Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 24 min 28 seg

Absuelven a los mossos acusados de romper la nariz, abrir la cabeza y causar otras heridas a tres jóvenes durante los hechos de Can Vies

5 July, 2018 - 19:38

Por Maties Lorente | @mtslorente

La Audiencia de Barcelona ha tomado la decisión al considerar que no había quedado probada la autoría y no dar credibilidad a los testimonios de los denunciantes. Los jóvenes, por el contrario, sí fueron condenados por un delito de desórdenes públicos y daños en el año 2016 después de haber sido denunciados por los mismos policías.

La sección segunda de la Audiencia de Barcelona ha absuelto a siete agentes de la Brigada Móvil de los Mossos de los delitos contra la integridad moral y de lesiones por los que eran acusados ​​a raíz de la detención de tres jóvenes durante los hechos de Can Vies, ocurridos en mayo del 2014.

Los jóvenes acusaban a los agentes de ser responsables de contusiones, heridas y traumas: uno de ellos presentaba una herida abierta en la cabeza que obligó a ponerle siete grapas y otro, una fractura de la nariz. Los tres jóvenes formaban parte del grupo que se llamó “Cuatro rosas” -porque la detención se produjo en la calle Rosés del barrio de Sants, ellos y una cuarta persona fueron denunciados por los mismos agentes de los Mossos y en aquella ocasión sí fueron condenados por un delito de desórdenes públicos y daños en el año 2016.

Llama la atención el tono empleado -por dos juezas y un juez- en la sentencia para referirse a los acontecimientos posteriores al intento de derribo del histórico centro social de Sants, que contó con un amplio apoyo vecinal y de colectivos barceloneses. La concentración de aquel 28 de mayo, “convocada por colectivos antisistema y anarquistas”, según la sentencia, “derivó en incidentes violentos que se prolongaron varias horas, protagonizados por varios grupos que alteraban la paz pública derribando motocicletas y contenedores, incendiando algunos de ellos con riesgo para la circulación, causando desperfectos en escaparates, entidades financieras y mobiliario urbano al tiempo que arrojaban botellas de vidrio y piedras contra los efectivos policiales que trataban de restablecer el orden y eran acosados ​​por varios grupos ” .

En la absolución, firmada por los magistrados Javier Arzú Arrugaeta, María José Magaldi Paternostro y Maria del Carmen Hita Martiz, se dictamina que “no ha resultado acreditado que las heridas que presentaban los tres jóvenes se produjeran cuando habían sido detenidos y no al ser dispersados o detenidos por los agentes en el curso de la necesaria actuación que tuvo como resultado su detención “. Además, para el tribunal tampoco queda probada la autoría de las lesiones por parte de los mossos acusados. Por el contrario, considera la sentencia condenatoria impuesta contra los jóvenes en el año 2016 como “la verdad materia declarada, es decir, hechos ciertos que vinculan a este Tribunal”, y desacredita las declaraciones de los denunciantes: “las versiones ofrecidas por los lesionados según las que, después de haber asistido a la manifestación se ‘encaminaban pacíficamente hacia sus domicilios' no merecen ninguna credibilidad a la Sala “.

Los jueces hacen especial énfasis en desmontar la acusación de delito contra la integridad moral interpuesta por las abogadas de los tres jóvenes. “Desde ningún prisma jurídico integran el delito contra la integridad moral que se les atribuye en no merecer la calificación de acto degradante, ni del tipo menos, ninguna de las actuaciones conducidas por los agentes”, y llegan a calificar la petición de las acusaciones particulares de “frivolidad jurídica”.

Con respecto al uso inapropiado de las porras (dos de los denunciantes presentaban heridas en la cabeza, cuando el protocolo exige que estas armas se utilizan solamente por debajo de la cintura), el tribunal la reconoce, pero no condena los mozos en “no haberse probado cuáles fueron los autores directos de las mismas ” y justifica la posibilidad de haberse producido en el “contexto de acoso” hacia los policías que utilizan para referirse al día en el que se produjeron los hechos.

Fuente: Directa.cat

VERSIO EN CATALÀ

Absolen els mossos acusats de trencar el nas, obrir el cap i causar altres ferides a tres joves durant els fets de Can Vies

L'Audiència de Barcelona ha pres la decisió en considerar que no havia quedat provada l'autoria i no donar credibilitat als testimonis dels denunciants. Els joves, per contra, sí van ser condemnats per un delicte de desordres públics i danys l'any 2016 després d'haver estat denunciats pels mateixos policies

La secció segona de l'Audiència de Barcelona ha absolt set agents de la Brigada Mòbil dels Mossos d'Esquadra dels delictes contra la integritat moral i de lesions pels que eren acusats arran de la detenció de tres joves durant els fets de Can Vies, ocorreguts el maig del 2014. Els joves acusaven els agents de ser responsables de contusions, raspades i traus: un d'ells presentava una ferida oberta al cap que va obligar a posar-li set grapes i un altre, una fractura del nas. Els tres joves formaven part del grup que es va anomenar “Quatre roses” –perquè la detenció es va produir al carrer Rosés del barri de Sants–, ells i una quarta persona van ser denunciats pels mateixos agents dels Mossos i en aquella ocasió sí van ser condemnats per un delicte de desordres públics i danys l'any 2016.

Crida l'atenció el to emprat –per dues jutgesses i un jutge– en la sentència per a referir-se als esdeveniments posteriors a l'intent d'enderroc de l'històric centre social de Sants, que va comptar amb un ampli suport veïnal i de col·lectius barcelonins. La concentració d'aquell 28 de maig, “convocada per col·lectius antisistema i anarquistes”, segons la sentència, “va derivar en incidents violents que es van prolongar diverses hores, protagonitzats per diversos grups que alteraven la pau pública tombant motocicletes i contenidors, incendiant alguns d'ells amb risc per la circulació, causant desperfectes en aparadors, entitats financeres i mobiliari urbà al mateix temps que llançaven ampolles de vidre i pedres contra els efectius policials que tractaven de restablir l'ordre i eren assetjats per diversos grups”.

En l'absolució, signada pels magistrats Javier Árzua Arrugaeta, Maria José Magaldi Paternostro i Maria del Carmen Hita Martiz, es dictamina que “no ha resultat acreditat que les ferides que presentaven els tres joves es produïren quan havien sigut detinguts i no en ser dispersats o detinguts pels agents en el curs de la necessària actuació que va tenir com a resultat la seva detenció”. A més, per al tribunal tampoc queda provada l'autoria de les lesions per part dels mossos acusats. Per contra, considera la sentència condemnatòria imposada contra els joves l'any 2016 com “la veritat matèria declarada, és a dir, fets certs que vinculen a aquest Tribunal”, i desacredita les declaracions dels denunciants: “les versions oferides pels lesionats segons les quals, després d'haver assistit a la manifestació ‘s'encaminaven pacíficament cap als seus domicilis' no mereixen cap credibilitat a la Sala”.

Els jutges fan especial èmfasi en desmuntar l'acusació de delicte contra la integritat moral interposada per les advocades dels tres joves. “Des de cap prisma jurídic integren el delicte contra la integritat moral que se'ls atribueix en no merèixer la qualificació d'acte degradant, ni del tipus menys, cap de les actuacions conduïdes pels agents”, i arriben a qualificar la petició de les acusacions particulars de “frivolitat jurídica”.

Pel que fa a l'ús inapropiat de les porres (dos dels denunciants presentaven ferides al cap, quan el protocol exigeix que aquestes armes s'utilitzen solament per sota de la cintura), el tribunal la reconeix, però no condemna els mossos en “no haver-se provat quins van ser els autors directes de les mateixes” i justifica la possibilitat d'haver-se produït en el “context d'assetjament” cap als policies que utilitzen per referir-se al dia en el qual es van produir els fets.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Comercio justo

5 July, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La otra cara de la alienación laboral

5 July, 2018 - 00:00

Son relativamente frecuentes los casos de aquellos trabajadores a los que no les entusiasma su trabajo y que lo ven fundamentalmente como una forma de ir tirando, como un medio para sobrevivir aunque sea de manera precaria como habitualmente sucede. A pesar de la alienación que impone el trabajo este tipo de casos son diferentes, pues los trabajadores no le tienen un apego especial a la labor que desempeñan, debido a que la llevan a cabo porque no queda más remedio. Este descontento latente, y que cada trabajador sobrelleva de la mejor manera que puede, establece ciertos límites al nivel de compromiso con su propio trabajo. Se trabaja sólo en la medida en que es fuente de un sustento, pero no existe una entrega incondicional al trabajo, ni una identificación especial con este. Debido a esto el trabajador tiene ciertos límites en relación a lo que estaría dispuesto a hacer por su trabajo, normalmente con vistas a mantener unos ingresos regulares. De este modo el trabajador está alienado, no se posee a sí mismo en tanto en cuanto permanece secuestrado por su jornada laboral y supeditado a las órdenes y directrices de su patrón, pero con la particularidad de que no siente un especial apego a su trabajo que es, a fin de cuentas, fuente de innumerables tormentos.

Sin embargo, en la actualidad nos encontramos con una forma de alienación diferente a la que históricamente ha predominado. Así, ha emergido un nuevo discurso en el terreno laboral que enfatiza que los trabajadores hagan lo que aman. Se trata, en definitiva, de que el trabajador haga de sus pasiones su trabajo, o en caso de que esto no sea posible convertir su trabajo en su pasión. Indudablemente esta nueva alienación es presentada de una manera favorable para, de este modo, ser efectiva. En este sentido destaca la apariencia de que un discurso de estas características únicamente puede beneficiar al trabajador al hacerle sentirse satisfecho con el trabajo que realiza, en vez de sentirse alienado por un trabajo con el que no se identifica. A través de este procedimiento se desarrolla toda una manipulación psicológica encaminada a que el trabajador obtenga satisfacción y entretenimiento de su trabajo, de manera que las fronteras entre lo lúdico y lo laboral son hábilmente difuminadas. Es una estrategia dirigida a convertir el trabajo en una herramienta de realización personal que en vez de generar toda clase de daños psíquicos e insatisfacciones genera, por el contrario, una gran satisfacción psicológica hasta el punto de convertirse en fuente de felicidad.

Lo anterior no deja de ser una forma sofisticada y perfeccionada de alienación en la que el trabajador es conciliado con su condición de esclavo al hacerle amar su propia esclavitud representada por el trabajo que desempeña. De esta manera el trabajo se convierte en un placer con el que se establece un apasionado vínculo, al mismo tiempo que es considerado una forma de realización personal. Esto es lo que permite que en cada vez más sectores laborales las cotas de explotación sean mayores gracias al consentimiento de los trabajadores, quienes resultan ser unos entusiastas de lo que hacen hasta el punto de aceptar unas condiciones laborales completamente deplorables. Frente a las condiciones laborales objetivas marcadas por la incertidumbre, la precariedad y los sueldos bajos, existen una serie de factores subjetivos que hacen que estos trabajos sigan resultando atractivos para algunos trabajadores, sobre todo en la medida en que constituyen una fuente de satisfacción en el terreno moral.

Distintos estudios constatan este tipo de actitudes en diferentes sectores económicos, como ocurre, por ejemplo, en las artes al tratarse de una industria creativa que, pese a los elevados niveles de precariedad laboral que la caracterizan, constituye un espacio en el que muchos trabajadores encuentran especial satisfacción al poder maximizar la autoexpresión, además de proporcionar una atractiva justificación del estatus personal, lo que opera como mecanismo disciplinario que facilita la tolerancia del trabajador a la incertidumbre y la autoexplotación, algo que en numerosas ocasiones hace que los profesionales de este sector permanezcan en él y no lo abandonen aún cuando pierden dinero por ello. Pero este tipo de actitudes y comportamientos también se dan en otros sectores menos creativos como la investigación universitaria o las asociaciones culturales. El hecho de trabajar en organismos e instituciones que detentan cierto prestigio parece constituir una razón suficiente para conservar trabajos precarios. A esto se suma la importancia de hacer algo con placer, de manera que el trabajo es identificado con el placer y facilita que el propio trabajador acceda a trabajar más horas.

Naturalmente este tipo de alienación está revestida del correspondiente discurso justificador que los empresarios, y demás representantes del entramado capitalista, se encargan de elaborar y propagar. En este sentido resulta bastante elocuente lo dicho por el fundador de Apple, Steve Jobs, durante su célebre discurso en la universidad de Standford. “Tienes que averiguar qué amas. Y eso se aplica tanto a tu trabajo como a tus parejas. Tu trabajo va a ocupar una parte importante de tu vida, y la única manera de estar satisfecho de verdad es hacerlo bien. La única forma de conseguirlo es amando lo que haces”.[1] Obviamente Jobs no hablaba nada de los sueldos, pero de sus palabras pueden deducirse muchas cosas respecto al papel central que es asignado al trabajo en el mundo capitalista. En este sentido la alienación consiste en fusionar una pasión que es fuente de algún tipo de satisfacción con el trabajo, con la explotación económica, lo que inevitablemente conduce a la persona a amar su explotación en tanto en cuanto le reporta una satisfacción en el terreno moral que en muchas ocasiones le permite sentirse realizado. Debido a que el trabajador construye su imagen personal a partir de lo que hace, y consecuentemente a partir de su trabajo, este último cobra una importancia capital que va más allá de la función económica que históricamente se le ha asignado como medio para satisfacer unas necesidades materiales de vida.

La identificación con el trabajo constituye una forma de alienación cada vez más frecuente ya que implica la identificación con la explotación que, finalmente, se convierte en autoexplotación voluntaria que, además, es deseada y amada. Los trabajadores entusiastas y apasionados con lo que hacen generan un contexto laboral bastante oscuro ya que están dispuestos a hacer ciertas cosas que en las condiciones de un trabajo que no les resultase tan atractivo o estimulante no harían. Esto se concreta en trabajar más horas por menos salario o incluso sin recibir ninguna remuneración a cambio, renunciar a las vacaciones, aumentar la disponibilidad más allá de la jornada laboral hasta extremos de convertir las 24 horas del día de los 7 días de la semana en una jornada de trabajo continuada, estar dispuesto a aceptar salarios cada vez más bajos, menor duración de los contratos, etc. Este tipo de actitudes son perjudiciales no sólo para quienes las tienen interiorizadas y las manifiestan en la aceptación de unas crecientes cotas de explotación laboral, sino que también repercuten negativamente en el resto de trabajadores tanto del sector económico en cuestión como en el conjunto del denominado mercado de trabajo. Esto conlleva el aumento de la precariedad, de la inestabilidad, del control de los jefes y empresarios sobre los trabajadores, y la conversión del trabajo en un completo tormento para un mayor número de trabajadores.

Asimismo, las actitudes antes descritas abocan irremediablemente a una dinámica completamente destructiva que se manifiesta en las razones justificadoras utilizadas. En lo que a esto respecta no puede olvidarse que en la sociedad capitalista el mercado laboral es altamente competitivo, lo que hace que explotarse a uno mismo sea considerado en muchas ocasiones la única manera de mejorar la empleabilidad. El resultado de esta dinámica es bastante paradójico debido a que los trabajadores, cuanto más intentan superar su alienación subjetiva a través de fantasías de empleabilidad, más alienados están. La autoexplotación, tanto material como psicológica, resulta ser la forma más habitual que muchos trabajadores tienen de hacerse con un trabajo al ofrecerse como mano de obra más rentable. No sólo se está dispuesto a aceptar cada vez peores condiciones de trabajo, sino que además de esto el propio trabajador está dispuesto a adaptarse a lo que sus jefes le exijan. Este comportamiento está respaldado por la convicción de que de esta manera el trabajador encaja mejor en las necesidades de los empresarios, lo que al mismo tiempo supone un aparente aumento de su poder de autodeterminación. Lo que finalmente se consigue con todo esto es precarizar el trabajo, aumentar la explotación, perjudicar a los demás trabajadores y reforzar los valores capitalistas de producción de beneficios además del poder de los empresarios. El entusiasmo y la pasión por el trabajo se convierten en un arma letal contra el trabajador que lo que hace es impulsar la degradación de las condiciones laborales, empobrecer a la clase trabajadora, y sobre todo alienarle aún más si cabe al conducirle a una situación de completa desposesión de sí mismo.

A tenor de todo lo hasta ahora expuesto puede concluirse que en el terreno psicológico e ideológico el capitalismo ha sido capaz de borrar la frontera entre trabajo y placer, entre trabajo y pasión, entre trabajo y autorrealización, entre trabajo y diversión. El resultado son trabajadores que se explotan a sí mismos de manera entusiasta, que son felices haciéndolo, que son más rentables y productivos, que consienten mayores cotas de explotación y dominación en el trabajo, y que renuncian completamente a sus vidas que son sacrificadas en el altar del trabajo asalariado. Se trata, en definitiva, de una curiosa e innovadora forma de estajanovismo que el capitalismo de mercado ha logrado desarrollar y que en muchos casos da unos innegables buenos resultados. En cambio, el coste de este tipo de prácticas que cada vez más trabajadores asumen, interiorizan y reproducen en su cotidianidad son muy elevados. Estos entusiastas del trabajo llegan a un nivel de desposesión que produce pavor, hasta el punto de que vida y trabajo se funden en una misma y única realidad, de tal modo que se vive para el trabajo. Vidas vacías y seres nada que pueblan las sociedades capitalistas en las que el trabajo asalariado sojuzga al individuo hasta pulverizarlo por completo.

Así pues, el gusto por una determinada actividad y la pasión que eventualmente pueda derivarse de ella no tiene por sí mismo nada de negativo en la medida en que no sea insertada en el marco del trabajo, y consecuentemente pase a formar parte del contexto de las relaciones de explotación y dominación que imperan en la esfera laboral y económica. De esto se deduce el gran peligro que supone que la pasión por algo sea sometida a la lógica del capital, y pase a estar monetizada y mercantilizada. El entusiasmo y la pasión devienen en un combustible que alimenta y empuja con nuevos bríos la productividad y la explotación de la maquinaria capitalista, y despoja al trabajador de todo valor humano. La alienación feliz se manifiesta como una amenaza incomparablemente mayor que las restantes formas de alienación hasta ahora conocidas en el mundo del trabajo. Por esta razón cualquier aspiración dirigida a romper el círculo vicioso y enfermizo que impone la alienación laboral en la sociedad capitalista pasa por una resistencia activa al trabajo, el rechazo del mismo en tanto que actividad forzada, lo que exige una labor ideológica encaminada a despertar conciencias y a estimular entre los trabajadores los deseos de libertad que les permitan poner fin a su alienación a través de la revolución social.

[1] https://news.stanford.edu/2005/06/1...

Esteban Vidal

Fuente: https://www.portaloaca.com/articulo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Reforma o revolución: Müntzer contra Lutero

5 July, 2018 - 00:00

A finales del siglo XVI, un ejército de campesinos se unió a Thomas Müntzer para buscar un verdadero cambio social en las regiones en que triunfó la Reforma.

Leo Sousa

Julius van Daal

A principios del siglo XVI, la Reforma provocó, en las regiones en las que triunfó, una profunda transformación de las relaciones de producción feudales, aunque cuidando con prudencia las jerarquías económicas. Los campesinos alemanes habían depositado muchas esperanzas en la nueva moral emancipadora que pregonaba el joven Martín Lutero. Pero la realidad es que se vieron privados de derechos consuetudinarios protectores y entendieron rápidamente que la sociedad de pequeños propietarios que Lutero les prometía no era más que un espejismo.

En cuanto los bienes del clero regular fueron confiscados, y las antiguas servidumbres abolidas, los príncipes protestantes impusieron al campesinado un nuevo avasallamiento, aún más implacable. Pues la nueva religión del norte de Europa era ante todo la religión del trabajo y la explotación. En adelante, el cristiano, según Lutero, únicamente se debía su salvación a sí mismo, por un acto de fe individual que lo ligaba a Dios como por contrato, pero con el yugo de una sociedad autoritaria regulada por un código moral rígido.

Para Lutero, la Iglesia reformada debía continuar unida al Estado y seguir siendo una policía de las almas. Confrontado a la vindicta de Roma, se había aliado con varios príncipes alemanes (Alemania estaba en aquel momento troceada en innumerables principados y ducados, constituyendo el santo imperio germánico), oportunamente convertidos a sus doctrinas, pues estaban deseosos de emanciparse de la tutela del papa y del emperador –según el principio “de tal soberano, tal religión”– para poder exprimir mejor a su propia población.

En sus inicios, la Reforma, que se había beneficiado tanto de la propagación de la imprenta, liberó por breve tiempo la palabra indócil y permitió a los agitadores milenaristas –largo tiempo confinados en la clandestinidad– expresarse públicamente. Pero sus ideas amenazaban de subversión a la Reforma misma: aspiraban a volver a las tradiciones igualitarias de los primeros cristianos, en los tiempos en los que la Iglesia de las catacumbas era una fuerza de emancipación que maldecía a los ricos y preconizaba el reparto de los bienes. La mayoría eran anabaptistas, es decir, opuestos al bautizo antes de la edad de razón. No se preocupaban por el emperador o los príncipes, por el papa o por Lutero, pues rechazaban someterse a cualquier poder. Planeaban instaurar una economía de tipo comunitario y autárquico. Al contrario que Lutero o Calvino, esos disidentes buscaban su salvación en la comunión permanente más que en la expiación permanente.

A ojos de la posteridad, el más célebre de esos predicadores radicales es Thomas Müntzer. En 1520, con 30 años, ese discípulo de Lutero fue nombrado predicador en Zwickau. La producción textil, principal actividad de esa ciudad sajona, estaba en crisis. Numerosos tejedores estaban en paro y se adherían en masa a las sectas milenaristas que prometían los fuegos del Apocalipsis para los curas, los nobles y los ricos mercaderes.

Müntzer denunció en sus sermones las torpezas y la hipocresía de los franciscanos locales, y tuvo que ceder su púlpito. Convertido en pastor de la parroquia popular de Sainte-Katherine, se convirtió en apóstol de los miserables y de los analfabetos. Mezclando ciertas doctrinas milenaristas con su luteranismo exacerbado, llamaba claramente a una revolución social. Lutero, que tenía otros proyectos bien distintos, le retiró su apoyo y, en la primavera de 1521, el consejo de la ciudad desterró a Müntzer.

Se marchó a Praga y rezó en las iglesias de la ciudad. En sus exhortaciones, desmesuradas y groseras hasta la extravagancia, pretendía haber sido designado por Dios para dirigir la lucha final que debería permitir el advenimiento del reino milenario de justicia y de paz sobre la Tierra. Antes de abandonar Praga, colocó en las puertas de las principales iglesias de la ciudad un curioso manifiesto que llamaba a la revuelta total contra la Iglesia de Roma.

Su errancia lo llevó a Allstedt, pequeño burgo de Sajonia donde consiguió un empleo de pastor. Sus arengas hicieron pronto de él el predicador más popular de la región. Miles de personas afluían desde lejos para escucharlo pregonar el gran cambio. Puso en marcha una sociedad secreta armada, la Liga de los Elegidos. Multiplicó los panfletos, cada vez más sediciosos e injuriosos, y publicó un violento ataque ad hominem contra Lutero, calificado de “carne sin espíritu que se pega la buena vida en Wittenberg”.

El elector de Sajonia, él mismo luterano, envió a Allstedt a su hermano y a otros dignatarios de su corte. Ante este areópago de poderosos, Müntzer profetizó una guerra inminente entre el demonio y la Liga de los Elegidos. Anunció una nueva Reforma, esta vez en beneficio de los pobres –primero en Sajonia, y después en el mundo entero–. Concluyó su diatriba amenazando a sus nobles auditores con la exterminación si no se unían a su ejército de justos.

Y después retomó sus peregrinaciones. Sus pasos lo llevaron a Mühlhausen, en Turingia, donde el agitador anabaptista Heinrich Pfeiffer dirigía su propia Liga de los Elegidos. Müntzer organizó una procesión turbulenta en las calles de la ciudad, pero los nobles y una compañía de mercenarios derrotaron a la muchedumbre y expulsaron a Müntzer y a Pfeiffer. Este y sus partisanos volvieron con más fuerza a Mühlhausen y tomaron el control de la ciudad, y Müntzer volvió a su vez en febrero de 1525. En marzo, los ciudadanos eligieron un “consejo eterno” y Müntzer fundó una milicia, la Liga Eterna de Dios. Pues, mientras tanto, había estallado una revuelta de los campesinos en el suroeste de Alemania que llegó hasta Turingia, y Müntzer contaba con liderarla.

Constatando que habían sido engañados por los príncipes, los pordioseros se levantaron masivamente en armas. No se trataba de un motín aislado, sino de un vasto movimiento insurreccional coordinado, que partía desde Suabia y se extendía desde Alsacia hasta Sajonia. Grupos de varios cientos, a veces miles de insurrectos, surcaban las carreteras, quemaban los conventos y los castillos. Alarmado, Lutero animó a los nobles a reprimir a las “bandas campesinas, saqueadoras y asesinas”: “Hay que destrozarlos, estrangularlos, degollarlos, en secreto y públicamente, ¡como se abate a los perros rabiosos!”. Y se afanó a partir de entonces en formular una justificación teológica para la nueva servidumbre.

Sin embargo, las reivindicaciones de los campesinos insurrectos estaban lejos de ser milenaristas aunque inevitablemente estaban teñidas de religión, como lo estaban los Doce artículos, el cuaderno de quejas que todos adoptaron como base de negociación. Apremiados por la miseria, exigían, además del derecho de designar a sus pastores, una reducción de impuestos, la libertad de cazar y de pescar y el restablecimiento de los derechos comunes sobre los pastos y los bosques.

Sus líderes no pretendían proclamar el muy abstracto reino milenario con el que soñaba Müntzer, pero no por ello este estaba menos exaltado con este levantamiento que le venía como anillo al dedo. Y, en efecto, los disturbios y guerras civiles que el protestantismo modernizador provocaba en Europa dejaban presagiar a esta alma exaltada un acontecimiento sobrenatural tan imposible como necesario. Müntzer y sus compañeros de lucha apostaron por el apocalipsis. Tomaron el Evangelio al pie de la letra y su sueño por una realidad inminente: la eclosión de un comunismo fraternal e igualitario tal y como estaba profetizado en textos sagrados que hacían referencia al peligroso agitador anarquista Jesús de Nazaret.

Müntzer multiplicó los correos que exhortaban a sus partisanos a que vinieran a echarle una mano. Numerosos fervientes revolucionarios fueron a Mühlhausen, entre los que se encontraba el predicador anabaptista Nicholas Storch y sus adeptos armados. Müntzer, Pfeiffer y Storch instauraron la comunidad de bienes bajo el pretexto de una disciplina colectiva necesaria para la defensa de una ciudad sitiada.

Durante la primera semana de mayo, un ejército de campesinos, formado por 10.000 hombres, se congregó en Frankenhausen a varias decenas de kilómetros de Mühlhausen. El 11, Müntzer se unió al ejército campesino con 300 de sus partidarios. Por su parte, los príncipes habían levantado a sus tropas, comandadas por el landgrave de Hesse, que marchó sin demora hacia el campo de los insurgentes. El 15, pasó a la ofensiva con 3.000 aguerridos soldados de infantería y 2.000 caballeros. Su ejército estaba, además, ampliamente equipado en artillería. Antes de lanzar el ataque, ofreció paz y perdón a los campesinos si le entregaban a Müntzer. Pero este último pronunció un discurso inflamado prometiendo parar los proyectiles de cañón. En ese instante, un arcoíris –símbolo que figuraba sobre el estandarte del ejército campesino– apareció en el cielo… Y los campesinos declinaron el magnánimo ofrecimiento del landgrave.

Mientras cantaban Veni Sancte Spiritus, la artillería de los príncipes abrió fuego y su caballería cargó, destrozando el ejército de campesinos. Cinco mil insurgentes murieron en el campo de batalla, 6.000 fueron capturados y ejecutados, mientras que los supervivientes se refugiaron en los bosques, acorralados como bestias malvadas.

Müntzer huyó y se escondió en un granero en el que unos bárbaros lo descubrieron y detuvieron. Tras una noche de torturas atroces, firmó una confesión en la que proporcionaba los nombres de los conjurados. Mühlhausen se rindió sin oponer la menor resistencia el 24 de mayo. El 26, Müntzer, Pfeiffer y la mayoría de los miembros del “consejo eterno” fueron decapitados en la plaza pública.

La guerra de los campesinos acabó penosamente en Frankenhausen, pero la masacre no había hecho más que empezar: las ejecuciones de anabaptistas y las matanzas de campesinos ensangrentaron el sur de Alemania durante largos meses, provocando más de 100.000 muertos. Lutero podía regocijarse (algo que hizo en un panfleto: Una historia terrible y un juicio divino contra Thomas Müntzer): tanto el pueblo bajo como los espíritus libres fueron sometidos a hierro y a fuego.

Es así, de hecho, como finalizaron a partir de entonces la mayor parte de los asaltos contra el feudalismo y el absolutismo que tuvieron lugar en Europa hasta el establecimiento más o menos asegurado de la democracia burguesa, tan dura con los pobres. En cuanto un antiguo despotismo era derribado, el campo de los poseedores se volvía contra sus aliados plebeyos de antaño, decidido a satisfacer sus únicos intereses. Para hacer esto, los nuevos amos siempre usaron, siguiendo el ejemplo de Lutero y de sus acólitos principescos, los mismos procedimientos del antiguo régimen: el anatema, la persecución y la represión sangrienta...

Y es así, también, como empezaron los tiempos modernos, por la inauguración brutal de un modo de explotación todavía más injusto e indigno que el sistema de tallas y corveas: la servidumbre voluntaria y sacralizada.

El manifiesto de müntzer

Los escritos que conocemos de Müntzer están velados, a nuestros ojos, por una verborrea bíblica y oscuras metáforas. Esto se debe sobre todo a que el pensamiento mágico jugaba todavía un rol primordial en las construcciones mentales y el lenguaje y, por tanto, en la inspiración y la elocuencia. Conviene, por tanto, para desencriptarlos –lo que no es siempre fácil con la prosa ambigua de Müntzer–, poner en relación las referencias a la Biblia con el contexto social y político del tiempo de la Reforma. Para sus oyentes y lectores, las alusiones de Müntzer eran sin duda más claras. He aquí algunos extractos del manifiesto que Müntzer dejó a los habitantes de Praga a modo de aviso:

“Por ello están condenados esos sacerdotes que esconden la verdadera clave diciendo que esa vía es quimérica e insensata y pretendiendo que es absolutamente imposible. Esas gentes están desde ahora juzgadas y abocadas hasta los huesos a la condena eterna. ¿Por qué no debería condenarlos yo también? (Juan, 3). [...] Se precipitarán en el abismo de la cloaca infernal.

En cuanto al pueblo, en cambio, no dudo de él. ¡Ah, pobre multitud, tan justa y tan compasible, qué sedienta estás de la palabra de Dios! Es por ello que están atormentados por el espíritu del miedo a Dios hasta tal punto que la profecía de Jeremías se ha realizado realmente en ellos (Lamentaciones, 4,4): “Los hijos pidieron pan, pero no hay nadie que lo haya repartido”.

[...] ¿Por qué hacer largos discursos? Son ellos, los señores que se atiborran y beben como bestias y festejan y buscan día y noche la manera de atiborrarse y acumular prebendas (Ezequiel, 34). No son como Cristo, nuestro señor bien amando, que se compara con una gallina que calienta a sus pequeños (Matías, 23). No dispensan tampoco a los hombres desesperados y abandonados la leche de la fuente inagotable de la exhortación divina. [...] Así son estos curas ávidos de privilegios y receptores de rentas, que regurgitan palabras muertas de la Escritura para verter después sobre el paupérrimo y justo pueblo la palabra de la fe no experimentada, que no vale nada. Así, por su culpa, ya nadie está seguro de la salvación de su alma. Pues esos mismos lacayos de Belcebú no hacen nada más que subastar fragmentos de la Santa Escritura. Por desgracia, el hombre no sabe si merece el odio o el amor de Dios. Es el abismo infernal el que nos envía ese regalo, pues esos curas prostituidos tienen entre ellos a los más mentirosos y malvados de los diablos, como indica el Apocalipsis de Juan.

Fuente: https://elsaltodiario.com/la-utopia...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Emprende, sal de la zona de confort: Así te come la olla el capitalismo afectivo

4 July, 2018 - 00:00

Sergio C. Fanjul

Nos llenan la cabeza de pensamientos positivos y exhortaciones a la autosuperación: ve más allá de tus límites, no hay nada imposible, emprende, persigue tus sueños, sal de tu zona de confort, mantente conectado 24/7, compite, sé creativo. Si crees en ello, lo conseguirás. Es el estilo del trabajo en la economía neoliberal. Hacemos un repaso, a través de una selección de libros, sobre cómo el capitalismo nos ‘lobotomiza' el cerebro para decorar la pérdida de derechos laborales, la constante precarización y la autoexplotación.

El mundo del trabajo ya no es lo que era. Si antes predominaban los astilleros, las minas, las fábricas, grandes empresas paternalistas (y muchas veces públicas), ahora, cuando todo esto se ha externalizado a países con salarios más bajos y menos derechos laborales, lo que se impone aquí son los empleos en el sector servicios, en las nuevas tecnologías, en las llamadas industrias culturales y/o creativas. Y en el turismo, claro.

En este modelo post-fordista, los empleos ya no son para toda la vida, sino que nos dicen que hemos de ser flexibles para cambiar de ocupación y hasta para cambiar de país cuando sea necesario. Abundan los autónomos, los sindicatos pierden afiliación e influencia, el trabajador ha perdido derechos paulatinamente y se enfrenta en solitario a la empresa (si es que se enfrenta) y, para colmo, nos llenan la cabeza de pensamientos positivos y exhortaciones a la autosuperación: ve más allá de tus límites, no hay nada imposible, emprende, sal de tu zona de confort, mantente conectado 24/7, compite, sé creativo. Es el estilo del trabajo en la economía neoliberal.

Sobre estos asuntos candentes van apareciendo algunos libros interesantes. Uno de ellos es Poder y sacrificio (Siglo XXI), de Luis Enrique Alonso y Carlos J. Fernández Rodríguez. En sus páginas estos profesores de la Universidad Autónoma de Madrid narran cómo las nuevas ideas del management y del discurso gerencial (es decir, el de las élites que manejan las empresas) han ido calando en la política y la sociedad al completo, más allá de las ideologías, como un nuevo “sentido común”.

Si antes trataba de mantenerse la estabilidad laboral, el reconocimiento de los sindicatos, la negociación colectiva y, en fin, el Estado Social, se ha virado “cada vez más radicalmente a una apelación constante al riesgo, la individualización, el cálculo personal, la naturalización de la inseguridad y el darwinismo social disimulado bajo todos los lenguajes tecnológicos, políticos y psicológicos”, escriben los autores. Toda la responsabilidad y decisión se pone en manos del mercado, el trabajador está atomizado, lo colectivo no existe: sálvese quien pueda.

Según se explica, la apelación a la psicología de la creatividad, a los valores de la emocionalidad y al coaching (esa forma de hacernos tragar lo que nos quieran hacer tragar) va en aumento, al tiempo que se desinstitucionalizan las relaciones laborales y se insta a las personas a convertirse en líderes y lograr la felicidad sin freno. Entre mindfulness, design thinkin y pensamiento intuitivo, no existe el conflicto.

“La utopía del último management es más bien una retropía, se ha inventado (o mejor, reinventado) el individualismo carismático y superviviente del pionero”, escriben Alonso y Fernández. Paradójicamente, como se narra en El nuevo espíritu del capitalismo (Akal), de Luc Boltanski y Ève Chiapello, que ha servido de inspiración a los profesores, buena parte del andamiaje conceptual de este nuevo capitalismo viene de la contracultura de los años 60 o del mayo del 68, del que ahora se cumple medio siglo: la creatividad, el individualismo, la imaginación, el rechazo a las estructuras, lo aventurero.

En el ámbito de la cultura también se sienten soplar estos nuevos vientos. “La progresiva disolución de la cultura en un territorio de consensos y gustos consumibles la ha inhabilitado como espacio de transformación”, escribe Alberto Santamaría en el reciente En los límites de lo posible. Política, cultura y capitalismo afectivo (Akal). En este ensayo, el que también es un reconocido poeta (véase su recopilación El huésped esperado, publicada por La Bella Varsovia), ahonda en cómo el capitalismo neoliberal se ha introducido en el terreno de las emociones para sacar lo mejor de nosotros mismos, muchas veces a través de la cultura. En su propio beneficio, claro.

Si la creatividad y el arte eran uno de los elementos de los movimientos antagonistas del capitalismo antes de los años sesenta, ahora, vacíos de contenido, se utilizan para apuntalar el sistema de la manera más amable y gozosa. “El activismo cultural neoliberal se funda en la posibilidad de construir relatos afectivos despolitizados que sirvan como trasfondo de un cambio político y cultural mayor”, escribe Santamaría; “trata de incluir en su espacio todo disenso con la finalidad de homogeneizar”. En el discurso neoliberal la cultura potencia la imaginación, la creación, las emociones, los afectos, etc. “Es algo positivo, algo expandido apasionadamente por Estados y grandes corporaciones, pero a condición, eso sí, de que no tratemos de convertir esas palabras en artefactos críticos”.

Así, el panorama se Mr.Wonderfuliza a través de mensajes positivos impresos en camisetas, pósteres y tazas de las que se ven por mesas de las oficinas, el optimismo desenfrenado e irreal elimina el pensamiento crítico y suele echar las culpas sobre uno mismo: Sonríe o muere (como titulaba Barbara Ehrenreich un seminal trabajo sobre las trampas del pensamiento positivo, publicado por Turner). A través de este tipo de pensamiento la empresa pide cada vez más adhesión y sacrificio. Pide superar los propios límites pero, al mismo tiempo, no pone límites, porque obliga a estar siempre conectado.

De esta conexión y lucha constante, de esta autoexplotación, sobre todo entre los trabajadores de la cultura, de la academia, de la investigación o de la creación, trata El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital (Anagrama), de Remedios Zafra, último premio Anagrama de Ensayo. “El contexto de estos sujetos creadores estaría definido por su infiltración en trabajos y prácticas temporales y en vidas permanentemente conectadas”, escribe Zafra, “sujetos envueltos en la precariedad y travestidos de un entusiasmo fingido, usado para aumentar su productividad a cambio de pagos simbólicos o de esperanza de una vida pospuesta”. Recuerda a aquel becario del chiste de El Mundo Today que había fallecido debido a una sobredosis de prestigio (y no de ingresos, se entiende).

La autora rastrea aquí la relación entre creatividad y pobreza, que ya viene de largo, a través de diversas creencias y estereotipos, como el del poeta paupérrimo y bohemio que malvive en una buhardilla. Así, los trabajadores culturales se ven muchas veces pasando penurias y noches sin dormir en vistas de un futuro mejor que no acaba de llegar. Por el momento se contentan pagados con “experiencia, visibilidad, afecto, reconocimiento, seguidores y likes que alimenten mínimamente su vanidad o su malherida expectativa vital”.

Fuente: https://elasombrario.com/sal-zona-d...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Las prácticas de Derecho incluirán ir corriendo por la calle gritando con una antorcha y declarando culpable a todo el mundo

4 July, 2018 - 00:00

LOS LICENCIADOS OBTENDRÁN UNA CUENTA VERIFICADA DE TWITTER PARA DICTAR SENTENCIA

Por
Xavi Puig

El Consejo de Universidades —integrado por los rectores y representantes del Ministerio de Educación— ha aprobado esta semana un acuerdo para adaptar el plan de estudios de la licenciatura en Derecho a la realidad actual del ejercicio de la profesión. “Los magistrados hoy en día ejercen en las redes sociales y en las calles, con proclamas, gritos y antorchas, y las prácticas de la carrera deben entrenar al alumno para el correcto ejercicio de la profesión”, señala el propio ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo.

Así pues, la carrera de Derecho incorporará como práctica obligatoria la asignatura “Derecho viral”, en la que el alumnado tendrá que dictar sentencia sobre casos polémicos en Twitter, valorando capturas de pantalla y otras pruebas determinantes que aporte “la gente en Internet”. Las facultades facilitarán también una antorcha encendida a cada estudiante, y éste deberá velar por el cumplimiento íntegro de las condenas populares persiguiendo a los culpables por la calle y gritándoles “¡Asesino! ¡Pederasta! y ¡Acosador hijo de puta!”.

El presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Segundo Píriz, admite que “tuiteros de dieciséis años están asumiendo el trabajo que corresponde a los profesionales, condenando de forma inmediata a los acusados porque la justicia es lenta, y la universidad debe esforzarse por formar a los futuros jueces para que sean igualmente rápidos y contundentes en Twitter”.

Aprobar las nuevas prácticas de la carrera permitirá a los recién licenciados en Derecho disponer de una cuenta de Twitter verificada, lo que les otorgará a su vez autoridad jurídica para dictar sentencias en esta red social ahorrando costosos y lentos procesos judiciales y, por tanto, adaptando el ejercicio del derecho a las necesidades de una sociedad que exige sentencias inmediatas, definitivas y con al menos 1.500 retuits y un “trending topic”.

Fuente: http://www.elmundotoday.com/2018/05...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Guerra de Afganistán está matando a más gente que nunca

3 July, 2018 - 00:00

Edward Hunt

17 años después de que empezara la Guerra de Afganistán, la más larga en la historia de EE UU, la violencia nunca ha sido peor. En 2017 murieron más de 20.000 afganos, un nuevo récord.

Entre los muertos se incluyen los cálculos de 10.000 miembros de las fuerzas de seguridad afganas, 10.000 talibanes y 3.438 civiles. Aunque no hay datos fiables sobre víctimas afganas disponibles para el público, informes publicados por el Costs of War Project de la Universidad de Brown indican que el número de víctimas anual para la población afgana nunca ha sido más alto que en 2017.

El récord de violencia llega mientras la administración Trump ha intensificado la guerra contra los talibanes

Para los civiles, los últimos cuatro años de la guerra han sido los más mortíferos, con más de 3.400 civiles asesinados cada año entre 2014 y 2017, según los datos de las Naciones Unidas y el Costs of War Project.

“Nos preocupa que veamos un daño mayor este año a menos que todas las partes den los pasos necesarios para impedir víctimas civiles”, dijo Tadamichi Yamamoto, el representante especial para Afganistán del secretario general de la ONU.

El récord de violencia llega mientras la administración Trump ha intensificado la guerra contra los talibanes. Aunque el presidente Trump indicó repetidamente antes de ser presidente que estaba en contra de la guerra y quería terminarla, ha dado instrucciones a las fuerzas militares estadounidenses de llevar a cabo una acción más agresiva.

“En Afganistán, he levantado las restricciones y aumentado la autoridad de los comandantes sobre el terreno”, reconoció Trump el año pasado. El nuevo enfoque, según el general de brigada Lance Bunch, significa que “se acabaron las contemplaciones”. Las fuerzas militares de EE UU están ahora buscando “cualquier oportunidad para apuntar contra los enemigos de Afganistán allá donde los encontremos en el teatro de operaciones”.

Con la nueva autoridad, la coalición dirigida por EE UU ha estado desarrollando una guerra más agresiva. En 2017, las fuerzas estadounidenses triplicaron el número de ataques aéreos contra fuerzas enemigas. También ayudaron a las fuerzas de seguridad afganas a intensificar las operaciones ofensivas contra los talibanes.

“El año pasado, vimos operaciones ofensivas, sin muchos precedentes en los últimos años, por las fuerzas de seguridad afganas”, ha comentado el general estadounidense John Nicholson, el comandante de las fuerzas de la coalición en Afganistán.

Temiendo que la publicación de las cifras pudiera minar la moral y obstaculizar los actuales esfuerzos de reclutamiento en Afganistán, el Ejército de EE UU ha empezado a censurar los registros

Los representantes de la administración reconocen que esperaban que los talibanes respondieran con más violencia al aumento en la presión militar. “Esperábamos esto”, ha dicho el secretario de Defensa James Mattis. En marzo, la representante del Departamento de Estado Alice Wells señaló que “no será una sorpresa si vemos más tácticas terroristas dirigidas contra poblaciones urbanas”.

El aumento en la violencia ha sido devastador para el pueblo afgano. Según la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán, que registra las víctimas civiles, más de 3.400 civiles afganos han muerto y más de 6.800 han sido heridos en cada uno de los últimos cuatro años de la guerra.

Los representantes afganos reconocen discretamente que alrededor de 10.000 miembros de las fuerzas de seguridad de Afganistán murieron el año pasado, un aumento significativo respecto a los años anteriores. Temiendo que la publicación de las cifras pudiera minar la moral y obstaculizar los actuales esfuerzos de reclutamiento en Afganistán, el Ejército de EE UU ha empezado a censurar los registros.

Aunque los funcionarios estadounidenses y afganos estiman que se dio muerte a alrededor de 10.000 efectivos talibanes en 2017, el general Nicholson ha dicho que “las tasas de víctimas enemigas han sido mucho mayores”. En cualquier caso, la cifra combinada de muertes del año pasado para combatientes afganos es aproximadamente de 20.000 personas.

A pesar del récord en el número de muertes, la administración Trump sigue comprometida con su estrategia. “El progreso y la violencia coexisten en Afganistán”, comentó recientemente el secretario Mattis.

El objetivo primordial del Ejército de EE UU es poner al menos al 80% de la población afgana bajo el control del Gobierno afgano. Según un estudio clasificado, el Gobierno afgano puede vencer en la guerra si consigue esta meta. “El enfoque de nuestras operaciones militares es incrementar y expandir el control de la población por el Gobierno de Afganistán”, dijo ante el Congreso a principios de este año el general Joseph Votel, el comandante del Comando Central de EE UU.

El planteamiento de la administración Trump está fracasando. No sólo están muriendo más afganos que nunca, sino que el Gobierno afgano ha estado perdiendo control de la población. En su último informe al Congreso, el inspector general especial para la reconstrucción de Afganistán confirmó que el control del gobierno afgano ha caído desde un 69% en agosto de 2016 hasta un 65% en enero de 2018.

El año pasado, la comunidad de inteligencia de EE UU predijo en gran medida los fallos. El director de Inteligencia Nacional, Daniel Coats, dijo ante el Comité de Servicios Armados del Senado que “la situación política y de seguridad casi seguro se deteriorará a lo largo de 2018 incluso con un modesto aumento en la asistencia militar de los Estados Unidos y sus socios”.

Chuck Hagel, antiguo secretario de Defensa, ha dicho que la guerra ha llegado a su punto más negativo. “Tras 17 años en Afganistán la situación es peor que nunca”, comentó Hagel a principios de este año.

Quizás la mejor esperanza para Afganistán está ahora en un creciente movimiento afgano por la paz, que ha estado pidiendo un alto el fuego inmediato y conversaciones para finalizar la guerra. No sólo ha tenido éxito en conseguir que el presidente afgano Ashraf Ghani anunciara un alto el fuego temporal, sino que los talibanes anunciaron su propio alto el fuego, lo que llevó a unos pocos días de paz y celebraciones por todo el país.

“Creo que el presidente Ghani está respondiendo y de hecho reflejando un deseo de una amplia proporción de afganos… en desear ver una reducción de la violencia y una vía hacia un final del conflicto”, dijo un alto representante del Departamento de Estado.

El Gobierno afgano planea mantener el alto el fuego durante el futuro inmediato, a pesar de la reciente decisión de los dirigentes talibanes de reanudar la lucha.

Edward Hunt escribe sobre la guerra y el imperio. Tiene un PhD en Estudios Estadounidenses en el College of William & Mary.

Fuente: Counterpuch
Traducción: Eduardo Pérez

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/afgan...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los de abajo son los nuevos pijos

3 July, 2018 - 00:00

Pablo Iglesias se ha comprado una mansión de 650.000 euros en Galapagar porque no le queda más remedio, porque la prensa le persigue. Pero una casa mucho más grande, con piscina, en Navas del Rey, vale 270.000 euros. Y allí te aseguro que nadie te encuentra. Pero eso sería vivir con los de abajo. Parece que Pablo prefiere vivir con los de arriba, en la zona más cara de la sierra de Madrid. Porque cuenta con cobrar una herencia de un millón de euros. Y es que sus padres poseen seis inmuebles

Después me encuentro a Errejón posando para una revista. Gafas Rayban, 83 euros; traje de Hugo Boss, 620 euros; cazadora de Adolfo Domínguez, 120 euros; Sneakers de Morato, 109 euros. Posturear no tiene precio. Para todo lo demás, Mastercard.

¿Y estos eran los de abajo? ¿Qué tienen en común el consumismo marquista y las mansiones de nuevo rico con las tesis de Gramsci o la "voluntad bolchevique" que Errejón le reconocía a Iglesias en su tesis de doctorado? Pero, además, si nos quejamos de que cosifiquen a las mujeres, de que se las valore por lo que lucen y no por lo que hacen, ¿vamos a trasladar esta exigencia a los hombres? ¿No estamos todos un poco estresados por esta exigencia omnipresente de ser guapos y bien vestidos?

Después de la foto de Pedro Sánchez con sus gafas de sol, un medio entrevista a una profesora universitaria de asesoría de imagen que dice que Sánchez "se sabe guapo y está tratando de aprovecharlo". Y a otros tantos profesionales que inciden en que la imagen es importantísima. Nunca ha habido tantos espejos como en la sociedad posmoderna, donde continuamente nos vemos expuestos y reflejados. Pero este culto al cuerpo y la imagen es discriminatorio. Ya no es que los que no somos tan monos y estilosos nos sintamos cada vez peor, sino que tenemos más difícil encontrar un trabajo. Existen numerosos estudios que lo prueban, por si no bastara con los requisitos de "buena imagen" en las entrevistas.

Si Podemos quiere seguir representando a "los de abajo" deberían recordar que la mujer del César no debe de ser casta, sino parecerlo. Y que los de abajo viven en la zona sur y no llevan trajes de 600 euros.

El Periódico

Categorías: Tortuga Antimilitar

El bien y el bar

3 July, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

"Os animo a seguir publicando lo que os dé la gana"

2 July, 2018 - 00:00

Publicamos (con permiso de su autor) este correo recibido en el buzón del Grup Tortuga (tortuga@nodo50.org) y que responde lo escrito en este artículo: El Grup Antimilitarista Tortuga objeto de una campaña de calumnias y difamaciones
Nota de Tortuga.

Hola, gracias por la información y por vuestra web. Ya había visto el mes de mayo en El Salto los comentarios sobre vosotros. Esos comentarios y otros posteriores me parecen injustos. Llevo años leyendo los artículos de Tortuga, algunas veces no estoy de acuerdo con lo que se publica, por ejemplo con la mayor parte del contenido de los artículos de Félix Rodrigo Mora, pero ello no me impide, por supuesto, seguir suscrito a vuestro boletín-newsletter. Os animo a seguir publicando lo que os dé la gana, artículos de Disidentia incluídos, no necesito que nadie desde fuera de Tortuga intente tutelar lo que está bien o está mal, los lectores ya somos mayorcitos para calibrar en qué estamos de acuerdo y en qué no.

Me considero una persona antimilitarista y manifiestamente de izquierda, pero hace tiempo que estoy harto de la ultracorrección política de algun@s. Muchas y muchos que antes se consideraban ecopacifistas ahora se consideran ecofeministas e impulsan a sus organizaciones en ese sentido, estoy pensando en mucha gente de Ecologistas en Acción, lo cual contribuye a que el pacifismo-antimilitarismo no se visibilice ni despegue, quedándose en el gueto. Gracias por ampliar los límites del debate, por publicar, por ejemplo, un artículo de CAMPA Zaragoza sobre la manada, algo difícil de encontrar en la red (no estoy de acuerdo con parte del contenido ni soy abolicionista penal, pero la duración de las penas debería reducirse, no aumentarse, porque el populismo punitivo y la fuerza expansiva del derecho penal es terriblemente pernicioso en una sociedad que pretenda ser democrática) Gracias igualmente por prestar atención desde hace años a los asuntos carcelarios, tan ignorados o despreciados en medios de izquierda.

Relacionado con lo anterior, en otras circunstancias menos adversas para vosotros, sugeriría la publicación de este excelente artículo que aclara los límites de la prisión preventiva en una sociedad a la que le falta una mínima alfabetización jurídica http://ctxt.es/es/20180620/Firmas/2.... Sobre este mismo asunto, también son estimables, aunque no esté de acuerdo en todo, los recientes artículos publicados en El Diario por Mª Eugenia Rodríguez Palop y por Isabel Elbal.

Un saludo cordial

F.

Categorías: Tortuga Antimilitar

El "acuerdo de paz" impuesto a Palestina se acerca

2 July, 2018 - 00:00

El fin del Ramadán va a suponer el principio de una nueva era para Palestina. Si algo han puesto de manifiesto los últimos años en los territorios palestinos ocupados de Cisjordania y Gaza es la aparición de una nueva generación que sostiene que es ya imposible mantener la idea de los dos Estados –que preservaría el carácter étnico judío, además de que sería imposible de amtnener por la discontinuidad territorial de los bantustanes- y que apuesta de forma clara y combativa por la idea de un solo Estado con los mismos derechos para todos, al tiempo que refuta el paradigma sionista de un etnoestado y pondría de nuevo sobre la mesa el derecho al retorno.

Esta nueva generación ha nacido dentro de los Acuerdos de Oslo y los rechaza en su gran mayoría (65%, según la última encuesta conocida del pasado mes de marzo), por lo que a medio plazo supone un problema tanto para los colaboracionistas de la Autoridad Palestina como para otras formaciones, apoyen o no al mini-gobierno de Ramala. Esta es una de las razones por las que a partir del verano se va a relanzar un “plan o acuerdo de paz” con el que se quiere cerrar un capítulo que molesta tanto a EEUU como a Israel y a los países árabes, deseosos de normalizar relaciones y centrarse en lo que realmente les interesa: Irán.

Aunque se viene hablando de ello desde noviembre del año pasado, cuando se conoció por una filtración un detallado plan saudita para "establecer relaciones entre Arabia Saudita e Israel sobre la base de la asociación estratégica con EEUU" (1), es ahora cuando se ha decidido ponerlo finalmente en marcha ante la inacción del resto de países árabes frente a las provocaciones israelíes. Si no ha habido postura alguna con los ataques de Israel a Siria con el pretexto de impedir la expansión de Irán allá, mucho menos los ha habido con las matanzas de manifestantes que reclamaban el derecho al retorno en Gaza y el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalén escupiendo, una vez más, sobre el derecho internacional.

El traslado de la embajada no ha sido otra cosa que un globo sonda lanzado por EEUU-Israel-Arabia Saudita para ver la reacción no sólo de los gobiernos árabes, sino de la calle. La constatación de que no ha habido la menor respuesta efectiva pese a la matanza realizada en Gaza coincidiendo con su traslado, más allá de los típicos y tópicos comunicados de condena, ha puesto de manifiesto que se está en el momento oportuno para lanzar la gran apuesta: un “plan de paz” para Palestina que allane el camino para la confrontación definitiva contra Irán. Porque no se puede arremeter contra el país persa dejando en la retaguardia un problema como el palestino.

La posibilidad de que una guerra entre Israel e Irán, o entre Israel y Hizbulá (con resultados imprevisibles puesto que no hay que olvidar que en dos ocasiones este movimiento político-militar libanés derrotó al considerado “invencible” ejército israelí) y que dicha guerra vuelva a galvanizar a la calle árabe como lo hizo en el año 2006 (2) ha acelerado todos los planes. La calle árabe está anestesiada, los palestinos están solos y es el momento oportuno para cerrar el único capítulo que puede dificultar los planes agresivos contra Irán.

Este movimiento se produce, además, en un momento en el que la influencia iraní ha crecido exponencialmente en todo Oriente Próximo. El fracaso de la primera andanada para derrocar al gobierno iraní (meses de diciembre del año pasado y enero de este), el fortalecimiento de los hutíes en Yemen, la victoria electoral de Hizbulá y sus aliados en Líbano, la acelerada recuperación de territorios por parte del gobierno sirio y la alianza, cada vez más estrecha, de Hamás con Irán y Hizbulá -como reacción a la postura timorata de los países árabes al cambio de embajada estadounidense y al declarado intento de normalizar relaciones con Israel- (3), es decir, el fortalecimiento del “”Eje de la Resistencia”, obliga a acelerar todo el proceso.

Para EEUU, Israel y Arabia Saudita es necesario tener las manos libres respecto a Irán. Y para ello hay que deshacerse de Palestina. Eso es lo que está ahora a punto de concretarse con ese “acuerdo de paz” que se pretende definitivo.

Dicho plan será presentado por EEUU, ha sido co-elaborado con Israel y cuenta con el reconocimiento de los países árabes. El hecho de que Egipto y Jordania, que mantienen relaciones diplomáticas con Israel, no hayan retirado sus embajadores tras las matanzas de Gaza es un indicativo más que suficiente. El hecho de que los países árabes no hayan reaccionado ante dichas matanzas y la cumbre de emergencia islámica de rechazo a ellas haya tenido que ser convocada por Turquía (y los países árabes no han tenido más remedio que acudir, pero sin la relevancia necesaria puesto que no fue ni un solo primer ministro a excepción del jordano) indica lo que se está cociendo.

Se hace, además, en un momento en el que Hamás ha tenido que aceptar plegarse a la presión egipcia tras la matanza de la última gran movilización por el derecho al retorno. De hecho, Hamás ha suspendido dichas movilizaciones.

Egipto presionó a Hamás para que suspendiese las movilizaciones a cambio de abrir el paso fronterizo de Rafá durante todo el mes del Ramadán y así lograr que los miles de heridos puedan ser atendidos en hospitales egipcios y que la población gazatí, hundida en la miseria por el bloqueo, se abastezca. Al mismo tiempo, la presión egipcia se realiza en un momento en el que Hamás se debate ahora mismo en un duro enfrentamiento interno entre quienes quieren mantener las movilizaciones y quienes plantean que hay que llegar a una tregua de 10 años y lograr algún tipo de acuerdo para poner fin o suavizar el bloqueo a Gaza.

Egipto está siendo el policía bueno, y Hamás lo ha entendido así. El policía malo son los otros países árabes, que han amenazado con suspender todo tipo de ayuda, por simbólica que sea, si se reinician las movilizaciones. Si durante todo el mes del Ramadán la calma se mantiene será el momento de dar el paso final: el "acuerdo de paz".

Dicho acuerdo establece la transferencia a los palestinos de unos 720 kilómetros cuadrados del Sinaí egipcio (aunque este país recuperaría ese territorio con una cesión similar del Negev de la Palestina histórica) incluyendo dos ciudades, El-Arish y Sheij Zuweid, en las que se construiría un puerto marítimo nuevo y un aeropuerto, respectivamente. En la esa zona ha sido muy activo el llamado Estado Islámico y muchas de las aldeas que ahora hay en ese territorio están dañadas, o sus edificios destruidos, por los bombardeos del ejército egipcio y gran parte de su población se ha desplazado hacia otros lugares. No es una zona deshabitada, pero sí poco poblada.

El "plan" no supone una Palestina independiente. Tendría una soberanía limitada, incluiría incluso la parte de Cisjordania que ahora controla -es un decir- la llamada Autoridad Palestina, incluido el barrio árabe de Jerusalén Este, pero la ciudad vieja jerosimilitana pasaría a ser parte de Israel, así como el Valle del Jordán. La mezquita de Al-Aqsa quedaría bajo supervisión palestino-jordana y la capital sería Abu Dis, una aldea cercana a Jerusalén. Precisamente Jordania es otro país que está presionando para que este plan se ponga en marcha.

Desaparecería el derecho al retorno y se establecería un "sistema económico para compensar a los refugiados" (es decir, los países petroleros pagarían para que los casi siete millones de refugiados se quedasen en los países donde están –Jordania, Líbano y Siria principalmente- y, al mismo tiempo, se recompensaría a esos países por ello). Y por supuesto que desaparece, otra vez, el llamado derecho internacional puesto que no se recoge nada de respeto a las fronteras de 1967 como exigen las resoluciones de la ONU.

¿Y la Autoridad Palestina?

Si la llamada Autoridad Palestina se negase a aceptar este plan, desaparecería todo tipo de ayuda financiera (200 millones de dólares están ahora mismo bloqueados), así como toda la ayuda del programa de la ONU para los refugiados.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, no quiere pasar a la historia como un traidor y está intentando hacer un último y desesperado intento por enfrentar lo que se avecina. Después de negarse durante años (desde la agresión a Gaza del 2014) a llevar a Israel a la Corte Penal Internacional, ahora lo acaba de hacer. Fue el 22 de mayo y se dice sin rubor alguno ahora que "tiene que realizarse una investigación exhaustiva de los abusos contra los derechos humanos" por parte de Israel (4).

Abbas está enfermo, tiene 83 años y sabe que ya no tiene nada que perder. Al mismo tiempo, la lucha por su sucesión es muy encarnizada. Son al menos seis los personajes palestinos que aspiran a sucederle, con mayor o menor peso dentro de Fatah y con más o menos apoyos de Israel y de EEUU.

No hay que perder de vista que Fatah controla la Autoridad Palestina y gobierna las áreas de Cisjordania mientras que Hamás gobierna la Franja de Gaza. Y no hay que olvidar que fue Hamás quien ganó las elecciones en 2006, triunfo no reconocido por Fatah, ni por Israel, ni por EEUU ni por la Unión Europea. Desde ese momento, Fatah no reconoce al Consejo Legislativo Palestino pese a que en virtud de los Acuerdos de Oslo es el parlamento legal.

Cualquiera de los candidatos, todos de Fatah o próximos, que pelean por el cargo puede llegar a acuerdos por su cuenta y sancionar el “acuerdo de paz” con quienes lo patrocinan. Especialmente quien ahora ejerce de primer ministro, Rami Hamdalá, es quien cuenta con más apoyos de Israel y EEUU.

Ya se le ha ofrecido el caramelo, en forma de dinero, si sucede a Abbas y acepta el “acuerdo de paz”. Se habla de hasta 40.000 millones de dólares para “desarrollo de industria y paliar el paro”. A cambio se le pide que coopere y “estabilice la situación”. Sin embargo, no parece que sea el candidato de Egipto y Jordania.

Y mientras, Hamás también se debate en su lío haciendo un movimiento extraño: ha pedido la celebración de un nuevo Consejo Nacional Palestino bajo los auspicios de Egipto. El 30 de abril tuvo lugar la última convocatoria de esa entidad, a la que no asistieron ni Hamás, ni la Yihad Islámica, ni el Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General, ni el histórico Frente Popular para la Liberación de Palestina. La anterior, celebrada en enero, había sido boicoteada por los tres primeros por entender que debería haberse hecho fuera de Palestina para que pudiesen participar en él los representantes del exilio, es decir, los refugiados.

Este movimiento es extraño porque indica que es del interés de Egipto para promover a su candidato a la sucesión de Abbas. Sobre todo, porque al no reconocer Fatah la legitimidad del Consejo Legislativo Palestino, el Consejo Nacional Palestino se convierte en la única legitimidad existente y sería determinante a la hora de elegir al sucesor. Y ahí un candidato de consenso podría estar fuera del control de Fatah y, por lo tanto, sería más manejable para Egipto.

— -

Notas:

(1) Alberto Cruz, “La nueva estrategia de Arabia Saudita: vender a Palestina para comprar la guerra contra Irán pasando por Líbano”. https://lahaine.org/qH7

(2) Alberto Cruz, “El grito de la calle árabe: sin justicia no hay paz”. https://lahaine.org/aO0s

(3) Al-Mayadeen TV, “Varios mensajes enviados por el jefe de Hamas en la Franja de Gaza Yahya al-Senwar”, http://www.almayadeen.net

(4) Middle East Eye, “Palestinian foreign minister to press ICC on Israeli war crimes probe”, http://www.middleeasteye.net/news/p...

CEPRID

Texto completo en: https://www.lahaine.org/el-acuerdo-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pere Ortega: "La despesa militar no té cap tipus de justificació per l'eficiència de l'economia"

1 July, 2018 - 00:00

marc font

La despesa militar mundial se situa en 1,6 bilions d'euros cada any, dels quals més de 600.000 corresponen als Estats Units, la potència indiscutible en aquest camp. Dedicar tants recursos econòmics a la indústria armamentística és una de les "grans xacres" que té actualment el món, en opinió de Pere Ortega, investigador i president del Centre Delàs d'Estudis per la Pau. Ortega, que acumula més de dues dècades d'anàlisi de la despesa militar –un concepte que va molt més enllà del que apareix al pressupost del Ministeri de Defensa–, acaba de publicar Economía (de guerra), un llibre breu –d'un centenar de pàgines– editat per Icaria que, precisament, pretén divulgar i conscienciar sobre la qüestió. L'obra s'ha presentat aquest dilluns a la tarda a la llibreria Alibri de Barcelona.

Segons Ortega, el "cicle econòmic militar és una mena de sistema que neix en l'Estat i mor a l'Estat". La raó és que pràcticament "no hi ha mercat d'armes", sinó que "és el propi estat el que encarrega l'arma, el que aporta recursos en R+D a les indústries perquè la desenvolupin i després la venguin a l'Estat". De fet, a Espanya, més del 50% de l'armament que es fabrica té com a comprador el govern espanyol, una xifra que era més elevada fa uns anys, però que s'ha reduït per l'increment de les exportacions, impulsades també amb l'enviament d'agregats militars a desenes de consolats i ambaixades d'arreu del món.

"Darrere de l'economia de guerra hi ha el militarisme, que és l'element principal pel qual en aquest moment se sustenten les desigualtats al món", ha afirmat Ortega, per a qui "el món ric i desenvolupat manté l'espoli dels recursos de la resta del planeta i les desigualtats gràcies a l'economia de guerra, gràcies a aquest militarisme que quan el necessita l'executat". En aquest sentit, l'investigador ha recordat que 56 milions dels refugiats que hi ha al món –la majoria dels desplaçats a l'exterior– són víctimes de guerres.

Per a ell, tot plegat "provoca molts guanys i beneficis" en un sector que en el cas espanyol "no deixa de ser minoritari", ja que tot just representa al voltant del 0,7% del PIB. Ortega també ha incidit en què bona part de la indústria militar també està controlada per l'Estat, com és el cas d'Indra –que té com a accionista principal la pública Societat Estatal de Participacions Industrials (Sepi)– o Navantia. Respecte a aquesta última, ha recordat que "acaba de signar un contracte de 2.000 milions per fabricar quatre corbetes per ajudar l'Aràbia Saudita a continuar amb el bloqueig del Iemen, on moltes persones estan a la inanició".

En la seva opinió, la solució per acabar el que veu com una "xacra" seria reconvertir la indústria militar en una indústria productiva, però això no es fa i la situació es perpetua "per pura inèrcia, perquè ningú és capaç d'enfrontar-se a l'Estat per dir-li que perquè mantenim una despesa militar tan elevada per mantenir un exèrcit tan poderós quan les amenaces externes no ho justifiquen". "Fins i tot quan hi ha una operació a l'exterior, tot el potencial militar que adquirim, no el desplacem, es queda a territori espanyol. És a dir, les armes serveixen per dissuadir que qualsevol altre ens pugui atacar, una amenaça que no existeix avui en dia a l'Europa occidental".

Com a conclusió, considera que perpetuar aquesta complex industrial militar "és una barbaritat que no té cap tipus de justificació des del punt de vista de la seguretat, però tampoc des de l'eficiència de l'economia, ja les armes no tenen valor de canvi, perquè no tenen valor social. Les produeix el propi Estat i les compra l'Estat".

Acompanyant Ortega hi havia el periodista Andreu Missé, director de la revista Alternativas Económicas, que ha destacat el "valor instructiu" del llibre, ja que explica qüestions com que la "despesa militar és impopular a la majoria de països i el que fan els estats és reduir-la aparentment repartint-la entre diversos ministeris, no només el de Defensa". Arran de la lectura de l'obra, Missé també ha destacat que un terç de l'economia nord-americana està vinculada a la indústria militar i, per tant, es pot dir que "és una economia militar". I ha denunciat l'opacitat d'un model que fa que desconeguem quina part del deute públic correspon a despesa militar o com es financen les compres d'armament, a banda de recordar l'existència de portes giratòries, fins al punt que es poden trobar militars d'alta graduació a empreses de la defensa com Indra o Santa Bárbara.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Colombia en la OTAN, el caballo de Troya en América Latina

1 July, 2018 - 00:00

A Colombia le fue entregada la llave para el control geopolítico de la región (con especial hincapié en Venezuela).

El ingreso de Colombia a la OTAN se concretó el pasado 31 de mayo y tiene por objetivo controlar la región. Dese el punto de vista geopolítico es la puerta de ingreso de EEUU en Sudamérica para desestabilizar Venezuela, pero también para disciplinar a los movimientos populares.

Es el único país de América Latina que asume el papel de “socio global” de la Alianza Atlántica lo que lo coloca como aliado privilegiado de los países del Norte junto a Afganistán, Australia, Irak, Japón, República de Corea, Mongolia, Nueva Zelanda y Pakistán.

Aunque Colombia no sea miembro pleno de la OTAN, ya que no pertenece a la región del Atlántico Norte, jugará un papel importante en la cooperación militar y en las tareas que le asignen los países más poderosos del mundo.

Desde el punto de vista geográfico, Colombia ocupa un lugar privilegiado al ser el único país sudamericano que tiene costas en el océano Pacífico y en el Caribe. Tiene fronteras porosas con Venezuela, además de lindar con Ecuador y Brasil.

Por eso Colombia juega un papel central en la estrategia de EEUU para la región. Nicholas Spykman (1893-1943), el teórico geopolítico que tuvo mayor influencia sobre la política exterior de Estados Unidos en el siglo XX, consideraba que los países caribeños, incluyendo Colombia y Venezuela, formaban una zona de influencia donde “la supremacía de Estados Unidos no puede ser cuestionada”.

Esta es una de las razones por las cuales los países más ricos del mundo decidieron que Colombia debe ingresar tanto en la OTAN como en la OCDE, y hacerlo de modo simultáneo, otorgando un cheque en blanco a la elite de ese país en la cual parecen confiar plenamente.

La segunda razón es de carácter militar. Según el ranking de la revista Military Power Review, las Fuerzas Armadas de Colombia dieron un salto en la región sudamericana pasado del quinto al segundo lugar, sólo detrás de Brasil, “impulsada por la importante asistencia militar de los Estados Unidos para el combate al narcotráfico, con énfasis en la inteligencia, modernización y profesionalización de sus Fuerzas Armadas”.

En paralelo, el presupuesto militar de Colombia es con mucha diferencia el mayor de la región, según el “Balance Militar de América del Sur 2017”, publicado por Nueva Mayoría.

Bogotá dedica el 3,4% del PBI anual a la defensa, frente al 1,3% de Brasil y el 1% de Argentina para 2016. Si se mide el gasto militar en porcentaje del presupuesto de la nación, Colombia dedica nada menos que el 15% frente al 7% de Ecuador y el 6% de Venezuela.

A ese enorme gasto hay que sumar la ayuda en equipos de Estados Unidos. Pero lo que las coloca como las primeras Fuerzas Armadas del continente es su capacidad de operación sobre el terreno. La larga guerra contra las guerrillas, en particular las FARC, les ha proporcionado una amplia experiencia y capacidad de combate en la acción directa, algo que no sucede con las Fuerzas Armadas de los demás países de la región, que no enfrentan serios combates desde hace por lo menos tres décadas (la guerra de las Malvinas en 1982 enfrentó a Argentina con Gran Bretaña, con una estrepitosa derrota de la primera).

La tercera cuestión que explica la opción del Norte por Colombia se relaciona con su larga experiencia en el control de los movimientos populares. El país ha sido un laboratorio de neutralización de la protesta social, que fue acotada por una hábil combinación de represión, infiltración y cooptación. De hecho Colombia es el único país sudamericano donde la vieja oligarquía de la tierra y la cruz sigue dominando desde la independencia, hace ya doscientos años.

Al parecer, el papel asignado es el de exportar el modelo de utilización del narcotráfico para enfrentar a los movimientos populares con el menor costo político y de legitimidad para las Fuerzas Armadas.

El general Oscar Naranjo, actual vicepresidente, fue jefe de Policía de Colombia y asesor de seguridad del presidente mexicano Enrique Peña Nieto desde 2012 hasta su retorno a Bogotá en 2014.

Naranjo es considerado el “mejor policía del mundo” por haber desarticulado los cárteles de Cali y Medellín, y por haber dirigido en 1993 la operación que terminó con la vida de Pablo Escobar. Sin embargo, ha sido acusado en Colombia de mantener relaciones directas con jefes del narcotráfico, con los que solía mantener relaciones fluidas, según la página de la periodista Carmen Aristegui.

El periodista e investigador Carlos Fazio lo presenta de este modo: “Graduado en montajes mediáticos y otros trucos sucios, Naranjo, hombre de la Agencia Antidrogas estadunidense (DEA) y producto de exportación de Washington para el subcontinente, tiene una orden de arresto por asesinato, girada por un tribunal de Sucumbíos, Ecuador, y ha sido incriminado por sus nexos con el ex capo del Norte del Valle, Wílber Varela, en el juicio que se ventila actualmente en la corte del distrito Este de Virginia, Estados Unidos”.

Por eso Fazio lo define como “uno de los arquitectos de la actual narcodemocracia colombiana” que se caracteriza por una fachada electoral, que denominan democracia, combinada con la guerra sucia contra los movimientos populares.

La “colombianización” de México tiene como resultado el asesinato de más de 200.000 personas y la desaparición de 40.000 en la llamada guerra contra el narcotráfico que es en realidad una agresión sin precedentes contra los sectores populares organizados, las mujeres pobres y los pueblos originarios.

En síntesis, a Colombia le fue entregada la llave para el control geopolítico de la región (con especial hincapié en Venezuela) y para el disciplinamiento de la disidencia social. En algún momento los estrategas del Pentágono comprendieron que no debe repetirse la historia reciente, cuando la acción popular derribó una decena de gobiernos aliados de Washington en las décadas de 1990 y 2000, abriendo grietas por las que llegaron al gobierno fuerzas políticas contrarias a los Estados Unidos.

Fuente original: https://prensarural.org/spip/spip.p...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Efecto llamada

1 July, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Más de 200 detenidos en operaciones judiciales ordenadas por Marlaska denunciaron torturas

30 June, 2018 - 00:00

DANILO ALBIN

Es el relato del infierno. “Me dicen que tengo que hablar y me empiezan a quitar la ropa hasta dejarme totalmente desnuda. Estando desnuda me echan agua fría por encima. Me vuelven a poner la bolsa hasta tres veces seguidas”, describió Beatriz Etxebarria tras ser detenida por la Guardia Civil en 2011. Su caso le valió al Estado español una condena del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por no investigar debidamente su denuncia de torturas. El juez que ordenó su detención tampoco hizo caso a sus palabras. Su nombre: Fernando Grande-Marlaska.

El ahora ministro de Interior acumula 223 casos de detenidos en operaciones contra ETA que pasaron por su despacho y denunciaron torturas. El caso de Etxebarria es uno de los más impactantes. “Estando desnuda, me ponen a cuatro patas encima de una especie de taburete. Me dan vaselina en el ano y en la vagina y me meten un poco un objeto. Sigo desnuda y me envuelven en una manta y me dan golpes. Me agarran, me zarandean y me levantan del suelo”, puede leerse en el testimonio que llegó al TEDH. Esta misma semana, la Audiencia Nacional volvió a condenar a Etxebarria a 15 años de prisión por un ataque en 2006 contra una oficina del INEM en Bilbao que fue reivindicado por ETA y en el que resultó herido un agente de la Ertzaintza. El juicio, en el que también resultaron condenados Iñigo Zapirain y Saioa Sánchez, tuvo que repetirse por orden del Tribunal Supremo, ya que no se habían investigado las denuncias de torturas. Ahora la Audiencia vuelve a descartar que hayan existido malos tratos.

Mientras en Madrid confirmaban esta condena, en Bilbao volvían a recordar los horrores denunciados por Etxebarria. Coincidiendo con el Día Internacional de las Naciones Unidas en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, varias personas que denunciaron vejámenes en comisaría se pusieron detrás de Amaia Izko, una de las abogadas que ha llevado sus casos. “El dolor que todas ellas padecen también necesita un reconocimiento que nos permita convivir en paz en este país”, afirmó la letrada en una comparecencia convocada por Sortu.

Había otra coincidencia en el calendario. “Hace pocas semanas, las personas que tengo detrás, y también otras muchas, volvieron a sentir miedo, terror y pánico al enterarse del nombramiento de Fernando Grande-Marlaska como ministro del Interior”, explicó Izko. ¿El motivo? “Siendo juez instructor en la Audiencia Nacional, cientos de personas que pasaron por su despacho tras haber permanecido incomunicadas en manos de diferentes cuerpos policiales denunciaron haber sido torturadas”.

Se trata del capítulo más negro del nuevo ministro, quien ahora tiene en sus manos los posibles pasos que el gobierno estaría dispuesto a dar para acercar a los presos de ETA tras el final definitivo de la violencia. Sin embargo, Izko hoy quiso recordar otras decisiones que también cayeron en sus manos. Según denunció, el entonces magistrado y ahora responsable de Interior “no estableció ninguna medida que evitara que fueran torturadas o que las protegiera del maltrato”. “Pese a que en muchos casos las personas detenidas pasaran frente a él notablemente destrozadas, pese a que decenas de ellas denunciaran ante él haber sido torturadas, Marlaska siempre miraba a otro lado o actuaba, según relatan estas personas, con absoluto desprecio”, describió la abogada.

Hay cifras que describen este asunto. “De entre todos los jueces de instrucción, Marlaska es uno de los que más denuncias de tortura acumula durante las detenciones de las que era responsable: un total de 223 vascos y vascas denunciaron todo tipo de torturas y malos tratos en el transcurso de esas detenciones”, según señaló la abogada. En tal sentido, aseguró que el protocolo de Estambul –utilizado para verificar este tipo de casos- “ha certificado la veracidad de las mismas”.

Más números. Desde 2004, el TEDH ha condenado nueve veces al Reino de España por no haber investigado eficazmente las denuncias de torturas. De todas ellas, seis tuvieron como juez instructor a Marlaska, quien debía actuar como “garante máximo de los derechos y de la integridad física de esas personas detenidas”. Por todo ello, Izko consideró que “el nombramiento de este juez es una ofensa tan grande para las personas que han padecido torturas, que agudiza su dolor”.
"Reparación moral"

En esa línea, la abogada ha solicitado al ministro que “reconozca el daño causado”, ya que “su actuación posibilitó la tortura, cuando ETA ejercía acciones armadas y también posteriormente”. “Las personas torturadas necesitan esa reparación moral”, subrayó la abogada, quien destacó que “en muchos casos las inculpaciones y autoinculpaciones obtenidas bajo tortura han sido la única prueba para condenar a personas”.

También hubo un guiño a la nueva situación que se vive en Euskadi tras el final de la violencia. “En este escenario recién abierto, tanto Marlaska como el Gobierno de Sánchez tienen una oportunidad única para aplicar la justicia transicional”, dijo Izko. En ese sentido, Sortu ha recordado este martes que la izquierda abertzale está “dispuesta a colaborar junto al resto de agentes para la construcción de una sociedad justa basada en la justicia, la convivencia y la paz”. El mensaje iba dirigido al principal despacho del Ministerio de Interior.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

La soledad se instala en uno de cada cuatro hogares españoles

30 June, 2018 - 00:00

agencia efe

La soledad sigue instalándose en los hogares españoles y ya ocupa uno de cada cuatro, lo que se traduce en que hay 4,68 millones de personas que viven solas y, de ellas, 1,96 millones tiene más de 65 años, según refleja la Encuesta Continua de Hogares difundida este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De las que tienen más de 65 años, el 72 % (1,41 millones) son mujeres. Los hogares en los que vive un mayor de 65 años aumentan casi el doble que aquellos en los que su habitante es menor de esa edad (1,4 % frente a 0,8 %).

En el caso de los hombres los hogares unipersonales más frecuentes están formados por solteros, mientras que la mayoría de ellas son viudas. A medida que se hacen más mayores solo el 22 % de los hombres mayores de 85 años vive solo, un porcentaje que en ellas alcanza el 41,3 %.

En España, según los últimos datos correspondientes a 2017, hay 18,47 millones de hogares, 66.700 más que un año antes, y su tamaño medio es de 2,49 personas. Según estas cifras, el 10,2 % de la población española, que asciende a 46,07 millones, vive sola (un 1,1 % más que en 2016). El 25,4 % del total de hogares.

Pese al constante aumento de quienes viven solos, los hogares más frecuentes todavía son los formados por dos habitantes (30,4 %) que aglutinan a 5,62 millones de personas.

Destaca el INE que los hogares de cinco o más personas solo son el 5,7 % del total pero, dado su tamaño, concentran al 12,1 % de la población. Los de cuatro personas suponen el 17,6 % del total de hogares, con 3,2 millones de personas viviendo en ellos, y los de 3 el 20,9 %, con 3,86 millones de habitantes.

En 2017 el mayor incremento lo registraron los hogares de una sola persona (1,1 %), frente al 0,3 % de los de cinco o más; el 0,2 % de los de 4; y el 0,1 % de los de una y dos. Los formados por parejas son los más numerosos, 10,3 millones (con o sin hijos).

En España hay 3,93 millones de hogares formados por parejas sin hijos; 2,96 millones en los que viven con un hijo; y 2,78 millones con dos hijos. Y solo 608.200 viven con tres o más hijos.

El INE también aporta datos de los hogares en los que, además de las pareja y los hijos, viven otros miembros, un modelo del que existen 10,9 millones.

Las parejas casadas siguen siendo las más numerosas, el 85,4 % frente al 14,6 % de las de hecho, una modalidad más numerosas entre las que no tienen hijos. No obstante, las de hecho aumentaron un 4,4 % en 2017, mientras que las de derecho lo hicieron un 0,9 %.

En España los hogares monoparentales, formados por un progenitor y sus hijos, continúan integrados en su mayoría (83 %) por la madre y sus hijos. Así, de los 1,84 millones de estos hogares, 1,53 millones lo forman la madre con sus hijos y en solo 312.600 es el padre quien vive con ellos. En dos de cada tres de estos hogares, que han descendido un 6,2 %, solo hay un hijo.

Si se analizan los compuestos por madre e hijos, el 40 % de ellas es viuda y casi otro 40 % separada o divorciada. Un 14,2 % es soltera y un 6,5 % casada. Y tres de cada cuatro de estas mujeres tienen más de 35 años.

De la estadística del INE también se extrae que más de un tercio de las personas de entre 25 y 34 años, que son 5,38 millones, todavía no se ha independizado.

En España el 76,7 % de los hogares son viviendas en propiedad (con carga económica o sin ella) frente al 18 % que suponen los alquilados, una modalidad más extendida entre la población extranjera.

Gráficos en Público: http://www.publico.es/sociedad/sole...

Categorías: Tortuga Antimilitar

EEUU autoriza la venta de cinco sistemas de defensa antimisiles Aegis a España por valor de 738 millones

30 June, 2018 - 00:00

InfoLibre

El Departamento de Estado estadounidense ha autorizado este martes la venta de cinco unidades del sistema de defensa antimisiles Aegis de Lockheed Martin a España por unos 860,4 millones de dólares (737,9 millones de euros).

"La venta secundará los objetivos de seguridad nacional y política exterior de Estados Unidos al implementar la seguridad de un aliado de la OTAN, que supone una fuerza importante para la estabilidad política y el progreso económico en Europa", ha indicado la Agencia de Cooperación en Defensa y Seguridad (DSCA, por sus siglas en inglés) del Departamento en un comunicado.

En este sentido, la DSCA ha notificado de la posible venta al Congreso, que tendrá a su vez que darle el visto bueno.

La transacción incluiría la venta de seis procesadores de señal digital, cinco sistemas de control de lanzamiento MK99 MOD y una veintena de misiles SM-2 Block, así como otros suministros para su mantenimiento e instalación.

Las tres unidades del sistema Aegis para la flota española "permitirá una mayor flexibilidad y capacidad para hacer frente a las amenazas regionales y garantizará una mayor estabilidad en la zona", ha indicado el Departamento de Estado.

El documento recoge que "España ya utiliza actualmente el sistema en algunas de sus fragatas y ha demostrado su competencia a la hora de usarlo para obtener los mayores resultados posibles".

"España ha demostrado contar con la capacidad, flexibilidad y responsabilidad necesaria para hacerse con el sistema Aegis e incluirlo en su flota y continuará operando como un gran aliado de la OTAN", explica el texto.

"España no tendrá problema alguno para hacerse con este equipamiento e incluirlo en sus Fuerzas Armadas", ha añadido el departamento.

Fuente: https://www.infolibre.es/noticias/p...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Se constituye un archivo histórico del pacifismo y el antimilitarismo en el País Valencià

29 June, 2018 - 00:00

Un grupo de antiguos y actuales activistas de los movimientos valencianos de objeción de conciencia e insumisión al servicio militar nos dimos cita el pasado sábado 23 de junio en la ciudad de Gandía a fin de protocolizar la fundación de lo que será el archivo del movimiento pacifista y antimilitarista del País Valencià.

Entre los presentes había antiguos objetores e insumisos, desde la década de los años 70 en adelante. También participamos algunas personas de Grup Antimilitarista Tortuga. Si bien hay que añadir que en el proyecto de constitución del archivo también participan otras personas que, aunque no pudieron asistir sí aportaron sus materiales, así como el colectivo Antimilitaristes-Moc València.

A las puertas del Archivo Histórico de Gandía

La idea de constituir este fondo surgió de varios miembros veteranos del movimiento, entre ellos Pepe Beunza, primer objetor al servicio militar español por causas políticas. De hecho se vienen realizando diversas reuniones para dar forma al proyecto desde el pasado otoño.

Firma del acta de constitución

En esta cita en Gandía, procedimos a firmar el protocolo de donación de materiales y constitución del fondo. El acto se realizó en el Arxiu Históric de la ciudad de Gandía, lugar en el que han quedado depositados provisionalmente los materiales en espera de que fructifiquen las negociaciones en marcha para ser depositados en el “Archivo de la Democracia” de la Universitat d'Alacant; ubicación pretendida como destino final.

Algunos miembros de Tortuga con su donación

El acto de firma, como los encuentros preparatorios anteriores sirvió también para pasar una jornada de reencuentros y convivencia. Fuimos agasajados con una visita cultural a los principales lugares históricos de Gandía y pudimos disfrutar de una paella en casa del anfitrión, el historiador, archivero y (al menos en esta ocasión) cocinero Jesús Eduard Alonso. Estaba de categoría.

La paella, típica de Gandía; con albergina i mondonguilles.

Noticia en el Diario Levante:

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pistolas táser: Electricidad letal

29 June, 2018 - 00:00

x Sònia Calvó

Más de 700 personas han muerto desde 2001 en EEUU después de recibir descargas de pistolas eléctricas tipo táser. Los datos, sin embargo, no han podido frenar que, después de una primera fase de pruebas, las pistolas de descargas eléctricas hayan llegado –a pesar de la polémica y después de un discreto debate parlamentario– a Cataluña.

“Se tendrían que equiparar a las armas de fuego por su potencial lesivo”. Así define Adriana Ribas a las pistolas eléctricas. En cambio, para Josep Miquel Milagros, de la Unión Sindical de la Policía Autonómica de Cataluña (USPAC), “es una arma no letal”, asegura. “Esto tiene que quedar muy claro”, reitera el portavoz.

El polémico debate sobre la inclusión de estas armas en Cataluña viene de una reivindicación sindical de años de los Mossos d'Esquadra. Hasta ahora, sólo las podían usar algunas policías locales. Los Mossos aseguran que las necesitan porque así tendrían algo intermedio entre las armas de fuego y las porras. Añaden que esto les serviría para poder hacer detenciones sin tener que utilizar las contenciones mecánicas o el cuerpo a cuerpo.

De hecho, una de las cuestiones que más preocupa a entidades como Stop Taser o Irídia es que las táser, por el potencial lesivo que tienen, no se están equiparando a las armas de fuego. Se trata de una recomendación que el Comité Europeo Contra la Tortura ha hecho a países como el Reino Unido, equiparándolas en su legislación a una arma de fuego. En Cataluña, a pesar de las recomendaciones de las entidades, esto no se ha hecho.

Armas para torturar y maltratar

Desde el Síndic de Greuges, siguiendo las recomendaciones del Comité para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa y de la Comisión Contra la Tortura de las Naciones Unidas, recomiendan que no se usen nunca estas armas contra colectivos vulnerables. Esto incluye menores de edad, mujeres embarazadas y personas con cardiopatías. “¿Cómo sabe el agente de policía si una mujer está embarazada de pocos meses, si un joven tiene 17 o 19 años o si una persona tiene una cardiopatía?”, cuestiona Jaume Saura, adjunto al Síndic. Para Andrés G. Berrio, abogado de Irídia y miembro de Stop Taser, el principal problema radica en que “el policía no sabe cuál es la condición de la persona que soportará que le disparen con una táser”. Por eso denuncia que no se están preparando protocolos de prevención suficientes y que, por lo tanto, el uso de las táser puede acabar provocando efectos letales.

Las armas de electroshock se utilizan internacionalmente para cometer tortura y maltrato porque dejan poca marca física. Otra de las preocupaciones de las entidades es que el grupo de trabajo del Parlamento no especificó la prohibición de usarlas contra personas bajo custodia, como en comisarías. Sí que ha prohibido el uso en centros penitenciarios. Los acuerdos se tomaron en el grupo de trabajo de la cámara catalana el julio de 2016.

La principal discrepancia entre el Departamento de Interior y las entidades es el uso de pistolas eléctricas sobre personas que se encuentran en estado psicótico, ya sea por una patología o por encontrarse bajo los efectos de sustancias como el alcohol o las drogas, porque pueden no ser capaces de entender una orden. “Esta situación puede hacer que tengan más propensión a una consecuencia negativa por el hecho de la descarga”, asegura Saura. En cambio, desde el cuerpo de Mossos les reconocen que “este es el perfil para el que están pensadas estas armas”. Lo ejemplifican con el caso de Juan Andrés Benítez, muerto a manos de los Mossos d'Esquadra el octubre de 2013, después de ser reducido.

Cámaras, desfibriladores y confeti de colores

“Si un agente tiene que disparar una arma de fuego es muy posible que se lo piense dos veces, en cambio con una arma eléctrica quizás tenga más facilidad o esté más predispuesto”, cuestiona Saura. Desde USPAC, sin embargo, reclaman que todas las patrullas estén dotadas de este armamento.

La legislación aprobada en el Parlamento dice que sólo las utilizarán jefes de área de servicio de los Mossos d'Esquadra, caporales con un rango específico. Por lo tanto, habrá un número concreto de pistolas, unas 130, que podrán utilizar ciertos agentes con una formación concreta. Llevarán una cámara en la solapa que grabará la actuación en vídeo, cada vehículo de la unidad policial incluirá un desfibrilador, por si la persona que recibe la descarga eléctrica tiene un paro cardíaco, y cada pistola tiene un número de serie que sale disparado en forma de confeti de colores que determina el lugar donde se ha producido la actuación.

Cómo ya avanzó la Directa, con el subterfugio “dispositivos conductores de energía” se escondió una de las licitaciones más polémicas del 2017, la de las pistolas táser. La suculenta partida de 706.473 euros fue para la empresa Eurodistribución de Sistemas España, presidida por Andrés Manuel Soler. Se trata de 134 dispositivos que se distribuirán al conjunto de Áreas Básicas Policiales, es decir, a todas las comisarías comarcales y subcomarcales, así como a las de los diez distritos de Barcelona. También se destinarán algunas a las unidades de orden público. La partida incluye dispositivos de grabación de imagen y sonido, así como 11.000 cartuchos.

La Directa. Extractado por La Haine

Texto completo en: https://www.lahaine.org/pistolas-ta...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Día de las fuerzas armadas 18

29 June, 2018 - 00:00

En el #DiaDeLasFuerzasArmadas2018 recordamos que las armas no educan, las armas matan. Mostrarlas descaradamente a la infancia es un burdo adoctrinamiento. La guerra NO es un juego. #ParaLaGuerraNADA

Desarma Madrid

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas