Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 27 min 24 seg

Las diez rimas más gloriosas de Mecano

2 January, 2019 - 00:00

Escribir rimas es difícil. Como todo adolescente freak buscando novia, en mis años de instituto intenté componer bastantes poemas (al igual que, y de esto estoy seguro, un altísimo número de lectores de este blog). El caso era probar la conocida teoría de Paul Feig o el mismísimo Tim Burton (“Yo empecé a dibujar y a meterme en el cine sólo por ver si así ligaba”) y hacerse el sensible para impresionar a las chicas. El resultado solía arrojar (o, según la menor o total falta de inspiración, vomitar) obras de una calidad poco discutible. Esto es, nula.

El caso es que la mayor parte de las rimas de la chavalería son malas. Vengan disfrazada de supuestos pensamientos profundos expresados puerilmente (prácticamente todo el rap) o de alegres pespuntes de pop sin concesiones (que diría G. Sanz), las letras de la mayor parte de los grupos me aburren. Es una suerte que la buena música esté mayoritariamente escrita por gentes que hablan otros idiomas. Así, por mucho inglés o italiano que sepamos, si queremos podemos desconectar la mente y concentrarnos en la música más allá del washingwashing de fondo.

Pero, claro, en español es muy difícil hacer eso. Además de musicalmente infectos en la mayor parte de los casos, los grupos hispano parlantes siempre nos ofrecen las mismas letras chungas. Claro que a veces hay excepciones. Algunas formaciones nos han regalado versos gloriosos. No por lo hermoso de su verso, sino por la vicisitud y la risa que nos han proporcionado. Grupos de humor con grandes letras no son extraños a nuestro panorama musical. Pero, como ya comenté en su momento, gente como Siniestro Total, Los Mojinos o Gigatrón, si bien hacen el avío en cualquier reunión social de perturbados, no me fascinan como para escribir sobre ellos. Lo más glorioso es cuando hay algún grupo que se lo toma realmente en serio y, además, acompañan todo de un trabajo musical sobresaliente. En los últimos años me han dado gratas sorpresas sórdidas gentes como Mägo de Oz (‘Y una paloma dicen que decidió / en acto suicida inmolarse en el sol') o Saurom Lamderth (cuyo disco sobre ‘La Comunidad del Anillo' pronto será analizado aquí mismo. Me temo.) Pero sólo hay un grupo que conjuga espléndidas melodías con letras de inmensa vicisitud. Los más jrandes de la historia del pop español: Mecano.

Los hermanos Cano (Me-Cano. Ay, que me parto) fueron unos señores sin parangón capaces de crear las mejores canciones de España. Y en sus rimas demostraron una depravación y sordidez tal que no podemos hacer otra cosa que aplaudirles. Hoy en día son leyenda tanto por lo magnífico de sus melodías como por su capacidad para retorcer el idioma hasta conseguir alcanzar las más absurdas cotas de desvergüenza en verso. Porque si no fuera por la épica melodía y majestuoso chunda-chunda luiscóbico de ‘Héroes de la Antártida', a ver cómo se digiere lo de ‘va la muerte dispuesta a demostrar / que una vez muerto no se está mal en aquel lugar'.

Hoy en día, uno de los temas favoritos de conversación de gente entre 25 y 40 años, junto con ‘Comando G' (¡se prepara una película!), La abeja maya y los pelos cardados, es rememorar las más chocantes rimas de Mecano. Así que en Vicisitud y Sordidez (según una votación entre Vicisitud, La Navaja en el Ojo como invitada especial y un menda) os ofrecemos la lista definitiva. El top 10 de los más gloriosos ripios de este inmenso grupo.

10:
Bailando Salsa (Aidalai)

Sola en mitad de la pista
reconocí a la Carmela en acción.
-Yo te conozco de vista-
dije acercándome con decisión.
- Ven pacá fisonomista-
y dando un giro con transpiración
me regó por aspersión.

La rima ‘–ción' sólo es superada en chunguez y desidia literaria por la de infinitivos y, por supuesto, los graciosos gerundios. Pero Mecano consigue aquí hacerla válida gracias a uno de los momentos más repugnantes jamás encontrados en una canción de baile. La guarrería continuaba con el siguiente pareado: ‘Si le chirría el cojinete / acompáñala al retrete'. Y todo lo que tenga que ver con caca merece mi más sincera ovación.

9:
Me río de Janeiro (Ya viene el sol)

La gente me toma el pelo
dicen que es una frivolidad
cambiar tanto de modelo
Pero yo estoy satisfecho
porque desde siempre ambicioné
parecerme a Mortadelo
Me río de Janeiro ¡ jo ja ja !

Dejemos de lado lo tremendo del título. Bueno, mejor no. Que hacer semejante juego de palabras es como contar un chiste de Jaimito con más de 7 años y sin Alvaro Vitali de por medio. Una canción con este tono de broma infantil sólo podía mejorar introduciendo a un personaje de Ibáñez. Está claro que José María Cano es un hombre con criterio.

8:
Focas (¿Dónde está el país de las hadas?)

En el Kremlin han montado un zoo
Y exhiben a los miembros del Politburo
hasta un león de mar se liga en Canadá
a Margaret Trudeau

Y, ¿quién coño es Margaret Trudeau?, se preguntarán muchos. Pues creo da igual que fuera la mujer del primer ministro canadiense (y un poco despendolada, todo sea dicho). El caso era dar el triple salto mortal y, en lugar de intentar rimar con el tercer verso, buscar algo más sonoro todavía que casase con ‘Politburó', por muy difícil que fuera. Algo totalmente innecesario y, por lo tanto, digno de admiración. Que aquí, no lo olvidemos, somos fans de Battiato. Y a eso de los nombres raros ya estamos acostumbrados.

7:
El peón del rey de negras (Aidalai)

Mas si cayese yo primero
no quiero que lloréis,
porque en la caja de las fichas
para la reina soy el picha

He de confesar que, cuando salió esta canción como chingle (uno de los últimos del disco), no tenía ni idea de lo que decía el estribillo. No pillaba ni una palabra, oigan. Lo de ‘Soy el novio de la muerte / del de enfrente / como buen legionario / el blanco bueno es el blanco muerto / que el tuerto / coge y pone un estanco' a mí me sonaba a otro idioma. No sé si debido a la dicción de la Torroja o al sinsentido de la rima. Pero el chock me llegó cuando realmente entendí la siguiente estrofa. Sí, rimaba ‘fichas' con ‘picha'. Y escuchar en una canción de Mecano el nombre oficioso de todo gaditano es algo que me da mucho placer en el a… Perdón. No he podido resistirme.

6:
Me cuesta tanto olvidarte (Entre el cielo y el suelo)

Y ese algo que soy yo mismo
es un cuadro de bifrontismo
que sólo da una faz.

‘Entre el cielo y el suelo' es el disco en el que se soltaron definitivamente el pelo. Casi todas las canciones serían elegibles para esta lista. Una de las letras que más recuerda todo español de bien es la de esta canción. Desde el ‘hay algo / con tendencia a quedarse calvo' (eso es arrancar ya en quinta) hasta ‘la cara vista es un anuncio de signal / la cara oculta es la resulta…', la estupefacción de todo oyente se pone a prueba mientras que comprueba que no se trata de una broma.

5:
Hijo de la Pu… de la Luna (Entre el cielo y el suelo)

Maldita su estampa
este hijo es de un payo
y yo no me lo callo.

Otro tema que empieza por todo lo alto (‘Tonto el que no entienda / cuenta la leyenda'). Quizá la canción cumbre del grupo, se trata de un poema-cuento de grandes pretensiones líricas. Y, cuanto mayores las pretensiones, más fuertes son las risas que provocan las cosas fuera de lugar. Que me lo digan a mí, que tengo casi todos los discos de Rick Wakeman.

4:
Dalai Lama (Aidalai)

El rey de las montañas tuvo que escapar
vestido de mendigo
y con el alma envuelta en el ombligo.

Me pregunto cómo describiría G.Sanz esta rima. Quizá sería algo como:
El espinoso trío madrileño transita por las cumbres del tibetan-pop en vaharadas rimadas en densa niebla. Y acompañados en su viaje de D. Lama (ex-Lamas Lama Funk Rock) perpetran un estomagante ripio que los impulsa a la inmortalidad sónica. Ecos de un Franco Battiato corto de Casiotone y pespuntes umbilicales para una huida hacia el futuro llena de vocablos impensables y citas al Anapanasati budista.

3:
No hay marcha en Nueva York (Descanso dominical)

No hay marcha en Nueva York
ni aunque lo jure Henry Ford
no hay marcha en Nueva York
y los jamones son de York

La medalla de bronce se la lleva una de las más depuradas técnicas de rima puestas en funcionamiento por Mecano: ¿Para qué buscar otra palabra que termine igual si puedes utilizar la misma? Esta intrincada estructura ya aparecía en las primeras obras del grupo (No pintamos nada / No opinamos nada / Todo lo deciden / y sin preguntarnos nada), pero fue en Descanso Dominical cuando alcanzó el refinamiento definitivo, tanto con el humorístico ejemplo que nos ocupa como con el célebre “Hacemos por una vez / algo a la vez” del himno ramongarciano ‘Un año más'.

2:
Hawaii-Bombay (Ya viene el sol)

Hawaii-Bombaya la luz del flexo
Hawaii-Bombay
nos damos un bexo
hazme el amor
frente al ventilador

Una joya de canción, de la que todas las estrofas serían elegibles para la medalla de plata (Hawaii- Bombay / tumbado en mi hamaca / Hawaii Bombay toco una maraca / pachín, pachín / canto una de Machín). Sin embargo, la elegida es una cumbre absoluta de la papiroflexia verbal y el esputo al diccionario (sólo comparable con el “Tú contestates que no” de ‘La fuerza del destino'). Y, por supuesto, una desvergüenza tan sórdida como esta sólo puede emocionar.

1:
Cruz de navajas (Entre el cielo y el suelo)

Dos drogadictos en plena ansiedad
roban y matan a Mario Postigo
mientras su esposa es testigo
desde el portal


Y llegamos al gran final. Efectivamente, muchos sin duda estabais esperando esta gran canción. La de las magdalenas de sexo convexo. La del somier taciturno que usar por turnos. Pero todos sabemos que el momento cumbre de esta tragedia griega es cuando se revela el nombre completo del sufrido protagonista. ¡Mira que había apellidos que escoger! ¿Tenía que ser, precisamente, Postigo? Buscar una rima para ‘testigo' y decidirse por tan folklórico apellido es una decisión que derrocha una actitud tal que hasta David Lee Roth se quedaría asombrado. De joven, cada vez que escuchaba este tema, no podía dejar de imaginarme al señor Lauren, melena rubia al viento, cayendo sobre la acera mientras hacía movimientos de muñeca.

Mecano nos demuestra una vez más que no es necesario matarse con el diccionario a la hora de rimar un verso. Si no encuentras nada y no te apetece repetir la misma palabra, siempre puedes ampliar el abanico de posibilidades y utilizar un nombre. Y, si tiene gracia, mejor que mejor. Por ejemplo, y siguiendo con la farándula nacional, podrían haber recurrido a:

Roban y matan a Mario Cabré / mientras su esposa lo ve / desde el portal.

O, pensando sólo en apellidos de gran sonoridad:
Roban y matan a Mario Montoya / mientas su esposa se despolla / desde el portal.

¡Propongan nuevas rimas para ésta, la penúltima estrofa de una de las mejores canciones del pop patrio! ¡Intenten hacerlo con su propio nombre! Mejor todavía, ¡con los de personajes famosos! Les aseguramos que su percepción de esta canción cambiará para siempre. Para mejor, claro.

Mención especial:

Hay muchas otras joyas que no se han clasificado en la votación. Ahí queda ese gran ‘Luego ya razoné / la culpa es del alcohol / Debí mezclar ayer / hasta volverme maricón' (Stereosexual), una de mis favoritas que se ha quedado fuera porque, en el fondo, es sólo un buen chiste, pero que no alcanza las cotas de vicisitud de las seleccionadas. También tenemos ‘iba pasando, qué curioso / al estado gaseoso' (Aire), otra muestra de que, cuanto más seria la canción, más descojone produce la rima forzada.

Claro que no podemos olvidar ‘Las curvas de esa chica / son muy cerradas, muy cerradas / mira qué movimiento que lleva / de la cabeza a los pies' (Las curvas de esa chica), la canción en la que Nacho se las maravilló para demostrarnos que también podía hacer un estribillo sin rima alguna. Pero, gracias a dios, no siguió adelante con esas estructuras libres. Porque la rima sórdida es algo tan propio de Mecano como la patada giratoria de Chuck Norris o la salmonelosis de la ensaladilla de chiringuito. Así los queríamos y así los querremos cuando se reúnan en el futuro para sacar unas perras.

Fuente: https://vicisitudysordidez.blogspot...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Las cárceles agudizan el problema, no lo solucionan

2 January, 2019 - 00:00

El abolicionismo penal es una corriente que plantea la eliminación del sistema penal. Es decir, la construcción de una forma alternativa para la resolución de conflictos, que no sea a través del castigo mediante lugares de encierro. Cuando alguien se identifica como abolicionista, está diciendo que es el opuesto al prohibicionista; decide problematizar los hechos y busca resolver –o lidiar–con conflictos, partiendo del presupuesto que lo que está “mal” y lo que está “bien” está condicionado por un conjunto de patrones. Es quien denuncia que estos patrones son en si mismos injustos, ya que reproducen el ideario dominante, cristalizando el sistema excluyente, racista, selectivo y de manutención de privilegios.

Un buen ejemplo de la critica abolicionista es la reflexión frente al encarcelamiento masivo de personas negras empobrecidas, Angela Davis, filosofa y feminista negra, remarca: “Los lugares de encierro y la esclavitud son instituciones estructuradas en el racismo”. En Estados Unidos y Brasil –los dos países líderes de encarcelamiento a nivel mundial ocupando el primer y tercer lugar respectivamente– la mayoría de las personas privadas de su libertad son negras y pertenecen a los sectores más vulnerables de la sociedad. Gran parte de estos encarcelamientos son por uso o venta de substancias psicotrópicas.

Partiendo del presupuesto que lo que hace que un hecho sea asumido como un crimen es lo es determinado por el estado como delito, descriminalizar el uso de las drogas haría que el número de personas privadas de libertad se redujera importantemente. Más allá de esto, la selectividad de los encarcelamientos devela la orientación del sistema punitivo. No es que la clase media y blanca no consuma drogas, es que las instituciones elijen quienes son los castigables, siguiendo una lógica de eliminación de las personas no funcionales al sistema y a su reproducción. De hecho en las clases medias y altas, los consumos de drogas están pseudodespenalizados y en el caso de los psicotrópicos avalados por la ciencia blanca y la industria farmacéutica.

El sistema industrial-carcelario –término utilizado para definir las relaciones económicas y políticas entre gobiernos, monopolios económicos y políticos– necesita más personas en las cárceles para la manutención del negocio punitivo. Este negocio, que utiliza la mano de obra de las personas encerradas y que también obtiene ganancias de estos cuerpos sistemáticamente torturados a través de su mantenimiento en lugares de encierro, es el que determina la cantidad de personas castigadas e influye en las políticas públicas y en la elaboración de las leyes.

La estrategia de deshumanización de estos cuerpos también juega un rol importante. A partir del momento en que se convierte en delincuente, la persona pasa a ser un enemigo de la sociedad. Esta sociedad culturalmente punitivista comprende que la solución para los problemas sociales (como la violencia, la precariedad, y el malestar social) es aislar a “los malos”. También se crea a partir de esta ilusión el miedo hacia el otro.

El delincuente es construido socialmente a partir de patrones impuestos por este sistema penal y es posicionado por los medios de comunicación hegemónicos. Los conflictos en las zonas más pauperizadas de la sociedad y la persecución hacia los distintos modos de existencia crean una subjetividad que construye al enemigo. La violencia desplegada por las fuerzas represivas del Estado es vista como un “cuidado hacia el bien común”, así la violencia sufrida por estos cuerpos marginalizados es validada por el conjunto de la sociedad que clama por justicia y castigo.

La dificultad en pensar otras formas de organización social que puedan resolver conflictos se da por esta naturalización y aceptación pasiva de la crueldad que, muchas veces, remite a la Edad Media. Romper con esta estructura es también no aceptar la imposición de un conjunto de mecanismos de control los cuales, nos hacen ver hoy, necesarios para existir en colectividad. Lo que nos preguntamos desde Virginia Bolten es ¿hasta cuándo vamos a sostener este sistema de castigo? ¿Cuándo vamos a asumir que todx presx es político?

Fuente: http://virginiabolten.com.ar/editor...

Ver también: Respuestas al crimen en la sociedad actual. ¿Es posible abolir la cárcel? Visión desde el antimilitarismo noviolento

Categorías: Tortuga Antimilitar

Any Nou 2019

1 January, 2019 - 07:30

Tortuga vos desitja un Bon Any 2019

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Radiografiamos la industria militar española, ese asombroso caso de éxito?

1 January, 2019 - 00:00

JCR - Amigos de Tortuga

Nos habíamos quedado, en una primera andanada a la boyante industria militar, en afirmar el carácter oligopólico del sector y la constatación en tal bonanza del curioso hecho de que políticos y gobernantes sin distinción, junto con banqueros y tiburones del negocio capitalista, compartan intereses y preferencias en el sector de producción y venta de armas «made in Spain».

¿No se han parado a pensar en el curioso consenso que existe en la materia entre partidos que se pelean habitualmente por naderías y se especializan en denunciar la paja del ojo ajeno? ¿No les parece sospechoso que sobre la industria militar (como ocurre con otras muchas facetas del militarismo) no exista duda ni crítica y que todos, sin excepción, acaben pidiendo más leña al mono y mercados para las armas que fabrican los señores de la guerra?
La existencia de tan sustancial consenso, tanto en la élite política como en la económico-financiera, mediática y sindical, por hablar de los principales corifeos de la susodicha, tal vez tiene mucho que ver con el goloso reparto de beneficios que tal industria ofrece a unos y otros.
Porque la industria militar española es, sobre todo, muy lucrativa para los dueños del tinglado, como vamos a intentar repasar ahora, y reparte bien de prebendas entre sus epígonos, secuaces y benefactores, mientras que socializa las pérdidas entre esa nadería sin voz ni decisión que somos las personitas de a pie y las sociedades cautivas y sin criterio.

1.- ¿Cuál es la cifra de negocio?

De modo que vamos ahora a analizar los grandes números del sector de la defensa, esa enorme cifra de la que tanto se enorgullecen y que, efectivamente, es deslumbrante.
Para hacerlo, debemos partir de una curiosa división, pues el sector, en sus panegíricos, desagrega sus datos en dos conceptos distintos: ventas directas de defensa y ventas de material de doble uso, que se supone que son «otra cosa».
Normalmente se hace énfasis en el primer concepto, ventas directas de defensa y se ofrece, como de pasada, la cifra del segundo, material de doble uso. ¿Por qué, si se trata de las mismas empresas, del mismo negocio? Aquí nuestra respuesta: porque así es más fácil eludir los farisaicos controles legales a la exportación de armas y ocultar la inmensa tajada extra de un negocio sumamente inmoral. Como en tantas otras cosas relacionadas con el mundo de lo militar, hay una cierta propensión a enturbiar los datos, lo cual suele responder al intento de minimizar lo escandaloso tanto de las cifras como de la materia de la que estamos hablando.
Pasando al primero de los conceptos, venta de armas que no pueden disimular, la cifra de venta de armas «made in Spain» se compone de tres capítulos diferentes:

  • Las compras que efectúa el Ministerio de Defensa español, un cliente determinante para tal industria.
  • Las ventas «legales» (porque existe otra cifra de ventas «ilegales» que no se computan por razones obvias) que se hacen al exterior.
  • Y la cifra final, que engloba las unas y las otras.
    Además de estas cifras, que podemos rastrear año tras año, hay una cuarta magnitud que nos demuestra la pujanza del negocio, que es la de negocio ya apalabrado. Esta última permite observar la tendencia y el previsible futuro de la industria militar en función de los encargos recibidos. Si, además, tenemos en cuenta que los encargos, por lo general, los hacen gobiernos hechos y derechos, estamos hablando de negocio cautivo (habitualmente la industria militar sufre el mal del sobrecoste, que consiste en que nunca se calculan bien los costes finales, por lo que los encargos acaban encareciéndose un porcentaje considerable sobre lo previsto, lo que implica un aumento sustancial del gasto final y genera fiebres de deuda militar impagable en los países aquejados por la adquisición masiva de armas).
    Pues bien, para comprender el negocio del sector, según las cifras «oficiales» (lo que quiere decir que no se cuentan las ventas de extranjis que realiza nuestro sector militar/Industrial) que arroja la estadística del Ministerio de Defensa aparece el siguiente cuadro:

Es asombroso. Sin tener en cuenta los datos que, como veremos más abajo, ocultan la verdadera magnitud de las cifras, contamos con al menos un sector productivo español, compuesto por muy pocas empresas (unas 500 como vimos en la primera entrega de esta serie entre empresas directas e indirectas) capaz de generar ventas en solo cuatro años de mas de 21.742 millones de euros en venta de armas (2.929 al menos al Ministerio de Defensa y 18,795 al exterior), más una mareante cifra de ventas de material de “doble uso” (que encubre venta de armas disfrazada con otro nombre, más venta de material de seguridad de indudable uso militarizado, dadas las políticas securitizadoras a las que responde cada vez más la llamada política de seguridad, y material de uso múltiple) probablemente muy por encima de los 200.000 millones de euros.
Las cifras son, incluso, mucho más engañosas, porque, además, por fuera de ellas, desde 2014 a 2017, el Gobierno español ha autorizado otras licencias de venta de armas al exterior por importe de más de 80.000 millones de euros. Y para 2018, se calculan en otros 20.000 millones al menos (sólo contando con las fragatas para Arabia Saudí ya se habla de más de 3.000 millones más).
Quedaría, para tener una visión más aproximada al volumen de nuestro negocio armamentístico que referirnos, sumar el tráfico ilegal de armas en el que participa España. La cifra del comercio ilegal de armas es, hemos de reconocer humildemente nuestro fracaso, absolutamente desconocida para nosotros. Como es lógico, no aparece ninguna estimación estatal en un Estado que afirma estar aplicando (a veces con el ingenuo aplauso de institutos de paz que juegan a ser un lobby pacifista que tiene más cáscara que yema) los más altos stands del mundo en control de armas.

Según el departamento de la ONU para el control del tráfico de droga, el tráfico ilegal de armas en el mundo supera anualmente los 20.000 millones de dólares. Y siguiendo un informe algo antiguo del Instituto de Estudios Estratégicos, de España, la estimación de venta ilegal de armas españolas suponía entre el 10 y el 20% de la cifra de venta «legal», en nuestro caso, entre 550 y 1.100 millones más a sumar a la cifra oficial de venta de armas.
¿Qué otro sector industrial se conoce en España con una facturación anual tan asombrosa, con una cuota en el mercado internacional tan amplia (séptima potencia exportadora del mundo) y con unas ventas al exterior tan apabullantes y lucrativas? Si acudimos a las estadísticas del ICEX, por lo que respecta a la exportación, y del INE para el mercado interno, salvo la industria automovilística (cuyo capital es extranjero en su totalidad y la mayoría de la producción se destina, como en la industria militar a la exportación), el oligopolio eléctrico (casualmente estrechamente emparentado a la industria militar en sus características organizativas y comerciales) o el gran negocio del turismo, la respuesta es que ningún sector es tan lucrativo ni está tan internacionalizado.

2.- Cifras plagadas de trampas

El monumental volumen de negocio que acabamos de ofrecer en el anterior epígrafe es, además, equívoco y sorprendente.
Los datos de los años 2014 a 2016 se refieren a las cifras que arroja la estadística militar del Ministerio de Defensa y que reconoce en sus monografías, pero para los años 2017 y 2018 no hay datos del Ministerio, por lo que hemos tenido que acudir a los datos de los Presupuestos Generales del Estado (para las compras del Ministerio de Defensa) y a los datos de la secretaría de Estado de Industria, que, ¡oh sorpresa! computa en los años 2014 a 2016 menos ventas de armas al exterior de las que reconoce el Ministerio de Defensa, a pesar de reconocer que en realidad las ventas de armas para estos años han aumentado en un 7´3% en 2017 y en un 8% en 2018.
Llama la atención también considerar que las compras de armas reconocidas en sus estadísticas por el Ministerio de Defensa no cuadran con las partidas anuales aprobadas para amortización de los créditos extraordinarios que los sucesivos gobiernos de Aznar otorgaron a Defensa para amortizar contratos ya fijados con antelación por Programas Estratégicos de Armamentos (PEAS), lo que probablemente quiere decir que la estadística oficial no está contabilizando estos pagos, o al menos no todos ellos, en sus cuentas, un nuevo punto obscuro en las borrosas cuentas de la Defensa.
También debemos advertir que la cifra de ventas al Ministerio de Defensa ofrecida en la estadística de Defensa no incluye tampoco el valor de los encargos efectuados a empresas «subcontratadas» (por ejemplo, en 2016 sumaron 1.094 millones de euros) «para evitar computarlos de nuevo», probablemente en la partida de «doble uso», que evidentemente disfraza venta directa de armas, junto con venta de material que puede usarse para defensa, para seguridad o para un tercer uso.
En suma, los propios datos manejados desde distintos departamentos públicos sobre la venta de armas españolas deben ser siempre puestos en cuarentena, dado que se reconocen cantidades diferentes según cuál sea la fuente, y nos hacen advertir que las cifras que se ofrecen probablemente no computen, en ningún caso, «toda» la cifra real, sino sólo la parte más escandalosa del iceberg.

3.- El papel mundial de España

Según Amnistía Internacional, en el mundo hay más de 650 millones de armas en circulación y cada año se introducen en el mercado 8 millones de nuevas armas, lo que representa un volumen económico de negocio anual que supera los 100.000 millones de dólares (398.200 en 2017 según el SIRPI) sólo en nuevas armas comercializadas anualmente, dentro de un contexto de gasto militar mundial creciente y que se eleva a más de 1´7 billones de dólares.
Conforme a los datos del SIPRI, un reconocido instituto de investigación para la paz, en el año 2017, último del que contamos con información final, España ocupa la séptima posición entre los vendedores de armas, con una cuota consolidada del 2,9% en el mercado mundial, cuota y puesto mundial que ningún otro sector español consigue, si exceptuamos el mercado del mamporreo internacional, donde destacamos en un privilegiado cuarto puesto mundial y participamos de 18 operaciones militares en el exterior.

Podríamos hace otras composiciones que nos ayudarán a comprender en parte los conflictos internacionales vigentes y sus principales promotores, como, por ejemplo, que cinco de las seis primeras posiciones del ranking mundial de venta de armas se las reparten los cinco países con derecho de veto en Naciones Unidas, o que sumado el bloque OTAN de entre los 10 principales vendedores de armas, acaparan el 56´8% del comercio mundial de armas, seguidos del 22% de Rusia y el 5,7% de China. O, para desmentir el poco esfuerzo militarista de Europa, que los países de la UE que forman parte de los 10 primeros exportadores de armas acaparan el 24´8% del negocio mundial, sólo por detrás del EEUU, su socio militar y competidor comercial.
En todo caso, España cuenta como se ve con una parte jugosa del pastel armamentístico, lo que, y este es un estímulo fundamental, facilita a nuestra engolada casta política y a sus amiguetes industriales un lugar en múltiples negociaciones y foros internacionales y una ventana de oportunidad (ahora tan de moda) para sus negocios. ¿Se explica en parte el ahínco institucional en promover este negocio? ¿Tal vez también el séquito de empresarios que acompañan a ministros, secretarios de Estado e incluso monarcas en sus andanzas para promover nuestra industria militar? ¿A lo mejor el patriótico aplauso de la casta política? ¿O el apoyo del sector financiero, que según estimaciones de SETEM vienen a financiar con créditos a las industrias militares hasta el 70% de sus proyectos?
También llama la atención la singular coincidencia entre los principales focos de tensión mundial y nuestros principales mercados armamentistas en el exterior. Lo podemos ver en un cuadro en el que se muestran, a partir de las bases de datos del Centro Delàs, los países a los que España ha vendido armas en algo más de una década (2006-2017):

Espeluznante, y más aún si ahora lo comparamos con otros parámetros igualmente caprichosos, como por ejemplo los países en los que participamos militarmente en la actualidad (18 conflictos según la página web del Ministerio de Defensa) o en los que hemos participado desde que Felipe González tuvo este sueño de volver a poner las picas en Flandes (96 en total). O comparar este mapa con las zonas militares que, según la doctrina de defensa española (y de la OTAN) constituyen nuestra «frontera de seguridad avanzada» (Sahel, Golfo de Guinea y océano índico) o «nuestros» intereses y la fuente de los recursos naturales que garantizan «nuestra» prosperidad.
En realidad, lo veremos en otra andanada, nuestra industria militar está interesada en acudir en auxilio de los contendientes en cualquier lugar del globo donde haya un conflicto abierto o latente (o donde pueda contribuir a agudizarlo), pues el conflicto es su negocio y la guerra, tal vez, parte del balance de pérdidas colaterales.
De modo, que también somos promotores de la guerra. La guerra empieza aquí, y aquí se obtienen algunos de sus principales beneficios.

3.- Empresas principales

Nos queremos fijar ahora en las empresas involucradas en el negocio de la venta de armas «made in Spain».
Si seguimos las cifras del SIPRI y de las bases de datos del Centro Delàs, algo imprecisas por otra parte, como todo lo que tiene que ver con lo militar, podemos hacer tablas comparativas de las diez principales industrias, en relación a la cifra de negocio de más o menos las principales cien o ciento y pico industrias militares más voluminosas afincadas en España. Según estos datos tendríamos (en millones de euros y redondeados):

Como vemos, estamos ante un suculento pastel económico, fuertemente concentrado en muy pocas empresas, menos de 10. Un oligopolio, dentro del cual la posición dominante la ejerce el propio Ministerio de Defensa con el inestimable auxilio de los restantes aparatos del Estado.
Lo intentaremos reflejar en la siguiente representación, que expone la interrelación entre las principales empresas del sector, con un núcleo central bajo la batuta de los Ministerios de Defensa y el de Industria (porque otra de las características de nuestro militarismo como entramado institucional es su transversalidad a todos los ministerios y a una gran parte de las políticas públicas), tanto en el dominio del «complejo militar español», como por los encargos a las empresas militares, como por el apoyo a sus exportaciones.

En el cuadro siguiente intentamos «despejar» algunas claves de los verdaderos dueños de las principales empresas militares «made in Spain» .

Varias sagas de banqueros y financieros (familia March por ejemplo mediante la corporación Alba y Juan Abelló), bancos (Deutsche Bank, Banco de Noruega o BBVA), fondos especulativos, conglomerados financieros internacionales, la industria militar americana, los gobiernos español, francés y alemán, la industria vasca, … Un núcleo muy reducido de dueños finales, un club muy selecto de interesados directos y de intereses entrecruzados en el suculento negocio de la venta de armas.
Y una curiosa estructura que gira en torno al papel dominante del Ministerio de Defensa español, dueño directo o indirecto (por su participación mayoritaria o estratégica) de la mayoría de las empresas del sector, a las que, además, ofrece suculentos contratos multimillonarios, año tras año, para mantenerlas en forma.
Podemos dar algunos nombres «sobresalientes»; en este mundo armamentista, como son algunos sonados casos de puertas giratorias, entre ellos el principal directivo de Expal, José Fernando Sánchez-Junco, que fue Secretario de Estado con Felipe González, unido por intereses en entidades de capital riesgo (comisionistas por cierto en negocios militares) por otro personaje interesante, Santiago Eguidazu, que a su vez es dueño de un poderoso banco de inversión europeo; o Pedro Sallent, anterior director General de Expal, a su vez representante de dicha entidad en la comercializadora de armamento DEFEX (que aseguraba hasta su disolución por corrupción contratos de armas en el exterior) y con otros cargos en la petrolera Petrofina (hoy Total-Fina) o la multinacional de automoción FAURENCIA; o el ex-Director General de Navantia, antes responsable de los programas de venta de barcos de guerra a Noruega y Australia (por cierto, con quejas por mal diseño de ambos países a NAVANTIA) o de los PEAS españoles referidos a los F100, y el multipropósito Juan Carlos I.

O los ya conocidos casos de los ex-ministros Pedro Morenés o Julián García Vargas, que pasaron indistintamente por el cargo de ministros de defensa y de altos directivos de la industria militar, o de José Piqué, traspasado desde el Ministerio de Industria a otros sectores financieros y empresas transnacionales, entre otras Airbus; o del secretarios de Estado de Defensa Pedro Argüelles, también directivo a temporadas de grandes empresas militares, o del ex-ministro Juan Carlos Aparicio o el ex-secretario de estado Adolfo Menéndez, ambos en INDRA, o de Javier Monzón o Fernando Abril Martorell, entre otros.
Igualmente, grandes capitales y nombres de relumbrón, como Juan Abelló (Torreal o Alcaliber entre sus negocios), Borja Prado (ENDESA), Javier de la Rica, el ex-ministro Serra Rexac, o de Jaime de Rábago, que preside la patronal del sector y forma parte de sociedades inversoras y de capital-riesgo.
Contamos también, como en todo buen sainete, con espías y familiares de espías ¿suena el nombre de Paesa y de su sobrina García-Paesa, o del traficante Guilherme Taveira, vinculados en este caso a supuestas corrupciones en venta de armas a Angola, Camerún, Brasil, Arabia Saudí y otros países recomendables? También con oficiales del ejército, como el coronel en la reserva Ángel M. Larumbe, también involucrado en DEFEX, o del Ex coronel, juzgado y absuelto por el golpe de estado del 23F, José Luis Cortina y su grupo Atenea, promotor de ferias de armas, o con el ex jefe del Estado Mayor de la Armada, Sebastián Zaragoza, reconvertido a consejero de Navantia.

¿Y los políticos? Dejando atrás las puertas giratorias y alguna que otra noticia que vincula a expolíticos de alto standing, incluso algún expresidente que otro, en negocios de venta de armas, resulta anecdótico conocer que entre los diputados y senadores de sexo masculino existe una alta concentración de militares en situación de retiro o que la Comisión de Defensa cuenta con un Grande de España, Conde de la Cañada, como Presidente, y con la hija de un Capitán General de la dictadura y Ministro del ejército como vicepresidenta primera (en la actualidad dimitida por un escándalo referido a la ocultación de bienes), así como con un guardia civil que a su vez fue secretario general de un sindicato de guardiaciviles y una excomandante del ejército de Tierra como portavoces de Podemos y PSOE respectivamente.
¿Y los sindicatos? Pues, mientras los de signo libertario mantienen la lucha contra la venta de armas, los más amarillos también tienen su cuota de puertagiratorismo, como ocurre con el caso de Antonio Oliva de CCOO, expresidente del Comité Intercentros de Navantia, posteriormente convertido por la empresa en Jefe de Personal de los astilleros de Cádiz.

4.- Un trato institucional privilegiado

El negocio de las armas necesita fortalecerse con una demanda sólida para sus productos, lo que implica que su hábitat ideal es el rearme de los Estados o clientes paraestatales y su peor noticia las políticas de paz con contenidos que vayan más allá y aspiren a algo distinto del «desarme» o de la preparación de la guerra.
De modo que, para simplificar un proceso mucho más complejo, la industria de defensa necesita de tres grandes componentes, en los que por cierto se prodiga, para su propia prosperidad: uno, un relato que afirme la inseguridad, el peligro y la vulnerabilidad y que produzca una verdad contundente: hay que rearmarse y modernizar el armamento para subsistir. Dos, una situación geopolítica y estructural de inestabilidad que sirva de colofón. Y tres, dado que los sistemas de armas implican costes elevadísimos y las entregas de éstos se realizan en plazos prolongados, se necesita también el «engrase» financiero de créditos a la industria militar y el compromiso final de los «clientes» en la adquisición y pago. De hecho se cuenta incluso con bancos de inversión especializados en ofrecer este tipo de «servicios».

Se trata de conseguir nada menos que la cuadratura del círculo, lo que implica tener a punto canales financieros y especulativos (de ahí la tremenda «penetración» en el negocio de fondos buitre y bancos), canales políticos que garanticen el compromiso de compra y los niveles de pago (y endeudamiento no siempre bien visto por las sociedades), redes comerciales avaladas por el Estado propio en garantía hacia los Estados clientes, departamentos encargados de producir la «verdad» de la inseguridad y de enseñar la «eficacia» del armamento (lo que a veces incluye pequeñas corruptelas sin importancia en uno u otro lado del negocio, tanto para estimular la demanda como para evitar los enojosos controles), beneficios fiscales y ayudas púbicas que aseguren la alta rentabilidad del negocio y atraigan capital e inversión (de ahí por ejemplo el especial trato de esta industria en sus exportaciones por ejemplo con la supresión del pago de IVA cuando se vende a países de la OTAN, o la asombrosa cantidad de subvenciones y ayudas de que goza.
Al final, todo un componente de engranajes que diluye las responsabilidades personales y hace anónimas las implicaciones más indeseables de tal entramado, que al final no son culpa de nadie.

Con todo, nuestra industria de defensa goza de un trato altamente mimado por parte del Estado. Veamos algunos mecanismos:

  1. El Ministerio de Defensa realiza adquisiciones de sistemas de armas no en función de las necesidades estratégicas, sino, como explicó un Secretario de Estado de Defensa, en función de su interés en estimular esta industria y de hacerla puntera, a fin de que pueda satisfacer las «necesidades» de defensa y exportadoras españolas.
  2. Los programas especiales de Armamentos del Ministerio de Defensa, grandes programas que ya han generado una deuda de más de 30.000 millones de euros que se deben a Defensa, incrementada ahora por el gobierno de Sánchez en otros 12.000 recientemente comprometidos, son «prefinanciados» mediante créditos a «interés cero» por el Ministerio de Industria y no penalizan los «sobrecostes» habituales (desvíos de media superiores al 20% de gasto extra sobre el precio previsto)
  3. Existe una partida especial de subvenciones públicas a la industria de defensa en los presupuestos generales del Estado (PGE) que supera habitualmente los 300 millones de euros y que en algunos casos ha alcanzado más de 500 millones en un solo año.
  4. Las exportaciones de armas a los países miembros de la OTAN están exentas del IVA.
  5. Existen líneas de subvención abrumadoras en las Comunidades Autónomas más implicadas en la industria militar: Andalucía, Euskadi, Madrid, Galicia o Murcia.
  6. También perciben subvenciones y ayudas económicas de la Unión Europea.
  7. Igualmente del CDTI del Ministerio de Ciencia e innovación.
  8. Las empresas públicas del sector, con pérdidas espectaculares, son financiadas por medio de los PGE en el caso de los organismos autónomos militares como el INTA.
  9. En el caso de Navantia, que lastra a la SEPI con perdidas monumentales, éstas son cubiertas también con el dinero de las ganancias de las otras empresas públicas y con las partidas de los PGE que financian a la SEPI.
  10. El Estado cuenta con diversos mecanismos públicos destinados a la venta en el exterior de la producción armamentística española. Hasta hace poco la empresa DEFEX, en cuyo accionariado además participaban otras industrias militares, como es el caso de INDRA o ESPAL, ISDEFE o el ICEX.
  11. La promoción del negocio armamentístico cuenta además, como se ha dicho, con la participación institucional de los aparatos del Estado, que actúan como agentes de ventas, creando comitivas, a las que acompañan empresarios del sector y especuladores y banqueros, encabezadas por las más altas magistraturas del Estado.
  12. Algunas de las empresas del sector, y concretamente las de titularidad pública, además gozan de las subvenciones de tasas e impuestos municipales (por ejemplo, IBI) de los que goza todo el entramado de la defensa y de los ejércitos.
  13. Las empresas del sector, como hemos visto muchas con capital extranjero, tienen grandes estímulos para fijar su producción en España. Si Seguimos las palabras del exministro Montoro, aquel señor tan simpático, hace menos de un año en la Comisión de Hacienda, por media las grandes empresas tributan en España al 7%, muy por debajo de la tributación en otros países. En la reciente estadística hecha pública por el Ministerio de Hacienda sobre el pago de los impuestos de sociedades se comprueba igualmente la poca contribución tributaria de estas empresas, que ellas mismas «justifican» afirmando que ya pagan en otros países por sus ventas y que su carga fiscal es muy superior al 20% sobre ganancias, una trola como otra cualquiera.
  14. El papel del Parlamento, en lo referente a esta industria es deprimente. En el rastreo efectuado antes de fin de año en relación a estas industrias en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, he encontrado la apabullante cifra de una iniciativa, presentada por el portavoz del grupo ciudadanos sobre la preocupante situación de Navantia. Además, una rocambolesca intervención de floritura de los machos alfa de los partidos en liza cuando la supresión (fallida) de la entrega de armas a Arabia Saudí (crítica estimulada por haber saltado el tema a la agenda mediática que por el interés real de control político).
  15. Como se ha dicho, el crédito de la banca «armada» la industria militar española supera el 70% de sus necesidades de inversión. Banca alemana, banca noruega, banca de EEUU y nuestros principales bancos, BBVA, Santander, otras entidades financieras. Una mirada al informe de Jordi Calvó «Los bancos que invierten en armas», de 2016, publicado como informe número 28 por el Centro Delàs ofrece cifras pormenorizadas.
  16. Resulta significativo que la inversión principal de este sector se deposita en manos también de fondos especulativos de alto riesgo y un ojo avizor para el dinero a raudales.

He aquí los (muchos) beneficiarios del negocio de las armas. En otra entrega hablaremos de los perdedores, que siempre los hay, y de la socialización de las pérdidas, que en este sector son también importantes.

Ver también: ¿Radiografiamos la industria militar, ese espectacular caso de éxito? Primera parte.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Daniel Bernabé: "En general, el que vive de una forma individual es un desgraciado"

1 January, 2019 - 00:00

Los estragos del neoliberalismo en la izquierda, el individualismo vinculado a los mercados de consumo y las guerras culturales de la izquierda y la derecha ocupan el espacio central de esta entrevista.

ALEJANDRO TENA

La izquierda siempre ha tenido una enorme necesidad de debate. Un ímpetu activo por el análisis. De esa clásica mirada crítica nació 'La trampa de la diversidad', un libro atrevido que pese a las críticas ha conseguido convertirse en uno de los ensayos de mayor éxito de 2018.

Su autor, Daniel Bernabé, viene de Fuenlabrada. Se ha acercado al corazón de Malasaña para hablar con Público sobre su libro, sobre las críticas y sobre los peligros sociales que esconde el neoliberalismo. El escritor y periodista, columnista habitual de La Marea, se sienta en una pequeña terraza de la histórica plaza del Dos de Mayo. El camarero trae dos cervezas. La grabadora se ha encendido y su voz crítica comienza a sonar.

¿A qué se debe la buena acogida del libro?

Pues mira, evidentemente, el libro puede tener sus valores propios, pero, más allá de ello, es un libro que se lee fácil, es un libro directo y accesible. No es por mí, que no soy un tipo conocido, tampoco por la editorial. Eso indica que, antes de que saliera el libro, existía un tipo de preocupación de inquietud que el libro ha cubierto de alguna forma.

Sin embargo, ha provocado debates y críticas dentro de la izquierda ¿cómo lleva eso?

Bueno, con diferencias. Una cosa son los artículos y otra cosa son las campañas de desprestigio a través de las redes sociales. Este verano lo llevé muy mal, lo digo con total sinceridad. Lo llevé muy mal porque tenía que defenderme constantemente de cosas que yo no había escrito. Una vez que el libro comienza a venderse bien y a convertirse en un éxito a nivel comercial y que, además, determinados medios de comunicación prestigiosos, como Pepa Bueno en la Cadena SER, te invitan y te prestan su espacio, lo empiezas a llevar mejor. Dicho esto, ha sido complicado y duro. Respecto a las criticas académicas y más intelectuales, lo he llevado con cierta paciencia, porque creo que ha habido gente que no ha sabido comprender el libro.

¿No han sabido o no han querido?

Buena precisión. Vamos a dejarlo en que ha habido gente que no ha sabido. Este es un libro que resulta incómodo porque plantea un cambio en la forma de entender como la izquierda tiene que enfrentarse a los problemas. Unas formas que lleva practicando desde hace veinte años. Quizá, por eso es incómodo.

También ha recibido comentarios halagadores de personajes conservadores como Juan Manuel de Prada

Sí. Sé que esto que voy a decir es complicado de entender en un contexto de blancos y negros y de una vulgarización de la política, pero Juan Manuel de Prada es un conservador muy particular o, al menos como el me dijo, no es un conservador como tal. Él es un tradicionalista, es católico y es antineoliberal. En ese sentido nos parecemos, porque se pueden parecer perfectamente una persona de izquierdas como yo y una persona conservadora. Al final, determinados valores que tienden más a una cierta ordenación lógica de la sociedad, en contra de esta acracia económica en la que estamos inmersos, los pueden compartir determinadas personas que se sitúan en espectros políticos diferentes.

Por ejemplo, en una población vino a verme una concejala del PP a la presentación de mi libro. La señora al final vino y me dijo: "Oye, el caso es que algunas cosas que decías me parecían que tenían cierta lógica". Yo le dije: "Mira es que tú eres conservadora, no eres neoliberal". Le pregunté: "¿A ti te parece bien que desahucien a la gente de sus casas" y la señora me decía que no. "¿A ti te parece bien que el capital extranjero venga y se lleve a las empresas españolas?", además se lo planteas así y les matas. Hay una cierta nostalgia de un mundo ordenado en el que había una serie de valores, los cuales yo no comparto, que el propio neoliberalismo se está cargando. El neoliberalismo está yendo en contra de su propio orden liberal antiguo. Esto quiere decir que también hay muchas personas de derechas que no están sabiendo ver lo que está ocurriendo.

¿Qué es la trampa de la diversidad?

Este no es un libro contra la diversidad. Lo he dicho en las cinco mil entrevistas y en el propio libro. La diversidad es un hecho que ocurre en nuestra sociedad. Ahora, como cualquier hecho, puede ser analizado y reinterpretado y enfocado hacia ciertos intereses. En este caso, toda la hegemonía cultural del neoliberalismo ha utilizado un cierto gusto por la diversidad para polarizarnos, atomizarnos y meternos en diversos compartimentos estancos que lo que nos impiden es trazar relaciones comunes y buscar un sujeto político común, que es algo básico para cambiar la sociedad. Se puede tener dinero y medios o puedes tener mucha gente. Evidentemente si tu no formas parte del poder no puedes tener dinero y medios y tienes que buscar a mucha gente que te apoye y eso es muy difícil de lograr cuando cada uno está en su compartimento estanco. Este libro no niega que existan problemas específicos para diferentes colectivos o para las mujeres, lo que afirma es que hay que buscar una serie de fortalezas comunes que hemos perdido.

El libro analiza desde una perspectiva crítica el papel de la izquierda en la sociedad actual, pero ¿es capaz de plantear alternativas?

No es ni mi objetivo, ni mi misión, en el sentido de que no soy un teórico y tampoco un activista. Yo soy periodista y escritor y mi función es contar lo que veo. Respecto a las alternativas, al final lo que planteo es que no podemos hacer política en el terreno del ámbito neoliberal aceptando sus reglas. Hay que plantear un escenario de guerra asimétrica donde se busquen las afinidades que antes teníamos y hemos perdido.

¿Cuáles son esas afinidades?

Aquellas que están relacionadas con el conflicto entre el capital y el trabajo, porque al final esas son las que afectan a nuestra vida cotidiana de una forma más directa. Hay otras cuestiones que afectan también, pero que compartimos en menor medida. El hecho de que se hayan abandonado estas afinidades tiene mucho que ver con que la izquierda perdió sus herramientas y sus métodos para transformar la sociedad y se dedicó a gestionar lo que había, abandonando los sujetos políticos tradicionales por los sujetos políticos de la diversidad.

También habla de un pensamiento individualista sustentado en el consumismo

Lo que intento es explicar que esto no se da de un día para otro. Es un viaje que lo que viene a decir es que nuestra relación con la política en los últimos cuarenta años ha cambiado y ha pasado a ser cada vez más consumista y aspiracional. Un modo que tenemos de relacionarnos con la política es simplemente como una forma de agregar algo a nuestra identidad, lo que nos impide hacer política en base a lo común, en favor de una política declarativa. Somos aquello que decimos en cuanto lo decimos, es decir, nos fijamos mucho en lo simbólico y en lo que únicamente nos afecta a nosotros. Con lo cual, llega un momento en el que es muy difícil buscar afinidades y herramientas de cambio concreto. Obviamente que sigue habiendo gente que sigue haciendo una política más comunitaria, pero este es un libro de tendencias que va apuntando hacia donde va el asunto.

La tesis de la mercantilización de la diversidad recuerda un poco a la teoría de Naomi Klein de 'La doctrina del shock'. ¿Se podría decir que este modelo de diversidad es una especie de latigazo o descarga que adormece a la gente?

Más que un shock, es lo contrario; una seducción.

¿Un shock positivo?

Sí. La gran tragedia de nuestra época es que tenemos una ansiedad enorme por la representación. Por una representación cada vez más específica. Esto hace que nos sintamos muy poco afines a categorías generales y universales que engloben a mucha gente. Sentimos que esas categorías no nos valen y que definirse como clase trabajadora es algo vulgar. Tratamos de distanciarnos y decir "óomo voy a parecerme yo a ese". Entonces tenemos que ir diseccionando y buscando, casi como customizando, nuestra identidad en base a la política. Eso es estupendo, en el sentido de que nos sentimos representados, pero es tremendamente poco útil para construir afinidades. ¿Cómo construimos movimientos de masas, que son los que durante el siglo XX cambiaron las sociedades, cuando la gente es incapaz de juntarse o llorar con el que tiene al lado?

Este individualismo no sólo repercute en los procesos políticos, también ha cambiado el tejido social de los barrios, el apoyo mutuo y el contacto vecinal ¿no cree? Se me viene a la cabeza la mujer que se suicidó el otro día en Chamberí antes de ser desahuciada: nadie la conocía, vivía sola, sin familia...

Vivimos en una contradicción permanente. Tenemos una ansiedad enorme por convertirnos en individuos, específicos y aislados, pero no nos damos cuenta de que en esta sociedad la soledad es muy cara a todos los niveles, no sólo al económico. Es muy caro a nivel emocional y vital. Nunca ha sido tan caro vivir solo. ¿Por qué? porque nunca ha salido tan caro en el sentido de que en épocas anteriores al capitalismo y en etapas de desarrollo capitalista, sí podía haber huecos incluso para aquellos individuos excepcionales de clases más bajas. Hace poco veía una película de Michael Caine que venía a contar esto en los años sesenta. Cómo individuos de clase obrera, él mismo, aprovecharon el momento para crecer. Hoy en día es imposible. Es imposible porque está cerrado por completo, entre otras cosas, porque la potencia capitalista no tiene capacidad para desarrollar sus factores productivos. Con lo cual, a lo único que se dedica es a la especulación y para especular tienes que tener mucha pasta desde el principio. Toda esta mierda que nos han vendido de los emprendedores y las startups son todo mentira. Todo mentira. Nunca nos cuentan los emprendedores de dónde vienen y hacia dónde van. Nos han metido una ideología, una moral, una ética del individualismo que resulta que nos es imposible llevar a cabo. En general, el que vive de una forma individual es un desgraciado. Este es un barrio [Malasaña] lleno de desgraciados. He vivido aquí y sé de lo que hablo. Todo profesionales culturales que no van a ninguna parte. Gente que vive en unas condiciones realmente precarias. Tú debes saber bien de lo que hablo, con todo el tema de la comunicación y el periodismo. Al final no hay espacio como había antes para llevar una carrera periodística a buen nivel. Hay una gran contradicción entre ambos términos, entre lo que creemos que podemos ser, que es lo aspiracional, y lo que realmente somos.

Interpreta esto como una gran victoria de la derecha, pero ¿qué papel tiene la izquierda en toda esta decadencia?

La izquierda durante el siglo XX tiene un papel articulador. Es decir, las identidades son una mezcla compleja, entre lo material —lo que realmente se es— y una serie de mediaciones culturales. La izquierda también mediaba culturalmente, creando identidad y redes en las que la gente se podía integrar eficazmente y podía vivenciar su ideología. Es decir, tu eras comunista en cuanto que hacías comunismo diariamente; en tu barrio, en tu trabajo, en tu sindicato... No eras un comunista atomizado en Twitter. Tu vivencia de la política te hacía poder tener redes y poder desarrollar una conciencia mayor. Esto ocurría en multitud de sitios y algunas ciudades muy concretas del norte de Inglaterra, incluso en los ámbitos futbolísticos, donde estaba muy unido todo: sentimiento de clase obrera y de pertenencia a un club de fútbol. El problema es que la izquierda renuncia a eso y no se pregunta por qué la clase trabajadora le ha dejado de votar, centrándose en la clase media, a la cual ve como un granero de votos que puede tornarse hacia un lado o hacia otro. De ahí viene el mito de que el centro es el que decide las elecciones, cuando realmente quién decide las elecciones es la abstención. Lo que ocurre es que nadie se fija en la abstención y se da por normal que en España haya, en las últimas elecciones, once millones de personas que no fueron a votar. El PP sacó, si no me equivoco, siete millones de votos. Quien decide las elecciones no es el centro, como nos han hecho creer los politólogos, periodistas y analistas, quien las decide es la abstención. Es decir, la clase trabajadora que se siente absolutamente enajenada de la política. Por cierto, la ultra derecha va a hacer mella ahí. Ya lo está haciendo.

Podemos renunció a hablar de clase obrera y adaptó el discurso de clases a la época, hablando de un frente entre 'los de arriba' contra 'los de abajo' ¿Cree que si hubieran apelado a la clase obrera desde el principio habrían alcanzado mayor éxito político?

No. Esto no va de discursos. La política no es una ecuación cerrada en la que si yo digo 'X' consigo 'Y'. Pensamos que es así, pero no lo es. Izquierda Unida, si te fijas en sus campañas de finales de los noventa en adelante, son muy parecidas a las de Podemos, pero el contexto era diferente y los líderes eran diferentes. En esta pregunta que me haces, en el fondo, lo que se dirime es la cuestión de "o nos adaptamos a lo existente porque nos es imposible cambiarlo y nuestra única forma de actuar sobre la sociedad es poder tener una fuente de rutinas narrativas que nos consigan meter en el juego" o "planteamos una guerra asimétrica y nos salimos de su juego". Es verdad que no habría tenido un resultado mejor por apelar a la clase obrera en su discurso. Pero no va de eso, va de poder articular una política en base a experiencias comunes cotidianas. Ahí es dónde realmente se hace algo diferente donde el neoliberalismo no te puede robar la tostada. Si no, eres un producto más, lo que pasa es que te vendes de una forma diferente. Podemos tuvo cierto éxito, pero fue un éxito muy reversible, porque en el momento en el que al poder se le pasa toda esta tostada de la crisis y consigue poner en funcionamiento toda esa maquinaria, rápidamente revierte el asunto. Ahora, con el ascenso de la ultra derecha, ya no parece buena idea aquello de "no somos ni de izquierdas ni de derechas".

En estos cambios sociales y políticos, usted apunta a la industria tecnológica como una especie de factor decisivo a la hora de difuminar la conciencia de clase y potenciar el pensamiento individualista, ¿no cree que también tiene elementos positivos de cara a lo colectivo? El 15M, la Primavera Árabe o el movimiento actual de los 'Chalecos Amarillos' se ha gestado a través de las redes sociales

Me acuerdo que tras el atentado del 11M salieron cientos de libros que hablaban del valor de los SMS para cambiar nuestras vidas. Visto hoy, nos suena hasta pueril ¿no?. Que podamos comunicarnos de una forma rápida tiene que tener importancia, sí. Tanto como que la ultra derecha ha aprovechado las redes sociales y la mensajería instantánea tipo Whatsapp de una forma más útil que la izquierda. Esto es así porque su mensaje es destructivo y de odio, mientras, el mensaje de construcción propio de la izquierda se presenta mucho más difícil de explicar a través de un mensaje de texto o un tuit. En ese sentido, tras 20 años de Internet popular, la suma de resultados es enormemente negativa. Funcionábamos mejor cuando nos organizábamos sin este tipo de cacharros. No digo que se pueda prescindir de eso, es imposible a estas alturas. Pero en los 70 se funcionaba de puta madre y no había ningún cacharro. La gente se organizaba en base a dos cuestiones sencillas: una ideología muy fuerte y unos métodos de participación permanente. Ahora tenemos una lógica de participación permanente en base a la nada. Todo el rato estamos participando, escribiendo opiniones, poniendo tuits. Nunca antes habíamos escrito tanto, pero lo hacemos de una forma muy fraccionada con la que es imposible enterarse de nada.

La velocidad y la rapidez también han sido confundidas con la vulgarización del mensaje y la falta de autoridad. Esto es importante porque la izquierda no se atreve a decir estas cosas, pero nos hace falta autoridad intelectual. No puede valer lo mismo la opinión sobre el holocausto de un centro de estudios de Mauthausen que la opinión que tenga un paleto de Wisconsin en Youtube. Pero desgraciadamente las dos opiniones parecen tener el mismo valor. Un chaval o una chavala puede recibir estas dos opiniones en la misma línea y el mismo nivel de autoridad y esto es muy problemático.

¿Y cómo se lucha contra ello?

Puedes luchar contra ello utilizando las mismas armas... Ahora ¿tu como explicas la guerra de Siria? Es un tema hipercomplejo. ¿Se puede explicar como funciona el imperialismo, la guerra y las olas de refugiados de manera rápida? Yo no sabría hacerlo. Pero es muy fácil decir "los moros nos vienen a invadir" y jugar con esa idea tradicional. Yo creo, sin desmerecer a los youtubers que lo intentan explicar, que la única manera de luchar contra esto es integrar a la gente en la vida real. Es decir, es mucho más difícil que te creas esas mentiras cuando participas en actividades sociales, militas en un sindicato o en un partido político, que cuando estás tu solo. Al final, vamos otra vez hacia la atomización de la actividad política que pretende cambiar conciencias, pero de uno en uno. Ellos pueden hacerlo porque al final juegan en casa. Juegan con todos los prejuicios existentes en nuestra sociedad, pero la gente que quiere cambiar esto tiene que saber que es muy difícil hacerlo en su terreno de juego y con sus herramientas. Hemos pecado de arrogantes al pensar que podemos aprovechar a nuestro favor las cosas que surgen del neoliberalismo.

El Twitter, por ejemplo, no ha tenido nada positivo para la sociedad. Es más, lo único que ha hecho ha sido que nos encerremos en grupos de afinidad donde determinadas personas te dicen lo que quieres oír, propiciando que tu percepción del mundo sea muy sesgada. Me acuerdo que tras las elecciones generales salieron muchos chavales y chavalas jóvenes que no habían podido tener antes una experiencia política y que se preguntaban cómo era posible que Podemos hubiera perdido las elecciones, porque toda la gente que conocían eran afines. Claro, es que hay mucha más gente que tú no conoces, que no están en tus redes sociales o que, directamente, no están en las redes sociales.

Llaman la atención conceptos que utilizas como infantilización o puerilidad de la izquierda o la 'uberización' de Podemos ¿a que se refiere con ello?

El otro día iba por este barrio, que llevo en él desde que tengo 17 años, y empiezo a ver patinetes por todos lados. Entonces, en un tono provocador, digo que me cago en los patinetes y que, de Zipi y Zape, hemos pasado a ser los adultos los que llevemos estos patinetes. Semanas después de que yo escribiera sobre el tema, empieza a haber cierto movimiento que denuncia que las cosas no van bien con este tema. Por una cuestión: hemos eliminado el factor trabajo de la ecuación. Esos patinetes los coge la gente, se los lleva y los carga en su casa por cuatro duros. Es decir, una auténtica 'uberización' de las relaciones laborales. De esta forma, termina por desaparecer el factor trabajo de las empresas. ¿Por que a la gente le gusta? porque dicen que es un medio de transporte verde. Eso es la infantilización de la sociedad, que con que te pongan una etiquetita te creas que estás haciendo un bien por el mundo en el que vives. Ya está bien de eso.

Con la política está pasando un poco lo mismo. Carmena, que es una señora muy querida aquí, pero con su actitud de que ella es la que elige a los mejores está dando la sensación de que lo que dirige es una empresa. ¿Hacia quién responde ella? Porque nos quejábamos mucho en el 15M de los partidos políticos, pero al menos un partido tenía unas reglas de respuesta a sus direcciones ,¿frente a quién responde Carmena? Mi problema es que esta gente venía hablando de participación como algo esencial y al final ellos mismos se lo han cargado al decir que no se someten a primarias. Las primarias me importan un bledo, pero ellos son los mismos que insistían en que las primarias lo eran todo y ahora no las quieren. Me parece alucinante que nadie proteste por ello. A mí no me importa que la gente cambie de línea ideológica, pero me gusta que me expliquen las razones.

Quizá porque no hay un respaldo ideológico detrás

Sí lo hay. Siempre hay ideología. Nadie carece de ideología, pero esta es una ideología de un progresismo muy particular que se dedica a crear grandes espectáculos como la inauguración de Gran Vía, que no tiene ninguna función social, más que generar un aumento del comercio porque la gente compra andando por la calle. Se nos vende como movilidad sostenible. Otra cosa es que estemos en un momento muy infantil donde con cuatro etiquetas nos puedan convencer de este tipo de memeces, que es lo que son. Que no nos vendan que es mejor para la gente. Es mejor para la gente que se nacionalice la banca, eso sí es mejor para la gente.

Habrá quien piense que sí hace falta un cambio para una ciudad más sostenible y sin contaminación

Desde que han cerrado la fábrica de Coca-Cola en Fuenlabrada toda esa bebida entra en Madrid en camiones. Los trabajadores estuvieron calculando, creo que con ayuda de Ecologistas en Acción, la contaminación que se añadía a la ciudad con la entrada de camiones y vieron que aumentaba un tanto por ciento muy importante. Solamente con ese detalle te das cuenta de que estas medidas tienen un valor únicamente simbólico, en el sentido de que se hacen para fingir delante de tu electorado que sigues siendo progresista, porque ya no te queda nada más que hacer. Si eres incapaz de enfrentarte a Montoro con la deuda, si eres incapaz de enfrentarte a los mecanismos económicos que rigen esta ciudad como los precios del alquiler, ¿qué es lo que te queda? Esta es la política del sobrante, que consiste en hacer de nuestra debilidad virtud. Sé que es un discurso duro y desasosegante, pero es el que hay.

También habla de lo políticamente correcto y pone al cómico Ignatius Farray como ejemplo, ¿cree que el mercado de la diversidad ha dinamitado las posibilidades de un debate constructivo?

El problema en el debate es que la diversidad se ha sobrerrepresentado. Como no se pueden alterar las estructuras económicas nos hemos dedicado a insistir en otras políticas. Esto ha creado una sensación de hipocresía que nos puede hacer pensar: "no puedo decir esto, pero luego sí que va a seguir ocurriendo en el fondo". Me parece necesario el nombrar a la gente como quiera ser nombrada. No es de recibo utilizar un lenguaje machista o racista, eso que quede claro. Ahora, lo que yo digo es que si eso no va acompañado de medidas reales de cambio, al final se crea ese hueco asqueroso para que la derecha aproveche este asunto y salga con "lo políticamente incorrecto". Llegado un momento me es muy difícil mantener un discurso cuando constantemente este espacio progresista está permanentemente jugando a las guerras culturales, que son muy perjudiciales para los grupos que dicen defender. Lo que no es normal es que nos comportamos como la derecha. El espacio progresista hace lo mismo que la derecha con Dani Mateo y la bandera. La diferencia es que ellos tienen capacidades de coacción, van a un juzgado y te denuncian, y además ellos asustan, mientras que los progresistas no tienen ni medios de coacción ni asustan. Para jugar a las guerras culturales hay que tener las mismas capacidades, si no, mal asunto. La derecha no pierde ni una sola guerra cultural cuando se mete en ellas, cada vez que se mete nos arrasa porque, encima, la izquierda cede. Un ejemplo, los titiriteros. ¿Por qué no se les defendió?

En el plano cultural se ha mostrado muy crítico con O.T ¿Por qué?

Evidentemente prefiero que en un programa se hagan cantos a la tolerancia antes que se insemine el orgullo blanco. No tengo mayor problema con Operación Triunfo, que lo vea quién quiera y que lo disfrute quién quiera, pero que lo hagan como un programa de entretenimiento. El problema es cuando se empiezan a ver, haciendo de la debilidad virtud, unos grandes valores en un programa que es básicamente un negociazo para una empresa de contenidos televisivos privada. Una empresa que lo que hace es utilizar unos valores positivos para blanquear su espacio que en el fondo está preñado de valores neoliberales. A mí me molesta que haya partidos de izquierdas que aplaudan OT. Ahora ya no, en esta segunda edición no tanto y, sinceramente, aunque suene arrogante, creo que mi artículo algo tuvo que ver. Hay mucha gente en este país que se deja los cuernos en el ámbito de la literatura y de la música que no recibe ningún tipo de ayuda. Me sorprende la ceguera de los partidos de izquierdas de este país de no ser capaces, con sus cuentas, de recomendar una vez a la semana un libro o un disco de gente que no tiene las capacidades comerciales de llegar al gran público.

¿Puede tener que ver con el hecho de que los partidos estén inmersos en una sociedad mercantilizada y eso, al final, es publicidad gratuita?

Cuando los líderes políticos hablaban de OT, a ellos les importaba un bledo el programa. Ellos, en el fondo lo que querían es normalizarse. Como no tienes capacidad para cambiar la sociedad lo que haces es parecerte a ella. Quien se puede parecer a la sociedad es Albert Rivera o Pablo Casado, que sí tienen capacidades para actuar sobre la sociedad. Ellos han conseguido transformar la realidad en base a sus líneas. Cuando la izquierda se quiere parecer a la sociedad, lo que hace es cimentar esa sociedad y darle cierta de legitimidad. De esta forma lo que pasa es que no se quiere tocar nada porque no quieres parecer contrario a los gustos de la gente. ¿Dónde están los cantos a la hegemonía y a Gramsci que se hacían unos años atrás en los partidos de izquierdas? Al final no se han cambiado ninguno de los resortes culturales de la sociedad sino que ha habido una adaptación. OT es una anécdota pequeña pero, en el fondo, resume muy bien cuál es nuestra relación con la política: hacer pensar que todo va bien porque en un programa de televisión se reconocen a los homosexuales. Es un problema porque en este país, los homosexuales que lucharon por ser reconocidos, no eran los mismos que están patrocinando la cabalgata del orgullo con Idealista. Era gente que se partía la cara y luchaba de una forma organizada. Para esa gente, todos mis respetos, pero lo que tenemos hoy son personajes que se aprovechan de la condición LGTB para hacer un negocio. No tengo que respetarles por una condición de clase.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Nochevieja 18

31 December, 2018 - 15:00

Tortuga vos desitja un Bon Any 2019

Categorías: Tortuga Antimilitar

Once años de cárcel para dos policías nacionales por un montaje

31 December, 2018 - 00:00

Pasó 40 días en prisión en base a las pruebas falsas: la Dirección General de la Policía es responsable civil subsidiaria.

EFE

Dos agentes de Policía Nacional de Madrid han sido condenados a once años y tres meses de cárcel por montar una acusación falsa de tráfico de drogas contra una mujer, haciéndolo por encargo del exnovio de la víctima y a cambio de dinero. La mujer, según explica la sentencia, llegó a pasar cuarenta días en prisión por esta acusación fabricada por los agentes y la sentencia condena a la Dirección General de la Policía como responsable civil subsidiaria.

Los hechos ocurrieron en el barrio madrileño de Moratalaz en abril de 2014. Un hombre, a través de un conocido que aseguró ser confidente de la Policía Nacional, pagó a dos agentes para que detuviesen a su expareja como venganza por un supuesto robo cometido por ella en su domicilio. Los dos detuvieron a la mujer a la salida de un bar acusándola de llevar drogas en el coche y de haber disparado contra los agentes con una pistola defectuosa que no llegó a disparar.

El atestado era falso, la pistola no fue llevada a la Policía Científica, las drogas fueron colocadas por ellos en el coche y el juzgado número 54 de la capital mantuvo en prisión provisional durante 40 días en el presidio de Alcalá de Henares a esta mujer en base a esta denuncia falsa, hasta que Asuntos Internos de la Policía tiró del hilo y descubrió que los agentes habían cobrado para que una inocente acabase entre rejas.

Un montaje que ahora se traduce en sendas condenas de once años y tres meses de cárcel para los dos agentes por un delito de cohecho y otro de detención ilegal, además de multas de 8.400 euros y veinte años de inhabilitación. El hombre que intermedió entre el ex de la víctima y los agentes también es condenado a cinco años de cárcel y todos deben indemnizar a la mujer con 60.000 euros: el exnovio de la víctima se encuentra en paradero desconocido.

Cuarenta días en Alcalá

La mujer, defendida por el abogado Alejandro Cóndor Moreno, pasó cuarenta días en la prisión de Alcalá de Henares y según fuentes del caso la sentencia ya ha sido recurrida por los tres condenados ante el Tribunal Supremo sin que por el momento se haya ejecutado el fallo: los tres esperarán en libertad la sentencia firme del caso.

Los jueces de la Audiencia dan credibilidad al relato de la víctima, corroborado entre otras cosas por las personas que estaban con ella la noche de la detención y negaron que hubiese una pistola o drogas en el vehículo. Ni siquiera los perros de la Policía "marcaron" el coche durante el registro y ellos cobraron parte de la recompensa en varios sobres.
Interior, responsable

La sentencia establece una indemnización de 60.000 euros para la víctima por las secuelas psicológicas del encarcelamiento, y establece también que la Dirección General de la Policía del Ministerio del Interior tendrá que hacerse cargo como responsable civil subsidiaria. Los acusados, policías, cometieron los hechos como agentes "con la única finalidad obtener un beneficio económico".

Eso y la dependencia orgánica, para los jueces, es suficiente para dictar la responsabilidad económica del departamento policial, que tampoco tendrá que abonar dinero hasta que la sentencia no sea declarada firme.
"Una venganza del ex novio"

Los magistrados son contundentes: "Se crearon falsas pruebas, no hubo armas, no existió ninguna bolsa de droga, sino que fue una detención intencionadamente buscada, sin ninguna causa legal, cuyo móvil fue el dinero, y todo ello en el contexto de una venganza del ex novio de la víctima". Un exnovio que, según fuentes del caso, sigue en paradero desconocido y en búsqueda y captura internacional.

La sala les acusa de buscar atenuar su pena consignado 1.500 euros para la víctima poco antes del juicio y explica en su sentencia cómo los 40 días de encarcelamiento afectaron a la víctima: síndrome de estrés postraumático, antidepresivos y ansiolíticos y teniendo además dos hijos pequeños.

SER

Categorías: Tortuga Antimilitar

La pesadilla de Polanyi

31 December, 2018 - 00:00

Alejandro Nadal

Para entender el daño que el neoliberalismo ha causado en nuestras sociedades, es bueno tomar algo de distancia histórica. La perspectiva desde horizontes temporales largos permite cuestionar los mitos y leyendas que impiden una crítica certera sobre la economía de mercado y el capitalismo. Un vistazo al pasado ayuda a comprender que las heridas en el tejido social no son superficiales y que se acompañan de una peligrosa mutación hasta en la misma forma de pensarnos.

Lo primero que enseña la perspectiva histórica es que la sociedad de mercado no siempre existió. Este es el hallazgo fundamental de Karl Polanyi, autor de la obra magistral La gran transformación. Si bien los mercados eran conocidos desde finales de la llamada edad de piedra, las relaciones puramente mercantiles estaban acotadas por otro tipo de relaciones sociales que no tenían nada que ver con precios y mucho menos con una finalidad de lucro. Para decirlo en palabras de Polanyi, no es lo mismo una sociedad con mercados que una sociedad de mercado.

Ninguna sociedad puede sobrevivir sin un sistema económico. Pero el sistema económico basado en la idea de un mercado autorregulado es una novedad en la historia. En la antigüedad existieron mercados de todo tipo de bienes, desde telas y sandalias hasta utensilios y alimentos. Había precios y monedas. Pero las relaciones mercantiles estaban sumergidas en una matriz de relaciones sociales cuya racionalidad no era obtener ganancia o beneficio económico. Como dice Polanyi, aquellas relaciones mercantiles estaban encasilladas en otro tipo de relaciones sociales.

Las cosas cambiaron hace unos 200 años. La sociedad del siglo XVIII fue testigo de este portentoso cambio y le saludó como si se hubiese alcanzado la cima de la civilización. La admiración creció con el mito de que culminaba con esa transformación un proceso cuyo motor era una supuesta propensión natural de los seres humanos al trueque, para usar las palabras de Adam Smith. Esa creencia es la que anima la mitología sobre una evolución natural que condujo a la sociedad de mercado.

La realidad es que no hay nada natural en la expansión del tejido mercantil. En los poblados y las ciudades de la Europa medieval el comercio era visto con recelo y como amenaza a las instituciones sociales. Por eso se le regulaba de manera estricta, con la obligación de hacer públicos los detalles de precios y plazos para cualquier transacción mercantil y la prohibición de utilizar intermediarios. Además, se mantuvo una separación rigurosa entre el comercio local y el de largas distancias. Los comerciantes dedicados a estas últimas actividades estaban inhabilitados para ejercer el comercio al menudeo. Los mercados fueron siempre una dimensión accesoria de las relaciones sociales.

La aparición de estados unificados territorialmente impulsó la destrucción de las barreras proteccionistas de los poblados y primeras aglomeraciones urbanas, además de proyectar la política del mercantilismo a un primer plano. Así se abrió la puerta a la creación de mercados nacionales. Si las relaciones de mercado llegaron a cubrir con su manto toda la trama de relaciones sociales, eso fue resultado de la acción del poder público o de lo que Polanyi llamó estímulos artificiales, no de una pretendida evolución natural.

La sociedad de mercado que se impuso a finales del siglo XVIII llevaba en su lógica la necesidad de convertir todo lo que tocaba en una mercancía. Entre otras cosas necesitó de la mercantilización de bienes (como la tierra), que anteriormente no habían sido objeto de transacciones en un mercado. Sólo así podía pretender al título de mercado autorregulado. Cuando llegó la revolución industrial, la sociedad de mercado ya había transformado el entramado de relaciones sociales que había imperado en Europa. El capitalismo nacido en las relaciones agrarias en Inglaterra completó el proceso al convertir al trabajo en mercancía y en otro espacio de rentabilidad.

El neoliberalismo y la globalización de los pasados tres decenios también se impusieron por la acción del Estado. Y lo que antes había sido visto como una amenaza para las instituciones, se convirtió en una realidad tóxica para el tejido social. Todo lo que nos rodea y hasta nuestro mismo cuerpo se ha transformado en espacio de rentabilidad para las relaciones mercantiles. La peor pesadilla de Polanyi se hizo realidad.

Sobre las espaldas de una teoría económica recalentada y refuncionalizada para servir de sustento ideológico, el neoliberalismo ha dependido de la astucia del capital para crear nuevos espacios de rentabilidad. Las fuerzas del mercado general han deformado las instituciones sociales y han creado una cultura del sentido común que cada día nos aleja más de la humanidad y del universo. Han forjado una cultura popular que gira alrededor de la competencia y del individualismo posesivo con consecuencias nefastas para los grupos más vulnerables. La historia del neoliberalismo es una pesadilla de la que nos urge despertar.

@anadaloficial

Texto completo en: https://www.lahaine.org/bJ3R

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los presos, mano de obra barata para hacer rentables las cárceles privatizadas: 50 céntimos la hora de trabajo

30 December, 2018 - 00:00

theguardian

"Que la empresa pueda conseguir la mano de obra que necesita para que funcione el centro a unos precios descaradamente por debajo del mercado es parte de su modelo de negocio", sostiene el abogado de los denunciantes.

Amanda Holpuch - Oakland

Un centro de detención de inmigrantes de Nuevo México encontró dentro del propio centro la solución a la falta de mano de obra para cocinar a los reclusos y limpiar los pasillos del edificio. Por menos de 50 céntimos la hora (0,44 euros al cambio), prisioneros como Mbah Emmanuel Abi y Demond Ndambi, a los que posteriormente se les ha concedido el asilo político, hacían la comida para sus compañeros y trabajaban en la biblioteca del centro.

Su experiencia no es única: por un dólar al día, y a veces menos, los inmigrantes preparan comidas, limpian las instalaciones y hacen la colada en centros de detención de gestión privada por todo el país.

La práctica se ha comparado al trabajo esclavo y ha generado multitud de demandas contra las dos empresas carceleras más grandes del país, CoreCivic y Geo Group, que entre las dos sumaron en 2017 unos 4.000 dólares en ingresos.

En una demanda colectiva presentada recientemente, Abi, Ndambi y otro hombre que huyó de Camerún en 2017, acusan a CoreCivic, gestora del centro de detención del condado de Cibola, Nuevo México, de robo de salario.

"El hecho de que la empresa pueda conseguir la mano de obra que necesita para que funcione el centro a unos precios descaradamente por debajo del mercado es parte de su modelo de negocio", sostiene Joseph Sellers, abogado de Cohen Milstein representante de los demandantes.

Tanto CoreCivic como Geo Group sostienen que la remuneración cumple con un programa de trabajo voluntario del Gobierno, pero los abogados sostienen que el trabajo no es voluntario porque se necesita para pagar objetos como pasta de dientes o para hacer llamadas a seres queridos.

"No lo llamaría voluntario", sostiene Sellers. "Lo hacen porque necesitan esos ingresos, que efectivamente son bastante escasos, para comprar diversos artículos que puedan necesitar mientras están encerrados, como pasta de dientes".

El caso de Nuevo México se presentó la semana pasada ante un tribunal de Maryland y se centra en la supuesta violación de CoreCivic de las leyes de salario mínimo. "Lo estamos investigando en otros lugares", afirma Sellers. "Desafortunadamente parece algo generalizado", añade.

En los últimos cuatro años, otras demandas centradas en los salarios de un dólar al día han acusado a las empresas de prisiones de violar la legislación que prohíbe el trabajo forzado y el enriquecimiento ilícito.

En abril, CoreCivic fue denunciada en una demanda colectiva por usar "mano de obra forzada" en un centro de Georgia. Un denunciante de Guatemala, Wilhem Hill Barrientos, asegura que tuvo que trabajar para pagar las llamadas telefónicas a su familia, con quien no podía hablar sin trabajar por unos 50 céntimos la hora.

En septiembre de 2017, el estado de Washington denunció a Geo Group por pagar a los reclusos un dólar al día. En 2014, los detenidos en el centro de Aurora, Colorado, demandaron a la misma empresa por robo de salario. Este caso, como los otros, sigue en los tribunales.

Amanda Gilchrist, portavoz de CoreCivic, señala que la empresa no puede hacer declaraciones sobre un caso judicial abierto, pero asegura que sus programas de trabajo "son completamente voluntarios y cumplen las exigencias de Inmigración y Aduanas".

"Establecemos y proporcionamos el mismo nivel de cuidado –incluidas tres comidas al día, acceso a atención sanitaria y otras necesidades cotidianas– al margen de si un detenido participa o no en un programa de trabajo voluntario", asegura Gilchrist en un correo electrónico.

Pablo Paez, portavoz de Geo Group, también señala en un comunicado que la empresa cumple con los estándares nacionales y locales sobre el trabajo voluntario.

"Los salarios asociados a este programa federal se estipulan bajo unas directrices establecidas desde hace mucho tiempo por el Congreso de Estados Unidos", afirma Paez. "Como proveedor de servicios al Gobierno federal, Geo está obligada a cumplir con estas normas federales y con las directrices establecidas por el Congreso", añade.

Aliados de Donald Trump

Ambas empresas han financiado la campaña presidencial de Donald Trump y se han beneficiado de las duras medidas de su administración contra la inmigración, entre las que se incluye revertir los esfuerzos de la Administración Obama por una reducción en el uso de prisiones privadas.

El día después de las elecciones presidenciales de 2016, el valor en bolsa de Geo Group aumentó un 21% y el de CoreCivic, un 43%. En conferencias de resultados con analistas, los líderes de las empresas pronosticaron un aumento de los beneficios por el creciente número de detenciones de inmigrantes en EEUU.

La directora fundadora del Centro de Estudios sobre Deportación de la Northwestern University, Jacqueline Stevens, impulsó la demanda de 2014 en Colorado con su investigación de los esquemas de trabajo voluntario en las prisiones privadas. Stevens sostiene que estos salarios extraordinariamente bajos también tienen un impacto sobre los salarios locales y otras industrias.

"El propósito de estas leyes no es simplemente proteger los derechos salariales de la gente a la que se está explotando, sino también el salario medio de las personas de una comunidad en particular", afirma Stevens. "Por eso hay todo tipo de normas y precedentes que sostienen que si se contrata a gente por debajo de un salario, aunque pueda parecer que es consentido, sigue siendo ilegal", añade.

Stevens señala que muchos aspectos de la legislación estadounidense prohíben a las empresas obligar a trabajar a personas que no han sido condenadas. También definen el voluntariado como un trabajo sin remunerar por razones humanitarias y protegen los salarios locales prohibiendo a las empresas pagar a la gente por debajo de una norma acordada. "Cuando puedes contratar gente por un dólar al día o menos, debilitas las oportunidades de empleo de todo el mundo", denuncia.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Vómito

30 December, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El mutualismo como iniciación al anarquismo

30 December, 2018 - 00:00

Víctor GARCÍA

En su pesimista, pero bien documentada obra, George Woodcock1 señala que el Marqués de Condorcet «ya adelantó, cuando se ocultaba de los jacobinos, la idea de mutualidad, que habría sido uno de los dos pilares en que se asentó el anarquismo proudhoniano». El otro fue el federalismo.

Puede que para su idea fundamental, Proudhon, se basara en las enseñanzas del científico francés que fue víctima de la Revolución de 1789, pero parece mucho más probable que lo hiciera en lo que aprendió de los obreros de Lyon, con quienes convivió durante una fase larga de su vida y que le facilitaron todo el material que nuestro filósofo precisaría para la estructura de su idea matriz.

A su vez, el mutualismo no tiene su origen en Lyon sino en Rouen, como muy sesudamente fue estudiado por Fernand Rude en Le Role de P. Charnier, fondateur du Mutualisme a Rouen y en Le Mouvement ouvrier a Lyon de 1827 a 18322 y de él arranca el movimiento sindicalista francés, mayormente organizado con un sorprendente anonimato a pesar de que destacaron figuras como las de Charnier, Bernard, Bouvery entre otras.

«La historia del mutualismo –dice también Ansart–, daba a Proudhon un ejemplo notable de la espontaneidad que él atribuía a la práctica organizativa de la clase obreras. Los orígenes del mutualismo muestran, en efecto, que ese movimiento tenía sus raíces históricas en tradiciones anteriores a la Revolución. Se advierte, además, que en el espíritu de su fundador, Pierre Charnier, pervivían modelos de asociaciones constituidas antes del advenimiento de la gran industria. Muestran, también, qué poco debe esta asociación a los reformadores sociales. Entre los motivos que lo condujeron a sugerir una reunión de los jefes de taller, Charnier no cita la lectura de Fourier, Saint-Simón o Owen, autores que, sin duda, desconocía en 1825, cuando empezó a concebir su plan simbólico, cita en cambio las dificultades económicas existentes y la necesidad de asociarse. Como afirmará Proudhon en Capacidad política de la clase obrera, «los productores no necesitaron maestros para inventar las formas sociales de la mutualidad».3

Se equivoca, pues, Gastón Leval cuando afirma que «Proudhon ha creado la teoría del mutualismo»,4 paternidad, además, que Proudhon nunca se arrogara. Este se valió de la experiencia directa y cotidiana de los trabajadores para confeccionar un edificio sólido, consistente, reforzado por una crítica demoledora de la sociedad paleocapitalista y una visión promisora de un futuro de bienestar y justicia para el ser humano. Por el contrario, Gastón Leval está en lo cierto cuando añade que «En el orden económico, el mutualismo ha sido la primera escuela del anarquismo, y mutualistas eran los proudhonianos de la Primera Internacional…».5

Esto nos llega ratificado igualmente por Nicolás Walter: «El tipo de anarquismo que aparece cuando los individuos comienzan a poner sus ideas en práctica es el mutualismo. Es la idea que, en lugar de contar con el Estado, señala que la sociedad debería estar organizada por individuos que concluirían entre ellos acuerdos voluntarios sobre una base de igualdad y de reciprocidad. El mutualismo es un aspecto de toda asociación que sea más que instintiva y menos que oficial, y no es necesariamente anarquista. Pero ha sido históricamente importante para el desarrollo del anarquismo, y casi todas las proposiciones anarquistas que tienden hacia la reorganización de la sociedad han sido, esencialmente, mutuales…».6

El mutualismo significa para Proudhon algo de mucha mayor proyección que la concebida por Charnier y será una idea que irá estructurando a lo largo de su vida hasta alcanzar las proporciones que logra en su obra póstuma, La capacidad política de la clase obrera.

Cuando Proudhon está trabajando en Lyon con los hermanos Gauthier, amigos de escuela y de infancia, en un negocio de transporte fluvial, comienza a descubrir las bondades del mutualismo que asoman, en el comienzo, bastante confusas. Proudhon ve, en primer lugar, cómo la plusvalía se divide en partes tan desiguales entre el capital y el trabajo. En 1843 le dirá a su corresponsal M. Maurice que «el efecto del progreso industrial, así como el de la libre concurrencia es el de hacer bajar sobre todos los puntos los beneficios hasta concurrir con el precio del trabajo. Estamos alcanzando el momento en el cual los grandes capitales sólo servirán, en el comercio, para asegurar el empleo, del cual, como le señalo, todo el ingreso pasará a ser el precio del trabajo personal…».7 El lector verá, dicho sea de paso, la imagen fiel contemporánea que, a través de la participación, ya bastante generalizada, de los trabajadores en las ventajas y prerrogativas de la industria y el comercio, se manifiesta en nuestros días. Bajo un punto de vista estrictamente revolucionario ya asiendo, prácticamente, el deslinde del milenio, estamos frente a una solución reformista que, además, no soluciona más que casos particulares para colectividades restringidas.

Para las circunstancias proudhonianas, en 1850, el enfoque exigía, con toda seguridad, otras perspectivas: «En la década de 1850 –escribe Cole–, su evangelio del mutualismo se adaptaba mucho mejor a las condiciones restrictivas del Segundo Imperio que cualquier otra forma de evangelio socialista; y el movimiento obrero francés renovado, basado sobre todo en mutualidad o sociedades de amigos de los varios oficios creció principalmente bajo el influjo de Proudhon».8 Tocaba a los pensadores sociales más cercanos a nosotros el hallar nuevas fórmulas para la manumisión de los explotados y de ahí que, incluso en el seno del mismo anarquismo organizado, el mutualismo fuera rebasado después y a partir, sobre todo, de Bakunin, que lo erosionó en el seno de la Primera Internacional en favor del colectivismo.

«Subrayemos –dirá Gastón leval, sin embargo– que Proudhon ha tenido algunos continuadores. Gustav Landauer era proudhoniano. Ciertos individualistas lo fueron. Recordamos entre ellos a Pierre Chardon, que murió durante la guerra –no en la guerra– de 1914-1918. Hoy este concepto de la retribución personal seduce todavía a algunos de ellos. Pues puede concebirse el mutualismo como un socialismo individualista en el cual, incluso cuando hay asociación, el objetivo es meramente de satisfacción personal, en el sentido estrecho de la palabra».9 Este egoísmo no encaja, naturalmente, en el enfoque proudhoniano, donde solidaridad y federalismo controlan los efectos que podrían estimarse como nocivos de aquél. Ya en la cárcel, cuando el mensaje mutualista contenido en La capacidad política de la clase obrera» todavía debía esperar tres lustros para que se publicara, Proudhon escribía en Las confesiones de un revolucionario: «La solidaridad, si no se basa en otra cosa que en la mutualidad, es la negación de la libertad individual: es el comunismo, el gobierno del hombre por el hombre. Si tiene por fundamento la mutualidad, no tiene nada que hacer con la comandita del Estado; no tiene siquiera necesidad de asociación…».

«Siempre la solidaridad comunista –dirá más adelante– en lugar de la solidaridad mutualista; siempre el gobierno del hombre por el hombre, siempre la servidumbre.» 10

En cuanto al federalismo y su afinidad con el mutualismo lo expresa Proudhon en síntesis perfecta más tarde: «Así, en la esfera política, lo que hemos llamado hasta aquí mutualismo o garantismo, toma el nombre de federalismo. En una simple sinonimia tenemos la revolución entera, la revolución política y económica».11

Hay error craso, pues se desestima uno de los dos pilares del anarquismo proudhoniano, como lo denomina Woodcock. Un planteamiento económico que se ve respaldado por un exponente tan humanista como el solidario y otro tan universalista como el federalismo no puede ser ni egoísta ni injusto. Si el mutualismo ha sido rebasado por los tiempos actuales las causas deberán buscarse, sobre todo, en la evolución de la ciencia, de la tecnología, la desaparición del taller, la presencia de las multinacionales y toda una gama de incidencias que a mediados del siglo XIX eran incipientes o, simplemente, no existían.

Hay, indiscutiblemente, un progreso social entre el colectivismo bakuniniano y el mutualismo de Proudhon, pero no debemos perder de vista que fue necesaria la presencia de Kropotkin y el comunismo libertario para superar el egoísta concepto de «a cada cual de acuerdo con su trabajo» y abrazar el de «a cada uno de acuerdo con sus necesidades, cada cual de acuerdo con su capacidad». La sociología anarquista es dinámica, no es estática y su dinamismo tiende a ir limando todo atisbo de autoridad, de explotación, de insolidaridad, de inhumanidad. Las generaciones futuras hallarán, posiblemente, que también el pensamiento kropotkiniano reclama buena cantidad de retoques.12

Proudhon nos define el mutualismo: «la palabra mutual, mutualidad, mutuo –que tiene por sinónimo recíproco y reciprocidad–, viene del latín mutuum, que significa préstamo (de cosa fungible) y, en un sentido más lato, cambio. Es sabido que en el
préstamo de cosa fungible, el objeto prestado es consumido por el mutuatario, que no devuelve sino su equivalente, ya en la misma especie, ya bajo cualquier otra forma. Supóngase que el mutuante pase a ser, a su vez, mutuatario, y se tendrá un préstamo mutuo, y por consecuencia, un cambio. Tal es el lazo lógico que ha hecho que se dé el mismo nombre a dos operaciones distintas. Nada más elemental que esta noción; por lo tanto, no insistiré más en su parte lógica y gramatical. Lo que nos interesa es saber cómo sobre esa idea de mutualidad, de reciprocidad y de cambio, de justicia –que sustituye a las de autoridad, comunidad o caridad–, se ha construido en política y en economía un sistema de relaciones que tiende, nada menos, a cambiar de arriba a abajo el orden social».13

Proudhon añade que lo antagónico al mutualismo es «la relación del hombre y del ciudadano con la sociedad y el Estado», es decir, una relación de subordinación. La organización autoritaria, en fin. Frente a ella se encaran los partidarios de la libertad individual que conciben la sociedad como un sistema de «equilibrio entre fuerzas libres», el cual funcionará porque cada uno gozará de sus derechos a cambio de cumplir con sus deberes. «En consecuencia, [un] sistema esencialmente igualitario y liberal, que excluye toda excepción de fortunas, de rango y de clases».14

«De esas premisas deducen una organización basada sobre la más vasta escala del principio mutualista. Servicio por servicio, producto por producto, préstamo por préstamo, seguro por seguro, crédito por crédito, caución por caución, garantía por garantía; tal es la ley. Es el antiguo talión –ojo por ojo, diente por diente, vida por vida– vuelto en cierto modo al revés y trasladado del derecho criminal y de las atroces prácticas de la vendetta al derecho económico, a las obras del trabajo y a los buenos oficios de la libre fraternidad».15

Nos hallamos ante una sociedad sin Estado. una sociedad anarquista, que tiene todavía muchas imperfecciones. Citar la Ley del Talión como punto de referencia implica, obviamente, que los anarquistas que han seguido a Proudhon han tenido que limar duro, procurando reemplazar justicia por bondad. Se nos ocurre pensar en el Pentateuco y el Nuevo Testamento que superó, con el Sermón de la Montaña, la rígida de la frígida justicia de Moisés. Para Proudhon la justicia tenía prioridad sobre la bondad. Su ley de la selva era mucho más drástica que la de los días actuales.

Pero la brecha estaba abierta y el anarquismo tenía paso franco. El mutualismo, en tanto que sociedad que puede y quiere prescindir del Estado, era ofrecido al trabajador sobre una base mucho más amplia y mejor estructurada que la que conocieron los obreros, de Lyon y de Rouen.

Habiendo, por otra parte, apuntalado el mutualismo con la solidaridad y el federalismo. como ya ha ido señalado, el aporte proudhoniano tiene que recibir el espaldarazo del socialismo antiestatal: «la idea de mutualismo conduce a consecuencias prodigiosas, entre ellas a la de la unidad social del género humano…». Al contrario de lo que se han propuesto todos los Estados a través de la historia, desde «las cuatro monarquías anunciadas por Daniel» hasta el catolicismo evangélico pasando por los romanos, Alejandro y todos los emperadores del orbe… «Ahora bien, lo que no han podido ni el poder de los grandes imperios ni el celo de la religión tiende a conseguirlo la lógica del mutualismo. Y como esta lógica procede de abajo a arriba, empezando por las clases explotadas y tomando la sociedad al revés, se puede prever y esperar que lo consiga».16

Proudhon, como es de esperar, participa de la embriaguez de todos aquellos revolucionarios que, hasta la primera gran guerra, consideraban posible la revolución a corto término. y ello debido a que, por otra parte, sólo admitían en el ser humano una marcha ascendente, progresista.

«Los comunistas libertarios –señala Daniel Guerin– reprochan al mutualismo de Proudhon y al colectivismo, más consciente, de Bakunin, el no haber querido establecer de antemano en qué forma se retribuiría el trabajo en un régimen socialista. Quienes así los critican, parecen olvidar que ambos fundadores del anarquismo no deseaban encuadrar prematuramente a la sociedad dentro de rígidos límites».17

Y que, habría que añadir, la escala de valor de nuestros ideólogos distaba mucho de ser la misma de medio siglo más tarde, cuando el auge kropotkiniano era arrollador. Para Proudhon existía un objetivo primordial y era el de la eliminación del Estado en el seno del mundo de la producción. Del Estado y su sinónimo máximo, la autoridad. Sus resabios campesinos, por otra parte, lo aferran a la tenencia de la tierra que todo cultivador desea como propia. Su alergia al comunismo, precisamente, parte de la intromisión de los sociólogos de ciudad, como Marx y Engels, en los asuntos del campo del que nada conocen incluida la idiosincrasia del agricultor: «Quien dice mutualidad dice partición de la tierra, división de propiedades, independencia del trabajo, separación de industrias, especialidad de funciones, responsabilidad individual y colectiva, según se trabaje individualmente o por grupos; reducción al mínimo de los gastos generales, supresión del parasitismo y la miseria. Quien por el contrario dice comunidad, jerarquía, indivisión, dice centralización, multiplicidad de resortes, complicación de máquinas, subordinación de voluntades, pérdida de fuerzas, desarrollo de funciones improductivas, aumento indefinido de gastos generales y, por consecuencia, creación de parasitismo y aumento de la miseria».18

La vehemencia que Proudhon pone en su exposición –por algo escribió que «La imparcialidad es un mito»– es consecuencia directa de que está sumergido en sus propios asuntos, de trabajador e hijo de campesinos, y no analizando fríamente, desde el laboratorio inmunizado, el drama del productor. La marcha del tiempo y no el laboratorio hará que mucho de lo indicado por Proudhon quede relegado a cita histórica bien que, paradójicamente, y como van indicando los exégetas de turno que a Proudhon le salen, su pensamiento continúa siendo fresco y lozano a pesar de los embates del tiempo.

«Al dogma comunista de la unidad –escribe uno de ellos–, opone en todos los dominios, el principio del pluralismo y de la autonomía de los distintos agrupamientos. Proudhon hace tanto hincapié en la necesidad de basar la sociedad en el equilibrio, en el mutualismo y no en la síntesis porque, a su ver, sólo así se podrá crear un sistema socialista que, en lugar de propender a la total unificación social, se proponga establecer la unidad en la diversidad, respetar la independencia en la cooperación. Por ser la cuestión social mucho más compleja de lo que supone la utopía comunista, lo ideal sería conciliar la pluralidad de grupos con la cooperación entre ellos, la independencia de planes y decisiones con las necesidades del intercambio económico. La teoría del mutualismo persigue el claro propósito de evitar la unificación centralizadora y asegurar el mantenimiento de la pluralidad de grupos y de asociaciones de producción.»19

Gastón Leval afirmará por su lado: «Socialismo supone anarquía como anarquía supone socialismo. Mutualismo supone ausencia de gobierno político y de Estado como ausencia de Estado y de gobierno político supone mutualismo».20

Es la jácena maestra del mutualismo proudhoniano, la eliminación del Estado del sistema mutualista, lo que perdura como asidero anarquista. En nuestro hurgar de textos perdemos, a veces, el punto de referencia sin el cual tantas veces nos extraviamos; el hilo de Ariadna que podrá permitirnos el regreso del laberíntico mundo de Proudhon y sus paradójicas antinomias. Esto lo tuvieron en cuenta los teóricos libertarios que consolidaron el cuerpo de doctrina social cimentado por Proudhon. Bakunin reconoció siempre en Proudhon al supremo maestro, y proudhoniano fue el pensamiento de la Primera Internacional, a despecho de Marx, hasta el Congreso de Bruselas en 1868;21 igual sucede con Kropotkin en sus comienzos, antes de que se proclame mayor de edad frente al gigante de Besançon.22 Proudhonistas y mutualistas fueron los primeros atisbos anarquistas en el Jura, en Italia, en España23 y en la propia Alemania, feudo de Marx, Engels, Lasalle, Eccarius y todos los socialistas estatales; el virus proudhoniano prendió fuerte en Weitling, posiblemente por su condición de obrero, que se llevó su bagaje mutualista a Estados Unidos,24 en Rusia donde, como señala G. Gurvitch, «Los primeros soviets rusos han sido organizados (en 1917) por los proudhonianos».

«La mutualidad, o la sociedad mutua, es la justicia, y en justicia, como en religión, no se retrocede»,25 afirma Proudhon. Cierto, el pensamiento social se proyecta cada día más lejos. Puede que el mutualismo no engarce con una sociedad que está ya alcanzando el año 2000. Es innegable, no obstante, en lo que al socialismo libertario
concierne, que éste dispuso de una base sólida para alcanzar puestos más cimeros, en el mutualismo proudhoniano.

NOTAS

1-George Woodcock, Anarchism, pág. 52-53, f\leridian Books. Cleveland, 1962.

2-Citado por Edouard Dolléans en Histoire du Momvement Ouvrier» tomo 1, pág. 60 y 72. Estas páginas, las de Rude, amparan la célebre y sangrienta revuelta de los «Canuts» o tejedores de 1832. El mutualismo, que debería ser la doctrina social permitiendo a los trabajadores una revolución pacífica, recibió un bautismo de sangre y fuego, a 40 años tan sólo de la Revolución f
encia la falacia de la burguesía. Invita todo esto, además, a señalar que, coincidentemente, fueron los trabajadores de Rouen, los precursores del mutualismo, los que motivaron, en carta redactada conjuntamente con algunos obreros parisinos y dirigida a Proudhon, La capacidad política de la clase obrera, en donde el autor desarrolla la totalidad, prácticamente, de su teoría mutualista: «Ustedes me han inspirado esta obra –les dice al comienzo de la misma– y, por ello, les pertenece» (La capacidad…, ya cit. pág. 19).

3- Pierre Ansart, El nacimiento del anarquismo, págs. 144 y 145. Amorrortu Editores. Buenos Aires, 1973.

4 y 5- Gastón Leval, «El Constructivismo Proudhoniano», Solidaridad Obrera, París, 14 de febrero de 1953.

6-Nicolas Walter en «Incitación al Anarquismo», pág. 15, Ruta, n.º 5, Caracas, 1 de Septiembre 1971, Walter es algo renuente en conceder condición libertaria al mutualismo. Lo compara al cooperativismo que «sigue reglas más democráticas que anarquistas», id, id. pág. 16.

7- «Lettres» ya cit. pág. 50.

8- «G.D.H. Cole, Historia del pensamiento socialista, ya cit. Vol. 2, pág. 21.

9- Gastón Leval, «Solidaridad Obrera». Paris, 21 de Febrero de 1953.

10- Las Confesiones…, ya cit. pág. 201 y 202.

11- La Capacidad…, ya cit. pág. 150. Antes, pág. 145, en nota suya ya lo señala: «… ese principio, nombrado y definido hace largo tiempo. no es otro que el federativo, sinónimo de mutualidad o garantía reciproca…».

12- Bakunin, en el Tomo I de sus Oeuvres, Féderalisme, Socialisme et Antithéologisme de P.V. Stock, 1895, clama por la organización de «una sociedad que, al hacer imposible para cualquier individuo, sea quien sea, la explotación de otro, permita a cada uno participar en la riqueza social –que en realidad no se produce más que por el trabajo– sólo en la medida en que haya contribuido a producirla mediante su propio trabajo».

13- La capacidad…, ya cit. pág. 62.

14- id. id. pág. 63.

15- id. id. pág. 64.

16- id. id. pág. 67.

17- Daniel Guerin, El Anarquismo, pág. 60. Proyección. Buenos Aires 1968.

18- La capacidad…, ya cit. pág. 65.

19- Pierre Ansart, Sociología de Proudhon, pág. 238. Proyección. Buenos Aires, 1971.

20- Gastón Leval, Solidaridad Obrera, París, 14 de febrero 1953.

21- En Bruselas «la influencia proudhoniana es patente aún. Ha tenido que ceder pie en la propiedad individual de la tierra pero está presente en el crédito mutual…» (Víctor García, La Internacional Obrera, ya cit. pág. 71).

22- La influencia de Proudhon –en el primer folleto que se conoce de Kropotkin. «¿Debemos ocuparnos de examinar los ideales de una sociedad futura?» –aparece en una sugerencia de que los cheques de trabajo han de sustituir al dinero y en la recomendación de fundar cooperativas de productores y de consumidores incluso bajo el régimen zarista» (en Anarchism de George Woodcock, ya cit. pág. 196).

23- Il Proletario, editada por Niccolo il Savio, de Florencia, primera publicación socialista italiana, era de inspiración proudhoniana. En España, a pesar de que el anarquismo internacional entró con Giuseppe Fanelli, enviado directo de Bakunin, la influencia de Proudhon es, igualmente, innegable. No podía ser de otro modo si pensamos que tuvo como introductor y traductor a Francisco Pi y Margall. Las polémicas en torno a las cooperativas serian el reflejo del enfrentamiento de los dos gigantes del anarquismo: Proudhon y Bakunin. Luego, vinieron las pugnas entre colectivistas y comunistas libertarios, con lo que parece que se le acordó un respiro a Proudhon para que el enfrentamiento tuviera lugar entre bakuninistas y kropotkinianos.

24- Wilhelm Weitling (1808-1871) era sastre y ejerció gran influencia, tanto en Alemania como en Estados Unidos. Marx también elogió a Weitling en el comienzo, como hiciera con Proudhon antes de la Filosofía de la miseria, para declararlo como enemigo más tarde.

25- La capacidad…, ya cit. pág. 147.

Publicado en Polémica, n.º 45, abril-mayo 1991

Fuente: https://revistapolemica.wordpress.c...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Siria, 2019 y porqué la guerra liderada por EEUU y Rusia continuará

29 December, 2018 - 00:00

A pesar de que algunos jugadores de la guerra internacional que tiene lugar en Siria han conseguido sus objetivos, otros en busca de maximizar sus beneficios impiden el final del dolor y sufrimiento de los supervivientes. Al contrario de la guerra contra Irak, donde salvo su ejército, nadie se enfrentó a la coalición de diez país agresores unidos por diez objetivos comunes, en Siria todos luchan contra todos, persiguen distintas metas y discrepan sobre cómo terminar el conflicto y qué tipo de orden establecer en la región (y en el mundo). Hoy, EEUU controla un tercio del suelo sirio, Rusia casi la mitad y los grupos terroristas proturcos y prosaudíes el resto del país.

¿Quién ganó y quién perdió?

EEUU ha logrado:

Continuar con el proyecto del “Nuevo Oriente Próximo”(NOP), cuyos pilares son: a) eliminar a los rivales de Israel, b) debilitar los poderosos estados y convertirlos en minicolonias, y c) desmantelar los sistemas seculares e implantar teocracias, puesto que el capitalismo religioso tiene más capacidad de impedir el progreso de los pueblos: Siria es el último estado semilaico de la región.
Convertir Siria en una trampa, ideada por Obama que se negó a derrocar a Asad, para así desgastar a Turquía, Rusia, Irán y Hizbolá. Por ello, nunca entregó a la oposición la ayuda necesaria para ganar ya que su función ha sido simplemente demoler el estado y el país. Y han cumplido con esta misión.
“Otanizar” todo el Mediterráneo.
Cortar la ruta siria de la Seda de China.
Implantar por primera vez unas 20 instalaciones y bases militares en este corazón de Eurasia, creando por fin una zona de amortiguación en Siria, y no para proteger a los refugiados sino para sus efectivos.

Sin embargo, la discrepancia entre el Pentágono (que apuesta por centrarse en el NOP y Rusia) y los dos últimos presidentes, Obama y Trump que dan prioridad a la contención de China, le impide a EEUU terminar el conflicto. Ahora se dedica a separar a Ankara de Rusia y a Siria de Irán.

Rusia, el único país interesado en terminar la guerra, ha conseguido:

Evitar que Bashar al Asad corriera (de momento) la suerte de Sadam y Gadafi.
Convertirse de una potencia regional a una global.
Fortalecer su influencia en la región.
Detener el avance de los yihadistas, en parte gracias a sus acuerdos con Arabia Saudí.
Salvar su base naval en Tartus e inaugurar otra aérea en Hmeymim
Ganar una de las guerras de gas, evitando la construcción del “Gaseoducto Árabe” y el de Irán-Mediterráneo
Crear una brecha en la OTAN, al permitir que Turquía atacase a los kurdos protegidos por EEUU, mientras entretiene al imprevisible Tayyeb Erdogan en una interminable batalla segundaria.

Pero, los logros de Rusia dependen de la voluntad de Israel y EEUU. Además, su “aliado” iraní se niega a salir de Siria, dando pretexto a Netanyahu para seguir atacando a este país, destrozando las tropas de Asad. Por otro lado, el derribo del avión ruso por Israel el 18 de septiembre ha dañado gravemente las magníficas relaciones ruso-israelíes, dificultando consolidar los acuerdos.

Israel, ha podido:

Desintegrar el Eje de Resistencia formado por Teherán, Damasco, Hizbolá y Hamas, y privar a Irán de su “profundidad estratégica”, en parte gracias a una insólita alianza con Arabia Saudí, Qatar y Turquía, con los que ha compartido el patrocinio del “yihadismo sunnita”.
Acabar con la idea del estado palestino. Ahora, para mayor preocupación de Irán, Netanyahu amenaza con atacar al Líbano.

Pero, Israel menosprecia a un Teherán que no tiene ninguna intención de salir de Siria. Por lo que ambos continuarán su guerra en el suelo sirio. El temor de Israel, de que las milicias chiítas reclutadas por Irán (en gran parte afganos y pakistaníes), se conviertan en otro Hizbolá, es absurdo, ya que éstas no son nativas, y no están allí para morir por un país que no es suyo.

Turquía ha sido el gran perdedor, no consiguió:

Recuperar la hegemonía “otomana” y sunnita (versión Hermandad Musulmana) sobre Siria, ni su mercado, ni sus reservas de gas y petróleo, y pasó de tener un crecimiento del 8.8% en 2011 al 2,3% en 2018. Además, tuvo que gastar al menos 4.5 millones de dólares (hasta el 2014) en ayuda directa a los 3 millones de refugiados sirios.
Aplastar a los kurdos de Turquía, y para más inri se encontró con una entidad kurda en Siria, dirigida por las Unidades de Defensa del Pueblo (YPG), alineado con el PKK. Ankara, ha dado un ultimátum a EEUU para que expulse a esta fuerza de la ciudad árabe de Manbich, sino lanzaría una ofensiva a la urbe. Pero, El Mando Central de EEUU para Oriente Próximo (CENTCOM) se niega a perder el control sobre la parte oriental de Éufrates, una línea natural que le servirá para separar las regiones árabes de las kurdas, como rebeló el “sirialeaks”.El pueblo kurdo, al igual que el resto de sirios, son las principales víctimas de los pactos infames de las potencias.

Más leña para el infierno

. Los ganadores no han logrado eliminar la resistencia de los “perdedores”.

. Las fuerzas de la oposición no han sido capaces de formar un gobierno alternativo a Damasco. EEUU es consciente de que parte de los “rebeldes” es tan antiestadounidense como anti Asad. La filial de la Hermandad Musulmana, organización de derecha sunnita respaldada por el Partido Demócrata de EEUU, que es el sector más fuerte de la oposición, en Siria es más reaccionaria que sus ramas en Egipto o Túnez: de perfil talibán, en caso de ganar pueden, en colaboración de los caníbales “yihadistas”, afganizar el país, donde cada señor de guerra controle una zona, empujando a los alauies armados a las montañas. Al no haber una alternativa viable a Asad, la guerra continuará, a pesar de que el único actor que necesita realmente al presidente es Irán.

. La inexistencia de un proyecto aglutinador para levantar un nuevo sistema político: El propio Asad, que se presenta como ”Yo o el caos” (señalando a Libia), se opone al borrador de la Constitución elaborada por Rusia, que prevé un sistema parlamentario que pondría fin a la dinastía Asad.

. El desacuerdo sobre quiénes deben formar parte de las negociaciones de paz: EEUU e Israel se oponen a la participación de Asad e Irán; Rusia a los grupos “yihadistas”, y Turquía a los kurdos de YPG. Llama la atención que el equipo del presidente Asad este ausente en las negociaciones de de paz de Astaná y de Ginebra.

Nueva tragedia kurda

Entre los motivos del fracaso del independentismo kurdo está su geografía, no tener acceso al mar, y estar rodeado por estados hostiles. El destino de Rojava es una carta en manos de EEUU y Rusia para regular sus relaciones con Ankara: el 90% de las reservas de petróleo y gas de Siria, sus recursos hídricos, y la producción de cereales están en la región kurda. Para Washington los kurdos tenían una fecha de caducidad, al igual que los kurdos de Irak. En Siria, los utilizó como su “fuerza terrestre”. Según Aldar Khalil, un dirigente de YPG, cuando rechazaron el ultimátum ruso de devolver a Afrin a Asad, o serían atacados por Turquía, EEUU ignoró su petición de ayuda mientras Erdogan arrasaba Afrin dejando miles de víctimas civiles a su paso. Pero, Damasco dejo a la guerrilla pasar por su territorio para ayudar a los compañeros en Afrin, pensando que ganaba de todas formas: los kurdos y los turcos se mataban en aquella ciudad azotada.

La jugada del CENTOCOM con los kurdos sirios para engañar a Turquía no ha funcionado: para que nadie le acusase de cooperar los “terroristas pro PKK”, les bautizó como Unidades de Protección del Pueblo, y después de las protestas turcas, contrató a miles de mercenarios árabes y los introdujo en el grupo llamándole “Fuerzas Democráticas Sirias (SDF)”. Turquía ahora también exige la disolución de esta fuerza paramilitar. EEUU les ha ofrecido a los turcos dejar en paz a SDF a cambio el entregará la cabeza de tres líderes de PKK, a los que ya ha puesto en busca y captura con una recompensa de 12 millones de dólares.

Asad, en caso de permanecer el poder, no tiene otro remedio que alcanzar un acuerdo con EEUU para reconocer una autonomía kurda, siempre y cuando no sea dirigida por YPG, aunque seguramente con menor autonomía que los kurdos de Irak, quienes curiosamente han establecido una buena relación con Ankara. Pero, Erdogan no permitirá una segunda “autonomía kurda” en Siria, a la que podrá seguir una tercera en Turquía y una cuarta en Irán.

Mientras, el número de víctimas de este devastador guerra sigue aumentando: por no tener acceso a la atención sanitaria, al agua potable, a alimentos; por morir bajo los bombardeos (la ultima 33 personas en Deir al Zur, el 18 de noviembre por EEUU); en el camino de la huida del infierno, y por quedarse atrapados en las zonas controladas por los terroristas, a pesar de que las televisiones ya silencian sus barbaridades.

Fuente: https://blogs.publico.es/puntoysegu...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Apostando por los barrios contra la trampa de los juegos de azar

29 December, 2018 - 00:00

El pasado 29 de octubre se celebró el Día Internacional Sin Juegos de Azar. Mientras los salones de juegos y las casas de apuestas se extienden por los barrios, vecinas, investigadores, exjugadores y cargos públicos buscan salidas ante este alarmante escenario.

Sarah Babiker

Un hombre golpea con furia la máquina tragaperras que ha engullido sus últimas monedas. Le miran estoicas las trabajadoras del salón de juego, muy jóvenes y muy maquilladas. Un grupo de chavales juega a la ruleta controlando intermitentemente sus teléfonos móviles, repartiendo su atención entre lo que se están jugando presencialmente y las apuestas en las que se embarcan en una plataforma online. Otro muchacho obsequia con una caricia a su máquina, que con voz femenina le anuncia una efímera victoria. Un puñado de adolescentes echa una tarde más entre cervezas gratis y apuestas deportivas. En el ambiente cerrado se huele el humo de los cigarros que fuman algunos usuarios del lugar, jugadores habituales que gastan más de lo que ingresan, esperando que llegue su suerte.

De todas estas situaciones da cuenta el antropólogo Rafa Díaz. Son algunas de las escenas que ha presenciado en las distintas casas de apuestas y salas de juegos de la ciudad de Madrid. Observación participante que lo ha llevado por varios barrios de la capital pero, sobre todo, por el centro y el barrio de Tetuán (Madrid) principal escenario de su trabajo de campo. Son cosas que estarán pasando ahora mismo, en alguno de los miles de establecimientos de juegos de azar que se han instalado en el Estado en los últimos años. “Pareciera que uno de los pilares centrales de muchos barrios de los distritos trabajadores de Madrid sea precisamente este modelo de negocio y de casa de empeños, así nuestros barrios tienden a ser otra parte más de la barbarie postcapitalista ultraliberal”, afirma Díaz. Pequeños hurtos para seguir apostando, espirales de créditos para cubrir deudas: no son solo los individuos quienes sufren las consecuencias, si no las familias que acaban destrozadas.

Gonzalo López, asesor de la Junta de Tetúan que trabaja el tema de las casas de apuestas, cita las cifras de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM): 73 establecimientos en Carabanchel, 72 en el centro, 63 en el Puente de Vallecas, en Tetuán 61 y en Ciudad Lineal 50. Este sería el top cinco de los distritos con mayor número de salones de juego. “Solo en la calle de Bravo Murillo, en este distrito, desde la parada de Cuatro Caminos hasta Valdeacederas tenemos abiertas 16 casas de juego”. Fue Bravo Murillo la calle elegida por vecinas y vecinos para manifestarse el pasado lunes 29 de octubre. “¡Tetuán no es un casino!”, denunciaban. Era el Día Internacional Sin Juegos de Azar y por el territorio se multiplicaban las protestas y acciones.

Y es que en todas partes han saltado las alarmas. El fenómeno es reciente pero poco sutil. “Vimos que cada vez que un comercio tradicional cerraba en el barrio, se instalaban en los locales estos establecimientos con el correspondiente aluvión de personas jóvenes, sobre todo hombres de entre 18 y 45 años, también menores de edad, que no pueden entrar pero que se sabe que lo hacen”, resume López. El mapa del azar accesible se dibuja sobre los barrios de renta baja, hábitat de trabajadores locales e inmigrantes, “el tema de la clase social es evidente”, certifica Díaz, y sigue “las personas más maltratadas y afectadas por el capitalismo que en este caso son personas inmigrantes de los barrios trabajadores, son los que más acuden a los centros allá donde he desarrollado mis investigaciones”. Un caso particular es el de los jóvenes marroquíes que ha entrevistado en su investigación y que se enfrentan a un doble estigma, pues el islam no permite el juego de azar, y su entorno puede rechazarles.

“En Villaverde, en una calle enana hay dos casas de apuestas, están muy cerca de entornos escolares”, señala Silvia González, de la Junta directiva de la FRAVM, y quien también integra el grupo de jóvenes y la asociación de vecinas de Villaverde. En su distrito también aprovecharon el lunes 29 para visibilizar el problema: “Sacamos un cartel que dice ‘Apuesta por tu barrio', un cartel fake porque copia el formato de los de las casas de apuestas. Lo hemos colocado en lugares estratégicos del distrito, y en redes sociales se movió muchísimo”. Explica González que, si bien en un primer momento se plantean ese “Apuesta por tu barrio” como una denuncia, quieren adentrarse en una nueva fase más propositiva, en la que “apostar por el barrio” implique pensar nuevas formas de ocio, que alejen a los jóvenes de estos establecimientos.

“Lo que se está haciendo es normalizar las apuestas y generando en ocasiones situaciones muy susceptibles de acabar en problemas de adicción: chavales que se enganchan y que son de zonas muy vulnerables de los barrios que no sabemos de dónde están sacando los recursos para poder apostar”, denuncia González. Ocurre que, como señala López, la Comunidad de Madrid no tiene ninguna regulación en torno al juego, no ha puesto ningunos límites en cuanto a la apertura de los establecimientos. Se pueden abrir en cualquier lado y no debería ser así, el juego no es inocuo, produce adicción”.

Al frente de la Asociación Extremeña de Jugadores de Azar en Rehabilitación (AEXJER) está Antonio Regalado. Tras superar su propia adicción al juego, preside esta organización ubicada en Almendralejo, que ha visto en los últimos cuatro años cómo cambiaba el perfil de las personas que acudían en busca de ayuda. “La edad media de cuarentaytantos ha pasado a 20, 21 o 22, nosotros tenemos un grupo muy numeroso que son jóvenes todos, quizás el más grande de España. El jugador de tragaperras, lo hay todavía en personas mayores, pero en jóvenes muy poquito, ellos hacen juego online, apuestas, otro mundo”. La asociación atiende anualmente a unas doscientas personas, la vergüenza hace que muchas se abstengan de pedir ayuda hasta que se encuentran en una situación crítica o les obliguen sus familias, “y claro, allí es más difícil salir”, valora Regalado.

En Extremadura se aprobó el pasado 26 de octubre una propuesta de Podemos para prohibir la instalación de establecimientos de juego a menos de 200 metros de centros escolares y otros espacios sensibles, limitar la concentración de salones y también los horarios de apertura. Para Regalado la medida es más que bienvenida. “En Almendralejo, en un tramo de 50 metros hay tres casas de apuestas y todas cerca de colegios donde hay chavales de 15, 16, 17 años, que al final son su fuente de ingresos. Estas personas empiezan a crearse una adicción, con las pagas que le dan los domingos ya se van a jugar”, apunta Regalado quien se pregunta, qué pasa a partir de ahora con estas casas de apuestas, si serán cerradas o trasladadas lejos de los centros escolares.

En el 2017 se actualizó el reglamento general de juego de Euskadi, explica el concejal de Equo-Berdeak en Vitoria Gasteiz, Óscar Fernández. En ese momento se ponen también una serie de límites: no puede haber más de 210 en toda Euskadi. “Nosotros, sin embargo, pensamos que se debe hacer una limitación, ya no en cada municipio sino en cada barrio, porque ya empieza a haber zonas saturadas, que generalmente son de rentas muy bajas”. Además de esta circunstancia extendida en todo el territorio Fernández identifica otra problemática: Al considerar diversas tipologías dentro de los establecimientos dedicados a juegos de azar —bingo, salón de juegos, local exclusivo de apuestas deportivas— la distancia obligatoria de 500 metros no se impone para todas las variantes pudiendo acortarse significativamente.

También el 29 de octubre, a iniciativa de los cargos electos de Equo Berdeak, en torno al espacio Elkarrekin Podemos, se presentaron mociones en varios ayuntamientos para debatir en los plenos, propuestas que pretenden afinar la regulación existente, para empezar, unificando las categorías de establecimientos para asegurar que se cumpla uniformemente con el criterio de distancia, pero también comprometiendo a los municipios en la prevención. Por lo menos hemos empezado a generar un debate y ya todo el mundo está hablando esta semana en Vitoria del tema, es importante que esta problemática que estaba algo escondida se pueda discutir”, valora Fernández.

Alejar salones de juego y casas de apuestas de los centros educativos es una necesidad que cuenta con un alto consenso. Sin embargo el hecho de que las apuestas sean online dificulta profundamente su abandono. “Todos llevamos una casa de apuestas en el bolsillo”, alerta Regalado, “yo he estado años sin entrar en bares por miedo a las tragaperras, ahora las veo y estoy tranquilo. Pero ¿cómo le escapas al móvil?”.

El concejal de Equo-Berdeak en Vitoria Gasteiz explica que los límites deberían establecerse por municipios: “Empieza a haber zonas saturadas, que generalmente son de rentas muy bajas”

En Madrid, Castilla la Mancha o Aragón Podemos ha presentado distintas PNL que persiguen limitar este “auge” de los juegos de azar a costa de los recursos de quienes atraviesan peores contextos materiales. Por otro lado, González señala la importancia de que “entre la juventud se está dando un movimiento bastante importante de alerta, aquí estamos jóvenes de todas las asociaciones vecinales de la Comunidad de Madrid Coordinados a través de la FRAVM impulsando charlas informativas”. Desde Almendralejo Regalado incide en la necesidad de tener encuentros con padres y madres para completar las sesiones de prevención, para ello señala la centralidad de los AMPAs. Con la mirada entrenada, es fácil detectar los casos. “Yo voy a los colegios y cuando digo el nombre de un juego o algo más o menos así, te los cazas a la primera. Quien haya jugado a ello, se empieza a poner nervioso, a cuchichear con el de al lado...”, cuenta.

Para Díaz la problemática es profunda: “se está construyendo el deseo, como una especie de ausencia y en este sentido una ausencia de dinero. El que mediante el trabajo no se puede llegar a conseguir. Es de esa ausencia que se produce ese deseo por intentar ganar dinero”. El antropólogo plantea la necesidad de de volver a otro deseo basado en la presencia, en lo que está y no en lo que no está. También considera necesario reconstruir los tejidos sociales descompuestos en los barrios.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/secto...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Reivindiquemos el concepto de "España Una"

28 December, 2018 - 00:05

A pocas personas mínimamente informadas escapa el hecho de la importancia que los sentimientos de índole nacionalista despiertan entre la ciudadanía aquí y allá. Resulta tristemente lamentable ver a grupos enfrentados: amigos, familias, vecinos... por ser portadores de diferentes sensibilidades en dicho sentido. En concreto en nuestro país, España, resulta penoso observar cómo se ha truncado la convivencia y la fraternidad que hasta hace unas décadas unía a los españoles y las españolas de unas y otras regiones de la piel de toro.

Hoy, sin duda por algún tipo de progresismo mal entendido -cuando no por afloraciones individuales de odio dignas de la consulta de los psiquiatras- proliferan los separatismos. Cataluña, Vascongadas -incluso Galicia y el Levante- albergan en sus hermosas y feraces tierras a no pocas de estas personas resentidas, ignorantes de que, cual si fuera a su propia madre, muerden la mano que les da de comer.

Es imperioso poner freno a esta situación antes de que vaya a más y sean irreparables las heridas causadas entre hermanos que jamás deberían abandonar la senda fraternal. Desde el Grupo Antimilitarista Tortuga queremos decir que todo nacionalismo es malo en sí: es un nocivo germen de división en el que está larvada la violencia. Es por ello que debemos, hoy más que nunca, reivindicar el ideal de España y su unidad. Esa comunión de identidades, historia, paisajes, gastronomías, floklores... que confluyen en un mismo ideal compartido: una unidad de destino.

Como bien se dijo siempre, en la unidad está la fuerza. O también: divide y vencerás. Es por ello que debemos permanecer unidos para conjugar las amenazas que se ciernen sobre nuestra convivencia democrática. Reivindiquemos también la solidaridad entre las regiones españolas más ricas y aquellas con menores índices de desarrollo. Como también se dice: compartir es amar. Y, a nivel macroeconómico, la cohesión reforzará nuestro carácter de potencia en Europa y en el mundo.

Por otra parte, como colectivo antimilitarista y de izquierdas, Tortuga quiere hacer suyas las indicaciones del líder de Podemos, Pablo Iglesias, y del -también muy razonable- miembro del mismo partido, Íñigo Errejón, de que no se debe abandonar la idea de "España", y su defensa, a la derecha. Tan orgullosos como ellos de ser españoles, aquí nos presentamos también los miembros y miembras de este humilde colectivo antimilitarista, poniendo nuestro granito de arena para sostener, juntos, el mástil de nuestra bandera roja y gualda.

Cigala News

Categorías: Tortuga Antimilitar

Vendedores de armas

28 December, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Enrico Ferri: Antropología del poder y de la libertad

28 December, 2018 - 00:00

Toda teoría política está ligada a una antropología determinada y “comparable”, es decir, a una visión específica del ser humano. Es posible hablar de antropología –literalmente “tratado sobre el ser humano”– solo si pensamos que pueda haber una representación unitaria de la naturaleza humana, que todos los humanos tengan unas características esenciales, es decir, “naturales”, comunes. Por otro lado, cuantos opinan que todos los hombres tienen la misma naturaleza, dan por descontado que en su dimensión social y comunitaria los humanos deben vivir de forma coherente con tal naturaleza.

Antropología y teoría política

Lo recordado no se relaciona solo con la antropología, sino también con la lógica: si por ejemplo considerásemos al hombre como una criatura de Dios –como sucede en las religiones monoteístas– deberemos estar de acuerdo en la necesidad de que el hombre, tanto en la dimensión pública como en la privada, viva de manera conforme a la voluntad percibida a través de la revelación de su creador.

Existe también una prueba de lo contrario de lo recordado: por ejemplo, cuantos piensan que todos los hombres son antisociales y agresivos por naturaleza, no pueden imaginar una forma de convivencia fundada sobre la primacía de la libertad, que exaltaría las naturales tendencias agresivas e imposibilitaría la convivencia pacífica.

El gran monstruo, el Estado absoluto

Tres mil años de historia nos muestran una serie diferenciada y alternativa de formas de gobierno; en la época moderna se contraponen, entre otras, dos teorías extremas e incompatibles: la del Estado absoluto totalitario, que se rige por la fuerza y la brutalidad, y la basada en la libertad de los individuos, vistos como individuos privados tanto como sujetos políticos. La primera es la del “Estado Leviatán”, fórmula que retoma el título del famoso libro de Thomas Hobbes, que a su vez se refiere a un monstruo marino del que se habla en varios pasajes de la Biblia. El Leviatán es utilizado en la Biblia también en sentido metafórico, como símbolo de reyes y naciones potentes, retomado por Thomas Hobbes en su obra principal como sinónimo de Estado absoluto: una especie de monstruo que se impone esencialmente gracias a su potencia. Absoluto significa “superiorem non recognoscens”, disponer en el propio ámbito específico de un poder omnímodo, es decir, no limitado ni condicionado por nadie. Tal poder está concentrado en las manos de uno o de unos pocos, mientras todos los demás son súbditos, sujetos a tal poder. En este punto surge espontáneamente una pregunta: ¿por qué motivo y a cambio de qué los miembros de una comunidad deberían someterse a un poder tan totalitario, renunciando a la condición de ciudadanos libres para convertirse en súbditos?

El hombre lobo y la agresividad humana

Hobbes explica en todas sus obras políticas, en los Elementos, en De Cive y en Leviatán, precisamente a partir de una visión del hombre rigurosa y dramática, que se puede resumir en la famosa fórmula homo homini lupus (el hombre es un lobo para el hombre); el hombre entre los demás hombres se comporta como una fiera. Esto es el hombre en estado original, en estado natural, que para Hobbes es un “estado de guerra” donde los individuos gozan de una libertad absoluta que solo es teórica, porque se expresa con una extensa agresividad, que hace precaria e insegura la vida de los individuos. El paso del estado natural al estado civil llega a través de la creación de una realidad artificial que centraliza y monopoliza el poder de los individuos, que ceden al Estado-Leviatán su poder y su libertad a cambio de seguridad. Hobbes seguramente estuvo influido por los acontecimientos de su época, ya que vivió gran parte de su existencia en una precaria condición de guerra. Su modelo de Estado absoluto, si bien no puede asegurar la paz en el ámbito internacional, la garantiza en el interior del Estado, con la fuerza y la autoridad que impone a todos los súbditos, los cuales renuncian a una parte considerable de su libertad a cambio de seguridad y paz.

Sociabilidad humana y asociaciones libres

En las antípodas de la teoría hobbesiana hay una visión del hombre y de la política fundada sobre el imperio de la libertad y la natural sociabilidad del hombre, que encontramos ya en el pensamiento clásico y en la filosofía política de la democracia antigua. Es la teoría que considera al hombre un zoon politikon, un animal sociable, y a la polis, la comunidad política, como un conjunto de libres e iguales que se autogobiernan, gestionando por turno y por tiempo las diferentes tareas. El límite de la teoría aristotélica, como el de la democrática, reside en el hecho de que no se refiere a todos los hombres, sino solo al varón adulto, libre y ciudadano, excluyendo a las mujeres, los esclavos y los extranjeros. Por ejemplo, si bien Aristóteles considera al hombre naturalmente sociable, justifica la marginación social de las mujeres y llega a considerar “natural” la esclavitud; es decir, distingue a los hombres en dos categorías, libres y esclavos, casi una teoría protorracista. La propia democracia griega, aunque valora extraordinariamente la libertad, el compartir y distribuir el poder entre todos los polites, los ciudadanos, niega la participación en la gestión del poder a las mujeres y mantiene en la condición servil a una parte de los habitantes de la ciudad. No obstante, no hay que minimizar la aportación de tal concepción del hombre y de la comunidad política: por primera vez se plantea que todos los miembros de una comunidad deben gestionar el poder en régimen de autoadministración y defenderse a sí mismos a través de lo que representa el primer ejército del pueblo en la historia.

Antropología libertaria

En la base de la democracia antigua, como en el moderno pensamiento libertario, hay una visión “pesimista”, casi “trágica”, del poder a la que se contrapone una concepción positiva y optimista de las capacidades humanas, es decir, una antropología de signo positivo que considera a cualquier hombre digno y capaz de ser libre y de utilizar de manera positiva y socialmente útil la libertad. La libertad puede ser entendida como un valor, como un principio positivo solo si pensamos que los humanos son capaces de usarla de modo provechoso para sí mismos y para la comunidad en la que viven.

Existe una relación inseparable entre toda teoría de la sociedad y la visión del hombre en que se basa y en la que se identifica. Los dos extremos, al menos en el pensamiento clásico, pueden identificarse en la filosofía aristotélica y en la de Thomas Hobbes. Al zoon politikon, al hombre animal político, es decir, social, de Aristóteles, se contrapone el “hombre lobo” del filósofo de Malmesbury.

Ambivalencia impulsiva

Entre ambas hay una serie de teorías, por así decir, “intermedias”: por ejemplo la antropología en la base del cristianismo describe un hombre que, en términos freudianos, podremos definir con una ambivalencia impulsiva. Criatura de Dios, hecho a su “imagen y semejanza”, pero al mismo tiempo imperfecto, presa de las pasiones y capaz de pecar, hasta despreciar su papel de criatura y rebelarse al creador, culpa por excelencia que está en la base del “pecado original”. Esta visión por la que el hombre no es ni ángel ni demonio, pero puede convertirse en lo uno o lo otro, ha sido justificada por la Iglesia, considerada necesaria para orientar y guiar a los cristianos en su elección.

Lo que Freud define como “ambivalencia impulsiva”, es decir, como duplicidad en el hombre tanto de impulsos agresivos, de muerte (identificados con Tánatos), e impulsos eróticos, que abocan a las relaciones (identificadas con Eros) es difícilmente rebatible. Los testimonios históricos y los datos de las crónicas nos facilitan las pruebas irrefutables de cómo el individuo es capaz de ser solidario y fraterno con los demás, pero también violento y sádico. Todo hombre puede ser al mismo tiempo, si bien en contextos diferentes, tanto ángel como demonio, tanto solidario como agresivo. Una serie de estudios freudianos a partir de las Consideraciones sobre la guerra y la muerte de 1915, explican por qué el hombre en tiempo de guerra, una vez despreciadas las rémoras sociales, puede con toda naturalidad transformarse en una máquina de matar, en un asesino, ya que la agresividad es un componente estructural, “natural”, de su psique.

Optimismo antropológico

La visión del hombre fundada en la “ambivalencia impulsiva”, en la doble presencia de sociabilidad y agresividad, está presente también en el pensamiento anarquista, si bien prevalece la primera perspectiva: el hombre, todo hombre, es considerado sustancialmente sociable, capaz de la cooperación y la solidaridad con los demás hombres, capaz de vivir libremente y sin la necesidad de una organización jerárquica de la sociedad. En otras palabras, con posibilidades de crear una sociedad sobre bases igualitarias y libertarias, en un régimen de autoadministración, de democracia directa. Es una teoría que retoma el pensamiento político y la antropología de la democracia griega y que conjuga lo que yo defino como “optimismo antropológico”, con una visión “escéptica” si no trágica del poder. Los griegos, por primera vez en la historia, teorizan y traducen en realidad la idea de que todo hombre es capaz de gobernar la polis, la sociedad política en la que vive. No uno, no unos pocos, sino todos los miembros de una comunidad política, pueden y deben, según teóricos como Protágoras y personajes como Pericles, gestionar la cosa pública, común a todos. Al comienzo de este artículo, subrayaba cómo la democracia, si por un lado significaba “gobierno de todos los ciudadanos”, por otro lado excluía a los “no ciudadanos”, como los extranjeros y los esclavos. Al mismo tiempo, sin embargo, hay que recordar que en sus orígenes la democracia ateniense permitía (si bien como excepción) que individuos como los metecos (extranjeros residentes) e incluso los esclavos pudieran convertirse en ciudadanos. En otras palabras, ningún hombre era considerado incapaz por naturaleza de convertirse en ciudadano, o sea, un sujeto políticamente activo, capaz de (auto)gobernarse. La moderna teoría libertaria no dice nada diferente: cualquier humano tiene la posibilidad de vivir como ser libre, es decir, de autogobernarse cooperando con sus semejantes, sin necesidad de construir realidades políticas basadas en la jerarquía, en las que el individuo asume el papel de súbdito, de siervo y no de hombre libre.

Esto significa “optimismo antropológico”: pensar que todo hombre, al menos en potencia, sea capaz de ocuparse de la organización y la gestión de la sociedad en la que vive. “En potencia” no quiere decir de forma abstracta e hipotética; significa que quienes parecen desmentir este asunto, revelándose incapaces de autogobierno, no son tales por incapacidad natural, congénita, sino por limitaciones de tipo cultural, histórica o contingente, ligados a una específica condición social, cultural y temporal. Una vez eliminados esos impedimentos, por ejemplo ayudando a las personas a tener una formación cultural adecuada, cualquier humano, si bien con diferentes modalidades, llegará a cooperar con sus semejantes y será capaz de tener y ejercer el “arte de la política”.

La cuestión de la libertad

Solamente una teoría de este tipo puede poner como central la cuestión de la libertad. La libertad es considerada un valor, incluso “el valor” por excelencia, solo si imaginamos un hombre naturalmente sociable, “bueno”, que a través de la libertad realiza de manera espontánea y natural su sociabilidad. Para cuantos, como Thomas Hobbes, piensan que el hombre es agresivo por naturaleza, la libertad es un no-valor, puesto que libera la agresividad humana, libera al “lobo” de las cadenas y le permite agredir, hacer el mal a sus semejantes. Ante tal perspectiva, el valor sería la autoridad y no la libertad.

La teoría libertaria, por antigua o moderna que sea, une a la visión optimista de la sociabilidad humana y de sus capacidades políticas una visión escéptica del poder. El poder no es considerado como poseedor de un valor en sí, sino que tiene solo un valor de uso, por añadidura solo a condición de que no sea prerrogativa de uno o de pocos, de un soberano, una clase o un partido, sino que sea de toda la comunidad, de forma paritaria y rotatoria, sin que sean profesionales de la política o personas que detenten el poder de forma permanente, sin límites y sin tener que rendir cuentas.

Esta visión “escéptica” del poder, al menos en parte empaña el optimismo antropológico: todo hombre es sociable y solidario a condición de que no ostente un poder sin límites ni condicionamientos, sino que sea compartido, ejercido por turno y dirigido al bien común bajo el control de todos. Existe una cuestión importante ligada a estas dos teorías: ¿por qué el hombre capaz de autogobernarse en el curso de la historia ha vivido a menudo en sociedades jerárquicas y autoritarias, contrarias a su naturaleza más profunda? Cuestión importante pero que no nos es posible afrontar en esta ocasión.

Enrico Ferri

Publicado en el Periódico Anarquista Tierra y Libertad, octubre de 2018

Fuente: https://www.portaloaca.com/pensamie...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un mundo oculto: La red global del comercio de armas

27 December, 2018 - 11:18

Agustín Velloso
Tortuga.

Hoy presento el documental de Aljazeera del 22 de diciembre de 2018:

"Un mundo oculto: la Red Global del Comercio de Armas.
Investigación sobre la industria global de armas que cuenta sus beneficios en miles de millones y sus pérdidas en vidas humanas"

Las Navidades son fechas propicias para los estrenos de cine. Éstas de 2018-19 traen además un documental de inmundicia y horror con un título peliculero, típico de publicistas y medios de comunicación.

De todos modos el documental merece la pena pues aparecen algunos de los principales asesinos en serie del mundo a sueldo de las multinacionales más poderosas, habitualmente conocidos como jefes de Estado, presidentes de gobierno, secretarios de Estado, príncipes, etc.

Uno de los participantes en este enorme negocio (en el argot un fixer: intermediario, correveidile, conseguidor) que habla en el documental sobre esos políticos con la soltura de un sumiller, los describe así: “son como las putas, con la diferencia de que ganan muchísimo más”.

Llamo la atención sobre esta comparación no por su mal gusto –lógico en un degenerado como él, no parece caer en la cuenta de que aquellas no asesinan- sino porque a lo largo de los 46 minutos de narración, como ya se aprecia en el subtítulo, todo se reduce a obtener dinero por cualquier medio, cuanto más mejor, sin límite, continuamente. Lo demás es circo, trucos de magia, teatro sangriento del absurdo, espiritismo.

En la cinta aparecen aviones de guerra, víctimas, analistas políticos, sesiones parlamentarias, declaraciones altisonantes, escenas de represión, palacios, lujos, etc., miles de fotogramas muy diferentes unos de otros, pero la trama es siempre la misma: cómo conseguir más y más dinero.

Una de las conclusiones que se extraen es que no existe ninguna otra razón para este magnífico negocio. Ni la defensa nacional, ni el control del mundo, ni la guerra contra el terror, ni la escasez de materias primas, ni la naturaleza humana, ni la teoría de la conspiración… Todo esto y más se convierte en un medio para ese fin: personas, recursos, la política, la empresa, el mundo entero en definitiva

Tanto es así que otro participante declara que “da igual que perdamos la guerra en Afganistán, es bueno para el negocio”. Este punto de vista resulta del todo razonable, lo mismo diría el entrevistado si la hubieran ganado, ya que lo único imprescindible para el negocio es querer hacerlo.

Con eso basta porque todo lo demás se confabulará para que prospere: un fabricante de armas por allá, allí un gobernante incómodo de un país pequeño o mediano del tercer mundo, mejor si es con petróleo, aquí dos o tres editoriales por los que éste pasa a ser dictador en unas semanas, a mano siempre hay un político preocupado por las mujeres musulmanas, otro por los terroristas, acullá aparecen armas biológicas y en el momento adecuado surgen los telediarios emitidos desde playas turísticas en las que aparecen niños muertos y desde hospitales remotos donde incubadoras vacías son la prueba definitiva de que alguien maligno los ha sacado para estrellar sus sesos contra las paredes.

El pueblo y el populacho se apiada y se excita respectivamente ante su televisor y empieza la carnicería, seguida por el envío de ONGs sin fronteras, donativos, firmas y tuits; luego es el turno de la huida de refugiados y de nuevas medidas para proteger a aquellos de las invasiones que causan, es decir, nuevas armas, nuevas intervenciones, nuevas reuniones de alto nivel y sus correspondientes comunicados, nuevas víctimas.

Nada nuevo, se dirá. Desde luego que es así, más aún, es el sino de la historia de la humanidad, sólo que ahora se conoce a través de la televisión e Internet. Ocurre además que en la actualidad ya no se trata de grandes penalidades sino del riesgo de Armagedón, por su capacidad destructiva, de consumo de energía y de contaminación. Además por su efecto pervertidor y deshumanizador.

El ser humano individual, impotente y temeroso ante esa fuerza, se acostumbra para seguir viviendo, aunque sea mal, y se resigna a su destino. La gente, especialmente si está lejos de las bombas, hace como que no ve lo que ocurre. Por supuesto a algunos anormales les parece necesario y a otros hasta bueno.

Entre los que ven y saben hay una tendencia a olvidar lo fundamental y a enredarse en lo demás: legalidad, legitimidad, intervención humanitaria, derecho a proteger, atacar para no tener que defendernos y otras gilipolleces. Esta alucinación impide cambiar este estado de cosas antes de que una nueva guerra –que ya anticipa el documental para los próximos años- acabe con todo definitivamente.

El documental está en inglés y se puede ver en:

https://www.aljazeera.com/programmes/specialseries/2018/12/shadow-world-global-arms-trade-network-181222094047143.html

(Nota: no me parece oportuno en estas líneas salir del documental para entrar en las razones de Aljazeera para emitirlo en estas fechas y soltar unas cuantas coces a Arabia Saudí, el Reino Unido, Estados Unidos, etc.)

A continuación sigue un extracto del texto de presentación del documental. Posteriormente dejaré otras notas personales sobre varias escenas que más me han llamado la atención.

El negocio del comercio internacional de armas asciende a cien mil millones de dólares por año, según Pieter Wezemen, investigador principal del Stockholm International Peace Research Institute (Sipri). El volumen del negocio ha crecido paulatinamente en los últimos 15 años.

Basado en el libro de Andrew Feinstein, The Shadow World: Inside the Global Arms Trade, el documental revela algunas de las operaciones de venta de armas más corruptas de la historia.

El acuerdo más notable entre el Reino Unido (el principal productor de armas de Europa Occidental) y Arabia Saudí (su principal país de exportación) es el acuerdo de Al-Yamamah con la empresa británica BAE Systems (British Aerospace). Las primeras ventas tuvieron lugar en septiembre de 1985.

Arabia Saudita encargó armas por valor de 54 mil millones de dólares. Una corrupción masiva aseguró el contrato a BAE. La Oficina Británica de Fraude a Gran Escala identificó pagos corruptos por valor de siete mil millones.

Para allanar el camino hacia el príncipe Bandar Bin Sultan Al Saud, embajador saudí en Estados Unidos entre 1983 y 2005, BAE le regaló un enorme avión comercial para él solo y mil millones de libras durante años.

Según el editor de The Guardian David Leigh, Mark Thatcher, el hijo de la primera ministra Margaret Thatcher, se llevó más de 15 millones de dólares en efectivo como intermediario del acuerdo de Al-Yamamah.

El negocio internacional de armas ha llevado al mundo a un estado de guerra perpetua.

Lawrence Wilkerson, coronel retirado y Jefe del Gabinete del Secretario de Estado Colin Powell, afirma que la muestra definitiva de la voluntad de un estado de seguridad nacional es hacer lo que sea preciso para crear una situación de guerra perpetua.

“La élite de la seguridad nacional hoy se compone principalmente de gente que usa una y otra vez las puertas giratorias”. Dick Cheney, secretario de defensa y vice presidente de Estados Unidos, es un ejemplo de libro (se refiere a su etapa de director de la Compañía Halliburton entre 1995 y 2000).

Wilkerson añade que este sistema giratorio entre empresas privadas y gobierno “da como resultado que la seguridad nacional esté formada por una élite muy reducida y muy rica".

Estados Unidos es también el principal suministrador de ayuda militar a Israel. El economista israelí Shir Hever dice: “cada dos años más o menos Israel ataca a la Franja de Gaza y justo después hay una feria comercial en la que las compañías de armas israelíes exponen sus tecnologías. La primera publicidad que realizan es: Las hemos probado ya sobre seres humanos”.

A través del comercio mundial de armas se deteriora la democracia, mientras disminuyen las oportunidades de trabajar por la paz global.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Siria: La guerra que no nos han querido contar (I)

27 December, 2018 - 00:05

El conflicto en el país de Oriente Próximo se sustenta en mentiras: las grandes potencias defienden sus intereses políticos y económicos. El pueblo es lo de menos.

Alberto Rodríguez

En Siria no hubo en 2011 ninguna revolución. La guerra de Siria es el resultado de un conflicto entre dos sistemas; el secularismo socialista del Partido Baaz frente al islamismo liberal en lo económico de los Hermanos Musulmanes. Se trata de un enfrentamiento que lleva desangrando Siria desde los años sesenta, cuando los baazistas tomaron el poder por primera vez, y que en 2012 se recrudeció cuando islamistas de todo el mundo acudieron a la llamada de la yihad hasta provocar el conflicto que, entre disputas de poder y fuego cruzado, ha convertido a Siria en un puzzle de cientos de milicias, organizaciones e intereses que se sostienen sobre la muerte.

Desde el principio, la guerra se sustentó en mentiras. Estados Unidos busca mantener la hegemonía de sus aliados en la región para que sus empresas sigan operando en el mercado de los recursos. Junto a Estados Unidos, Francia, Qatar y Arabia Saudí necesitaban encuadrar la opinión pública a su favor para que ésta respaldase una intervención directa dentro de Siria dando apoyo logístico, militar y financiero a los rebeldes. En ningún momento se planteó qué porcentaje de población local estaba a favor de su gobierno y qué porcentaje de población estaba a favor de derrocarlo porque, sencillamente, no importaba.

Rusia por su parte, bajo la excusa de defender Siria, decidió involucrarse en el conflicto para proteger tanto su estratégica salida al Mediterráneo en el puerto de Tartús como sus intereses comerciales y políticos. Con la Siria de Bashar al-Assad, Putin sabe que sus enemigos regionales no podrán construir un gaseoducto desde Qatar hacia Europa pasando por Siria, por lo que los rusos se aseguran ser los únicos que suministren gas natural a Alemania y países vecinos a través del mar Báltico. Al beneficio económico se le añade la ventaja política de poder chantajear con recursos básicos.

Irán, Israel, Turquía y Arabia Saudí están enfrascados en una disputa por la dominación regional, algo en lo que Estados Unidos juega un papel vital a favor de su principal aliado Israel.

Con la Siria de Bashar al-Assad, Putin sabe que sus enemigos regionales no podrán construir un gaseoducto desde Qatar hacia Europa

Entre las manifestaciones legítimas por reformas de 2011 y quienes querían derrocar al gobierno, hay una gama de grises que, tanto los Hermanos Musulmanes en el exilio como las Estados Unidos, Arabia Saudí, Francia y aliados supieron explotar, y que las organizaciones yihadistas aprovecharon para hacerse un hueco dentro de Siria.

Éstos países ya tenían en 2011 un objetivo claro: pedir una intervención para salvar al pueblo sirio, pero sin preguntar al pueblo sirio.

“Esta revolución es por dignidad”, “la ‘primavera árabe' tumba a tres dictadores y otros tres permanecen en el poder” o “la primavera árabe se marchita”, titulaban algunos medios, la gran mayoría refiriéndose a la primavera árabe como un movimiento democratizador homogéneo; como una receta que podía aplicarse en cualquier país.

Las revueltas de Bahrein estaban lideradas por la oposición chií, mientras que en Túnez el movimiento islamista suní Ennahda buscaba aprovechar las protestas contra la dictadura para hacerse con el poder. Del mismo modo, Siria siguió un camino distinto que desembocó en la guerra que los Hermanos Musulmanes, un partido ilegalizado y responsable de varios intentos de golpe de Estado y magnicidio, llevaba deseando iniciar desde hacía tres décadas.

Lejos de lo que decían los titulares de prensa, la Siria presidida por Bashar al-Assad no era un país de partido único. Si bien hasta la reforma constitucional de 2012 el Partido Baaz Árabe Socialista gozaba de una posición privilegiada como partido del Estado, también son legales el Movimiento Socialista Árabe, Unión Socialista Árabe de Siria, Partido Comunista Sirio, Partido Comunista Sirio (unificado), Unionistas Socialdemócratas, Unionistas Socialistas, Partido de Unión Árabe Democrática, Partido Unionista Socialista Democrático, Movimiento de Pacto Nacional, Partido Social Nacionalista Sirio y Nasseristas.

Para entender el conflicto irreconciliable entre el Estado sirio y los Hermanos Musulmanes hay que conocer la base ideológica de ambos.

El Partido Baaz surge tras la descolonización y tiene como base ideológica el secularismo y el socialismo no marxista. Su ideología nacionalista árabe busca unir a una población desarraigada y sin identidad tras el Imperio Otomano y la colonización francesa, al tiempo que hace frente al panislamismo. Para ello apuesta por la construcción de un estado secular y anti-imperialista que reconozca todas las etnias y confesiones que conforman el país más diverso de Oriente Medio.

Los Hermanos Musulmanes, en cambio, buscan recuperar la identidad islámica de los países árabes y son liberales en lo económico y conservadores en lo social. Aunque se presentan como una organización islamista moderada, los Hermanos Musulmanes tienen un largo historial de violencia en Oriente Medio y el Norte de África. En los años 40 asesinaron al primer ministro de Egipto Mahmud Pasha, en los años 50 intentaron asesinar al presidente egipcio Gamal Abdul Nasser, y en 1988 se unieron al Frente Islámico de Salvación en Argelia, en un alzamiento islamista que provocó una guerra civil en la que murieron más de 200.000 personas.

La hermandad bebe del deobandismo, una corriente integrista del islam que busca volver a los orígenes del mismo para vivir como en los tiempos del profeta Mahoma y que también comparten los talibanes. Esta escuela persigue eliminar cualquier vestigio cultural, social y político que no tenga raíces islámicas.

En Siria no tardaron en convertirse en la principal fuerza de oposición sectaria al secularismo del Baaz, y desde que este llegase al poder en los años 60, han intentado derrocar al gobierno en múltiples ocasiones.

Además del rechazo que sienten los HHMM hacia las ideologías claramente seculares y “occidentalizadas” como la del Baaz (Renacer), hay que añadir que Bashar al-Assad es alauita, una minoría dentro del chiísmo. Según las escuelas jurídicas que engloban el integrismo suní, los chiíes son herejes a los que hay que eliminar, lo cual lleva la lucha política también al ámbito religioso sectario.

Hay que matizar que los HHMM no representan a todas las corrientes integristas que actualmente combaten en Siria, ya que, a pesar de compartir raíz ideológica, cada una busca aplicar la ley islámica de su escuela jurídica. Por ejemplo, los principales clérigos salafistas han declarado fatwas contra la hermandad porque consideran la actividad política un peligro para la da'wa y su objetivo final de instaurar la sharía destruyendo las instituciones previas.

El problema de ideologías pan-islamistas como la de los Hermanos Musulmanes reside en que Siria no es un país musulmán sino multiconfesional y multiétnico. Un Estado gobernado por la sharía llevaría inevitablemente a limpiezas étnicas y el exterminio de la mitad de la población.

Cuando Bashar al-Assad llegó al poder en el año 2000, hizo reformas que limitaban el control del Estado sobre la población. Esto provocó que la oposición islamista contase cada vez con menos base social, lo que se tradujo en que fracasasen todos sus intentos de golpe de Estado, por lo que se vieron forzados a buscar apoyos en el exterior; principalmente británico, francés y de EEUU. Poco antes de que estallase el conflicto, la oposición ligada a los Hermanos Musulmanes y asentada en Londres creó Barada TV, el medio de referencia que se utilizó para pedir el derrocamiento de Bashar al-Assad e informar en Europa de forma parcial y propagandística sobre las protestas sirias.

Según Barada TV, cientos y hasta miles de personas eran asesinadas por “las fuerzas de Assad” cuando protestaban contra el estado de emergencia, situación que vivía Siria desde hacía más de cincuenta años debido a los constantes golpes de Estado y la guerra con Israel, que lejos de haber terminado se mantiene con la ocupación israelí de los Altos del Golán. Según cables difundidos por Wikileaks, desde 2006 y tras congelar sus relaciones con Siria en 2005, los Estados Unidos entregaron a Barada TV más de 6 millones de dólares para operar el canal y financiar “actividades de la oposición” dentro de Siria. La financiación no terminó tras el mandato de Obama, sino que continuó con la administración Trump. Se estima que, entre 2005 y 2010, Estados Unidos introdujo en Siria unos 12 millones de dólares para financiar a grupos insurgentes opositores al Gobierno de Al-Assad antes de que estallase la guerra, una cifra que aumentaría exponencialmente durante la guerra hasta alcanzar los 12.000 millones.

Las diversas injerencias muestran que el conflicto se forzó desde el exterior, principalmente de la mano de potencias extranjeras y del entorno de los Hermanos Musulmanes en Europa, donde cuentan con 500 asociaciones ligadas a la Federación de Organizaciones Islámicas en Europa (FOIE), entre las que destaca el Movimiento para la Justicia y el Desarrollo, que entró en Siria –donde estaba ilegalizado– durante la guerra.

El conflicto se forzó desde el exterior, principalmente de la mano de potencias extranjeras y del entorno de los Hermanos Musulmanes en Europa

La demonización de Siria permitió justificar políticas como la de sanciones impuestos por parte de EE.UU., que tenían como objetivo debilitar la economía y agravar una crisis acentuada por la corrupción y el aperturismo económico que trajo por ejemplo consigo la retirada de algunos subsidios en zonas rurales afectadas por una sequía que en 2011 cumplía su quinto año. Estas políticas llevaron la economía al límite, acentuaron la desigualdad en un país más equitativo que Rusia, EE.UU. o España según el índice GINI y buscaron provocar una debilidad con la cual forzar el conflicto social.

Aprovechando el contexto de las protestas de 2011, los islamistas pudieron infiltrarse entre las masas e introducir combatientes extranjeros para derrocar al Gobierno o, de no lograrlo, iniciar la guerra. El plan había funcionado.

Hacia un nuevo orden mundial: la guerra ha reinventado las Relaciones Internacionales

Desde 2011 Siria se ha convertido en una especie de tablero de ajedrez en el que cada país tiene su pieza. El eje Estados Unidos, Israel, Arabia Saudí, Jordania y Emiratos Árabes Unidos está enfrentado a Rusia, Irán y China. Qatar y Turquía se mueven entre dos aguas, y países como Corea del Norte llegan a acuerdos con Siria sin hacer demasiado ruido. En medio, se encuentra la población siria, que solo anhela la paz y que todo vuelva a la normalidad.

¿Pero por qué terceros países iban a querer invertir millones de dólares en una guerra que no es la suya? En unos casos lo que persiguen no son más que acuerdos comerciales y el dominio de una región que conecta Asia con Europa. En otros, se trata de sobrevivir.

La supervivencia es lo que mueve a Israel y Arabia Saudí, que se sienten bajo asedio. Tras la guerra de 2006 en la que Hezbollah se impuso a Israel en el sur de Líbano, el Eje de Resistencia formado por Hezbollah, Siria, Irán y Palestina se popularizó enormemente en el mundo árabe. Esto suponía un riesgo para la monarquía de los Saud, con una inestabilidad interna –acentuada por la minoría chií fuertemente reprimida– que el Estado nunca llega a controlar y un riesgo para Israel, que no podía ver fortalecidos a los enemigos con los que comparte frontera. Además, Israel es una potencia emergente con problemas demográficos debido al gran número de población judía de todo el mundo que acoge, por lo que mantener su política de asentamientos y el territorio ocupado del Golán se ha convertido en una necesidad. Todo apunta a que tras la guerra de Siria, habrá un recrudecimiento de las tensiones con el sur de Líbano donde hay una importante reserva de gas natural.

Las protestas de 2011 fueron una gran oportunidad para descabezar el Eje de Resistencia al intentar aislar Líbano, Siria y Palestina de Irán. Para ello, Israel y Arabia Saudí se valieron de compartir un objetivo común con los integristas suníes que buscaban eliminar el eje ante el temor de una dominación chií y pro-iraní en todo Oriente Medio.

Irán, al igual que Arabia Saudí, sabe que su supervivencia está en juego. La disolución de la Media Luna Chiíta (Irán, Irak, Siria y Líbano) haría que el país persa quedase completamente aislado y a merced de sus enemigos regionales e internacionales. Irán se ha involucrado en la guerra de tal modo que anualmente invierte miles de millones de dólares en dar apoyo a Siria tanto a nivel militar como logístico, entregando petróleo y ayuda humanitaria. Las cifras varían según las fuentes entre los seis mil millones y los veinte mil millones de dólares. Además del gasto monetario, los iraníes han perdido más de un millar de soldados en suelo sirio.

Este enfrentamiento entre Arabia Saudí e Irán ha afectado a las relaciones de los saud con Qatar, que es un importante aliado de los iraníes, desembocando en una crisis política en 2017 con bloqueos a Qatar por parte de Arabia Saudí y el cese de las relaciones diplomáticas de Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Bahrein y Arabia Saudí con Qatar. Durante unas semanas se llegó a hablar de una invasión saudí, pero eso jamás sucedió ya que en la capital de Qatar, Doha, Estados Unidos cuenta con una de sus mayores bases en la región, al-Udeid, con 11.000 efectivos y 100 aviones operativos.

Rusia no ha entrado en Siria por solidaridad internacionalista. Siria proporciona actualmente a Rusia la baza estratégica de la salida al mar Mediterráneo, por esta razón intervino militarmente para salvar del colapso al gobierno sirio cuando los rebeldes se encontraban más fuertes –antes de las luchas de poder que les han sentenciado–.

Los rusos no entraron a Siria hasta 2015. Durante los primeros años de la guerra, el Kremlin mostró cierta disposición a colaborar con EE.UU. en propuestas como la destrucción del arsenal químico sirio en 2013, pero vetaba constantemente las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contra el gobierno de Bashar al-Assad. Hasta 2015 sus bases de Tartous, Latakia y Hmeymim se encontraban en zonas relativamente estables controladas por el Gobierno sirio. En 2015, sin embargo, el Gobierno se encontraba en una posición muy frágil y Rusia veía peligrar su salida al Mediterráneo. Es entonces cuando el Kremlin decide atender la petición del parlamento sirio y entrar con fuerza en Siria.

Otro interés central de Rusia es el tráfico de gas natural, que juega un papel fundamental en sus relaciones internacionales. Los rusos venden su gas a Alemania y países vecinos por el mar báltico, a través de Gazprom, a unos precios contra los que Estados Unidos no puede competir. Por ello, cuando hay una crisis diplomática Rusia siempre puede amenazar, como hizo durante la crisis en Ucrania, con cortar los suministros de gas. Evitando que Estados Unidos venda gas natural catarí a través de un gaseoducto que tendría que pasar por Siria, Rusia consigue mantener su dominio diplomático del centro de Europa y mitiga el efecto de las sanciones impuestas por EE.UU.

Estados Unidos que busca mantener la hegemonía de sus aliados en la región para que sus empresas sigan operando en el mercado de los recursos, ha invertido al menos 500 millones de dólares según los datos oficiales solo en entrenar a los rebeldes. Sin contar el gasto de sus dos ataques con misiles Tomahawk en 2017 y 2018 contra múltiples posiciones sirias. Solo entre 2014 y 2018 reconocen haber invertido 12 mil millones de dólares en Siria para crear nuevas fuerzas de seguridad en territorios de la oposición, entregarles armamento, estabilizar localidades, organizar operaciones militares y civiles… según el exembajador de EE.UU. en Damasco.

Estados Unidos ha invertido al menos 500 millones de dólares según los datos oficiales solo en entrenar a los rebeldes

Una de las razones que alega Estados Unidos para justificar su inversión y apoyo a los rebeldes son los crímenes que atribuye al Gobierno sirio, entre los que juegan un papel clave ante la opinión pública los ataques químicos. Sin embargo, su atribución al gobierno de Al Assad es controvertida, ya que la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), respaldada por Naciones Unidas, sigue sin encontrar evidencias que inculpen al Gobierno sirio y organismos como Médicos Suecos por los Derechos Humanos o Theodore Postol del Instituto Tecnológico de Massachusets la cuestionan.

Los supuestos ataques químicos son claves para lograr la demonización de Siria y el desgaste de la imagen de Rusia ante la opinión y en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Erdogan, desde Turquía, busca convertirse en el máximo referente entre la comunidad suní a nivel mundial. A pesar de liderar un gobierno declaradamente hostil al de Damasco, el intento de golpe de estado que sufrió Erdogan en 2016 supuso un punto de inflexión en sus Relaciones Internacionales, por lo que se acercó cada vez más a Irán y Rusia. Esto ha repercutido en las negociaciones trilaterales de Ankara sobre el proceso de paz en Siria, haciendo que Erdogan esté más dispuesto a negociar un final de la guerra favorable para Assad.

La actual crisis económica que amenaza a Turquía tras las sanciones impuestas por Estados Unidos ha hecho que un indeciso Erdogan se aleje aún más de la OTAN para intentar buscar un lugar al amparo de la economía rusa y el BRICS, un mercado común compuesto por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

La próxima semana publicaremos la segunda parte de este análisis, titulada La democracia era la excusa; la guerra, el objetivo.

Alberto Rodríguez es periodista independiente, activista y amante de la fotografía. Escribe sobre Siria.

Fuente: https://ctxt.es/es/20181226/Politic...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Así se mata en España

27 December, 2018 - 00:00

Manuel Ansede

Ha sido “una tarea de amanuenses de monasterio”, asegura el psicólogo José Luis González. A lo largo de tres años, su equipo, compuesto por medio centenar de investigadores, ha obtenido los atestados policiales de 632 homicidios que estaban “criando polvo en las estanterías” de las comisarías provinciales y ha extraído decenas de variables nunca estudiadas. El resultado es “el primer informe nacional sobre el homicidio en España”, un análisis del Ministerio del Interior que aporta 85 páginas de datos a un fenómeno invadido por eslóganes alarmistas y proclamas racistas. “Esto es ciencia, no política”, sentencia González.

El estudio examina más de la mitad de los homicidios —algunos de ellos múltiples— cometidos entre 2010 y 2012, un margen de tiempo suficiente para que estén esclarecidos por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. El informe constata, por ejemplo, que solo tres de las 661 víctimas (el 0,45%) sufrieron una agresión sexual antes de ser asesinadas. “Afortunadamente, en España no es nada frecuente agredir sexualmente a una chica y matarla”, señala González, jefe de área del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad.

HOMICIDAS Y VÍCTIMAS POR SEXOS

Análisis de 632 homicidios, cometidos por 871 autores con 661 víctimas

Fuente: Secretaría de Estado de Seguridad. EL PAÍS

“No se facilitan los datos de los hombres que mueren a manos de las mujeres. Se ocultan los datos porque no interesa reconocer que hombres mueren también a manos de mujeres”, aseguró hace unos días en la cadena SER el secretario general de VOX, el ultraderechista Javier Ortega Smith. Los datos ya existen y muestran que el 62% de los homicidios son de hombres a manos de hombres; el 28% son mujeres asesinadas por hombres; el 7% son hombres muertos a manos de mujeres, y apenas el 3% de los casos son de mujeres que acaban con la vida de otras mujeres. En el caso específico de violencia en la pareja, de 871 autores citados en el informe, 131 son hombres que matan a su pareja o expareja mujer y 17 son mujeres que matan a su pareja o expareja hombre.

Las cifras de homicidios, no obstante, pueden ser engañosas, al incluir a madres muy jóvenes que ocultan su embarazo y acaban tirando al recién nacido en un contenedor, por cuestiones familiares o religiosas. Los atestados policiales reflejan los asesinatos de 24 bebés, cometidos por 12 mujeres y 9 hombres. “Principalmente lo que tenemos es fetos que aparecen en cubos de basura. Casos como el del niño Gabriel de Almería son muy excepcionales”, explica González, que ha colaborado con expertos policiales y especialistas de cinco universidades.

Los hombres matan y mueren mucho más: son el 89% de los homicidas y el 61% de las víctimas. “Un homicidio se puede dar en cualquier contexto, pero hay más probabilidad de que se dé en unos contextos que en otros”, apunta el criminólogo Jorge Santos, del Instituto de Ciencias Forenses y de la Seguridad de la Universidad Autónoma de Madrid. El 69% de los hombres homicidas ya tenía antecedentes policiales. Y el 31% de los casos están relacionados con las drogas.

En 2012, casi el 12% de la población española tenía nacionalidad extranjera. El informe del Ministerio del Interior muestra que el 35% de los homicidios estudiados fueron cometidos por personas extranjeras y que el porcentaje roza el 47% en el caso de los asesinatos relacionados con actividades criminales, especialmente los vinculados a bandas (59%) y crimen organizado (95%). Es un 32% en el caso de la violencia de género. “Si desgranas la pirámide de población en España, hay un mayor porcentaje de extranjeros entre los jóvenes, que son los que más cometen homicidios. No tiene nada que ver con que los extranjeros sean más violentos”, señala Santos.

Los homicidios asociados a actividades criminales son, además, una minoría: el 18% del total. La mayor parte de las muertes se produce en peleas o reyertas (22%), en episodios de violencia de género (21%) y en el resto de actos de violencia doméstica o familiar (20%). Los investigadores han detectado “una cierta estacionalidad” en los asesinatos, con pico en septiembre (9,8%) y valle en noviembre (5,85%). El domingo es el día de la semana con mayor proporción de casos, un 16,3%. El lunes, con un 11,5% de las muertes, es el día más tranquilo. La noche y la madrugada acumulan el 60% de los homicidios.

DISTRIBUCIÓN POR AUTORÍA Y RELACIÓN PREVIA

Análisis de 632 homicidios, cometidos por 871 autores con 661 víctimas

Fuente: Secretaría de Estado de Seguridad. EL PAÍS

Los autores citan multitud de estudios científicos internacionales que sugieren “una relación directa entre la pobreza y vivir en un entorno social disfuncional, y el homicidio”. Una de estas investigaciones, dirigida por la psicóloga finlandesa Ghitta Weizmann-Henelius, apunta al “abuso de sustancias, el ambiente socioeconómico bajo y los antecedentes criminales como factores de riesgo para la comisión de homicidios”. La tasa de riesgo de pobreza entre la población extranjera de fuera de la UE triplica la de la población española, según un estudio de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. En una próxima fase, el equipo de González tiene previsto entrevistar a los homicidas en prisión para certificar esta presunta influencia de la miseria en la violencia en España.

“¿Quiénes son los autores de los asesinatos de mujeres este año? ¿Cuál es su procedencia? ¿De qué nacionalidad son? Porque igual más que con el ADN de la masculinidad tiene también que ver con algunos problemas culturales, con una parte de la inmigración que piensa que la mujer es un objeto, a la que se puede agredir”, se preguntaba el presidente de VOX, Santiago Abascal, hace dos meses en una entrevista en Intereconomía.

El nuevo informe del Ministerio del Interior le da una respuesta. El 68% de los homicidas en casos de violencia de género fueron españoles. El porcentaje llega al 80% en el resto de casos de violencia doméstica o familiar. “Cruzando la nacionalidad de las víctimas y de sus autores, resultó que las mujeres españolas mueren significativamente más a manos de españoles (85%), y viceversa, es mucho más probable que una mujer extranjera (77%) muera a manos de un autor también extranjero”, destaca el documento.

Una tasa ínfima de homicidios

“Los homicidios son pocos y a la baja. Cada vez hay menos”, subraya el criminólogo Jorge Santos. Su informe, colgado sin publicidad en la web del Ministerio del Interior hace unos días, muestra una caída desde los 587 homicidios del año 2003 a los 302 casos de 2015. Los debates sobre la nacionalidad o el sexo de los asesinos magnifican un fenómeno absolutamente residual. En España, la tasa anual de homicidios por cada 100.000 habitantes es de 0,6, una cifra ínfima comparada con los 1,3 de Francia, los 1,4 de Finlandia, los 5 de EE UU, los 19 de México o los 30 de Brasil. “Hay que transmitir un mensaje de mucha tranquilidad. España es un país muy seguro”, defiende el psicólogo José Luis González. “Lo habitual son arrebatos relacionados con conflictos interpersonales entre gente que se conoce, no son sicarios. Además, entre el 90% y el 95% de los homicidios se esclarecen”, recalca.

El País

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas