Historically, Australian medical schools have followed the British tradition by conferring the degrees of Bachelor of Medicine and Bachelor of Surgery (MBBS) to its graduates whilst reserving the title of Doctor of Medicine (MD) for their research training degree, analogous to the PhD, or for their honorary doctorates. A notable exception is the Bachelor of Medicine (BMed) joint program of the University of Newcastle and the University of New England. Although the majority of Australian MBBS degrees have been graduate programs since the 1990s, under the previous Australian Qualifications Framework (AQF) they remained categorised as Level 7 Bachelor degrees together with other undergraduate programs. The latest version of the AQF includes the new kamagra ireland buy kamagra category of Level 9 Master's degrees (Extended) which permits the use of the term 'Doctor' in the styling of the degree title of relevant professional programs.





Tortuga Antimilitar

Distribuir contido
Actualizado: hace 39 min 8 seg

Un tribunal confirma la condena a prisión para el batería de La La Love You que forcejeó con la policía

9 August, 2017 - 23:00

La Audiencia Provincial de Asturias le reprocha que intente sustituir la primera condena por su versión "parcial e interesada"

El batería del grupo de punk pop basó su recurso en una grabación que los jueces definen como poco nítida e incompleta

Marcos Pinheiro

Rafael Torres, un ingeniero madrileño que toca la batería en la banda de punk pop La La Love You, fue condenado hace unos meses a dos años de cárcel por atentado y lesiones a dos policías. Ahora ha visto frustrados sus esfuerzos por ser absuelto de lo que él considera un forcejeo con dos hombres a quienes no identificó como agentes. La Audiencia Provincial de Asturias ha confirmado esa primera condena con una sentencia que le acusa de querer imponer su versión "parcial e interesada".

El fallo, adelantado por La Nueva España, está firmado por el presidente de la sección octava de la Audiencia Provincial, Bernardo Donapetry, y por los magistrados Alicia Martínez y Santiago Veiga. Los tres ratifican la condena de cárcel y la obligación de indemnizar a la familia de uno de los agentes -falleció dos años después por causas ajenas a los hechos- con 12.209 euros por las lesiones causadas. Al otro agente debe indemnizarle con 280 euros.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 26 de octubre de 2014, horas después de que el grupo tocase en un local de Gijón. En el vídeo de una cámara de seguridad en el que se basa la defensa del batería se ve a Torres caminando por una calle de la ciudad. Tras él, dos policías de paisano le siguen y, en un momento dado, le cercan y se abalanzan sobre él. Torres se resistió y los tres cayeron al suelo antes de que los dos agentes consiguieran reducirlo.

En ese vídeo también se aprecia cómo los policías propinan un puñetazo, una patada y un rodillazo al joven. El batería denunció que los golpes siguieron tras la detención, estando esposado, pero la querella por detención ilegal y malos tratos fue archivada.

Los policías, que buscaban a un ladrón de móviles -al músico solo le encontraron el suyo-, afirmaron en su denuncia inicial que el ahora condenado gritó "yo no fui, yo no he hecho nada" y "lanzó varias patadas". Tras el visionado de las imágenes, el informe policial se limitó a indicar que "se puede intuir que propina una patada".

El batería, sin antecedentes penales, alegó que no sabía que eran policías y que por eso echó a correr. Asegura que no le mostraron la placa ni se identificaron -los policías alegan que sí lo hicieron- y que dejó de revolverse cuando vio que uno estaba sangrando. Pensó que le habían pegado y que esos dos hombres le habían confundido con el agresor.

Ahora, la Audiencia Provincial de Asturias rechaza el recurso de la defensa de Torres que pedía su absolución. La sentencia asegura que no se ha vulnerado ni su derecho a un proceso con todas las garantías ni su presunción de inocencia, porque durante el juicio se han analizado varias pruebas y no solo "la grabación por cámaras de seguridad en que tanto fía el apelante".

El ponente, el juez Bernardo Donapetry, reprocha a Torres que pretenda sustituir la sentencia de primera instancia "por su parcial e interesada versión de los hechos, lo que no es de recibo". "Lo fundamental y relevante de este asunto no es la grabación de los hechos a que tanto se refiere el apelante -grabación que no es nítida ni completa de todo lo sucedido- sino los hechos indiscutidos de que el acusado primero salió huyendo y luego forcejeó con los policías", continúa la sentencia.

El resultado de ese forcejeo es que uno de los agentes, de 55 años, acabó con una cicatriz de tres centímetros en el borde del labio inferior y la fractura de dos prótesis fijas. Esas lesiones, que le mantuvieron 19 días de baja, "son suficientes para enervar" la presunción de inocencia de Torres, indica la sentencia.

Sin esas lesiones el delito podría ser de resistencia únicamente, pero las lesiones existieron y algunas fueron "de cierta gravedad, lo que evidencia una especial energía del acusado", señala la sentencia. Los jueces también rechazan el argumento de que los agentes no se identificaron, de nuevo una versión "interesada y parcial del apelante".

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Agresiones policiales en fiestas

9 August, 2017 - 23:00

César MANZANOS, Doctor en Sociología, Profesor en la Universidad del País Vasco.

El movimiento feminista en fiestas, nos ha dado una lección sobre como visibilizar y responder a las agresiones machistas, con el fin de romper la impunidad de la violencia contra las mujeres. Esta iniciativa, podríamos extenderla a otro tipo de agresiones que se están produciendo y, cuyos protagonistas son fundamentalmente hombres, pertenecientes a los diversos cuerpos policiales.

En el transcurso de las fiestas hemos presenciado directamente o, nos han relatado a través de quienes se dedican a la lucha antirracista y anti represiva, presuntas actuaciones concretas protagonizadas por funcionarios policiales. Por ejemplo, detenciones arbitrarias a manteros por parte de policías vestidos de paisanos, con la consiguiente confiscación de móviles a quienes grabaron estas detenciones en fiestas de Gasteiz. Por ejemplo, policías uniformados que sin previa identificación ni notificación de denuncia, se han bajado del coche patrulla y porra en mano han propinado palizas a jóvenes ebrios por haberles supuestamente insultado cuando pasaban patrullando, huyendo en el coche policial, cuando han sido increpados desde las ventanas por vecinos que casualmente han presenciado los hechos, también en Gasteiz.

Estos hechos no se denuncian por miedo o desconocimiento de los canales para hacerlo y, revisten una especial gravedad, porque son actos violentos que se producen sin garantías para sus víctimas y que están protagonizados, nada más y nada menos, que por quienes habrían de garantizar nuestra seguridad, nuestros derechos y defendernos de cualquier agresión.

La línea roja que separa la libertad de la violencia, tiene un nombre y se llama consentimiento. Cuando no hay consentimiento un acto se convierte en agresión, y en fiestas, la cultura machista, clasista y racista se ha encargado de difundir la idea de que “en fiestas todo vale”, vale agredir a las mujeres, explotar a quienes trabajan sin contrato y a destajo para hacer posible la fiesta, mantener el orden a base de abusos policiales y, un largo etcétera de despropósitos, que indican lo alejados que estamos y el largo recorrido por hacer, para conseguir que todo el mundo disfrute de un modo libre e igualitario de las fiestas a lo largo y ancho de nuestras ciudades y pueblos.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Traernos la paz

8 August, 2017 - 23:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Tarjetas de crédito, la próxima burbuja por estallar

8 August, 2017 - 23:00

Tras el último informe del Banco de España confirmando el record histórico de tarjetas de crédito y de titulares de las mismas, conviene hacer una reflexión en torno a las causas que han propiciado esta situación y al riesgo que conllevan, todo ello en el marco de una operación irreversible ya de desaparición del dinero físico y su sustitución por el dinero electrónico o las criptomonedas.

salud y libertad

Antonio Muñoz

https://www.youtube.com/watch?v=hrN...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Besa, el código de honor albanés que salvó a cientos de judíos en la Segunda Guerra Mundial

8 August, 2017 - 23:00

Javier Sanz e

En estos días en los que el fanatismo religioso está demostrando lo miserable que pueden llegar a ser los llamados animales racionales -nada nuevo bajo el sol-, os traigo esta historia en la que las diferencias religiosas quedan a un lado para dejar paso a valores como el honor, la solidaridad, la compasión… y todo eso precisamente es Besa. [Besa e shqiptarit nuk shitet pazarit, el honor de un albanés no puede ser vendido o comprado en un bazar]

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, Albania era una monarquía dependiente económica y militarmente de Italia. Así que, cuando los italianos la ocuparon y el rey Zog I huyó -eso sí, con todo el oro que pudo-, apenas cambiaron las cosas. En estas fechas, el número de judíos en Albania apenas llegaba a los 200… cuando terminó la guerra eran más de 3.000. Los judíos que huían de los países ocupados por los nazis encontraron refugio en Albania… un país de mayoría musulmana. Los organismos gubernamentales proporcionaron documentación falsa a las familias judías que les permitía entremezclarse entre el resto de la población y los albaneses proporcionaron sus casas y sus escasos recursos para acogerlos.

Las cosas se complicaron en 1943 cuando fueron los nazis los que, a petición de Mussolini, tomaron Albania. Al igual que hicieron en el resto de la Europa ocupada, los nazis solicitaron a las autoridades locales los listados de los judíos residentes en el país… pero obtuvieron un no por respuesta. ¿Por qué un país de mayoría musulmana se implicó en salvar a los judíos poniendo en juego su propia vida?

No hicimos nada especial. Es Besa -así responden los albaneses- .
Según el profesor Saimir Lloja, de la Asociación de Fraternidad Albano-Israel.

Besa es la regla de oro, es un código moral, una norma de conducta social, además de una antigua tradición.[...] Besa se trata, en esencia, de no ser indiferentes ante alguien que sufre o es perseguido. Es una autoexigencia moral que le pide a cada albanés que viva honestamente y que -llegado el caso- también se sacrifique.

Herman Bernstein, embajador de Estados Unidos a Albania en los años 30, escribió:

No hay rastro de ningún tipo de discriminación contra los judíos en Albania [...] Albania ha pasado a ser un lugar raro en Europa hoy en día, donde no existe el odio ni los prejuicios religiosos, a pesar de que los albaneses mismos están divididos en tres religiones.

http://historiasdelahistoria.com/20...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Más del 40% de los españoles cree que existe la obligación legal de votar

7 August, 2017 - 23:00

Menos de la mitad de los electores saben cómo se vota en blanco; uno de cada tres no lo sabe y el 17% cree que hay que meter un papel blanco en el sobre.

Juan Manuel García, Barcelona

Los españoles suspenden en cultura electoral, según un estudio de Kantar en el que se pregunta a los electores sobre cuestiones básicas del sistema electoral como si en España existe la obligación legal de votar, cómo se vota en blanco o cuántos diputados se escogen en las elecciones al Congreso del próximo 20D .

Especialmente sorprendente resulta el desconocimiento de los españoles sobre la obligatoriedad de votar. Un promedio del 41,1% de los españoles cree que tiene la obligación legal de votar, una imposición que nunca ha existido en España desde que se reinstauró la democracia, hace casi 40 años. El porcentaje alcanza casi la mitad de población en el caso de las mujeres (49,6%), mientras que entre la población masculina es claramente inferior, aunque aun así alcanza a casi uno de cada tres hombres (32,1%)

Por grupos de edad, destaca el altísimo porcentaje de personas mayores de 65 años que creen que votar es obligatorio (52,2%). Quienes tienen más claro que votar no es una obligación legal en España son los ciudadanos de entre 35 y 49 años,aunque no en una proporción abrumadora (62,5%).

Por intención de voto, los ciudadanos que piensan votar a los dos partidos tradicionales son los que manifiestan una menor cultura democrática: casi la mitad de los que votan al PP (49,1%) y un 44,4% de los que votan al PSOE creen que hay que ir a votar por ley. El porcentaje baja entre los simpatizantes de los partidos emergentes, pero aun así se eleva hasta un significativo 40%.

La encuesta, realizada bajo la hipótesis del muestreo aleatorio simple a un total de 1.000 personas, cuestiona también sobre el voto en blanco. Y los resultados también son reveladores: menos de la mitad de la población (45%) sabe cuál es la forma correcta de depositar un voto en blanco (introduciendo en la urna un sobre vacío). Casi una de cada tres personas (31%) reconoce no saber qué hay que hacer para votar en blanco; un 16,9% cree que hay que meter una papeleta blanca en el sobre, mientras que otro 6,5% da respuestas incorrectas, equivalentes al voto nulo.

Por grupos de edad, los mayores de 65 años son los que manifiestan un mayor grado de desconocimiento. La mayoría de ellos (54,4%) no sabe cómo se vota blanco o cree saberlo, pero está equivocado. Los votantes potenciales del PSOE y de Podemos son los que menos claro lo tienen: poco más de un 40% de los simpatizantes de estos dos partidos saben cómo se vota en blanco.

La Vanguardia

Categorías: Tortuga Antimilitar

“La izquierda no quiere oír que tenemos que ir a un modo de vida mucho más simple y autogestionario”

6 August, 2017 - 23:00

Ted Trainer acaba de publicar La vía de la simplicidad. Hacia un mundo sostenible y justo. El investigador y activista australiano nos abre las puertas de Pigface Point, su espacio autogestionado a las afueras de Sidney.

Texto y fotografía: María Rúa Junquera.

El escenario futuro de un mundo postpetróleo, donde los recursos escasean y el crecimento ya no encuentra indicadores positivos que lo mantengan, empuja al ser humano a buscar alternativas sostenibles para garantizar la supervivencia. Si, además, incorporamos un enfoque social donde el reparto de los recursos sea justo y equitativo entre todas las personas que conformamos el planeta, entonces nos encontramos con el libro La vía de la simplicidad. Hacia un mundo sostenible y justo, del investigador y activista australiano Ted Trainer (Editorial Trotta, 2017).

Con una amplia trayectoria en el campo de las teorías de transición y del cénit del petróleo, el autor nos abre las puertas de Pigface Point, su espacio personal autogestionado a las afueras de Sydney, donde practica la vida simple que promulga en sus ensayos y donde se encuentra su residencia. En el mismo recinto también desarrollan numerosas actividades de tipo educativo y divulgativo con el fin de mostrar a todas las personas interesadas una de las alternativas posibles a un mundo capitalista basado en el crecimiento y el consumo.

La Vía de la Simplicidad es una respuesta holística a un mundo postcapitalista, ¿cuántos años ha estado investigando sobre esto?

Mucho tiempo. Intenté hacer eso con mi primer libro en 1985, Abandon Affluence!, y para ello, lógicamente, ya llevaba varios años estudiando el tema y buscando evidencias. Posteriormente, en 1995, con The Conserver Society: alternatives for sustentability, mejoré los argumentos. Sin embargo, es en La vía de la simplicidad donde presento un intento teórico por superar con tesis y evidencias más fuertes y mejor estructuradas los trabajos anteriores, dando respuestas claras sobre lo que está pasando, hacia dónde vamos y teniendo en cuenta experiencias ilusionantes que existen en este ámbito en la actualidad.

Habla de esa “gran visión” de nuestra sociedad que la gente debe comprender para actuar en consecuencia. La Vía de la Simplicidad es una explicación extensa y exhaustiva sobre ella pero, ¿podría darnos unas pinceladas?

El hecho es simple. Hay tres elementos principales para entender lo que está sucediendo en el mundo. Estamos utilizando muchos más recursos de los que deberíamos. La cantidad de producción y consumo es totalmente insostenible y se puede documentar detalladamente mirando gráficas de extracción de minería, petróleo, pesca… En los últimos años se ha producido un aumento increíble en el consumo en general. Por eso tenemos que decrecer. Tenemos que diseñar otro modelo donde podamos seguir viviendo bien pero, al mismo tiempo, que la cantidad de recursos consumidos per cápita sea mucho más pequeña en comparación con la actualidad.
El segundo elemento importante de esta idea es que no hay multiples alternativas. Todo pasa por crear una “vida simple”. Esto implica niveles de consumo de recursos muy bajos, niveles de autosuficiencia muy elevados a nivel local, economía local, autogestión local y producción en función de las necesidades, no de los beneficios. Estos elementos no son discutibles.

¿Estamos preparados para implementar en la actualidad La Vía de la Simplicidad en nuestras vidas o la sociedad necesita más evidencias que auguren un colapso de la civilización?

Nosotros no queremos que el sistema colapse. Queremos que el actual modelo decrezca para ganar tiempo hasta que llegue el colapso. Mientras tanto, tenemos que trabajar para que más gente despierte y se dé cuenta de que este sistema no va a ser capaz de mantenerlos.

Por lo general, las personas no entienden que el mercado no podrá seguir creciendo para siempre. Esto perjudicará principalmente a la gente con menos recursos y solo los ricos se podrán beneficiar. Por eso necesitamos tiempo para que la gente normal, la mayoría social, entienda que esta gran transición va a llegar. En este contexto, sería ideal que distintas alternativas ya estuvieran funcionando para demostrar no solo en la teoría, sino también en la práctica, que existen numerosas alternativas a un modelo capitalista como las Localidades en Transición. Para estar preparados para cuando llegue el colapso energético debemos decrecer durante 20 o 30 años construyendo la alternativa que necesitamos.

¿Cuánto tardará en llegar el colapso del sistema capitalista actual?

Hay un libro muy potente titulado Failing States, Collapsing System, de Nafeez Mosaddeq Ahmed, que habla sobre Oriente Medio y sobre las cosas alarmantes que allí están sucediendo. Todos los países productores de petróleo están sufriendo varios problemas: el agotamiento de los recursos petrolíferos y, con ello, el incremento del precio para poder extraerlo; el disparado crecimiento de la población… En los últimos 30 años solo se han preocupado de hacerse cada vez más ricos y no en mejorar las condiciones de vida de las familias. Ahora lo que tienen es una gran escasez de agua e importan la mayoría de la comida. Esto implica que el coste de los bienes se multiplica. La cantidad de petróleo que necesitan para abastecer a la gente está aumentando y el número de servicios y subsidios que proporcionan los estados se está reduciendo. La cantidad de petróleo que pueden exportar también se está reduciendo. De acuerdo con las gráficas que presenta el autor, quedan 10 años hasta que los recursos desciendan de manera dramática. Pensamos que en la actualidad tenemos un problema con los refugiados pero, cuando lo único que puedan exportar las personas que viven en estas regiones del mundo sea arena, la situación será dramática.

Hay muchos análisis en la actualidad que van en esta dirección. Hablan de una crisis multifactorial, no solo por el petróleo y no solo en Oriente Medio. Es el cambio climático también, el colapso de la pesca… Cada vez se hace más difícil extraer minerales y los costes de hacerlo cada vez son más elevados. Se deteriora la productividad de la economía. El sistema financiero quebrará. Todas estas cosas van a peor en muy poco tiempo. Antes del 2030 golperarán al mundo de tal manera que todo va a explotar y quebrarse. Las respuestas a las preguntas son múltiples pero todas están enfocadas hacia una misma dirección, y es que el crecimiento infinito del sistema capitalista es insostenible. Su quiebra vendrá vinculada a otras crisis de diversa índole que solo se podrán paliar con un cambio de sistema.

¿Cree que las personas ricas y poderosas aceptarán voluntariamente este cambio de modelo de manera pacífica aun cuando esto significa perder sus privilegios?

No lo podemos garantizar. De hecho, es muy probable que los más poderosos intenten luchar por mantener sus privilegios y sus posiciones actuales. Sin embargo, aquí aparece una oportunidad para cambiar las cosas. El actual sistema requiere una gran cantidad de energía, un sistema financiero… En el contexto de un colapso, estaríamos prácticamente sin energía, no habría combustibles líquidos y el sistema financiero tardaría mucho tiempo en poder recuperarse. Esta nueva realidad facilitaría el cambio de paradigma pero también impulsaría a los ricos a intentar controlar a toda costa los pocos recursos que quedarían. También se lanzarían a por los medios de comunicación y, posiblemente, incluso potenciaran movimientos fascistas.

Es probable que la gente voluntariamente no decida cambiarse a La vía de la Simplicidad sin que sea de manera coercitiva. ¿Habrá que esperar a que todo estalle?

Con suerte no tendrá que ser un colapso, sino simplemente un gran deterioro de la situación. Siempre será de manera voluntaria. De ninguna manera creemos en el uso de la fuerza, no tiene ningún papel en este proyecto. Tenemos que enfrentarnos al cese de la producción, a que se terminen las vacaciones en Bali, a reducir los recursos caros al mínimo. También tendremos que convencer a la gente, incluidos los propietarios, de que hay que decrecer. En la Revolución del 1936-37 en España, muchos de los propietarios de las fábricas se adaptaron al nuevo modelo de producción cooperativa y se generaron beneficios para toda la comunidad. En este momento, casi todas la fábricas deberían ser cerradas, ya que estamos produciendo demasiado, y tanta producción no es necesaria y está arruinando el planeta. Con suerte, todavía tendremos algunas décadas para convencerlos y, si hay suerte, encontraremos maneras para generar los menores inconvenientes posibles, especialmente para todas las personas que trabajan actualmente en las fábricas.

Hace referencia en su libro, pero también en esta entrevista, a la experiencia cooperativista y anarquista de España en los años 1936-37. ¿Cómo influyó este hecho en el desarrollo su teoría?

Fue muy importante. Esta experiencia demuestra que lo que proponemos se puede hacer. De hecho, creo que es el mejor ejemplo que tenemos en la historia reciente: una alternativa en una sociedad moderna que implica una considerable industria, coordinación, universidades, hospitales… lo imprescindible en una sociedad contemporánea. Es un ejemplo poderoso que nos recuerda que lo que proponemos es posible porque, básicamente, ya se ha hecho con éxito antes.

Alrededor de ocho millones de personas en el área de Barcelona cooperativizaron los medios de producción y gestionaron la sociedad de manera comunal. Yo creo fue el hecho más importante que sucedió a lo largo de la historia. Alejandro Magno, Gengis Kan… lo que hicieron fue insignificante. Fue tribal, estúpido y bruto. Simplemente mataron a gente y conquistaron territorios para poder construir un imperio. No le hicieron bien a nadie. ¿Qué métodos o qué movimientos surgieron en 50.000 años de historia para crear una sociedad pacífica, amistosa, cooperativa y organizada en base a cuestiones medioambientales y proporcionando una vida amable?

Otro ejemplo que se me ocurre es la sociedad que se desarrolló en el entorno de Creta hacia el 1.500 AC. Aun así, es difícil buscar buenas sociedades que sirvan como modelo para gestionar el mundo. Sin embargo, hay muchísimos pequeños ejemplos por todo el planeta. Pero, sin duda, a gran escala, el ejemplo más completo e ilusionante fue el de los anarquistas españoles en términos de un mundo sostenible, justo y pacífico.

El decrecimiento energético es un elemento fundamental en este nuevo modelo, como también lo es la energía limpia. ¿Cuál es el papel de las renovables?

Sin duda tenemos que movernos hacia las renovables. En la actualidad, una de mis líneas de investigación se centra en las capacidades de la energía renovable. A pesar de que no creo que se pueda gestionar el nivel de consumo energético de la sociedad actual con energía renovable, esta sí tiene una razón ecológica debido a la cantidad y al coste de producción.

Tampoco sería posible en un mundo postpetróleo usar las renovables como alternativa sin reducir el consumo. Este es el punto de vista que pretendo aportar a la discusión. No soy dogmático pero estoy muy seguro de mi argumento. Tenemos que movernos a las renovables ya que en La vía de la simplicidad la única energía posible y coherente es la renovable.

¿Convertir La vía de la simplicidad en un modelo mainstream es el gran reto que tenemos por delante?

Totalmente. Todo esto no se puede quedar en un círculo reducido de académicos o personas que leen libros de 300 páginas. La gente común quiere que sus problemas reales se solucionen, pero para ello tiene que entender que tiene un problema. Por ejemplo, el efecto invernadero es un problema, pero la mayoría de los estadounidenses no consideran que lo sea y, probablemente, tampoco la mitad de los australianos. Por eso, el grupo crucial de gente es la gente normal,

La izquierda a la hora de abrazar las teoría de La vía de la simplicidad, ¿ha sido una aliada o una opositora?

El papel de la izquierda en este proyecto es un gran problema. Yo he gastado mucha energía intentando que se sumara a esta alternativa de un mundo simple. Algunos lo han hecho pero muchos otros no. La mayor parte de la izquierda sigue pensando que su gran problema es el capitalismo. Piensa que sin él todos nosotros viviremos bien. Otros se han dado cuenta de que tenemos un problema de recursos naturales y medioambientales. Sin embargo, su enfoque es muy suave y no le dan demasiada importancia a reducir nuestra forma de consumir. No quieren pensar en un Simpler Way. Hemos pasado mucho tiempo intentando explicarle a la izquierda: “Gente, el capitalismo tiene que terminar, pero este no es el fin de la historia. Tenemos que movernos a una vida simple, donde la toma de decisiones se realice de manera comunitaria”. Pero no quieren oírlo; otro trabajo que nos queda.

Fuente: https://saltamos.net/ted-trainer-iz...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Braudel, Foucault, Lévi Strauss y la CIA

6 August, 2017 - 23:00

x Pablo Pozzi

La Agencia Central de Inteligencia (CIA) norteamericana acaba de desclasificar un documento de trabajo que comprueba, y brinda algunos datos nuevos, su política hacia la intelectualidad progresista y de izquierda (PDF). El documento se titula «Francia: la defección de los intelectuales de izquierda» y describe, detalladamente, cómo captar e influenciar intelectuales, particularmente aquellos nucleados en la revista Annales, la Ecole des Hautes Etudes, y los que se referenciaban en Michel Foucault, Jacques Derrida y Jacques Lacan, en que lo visualiza como «una guerra cultural». Si bien el eje del documento son los intelectuales franceses, los principios y criterios que plantea fueron aplicados a través del mundo. En el mismo se describen sus tácticas y estrategias para generar un ambiente intelectual antimarxista a partir de influenciar a los intelectuales posmarxistas y a los críticos del Partido Comunista francés.

El documento establece que «durante las protestas de mayo-junio de 1968 [...] muchos estudiantes marxistas miraban hacia el PCF para liderazgo y la proclamación de un gobierno provisional, pero la dirección del PCF trató de aplacar la revuelta obrera y denunció a los estudiantes como anarquistas». A partir de ahí surgieron los «Nuevos Filósofos» que, desilusionados con la izquierda, «rechazaron su alianza con el PCF, el socialismo francés, y las premisas básicas del marxismo». Estos intelectuales posmarxistas son considerados como mucho más efectivos en la guerra cultural que los intelectuales conservadores de la derecha, como Raymond Aron. Esto se debió a que los intelectuales conservadores se habían desprestigiado por su apoyo al fascismo. En cambio, los así denominados intelectuales democráticos, con su crítica a la URSS y al comunismo, eran útiles y, sobre todo, efectivos.

A partir de estas consideraciones iniciales, el documento señala que:

«Entre los historiadores franceses de la posguerra, la influyente escuela vinculada con Marc Bloch, Lucien Febvre y Fernand Braudel ha avasallado a los historiadores tradicionales marxistas. La escuela de Annales, como es conocida por su principal publicación, ha dado vuelta la investigación histórica francesa, principalmente desafiando primero, y rechazando después, las teorías marxistas del desarrollo histórico. Si bien muchos de sus exponentes pretenden que están dentro "de la tradición marxista", la realidad es que solo utilizan el marxismo como un punto crítico de partida [...] para concluir que las nociones marxistas sobre la estructura del pasado -de relaciones sociales, del patrón de los hechos, y de su influencia en el largo plazo- son simplistas e inválidas.»

«En el campo de la antropología, la influencia de la escuela estructuralista vinculada con Claude Lévi Strauss, Foucault y otros, ha cumplido esencialmente la misma función. [...] creemos sea probable que su demolición de la influencia marxista en las ciencias sociales perdure como una contribución profunda tanto en Francia como en Europa Occidental.»

En particular los autores del documento alaban a Foucault y Lévi Strauss por «recordar las sangrientas tradiciones de la Revolución Francesa» y que el objetivo de los movimientos revolucionarios no era tanto la profunda transformación social y cultural de una sociedad, sino más bien el poder. Por ende, según el documento, la teoría francesa posmarxista realizó una contribución inapreciable al programa cultural de la CIA que intentaba mover a los intelectuales de izquierda hacia la derecha, mientras desacreditaban el antiimperialismo y el anticapitalismo, permitiendo la creación de un ambiente intelectual donde sus proyectos podían ser llevados a cabo sin ser molestados por un serio escrutinio intelectual.

El eje no solo era desacreditar al marxismo como teoría, sino también tenía cuatro aspectos vinculados entre sí:

1. Fracturar a la izquierda cultural en diversos movimientos a través de lo que se denomina «políticas de identidad». En este sentido, las reivindicaciones de clase, el concepto en sí, y la lucha de clases como motor de la historia, se diluyen en una cantidad grande de diversos movimientos, sin que ninguno acepte la primacía del concepto básico del marxismo, las clases sociales: estos intelectuales de Nueva Izquierda se opondrán «a cualquier planteo de unidad de la izquierda».

2. Se desvía la atención del capitalismo (y los EEUU) como causante de los problemas del mundo, hacia problemas como el consumo, la falta de democracia o de educación (y la URSS). «El antisovietismo se ha convertido en la base de legitimidad del trabajo intelectual».

3. Se torna difícil movilizar a las élites intelectuales en oposición a las políticas imperiales de EEUU, apuntando a fracturar sectores medios de la clase obrera. De hecho, señala que «hay un nuevo clima de antimarxismo y de antisovietismo que dificultará movilizar una oposición intelectual a las políticas de EEUU».

4. Se equiparaba al marxismo con «anticientificidad», y el compromiso político de izquierda entre los intelectuales es considerado como «poco serio» y «subjetivo»: los intelectuales de la Nueva Izquierda están «menos dispuestos a involucrarse y tomar partido».

Mucho de lo que se plantea en el documento no es nuevo, si bien es una confirmación de la importancia que la CIA le dio a las nuevas tendencias intelectuales en su lucha antimarxista. Un elemento notable es que no haga casi referencias a los cuantiosos fondos que destinó la CIA a captar intelectuales de izquierda. Por ejemplo, Frances Stonor Saunders (La CIA y la Guerra Cultural) señaló que la Agencia no informaba al gobierno norteamericano que estaba financiando diversos proyectos «de izquierda» que contribuyeran a alejar a los seres humanos de planteos igualitarios o clasistas. De hecho, uno de los aspectos que ella revela es que la CIA prefería «marxistas reformados» a los tradicionales conservadores y derechistas. Por «reformados» se entendía aquellos izquierdistas que se habían decepcionado del comunismo, o eran críticos de la URSS.

Esta promoción de intelectuales «reformados», en especial los posmarxistas, se vio acompañada de importantes recursos económicos, acceso a editoriales y medios de comunicación, e inclusive a nombramientos académicos. Así, señala el documento, diversas obras de personajes como André Glucksmann y Bernard Henri Levy se convirtieron en best sellers. Por ejemplo, según Tom Braden, que fue el director de la Rama de Organizaciones Internacionales de la CIA, la Agencia compró miles de ejemplares de las obras de Hannah Arendt, Milovan Djilas, y Isaiah Berlin para promoverlos. Otro ejemplo, no mencionado por el documento, es que la VI sección de la Ecole Pratique des Hautes Etudes, que alojaba a Lucien Febvre y Fernand Braudel, se estableció con un financiamiento recibido a través de la Fundación Rockefeller en 1947. Y luego fue financiada a través de la Fundación Ford, incluyendo los dineros e influencias necesarias para convertirse en la Ecole Pratique des Hautes Etudes en Sciences Sociales, con habilitación para otorgar títulos universitarios. Como señaló Kristin Ross, en su libro Fast Cars, Clean Bodies: Decolonization and the Reordering of French Culture (1996):

«En las décadas de 1950 y 1960 Braudel, Le Roy Ladurie y otros de la VIeme Section, crearon lo que Braudel denominó 'una historia donde los cambios son casi imperceptibles [...] una historia donde el cambio es lento, de repetición constante, de ciclos recurrentes'. Sus enemigos más formidables habitaban en frente, en la [Universidad de la] Sorbonne: un largo linaje de historiadores marxistas de la Revolución Francesa, como Georges Lefebvre y Albert Soboul. Y lo que estaba en juego era que reemplazaban el estudio de la historia de los movimientos sociales y el cambio abrupto o la mutación histórica por el estudio de las estructuras, o sea se borraba la idea misma de la Revolución. Estos historiadores marxistas [se enfrentaban...] a colegas modernizados, con exceso de fondos, y muy bien equipados con computadoras y fotocopiadoras» (pág. 189)

Lo anterior se complementó con viajes, becas, subsidios, y una cantidad importante de seminarios internacionales destinados a promover tanto la visión de Annales como el estructuralismo de Claude Lévi Strauss. En síntesis, si los intelectuales de izquierda no encuentran los recursos necesarios para llevar adelante sus investigaciones, o para publicarlas, entonces se encuentran sutilmente forzados a aceptar el orden establecido, mientras adoptan las modas intelectuales hegemónicas para poder encontrar empleo. El resultado es el debilitamiento del pensamiento de izquierda y de la conformación de un efectivo accionar revolucionario.

www.deigualaigual.net

Texto completo en: http://www.lahaine.org/braudel-fouc...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Muro de Berlín

5 August, 2017 - 23:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El comunismo según Cantinflas

5 August, 2017 - 23:00

¿Eso es Comunismo?

Para qué sirve el dinero

Categorías: Tortuga Antimilitar

El control bancario de la educación financiera en los colegios españoles

5 August, 2017 - 23:00

Reflexión en torno a la introducción, implementación y desarrollo controlado de la Educación Financiera en los colegios y escuelas españolas por parte de los Bancos, tras el Informe PISA de 2015 que concluyó que el 24,7% de los alumnos españoles examinados no alcanzaban el mínimo de conocimientos económicos para poder moverse en el mundo de la economía de su país.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Japón utiliza robots a falta de mano de obra

4 August, 2017 - 23:00

Japón está obsesionado con la automatización, pero no es porque quiera ser pionero en estas nuevas tecnologías, sino porque no tiene suficientes personas que hagan frente a la demanda de trabajo.

Cada vez más PYMES adquieren robots para compensar el déficit laboral que sufren, y los fabricantes de robots están siendo desbordados con tantos pedidos.

Este déficit se debe a una enorme crisis laboral en el país del sol naciente. Las empresas de entre 100 y 500 trabajadores necesitaron más de 1 millón de empleados el año pasado, según datos del Ministerio de Trabajo de Japón.

El número de personas en edad de trabajar alcanzó un pico de 87 millones en 1995, pero ha ido cayendo desde entonces , llegando a los 76 millones este año, según las estadísticas del gobierno.

Para contrarrestar esta necesidad, las empresas están invirtiendo en aumentar la eficiencia y la automatización. Según un estudio del Banco de Japón, las pequeñas y medianas empresas están planeando impulsar la inversión en capital en un 17,5 por ciento, aunque no está claro cuánto se destinará a la automatización.

Lo que está claro es que la proporción de gastos de capital dedicados a ser más eficientes, está aumentando debido a la escasez de trabajadores.

Más de 90 por ciento de las empresas de Japón son PYMES, pero la mayoría de estas empresas no están utilizando robots, y por eso las empresas de robótica están creando aplicaciones y productos que apuntan a los requerimientos de este tipo de empresas.
robot

Kawasaki ya vende robots de dos brazos que pueden ser fácilmente personalizables para utilizarlos en una gran variedad de usos industriales, como hacer chips, procesar alimentos o fabricar drogas.

Los robots también están dominando la industria de servicios de Japón. Se espera que esta industria crezca hasta los 4,9 billones de yenes (38.612.000.000€) en 2035.

Los minoristas japoneses como Aeon están planeando adquirir 400 robots de limpieza autónomos para 2018, y la compañía ya está utilizando robots para la gestión de inventarios.

El Hotel Hen-na renovó en 2015 su personal compuesto totalmente por robots, pero la palma se lo ha llevado su conserje personal en forma de huevo.

El robot, llamado Tapia, es como un Echo de Amazon, reconoce las caras de la gente y responde a sus comandos de voz, actúa como un despertador y un asistente personal. Fue diseñado para su uso en los hogares, según MJI, su fabricante, pero ahora está presente en muchas empresas también.

Los bancos, los hospitales y los hoteles están interesados en utilizar Tapia para el trabajo de recepción y la comunicación con los clientes. Las residencias para ancianos también están interesados en el robot, lo que demuestra que el mercado ha cambiado drásticamente, y esta tendencia oriental llegará próximamente a occidente.

Fuente: http://paradiso-fp7.eu/japon-utiliz...

Categorías: Tortuga Antimilitar

The Shadows: "Crackerjack"

4 August, 2017 - 23:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Marcapoli

3 August, 2017 - 23:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Antes del alba. La genética y el Génesis

3 August, 2017 - 23:00

Se ha afirmado a menudo y de una manera confiada que el origen del hombre nunca será conocido, pero la ignorancia genera confianza con más frecuencia que el conocimiento; los que saben poco, y no los que saben mucho, son los que más positivamente afirman que tal o cual problema nunca será resuelto por la ciencia.

Charles Darwin, El origen del hombre

Si viajamos hacia atrás en el tiempo para adentrarnos en el pasado humano, la evidencia histórica es lo suficientemente abundante durante los doscientos primeros años y luego disminuye rápidamente. Al llegar a la marca de hace 5.000 años, el registro histórico desaparece completamente y cede el testigo a los mudos yacimientos arqueológicos. Yendo aún más atrás, incluso estos se van volviendo cada vez más raros durante los siguientes 10.000 años, y se desvanecen casi por completo cuando llegamos a la marca de hace 15.000 años, la fecha de los primeros asentamientos humanos. Antes de esto, la gente vivía una existencia nómada basada en la caza y en la recolección. No construían nada y no han dejado detrás casi nada permanente, salvo unas cuantas herramientas de piedra y las notables pinturas rupestres en algunas cuevas de Europa.

Retrocedamos otros 35.000 años y llegaremos a la marca de hace 50.000 años, la época en que la población ancestral humana todavía estaba confinada en su tierra natal en algún lugar del nordeste de África, aunque ya había empezado a mostrar los primeros signos de una conducta moderna. Si este es el momento en el que empieza la historia humana moderna, entonces el registro escrito solo da cuenta del 10 por ciento de ella; el 90 por ciento de la historia humana parece irremediablemente perdido.

Sigamos retrocediendo hasta el más temprano punto de partida del relato humano, el período, unos 5 millones de años atrás, en el que las criaturas simiescas que estaban en el origen de la rama del linaje humano empezaban a separarse de las que estaban en el origen de la rama del linaje de los chimpancés. La única evidencia física de todo este período, que vio la evolución del simio a la forma humana, es un puñado de cráneos abollados y unas cuantas herramientas de piedra.

Aparentemente no era posible obtener un conocimiento más profundo de estos dos períodos desaparecidos: los 5 millones de años de la evolución humana, y los 45.000 años de la prehistoria. Pero en los últimos años un nuevo y extraordinario archivo ha pasado a estar disponible para aquellos que estudian la evolución humana, la naturaleza humana y la historia. Me refiero al registro codificado en el ADN del genoma humano y en las versiones del mismo que llevan consigo todas las poblaciones del mundo. Ya hace tiempo que los genetistas contribuyen al estudio del pasado humano, pero últimamente, desde que determinaron la secuencia completa de las cadenas de ADN del genoma humano el año 2003, lo están haciendo de un modo particularmente fructífero.

¿Cómo es que el genoma humano, específicamente formado para favorecer la supervivencia en el presente, tiene tantas cosas que decirnos acerca de nuestro pasado? Como depósito de la información hereditaria que está en un proceso constante de cambio, el genoma es como un documento que está siendo incesantemente revisado. La forma en que cambia este documento es tal que cada una de sus redacciones conserva evidencias de los borradores anteriormente redactados, y estos, aunque no son fáciles de interpretar, proporcionan un registro que se remonta muy lejos en el pasado. El genoma, por consiguiente, puede ser interrogado a muy diferentes escalas temporales. Puede proporcionarnos respuestas a preguntas relativas al Adán genético, un hombre que vivió hace 50.000 años y cuyo cromosoma Y llevan todos los hombres que viven actualmente. O podemos hacerle preguntas acerca de cosas que ocurrieron hace apenas un par de siglos, como por ejemplo si Thomas Jefferson, el tercer presidente de Estados Unidos, tuvo una familia secreta con su amante, la esclava Sally Hemings.

Desde Adán a Jefferson, el genoma está ayudando a los investigadores a crear una imagen nueva y mucho más detallada de la evolución humana, la naturaleza humana, y la historia. De la gran oscuridad está surgiendo un relato sorprendentemente completo. Este nuevo relato del pasado humano se asienta en unos fundamentos sólidos puestos por los paleoantropólogos, los arqueólogos, los antropólogos y otros muchos especialistas. Podemos decir que es nuevo en el sentido de que, actualmente, la información genética contribuye a cada una de estas disciplinas tradicionales y está empezando a unificarlas.

Este libro describe aquellos aspectos de la evolución, la naturaleza y la prehistoria humanas que han sido esclarecidos por los descubrimientos genéticos de estos últimos años. Los lectores que no estén familiarizados con estos campos puede que se sorprendan de la riqueza de la información que contiene este nuevo relato. No existe ningún vídeo de cómo los simios se metamorfosearon poco a poco hasta convertirse en personas, pero es posible reconstruir en gran parte una secuencia con los acontecimientos más destacados de esta metamorfosis. No hay ningún mapa que registre la dispersión de los nuevos humanos desde su patria ancestral, pero los investigadores pueden ahora reconstruir el camino que siguieron al salir de África y las migraciones que les llevaron a ocupar el mundo exterior. Es incluso posible reconstruir algunas de las instituciones sociales que emergieron mientras se hacía la transición desde una forma de vida nómada, basada en la caza y la recolección, a las complejas sociedades de hoy.

Informaciones procedentes del genoma han ayudado a los paleoantropólogos a saber cuándo los humanos perdieron el vello corporal y cuándo adquirieron el poder del habla. Han clarificado para los arqueólogos el largo dilema acerca de si los neandertales y los humanos modernos se cruzaron pacíficamente unos con otros o combatieron unos contra otros hasta la extinción de los neandertales. Han proporcionado a la antropología datos sobre la adaptación humana a prácticas culturales como la ganadería o el canibalismo. La cascada de datos del ADN está incluso beneficiando indirectamente a la lingüística histórica, y los biólogos pueden aplicar el método de los árboles genealógicos desarrollado por las genealogías genéticas para reconstruir la evolución del lenguaje.

Acerca de la cuestión crítica de la población ancestral humana, el último grupo del que todos los que hoy estamos vivos somos descendientes, las técnicas de la paleoantropología y la arqueología son incapaces de decirnos nada acerca de unas gentes que han desaparecido sin dejar rastro. Pero los genetistas, rebuscando en el abarrotado altillo del genoma, pueden aportar todo tipo de detalles inesperados. Pueden deducir el tamaño de la población ancestral. Pueden decir en qué parte de África vivió probablemente. Pueden poner una fecha –aproximada– a la aparición del lenguaje. Pueden incluso inferir, en un caso, cómo sonaba el primer lenguaje.

Las primeras prendas confeccionadas

Pocos descubrimientos ilustran mejor la habilidad de los genetistas para proyectar luz en los más sorprendentes rincones del pasado humano que una reciente estimación de la fecha en que la gente empezó a confeccionar su propia ropa. Los humanos primitivos utilizaron probablemente pieles de animales durante millones de años cubriéndose con ellas como capas para combatir el frío, pero la confección de prendas de ropa es un invento más reciente. Los arqueólogos nunca han podido determinar cuándo se usaron las primeras prendas confeccionadas porque tanto los materiales para fabricarlas como las agujas de hueso utilizadas para coserlas eran demasiado perecederas.

Un día de otoño de 1999, el hijo de Mark Stoneking llegó a casa desde la escuela con una nota de la maestra advirtiendo a sus padres que un compañero de clase tenía piojos. Stoneking, un investigador norteamericano que trabajaba en el Instituto Max Planck de Antropología evolutiva, leyó la nota con el mismo cuidado con que lo hubiera hecho cualquier otro padre. Pero como genetista que llevaba mucho tiempo interesado en los orígenes de la humanidad, le llamó la atención la seguridad con que la nota de la escuela afirmaba que los piojos no pueden sobrevivir más de 24 horas lejos del calor de un cuerpo humano. “Pensé que si esto era cierto, dice Stoneking, entonces los piojos tenían que haberse diseminado por todo el mundo gracias a las migraciones humanas.” Stoneking pensó que si podía demostrarlo, habría descubierto una confirmación independiente del patrón de migraciones que está implícito en el ADN humano. Pero tras pasar unas horas investigando en la biblioteca, se dio cuenta de que el ADN de los piojos podía contener un dato aún más interesante: la fecha en que los humanos empezaron a vestirse.

Los compiladores del libro del Génesis estaban tan preocupados por la cuestión de la desnudez humana que incluyeron no uno, sino dos relatos de cómo los humanos empezaron a sentir el pudor que les llevó a cubrir su desnudez. En el primer relato, Adán y Eva se confeccionan ellos mismos un taparrabos con unas hojas de parra tras darse cuenta de repente de que van desnudos. En el otro, el propio Creador confecciona a la descarriada pareja unos abrigos de pieles justo antes de expulsarlos del paraíso. Ninguno de estos dos relatos reconoce el peso de la otra parte interesada en la historia del vestido humano: el piojo. Al fin y al cabo, en la época en que nuestros antepasados humanos estaban tan cubiertos de vello como cualquier otro mono o simio, el piojo podía recorrer libremente sus cuerpos desde la cabeza a los pies. Cuando los humanos perdieron el vello corporal, los dominios del piojo se encogieron, quedando confinados al solitario y absurdo mechón de pelo que crece en la cabeza humana. Pero el piojo se armó de paciencia y se dispuso a aguardar su momento, que llegó muchos milenios después, cuando la gente empezó a llevar ropa; el piojo de la cabeza ( pediculus humanus capitis ) aprovechó la oportunidad de recuperar el territorio perdido y evolucionó hasta dar origen a una nueva variedad, el piojo del cuerpo ( pediculus humanus corporis ), que podía vivir en la ropa. Los dos tipos de piojo se parecen mucho, excepto que el del cuerpo es mayor y tiene unas garras especializadas para adherirse a la ropa, no al pelo. Stoneking se dio cuenta de que podría fechar la invención de la ropa si podía calcular, a partir de las variaciones en el ADN de los piojos, la época en que el piojo del cuerpo empezó a evolucionar a partir del piojo de la cabeza.

Recogió piojos de la cabeza y del cuerpo en personas de doce países de todo el mundo, desde Etiopía hasta el Ecuador, pasando por Nueva Guinea. Analizó todas las variaciones en un pequeño segmento del material genético de ambos tipos de piojo, y situó a las poblaciones de piojos en un árbol genealógico. Conociendo el ritmo al que las variaciones se habían acumulado en el ADN a lo largo de los siglos, pudo calcular las fechas de las diversas bifurcaciones o ramificaciones del árbol.

La ramificación en la que el piojo de la cabeza empezó a evolucionar hacia el piojo del cuerpo se produjo hace unos 72.000 años, mil años arriba, mil abajo. 2 Dando por supuesto que el piojo del cuerpo evolucionó casi inmediatamente una vez el nuevo nicho estuvo disponible, podemos deducir que la gente empezó a preocuparse por su desnudez solo en la fase más reciente de su historia evolutiva. Fue más o menos por esta época, o unos miles de años más tarde, cuando los humanos perfeccionaron su lenguaje y salieron de África dispuestos a colonizar el resto del mundo. Y al parecer decidieron vestirse para la ocasión.

Fuente: Del capítulo 1º, La genética y el Génesis. Nicholas Wade Antes del alba. Recuperando la historia perdida de nuestros ancestros, Biblioteca Buridán.

Fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpr...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Antonio Casado da Rocha: "Una casa en Walden"

3 August, 2017 - 23:00

El 4 de julio de 1845, Henry D. Thoreau se mudó a una casita de madera que había construido a orillas del lago Walden, no muy lejos del centro de Concord, Massachusetts, donde había nacido en 1817. Permaneció allí dos años, dos meses y dos días, escribiendo, observando el entorno y experimentando con su vida; el resultado fue un libro, Walden, que acabó convirtiéndose en un clásico universal. Como tal, Walden sigue inspirando réplicas, secuelas e interpretaciones muy diversas; en estos ensayos entre lo biográfico y lo académico, más que elaborar una «teoría Thoreau» se propone una lectura personal de varios temas inspirados en su obra, explorando su relación con el paisaje, la filosofía, los estimulantes, la democracia, el fracaso, la poesía o la ciencia, entre otros temas. ¿Qué podemos aprender aún de Thoreau? ¿Cómo se relaciona su experimento con la cultura contemporánea? ¿Qué significa hoy construir, habitar o abandonar una casa en Walden? Estas páginas muestran a un «filósofo natural» siempre sorprendente cuyo ejemplo, tan familiar como elusivo, sigue siendo un antídoto contra la desesperación.

[...] Tal vez vivir en Walden sea simplemente esforzarse por vivir una vida más ética, es decir, más deliberada y mejor elegida. Dondequiera que alguien intenta educarse, mejorar, aprovechar el tiempo, eso es Walden. No es un sitio fijo, sino un lugar de tránsito, porque esa mejora nunca va a ser absoluta, siempre vamos a estar mejor o peor, y no hay garantías de progreso. [...] Si lo que Thoreau extrae de su estancia en Walden no es un beneficio económico sino ético, si lo que persigue es adquirir unas virtudes más que alcanzar una imposible autosuficiencia, entonces el experimento no fue tan fallido. [...]

Logroño, mayo 2017
Primera edición
ISBN 978-84-15862-85-7
160 págs., 14.5x21 cms.
Encuadernación: rústica con solapas
PVP: 16,50€
Precio web: 15,70€

Fuente: http://www.pepitas.net/libro/una-ca...

Categorías: Tortuga Antimilitar