Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 24 min 14 seg

Es tiempo de reflexionar (o eso nos dicen)

27 April, 2019 - 00:00

Nos dicen que es el momento de reflexionar y, en mi opinión, deberíamos hacerles caso aunque sólo fuera por esta vez. Pero hagámoslo bien, pensemos en cómo es el mundo en el que vivimos, en la vida que llevamos y en cómo nos gustaría que todo esto fuera. Luego actuemos en consecuencia pero no sólo una vez cada cuatro años como les gusta que hagamos; sino todos los días. En cada acción, en cada decisión que tomemos deberíamos tener presente esa reflexión.

Guerras, hambre, enfermedad, miseria, explotación, exilio… en definitiva muerte. Ese es el panorama que vive la inmensa mayoría de los seres humanos, muertes todas ellas evitables fuera de un mundo regido por el lucro y la acumulación de riqueza y poder, es decir, fuera de un mundo capitalista. Por el contrario, todas esas muertes son imprescindibles dentro de él, son necesarias para mantener la maquinaria capitalista perfectamente engrasada. No hay alternativa, el sistema exige el sacrificio de una cantidad exorbitante de vidas cada día.

Miles de personas mueren cada día tratando de cruzar fronteras que tan sólo existen para proteger los intereses del poder, tratando de huir de una realidad atroz cuyo único horizonte es la muerte cercana. Otras tantas perecen a causa de unas guerras en las que, como siempre, los oprimidos luchan entre sí mientras los verdaderos causantes de la guerra observan cómo fluctúa su cuenta de beneficios según apuesten por uno u otro bando (aunque la costumbre suele ser apostar por los dos). Otras mueren simple y llanamente de hambre, mueren porque el sistema exprime sus vidas y el territorio que habitan sin importar nada más que la ganancia que de ello obtienen. Muchas más malviven compartiendo su vida con enfermedades que no sólo son curables sino que, en muchos casos, se deben al comportamiento devastador del poder en la explotación de recursos naturales.
Es posible que se pueda sentir esto como lejano; aunque sólo si tenemos inoculado el egoísmo capitalista que impide ver más allá de las circunstancias personales, porque cualquier ser humano que no haya perdido del todo su “humanidad” es imposible que no sienta como propio todo este dolor en mayor o menor medida (a pesar de los innumerables métodos de distracción e inutilización de la conciencia de los que disponemos en las llamadas sociedades desarrolladas).

Lo que no podemos sentir lejano es nuestro día a día, nuestro modo de vivir. Reflexionemos sobre cómo la experiencia única de la vida se desarrolla dentro de unos límites impuestos tan estrechos (cada vez más) que prácticamente nos hemos visto reducidos a convertirnos en seres que luchan por la supervivencia en lugar de disfrutar y experimentar la vivencia. Hemos aceptado el camino marcado de sumisión a los poderes fácticos y hemos abrazado la única vía que el poder reserva a los oprimidos para poder sobrevivir: el salario. Así, nos vemos abocados a aceptar todo aquello que nos imponen para poder acceder a nuestro pedacito de pastel que rápidamente consumimos, para facilitarnos el acceso a aquello que consideramos esencial, sin tener la oportunidad de preguntarnos el cómo y el porqué de la situación. Negándonos, de esta forma, la ocasión de disfrutar de nuestra propia vida.

Reflexionemos como nos dicen, pero hagámoslo sobre todo esto y sobre tantos otros aspectos que condicionan y rigen nuestra vida. Hagámoslo de verdad y, luego, veamos si un cambio radical es posible a través de los mecanismos que nos ofrecen.

No se trata de votar a tal o cual o de no votar. Se trata de comprender qué podemos esperar de cada una de esas acciones. Se trata de ver la posibilidad real de cambio que puede existir, de demoler este modo de vida criminal a través de mecanismos ofertados por el propio sistema. Pero, sobre todo, se trata de comprender que no existe razón alguna por la que la mayoría de las personas deban vivir miserablemente mientras unas pocas se apoderan de todo.

Fuente: https://quebrantandoelsilencio.blog...

Ver también:

La guitarra de Woody Guthrie, la justicia y el respeto por la verdad
Breve reflexión del Grup Antimilitarista Tortuga sobre las cercanas elecciones

Categorías: Tortuga Antimilitar

Vota

27 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

No con mi voto

27 April, 2019 - 00:00

Reflexión en alta voz explicando algunos de los argumentos por los cuales no legitimaré con mi voto las elecciones del próximo domingo 28 de abril, abogando por la abstención consciente y activa y por el boicot a una "fiesta" de la democracia" aparente que atenta contra la inteligencia.

Salud y libertad

Antonio Muñoz

https://www.youtube.com/watch?v=wg-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los mercenarios en tiempos del neoliberalismo y la globalización IV

26 April, 2019 - 00:05

Volvemos a la entrevista de Aljazeera para conocer en qué consiste hoy una empresa privada de seguridad.

Prince desvía la preocupación de los asistentes sobre las personas asesinadas hacia la exitosa protección de Blackwater a sus clientes: “hicimos más de cien mil misiones, ninguno de ellos resultó muerto o herido”.

Inmediatamente hay que rechazar ese perverso argumento: ¿la protección de los clientes de Blackwater está por encima de la vida de personas inocentes?

Estas personas estaban en el lugar y hora en la que se produjo la masacre porque vivían en la zona o pasaban por ella y los mercenarios actuaron con total desprecio de la ley y de una conciencia simplemente humana.

Se trata de un cálculo exclusivamente económico: si gano mucho dinero por proteger a ciertas personas gracias al uso de potentes armas de fuego y a otras ventajas como una alta probabilidad de impunidad merced a falsos testimonios, pruebas manipuladas, soborno de testigos, falta de actuación judicial, etc., todo lo demás pasa a ser secundario, lo que incluye las víctimas civiles desarmadas y ajenas a cualquier ataque contra los clientes citados.

Es un argumento falaz decir que los mercenarios defienden la seguridad de sus clientes o que les protegen contra atacantes. ¿Habrían necesitado tal protección de haberse quedado en su casa en Estados Unidos? No tenían ningún derecho a estar en Bagdad, aunque lo tuviesen esto no permite a sus guardaespaldas asesinar a personas inocentes con la excusa de proteger a aquellos.

También introduce un dato que no se refiere al crimen para desviar más lejos la atención de éste: “en menos del uno por ciento de las misiones se abrió fuego”.
Ninguna persona, no digamos los familiares de las víctimas, describiría a la banda como muy agresiva –según dice Prince- sino como asesina recalcitrante.

Añade más confusión con el mismo objetivo: “esto en una época en la que había un montón de violencia en la capital, donde la insurgencia tenía su centro de gravedad”.

Estados Unidos y su coalición fueron hasta Iraq para lanzar una guerra de agresión contra este país, no fue al contrario. Este crimen tuvo la lógica respuesta ajustada a derecho –a pesar de la abismal diferencia de fuerzas- de la defensa de la población.

Afirmar que la insurgencia estaba en la capital es propio de un imbécil. Como Prince no lo es hay que pensar que él considera imbéciles a los egresados de Oxford que le escuchan con educación mientras él se sonríe y les insulta con este tipo de argumentos.

Termina intentando recabar la compasión de la audiencia, claro está que hacia los asesinos, no hacia las víctimas. Ninguna disculpa sale de la boca del león para la gacela, faltaría más:

“y… bueno, 41 de nuestros hombres resultaron muertos en aquella misión.”

Prince tiene todas las ventajas sobre el público, eso sin contar con la protección de sus matones y el acuerdo sobre su seguridad negociado con el productor del programa.

No obstante hay que reconocer que tiene aguante para las puyadas que le lanza Hasan. Tiene respuesta para todo y no baja la guardia mientras aparenta que está tranquilo. Sin embargo, a medida que avanza la entrevista se le van acabando las oportunidades de salir por peteneras.

Es interesante al respecto observar su lenguaje corporal y cómo evoluciona a lo largo de la entrevista. Esto incluye la expresión de su cara cuando habla, el cambio que se produce en ésta en los momentos de mayor tensión; también sus pausas, incluso las más breves, por ejemplo cuando realiza una inspiración antes de responder.

Supongo que es una forma de ganar un segundo de calma y reflexión antes de decir algo delicado. También el movimiento de sus manos y cuando se acomoda en su asiento.

En general se mantiene jovial –no sé con cuánto esfuerzo, quizás por la costumbre, su carácter-, aunque hacia el final acusa el cansancio, lo que también se refleja en su expresión.

Hasan es un entrevistador informado, incisivo y que no da descanso al entrevistado, así que inmediatamente le replica:

“Usted menciona que cumplía las órdenes de Estados Unidos que perdió hombres durante la misión, pero no que mató un montón de gente. Usted habla de porcentajes, hablemos de casos individuales: en 2005 agentes de Blackwater dispararon setenta veces contra un coche particular, lo que llevó al Departamento de Estado a investigar.

En 2006, según papeles filtrados desde el Pentágono, Blackwater disparó indiscriminadamente sobre civiles iraquíes y mató a varias personas, entre éstas un conductor de ambulancia. En 2007 personal de Blackwater mató a 14 civiles en lo que se conoce como la masacre de la plaza Nisour durante el domingo sangriento en Bagdad. Éste es el historial que mucha gente tiene en mente en todo el mundo cuando escuchan la palabra Blackwater.”

Entonces a Prince ya no le queda más respuesta que la mentira. Se diría que miente igual que sus mercenarios disparan, es decir, indiscriminadamente, sin dudar, sin reparos.

“Seguro, pero hicimos cien mil misiones y es fácil sacar algunas cosas fuera de contexto, pero recuerde: había miles y miles de insurgentes intentando activamente (sic) matar americanos, no solamente soldados, sino también diplomáticos”.

Hasan: “Pero sus hombres también mataron a una madre y a su hijo de nueve años cuando iban de visita.”

Prince: “Desgraciadamente los insurgentes no visten uniforme y conducen ambulancias con explosivos…”

Hasan: “Entonces sus hombres no sólo matan insurgentes”.

Prince: “Un coche-bomba no te da mucho tiempo para pensar”.

Hasan: “No había ningún coche-bomba en la plaza Nisour según las declaraciones de los testigos”.

Prince: “En realidad había uno, cinco minutos antes explotaron varios coches-bomba y el convoy de la USAID (la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional destinada –no oficialmente- a promover por todos los medios cambios de gobierno en países no amigos de Estados Unidos) tenía que pasar por un sitio bloqueado por un coche. (…) Habíamos recibido información del Departamento de Estado alertándonos sobre un coche Kia blanco y, desgraciadamente, hay que tomar decisiones en menos de un segundo…”

Hasan: “No había ningún Kia blanco y usted lo sabe, se ha hablado de esto muchas veces, fue un crimen, uno de sus hombres fue juzgado por asesinato en primer grado por matar a esa madre y al niño y otros tres por homicidio, cuatro en total. Esto fue en un juzgado de Estados Unidos, no en un juzgado iraquí.”

Prince: “Es cierto, cuatro veces les juzgaron y por fin a la cuarta les condenaron: en la primera por falta de ética profesional, en la segunda se anuló el veredicto, en la tercera se declaró juico nulo y en la cuarta se trataba de un juzgado del Distrito de Columbia.”

Hasan: “¿Quiere decir que un juzgado del Distrito de Columbia no es válido?”

Prince: “bien… yo diría que un juzgado de pares del Distrito de Columbia no se puede comparar con el resto de juzgados del país” (remarca esta afirmación con gestos y amplias sonrisas).

Durante este intercambio de acusaciones y negaciones el rostro de Prince ha dejado de estar relajado para ponerse tenso, ha hinchado el pecho al coger aire buscando calmarse, su mirada se ha endurecido; sin embargo, con esta respuesta su sonrisa ha vuelto a brillar.

¿Por qué? Esa feliz respuesta está provocada por una deficiencia de ese juzgado muy conocida:

“Se critica frecuentemente al Gran Jurado porque no actúa como un medio eficaz de control del fiscal; como dice el cliché: confirma todo lo que éste decide, es perfectamente capaz de condenar a un bocadillo de jamón si se lo pide el gobierno”.

Cornell Law Review (Revista de Derecho de la Universidad de Cornell), 1995, 80:2, página 263

https://scholarship.law.cornell.edu/clr/

El argumento no puede ser más claro. Únicamente llama la atención que una revista editada por una de las principales universidades de Estados Unidos, que cuenta con 50 premios Nobel asociados y algo más de 4.500 millones de dólares de ingresos en el curso 2018-19, no haya añadido al menos un par de rodajas de tomate al bocadillo.

Once años después de la matanza el New York Times publicó el día 19 de diciembre de 2018 en la sección de política el artículo titulado:

“Blackwater Security Contractor Found Guilty, Again, in Deadly 2007 Iraq Shooting”

(Empleado de Blackwater considerado culpable, de nuevo, del tiroteo mortal de 2007 en Iraq)

“El veredicto es la segunda vez que un jurado federal ha declarado culpable al Sr. Slatten, un ex tirador de élite, en el notorio episodio que enfureció a los americanos por lo que muchos consideraron una misión militar sin una estrategia clara.”

“El juicio contra el Sr. Slatten y otros empleados ha seguido su curso durante una década a través del sistema judicial federal y recorrido tres administraciones, debido a que los funcionarios americanos querían cumplir su promesa a los iraquíes de que llevarían a los responsables de los asesinatos a la justicia.”

“El año pasado un jurado federal de apelación desestimó los veredictos de tres de los empleados y ordenó un nuevo juicio para el Sr. Slatten. Éste concluyó sin acuerdo del jurado tras 16 días de deliberaciones y el juez Royce C. Lamberth, del Distrito de Columbia, declaró nulo el juicio”

“El miércoles por la mañana un jurado le declaró culpable de asesinato en primer grado, lo que significa obligatoriamente prisión perpetua.”

“Los fiscales dijeron que el Sr. Slatten realizó los primeros disparos, sin mediar provocación, hacia la multitud que estaba en la plaza (Nisour). Formaba parte del convoy de 19 empleados en cuatro vehículos blindados.”

“Estos casos son especialmente difíciles de probar dadas las deficiencias de nuestras leyes así como el lugar del crimen y los testigos”.

“La fecha de la sentencia no se ha dictado.”

https://www.nytimes.com/2018/12/19/...

Cuando los crímenes salen a la luz -a veces tardan años- aún pueden pasar muchos más hasta que se dicta una condena. Después, como se ha visto, hay que fijar la fecha. Entre tanto intervienen los abogados espabilados, bien relacionados, conocedores de esas deficiencias.

Trabajarán –por una prima acorde al resultado de sus logros- para conseguir la libertad o una reducción de condena de su cliente mediante maniobras diversas como un estado de enajenación debido a la presión en un entorno bélico, debilidad o inconsistencia de las declaraciones de los testigos, la incapacidad de investigar y probar alguna cuestión por el paso del tiempo…

Fuente de la imagen: https://www.wired.com/2009/08/black...

Ver también:

Los mercenarios en tiempos del neoliberalismo y la globalización I

Los mercenarios en tiempos del neoliberalismo y la globalización II

Los mercenarios en tiempos del neoliberalismo y la globalización III

Categorías: Tortuga Antimilitar

Reconocimiento a las víctimas de abusos policiales

26 April, 2019 - 00:00

Las personas que suscribimos este documento, plurales en lo político pero todas ellas víctimas o familiares de víctimas del terrorismo asesinadas por ETA o grupos afines, queremos manifestar a la opinión pública que consideramos un error político y humano grave no querer reconocer a las víctimas de abusos policiales y de grupos de extrema derecha.

Este reconocimiento que reclamamos no supone caer en un interesado totum revolutum, ni referirnos de manera genérica a las «víctimas del conflicto político que sufre nuestro pueblo». Tenemos muy claro que esa lectura interesada solo conviene a quienes más responsabilidad tienen en todo el sufrimiento que hemos vivido, a los que persiguen la impunidad judicial o histórica.

Para nosotras, reconocer a las víctimas de abusos policiales y grupos de extrema derecha no significa blanquear, equiparar, ni legitimar nada con relación a nuestros atentados o al asesinato de nuestros familiares. Solo implica reconocer que esas víctimas también tienen derecho a la verdad, la justicia, la reparación y la memoria. Y con su reconocimiento no vemos mancillado ni el honor ni la memoria de nuestros familiares asesinados por los terroristas de ETA o grupos afines.

Constatamos que desde distintos sectores sociales y políticos se trata de minimizar -cuando no de invisibilizar- a las víctimas de abusos policiales o de grupos de extrema derecha, argumentando que sus muertes se debieron a fallos o atropellos dentro de la obligada respuesta de la sociedad a la agresión recibida. Somos conscientes de que nuestros procesos de victimación fueron radicalmente distintos a los de estas personas, que nuestros atentados o el asesinato de nuestros familiares fueron una deliberada estrategia de aniquilamiento del diferente con el apoyo de una parte muy importante de nuestra sociedad, pero no podemos admitir que en el caso de las víctimas de abusos policiales y de grupos de extrema derecha se menosprecien actos irreversibles contra la vida y la dignidad humana. Creemos que admitir ese menosprecio daña la legitimidad del Estado democrático de Derecho y el tejido moral de nuestra sociedad.

Por eso, afirmamos que el reconocimiento de los derechos de estas víctimas debería ser un sentimiento pre-político, por encima de siglas, banderas u opciones políticas concretas.

Firmantes

Mari Jose Agirre Larraona, Carlota Arguimberri Zuloaga, Jaime Arrese Araolaza, Nerea Barrios Cuevas, Sara Buesa Rodríguez, Esther Cabezudo Martínez, Guillermina Cabré Baldellou, Marc Cabré Baldellou, Marta Cabré Baldellou, Rosa María Cabré Baldellou, Sandra Carrasco Romero, Bárbara Dührkop, Josu Elespe Pelaz, Patxi Elola Azpeitia, Jesús Fructuoso Gómez, Iñaki García Arrizabalaga, Fernando Garrido Velasco, José Miguel Gómez Elósegui, Nagore González Berrio, Mari Carmen Hernández Sánchez, María Jauregi Lasa, Andoitz Korta Zearreta, Ibai Korta Zearreta, Gorka Landaburu Illarramendi, Maixabel Lasa Iturrioz, Rosa Lluch Bramon, Robert Manrique Ripoll, Belén Mentxaka Lejona, Dori Monasterio Burgos, Alberto Muñagorri Berdasco, Ainara Olaciregui Villarta, Ainhoa Pedrosa Hernández, Gabriel Portell Torres, Arantza Puelles García, Iván Ramos Torrano, Rosa Rodero Palacios, Carmen Torres Ripa. Abel Uceda Vázquez, Jordi Valls Olivé, Luis Mari Vega Castresana, Silvia Vidal Pinar, Naiara Zamarreño Fernández, Pilar Zubiarrain Lasa.

Fuente: https://vientosur.info/spip.php?art...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Modelo para alegar ante multas por Objeción Fiscal al Gasto Militar

25 April, 2019 - 00:05

Como saben gran parte de personas objetoras fiscales al gasto militar en el territorio administrado tributariamente por el Ministerio de Hacienda (no ocurre lo mismo en las haciendas autonómicas de Euskadi y Navarra), este año la Agencia Tributaria española ha intensificado la revisión de declaraciones de IRPF. El resultado de este cambio de orientación es que ha aumentado el número de revisiones a las declaraciones con Objeción Fiscal al Gasto Militar y se han impuesto algunas sanciones a causa de ello.

Sobre ello, para estar correctamente informadas, conviene tener presente que la cuantía de dichas sanciones es de la mitad de la cantidad objetada (con bonificaciones de casi un 50% por pronto pago). Pero, y es lo más importante, son recurribles y es posible que sean retiradas. En breve os informaremos más detalladamente sobre ello.

En un texto anterior, desde Tortuga os recordábamos que este hecho no debe hacernos desistir de seguir realizando cada año nuestra Objeción Fiscal: "Es esencial que el gasto militar desaparezca si queremos construir un mundo decente: la Objeción Fiscal al Gasto Militar es tan necesaria como siempre. Frente a la persecución estatal hacia las personas que delatan el gasto militar, debemos recordar que esta es una campaña de desobediencia civil y, por lo tanto, pública y colaborativa".

También os recordábamos la iniciativa de la Asamblea Antimilitarista de Madrid para poder dar una respuesta conjunta a quienes, en defensa del militarismo y el gasto militar, están tratando de amedrentar a las personas objetoras: http://www.antimilitaristasmadrid.o...

Hoy, además, para quienes están en el caso de enfrentar una sanción de la Agencia Tributaria, compartimos el estupendo modelo de alegaciones que nos han hecho llegar las compañeras y compañeros juristas de la comisión legal 15M de Madrid: Legalsol.

Dicho recurso, que observamos muy completo y bien redactado, entre otras cosas, se apoya en sentencias en las que los tribunales han dado la razón a las personas demandantes. Si os encontráis en el caso de querer recurrir una de estas multas, podéis descargar el modelo de alegaciones aquí:

Más sobre Objeción Fiscal al Gasto Militar

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Qué ocurre cuando se nos designa como presidentas o vocales de una mesa electoral? El régimen jurídico de las mesas electorales

25 April, 2019 - 00:00

¿En qué circunstancias me pueden convocar a participar en una mesa electoral? ¿Qué alegaciones de descargo puedo realizar para no comparecer? ¿Cuáles son las consecuencias del ejercicio de la objeción de conciencia?

Daniel Amelang
Silvia Beltrán
Abogadas de Red Jurídica

¿Cómo se elige una mesa electoral? ¿Es necesario acudir si se me designa como Presidenta o Vocal? ¿Existen motivos para eximirme? ¿Qué ocurre si no comparezco el día de la citación? Estas posiblemente sean algunas de las preguntas más recurrentes a lo largo de los procesos electorales que se avecinan en los próximos meses. Para tratar de resolver estas dudas, vamos a facilitar algunas nociones básicas sobre el proceso apoyándonos en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG).

Selección de la mesa electoral a través de un sorteo público (Artículo 26 de la LOREG)

La competencia para las mesas electorales pertenece a los Ayuntamientos y ésta se realiza bajo la supervisión de las Juntas Electorales de Zona.

En el sorteo para la constitución de la mesa electoral entran todas las personas censadas en cada municipio entre 18 y 70 años de edad que sepan leer y escribir. En este sorteo se nombrará a una Presidenta y dos Vocales y a dos suplentes para cada uno de los miembros de la mesa. La Presidenta deberá tener, como mínimo, el título de Bachiller, Formación Profesional de segundo Grado o subsidiariamente el de Graduado Escolar o Equivalente.

Notificación del nombramiento y actuaciones que podrán llevar a cabo las personas designadas (Artículo 27 de la LOREG)

La designación como Presidenta o Vocal de las Mesas electorales debe ser notificada a los interesados en un plazo de tres días desde la celebración del sorteo a través de carta certificada. Junto a la notificación se le debe entregar un manual de instrucciones sobre sus funciones.

Por su parte, las personas designadas como Presidenta o Vocal de las Mesas ante el nombramiento tienen tres opciones:

1) Cumplir con la obligación que conlleva la designación del cargo

2) Presentar alegaciones para eximirse de la designación.

3) Declararse insumiso, no concurriendo, o no desempeñando sus funciones o incluso abandonando sin causas legitima y sin justificación las obligaciones del cargo.

Veamos qué ocurre en las dos últimas opciones que pueden acarrearnos mayores inconvenientes en caso de no actuar con la debida diligencia:

Presentar alegaciones a la Junta Electoral de Zona para eximirse de la designación del cargo

Las personas designadas en sorteo como Presidenta o Vocal de la Mesa electoral disponen de un plazo de 7 días para alegar una causa justificada que les exima de la aceptación del cargo.

La decisión sobre la admisión del motivo de exención le pertenece a la Junta Electoral de Zona y ésta deberá resolver motivadamente en un periodo de 5 días sobre el rechazo o la admisión de la eximente. Dicha resolución no será recurrible en vía administrativa.

Veamos algunos ejemplos de causas familiares, personales y profesionales que podríamos alegar como motivo de exención:

Declararse insumiso no concurriendo o no desempeñando sus funciones o incluso abandonando sin causas legitima y sin justificación las obligaciones del cargo

Para aquellas que no comparezcan a la mesa electoral habiendo sido designado como Presidenta o Vocal, no desempeñen las funciones derivadas del cargo o las abandonen sin justa causas podrán ser castigadas con penas de prisión de tres meses a un año de prisión o multa de seis a veinticuatro meses.

Esto se regula en el artículo 143 de la Ley del Régimen Electoral (“el Presidente y los Vocales de las Mesas Electorales así como sus respectivos suplentes que dejen de concurrir o desempeñar sus funciones, las abandonen sin causa legítima o incumplan sin causa justificada las obligaciones de excusa o aviso previo que les impone esta Ley, incurrirán en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses”).

Cualquier persona que, en consecuencia, se niegue a comparecer a la mesa electoral a la que se le ha convocado, en principio, asume que ésta será la pena que se le imponga. Éste fue el caso de Vicent Soriano, condenado al pago de una multa de 900 euros en Valencia y el de Nuria Zurita, condenada en Plasencia al pago de 270 euros.

Sin embargo, el Derecho no son matemáticas, se encuentra sujeto a interpretaciones variadas. Por ejemplo, hace más de dos años la Junta Electoral de Zona de O Barco de Valdeorras (Ourense) aceptó la alegación de objeción de conciencia de una vecina que, disconforme con su designación como suplente en la mesa, presentó alegaciones con los motivos que, según su criterio, le impedían aceptar el cargo.

En su carta, que se puede leer íntegra aquí, se definía como “una persona que no cree en este sistema y que no quiere participar en él pueda hacerlo y no esté cometiendo un delito por ello”. Esto se debe a que se considera “una persona partidaria de la democracia y, por tanto, de la política que hacemos entre iguales… Por ello, no puedo dejar de estar en desacuerdo con el actual sistema político y electoral, no puedo dejar de ver a los políticos profesionales como usurpadores de la soberanía popular”. En consecuencia, se negó a participar en algo “que asfixia alguna de las expresiones más privadas y profundas de mi humanidad: mi conciencia y mi libertad”. Las alegaciones concluyen de la siguiente manera: “si considerara que vivimos en un sistema digno con imperfecciones subsanables, no dudaría en participar en el él y aportar mi granito de arena en mejorarlo, continúa, pero no es este el caso. La corrupción del sistema no afecta a sus accidentes, sino a su misma esencia; es decir, es intrínseca a él”.

Sorprendentemente, la Junta Electoral de Zona admitió dicha excusa “por estar debidamente justificada” y la dispensó de su obligación, por lo que “no tendrá que desempeñar el citado cargo, quedando liberada de comparecer” el día de las elecciones.

No obstante, esto no es – en absoluto – lo habitual, por lo que recomendamos que cualquier persona que desee ejercer su objeción de conciencia lo haga con pleno conocimiento de las posibles consecuencias a las que se enfrenta. Para ello, recomendamos leerla Guía de la Objeción de Conciencia elaborada por el Grupo Tortuga, que proviene del MOC, el movimiento de objetoras de conciencia al servicio militar obligatorio que dos décadas después del primer insumiso consiguieron su objetivo.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/conqu...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Frase del Quijote

25 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Desaprendre la guerra

24 April, 2019 - 00:00

Quan parlem d'educar per a una Cultura de Pau hem de tenir present certs principis en els nostres continguts i blocs temàtics, com són: els drets humans; la prevenció dels conflictes per mitjans pacífics; la lluita contra l'exclusió i la pobresa; la defensa del pluralisme i el diàleg intercultural.

Per educar per a una cultura de pau també ens referim al que en el seu moment la UNESCO va promulgar: “ja que les guerres naixen en la ment de les persones, és en la ment de les persones on han d'erigir-se els valors de la pau”.

Han passat més de setanta anys, i tal afirmació no pot estar més d'actualitat; ja que, ens agrade o no, continuem vivint en la tristament cita romana “Si vis pacem, para bellum” (si vols la pau, prepara't per a la guerra). La realitat demostra que segles de preparació per a la guerra no han aconseguit la pau. Per què? Com a comunitat educativa, estaria bé fer-nos aquesta pregunta; ja que educar per a la pau també requereix d'una educació per a la crítica i per a la responsabilitat.

Des de la Campanya Desmilitaritzem l'Educació, moviment que reuneix més de 60 entitats del món educatiu, sindical, veïnal i social valencià, creiem que l'educació per a la pau és educar per a desaprendre les guerres i tot tipus de violències. No obstant açò, la representació d'ambdues es dóna cada vegada en més mitjans, entre ells els llibres de text. A través d'ells, es transmeten discursos i imatges que preparen les nostres ments per a la normalització de les violències. Sobretot, de la violència cultural, aquella que pretén, la destrucció, la negació i ocultament de la diversitat. Aquella que educa per a la desconfiança i por enfront del que és diferent i que, legitima les violències directes (agressions, guerres, violència de gènere, etc.); i les violències estructurals (comerç desigual, la fam, la misèria, el colonialisme).

Per aquest motiu, et demanem la teua valuosa col·laboració, com a educador o educadora per la pau, perquè ens faces arribar textos, imatges, cites i comentaris que trobes en els llibres de text d'inicial, primària, secundària i batxillerat que representen una apologia, una banalització o una normalització de la violència i el militarisme (per exemple descrivint el fet bèl·lic o les maquinàries de guerra sense informar dels seus efectes o conseqüències sobre la població civil o les societats).

També et proposem que participes en la nostra campanya de Twitter, publicant tuits amb fotos d'aquests textos i imatges amb l'etiqueta #Desaprendrelaguerra.

Precisament, des de la campanya venim denunciant que els valors que transmeten les institucions militars com l'obediència, la disciplina, el patriarcat, l'androcentrisme i especialment el recurs a la violència com a mètode per a la resolució dels conflictes, contradiuen els valors de pau i diàleg que han de nodrir l'educació dels i les estudiants.

La informació que ens proporciones serà estudiada i organitzada per a després dirigir-nos a les editorials corresponents i sol·licitar la seua revisió en noves edicions.

Si ho consideres adequat, planteja-ho al teu alumnat com a possible col·laborador. Despertar aquesta actitud d'investigació en un tema així pot servir de mitjà de sensibilització perquè els valors de la pau s'erigisquen en la ment del nostre alumnat i que li porte a forjar relacions humanes capaces de fer les paus. Sí, “paus” com a tantes formes de cura i cultura tenim els éssers humans entre nosaltres mateixos i la naturalesa. L'escola, precisament, és el lloc ideal per a entendre'ns com una comunitat en la qual totes i tots som interlocutors vàlids per a cuidar-nos, per a construir una societat de pau, i que la violència i la guerra no siguen opció.

Campanya “Desmilitaritzem l'Educació”

Font: https://lesarmesnoeduquen.wordpress...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Errico Malatesta

23 April, 2019 - 20:38

Habituar al pueblo a delegar en otros la conquista y la defensa de sus derechos es el modo más seguro de dejar vía libre al capricho de los gobernantes.

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Por qué nos autoinculpamos con ‘los Jordis'?

23 April, 2019 - 20:28

Dice Jaume Plensa que la madrileña Plaza de Colón es «un espacio público donde para solucionar un problema creas otro». Una metáfora de España. En la Fiesta Nacional de 2001, el Aznarato plantó allí la bandera rojigualda más grande del mundo: 294 m² de tela flamean en el mástil de 50 metros; visible desde la sede del Partido Popular en la calle Génova. Apropiacionismo patriótico: hace 18 años el PP anticipó los balcones rojigualdos: convirtió la plaza en el suyo.

Las pasadas navidades, Plensa (Premio Velázquez de las Artes en 2013) instaló en la Plaza de Colón una escultura blanca de 12 metros de altura. Dice que esa cabeza de una muchacha llamada Julia «está dirigida al corazón de nuestro ser […] Es un espejo poético y virtual en el que cada uno pueda verse reflejado en sus preguntas más íntimas, provocando un instante de reflexión personal e íntimo».

Julia nos interpela: cuestiona mitos enfrentados. Ignora la estatua del Colón (1892), descubridor y gobernador de las Américas, que acabó desplazado a una rotonda de la Castellana. En la Transición, la epopeya colonial (y masculina) de la Hispanidad dejó espacio a tres bloques de hormigón y dimensiones continentales, que representan un encuentro cultural de magnitudes colosales y que Joaquín Vaquero Turcios culminó en 1977. El PP plantó «su» bandera en los jardines diseñados por este artista total, que también realizó el monumento a Francesc Macià en la barcelonesa Plaza de Cataluña. Eran tiempos más inciertos y convulsos que los actuales y, sin embargo, reivindicar memorias históricas diversas no constituía una ofensa intolerable para los desafectos.

Finalmente, un banderón (único y pretendidamente hegemónico) quiso cubrir el cielo con los colores patrios. Pero ese paño al viento arroja más sombras que luces. Faltaba (sigue faltando) una revisión a fondo de las (in)culturas políticas y nacionalistas. Para solucionar un problema, creamos otro.

La FAES invocó espuriamente el patriotismo constitucional habermasiano para convertirlo en puro exhibicionismo de quien tiene la bandera más grande. La llamada de Jünger Habermas a que cada generación relea el texto constitucional, actualizando sus principios, se transformó en una guerra de símbolos. Se arrogan legitimidad exclusiva para ocupar el espacio público y desalojar de él a sus oponentes. El que esté libre de culpa, que ice la primera bandera. Pero que no cuente con Julia. Ni con nosotros.

Harta de trifulcas sobre telas y lazos, una adolescente aporta «ternura y silencio», susurra Plensa. Con los ojos cerrados imagina un futuro que obvia el pendón del PP. No jura bandera ni abjura de ella. Le da la espalda. La convierte en pasado o trasfondo inocuo. Sabe que enardece, pero no alimenta las bocas. Desafía su prepotencia y desmesura.

La epopeya de Julia es íntima y cotidiana; soberana, desnuda y sin uniforme. Y nos ha dado por pensar que representa la insumisión, que acabó con el servicio militar obligatorio en los 90. Julia tiene por patria Can Serra: el barrio de Hospitalet donde en 1975 algunos antimilitaristas realizaron un Servicio Social autogestionado en «el frente del barrio» (construyeron la casa de la asociación de vecinos) o el «frente de la mujer» (alfabetizaron y cuidaron niños y ancianos). Procedentes de varias regiones de España, su ejemplo cundió en otras ciudades. Exigieron que el Generalato les reconociese que ya habían hecho la mili y que legislase una prestación social. Algo que los sucesivos gobiernos fueron incapaces de implantar. Veinte años después decenas de miles de objetores e insumisos derribaron la mili, forzando una apresurada profesionalización de las FAS.

Casi treinta ciudadanos de a pie hemos celebrado las tres décadas de soberanía innegociable que han transcurrido desde que en febrero de 1989 surgieran los primeros insumisos. Siguiendo a quienes se auto-inculparon con ellos, entendemos que «el enjuiciamiento de los Jordis [Cuixart y Sánchez] encubre la criminalización de la disidencia política […] llevar a juicio a quienes se han manifestado pacíficamente en pro de un objetivo político lamina los fundamentos de nuestra democracia» Las comillas recogen el texto de nuestro escrito de autoinculpación con los dirigentes de Omniùm y la ANC ante el juez en Madrid el 26 de marzo de 2019.

Nos auto-inculpamos sin estar «necesariamente de acuerdo con los fines políticos de las movilizaciones del 1 de octubre en Cataluña. No obstante, entendemos que esta movilización social responde a un legítimo ejercicio de Derechos Fundamentales recogidos en nuestra Constitución: entre otros, el derecho de asociación, de reunión y manifestación y la libertad ideológica y de pensamiento, libertad que abarca, ciertamente, el derecho a expresar y difundir dicha ideología y pensamientos».

La defensa de las libertades no se ejercita firmando manifiestos, sino transformándolos en apoyo y compromiso personales; especialmente, con quienes no comparten el mismo proyecto político. Pero tenemos claro que la auto-convocatoria de la sociedad civil catalana en torno al 1 de octubre fue un acto masivo de desobediencia civil no-violenta. Y la suscribimos como herramienta legítima de transformación social.

Por ello «nos proclamamos corresponsables de los hechos e imputaciones que pesan sobre D. Jordi Sànchez y D. Jordi Cuixart y nos auto-inculpamos de los mismos […] en defensa y solidaridad de la democracia que se ve cuestionada con esta acusación injusta».

Admiramos la autoorganización del tejido social catalán para proveerse de urnas y papeletas y hacerse oír. La respuesta a esa muestra masiva de coraje y civismo no puede ser nunca la represión. Como las feministas, sentimos que quien agrede a una de nosotras nos agrede a todas. «En consecuencia, si la Justicia desea depurar responsabilidades penales por el ejercicio de Derechos Fundamentales, solicitamos que valore la apertura de una causa penal contra nosotros y nosotras».

A los trabajadores de la cultura y la educación, mayoritarios entre nosotros, nos llena de orgullo y alegría vernos acompañados por Pepe Beunza, el primer objetor insumiso al franquismo, y Ovidio Bustillo, fundador de Can Serra. También se autoinculpan algunos premios nacionales de literatura, escritores y creadores culturales, periodistas y activistas sin edad… hasta sumar 29 autodenuncias.

«Debemos volver a desobedecer ante lo que no es justo. E invitamos a la ciudadanía a participar en otras autoinculpaciones colectivas, con los encausados y los planteamientos que les sean más afines. Esperamos, como logramos hace treinta años, modificar la concepción de lo que es justo y posible. Es preciso recordar, periódicamente, que tenemos derecho a decir no».

Como escribió José Agustín Goytisolo y cantó Paco Ibáñez a una Julia que era a la vez la madre y la hija del poeta:

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.
Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

El ejército atentó contra los ecosistemas del pantano de Tibi en sus últimas maniobras

23 April, 2019 - 00:00

Tortuga.

Hace solo unas semanas, un diario local alicantino emitía como supuesta noticia un publirreportaje del ejército alicantino luciendo sus capacidades más peliculeras en un lugar privilegiado de la geografía de nuestras comarcas. El pantano de Tibi, cercano al municipio del mismo nombre y a Xixona, es una antigua presa de piedra en un valle de gran valor paisajístico y ecológico. De hecho es la presa que, por sus características llegó a ser la más grande de toda Europa y del mundo conocido, remontándose su construcción al año 1580.

El pantano de Tibi, declarado en 1994 "Bien de Interés Cultural" por la Comunitat Valenciana fue empleado para unas maniobras militares de exhibición, en las que algunas de las tropas que tienen como base el cuartel de Rabasa en Alacant imitaban una suerte de despliegue, digno de las menos originales películas americanas de acción, sobre sus aguas, con ayuda de varios helicópteros. No es la primera vez que el ejército atenta contra la paz del lugar. De hecho en unas maniobras anteriores se presumió de la participación de Felipe de Borbón, hoy rey Felipe VI.

La agrupación local de Esquerra Unida de l'Alacantí, por boca de uno de sus portavoces, el antiguo ecologista y, aun, concejal del ayuntamiento de Alacant, Miguel Ángel Pavón, ha denunciado estas maniobras, pidiendo que no vuelvan a celebrarse jamás, ya que el pantano de Tibi tiene doble protección medioambiental, siendo humedal protegido por las leyes valencianas, así como, según la UE, zona de especial protección para las aves (ZEPA): Algunas de dichas aves pertenecen a especies amenazadas y, justamente, en dicha época se hallan en periodo de cría. Es de creer que las estruendosas y agresivas maniobras no han dejado de tener impacto sobre estas especies animales y su reproducción.

En Tortuga nos unimos a esta reivindicación ecologista, a la que añadimos la ya dicha de la necesaria protección del patrimonio histórico, así como la, no menos importante, del cultivo de una cultura de paz contraria al militarismo y a la guerra.

¡Militares, sacad vuestras botas y vuestros helicópteros de las pacíficas aguas del pantano de Tibi!

Foto de las maniobras (información)

Categorías: Tortuga Antimilitar

Jornades en Crevillent

23 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La guitarra de Woody Guthrie, la justicia y el respeto por la verdad

23 April, 2019 - 00:00

Ya estamos en campaña electoral y de nuevo se imponen los eslóganes de los partidos sobre la publicidad de cualquier otro producto del mercado capitalista. Es algo similar a lo que ocurre en Navidad con los juguetes o los perfumes.

Con frases sencillas, los Goebbels del electoralismo, intentarán que calen sus mensajes del mismo modo que lo hicieron el Aserejé de las Ketchup o el «Qué bien, hoy comemos con Isabel» de Bassat. Si la musicalidad del mensaje no está muy conseguida, lo repetiremos hasta la saciedad: los medios deciden qué baila la gente.

Uno de estos reiterados mantras señala que hay que votar para frenar a la extrema derecha. Que el actual sistema político y económico vaya a seguir siendo injusto y cruel —especialmente con otras regiones del planeta menos favorecidas— gobierne quien gobierne, no debe hacernos infravalorar el peligro de que ideologías particularmente intolerantes y autoritarias gocen del respaldo popular. No obstante, nos parece poco acertado alentar al voto con tales excusas. Que se entienda bien, hablamos de quien incita a votar, no de quien introduce la papeleta. Muchas veces no se presenta la realidad como deseamos y es perfectamente comprensible optar por el mal menor. Sin embargo, justificar la propia existencia en oposición a Vox supone negar cualquier aspecto positivo de nuestra esencia.

Demócrito de Abdera afirmó que «es preferible entender un porqué que ser el rey de Persia». Quizá, incluso entre los republicanos, haya aspirantes a rey que emplean el temor para legitimarse; sin embargo, pensamos que es preferible entender un porqué.

¿Las perspectivas de voto de la ultraderecha crecen porque hay gente que no vota? ¿La solución para frenar a aquellas fuerzas que más nos desagradan están en votar el próximo domingo? Respondemos un no rotundo en ambos casos.

Los mejores recursos que tenemos para acabar con cualquier cosa que se parezca mínimamente al fascismo son la guitarra de Woody Guthrie [1], la justicia y un respeto estricto por la verdad.

La realidad es tozuda y se opone a nuestras ideas cuando nos equivocamos. Pero a veces el ser humano lo es aún más, se encierra en su mente y obvia cualquier aviso de error en su pensamiento. Nos repetimos lo que creemos saber, y a vivir: mejor un Aserejé para bailar que un ensayo que me estremezca.

Si desde la política profesional y mercantilizada se sigue intentando describir el mundo con cuatro lemas simples, nadie dentro de ella debería extrañarse de que aumente el apoyo a opciones extremistas, que no radicales. Tratar al votante como masa y no como persona puede tener ese resultado: que se deje llevar por el viento, aunque sople desde otra dirección.

No podemos combatir —mucho menos en el largo plazo— a la extrema derecha con eslóganes. Para hacerlo solo nos queda luchar día a día por un mundo más justo, y fomentar el pensamiento crítico y el debate en lugar del spot publicitario o el ripio. Solo cuando una persona toma las riendas de su vida y reflexiona sin miedo sobre la realidad deja de esperar que llegue un líder con una receta mágica, quizá de ultraderecha.

En el Grup Antimilitarista Tortuga pensamos que votar supone dar apoyo a quienes, con la ambición de conseguir escaños, han ofrecido más propaganda que razonamientos y alternativas. Entendemos que haya quien vote por temor a que empeoren las cosas, y que esta decisión puede ser fruto de haber meditado mucho y muy bien.

Lo único que pedimos es que nadie intente conseguir su escaño culpando de desastres aún no ocurridos a quien no vota. Si nos espera algún desastre será porque se ha cocido durante años, durante un tiempo en el que decidieron ignorarnos quienes ahora nos acusan.

[1] Woody Guthrie (1912-1967) fue un cantautor estadounidense conocido por su identificación con las clases populares. En su guitarra figuraba la leyenda «Esta máquina mata fascistas».

Categorías: Tortuga Antimilitar

Malatesta y el "mal menor"

22 April, 2019 - 00:05

Portal Oaca.

El tema que quisiera abordar es el de la postura de Malatesta (y se podría decir de los anarquistas en general) respecto al principio del “mal menor”, así frecuentemente denominado tanto en política como en la vida cotidiana.

Este principio es comúnmente considerado como una expresión de realismo y sentido común. El hecho de que los anarquistas lo rechacen es a su vez considerado una confirmación de su falta de realismo y de sentido común. Por ello considero importante mostrar cómo en Malatesta este rechazo era dictado por consideraciones de realismo y de sentido común.

Comentaré dos ocasiones en las que Malatesta se opuso a la lógica del mal menor, en dos textos diferentes: el primero es la polémica de 1897 con Francesco Saverio Merlino, referente al parlamentarismo y la participación en las elecciones: el segundo es la polémica con Mussolini y con Kropotkin sobre el intervencionismo durante la Primera Guerra Mundial*. Intentaré mostrar cómo, en dos contextos tan diferentes, las argumentaciones de Malatesta son sustancialmente las mismas, y espero mostrar de esta manera cómo estas argumentaciones reflejan principios fundamentales de su anarquismo.

La polémica con Merlino comenzó antes de las elecciones que tuvieron lugar ese año, pero el punto de partida de la discusión sobre el mal menor fue tras las elecciones porque Malatesta expresó su complacencia por el éxito de los socialistas. Merlino aprovechó para manifestar que, si estaba permitido a los abstencionistas alegrarse de los avances de los socialistas, no le podría estar prohibido decir, antes de las elecciones, que era necesario hacer todo lo posible para favorecer ese avance: “Tus felicitaciones –escribe Merlino– No se habrían podido producir si algunos no hubiesen trabajado por el triunfo del socialismo en las elecciones”.

Malatesta responde que los abstencionistas se alegran cuando los socialistas democráticos triunfan sobre los burgueses, como se alegrarían de un triunfo de los republicanos sobre los monárquicos, o incluso de los monárquicos liberales sobre los clericales. “El bien y el mal –escribe Malatesta– son cosas relativas; y un partido por muy reaccionario que sea puede presentar el progreso frente a otro partido más reaccionario todavía. Nosotros nos alegramos siempre cuando vemos a un clerical que se convierte en liberal, a un monárquico que se hace republicano, a un indiferente que se convierte en cualquier cosa: pero de eso no se desprende que debamos hacernos monárquicos, liberales o republicanos, nosotros, que creemos estar más avanzados”.

Para Malatesta, reconocer las diferencias entre un partido y otro no significa ponerse a la cola de tal o cual partido. Malatesta reconoce la importancia de las libertades políticas, pero al mismo tiempo plantea que el mejor modo de obtenerlas y defenderlas es mantenerse en el terreno de la acción directa: “Habituar al pueblo a delegar en otros la conquista y la defensa de sus derechos es el modo más seguro de dejar vía libre al capricho de los gobernantes”.

“El parlamentarismo –continúa Malatesta– es mejor que el despotismo, es verdad; pero solo cuando representa una concesión hecha por el déspota por miedo a lo peor. Entre el parlamentarismo aceptado y ensalzado y el despotismo alcanzado por la fuerza con el deseo popular de liberación, mejor mil veces el despotismo”. Lo que cuenta para Malatesta es la disposición de ánimo.

Y para él las disposiciones de ánimo para la acción parlamentaria y para la acción directa son inconciliables. Al aceptar ambos métodos de lucha se está fatalmente destinado a sacrificar a los intereses electorales cualquier otra consideración. Si en el Parlamento se puede hacer algo bueno, ¿por qué los anarquistas tendrían que mandar a otros en vez de ir ellos mismos? En sustancia, lo que para Merlino debería ser un terreno de lucha accesorio, se convertiría en el terreno de lucha preponderante. “Esté Merlino seguro de esto: si hoy dijésemos a la gente que vaya a votar, mañana diríamos que voten por nosotros”.

Sustancialmente, el argumento de Malatesta es que no se puede ser parlamentarista a tiempo parcial. Si uno se convierte en ello, se acaba por serlo a tiempo indeterminado.

Vayamos ahora al debate sobre el intervencionismo. En 1914 Malatesta, aunque oponiéndose a la guerra, escribe que se esperaba la derrota de Alemania, ya que pensaba que la revolución estallaría con probabilidad en una Alemania vencida.

El intervencionista Mussolini se aferró a esta frase argumentando que, si para los fines de la revolución era necesario que fuera vencida Alemania, quien trabajaba para la derrota de Alemania hacía tarea revolucionaria. Escribe Mussolini: “Si el triunfo de la Triple Entente es el ‘mal menor', ¿no es interés del proletariado garantizar este ‘mal menor' y evitar el ‘mal mayor'?”

Malatesta responde que espera la derrota de Alemania, “pero no he dicho que sea siempre útil participar en la realización de lo que uno se espera, ya que a menudo una cosa es útil a condición de que no cueste nada o, como mucho, que cueste menos de lo que vale material y moralmente. Nada es completamente equivalente en la naturaleza y en la historia, y todo acontecimiento puede actuar a favor o en contra de los objetivos que uno se propone: así en cualquier circunstancia se tiene una preferencia, un deseo sin que por ello convenga siempre dejar la vía directa propia y ponerse a favorecer todo aquello que se juzgue como posibilidad indirecta de ser útil”. Por ejemplo, se puede desear que vaya al poder cierto Gobierno más que otro (Hillary Clinton mejor que Donald Trump, por poner un ejemplo actual), pero ello no implica convertirse en apoyos activos de tal Gobierno.

El precio que se pagaría si así hiciésemos, escribe Malatesta, es el de la “abdicación voluntaria de las propias ideas y de la propia dignidad”. Es desviarse del camino propio, abandonar los propios fines para adherirse a los de otros, aunque sea temporalmente.

“Mejor la dominación extranjera alcanzada por la fuerza con el deseo popular de liberación –continúa Malatesta– que la opresión de un Gobierno autóctono aceptada dócilmente y casi con gratitud en la creencia de que nos libra de un mal mayor”.

Así como había hecho con Merlino, también a los intervencionistas objeta que la lógica de la posición en la que uno se coloca acaba por ser más fuerte que cualquier buena intención. En pocas palabras, que no existe la posibilidad de suscribir temporalmente otros fines. Y Malatesta por ello rechaza el argumento de que la opción intervencionista esté dictada por la excepcionalidad del momento: “Si se cree necesario el acuerdo con el Gobierno y con la burguesía para defenderse contra el ‘peligro alemán', esta necesidad subsistirá incluso después de la guerra”. Por muy grande que pudiera ser la derrota alemana, nada habría podido impedir que los patriotas alemanes se prepararan para la revancha, a la que los demás países habrían tenido que responder con similar fiereza si no quieren ser cogidos otra vez por sorpresa. Así, el militarismo se convertiría en una institución permanente de todos los países. ¿Qué habrían hecho entonces los autodenominados anarquistas intervencionistas? ¿Habrían continuado definiéndose antimilitaristas, para convertirse en sargentos reclutadores del Gobierno a las primeras voces de guerra? Incluso se habría podido mantener que todo esto habría acabado cuando el pueblo alemán se hubiese desembarazado de sus dominadores. Pero los alemanes habrían tenido también la prudencia de esperar a que el militarismo fuese destruido en Rusia y en los otros países. Y así la revolución sería pospuesta a las calendas griegas, ya que cada uno habría esperado eternamente que fueran los otros quienes la comenzaran.

Resumiendo: escoger el mal menor significaba meterse en un jardín en el que no había salida. No existe la perspectiva de luchar temporalmente por el mal menor, para después emprender sucesivamente la lucha por la anarquía. Una vez emprendida la ruta del mal menor no se puede más que continuar en ella, abandonando por ello el anarquismo por tiempo indeterminado.

En la raíz de estas argumentaciones está la aguda conciencia de un fenómeno muy conocido y ampliamente debatido en sociología, el de la “heterogénesis de los fines”. En extrema síntesis, se trata de esto: cada acción intencional realizada para un cierto objetivo, sobre la base de las consecuencias de lo que se espera de esa acción, acaba siempre por generar consecuencias inesperadas, las llamadas “consecuencias imprevistas de la acción intencionada”. La necesidad de afrontar estos efectos colaterales da origen a otro fenómeno relacionado, el “abandono de los fines”, es decir, el hecho de que los medios tienden a convertirse en fines por sí mismos, en una espiral regresiva que continúa indefinidamente.

El antídoto malatestiano y anarquista a este problema consiste en abstenerse de acciones fundadas en cálculos oportunistas y atenerse por el contrario al principio de la coherencia entre fines y medios.

* Se puede leer la mayoría de los textos citados en este artículo en el libro de Errico Malatesta Nueva humanidad. Escritos para la difusión del anarquismo (Ediciones Antorcha, 2015).

Davide Turcato

Publicado en el Periódico Tierra y Libertad, Marzo de 2019

Fuente: https://www.portaloaca.com/pensamie...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Expulsado un policía nacional por abusar sexualmente de una mujer detenida en Orihuela

22 April, 2019 - 00:00

Alberto Pozas
Madrid

La Audiencia Nacional ha confirmado la decisión del Ministerio de Interior de expulsar de la Policía Nacional a un agente que abusó sexualmente de una mujer detenida, prometiendo ayudarla para no ser expulsada del país. Los hechos sucedieron en la comisaría de Orihuela y los jueces, en una sentencia todavía recurrible ante el Tribunal Supremo, consideran que "el desprecio y el abuso que mostró sobre la mujer" justifican su expulsión del cuerpo.

Según la documentación judicial a la que ha tenido acceso la Cadena SER, los hechos ocurrieron en los calabozos comisaría local del municipio alicantino de Orihuela. El acusado, agente de Policía Nacional, abusó sexualmente dos noches seguidas de una mujer extranjera que estaba detenida, prometiendo poder ayudarla a evitar la expulsión administrativa del país. Sometió a su víctima, según la sentencia, a "tocamientos, caricias y besos".

Hace dos años el agente reconoció los hechos ante la Audiencia de Alicante y aceptó una multa de 3.660 euros por un delito continuado de abusos sexuales y ahora ha sido la Audiencia Nacional la que ha confirmado la decisión de separarle del cuerpo, tomada a mediados de 2017 por el Ministerio del Interior por una falta muy grave.

"Desprecio y abuso"

La sentencia, de la que ha sido ponente la magistrada Alicia Sánchez Cordero, destaca el "elevado nivel de gravedad" de los hechos que él mismo reconoció por la vía penal y destaca que se aprovechó de la precaria situación de su víctima: "Aunque al recurrente le parezca desproporcionada la separación del servicio, no cabe duda que el desprecio y el abuso que mostró sobre la mujer extranjera detenida en el calabozo, indefensa, determina una gravedad de suficiente entidad como para la imposición de la sanción mayor".

La sentencia de la Audiencia de Alicante que le condenó relata cómo el acusado actuó "aprovechándose de la situación de vulnerabilidad de una detenida que se hallaba bajo su custodia, a la espera de su expulsión del territorio nacional, de la que pretendió favores sexuales, prevaliéndose de su condición de Policía para viciar su consentimiento, con la promesa de solucionar su situación si accedía a ello, llegando a atentar contra su libertad sexual".

SER

Categorías: Tortuga Antimilitar

Alan García: La muerte de “Caballo loco”

21 April, 2019 - 00:00

Pepe Mejía |

Corrupción, responsable de matanzas y violación de derechos humanos, alineamiento con Estados Unidos firmando el Tratado de Libre Comercio (TLC), indulto a más de 1.167 narcos en lo que se llamó los “narco indultos”, creación y protección del Comando Rodrigo Franco (CRF), un grupo paramilitar que eliminaba a opositores, impulsor de políticas económicas que hizo aumentar la pobreza, el hambre y la muerte entre miles de peruanos y peruanas con una hiperinflación que llegó a al 7.000 por ciento. Esta es la fulgurante trayectoria de Alan García, que siempre esquivó a la justicia y se fue inmune de condenas hasta su muerte.

Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), fue su mentor. Aunque en su primer mandato hizo amagos de enfrentarse a Estados Unidos y a las grandes empresas transnacionales, incluyendo una polémica decisión que restringía unilateralmente el pago de la deuda externa al equivalente del 10% de las exportaciones, pronto se alineó con las políticas neoliberales en el continente. Y junto a este cambio de posición se empezó a relacionarse con diversos casos de corrupción.

Un informe, elaborado por el embajador de USA en Lima, James Curtis Struble, en diciembre de 2006, decía: “Aparentemente, no tiene la ambición de cambiar el mundo, de reordenar las realidades políticas y económicas de acuerdo a una nueva ‘visión' de Latinoamérica o de crear un nuevo socialismo o al hombre bolivariano”. En el mismo informe se afirmaba que Alan García, el protegido de la socialdemocracia europea, era “un socio fiable de EE.UU. que juega un papel constructivo en una complicada Sudamérica caracterizada por el resurgimiento del populismo y periódicos estallidos de tensión”.

Muy amigo de Felipe González, el de la cal viva, Alan García ha tenido como uno de sus rasgos característicos de sus mandatos la violación constante de los derechos humanos. Durante uno de sus mandatos, en junio de 1986, ordenó la masacre de más de 300 detenidos en los penales de Lima. La masacre fue bendecida por la plana mayor de la Internacional Socialista que celebraba en Lima su 17 Congreso. Allí estaban Elena Flores, responsable de Relaciones Internacionales del PSOE, el ex ministro Enrique Barón, que llegó a ser presidente del parlamento europeo, y Ludolfo Paramio de las Fundación Pablo Iglesias. Carlos Andrés Pérez, el protagonista del llamado “caracazo” en donde murieron 300 personas en Venezuela, y Willy Brandt acompañaron a García ante la prensa para justificar terrible matanza.

En 1985 se crea, desde las entrañas del gobierno de Alan García, el grupo paramilitar Comando Rodrigo Franco (CRF). El CRF se estrena el 28 de julio de 1988. Mientras Alan García pronunciaba un discurso, cinco balazos asesinaban al abogado Manuel Febres. Al año siguiente, dos estudiantes a quienes se les sujetaron cargas explosivas, volaron en pedazos. Desde la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Perú (CODDEH-PERÚ) en Madrid denunciamos la existencia de este grupo paramilitar y publicamos un exhaustivo informe, “Perú. Paramilitares”, en el que se detalla el origen, desarrollo, integrantes y formas de actuar de este escuadrón de la muerte.

En el año en que se crea el CRF, 1985, se comete otra masacre de presos, lo cuenta Willy Fernández Melo, a quien conocí en una visita que hice a la cárcel. “En 1985, García Pérez ordenó el asesinato de unos 40 detenidos en Lurigancho, les dispararon con bombas de fósforo. Yo, pude ver los restos pegoteados alrededor del pabellón Británico”.

Además de estos espeluznantes hechos, hubo otros más. Por ejemplo la violación de nueve mujeres, cometida por militares y amparadas por el gobierno de Alan García, en las comunidades de Manta y Vilca en Huancavelica entre 1984 y 1991.

El 5 de junio de 2009, Alan García y su ministra de Interior, Mercedes Cabanillas, ordenaron la masacre de Bagua. 33 personas fueron asesinadas mientras las fuerzas policiales desalojaban a cinco mil nativos de diversas etnias.

Permitió la violación de los derechos humanos y alentó la represión. El gobierno de Alan García no encontró una mejor vía que la de criminalizar la protesta. En julio de 2007, vía decretos legislativos, autorizó la inmunidad para la represión, cuando modificó el Código Penal y eximió de responsabilidad penal a las fuerzas armadas y policiales, además de criminalizar la labor de las ONG internacionales que apoyaban a sectores sociales en sus reivindicaciones.

En diciembre de 2010, salió a la luz la nueva hornada de filtraciones de Wikileaks, un enorme número de cables diplomáticos de Estados Unidos. Entre el material sustraído al Departamento de Estado había documentos referentes a Perú y a García, y allí se revelaban cosas como que la Administración aprista había solicitado al Comando Sur de Estados Unidos ayuda de inteligencia y material para aniquilar a senderistas y evitar que sus desmanes criminales fueran a más.

Durante su sinuosa carrera, que se inició “enfrentándose” al imperialismo, no tuvo empacho en apoyarse y apoyar a la derecha más retrógrada. Desde su privilegiada posición de cualificado representante del más aberrante populismo latinoamericano, no tuvo reparos en apoyar a Fujimori para derrotar a Mario Vargas LLosa. Apoyó públicamente a los militares que participaron en las ejecuciones extrajudiciales contra militantes del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) durante la toma de la embajada de Japón en Lima. Respaldó al presidente Uribe en el tema de las bases militares estadounidenses en Colombia.

En las presidenciales del 2016 postuló en una lista junto a Lourdes Flores, la lideresa del socialcristianismo que tanto le combatió cuando él en los ochentas estatizó bancos privados. Sin embargo, en esta oportunidad apenas bordeó el 5%, con lo cual su partido casi pierde su inscripción legal pero él quedó muerto como esperanza electoral.

Acusado de recibir coimas (sobornos) de la constructora brasileña Odebrecht, en la construcción del metro de Lima, quiso eludir la acción de la justicia pidiendo asilo, en noviembre del pasado año, en la embajada de Uruguay. Asilo que se le negó.

Nunca sabremos las razones de su suicidio pero puede que un hecho de su vida haya influido en su decisión de no ir a la cárcel. La dictadura de Manuel Odría (1948-1956) encarceló a su padre, Carlos García Ronceros “El mudo”, porque no hablaba con nadie en prisión, responsable de organización del partido en esas fechas. Cuando el pequeño Alan tenía cinco años pudo conocer personalmente a su padre. Según Renato Cisneros, “prefirió eludir la justicia y buscar la canonización política de sus huestes antes que regalarle a sus adversarios la inolvidable postal de su encarcelamiento”.

Lo que si es cierto es que fue fiel a su canción favorita: “hago siempre lo que quiero y mi palabra es la ley”.

Fuente: https://poderpopular.info/2019/04/1...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La empresa bélica semiestatal Indra acusada de desviar 600.000 euros públicos al PP con empresas pantalla

21 April, 2019 - 00:00

La UCO concluye que Indra desvió 600.000 euros públicos al PP con empresas pantalla

Beatriz Parera

La presunta trama corrupta que lideraba Ignacio González y que se investiga en la operación Lezo tiene una importante derivada que salpica a la multinacional tecnológica española Indra. La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ha concluido de forma preliminar que la compañía tuvo un papel decisivo en la financiación ilegal del Partido Popular de Madrid, facilitando la entrada de más de 600.000 euros en su caja B a través de una compleja red de empresas instrumentales. La mecánica habría funcionado al menos entre 2011 y 2013, con Javier Monzón aún al frente de Indra (dejó la presidencia en enero de 2015), y supuestamente se alimentó con fondos que salieron del erario público mediante adjudicaciones infladas.

Los agentes sitúan el origen de esta enésima red de dinero opaco del PP en el ente público ICM (Agencia de Informática y Comunicaciones de la Comunidad de Madrid), responsable de implantar y mantener los sistemas tecnológicos que utiliza la Administración regional. Para cumplir con esa función, ICM subcontrató a Indra trabajos por valor de 16,1 millones de euros en 2011, de 13,2 millones en 2012 y, por último, de 15 millones en 2013. Sin embargo, los pinchazos telefónicos, los datos recabados durante la instrucción del caso Púnica —donde también se investiga la caja B del PP de Madrid— y la declaración de un antiguo directivo de ICM, Silvano Corujo, alertaron a la UCO de que el valor real de esos servicios era muy inferior al pagado por el Ejecutivo madrileño. La diferencia habría terminado en Génova.

La reconstrucción de las relaciones comerciales de Indra con empresas proveedoras del PP ha confirmado esas sospechas, según recoge un informe de la Guardia Civil del pasado 10 de abril al que ha tenido acceso este diario. El dinero público de ICM se transfirió a Indra a través de las adjudicaciones y, posteriormente, esta compañía participada por el Estado contrató una supuesta firma de formación, Formaselect, que actuó como simple tapadera.

En 2012, por ejemplo, Indra pagó servicios a la sociedad por importe de 566.497 euros. La cifra constituye el 99,4% de todo lo que facturó en ese ejercicio Formaselect, una mercantil propiedad del empresario Óscar Sánchez Moyano, también investigado. En 2013, Indra se prestó a realizar la misma operación. Del dinero en contratos que le adjudicó ICM ese año, al menos 121.000 euros volvieron a salir rumbo a Formaselect, el 90,1% de lo que ingresó esa firma en ese otro ejercicio. No hay ningún dato que avale que Indra recibió algún tipo de prestación a cambio de esos pagos. De hecho, ni siquiera consta que Formaselect haya tenido nunca algún empleado.

Los investigadores precisan que esa empresa instrumental se integraba en un grupo mercantil controlado por Sánchez Moyano que prestó servicios al PP de Madrid en las autonómicas de 2011. Una de las mercantiles de ese 'holding', Troyano Marketing y Diseño SL, por ejemplo, facturó en esa campaña 200.069 euros a los populares madrileños. En 2012, sin embargo, fue el PP nacional el que contrató a otra empresa de ese grupo. En concreto, según las pesquisas de la UCO, Génova abonó 10.043 euros en supuestos servicios de funcionamiento ordinario a Braveheart SL, propiedad igualmente de Sánchez Moyano. Los investigadores apuntan que el dinero abonado por Indra a Formaselect pudo servir para cubrir trabajos realizados al PP por ese mismo grupo que nunca fueron declarados por la formación.

La trama era aún más compleja. En la mayoría de ocasiones, el dinero de Indra no fue directamente a Génova a través del 'holding' de Sánchez Moyano, sino que intervino un segundo empresario para dificultar el rastreo de estas operaciones. Se trata de Juan Miguel 'Juancho' Madoz Medina, dueño de la agencia de publicidad Swat SL y otras mercantiles del sector como Pamaz Imagen SL, Strat Map SL y The Cell Core SL. La UCO resume la operativa en dos esquemas incorporados al sumario. En el año 2012, de los 13,2 millones que pagó ICM a Indra, 566.497 euros salieron luego hacia Formaselect y, automáticamente, una cifra casi idéntica, 562.400 euros, se movió de nuevo a Swat SL y el resto de empresas del grupo. En el segundo esquema, correspondiente a 2013, los investigadores reflejan que de los 15 millones abonados por ICM a Indra, la cotizada movió 121.000 euros al grupo de Sánchez Moyano que, nuevamente, movió esa misma cantidad al grupo de Juancho Madoz.

Las empresas de este último figuran como proveedoras del PP nacional. En 2011, Génova pagó a Swat SL un total de 21.140 euros. En 2012, la cifra aumentó a 95.530 euros. Y, finalmente, en 2013 abonó otros 21.780 euros. Los expertos en delitos económicos de la Guardia Civil sostienen que, en realidad, el valor de los trabajos realizados por ese grupo para el PP también era mucho mayor y que la diferencia se saldó con el dinero que llegó a esas mismas empresas a través de Indra. En total, la compañía del Ibex 35 habría contribuido a que proveedores de los populares recibieran de forma presuntamente irregular 687.497 euros que salieron de ICM, es decir, de los presupuestos madrileños.

La UCO atribuye a Ignacio González un papel clave en esta trama. Considera que fue el expresidente madrileño el que ordenó en 2012 al entonces consejero delegado de ICM, José Martínez Nicolás, que adjudicara a Indra contratos inflados para poder saldar las deudas que había contraído el PP de Madrid en las elecciones autonómicas de 2011. El propio Martínez Nicolás, imputado ya en Púnica por otro presunto desvío de fondos de ICM, también está investigado en Lezo. Además, el informe implica al ex director general de Estrategia de Indra Santiago Roura y al director de Procesos Electorales de la misma compañía, Jesús Gil Ortega, entre otros.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/espa...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Universitat de València firma un convenio de colaboración con Defensa

20 April, 2019 - 00:00

e.d.|valència

La rectora de la Universitat de València, Mavi Mestre, ha firmado hoy en el Convento de Santo Domingo, sede del Cuartel General de Alta Disponibilidad (Cgtad), un convenio entre la Universidad y el Ministerio de Defensa en presencia del teniente general Francisco José Gan Pampols y del Delegado de Defensa en la Comunitat Valenciana, Rafael Morenza Tato.

El convenio se suscribe con la finalidad de intercambiar conocimientos y experiencias que mejoren la formación del personal de ambos organismos y que contribuyan a desarrollar sus respectivos cometidos. La colaboración permitirá la realización de proyectos de investigación o programas de formación conjuntos.

Para materializar los objetivos de este convenio se favorecerá la suscripción de convenios específicos para la organización conjunta de, entre otros, cursos de postgrado, conferencias, seminarios, publicaciones, asesoramiento científico y técnico, formación de personal docente e investigador, realización conjunta de proyectos académicos relacionados con la paz, la seguridad, la cooperación y la defensa, intercambio de alumnos en prácticas, uso común de instalaciones y cualquier otra iniciativa que pudiera considerarse de interés mutuo.

Levante

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas