Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 22 min 13 seg

Los partidos políticos españoles vuelven a retratarse apoyando la exportación bélica a dictaduras

24 October, 2018 - 00:00

Dice hoy [anteayer] el telediario que el gobierno alemán ha pedido que se suspendan las ventas de armamento a Arabia Saudí tras el descuartizamiento de un periodista opositor.
(Recordemos que Arabia sigue masacrando, además, a la población civil de Yemen)

Preguntado sobre qué va a hacer, el gobierno español no dice ni sí, ni no, ni todo lo contrario. Se limita a expresar "su consternación".

El portavoz del PP dice que es todo muy lamentable pero que hay que garantizar los contratos de las corbetas de Navantia.

La portavoz de Ciudadanos, Arrimadas, dice algo así como que estamos orgullosos de vivir en un país que respeta su palabra y sus contratos firmados, pero que a la vez defiende los derechos humanos.

Por su parte, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, dice que hay que dejar de vender armas a una dictadura sangrienta. Pero que también hay que garantizar la carga de trabajo para los obreros de Navantia.

El del PP, al menos, dice algo con sentido...

Fuente: https://www.facebook.com/pablo.sja/...

Industria armamentística

El PSOE se niega en el Congreso a detener la venta de armas a Arabia Saudí

La Comisión de Defensa ha rechazado, con la mayoría de PSOE y PP, las tres resoluciones que pedían la venta inmediata de armas a Riad.

Redacción El Salto

La política de venta de armas ha sido puesta a prueba en la Comisión de Defensa del Congreso. El resultado ha sido el esperado: el voto en contra de PSOE y PP ha sido determinante para impedir que saliera adelante ninguna de las tres resoluciones que pedían la suspensión de los contratos de venta de armas a Arabia Saudí.

En orden cronológico, la primera votación sobre los contratos con Riad ha sido la de la resolución número 30, del Partit Demòcrata (PdeCat) relativa a la suspensión “de los contratos actuales en relación a las exportaciones de material de defensa, el otro material o los productos y tecnologías de doble uso con Arabia Saudí y prohibir la realización de nuevos contratos de dicho material con Arabia Saudí”. El resultado: nueve votos a favor y 23 en contra. Las enmiendas en la misma línea propuestas por ERC y Unidos Podemos han sido igualmente rechazadas.

La sesión, marcada por el tema saudí, ha dejado en evidencia la negativa de los dos partidos mayoritarios en la Cámara a imponer vetos a países determinados. No obstante, también ha quedado clara la negativa a situar marcos más restrictivos en el comercio de armas. Así, ha sido rechazada la propuesta del PNV en cuanto a que las actas de la Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso (JIMDDU) dejen de ser clasificadas “con arreglo a la Ley de Secretos Oficiales”, de manera que no podrá tenerse constancia de la información con que cuenta esa Junta a la hora de tomar las decisiones de autorización o denegación de las exportaciones.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/indus...

Y otra:

Susana Díaz: "Mi unidad de medida es Naciones Unidas y de momento no ha dicho que no se pueda vender armas a Arabia Saudí"

La presidenta de la Junta de Andalucía y Secretaria General del PSOE en Andalucía, Susana Díaz, asegura en Más de uno que "es compatible defender los DDHH y defender los derechos de los trabajadores de la Bahía de Cádiz y de Gibraltar", en referencia a la petición de Alemania a los países de la Unión para dejar de vender armas a Arabia Saudí. Con respecto a la negociación de los Presupuestos, critica a los partidos que se autodenominan constitucionalistas pero no apoyan los presupuestos. "Algo tendrán que hacer los constitucionalistas, ¿o nos va a castigar al conjunto de los españoles?". Además, opina sobre Pablo Iglesias y sobre si está autorizado a negociar en nombre del Gobierno.

Ondacero.es | Madrid |

Susana Díaz cree en en este sentido que "todos los casos deberían tener la respuesta internacional que está teniendo el de Arabia Saudí" y que "es compatible defender los DDHH y los derechos de los trabajadores de la Bahía de Cádiz y de Gibraltar". Piensa que la petición de Alemania a que otros países de la UE dejen de vender armas a Arabia Saudí puede estar relacionado con lo que firmó Alemania con sus socios de gobierno de ir reduciendo sus contratos con Arabia Saudí y afirma que "es 20 veces más lo que le vende Alemania a Egipto que a Arabia Saudí".

Echa en falta que la misma medida que se quiere aplicar con Arabia Saudí se aplique con otros países y recuerda que Alemania y Francia no han dicho que van a hacer con los contratos en vigor. Apunta que su unidad de medida con este asunto es Naciones Unidas y que de momento no ha dicho que no se pueda vender a Arabia corbetas, armas….".

Onda Cero

Categorías: Tortuga Antimilitar

La derrota del Black Power. 1968-2018

24 October, 2018 - 00:00

Recuerdo que en la época de los años sesentas y setentas en mi barrio en Bogotá se puso de moda el peinado "african look" y todo el mundo se encrespaba el pelo que parecía nubes de algodón azucarado. Liando un pucho de marihuana nos sentábamos a escuchar música de Bob Marley o blues de B.B King a la salud del Black Power. Allá en California, y más concretamente en la universidad de Berkley, una profesora de filosofía comenzó a adoctrinar a los negros con mensajes revolucionarios. Se llamaba Ángela Davis quien al cabo del tiempo se convertiría en la lideresa del Partido Comunista de los EEUU. "Una negra comunista" con esos pelos de cafre, el colmo, ¿no? Todos los blancos se rasgaron las vestiduras pues el enemigo soviético se había infiltrado en las entrañas del imperio. Ronald Reagan, por entonces gobernador de California, la calificó de terrorista y apátrida. En 1971 el FBI y LA CIA la acusaron de asesinato en un montaje sin precedentes del que menos mal salió absuelta.

Además tengo bien grabada en mi mente esa imagen de los juegos olímpicos de México 68 cuando los atletas afro-americanos Carlos y Smith, ganadores del oro y el bronce en los 200 metros lisos, al recibir las medallas en el pódium, levantaron el puño en alto en un acto de protesta contra el apartheid y la segregación racial que sufrían los negros en los EEUU. De inmediato fueron despojados de los títulos y expulsados de la Villa Olímpica. Por tamaña osadía cayeron en desgracia y tuvieron que vivir como proscritos pues los supremacistas anglos no les perdonaron tal desfachatez. Qué tiempos aquellos en los que había gente con huevos y dignidad, no como ahora que el personal parece que lo han castrado y sólo piensan en engordar su ego a punta de likes y selfies.

En ese entonces se palpaba en el ambiente el amanecer de una nueva era: los discursos incendiarios de Malcom X y Farrakahn incitaban a la insurrección, el reverendo Martín Luther King reunía a millones de incondicionales en las calles en su célebre Marcha sobre Washington: por el trabajo y la libertad, en la que pronunció el famoso discurso de "I have a dream". Los rebeldes pisando fuerte estremecían los cimientos del imperio y cualquiera apostaría que otro mundo era posible. Pero con el paso de los años esa dulce primavera se transformó en un otoño gélido y gris, aquella revolución en ciernes se marchitó y "blowing in the wind". Los hippies absorbidos por el "establishment" se volvieron reaccionarios y pragmáticos. Esto demuestra que la condición humana es impredecible. La sociedad se ha ido aburguesando alienada por los medios de comunicación, la tecnología y la propaganda y va a ser muy difícil, por no decir que imposible, el recuperar ese espíritu de rebeldía. Tan sólo restan en pie los últimos mohicanos que nostálgicos empuñan las banderas del "peace and love" deshojando nostálgicos la margarita.

Hoy siento vergüenza ajena al observar a las mujeres africanas paseando por las calles con esos pelos alisados a punta de lejía y todos pintarrajeados de rubio. El diablo blanco se les ha metido al cuerpo y sin ningún reparo las barbies achocolatadas se blanquean la piel o se colocan lentillas azules en sus ojos en un vano intento por borrar el pecado original. ¡Qué falta de dignidad! es increíble hasta donde ha llegado la sumisión al White Power.

Tras el sorprendente resultado en las elecciones presidenciales de EEUU en el 2008 con el triunfo de Barak Obama los anglos americanos reaccionaron furiosos. Se desató una verdadera tragedia pues un mulato, un "blackie", iba a ocupar la White House. El Ku Klux Klan lo calificó como "un producto sionista para acabar con la raza blanca" y prometió eliminarlo a las primeras de cambio.

Como en una película de Walt Disney el negrito bueno de Barak Hussein Obama conquista el reino de la bruja malvada. A este simpático "nigger" el amo le entregó el látigo nombrándolo mayoral y a fe que aplicó sin piedad la ley del garrote y la zanahoria sobre sus congéneres (negros, mulatos, inmigrantes, clandestinos o el grass roots norteamericanos) Obama demostró ser un hombre inteligente y políticamente correcto, dotado de un gran poder de oratoria, muy seguro de sí mismo, un estadista con ideas muy claras, tan claras que no parece negro.

En fin, un nuevo producto lanzado con éxito al mercado, un icono más de la sociedad de consumo y un ejemplo para millones de ciudadanos que desean hacer realidad el sueño americano. En resumen es un "piel negra, máscara blanca", síndrome que describiera magistralmente en su libro el psicólogo Frantz Fanon.

En la cabaña del Tío Tom, esa genial novela de Harriet Stowe, el protagonista era un esclavo negro manso y sumiso que se pasó toda la vida trabajando de plantación en plantación. Un negro que nunca protestó pues su fe (de converso cristiano) le prohibía llevarle la contraria a los designios divinos. El amo premió su fidelidad nombrándolo capataz. Hasta que un día, ya anciano, Tom recibe de regalo la libertad, pero de repente -no se sabe bien si de la emoción- a los pocos días muere. ¡Qué irónica es la vida!

Tenemos que resignarnos a rememorar las fechas más relevantes de ese pasado glorioso; las gestas, los aniversarios y conmemoraciones que se convierten en actos meramente simbólicos en los que se encienden velitas y se gritan lemas románticos de apoyo a las luchas populares "Todo el poder para el pueblo" El movimiento de la negritud -que no solo se circunscribió a EEUU sino también en África- tuvo su punto álgido en esos gloriosos años sesentas y setentas. Lamentablemente en el resto del continente americano -donde existe una población negra (descendientes de los esclavos) estimada en unos 150 millones -víctimas de increíbles violaciones de los derechos humanos - apenas si tuvo alguna repercusión.

Y es que estamos hablando de la esclavitud que es uno de los crímenes más abominables que se haya cometido a la largo de la historia de la humanidad. Las víctimas fueron capturadas en la madre África como si se tratara de animales salvajes; a latigazos los cargaron de cadenas y hacinados en las bodegas de los barcos los enviaron al continente americano. De esta manera tan baja y ruin se comerció con la vida de millones de seres humanos que se vendían al mejor postor en los mercados negreros. En este periodo de casi 300 años se explotó a destajo su fuerza laboral en las minas o plantaciones para hacer más ricos a sus amos y a ellos aún más empobrecidos. La esclavitud impulsó el desarrollo capitalista consagrando a los EEUU como la nación más poderosa del planeta.

A partir de los años sesentas y setentas las colonias europeas en África iniciaron paulatinamente sus procesos de descolonización que desembocaron en la proclamación de su independencia. Muchas de las nuevas naciones para contrarrestar la nefasta herencia colonial eligieron el socialismo como forma de gobierno. Tenemos que destacar a los inolvidables próceres se entregaron de cuerpo y alma por la liberación de sus pueblos: Thomas Sankara, Patricio Lumumba, Almilcar Cabral, Kwame Nkrumud, Julius Nyerere, Desmond Tutu, Mandela, Sekou Toure, Leopold Senghor, sin olvidarnos de ideólogos como Frantz Fanon, Aimé Césaire, Birago Diop, Léon Gontran-Damas, Miriam Makeba. Al tiempo que en Norteamérica surgieron movimientos anti apartheid y anti racistas liderados por Marcus Garvey, Richard Wright (Partido Comunista de EEUU), Kwame Ture (Stokely Carmichael) Martin Luther King, Malcom X, Amiri Baraka, Kathleen Cleaver, Assata Shakur, Elaine Browne o Angela Davis (que impulsaron reivindicaciones carácter feminista, anti patriarcal y antisistema y anticapitalista)

Las comunidades afroamericanas se distinguieron por un inmenso espíritu de resistencia. La Libertad no es una dádiva concedida por los amos sino un derecho adquirido tras una heroica lucha que se inició hace siglos y que ha costado miles de muertos. La memoria histórica nos brinda ejemplos como el de Shaka, creador de la nación guerrera Shaka-Zulu que hizo frente al imperio británico a principios del siglo XIX, al levantamiento de los esclavos cimarrones que rompieron las cadenas y escaparon a sus quilombos, a aquellos mártires ejecutados por el Ku Klux Klan, al rugir de las Black Panters (Panteras Negras) en EEUU, los insumisos de la guerra de Vietnam representados por el boxeador Mohamed Ali (Cassius Clay), al clamor de un hombre un voto, queremos tierra, pan, vivienda, educación, vestido, justicia y paz, el I have a dream, y Fred Hampton en el concepto de autodefensa y su teoría del house negro vs el field negro. Y hermano, levanta el puño y apunta para arriba que tú eres de abajo.

Pasaron los años y ese gran entusiasmo popular lentamente fue apagándose, los revolucionarios envejecieron adaptándose a las veleidades de la sociedad capitalista. El idealismo se volvió materialismo o individualismo del "time is money". Porque el sistema es muy eficaz y devora lo que le echen, no importa su procedencia, el color de su piel o de su bandera, ni su condición social, todo lo convierte en un negocio y lo remata a precio de saldo.

Se trataba de eliminar los focos de resistencia, marginalizar y excluirlos en guetos, criminalizar los movimientos sociales; reprimirlos, encarcelar o matar a sus líderes. Hoy los enfervorizados discursos de antaño han cambiado por las predicas bíblicas en los templos de las sectas cristianas donde se reúnen los descendientes de los esclavos a cantar alabanzas al Dios blanco.

Al negro lo educaron bajo los principios de la civilización occidental cristiana, un proceso de siglos de evangelización para que adquirieran una nueva identidad y erradicar de su alma el paganismo y las supersticiones animistas. En esa especie de doma física y espiritual cuyo resultado no podía ser otro que el crear un gentleman, el monsieur o madame respetable y fiel a las leyes; vestidos de traje y corbata y bien perfumaditos.

En EEUU los supremacistas blancos llaman despectivamente a los negros de "ape" "simios", al que les han reservado el papel de payasos del circo, los gladiadores, los superatletas que danzan trepidantes al son que toca el amo. La xenofobia y racismo ha creado un tremendo complejo de inferioridad y para intentar pasar desapercibidos tienen que disfrazarse, travestirse; alisarse el pelo, teñírselo de rubio, ponerse los nombres de sus padrinos (blancos) ¿Cómo desprenderse de ese maldito estigma que llevan grabado en la piel? ¿Tendrán que bañarse en agua bendita? Las cremas milagrosas que blanquean la piel son un éxito de ventas en África, EEUU o Latinoamérica. El negro del siglo XXI tiene la autoestima por los suelos, están ansiosos por blanquearse para elevar el caché. En el colmo de la desfachatez ¿Hay también racismo entre los propios negros? depende de su posición socio-económica, de su nacionalidad porque los europeos o los americanos (asimilados) desprecian a sus hermanos africanos en una inconcebible demostración de cainismo.

En la actualidad la negritud no es ni sombra de lo que fue. El síndrome de Michael Jackson ("piel negra, máscara blanca") marca una era dominada por el hedonismo y el narcisismo. Atrás quedaron esos días en que los estudiantes negros orgullosos exhibían con una arrogancia del carajo esos peinados african look y sin inmutarse le hacían un corte de mangas al sistema. Estas fotos amarillentas aún las conservo en el álbum de los recuerdos como constancia de tan humillante derrota.

Carlos de Urabá, 2108

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cambio generacional

24 October, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El destrozo del Supremo

23 October, 2018 - 00:00

Reproducimos este interesante artículo de Elisa Beni que nos sirve para constatar hasta qué punto los altos tribunales se diferencian bien poco de cualquier otra de las cloacas del poder. Resulta curioso, a la par de interesante, ver cómo el tercer de los poderes "oficiales" de la institución estatal (la que, sabemos bien, no es más que el reverso de la moneda del poder económico) ha mostrado todas sus vergüenzas en España en pocos meses. Desde la arbitrariedad con la que están actuando contra el independentismo catalán, saltándose las más elementales garantías de lo que dan en llamar "estado de derecho", hasta su discrecionalidad a la hora de enjuiciar, castigar y sentenciar diversos casos y personas en función de sus filias, fobias y débitos, prescindiendo de cualquier atisbo de equidad o justicia, cuando no del propio sentido de "su" ley. Por cierto, que otra de las instituciones que también ha enseñado últimamente la patita retratando públicamente su crapulencia y sordidez es la monarquía. Nota de Tortuga.

No, no hay ninguna conspiración para desprestigiar al Tribunal Supremo, como van contando

Ya ha quedado claro que no hace ninguna falta, no necesitan a nadie; son perfectamente capaces de desprestigiarse ellos solos.

Elisa Beni

Hubo una época en la que un presidente de Sala era un semi dios para sus propios magistrados. Presidentes hubo que cortaban la respiración de sus jueces cuando hablaban de derecho o cuando presidían una vista. Plenos de auctoritas y también de conocimientos jurídicos y de experiencia, marcaban impronta, hacían escuela y ejercía su poder. Los jueces son independientes y no tienen jefes; no reciben órdenes. Los mecanismos de su magisterio eran más sutiles y, en caso de que fallaran, también podían usar los instrumentos que la ley les deja en la mano para ejercerlo. Entre otros, su poder reside en la facultad de avocar a pleno el asunto que así decidan. La decisión presidencial, sin discusión posible, de retirar un pleito al tribunal encargado de decidir sobre él y hacer que sea la totalidad de magistrados de la Sala los que decidan sobre el mismo. Un poder que no es mediano. Los presidentes de ese tiempo mitológico del que les hablo conocían lo que sucedía en sus salas, veían venir las desavenencias, podían detectar las posturas unilaterales o bien deseaban querer imponer su propio criterio jurídico. Nunca hubieran convocado un pleno para no ganarlo. Desarrollaban todo un sutil mecanismo destinado a conocer de forma más o menos aproximada cual era el pensamiento jurídico de sus jueces y un cálculo de fuerzas para saber a priori cual sería el resultado de avocar el tema al escrutinio plenario.

Esa potestad y esa habilidad fueron rápidamente detectadas por el poder político. Ese es uno de los motivos por los que los partidos gobernantes encontraron la forma de poder nombrar de forma discrecional a los presidentes que preferían. Incluso hallaron vericuetos para quitarse de en medio a los que no querían -algún día les recuerdo cómo forzó el PP a volver al TS al presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, Siro García-. Todo esto viene al caso para que se entienda hasta qué punto es anómala, más allá del escándalo espontáneo generado, la decisión del presidente de la Sala III del Tribunal Supremo de avocar a pleno el asunto de las hipotecas ahora. Lo cierto es que, si existía un problema de divergencia de criterios, Luis María Díez-Picazo debería de haberlo elevado al pleno antes de que se produjera la decisión que ha hecho felices a millones de españoles durante menos de 24 horas. Un presidente que sabe que uno de sus tribunales va a tomar una decisión que altera la postura jurisprudencial de su sala y de rebote hasta de otras, debería de haber tenido los reflejos de ejercer de presidente. ¿Por qué no lo hizo entonces? ¿Por qué ha sometido al más alto tribunal al escándalo de enmendarse la plana en menos de un día dando una marcha atrás escandalosa que deja al descubierto muchas de las vergüenzas del Tribunal Supremo?

Más allá de la cuestión concreta, esta decisión inaudita y que jamás se había producido, deja al descubierto la degradación institucional a que ha sido sometido el máximo órgano jurisdicción del Reino de España. Y es que, como voy a intentar explicarles, el problema del Tribunal Supremo actualmente ya ni siquiera puede medirse en términos de politización de sus miembros o de obediencia partidista. Eso es una explicación poco real de problema al que nos enfrentamos. El Tribunal Supremo sufre de algo aún peor, sufre de nepotismo, de amiguismo, se ha convertido en un coto de familias judiciales y de individuos que se deben favores, el primero de ellos el de haber sido promovidos a él. Todo esto sea dicho con el establecimiento de honrosas excepciones.

Díez-Picazo lo ha hecho rematadamente mal y el camino para enmendarse que le han marcado va a ser aún peor. Lo ha hecho pésimamente y lo cierto es que a nadie puede sorprenderle porque ¿quién es Díez-Picazo más allá del amigo de Lesmes? Su nombramiento como magistrado del quinto turno -procedente de la docencia y no de la judicatura- ya fue un favor inicial de Lesmes, pero su designación como presidente de la Sala Tercera arrebatándole su prórroga de mandato al prestigiosísimo José Miguel Sieira rozó límites de escándalo inauditos. El nombramiento del hombre que ahora paraliza los recursos y avoca a pleno el asunto de las hipotecas, costó los votos particulares de los vocales que se negaron a nombrarlo frente “al candidato que realmente brillaba con luz propia por su brillante gestión” que era Sieira. Tal fue el escándalo interno que magistrados denunciaron la presión ejercida por Lesmes sobre los vocales para conseguir el nombramiento de su protegido, provocó que el nombramiento fuera impugnado y que, incluso, se hiciera llegar el asunto al relator de la ONU. Al flamante presidente poco le importó todo eso y muy pronto demostró la fidelidad a la mano que lo alimenta cuando rechazó admitir una demanda contra el propio Lesmes por sus manejos en el CGPJ, alegando que “esta sala debe ser deferente con el Consejo”. Deferente. La Sala llamada a controlar debe ser deferente con el controlado.

Sieira era un bastión que batir por el presidente del CGPJ, entre otras cosas porque existían fuertes tensiones respecto a la forma en la que consideraban que la Sala Tercera debía ejercer su control respecto a las decisiones del propio Lesmes, del Consejo y del Gobierno, así que sacaron al obstáculo de la presidencia y no le dejaron seguir ni como presidente de sección. Fue relegado a simple magistrado.

El amigo de Lesmes no se ha enterado de lo que se cocía en su Sala o si se ha enterado no ha sabido manejarlo. Raro es, de todos modos, que no supiera nada porque el voto particular contrario a la decisión de atribuir el impuesto a los bancos ha sido, ni más ni menos, que de Dimitry Borboroff, casi recién llegado a la Sala Tercera tras otro empeño personal y tortuoso del propio Lesmes. Así que, si las cadenas de amigos, conocidos y reconocidos no fallan, ambos deberían de haber sabido que esta decisión novedosa y que cambiaba toda la jurisprudencia podía producirse.

Todo esto lo cuento sólo para dejar constancia del problema real para nuestro Estado de Derecho que late tras la constante pérdida de credibilidad y de calidad jurídica del Tribunal Supremo. La cuestión de las hipotecas deja al descubierto unas vergüenzas que cuando se relatan muchas veces en relación con cuestiones como las anomalías procesales del Caso Procès, son rebatidas con un gesto agrio y patriótico. El episodio del impuesto de las hipotecas responde a la misma pendiente de desprestigio, de destrozo, de escándalo por la que lleva tiempo deslizándose el máximo tribunal. Un poder omnímodo en manos muy privadas. Porque ¿quién controla ahora mismo al controlador de todos si no es él mismo? ¿qué responsabilidades tiene y ante quién las rinde si no hace bien su trabajo sino ante sus propios miembros? Excepto que sean los poderes fácticos los únicos con posibilidad de hacerles recular como estamos viendo.

Y no echen la culpa infantilmente ni a las reminiscencias franquistas, como hacen muchos a veces, ni siquiera a los partidos. Ya han visto que analizar lo que sucede cada vez se parece más a Falcon Crest que a la crónica de tribunales. Y no, no hay ninguna conspiración para desprestigiar al Tribunal Supremo como van contando. Ya ha quedado claro que no hace ninguna falta. No necesitan a nadie. Son perfectamente capaces de desprestigiarse ellos solos.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Siria, tres años después de Rusia

23 October, 2018 - 00:00

El 29 de septiembre de 2015, el régimen de Bashar el Asad agonizaba, con las fuerzas del Estado Islámico y otras controlando dos tercios de Siria y el Ejército Árabe Sirio desmoronándose, incapaz de resistir la ofensiva de los extremistas apoyados, armados y financiados por EEUU, Arabia Saudita, Qatar, Turquía e Israel. Al día siguiente, para perplejidad del mundo (sobre todo de Occidente), Rusia irrumpía en la guerra, dándole un vuelco tal a la situación que dejó paralizados a los promotores del conflicto. Bajo la égida de Moscú, Irán, Iraq y Hezbolá ayudaron a una reorganización profunda de las fuerzas armadas sirias y enviaron a miles de combatientes para apuntalar a un ejército moribundo. Tres años después, el Estado Islámico es un despojo, la práctica totalidad de grupos y organizaciones extremistas han sido aniquiladas y, tras la defección de Turquía y su incorporación al ‘club de Moscú', los islamistas y similares están reducidos a la provincia de Idlib, convertida en zona de refugio y retirada de los grupos derrotados. El éxito ha sido tal que, hoy, sólo resta un acuerdo político para finiquitar el conflicto.

Nada que ver con las operaciones de la OTAN en Afganistán e Iraq, encabezadas por EEUU, que, además de fracasar estrepitosamente y terminar con la retirada casi total de tropas, no han terminado todavía. La invasión de Afganistán, en 2001, pudo derrocar al gobierno de los talibanes, pero no derrotarlos. En 2014, convencidos de que estaban metidos en una guerra interminable, la OTAN y EEUU retiraron el grueso de sus tropas, no todas, y dejaron el peso de la guerra al ejército afgano. Decisión que imitaba la de Washington, en 1969, que llevó a la retirada de tropas y a un rearme masivo del ejército sudvietnamita, para ‘vietnamizar' la guerra, que sabemos cómo terminó. En Afganistán, EEUU no quiso repetir error y dejó tropas de combate para sostener al ejército afgano. El resultado ha sido una guerra interminable, fuera de foco, pero viva y con los talibanes controlando la mitad del país. Cada año, desde 2014, EEUU pierde dos docenas de soldados y varios centenares más regresan heridos, a cobrar sus pensiones.

En Iraq no les fue mejor. La retirada en 2011, después de casi nueve años de guerra, fue una victoria para los chiitas y para Irán, que se convertía en protagonista indiscutible e indiscutido de la política iraquí, lo que será seguido, años después, por una creciente y deseada presencia rusa, materializada en la adquisición de armas rusas, la última un lote de 74 tanques T90S para sustituir los Abrams estadounidenses. Está en el tapete la compra de sistemas antiaéreos S-400, a lo que EEUU se opone histéricamente, amenazando a Iraq con sanciones si decide adquirir esos sistemas. En Iraq muere una media de doce soldados estadounidenses al año desde 2015 (14 en lo que va de 2018), en otro conflicto interminable que drena las arcas del presupuesto estadounidense.

Con todo, la acción más infame y criminal de la OTAN fue la atroz destrucción de Libia, que pasó de ser el país árabe más laico e igualitario a lo que es hoy, un no-país, desgarrado en guerras tribales y con todos los fundamentos del Estado barridos sin piedad. Razón tienen los países atlantistas de huir de la Corte Penal Internacional.

Nada similar ocurrió en Siria. La acción rusa en este país –solicitada por el gobierno sirio, es preciso apuntar, pues tal solicitud hizo legal la intervención- sorprende, en primer lugar, por su altísimo nivel de efectividad. Rusia necesitó tres años, tres, para liquidar la mayor operación encubierta del siglo XXI, contra un ejército irregular que podía superar los 50.000 efectivos y que estaba alimentado desde Turquía. Lo hizo, además, con recursos mínimos aéreos y navales (un promedio de 25 aviones de combate) y sin implicar tropas rusas en la guerra, salvo operaciones especiales. Aunque el número de bajas de soldados rusos se desconoce, la suma de acciones reportadas hace suponer que esas bajas rondarían el centenar de efectivos, cifra insignificante en términos militares para una operación que abarcó un país entero durante tres años. Téngase en cuenta que, en Afganistán, en los tres primeros años de guerra, la OTAN perdió 140 efectivos, que se elevaron a 1.798 en el periodo 2009-2011. Los tres primeros años de guerra en Iraq se cobraron 2.382 bajas mortales de la coalición.

Rusia no jugó sólo a la guerra. En una combinación que dio loables resultados, combinó el palo y el puente de plata al enemigo que huye, facilitando que miles de combatientes que no querían rendirse ni combatir fueran evacuados de sus posiciones y trasladados, con sus familias, a zonas seguras en Idlib. Esta estrategia aceleró el fin de la guerra en buena parte de Siria, ahorrando miles de vidas y evitando la destrucción de los barrios, pueblos y ciudades que ocupaban. El acuerdo ruso-turco, firmado en Sochi, el pasado 7 de septiembre, facilitará la solución a la presencia islamista en Idlib, pues las fuerzas opositoras deben retirarse a una zona desmilitarizada controlada por Rusia y Turquía, evitándose así la catástrofe humanitaria que hubiera provocado una ofensiva militar sirio-rusa. Los grupos que no se retiren pasarán a ser considerados objetivos a batir.

No quedó ahí la estrategia rusa. Consciente de que el conflicto sirio era, de muchas formas, un conflicto internacional, creó, en diciembre de 2016, el formato de Astaná, al que convocó a Turquía, Irán, el gobierno sirio y la oposición. El formato desatascó el nudo de intereses entre esos países –sobre todo Turquía- y ha resultado mucho más efectivo que el de la NNUU, apoyado por EEUU. Resuelto el tema de Idlib, quedará sólo el tema kurdo y la presencia ilegal de EEUU en Siria para poner fin a la guerra.

El cuarto frente era el geopolítico. Siria es un país estratégico donde los haya, pues constituye la salida natural al mar Mediterráneo de la vasta zona que se extiende de Iraq a China, pasando por Irán, el país-puente entre el mundo árabe y Asia Central. Es el punto desde el que Rusia proyecta su poder en el Mediterráneo y la vía más corta para exportar hidrocarburos de Irán e Iraq a Europa (y también de Arabia Saudita y Qatar). Esas eran las causas de fondo de la guerra promovida externamente desde 2011. La derrota del régimen bassista y la caída de Bashar el Asad habría puesto a Siria bajo dominio atlantista, con el resultado de la expulsión de Rusia del Mediterráneo y la imposición de un cerrojo a Irán, lo que habría significado el ahogamiento de Hezbolá y del chiismo. Rusia lo entendió así y fue a fondo en la guerra, sumando sus intereses a los de Irán y Hezbolá y logrando la incorporación una Turquía nerviosa por el apoyo de EEUU a los kurdos sirios e iraquíes. La suma de fuerzas determinó el éxito de Rusia y el fracaso de EEUU. Este país podrá retrasar su salida de Siria, pero no quedarse, no, al menos, sin riesgo de provocar un choque con Rusia e Irán, que son palabras mayores.

Hay, también, en la acción de Rusia, el anuncio de un nuevo modelo de relaciones internacionales. Frente al modelo clásico imperialista, de invasión ilegal, masiva, con derroche de recursos y exhibición de superioridad tecnológica, Rusia presenta un modelo de acción limitada y coordinada con el soberano territorial –en este caso, Siria-, manteniéndola dentro del orden jurídico mundial. Un modelo que no busca arrasar a todos los adversarios, sino dejar puertas abiertas a las fuerzas menos extremistas, para hacer posible el diálogo y la paz. Aplicar este modelo flexible en Afganistán facilitaría su pacificación, obstaculizada hoy por el empeño estadounidense de controlar el país, para usarlo como avanzadilla en Asia Central contra Rusia y China. Los talibanes, con sobradas razones, exigen la retirada de EEUU, para firmar la paz.

Si EEUU no frustra la dinámica en marcha en Siria, como único país con capacidad –limitada- de boicotearla, 2019 será, con mucha seguridad, el año de la paz en Siria, paz negociada, hablada y acordada con las fuerzas internas y externas. Rusia mantendrá sus bases en Siria, Irán se quedará para rabia de Israel y EEUU tendrá que arriar banderas. Con todo, el auténtico, el principal ganador es el pueblo sirio, que está recobrando su país y, gracias a ello, viendo el retorno paulatino, pero creciente, de refugiados. ¿Cuándo verá algo así Libia? ¿Cuándo, Afganistán?

Augusto Zamora R., autor de Política y geopolítica para rebeldes, irreverentes y escépticos (2016, 3ª edición, 2018), y de Réquiem polifónico por Occidente, en librerías a mediados de octubre de 2018

Tomado de Rebelión

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un juzgado admite la querella contra un actor por "ofender" al apóstol Santiago

22 October, 2018 - 19:27

En caso de que la denuncia no sea archivada el actor acabaría siendo llamado a declarar como investigado, igual que Willy Toledo.

Praza.gal

El colectivo ultracatólico Abogados Cristianos, protagonista de la actualidad en las pasadas semanas por haber conseguido sentar en el banquillo de los acusados al actor Willy Toledo, asegura haber logrado un nuevo triunfo en su cruzada contra la libertad de expresión. Según esta organización, un juzgado de Santiago ha admitido a trámite su querella contra el actor y dramaturgo Carlos Santiago, a quien acusan de haber ofendido sus sentimientos religiosos en el pregón del pasado carnaval compostelano.

En aquella interpretación satírica Carlos Santiago encarnó a uno de sus personajes más clásicos, una sátira del apóstol Santiago, versión contemporánea e irónica del hijo del trueno con la caricaturiza desde hace décadas la actualidad política y social de la ciudad y de Galicia. Lo había venido haciendo en los escenarios y también en alguna plaza de la capital gallega, caso por ejemplo del verano de 2011.

Este personaje, también en el pregón de carnaval, caricaturiza al apóstol como un personaje soez y maleducado que, por ejemplo, asegura que su Catedral es mucho mejor que la de Zaragoza. Así lo hizo en aquel pregón, que el pasado febrero dio paso al resto de celebraciones previstas en el Carnaval de la ciudad sin mayor alteración hasta que, tres días después, un diario impreso local divulgó lo que describía como indignación de personas asistentes al acto, así como alguna "familia" que aseguraba que en la representación se habían descrito conductas sexuales del Apóstol y de la Virgen, así como supuestas ofensas a "empresas" santiaguesas e incluso alguna "crítica" al alcalde, pero "pocas" -agregaban-.

El dramaturgo denunciado explicaba el pasado marzo en una entrevista con Praza.gal que la "coincidencia" entre el pregón y lo que se contó sobre él "es mínima". "El insulto a la Virgen no existió" y "la supuesta felación es una interpretación muy subjetiva que alguien hace de un chiste de Cholas, un personaje muy popular del fin del franquismo en Santiago que, en un encuentro con un aragonés que estaba descalificando la importancia de la catedral de Santiago en comparación con la basílica del Pilar, defiende la catedral con una salida irónica. Pensar que ahí hay una escena de una felación es para mentes muy calenturientas". En cuanto a "eso de que se habló 'de los huevos del apóstol", era un comentario "en el contexto sobre las subvenciones" a algunos periódicos. "Casualmente", ironizaba.

La organización Abogados Cristianos asegura, entre críticas al gobierno local santiagués (Compostela Aberta), que espera una condena a Carlos Santiago. En caso de que la denuncia no sea archivada el actor acabaría siendo llamado a declarar como investigado -antigua imputación-, igual que Willy Toledo.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Destruir Yemen lo más humanamente posible

22 October, 2018 - 00:00

Charles Pierson

Los regímenes de EEUU, Israel e Inglaterra debe poner fin a esa guerra monstruosa, destructiva e ilegal

Qué alivio saber que a pesar de que [las dictaduras de] Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos están bombardeando a la basura de Yemen, lo están haciendo de manera tan humana. El 12 de septiembre el Secretario de Estado de los EEUU Mike Pompeo, en conformidad con la Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 2019 de John S. McCain (“NDAAA”), certificó que Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos “están llevando a cabo acciones demostrables para reducir el riesgo de daño a civiles y a la infraestructura civil” en su guerra contra los rebeles Houthi en Yemen.

Esta fue la mierda que demostraron. La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos publicó un informe sobre Yemen a finales de Agosto. Kamel Jendoubi, presidente del Grupo de Eminentes Expertos Internacionales y Regionales sobre Yemen y autor del informe, declaró: “Hay pocas pruebas de que las partes en conflicto hayan intentado minimizar las bajas civiles”. Esto desmiente la afirmación del Secretario de Defensa James Mattis de que la presidencia militar de los EEUU en Yemen ayuda a contener a los saudís.

Sin embargo, Pompeo tuvo que certificarlo. No hacerlo habría significado que la administración Trump no podría continuar apoyando al esfuerzo bélico liderado por Arabia Saudí. Estos son los términos que el Congreso había establecido en la Sección 1290 de la NDAA. La actuación de Pompeo se volvería comprensible muy pronto.

El 20 de septiembre, el Wall Street Journal reveló que el Secretario Pompeo había decidido bendecir la conducta de la coalición Saudí, después de que la Oficina de Asuntos Legislativos del Departamento de Estado le informara de que negar la certificación podría poner en peligro las futuras venas de armas estadounidenses, incluida la venta pendiente de más de 120.000 misiles de precisión-guiada para los Saudís y los Emiratos Árabes Unidos. El vendedor en el acuerdo de 2 mil millones de dólares, es Raytheon, uno de los cinco mayores fabricantes de armas de los EEUU. Oh, en caso de que les interese, el equipo de Asuntos Legislativos del Departamento de Estado está encabezado por el Secretario de Estado adjunto interino Charles Faulkner, designado por Trump, que era un lobista de Raytheon hasta que se unió al Departamento de Estado en junio.

Poner fin a una guerra ilegal

Desde 2015, EEUU bajo ambas administraciones de Obama y Trump, proporcionó a la coalición Saudí armas, inteligencia, asesoramiento sobre objetivos y reabastecimiento en vuelo de aviones de combate, sin la autorización del Congreso como exige la Constitución de los EEUU (1).

Algunos miembros del Congreso intentaron poner fin a la participación inconstitucional de los EEUU en la guerra invocando al War Power Resolution de 1973. Invocar al War Power Resolution obligaría a la Administración Trump a terminar la acción militar en Yemen a menos que la Casa Blanca hiciera que el Congreso autorizara el papel de los EEUU en la guerra.

El Congreso ya ha intentado dos veces sin éxito invocar la War Power Resolution. La resolución presentada en la Cámara en septiembre de 2017 nunca llegó a votarse. Una segunda resolución se ha presentado en el Senado en marzo de este año. El 6 de septiembre once Demócratas de la Cámara anunciaron que harían un tercer intento, esta vez en la forma da una “privileged resolution”, una maniobra parlamentaria que significa que la resolución no puede presentarse, si no que tiene que ser votada “Up” o “Down”. ¿Cuál saldrá?

¿Por qué estamos en Yemen?

La War Power Resolution tiene más probabilidades de éxito esta vez. Gracias al The Journal, las justificaciones que ha dado Washington para apoyar a la coalición Saudí parecen cuestionables. Washington dice que los EEUU deben apoyar a los saudís para oponerse a Irán, que respalda a los Houthis. Washington dice también que los EEUU deben luchar contra la rama local de Al-Qaeda, Al-Qaeda en la Península Arábica (AQAP), así como contra el ISIS. No importa que AQAP haya crecido tan fuerte como lo ha hecho solo gracias al caos de la guerra.

No, después de la publicación de The Journal, parece que EEUU está en Yemen simplemente para engordar la cartera de los traficantes de armas en los EEUU. “Arabia Saudí es una nación muy rica” dijo el presidente Trump durante la visita del príncipe heredero saudí Muhammad Bin Salaman a la Casa Blanca en Marzo, “y dará a EEUU parte de esa riqueza, con suerte, en forma de trabajos, en forma de compra de los mejores equipos militares en cualquier parte del mundo” (2).

EEUU debe poner fin a esa guerra monstruosa, destructiva e ilegal. En una charla en 2016, Bruce Reidel, del Brooings Institution, dijo que “si los EEUU y Reino Unido le dijeran al rey Salman que esta guerra debe terminar, terminaría mañana”. El movimiento contra la guerra debe presionar a la Casa Blanca para ver que esto suceda. Los activistas por la paz deben presionar al Congreso para que invoque la War Power Resolution y bloquee la venta de armas a los saudís. La izquierda debe insistir en una investigación ética en el Congreso y también debe exigir las dimisiones de Pompeo y del secretario de estado adjunto interino Charles Faulkner.

Notas

[1] Para cualquiera que recién esté empezando a aprender sobre el conflicto en Yemen, un artículo reciente del politólogo Rajan Menon, “Yemen's Descent into Hell: a Saudi-American War of Terror” TOMDISPATCH (Sept. 20, 2018), es una buena forma de ponerse al día.

[2] Palabras del presidente Trump y el príncipe heredero Mohammed Bin Salman del Reino de Arabia Saudita antes del almuerzo, whitehouse.gov, 20 de marzo de 2018 (énfasis añadido).

counterpunch.org. Traducción: Alberto Tena para Sinpermiso

Texto completo en: https://www.lahaine.org/destruir-ye...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Deconstrucción militar

22 October, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Sant Josep: L'antic convent que amaga el ‘disc dur' d'Elx

22 October, 2018 - 00:00

Carlos Pastor

El convent franciscà es va reciclar primer com a hospital i des dels 80 acull la matèria gris de la ciutat: la Biblioteca Central, l'Arxiu Històric elxà i un centre d'investigació sobre Miguel Hernández. Al sud d'Elx, laberints de prestatgeries s'enfilen entre un claustre renaixentista i una església barroca formidable
15/08/2018 -

“Una gota de llet a la volta celeste / cau, es diu antigament, del firmament”. La falta de lactància materna sempre ha preocupat però al final del segle XIX alguns metges decidiren prendre la iniciativa. Segons conta Ignacio de Arana, este poema del francés Alfred de Musset va servir per a batejar una iniciativa del metge León Dufour, qui va fundar en 1894 a Normandia la primera Casa de la Gota de Llet.

Interior de l'església de Sant Josep.

La iniciativa es va estendre ràpidament per tota Europa i dècades més tard arribaria a Elx. Era una estreta casa annexa al convent de Sant Josep i durant anys –especialment després de la Guerra Civil- a la Gota de la Llet “les voluntàries donaven a mamar a xiquets orfes”, expliquen Laura Samper i Luis Navarro, tècnics de la Biblioteca Central d'Elx que ens acompanyen fins a les entranyes de l'antic Convent de Sant Josep.

La Gota de la Llet va ser enderrocada i ara al seu lloc una plaça deixa vore l'abast de l'actual complex cultural. Tres façanes, tres tonalitats i tres tipus d'aparell –la forma de col·locar la pedra- delaten l'evolució històrica del Convent. A la plaça ara hi ha quatre portes que amaguen usos diferents. La primera porta del complex –amb la façana més nova- és la Capella de l'Ordre Tercera, actualment una sala d'exposicions on s'acollia “una secció dels franciscans mig laica, més semblant a un voluntariat actual que a una qüestió religiosa”. L'any 2012 el govern de la ciutat va renunciar al fons documental de Miguel Hernández, però el 2016 es va obrir un centre d'estudis sobre el poeta a l'esquena de la Capella.

Per la segona porta s'entra a un dels espectacles més amagats de la ciutat. L'església de Sant Josep està fora de les guies turístiques però entre l'altar i les sis capelles floreixen pintures al fresc, llenços, retaules, escaioles i ceràmiques. Un tresor barroc al que no li falta detall... miraculosament. Després de les desamortitzacions del XIX, tot el convent es va convertir en propietat municipal però l'Ajuntament va mantindre l'Església com a espai de culte.

“A la Guerra Civil es cremaren totes les esglésies d'Elx excepte esta perquè pertanyia al poble”, explica Navarro. La tercera porta de l'edifici, més xicoteta, també està vinculada al culte. Una xicoteta capella amb un crucifix es veu des de la finestreta de la porta. “Jo no sé què passa però tot el món entra a vore el Crist de Zalamea, als matins en estiu el personal és constant”.

Si travessem la quarta porta, un claustre renaixentista reparteix la desena de corredors, escales i portes que conformen el rovell de l'ou de la cultura il·licitana: la Biblioteca Central Pere Ibarra i l'arxiu històric que recull segles d'història en milers de metres lineals. “Des d'ací coordinem, revisem, arxivem i fitxem tot el que després es distribueix per les biblioteques de tota la ciutat”, assevera Laura Samper. La Pere Ibarra ha reutilitzat de dalt a baix tots els racons del convent, amb recitals i presentacions al claustre alt o el Festival de Guitarra al pati del claustre: “És un lloc molt íntim i es genera una atmosfera especial a la nit”.

El Vinalopó des de la coberta de l'església de Sant Josep.

La xarxa de biblioteques està repartida per tota Elx, amb quatre biblioteques als barris i tres a les pedanies. Però els casi 230.000 habitants de la ciutat sempre tenen una biblioteca prop. “El Bibliobús és fonamental perquè permet donar un servei allà on encara no hi ha biblioteques. El Camp d'Elx és molt gran i nosaltres li apropem la lectura”.

De dilluns a divendres, el bus realitza una o dos parades al dia a distints barris i pedànies de la ciutat, on repeteix cada quinze dies. Al bus no caben tants volums com a una biblioteca, però això té fàcil solució: “L'usuari pot demanar per WhatsApp el llibre que vulga, nosaltres des d'ací demanem el préstec a la biblioteca que el tinga i quan el bus para prop de sa casa, l'arreplega”. “Hi ha pedanies on no és viable construir una biblioteca per la densitat de població, però el Bibliobús és un èxit”, certifica Samper.

La història del Convent de Sant Josep ve de lluny. El 1561 una xicoteta ermita als peus del Vinalopó va donar pas al primer edifici franciscà i el 1678 s'alçava l'actual recinte. L'església i el Claustre són els principals testimonis de l'època, com testimonien els frescos pintats a les parets del claustre. Entre els arcs, encara es pot llegir en castellà la història de Sant Pasqual Bailón, monjo franciscà venerat a Orito, Vinalopó amunt.

El Convent estava allunyat de la ciutat i els ponts es van anar construint a poc a poc. “L'aïllament va fer que al segle XVIII acollira els malalts d'epidèmies de la Vila Murada”, el recinte fortificat d'Elx”, explica Navarro. Esta distància entre el centre de la ciutat i Sant Josep va provocar que “després de la Guerra Civil els religiosos es traslladaren al centre i el convent es va convertir en un hospital”.

Als 80, l'Ajuntament d'Elx va tornar a reciclar els murs del convent. Ara el depòsit de la biblioteca guarda més de 23.000 exemplars “ordenats correlativament per facilitar les incorporacions i l'inventari”. Repartit en quatre plantes i allargat en milers de metres de prestatgeries, el depòsit és la memòria RAM de la biblioteca. Siga quina siga la temàtica i el format, la biblioteca també recopila la memòria local: més de 5.000 llibres, partitures, discos i làmines constitueixen la producció local de les últimes dècades. Tot el material d'autoria il·licitana, imprés, editat o relacionat amb la ciutat es conserva a la secció local.

Seguint el laberint d'habitacions de l'antic convent s'arriba a “la secció de raros”. Enormes toms amb centenars de pàgines, tipografies casi èlfiques, fulles desgastades pel pas del temps d'una col·lecció que sembla guardar llibres d'encanteris. “Intentem restaurar varies peces anualment, però ara té prioritat la premsa local escrita perquè la qualitat del paper és pitjor”, explica Luis Navarro. A banda dels depòsits de la Biblioteca Central, l'Arxiu Històric d'Elx guarda joies com “un consueta –el manual de la Festa d'Elx- del 1709, una espècie de carta pobla amb censos de segles passats, tota la premsa des del XIX o tot el llegat de la biblioteca dels franciscans”, enumera Laura Samper.

Des d'ací també s'impulsen iniciatives que animen a la lectura. “Tots els anys per Sant Jordi fem el bookcrossing: la biblioteca allibera llibres per tota la ciutat, a llocs concorreguts com places o les estacions del tren. Si el nou propietari l'abandona a altre lloc, pot registrar la ubicació a una plataforma digital. Així anem seguint-li la pista als llibres, alguns ja han pegat la volta al món”, conta Samper. “És una forma d'arribar a l'usuari que no sol vindre a la biblioteca”. L'espiritualitat de l'antic convent i el benestar de l'hospital tenen molt a vore en la irradiació literària que viu hui Sant Josep: alguns llibres també curen l'ànima.

Font: https://alicanteplaza.es/SantJosepl...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El individuo de la sociedad de consumo

21 October, 2018 - 00:00

Para mí, el desprecio o indiferencia que el individuo de la sociedad de consumo siente por los valores espirituales es la causa principal del callejón sin salida en que se encuentra el mundo en todos los aspectos esenciales, incluída la problemática económico-financiera que hoy tanto alarma y preocupa al hombre. Epicteto señalaba con plena razón que “ocuparse continuamente del cuerpo constituye un signo de probreza espiritual”. Sin saberlo, el gran estoico estaba exponiendo no solo una tesis de vigencia general, sino anticipando también lo que constituiría uno de los rasgos centrales de la sociedad de consumo del siglo XX, y de principios del XXI, a saber, el culto fetichista que el individuo medio rinde a los ejercicios físicos, al body bulding, a la cirujía estética y a la fittness somática en general y su desinterés por la cultura del alma a la que la Antigüedad clásica adjudicaba tanta importancia. Pero también el entusiasmo desorbitado que despiertan los profesionales del deporte denota el papel preeminente que el mundo del músculo desempeña en la sociedad saturada de hoy. Los nuevos ídolos y héroes de la sociedad no son, como en otros tiempos, quienes hacen algo útil o sublime por la humanidad, sino los que más eficacia demuestran a la hora de batir récords, ganar competiciones y acumular medallas y trofeos, sea brillando en los campos de fútbol, ganando carreras de coches o corriendo por las pistas de atletismo. Es como en la vieja Roma del panem et circenses, con la única diferencia de que los gladiadores de entonces son hoy los futbolistas, atletas y demás héroes deportivos al uso. Léon Bloy supo captar hace ya un siglo lo que el culto al deporte significaba: “Creo firmemente que el deporte es el medio más seguro de producir una generación de tarados y cretinos nefastos”. La gratificación infantilista a los bíceps y la destreza física va unida, por añadidura y por desgracia, a la exaltación de la juventud y el desprecio a las personas mayores, versión burguesa del culto irracional que el fascismo rendía a la fuerza biológica. Lo que Anais Nin consignaba a principios de la década del 40 sobre Norteamérica ha pasado a convertirse en un fenómeno planetario: “América es un país que no ama más que a la juventud y a la inmadurez”.

Esa evidente que una civilización que concede tanta importancia a los bienes físicos y materiales es escasamente apta para comprender lo que significa la cultura espiritual y está destinada, por ello, a engendrar un tipo de individuo inclinado a confundir el sentido de la vida con los eslógans y lugares comunes difundidos por los administradores del poder, los grupos de presión, los profesionales de la publicidad, el marketing y las relaciones públicas y los medios de comunicación de masas. Eso explica que la existencia del individuo medio sea hoy un producto de lo que Vance Pacard llamaba hidden persuaders y jean Braudillard “la tiranía total de la moda”. No deja de ser paradójico que el mismo individuo que tan ufano de su libertad y de su capacidad para afirmar su ego frente a los demás se deje arrebatar tan fácilmente su soberanía propia y acepte ser degradado a mero pelele de la ideología de mercado hoy dominante, una ideología cuya finalidad consiste precisamente en hacer posible la instrumentalización total del ser humano.

La cruzada antimetafísica surge con la pretensión de liberar al hombre de quimeras idealistas como el platonismo y sus sucesores, pero lo que realmente consigue es destotalizar al sujeto y reducirlo a una parte de su identidad. De ahí que la cosmovisión antimetafísica vaya unida a la dessubjetivización del hombre, o lo que es lo mismo, a su subordinación a un imperativo estructural superior a su autoconciencia y su voluntad. Ello significa en último término un empobrecimiento de su condición ontológica, un atentado contra su tendencia genética a la ensoñación y la trascendencia. Los antiguos dictados de la religión o la ética son sustituídos por los dictados del código semántico, la lógica formal, la filosofía analítica, los ejercicios hermenéuticos y la ciencia. De lo que en último término se trata es de que el hombre deje de pensar libremente y quede sometido a la camisa de fuerza de lo que el pensamiento antimetafísico en sus diversas acepciones declara como verdad única. Creer en Dios, en determinados valores eternos o en la autonomía personal constituye un anacronismo incompatible con los resultados infalibles de las ciencias naturales y exactas, la teoría del lenguaje, el estructuralismo, el psicoanálisis o la realidad biológica. No puede sorprender, por ello, que en una de sus cartas a Horkheimer, Adorno definiera el neopositivismo como “la prohibición de pensar” y como una “fetichización de los métodos científicos”.

Lo que la verdad significa pasa, pues, a ser un monopolio de los expertos y especialistas. Quien no tenga acceso a estos conocimientos “superiores” está condenado a vivir en plena ignorancia y sin saber lo que es su verdadera condición. Éste es, en efecto, el corolario que hay que extraer del elitismo epistémico de la nueva intelligentsia. Atreverse a buscar el sentido de la vida propia y de la humanidad en general por otros conductos como el amor al bien, el altruísmo social o la fe religiosa constituye una empresa carente de todo sentido. De ahí que la tarea central de las corrientes del pensamiento antihumanista y postmodernista haya constituído en “destruir” (Heidegger) o “deconstruir” (Derrida) toda la herencia espiritual y ética de la humanidad y sustituirla por una visión de hombre y del mundo basada en sucedáneos de tipo cientificista y tecnocéntrico. Consituye consciente o inconscientemente una invocación al conformismo y a la negación de “la nostalgia de lo completamente distinto” postulada por Max Horkheimer como reacción coherente frente al dominio de la razón instrumental y del irracionalismo del aquí y el ahora.

El mito más extendido de la hora actual es la fetichización del éxito como nueva versión del summum bonum, un fenómeno lógico en un modelo de civilización dominado por el culto burgués a la competencia, a la guerra hobbesiana de todos contra todos, al individualismo posesivo y al afán de botín. En su acepción más vulgar y corriente, el mito hoy predominante significa la posesión y uso de los productos y cachivaches técnicos fabricados y renovados constantemente por los consorcios industriales. La fiebre consumista se ha apoderado totalmente de la vida cotidiana y expulsado de ella modos de ser y de pensar procedentes de épocas menos materialistas que la nuestra, entre ellos la praxis religiosa o la lucha por la utopía social o política, actitudes sustituídas hoy por el más ramplón de los hedonismos. Se trata, pues, de un modelo de autorrealización carente de toda trascendencia cualitativa, y, por tanto, prisionero de la propia inmanencia de la facticidad reinante aquí y ahora.

Extraído de: Heleno Saña. “El camino del bien. Respuesta a un mundo deshumanizado”. Fundación Salvador Seguí Ediciones (CGT), Madrid 2013.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Municipalismo libertario: El abecedario de Murray Bookchin

21 October, 2018 - 00:00

Un repaso de la obra de Murray Bookchin a través de 26 conceptos.

Traducción: Pablo Lapuente Tiana

Conocemos los estragos que el modo de producción capitalista y el productivismo causan en los ecosistemas: adificicación de los océanos, devastación de la biodiversidad del suelo, sexta extinción masiva, subida del nivel del mar, etc. Conocemos también las derrotas del siglo pasado en la resistencia al capitalismo: debacle mundial del comunismo de Estado, fracaso de las revueltas anarquistas, imposición definitiva del reformismo social. Carece de sentido seguir criticando la situación presente: hablemos más bien de cómo salir de ella. El estadounidense Murray Bookchin, fallecido en 2006, es una de las figuras más relevantes de la ecología social. También es el “fundador” del municipalismo libertario (o comunalismo). Rechazando por igual tanto el mito de la gran revolución como el de que “cada uno haga su parte”, este proyecto de vocación revolucionaria y ecologista aspira a superar el marxismo y el anarquismo, reconfigurando la sociedad de abajo a arriba, comuna por comuna, a través de la democracia directa. Hacemos un repaso a su obra con 26 reflexiones a la contra.

Alienación: «La vida urbana en la metrópolis moderna vive una situación de anonimato, de atomización social y de aislamiento espiritual que prácticamente no tiene precedente en la historia humana. Hoy en día, la alienación humana es casi total. En el espacio urbano, las prácticas de cooperación, de ayuda mutua, de simple hospitalidad y de decencia se han reducido de manera alarmante».

Our Synthetic Environment (1962)

Por sus orígenes jerárquicos y patriarcales, la tradición occidental carece de empatía hacia los seres no humanos, así como hacia los individuos humanos

Animales: «Nuestra violación de la naturaleza tiene raíces psíquicas muy profundas, que derivan en última instancia de un odio vengativo hacia las exigencias personales de vivir por parte de otros seres humanos. Por sus orígenes jerárquicos y patriarcales, la tradición occidental carece de empatía hacia los seres no humanos, así como hacia los individuos humanos. La huella de la historia es un montón de escombros, donde los cascotes de las ciudades, mezclados con maquinarias rotas y fragmentos de cuerpos esparcidos confusamente en una extensión de ruinas, constituyen el verdadero templo de la civilización. Lo menos que se puede decir es que los animales, en este panorama ruinoso, apenas reciben atención. Les vemos fundamentalmente como los fracasos de la evolución, de la que nosotros somos, sin duda, el apogeo. Les vemos como los desechos del progreso, como bienes que no existen más que para ser utilizados, a menudo con una crueldad monstruosa, para satisfacer nuestros fines más triviales».

The radicalisation of nature, ( 1984)

Crecimiento: «En las generaciones pasadas, hemos dado por hecho la noción de crecimiento hasta tal punto que se ha fijado en nuestra consciencia, de la misma manera que lo hemos hecho, por ejemplo, con la propiedad, que se nos aparece como sagrada. El crecimiento es casi sinónimo de la economía de mercado que prevalece hoy en día. Este hecho tiene su expresión en la máxima “crece o muere”. Vivimos en un mundo competitivo en el que la rivalidad es una ley de la vida económica, la ganancia un deseo tanto personal como social, el límite y la contención algo arcaico, y la comodidad un sustituto del medio tradicional para establecer relaciones económicas, como era el don».

Death of a Small Planet, The Progressive (agosto 1989 )

Delegar: «Un pueblo cuya única función política es elegir delegados no es para nada un pueblo, sino una masa, una aglomeración de mónadas. La política, a diferencia de lo social y estatal, implica la recorporalización de las masas en asambleas generosamente articuladas, para formar un cuerpo político reunido en un foro, de racionalidad compartida, de libre expresión y de formas de toma de decisiones radicalmente democráticas».

The Politics of Social Ecology: Libertarian Municipalis m (1997)

Haríamos bien en preguntarnos si todos los peligros ligados a la exposición de débiles dosis de radiación han sido estudiados, y si no hemos sopesado todas las alternativas a la energía nuclear

Energía nuclear: «Si las pruebas de armas nucleares terminaran definitivamente, todavía confrontaríamos los peligros de larga duración creados por el uso pacífico de la energía nuclear. A diferencia de las débiles cantidades de energía que el ser humano necesitaba antes de 1940, la industria de la energía nuclear produce millones de curios de residuos cada año. […] Antes de crear nuevos centros de radioactividad y de añadirlos a los problemas actuales para tratar los residuos, haríamos bien en preguntarnos si todos los peligros ligados a la exposición de débiles dosis de radiación han sido estudiados, y si no hemos sopesado todas las alternativas a la energía nuclear».

Our Synthetic Environment (1962)

Estado: «Cuando digo que debemos democratizar la república, me refiero a que debemos preservar los elementos democráticos que el pueblo ha conquistado en el pasado. Al mismo tiempo, debemos ir más lejos e intentar radicalizarlos y ampliarlos, en oposición al Estado y a todos los elementos del Estado que han invadido la vida. […] Pero aparte de esos poderosos elementos estatales presentes en la vida civil, también hay elementos democráticos, o vestigios de elementos democráticos, los cuales hay que extender y radicalizar. Esta radicalización, a mi entender, es el único medio del que dispone el movimiento municipalista libertario para desarrollar un poder paralelo dirigido contra el Estado. […] Estos dos procesos juntos forman parte de un fenómeno más amplio que consiste a tratar de confrontar el Estado con un poder popular suficientemente extenso como para poder finalmente acabar con él y reemplazarlo por una sociedad comunista libertaria».

Entrevista con Janet Biehl (12 de noviembre de 1996)

Fábrica: «La fábrica no ha servido precisamente para “disciplinar”, “unir” y “organizar” al proletariado capacitándolo para el cambio revolucionario, sino para esclavizarle en los hábitos de la subordinación, la obediencia y la penosa robotización descerebrada. El proletariado, al igual que todos los sectores oprimidos de la sociedad, vuelve a la vida cuando se despoja de sus hábitos industriales y entra en la actividad libre y espontánea de comunizar, esto es, el proceso vital que da significado a la palabra “comunidad”».

Libertarian Municipalism: An Overview (1991)

Guardia civil: «Un verdadero civismo que aspire a crear una política auténtica, una ciudadanía autonomizada y una economía municipalizada sería un proyecto vulnerable si no llegara a sustituir la policía y el ejército profesional por una milicia popular, más concretamente, una Guardia Civil compuesta de patrullas rotatorias, con una finalidad policial, y contingentes militares entrenados para responder a las amenazas del exterior. La democracia griega no habría sobrevivido a los reiterados ataques de la aristocracia griega sin su milicia de ciudadanos hoplitas, esos soldados rasos capaces de responder a la llamada a las armas con sus propias armas y comandantes elegidos».

Libertarian municipalism : the new municipal agenda, From urbanization to cities, Cassel (1995)

Intelecto: «El paso a una nueva sociedad no será a través de una explosión repentina, sin un largo periodo de preparación intelectual y moral. Hay que educar el mundo tan completamente como sea posible, si lo que queremos es que la gente cambie su vida por sí misma y no se contente con que lo hagan élites cooptadas, que terminarán siendo oligarcas sin otro interés que el suyo propio. […] Los movimientos radicales no pueden permitirse lanzarse irreflexivamente a la acción por la acción».

Remaking society (1989)

Cada vez que una lucha se lleve a cabo, surgirán líderes. ¿Conduce necesariamente la existencia de los líderes a la creación de jerarquías?

Jerarquía: «Cada vez que una lucha se lleve a cabo, surgirán líderes. ¿Conduce necesariamente la existencia de los líderes a la creación de jerarquías? ¡En absoluto! La palabra “líder” no debería darnos miedo hasta el punto de no reconocer que ciertos individuos tienen más experiencia, fuerza de carácter, etc., que otros. […] Tengo muchos problemas con los anarquistas que rechazan completamente toda dirección. […] Es trágico que los términos “vanguardia” y “líder” hayan sido desacreditados por la Nueva Izquierda durante los años 60, como reacción al estalinismo y el leninismo. En muchas revoluciones, los líderes han sido enormemente importantes. Dirigentes y organizaciones decididas han llevado adelante las revoluciones y, a falta de ese tipo de personas, las revoluciones han fracasado».

Entrevista con Janet Biehl (12 de noviembre de 1996)

Juego: «Por un lado, una tendencia anti-ilustrada se extiende [en el interior de los movimientos ecologistas] como una llaga espiritual a lo largo de Estados Unidos y Europa, aspirando volver a la irracionalidad, al misticismo, a una religión pagana en nombre del retorno a la naturaleza. Cultos a la diosa, tradiciones paleolíticas (o, en rigor, neolíticas), rituales ecológicos que en el mejor de los casos no son más que un vudú comparable al vudú económico de la era Reagan, echan raíces en los dos continentes, en nombre de la nueva espiritualidad. […] Los problemas ecológicos están totalmente disociados de su contexto y reducidos a un juego místico de fuerzas naturales, frecuentemente acompañados de resabios racistas y fascistas.»

Remaking society (1989)

Kurdos: «Me alegro de que Öcalan [cofundador encarcelado del PKK] encuentre de ayuda mis ideas sobre el municipalismo libertario, para pensar en un futuro cuerpo político kurdo. No tengo la posibilidad de mantener un diálogo teórico con Öcalan como quisiera. Mi esperanza es que el pueblo kurdo pueda un día establecer una sociedad libre y racional que les permita prosperar nuevamente. Tienen la suerte de de poder contar con un dirigente del talento de Öcalan, para guiarles».

Correo electrónico (2004, traducido por Ballast)

Latencia: «El desarrollo de la ciudadanía debe volverse un arte y no simplemente una forma de educación y un arte creador en el sentido estético, que apele al deseo profundamente humano de autorrealización al interior de una comunidad política llena de sentido. Esto ha de ser un arte personal gracias al cual cada ciudadano sea plenamente consciente de que su comunidad confía su destino a su probidad moral y a su racionalidad. Si la autoridad ideológica del estatismo reposa sobre la convicción de que el ciudadano es un ser incompetente, de algún modo infantil y poco digno de confianza, la concepción municipalista de la ciudadanía reposa sobre la convicción totalmente contraria. Cada ciudadano debería ser considerado como competente para participar directamente en los “asuntos de Estado” y, sobre todo, lo que es más importante, debería ser animado a hacerlo. Habría que facilitar todos los medios destinados a favorecer una completa participación, entendida como proceso pedagógico y ético que transforma la capacidad latente de los ciudadanos en una realidad efectiva».

From Urbanization to Cities, Cassell (1995)

Marxismo: «La clase obrera actual se ha industrializado completamente, en vez de haberse radicalizado, como esperaban piadosamente los socialistas y anarcosindicalistas. […] No hemos de asistir únicamente al fracaso de la clase obrera como agente histórico del cambio revolucionario, sino también a su transformación en un producto fabricado por el capitalismo en el curso de su propia evolución. […] Esto nos lleva a referirnos a las terribles lagunas del modelo de cambio social introducido por Marx en el proyecto revolucionario que ha atravesado los cien últimos años, proyecto que fue implícitamente aceptado por los radicales no-marxistas. […] La bandera roja del marxismo cubre hoy el ataúd de los mitos que celebraban la centralización económica y política, la racionalización de la industria, la teoría simplista del progreso lineal y posiciones intrínsecamente antiecológicas».

Remaking society (1989)

Mujeres: «Mucho antes de la aparición de la sociedad burguesa, el racionalismo griego había legitimado el estatus de las mujeres, que hacía de ellas prácticamente bienes muebles, y la moral hebraica había puesto en manos de Abraham el poder de matar a Isaac. Esta reducción de lo humano a objeto, ya sea como esclavo, mujer o niño, encuentra su paralelismo en el poder de Noé de nombrar los animales y dominarlos, de poner al servicio del hombre el mundo viviente. De este modo, nacidos de dos fuentes esenciales de la civilización occidental, el helenismo y el judaísmo, los poderes prometeicos del macho fueron reunidos en una ideología de racionalidad represiva y moral jerárquica. La mujer “se volvió encarnación de la función biológica, imagen de la naturaleza”, como escribían Horkheimer y Adorno, “y su sometimiento ha constituido la honra de esta civilización”».

Toward an ecological society (1980)

Ojos: «Aun así, el hecho más duro que debe enfrentarse es que este sistema tiene que ser deshecho y reemplazado por una sociedad que restablezca el balance entre la sociedad humana y la naturaleza, una sociedad ecológica que debe primero comenzar por remover la venda de los ojos de la Justicia, y reemplazar la desigualdad de los iguales por la igualdad de los desiguales. En otros escritos he denominado a tal sociedad como una sociedad ecológica anarco–omunista; en mi próximo libro es descrita como “ecotopía”. Ustedes son bienvenidos a llamarla como más les plazca».

Toward an ecological society (1980)

Óxido de carbono: «Desde la Revolución Industrial, la masa total de óxido de carbono contenida en la atmósfera se ha incrementado un 25%. Existen sólidas razones teóricas para sostener que esta capa cada vez más espesa de óxido de carbono, impidiendo la dispersión de radiación térmica de la tierra, va a producir formas de perturbación atmosférica cada vez más peligrosas, y amenaza, con el tiempo, con provocar la fusión de los casquetes polares y la inmersión de grandes extensiones de la tierra. Por muy lejano en el tiempo que pueda parecer este diluvio, la modificación de la proporción de óxido de carbono con relación a otros gases de la atmósfera es una señal alarmante del impacto que el ser humano puede haber causado en los equilibrios naturales. […] Lo realmente importante es que el ser humano está deshaciendo el trabajo de la evolución de la vida»

Toward an ecological society (1980)

Pregunta: «Los anarquistas conciben el poder como un mal esencialmente maléfico que ha de ser destruido. Proudhon, por ejemplo, afirmó que él dividiría y subdividiría el poder hasta que dejara de existir. Proudhon aspiró, quizás, a que el gobierno fuese reducido a una entidad mínima en su relación de autoridad sobre el individuo, pero su posicionamiento perpetúa la ilusión de que el poder puede realmente dejar de existir: una noción tan absurda como afirmar que la gravedad pudiese ser abolida. […] El poder que no está en las manos de las masas inevitablemente va a parar a las manos de sus opresores. No hay armario donde el poder pueda guardarse, ni hechizo que pueda evaporarlo, ni reino sobrehumano donde pueda ser enviado — y, desde luego, ninguna ideología simplista podrá hacerlo desaparecer con encantamientos morales y místicos. […] A riesgo de repetirme, permitidme subrayar que la cuestión verdaderamente pertinente a la que el anarquismo hace frente no es la de dudar sobre la existencia del poder, sino si el poder estará en manos de una élite o en manos del pueblo — y si tendrá una forma que corresponda a los ideales libertarios más avanzados o si será puesto al servicio de la reacción. […] Los revolucionarios sociales, lejos de apartar de su campo de visión el problema del poder, deben preguntarse cómo darle una forma institucional concreta de emancipación».

Communalism, n° 2 (noviembre 2002)

El municipalismo libertario se propone redefinir la política para incluir una democracia comunal directa, con voluntad de extenderla gradualmente bajo formas confederales, previendo asimismo un acercamiento diferente a la economía

Propiedad: «Hemos llegado así, repentinamente, a la idea de una economía municipal que se propone discutir de forma innovadora el aura mística que envuelve la propiedad de firmas y la propiedad nacionalizada. Me refiero a la municipalización de la propiedad, en oposición a su privatización o su nacionalización. El municipalismo libertario se propone redefinir la política para incluir una democracia comunal directa, con voluntad de extenderla gradualmente bajo formas confederales, previendo asimismo un acercamiento diferente a la economía. El municipalismo libertario propone que la tierra y las empresas se sometan cada vez más a la disposición de la comunidad, o, más concretamente, a la disposición de la ciudadanía en sus asambleas libres y de sus diputados en los consejos confederales».

From Urbanization to Cities (1995)

Resultados: «Uno de mis problemas es que la gente quiere resultados inmediatos o rápidos, es una de las principales taras de la generación de posguerra. La revuelta de los años sesenta, pese a la generosidad de sus ideas, se ha hundido, entre otras razones porque los jóvenes radicales exigían una satisfacción inmediata y éxitos sensacionales. Si la gente cree hoy en día que la política es como una máquina distribuidora que nos da una chocolatina cuando introducimos una moneda, entonces les recomendaría regresar a la vida privada».

Entrevista con Janet Biehl (12 de noviembre de 1996)

Siglo XX: «Sin embargo, en 1963, cuando escribía Ecology and revolutionary thought, recuerdo haber señalado el efecto invernadero y sus consecuencias, previstas para dentro de unos siglos, sobre los casquetes polares, las perturbaciones en los ciclos hídricos, del nitrógeno, del carbono y el oxígeno (que reunía bajo la fórmula de “ciclos bio-geo-químicos”). Asimismo, señalaba los peligros del desequilibrio biológico y climático del planeta, la polución peligrosa del medio ambiente, desde el suelo hasta los alimentos que comemos; en fin, el empobrecimiento de la biosfera, que podría terminar produciendo, invirtiendo las leyes de la evolución, un mundo de menor complejidad, inadaptado a los mamíferos, a los vertebrados, en resumen, a toda forma de vida conocida. Nunca habría pensado, hace tan sólo veinte años, que cuando hablaba de siglos se trataba del siglo XX y comienzos del siglo XXI, que mañana era hoy y que la polución, calificada de peligrosa, nos conducía ya a la catástrofe».

Anarchism : 1984 and beyond (1985)

Sistema: «Cuestionar tal sistema [capitalista] con relación a sus valores, tratar de asustarle mostrándole las consecuencias del crecimiento, es reprocharle lo que constituye su mismo metabolismo. Sería más eficaz convencer a una planta de renunciar a la fotosíntesis que pedir a la economía burguesa renunciar a la acumulación de capital. Además, ¿a quién nos dirigiríamos? La acumulación no está determinada por la buena o mala voluntad del burgués en cuanto individuo, sino por la relación mercantil misma que Marx designó tan acertadamente como la unidad básica de la economía burguesa. No es la perversidad del burgués lo que suscita la producción por la producción, sino el mismo nexo del mercado que dirige y al cual sucumbe. Apelar a sus intereses humanos sobre los económicos, es ignorar el hecho bruto de que su propia autoridad es una función de su ser material.».

Toward an ecological society (1980)

Tecnología: «Tal ecocomunidad puede aliviar la separación entre la ciudad y el campo, entre la mente y el cuerpo, al fusionar el trabajo intelectual con el físico, la industria con la agricultura, en una rotación o diversificación de las tareas vocacionales. Una eco-comunidad podría ser sostenida por una nueva clase de tecnología —o ecotecnología— compuesta de maquinaria flexible y versátil cuyas aplicaciones productivas garanticen la durabilidad y la calidad, no siendo programadas para la obsolescencia ni para producir una cantidad absurda de baratijas y entrar en la rápida circulación de mercancías básicas. Déjenme enfatizar aquí que no estoy abogando por el abandono de la tecnología y el retorno a la recolección de alimentos del paleolítico».

Toward an ecological society (1980)

George W. Bush: «Antes de la guerra [del Golfo], George Bush era considerado como un blandengue por sus conciudadanos. Ahora mismo es un héroe. Pero Estados Unidos va a encontrarse inmediatamente con verdaderos problemas internos frente a los que Bush será impotente. La crisis de la sociedad estadounidense va a continuar, con la decrepitud de las ciudades, los desgarros sociales, y el resto de cosas que se saben. También esto es lo que comienza a producirse en Europa».

Entrevista publicada en Le Monde el 19 de marzo de 1991

Verdes: «No veo ningún interés en formar un partido como Los Verdes, que presenta a Ralph Nader como candidato [candidato ecologista a la presidencia de Estados Unidos en 1996 y en 2000]. Pese a su radicalismo aparente, quiere actuar completamente al interior del sistema existente. En cuanto a mí, propongo desarrollar soluciones radicalmente diferentes del sistema actual. Propongo establecer una cultura política separada, modos de organización y transformación, a la vez políticos y económicos, no solamente en el Estado de Delaware, sino en la totalidad de Estados Unidos, de Canadá o de cualquier otro país. Mientras, aquellos que operan en el marco social actual no aspiran más que a moderar el Estado, darle un rostro humano».

Entrevista con Janet Biehl (12 de noviembre de 1996)

Weimar: «Cada compromiso, sobre todo aquel basado en la política del mal menor, conduce invariablemente a los mayores males. Fue por una serie de males menores ofrecidos a los alemanes durante la república de Weimar que Hitler accedió al poder. Hindenburg, el último de los males menores, fue elegido presidente en 1932, y nombró canciller a Hitler en 1933, regalando Alemania al fascismo, mientras que los socialdemócratas continuaban votando por un mal menor tras otro, hasta que recibieron el peor de todos».

Entrevista con Janet Biehl (12 de noviembre de 1996)

Zola: «La emergencia del capitalismo inglés en el siglo XVIII y su generalización en el siglo XIX transformaron radicalmente todas estas perspectivas. Por primera vez, la competencia era vista como algo “saludable”, el comercio como un acto de “libertad”, la acumulación como una prueba de “economía”, y el egoísmo era presentado como la prueba de que, bajo el interés personal, una “mano invisible” trabajaba por el interés general. Estas nociones de “sana rivalidad”, de “libertad”, de “economía” y de” interés general” servían a justificar una expansión ilimitada y un saqueo deliberado, no solamente de la naturaleza, sino también de los hombres. Las class proletarias, en Inglaterra, sufrieron tanto en la revolución industrial como las manadas de bisontes exterminados en las praderas americanas. Los valores humanos y las comunidades no fueron menos pervertidas que los ecosistemas animales y vegetales saqueados en los bosques primitivos de África y América del Sur. Hablar únicamente de depredación cometida por la humanidad sobre la naturaleza es minimizar las fechorías cometidas por el ser humano contra el ser humano, que han sido descritas en las novelas de Dickens y Zola. El capitalismo ha dividido la especie humana tan brutal y profundamente que ha separado la sociedad y la naturaleza».

Remaking society (1989)

REVUE BALLAST

Artículo de Revue Ballast traducido por Pablo Lapuente Tiana para El Salto: L'abécédaire de Murray Bookchin.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/munic...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La violencia desborda en Mozambique

20 October, 2018 - 00:00

Mozambique, como la mayoría de las naciones africanas, no ha podido escapar de las profundas heridas que han dejado siglos colonialismo, pústulas que todavía supuran.

El país se independizó de Portugal, tras una guerra de diez años (1964-1974) liderada por el Frente de Liberación de Mozambique (Frelimo), que tras su triunfo estableció un gobierno, que en el marco de la Guerra Fría, se lo podría definir de izquierda, con nacionalización de empresas, ampliación de derechos para sus ciudadanos, mejoras laborales, en salud, educación y justicia.

La respuesta por parte de los Estados Unidos, y su principal socio en la región por entonces el estado racista de Sudáfrica, no tardaron en llegar y utilizando a Rhodesia, actual Zimbabwe, como base militar, mercenarios y disidentes anticomunistas enmascarados en lo que conoció como el Renamo (Resistencia Nacional Mozambiqueña), sumergió al país en una guerra civil que se extendería desde 1977 a 1992, que además de la destrucción del tejido social y la devastación de la infraestructura, generó más de un millón de muertos y cinco millones de desplazados internos y más de dos millones de refugiados en países vecinos. Solo el campamento Luwani, en Malawi, alojó a un millón de mozambiqueños que huían del conflicto.

Más allá de 1992, la violencia continuó impulsada por una ingente violencia social, ocasionada por las altas tasas de desempleo, exclusión, desigualdad social, inflación y graves problemas en la educación y la salud.

Este cóctel ha provocado que desde el 2014, tras peleadas elecciones, alentado por el Renamo se multipliquen los ataques contra el transporte, infraestructuras y la población civil en general. A esta nueva ola de violencia se la conoció como “la guerra civil invisible”, ya que fue negada por todos los actores e ignorada por los medios de comunicación y organizaciones internacionales como Naciones Unidas.

Los conflictos armados que el país sufre prácticamente sin interrupción desde 1964 y agravados por la guerra civil, a pesar de haberse resuelto en 1992, se han mantenido prácticamente hasta hoy, ya que el Renano se ha mantenido activo en el centro y sur del país,

En 2015 los enfrentamientos entre el ejército y combatientes ultraderechistas del Renamo, en las provincias de Tete, Zambezia y Sofala, obligó a más de 6 mil mozambiqueños a refugiarse en el pueblo malauí de Kapise, en el distrito fronterizo de Mwanza.

En agosto pasado, el presidente Filipe Nyusi, anunció un memorándum de entendimiento con la oposición armada, en vista de las elecciones generales de octubre del próximo año, en que 2019 y en las que el Nyusi aspira a presentarse por el Frelimo, partido que ha gobernado Mozambique desde su independencia en 1975.

Durante décadas el país apareció en la lista de las naciones más dependientes de la ayuda internacional. A principio de este siglo, consiguió un incremento sustancial de préstamos de los grandes grupos financieros mundiales, tras el descubrimiento de importantes yacimientos gasíferos en aguas profundas frentes a costa de la norteña provincia de Cabo Delgado, que podrían convertir a Mozambique en uno de los más importantes exportadores mundiales. Sin duda una salida para superar las perennes crisis económicas y su gigantesca deuda externa, incrementada por sus gastos militares y por el intento de alistar una flota atunera, cuya financiación nunca llegó al país y fue directamente a los armadores europeos, para lo que se emitió un dudoso “bono atunero”, que no ha puesto en marcha la industria pesquera, pero si incrementado la deuda.

Las exportaciones de gas tendrían que haberse iniciado este año y por diferentes cuestiones, en la que no escapa la guerra comercial chino-norteamericana se ha postergado para el 2022.

China ha mantenido una importante campaña de inversiones de Mozambique, al igual que en otras muchas naciones del continente, desplazando ostensiblemente a las bien las metrópolis y a los Estadios Unidos, que ya ha comenzado a reestructurar su presencia vía intervención armada en el continente, concentrándose en varias naciones del Sahel (Mali, Chad y Níger), como banco de pruebas, pero con una rápida expansión hacia la costa oriental de África.

Gas y muyahidines.

Dada lo guerra económica que muchas potencias occidentales y China, mantienen por el gas mozambiqueño, no es extraña la aparición de grupos armados con apariencia de pertenecer a alguna banda afín al Daesh o al-Qaeda, que desde el año pasado operan con esporádicos ataques a diferentes aldeas de la provincia de Cabo Delgado, que en total ya ha dejado cerca de 50 muertos todos civiles. (Ver: Mozambique: El país de la Kalashnikov.)

El jueves 20 la aldea de Paqueue, próxima al archipiélago turístico de Quirimbas, donde se incendiaron 55 viviendas, 14 personas murieron, tras un asalto en que diez de los aldeanos fueron acribillados, tres quemados vivos y el último decapitado.

La noche anterior, más al norte de Paqueue, cerca de la frontera con Tanzania, una caravana militar fue atacada por un grupo armado, logrado asesinar a un alto oficial del ejército. Según fuentes mozambiqueñas “Los atacantes vestían uniformes militares y armas de fuego de gran calibre”.

Si bien en apariencia los atacantes podrían ser muyahidines, también podrían aparentarlo y en realidad los ataque apunten a perturbar las empresas gasíferas que se están instalando en la provincia de Cabo Delgado, pagados por empresas rivales.

La posibilidad de que sea un grupo vinculado al integrismo musulmán, lo señala que según una investigación de 2015, se habrían detectado cerca de 100 células en la región.

En la provincia de Cabo Delgado, se asienta la mayoría de los musulmanes mozambiqueños que representan casi el 18% del total de la población del país cercana a los 30 millones. En 2014, en plena irrupción del Daesh, algunos líderes religiosos, pidieron a su comunidad que adhieran al wahabismo, la formo más extrema del islam sunita, a la que pertenecen tanto el Daesh, como al-Qaeda y, y cuyo epicentro es Arabia Saudita.

Para la mayoría de las fuentes mozambiqueñas los atacantes pertenecerían al grupo wahabita como Ahlu Sunnah Wa-Jama, (Seguidores del Profeta), aunque comúnmente son llamados por los lugareños al-Shabaab, por la banda somalí, aunque no hay forma de vincularlos. Se estima que la banda integrista podría contar con uno mil hombres, divididos en 100 células, dirigida por un mullah. Este grupo podrían, también, tener presencia en la región de Kibiti en Tanzania, y se cree fueron entrenados tanto en Tanzania como en la República Democrática del Congo.

La mayoría de los muyahidines de Ahlu Sunnah Wa-Jama, pertenecerían a la etnia Kimwani, una de las más minoritarias y que actuarían fundamentalmente en respuesta a la discriminación política y económica sufrida por decisión del gobierno central, al tiempo que son notorias las ventajas dadas a la Makonde, el grupo tribal al que pertenece el presidente Nyusi.

En la mayoría de los ataques los terroristas utilizaron armas blancas como cuchillos y machetes, lo que sugiere que no tienen la suficiente financiación para lograr acceso a mayor cantidad y calidad de armas o que carecen del suficiente entrenamiento para utilizar armas de fuego y explosivos. Aunque tras las derrotas de las bandas integristas en Siria e Irak, sobra ahora mano de obra entrenada para conformar un nuevo frente. Se teme que también podrían comenzar a recibir financiamiento de aportantes extranjeros (Arabia Saudita o Qatar) y que ellos mismos estén apelando al contrabando de piedras, maderas preciosas y marfil, para armarse.

La ola de incursiones en el la provincia de Cabo Delgado, podría generar serios inconvenientes a la industria gasífera, la última esperanza de Mozambique, la inseguridad se sumará al costo de exploración y logística lo que retrasará los proyectos de extracción de gas.

La estadounidense Anadarko un gigante mundial en el campo de la explotación de petróleo y gas, debió evacuar a sus trabajadores en el área y detener temporalmente las operaciones después de que la Embajada Norteamérica en Maputo, diera un aviso respecto a la inseguridad en la zona y alertara de nuevos e inminentes ataques.

El presidente Filipe Nyusi, tendrá que dilucidar si estos ataques son acciones verdaderas de muyahidines, peleas entre empresas rivales u operaciones de la oposición para desacreditar su rol en mira de las elecciones de octubre de 2019. Lo que fuera se saldará con más violencias, lo único que parece abundar más que el gas en Mozambique.

Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainter....

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Posverdades

20 October, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los habitantes del paelolítico eran más guapos y vivían mejor que quienes les sucedieron

20 October, 2018 - 00:00

Juan Luis Arsuaga: “Yo recomendaría la dieta vegetariana ovoláctea”

César-Javier Palacios

El paleoantropólogo Juan Luis Arsuaga (Madrid, 1954) lo tiene muy claro: los guapos eran los otros. Ellos y ellas. Esos que despreciábamos como hombres y mujeres de las cavernas, simiescos, peludos. Pero no. Los feos somos nosotros, los herederos del Neolítico, una revolución que no lo fue tanto, pues nos arrebató la felicidad sin darnos mayor esperanza de vida, tan solo los problemas de cambiar un mundo nómada por la siempre incierta estabilidad agrícola. Asegura que salimos perdiendo. Aunque en los tiempos paleolíticos la vida tampoco era fácil. Morías de hambre como cualquier otro mamífero. Científico humanista, siempre abierto a la reflexión, Arsuaga está preocupado por el futuro de una Humanidad cuyo pasado él conoce tan bien. Preocupado por nuestro impacto en la naturaleza, por la despoblación del mundo rural. Y quizás por eso (o no), más ovolácteo vegetariano, la dieta que, confiesa, cada vez le pide más el cuerpo.

Esta entrevista se realizó este verano en un lugar y un momento muy especial. En el yacimiento arqueológico de Atapuerca (Burgos), el día en el que se dio oficialmente por concluida la campaña de excavaciones de 2018, celebración redonda de 40 años de espectaculares trabajos ininterrumpidos. Se hizo en dos tiempos, antes de la rueda de prensa y un par de horas después de concluida. Y se desarrolló en un ambiente de familiaridad idéntico al que este periodista disfrutó en 1990 cuando lo vio salir por primera vez de la Sima de los Huesos, cansado y lleno de barro, pero en lugar de mandarle a freír churros le regaló la primera de muchas exclusivas informativas, e incluso le invitó a una cerveza tan rica como la que ahora mismo nos bebemos mientras empieza a fluir amena la conversación.

¿Cuál ha sido el impacto en el paisaje de las cinco especies de homínidos que han pasado por Atapuerca en los últimos 1,2 millones de años?

Buena pregunta. Impacto, impacto, desde el Neolítico para acá. Está registrado, tenemos la prueba evidente. Esos neolíticos que vinieron aquí son los que empezaron a cultivar estos campos [señala las tierras de labor que nos rodean] que llevan 7.000 años puestos en cultivo. Eso sí que es un impacto en el paisaje. Antes de esa época es especulativo. Es posible que las gentes del Paleolítico gestionaran un poco el medio, por ejemplo a través del fuego. Tengo mis dudas de que tuvieran cosas del estilo de lo que llamamos vedas, una gestión que consiste en renunciar, por ejemplo no cazar en temporada de cría. Toda gestión supone una planificación. Ojalá tuviéramos pruebas de ello, sería portada en Nature [la revista científica más importante del mundo], pero es investigable, se puede llegar a comprobar. Descubrir que en primavera no se cazaban ciervas. Y que se cazaban solo machos, que siempre son excedentarios pues uno basta para varias hembras. Pero no tenemos pruebas de que algo semejante se hiciera. La principal y más eficaz herramienta que tenían era el fuego, pero también tendría portada en Nature si fuera capaz de probar que en Atapuerca se utilizó el fuego para gestionar los recursos, por ejemplo, aumentando los pastos y reduciendo el matorral. Pero aquí todavía no hemos encontrado en los yacimientos el fuego antes de los neandertales de hace 100.000 años, que deberíamos tener si hubiese sido un recurso habitual.

¿Y extinción de especies? ¿Hemos extinguido especies desde que aparecimos en el Paleolítico?

Eso es coevolución. Y la ha habido desde el primer momento.

¿Pero por nuestra culpa?

O no. Quizá también nosotros hemos evolucionado por influencia de otras especies. Puede que otras especies hayan determinado nuestra evolución. Es un sistema y se influyen todas. El primer gran impacto en el planeta por influencia de los humanos es la extinción de la megafauna americana y quizá de la australiana. Los ecosistemas americanos tenían más y en mayor número especies grandes que los africanos.

Félix Rodríguez de la Fuente defendía que nuestra época paleolítica fue algo así como una Arcadia feliz en la que vivíamos en perfecto equilibro con la naturaleza.

Y es verdad. Es la pura verdad. Eso sí que se puede demostrar científicamente. Tenemos pruebas aquí en Atapuerca, no es una especulación. Es el fraude del Neolítico, como lo llama Harari [el ensayista Yuval Noah Harari, autor de Sapiens: De animales a dioses].

¿En qué consiste ese fraude del Neolítico?

En que el Neolítico no mejoró la calidad de vida de los humanos. Sin entrar en la felicidad, que no se puede medir, solo analizando parámetros biológicos de calidad de vida, puramente biológicos, hay un retroceso con el Neolítico. Aquí tenemos mucha información de ese proceso, incluso genética y no solo anatómica o tecnológica, que nos puede dar para mucha conversación.

Arsuaga interrumpe la entrevista. Están llegando las autoridades. En unos minutos comenzará la rueda de prensa donde, acompañado por los otros dos codirectores de las excavaciones, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell, presentarán los hallazgos de la campaña 2018. Pero promete seguir la charla cuando prensa y políticos se vayan y la sierra quede de nuevo tranquila, tan solo acunada con los sonidos de martillos y cinceles de los arqueólogos mezclados con el grito lejano de un ratonero. Y cumple su promesa. Regresamos a la charla distendida, ahora a la sombra de uno de los andamios del yacimiento de Trinchera.

Hablábamos del Neolítico.

El Neolítico se extendió en España hasta, exagerándolo un poco, el año 1960. Hasta el plan de estabilización económica que trajeron los tecnócratas del Opus cuando llegan al gobierno de Franco. En una década, en diez años, España cambia más que lo que había cambiado desde el Neolítico. O desde los romanos. Se produce el éxodo a las ciudades y el abandono del campo, la industrialización y la transformación de la agricultura. Eso lo conocí yo con diez años, cuando el campo era un lugar poblado, lleno de gente. Me iba tropezando con la gente cuando iba de un caserío al otro, me iba parando a hablar con todo el mundo. Era como una ciudad. Como cuando en la ciudad sales ahora a comprar el pan y te vas encontrando a la gente, así era entonces el campo. Ahora el campo es sinónimo de despoblado. Antes era el lugar donde vivía todo el mundo. Y las ciudades eran una birria. Exactamente igual que en la época de los romanos y casi en el Neolítico.

¿Qué nos cuenta Atapuerca de esos primeros agricultores?

Para nuestra sorpresa, tenemos aquí [yacimiento del Portalón] ADN que nos permite saber quiénes fueron los primeros agricultores de la Península Ibérica de hace 7.000 años. El gran debate que ha existido desde siempre es si el Neolítico llegó por difusión cultural de las ideas o por expansión de los grupos humanos. Acababa de secuenciarse el ADN de un yacimiento en Turquía, y al compararlo con el de los de aquí vimos que eran iguales, eran los mismos. Que en todo su periplo no se habían reproducido con los aborígenes.

Luego esos primeros grupos neolíticos de la Península Ibérica fueron nuestros primeros migrantes asiáticos.

Los primeros que llegaron con ovejas y arados, claro. Antes llegaron los Homo sapiens y otros. Pero estos se asentaron aquí sin mezclarse con la población local, que lo haría más tarde. Con los datos que tenemos ahora, los que llegan son grupos puros. Sin embargo, ya en el Calcolítico hay más genes autóctonos, y más aún en el Bronce. Tenemos la suerte de haber encontrado aquí a los primeros, primeros. Eso es un buen contraste. ¿Cómo les verían los cazadores a ellos? Nosotros tenemos mucha información anatómica, tecnológica sobre estos recién llegados. Sabemos, cosa sorprendente, que cazaban muchísimos caballos. Hubo un tiempo en que se pensó que los caballos salvajes se habían extinguido. Europa era una gran estepa, una tundra estepa. Pero cuando se acabó la glaciación, en relativamente pocas generaciones, se forma un bosque continuo desde Suecia hasta Gibraltar. Eso tuvo que tener un gran impacto en las comunidades de cazadores-recolectores, porque eran cazadores de tundra, no de bosque. Muchas faunas desaparecen, como los mamuts o los rinocerontes lanudos. Los bisontes de tundra son sustituidos por los bisontes de bosque. Los grupos de leones se moverían por allí [me señala un cotarro pelado de la estepa cerealista burgalesa de ahora], en grupos como en África, bueno como en Europa, pues entonces es lo que había. Y de repente se encuentran moviéndose por un encinar (exagerándolo, pues no pasó de un día para otro). Y desaparecen las grandes manadas, pero no por la diferencia de temperatura, sino porque su mundo abierto, herbáceo, desaparece. Y también desaparece el arte. Estos nuevos pueblos ya no pintan.

¿Por qué dejaron de pintar nuestros antepasados?

A esta pregunta yo tengo una respuesta de biólogo, que es lo que soy. Me imagino perfectamente a los cazadores de la tundra estepa pintando caballos y no me imagino a los habitantes del bosque pintando en las cavernas. No me preguntes por qué, es una intuición. Quizá porque los de la estepa eran más nómadas que los que viven en el bosque. Han cambiado sus dioses, que pueden ser más forestales. Ha cambiado su visión de la naturaleza.

Pero aunque ya no pintan, esos grupos del nuevo bosque siguen siendo cazadores recolectores, mientras que los que traen la cultura del Neolítico son agricultores y ganaderos que empiezan a roturar aquí sus primeras tierras de labranza.

Empiezan a arar aquí mismo, en Valhondo. Este campo lleva cultivándose 7.000 años. Esos primos nuestros cazan todavía mucho. Habría todavía mucha caza. Y las gentes del Paleolítico se irán incorporando a ellos poco a poco. Se van integrando. Y el mundo empieza a cambiar. Para mal en términos de biodiversidad.

¿Cómo eran estos primeros agricultores?

Más allá de lo subjetivo, lo objetivo es lo biológico. Y tenemos datos. Para entendernos: los guapos eran los paleolíticos.

¿Guapos los paleolíticos? ¿Y eso por qué?

Porque son guapos. Nos lo cuentan sus esqueletos. Y yo siempre lo digo, eran modelos de pasarela. Son top models. Para empezar son atletas. Ellos y ellas. Muy altos. Y son supercoquetos. Están llenos de adornos, llenos de cuentas, de plumas. La coquetería es un estado de ánimo. Cuando estás deprimido, lo primero que haces es dejar de arreglarte. Cuando te encuentras optimista y bien, sales a comprarte una camisa. O te la compras para salir de la depresión. Vale, estos no son razonamientos científicos. Pero lo cierto es que los pintores de Altamira son estupendos y están estupendos.

¿Y cómo eran los neolíticos?

Son bajitos. Tienen un oficio de granjeros. Tienen un trabajo muy esclavo, seguramente más consanguinidad, sufren muchas enfermedades articulares, artrosis, desnutrición porque su alimentación es mucho menos variada. Hacen mucho menos ejercicio.

Serían más feos, pero vivían más años

Es un error pensarlo. Ahora que hay muchos estudios de paleodemografía sabemos que no vivían más. Y te voy a dar un dato sorprendente: no vivían más años que los paleolíticos ni siquiera los castellanos del siglo XIX. El error es cuando se introduce el concepto de esperanza de vida. Esperanza de vida es sinónimo de mortalidad infantil. No tiene nada que ver con la longevidad. Yo soy más partidario de usar la moda en estadística. La media es la mortalidad infantil, porque si se muere la mayoría antes de los tres años la media será de 30 años. La media de la riqueza, sumando a ricos y pobres, es como lo del pollo, yo me como uno entero pero la media entre los dos es que cada uno nos hemos comido medio. Pero para la edad de muerte a mí el modelo que me gusta es el que se llama la moda. Saber a qué edad se muere más gente adulta. Hago categorías, por ejemplo, de 20 años. De 20 a 30, de 30 a 40, de 40 a 50, de 50 a 60, de 60 a 70, de 70 a 80, de 80 a 90, de 90 a 100, de 100 a 110. Y las represento como columnas de frecuencias. ¿Cuál es la década que tiene la frecuencia más alta de todas? La moda. Eso es el equivalente a la pregunta naif de a qué edad se muere la gente.

¿Y a qué edad nos morimos?

Pues la moda de mortalidad de los adultos se ha mantenido constante desde el Paleolítico superior, desde Altamira, hasta en España el año 1850.

¿Y qué edad es ésa? ¿40 años?

70 años.

¿70 años? Casi como ahora. Luego el Neolítico no nos hizo vivir más y mejor.

Ni el Neolítico ni la Edad Media. Hace poco estaba leyendo un libro. Los suecos, como son muy organizaditos, tiene tablas demográficas de cientos de miles de personas, de toda la población del siglo XVIII. Su edad de muerte. Que en España también se podría hacer, solo tienes que ir a las partidas de defunción. En el siglo XVIII, la tabla demográfica de Suecia es exactamente la misma que la de los cazadores-recolectores hadzas del lago Eyasi. La misma. Clavada.

Volvamos al yacimiento. Acabas de presentarnos un último descubrimiento. A Sarita. Una adolescente que murió hace 430.000 años en la Sierra de Atapuerca. El cráneo de esta joven homínida (‘Homo heidelbergensis') hace el número 16 de esa tumba comunal con 28 individuos denominada Sima de los Huesos. ¿Qué pensaste cuando apareció?

Pues pienso que me va a costar todo un mes sacarlo porque estaba en un estado súper frágil en un espacio de apenas una cuarta cuadrada. Llevo con Sarita todo el mes. Con el lado izquierdo [de su cráneo]. Pensábamos que solo estaría el maxilar, pero también estaba el parietal. Es que yo con Sarita tengo debilidad. Para mí son la familia. Tengo una relación personal con ellos.

Pero sorprende la juventud de este homínido. Apenas 13 años. ¿De qué pudo morir Sarita?

Ya me gustaría a mí saber qué pasó en esa sima. Pero te diré una cosa. La causa principal de muerte en la Prehistoria, y en general en los mamíferos, es hambre.

¿No era la violencia?

Bueno, [en la Sima de los Huesos] tenemos un caso de violencia. Dos si quieres. El cinco [cráneo 5, llamado popularmente Miguelón en honor a Miguel Induráin] tiene un golpe en la cara, pero no podemos asegurar que se lo diera otro. Y hay un cráneo, el 17, que tiene dos agujeros producidos con un pico. Como no es frecuente que te pegues dos veces con el mismo pico, pues lo interpretamos en ese caso como violencia.

¿Murió de hambre el resto de los homínidos de la sima?

Es que los mamíferos se mueren de hambre. Es que la causa principal de muerte ahí fuera [señala el campo] es el hambre. Si es que en invierno se muere todo. Lo normal es morirse. El clima de Europa es estacional. Las hojas secas en otoño, la nieve en invierno, las flores en primavera, es muy bucólico. Pero en invierno casca todo. El 80% o el 90%. La vida consiste en llegar a la primavera.

Hablemos entonces de comida. Estos homínidos de Atapuerca eran omnívoros. Carroñeros, pero sobre todo muy cazadores. Muy carnívoros.

Especialmente los neandertales. Mi teoría es que los neandertales es la especie más carnívora de la evolución humana.

Ahí quería yo llegar. Ahora parece que nuestra sociedad está evolucionando hacia el vegetarianismo.

Me parece muy bien.

¿Lo ves como una evolución natural de nuestra especie o como una involución?

Vamos a ver. Somos vegetarianos de productos cultivados, no de plantas silvestres. Es que a ver, ponte ahora a comer ahí [me señala una tierra arada en medio del encinar]. Vegetarianos no es lo mismo que recolectores. Consumen productos transgénicos, modificados ya por las gentes del Neolítico. Todos los vegetales que comemos están modificados genéticamente. El trigo, la especie silvestre, no produce nuestro trigo. Ahora mismo, donde estamos, comestible, ahora mismo hay… nada. En estos momentos aquí no hay nada vegetal para comer. Nada. Nada es nada. ¿Somos vegetarianos? Me parece muy bien. Pero de plantas cultivadas. De plantas transgénicas. En el pasado nuestros antepasados no tenían nada que comer. O cazaban o no sé. Pero por entrar al trapo de tu pregunta. El ovolácteo vegetariano es una buena fórmula. Porque tiene muchas ventajas de muchos tipos, incluida la medioambiental, y porque es una dieta completa. Me parece recomendable. Yo no soy fanático, pero tiendo a ser ovolácteo de forma espontánea.

Por eso te decía que el vegetarianismo parece una evolución natural de nuestro cuerpo.

Bueno, y porque ya tengo muchos años. Cuando tenía 25 no perdonaba el chuletón. Uno con los años va siendo más ovolácteo, pescadito a lo mejor, unas judías verdes…

¿Puede ser el futuro vegetariano?

El futuro es conseguir alimentos para toda la Humanidad. Eso es lo primero. La mayor parte de la Humanidad se alimenta de tres cereales, maíz, trigo y arroz. Gran parte de América solo tiene maíz. Gran parte de Asia solo tiene arroz. El otro día estaba en un congreso con un científico indio, de la India, muy importante. Estábamos comiendo y le pregunto: ¿tú eres vegetariano? Me dijo que no. Y le pregunté si en la India había mucho vegetariano. El 50%, me dijo. ¿Por religión? No. They are economic vegetarians [son vegetarianos económicos]. La mitad de la población solo dispone de vegetales para comer. Ahora tenemos problemas serios y no estamos para estas frivolidades de los europeos de que a mí me pongan el tubérculo de proximidad, que está muy bien, pero que la Humanidad tiene otros problemas mucho más serios como alimentarse todos los días. Es que en la India viven 1.000 millones de personas. Y esos no van a las delicatessen. Están a llenar la tripa. Ahora, las sociedades opulentas de Occidente, los que vivimos en la opulencia, podemos decir que queremos el espárrago de la Ribera navarra. Pues bueno. La dieta vegetariana ovoláctea también me parece bien. Yo la recomendaría. Creo que es una forma bastante respetuosa ambientalmente de alimentarse.

Pero originariamente éramos intolerantes a la lactosa.

Aquí [Atapuerca] la tolerancia a la leche llegó tarde. Las gentes del Bronce eran intolerantes. Las del norte de Europa eran más tolerantes y las del Mediterráneo menos por influencia de la dieta, porque había más vacas en el norte. Y de hecho en España hay menos tolerantes a la leche que en Alemania, por ejemplo. Así que estoy dando consejos que valen para solo una parte de la población humana, porque si fuera asiático o africano no podría tomar leche, pero sí huevo y derivados de la leche como el queso. Es que es lo más simple. Si yo me quiero cuidar y no quiero engordar, tengo problemas de colesterol y no quiero estar calculando dietas: ovolácteo.

Fuente: https://elasombrario.com/juan-luis-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Hambre y armas

19 October, 2018 - 00:00

José Ramón Llanos

Cuando leí la noticia, inmediatamente rememoré la consigna tantas veces repetida: libros si, armas no. Sólo que ante el contenido de la noticia, entendí que había que adecuar la consigna: Pan, sí, aviones, no. Esta consigna deberá llenar las páginas de periódicos y el papel de la canalla, como nombran los burgueses y sus corifeos a las paredes y murallas. Es tan absurda la pretensión de los militares y algunos parlamentarios de emplear miles de millones de pesos para comprar bombarderos y otro tipo de aviones, que toda la población debe salir a las plazas y calles del país a protestar para impedir que se haga esa compra absurda. Que, además, constituye una revictimización de los padres y parientes de los centenares de niños y adultos que han muerto de hambre y enfermedades no atendidas por las carencias del sistema de salud.

En primer lugar, no es cierto que el país esté en peligro de recibir ataque de ningún país latinoamericano. El único país que bombardeó e invadió a varios países latinoamericanos fue Estados Unidos, con las secuelas de destrucción y muerte de los habitantes de Haití, Nicaragua, República Dominicana, Panamá, Guatemala, Argentina y México.

En segundo lugar, es ilógico que en Colombia se haga ese gasto innecesario, ya que aquí mueren de hambre centenares de niños; donde clínicas y hospitales no tienen suficientes espacios, ni recursos clínicos ni médicos para atender los pacientes que requieren atención médica y mueren en las puertas de estos establecimientos o en los automóviles al deambular por las calles del país, en busca de atención médica y no hallarla. Donde, además, las sedes de escuelas, colegios y universidades se caen a pedazos. Un ejemplo de este aserto es la sede de la Universidad Nacional de Bogotá.

En tercer lugar, es probable que la razón para la compra de los aviones, no es táctica militar, para la defensa del país, sino las altas comisiones que pagan las empresas fabricantes de aviones y armas. Sabemos que desde los años setenta del siglo XX, casi todas las compras de armas y aviones para las Fuerzas Armadas han estado rodeadas de denuncias de corrupción. Al comienzo de siglo, el senador Vargas Lleras criticaba la licitación para compra de aviones así: “A pesar de que en 2002 la licitación se terminó por escándalos de corrupción e inconveniencia, en enero de 2004 se abre con las mismas características técnicas”.

Esta pretensión de los militares exige que el Partido Comunista, la Colombia Humana, la Unión Patriótica, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, los Verdes el Polo Democrático Alternativo llenen las calles y plazas de Colombia de pueblo protestando para evitar la compra absurda.

Fuente: http://semanariovoz.com/hambre-y-armas/

Categorías: Tortuga Antimilitar

La fiebre del cobalto en el Congo

19 October, 2018 - 00:00

Para el pueblo congolés la historia se repite. En tiempo en los que los smartphones y los automóviles eléctricos marcan la pauta, las vastas reservas de cobalto situadas en el subsuelo de la República Democrática del Congo son objeto de codicia por parte de las grandes multinacionales. Empresas chinas y el gigante minero suizo Glencore se reparten un jugoso mercado.

Jérôme Duval

Históricamente, las industrias extractivas de los países occidentales han tenido un papel central en el pillaje de las materias primas no agrícolas de los países del Sur. Según un informe de la Comisión Económica para África, “La mayor parte de los capitales privados extranjeros invertidos en África, entre 1830 y 1935, fueron destinados a la industria extractiva y buena parte de las inversiones públicas coloniales iban destinadas a este sector.”

Un siglo después, esta explotación continúa a un ritmo desenfrenado a pesar de su contribución al cambio climático y de las indiscutibles consecuencias negativas que la explotación minera ha tenido para el grueso de la población y su medio ambiente. De acuerdo con un informe de la WWF publicado en 2015, un tercio del patrimonio natural mundial se encuentra actualmente amenazado por la explotación petrolera, de gas o minera. Un sector que se encuentra controlado por gigantes industriales como Glencore – fundada por Marc Rich, un hombre de negocios con un pasado dudoso – y sus 107 filiales offshore.

UN BOOM DEL COBALTO ALIMENTADO POR LA ESPECULACIÓN

Junto al litio, el cobalto es parte importante de las baterías de litio-ión de los teléfonos móviles de última generación, los smartphones. Aproximadamente un cuarto de la producción mundial de cobalto es utilizada en este tipo de teléfonos. Esas mismas baterías deberían equipar nuestros vehículos eléctricos llamados también “vehículos limpios”, pues se supone que liberarán a la humanidad de los hidrocarburos y contribuirán a disminuir nuestras emisiones de gas de efecto invernadero.

La República Democrática del Congo, a pesar de ser uno de los Estados más pobres del planeta, está repleta de riquezas. No obstante, desde su colonización por parte del rey de los belgas Leopoldo II, esas riquezas (recursos hidráulicos, oro, diamante, cobre, coltan, uranio y cobalto) han sido explotadas sistemáticamente para el único beneficio de los intereses occidentales. Este país, que es el mayor productor de cobre de África, posee la mitad de las reservas de cobalto de todo el planeta y asegura mas del 50% de su producción, o sea, cerca de 66.000 toneladas de un total global aproximado de 123.000 toneladas en 2016. Los beneficios de esta producción se concentran mayoritariamente en las manos del gigante suizo Glencore (en las minas de Kamoto Copper Company y de Mutanda Mining) y de las firmas chinas China Molybdenum (TFM) y CDM. Para este año 2018, Glencore proyecta producir aproximadamente el 35% de la producción mundial de este metal precioso.

La República Democrática del Congo posee la mitad de las reservas de cobalto de todo el planeta. El otro gran productor es China

La producción mundial de cobalto está concentrada en dos países: la República Democrática del Congo, sumida en un profundo marasmo político, y China, que es el segundo productor mundial. Esto implica riesgos importantes para empresas multinacionales que dependen fuertemente del suministro de este recurso, tales como Apple, Samsung, Volkswagen o Tesla. De hecho, recientemente, Volswagen anunció su decisión de instalarse en Ruanda para construir una fábrica ensambladora, con el propósito de acercarse a los yacimientos de cobalto de la RDC.

Fiscalidad reducida

Es de notar que el mismo Estado congoleño se beneficia muy poco de los ingresos del cobalto, pues según Albert Yuma, presidente de la Federación de Empresas del Congo (FEC) y de la empresa estatal (Gecamines) que explota el cobre y el cobalto en la RDC, solamente 88 millones de dólares (83 millones de euros) de un total de 2.600 millones de dólares de ingresos producidos por las compañías privadas en 2016, fueron a parar a las arcas de Gecamines. Incluso Martin Kwabelulu, ministro de minas de la RDC y cercano al presidente de la República Joseph Kabila, afirmó su deseo de aumentar la tasa de imposición fiscal y “en consecuencia, revisar el código minero ya obsoleto”.

Este código minero que favorece excesivamente a los capitales extranjeros, fue adoptado en 2002 bajo el dictado del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. La tasa de imposición fiscal inscrita en este código es de solamente del 2% para el cobre y el cobalto. A manera de ejemplo, y según un informe publicado en 2015 por el mismo FMI, la tasa de imposición del cobre en Indonesia es del 4%, en Zambia del 6% y en Chile del 14%.

El código minero del Congo, adoptado en 2002 bajo el dictado del Banco Mundial y del FMI, favorece excesivamente a los capitales extranjeros

El boom de la explotación de cobre en la RDC que pasó de una producción de 450.000 toneladas a un millón de toneladas desde que finalizó la guerra en 2002, no benefició realmente ni al Estado – a excepción de algunos intermediarios bien ubicados – ni mucho menos al pueblo congoleño. Esta vez parecería que las autoridades de la RDC están interesadas en beneficiarse más activamente del alza y de la expansión del mercado del cobalto. Sin embargo, esto no implica garantías en cuanto a la transparencia y a una mejor redistribución de los ingresos provenientes de esta renta.

Un intenso lobby en torno al nuevo código minero

El primer anuncio de reforma del código minero en 2016 generó fuertes reacciones. En enero de 2018, la Asamblea Nacional y el Senado congoleño adoptaron el nuevo código minero, el cual recibió luz verde por parte de Joseph Kabila… quien a pesar de que su mandato expiró en diciembre de 2016, se mantiene aún en el poder. Este nuevo código prevé un aumento de las regalías del 2% al 10% para aquellos minerales considerados estratégicos, como el cobalto. No obstante, según el ministro de minas, Martin Kabwelulu, los arreglos siempre son posibles en el reglamento que va anexo a la ley. Incluso si este nuevo código intenta un nuevo equilibrio en la repartición de las riquezas, no ataca la corrupción que ha gangrenado a todo el sector. Así el Instituto de Gobernanza de los Recursos Naturales (NRGI) nota que “una de las medidas contenidas en el proyecto del nuevo código minero prevé reservar un 10% de las acciones de las empresas operadoras en el sector privado congoleño, pero nada impide que estos sean miembros del gobierno, funcionarios públicos o personas cercanas al poder”, pudiendo acarrear nuevos conflictos de intereses. Finalmente, estas negociaciones parecen haber puesto frente a frente los dos grupos de predadores que se disputan el botín del Congo, extraído por decenas de miles de congoleños, en condiciones cercanas a la esclavitud.

El trabajo infantil y la esclavitud moderna en las minas

De acuerdo con UNICEF, más de 40.000 niños de entre 3 y 7 años trabajan en las minas del sur del país. Un reportaje de Sky News, difundido en febrero de 2017, muestra como niños de poca edad trabajan bajo condiciones infrahumanas en las minas congoleñas de cobalto, al mismo tiempo que Amnistía Internacional denunciaba, en un informe publicado en noviembre de ese mismo año, las deplorables condiciones del trabajo infantil. Según Lauren Amistead “aproximadamente el 20% de la producción total de cobalto de la RDC se realiza a mano, los niños lo extraen usando herramientas rudimentarias y sin ningún tipo de protección”.

Entre 110 y 150 mil “excavadores” o mineros artesanales venden el mineral bruto en los puestos de compra – controlados en su mayoría por los chinos, como por ejemplo el “deposito de Apple” situado cerca de la ciudad minera de Kolwezi en el sureste del país – a un precio aproximado de 7.000 dólares la tonelada. Los compradores son los que fijan el precio siguiendo teóricamente el curso de la bolsa de Londres, mientras los “excavadores”, quienes por supuesto ignoran las derivas de esta bolsa, sobreviven con ingresos miserables.

En las minas industriales administradas por las multinacionales, las condiciones no son necesariamente mejores, pues según los resultados de una misión de investigación de la Federación Sindical Internacional Industrial realizada en las minas de cobre y de cobalto de Glencore, los empleados en la mina de Kolwezi describieron sus condiciones de trabajo como “de nada menos que esclavitud”. Al no disponer de lavaderos ni de duchas en sus lugares de trabajo, estos deben llevarse la ropa sucia a sus casas, exponiendo a sus familiares a las enfermedades provocadas por el polvo de los minerales. Uno de los trabajadores afirma: “Al volver del trabajo estamos tan sucios, que no podemos ni siquiera abrazar a nuestros hijos”. Por su lado, dos ONG defensoras de los derechos humanos: el Observatorio Africano de Recursos Naturales (AFREWATCH) junto a la Asociación para el desarrollo de las comunidades del lago Kando (ADCLK), ya han alertado a la opinión publica sobre la contaminación de las aguas y la destrucción de los campos como resultado del derrame de sustancias ácidas y toxicas provenientes de las tuberías de la empresa minera Mutanda Mining (MUM), controlada por Glencore, Durante la noche del 16 al 17 de abril de 2017, este liquido toxico se expandió por los campos agrícolas de los habitantes de la zona hasta llegar al rio Luakusha, que a su vez desemboca en el lago Kando.

¿Quien se beneficia con la explotación del subsuelo congoleño?

Al igual que el petróleo de Nigeria, en el Congo la materia prima es extraída por las grandes multinacionales para luego ser exportadas a lugares en donde se efectúa su transformación y por lo tanto, se genera allí la plusvalía. El economista y activista Florent Musha asevera que “la RDC no exporta productos acabados y listos para ser utilizados por Apple, Samsung u otro gran utilizador de baterías en el mundo. La RDC exporta un producto minero para ser procesado”. Del procesamiento del cobalto se beneficia principalmente China, que es la principal comercializadora de cobalto refinado en el mundo. Así, 80% de la producción de la RDC sale rumbo a China desde los puertos de Dar es Salaam o desde Ciudad del Cabo en Sudáfrica. Al llegar a China una decena de refinerías se encargan de la transformación final del mineral. Alexis Muhima, del Observatorio de la sociedad civil por los minerales de Paz, situado en Goma, al este de la RDC, se queja de que “la explotación de recursos naturales no beneficia para nada a la población congoleña, sino solo a un puñado de personas”. Como lo explica el analista económico Al Kitenge, “uno se percata que la mayoría de los operadores internacionales son sociedades offshore en las que ni siquiera se sabe quienes son sus verdaderos accionistas. Desafortunadamente, esto permite que algunos operadores políticos sean a su vez actores económicos. Esto representa, desde luego, un conflicto de intereses absolutamente inaceptable que nos ha llevado a la lamentable situación en la que nos encontramos actualmente”.

El monopolio de las ganancias

En el marco de la celebración de la 30ª Cumbre de la Unión Africana, celebrada en Addis-Abeba, el comisario de comercio y de industria Albert Muchanga, asevera que “África pierde anualmente 80.000 millones de dólares en flujos financieros ilícitos, de los cuales un 70% proviene de las industrias extractivas, y particularmente de los recursos minerales. Estas pérdidas son el resultado de una variada gama de métodos contables particularmente creativos practicados por las corporaciones multinacionales”. Tales métodos, que incluyen la evasión fiscal y la sobrefacturación, son usuales a la hora de repatriar las ganancias. La multinacional Glencore, regularmente involucrada en casos de contaminación ambiental y ampliamente citada en los “Paradise Papers”, emplea 115.000 personas en 50 países alrededor del mundo, en cifras de 2016, y registró en 2017 un aumento de sus ganancias netas del 319% para colocarse en 5.780 millones de dólares. “Nuestros resultados de 2017 son los más altos de nuestra historia” indica, satisfecho, Ivan Glasenberg, para quien esos resultados no están nada mal, ya que recibió una remuneración estable de 1,5 millones de dólares en 2012, sin contar los 242,4 millones de dólares de dividendos basados en su parte de 8,40% de derechos de voto de la empresa.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/afric...

Categorías: Tortuga Antimilitar

En medio de una gran crisis económica, la oposición venezolana va de mal en peor

18 October, 2018 - 00:00

Clodovaldo Hernández

Si un grupo de expertos realmente independientes, basándose solo en el análisis de variables concretas, se dedicara a estudiar el caso de Venezuela, tendría un primer quebradero de cabeza con la pregunta: ¿Por qué en un país azotado por la hiperinflación, en el que la calidad de vida ha declinado drásticamente durante un lustro consecutivo y en el cual se está aplicando un severo plan de ajuste económico, el gobierno es más popular que la oposición?

Y que conste que la afirmación implícita en este interrogante no se basa en lo que dice el Gobierno. Claro que —como hacen todos los gobiernos— el aparato publicitario y comunicacional público dedica importantes recursos a reivindicar la popularidad del presidente Nicolás Maduro, pero la existencia de una sólida base de apoyo para él y, sobre todo, la precariedad de la oposición son realidades que muestran hasta los sondeos de opinión de instituciones claramente favorables a un cambio político, como la Universidad Católica Andrés Bello.

La encuesta de la empresa Ratio, perteneciente a esa tradicional universidad jesuita, ha sido como un despertar a bofetadas para muchos ciudadanos que prefieren seguir creyendo en la versión reiterativa de la dirigencia política y mediática de la oposición, según la cual el gobierno es rechazado por el país entero, pero se mantiene en el poder, siendo minoría, mediante artificios dictatoriales.

El sondeo reconoce que el lecho rocoso electoral del chavismo gobernante es superior a 30%, mientras el de sus adversarios apenas ronda el 20%. La otra mitad de la población fluctúa entre la indiferencia militante, la desesperanza y el afán de buscar soluciones individuales en un escenario de mera supervivencia.

El apoyo electoral es un dato crucial cuando se aproximan unas elecciones de concejales (diciembre) y también podría producirse en cualquier momento el referendo acerca del contenido de la nueva Constitución Nacional, que está elaborando la Asamblea Nacional Constituyente.

Medidas económicas: ¿populares?

Uno de los puntos más sorprendentes del cuadro actual en Venezuela, reflejado por el sondeo, es que la popularidad de Maduro, contra casi todos los vaticinios, ha repuntado después de que comenzó a aplicarse un Plan de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, al que los factores opositores han caracterizado como un “paquetazo rojo”, en referencia al carácter neoliberal que le atribuyen a algunas de las medidas, y al color característico del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la organización política más poderosa del país, fundada por Hugo Chávez.

Según analistas de tendencia opositora que han opinado sobre los resultados de la encuesta de la Universidad Católica, como Armando Pernía, resulta claro que Maduro está viviendo uno de sus mejores momentos desde que arribó aparatosamente a la presidencia, en abril de 2013, en elecciones sobrevenidas tras la muerte de Chávez. Este dato no deja de sorprender porque la tendencia de todos los gobiernos es a desgastarse en el ejercicio del poder, y más cuando se atraviesa por una incesante tormenta económica, como le ha ocurrido al de Venezuela, debido a la caída de los precios petroleros y, más recientemente, al cerco financiero tendido por Estados Unidos y varios países europeos.

El respaldo popular al ajuste económico no es producto de una especie de epidemia de masoquismo. Tiene que ver con el hecho de que incluyó un enorme incremento del salario mínimo nacional, que alivió, al menos por unas semanas, el azote de los precios hiperinflados, aunque también ha acelerado la espiral hasta niveles insoportables.

La gente también le ha dado respaldo a un aumento del precio de la gasolina que viene acompañado de una nueva modalidad de subsidio directo para el que debe utilizarse el documento conocido como carné de la patria. La oposición ha calificado esta modalidad como una forma de control político.

Los resultados del mencionado estudio demoscópico (así como la percepción cotidiana) no son como para que el gobierno monte una fiesta. Por ejemplo, el 75% califica la situación del país como negativa y el 62,9% evalúa mal la gestión de Maduro. El detalle revelador es que esos números son mejores que los obtenidos en sondeos realizados en meses y años anteriores. Además, en la acera de enfrente, cuando se busca la alternativa, solo parece haber ruinas.

¿Qué le ocurre a la oposición?

Si Maduro vive o no su mejor momento en seis años es un punto discutible. En lo que sí parece haber acuerdo es en que la oposición está en el peor, incluso si se amplía el horizonte temporal hasta los casi 20 años que han transcurrido desde la llegada de la revolución Bolivariana al poder, en 1999.

La situación de las fuerzas antichavistas es especialmente negativa si se la compara con diciembre de 2015, cuando obtuvieron una clamorosa victoria en las elecciones parlamentarias. Cualquiera que hubiese contabilizado el capital político acumulado por la oposición en ese momento y lo compare con el que tiene hoy tendría que concluir que en estos tres años ha de haberles ocurrido una gran catástrofe.

La explicación que circula por el mundo indica que el gobierno asumió el camino dictatorial al desconocer la mayoría parlamentaria opositora mediante jugadas judiciales. Esa narrativa deja a un lado una serie de errores cruciales que la dirigencia política antigubernamental ha cometido en el transcurso de estos tres años.

El primero de ellos fue tratar de utilizar la mayoría en la Asamblea Nacional para propiciar un anticipado cambio de gobierno. Tan pronto asumieron el control del Poder Legislativo comenzaron a prometer que Maduro sería desalojado del mando en un plazo máximo de seis meses, sin tener siquiera un acuerdo interno sobre los mecanismos que iban a usar para lograrlo.

Unos líderes hablaban de destituir al presidente por su supuesta nacionalidad colombiana; otros se decantaban por un rápido juicio político; otros propusieron convocar a una Asamblea Nacional Constituyente; y otros plantearon que el mandatario era susceptible de remoción por abandono del cargo. Paralelamente, estaban corriendo los tiempos para convocar un referendo revocatorio del mandato de Maduro, impulsado por un sector de la oposición y que no se concretó, según el gobierno, porque se presentó tardíamente, y, según los adversarios, porque el Consejo Nacional Electoral lo boicoteó. En resumen, transcurrido el primer año del Parlamento con mayoría opositora, Maduro seguía estando en el poder.

Jesús “Chúo” Torrealba, quien fue secretario ejecutivo de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en ese tiempo, lo hace ver constantemente en un programa de radio que modera en una emisora de Caracas: “No se puede aceptar lo que no se asume. La unidad se dividió por las mismas personas que la dirigían en 2016, quienes creían que ya el gobierno estaba a punto de salir y, en vez de buscar la forma de terminar de sacarlo, lo que hicieron fue echarse cuchillo unos con otros para ver quién terminaba de heredar la silla de Miraflores (el palacio de gobierno)”, dijo Torrealba recientemente.

La clave está en 2017

Luego de lo ocurrido en 2016, los peores errores opositores estaban por llegar. En 2017, el ala radical tomó nuevamente el timón de la coalición opositora, tal como ya lo había hecho entre 2002 y 2004, y en 2014, tiempos en los que propiciaron un golpe de Estado, una huelga petrolera y desórdenes focalizados conocidos en Venezuela como guarimbas. Lo de 2017 vino reforzado, pues los disturbios que se prolongaron por cuatro meses dejaron una estela de más de 120 muertos, incontables lesionados, enormes daños materiales y miles de detenidos, entre ellos una buena cantidad de dirigentes a los que se caracterizó desde entonces como presos políticos.

La violencia se concentró en zonas de clase media de Caracas y otras ciudades del país y terminó por provocar rechazo incluso entre los militantes opositores que son mayoría en esos enclaves. Ese descontento les ha pasado factura posteriormente.

Como salida a una situación que degeneraba ya hacia la guerra civil, Maduro se jugó la carta de la Asamblea Constituyente, la misma que había sido asomada por los opositores un año antes. Pero la oposición, al parecer siguiendo instrucciones o recomendaciones externas, optó por no participar. El cuerpo deliberante especial que se eligió el 30 de julio de 2017 quedó, en consecuencia, integrado exclusivamente por partidarios del gobierno. Ese organismo ha asumido poderes supraconstitucionales, entre ellos los del Parlamento de mayoría opositora, que previamente había sido declarado “en desacato” (una figura novedosa en la jurisprudencia venezolana) por el Tribunal Supremo de Justicia.

En las tres elecciones que siguieron, los opositores han tenido una actitud errática. Participaron en las de gobernadores y ganaron en cinco de los estados, incluyendo Zulia, la principal provincia petrolera venezolana. Pero el gobernador electo de esa entidad, Juan Pablo Guanipa, del partido derechista Primero Justicia, se negó a prestar juramento ante la Asamblea Constituyente, a la que las fuerzas opositoras no reconocen como legítima. La oposición asegura que también ganó la elección del selvático y minero estado Bolívar, pero la autoridad electoral declaró triunfador al candidato chavista. La denuncia de fraude fue desestimada por el Consejo Nacional Electoral.

Después de ese episodio, la oposición se abstuvo en las elecciones de alcaldes de diciembre de 2017, cediendo casi todo el poder municipal que tenían. En la actualidad, solo 26 de los 321 alcaldes son militantes opositores. Las alcaldías son las instancias de gobierno más cercanas a la ciudadanía.

2018: más errores

Al iniciarse 2018, estaba tomando cuerpo la esperanza de que gobierno y oposición llegaran a acuerdos para realizar las elecciones presidenciales pautadas por la Constitución vigente. Cuando ya estaban a punto de suscribir un pacto, en las conversaciones realizadas en República Dominicana (en las que participó como facilitador el expresidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero), los delegados opositores rompieron el diálogo y anunciaron que los partidos de la coalición MUD no participarían en lo que calificaron como una farsa electoral.

La decisión rompió también a la MUD por dentro. Llegó la gran crisis interna, y la MUD, que venía funcionando desde 2010, debió ser sustituida por una nueva alianza, denominada Frente Amplio Venezuela Unida. Esta organización, sin embargo, aún no ha cuajado ni tiene líderes reconocidos nacionalmente. Para completar la crisis, el boicot a las elecciones no fue acatado por todos los sectores opositores, pues se presentaron tres candidatos presidenciales en contra de Maduro, quienes en conjunto obtuvieron alrededor de 3 millones de votos, frente a 6,2 millones del aspirante a la reelección.

Después de ese resultado, la oposición quedó en una situación crítica, con muchos dirigentes haciéndose mutuas acusaciones y buena parte del liderazgo fuera del país, dedicado a solicitar sanciones económicas contra el gobierno.

El politólogo opositor Carlos Raúl Hernández, quien respaldó una de las opciones participantes en las presidenciales, la del exgobernador del occidental estado Lara, Henri Falcón, ha sido uno de los críticos más agudos de la dirigencia que optó por el abstencionismo. “Quienes llevaron a la oposición a este abismo no pueden pretender ahora seguir siendo sus líderes”, dijo.

Una de las voces más escuchadas del ámbito opositor, el economista Luis Vicente León, directivo de la encuestadora Datanálisis, dibuja un cuadro dramático: “La división es una de las múltiples dificultades que tiene la oposición. Sus dirigentes están desconectados entre sí y con la población, sus fracturas han generado que una parte del país les rechace, hay un vacío de propuestas, están en su peor momento de la historia, si hoy la oposición tuviera cómo presionar, el gobierno no tendrían ni siquiera con quién negociar”, declaró León al diario regional Panorama.

En estado comatoso

Algunos analistas políticos apostaron a que la masa crítica opositora iba a reactivarse a raíz de la detención del diputado Juan Requesens, también de Primero Justicia, como parte de las investigaciones del atentado fallido contra el presidente Maduro y buena parte de las autoridades del Estado, el 4 de agosto en una céntrica avenida de Caracas. Sin embargo, el parlamentario ya ha cumplido dos meses en la cárcel y las manifestaciones que se han convocado en solidaridad con él no han tenido casi ningún apoyo popular.

Ese intento de magnicidio trajo aún más divisiones internas, pues los sectores más radicales, desde el exterior del país, salieron a reivindicar su autoría, mientras la oposición más moderada pretendió ponerlo en duda, dando a entender que fue una acción del propio gobierno para victimizarse y justificar la represión.

La falta de sintonía de la dirigencia política con las bases se puso de nuevo en evidencia en las últimas semanas. El llamado Frente Amplio Venezuela Libre, la coalición que espera sustituir a la MUD, hizo una asamblea en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela, la más importante del país. En ese encuentro acordaron convocar a una huelga nacional de un día, el viernes 5 de octubre, en rechazo a las medidas económicas decretadas por Maduro el 20 de agosto. La convocatoria fracasó ostensiblemente, al punto de que los medios de comunicación de tendencia opositora optaron por actuar como si el llamado a huelga nunca hubiese ocurrido.

Liderazgos importados

Otro síntoma que indica a las claras el colapso de los liderazgos opositores venezolanos es que la vocería de las iniciativas la han llevado últimamente figuras extranjeras, convertidas en furibundos adversarios en el debate cotidiano: el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro; varios presidentes y expresidentes latinoamericanos; y funcionarios estadounidenses como el senador Marco Rubio; la embajadora ante las Naciones Unidas, Nikki Haley; el secretario de Estado, Mike Pompeo; el vicepresidente, Mike Pence y hasta el propio presidente Donald Trump.

Desesperada por la ausencia de líderes nacionales creíbles, una porción de la militancia opositora ha optado por hacerse partidaria de una anunciada intervención humanitaria internacional que podría realizarse mediante el uso de la fuerza militar. No obstante, cuando se hace un análisis más reposado de ese escenario, parecen ser mayoría los opositores que rechazan la opción y plantean que es necesario volver a la ruta de las elecciones y del diálogo con el gobierno.

El ya mencionado politólogo Carlos Raúl Hernández lo resumió así en sus redes sociales: “Todo lo que hemos ganado, incluso la esperanza, ha sido con votos. Todo lo que hemos perdido, incluso la esperanza, ha sido por la abstención”.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/venez...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Bombas majas

18 October, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Estos son los motivos de la despoblación rural en España (y no es el envejecimiento)

18 October, 2018 - 00:00

Un estudio del profesor de Geografía en la Universitat de Valencia (UV) Luis de Romero sitúa el "entramado jurídico" y la "arquitectura institucional del Estado español" entre las primeras causas del despoblamiento en zonas rurales de España, y propone "una nueva carta puebla para el medio rural, recuperar el paradigma de los bienes comunales y una reforma política y electoral como alternativas a la despoblación".

Estas son las conclusiones que arroja este estudio, según ha informado la UV en un comunicado. La línea de investigación de De Romero, desde el grupo Recartografías, plantea soluciones a un fenómeno global con consecuencias sociales, económicas, ambientales y culturales, y que ya provoca miles de núcleos de población deshabitados. Su libro 'Despoblación y Abandono de la España Rural' se presentará este lunes en la Facultad de Geografía e Historia.

De Romero elude a pueblos abandonados de Huesca, Lleida, la Rioja o Castellón y lugares anegados para la construcción de grandes embalses, imágenes que hablan de tierras "pobres y deshabitadas, expropiadas, de éxodo rural" o la isla de Tabarca, un lugar "idealizado por el imaginario del 'Levante Feliz'", y por contra "recientemente ha experimentado una importante recesión demográfica".

"Actividades tan defendidas como el turismo no son suficientes para mantener las comunidades rurales, si no hay otras actividades económicas o incentivos", apunta Luis de Romero, adscrito al Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local, en referencia a la isla situada en término de Alicante.

La investigación del profesor de Geografía demuestra cómo la construcción y configuración del estado nación español como proyecto liberal "se ha hecho a expensas de la explotación, desarticulación y a veces destrucción física de las culturas rurales".

En este sentido, "los estados modernos configurados después de las revoluciones burguesas han desincentivado la vida rural en pro de la industrialización, pero en España ha sido un proceso mucho más rápido e intenso que en el resto de Europa".
Recuperación de los bienes comunales

El investigador valenciano ha apostado por la recuperación y nuevo uso de los bienes comunales, aquellas tierras en forma de bosques, prados, sendas y caminos, molinos, estructuras de piedra en seco o vedados, la gestión de los cuales tradicionalmente ha pertenecido a la colectividad de los individuos del municipio y que ahora suelen estar en manos privadas o de la Administración.

En este sentido, la línea de De Romero muestra cómo en España "continúa existiendo una imagen esencialmente negativa del mundo rural", muy superior a otros países del entorno, y cita los casos de experiencias positivas de recuperación rural como las comarcas próximas a la autovía Sagunt-Somport (autovía de Teruel) en el caso de Mas Blanco (San Agustín, Terol); o Trevijano (la Rioja), Valdepiélagos (Madrid) o el eje del Prepirineo catalanoaragonés.

El experto cita como principales causas de la despoblación existente en España "el entramado jurídico" y "la arquitectura institucional del Estado Español", con diferentes administraciones poco coordinadas, realidades territoriales muy diferentes y una superestructura como la Unión Europea que, si bien ha ayudado a mantener algunas áreas rurales, "no ha ayudado a aquellas no competitivas".

"Además, existen procesos históricos como por ejemplo la privatización de todo tipo de bienes comunales desde el siglo XVIII con varias reformas legales, que se han convertido en todo un mecanismo de expulsión de población, especialmente la más humilde", explica el experto.

La línea de investigación de Luis de Romero plantea que la solución a la despoblación se encuentra en la población urbana y propuestas como la custodia del territorio, las ecoaldeas, los movimientos ecologista y Slow, además de asociaciones en defensa de los oficios tradicionales y del paisaje, entre otros.

A modo de ejemplo, cita que, según datos del Global Ecovillage Network, en el año 2016 el número de proyectos de ecoaldeas superaba el millar en un total de 110 países, y España es el segundo país del mundo en este tipo de iniciativas, únicamente superado por los Estados Unidos.

"Hay que superar el discurso del no hay alternativas al despoblamiento, y aunque sea a una parte del territorio, pensar en nuevos modelos, nuevas políticas y acciones coordinadas, para evitar la pérdida cultural y ambiental que supone el fin del mundo rural", reivindica De Romero.

Fuente: https://www.vozpopuli.com/espana/mo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas