Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 29 min 6 seg

Frank Zappa: "The torture never stops"

3 December, 2018 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Los policías son burócratas con armas

3 December, 2018 - 00:00

Así pues, los policías son burócratas con armas

Si bien se piensa, resulta un truco ingenioso. Porque cuando a la mayoría de nosotros le viene a la mente la policía no los ve como los que hacen cumplir regulaciones: los ve como los que luchan contra el crimen, y cuando piensa en crímenes, el tipo de crimen en que piensa es el “crimen violento”. Pese a que, en realidad, lo que la policía hace es exactamente lo opuesto: llevar la amenaza de fuerza a situaciones que, de otro modo, no tendrían nada que ver con ella. Me encuentro con esto todo el tiempo en los debates públicos. Cuando la gente quiere poner un ejemplo de una hipotética situación en que es más probable que la policía se vea implicada, casi siempre piensan en algún tipo de acto violento interpersonal: un atraco o un asalto. Pero incluso una breve reflexión basta para dejar claro que, cuando suceden la mayoría de los ataques físicos, incluso en grandes ciudades como Marsella, Montevideo o Minneápolis (violencia doméstica, combates de bandas, peleas de borrachos) la policía no interviene. Tan sólo es probable que se llame a la policía si alguien muere, o queda tan gravemente herido que acaba en el hospital.

(…)

Por otra parte, intente conducir por las calles de cualquiera de esas grandes ciudades en un coche sin matrícula. Todos sabemos qué va a pasar. Aparecerán casi de inmediato agentes de policía armados con porras, pistolas y/o tásers y si usted sencillamente se niega a seguir sus órdenes, aplicarán, definitivamente, fuerza física.

¿Por qué estamos tan confundidos acerca de lo que realmente hace la policía? La razón más obvia es que, en la cultura popular de los últimos cincuenta años aproxiamadamente, los policías se han convertido casi obsesivamente en objetos de identificación imaginativa. Se ha llegado al punto de que no es raro que un ciudadano de una democracia industrializada contemporánea pase varias horas al día leyendo libros, mirando películas o series de TV que les invitan a ver el mundo desde el punto de vista de un policía, y a participar indirectamente en sus hazañas. Y esa policía imaginaria śi pasa, en efecto, todo su tiempo luchando contra delitos violentos, o tratando con sus consecuencias.

David Graeber

La utopía de las normas. De la tecnología, la estupidez y los secretos placeres de la burocracia.
Ariel, Barcelona 20015

Categorías: Tortuga Antimilitar

Huit escriptores feministes (quasi) desconegudes que van publicar en valencià durant el franquisme

2 December, 2018 - 00:00

Laura Julián - València

A la investigadora i filòloga Maria Lacueva Lorenz se li va fer un nuc a l'estòmac al repassar mentalment el nombre d'escriptores valencianes de postguerra que coneixia. Ella ha treballat com a professora d'Estudis Catalans a les universitats alemanyes de Saarland, Heidelberg, Mannheim i "quasi per casualitat" es va topar amb una sèrie d'autores que mai havia estudiat durant els seus estudis de Filologia Catalana (UV, 2004). Com era possible? Per què cap persona li havia parlat de dones amb una qualitat tan remarcable que van publicar obres sota el franquisme en valencià? Com no va trobar prou respostes, va decidir començar a fer una recerca més exhaustiva de dones escriptores i valencianes i va decidir centrar la seua investigació en obres publicades en valencià durant la postguerra i el franquisme.

"La invisibilitat quasi total de les escriptores vinculades a les comarques valencianes durant el franquisme està relacionada amb la minorització de la llengua i amb el fet què eren dones. Sí que hi ha qualitat i quantitat d'autores, no és que no existeixen", explica Maria Lacueva Lorenz durant un seminari organitzat pel Departament de Filologia Catalana de la Universitat de València titulat ‘Les dones fortes: una aproximació a les escriptores valencianes de la postguerra'. La investigació va donar per a una tesi defensada l'any 2013, però encara continua la seua recerca.

En la seua primera aproximació va fer un llistat amb huit noms de dones que mai havien aparegut en els seus apunts: Anna Rebeca Mezquita, Maria Ibars i Ibars, Matilde Llòria, Beatriu Civera, Sofia Salvador, Maria Beneyto, Carmelina Sánchez-Cutillas i Maria Mulet. Totes tenien estils diferents, però reunien certs punts en comú: eren dones, valencianes, havien nascut abans de la guerra civil, publicaven en valencià durant el franquisme, estaven vinculades als circuits culturals valencians i havien passat pràcticament a l'oblit.

Anna Rebeca Mezquita Almer (Onda, 1890) va ser poetessa, autodidacta i per raons familiars se'n va a les Canàries, però va continuar escrivint en català perquè va mantindre el contacte amb col·lectius valencians. Maria Ibars i Ibars (València, 1892) mestra de formació, va entrar en contacte amb Carles Salvador i va estar activa per introduir el valencià en l'escola abans de la Guerra Civil espanyola. Matilde Llòria (Almansa, 1912) es va exiliar a Galícia amb el seu marit metge de professió i des de terres gallegues va aprendre valencià amb els cursos de correspondència de Lo Rat Penat. També va aprendre gallec. "Escriu en les tres llengües durant el franquisme amb una qualitat remarcable", assegura Lacueva sobre els detalls que va conéixer mitjançant la seua investigació.

Beatriu Civera (València, 1914) va ser l'única que es va dedicar exclusivament a la narrativa i sempre en català. "També tenim a Maria Beneyto (València, 1925) que és, de les poques conegudes, la mes coneguda, escriu novel·la, conte i poesia en castellà i valencià i té inclús una biblioteca", explica. La poetessa i narradora Carmelina Sánchez-Cutillas (Madrid, 1927), que va nàixer a la capital "de casualitat", és protagonista del primer best-seller en valencià, Matèria de Bretanya (1975) i també posa nom a una biblioteca de València. Maria Mulet (Albalat de la Ribera, 1930), també va desenvolupar obres de qualitat en valencià i, la vuitena, Sofia Salvador (Benasal, 1925), filla de Carles Salvador va escriure contes, a més de divulgar l'obra del seu pare.

Sota el silenci acadèmic i amb un discurs feminista

"Quan vaig començar a trobar noms, dades bibliogràfiques i element empírics que demostraven que si hi havia autores valencianes que van publicar durant el franquisme es va desfer el nu que tenia dins", argumenta la investigadora.

Lacueva no les coneixia perquè aquests noms no els havia estudiat als llibres de l'escola ni de l'institut ni tan sols de la universitat. "Ara ja tenim estudis sistematitzats que han posat damunt de la taula una quantitat immensa de noms de dones, una quantitat més immensa d'obres i textos de diferents tipus que s'han d'estudiar des de la filologia, però resulta sorprenent que encara no s'han introduït en les programacions", apunta.

Però aquesta invisibilitat no és un fet que únicament ocorre amb les dones escriptores valencianes de postguerra. La presència de noms de dones en les assignatures de l'ESO té una mitjana del 12'8%, segons un estudi d'Ana López Navajas on es van analitzar 115 manuals de tres editorials dels quatre cursos de l'ESO realitzat l'any 2014 sobre la absència de dones. "Als manuals de valencià encara és més baix, vaig fer una xicoteta recerca i hi ha una mitjana de 11'3% de noms de dones. I el bloc d'Educació Literaria als manuals valencians és del 5'71 %», explica Lacueva.

La societat cada volta està més conscienciada sobre la importància d'incloure a totes les que han quedat fora, però encara es troben dades que evidencien com el silenci acadèmic contribueix a perpetuar l'exclusió de la veu de les dones. Les vuit dones escriptores valencianes estudiades per Lacueva també tenen en comú que no van signar amb pseudònims masculins i que van tractar temes com la desmitificació del matrimoni i del model de família, parlaren de lesbianisme, van ser crítiques amb el feminisme burgés i tot dins del context de la dictadura franquista, segons aporten les investigacions.

Per exemple, Maria Beneyto parla en l'obra La dona forta de l'avortament. L'autora no fa una defensa de la llibertat de l'avortament, però el que si fa és fer una crítica a tota la problemàtica que implica no legalitzar l'avortament. "Va denunciar tota la màfia de metges carnissers que feien avortar a les dones pobres, que moltes morien o també la problemàtica de les que no volien arriscar-se a avortar i com furtaven els xiquets per a entregar-los a famílies amb poder", conta Lacueva. "Mirades en el seu context les seues obres són feministes perquè defensaren els drets de les dones", opina. També tan Beneyto com Civera, critiquen els matrimonis convencionals de forma "radical", sobretot des del punt de vista de la dependència econòmica i intel·lectual.

En l'obra Entre el cel i la terra, Civera escriu sobre un matrimoni que no aconsegueix tindre descendència i totes les culpes són per a la dona. "Fins i tot ella està disposada a que altra dona tinga el seu fill o filla per ella fecundada pel seu home, és com 'El Conte de la criada' però en una valenciana a finals dels anys 50", compara. La investigadora no s'explica com van pasar la censura, però la van passar i van publicar en revistes i diaris com l'Esclat, Sicania, València Cultural, en el suplement valencià del diari Levante (1955-1970) o l'almanac de Las Provincias.
Teràpies contra l'oblit

Com Lacueva, moltes investigadores -sobretot dones- han volgut revisar la història amb perspectiva feminista. I altres projectes conviuen per sumar noms de dones a la historiografia. Com per exemple Arada, un col·lectiu valencià de dones feministes que va sorgir l'any 2016 des de les aules de la Facultat d'Història de la Universitat de València com a eina per a recuperar testimonis del passat i també del present. Elles volen "llaurar memòria per sembrar futur" i acaben de publicar el seu primer llibre, Arrels, on fan un recull d'històries amb veu de dona escrit de forma col·lectiva. També estan creant un arxiu de feminismes al País Valencià, entre altres projectes.

Pel que fa al plànol acadèmic, cada volta apareixen més estudis i màsters de gènere i més assignatures on s'incorpora la perspectiva feminista. Però també existeix el debat de quines són les persones que poden aprofitar eixe tipus d'estudis específics i de si s'incorporen massa tard al circuit acadèmic. Per a investigadors com Lacueva "és trist i molt difícil de comprendre hui dia que ja que existeixen proves empíriques i sistematitzades d'autores i d'obres contextualitzades que no s'incloga aquest material en els plans d'estudi".

Com a teràpies contra l'oblit, la investigadora centra les seues recomanacions en dos passos: fer una revalorització d'autores i obres no canòniques o desconegudes i transmetre les seues obres a les noves generacions. Incloure-les actualitzaria la percepció actual de la novel·lística catalana -i de la Història de la Literatura Catalana-, s'introduirien nous estils i temàtiques i demostraria que "no som òrfenes de mare". "El concepte de qualitat literària també és heretat i ens han ensenyat textos que havien de produir plaer estètic a tothom sense distinció de classe, edat, estat, sexe o condició", explica.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Marcha a Bardenas en Tudela

2 December, 2018 - 00:00

En Tudela

Categorías: Tortuga Antimilitar

Barricada: Dinosaurios y titanes del rock español. Tres décadas de rock duro con el respeto y admiración generales

2 December, 2018 - 00:00

Guillermo Malagamba Triana

“Me gustaría saber de qué van estos tíos”, rezaban muchos por lo bajini cuando se les hablaba de los Barri; porque, vamos, punkis no son. ¿O no les ves las melenas? Además que, con ese nombre, tienen que ser más bien jevis; los ejemplos están claros: Barón Rojo, Obús... Claro que luego te los encuentras compartiendo cartel con La Polla Records y ves su nombre siempre en boca de la movida de los grupos punkarras vascos, así que jevis como que tampoco. Vamos, que cuatro catetos aprenden cuatro acordes y venga, a ir de jevilones por la vida; que no, hombre, que no cuela.

Han pasado los años y de repente el exigente tribunal de la prensa musical parece mirar con otros ojos a los navarros. Ahora son un referente, la vara de medir. ¿Qué ha pasado? Pues que la mejor forma de llegar a la gente es siendo auténtico y siendo tú mismo. En ese sentido, los Barri han sido únicos, y han sido así porque no han sabido ser de otra manera; cosa que, dicho sea de paso, también les ha costado más de un disgusto.

Para encontrar los inicios de Barricada hay que desplazarse hasta Txantrea, barrio periférico obrero de Pamplona, y fijarnos en Enrique Villarreal Armendariz, un chaval desgarbado con los dientes excesivamente largos y rostro acaballado al que apodan en el barrio El Drogas por su pinta de estar permanentemente enfermo. Enrique no destaca por ser un estudiante modelo: ya en el instituto tuvo una movida con los profesores por llevar una camiseta del Che Guevara (en realidad Enrique no sabía muy bien qué significaba, simplemente le gustaba la foto); le mola escuchar música, siendo uno de sus favoritos Tocamás, un grupo de la tierra. Decide entonces probar a pegarle a la guitarra y a cantar en un grupo llamado Punk Sapos Band y acompaña a la guitarra y al bajo a Kafarnaún con más arrojo que técnica. Otra de sus formas de pasar el tiempo es pegarle a la birra en el Viana, un bareto que frecuenta y donde se hizo la foto de portada del primer disco de los Barri, "Noche de Rock & Roll" (Soñua, 1983), y cuenta las escaramuzas con la madera, cómo ha corrido delante de ellos.

Su carrera musical tuvo un paréntesis cuando es llamado a filas por el servicio militar. Pese a su carácter consigue licenciarse y, tras recuperarse de una tuberculosis que pilló haciendo la mili, sospesa sus opciones: o trabajar en el taller de soldadura en el que no era más que el chaval de los recados o intentar ver qué pasa con el tema de montar una banda de rock; pero claro, estaba solo y necesitaba a más compañeros de viaje...

Así andaba madurando la idea y madurando sus canciones, cuando, saliendo de paseo con su novia Mamen por el rastro, ve la actuación de un grupo rockero de por allí llamado Némesis. A Enrique le llama la atención un guitarrista habilidoso y enérgico al que tuvo la suerte de encontrarse en el bus unos días después. Ni corto ni perezoso Enrique se presenta; el chaval se llama Francisco Javier pero todos le llaman Boni, y le comenta de pasada que se acabó ese grupo, que ha tenido movida con ellos. A Enrique le hacen los ojos chiribitas y le propone el rollo que tiene pensado, convence a Boni y así empiezan a ensayar. Se apuntan a clases de solfeo y aunque la armonía y el pentagrama no les acaban de convencer, consiguen las llaves del local donde se imparten las clases y allí se pusieron a hacer ruido, dándole una forma embrionaria a las seis o siete primeras canciones de los Barri. Poco después conocen a Mikel Astrain, un joven que le da a las baquetas en otro grupo y al que, poco a poco, Enrique Drogas fue llevándoselo a su terreno, ya que estaba comprometido con otra formación. Mientras tanto, habían tenido la ayuda interina de José Landa de Kafarnaún, grupo del que ficharon a otro guitarrista, Sergio Osés que ya conocía a Drogas de cuando este arrimaba el hombro en su grupo.

Enrique deja el taller de soldadura definitivamente. Un mes después se casa con su novia Mamen y, en abril de 1982 se estrenan en el rastro de Txantrea, aún con la ayuda de José a los tambores -actuación que sirvió para terminar de convencer definitivamente a Mikel de que fuera el batera del grupo-. Siguieron tocando en festivales, locales y garitos hasta terminar el año en el frontón Labrit en Nochevieja; la cosa salió bien y entraron con buen pie en el 83.

Su potente sonido y su aire reivindicativo sirven para que entablen amistad con círculos anarquistas de los que siempre se han querido distanciar: “Nos gustaba el rollo, sin más. Yo creo que ninguno del grupo nos hemos tomado la política en serio jamás”, recuerda El Drogas cuando le preguntan por aquello. Este aire a politiqueo y a izquierda independentista siempre ha perseguido a la banda, por mucho que ellos han querido puntualizar lo contrario. Sea como fuere, uno de sus primeros episodios fue la colaboración con el Komité Antinuklear Txantrea (KATX), una organización que quería impedir la instalación de centrales nucleares en Euskadi. La forma de colaborar es hacer montajes conjuntos y actuaciones en sus actos promocionales: Al Drogas se le ocurre, inspirándose en Alice Cooper, salir al inicio del concierto de un ataúd con una capa de Drácula. La idea pasó a la historia pronto, y el poso de guerrilleros se quedó en la memoria colectiva.

En febrero de 1983 se meten en el estudio por primera vez y editan "Noche de Rock & Roll" en el que cuentan con la colaboración de Ramoncín en los arreglos. El disco lo tienen que grabar dos veces, ya que el primer intento al mezclarlo tuvo un resultado desastroso, así que deciden hacer un gasto mayor y, como buenamente pueden, contratan un estudio en San Sebastián; allí vuelven a grabar el disco en “dos días con sus respectivas noches y a base de litros de carajillo y cervezas, más un día para las mezclas”, confiesa el grupo más adelante.

Siguen tocando y sufren otro revés: justo en el momento en el que el grupo está despegando, Sergio Osés es llamado a filas para hacer la mili. El grupo no podía permitirse parar año y medio y deciden fichar a Alfredo Piedrafita, un chico joven, pintor de brocha gorda y padre de una criatura. Al principio esta circunstancia le hace dudar, pero al final decide correr el riesgo y echarse la guitarra al hombro y fichar por los Barri; se quedaría hasta la actualidad.

Tras tocar en más festivales y acompañar a La Polla Records y Eskorbuto, se les vuelve a etiquetar con las siglas RRV (rock radikal vasco). Los jevis los tachan de punkis y los punkis, de jevis. Musicalmente parecían estar en una tierra de nadie: letras reivindicativas con brutales guitarreos, llevaban emblemas anarkas, pero sus cabezas eran greñudas. Para todos eran un verdadero lío, pero ellos lo tenían muy claro: somos vascos y hacemos rock, nada más.

En 1984, Mikel, mientras tocaban en directo, se queja de unos fuertes dolores de cabeza a la tercera o cuarta canción del concierto. Terminó la actuación como pudo, durmió en casa de Drogas con su chica y dos días después volvió a tener unos dolores horribles, como si le estallara el cerebro. Lo ingresaron en el hospital y, tras una semana de observación y una operación, no superó el post operatorio, falleciendo a los 24 años de una rotura de aneurisma intracraneal. El grupo queda destrozado, pero el espectáculo debe continuar, ya que Mikel lo hubiera querido así. El elegido para sustituir al fallecido es Fernando Coronado Olarte, que fuera batería de Tocamás, grupo que de más joven obsesionara a Enrique y que admirara profundamente. Fernando se acopla de inmediato gracias a sus muchísimas tablas.

La presencia de Fernando le vino bien al grupo: curtido en varias bandas, con la adolescencia dejada atrás hacía tiempo (para el resto del grupo ese cambio vino repentinamente al morir Mikel) organizó muy activamente un homenaje al desaparecido batera de los Barri. Tras ello, el grupo decide pasar página y empezar a pensar en un segundo disco. Viendo el tirón que tenían, la Diputación Foral les ofrece un contrato de un millón de pesetas (una cantidad muy importante, era el año 1984) por tocar en cinco localidades a su elección. El dinero vendría de perlas ahora que se querían meter en la producción de un segundo disco. La contrapartida fue que, al ser una cantidad elevada, el erario público tasó la entrada de cada uno de los conciertos en 100 pesetas, para muchos una cantidad totalmente desorbitada que provocó disturbios. A ello se le unió el que en localidades del sur de Navarra (donde el conflicto vasco levantaba ampollas), El Drogas salió a actuar con una camiseta con los colores de la ikurriña: “La hizo la vieja del Boni, así en plan mod como los ingleses con su bandera”. El tema no se entendió debidamente y entre el mosqueo de los veinte duros por entrar y la camiseta que hizo la madre del Boni, el grupo se labró aún más fama de conflictivo.

En verano del 84 se vuelven a meter en el estudio, y tienen la suerte de que Rosendo anda de morros con su grupo y con su casa de discos, así que por quitarse de en medio un poco ayuda al cuarteto pamplonés; los Barri encantados, claro, siempre admiraron al madrileño. Mercado ayuda en los arreglos del segundo disco del grupo, "Barrio Conflictivo" (Soñua, 1984). El nombre del disco lo tomó Drogas de unas declaraciones de Luis Roldán (por aquel entonces Delegado del Gobierno en Navarra, posteriormente director general de la Guardia Civil y protagonista de uno de los más famosos episodios de corrupción de la historia de la democracia en España).

Siguen tocando durante 1985, centrándose en tocar y ver qué pasaría más adelante. De repente se encuentran con una disyuntiva: llama a su puerta la multinacional RCA y les ofrece un contrato. El grupo se lo piensa, muchos los llamarían “vendidos”, pero por otro lado están en un buen momento y fichar por una empresa grande podría venirles muy bien, y esas oportunidades no se presentan sino una vez en la vida. Están dándole vueltas hasta que alguien coge fortuitamente un disco de The Clash y se da cuenta que lo han grabado con CBS en Londres. La cosa estaba clara, si los más rebeldes podían firmar por multinacionales ¿Por qué no iban a poder ellos? Así en 1986, de nuevo con la ayuda de Rosendo en la consola, ve la luz "No Hay Tregua" (RCA, 1986), no sin problemas entre la banda y la discográfica; un ejecutivo de la multinacional revisa los textos y quiere censurar ocho de las canciones del disco; esto es algo muy nuevo para la banda (que no se explica por ejemplo, cómo puede confundir chupa con el verbo chupar cuando se refieren a una simple cazadora). Las tensiones crecen, la banda se plantea incluso romper unilateralmente el contrato y Rosendo, que conoce bien el show business, hace de intermediario y calma los ánimos. Al final el disco sale, e incluso ellos mismos reconocen que ha merecido la pena, porque el resultado es excelente.

El nacimiento de su mejor LP hasta la fecha, no obstante, trae consecuencias: el haber fichado por una multinacional no es entendido por muchos de sus antiguos fans navarros y sus contratos caen en picado por esos lares, pero, para compensar, la difusión del disco hace que les vengan contratos de otras CC AA que hasta entonces parecían impermeables para ellos: Cataluña, Andalucía, Galicia... el problema lo tenían con sus casa de discos. Tras la grabación del disco, las relaciones no son buenas, cada vez más frías. Rompen el contrato de mutuo acuerdo y fichan por Polygram. Aunque recelosos en un principio, la cosa no empieza mal: los envían a grabar su próximo disco a los estudios Mediterráneo de Ibiza y, lejos de irse a tumbarse a la bartola en el litoral balear, los pamploneses se pusieron a trabajar en serio. En primavera ponen patas arriba la sala Canciller de Madrid y se van con Rosendo de nuevo a grabar otro disco. Pero como la cabra siempre tira para el monte y en todas partes cuecen habas (y perdónenme que tire tanto de refranero), de nuevo tuvieron problemas con la censura. Esta vez ni siquiera Rosendo pudo mediar, Polygram se muestra tajante y no permite que se publique “Bahía de Pasaia” que narra la muerte de integrantes de los Comandos Autónomos Capitalistas a manos de la policía. El Drogas aclara que la canción no reivindica nada, que uno de sus amigos murió en aquella escaramuza, pero Polygram se cierra en banda y el grupo finalmente cede (no es lo mismo rebotarse por una canción que por ocho; además, el episodio para ellos no es nuevo: a veces se gana y a veces no). Aunque resignados con eso, sale a la calle el experimental "No Sé qué Hacer Contigo" (Polygram, 1987).

En 1988, con el material bien pulido, el grupo decide dar un paso hacia delante y contrata al productor Dennis J. Herman. En su currículum tenía el honor de haber trabajado con Jimmy Page y pensaron que era lo que necesitaban, así viene "Rojo" (Polygram, 1988), un disco de aire más conceptual e intimista. Drogas cuenta ya veintinueve años y justifica el cambio diciendo que las cosas se ven ya de otra manera. La apuesta sale bien y doblan las ventas: llegan a las cuarenta mil y tanto crítica como público se deshacen en elogios a los Barri, y en primavera revientan el Palacio de los Deportes, donde juega el Real Madrid de básquet.

Tras algo de incertidumbre renuevan con Polygram (que, pese a que hayan tenido algún roce con el grupo, ven que las ventas son buenísimas y los números cantan) y lanzan "Pasión por el Ruido" (Polygram, 1989). De nuevo tienen problemas con la censura de la casa de discos: el motivo es la canción “En nombre de Dios”, que critica duramente al Opus Dei. Los pamploneses, que han aprendido las reglas del juego, hace tiempo tragan con la censura pero sin entender nada, ya que en esta ocasión no había ningún tinte político en el tema. De todos modos el proyecto sigue hacia delante.

Un año después consideraron el hacer un disco en directo, ya que el potente sonido del grupo merecía registrarse en un LP. Claro que, entre los cambios de compañías, problemas varios y que siempre estaban puliendo material nuevo, nunca se había concretado el tema que llevaba en la cabeza de la banda desde el tercer disco. Por eso lanzan "Barricada" (Polygram, 1990) un doble disco en directo que llegó a disco de oro. Todo iba bien... demasiado bien. Un episodio mosqueante fue la edición por parte de Oihuka (la antigua casa de discos del grupo pero con otro nombre) de "Barricada 83-85" (Oihuka, 1990), un recopilatorio de viejo material. Para Drogas y Boni (los otros dos no estaban en la banda cuando se grabaron esos temas) la jugada les sienta como una patada en el hígado, pero legalmente no pueden hacer nada.

Lanzan más adelante "Por Instinto" (Polygram, 1991), en el que se alejan de su sonido tradicional y llegan a disco de platino. La grabación fue interrumpida varias veces por los problemas de riñón de Drogas.

Se suceden los discos con el paso de los años: en 1992 sale "Balas Blancas" (Polygram, 1992), que llega a disco de disco de platino, y dos años después salió "La Araña" (Polygram, 1994).

Tras unos años de tranquilidad con su casa de discos y debido a que parecen estar más tranquilos, ser menos polémicos al final de lo que parecían y portarse bastante bien, consiguen por fin editar las dos canciones que fueron víctimas de la censura. Es en "Los Singles" (Polygram, 1995). Tras eso vuelven a confiar en Herman para grabar "Insolencia" (Polygram, 1996), trabajo con el que no les fue demasiado bien.

En 1997 se ven estancados con Polygram y deciden cambiar de compañía tras 10 años trabajando con ellos. Para cubrir lo que les queda de contrato editan "Salud y Rocanrol" (Polygram, 1997), un directo en su Pamplona natal en el que se rodean de buenos amigos; entre ellos, y una vez más, Rosendo. Tras cerrar esta etapa el grupo se toma un descanso.

Vuelven fichando por DRO en 2000 y editan "Acción Directa" (DRO, 2000), en el que vuelven a su sonido original, rescatando a muchos fans que los tenían por “amariconados”. En 2002 vuelven a meterse en el estudio para grabar "Bésame" (DRO, 2002); tras la grabación, el batería Fernando abandona el grupo, siendo sustituido por Ibón -Ibi- Sagarna, con el que emprenden la nueva gira.

Tras ver cómo son objetos de un disco homenaje llamado “Un Camino de Piedras” (DRO, 2004), se vuelven a meter en el estudio y el 1 de marzo aparece "Hombre Mate Hombre" (DRO, 2004), en el “Duelo a Garrotazos” de Francisco de Goya en la portada.

En 2006 vuelven a dar una vuelta de tuerca: lanzan otro doble directo, "Latidos y Mordiscos" (DRO, 2006), que viene con una peculiaridad, y es que el doble CD tiene una vertiente eléctrica y una vertiente acústica, sorprendiendo a propios y a extraños. Lo siguiente que se editó fue otro recopilatorio, llamado "25 Años de Rockcanrol" (DRO, 2008), que contiene rarezas, canciones regrabadas y en directo y 2 DVD. Un libreto remata el pack presentado en formato caja.

Se van de gira con Rosendo y Aurora Beltrán de Tahúres Zurdos y el resultado se llama "Otra Noche sin Dormir" (DRO, 2008) en formato CD + DVD.

Para descansar de la gira, Drogas se pone a leer libros de la Guerra Civil; el tema le va interesando y cuando se quiere dar cuenta se ha convertido en un experto en la materia, se entrevista con las víctimas y las familias de las víctimas del bando republicano y edita un disco conceptual: "La Tierra Está Sorda" (DRO, 2009) viene acompañado de un libro de mas de ciento ochenta páginas escrito por el mismo Drogas. Es entonces Drogas quien decide darle un descanso a la banda.

Tras estar todo 2010 parado, la banda parece estar dispuesta a seguir tocando; todos menos Enrique: las versiones de la historia difieren dependiendo de quién te la cuente, pero lo que sí es seguro es que, en diciembre de 2011, El Drogas da la sorprendente noticia de que decide dejar la banda, que siguió adelante con la publicación de "Flechas Cardinales" (DRO, 2012) siendo Ander Izeta el bajista que reemplaza al carismático Enrique.

El 1 de octubre de 2013 la banda anuncia su separación definitiva, cuyos motivos no han trascendido. Sean cuales fueren, parece que el Boni tiene en mente emprender un proyecto en solitario; Alfredo se ha limitado a decir que el resto de músicos de la banda respetan plenamente su decisión de dejar el grupo y que nunca olvidarán los 31 años de Barricada.

Fuente: http://lafonoteca.net/grupos/barricada/

Categorías: Tortuga Antimilitar

UP y ANC: Por la paz, la desmilitarización y la neutralidad de Canarias

1 December, 2018 - 00:00

Unidad del Pueblo (UP) y Alternativa Nacionalista Canaria (ANC), reciben con alta preocupación, las noticias procedentes de Fuerteventura, donde incluso el Pleno del Ayuntamiento de Puerto del Rosario, manifestó, de forma mayoritaria, su oposición a que se celebren las maniobras militares denominadas GRUFLEX-18 consideradas como el mayor ejercicio anfibio de la Marina de Guerra española y que está previsto que se desarrollen en el sur de la isla, en concreto en la zona de Matas Blancas, a finales del próximo mes de noviembre y ello a pesar de que el Ministerio de Defensa español, negó el pasado mes de septiembre que proyectara retomar maniobras militares en Canarias.

Buques anfibios, fragatas, cazaminas, buceadores de combate, aeronaves, lanchas de desembarco, unidades de la Fuerza de Acción Marítima y más de mil militares integran el operativo que se desplegará en aguas de Fuerteventura. Además, participarán unidades marítimas de varios países europeos y contarán con el apoyo de unidades del Ejército del Aire y del Ejército de Tierra españoles.

Asimismo tenemos que recordar que en el año 2002 la Marina de Guerra de España, celebró en esta misma zona unas maniobras que provocaron la muerte de numerosos cetáceos.

Unidad del Pueblo(UP) y Alternativa Nacionalista Canaria (ANC), manifiestan su rechazo a que Canarias se convierta en campo de maniobras militares permanente por parte de los ejércitos de la organización criminal OTAN y que nuestra sociedad tiene una legitimación de orden histórico, porque en el Referéndum del 12 de marzo de 1986 votó NO a la OTAN, porque ha demostrado siempre determinación contra la guerra, como las multitudinarias manifestaciones contra la guerra en Iraq y porque Canarias es antimilitarista y quiere ser un pueblo de Paz y en Paz, cuestión que no es muy difícil de entender, ya que con las herramientas de la guerra no se puede construir la Paz. Legitimación que “nos permite reivindicar para nuestra tierra un Estatuto Internacional de Neutralidad, con una declaración formal del Archipiélago Canario como territorio neutral, según los términos del derecho internacional público, derecho que debería estar recogido en todas las leyes, Estatutos o Constituciones que le afecten”.

Fuente: http://www.elpaiscanario.com/up-y-a...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ceguera

1 December, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Juegos de guerra en Aragón

30 November, 2018 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Huelgas, recortes y muertes en prisión

30 November, 2018 - 00:00

Es imprescindible que empecemos a ocuparnos sobre lo que está ocurriendo con el sistema penitenciario. En primer lugar reflexionando por qué desde las izquierdas hemos prestado tan poca atención al ámbito penitenciario. En segundo lugar, teniendo claro que el abolicionismo va de la mano del anticapitalismo, feminismo y antirracismo.

Francisco Miguel Fernández Caparrós
Miembro del área de cárceles de APDHA

Más allá y por debajo de la huelga de funcionarios de prisiones, algo se empieza a mover en el ámbito anticarcelario. Al menos esta es la sensación que empezamos a tener distintos colectivos que trabajamos por la defensa de los derechos de las personas presas. Podemos señalar dos elementos que explican este incipiente interés. El primero, el más obvio, es que la repuesta del Estado al procés ha situado en primer plano la cuestión de los presos políticos y, por tanto, la realidad penitenciaria. El segundo elemento tiene que ver con las condiciones de vida dentro de prisión. Aunque en la última década ha descendido tanto el número de personas privadas de libertad como la tasa de criminalidad, factores como la atención sanitaria o la alimentación no han hecho más que empeorar.

La Gran Recesión o la resaca de la expansión del sistema penitenciario

Desde los últimos años de la década de los 70, salvo una pequeña fase de transición entre los años 1995 y 2000, la población presa en España no dejó de aumentar hasta 2010. Siguiendo al profesor Brandariz en el libro La cárcel dispar, editado por el Observatorio del Sistema Penal y los Derechos Humanos, durante la primera década de este siglo nuestro sistema penitenciario vivió una etapa expansiva tanto en relación a su extensión –se castigó a más gente– como en relación a su intensidad –se castigó durante más tiempo–. Esta severidad se concentró de forma muy significativa sobre la población extranjera. Según Alessandro De Giorgi, en 2010 el número de extranjeros encarcelados en España fue de 395 cada 100.000 personas, es decir, las personas migrantes eran encarceladas casi 5 veces más veces que los ciudadanos europeos.

En mayo de 2010 la población penitenciaria española alcanzó su cifra más elevada desde la década de los 40 del siglo pasado. A partir de ese momento comienza una disminución sostenida del número de presos, que en términos totales se ha reducido un 17% entre mayo de 2010 y septiembre de 2018. No obstante, no debemos identificar el descenso de personas dentro de prisión con un Estado menos punitivo ya que durante el periodo de la recesión ha seguido incrementándose el número de detenciones, condenas y penas de prisión impuestas.

Sin embargo, lo que más nos interesa es cómo se ha producido esta fase de contracción en relación con los recursos destinados a centros e instituciones penitenciarias. Una de las características de esta última fase de la evolución del sistema penitenciario es, de nuevo siguiendo a Brandariz, la escasez de recursos que -como veremos enseguida- ha supuesto un significativo endurecimiento de las ya de por sí duras condiciones de vida en prisión.

Los recortes en sanidad también llegan a prisión

El primer argumento del que partimos es que las personas presas tienen derecho a recibir atención sanitaria en las mismas condiciones que el resto de la población. Actualmente, solo Catalunya y País Vasco han asumido las competencias de atención sanitaria penitenciaria dentro de sus servicios de salud. En el resto de Comunidades Autónomas este servicio no está adscrito al Sistema Nacional de Salud –como cabría esperar–, sino al Ministerio del Interior (en concreto, a Instituciones Penitenciarias). Hasta ahora, la coordinación entre Instituciones Penitenciarias y los Servicios Autonómicos de Salud ha dependido de la creación de convenios de colaboración que, en muchos casos, ya no están en vigor.

La Ley 16/2003, de Cohesión y Calidad del Sistema Nacional de Salud anunciaba que en un plazo de 18 meses desde la entrada en vigor de la ley «los servicios sanitarios dependientes de Instituciones Penitenciarias serán transferidos a las comunidades autónomas para su plena integración en los correspondientes servicios autonómicos de salud». En el año 2016, a propuesta de la senadora Maribel Mora, el Pleno del Senado aprobó por unanimidad una moción para la transferencia a las autonomías de las competencias en materia de sanidad penitenciaria. A principios de este año la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados aprobó una Proposición No de Ley que recordaba el mandato de la Ley 16/2003. A día de hoy las competencias aún no se han transferido.

Llegados a este punto, la pregunta que surge es la siguiente: ¿qué ha ocurrido con la atención sanitaria durante esta última fase que hemos llamado de escasez? En términos generales, desde 2010 el presupuesto se ha reducido más de un 10% (casi 200 millones de euros) en términos absolutos. Sin embargo, en términos relativos el presupuesto total ha aumentado en relación al descenso de población penitenciaria en los últimos años: 18.504€ en 2010 y 19.648€ en 2018 por persona presa y año. Pero, ¿cómo se distribuye este aumento del gasto en las diferentes partidas presupuestarias? En los siguientes gráficos podemos ver desglosada la evolución del gasto por persona presa y año en cuatro categorías que hemos considerado relevantes para la salud de la población penitenciaria: gasto en personal de prisión (incluyendo el gasto en personal médico), alimentación, productos farmacéuticos y conciertos de asistencia sanitaria. La conclusión es bastante clara: mientras el gasto en personal y farmacia han aumentado, las partidas dedicadas a alimentación y convenios de atención sanitaria han disminuido. De las cuatro partidas es en esta última donde se produce el recorte mayor: si en 2010 se destinaban 356 euros, en 2018 la cantidad presupuestada ha sido de 122 euros por cada persona que se encuentra encarcelada, lo que supone una reducción del 73%.

Menos personal sanitario, más envejecido y más precario

En este contexto, debemos preguntarnos: ¿qué ha ocurrido con el personal sanitario dentro de prisión?, ¿en qué situación se encuentra?, ¿cómo ha repercutido esto en la salud de las personas privadas de libertad? En cuanto a la primera cuestión resulta revelador el siguiente dato: actualmente de las 489 plazas destinadas a médicas y médicos de atención primaria penitenciaria (nuestra médica/o de cabecera), 148 plazas están vacantes, lo que supone el 30% de las plazas existentes. Además, cada vez hay menos plazas, lo que contrasta con el aumento del gasto en personal: entre 2008 y 2017 se han eliminado 61 plazas y de las 105 plazas ofertadas en este periodo solo se han cubierto 62. Así, encontramos cárceles en las que hay uno o ningún médico, por lo que es el servicio de enfermería quien tiene que desempeñar las funciones del médico de primaria (esto es lo que está ocurriendo, por ejemplo, en la cárcel de Pamplona). A todo esto hay que sumar la elevada edad del personal sanitario: el 88% tiene más de 50 años. La única alternativa que ha presentado el gobierno a esta situación es la propuesta de que los médicos residentes (MIR) hagan rotaciones por las prisiones, lo que probablemente serviría para ahondar más en la precarización de la atención sanitaria al cubrir plazas de forma temporal con personal en formación.

La cárcel mata

Puede parecer una afirmación exagerada, pero como recordaban recientemente las compañeras del colectivo La Cabecera, la cárcel amplifica las enfermedades y adelanta la muerte. Hay un mayor número de muertes dentro de prisión en comparación con la población general y una relación directa entre el tiempo de duración de la condena y la probabilidad de enfermar y morir una vez cumplida esta. Estas podrían considerarse las consecuencias más extremas del paso por la cárcel.

Por otra parte, si hay un lugar en el que la vida está psiquiatrizada ese lugar es la cárcel. Apenas contamos con estudios sobre la prevalencia de enfermedad mental dentro de prisión pero, según las últimas cifras, alrededor del 35% de las personas presas padecen algún tipo de trastorno. Asumiendo que ni las prisiones ni los hospitales psiquiátricos penitenciarios se pueden considerar lugares “terapéuticos”, en la mayoría de ocasiones el tratamiento que se dispensa en estos espacios no va más allá del farmacológico. Lo más preocupante es que, salvo honrosas excepciones, desde la psiquiatría o criminología críticas no hay voces que llamen la atención sobre este hecho.

Por último, a principios de este mes la redacción de El Salto publicaba un reportaje sobre las últimas estadísticas de Instituciones Penitenciarias donde señalaban varios datos que merece la pena recordar. Por un lado, a pesar de que la población dentro de prisión ha disminuido considerablemente desde 2010, la tasa de mortalidad se ha mantenido estable. Por otro lado, el número de suicidios ha aumentado. Según las respuestas del Gobierno a las preguntas parlamentarias del senador Jon Iñarritu, de las 237 personas que se suicidaron dentro de prisión entre 2006 y 2016 casi la mitad se encontraban en tratamiento por enfermedad mental.

Es imprescindible, por tanto, que empecemos a ocuparnos sobre lo que está ocurriendo con el sistema penitenciario. En primer lugar, como han propuesto desde Salhaketa en las jornadas que han organizado esta semana sobre abolicionismo, reflexionando por qué desde las izquierdas hemos prestado tan poca atención al ámbito penitenciario. En segundo lugar, teniendo claro que el abolicionismo va de la mano del anticapitalismo, feminismo y antirracismo, como recordaba en esas mismas jornadas Nacho González. Por último, un buen punto de partida podría ser la propuesta de Iñaki Rivera Beiras de un programa de descarcelación ya que, como él mismo señala, «no puede, no tiene sentido, «mejorar» una institución semejante: se debe trabajar para su reducción una mirada abolicionista a más largo plazo».

Fuente con gráficos y enlaces: https://www.elsaltodiario.com/conqu...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El “laboratorio” de Gaza aumenta los beneficios de la industria de la guerra de Israel

30 November, 2018 - 00:00

Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.

Después de examinar el vasto régimen de vigilancia a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos y encontrar a cada paso sistemas israelíes instalad s ahí, el escritor Todd Miller y yo acudimos a investigar Israel en su condición de mayor industria de seguridad nacional del mundo. El volumen de exportaciones per capita de la industria armamentística de Israel es dos veces mayor que el de su homólogo estadounidense y emplea a un porcentaje de trabajadores nacionales dos veces mayor que el de Estados Unidos o Francia, dos de los principales exportadores de armas del mundo.

En nuestro viaje de 2016 no nos costó mucho tiempo centrarnos directamente a algunos de los industriales más emprendedores que nos explicaron cómo trabajaban al tiempo que controlaban una zona apenas igual de grande que Nueva Jersey.

El primer día que estuvimos ahí mientras asistíamos a una conferencia anual sobre drones conocimos a Guy Keren, de mediana edad y carismático presidente de una empresa de seguridad nacional israelí llamada iHLS, la empresa que había organizado la conferencia sobre drones.

Unos días después nos reunimos con Keren en la nueva sede de iHLS en la ciudad de Raanana situada a orillas del Mediterráneo, conocida por su parque industrial de alta tecnología. Hablamos con él en la sala de conferencias con forma de pecera situada sobre el laboratorio informático de su empresa. Debajo de nosotros grupos de jóvenes tecnólogos se afanaban sobre sus teclados. Keren afirmó que este complejo Kighthouse podía albergar hasta 150 nuevas empresas.

Keren explicó que la Franja de Gaza ofrece a Israel (y a iHLS) una ventaja competitiva sobre otros países gracias a las oportunidades de probar en vivo nuevos productos durante todo el año. Israel se ha ganado el apodo de “nación empresa emergente” entre las élites empresariales de todo el mundo.

La “placa de Petri” humana

Preguntamos a Keren por qué la industria tecnológica israelí tiene ese nivel de producitividad tan impresionante, especialmente en el sector militar. “Porque probamos nuestros sistemas en vivo”, afirmó. “Siempre estamos en una situación de guerra. Si no lo estamos ahora, lo estaremos dentro de un mes”. Keren señaló que “no se trata solo de crear tecnología y tener que esperar años para probar nuestros sistemas. El secreto del éxito del sector de la alta tecnología israelí reside en utilizar la tecnología en situaciones reales más rápido que en cualquier otro país”.

Keren no es la primera persona que establece esta relación. En los sectores de la alta tecnología y militar israelíes se considera que Gaza es la placa de Petri humana para mejorar la capacidad de matar y cultivar métodos de pacificación.

Cuando Roei Elkabetz, general de brigada del ejército israelí, intervino en una convención de especialistas en tecnología de control de fronteras celebrada en 2012 en El Paso, Texas, expuso en una pantalla una foto del muro, construido por Magal Systems, que aísla Gaza del resto del mundo. “Hemos aprendido mucho de Gaza”, afirmó. “Es un gran laboratorio”.

La experta danesa Leila Stockmarr ha asistido al mismo tipo de exposiciones acerca de la seguridad israelí que Todd Miller y yo. “Como explicaron la mayoría de los representantes de las empresas a los que entrevisté, es fundamental para las capacidades militares y policiales de vanguardia de Israel que se desarrollen y prueben nuevos artículos de tecnología en una situación concreta de control de la población, como en la Franja de Gaza”, escribe en su artículo de 2016 “Beyond the Laboratory Thesis: Gaza as Transmission Belt for War and Security Technology.” [Más allá de la tesis de laboratorio": Gaza como correa de transmisión para la guerra y la tecnología de seguridad”].

Un ajuste preciso en tiempo real

Como dijo a Stockmarr un representante de una importante empresa de seguridad, “una vez que el ejército israelí hace un pedido y después de un despliegue inicial sobre el terreno, a menudo se contacta con los departamentos técnicos de la empresa para hacer correcciones y ajustes basados en la experiencia. Así, cada vez que el ejército utiliza la tecnología israelí HLS [siglas en inglés de seguridad nacional], la prueba automáticamente. Las empresas se benefician enormemente de ello y cada vez que se hace un nuevo pedido se aplica esta experiencia en el campo de batalla para mejorar el proceso de licitación y garantizar la calidad y eficacia”.

Algo que no es frecuente para la industria armamentística de un país, Israel dispone de un laboratorio en un territorio que ocupa, Gaza, que está muy cerca de las instalaciones de producción de sus armas y tecnología de vigilancia. Como señaló Stockmarr en 2016, el uso de las armas en Gaza ayuda a las empresas a generar y refinar nuevas ideas y a ajustar las lineas de productos.

En abril de 2018 incluso se informó de que Saar Koursh, entonces presidente de Magal Systems – un competidor de las ampliaciones prepuestas por el presidente Donald Trump de la infraestructura de vigilancia de la frontera entre Estados Unidos y México – había descrito Gaza como la “sala de exposición” de las “vallas inteligentes” de la empresa, de las que los clientes “valoran que sean productos probados en combate”.

Stockmarr señala que las propias personas que viven en Gaza desempeñan un papel en la fase de prueba, tienen un “papel fundamental” en este ciclo de la industria de seguridad nacional: “A la hora de evaluar un producto dado, para los compradores extranjeros es fundamental la inclusión sistemática de las respuestas de la población atacada en las nuevas tecnologías de seguridad”.

Muchos clientes de todo el mundo están convencidos de ello, al menos si se tiene en cuenta el margen de beneficio. Según Bloomberg, “las acciones de Magal en Estados Unidos se dispararon a finales de 2016 cuando Trump habló del muro en la frontera con México”.

Y durante el primer mes del ataque de Israel a Gaza en 2014 el precio de las acciones de la mayor empresa de armas de Israel, Elbit Systems, aumentó un 6.1 %. Más de 2.200 palestinos y palestinas murieron en aquel ataque.

Un experimento interminable

Este año, desde que empezaron las protestas de la Gran Marcha del Retorno el 30 de marzo, se ha estrenado en Gaza la última línea de drones de control de multitudes de Israel, que incluye el drone bautizado con el apropiado nombre de Sea of Tears [Mer de Lágrimas], un drone producido comercialmente por China y modificado por la policía israelí para arrojar gases lacrimógenos sobre las multitudes de seres humanos que se encuentran debajo, y el drone Shocko que suelta “agua fétida” sobre las personas que se manifiestan.

El Ministerio de Sanidad de Gaza ha observado a lo largo de los últimos seis meses los efectos que tienen sobre los seres humanos las “balas mariposa” de Israel, que explotan al impactar. Son unas de las balas más mortíferas utilizadas por Israel. El personal de Médicos Sin Fronteras trató heridas similares a las producidas por estas balas mariposa en el 50% de los más de 500 pacientes a los que atendieron durante las protestas. Muchas de las personas que se manifestadas que no murieron directamente debido a estas balas resultaron heridas de gravedad con lo que estas balas se han ganado un lugar en el largo historial de las prácticas del ejército israelí de dispara con el objetivo de mutilar a las personas, que la autora Jasbir K. Puar detalla en su libro The Right to Maim: Debility, Capacity, Disability.

A fecha del 1 de octubre [de 2018] más de 150 palestinos y palestinas han sido asesinados en la Gran Marcha del Retorno, incluidos más de 30 niños y niñas. Más de 10.000 personas han resultado heridas, la mitad de ellas de bala.

Mientras tanto, en el parque industrial de Raanan Keren y su personal que trabaja en las oficinas con aire acondicionado de iHLS se afanan en desarrollar los nuevos artículos de la industria armamentística israelí, en actualizar sus sistemas y en aumentar sus márgenes de beneficio.

Gabriel M. Schivone es profesor invitado de la Universidad de Arizona y autor del libro Making the New “Illegal”: How Decades of US Involvement in Central America Triggered the Modern Wave of Immigration, Prometheus Books.

Fuente: https://electronicintifada.net/cont...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas