Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 30 min 8 seg

Cuando la guerra se roba la inocencia en la Colombia olvidada

1 January, 2020 - 00:00

Por Javier alexander macías y ricardo monsalve gaviria

Hay alarma entre las autoridades del país por el continúo reclutamiento de menores de edad por parte de los actores armados. Este flagelo causa un impacto irreparable en la sociedad.

Jorge Armando* es un niño de ocho años y ha sido ajeno a la escuela, al estudio. Las veces que intentó llegar a las clases tuvo que devolverse porque en el camino hallaba casquillos de balas que recogía y luego entregaba a sus padres, asustado. El último intento frustrado por llegar a un salón estudiantil fue el 30 de octubre pasado. Iba disfrazado de payaso, lo habían invitado a la fiesta de Halloween de la escuela a la que soñaba entrar el próximo año a cursar primero de primaria.

“No pudo llegar, porque cuando iba en la curva del colegio, antes del cementerio, se encontró con hombres armados que rondan el monte. Dijeron que si se quería ir con ellos, que lo ayudaban a estudiar”, cuenta el padre del menor, un campesino que vive en zona rural de Tarazá, donde el Eln ha recurrido a estas prácticas para nutrir sus ejércitos, menguados por las acciones de las Fuerzas Militares y de Policía.

“Lo mandamos a dónde una tía a Medellín, en el barrio Santo Domingo. Aunque allá tampoco ha podido estudiar porque el año ya se acabó y piden papeles que todavía no tenemos. Tampoco tenemos plata para viajar”, dice su mamá María Elvira.

En la zona rural de Tarazá ser niño se ha convertido en un problema. El asedio de los grupos armados ilegales les está robando sus ilusiones, y los juegos infantiles los hacen entre letreros de combates y minas antipersonal que han vuelto a poblar sus campos.

Pero no solo la zona rural de Tarazá se ha convertido en un territorio hostil para los sueños pueriles. En sus periplos por el país, la Defensoría del Pueblo ha identificado que entre las zonas con más riesgo para que los menores de edad puedan ser reclutados o usados por los grupos armados está el Bajo Cauca y Nudo del Paramillo en Antioquia, la Costa Pacífica nariñense, Llanos del Yarí (Meta), Norte del Cauca, las cuencas de los ríos Atrato, Baudó y San Juan en Chocó, la zona cordillera en Nariño y Catatumbo en Norte de Santander.

Explica la Defensoría que el fenómeno ha venido creciendo en zonas donde antes hubo presencia de las Farc, y con su salida, tras la dejación de armas, entraron en disputa grupos como el Eln, el Epl, las Autodefensas Gaitanistas de Colombia o Clan del Golfo, las disidencias de las Farc como el frente 1, el 7 y otros.

“Hemos emitido más de 140 alertas tempranas con más de 84 recomendaciones para evitar el reclutamiento. Esto es una situación muy grave que se presenta en la Colombia profunda y pasa en Orocué, Casanare, Vichada, Meta, Caquetá, Putumayo, pero también pasa en las comunas de Bogotá, Medellín, Cali y Bello”, explicó Carlos Negret, defensor del Pueblo.

El funcionario hizo un llamado a los grupos ilegales para que dejen de usar los niños “porque deben estar con los cuadernos y no con las armas en las manos. Los hemos visto uniformados en Chocó entregando secuestrados, pero también los usan para extorsiones, para el alquiler y venta de armas, para avisar si ven las autoridades o en la venta de drogas”, enfatizó Negret.

Un impacto mucho mayor

En la última semana de noviembre se realizó en Medellín un encuentro por la verdad de la Comisión de la Verdad. Con este evento se buscaba generar conciencia sobre el reclutamiento como uno de los crímenes que se cometen contra los niños en medio del conflicto armado en Colombia, más ahora cuando las alarmas están prendidas por el incremento de menores llevados a las filas de los armados, pero también buscaba el reconocimiento de excombatientes que desarrollaron esta práctica.

“Lo estamos viviendo y constatando. Los niños son vinculados de diversas maneras: como fuerza armada, pues el menor no tiene ese sentido por la vida, entonces infortunadamente son los más arrojados al momento de disparar y eso lo saben los grupos; también son utilizados como raspachines y ahí ganan plata, entonces dejan de estudiar “, expresó el padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión.

Desde la institucionalidad hay conciencia de la actual situación. Si bien los esfuerzos para evitar el reclutamiento llevan años en las agendas estatales, en los últimos tres años se ha intensificado la lucha contra este flagelo. Solo en lo que va de 2019 el Ejército Nacional ha recuperado a 152 menores de edad reclutados por grupos armados organizados y delincuencia organizada.

“Una de las prioridades del Ejército es proteger a los niños, niñas y adolescentes del reclutamiento forzado. Para esto se realizan campañas de prevención a través de las emisoras del Ejército y con el componente de Acción Integral”, explica el general Juan Carlos Ramírez, comandante de la Séptima División del Ejército Nacional.

Estos menores han sido entregados al ICBF para restaurarles los derechos perdidos y los sueños arrebatados por la guerra. “Tenemos una gran tarea pendiente, en los últimos meses y cada vez con más urgencia y gravedad, se están encendiendo las alarmas de la guerra en los entornos en los que transcurre la vida de los niños niñas y adolescentes y el Gobierno Nacional no les va a fallar”, afirmó la directora del ICBF, Juliana Pungiluppi.

Pungiluppi asevera que el ICBF ha brindado atención a 6.748 menores de edad desvinculados de la guerra en los últimos 20 años y que toda la información que se tienen de esos casos, será aportada como evidencia a los procesos que adelanta la Jurisdicción Especial para la Paz para contribuirle a la verdad.

“Debemos entender que cuando un niño o niña es reclutado se le vulnera su derecho a tener una familia a la vez que se le vulneran otros derechos como la salud, educación y hasta identidad”, añadió la directora del ICBF.

Según el Registro Único de Víctimas, de las 8.8 millones de víctimas del conflicto armado, 2.3 millones son niños, niñas y adolescentes. Entre 1960 hasta 2016, el Centro Nacional de Memoria Histórica, tiene un registro de 17 mil menores víctimas de reclutamiento y hasta el año 2018, más de 41 mil menores de edad fueron desaparecidos forzadamente.

Reclutamiento a la sombra

El 18 de noviembre del 2000 tronaron sin descanso los fusiles del Ejército contra las Farc. La ofensiva se dio en el cerro Berlín, en zona rural de Surata, Santander, donde 362 guerrilleros que integraban la columna móvil Arturo Ruiz esperaban agazapados la hora de atacar. Lo que poco se conoce es que casi la mitad de esa unidad subversiva estaba compuesta por menores de edad reclutados. Eran en total 150 y en el cerro Berlín, murieron 74 de ellos.

Elkin Prada* tenía 12 años cuando las Farc le arrebataron el resto de su infancia y se lo llevaron para el Meta. “Allí en la Macarena recibí instrucción militar y me di cuenta que no era el único niño, éramos casi la mitad de todo el grupo”, recuerda.

Haberle disparado a un helicóptero del Ejército en el que iba un general fue, para Elkin, el peor error. “Justo después de que casi derribamos ese aparato, el Ejército nos rodeó. Nos tocó resistir en un hueco el combate. A mi lado caían muertos muchos de mis compañeros, niños. Otros que decidieron entregarse fueron acribillados por los soldados. Para el Ejército fue un éxito, para quienes sobrevivimos, la crueldad más grande de nuestras vidas, no solo porque la guerrilla nos reclutó, también por el Ejército que nos acribilló”, asegura.

Este hecho que marcó el resto de su vida fue narrado por Elkin en el encuentro por la verdad, su reclutamiento generó un impacto mayor que se extendió a su familia y entorno. Esta persona tiene la fortuna de narrar lo ocurrido, contar su experiencia y hacerle un llamado al Estado para que su historia no se repita en otros menores.

“Yo actualmente tengo una familia, hemos sabido afrontar esto. Del grupo que éramos, actualmente no habemos (sic) sino 20 porque el Estado nos dio la espalda, nunca nos ayudó siendo menores de edad, gente que veníamos del campo, que no sabíamos afrontar una ciudad. Hubieron gentes (sic) que reincidió en grupos paramilitares o elenos por falta de apoyo”, añadió.

El relato de Elkin muestra la poca información que hay frente al reclutamiento. Muchos de los combatientes murieron siendo niños, otros, como pasó en la desmovilización de los paramilitares, fueron enviados a sus casas sin ni siquiera pasar por un registro, porque hacerlo sería endilgarles a los comandantes infracciones al Derecho Internacional Humanitario que les representarían penas en prisión más altas.

Alejandra Miller, comisionada de la verdad, aseguró que hay un profundo subregistro de lo que ha ocurrido en el conflicto colombiano. “La estadística, aunque importante, solo da un significado mínimo de lo que significa el dolor profundo de lo que vivieron estos jóvenes”, afirmó.

Ángela Salazar, también comisionada, recalcó que las cifras son importantes, “pero lo es más el impacto que dejó el conflicto en los menores de edad, sus familias y comunidades. No es lo mismo lo que ocurre con un niño en área metropolitana a lo que le ocurre a un niño en zona rural”.

A las tragedias de Elkin y Jorge Armando las separa la distancia y los años pero las une el mismo hecho: el reclutamiento infantil a ambos les robó los sueños. Uno los perdió en la guerra, el otro huyo de ellos y se refugió en una de las comunas de Medellín.

*Nombres cambiados
por seguridad..

No existe ninguna justificación posible para reclutar a un niño o niña menor de 18 años. Nuestra ley lo establece a partir de la ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención sobre participación de niños y niñas en conflictos armados con la Ley 833 de 2003, que bajo ninguna circunstancia las fuerzas armadas, ni los grupos armados diferentes a las fuerzas armadas de un país, deben reclutar o utilizar a menores de 18 años durante hostilidades.

Los niños y niñas reclutados o usados en el marco del conflicto armado son “victima”, y el reclutamiento o uso no debe usarse bajo la justificación de que con ello se está protegiendo a los niños o niñas o se les está brindando oportunidades, porque esto es un delito. El reclutamiento de niños y niñas menores de 18 años, es un delito de lesa humanidad y además una clara violación a los derechos de la niñez y a los tratados y protocolos internacionales en la materia de niñez y no puede disfrazarse detrás de intereses supuestamente altruistas o de ayuda. Ningún niño debe estar vinculado a los conflictos en ninguna manera y por ello el Estado, la familia y la sociedad debemos garantizar su protección.

Fuente: https://www.elcolombiano.com/colomb...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Haití: Las causas objetivas de la rebelión popular

1 January, 2020 - 00:00

J. J. Díaz

Los “desafortunados” sucesos de Venezuela, Ecuador, Colombia, Bolivia y Chile destacan en los titulares de todo el mundo. Desde los grandes laboratorios comunicacionales la clase dominante prepara el consumo publicitario dirigido a las masas. En un momento donde las luchas potencialmente revolucionarias toman protagonismo en América Latina, controlar el monopolio de la subjetividad y la opinión pública es de vital interés para los centros económicos y financieros del planeta. Sí el estado y la ley son instrumentos coercitivos de una clase sobre otra para dominar en materia política y económica; los grandes medios de difusión son la artillería pesada de la ofensiva ideológica, destinada al control del “sentido común”.

Entre las islas mayores del mar caribe existe una pequeña nación de héroes sometidos al anonimato. Ese pequeño país, en efervescencia desde 2018, parece no tener prioridad en la entrega de “ayuda humanitaria”, a pesar de que el 60% de su población vive bajo el umbral de la pobreza. Su gobierno corrupto y criminal no es sancionado, ni calificado de violador de DDHH por la OEA. EEUU no oculta su sincero ánimo colaboracionista con el régimen. Los fraudes electorales, contados por miles, nunca requieren de una seria observación internacional. Aquel desafortunado territorio se llama Haití, la nación más pobre de América latina, sumida en un terremoto político y social que ha paralizado a la sociedad entera, amenazado con derribar el orden establecido en 1987.

Sobre los hombros de la élite haitiana descansa el fracaso histórico de implementar un proyecto capaz de edificar un Estado-Nación solido y una economía moderna. Por otro lado el levantamiento de las masas populares sobre el escenario político han sido ignorados durante más de treinta años

¿Protestas espontáneas o planificadas?

Desde una perspectiva histórica el flujo ascendente de las protestas y la inestabilidad política no es nueva. La ebullición del país está en asenso sostenido desde las elecciones legislativas y presidenciales del año 2015. Los comicios tildados de fraudulentos por la oposición (solo un 27% del registro electoral acudió las urnas) y las medidas extrajudiciales tomadas por la asamblea Nacional para un gobierno de transición post-Martely irritaron aún más los ánimos: Las protestas tomaron las calles de puerto príncipe, provocaron el desmantelamiento del consejo electoral provincial y postergaron para 2017, dentro de los márgenes de la democracia burguesa, una salida institucional a la crisis. Desde finales de los 80 la democracia haitiana es un proyecto sumamente cuestionable. Tan frágil ante los intereses extranjeros y las pugnas interpartidistas como las destartaladas chabolas de los barrios Carrefour Feuilles o La Saline.

Para el tercer trimestre de 2018 un ajuste económico, dictaminado por el FMI, se estaba cocinando en el recién instalado gobierno de Jovenel Moise. Esperando que el juego Brasil vs Bélgica distrajera la atención de las masas, el primer ministro Jack Guy Lafontant anunció el ajuste de los precios de los combustibles; 51% en el Kerosene, 47% en el diésel y 34% en la Gasolina. La respuesta popular fue casi inmediata. Las vialidades fueron bloqueadas, la economía se paralizó, la policía se encontró rápidamente superada por la rebelión y las lujosas propiedades ubicadas en Petion-ville sufrieron la furia destructiva del descontento popular. En estos episodios los antagonismos sociales son desnudados por la franqueza de la lucha de clases. La fuerza del movimiento empujó la dimisión del Primer ministro y el retraso, momentáneo, de los ajustes. De esta manera las fuerzas populares haitianas demostraron una vez más de lo que están hechas.

Jóvenes, mujeres, trabajadores, estudiantes, entre otros sectores sociales, siguen movilizados exigiendo la dimisión del presidente Jovenel Moise.

Con la consigna; “Kot kob Petwo Karibe a?” (¿Dónde está el dinero de Petrocaribe?) el año 2019 no ha sido el año de la paz social precisamente. Las sanciones sobre Venezuela y la caída productiva del crudo venezolano imposibilitan el envío regular de petróleo para las Antillas. Para finales del 2018 una auditoria develo la malversación de 2.000 millones de dólares del fondo del programa Petrocaribe en Haití. Tengamos en cuenta que este es un monto superior el presupuesto anual de Haití.

Lo obtenido con la venta de ese petróleo en el mercado interno debía destinarse a políticas de desarrollo social: construcción de infraestructuras, autopistas, hospitales, viviendas, escuelas, entre otras cosas. Pero los frutos nunca fueron palpables en el mejoramiento de la calidad de vida, desviándose hacia empresas privadas, proyectos fraudulentos y hacia cuentas de altos políticos, entre ellos el actual presidente, quien está salpicado de pies a cabeza.

La impunidad de este caso agitó nuevamente la indignación del pueblo; el hartazgo social y las protestas de calle dieron un salto cualitativo. El 27 de septiembre y el 4 de agosto se llevaron las protestas más grandes que se tienen registro en la historia de Haití. Ha sido tal la fuerza del movimiento que el país ha estado paralizado, los niños no han podido regresar a clases y la represión se ha vuelto virulenta. Es tal la falta de autoridad del presidente Moise y de su círculo de bandoleros que solicitaron apoyo internacional – intervención yanqui – para normalizar el país. En diez meses de protestas las tradiciones revolucionarias del pueblo haitiano ponen de relieve la necesidad de una sociedad diferente, sobre otras bases políticas y económicas.

La comisión investigadora del desfalco publicó un informe de 647 páginas en el que se estima que los fondos malversados llegan a 2.000 millones de los 3.000 depositados en el fondo. El informe cubre el periodo de 2008 a 2016, durante el cual se produjeron un terremoto y cinco huracanes, indicando que «los resultados han sido muy poco convincentes, lo que da lugar a dudas inquietantes en cuanto a la gestión de los fondos de Petrocaribe».

Para la estrecha mentalidad de liberales y conservadores las actuales protestas son organizadas y dirigidas por una oposición “altamente planificada”. Así la revolución francesa de 1789 es ridiculizada por sus propios epígonos y relevada a interpretaciones “conspiranoicas”. Esta falacia pretende ocultar el proceso subyacente que hay en la sociedad haitiana. Años de miseria, hambre, humillación extranjera, pobreza, entre otras cosas, representan una suma cuantitativa de factores que están imprimiendo un carácter cualitativo a la situación presente. La acumulación del malestar debajo de la superficie ha salido a flote y no se detendrá hasta provocar un cambio de raíz en la nación caribeña. La espontaneidad – surgida de un malestar creciente en el seno del pueblo – junto a la combinación de elementos subjetivos – organizaciones, programas, partidos – se retroalimentan de manera dialéctica.

Una Democracia Anémica bajo el garrote imperialista

Haití no puede desarrollarse bajo los parámetros de una “democracia burguesa” normal. Su élite, siempre dispuesta a humillarse ante los intereses de EEUU (o Francia en el pasado), es demasiado corrupta y pusilánime para desarrollar la industria, el campo y la cultura. El estado constituido después de la dictadura de Duvalier es el botín que se reparten los partidos de la pequeña burguesía para ascender de estamento social y proteger sus privilegios. Uno de los lemas de las manifestaciones demuestra la madurez del pueblo haitiano en este sentido: ya no se trata de un “Changer l´Etat” (Cambiemos el estado) sino de algo mucho más radical “Changer le systeme” (cambiemos el sistema).

La existencia de un fiel vasallo presupone un amo duro y poderoso. El cuello de la élite haitiana es sujetado firmemente por el imperialismo norteamericano, plagando de miseria las tierras de Desalline y Petion. EEUU apoyó la criminal y supersticiosa dinastía de los Duvalier y solo retiró su apoyo cuando la insurrección de masas de 1986 colocaba en peligro de muerte a todo el sistema patrimonialista y pro-imperialista establecido en la isla caribeña. Sacrificado “Beby doc” el sistema corrupto y represor se mantuvo con tímidas vestiduras Democráticas. Jean-Bertrand Aristide intentó llevar a cabo una tibia política reformista en beneficio de los sectores populares.

Sin embargo, estas medidas fueron intolerables para los EEUU, sacándolo del poder en dos oportunidades: 1991 y 2004. Así el imperialismo norteamericano ha sellado el destino de sometimiento y humillación del pueblo haitiano. La muerte alcanzó impone a Duvalier II, quien persiguió y asesinó a más 20.00 opositores. Esto no sería impedimento para que en su funeral se le rindieran honores de estado. Los duvalieristas de ayer son los “demócratas” de hoy.

Este año se cumplieron 28 años del primer golpe de Estado contra Jean Bertrand Aristide, quien sería derrocado una vez más en el año 2004, después de ser reelegido en 2001. Mientras tanto, la OEA no emitió ninguno comunicado condenando los hechos correspondientes al golpe de Estado. Europa, como Washington, también apoyó el golpe.

Desde la caída de Aristide en 2004 hasta el 2017 la soberanía haitiana fue violada sistemáticamente por la Misión de estabilización de Naciones Unidas para Haití (Minustah). Abusos a la población, represión a las protestas, mujeres violadas y brotes de cólera fue la estela de sufrimiento que dejaron los cascos azules. Sin embargo, las víctimas nunca fueron reparadas y los culpables raramente sentenciados. La decepción del gobierno reformista de Aristide, la humillación de la intervención militar, el pago de una infame deuda, el nefasto terremoto del 2010, la devaluación constante de la moneda, el caso de corrupción del fondo de Petrocaribe y la creciente pauperización de las masas han cumulado un profundo malestar en la sociedad, formando un coctel explosivo. La persona que no partan de esta acumulación de hechos jamás entenderá el carácter espontáneo de la insurrección popular y su salto cualitativo.

Una situación social inflamable

Haití es considerado el país más pobre de América Latina y uno de los primeros en ese ranking en todo el orbe. La tasa de desempleo alcanza el 70% de la población. Se calcula que el 30% del ingreso nacional depende de las remesas enviadas por el millón y medio de emigrantes haitianos regados por el mundo. Según un informe del PNUD la calidad de vida no ha mejorado desde 1990. El banco mundial admite que más del 60% de la población vive con 2,41 $ al día y alrededor del 24% vive en condiciones de pobreza extrema. Las condiciones de vida son en la mayoría de los casos infrahumanas, con ausencia de agua potable, electricidad y servicios médicos. El analfabetismo alcanza a la mitad de la población. Después del terremoto de 2010, 55.000 personas siguen en campamentos improvisados. Una cifra de 2.6 millones padecen de inseguridad alimentaria. Mientras tanto en el otro lado de la barricada, marcando una desigualdad obscena y grotesca, el 1% de la población posee el 90% del PIB.

En la historia cada clase en lucha va creando los propios órganos de combate. Sin embargo, no es un proceso mecánico o mágico que produce de una vez y para siempre las herramientas acabadas para superar el problema de fondo. Es un proceso lento y con contradicciones, con pasos adelante y otros hacia atrás. Varias organizaciones y partidos de oposición han intentado asumir la dirección del movimiento, sin embargo, las bases insurrectas perciben con desconfianza a muchos de esos elementos.

El pueblo haitiano sin dirección, organización e independencia de clase continúa siendo materia prima para la derrota. Ya no basta simplemente con tomar el poder para repetir la misma espiral en descenso. Cambiar el sistema, desarrollar la industria bajo relaciones de producción progresistas, confiscar la riqueza de los funcionarios corruptos del caso Petrocaribe y su judicialización, armar milicias populares contra el intervencionismo yanqui, son tareas que una insurrección en vías de revolución tiene por delante.

«La desaparición en 1986 del control político y social de la dictadura dejó al desnudo la amplitud de la exclusión que constituye la base de un sistema injusto, patrimonial y clientelista. Este sistema está agotado, y las experiencias de Aristide o de Martelly han sido expresiones de los fallidas intentos de cambio y de la resistencia que oponen las clases dominantes…» Afirmo en una reciente entrevista la académica haitiana Sabine Manigat

Las venas abiertas de América Latina

Debido a la crisis orgánica del capitalismo a nivel mundial el pueblo haitiano no está solo. Toda la América Latina se encuentra en llamas; la revolución y la contrarrevolución están a la orden del día. Es imperativo que la solidaridad moral y política de los pueblos en lucha inunde los corazones del pueblo haitiano. La división en líneas nacionalistas es un arma bien empleada por el imperialismo norteamericano en América Latina. Las insurrecciones populares deben desprenderse de prejuicios nacionalistas y unir lo que la reacción divide. Solo así podemos enfrentar con más eficacia a la OEA, al imperialismo y sus cómplices criollos.

La gesta emancipadora de Espartaco contra el Imperio Romano es profusamente admirada en occidente. Pero si de rebeliones de esclavos victoriosas se trata, el pueblo haitiano es un ejemplo mucho más plausible. No solo porque armaron la insurrección contra los esclavistas en 1791 y obtuvieron su libertad peleando contra franceses, españoles e ingleses. A la clase domínante le interesa rescribir siempre la historia a su favor, haciendo olvidar los triunfos de los humildes y cortando de raíz toda inspiración posterior. Los haitianos tienen el deber de construir un partido revolucionario que no solo tome el poder, sino que reconstruya su rica memoria histórica. Ellos ya vencieron una vezy pueden volverlo a hacer de manera definitiva. Haití también es una esperanza para los pueblos en lucha de América Latina. Dejarla a su suerte es un gran favor al imperialismo.

¡Juremos vivir libres e independientes y preferir
_la muerte antes que permitir que nos vuelvan a encadenar!

Declaración de la independencia de Haití (01/01/1804)

La Haine

Categorías: Tortuga Antimilitar

Luces navideñas

31 December, 2019 - 17:00

Tortuga vos desitja un cap d'any joios!

Categorías: Tortuga Antimilitar

Marchas contra las prisiones en Barcelona (Wad Ras) y Madrid (Navalcarnero)

31 December, 2019 - 00:00

XVIII Marxa contra les presons

Com cada cap d'any anem a donar una mostra càlida de solidaritat a les persones privades de llibertat.

11.30 presó de dones de WAD-RAS
Esmorzar
Marxa
Actuacions anticarcelaries

Concentració al CIE zona franca.

15.30 trobada a plz esp bus CIE

16.00 Metro mercabarna L9

Concentració al CIE zona franca
Dinar vegà.
Porta tota la teua força per fer soroll

Carrer E. 40

Amor per la llibertat i odi al món que la roba

https://ateneullibertarigracia.word...

Y también:

Marcha a la Cárcel de Navalcarnero 2019. 31 de diciembre a las 12:00 hs

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Comité contra la Tortura de la ONU condena a España por malos tratos a una mujer durante su detención

31 December, 2019 - 00:00

Ver en Tortuga:

¿Por qué hay tan pocos policías españoles cumpliendo condena por torturas?

El órgano de la ONU que supervisa la aplicación de la Convención contra la Tortura señala que la detenida sufrió "tratos crueles, inhumanos o degradantes" en Córdoba
La mujer sufrió una fractura de nariz después de ser detenida, en enero de 2013, por presunto robo.

Néstor Cenizo

El Comité contra la Tortura, el órgano de la ONU que supervisa la aplicación de la Convención contra la Tortura, ha condenado a España por el trato cruel sufrido por E.L.G., una cordobesa detenida en enero de 2013 por cuatro policías nacionales y trasladada a Comisaría, de donde salió con la nariz rota. La mujer denunció su caso ante los tribunales, pero fue archivado por un juzgado de instrucción y luego por la Audiencia Provincial. El Tribunal Constitucional también rechazó un recurso de amparo. Sin embargo, el Comité concluye que los hechos acreditados demuestran que E.L.G. sufrió, al menos, "tratos crueles, inhumanos o degradantes" durante su estancia en la comisaría de Lonja, en la capital cordobesa.

El Comité insta a España a que repare a la mujer de manera "plena y adecuada por los sufrimientos", lo que incluye posibles indemnizaciones, y que adopte medidas disciplinarias contra los responsables. También exige que imparta "instrucciones precisas" a los agentes "para evitar que se cometan infracciones semejantes en el futuro". España deberá informar dentro de tres meses sobre qué medidas ha adoptado para dar cumplimiento a esta resolución. El caso fue llevado ante el organismo internacional por la Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía, que ha informado de la resolución este lunes.

Todo sucedió en Córdoba hace siete años

E.L.G. caminaba por la estación de trenes de Córdoba el 23 de enero de 2013 cuando fue detenida por cuatro agentes de la Policía Nacional (tres hombres y una mujer) vestidos de paisano. Según su relato, los agentes revisaron su bolso y encontraron una cartera que no era suya, así que le preguntaron dónde estaba lo que supuestamente había robado, mientras la golpeaban. Siempre según sus explicaciones, la esposaron sin notificarle el motivo de la detención, le tiraron del pelo, la metieron en el coche y una vez dentro, la llevaron a Comisaría. En el camino, aceleraban y frenaban para que se golpeara contra la mampara, según la versión de la mujer, que aparece en la resolución del Comité contra la Tortura.

Una vez en comisaría, la desvistieron, se llevaron su dinero y media hora después le dijeron que podía irse, según contó ella al órgano de la ONU. Aunque pidió asistencia médica, nadie le hizo caso, así que ella misma llamó a una ambulancia, que le recogió a la puerta de la comisaría. En el hospital comprobaron que tenía rota la nariz y hematomas en sus muñecas. Fue operada de la fractura siete días después.

Un caso archivado por los tribunales

El caso nunca llegó a juicio. La mujer denunció a los cuatro policías solo cinco días después de su detención, pero el juzgado archivó su denuncia en mayo de 2014, argumentando que concedía más credibilidad al testimonio de los cuatro policías que al de E.L.G.. La Audiencia Provincial de Córdoba confirmó el archivo, basándose en las declaraciones de otros policías y en las cámaras de seguridad, que constataban, según los magistrados, que no tenía "lesiones visibles a la entrada y a la salida de la comisaría". Por último, el Tribunal Constitucional rechazó su recurso de amparo. Fue entonces cuando decidió acudir al Comité contra la Tortura.

Han tenido que pasar siete años para que una instancia oficial dé credibilidad a E.L.G., que ha mantenido su relato basado en un hecho incuestionable: cuando la detuvieron no sufría lesión alguna, y la ambulancia la recogió de Comisaría con la nariz rota. "El Comité considera que los hechos acreditados configuran, como mínimo, tratos crueles, inhumanos o degradantes", señala ahora la resolución, fechada el pasado 27 de diciembre.

En sus alegaciones, España insistió en que los fotogramas de las cámaras de seguridad no muestran signos de violencia, ni antes ni después de ingresar en la comisaría. Sin embargo, el Comité afirma que los fotogramas tienen una calidad tan baja que no permiten llegar a ninguna conclusión, y concluye que España "no proporcionó información suficiente que permita concluir que las lesiones a la autora no fueron causadas durante su detención". Además, el parte médico que se emitió aquel mismo día ya destacaba que el edema era "discreto", lo que explicaría que no se apreciase en las grabaciones.

El Comité también afea a la Policía española que no atendiera la petición de E.L.G. para que la viera un médico, y recuerda que la Convención recoge el derecho de los detenidos a recibir sin demora asistencia letrada y médica independientes. La preocupación por el cumplimiento de este derecho ya dio lugar a que el Comité incluyera una observación en su sexto informe periódico sobre España.

Cuarta condena por tortura o malos tratos

Para Valentín Aguilar, coordinador general de APDHA y abogado que ha representado a la mujer, la resolución del comité confirma el "déficit para abordar estas denuncias, que son archivadas sistemáticamente". "Desde organizaciones internacionales, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y ahora Naciones Unidas, nos tiran de la oreja", lamenta Aguilar.

Según APDHA, las torturas y los malos tratos no son "algo esporádico o incidental en nuestro país": "En el año 2014 el Estado reconoció al Comité, organismo que ha dictado la actual condena, que entre 2009 y 2012 se habían abierto 4211 procedimientos penales a funcionarios por torturas, de los que solo 29 fueron condenados".

La asociación resalta que esta es la cuarta condena a España por un caso de tortura o malos tratos. En dos de las ocasiones (Encarnación Blanco -1996- y Orkatz Gallastegi -2011-), los individuos alegaron haber sido víctimas de tortura durante una detención incomunicada. En el tercer caso, el Comité condenó a España en 2008 porque varios agentes de la Guardia Civil pincharon el flotador de Lauding Sonko, un inmigrante que falleció tratando de llegar a nado a Ceuta.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

La concesionaria que abandona la AP-7 y la AP-4 el 1 de enero ha ganado 1.249 millones en los 13 años de prórroga propiciada por Zaplana

31 December, 2019 - 00:00

La inversión comprometida fue de 30 millones de euros a ejecutar entre los años 1998 y 2000, según el Real Decreto que validó la prórroga.

Sergi Pitarch

La concesión a Aumar de los tramos de la AP-7 entre Tarragona y Valencia y la AP-4 entre Sevilla y Cádiz ha propiciado pingües beneficios para Abertis, la propietaria de la empresa que en 1971 se constituyera para construir y explotar la principal arteria del corredor mediterráneo. La contrata era para 27 años, pero sucesivas ampliaciones propiciadas por distintos gobiernos ha provocado que el negocio haya durado casi 50 años.

La última prórroga y la más larga fue la que se firmó en 1997 y que se extendía desde 2006 al 31 de diciembre de 2019. Su artífice fue el en aquella época todopoderoso presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, quien convenció al Gobierno de José María Aznar para que validara el mantenimiento del peaje. A cambio, mejoras en la mediana, bajadas del precio del 30 % y la construcción de un acceso directo al parque de atracciones Terra Mítica, que en aquella época se empezaba a construir.

Una inversión comprometida en el Real Decreto que validó la prórroga de 5.000 millones de pesetas, 30 millones de euros. Este dinero que tuvieron que dedicar es casi la quinta parte de lo que la concesionaria ganó en años como 2007 o 2018.

En esos 13 años, la empresa Abertis -ahora propiedad de la italiana Atlantis- ha ganado 1.249 millones de euros, dinero que en los últimos ejercicios ha ido la mayoría a reparto de dividendos. Es dinero sin contar los de 2019 que todavía no aparecen en sus cuentas pero que no distarán de los 150 millones de euros. El negocio se observa cuando se calcula la rentabilidad que, con una facturación de 2.480 millones solo en cobro de peajes, alcanza el 35,9 %.

Los años de mayor facturación y beneficios fueron 2007 y 2008 con una caída en los años más duros de la crisis, 2011 y 2012. Aún así, en esos dos ejercicios todavía repartió a las cuentas de Abertis 124 millones de euros. Con la mejora económica y el boom turístico que ha vivido la Comunitat Valenciana y Andalucía, la facturación se ha recuperado hasta ganar en 2018 146 millones de euros.

Pero los beneficios de Aumar podían haber sido mucho mayores. En 2011, la empresa propiedad de Abertis interpuso un contencioso-administrativo contra el Estado por la caída del tráfico debido a los itinerarios alternativos que la Administración central y la autonómica han ido programando en las dos últimas décadas, la A7 por el interior de Alicante que inauguró el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la CV 10, proyectada y puesta en marcha por el Ejecutivo autonómico de Francisco Camps.

El pasado mes de junio el Tribunal Supremo dio la razón al Estado y desestimó el recurso de la concesionaria de Abertis, que el 31 de diciembre dirá adiós a una de sus filiales más rentables.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Por qué murió el legionario Jiménez Cruz?

30 December, 2019 - 00:01

La Guardia Civil logró determinar que el tiró que mató en Agost al joven partió del fusil de su sargento, pero las incógnitas rodean la actuación del suboficial. ¿Disparó contra sus propios hombres?

xavier peris

Homicidio imprudente. Alejandro Jiménez Cruz, el legionario mallorquín que falleció durante un ejercicio de fuego real en Agost, recibió un disparo que salió, según el estudio balístico, del fusil de su sargento, algo que el suboficial siempre ha negado. La Guardia Civil ha descubierto numerosas irregularidades en los hechos.

El legionario palmesano Alejandro Jiménez Cruz falleció el pasado 25 de marzo al recibir un disparo en el pecho durante unos ejercicios con fuego real en la base de Agost en lo que en un principio el Ejército describió como un accidente desgraciado, cuando un proyectil rebotado le habría alcanzado en la axila, donde no le cubría el chaleco antifragmentos que portaba. Sin embargo, la exhaustiva investigación de la Guardia Civil puso de manifiesto numerosas irregularidades que le causaron la muerte al joven.

No fue un rebote, sino un disparo directo que salió, según las pruebas de balística, del fusil del sargento de su pelotón, situado tras él en el ejercicio. El proyectil le perforó el chaleco, que no portaba placas metálicas, lo que lo convertía en un accesorio inútil. Mandos y compañeros del fallecido admitieron que nunca habían llevado estas placas, que pesan unos dos kilos.

Un estudio realizado por el Laboratorio de Criminalística de la Guardia Civil reveló que, de haber llevado las placas metálicas, el chaleco hubiera soportado el impacto del proyectil. Sin esas placas, la bala lo atraviesa. En los ejercicios que realizaron los legionarios tras la muerte de Alejandro les dieron chalecos con placas metálicas, aunque solo en la parte delantera, ya que «no había suficientes para todos».

Alejandro Jiménez falleció en la ambulancia a la que le habían trasladado sus compañeros, aparcada en el arcén de una carretera mientras esperaban la llegada de un helicóptero movilizado por el 112. La autopsia a la que fue sometido reveló que el disparo que recibió era mortal de necesidad, ya que le había alcanzado órganos vitales. En la posterior investigación realizada por la Policía Judicial de la Guardia Civil de Alicante, los agentes encontraron claros intentos de obstrucción por parte de algunos de los oficiales.

Inmediatamente después del ejercicio varios soldados recibieron instrucciones de recoger todas las vainas del terreno, alterando la escena.

El capitán de la compañía, que no estaba en el campo de tiro cuando falleció Alejandro, ordenó a sus tenientes que mintieran a la Guardia Civil al respecto, en un intento al parecer de «asumir toda la responsabilidad de lo ocurrido». Al día siguiente de los hechos ordenó a los pelotones que habían participado en las prácticas que reconstruyeran lo ocurrido antes de la llegada de los guardias civiles. Cuando finalizó dio instrucciones a todos para que lo repitieran ante la Guardia Civil, pero que finalizaran varios metros por debajo de la loma donde habían quedado realmente. Al parecer trataba de evitar que se pudiera concluir que Alejandro pudo ser alcanzado por un disparo de otro pelotón, que había abierto fuego de forma simultánea. Algo que, según algunos oficiales, no debería haber ocurrido.

El fusil del sargento

Las prácticas balísticas realizadas por los expertos de la Guardia Civil dieron un vuelco al caso al confirmar de forma fehaciente que el proyectil que había alcanzado a Alejandro había partido del fusil de su propio sargento, que debía estar situado detrás suyo. La Guardia Civil destaca que en la reconstrucción de los hechos realizada tras la muerte de Alejandro, este sargento no había abierto fuego, y se había mantenido en una posición retrasada. Posteriormente, al ser informado del resultado de la prueba balística, admitió haber disparado durante la práctica pero negó tajantemente ser el autor del tiro que alcanzó a Alejandro.

Las gestiones de los investigadores se centran en determinar por qué el suboficial disparó, cuando en teoría el ejercicio ya había finalizado. Este militar, interrogado repetidas veces a lo largo de los últimos meses, niega la mayor. A pesar de que las pruebas científicas le señalan como el autor del tiro que mató a Alejandro, él insiste en que no le disparó. Tampoco aporta una explicación convincente sobre por qué "se inventó" un enemigo imaginario en la ladera, bajo los blancos iniciales, cuando las prácticas estaban a punto de finalizar.

Un «enemigo» improvisado

En la fase final del ejercicio, el sargento al mando del pelotón de Alejandro había decidido «inventarse» otro enemigo, distinto al de los blancos situados sobre una loma a los que disparaban. Decidió improvisar y alertó a gritos de que había un enemigo situado en el faldón de la loma, frente a su pelotón. Hacia allí dispararon los soldados en la fase final del ejercicio. Se trata de una actuación extraña, pero que está dentro de las atribuciones del suboficial. Algunos testigos apuntan que es algo que no tiene sentido, salvo para agotar la munición.

El momento en el que Alejandro recibió el disparo todavía es confuso. ¿Había terminado ya el ejercicio? El análisis reveló que el joven se encontraba en posición de «guardia baja» con la rodilla en tierra y su fusil apuntando al suelo, cuando fue alcanzado, lo que implicaría que había dejado ya de disparar. Las declaraciones del resto de los componentes del pelotón sitúan el momento en el que Alejandro recibe el disparo cuando habían cesado los disparos. Los testigos apuntan a que cuando oyeron al joven gemir y gritar «¡Me han dado!» todos habían dejado de disparar porque el ejercicio había finalizado tres o cuatro segundos antes. Ninguno dijo haber oído el disparo que alcanzó al joven.

En los posteriores interrogatorios parece esbozarse una teoría de la Guardia Civil. ¿Es normal que un jefe de pelotón dispare por encima de sus propios hombres durante un ejercicio? Los soldados coinciden en que no han visto nunca algo así.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

Portadas mudas sobre la excarcelación de los CDR

30 December, 2019 - 00:00

Antoni Maria Piqué

Las portadas de hoy hacen un silencio espeso, pariente de la omertà, sobre la excarcelación con fianza de los detenidos el pasado 23 de septiembre, acusados de terrorismo, rebelión y tenencia de explosivos. Aquel día, la Operación Judas de la Guardia Civil movilizó a 500 agentes para detener a nueve personas en Sabadell, Mollet, Santa Perpètua de Mogoda, Sant Vicenç de Torelló y Cerdanyola. Dos quedaron en libertad al día siguiente de su arresto. Entre el viernes pasado y ayer, la sala de lo penal de la Audiencia Nacional (AN) ha liberado a cinco más. Los dos que siguen encarcelados seguirán probablemente el mismo camino.

Tras dedicar a este asunto portadas y portadas y portadas (¿Te acuerdas? 'Lisa' Puigdemont y 'Gandalf' Torra, los nombres clave que utilizaban los CDR en sus planes secretos), hoy no dicen ni mu. Quizás es una (otra) demostración de la cola de paja de los diarios que, en este caso y otros, han colaborado con la maquinaria policiaca y judicial en la fabricación y promoción del relato que relaciona independentismo y terrorismo. Ahora todo parece un mal guion de una película de serie Z de Steven Seagal. ¿Cómo desharán todas las mistificaciones que han sembrado?

Investigación en solfa

La argumentación de los autos de la sala de lo penal no sólo pone en solfa la investigación de la Guardia Civil, a las órdenes del magistrado Manuel García Castellón, y las acusaciones iniciales del fiscal y las pruebas —mira, puede pasar en cualquier proceso justo—, sino que deja con el culo al aire las informaciones (sic) sobre el caso elaboradas por esos mismos diarios, hoy tan discretos, que habían juzgado todo. La sala explica que ha revisado la investigación "sin encontrar en la pericial elaborada por dos técnicos [...] de la Guardia Civil de Barcelona referencia a la existencia de explosivos". Afirma que se trata de "precursores [...] que no son en sí mismos explosivos". Más aun, subraya "la falta de participación material [de los excarcelados] en la fabricación y tenencia de explosivos". En el caso de Alexis Codina, a quien el sumario sitúa como miembro del "núcleo productor" de explosivos y acusa de esconder en casa el laboratorio, remacha el clavo y declara "la objetiva inexistencia de explosivos en poder de Codina". Realmente explosivo.

Encima, la sala duda que los detenidos constituyan una organización terrorista. En el auto referente a Codina, con un lenguaje alambicado, dice que "sin la existencia previa de una organización delictiva de carácter terrorista así declarada judicialmente de referencia, no puede emitirse un juicio definitivo suficientemente fundamentado sobre la naturaleza o no terrorista de los hechos, ni de la existencia de una organización que se habría constituido ex novo". De hecho, al auto de ayer, la sala dice que los detenidos lo están "por su presunta vinculación con los CDR". Nada de organización terrorista.

La Razón —el director es comisario honorario— hace la portada más vergonzosa de todas e insiste en que a Codina "lo imputan por fabricar bombas". Justamente es lo que cuestiona el auto.

¿Un fracaso de los diarios?

No hace ni un mes, esas portadas, hoy mudas, todavía vendían que los llamados "Equipos de Resistencia Táctica" querían "colapsar las comunicaciones en Catalunya", entre otras maldades. Hasta se les relacionó con movimientos de espías rusos. Ahora se sabe que los diarios se tragaron acríticamente todo aquello que les filtraban, sin verificarlo, como la afirmación del fiscal de que los imputados tenían en "avanzado grado de preparación proyectos terroristas con finalidad secesionista". ¿Qué proyectos? No se sabe. Suerte que la sala de lo penal ha hecho su trabajo —y que el mismo fiscal lo ha aceptado. El silencio de las portadas, pues, ¿no esconde también el fracaso de esos diarios y su caradura de no querer reconocer que les ganó la pereza, la incompetencia, el miedo, las ganas de manchar al independentismo, o una combinación de todo ello?

Siete personas han sido privadas de libertad durante tres meses, algunas en régimen severo de incomunicación, por unas acusaciones mal sustanciadas. Los diarios, sin embargo, disponían de bastantes elementos para distanciarse de las acusaciones y las prisiones. De entrada, la nota de la Guardia Civil que explicaba la operación utilizaba hasta cinco condicionales. Mala señal. Después se filtró parte de la investigación, declarada secreta por el juez. Mala señal. El 19 de noviembre, la misma sala segunda ordenó a García Castellón que repitiera cuatro vistas de prisión porque no había proporcionado a los detenidos la "información esencial" para garantizar su derecho de defensa mientras la causa estaba bajo secreto de sumario. Mala señal.

Un historial pésimo

Tampoco les hizo pensar que la operación se ejecutara días antes de hacerse pública la sentencia por el 1-O. Peor todavía, ignoraron el historial pésimo de la AN en recientes casos similares: el de los nueve de Altsasu; el de Tamara Carrasco (encarcelada y después confinada por terrorismo y rebelión y/o sedición y a quien hoy un juzgado ordinario investiga por simples desórdenes públicos); el de Adrià Carrasco (huido a Bruselas, aun no han podido probarle nada); el caso Pandora (quince detenidos, afines a movimientos anarquistas, absueltos); el caso del llamado "comando Dixan" (el "explosivo" era... detergente); los casos de Núria Pòrtulas, los tres de Gràcia, Piñata, Èric Bertran...

Recordarás las portadas de los diarios del 23 de septiembre. El juez detiene por terrorismo a nueve miembros de los CDR, decía el titular principal de El País. Los CDR ultimaban un atentado terrorista en Cataluña "el día D", escribía El Mundo. Los nueve detenidos [...] planeaban atentar con explosivos contra un cuartel de la Guardia Civil y el Parlament, según ABC. Los CDR de Torra aprietan: iban a atacar un cuartel con explosivos, se leía en La Razón. Detenidos 9 miembros de los CDR por terrorismo era el de El Periódico. En La Vanguardia, más cauteloso: La Fiscalía acusa a nueve independentistas de preparar atentados. ¿Qué queda, de todo eso, hoy? Silencio.

Fuente: https://www.elnacional.cat/es/polit...

Categorías: Tortuga Antimilitar

40 años de El Margalló: El día después

30 December, 2019 - 00:00

Ayer (el 21 de diciembre) se hizo el acto central de las actividades dedicadas a conmemorar los 40 años de vida de El Margalló (aunque como informa el cartel, habría que añadir dos años más de funcionamiento sin llegar a constituirse como tal). Con tanto tiempo a sus espaldas debe haberse convertido ya en la entidad de intervención social decana de nuestra ciudad y una de las de más larga trayectoria de la provincia. Y además lo hace con una salud envidiable como se verá.
Hace nada menos que 30 años, en la celebración de sus 10 años de vida fui invitado a escribir una introducción en la publicación destinada a celebrarlo, que reproduzco en su totalidad aquí:

Y lo hago no solo con cierto orgullo personal por haber escrito lo de arriba, también porque se está cumpliendo, ahora y aquí lo que entonces se dijo: un grupo de personas con ideas avanzadas han conseguido impregnar el tejido social y político de sus iniciativas, de manera que cada vez se percibe con más claridad por la sociedad ilicitana el papel que están desempeñando como algo imprescindible para la buena salud social y ecológica de nuestra ciudad y también, por qué no decirlo, del planeta; hasta sus detractores saben que solo emprendiendo el tipo de medidas que desde El Margalló se están impulsando y defendiendo se puede salir de la profunda crisis ecológica y medioambiental en la que nos han metido empresas y políticos. A mi criterio eso se traduce en que los ciudadanos están cada vez más concienciados de los problemas ambientales generados, cada vez son más los que procuran respetar el medio ambiente y contaminar lo menos posible mientras que las corporaciones, las empresas, las grandes sociedades y la política general (y también la local como se verá otra vez) están actuando como si nada pasara, frenando o aplazando cambios que tarde o temprano habrá que abordar. Y es que nos va la salud personal, colectiva y planetaria, por eso estamos empujando para que sea temprano y no tarde.
Veamos (muestrario no exhaustivo de actividades en los últimos meses): [ver en el enlace a la fuente original]

Al final me queda la sensación de que si no existiera El Margalló habría que crearlo.
Felicidades a Manuel Domingo (Manolo el Andaluz) por haber tenido el impulso de crearlo y a los que hicieron y están haciendo posible su continuidad.

¡Per molts anys!

Fuente:
http://www.yporquenounblog.com/2019...

Margalló celebra 42 años en Elche con un certamen de cortos de temática medioambiental

El colectivo ecologista clausura los actos del aniversario con la muestra de «La Ruta Más Corta» y una proyección de fotos

j. r. esquinas

Margalló Ecologistes en Acció d'Elx ha culminado su 42 aniversario con varios actos organizados en la ciudad. Para cerrar el año se proyectó la muestra de cortometrajes de temática ambiental «La Ruta Más Corta», que es itinerante por las capitales de provincia de la Comunidad Valenciana, aunque aprovechando el aniversario del colectivo ilicitano la muestra se ofreció en Elche en lugar de Alicante.

Los cortos documentales eran de animación y ficción y abarcaban varias cuestiones como la crisis climática. Entre ellos se presentó la obra del director ilicitano Jaume Quiles. El encuentro culminó con una comida del «cabasset» con decenas de miembros del colectivo y familiares, además de una proyección de fotos de las últimas cuatro décadas de las intervenciones de Margalló. Una de las más destacadas fue la multitudinaria manifestación como la de finales de la década de los setenta contra la central nuclear de Cofrentes al considerar que este tipo de energía es un «desastre universal», o la protesta contra la urbanización del sector MR-9 de El Pinet.

Talleres

Durante este mes también se han realizado varias sesiones prácticas como un taller sobre ecofeminismo, así como otra de militarismo y medio ambiente, donde participó el grupo Tortuga Antimilitarista. Hace unas semanas también participaron un nutrido grupo de participantes en el taller de compostaje doméstico, una reforestación del barranco de Barbasena así como excursiones de concienciación ambiental sobre los valores patrimoniales y naturales del río Vinalopó, además de comprobar en estas salidas los vertederos ilegales que hay en la ciudad y patrimonio en mal estado.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

Sagrada familia

30 December, 2019 - 00:00

La Sagrada Familia.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Prisión preventiva para seis policías por torturas y abusos sexuales en las protestas de Chile

29 December, 2019 - 00:00

efe

Un juzgado decretó prisión preventiva para seis policías chilenos acusados de torturar y agredir sexualmente a un manifestante en una comisaría durante el toque de queda que se impuso en el país durante los primeros días del estallido social.

El autónomo y querellante Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) informó en sus redes sociales de que el Décimo Juzgado de Garantía de Santiago dictó prisión preventiva para los carabineros "por constituir un grave peligro para la sociedad". Los seis agentes fueron imputados por un delito de torturas, dos de los cuales fueron además acusados por abuso sexual agravado, indicó la Fiscalía.

Los hechos ocurrieron la madrugada del 21 de octubre, tres días después de que estallase la mayor crisis de la actual democracia chilena, cuando el estudiante de medicina Josué Maureira fue detenido en pleno toque de queda frente a un supermercado que estaba siendo saqueado. Según relató el joven ante la Fiscalía, fue apaleado hasta quedar inconsciente y trasladado a la comisaria del municipio de Pedro Aguirre Cerda, situado en la capital y uno de las que más denuncias ha acumulado desde el inicio de la crisis. Una vez allí, Maureira explicó que fue nuevamente golpeado hasta romperle el tabique nasal, vejado por su orientación sexual y por llevar las uñas pintadas de rojo, violado con una porra, amenazado de muerte y encarcelado por supuestas agresiones a los agentes.

El cuerpo policial está en el punto de mira por su presunta brutalidad en la dispersión de las protestas y ha sido acusado de haber cometido graves violaciones de derechos humanos por diversos organismos internacionales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Amnistía Internacional (AI) o Human Rights Watch (HRW). El INDH ha interpuesto desde el inicio de las revueltas un total de 943 denuncias contra agentes del Estado, de las cuales cinco son por homicidio, 750 por torturas y tratos crueles y 134 por violencia sexual (desnudamientos, tocamientos y cuatro violaciones).

Otro juzgado decretó el jueves prisión preventiva para otros cinco agentes por torturas a un manifestante en la céntrica Plaza Ñuñoa también durante el toque de queda. El presidente chileno, el conservador Sebastián Piñera, ha reconocido abusos puntuales pero ha negado una política sistematizada para atacar a los manifestantes y se ha comprometido a investigar los hechos.

Lo que empezó siendo un llamamiento de los estudiantes a colarse en el metro de Santiago para protestar contra el aumento de la tarifa se convirtió en una revuelta por un modelo económico más justo, que ha dejado al menos 24 muertos y episodios de violencia extrema con saqueos, incendios, barricadas y destrucción de mobiliario público. Aunque las manifestaciones han perdido fuerza, sigue existiendo descontento en las calles y la crisis parece lejos de solucionarse, pese a las medidas sociales del Gobierno y al plebiscito del próximo mes de abril para decidir si se cambia la Constitución, redactada en la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y señalada por ser el origen de las grandes desigualdades del país

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Seligman y las luces de navidad

29 December, 2019 - 00:00

Estamos jodidos. El mundo se va a la mierda, mejor dicho, nosotros nos vamos a la mierda como especie arrasando con todo lo que encontramos a nuestro paso. Porque el mundo seguirá aquí cuando no seamos más que un recuerdo lejano en la memoria del universo.

Sin embargo, vivimos en la época de la felicidad, la felicidad por decreto. La felicidad como meta. Nuestro objetivo en la vida es procurarnos la felicidad, como si tal cosa estuviera en nuestras manos, como si esa dichosa felicidad existiera y pudiera admirarse en cualquier escaparate comercial o, simplemente, comprarse desde el sofá del salón. ¿Acaso no es así como funciona?

Hasta la ONU tiene instaurado el Día Internacional de la Felicidad (el 20 de marzo, ¿será casualidad que coincida con la llegada de la primavera?) ¿Se puede tener más poca vergüenza? La misma organización que dice estar luchando por erradicar la pobreza, el hambre y todo tipo de calamidades provocadas por las injusticias estructurales en las que se apoya la sociedad moderna (de la que la misma ONU es uno de sus mayores representantes); pretende que festejemos la felicidad mientras contemplamos las muertes de millones de seres humanos cada año auspiciadas y permitidas por los mismos que dirigen ésta y todo el resto de organizaciones que aseguran existir por y para el bien de la humanidad.

Pero claro, todo está en ti. Si tú eres feliz que más dará el resto.

Seligman, uno de los padres de la psicología positiva tan en boga en la última década y que tanto daño ha hecho y sigue haciendo, afirmaba haber encontrado la fórmula de la felicidad. Nada más y nada menos. Todo muy científico para que la gente lo creamos a pies juntillas y no reparemos en las donaciones millonarias que alentaron la creación de dicha corriente psicológica y su posterior encumbramiento.

Como decía, Seligman definió la “auténtica felicidad” de la siguiente manera: la Felicidad es la suma de nuestra herencia genética, nuestros actos voluntarios y nuestras circunstancias. Por circunstancias se refería al entorno vital (nivel socio-económico y educativo, situación laboral, entorno familiar, lugar donde vivimos…) A todo esto le adjudicaba un peso del 10% dentro de la ecuación. A nuestros actos voluntarios un 40%, y a la herencia genética el 50% restante.

Así que… ¡Tantachán! Se obró la magia. A poco que tu genética te haya tratado bien, resulta que la felicidad está en tus manos, en tus actos voluntarios. Ya sabes, si estás jodido es porque TÚ quieres.

Los gobernantes lo entendieron rápidamente. En muchos de los Estados modernos, los tratados constitucionales explicitan que el Gobierno y toda su maquinaría tienen como deber último trabajar por la felicidad de sus ciudadanos (o por su bienestar como se indica en las Constituciones más recientes). Si el objetivo es ser feliz y el Estado está aquí para garantizarlo, lo único que deben procurar es alentarte y convencerte de que tú puedes. Para qué legislar asegurando unas condiciones materiales dignas, para qué procurar un mundo con justicia y libertad si, simplemente, basta con propagar la buena nueva: ser feliz es fácil, está en tus manos, no busques excusas en nosotros.

Así que ya sabes, embelésate con las luces, sé feliz en tu burbuja y no mires atrás… así todo irá bien.

Fuente: https://quebrantandoelsilencio.blog...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Acción Directa de Tortuga en Alacant por la libertad de Oriol Junqueras

28 December, 2019 - 00:00

Cigala News.

Esta noche la ciudad de Alacant ha quedado literalmente envuelta en llamas a causa de una Acción Directa del Grup Antimilitarista Tortuga, en reclamación de la libertad inmediata de Oriol Junqueras y el resto de presos revolucionarios catalanes.

Tras una llamada fulgurante y sorpresiva en las redes del "Queloni Democràtic", nutridas masas de manifestantes han acudido al centro de la capital de la Costa Blanca a solidarizarse con Oriol Junqueras y el resto de presos revolucionarios catalanes de la causa independentista.

El centro neurálgico de la protesta se ha ubicado en el encuentro entre las avenidas Maisonnave y Óscar Esplá, delante de la entrada de El Corte Ingleś, lugar en el que un nutrido grupo de manifestantes ha protagonizado una sentada pacífica ante la mirada impasible de la Policía Autonómica Valenciana. Los lemas coreados reclamaban la independencia de Catalunya y el País Valencià, la libertad de los presos y la Revolución Social. "Oriol es la nostra revolució", "vergüenza me daría ser policía" y "mejor un memo que un juez del Supremo", fueron las frases más escuchadas.

La acción, pacífica y noviolenta en un principio, se fue calentando cuando, como en Mary Poppins, varió el dominio de viento, dando paso a una masa tropical marítima, y la temperatura subió grado y medio. Así aparecieron los primeros policías radicales violentos que lanzaron un par de pelotas de goma y dos o tres insultos tipo "¡perroflautas!, ¡vergüenza sí, me daría, a mí, fumar tanta maría!" Ante eso, los manifestantes procedentes de Elche, evidenciando, por ser de pueblo, su incapacidad para la contienda de rimas, respondieron lanzando dos carretillas. Esta circunstancia puso en fuga a los cuerpos policiales, dando pie a una alborozada celebración revolucionaria de los manifestantes, quienes la emprendieron con el mobiliario urbano combustible y cualquier otro elemento inanimado susceptible de ser incinerado (la dignidad y la palabra de los políticos, por ejemplo), cortando las calles con barricadas de fuego que estuvieron ardiendo hasta que, horas después, hicieron su aparición los bomberos, dando paso a la tradicional bañà.

Momento en el que los manifestantes ilicitanos lanzan sus carretillas contra la policía autonómica.

En declaraciones a Tortuga, el miembro del grupo J. Ramírez, alias Capitán Waterloo, afirmó sentirse especialmente satisfecho por la espectacular respuesta de las turbas alicantinas ante tan noble lid y tan bella causa. Por su parte, los también integrantes del colectivo, José Cutrillas y Adrián Vainillo, desde su celda de aislamiento e incomunicación de alta seguridad en la prisión de Alcalá Meco, en Madrid, tras ser detenidos por los voluntarios parapoliciales de Vox, en declaraciones a Cigala News a través de la ventana, aplaudieron también la acción, reclamando la liberación de los presos catalanes y que se le haga caso a Greta Thunberg, al tiempo que aprovechaban para realizar la presentación oficial del próximo torneo Tortuga de sarangollo.

Desde la página de Tortuga y la agencia Cigala News hemos abierto una cuenta en Change.omd para pedir la liberación de todos ellos. Dedica un minuto a ayudar a Tortuga y a Cigala News.

Aunque no superó convocatorias precedentes del grupo, este acto de Tortuga contó con una participación ciudadana más que razonable (en la foto, los últimos restos de la manifestación espontánea de apoyo, a su paso por una céntrica calle alicantina).

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cantó

28 December, 2019 - 00:00

Cantó, cavalcant a Elx.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Moda y regalo para las Navidades 2019

28 December, 2019 - 00:00

Un conjunto de armas tomar

Bisma luce un conjunto muy actual, sin estridencias en el corte y color de la tela, de tendencia unisex, que según las previsiones del CENTCOM, el Comando Central de Estados Unidos, se llevará mucho esta temporada en Afganistán, Siria, Iraq, Yemen...

El precio de este modelo no incluye el AK47, como se especulaba entre los distribuidores y los minoristas, pero a cambio la pira la facilita el ejército de Estados Unidos sin cargo alguno. Además la entregan mediante drones a domicilio en diferentes tamaños e intensidades y ¡por sorpresa!

Un chaleco con mucho eco

La firma GAL (Guaidó, Añez, López), de los diseñadores rabiosamentre independientes conocidos por su lema "lo que no es práctico cae antipático", presenta en exclusiva un chaleco todo en uno: el Abombado. No es el típico todo en uno, es mucho más amplio debido a su forma esférica y distribuye perfectamente todos los complementos que se desee colocar como se aprecia en el modelo (se encargan aparte).

Claramente es un producto puntero muy apropiado para una revolución de colores o para un golpe de Estado suave. De momento se vende en oferta solamente en Latinoamérica si se compra el modelo doble 'póntelo, pónselo', aunque hay partidos políticos en Europa negociando una rebaja a cambio de importar miles de estas unidades para sus militantes.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Operació Chorprecha! de Desmilitaritzem l'Educació a la inauguració d'Expojove València 2019

27 December, 2019 - 21:11

Una tropallassa de 13 clowns del Jejejército amb els seus multiformes multicolors s'han desplegat per chorprecha durant l'acte d'inauguració de Fira d'oci infantil i Juvenil Expojove per poder saludar marcialment al regidor de Cultura Festiva, Pere Fusell, recordar-li que contar mentides sobre l'estand militar no és divertit, i demanar-li un estand propi del Jejejército a Expojove per trobar nous reclutes, exhibir els seus joguets i contar contes, com fan a l'estand de les Forces Armades.

Després han desfilat cap a l'estand militar, encara que el personal de seguretat ha intentat tallar-los el pas, arribant inclús a tancar momentàniament una de les portes que dóna accés al recinte on es troba l'estand militar i altres atraccions. Quan han accedit han pogut constatar novament la presència de personal i mitjans d'unitats de combat, i l'exhibició d'imatges de diferents tipus d'armament. Després de conversar amb els alts comandaments presents, han llançat diversos atacs de riure i cosquerelles amb el tot el modern arsenal al seu abast de plomalls automàtics, bombolles guiades per làser i botzines aire-aire que, encara que no han aconseguit la retirada dels militars, sí han tingut un gran èxit entre la audiència infantil, que ha perdut de vista durant gairebé una hora la pedagogia de la guerra i la violència continguda a l'estand de les Forces Armades. Davant el fracàs estrepitós de la seua operació, la tropallassa del Jejejército ha hagut de batre's en retirada fins la porta principal, on s'ha unit a la concentració “Desmilitarizem Expojove” que tenia lloc des de les 11h.

En els mesos previs a Expojove, Campanya Desmilitaritzem l'Educació ha reclutat i entrenat un escamot de l'exèrcit pallasso o clown army. L'operació Chorprecha! del Jejejército ha sigut dissenyada pels estrategs de Desmilitaritzem l'Educació com a resposta satírica a la reiterada negativa del regidor de Cultura Festiva, Pere Fuset i l'alcalde Joan Ribó, a considerar la demanda de bona part del món educatiu i social valencià, de que en coherència amb els valors educatius de la pau i la noviolència, no es conviden les Forces Armades a Expojove. El Jejejército ha servit també per assenyalar la presència d'unitats de combat, com ara el regiment Lusitania a “l'estand de l'UME”, i així deixar en evidència les mentides de les declaracions municipals al respecte.

La Campanya, que reuneix 60 organitzacions, continua afirmant que l'estand militar “suposa una antipedagogia en tota regla, una apologia de la guerra i la violència i un poc dissimulat intent de normalitzar el que és intolerable a un espai educatiu i de reclutar a futur als seus visitants”. Però encara que fora veritat que només personal i mitjans de l'UME estan presents a l'estand militar, la Campanya Desmilitaritzem l'Educació continuaria rebutjant-ho: “La Unidad Militar de Emergencias s'ha convertit en la rentadora d'imatge perfecta per als problemes d'acceptació socials crònics de l'Exèrcit, i l'excusa perfecta per a justificar la presència militar a espais educatius com ExpoJove i d'altres, i la multitud de visites escolars a instal·lacions militars, maniobres, etc. L'UME és una pura estratègia de màrqueting, malbaratadora de recursos econòmics i humans que produirien infinitament més resultats invertits en les unitats de bombers i protecció civil, i militaritza funcions civils com les de rescat i emergències, cosa que només passa amb règims autocràtics o dictatorials”.

Más fotos: https://www.flickr.com/photos/mocva...

Campanya “Desmilitaritzem l'Educació” (24-12-2019):

Antimilitaristes-moc, Centre Delàs d'Estudis per la Pau, Grup Cristià Antimilitarista, Plataforma Cremona, FAMPA València, STEPV, CCOO-PV Ensenyament, CGT-València, Coordinadora Obrera Sindical (COS), Associació Brúfol, Plataforma per l'Educació Pública d'Aldaia-Barri del Crist-Alaquàs, Entrepobles, Setem CV, HOAC València, Trobada de plataformes comarcals, Gent de l'Horta, REAS-PV, Asociación Quera, Asociación de vecinos de Orriols, Associació de Veïns i Veïnes “Amics de la Malva”, Associació de Veïns i Veïnes de Natzaret, Ciutat Vella Batega, 15 M Massanassa, Asociación Agentes de Igualdad de Oportunidades CV-IOCOVA, Asociació del Camp a la Taula, Plataforma Salvem Portocolom, Asoc. de personas desempleadas y en precariedad de Benimamet (APDPB), Escola de Cases, Arrels Estivella, Obrim Fronteres, Colla Ecologista La Carrasca-Ecologistes en Acció d'Alcoi, Colectivo Miradas, Estrela Roja de Benimaclet, Societat Coral El Micalet, La Tetera – Espai de dones, Mujeres contra el cambio climático, Col·lectiu Feminista per l'alliberament Animal, Plataforma Auditoria Ciutadana del Deute, Sindicat d'Estudiants, Ràdio Malva 104.9FM, Ràdio Klara 104.4FM, Dimonis de Campanar, Foro Alternativo de la Inmigración del PV, Associació “La Tenda de Tot el Món”, Asociación Valenciana de Ingeniería Sin Fronteras, SOS Racisme PV, Asociación Intercultural África en la Diáspora, Koordinadora en Peu de Pau, Asociación Teriyá, Grup de Rectors i Seglars del Dissabte, Consell de la Joventut de Barcelona, SIOF (Servei d'Informació de l'Objecció Fiscal a la Despesa Militar), Grup Eirene, Observatorio por la participación y el desarrollo comunitario, The Slowear Project, Fundació Horta Sud, Assemblea Nacional de Catalunya, Grupo Antimilitarista de Carabanchel – Madrid, Candombe Asociación Intercultural, Mesa d'Entitats de Solidaritat amb les Persones Migrants, La Ribera en Bici-Ecologistes en Acció

Font: https://lesarmesnoeduquen.wordpress...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Güeligaites replica a la alcaldesa de Xixón por asunto de gasto y propaganda militarista

27 December, 2019 - 00:00

Tras esta respuesta inapropiada convendría averiguar cuánto CO2 emite a la atmósfera el citado festival militar aéreo, cuánta es su contribución al desastre climático, y si no estamos haciendo un pan con unas hostias al mantener un evento militarista en nuestro Concejo en contravía de la famosa Agenda 2030 que el Ayto se comprometió a desarrollar pero….

Más abajo, en castellano.

El Conceyu de Xixón contesta con seis meses de retrasu a la protesta formalizada pol colectivu Güeligaites d'Asturies, cuando se dirixió a la nueva alcaldesa de la ciudá solicitando que retirara la propaganda de guerra de los nuesos cielos.

La carta qu'unviamos va mediu añu yera similar a la que dirixiéramos l'añu anterior a l'alcaldesa de Foru. Y la so respuesta ye tamién similar. Si quiciabes, la diferencia ye qu'usté s'amuesa inclusive más entusiasta de los aviones de matar que la señora Moriyón. Aviones de matar y destruyir que s'esiben na nuesa ciudá por que los comerciantes de la muerte axusten y viendan al módico preciu de más de doscientos millones d'euros per unidá. Aviones como los apocayá interceptaos en llevando a cabo bombardeo en Siria o Iraq.

La so respuesta a la nuesa carta suxure que, si nun queremos caldu … el próximu añu vamos tomar taza y media, yá que van faer más grande'l festival militar aéreu, afirmando, descaradamente, que, cola promoción d'esi eventu militarizado, tán sofitando la paz, cuando en realidá sirve pa promocionar y vender armamentu.
Eses armes costosísimas –pa les que siempres hai dineru- que sirven pa destruyir y matar en guerres -nes que yá tamos participando- y pa destruyir vides y países, provocando fuxíes de persones que se ven obligaes a buscar abelugu fora de los sos países.

La señora alcaldesa de Xixón sigue ensin faer casu a los colectivos que denuncien el “festival de la guerra aérea” sobre los cielos de la nuesa ciudá, sofitándose nel argumentu de que va muncha xente a ver esa exhibición militar. Claro. Pa eso gasten un pastón tanto'l conceyu como les empreses privaes y, sobremanera, el mesmu exércitu, que tien un ampliu presupuestu d'autopromoción. Y escaezse de que tamién enforma, bien de xente, diba a los desfiles de Hitler, y a les concentraciones de la plaza d'Oriente, nel Madrid franquista.

A éstes ¿sabe usté qu'hai persones israelines qu'asitien la so siella de sablera nuna llomba pa ver l'espectáculu de los aviones sionistes destruyendo cases, hospitales y escueles na Palestina ocupada?. Son persones que s'allegren cuando “los sos” aviones, similares a los que vuelen sobre la nuesa badea, atinen nel blancu y estrocen les vides de menores, como les d'aquellos neños que xugaben al fútbol na sablera de Gaza.
Señora alcaldesa, col debíu respetu, nun contestó a la nuesa entruga: ¿cuántu cuesten eses hores de vuelu, con tanto personal implicáu? Non solamente lo que gasta alegremente el nuesu conceyu, sinón el conxuntu de recursos pa esta parafernalia de la destrucción. ¿Cuántu nos costar en salú, en combustible, en salarios, en tresportes, en parafernalia, … esa propaganda de muerte nos nuesos cielos? Una hora de vuelu del Eurofighter o C6 supon un gastu de dieciocho mil euros solu en combustible. Y esperemos que nun haya nengún accidente mientres el festival, como los habíos n'Albacete y Morón de la Frontera, onde morrieron los sos pilotos.

La so responsabilidá, señora alcaldesa, ye alloñar d'esa cultura de la muerte, del ruiu y de la violencia, favorecíes cola presencia d'esos aparatos de guerra en Xixón y que, con tanta solicitú, usté empéñase en defender y en “afatar” cola presencia de civiles al pie de militares. El militarismu ye aberrante, y los sos valores de muerte son tamién racistes y xenófobos, y refugar: y cuéstennos bien caros, tanto al conceyu como al Estáu.

Si esa va ser la tónica del so mandatu, la promoción de la necropolítica, sepa que nos tendrá enfrente, porque'l colectivu de Güeligaites d'Asturies va siguir defendiendo los valores de la vida y la paz. Asustar a los nuesos mayores, psicotizar a los nuesos menores, estresar a los nuesos animales y entusiasmanos” con peripecies que traten de despintar les sos dramátiques consecuencies: muertes, vides estrozaes, miseria y fuga masiva de persones abelugaes. ¿Quier faenos creer qu'eso ye beneficiosu pal nuesu conceyu?

Sra. Alcaldesa, fáiganos casu. Festival Aéreu Militar, en Xixón NON. Los gastos militares … pa pensiones, educación, servicios sociales y sanidá.

El Ayuntamiento de Xixón contesta con 6 meses de retraso a la protesta formalizada por el colectivo Güeligaites d'Asturies, cuando se dirigió a la nueva alcaldesa de la ciudad solicitando que retirara la propaganda de guerra de nuestros cielos.

La carta que enviamos hace medio año era similar a la que habíamos dirigido el año anterior a la alcaldesa de Foro. Y su respuesta es también similar.

Si acaso, la diferencia es que usted se muestra incluso más entusiasta de los aviones de matar que la señora Moriyón. Aviones de matar y destruir que se exhiben en nuestra ciudad para que los comerciantes de la muerte negocien y vendan al módico precio de más de doscientos millones de euros por unidad. Aviones como los recientemente interceptados tras llevar a cabo bombardeos en Siria o Iraq.

Su respuesta a nuestra carta sugiere que, si no queremos caldo … el próximo año tomaremos taza y media, ya que harán más grande el festival militar aéreo, afirmando, descaradamente, que, con la promoción de ese evento militarizado, están apoyando la paz, cuando en realidad sirve para promocionar y vender armamento.

Esas armas costosísimas –para las que siempre hay dinero- que sirven para destruir y matar en guerras -en las que ya estamos participando- y para destruir vidas y países, provocando huidas de personas que se ven obligadas a buscar refugio fuera de sus países.

La señora alcaldesa de Xixón sigue sin hacer caso a los colectivos que denuncian el “festival de la guerra aérea” sobre los cielos de nuestra ciudad, apoyándose en el argumento de que va mucha gente a ver esa exhibición militar. Claro. Para eso se gastan un pastón tanto el ayuntamiento como las empresas privadas y, sobremanera, el propio ejército, que tiene un amplio presupuesto de autopromoción. Y se olvida de que también mucha, muchísima gente, iba a los desfiles de Hitler, y a las concentraciones de la plaza de Oriente, en el Madrid franquista.

Por cierto, ¿sabe usted que hay personas israelíes que colocan su silla de playa en una colina para ver el espectáculo de los aviones sionistas destruyendo casas, hospitales y escuelas en la Palestina ocupada?. Son personas que se alegran cuando “sus” aviones, similares a los que vuelan sobre nuestra bahía, aciertan en el blanco y destrozan las vidas de menores, como las de aquellos niños que jugaban al fútbol en la playa de Gaza.

Señora alcaldesa, con el debido respeto, no ha contestado a nuestra pregunta: ¿cuánto cuestan esas horas de vuelo, con tanto personal implicado? No solamente lo que gasta alegremente nuestro ayuntamiento, sino el conjunto de recursos para esta parafernalia de la destrucción. ¿Cuánto nos cuesta en salud, en combustible, en
salarios, en transportes, en parafernalia, … esa propaganda de muerte en nuestros cielos? Una hora de vuelo del Eurofighter o C6 supone un gasto de dieciocho mil euros solo en combustible. Y esperemos que no haya ningún accidente durante el festival, como los habidos en Albacete y Morón de la Frontera, donde murieron
sus pilotos.

Su responsabilidad, señora alcaldesa, es alejarnos de esa cultura de la muerte, del ruido y de la violencia, propiciadas con la presencia de esos aparatos de guerra en Xixón y que, con tanta solicitud, usted se empeña en defender y en “adornar” con la presencia de civiles junto a militares. El militarismo es aberrante, y sus valores de muerte son también racistas y xenófobos, y los repudiamos: y nos cuestan muy caros, tanto al municipio como al Estado.

Si esa va a ser la tónica de su mandato, la promoción de la necropolítica, sepa que nos tendrá enfrente, porque el colectivo de Güeligaites d'Asturies seguirá defendiendo los valores de la vida y la paz. Asustar a nuestros mayores, psicotizar a nuestros menores, estresar a nuestros animales y “entusiasmarnos” con peripecias que tratan de ocultar sus dramáticas consecuencias: muertes, vidas destrozadas, miseria y fuga
masiva de personas refugiadas. ¿Quiere hacernos creer que eso es beneficioso para nuestro concejo?

Sra. Alcaldesa, fáiganos casu. Festival Aéreu Militar, en Xixón NON. Los gastos militares … pa pensiones, educación, servicios sociales y sanidá.

http://gueligaites.org/?p=1313

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Qué empresas usaron a esclavos del franquismo?

27 December, 2019 - 00:00

Compañías públicas y privadas –algunas cotizan en el IBEX 35– resultaron beneficiarias de mano de obra gratuita en la mayoría de sectores productivos.
El trabajo esclavo forma parte de la querella argentina contra los crímenes del franquismo y la Ley de Memoria Democrática prevé hacer "copartícipes" de la "reparación" de los reclusos a las "organizaciones" implicadas.

Juan Miguel Baquero

El franquismo llegó al extremo de usar presos políticos como esclavos. Fiel a la explotación económica de los vencidos como "botín de guerra". Había que "reconstruir" el país y... ¿qué empresas emplearon mano de obra gratuita durante la dictadura? La iglesia, el ejército sublevado e instituciones públicas. Pero no sólo. Entidades privadas de casi cualquier sector se beneficiaron del empleo de más de 400.000 reclusos en régimen limítrofe a la esclavitud. Algunas cotizan hoy en el IBEX 35, herederas de aquellas actividades primigenias o extirpadas de su germen económico.

Para sortear la muerte por hambre o enfermedad, plato diario en las cárceles franquistas, incluso había detenidos que solicitaban su traslado a batallones de trabajadores forzados. Banús Hermanos, San Román, Huarte, Agromán o Dragados y Construcciones. Estas compañías, y otras muchas, aprovecharon la oportunidad que ofrecía el entramado diseñado a lomos de presidiarios "para alzar sus imperios económicos durante la dictadura franquista". Unos redimían condena, otros obtenían réditos de otro modo impensables. Así reza en el marco de la querella argentina que María Servini de Cubría instruye desde el Federal 1 de Buenos Aires, a denuncia del grupo de trabajo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía (RMHSA) de CGT. Y en la ley andaluza de memoria, que plantea hacer a estas y otras muchas empresas "copartícipes" de la "reparación" de esas víctimas.

"Botín de guerra" para los golpistas

"Ferroviarias como Norte, MZA, Renfe, constructoras como Entrecanales, San Román, Huarte o Banús, mineras como Duro, Babero, transformadoras de metales como Babcock & Wilcox, Astilleros de Cádiz, La Maquinista Terrestre". Una relación que el director científico del proyecto Todos (…) los nombres, José Luis Gutiérrez Molina, completa con "órdenes religiosas, ayuntamientos, confederaciones hidrográficas y diversas administraciones de Justicia o gubernativas". "¿Números? Más de 400.000 presos susceptibles de ser utilizados, en Andalucía más de 100.000", enumera. Los derrotados, "botín de guerra" para las fuerzas golpistas.

Eran "trabajadores, jornaleros y campesinos", en gran parte, y debían cargar con el "esfuerzo de la reconstrucción" del país. Una tarea abierta hasta 1956 que el coautor del libro El Canal de los Presos. Trabajos forzados: de la represión política a la explotación económica cuantifica en "al menos 800 millones de euros". "Desde el pequeño taller a la gran industria vasca, catalana o andaluza –cuenta Gutiérrez Molina–, no hubo sector industrial, comercial, agrario o de servicios que no contara, en mayor o menor número, con trabajadores esclavos".

El anteproyecto de Ley de Memoria Democrática de Andalucía señala (artículo 19): "Reparación por trabajos forzados. La Administración de la Junta de Andalucía impulsará actuaciones para hacer copartícipes de las medidas de reconocimiento y resarcimiento a las organizaciones que pudieron utilizar los trabajos forzados en su beneficio". El Gobierno autonómico, con el nuevo marco legal que reconoce la mano de obra esclava en trámite, no desvela aún cómo motivará la participación de las empresas implicadas.

Empresas implicadas que no reconocen el "abuso"

¿Quién debe responder por esos delitos? "En el caso de Alemania las empresas pagaron, pusieron la mitad del fondo de indemnizaciones y la otra la puso el Estado", compara el coordinador de RMHSA, Cecilio Gordillo, que declaró por videoconferencia en febrero ante la justicia argentina y sugiere "candidatos a ser convocados por la juez Servini". Caso de "Florentino Pérez, de Dragados y Construcciones (ACS), José Manuel Entrecanales, de Entrecanales y Távora (Acciona), Gonzalo Ferre, de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Julio Gómez-Pomar, de Renfe y Juan Miguel Villar Mir, de Huarte (OHL)". Actuales responsables de empresas, "o sus antecesoras", señala, que nunca reconocieron el "abuso". Como publicó Financial Times Magazine en el año 2003.

eldiario.es/andalucia se ha puesto en contacto con estas empresas, que han declinado hacer declaraciones al respecto. "No haremos ningún comentario sobre ese tema", una respuesta repetida que se extendió en la mayoría de los casos al momento en que, en teoría, la ley andaluza de memoria les conmine a participar en el reconocimiento a los trabajadores forzados. En ningún caso se negó la participación de las "antecesoras" de estas compañías e, incluso, hubo solicitud de información a este periódico "para conocer un poco más en qué consiste todo eso".

En sectores como la minería y la construcción, los presos fueron "imprescindibles". "El número de pantanos inaugurados por Franco, sin la mano de obra esclava, hubieran sido muchos menos, lo mismo que las líneas férreas, carreteras o aeropuertos", relata Gordillo. Obras, también, como el Valle de los Caídos. Para administrar los campos de concentración convertidos en "empresas de trabajo temporal", el régimen creó –el 11 de octubre de 1938– el Patronato Central de Redención de Penas por el Trabajo (PCRPT).

En su organigrama cabían, describe Gutiérrez Molina, "funcionarios de prisiones, de prensa y propaganda, un eclesiástico, un contable, varios ingenieros, auditores generales de los tres ejércitos y de los organismos públicos que más trabajadores empleaban". Como el Servicio Nacional de Regiones Devastadas, empresas ferroviarias intervenidas, el Servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas y la Compañía de Caminos de Hierros del Norte. Por cada día de trabajo, un preso redimía dos de pena. El Estado, que cobraba una cantidad a la empresa beneficiaria, pagaba un jornal –"aunque no siempre cumplía"– del que descontaba la comida y la ropa del recluso.

Empresas que solicitaron trabajadores forzados

En Franquismo y trabajo esclavo, una deuda pendiente, el investigador José Luis Gutiérrez Molina expone una relación de 90 empresas que solicitaron y les fueron concedidos penados como mano de obra forzada. Una treintena corresponden a organismos oficiales, once a la iglesia católica, ocho al Ministerio del Ejército y el resto a compañías privadas y una institución benéfica (Fundación Elorz).

Instituciones públicas que usaron presos: Secretaría General del Consejo de Estado, Astilleros de Cádiz, Consejo Superior de Protección de Menores, Sindicato Nacional del Espectáculo, Regiones Devastadas de varias provincias, gobiernos civiles, direcciones generales, ayuntamientos… además, entre otras, de la Fundación Generalísimo Franco y la Jefatura de FET de las JONS en Lérida.

La iglesia reclamó trabajadores esclavos para obras en parroquias, conventos y otros edificios de Madrid, Barcelona, Cuenca, Murcia o Valladolid. Como empresas privadas, aparecen relacionadas con la metalurgia (Múgica, Arellano y Cía., Babcock & Wilcox, La Maquinista Terrestre y Marítima, Talleres Mercier o Industrias Egaña), la minería (Carbones Asturianos, Minera Estaño Silleda, Duro Felguera, Minería Industrial Pirenaica o Minas de Sillada), la construcción (Sociedad Constructora Ferroviaria o Ibérica de Construcciones y Obras Públicas), agricultura, mecánica, zapatería, espartería y fábricas de muebles, cristal, guantes o alpargatas.

El propio autor, junto a Dolores Martínez, en El trabajo esclavo de los presos políticos del franquismo en Andalucía, repasan los campos de concentración y trabajo instalados en la región, con el número de reclusos que acogieron y las fechas en que estuvieron activos. Además, establecen un listado con la relación de obras en que intervinieron prisioneros, presos y penados en Andalucía entre 1936 y 1956. Una lista casi interminable "que no se ha estudiado a fondo".

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Carabineros de Chile, la crisis de reputación de una policía en horas bajas

26 December, 2019 - 00:00

El cuerpo policial de Carabineros de Chile, con 92 años de historia, pasa por una situación compleja tras las críticas a su gestión de las protestas que han copado el país suramericano desde hace dos meses, que han mermado su reputación a los niveles más bajos de los últimos años.

Arnald Prat Barnadas (EFE)

El cuerpo policial de Carabineros de Chile, con 92 años de historia, pasa por una situación compleja tras las críticas a su gestión de las protestas que han copado el país suramericano desde hace dos meses, que han mermado su reputación a los niveles más bajos de los últimos años.

Según la encuesta Cadem del pasado 4 de diciembre, solo un 35 % de los chilenos aprueba la función realizada por Carabineros, el nivel más bajo desde que empezó esta medición en septiembre de 2015, cuando el ente destacaba muy por encima del resto de instituciones estatales con una aceptación del 72 %.

Tres suboficiales de Carabineros, dos en retiro y uno en activo, aseguraron en una entrevista que "por culpa del estallido", que empezó el pasado 18 de octubre, son vistos como "los malos de la película", por lo que "ya nadie quiere ingresar al cuerpo".

La sombra de una supuesta vulneración "sistemática" de los derechos humanos planea sobre todas las fuerzas del Estado, acusadas por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) de causar más de 3.460 heridos desde que empezó la crisis social el 18 de octubre.

A los cuestionamientos internos se les suman los que llegan desde fuera de las fronteras del país, por parte de organismos internacionales como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos o la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

Por ello, muchos chilenos se preguntan exactamente qué formación reciben los agentes para actuar salvaguardando los derechos humanos.

Una materia muy reciente

Carlos, uno de los tres agentes entrevistados, que prefirieron utilizar nombres ficticios para preservar su anonimato, reconoció que el estudio de esta disciplina "era inexistente hasta hace muy pocos años". "Además, los profesores de derechos humanos son oficiales en retiro desde hace quince años que no tienen conocimiento sobre la materia. ¿Qué pueden saber ellos sobre derechos humanos si salían a la calle en otra época?", se preguntó.

"Los jóvenes salen a la calle mal preparados, no tienen ni idea de combatir protestas tan masivas. Los docentes tendrían que ser profesores universitarios capacitados", agregó el suboficial, que se retiró hace 5 años, con 42. Por su parte, Fernando, de 48 años y todavía en ejercicio, denunció que "nadie habla" de sus derechos: "Las masas nos agreden, nos arriesgamos a perder nuestra vida y no sabemos cómo defendernos. Nuestros derechos no existen y todos van a por nosotros".

El agente, que ha vivido los enfrentamientos de los últimos 65 días desde el bando de los uniformados, aseguró que se han sentido "totalmente desamparados" por los mandos superiores, que los han "dejado de lado" y han provocado que trabajen "con miedo". Los tres uniformados forman parte de Anapol, una ONG creada para dar apoyo a miembros del cuerpo ante "la violación grave a sus derechos humanos".

Duras críticas internacionales

El pasado 13 de diciembre, la misión enviada a Chile por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU concluyó que la Policía violó los derechos humanos en múltiples ocasiones al hacer un uso "excesivo o innecesario" de la fuerza. La misión constató que, en su intento por sofocar las protestas, hubo torturas, violencia sexual y detenciones arbitrarias, con un total de 28.000 personas que pasaron por lugares de detención, de las cuales 1.610 siguen privadas de su libertad.

Según Hugo Frühling, director del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, las "duras críticas" de organismos internacionales han sido "un golpe duro para Carabineros" y han tenido "un evidente impacto en la percepción ciudadana de la institución". "Aunque hubo una fuerte desconfianza por su papel represivo durante la dictadura de Pinochet (1973-1990), desde el retorno a la democracia la institución gozó de buena reputación entre la sociedad chilena", dijo a Efe Frühling.

Para el experto, revertir la caída de su reputación pasa por implementar "reformas serias y consensuadas" y asegurar el cumplimiento de los protocolos, que establecen la gradualidad en su actuación y el uso "juicioso" de escopetas antimotines. En esta línea, Carlos, que ingresó al cuerpo en los años 90, indicó que los únicos agentes autorizados para usar escopetas de balines, que según el INDH causaron 357 heridos oculares, son los oficiales de rango capitán hacia arriba.

"¿Ha salido algún nombre de todos los que han disparado? Nadie, nos han dejado solos y parece que toda la culpa es nuestra", denunció.

"Compartimos todas las demandas"

La desigualdad que causó el estallido social en Chile también está dentro del cuerpo de Carabineros, apuntó Jaime, suboficial retirado de 56 años, al señalar los "abusos de poder de los altos mandos durante décadas". "Si pudiéramos protestar en las calles, el 90 % de los agentes lo haríamos", afirmó Fernando.

El uniformado añadió que en el plano personal vive situaciones que no difieren a las de otros chilenos: "Mi mujer recibirá una miseria de pensión y mis hijos se endeudaron para estudiar a la universidad, así que comparto el 100 % de las demandas porque es algo para todos, no solo para los civiles".

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

665 personas muertas y desaparecidas en su intento de llegar a España en patera durante 2019, según Caminando Fronteras

26 December, 2019 - 00:00

La ONG Caminando Fronteras contabiliza 655 personas muertas y desaparecidas en lo que va de año, a pesar de que las llegadas en patera se han reducido a la mitad.

Caminando Fronteras realiza el recuento a través de su sistema de alertas de pateras en peligro en el mar, al que llaman amigos y familiares de las víctimas.

Las personas muertas o desaparecidas, un 15'87% de ellas mujeres (104 fallecidas) y 54 niños y niñas, pertenecen a 19 países asiáticos y africanos.

Desalambre

Durante el año 2019, 665 personas han muerto o desaparecido en la frontera occidental europea, que comprende las rutas de Estrecho, Mar de Alborán, Islas Canarias y ruta argelina, según el monitoreo permanente del Colectivo Caminando Fronteras. De las 655 víctimas documentadas por la ONG, 518 desaparecieron en el mar y solo 137 cadáveres han sido recuperados, lo que implica que ocho de cada diez personas fallecidas sean desaparecidas.

Las víctimas identificadas pertenecen a 37 naufragios que han ocurrido en 2019: diez en el mar de Alborán, 16 en el Estrecho de Gibraltar, ocho en la ruta canaria y tres en la argelina. La ruta del mar del Alborán se demuestra, según el monitoreo de Caminando Fronteras, como la más mortífera con 246 muertas y desaparecidas, seguida por la de Canarias con 228, el Estrecho con 146 y la ruta argelina con al menos 35 personas fallecidas.

Cifras dadas por Caminando Fronteras

En cuando a los migrantes desaparecidos, parte de ellos pertenecen a doce embarcaciones que durante el año desaparecieron en el mar sin dejar rastro. La portavoz de Caminando Fronteras, Helena Maleno, incide en que "la situación es extremadamente dura para los familiares de las víctimas que, al perder los cuerpos de sus seres queridos y ante la falta de reconocimiento por parte de los estados, eternizan su dolor y nunca acaban por realizar el duelo".

Las personas muertas o desaparecidas, un 15'87% de ellas mujeres (104 fallecidas) y 54 niños y niñas, pertenecen a diecinueve países asiáticos y africanos, concretamente a India, Angola, Marruecos, Yemen, Birmania, Bangladesh, Pakistán, Etiopía, Eritrea, Chad, Camerún, República Democrática del Congo, Argelia, Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea Conakry, Guinea Bissau y Costa de Marfil.

Según las cifras de Caminando Fronteras, la mortalidad ha aumentado con respecto a 2018, en contraposición a las cifras oficiales. "Las políticas migratorias de la militarización fronteriza y el desmantelamiento de Salvamento Marítimo han reducido en un 50,07% las llegadas de personas migrantes, pero la mortalidad en la zona es incluso mayor.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas