Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 21 min 21 seg

La Fiscalía de Barcelona pide 4 años y 10 meses de cárcel para un hombre por robar un bocadillo

6 November, 2018 - 00:00

La lata que el acusado usó para autolesionarse antes del hurto es para el fiscal un arma de intimidación contra las dependientas de la cafetería que endurece el castigo.

La pena solicitada es solo dos meses más baja que la máxima que contempla el delito de robo con intimidación en establecimientos abiertos al público.

Oriol Solé Altimira

Es uno de los centenares de juicios que se celebrarán este martes en los juzgados de Barcelona, pero llama la atención por el castigo que solicita la Fiscalía. El ministerio público pide cuatro años y diez meses de cárcel para un hombre por robar un bocadillo en una panadería de Barcelona el pasado mes de marzo. La clave del caso y de la petición de pena tan elevada se encuentra en el uso o no de la violencia por parte del acusado, un hombre en riesgo de exclusión social y sin antecedentes, para cometer el robo.

En su escrito de acusación, la Fiscalía asegura que el hombre "esgrimió un objeto metálico cortante similar a una lata de bebida rota" e "hizo ademán de cortar" a una de las dependientas de la panadería para lograr su objetivo, que no era otro que hacerse con el bocadillo sin pagar. "Obtener un beneficio patrimonial ilícito", en palabras del fiscal.

Por contra, el hombre, que fue detenido pocos minutos después del hurto por los Mossos d'Esquadra, manifestó a la policía catalana que rompió la lata para hacerse cortes en los brazos, que efectivamente practicó (en la causa obran fotografías de las autolesiones), delante de las dependientas de la panadería "para demostrar que tenía hambre y llamar la atención". Es decir, que fue un hurto sin violencia y para llevarse algo de comer a la boca.

En el juicio comparecerán como testigos las dos dependientas de la cafetería. Una de ellas declaró a la policía que, antes de coger el bocadillo, el acusado se dirigió a uno de los clientes del local para pedir que le comprara algo de comer. Ante la negativa del cliente, explicó que el acusado se dirigió al mostrador donde se exponían los bocadillos y, tras preguntarle qué quería, "sacó un objeto puntiagudo" y lo "esgrimió" ante ellas antes de coger un emparedado y salir del local.

El hecho de "esgrimir" la lata contra las dependientas o para cortarse a sí mismo será una de las claves del juicio. Además, testigos y acusado coinciden en que no hizo ningún intento de robar el dinero de la caja u objetos del local de mucho más valor que el bocadillo. No obstante, la Fiscalía cree que los hechos son constitutivos de un delito de robo con violencia e intimidación y uso de arma en establecimientos abiertos al público, y además de la pena de cárcel pide que el acusado pague las costas del procedimiento y no se pueda presentar durante el mismo periodo como candidato a cualquier convocatoria electoral.

Al interpretar que la lata se usó como arma intimidatoria, el fiscal no solicita que el hurto se castigue con una multa sino que pide cuatro años y diez meses de cárcel, solo dos meses menos que la pena máxima contemplada por este delito, que es de cinco años. El martes, tras la declaración de acusado y testigos, el fiscal dirá si mantiene su petición de pena. El ministerio público llegó a pedir el ingreso en prisión provisional del hombre tras no presentarse en una primera comparecencia, algo que su abogada, del turno de oficio, evitó al constatarse que los problemas económicos del acusado le impidieron llegar al juzgado en su primera citación.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

La fosa común que esconde los horrores del campo de concentración de Albatera sale a la luz

6 November, 2018 - 00:00

Emilio J. Martínez - Alicante

Fue el campo de concentración más importante de la España de la posguerra. Allí fueron a parar una vez acabo el conflicto bélico destacados cargos republicanos, alcaldes, militares o artistas que se habían quedado sin billete en el último buque que salió de Alicante camino del exilio, el Stanbrook. Pese a que la crueldad y el horror se dieron cita en el que antes de su reconversión había sido el campo de trabajo más emblemático de la República, el de Albatera, es actualmente uno de los más desconocidos de los casi doscientos que llegaron a existir. Ahora, el arqueólogo e investigador Felipe Mejías arroja luz sobre un enclave que el franquismo se apresuró en borrar.

Pese a ello, gracias al trabajo que ha venido realizando el también historiador para la cátedra Interuniversitaria de Memoria democrática de la Comunidad Valenciana -en la que participa la Conselleria de Justicia, así como la Universidad de Alicante, la Universitat de València y la Universitat Jaume I de Castelló- ha podido dar con la ubicación de la fosa común, “o pequeñas fosas” del campo de Albatera, situado actualmente en el término municipal de San Isidro. En esta localidad ha desgranado este sábado sus indagaciones en las XI Jornadas sobre el Campo de Concentración que ha organizado la Coordinadora de Asociaciones por la Memoria Histórica de Alicante (Coahmi).

Campo de trabajo republicano de Albatera:

Aspecto que presentaba el campo de trabajo republicano de Albatera en febrero de 1938. Biblioteca Digital Hispánica (Biblioteca Nacional), Reportajes Gráficos Luis Vidal

“La única forma de saber dónde están los muertos es preguntando a la gente”, explica Mejías, quien detalla a eldiario.es el proceso que ha seguido hasta dar con el hallazgo. Anteriormente, otros investigadores iniciaron el mismo cometido, pero se encontraron “con el miedo o ignorancia” de los propietarios de las tierras agrícolas donde se asentó el campo, un terreno en el que solo ha quedado en pie la caseta de los guardias o “cuina”. Sin embargo, los contactos de Damián Sabater, conocido por renunciar a la alcaldía de San Isidro en marzo de este año tras cumplir su programa electoral, le abrieron varias puertas.

Así, Felipe Mejías ha podido hablar con un antiguo operario y tres propietarios. En concreto, con un agricultor que en los años 50 labrando se topó con “un cráneo con pelo y cuero cabelludo a metro y medio de profundidad”; en otro emplazamiento, el descubrimiento macabro fue el de “un brazo con los huesos todavía en conexión anatómica”; y otro testimonio dio con un fémur. En definitiva, “todos coinciden en señalarme un sitio concreto” de un área que en su conjunto abarca los 700 metros de largo.

Ver también: “Franco metió a 22.000 personas en el campo de concentración de Albatera y muchos murieron deshidratados”

Era la época en la que llegaron a esta zona del sur de la provincia de Alicante colonos procedentes de otros puntos del país para cultivar las tierras dentro del proyecto del Instituto Nacional de Colonización del ministerio de Agricultura. “Esa gente trabajaba todos los días en el campo y cuando se encontraban con huesos humanos los encargados les decían que eso eran muertos de la guerra que no había que hacer caso”, rememora Mejías.

Otros de los testimonios de esos años los aportaron unos niños que contaron siendo ya adultos que iban con frecuencia a esa zona con sus bicicletas a coger dátiles y que un día vieron una fosa abierta con cadáveres “y cuando volvieron al día siguiente ya la habían tapado a la mitad”. Esta pista y la aportada por labradores que al cavar se encontraron con cemento oscuro “que seguramente sea cal viva” tendría la lectura para el arqueólogo que la fosa podría estar en varias capas “lo que indicaría filas superpuestas”.

Asimismo, el operario antes mencionado le ha contado a Mejías que trabajando allí en 1977 cuando el ministerio de Agricultura le encargó trazar zanjas en todos los bancales para evacuar el agua de una zona de saladar “salieron varios muertos en varias zanjas separadas en intervalos de ocho a diez metros entre cada zanja”, pero el descubrimiento “volvió a silenciarse”. Además, otros testimonios como los hijos de los dueños de esas tierras le han puesto en la pista de las palmeras donde siguen estando los agujeros de los disparos de los vigilantes de las torres.

Los planes de Mejías, responsable para la provincia de Alicante de localizar fosas comunes, pasan ahora por realizar “un estudio en mayor profundidad” del campo cuya ubicación exacta y perímetro tiene localizado gracias a unas fotografías aéreas de 1946 realizadas por los americanos. “Es curioso porque en ellas se ve la estructura de un campo que desde el terreno no se percibía porque lo habían arrasado y solo permanecían algunos escombros”, explica. Tiene previsto con la ayuda de un georradar terminar de hacer la prospección que se ha iniciado de la fosa o pequeñas fosas comunes encontradas para acabar finalmente escavando el terreno, “localizar los cuerpos y entregárselos a los familiares”.
Fallecimientos y supervivientes

En un lugar que pasó de dar cabida como campo de trabajo republicano a 1.600 presos -sin que se registrara ningún fallecido- a 16.000 según Ginés Saura, miembro de Coahmi, ¿cuántas personas podrían permanecer enterradas? “Imposible saberlo de momento”, responde Felipe Mejías. En el registro civil de Albatera constan ocho muertos durante los seis meses que permaneció abierto el campo –de abril a octubre de 1939-, según el historiador Miguel Ors. Pero como apunta el también historiador Francisco Moreno, “los testimonios orales hablan de muchas más víctimas”. “Por fusilamiento las estimaciones que tenemos son entre 10 y 30 personas aproximadamente”, apunta Mejías.

A este respecto cuenta en un documental Eduardo de Guzmán, un periodista anarquista preso, que lo pusieron en formación junto con otros compañeros y “fusilaron delante de nosotros a tres muchachos”. No obstante, “lo más seguro es que los principales motivos de muerte en el campo fueran de enfermedad, penuria, deshidratación y hambre”, aclara Mejías.

Entre las fallecidas se encuentra la hija del histórico dirigente del PCE Santiago Carrillo, presa en este campo junto con su primera mujer. “Allí mi hija contrajo una enfermedad que acabó con ella. La niña era pequeña y no había leche, no había nada y las condiciones fueron realmente trágicas”, recuerda en el documental Rejas en la memoria. En anteriores jornadas organizadas por la Coamhi pasó el poeta comunista Marcos Ana, quien recordó cómo se fugó del campo de Albatera para acabar siendo detenido en Madrid y convertirse en el preso que más tiempo paso en una cárcel franquista.

Otros de los testimonios, que también ha fallecido, es el de Juan Ramos, recuerda Saura. Estuvo preso en el campo con 14 años y tiempo después en un documental reconoció la cara de Rudolph Hess, ministro de confianza de Hitler, del que recuerda que cuando fue a beber agua del suelo tras varios días deshidratado le dio una patada en el estómago.

La dureza del día a día la contó en los años 80 Juan Caba quien tras revelar que a él y a otros republicanos capturados les llevaron desde Alicante a Albatera en un vagón de tren abarrotado con cien personas donde murieron varios por asfixia, llegaron al campo donde “las torturas y vejaciones” fueron una constante y el hambre el principal problema: les entregan cada dos o tres días “una lata de sardinas de 125 gramos y un chusco de 200 gramos para cada 5 personas”.
La fotografía

El trabajo de investigación de Felipe Mejías, condensado en un artículo de 60 páginas que publicará en breve, incluye documentación gráfica que hasta ahora no había visto la luz como la fotografía que acompaña el artículo.

La imagen está fechada en febrero de 1938, cuando el campo de Albatera todavía era republicano. En contra de la opinión que todavía está extendida de que el campo anterior a Franco era de concentración, tanto Mejías como Saura niegan la mayor. “Era de trabajo, de rehabilitación de presos por razones de delincuencia común o políticas”, explica Saura. “El campo republicano tenía barracones donde dormían bajo techo, enfermería, y con un régimen de visitas de familiares”, prosigue Mejías, “incluso algunos por buen comportamiento tenían los fines de semana libres y volvían el lunes”, añade el miembro de Coamhi. “Era un campo emblemático para la República, del que se sentían orgullosos por representar un sistema penitenciario novedoso”, concluye el arqueólogo.

Pero fue acabar la guerra civil y el bando nacional aprovechó la infraestructura para cercar a miles de personas que habían quedado atrapadas en el lado perdedor. A partir del 1 de abril de 1939 hasta que Franco ordena su cierre el 27 de octubre de ese año, “pasó a ser un campo de concentración puro y duro”, señala Mejías quien duda de que, como apuntan algunos historiadores, fuera también un campo de exterminio. “No estaba pensado para ese fin, el de exterminar a gente como ocurrió con los nazis, pero lo cierto es que sí que dejaron morir a la gente de hambre y sed”.

“Yo pienso que el campo de Albatera tenía una semejanza con esos campos de exterminio, aunque quizás lo que tenía era menos estructura, porque esto era muy artesano en todo”, reveló en su momento el preso Narciso Julián.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Corred la voz

6 November, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Algrano

5 November, 2018 - 20:41

Medio de comunicación libre, desde Extremadura.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Mucho asco, lo de Altsasu

5 November, 2018 - 00:00

Mucho asco lo de Altsasu. Varios vecinos largamente encarcelados tras una actuación policial-judicial abusiva (en el sentido de abusones de patio de colegio), de las que últimamente nos tienen acostumbrados ambos poderes del estado o, mejor dicho, NACIÓN española. Los abusones y maltratadores políticos, rodeados de todos los matones armados que el estado-NACIÓN española pone a su disposición acuden al pueblo a regodearse, a reírse de sus víctimas, de sus seres queridos, de sus familiares. A decirles bien claro quién manda y quién ha de doblar su cerviz ante la imposición discrecional de las porras y las togas de, digámoslo otra vez, la NACIÓN española. No tienen desperdicio las declaraciones ayer de A. Rivera, uno de los ultranacionalistas españoles convocantes del acto de humillación y desprecio del vencido:

"Para mí, y lo digo sin gritar y sin aspavientos, los valores de la democracia hoy se están demostrando incompatibles con los contravalores del nacionalismo. La democracia es libertad, el nacionalismo es imposición. La democracia es igualdad, el nacionalismo es privilegio. La democracia es unión, el nacionalismo es división. La democracia es respeto a las reglas de juego, el nacionalismo es quebrarlas".

Y no se refería al nacionalismo ESPAÑOL, al que, más que a ninguno, son de perfecta aplicación todas y cada una de sus palabras. Las cuales continuaban con esta elocuente frase: "No dejemos de pisar cualquier pueblo de nuestro país porque unos pocos radicales lo intenten evitar". Pisar, pisotear, cualquier lugar que osa ser "radical" y no hace ondear las banderas de la NACIÓN española en los balcones de su vecindario.

Estos tipos, por cierto, son los que en otros momentos no dudan en exigir que quede oculto bajo la alfombra cualquier tema que les disgusta, con el argumento de que puede dividir o crispar a la sociedad. Lo dicho, mucho asco. Luego, en el colmo de la hipocresía, fingirán no entender y sorprenderse de que las instituciones de su NACIÓN y ellos mismos despierten el más profundo de los odios. El mismo que ellos y ellas sienten y proyectan violentamente hacia todo aquél que no se siente ESPAÑOL y se doblega servilmente ante su bandera.

Cigala News.

Altsasu, plató de cine para la ultraderecha

Una vez más, como si de un rodaje se tratara, Altsasu ha servido de altavoz para los intereses de Vox y Ciudadanos en el acto que han desarrollado este domingo bajo la plataforma España Ciudadana

Iván Pastor

El Salto

La puesta en escena era perfecta. Una plaza céntrica blindada por la policía en la que los asistentes ondeaban sus banderas españolas. En los alrededores, los y las vecinas de Altsasu mostrando su indignación por la provocación causada en el pueblo en el que tres de sus vecinos llevan ya más de dos años en prisión por una pelea de bar. Sin embargo, entre el repique de las campanas y un concierto sobre una furgoneta en los alrededores, el pueblo de Altsasu ha dejado claro que, sin haber provocado ningún altercado, no son piezas de ningún escenario.

Sonia, palentina, ha acudido a Altsasu esta mañana para “defender la democracia y que todo el mundo viva tranquilo sin que tengamos que enfrentarnos unos y otros”. “Ah, y también para decir a España que los guardias civiles son nuestros y que no tienen porqué pasar miedo”, añadía. Lo mismo opinaba María, que envuelta en una bandera de España ha venido de Bilbao con su marido a “apoyar a la Guardia Civil y al pueblo navarro español”. De Bilbao también se encontraba esta mañana en la plaza del acto de España Ciudadana un padre con su hijo, que portaba en la mochila banderas de Vox. “Estamos en Alsasua para defender la libertad. La libertad de los vascos, de los navarros y de nuestros hijos. Por venir no se provoca”, señalaba.

Una pareja de madrileños afirmaba haber acudido al acto de España Ciudadana “para reivindicar la pluralidad de un pueblo que no puede manifestarla porque existe una represión soterrada y violenta”.

En el acto de la plataforma España Ciudadana al que acudieron tanto Albert Rivera por parte de Ciudadanos, como la portavoz del PP en Navarra Ana Beltrán o figuras del ultraderechista Vox como Santiago Abascal o Ortega Lara, se encontraba también una pareja de jóvenes madrileños. Ambos afirmaban que habían acudido “para reivindicar la pluralidad de un pueblo que normalmente no puede manifestarla porque existe una represión soterrada y violenta”. Ella, Noemí, envuelta también en otra bandera de España, señalaba que acudían “para que la Guardia Civil se sienta respaldada”.

“Les pegan a ellos por ser quienes son, porque representan unos valores y en último termino a España. Si les pegan a ellos, ¿qué nos harán a nosotros?”, afirmaba esta joven que pedía “ante todo respeto y tolerancia”, algo que matizaba Víctor, su pareja, que añadía “que en esta región la palabra tolerancia está en decadencia”. “Hay gente que siente miedo a expresar sus sentimientos y opiniones, por eso tenemos que venir desde Madrid, para hablar por ellos, ya que no pueden”, terminaba Noemí, que reconocía que venían a título individual, aunque Víctor señalaba que agradecían que “políticos como Santiago Abascal estén comprometidos con la causa de la libertad de expresión y que se acerquen aquí. Por eso también venimos a apoyar su sacrificio”.

El acto estuvo sembrado de consignas como “Viva España”, “Viva la Guardia Civil”, “Viva Navarra española”

El transcurso del acto estuvo sembrado de consignas como “Viva España”, “Viva la Guardia Civil”, “Viva Navarra española” o el ya clásico “Arriba España”. Todo ello mientras el líder de la troupe Albert Rivera clamaba contra el nacionalismo en su discurso. “Los valores de la democracia se están mostrando incompatibles con los del nacionalismo. La democracia es libertad, el nacionalismo es imposición. La democracia es respetar las reglas del juego, el nacionalismo es quebrarlas”, afirmaba el líder de Ciudadanos.

A la salida, con esa foto tan buscada de “los defensores de la libertad de expresión acosados por el pueblo de Altsasu”, se repitió el guión con los mismos cánticos dirigidos por parte de los asistentes hacia la multitud que les abucheaba.

Durante la mañana, un vecino del pueblo, Ángel, bajaba una cuesta con gesto apesadumbrado. “Es una provocación. No sé a que tienen que venir, hay miles de pueblos en España”, reconocía con semblante triste, y añadía que “es normal que la gente estuviera fastidiada, y además la gente que ha venido no es de aquí”.

Ya concluido el rodaje, los extras regresan a sus casas repartidas por diferentes puntos del Estado con la sensación de los deberes bien hechos, y los directores, a la espera de que la película sea un éxito entre los espectadores y que la performance en ese plató que ha sido Altsasu tenga una buena acogida.

https://www.elsaltodiario.com/altsa...

[Video] #Altsasu ha respondido con enorme dignidad a la provocación de la extrema derecha española

x La Haine - Euskal Herria

La convocatoria antifascista ha sido un éxito. Los fascistas vinieron a provocar y han encontrado un pueblo digno que ha sabido mostrar su rechazo al fascismo.

Altsasu ha sabido responder esta mañana con gran combatividad y enorme dignidad a la provocación que desde el partido ultraderechista C's habían convocado en el pueblo navarro, y a la que se sumaron también VOX y PP. Desde primeras horas de la mañana un enorme dispositivo de Policía Foral y de Guardia Civil tomaba las principales calles del Casco Viejo.

Contra el acto ultra había convocadas dos citas, una en la Kultur Etxea y otra frente al cementerio de Altsasu. Antes de las 10 de la mañana cientos de personas se concentraban ya en el cementerio, a unas calles de la Plaza donde tenían convocado el acto los ultras.

Poco a poco han ido llegando los asistentes al acto españolista, mientras la movilización antifascista ha entrado en el Casco Viejo y se ha ido acercando a la Plaza, rodeándola. Cuando han ido llegando más ultras la convocatoria antifascista ya contaba con unas 2.000 personas, frente a las algo más de 200 que ha conseguido juntar la formación ultraderechista.

La llegada de los ultras ha sido recibida por los antifascistas entre gritos de "Alde hemendik, utzi bakean!", "Faxistak Kanpora!" o "Zuek faxistak, zarete terroristak" entre otros. Por otro lado el pseudoperiodista vocero de la extrema derecha conocido como Cake Minuesa ha sido retenido por la Policia Foral tras insistir en provocar situaciones de tensión.

Un camión ha servido de improvisado escenario para un concierto móvil que se ha acercado junto a la Plaza del acto. Además, en un momento dado las campanas de la Iglesia que hay justo en esa plaza han comenzado a repicar, mientras en el otro lado de la plaza una sirena sonaba a gran volumen, complicando a los españolistas escuchar su acto.

La Policía Foral ha creado un cordón entre los dos grupos y se han vivido momentos de tensión, empujones y un agente ha amenazado con su arma a los manifestantes. Vecinos de Altsasu han creado también un cordón para evitar enfrentamientos Pese a los momentos de tensión no ha habido incidentes reseñables.

Antes de la 1 de la tarde los ultraderechistas han abandonado el pueblo sin pena ni gloria, escoltados por la Guardia Civil y en Altsasu lxs vecinxs han vuelto poco a poco a la normalidad comentando la burda provocación a la que han querido someter al pueblo y la ejemplar respuesta popular antifascista que, una vez más, Altsasu ha sabido mostrar.

Fotos y vídeo en: https://www.lahaine.org/fL9J

Categorías: Tortuga Antimilitar

El presidente del Partido Popular pide mayor presencia militar de EEUU en España

5 November, 2018 - 00:00

eldiario.es

El presidente del PP, Pablo Casado, se ha desplazado este sábado hasta la Base Naval de Rota (Cádiz) para pedir a Estados Unidos que refuerce su presencia militar en España trasladando la sexta flota a esta base.

Como ya hiciera a finales de septiembre durante un acto en Jerez, el líder de los populares ha destacado que la base de Rota es "la más competitiva de Europa" y ha vuelto a solicitar a EEUU que establezca en ella a la sexta flota de la Marina estadounidense.

Asimismo, Casado ha destacado la relación con Estados Unidos, país del que, ha dicho, España es un "socio estratégico fundamental". "Nuestra relación con EEUU nos convierte en socio estratégico fundamental, que en mi opinión podría albergar la Sexta Flota de la USNavy", ha escrito en su cuenta de Twitter.

En septiembre, el líder del PP señaló que ve "probable" dicho traslado "ahora que el Gobierno italiano está dando síntomas de no ser un gobierno fiable porque está gobernado por populistas".

"Tenemos la mejor capacidad para albergar otros efectivos militares que nos permitirían no tener que afrontar un crecimiento presupuestario en materia de Defensa tal y como exige la OTAN y los socios europeos", señaló Casado.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un reportaje de la televisión vasca retrata la tortura policial en España

4 November, 2018 - 00:00

El espeluznante reportaje de ETB sobre torturas policiales que no hará TVE

Marc Villanueva

ETB lo ha vuelto a hacer. Siete días después del exitoso y comentadísimo reportaje sobre los negocios turbios de la Corona, el programa 360 grados emite este domingo 4 de noviembre "Torturas: el crimen mejor escondido". Un documental aterrador sobre cómo España ha torturado a detenidos, ocultado las torturas y premiado a los torturadores. Cuando Catalunya todavía se duele de los golpes de porra del 1-O, es la TV autonómica de Euskadi la que señala a los cuerpos policiales del Estado como sanguinarios y torturadores, especialmente con los detenidos que según ellos atentan contra la unidad de España. ETB explica por ejemplo cómo en democracia algunas comisarías sustituyeron como método de tortura las palizas por la asfixia porque no deja pruebas. Este es un avance:

En Blau puede adelantar en exclusiva dos testimonios que ETB ha buscado: Grande-Marlaska y el general Galindo. El ministro es especialmente relevante ya que sentencias suyas que negaban torturas fueron tumbadas por la justicia europea. Como ministro de Interior tampoco tiene nada que decir y no da la cara. En una entrevista en la TV de su país, Euskadi, preguntado por estos asuntos se incomodó. Le gusta más hablar de su vida privada que de su profesión pública.

Sobre Enrique Rodríguez Galindo, exteniente de la Guardia Civil, en el temido cuartel de Intxaurrondo, condenado por secuestro y asesinato, el equipo de 360 grados tiene la exclusiva de enseñar su cara hoy día. Fue excarcelado en 2004 después de pasarse sólo 4 de los 71 años de condena en prisión. Liberado por sus "problemas de salud" hoy, 14 años más tarde, sigue disfrutando de la misma buena salud que le permite pasear por Zaragoza donde el equipo ha podido grabar su cara:

Entre los testimonios que ponen los pelos de punta se verá el de dos mujeres torturadas por la policía ("Un agente me metió sus dedos dentro de la vagina y mi cabeza se fue") o de un exagente que abrió una puerta en la comisaría de Sol en Madrid y vio una escena kafkiana: el detenido en una silla, atado con mantas, rodeado de estufas y con un casco de moto mientras un agente lo golpea en la cabeza con un listín de teléfonos. El gobierno vasco ha contabilizado más de 4 mil casos de vascos torturados por las policías estatales entre 1960 y 2014. Preguntamos a la responsable del programa si todavía se tortura en ciertas comisarías y la respuesta no nos tranquiliza: "Mientras haya zonas oscuras, detenidos incomunicados, se podrá seguir torturando".

Del gobierno actual nadie ha querido hablar. La dificultad añadida ha sido encontrar no sólo responsables políticos sino víctimas. No querían hablar. Algunas personas torturadas confesaron al equipo que desde que recibieron la llamada de ETB para ser entrevistadas "no hemos podido dormir". El exteniente Segura del ejército advierte que muchos guardias civiles le han confesado que siguen los métodos de tortura por la connivencia del Estado y por la sensación de impunidad. El forense Paco Etxebarría, una eminencia mundial, destaca un método que no deja marcas: "Poner un boli Bic entre los dedos. Destroza los nervios y no deja secuelas". Domingo a las 22:10, en ETB.

Fuente: https://www.elnacional.cat/enblau/e...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cementerio de Paterna (València): Los militares homenajean a "los caídos" y desprecian las fosas de los republicanos represaliados

4 November, 2018 - 00:00


Los militares pasan de largo de las fosas republicanas en Paterna en su homenaje a los "caídos por España"

Los militares, siempre mirando al frente, pasaron de largo sin prestar atención a los presentes junto a las fosas, siendo seguidos por otros invitados al acto, encabezados por concejales del PSOE, PP y Ciudadanos.

joan cantarero

“No puedo visitar las fosas, en todo caso en otro momento, lo haré de paisano, vendré y las visitaré, porque me interesa la historia”. Esta es la respuesta dada por el teniente coronel Ardanaz, del Acuartelamiento Daoiz y Velarde, de Paterna, tras finalizar el acto castrense programado en honor a los "Caídos por España", a la petición realizada por Javier Parra, concejal de Esquerra Unida de Paterna y secretario general del Partit Comunista del País Valencià.

Tal y como estaba previsto, los trabajos en las fosas de los represaliados republicados entre 1939 y 1956 en el cementerio de Paterna, comenzaron a las 8 de la mañana. Poco a poco numerosas personas han ido llegando al lugar, portando algunas banderas republicanas y rojas del PCE, mientras una discreta presencia de policía local y nacional tomaban posiciones en los accesos al lugar.

Poco antes de las 9 de la mañana hizo acto de presencia el piquete que iba rendir honores a los Caídos por España, liderados por el teniente coronel Carlos Ardanaz, según fuentes de la policía local consultadas.

Y tal como estaba previsto, en formación y a buen ritmo, la unidad militar atravesó el cementerio, en un cuyo primer cuartel se encuentran la mayoría de las fosas de los 2.238 ajusticiados por el franquismo, a lo largo de 17 años.

Los militares, siempre mirando al frente, pasaron de largo sin prestar atención a los presentes junto a las fosas, siendo seguidos por otros invitados al acto, encabezados por concejales del PSOE, PP y Ciudadanos. Ni Compromís, ni Podemos, ni EUPV quisieron participar en el acto.

Incluso la policía bloqueó y cerró el acceso al lugar del homenaje a los Caídos y se impidió realizar fotografías del acto militar, que fue breve y en esta ocasión no se escucharon las tradicionales salvas.

Al finalizar el homenaje ante el mausoleo militar, la tropa inició la marcha de regreso por el mismo camino, teniendo que volver a pasar por delante de las fosas con los represaliados y en presencia de más familiares y voluntarios, pero sin girar la vista en ningún momento.

Parra paró a los oficiales para pedirles respeto a los republicanos

Esta vez los mandos militares cerraban la comitiva, el secretario general del PCPV-PCE, Javier Parra, aprovecho el momento para cruzarse en su camino, y detener su paso con la mano extendida.

El concejal de EUPV tras presentarse invitó a los oficiales que antes de abandonar el cementerio, tuvieran la delicadeza de saludar y mostrar también su solidaridad con los caídos por la legalidad republicana allí enterrados, reclamando un gesto de conciliación. Como cabía esperar la respuesta fue negativa, alegando que no era el momento.

No obstante, el teniente coronel comentó que posiblemente más adelante visitaría las fosas, aunque “lo haré de paisano, porque me interesa la historia”. En todo caso la conversación, junto a un jardín con flores representando la bandera tricolor republicana y que duró algo más de dos minutos, fue cordialmente respetuosa, a pesar de las circunstancias.

En todo caso, lo cierto es que los militares que rendieron homenaje a los militares caídos pasaron, nuevamente, de largo por delante de las fosas que aún guardan los cuerpos de miles de personas represaliadas por el franquismo, perdiendo una oportunidad magnífica para trabajar en la reconciliación.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

La activista yemení que planta cara al comercio de armas: "España alimenta la guerra vendiendo bombas a Arabia Saudí"

3 November, 2018 - 00:00

Preside la ONG Mwatana, que trata de documentar sobre el terreno los efectos de los ataques y analiza los restos de armas para saber de dónde vienen.

"Arabia Saudí está comprando con dinero el silencio sobre sus crímenes y los países están dejando todos sus valores a un lado por intereses económicos"

Icíar Gutiérrez

Radhya Al-Mutawakel se define como una persona "normal y obsesionada con la justicia". En otro mundo, dice, sería escritora. "Tal vez novelista", apunta en una entrevista con eldiario.es. En este, sin embargo, decidió ponerse en primera línea para defender los derechos humanos en su Yemen natal, una tarea en la que se ha volcado durante los últimos 14 años. "Las diferentes guerras y abusos en mi país me obligaron a ser activista", recuerda.

Ahora encabeza la organización Mwatana, de la que es confundadora y presidenta. Desde 2015, cuando comenzó la intervención militar de la coalición liderada por Arabia Saudí en Yemen, su ONG ha documentado el uso de las armas y las consecuencias de la guerra sobre la población del país árabe.

Después de los ataques aéreos, su equipo está entre los primeros en llegar al terreno para hablar con los testigos y analizar los restos de armas. Los recogen entre los escombros, toman fotografías, consultan con expertos, determinan de qué tipo son y de dónde proceden. Después, apuntan con el dedo. "Una de nuestras principales formas de luchar contra el comercio de armas irresponsable es la información. La información es poder. Trabajando en terreno nos hemos encontrado con dos cosas: miles de víctimas civiles y restos de armas que tienen la nacionalidad de países muy desarrollados como EEUU y Reino Unido", recalca la activista yemení.

La organización, por ejemplo, ha documentado en sus informes que EEUU ha suministrado armamento a la coalición saudí que ha sido utilizado en 19 ataques aéreos que mataron a 88 personas, incluidos 45 niños, e hirieron a 145 civiles. En abril de este año, la ONG inició, junto a dos organizaciones europeas, acciones legales contra funcionarios del Gobierno italiano y un fabricante de armas, la filial local del conglomerado alemán Rheinmetall. La organización Mwatana asegura haber encontrado restos de anillas fabricadas por esta compañía para sujetar bombas a los aviones en el lugar de un ataque que mató a una familia de seis personas en 2016.

"Arabia Saudí compra el silencio sobre sus crímenes"

Así, la otra pata del trabajo de Al-Mutawakel y sus compañeros consiste en exigir responsabilidades no solo a las partes en conflicto, también a los países de donde parten las armas que acaban encontrando entre las ruinas. "Al principio, pensé que esos países no sabían realmente lo que estaba ocurriendo en Yemen y cómo se usaban estas armas en crímenes de guerra. Con el tiempo, y después de mucho trabajo de incidencia en todo el mundo, me di cuenta de que la guerra en Yemen no estaba siendo olvidada, sino que estaba siendo ignorada, y que el comercio de armas era un punto clave detrás de eso", explica la mujer.

Fue esta sensación, precisamente, la que la empujó a centrar su activismo en la lucha contra la venta mundial de armamento. "Veía con tristeza cómo países como EEUU, Reino Unido o Francia están apoyando ciegamente a Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos, y no están haciendo todo lo que pueden para detener la guerra en Yemen, ni siquiera apoyando una investigación internacional", sostiene. "He aprendido de la guerra en mi país que el interés económico y el comercio de armas pueden hacer que el mundo entero vea nuestras muertes diarias como si fuera una película monótona".

El debate sobre la venta de armas a Arabia Saudí ha cobrado fuerza en España desde el pasado septiembre, cuando finalmente el Gobierno de Pedro Sánchez decidió enviar a la monarquía del Golfo las 400 bombas de precisión láser que desataron una crisis interna en el Ejecutivo. Este mismo tipo de armamento, importado desde países como EEUU, Reino Unido y Brasil, se ha usado para bombardear a la población civil, según han documentado también ONG internacionales como Amnistía Internacional.

Al-Mutawakel no ha estado ajena a la polémica. "Es una vergüenza", apunta. "Arabia Saudí ha matado y herido a miles de civiles en Yemen y en lugar de oponerse, España y otros países están alimentando la guerra vendiéndole armas", agrega. "Cargan con la responsabilidad de todos los crímenes cometidos por la coalición. Todos los países involucrados en el comercio de armas no solo están vendiéndolas, también están apoyando políticamente a los saudíes, sin hacer nada serio para parar la horrible guerra", reitera.

Esta semana, el presidente Sánchez ha dicho que mantendrá, para "defender los intereses de España", la venta de armas al régimen saudí, cuestionada de nuevo tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi. "Arabia Saudí está comprando con dinero el silencio sobre sus crímenes y los países están dejando todos sus valores y principios a un lado por intereses económicos", opina la defensora yemení.

A finales de agosto, un grupo de expertos de la ONU presentó un informe en el que acusó a todas las partes involucradas en la guerra de Yemen de haber cometido potenciales crímenes de guerra y responsabilizaba a la coalición árabe de la mayoría de las muertes civiles. Por esta razón, recomendaba a la comunidad internacional "abstenerse de suministrar armas que podrían ser utilizadas" en el conflicto de Yemen. El Tratado sobre el Comercio de Armas, que entró en vigor en 2014, prohíbe a los Estados transferir armamento a otros países si saben que van a ser utilizado para cometer crímenes de guerra.

Mientras, las cifras de la devastación en el que era uno de los países más pobres de Oriente Medio. Esta semana, Naciones Unidas ha alertado de que la mitad de la población, unos 14 millones de personas, está al borde de la hambruna.
Ataques por su labor

Además de documentar los abusos perpetrados por todas las partes en conflicto en Yemen, la organización que Al-Mutawakel puso en marcha junto a su marido en 2007 se centra en la sensibilización y en la incidencia política. La activista ha recorrido EEUU y Europa denunciando las consecuencias de la guerra en Yemen. El año pasado, compareció ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Pero esta labor no está siendo fácil. En junio de este año, Mwatana denunció que fuerzas de la coalición liderada por Arabia Saudí confiscaron los pasaportes de Al-Mutawakel y su esposo, Abdulrasheed Al-Faqih, en el aeropuerto de la ciudad de Seiyun mientras se disponían a viajaban para participar en un evento en Oslo. Fueron puestos en libertad 12 horas después, tras una intensa campaña que denunciaba su retención. Lo mismo les ocurrió en 2016, cuando una milicia hutí retiró el pasaporte a Al-Faqih a su llegada al aeropuerto de la capital, Saná. La activista habla desde Ámsterdam, en medio de una nueva gira internacional. Teme nuevas trabas al volver a su país: "Regresar es un gran desafío y riesgo que tenemos que enfrentar".

Los integrantes de su ONG han denunciado en varias ocasiones el "hostigamiento" que sufren por su activismo. Las organizaciones locales han expresado su preocupación por los continuos arrestos, las detenciones y el acoso a los defensores. "El trabajo de la sociedad civil en Yemen es particularmente vital en un momento en que tantos yemeníes sufren las consecuencias del conflicto y carecen de acceso a la asistencia humanitaria que se necesita con urgencia", sostuvieron el año pasado en una carta dirigida a embajadores del Consejo de Seguridad.

Sin embargo, Al-Mutawakel y su ONG insisten: no les van a callar. "No detendrán en nuestro trabajo de documentar violaciones de derechos humanos ni tampoco impedirá que nos pongamos del lado de las víctimas". Les ofrecen apoyo legal, escuchan sus testimonios, tratan de contabilizar cuántas vidas se pierden en cada ataque. "Estamos presionando para que se repare a las víctimas y exigiendo la plena rendición de cuentas de los autores de las violaciones de derechos humanos. Básicamente, reclamamos justicia", concluye la activista. Esa justicia que tanto le obsesiona.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Reflexiones desde Bardenas Libres 18

3 November, 2018 - 00:00

Desde el frente común Bardenas Libres 2018, y después de casi cuatro años de andadura y trabajo, hemos decidido hacer unas cuantas reflexiones, en torno a los compromisos que nos propusimos para este año 2018, en el cual se renueva automáticamente el contrato entre la Junta de Bardenas y el Ministerio de Defensa, y además se dobla el canon económico, que reciben los congozantes por permitir practicar la guerra y ensayar con armamento, en esta tierra declarada Parque Natural y Reserva Mundial de la Biosfera.

Creemos necesaria una reflexión ante las dificultades que hemos encontrado en el camino, y en nuestras propias capacidades, para sacar adelante las consultas populares que nos pusimos como objetivo, para activar la movilización social y la percepción del polígono de tiro de Bardenas como un grave problema para la vida de la gente aquí, y en otros lugares donde se exporta la guerra que aquí se ensaya.

Creímos que la oposición al polígono sería capaz de dejar a un lado las diferencias y reproches para aunar fuerzas, y en esa dirección seguimos trabajando, ante la conformación de un Gobierno Foral que se ha declarado en contra de estas instalaciones en repetidas ocasiones, pero que no ha generado mayores problemas y contradicciones a la Comunidad de Bardenas. Tampoco ha supuesto un problema para el Gobierno central, ni para el de Rajoy, ni para el de Sánchez, y eso que la aprobación de la moción de censura y los presupuestos parecían oportunidades de negociación y presión ante temas importantes, como éste.

En cuanto a nuestras capacidades organizativas, el salto cualitativo ha sido grande, aunque no lo suficiente para una empresa como la que nos propusimos. En estos años de trabajo hemos sido capaces de aunar esfuerzos y sumar entre gentes de diferentes territorios y ámbitos de lucha, como Aragón, Nafarroa o Madrid. También hemos creado grupos de trabajo autónomos y coordinados entre sí en Iruña y Zaragoza, generando una dinámica de trabajo constante que sigue activa y que poco a poco va dando sus frutos. Tras largo tiempo, hemos vuelto a poner el problema del polígono de tiro en las agendas políticas de Navarra y Aragón, hemos participado y enriquecido mutuamente otras luchas muy relacionadas, como la de lxs refugiadxs, en campañas que denuncian que aquí empiezan las guerras. Hemos organizado y participado en charlas y movilizaciones, explicando la historia y la realidad de este polígono, y seguiremos avanzando en ese camino mientras persista la presencia militar en estas tierras, que se merecen un trato más respetuoso social y medioambientalmente.

La no celebración de las consultas para nada es un fracaso, este fue uno de los posibles escenarios que predecimos, seguimos pensando que sería la mejor manera de cerrar este conflicto, pero al no alcanzarse las condiciones mínimas que nos propusimos, hemos creído conveniente aparcar esta idea, e invertir las energías generadas en otros ámbitos muy necesarios.

Para analizar más extensamente todo este recorrido, y otras muchas cuestiones, desde BL2018, estamos trabajando en un dossier, en el que recogemos las experiencias y reflexiones de aquellos y aquellas que participaron y participan de esta larga lucha, junto a las que con el tiempo nos hemos ido sumando, y aportando análisis y propuestas que generen cada vez mayor respuesta, ante el rechazo mayoritario que supone este polígono militar, con la intención de que estas experiencias sirvan de base para enfrentar esta nueva fase en la que entramos.

También hemos elaborado un CD recopilatorio, en el que han participado grupos locales, con canciones grabadas especialmente contra el polígono de tiro de Bardenas, grupos y artistas que han prestado su creatividad y trabajo para sumarse a esta lucha. El disco verá la luz a comienzos del mes de noviembre.

Por último, también queremos cerrar este año con una gran Manifestación que tendrá lugar el domingo 18 de noviembre a las 12:00h en Tudela, y tras la cual se celebrará una Comida y Café-Concierto en la Peña Beterri de Tudela. En la cual queremos aglutinar a todas aquellas personas y colectivos que consideren que este polígono militar debería de desaparecer cuanto antes. A lo largo de la semana previa a esta movilización, se celebrarán en Iruña y Zaragoza diferentes mesas redondas, donde se plantearán debates entre diferentes integrantes de esta plataforma Bardenas Libres.

Desde aquí queremos hacer un llamamiento a participar de todas aquellas iniciativas que surgen contra el polígono militar de Bardenas, y animar a aquellas que sientan necesario hacer algo ante esta situación, que se sumen a esta lucha, para seguir haciendo fuerte este frente común…

Porque aquí empiezan las guerras, aquí se ensaya y se prueba el armamento que más tarde se usa contra la población civil de otros pueblos, aquí se entrena la OTAN.

BARDENAS LIBRES 2018
¡¡Que decida el pueblo!!!
Herriak erabaki!!!
Que decida o pueblo!!

Fuente: https://bardenaslibres.blogspot.com...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Congreso de seguridad

3 November, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Biblio-Necrophiliac Quest 2018

2 November, 2018 - 00:00
Categorías: Tortuga Antimilitar

Rafa Nadal y los trabajadores de Navantia

2 November, 2018 - 00:00

Preguntan en Yemen si las decenas de miles de compatriotas masacrados por Arabia Saudí durante los últimos tres años deberían haber muerto en un consulado para que alguien los tomara en serio. El descuartizamiento de Jamal Khashoggi ha centrado ahora la mirada internacional en un país que ya hace tiempo que cruzó todas las líneas rojas imaginables.

En septiembre, Margarita Robles anunció la paralización de un envío de bombas idénticas a las usadas para destruir un autobús escolar lleno de niños. A los saudíes no les gustó y amenazaron con romper un contrato para construir buques de guerra. Esto, a su vez, no gustó a los trabajadores que iban a construirlos, que salieron a manifestarse. El Gobierno tomó nota de las movilizaciones, desautorizó a la ministra, dio un giro de 180 grados en su posición y acabó mandando las bombas. Desde entonces todos los acontecimientos, incluido el brutal asesinato del periodista saudí del Washington Post, se han enmarcado en el debate entre si defendemos los puestos de trabajo o los Derechos Humanos. Pan aquí contra muertos allí, y parecía que la elección estaba complicada hasta que Pedro Sánchez deshizo el empate: "Priman los empleos, los intereses de los españoles".

Todo encaja, hay una razón superior para renunciar a la coherencia: los puestos de trabajo en un astillero.

Hasta que dejó de encajar, cuando más de 3.000 personas salieron a la calle para tratar de evitar el cierre de otro astillero, el de La Naval de Sestao. Incomprensiblemente, allí no había periodistas y su reivindicación no abrió informativos. ¿Cómo era posible? Protestaban igual que en Cádiz y ni siquiera pedían construir corbetas para matar niños de hambre, solo pedían financiación para poder terminar la draga que tenían a medias. Una draga para construir, no buques de guerra para arrasar, y nadie los escuchaba. Algo estaba fallando.

¿Y si no es cierto? ¿Y si estamos atribuyendo a unos trabajadores unos “superpoderes” que, en un país que crea y destruye cientos de miles de empleos cada trimestre, realmente no tienen? ¿Y si la culpa de lo que está pasando no la tienen los trabajadores de Navantia? Vayamos por partes.

Brasil prevé la compra de cinco corbetas a través de su programa Tamandaré, las mismas que Arabia Saudí. Desarrollar una oferta de estas características requiere un trabajo enorme y Navantia lo tenía ya hecho, todo estaba de su parte, pero en abril renunció a este contrato alegando “exceso de carga de trabajo”. Dos contratos similares, no hace ni seis meses se renunció a uno… ¿Y ahora estamos dispuestos a vender nuestra alma al diablo saudí por el otro? Algo sigue sin encajar en todo esto.

Por otro lado, varios informes avalan que la viabilidad de los astilleros de San Fernando no solo no depende de la construcción de corbetas para regímenes genocidas, sino que no depende de la industria militar en absoluto. La nueva normativa de reciclado ecológico de buques, así como el auge de la energía eólica off shore, podrían ofrecer una oportunidad real de reconversión hacia el sector civil. Todo indica que la carga de trabajo de Navantia podría ser, en vez de un motivo para colaborar con Arabia Saudí, una oportunidad real y viable para reducir nuestra dependencia del petróleo de este siniestro país. Al final, parece que las cosas no dependen tanto de los trabajadores de Navantia como de la voluntad política, y en realidad se les está utilizando como cortina de humo. Ahora toca saber quién se esconde al otro lado.

Los grandes constructores de este país acumulan cientos de millones de euros en multas por incumplimientos en la construcción del AVE a La Meca, que Arabia Saudí se ha mostrado dispuesta a perdonar en un clima de colaboración. Este clima también beneficiaría a la Casa Real, gran comisionista en esta y otras operaciones según la protagonista de la historia Corinna zu Sayn-Wittgenstein. Muchas otras de las grandes fortunas de este país se ven beneficiadas también por este clima de entendimiento, como ha reflejado Bob Pop en su acostumbrado tono irónico pero certero: “A lo mejor lo que nos preocupa tanto en este país no es que pierdan el trabajo los señores que fabrican armas, sino que los señores que se llevan la comisión pierdan su porcentajito”, apuntando a la familia Aznar entre otros. Tampoco hay que olvidar a los banqueros que financian el tinglado.

Y todo esto sin contar a los verdaderos beneficiados de la floreciente industria armamentística española, que no son precisamente sus trabajadores. En cualquier consejo de administración de la gran empresa armamentística que se elija, la notable presencia de militares de alto rango y políticos en sus sillones convierte a este sector al completo en una gigantesca puerta giratoria que no para de girar, llenando los bolsillos de sus poco escrupulosos usuarios. Y no queda ahí la cosa, ya que en sus negocios con Oriente Medio estas operaciones se ven siempre engrasadas con comisiones millonarias, como se ha demostrado en los casos de Defex en España, Nexter en Francia y otros.

En definitiva, un negocio de valor incalculable en manos de unos pocos, consolidado por décadas de buenas relaciones con asesinos, que recientemente ha amenazado con desmoronarse. Todo empezó con un tuit y el inesperado ataque de decencia de una ministra.

En agosto de este año, Canadá criticó tímidamente por Twitter el arresto de activistas en Arabia Saudí. El príncipe heredero Mohamed bin Shalman reaccionó cortando de raíz cualquier tipo de relación con el país norteamericano: expulsó a su embajador, cerró las rutas aéreas entre ambos países, ordenó el regreso de 16.000 estudiantes y congeló cualquier tipo de inversión allí.

Apenas dos semanas después, la ministra de Defensa anunciaba la paralización del envío de las famosas bombas, y gran parte de las élites de este país casi infarta ante la noticia. Los teléfonos empezaron a echar humo exigiendo una rectificación inmediata, pero después de levantar la liebre no era tan sencillo enviar unas bombas destinadas a asesinar civiles. Las élites no estaban dispuestas a mancharse la manos con sangre yemení y todas las miradas se volvieron hacia unos trabajadores desesperados. Se corre la voz de que peligra su sustento, reuniones con el comité de empresa, los sindicatos, se calienta una asamblea… y finalmente salen a la calle. Todo solucionado, los malos son ellos.

Luego, a nuestros socios se les fue la mano en un asuntillo con un periodista en un consulado, pero el Gobierno tenía aprendida la lección. Pedro Sánchez condenó el asesinato, aunque acto seguido aseguró que iba “a actuar con responsabilidad” debido a que afectaba “…a zonas especialmente afectadas por el drama del desempleo". En resumen, vino a decir que todo seguirá igual: los dólares, el crudo y las comisiones seguirán fluyendo a borbotones hacia los bolsillos adecuados, y los supuestos responsables seguirán siendo los trabajadores que defienden sus garbanzos.

Solo quedaba un detalle, blanquear la deteriorada imagen de Arabia Saudí para que las aguas vuelvan definitivamente a su cauce. Nada mejor para este fin que enviar a nuestro mejor embajador, el gran Rafa Nadal, que jugará allí un partido de exhibición. La limpieza de este particular “señor Lobo” les saldrá a los saudíes por el módico precio de un millón de dólares.

Mientras el mundo mire ensimismado la pelotita botando por la pista, en Yemen seguirán asesinando impunemente a decenas de miles de inocentes.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Antes y después

2 November, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Condiciones de trabajo de las personas privadas de libertad

2 November, 2018 - 00:00

Julio Fuentes

Por otra parte, en la relación laboral penitenciaria se entremezclan de forma muy confusa la Administración Penitenciaria (Junta de Tratamiento que adjudicará el puesto de trabajo y director que extinguirá la relación laboral) y una entidad denominada TPFE (Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo) que cumple las funciones de empleadora.

Esta relación entremezclada de ambos organismos provocará dificultades diversas, entre ellas la determinación de cuál es el Juzgado que debe controlar las decisiones e incluso la legislación de aplicación.

Entre los asuntos más sorprendentes del trabajo en prisiones se puede destacar que 12.000 empleadas públicas -ya que así se puede catalogar a las personas presas que trabajan para una entidad pública TPFE- cobren sueldos siempre inferiores a la mitad del salario mínimo interprofesional y, en ocasiones, según afirman estas personas, por debajo del euro/hora. Por otra parte, también llama la atención que no exista ningún tipo de baremo para acceder a los puestos de trabajo y que los despidos (el término correcto es ceses, ya que la figura del despido no existe como tal) se realicen de forma habitual sin ningún tipo de motivación o sin justificación. Y aún más preocupante es que muchas personas encarceladas puedan perder el denominado "paro taleguero" (subsidio por excarcelación) por el hecho de haber trabajado dentro de prisión, de modo que cobrarán la prestación por desempleo correspondiente a la cotización efectuada, que es una cuantía económica inferior al subsidio, por lo que económicamente se verán perjudicadas.

La figura de la mujer también sufre aquí desigualdad, y resulta preocupante que la propia Administración Pública continúe discriminando a este colectivo, constatado en la modalidad de los puestos de trabajo adjudicados, menos cualificados y asociados a los puestos tradicionales, así como en cuanto al salario que perciben.

En cuanto a la normativa de aplicación, el Tribunal Supremo ha mantenido de forma reiterada que no es de aplicación el Estatuto de los Trabajadores en materia de extinción laboral, salario mínimo o derecho a convenio colectivo. Hay que tener en cuenta, además, que no todas las relaciones laborales son iguales dentro del trabajo en prisiones. Existen actividades denominadas productivas que serán remuneradas y que supondrán una producción en régimen laboral, cooperativas o similares. Por otra parte, existen actividades no productivas que suponen incentivos para obtener permisos penitenciarios tales como formación profesional, formación académica, ocupaciones artesanales, intelectuales o artísticas.

Sin embargo, hay una grave controversia al respecto de la determinación de cuáles son las actividades productivas y cuáles son las no productivas. De hecho, nos debemos preguntar por qué las mismas funciones desarrolladas en los mismos horarios por personas privadas de libertad son consideradas como productivas en unos casos y como no productivas en otros. En algunos economatos a los dos primeros trabajadores privados de libertad se les considera trabajo productivo y perciben retribución y al tercero no, que lo hace gratuitamente; o en reparto y lavandería, en el que se retribuye en algunos casos sólo al primer trabajador y no a las dos siguientes. Esto contraviene claramente el artículo 14 de la Constitución Española.

Hay que recordar que el PIT (Programa Individualizado de Tratamiento) de cada persona privada de libertad, de cuya copia muchas veces carecen éstas, se realiza unilateralmente por parte del centro penitenciario en la mayoría de las ocasiones, sin posibilidad por tanto de ser recurrido. Es mediante ese PIT, por tanto, que la Administración tiene en sus manos señalar a quien le plazca como beneficiario de un puesto de trabajo, ya que basta con introducir en su PIT dicha necesidad.

La relación laboral se inicia, por tanto, con una mera adjudicación que se formalizará con la inscripción del trabajador o la trabajadora en el libro de matrícula. No se puede, por tanto, negociar la jornada, el horario o el salario. Las vacaciones serán teóricamente de 30 días naturales. Sin embargo, muchas personas que llevan años prestando servicios señalan que nunca han disfrutado de vacaciones. Dificulta su exigencia por parte de estas personas el hecho de que su importe esté prorrateado en el precio/hora, ya que en caso de disfrutarse no se le abonaría nada ese mes. Esto también es contrario al derecho internacional, que establece en el convenio 132 de la OIT que toda persona que tome vacaciones deberá percibir su remuneración normal o media.

Cabe entonces preguntarse por tanto si es beneficioso o no para las personas encarceladas realizar trabajos en prisiones.

De una parte se considera una condición necesaria a la hora de reducir el tiempo de permanencia en el centro penitenciario. Sin embargo, la discrecionalidad de las administraciones a la hora de otorgar o no el puesto de trabajo remunerado, así como la ausencia de la figura del despido motivado, ponen a la persona encarcelada en una situación preocupante, obligada a realizar en muchas ocasiones horas extras que no le serán remuneradas, así como lo ya comentado en cuanto al perjuicio económico que supone trabajar en prisiones a la hora de percibir posteriormente el subsidio por excarcelación. Además, en la vida laboral del preso quedará constancia de que ha trabajado en prisiones mediante un código especial, cuestión que puede ser determinante a futuro cuando se encuentre en libertad a la hora de acceder a un puesto de trabajo.

Llama también la atención los beneficios que pueden obtener empresas privadas en colaboración con organismos públicos, que tendrán que abonar salarios muy inferiores en estos casos y que, por tanto, obtendrán mayores márgenes de beneficios cuando utilicen esta modalidad de relación laboral.

Es necesario, por tanto, arrojar luz sobre esta cuestión que tantas veces ha sido silenciada. La Guía Práctica Sobre los Derechos Laborales de las Personas Presas, realizada por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha sido un material valiosísimo a la hora de poder realizar el presente texto que tan sólo pretende ser un acercamiento a esta realidad.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/alkim...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Borrell frena un debate parlamentario sobre el Sáhara para no perjudicar a Marruecos

1 November, 2018 - 00:00

Iván Gil

El Ministerio de Exteriores, del que es titular Josep Borrell, emitió el pasado 25 de octubre un informe desfavorable sobre la celebración en el Congreso de un debate sobre el Sáhara al considerar que podría perjudicar las relaciones del España con Marruecos. Se trataba de un acto de la coordinadora del intergrupo por el Sáhara Occidental al que tenía previsto acudir diputados nacionales de diferentes grupos parlamentarios (Unidos Podemos, Ciudadanos o Mixto), diputados autonómicos y extranjeros de diferentes países de Europa y el Norte de África.

La importancia de las relaciones con Marruecos, según sostiene el informe al que ha tenido acceso este diario, haría que "cualquier acción por parte de poderes públicos conducente a respaldar las reivindicaciones de la RASD o del Frente Polisario puede tener efectos inmediatos en las relaciones bilaterales con el consecuente impacto en el interés general".

Este informe negativo de Exteriores, en el que se basa otro posterior de Relaciones Internacionales de la Cámara, ha llevado a que PP y PSOE vetasen este martes en la Mesa del Congreso la celebración de dicha reunión, mientras que Unidos Podemos y Ciudadanos votaron a favor de que se celebrase. Desde la formación naranja, insisten en que apoyan el acto del Sáhara en el Congreso pero se han mostrado de acuerdo en que se haya pedido un informe a Relaciones Internacionales de la Cámara.

Desde Unidos Podemos han sido más beligerantes al considerar esta decisión una "violación de los derechos fundamentales", según ha criticado el diputado Sergio Pascual. Este ha recordado que se trata de un acto "que pudo hacerse sin obstáculos en Asamblea nacional Francesa el pasado 22 de junio" y al que estaban invitados 65 parlamentarios autonómicos y más de un centenar de europarlamentarios.

El texto también hace hincapié para justificar su negativa en el "compromiso de España con el principio de integridad territorial como vector esencial del orden internacional". A pesar de reconocer que "el caso del Sáhara Occidental no puede ser equiparado ni política ni jurídicamente con el de otros territorios que aspiran a un pleno reconocimiento como Estados independientes, un reconocimiento por parte de España a la RASD como sujeto de pleno derecho dentro de la comunidad internacional podría ser interpretado como una incoherencia o una ambigüedad en la posición de España en esta cuestión".

Todos estos factores explicarían, según sostiene el informe que replica Relaciones Internacionales de la Cámara baja, que España haya colaborado con Marruecos "en cuestiones como la aplicación de la Sentencia del Tribunal de Justicia de la UE del pasado mes de febrero, que deja sin aplicación el acuerdo pesquero entre la UE y el Reino de Marruecos en lo referido a capturas practicadas en aguas correspondientes al Sáhara Occidental".

La posición oficial que España ha expresado públicamente es que apoya "una solución política, justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea libre determinación del pueblo saharaui" en el marco de los principios y propósitos de la Carta de las Naciones Unidas.

El Confidencial

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un leonés difunde un vídeo para denunciar la injusticia sufrida por su familia en beneficio de multinacionales

1 November, 2018 - 00:00

Un usuario genera una ola de críticas en redes sociales al censurar al alcalde Silván y la concejala Franco por el pago de 39.000 euros a cambio de una casa de sus padres recien jubilados para ejecutar el nuevo centro comercial de La Granja donde se instalará Decathlon y otras grandes superficies.

Como una ola, abrumadoramente de críticas, está circulando desde este miércoles un vídeo en el perfil de un usuario en redes sociales que critica abiertamente, y con una importante carga emocional, la decisión en la que participa el Ayuntamiento de León de expropiar numerosos terrenos, entre otros una casa y una pequeña finca de sus padres en la zona de La Granja de la capital leonesa, para la próxima construcción del anunciado para 2019 centro comercial que albergara, entre otros, a Decathlon o Leroy Merlín, espacio comercial que por otra parte está muy en cuestión respecto a la capacidad comercial de la ciudad.

En el perfil de Ismael Mayo en Facebook, este hombre ha subido un vídeo relatando cuál es la situación en la que quedan sus padres, según él propietarios hasta ahora de "una casa de 100 metros cuadrados" y "una finca de 2.300 metros cuadrados".

Por esta propiedad que será expropiada a sus padres (que sufren por ello "una depresión de caballo, porque ahora que se jubilan se lo quitan"), el Ayuntamiento de León -en realidad, la Junta de Compensación de que el Consistorio forma parte- les ha fijado la cantidad de 39.000 euros, según su relato. "Nos la ha expropiado el Ayuntamiento, el señor Antonio Silván y la concejala Ana Franco", que es la concejala responsable de Urbanismo en el equipo de Gobierno del PP.

Ese precio que les ingresarán es a cambio de una vivienda actual que "no está ni a un kilómetro del centro de León", pero reta a Silván y Franco a comprobar si con el dinero que les pagarán consiguen "comprar otra casa ni a diez kilómetros, a ver si tienen cojones a comprarla", remarca mientras muestra a sus espaldas la zona.

Una zona que, recuerda también, queda situada "entre una gasolinera y el edificio de Iberdrola, pero a esos no les van a expropiar". Y luego "hablan de Venezuela: ¡si son peores ellos, el PP y el PSOE!", añade en sus críticas, librando únicamente al grupo municipal de León en Común (Izquierda Unida), porque "sólo León en Común votó en contra" del desarrollo de esta nueva zona comercial en León.

Así que es al alcalde y la concejala y al resto de formaciones políticas, con excepción de la coalición de izquierdas, a los que ataca este vecino cuando asegura que "a los políticos de aquí les importa más que venga un señor rico a hacerse más rico todavía que el bienestar de las personas".

El VÍDEO, que os dejamos aquí, ha sido compartido ya miles de veces y reproducido a la hora de publicar este artículo en más de 40.000 ocasiones:
https://www.facebook.com/ismael.may...

Fuente: https://www.ileon.com/cuceando/0908...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Hospital mundial

1 November, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Barriles de petróleo, yates y comisiones: La fluida relación entre los Borbones y Arabia Saudí

31 October, 2018 - 00:00

El asesinato del periodista Yamal Khashoggi ha puesto en el objetivo al heredero del país saudí, una monarquía con la que la Casa Real española ha tenido mucho trato.

Por E. V.

Crece la tensión internacional en torno a Mohamed bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudí, tras el asesinato del periodista Yamal Khashoggi. Donald Trump, presidente de Estados Unidos, ha afirmado no estar satisfecho con las explicaciones ofrecidas por el hijo del rey Salmán bin Abdulaziz sobre la muerte del columnista del Washington Post, mientras aumenta la sospecha de su posible implicación en la muerte de este. Además, Angela Merkel se ha sumado a la presión y ha anunciado la suspensión de la venta de armas al país. En cambio, en España, el Gobierno de Pedro Sánchez pide prudencia hasta que las investigaciones concluyan. Por su parte, la casa real española no se ha pronunciado al respecto, pero son de sobra conocidas las buenas relaciones económicas y personales con la dinastía Al Saud.

“La monarquía tienen una norma: no habla ni a favor ni en contra de otras casas reales. Jamás lo he visto. Yo he estado en tres ocasiones con los reyes en Arabia Saudí. Y en el primer viaje, en 1977, fui testigo de algo muy sorprendente. Al llegar al aeropuerto, sacaron a la reina Sofía por la puerta de atrás y se la llevaron en un coche con más mujeres. Durante los días que duró la visita no la volvimos a ver”, declara Jaime Peñafiel. El periodista, que ha sido testigo excepcional de la cercana amistad entre el emérito y el rey Fahd, hermano del actual monarca, revela: “La fortuna del rey Juan Carlos tiene su origen en Arabia Saudí. En 1973 ocurre la famosa crisis del petróleo y Franco, que ya conocía la cercanía de Juan Carlos con los Al Saud, permitió a don Juan Carlos que hablara con el rey saudí para que nos nutriera de petróleo en ese momento tan complicado. Y así fue. La respuesta fue afirmativa. Eso sí, Franco le permitió a don Juan Carlos cobrar unos céntimos por los miles de barriles que vinieron a España durante ese tiempo. Así, con esta comisión a la que Adolfo Suárez también le dio su visto bueno, el rey forjó su fortuna”.

Mucho más visible para la sociedad española de 1979 fue el regalo en forma de yate con el que la monarquía del país de Mahoma obsequió a la familia Borbón: el conocido Fortuna, con el que la familia real surcaría las aguas de las Baleares durante los años venideros. Don Juan Carlos había tenido una embarcación previa, pero mucho menos moderna, que también había bautizado con el mismo nombre y que decidió vender al marqués de Mondéjar, su primer jefe de la Casa del Rey. “Yo creo que este tipo de cosas evidentemente no se pueden mirar con ojos de 2018. Han pasado 40 años y ha cambiado todo. Este tipo de dádivas de los monarcas del Golfo no estaba mal visto que se aceptaran. Me parece bien que ahora se regule, porque eso era un exceso, aunque este tipo de regalos no pasaban a la propiedad personal del rey sino a Patrimonio Nacional”, manifiesta la periodista Carmen Enríquez, experta en casa real y autora de Sofía: nuestra reina (Editorial Aguilar).
Los Reyes reciben al rey saudí Abdullah Bin Abdulaziz en 2007. GETTY

Mención aparte merece el gran favor del rey Fahd a don Juan Carlos que relató José García Abad en su ensayo La soledad del rey. "Al parecer, el rey, sensible a los problemas económicos de don Juan Carlos, le confió en los ochenta 100 millones de dólares para que los invirtiera prudentemente y los devolviera a los 10 años sin intereses. Con solo poner esa cantidad en un banco a plazo fijo habría obtenido una buena fortuna. Sin embargo, el dinero fue confiado a Manuel Prado de Colón y Carvajal, que es todo menos prudente, y lo invirtió, al parecer, en el azaroso mercado de futuros, con resultados catastróficos, de forma que cuando se cumplieron los 10 años acordados no había dinero, o al menos no el suficiente, para devolver. El caso es que había llegado el fatídico momento de la amortización del crédito y el rey Fahd había enviado a un primo a cobrarlo. El pánico cundió en Marivent, porque no se disponía de la cantidad exigida o se confiaba en no tener que devolverla. El rey entra en ebullición: ¡Que viene el cobrador del frac con chilaba! Y envía a Manolo Prado a que reciba con toda pompa al correo real (...) Cuando Prado pudo encontrar al príncipe saudita, se postró rodilla en tierra, como su antecesor Cristóbal Colón ante el trono de los Reyes Católicos, y llorando le imploró el perdón para él y para la real deuda. Después, el propio rey telefoneó a su homólogo árabe, quien, con sublime generosidad oriental, no perdonó la deuda, pero concedió un plazo adicional de cinco años".

Todas estas sinergias se pusieron blanco sobre negro el día que murió el rey Fahd, el 31 de julio de 2005: el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, firmaba un decreto por el que se declaraba ese día de luto nacional por sugerencia de la Zarzuela. Dos años más tarde, el rey concedía el collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro –la mayor distinción que don Juan Carlos puede conceder a título personal y la de mayor prestigio en todo el mundo– a Abdulá bin Abdulaziz Al Saud, hermano del actual rey, Salmán bin Abdulaziz, quien subió al trono en 2015. Aquella concesión supuso un auténtico revuelo, ya que entonces, como ahora, Arabia Saudí era un país donde “no se respetan algunos de los derechos humanos de las mujeres”. Por eso, Ángeles Álvarez, entonces concejala socialista en el ayuntamiento de la capital, declinó asistir a la entrega de llaves de Madrid al rey en aquellos días.

Un tiempo después, en 2011, se produjo uno de los momentos más polémicos de la relación de don Juan Carlos con Arabia Saudí: la intervención del rey ante el monarca saudí para la concesión del AVE de La Meca, un contrato valorado en 7.000 millones de dólares. En 2012, un consorcio de empresas españolas se adjudicaba el proyecto de construir la línea férrea de 450 kilómetros desde Medina hasta La Meca. Una operación en la que participó la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein y Shahpari Zanganeh, tercera esposa de Adnan Khashoggi, conocido traficante de armas y tío del periodista asesinado, y por la que esta última se llevó una comisión del 1,5% del contrato. Sin embargo, el escándalo llegó hace unos meses cuando Corinna confesó ante Villarejo que el rey Juan Carlos habría cobrado 100 millones de euros de comisión. El monarca también estuvo detrás las gestiones para la venta de entre 250 y 300 carros de combate Leopard españoles en mayo de 2014 a Arabia Saudí.

La última vez que se supo que el rey Juan Carlos viajó hasta el país del desierto fue en abril. Allí, el monarca emérito disfrutó de unos días de vacaciones. Arabia Saudí también fue uno de los últimos destinos elegidos por el rey Juan Carlos para un viaje oficial como monarca antes de abdicar en junio de 2014 en su hijo Felipe. Y cuando él no ha podido viajar, los reyes saudíes han venido. Fhad pasaba sus veranos en su residencia Al Nahda de Marbella y el actual monarca, Salman, lo hace en su palacio marbellí de Al Riad. Unas buenas relaciones que ha mantenido su hijo Felipe VI, que viajó al país en visita oficial en enero de 2017 a invitación del rey Salman bin Abdulaziz y quien en abril de este 2018 recibió al príncipe heredero, ahora en lo alto de la picota informativa, en la Zarzuela.

Fuente: https://www.revistavanityfair.es/re...

Y también:

El vídeo de LateMotiv que destapa las las supuestas relaciones de los Aznar con traficantes de armas saudíes

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas