Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 2 min 19 seg

Seis antimilitaristas piden su exclusión del censo electoral

6 November, 2019 - 14:41

A las once y media de la mañana del 6 de noviembre de 2019 seis miembros del Grup Antimilitarista Tortuga se han presentado en las oficinas del Instituto Nacional de Estadística (INE) en Alicante para devolver sus tarjetas del censo electoral y pedir su exclusión del mismo.

Desde hace años Tortuga trabaja a favor de la Objeción de Conciencia al Sistema Electoral. Con esta acción, nuestro grupo pretende denunciar el falso carácter democrático de nuestro actual sistema político, puesto que no permite que la gente participe de ninguna manera en la resolución de los problemas que le afectan.

Los antimilitaristas han registrado un documento que demanda la ya citada exclusión del censo electoral. Quedan a la espera de respuesta. Pero, además, han rellenado un formulario oficial en el que solicitan que su información censal no llegue a los partidos políticos y, por lo tanto, no recibir propaganda electoral en el buzón.

Hemos de destacar el trato cercano, preocupado y eficiente que los activistas han recibido por parte del personal que les ha atendido.

Por último, se ha desplegado una pancarta que reza: “Lo llaman democracia y no lo es”.
Desde Tortuga seguimos apostando por no colaborar con el actual sistema político y por abrir vías realmente democráticas y asamblearias.

Grup Antimilitarista Tortuga
Campaña de Objeción al Sistema Electoral

Categorías: Tortuga Antimilitar

Adolfo Fernández: "Mantenemos una postura política y asumimos las consecuencias"

6 November, 2019 - 00:00

La Fiscalía solicita para un insumiso electoral, Adolfo Fernández González, el pago de una multa de 4.000 euros por no acudir a su puesto como vocal en una mesa en las elecciones del 28 de abril y, en caso de no abonarla, sería sustituida por seis meses de prisión. Según informa EFE, Fernández ha señalado que asume «las consecuencias» que pueda acarrearle su negativa a presentarse al requerimiento de la Junta Electoral en la cita electoral del pasado 28 de abril durante el juicio que se celebrará contra él el próximo 14 de noviembre en un juzgado de Gijón.

El acusado presentó alegaciones a la Junta Electoral para eludir su comparecencia a formar parte como vocal de la mesa, pero no prosperaron porque, según ha explicado, «la objeción de conciencia no es considerada como un eximente». Al ser rechazada su motivación política, volvió a enviar un escrito a la Junta Electoral donde se autoinculpaba «de lo que pudiera pasar» pero incidía en que no iba a variar su posicionamiento y que no iba a personarse a conformar la mesa electoral porque, según ha señalado, no cree en «la democracia representativa del sistema vigente».

De cara a la nueva convocatoria electoral del próximo 10 de noviembre una veintena de personas ha constituido un grupo de apoyo a la insumisión electoral en Asturias para reivindicar la objeción de conciencia ante el requisito legal de formar parte de las mesas y respaldar así a Fernández. El grupo de apoyo considera que la ley actual es «injusta» y las votaciones cada cuatro años son un mero «espectáculo» limitadas a elegir entre partidos apoyados por bancos y fuertes emporios económicos una delegación que no tiene un poder real de decisión. Además, una vecina de Langreo se ha declarado insumisa electoral de cara a los comicios del próximo domingo y está a la espera de la contestación de la Junta Electoral a su negativa a formar parte de una mesa.

La Voz de Asturias

Categorías: Tortuga Antimilitar

Agustín Velloso: “En los años 30 sería antialemán como ahora soy antiisraelí”

6 November, 2019 - 00:00

Emilio Martínez

Hace unos días estuvo en Elche en un acto organizado por el grupo Antimilitarista Tortuga el profesor de la UNED Agustín Velloso, experto en pedagogía en lugares de conflicto, para hablar sobre “Educación para la guerra, educación para la paz. Modelos pedagógicos”.

Aprovechamos la ocasión para conocer de cerca los casos del Sáhara, Palestina e Iraq, ocupados por Marruecos, Israel y coalición internacional encabezada por EEUU, para repasar también algunos de los más de 15 libros que este docente tiene en su haber.

Escuchar audio:
https://radio4gelche.com/index.php/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Fascismo y neofascismo: 75 años de diferencia

5 November, 2019 - 00:05

Estremece y deprime leer una noticia de este tipo: “Gobierno y judicatura española vuelven a proteger a los guardias civiles del Tarajal”

'Sólo' son 15 personas, quizás legalmente no es un crimen de Estado, pero este nuevo crimen define bien qué significa el Estado de derecho y la democracia 75 años después de derrotado el fascismo.

El fascismo se extinguió de nombre y la democracia lo transformó en neofascismo.

Primero expolia y destruye mediante leyes internacionales o por las armas países enteros y con ello el futuro de millones de seres humanos en países conquistados, antiguamente conocidos como razas inferiores.

Luego les impide escapar de esa cadena a pena de miseria y de muerte.

Los que intentan sortear las barreras –con todo derecho- son recibidos a pelotazos de 'goma' en un juego macabro de tiro al plato.

No se sabe de ninguno de los francotiradores que objetase una orden tan criminal como absurda.

No hubo ningún benemérito mando que implorara a la Virgen del Pilar que le iluminase sobre cómo manejar de forma menos terrible y más sencilla un mero problema de intendencia causado por un grupo de desharrapados exhaustos intentando llegar a la playa para entregarse a sus pies.

¡Qué más hubieran querido ellos que rendirse a los guardias para ser envueltos en una manta y ser llevados al centro de acogida! ¡Qué persona que se considera civilizada puede pensar que la huida de la miseria merece una salva de tiros!

¿Qué mentalidad y qué formación tienen los miembros de un cuerpo armado para disparar a personas indefensas luchando por su propia vida con el único objetivo de poner un pie en tierra firme?

¿Hay precedentes de bandas criminales organizadas dedicadas a salir nadando del mar para atacar a los españoles, especialmente los uniformados y fuertemente armados?

¿Qué peligro corría un grupo de uniformados armados que les impulsara a atacarles de esa manera?

“La misión principal de la Guardia Civil será garantizar la protección de los ciudadanos frente a los actos delictivos, asegurar el cumplimiento de las leyes llevando ante la justicia a todo el que las incumpla, defender el libre ejercicio de los derechos y las libertades y preservar la seguridad ciudadana.”

No se ve ningún delito por parte de los migrantes, pero si lo hubiese no es de tal gravedad que justifica el uso de armas tan peligrosas, ni tampoco lo eran las circunstancias, ni la experiencia de muchísimas llegadas anteriores de migrantes lo avala.

La acción más cruel, más alocada, más contraria a un mínimo sentimiento humanitario fue la elegida.

¿Aceptarían la jueza, los autores del tiroteo, sus mandos, los miembros del gobierno y cualquier ciudadano que sus propios hijos hubieran sido recibidos a balazos de goma en las costas de Camerún?

El resto de la sociedad española –mayoritariamente- no ha reaccionado ante este horror sin sentido e innecesario ocurrido hace casi seis años.

Esa falta de respuesta confirma que el neofascismo es soportado con más o menos resignación por algunos, sencillamente aceptado por otros.

La mayoría de la población también soporta o acepta otras facetas del neofascismo: la agresión militar española a países igualmente sometidos por los grandes poderes.

Lo mismo sucede con otras intervenciones de diverso tipo en otros países. Apoyar públicamente y también con acciones encubiertas a gobiernos que estos días reprimen con violencia letal las justas protestas sociales y económicas de millones de personas, es otra señal inequívoca de neofascismo.

En casa también hay señales del neofascismo, más bien abundan, las cuales son igualmente ignoradas por la mayoría de la población, escondidas por el gobierno y maquilladas o tergiversadas por los medios de comunicación y por los que saben: represión salvaje a manifestantes pacíficos, sentencias como las de Alicia en el país de la maravillas, espionaje político, premios a delincuentes, violación de la Constitución, desvío constante de dinero público para armamento ¡innecesario y probadamente ineficaz!, desatención programada a los más necesitados en pensiones, sanidad, educación... la ley del más fuerte.

La diferencia entre el fascismo y el neofascismo es la resignación, la aceptación y la celebración por parte de la población, según la opinión política de cada uno de sus miembros, la cual se puede encuadrar de forma general y respectivamente en tres grandes grupos: PSOE, PP y Vox.

Categorías: Tortuga Antimilitar

El ataque a Pikara Magazine agrede a la libertad de prensa y al movimiento feminista

5 November, 2019 - 00:00

Pikara Magazine

Hemos dado una rueda de prensa, junto con Irantzu Varela, para denunciar las violencias que estamos sufriendo las periodistas y comunicadoras feministas.

Esta semana hemos amanecido con pintadas fascistas en la redacción de Pikara Magazine. Tras la pertinente denuncia en la ertzaintza, donde nos confirmaron la inutilidad de este hecho porque “no iba a tener recorrido”, y después de recibir un montón de muestras de cariño y apoyo en el auzolan feminista que convocamos el mismo lunes por la tarde para no limpiar la pintada, sino “pasarla por encima”, hemos hecho una rueda de prensa para denunciar el ataque a la libertad de prensa y la inacción de las instituciones públicas.

“Dar alas a políticos ultraderechistas para leer en público nombres de personas que reciben ayudas sociales, legitima actos como el de las pintadas. La legitimación de la extrema derecha en los medios de comunicación a gran escala, donde lanzan discursos de odio, alenta los ataques a pequeña escala como los que ha sufrido Faktoria Lila, la redacción de Pikara Magazine, el local de Ongi Etorri Errefuxiatuak o los murales antifascistas del barrio Bilbao La Vieja”, ha apuntado Andrea Momoitio, coordinadora de Pikara Magazine. Además, el ataque a la revista tiene la especificidad de que busca limitar la libertad de expresión de un medio de comunicación. Por eso, el ataque a Pikara agrade tanto al periodismo crítico y a la libertad de prensa, como al movimiento feminista.

Un momento de la rueda de prensa. / Foto: Txeng Meng (Flickr)

Desde Pikara Magazine llevamos años denunciando que las violencias que sufren las periodistas y las comunicadoras de feministas a través de redes sociales. Por ello, en diciembre de 2018 registramos una petición en el Congreso, redactada por la abogada Laia Serra, en la que proponíamos una serie de políticas públicas para tratar de frenar las violencias a través de internet y pedíamos a las instituciones que cumplan con los tratados internacionales porque, entre otras cosas, tienen la obligación de monitorizar todas estas violencias e investigarlas. De momento, no hemos obtenido respuesta. Y es que, tenemos claro que las violencias digitales de “online” sólo tienen el canal, porque las consecuencias en los cuerpos y en las vidas de las compañeras que las sufren son reales.

La comunicadora feminista Irantzu Varela, que comparte espacio y colabora con Pikara Magazine, ha denunciado también en la rueda de prensa el acoso y violencia que lleva sufriendo meses y que se han intensificado las últimas semanas. Su antiguo local de trabajo lleva tres pintadas con ataques personales en las últimas tres semanas, además se han publicado sus datos personales en una cuenta Twitter, que sigue abierta a pesar de haber sido denunciada y reportada en varias ocasiones. Que su número de teléfono, y otros datos personales, se haya publicado ha provocado que le lleguen decenas de mensajes de contenido sexual, con imágenes explícitas. “Lo que me está pasando no sólo tiene que ver con la normalización de los discursos fascistas en los medios de comunicación, sino también con la violencia estructural porque el sistema no está poniendo los recursos necesarios para evitarlo. Que no haya recursos es otra forma de violencia”, ha subrayado. “Es la obligación del estado defendernos, por eso tienen el monopolio de la violencia legítima, pero como lo no lo hacen sólo nos queda la autodefensa”, ha afirmado la comunicadora.

En la rueda de prensa también ha participado Itziar Gandarias, en representación del movimiento feminista de Euskal Herria, quien ha insistido en que la violencia no se puede quedar sin respuesta y ésta tiene que ser colectiva.

¿Qué otra herramienta, si no son las políticas públicas, podemos esperar cuando sabemos que la denuncia no sirve? ¿Qué más puede pasar? ¿Qué más tiene que pasar para que se tomen medidas?, son las preguntas que lanzamos desde Pikara Magazine.

Eskerrik asko

El equipo de Pikara Magazine queremos agradecer las muestras de apoyo y cariño que hemos recibido estos días, así como todos los comunicados y posicionamientos públicos de diferentes organismos y colectivos. También queremos dar las gracias al apoyo expreso recibido durante la rueda de prensa por parte de Sare Antifascista, Galtzagorri, la Coordinadora de grupos de Bilbao La Vieja, San Francisco y Zabala, Podemos Euskadi, EH Bildu y el movimiento feminista de Euskal Herria. Y damos un abrazo enorme a todas las personas que el lunes por la tarde vinieron a nuestra sede para recordarnos que no estamos solas.

Ya lo dijimos en el editorial del último anuario de #PikaraEnPapel, vamos a combatir el odio hablando, escribiendo, creando y tejiendo redes entre nosotras.

Fuente: https://www.pikaramagazine.com/2019...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Devolución de tarjetas censales: Alacant, miércoles 6 de noviembre

4 November, 2019 - 19:32

Con motivo de las elecciones de la próxima semana, miembros del Grup Antimilitarista Tortuga, junto con quien nos quiera acompañar, nos daremos cita el próximo miércoles 6 de noviembre, a las 11'30 de la mañana, a las puertas del Instituto Nacional de Estadística de la ciudad de Alacant (c/ México, 20, zona Babel). El objetivo es proceder a la devolución de las tarjetas censales que llegan a nuestro buzón cada vez que se convocan comicios. Con este gesto, al que uniremos la petición de que no se nos vuelvan a enviar y seamos eliminados del censo electoral a todos los efectos, pretendemos denunciar lo que, a nuestro modo de ver, lejos de constituir una expresión de democracia, es una perversión y obstaculización de la misma.

Para que quede patente nuestro acto y sus motivaciones haremos entrega del siguiente escrito:

Yo,……………………………………………………………………….., con dni……………..,

con domicilio en………………………………………………………………………………….

DECLARO

Que no considero que el régimen político que nos rige sea una democracia. Para que ello fuese así, al menos, debería haber cauces para que las personas de la sociedad pudiésemos deliberar y decidir directamente sobre aquellas cuestiones que nos afectan, cosa que no ocurre en modo alguno.

Que aspiro a un modelo social verdaderamente igualitario y democrático en el que, efectivamente, las personas podamos gestionar nuestras propias vidas en libertad, y entiendo que el actual modelo político, por su propia naturaleza y objetivos, impide y reprime cualquier posibilidad de caminar hacia dicha meta.

Que me encuentro muy cansado/a de la agresiva y persistente publicidad de los partidos políticos y del propio electoralismo, la cual inunda la práctica totalidad de medios de comunicación y todo tipo de espacios íntimos, haciendo casi imposible que me pueda sustraer a ella, con el resultado de que siento que mi conciencia se encuentra permanentemente violentada.

POR TODO ELLO

Devuelvo a este organismo la tarjeta censal que me ha hecho llegar de cara a las próximas elecciones solicitando, asimismo, que no me sea enviada nunca más.

Solicito también que, si ello es posible, se me excluya del censo electoral a todos los efectos, especialmente en lo que se refiere a la obligación coactiva de tener que formar parte de las mesas en las que se vota, y a que se faciliten mis datos para el envío de publicidad de los partidos políticos.

Atentamente,

Alacant, 6 de noviembre de 2019

Queremos informar también, de que el Grup Antimilitarista Tortuga ha hecho público un documento en el que explica su postura ante el electoralismo y propone diversas acciones para practicar desobediencia ante él:

Lo llaman democracia y no lo es. Estrategia y táctica para la desobediencia electoral

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un militar apuñala a su pareja en Zaragoza y después se suicida

4 November, 2019 - 18:00

La Razón

Una mujer de 25 años permanece ingresada en la UCI del hospital Miguel Servet de Zaragoza tras ser apuñalada esta madrugada por su pareja, un militar de 26 años, que después ha muerto al arrojarse al vacío desde una grúa.

Según han informado a Efe fuentes del Gobierno de Aragón, la mujer está estable dentro de la gravedad y su vida no corre peligro.

Fuentes de la Policía Local han precisado que la mujer ha sido apuñalada en la calle José Oto del barrio de la Jota después de haber mantenido una fuerte discusión en una vivienda del barrio de Jesús.

La policía recibió varias llamadas alertando de que se estaban produciendo gritos y amenazas en dicho domicilio y de la agresión en la calle José Oto, han indicado fuentes de la Delegación de Gobierno.

Agentes de la Policía Nacional salieron en busca del autor de las puñaladas y lo encontraron a las 00.19 horas encaramado a una torre grúa de una obra ubicada en la calle Cosuenda, desde la que se ha lanzado al vacío, pese a la intervención de un negociador. Aunque el hombre ha sido atendido de inmediato por los servicios médicos de bomberos ha fallecido.

La delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez, informará sobre este caso de violencia machista en una rueda de prensa ya prevista a las 12:00 horas para explicar el dispositivo para las elecciones generales del 10 de noviembre. EFE

La Razón

Categorías: Tortuga Antimilitar

Charla en El Margalló

4 November, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Lo llaman democracia y no lo es. Estrategia y táctica para la desobediencia electoral

4 November, 2019 - 00:00

La institución electoral y sus procesos, esto es, los comicios cada vez más frecuentes y la presencia mediática a todas horas de las principales figuras de los partidos en los medios de comunicación -tradicionales y de internet-, han conseguido conformar en la sociedad el pensamiento de que el partido político, el voto y el ejercicio de gobierno por parte de supuestos representantes de la “voluntad popular” son la única forma posible -llegando a ser inexorable- de gestionar la vida en común. De hecho, no tienen el más mínimo pudor en denominar como “democracia” al sistema político que han implantado, y que fortalecen sin cesar con su martilleante y omnipresente publicidad, llegando incluso a etiquetar como “irresponsables” a quienes no comulgamos con sus axiomas y nos abstenemos de colaborar con él. Sin embargo, no es cierto en absoluto que este sistema político represente el igualitarismo que podría definirse como “democracia”. Tampoco lo es que carezca de alternativas.

Socialismo, autogestión y asamblea

En el verano de 2003, desde el Grup Antimilitarista Tortuga compartíamos un escrito que, con el nombre de“Socialismo Autogestionario Noviolento”, trataba de poner sobre la mesa una breve crítica al modelo social en el que vivimos y una, no menos sintética, propuesta de transformación del mismo. En él reflexionábamos sobre el concepto “militarismo en sentido amplio”, definición que pretendía abarcar aquellos mecanismos, más allá de los sistemas armados y físicamente punitivos, que los individuos y grupos que detentan el poder en la sociedad emplean para el control y la subordinación a sus intereses de las personas que la integran.
Incluyendo, entre otros “el control de la información, la manipulación de las conciencias, el fomento de la cultura de la evasión y la gestión del miedo y la inseguridad”, éste, nada despreciable, arsenal de herramientas de dominación mediante la persuasión y el miedo, suma también al sistema electoral vigente en la búsqueda y satisfacción de dichos intereses.

En el mismo documento, recogiendo implícitamente la herencia de todas aquellas sociedades, grupos políticos e individuos humanos que han materializado, sobre el papel y en la misma historia, un verdadero proyecto de vida social horizontal, en igualdad y libertad, recordábamos que el socialismo es también “esa aspiración a la libertad, al gobierno del ser humano por sí mismo (negación del gobierno de unos seres humanos por otros), una rebelión permanente contra toda opresión, una lucha para poder disponer de la propia vida, la lucha por construir la sociedad como comunidad de personas libres e iguales”, al tiempo que definíamos la autogestión como “descentralización o desconcentración de poder en todos los ámbitos: económico, social, político, cultural... Empoderamiento social, protagonismo de la propia vida, participación en la toma de decisiones que afectan a la propia vida de modo asambleario, organización siempre de abajo a arriba”. Es obvio, como decimos, que nuestro colectivo no inventa nada al escribir estas líneas. Antes bien, se mira en el espejo de numerosas experiencias (asamblearias, federalistas, autogestionarias, municipalistas, concejiles, indígenas...), de cerca y de lejos, del presente y del pasado, que han mostrado sobradamente que es perfectamente posible participar de forma directa e igualitaria en la gestión de la propia sociedad.

Mecanismo de control social

Atendiendo a la comparación con estas experiencias, desde luego, resulta más que difícil etiquetar como “democrático” al sistema político en vigor. ¿Como puede llamarse “gobierno del pueblo” a una forma de gestión en la que todas y cada una de las decisiones las adopta una ínfima minoría de participantes en el ejercicio del poder, estando la inmensa mayoría absolutamente impedida, no ya de decidir, sino tan siquiera de poder opinar sobre aquellos asuntos que pudieran concernirle y afectarle en forma directa? Con el agravante de que lo decidido por dicha élite minúscula es de obligado cumplimiento (bajo coacción) por parte del resto.

Tampoco puede afirmarse que esta forma de gobernar lo sea “en representación” de la porción del censo electoral que ha votado al partido vencedor de los comicios (ni qué hablar de lo “representados” que estarán quienes ni siquiera han votado dicha opción o no han votado). Representar significa ser portavoz de la opinión de terceras personas a la hora de decidir en un ámbito superior. Personas a las que se ha de consultar su parecer en relación a los detalles en liza o a los sucesivos escenarios que vayan apareciendo en la negociación, de tal manera que sea su voluntad, y no la personal del representante, la que prevalezca. Resulta, más que claro, meridiano, que quienes supuestamente representan a sus electores en el sistema de gobierno vigente no realizan tal ejercicio de consulta permanente y traslado directo de la voluntad de las personas “representadas” al ámbito donde se toman las decisiones. Antes bien, votar, en todos los casos, supone otorgar un cheque en blanco a la persona electa durante un periodo de varios años, la cual, por lo común, más que a ser fiel a quienes le auparon al puesto con su voto, dedicará sus capacidades de gobierno a la satisfacción de sus intereses personales, los de su formación política o los del poder económico que ha contribuido a la victoria en la elección, con su financiación o el favor de sus medios de comunicación (o que compra su voluntad posteriormente para algún fin en concreto).

Porque esa es otra: hoy ganar y perder elecciones está más en relación con el marketing, con disponer de buena financiación en las campañas electorales y con salir mucho o poco en los medios, que con la supuesta bondad de las propuestas. Por ello, los principales líderes políticos se esmeran en dotarse, amén de una buena presencia, de las, hoy imprescindibles, capacidades de interpretación dramática, técnicas de venta, etc. Puede decirse también, en relación a ello que, tras tanta planificada campaña de imagen y persuasión, tanto bombardeo publicitario, en la mayoría de los casos, lo que pudiera quedar de voluntad verdaderamente libre y no manipulada de las personas electoras, es pura anécdota.

Es por todo ello por lo que cabe entender que el sistema de partidos políticos, elecciones y gobierno por parte de los electos, junto con toda la parafernalia, publicidad y puesta en escena que le rodea, lejos de constituir un ejercicio de democracia, en realidad viene a ser un despojo y secuestro de la misma, una forma de legitimar y naturalizar la dominación: una sofisticada herramienta de persuasión y ocultación en manos de quién siempre ha detentado la capacidad real de decisión en nuestra sociedad, y que no es otro que el poder económico capitalista, dueño, a su vez, de esos mismos medios de comunicación que ejercen de altavoz del discurso que se desea transmitir.

Por todo lo dicho, y teniendo en cuenta, asimismo, que hay una gran presión actuando para que el seguimiento de la actualidad “política” y el propio voto sean de carácter poco menos que obligado, se impone la necesidad de la DESOBEDIENCIA al sistema electoral. Desobediencia que, en este caso y otros similares, consideramos, sana, necesaria y pedagógica.

La abstención y más

En cuanto a cómo materializar dicha desobediencia, en primer lugar cabe hablar de la abstención, la cual es una forma de desmarque y de no cooperación con una dinámica que no se desea favorecer mediante la propia participación. Elegimos abstenernos a la hora de votar en cada elección, pero también nos negamos a ser el público de las continuas apariciones comunicativas de las figuras mediáticas de la política de partidos. No nos interesan sus mítines, sus tertulias, la información que de ellos se da en el periódico, la acalorada conversación en el bar entre los hooligans de unos y otros colores. No nos convencen sus escenificaciones de pluralidad ideológica ni despierta para nada nuestra ilusión la promoción de nuevas siglas y nuevos personajes. Sabemos que todo ello es una gran representación en la que, en realidad, apenas hay nada en juego. Sabemos también que, si nos unimos a la audiencia, o a la masa de votantes, estamos nutriendo y dando alas a todo este montaje con el que se mantiene secuestrada nuestra libertad.

No es necesario ser una persona ideologizada para ser abstencionista. A pesar de la fuerte censura social y la propaganda mediática en su contra, nada hay de ilegítimo en no querer saber nada de la política de partidos y las votaciones por simple desinterés, porque se tienen cosas mejores que hacer con el propio tiempo y la propia vida. De hecho, esta actitud no reflexionada y que podría llegar a tildarse de individualista, al menos, en este aspecto y a diferencia de lo que hacen las personas creyentes en electoralismo, no contribuye a fortalecer el sistema de no-libertad.
Sin embargo, desde el Grup Antimilitarista Tortuga, proponemos y recomendamos que la abstención lo sea en conciencia y se ejerza como herramienta de transformación social. Hablamos, así, de la abstención activa, la cual, al hecho de no votar y abstenerse de participar en las dinámicas del partidismo, suma el compromiso personal de implicarse en la construcción y desarrollo de realidades sociales y dinámicas verdaderamente democráticas: colectivos asamblearios, cooperativos, movimientos sociales, vecinales, de autogestión, etc.

Hay también algunas pequeñas cosas que pueden hacerse, individual o colectivamente para, además de no colaborar con él, contribuir a desenmascarar públicamente el artificio electoral. Por ejemplo, devolver las tarjetas censales, solicitar ser excluidos del censo (a lo que se denomina “apostasía electoral”) o evitar recibir propaganda de los partidos políticos en el buzón. En este enlace se explica cómo hacerlo: https://maldita.es/malditodato/como...
Cabe también adherirse a manifiestos y escritos colectivos de desmarque y denuncia pública de la farsa electoral. Cuanto más circule este contramensaje, más personas podrán reflexionar sobre la verdadera dimensión del sistema de dominación.

La objeción al sistema electoral

Puede ocurrir que nosotros, o personas de nuestro entorno, seamos designados para integrar las mesas en alguna elección. Como es sabido, la ley dispone que esta tarea -¡oh, gran democracia!- se desempeñe de forma obligada, estando previstas penas de cárcel y multas para quien se niegue. Nos parece muy importante que, a pesar de ello, evitemos por todos los medios a nuestro alcance realizar una contribución personal tan significativa. Al igual que decíamos sobre la abstención, nos resulta completamente legítima la acción de quien trata de evitar participar activamente en las mesas comiciales recurriendo a alguna forma legal de exención, evitando recibir la notificación de la designación o, simplemente, no apareciendo por allí el día en cuestión. Incluso la de quien, no habiendo encontrado fórmulas a su alcance para evitarlo, finalmente asume la tarea, concibiéndola como una coacción a la que no puede sustraerse, una suerte de moderna esclavitud por un día, y se esfuerza en informar de su situación a las personas presentes y las que van desfilando ante la urna: “No creo que esto sea democracia, y estoy aquí contra mi voluntad, bajo amenaza de cárcel”. Este tipo de denuncia no deja de tener también su efecto pedagógico.
Sin embargo, también en este caso, desde el Grup Antimilitarista Tortuga pensamos que, por su claridad y coherencia, tiene un, aún, mayor valor pedagógico y político declararse públicamente persona objetora al sistema electoral, negándose a realizar el servicio obligado. En este otro enlace se explican las razones y el modo de realizar este acto: https://www.grupotortuga.com/Por-qu.... Obviamente, darle el valor que le damos a la objeción electoral no nos lleva a considerarla imperativa. Cada persona habrá de valorar, en función de su situación y capacidades, si está dispuesta y capacitada para asumir los riesgos que conlleva.
La objeción de conciencia al sistema electoral, permite desafiar y visibilizar de forma clara la falsa realidad de democracia que esconde el sistema parlamentarista y proponer como alternativa la autoorganización popular en la base. Asimismo, formando parte de las más reconocibles expresiones de la desobediencia civil y la noviolencia activa, facilita aprovechar todo tipo de represión, especialmente los procesos judiciales, como medio de difundir el mensaje y llegar a la conciencia de las personas de la sociedad.
Por otra parte, quienes no están afectados de forma directa por la designación para integrar mesas electorales, siempre pueden ofrecer su apoyo a las personas, valientes y coherentes, que se han declarado objetoras de conciencia a dicha obligación: difundiendo el caso entre sus personas allegadas, firmando comunicados de solidaridad, acudiendo a los actos de difusión del caso y apoyo a la persona objetora, aportando ayuda jurídica, económica para cajas de resistencia, etc.

La sociedad a la que apuntamos

En este breve escrito hemos tratado de ofrecer algunas ideas para enfrentar una de las principales realidades que apuntalan el régimen de dominación en el que vivimos. Éste, en su anhelo de autojustificarse y autoperpetuarse, se reviste con la apariencia de la libertad y la democracia. Como hemos tratado de explicar, la institución electoral al completo es parte principal de dicho disfraz legitimador. Hemos presentado algunas ideas para combatir la falacia, hoy universalmente aceptada. Son solo algunas ideas, susceptibles de ser ampliadas y mejoradas. Son propuestas tácticas que se encuadran en la estrategia de ir poco a poco socavando el discurso legitimador que da carta de naturaleza al orden vigente. Estrategia que, a su vez, persigue el objetivo de un cuerpo social verdaderamente libre y democrático, en el que todas las personas que lo integran puedan decidir libre y directamente sobre todo aquello que les afecta, construyendo así una sociedad comunitaria y corresponsable. Nos consta lo ambicioso del objetivo y lo difícil de tener que caminar a contracorriente. No obstante consideramos que vale la pena, y es posible ir dando pequeños pasos a la hora de sumar cada vez más personas conscientes y desafectas al sistema político falsamente participativo que nos rige. Cuantas más desobedientes, cuantas más personas construyendo alternativas asamblearias, más se tambaleará la mentira.

Socavar la legitimidad del régimen político falsamente democrático, obviamente, no es la única tarea que tenemos por delante quienes soñamos con mundo justo, libre, ecológico y humano, pero no deja de ser un buen lugar por el que comenzar la tarea, así que ¡salud! y adelante.

Grup Antimilitarista Tortuga

Ver también:

Manifiesto por la objeción de conciencia electoral
https://www.grupotortuga.com/Manifi...

En apoyo al objetor al sistema electoral Adrián Vaíllo
https://www.grupotortuga.com/En-apo...

Cómo protegerse de las elecciones
https://www.grupotortuga.com/Como-p...

Un grupo de personas piden su exclusión del censo electoral
https://www.grupotortuga.com/Un-gru...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Informe del Centro Delàs y Novact: "La espiral de la violencia de la España Fortaleza. Armas para la guerra y militarismo para blindar las fronteras"

4 November, 2019 - 00:00

Con “La espiral de violencia de la España Fortaleza: Armas para la guerra y militarismo para blindar las fronteras” se pretende comprender, analizar y estudiar los mecanismos que conducen a la militarización de la Frontera Sur española, que generan la violencia estructural, cultural y directa a la que se enfrentan las personas que son desplazadas por la fuerza, ya sea huyendo de las guerras y los conflictos armados o por las dinámicas de la desigualdad económica global. Por otra parte, se analiza el modelo de amurallamiento del Estado español que ha servido para desarrollar, en los años sucesivos, la denominada “Europa Fortaleza” en la que España juega un papel relevante. No solo por ser una de las principales murallas de la fortaleza europea erigida contra las personas que se han visto obligadas de un modo u otro a emigrar, sino por haberse convertido en uno de los principales exportadores de armamento y material militar de todo tipo.

Este informe analiza la corresponsabilidad que le atañe al Estado español sobre la venta de armas a países y regiones del mundo que se encuentran en una situación de conflicto o especial vulnerabilidad. Llama la atención sobre cómo estos hechos contribuyen a profundizar el contexto de inseguridad para poblaciones enteras que se ven obligadas al desplazamiento forzado o a huir en condición de refugiadas. Mientras tanto, la respuesta que el Estado español utiliza es la militarización de las fronteras y la limitación a esos flujos de personas que huyen hacia territorio español y europeo. Lejos de constituir un caso aislado, España es un ejemplo a la hora de desarrollar y consolidar la denominada Europa Fortaleza, que ha llevado a que otros estados de la Unión Europea reproduzcan medidas de control del movimiento y militarización fronteriza realizadas previamente en territorio español.

Autores: Jordi Calvo Rufanges y Ainhoa Ruiz Benedicto (Centro Delàs de Estudios por la Paz)

Revisión editorial: Felip Daza, Laia Vila, Lina M. González y Sofia González (Novact)

Puedes descargar el informe completo en castellano aquí:
http://www.centredelas.org/images/I...

http://www.centredelas.org/es/espan...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Las feministas racializadas alzan la voz

3 November, 2019 - 21:59

Gessamí Forner

Las feministas racializadas pusieron ayer en evidencia al feminismo blanco y hegemónico en las quintas Jornadas Feministas de Euskal Herria, que se celebran durante este puente de noviembre en el municipio de Durango bajo el título Salda Badago (Hay caldo, en castellano) y cuentan con la presencia de 3.000 mujeres.

Cuando llega el otoño, la mayoría de tabernas vascas cuelga el cartel de Salda Badago, caldo cocinado a fuego lento durante horas en pucheros de grandes dimensiones repletos de buenos ingredientes, como este encuentro histórico que define la agenda del feminismo para los próximos diez años. Se comentaba antes de las jornadas, y se oía si querías escucharlo, que la mesa de decolonialidad se presentaba potente y que iba a dar guerra.

No defraudó y la temperatura del caldo servido en las jornadas subió a ebullición durante las dos horas en las que los colectivos de mujeres racializadas tomaron la voz y cuestionaron desde la presencia de una mujer blanca sentada en la mesa hasta los privilegios que ejercemos sin ser conscientes, pero no por ello menos opresivos, las feministas autóctonas.

Gran parte de las asistentes se sintieron interpeladas. Pero tras escucharlas, muchas se arrancaron a aplaudir y a ovacionar su discurso, que incide en una cuestión semántica para ellas de vital importancia: “No es lo mismo alianzas que nos instrumentalizan que tender puentes entre nosotras”. Lo dijeron alto y claro: las feministas racializadas vascas no quieren sentirse parte de una cuota, ni ser tuteladas, ni mucho menos lideradas, por el feminismo blanco. Ellas tienen su propia voz y nosotras debemos aprender a callar y a escuchar.

Y aún así, aún habiéndolo reivindicado, dos de las intervenciones en el tiempo de preguntas estuvieron destinadas a cuestionarlas. Primero, una asistenta que habló de las bondades de España. La segunda insistió en la colonización que vive Euskal Herria. Ambas fueron abucheadas por la mayoría de las presentes, mientras desde la mesa les recordaron que no es lo mismo la opresión que sufre Euskal Herria de España que la que sufren sus países de origen, y fueron más allá: "Las empresas vascas internacionales nos explotan no solo aquí, sino también en nuestro país de origen". Aplausos, aplausos y aplausos.

La voz que más incomodó, por su discurso tajante y sin fisuras, fue la de Leocadia Bueriberi, de la Red de mujeres racializadas de Euskal Herria. Tras la mesa, indicó que “era de esperar que íbamos a incomodar, pero me lo he pasado bien”. “Al final he sido un poco hostil, pero hay que serlo, sino no se remueve nada”. Fue ella la que pronunció la metáfora que hizo cambiar la perspectiva de quienes la escuchaban: "La secretaría de un sindicato no la puede ocupar un patrón. Ni los hombres liderar el feminismo. Simplemente, las blancas deben mantenerse al margen de nuestro discurso".

Su compañera Manuela Jaffrey, del colectivo Raizes, remató la idea al recordar que "la mujer blanca, heterosexual y burguesa sigue siendo la representante de discursos categóricos e intenta homogeneizar y universalizar trayectorias diversas. Señora, ¡esto es colonizar! ¿Por qué no hablamos más de la colonialidad del ser o del discurso?", preguntó.

Una de las portavoces de las jornadas, Itizar Gandarias, valoró que “hemos empezado con dos debates muy fuertes y la mesa de la decolonialidad nos ha impactado. Ahora lo tenemos que digerir. Nos hemos sentido interpeladas y eso es positivo”.

La mañana transcurrió más tranquila en la mesa destinada a poner las vidas en el centro, pero con dos discursos que sobresalieron. El primero el de Txef Roco, del colectivo de Trabajadoras No Domesticadas, quien ya alertaba a su manera de lo que iba a llegar a la tarde. “Cuidado con el debate de la izquierda entre la reforma y la revolución. Cuidado, compañeras. Para nosotras el trabajo interno es el esclavismo del siglo XXI”, advirtió. Y recordó que en las componentes de su colectivo, las cuales trabajan o han trabajado como cuidadoras del hogar, “se cruzan las grandes opresiones: capitalismo, clasismo, machismo y racismo. Si las conseguimos ganar, cambiaremos el mundo”.

El segundo discurso que emocionó a las asistentes fue el de agrofeminismo, del colectivo Etxaldeko Emakumeak, quien su portavoza, Amets Ladislao, insistió en que “la soberanía alimentaria es nuestro objetivo y es un objetivo político para que todas podamos vivir mejor. Y el esfuerzo lo tenemos que hacer entre todas, nosotras solas no podemos cambiar el sistema entero”. Las baserritarras apuestan por una agricultura y ganadería ecológica y por un sistema ecofeminista que permita la sostenibilidad, tanto de las personas como del planeta.

Tras las dos mesas, hubo un total de 18 talleres y 11 debates que se celebraron en las aulas del instituto del pueblo. Renta básica, prostitución, cuerpos, migración y cultura fueron algunos de los temas abordados ayer viernes primero de noviembre. Las jornadas continuarán hoy con las mesas de Cuerpos y sexualidades y Construyendo vidas libres de violencias. La última mesa se celebrará el domingo y lleva por título Observando las entrañas del movimiento feminista.

Estas son las quintas jornadas feministas. Las primeras se celebraron en Leioa en 1977, después en 1983 y 1994. Las anteriores tuvieron lugar en 2008, en Portugalete. Rosa Pintor, de la Asamblea de Mujeres de Bizkaia, ha asistido a tres de ellas. “Se van complejizando, como lo hace el mundo, y los sujetos cambian. Ahora hay más pluralidad y este año era el turno de las mujeres racializadas y su discurso”, resume.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/femin...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Guardia Indígena se moviliza en Colombia contra asesinatos de sus líderes

3 November, 2019 - 00:00

Por Pablo Gómez Barrios

Alrededor de 1.500 guardias indígenas de una media docena de etnias se dieron cita el 11 y 12 de octubre pasado en el municipio de Toribio, situado en el departamento de Cauca, donde el conflicto armado no ha tenido ninguna tregua. En Toribio-Cauca, que ha sido el teatro de sangrientos enfrentamientos entre las fuerzas armadas y la guerrilla de las FARC, se llevó a cabo el Encuentro Nacional de Guardia Indígena “Tejiendo resistencia para la vida”, convocado por el Consejo Regional Indígena del Cauca-CRIC.

Esta crítica situación se presta a la violación de los derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario de los grupos étnicos colombianos, en especial las comunidades indígenas y los somete a un estado de alta vulnerabilidad.

Las comunidades indígenas, campesinas y negras sufren todas las consecuencias de los sangrientos enfrentamientos de la guerra. A menudo se presentan casos de privaciones arbitrarias de la vida y la libertad, restricciones no razonables de la liberta de circulación, apropiación ilícita de bienes de consumo y uso desproporcionado del poder armado y de la fuerza que quedan en la impunidad.

El acuerdo de paz de 2016 entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, trajo consigo una tregua para el municipio de Toribio, que cuenta con 29.000 habitantes, de los cuales 97% son indígenas. Pero el vacío dejado por las FARC fue llenado por disidentes de la guerrilla que rechazaron el acuerdo, rebeldes del Ejército de Liberación Nacional, ELN y narcotraficantes que se disputan el territorio y sus fuentes de ingresos ilícitas.

En apenas un mes, entre el primero de septiembre y el 7 de octubre, la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos identificó 9 homicidios de indígenas en el Cauca y denunció la intensificación de agresiones como la tortura, reclutamiento de menores, desplazamiento de poblaciones y atentados. Desde la firma del acuerdo de paz con las FARC, 486 líderes comunitarios o militantes de los derechos humanos y del medioambiente han sido asesinados y entre ellos 31 indígenas.

Parte de la propuesta desde los pueblos indígenas del Cauca es abrir el camino hacia una cultura de paz, desde el principio de guardia indígena, que consolide la vigencia de los derechos humanos y el respeto irrestricto de la normatividad humanitaria por parte de todo y cada uno de los partícipes de la guerra.

De la misma forma como los mayores y los espíritus han defendido y cuidado el territorio como una tarea ancestral, la Guardia Indígena tiene como objetivo seguir el camino de la vigilancia, control, alarma, protección y defensa de sus tierras en coordinación con las autoridades tradicionales y la comunidad, convirtiéndose así en los guardianes de sus propias vidas y defensores de sus derechos.

La Guardia Indígena se concibe como un organismo ancestral propio y como un instrumento de resistencia, unidad y autonomía en defensa del territorio y del plan de vida de las comunidades indígenas. No es una estructura policial, sino un mecanismo humanitario y de resistencia civil. Depende directamente de las autoridades indígenas y surge para defenderse de todos los actores que agreden sus pueblos, pero solamente se defienden con su “chonta” o bastón de mando, lo que confieres un valor simbólico a la guardia.

Los guardias no reciben remuneración alguna, es un esfuerzo voluntario y consciente en defensa de su cosmovisión y de la pluriculturalidad. “Guardar, cuidar, defender, preservar, pervivir, soñar los propios sueños, oír las propias voces, reír las propias risas, cantar los propios cantos, llorar las propias lágrimas” es la razón de su existencia.

RCI/AFP/cric-colombia.org

Fuente: https://www.rcinet.ca/es/2019/10/15...

Categorías: Tortuga Antimilitar

40 años de The Wall de Pink Floyd, ¿seguimos anestesiados?

3 November, 2019 - 00:00

¿Vivimos en un mundo donde cada cual busca su interés más mezquino sin preocuparse por los demás? ¿Permanecemos insensibles al dolor ajeno? ¿Nos sentimos cómodos en nuestro aislamiento respecto a los que no son como nosotros?

Son preguntas que sugiere el álbum The Wall, de la banda británica de rock progresivo Pink Floyd. Se trata de uno de los hitos de la cultura contemporánea. 40 años después de su publicación, su temática parece ser premonitoria de hacia dónde íbamos. Y de dónde nos encontramos hoy.

La música, nos dice el filósofo Vladimir Jankélévich, tiene el poder de evocar lo que con palabras sería imposible de comunicar. Nos hace ver lo invisible a través de los sonidos. Nos ayuda a percibir con más nitidez. A sentir plenamente. A veces, nos golpea para despertarnos. Es una forma de conocer más profunda que cualquier discurso.

Así es The Wall. No hay referencias explícitas al amor. No es un disco para enamorarse en el acostumbrado sentido banal. Pero sí nos obliga a reparar en las barreras que nos separan: los muros que construimos.

Esos muros erigen cercas que tan pronto nos protegen de un imaginado enemigo como nos aprisionan en nuestra fortaleza . Vuelven imposibles los lazos de solidaridad, los vínculos afectivos: en definitiva, el amor en el sentido que le daba el psiquiatra Erich Fromm .

Muros para la intolerancia

Más allá de los ideales y las utopías, la llamada política de "realidades" nos incita a la intolerancia. Habrá muros físicos. También muros mentales, quizás más dañinos y perniciosos. A medida que nos sentimos más vulnerables, añadimos otro ladrillo a nuestro muro de incomprensión, como escuchamos en "The Thin Ice" .

Son las consecuencias del odio a lo que no es como uno mismo, a lo diferente cuando carecemos de anclajes sólidos a los que agarrarnos. Vivimos en precario. Es lo que el sociólogo Zygmunt Bauman ha llamado sociedad líquida .

Esta es la atmósfera adecuada para el germen de fascismos como los criticados en The Wall. Y para lo que Pier Paolo Pasolini llamaba el nuevo fascismo : el consumismo como ideal de vida.

Es lo que el historiador de la economía Karl Polanyi advirtió como origen de los fascismos europeos . En tiempos inciertos y sin sentido, desesperados, donde el afán de lucro aplasta los vínculos sociales de reciprocidad, triunfan las ideologías totalitarias porque reconfortan: dan seguridad al precio de perder la libertad. Seducen sus eslóganes y recetas fáciles. Encandilan a los desamparados y benefician a las elites.

¿Por qué no expulsar lo distinto ? El tema que abre el álbum, "In the flesh?", denuncia la ira etnocéntrica que designa y estigmatiza a nuestros chivos expiatorios .

Insensibles y cómodos

Mientras contemos con nuestras satisfacciones consumistas , o sus promesas de felicidad, nos encerraremos en nuestros propios paraísos hedonistas. Nos volvemos insensibles y egocéntricos: disfrutamos de un confort paralizante, siempre siguiendo al rebaño.

Continuamente el disco pregunta si hay alguién ahí fuera . ¿Podemos sentir a los demás? ¿Les escuchamos? The Wall es una llamada de auxilio para destruir los muros que nos separan: "Juntos, aguantamos. Divididos, perecemos".

Podría parecer que una canción titulada "Mother" hablaría sobre el amor materno. Pero, en su lugar, representa una metáfora acerca de la sobreprotección y el infantilismo de nuestra sociedad. "Madre, ¿debería construir un muro? ¿Debería confiar en el gobierno?"

Es ese amor sobreprotector lo que pondrá todos los miedos en su interior, y nunca le dejará volar: "Mantendrá al bebé cómodo y caliente" y le ayudará a construir el muro. Y le vigilará y controlará por su "bien".

¿No es esto el paraíso soñado del consumismo? ¿El Edén por el que las gentes luchan y compiten entre sí? Se trata de una vida sin riesgos, sin voluntad propia, bajo el manto protector que el dinero nos pueda proporcionar. ¿Por qué no desear vivir en una de esas comunidades cerradas que representan el ideal de una vida acomodada?

Es una especie de profilaxis social: vivir en el seno de una comunidad purificada de todo elemento contaminante. Una sociedad homogénea y uniforme. Y lo que nos amenaza es el extranjero (sin poder adquisitivo, claro está), nos dicen los constructores de muros. Nosotros contra ellos. A salvo y en un estado de inminente paranoia que nos hace odiar y temer a los que expulsamos al otro lado del muro.

Una de las canciones más memorables del álbum, "Comfortably Numb" (Cómodamente insensible), nos habla sobre la posibilidad de escapar de las contradicciones de la vida a través de la anestesia total. Cuando nuestros sueños se han desmoronado, nos evadimos de la realidad sin afrontarla. Nos sumergimos en ilusiones narcóticas, químicas o mentales, en los espectáculos de las industrias de la cultura.

Fuera del muro

Los muros se multiplican hoy en forma de prejuicios, estereotipos y discriminaciones. Es la era de la incomunicación en la que todo el mundo habla pero nadie escucha.

The Wall fue mucho más que un álbum autobiográfico acerca del malestar del compositor principal, Roger Waters, ante la distancia moral que le separaba de los espectadores de sus conciertos. O el reflejo de las discrepancias irreconciliables que condujeron a la separación de la banda unos años después. O un disco a la memoria de su padre, fallecido en la Segunda Guerra Mundial.

Es el espejo en que una sociedad deslavazada puede reconocerse. Después de todo, si lo piensa usted bien, puede que no seamos más que otro ladrillo en el muro.

No obstante, alzar la voz contra el control mental, el conformismo y la indiferencia generalizada es el primer paso para derribar nuestros muros, materiales y mentales. El segundo paso es poner en práctica esos ideales para que no sean palabras vacías. Necesitamos salir al otro lado: al encuentro de los demás, sean quienes sean. Escucharles y ser escuchados. Es un camino incierto y complejo, pero es lo que nos hace humanos.

Antonio Fernández Vicente, profesor de teoría de la comunicación, Universidad de Castilla-La Mancha

Fuente: https://theconversation.com/40-anos...

Tomado de Rebelión

http://www.rebelion.org/noticia.php...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Xarrada "Militarisme i medi ambient": Elx, 5 de novembre

2 November, 2019 - 00:00

La guerra, y la preparación para la guerra, ha sido uno de los mayores factores de destrucción ambiental a lo largo de la historia. Además, a día de hoy, las fuerzas armadas son el mayor agente contaminante en nuestro planeta y el menos reglamentado.

Por todo ello, en un momento en el que, cada vez más, lo sociedad demanda un giro radical en las políticas ambientales y buscar una paz duradera “ en la tierra” y una paz duradera “con la tierra”, el papel del ejército queda, una vez más, cuestionado.

Organiza: Margalló-Ecologistes en Acció.

Por Grup Antimilitarista Tortuga.

5 de Noviembre de 2019 a las 19:30h en la sede de C.C. Margalló – Ecologistes en acció d´Elx (c/ Solars, 40)

Inscripción gratuita hasta completar aforo.

Fuente: http://www.margallo.org/xarrada-mil...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Cuando compartí cárcel con el coronel Tejero

2 November, 2019 - 00:00

Sergi Sol

Pues sí, estuve encerrado en la cárcel con Tejero. En verano del 91. Él había dado un golpe de Estado, entró a tiros en el Congreso. Y fue condenado a 31 años, por rebelión. El mismo delito que dio cobertura al auto de prisión incondicional contra Oriol Junqueras y el resto de presos y presas. Lo mío era más simple. Me declaré insumiso al servicio militar y me metieron en la cárcel, ipso facto, sin juicio alguno. El auto de prisión fue obra del juez militar Ramírez Sineiro, de A Coruña, donde debía hacer la mili. Presenté formalmente mi negativa, con nombres y apellidos. Y el tipo, sin verme, mandó encerrarme en la prisión militar de Alcalá de Henares.

Era el señor juez un patriota muy orgulloso. Viendo la última peli de Amenábar recordé su talante y proceder. El día que lo tuve ante mí, luego de mes y medio en la cárcel, me dijo que yo era una vergüenza para la patria. Me tomó declaración mientras agarraba la bandera española y me interrogaba sobre mi apego a la rojigualda. Le dije que ni fu, ni fa, ante la cara de horror de mi abogado, un buen hombre de Comisiones Obreras al que conocí en el despacho del señor juez. Luego me preguntó si mi madre estaba orgullosa de un hijo como yo, un ‘cobarde' que no sentía nada por la bandera. Cuando mentó a mi madre tuve la tentación de mandarle a tomar por culo. Pero respondí, con cautela, mientras el abogado me suplicaba calma. "Pues mi madre sufre porque usted me ha encerrado en la cárcel. Pero está muy orgullosa del motivo que me ha llevado a ella". Se quedó atónito, balbuceó algo incompresible, bajó la mirada, escribió algo en un papel que tenía delante y mandó que me sacaran de su despacho. Sin esposas, me las habían quitado un momento antes. Tenía yo 20 años y el señor juez no me puso de patitas en la calle, sino que me mandó de vuelta a Alcalá Meco.

Luego, al cabo de unos años, Ramírez Sineiro fue procesado por corrupción. Igual si le hubiera soltado unos billetes, sobre todo si tenían la estampa de Franco, en vez de devolverme a la cárcel me deja ir, para casa. O igual era suficiente con gritar, firme y apasionadamente, "¡Arriba España! ¡Viva Franco! ¡Viva el Rey!". Pero vamos, al señor juez no le procesaron por un exceso de patriotismo, sino por corrupto.

En la cárcel estuve con el coronel Tejero. A ese, Rivera jamás le ha llamado golpista. Mandaba por aquel entonces Felipe González, el mirlo blanco del socialismo español. Y estando yo en la cárcel con el bueno de Tejero, el ministro de Defensa de Felipe equiparó los insumisos a los terroristas de ETA. Así nos trataban.

Al que no vi nunca, por cierto, fue a Tejero. El valeroso coronel de la Guardia Civil estaba en la misma cárcel que yo. Bueno, en un chalet adosado a la prisión. Se hartaba de marisco. Jugaba a tenis y se daba chapuzones en la piscina. Yo solo pisé el patio de la prisión dos veces. Luego me tuvieron sancionado sin ver la luz del sol durante toda mi reclusión.

No me acordaba de Tejero, hasta que lo vi el otro día en la exhumación del caudillo Francisco Franco. La ministra de Justicia asistió al acto de estado y escuchó impasible el ‘Viva Franco'. La misma ministra abandonó ofendida un acto en Mauthausen, en mayo, cuando hijos de republicanos reivindicaron a Raül Romeva y a los ‘presos polítics'.

Me suelo preguntar qué le pasa al PSOE, qué le pasa a la izquierda española. Y por qué convive con tanta tolerancia con el franquismo mientras reacciona con esa virulencia contra toda disidencia, por pacífica y democrática que esta sea. Luego veo a un tipo inteligente como Miquel Iceta, desfilando de nuevo en la calle junto a toda la derechona, a pies juntillas con los del 'trifachito', y me pregunto qué representa hoy el PSC.

Fuente: https://www.elperiodico.com/es/opin...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Tanque con logos

2 November, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Gobierno y judicatura española vuelven a proteger a los guardias civiles del Tarajal archivando la causa

1 November, 2019 - 00:00

Tortuga

Doctrina Botín -qué buen nombre- llaman al as en la manga que tiene el poder para lograr una y otra vez impunidad judicial. Dieciséis guardias civiles lanzan balas de goma sobre un grupo de inmigrantes que tratan de llegar a nado a nuestras costas. Quince muertos. La juez ve "indicios de homicidio imprudente y denegación de auxilio". ¡Qué lince! Pero, ¡ay!, archiva el caso por tercera vez. ¿Por qué? Sobre todo porque la fiscalía, esa que representa al gobierno y (supuestamente) a toda la sociedad, no ve ninguna posibilidad de delito y no acusa. Estos no son linces, sino lombrices ciegas.

Sí se mantiene una acusación popular integrada por organizaciones de derechos humanos. Sin embargo, gracias a la Doctrina Botín, a lo que se ve, útil para exculpar tanto a banqueros ladrones como a policías homicidas (todo ello presuntamente, claro), dicha acusación no basta si en ella no hay perjudicados directos de los hechos que se pretenden juzgar. Da la casualidad de que la misma juez ha impedido personarse en la causa hasta dos veces a familiares de seis de los inmigrantes muertos bajo las balas de goma de la guardia civil, al entender "que no reúnen los requisitos".

Vean el cóctel judicial siniestro y fétido que el poder agita para que sus esbirros armados queden libres de toda acusación y puedan seguir disparando sus armas a placer en nuestras costas.

La juez aplica la doctrina Botín y archiva la causa contra 16 guardias civiles del Tarajal

La titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta ha estimado el recurso de reforma interpuesto por la Fiscalía y ha acordado el archivo de la causa contra 16 guardias civiles a los que el 24 de septiembre decidió procesar por delitos de homicidio por imprudencia grave con resultado de muerte y denegación de auxilio en su actuación en la frontera del Tarajal el 6 de febrero de 2014. El caso no llegará a juicio, "exclusivamente por aplicación de la 'Doctrinoa Botín", es decir, porque Fiscalía no ve delito y no hay acusación particular.

Según explica en el auto a cuyo contenido ha tenido acceso Europa Press, la magistrada decreta el sobreseimiento provisional respecto a la totalidad de los investigados por los mencionados delitos y mantiene el archivo provisional y libre que ya dictó inicialmente sobre los de lesiones y prevaricación administrativa de los que también se les venía acusando.

"Estamos en presencia de indicios de delito de homicidio imprudente y de indicios de delito de denegación de auxilio, los cuales no protegen bienes jurídicos difusos, colectivos o meta-individuales, no habiéndose personado acusación particular hasta la fecha, por lo que no siendo posible en este caso abrir juicio oral", razona.

La instructora mantiene que la actuación de los guardias en su intento de contener a un grupo de unos 300 migrantes indocumentados cuando nadaban intentando entrar irregularmente en Ceuta "son encuadrables, indiciariamente, en los tipos de injusto recogidos en el auto de continuación por los trámites del procedimiento abreviado" que indujo el procesamiento de los agentes.

Sin embargo, concluye que "pese a los indicios de criminalidad" procede atender "en lo sustancial" el recurso de reforma del Ministerio Público "por motivos diferentes de los esgrimidos, pero en todo caso de obligado cumplimiento por cuanto las restantes defensas han interesado el sobreseimiento de la causa y las acusaciones populares han mostrado su voluntad de presentar acusación todas ellas".

Dado que "en este momento procesal no hay acusación particular" y aunque las familias de varios de los al menos catorce fallecidos la madrugada de autos han pedido personarse en las diligencias, la jueza asume que "la legitimación de la acusación popular para impetrar válidamente la apertura de juicio oral se ve restringida por la llamada 'Doctrina Botín".

Concluye así que "en el procedimiento abreviado no es admisible la apertura del juicio oral a instancias, en solitario, de la acusación popular" salvo en supuestos excepcionales que no aprecia en la causa del Tarajal.

Se refiere al criterio de la Audiencia Nacional aplicado en una causa sobre el banquero Emilio Botín que avaló el Tribunal Supremo en el año 2007, interpretando la Ley de Enjuiciamiento Criminal en el sentido de que no cabe acordar la apertura del juicio oral sólo a instancia de la acusación popular: es necesaria una acusación pública o una particular, es decir, la de un perjudicado directo.

A la luz de la jurisprudencia y la legislación vigente concluye que "el juez instructor, frente a la pretensión de sobreseimiento deducida por el Ministerio Fiscal, como es el caso de estos autos, estaría obligado a acordar el sobreseimiento pese a los indicios de criminalidad que hubiere podido apreciar o pese a la solicitud que hubiera efectuado la acusación popular".

Se da la circunstancia de que la misma jueza instructora ha rechazado en dos ocasiones la personación en el procedimiento de familiares de seis de los fallecidos durante aquella actuación policial en febrero de 2014 al entender que no reunían los requisitos.

Todos de nacionalidad camerunesa, formularon solicitud para ejercer la acusación particular el 23 de febrero de 2015 y volvieron a intentar acudir al procedimiento a principios de este mes, cuando la jueza había acordado procesar a los 16 agentes investigados.

En esta causa ejercen la acusación popular CEAR, la Coordinadora de Barrios, el Comité René Cassin, Sociedad Humana, Asociación Pro Derechos Humanos y el Observatori DESC, que tienen cinco días para recurrir esta decisión antes de que devenga firme.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

Economía capitalista: Conflicto y poder sindical

1 November, 2019 - 00:00

Lluís Rodríguez Algans
Jon Las Heras

No hay que fiarse de los discursos económicos dominantes

Si al estudiantado de economía se le pide que defina conceptos como explotación, capitalismo, sistemas económicos, crisis económica, poder económico o clases sociales nos encontraremos con un gesto de total confusión, si no de indiferencia: “pero si a mí solo me enseñan a hacer derivadas ¿de qué me hablas?” Con toda probabilidad las estudiantes desconocerán corrientes de análisis económico y corrientes de la economía política alternativa o radical: las perspectivas kaleckiana y postkeynesiana, regulacionista, institucionalista, ecologista y feminista, las múltiples formas de entender el marxismo o las concepciones de economía socialista y autogestionaria, impulsadas por economistas de ámbito nacional e internacional [1].

Esto es, sin duda, una muy mala noticia. Sin embargo, y pese a la tenaz voluntad de quienes detentan el poder académico y político por marginar, esconder y silenciar dichas corrientes, la realidad es que la economía capitalista real y, desde luego, las relaciones laborales existentes se entienden principalmente con los conceptos antedichos. Estos conceptos también han dado lugar a cursos de introducción a la economía política como base de planes de estudios e investigación alternativos pero, y a pesar de la necesidad de ampliar las miras, el sistema económico dominante y sus aparatos políticos e ideológicos se reproducen a través de lo que algunos autores denominan como la “dimensión vertical” o el “poder de clase”.

El poder de clase en el capitalismo puede entenderse como la autoridad y poder que ejercen desde las empresas, propietarios, directivos o perfiles de supervisores y responsables sobre trabajadoras con, por ejemplo, la amenaza de sanción o despido; la forma en la que intelectuales y tecnócratas de diversa índole argumentan para deliberadamente desposeer a personas “no expertas” de cualquier conciencia crítica, evitar preguntas indeseadas, siquiera realizar propuestas alternativas; así como el poder institucional de la patronal, gobiernos y, eventualmente, algunas organizaciones obreras conservadoras sobre el resto de segmentos de la clase trabajadora, en contraposición con aquella más combativa y organizada en sindicatos de contrapoder, a la hora de establecer el “modelo de país”. Todos estos aspectos condicionan y determinan las decisiones sobre la organización del trabajo y la producción, el intercambio o comercio, la inversión, la explotación, el excedente y los procedimientos a seguir para distribuir ese valor económico producido entre salarios y beneficios. En definitiva, no hay que fiarse de los discursos económicos dominantes, porque la ideología y política liberales determinan la forma en la que nuestra sociedad capitalista se reproduce materialmente y ésta condiciona, a su vez, nuestra forma de pensar e interactuar con el prójimo.

Esta explicación quizás pueda parecer demasiado teórica o abstracta. Quizás con un par de ejemplos concretos derivados de procesos de crisis empresarial, enmarcados en los ciclos y crisis económicas recurrentes en el capitalismo, sea posible engarzar el discurso académico con la realidad económica y de las relaciones laborales, apuntando así a la necesidad imperiosa de desarrollar una actitud crítica para organizar prácticas más subversivas y emancipadoras de la realidad que nos rodea.

El pasado año 2018 en un grupo empresarial en Euskalerria dedicado a la fabricación de tubo industrial de acero, la dirección del mismo presentó un plan de reestructuración que buscaba “asegurar la viabilidad empresarial” afectando principalmente a la planta productiva situada en Sestao y Trapagaran, en Bizkaia. Este plan consistía en aplicar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para el despido colectivo de 157 trabajadores de un total de 420 (mayoría hombres), la reducción de un 25% de los salarios para aquellos que no fueran despedidos, y el cierre de la acería de la planta que implicaba a medio plazo el cierre de la misma en la comarca. La plantilla, organizada en varios sindicatos, planteó una oposición razonada en la ausencia de causa económica y productiva para el despido colectivo y el cierre de la acería. Durante el proceso exigió la documentación e información necesaria para realizar, por medio de sus gabinetes técnicos, un análisis económico de viabilidad industrial que resultó certero y permitió mantener el empleo y la industria, como se demostró posteriormente. A su vez pese a la cobertura legal, por las reformas laborales de PSOE y PP (2010-2012), y la voluntad del grupo empresarial de despedir a la gente y cerrar la planta, situada en una comarca de permanente desindustrialización, los trabajadores organizaron una huelga indefinida de jornada completa que se alargó 43 días hasta que la dirección cedió y retiró el ERE, hecho muy poco habitual en este tipo de procesos, sin imponer posteriormente medidas de despido o reducción salarial. Esta huelga, secundada por toda la plantilla e impulsada principalmente por los sindicatos vascos ELA, LAB y ESK, de un perfil reivindicativo, de contrapoder, tuvo el apoyo de las respectivas cajas de resistencia para que los trabajadores pudieran mantener un nivel suficiente de ingresos pese a la pérdida de salario por ejercer el derecho a huelga. De otra forma y con otros planteamientos sindicales, hubiera sido imposible el mismo resultado.

Durante el conflicto, el Gobierno Vasco, con competencias tanto en Industria (PNV) como en Trabajo (PSOE), trató de “mediar” en clave de dialogo social ante la solicitud del grupo empresarial acorralado por la presión sindical de huelga, con la intención de debilitar la posición de poder sindical y las reivindicaciones planteadas. Sin embargo, la mediación no fue aceptada y no consiguieron sus objetivos. La expresión del conflicto en este caso, en un sector industrial masculinizado, se centró en quien paga la contracción económica cuando ha existido un abundante reparto de beneficios en años anteriores. La defensa del empleo, la actividad industrial y del salario resultó efectiva gracias a la oposición de estos sindicatos a los planes del grupo empresarial, en contraposición a un grupo empresarial que piensa primordialmente en maximizar rentabilidad y beneficios, o a un gobierno que trata de intervenir en defensa de los intereses de sus empresarios. La lógica de concertación social, la mediación del gobierno entre el trabajo y el capital, perseguía con la falaz búsqueda del “término medio”, permitir que se impusieran los objetivos empresariales [2].

Imagínate ahora una situación en la que estás en la sala de reuniones de una empresa del sector de los cuidados, sector feminizado, por ejemplo, una residencia de personas mayores y dependientes u hospital privado con 35 trabajadoras. Estás en una reunión muy tensa porque la empresa ha abierto un proceso legal de negociación con las delegadas sindicales para una reducción salarial por dificultades de liquidez y de viabilidad económica. O dicho de otra forma, la empresa os plantea que no tiene suficiente ingreso para hacer frente a los gastos y busca tener más holgura financiera, que puede imponer de forma legal gracias a las reformas laborales citadas del PP y PSOE (2010-2012). El economista o contable de la empresa expone que el peso de los salarios en la estructura de costes es muy superior al de otras empresas competidoras del sector, por lo que resulta imprescindible acometer una reducción salarial para mantener la empresa a flote. Eres nueva en este tipo de situaciones y no sabes si creerte o no las palabras de esa persona que se hace llamar “experta” y que parece vela por los intereses de toda la empresa.

Pero al lado, tienes una compañera bastante reivindicativa e informada y responde, sin titubeos, que lo que la empresa comenta es cierto, pero que no es debido a los pretendidos altos salarios cobrados por las trabajadoras, sino porque la estructura salarial está desproporcionadamente inclinada hacia arriba, es decir, porque los cargos de dirección doblan el nivel de salarios de referencia en la negociación colectiva sectorial, lo que implica que su reducción al nivel de convenio permitiría equilibrar las cuentas. Los salarios elevados de la dirección, a su vez propietaria, es la forma de repartir beneficios antes que estos se produzcan. Se hace el silencio en la sala, y todas las presentes se dan cuenta que sin duda se llega al punto de expresión de un conflicto de poder, el clásico conflicto distributivo en el sistema capitalista entre salarios y beneficios disfrazados a través de altos salarios, en una situación de crisis económica. Finalmente, el conflicto se resuelve a través de los cauces habituales: se convoca una huelga indefinida por toda la plantilla, que fuerza efectivamente a la dirección a reducirse sus salarios al nivel del convenio sectorial cómo primera acción de viabilidad, previa a evaluar otras medidas.
La acción sindical es crucial

La anterior crisis económica nos ha dejado una pléyade de experiencias sindicales y de huelgas parecidas que bien analizadas nos ayudan a sintetizar algunas conclusiones de interés. El contexto de crisis económica ayuda a entender rápido y generaliza bien cómo funciona el capitalismo. A su vez, la crisis económica obliga a la revitalización del poder sindical, si se quiere hacer frente a la discrecionalidad y unilateralidad del poder empresarial y patronal, elementos indisociables de la dinámica económica capitalista.

Parece obvio y necesario que el sindicalismo combativo, de contrapoder, gane capacidad de intervención en sus múltiples dimensiones: ganando mayor número de afiliación, militancia y organización para repartir las diferentes tareas que suponen poner el poder empresarial contra las cuerdas. Es también crucial seguir un programa de transformación, que busque sistemáticamente aumentar la capacidad de acción colectiva y confrontación tanto a nivel de empresa como con los poderes político-económicos siempre hostiles con la clase trabajadora.

Mientras que el voto ciudadano se está demostrando excesivamente voluble y, por lo general, escorado hacia el mantenimiento de mayorías parlamentarias que apuestan por la servidumbre al poder económico, la militancia y afiliación sindical siguen siendo la forma fundamental para garantizar y avanzar en derechos laborales, condiciones salariales, de empleo y vida. A su vez, la acción sindical, la organización trabajadora en los centros de trabajo, las huelgas, permiten democratizar los conflictos y debates económicos, re-politizando así a una gran parte de la población a quien los debates televisivos sobre cómo se debe gestionar un país le quedan lejos. Sin embargo, aquellas cuestiones de las condiciones de trabajo como el salario, la jornada o de la dinámica productiva de la empresa o sector, nos quedan muy cerca, podemos comprenderlas transformarlas e incidir en ellas. Confiar plenamente en las élites políticas y empresariales no hace más que reducir la capacidad crítica de cada cual, ya que nuestros intereses no pueden incorporarse completamente en el discurso de aquellas personas que, en definitiva, no nos tratan fraternalmente. Pensamos pues que la acción sindical es crucial a la hora de generar nuevos lazos de solidaridad y consolidar orientaciones de política económica que nos permitan alcanzar mayores cotas de democracia económica y bienestar social partiendo desde la experiencia particular de cada cual.

Lluís Rodríguez Algans. Economista asesor laboral y de políticas públicas. Miembro de ICEA. Twitter @lluisraeco

Jon Las Heras Cuenca. Profesor de Economía y Sociología en la Universidad del País Vasco – Euskal Herriko Unibersitatea. Miembro de ICEA. Twitter @jonlhc

Notas

[1] Véase www.heterodoxnews.com para encontrar una amplia red de académicas, universidades y asociaciones que trabajan por impulsar una economía diferente a nivel mundial, como la Union for Radical Political Economics en Estados Unidos. Véanse también www.isipe.net así como www.rethinkeconomics.org para contactar con estudiantes que buscan y promueven una educación alternativa en economía política. En el estado español encontramos la Asociación de Economía Critica, el Instituto de Ciencias Económicas y de la Autogestión (ICEA), Economía Crítica y Crítica de la Economía (ECCE), Seminari d'Economía Critica Taifa, Plataforma por la Democracia Económica, Red de Teoría Monetaria Moderna, ATTAC, FUHEM Ecosocial, Ecologistas en Acción o también economistas, sociólogas y asesoras laborales participantes del observatorio ToShare o el Foro de profesionales del asesoramiento laboral y social de la Universidad del País Vasco/EHU.

[2] Los trabajadores de Productos Tubulares no se creen la necesidad del ERE y exigen las cuentas a la empresa (El Mundo País Vasco, 10-4-2018); Tubos Reunidos solicita a Gobierno Vasco su mediación en el conflicto de Productos Tubulares (Europa Press, 16-4-2018) y Comité de Empresa de Productos Tubulares no comparte la solicitud de Tubos Reunidos para que Gobierno vasco medie (Europa Press, 16-4-2018); Productos Tubulares anuncia la retirada del ERE que planteaba despedir a 157 trabajadores (Naiz, 17-4-2018); Productos Tubulares pide paz social a cambio de retirar el ERTE (Deia, 16-6-2019); El comité de Trapagaran pide retirar el ERTE “sin condiciones” (Deia, 28-6-2019).

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/econo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pallisses, vexacions, tocaments... els empresonats per les protestes denuncien maltractaments policials

31 October, 2019 - 00:00

L'Observatori del Sistema Penal i Drets Humans s'està entrevistant amb els joves privats de llibertat arran de les protestes contra la sentència del Procés i alerta que coincideixen en relatar una situació especialment greu a la Prefectura Superior de la Policia Nacional, situada a la Via Laietana. L'entitat elaborarà un informe amb les declaracions.

PÚBLIC

Les persones detingudes durant les protestes contra la sentència del judici al Procés han estat víctimes de la violència policial i han patit maltractaments greus en el moment de la detenció, a les furgonetes policials i a les comissaries, sobretot a la Prefectura Superior de la Policia Nacional, situada a la Via Laietana de Barcelona. Si més no, aquest és el relat que en fa l'Observatori del Sistema Penal i Drets Humans (OSPDH), després d'entrevistar-se amb nou dels 28 -ara 27- joves empresonats. Així ho ha explicat el seu director, Iñaki Rivera, al programa de TV3 Tot es Mou.

L'OSPDH s'entrevistarà amb totes les persones empresonades durant els aldarulls de les darreres setmanes i elaborarà un informe, juntament amb el Sistema de Registre i Comunicació per a la protecció de les víctimes de Violència Institucional (SIRECOVI). El document estarà enllestit en dues o tres setmanes, segons ha explicat Rivera, i servirà per documentar totes les etapes de privació de llibertat, és a dir, la detenció, el trasllat en la furgoneta policial, la comissaria, el jutjat de guàrdia i la presó.

De moment, després de nou entrevistes (fetes a les tres empresonades -la Xènia, l'Andrea i la Paula, aquesta última ja en llibertat- a Wad-Ras, i a sis nois que estan a Quatre Camins) les conclusions són demolidores: “Les nou persones empresonades ens parlen d'una brutalitat molt excessiva en la detenció, una brutalitat especial dins els furgons policial, amb les noies tirades al terra, trepitjades per les botes dels agents policials i amb tocaments als pits i altres parts”, ha relatat Rivera. Són persones molt joves, ja que la majoria estan entre els 18 i els 25 anys.

El director de l'OSPDH ha recalcat que les situacions van ser “especialment greus” en parlar del que van viure a la Prefectura de la Via Laietana, “amb les noies contra la paret i emmanillades per l'esquena, veient els cops que donaven als nois que també estaven emmanillats”. “Parlen de sang a les parets, amb les ferides obertes dels detinguts”, a causa de les pallisses. A més a més, l'Observatori també denuncia “humiliacions sexistes” i “escorcolls amb nu integral sense bata” a les noies detingudes.

Finalment, Rivera ha denunciat que s'han fet visites mèdiques als empresonats amb presència policial i amb els joves emmanillats, uns fets “que estan prohibits per les recomanacions internacionals. La situació, en canvi, millorava en arribar a la presó: “Després de 48 hores amb la roba trencada i tacada de sang, és el moment en què tot es tranquil·litza i el tracte és correcte i s'atura un tracte de brutalitat molt forta al carrer, a la furgoneta o a la comissaria”.

L'advocada d'algunes de les noies detingudes ja van denunciar a Públic la brutalitat que havien patit per part de la policia. L'advocada d'Alerta Solidària Norma Pedemonte va explicar que la Paula, alliberada amb càrrecs el dilluns, que un agent va agafar el cúter i es va apropar a ella a una distància de menys d'un metre obrint i tancant la fulla”. “¿A ti qué coño te pasa?”, deia l'agent, segons Pedemonte, mentre la Paula repetia que no havia fet res. “¿Qué estáis buscando, un muerto? Si hay un muerto no será en nuestro bando”.

Pel que fa a l'Andrea, el seu advocat, Xavier Monge, membre d'Alerta Solidària relata el següent: “La van arrencar entre dos Mossos i la van llançar a terra a la zona de seguretat per reduir-la bruscament. Van haver de posar-li dos punts a causa de la intervenció”.

Font: https://www.publico.es/public/repre...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas