mismo tiempo, cure nuestra ruptura con el mundo natural? Realmente la pregunta es: ¿qué tipo de organización política es la que puede cuestionar el poder del Estado? Y así, a finales de los años ‘60, Murray empezó a escribir sobre una forma de organización a la que denominó municipalismo libertario. Él creía que el municipalismo ofrecía una salida al punto muerto entre las tradiciones marxista y anarquista.

El municipalismo rechaza tomar el poder del Estado, que tras las experiencias del siglo XX todos sabemos que es una causa perdida, ya que el Estado -sea capitalista o socialista- y su burocracia sin rostro nunca son de veras responsables ante el pueblo. Al mismo tiempo, los activistas deben reconocer que no conseguiremos el cambio social simplemente llevando nuestras reclamaciones a las calles. Las acampadas y manifestaciones multitudinarias pueden desafiar la autoridad del Estado, pero no han logrado usurpársela. Aquellos que participan sólo en políticas de protesta o se organizan en los márgenes de la sociedad tienen que ser conscientes de que siempre habrá poder: este no se desvanece sin más. La pregunta es en manos de quién recae el poder: en la autoridad centralizada del Estado, o en el nivel local con el pueblo.

Es cada vez más evidente que nunca lograremos el cambio social radical y tan desesperadamente necesario yendo simplemente a las urnas. El cambio social no se producirá por votar al candidato que nos promete un sueldo mínimo de 15 dólares la hora, educación gratuita y baja por motivos familiares u ofrece lugares comunes sobre la justicia social. Cuando nos limitamos a votar al menos malo, conformándonos con las migajas que nos deja la socialdemocracia, somos cómplices y apoyamos la misma estructura centralizada que ha sido diseñada para mantenernos subyugados para siempre.

Al mismo tiempo, aunque muchas veces ignorada por la izquierda, hay una rica historia de democracia directa, política radical y autogobierno ciudadano: desde la antigua Atenas a la Comuna de París, desde las colectividades anarquistas de la España de 1936 a Chiapas (México), desde Barcelona y otras ciudades y pueblos españoles en los últimos años hasta Rojava, en el norte de Siria, donde el pueblo kurdo ha implementado un proyecto de autogobierno profundamente democrático, sin precedentes en Medio Oriente.

Una política municipalista es mucho más que impulsar una agenda progresista en el ayuntamiento, por importante que esto pueda ser. El municipalismo -o comunalismo, como mi padre lo llamaba- es un retorno a la política en su definición original, como un llamamiento moral basado en la racionalidad, la comunidad, la creatividad, la libre asociación y la libertad. Es una visión profundamente articulada de una democracia descentralizada y asamblearia, en la que las personas actúan unidas para diseñar un futuro racional. En un momento en el que los derechos humanos, la democracia y el bien público son atacados por gobiernos estatales cada vez más nacionalistas, autoritarios y centralizados, el municipalismo nos permite reclamar la esfera pública para el ejercicio de la ciudadanía y la libertad auténticas.

El municipalismo exige que devolvamos el poder a los ciudadanos de a pie, que reinventemos lo que significa hacer política y lo que significa ser ciudadano. La política real es lo contrario a la política parlamentaria. Comienza en la base, en las asambleas locales. Es transparente, con candidatos 100% responsables ante sus organizaciones vecinales, candidatos que son delegados más que representantes entregados al tejemaneje. Celebra el poder de las asambleas locales de transformar, y de ser transformadas, por una ciudadanía cada vez más informada. Y es festivo: en el mismo acto de hacer política nos convertimos en nuevos seres humanos, construimos una alternativa a la modernidad capitalista.

El municipalismo pregunta: ¿Qué significa ser un ser humano? ¿Qué significa vivir en libertad? ¿Cómo organizamos la sociedad de manera que promueva el apoyo mutuo, el cuidado y la cooperación? Estas preguntas y las políticas que se derivan de ellas llevan consigo un imperativo ético: vivir en armonía con el mundo natural para evitar destruir la base ecológica de la vida misma, y al mismo tiempo maximizar la libertad y la igualdad humanas.

La buena noticia es que la política se hace cada vez más visible en movimientos horizontales alrededor del mundo. En las fábricas recuperadas de Argentina, en las guerras del agua de Bolivia, en los ayuntamientos vecinales que han surgido en Italia, donde el gobierno se mostró inútil ante las necesidades de los municipios gravemente afectados por las inundaciones, una y otra vez vemos gente organizándose a nivel local para tomar el poder, para de hecho construir un contrapoder que reta a la autoridad y el poder del estado nación. Estos movimientos están tomando la idea de democracia y expresándola en su máximo potencial, creando una política que es fiel a las necesidades humanas, que promueve el compartir y la cooperación, el apoyo mutuo y la solidaridad, y que reconoce que las mujeres deben tomar posiciones de liderazgo.

Lograr esto significa llevar nuestra política a todos los rincones de nuestros barrios, haciendo lo que los conservadores de todo el mundo han hecho con tanto éxito en las últimas décadas: presentar candidatos a nivel municipal. También significa crear un programa mínimo -como acabar con los desahucios, poner fin al aumento de los alquileres y la desestabilización de nuestros barrios a causa de la gentrificación- pero también desarrollar un programa máximo en el que reconsideremos lo que la sociedad podría ser si pudiéramos construir una economía solidaria, aprovechar las nuevas tecnologías y expandir el potencial de cada ser humano para vivir en libertad y ejercer sus derechos civiles como miembro de comunidades prósperas y verdaderamente democráticas.

El siguiente paso es confederarnos, trabajar más allá de las fronteras estatales y nacionales en el desarrollo de programas que aborden cuestiones regionales e incluso internacionales. Esta es una respuesta importante a aquellos que dicen que no seremos capaces de resolver grandes problemas transnacionales actuando de manera local. De hecho, es precisamente a nivel local donde estos problemas se están resolviendo día tras día. Incluso grandes desafíos como el cambio climático se pueden gestionar a través de confederaciones de comunidades que envíen delegados a tratar asuntos regionales y globales. Necesitamos crear instituciones políticas permanentes a nivel local, no simplemente mediante líderes políticos que articulen una agenda de justicia social, sino mediante instituciones que sean directamente democráticas, igualitarias, transparentes, totalmente responsables, anticapitalistas, con conciencia ecológica y que den voz a las aspiraciones de las personas. Requerirá tiempo y educación la formación de asambleas municipales como un poder que contrarreste el poder del estado nación, pero es nuestra única esperanza de convertirnos en los nuevos seres humanos necesarios para crear una nueva sociedad.

Este es nuestro momento. Alrededor del mundo las personas no quieren sólo sobrevivir, sino vivir. Si queremos transitar desde la espiral mortal que décadas de neoliberalismo nos han impuesto hasta una nueva sociedad racional que cumpla la promesa de una sociedad más humanitaria, debemos crear una red global de ciudades y pueblos audaces. No merecemos menos.

fuente original: ROAR MAGAZINE

Traducción: ADELA BRIANSÓ JUNQUERA

Debbie Bookchin escritora, periodista laureada y coeditora de The Next Revolution: Popular Assemblies and the Promise of Direct Democracy (Verso, 2014), una colección de ensayos de Murray Bookchin.

Tomado de: https://www.elsaltodiario.com/munic...

Categorías: Tortuga Antimilitar

L'exèrcit espanyol fa 'pràctiques' i 'exercicis' de guerra en el mar balear

10 May, 2018 - 00:00

E.P./dBalears

L'exèrcit espanyol es desplega a les Balears per a fer 'pràctiques' de guerra. Els vaixells integrants de l'exercici de guerra de mines 'Spanish Minex' està previst que atraquin aquest dissabte en l'Estació Naval de Porto Pi (Palma).

Segons ha informat l'Armada Espanyola, es tracta «d'un exercici avançat multinacional de guerra de mines que s'organitza en el Mediterrani amb caràcter anual».

En l'exercici internacional participen 16 vaixells de superfície, sis vehicles autònoms subaquàtics, especialitzats en guerra de mines, avions de l'Exèrcit de l'Aire i de l'Armada, i un total de 800 efectius de 14 països i organitzacions diferents.

Aquest diumenge, segons han informat, hi haurà una jornada de portes obertes al públic i dilluns els efectius espanyols es faran a la mar.

Font: https://dbalears.cat/estat/2018/05/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas