Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 36 min 21 seg

Marruecos refuerza su poderío militar con alta tecnología

21 September, 2018 - 00:00

Manuel Trillo

Marruecos está en proceso de refuerzo militar por tierra, mar y aire. En los últimos diez años, su gasto en defensa ha aumentado un 50% y se prevé que continúe en aumento de aquí a 2022, lo que le está permitiendo adquirir gran cantidad de carros de combate, así como aviones F-16 y fragatas. Incluso se apunta su pretensión de hacerse con un submarino. A ello se suma la puesta en órbita de su primer satélite espía y, hace unas semanas, la reimplantación, doce años después, del servicio militar obligatorio.

El robustecimiento de las fuerzas armadas marroquíes responde en buena medida a la carrera armamentística que mantiene con su vecino Argelia, que casi ha triplicado su presupuesto militar en diez años. «La modernización de su inventario de material de seguridad y defensa hay que encuadrarla en la pugna por el liderazgo regional que mantiene con Argelia, aunque no hay que olvidar que ambos países son miembros y coinciden en muchas organizaciones de Seguridad y Defensa», señala a ABC el coronel Juan A. Mora Tebas, especialista del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). Relacionada con esa rivalidad está la siempre tensa cuestión del Sáhara, donde los argelinos son un soporte tradicional para el Frente Polisario.

A estos frentes habría que añadir la lucha contra el terrorismo yihadista y la participación marroquí en acciones en la región del golfo Pérsico, donde Marruecos ha intervenido en la guerra de Yemen en apoyo de Arabia Saudí.

Precisamente, este país concedió en enero de 2016 al reino alauí un préstamo de 22.000 millones de dólares para armamento. En este sentido, el coronel Mora advierte de que, en este proceso de puesta al día de la capacidad militar marroquí se debe tener en cuenta «el otro pulso que se está produciendo en un segundo plano en la región Magreb-Sahel entre Irán y Arabia Saudí» y recuerda que «Marruecos rompió relaciones con Irán el pasado 1 de mayo de 2018, tras acusar a Irán de apoyar indirectamente al frente Polisario».

En la actualidad, el porcentaje de gasto que Marruecos destina a defensa en proporción a su producto interior bruto (PIB) es casi tres veces mayor al de España, el 3,2% frente al 1,2%. De acuerdo con los datos del Stockholm International Peace Research Institute (SIPRI), pasó de 2.297 millones de dólares de gasto militar en 2007 a 3.461 millones en 2017 y es, solo detrás de Argelia, el país africano que más armamento importa. Las compras argelinas supusieron el 52% del total del continente en el periodo 2013-2017, mientras que las marroquíes representan el 12%. Estados Unidos es el principal proveedor de Marruecos, si bien el país magrebí también ha adquirido armamento a Rusia y China.

Con todo, el experto del IEEE consultado prefiere hablar de «modernización» o «renovación», más que de «rearme», dado que gran parte de las nuevas unidades servirán para sustituir a otras ya obsoletas.

Llegada de unidades

Medios locales y especializados han informado del envío este año a Marruecos de las primeras unidades de un lote de 162 carros de combate M1A1 Abrams, adquiridos a EE.UU. por 115 millones de dólares a través de su programa de excedentes (EDA, por sus siglas en inglés). La operación incluye distintas mejoras en los vehículos, así como más de doce millones de proyectiles, equipos de apoyo y formación. Esta partida se une a otra de 222 carros similares adquiridos en años anteriores.

Junto a los medios terrestres, Marruecos está tratando de fortalecer también su poderío aéreo. El país magrebí ha comprado una docena de aviones de caza F-16 Viper, del fabricante Lockheed-Martin. Se unen a otros 23 F-16 que ya poseía, en este caso de las clases C y D. Las fuerzas aéreas marroquíes perdieron uno de estos aparatos en mayo de 2015 al estrellarse en Yemen, donde apoyaban a Arabia Saudí en su conflicto con los rebeldes hutíes.

En cuanto a los recursos marítimos, Marruecos se ha dotado en los últimos años de cuatro fragatas –una de la clase FREMM y tres SIGMA–, primer paso para lograr una Marina Real de alta mar, más allá de la vigilancia de sus costas. El país vecino «ha multiplicado por varias cifras su capacidad de combate en alta mar en relación con lo que había sido habitual hasta hace poco más de un lustro», destaca en un blog especializado Josep Baqués, miembro de la junta directiva del Grupo de Estudios en Seguridad Internacional (GESI).

Además, Marruecos aspira a hacerse con un submarino, lo que supondría un notable salto cualitativo. Se ha llegado a hablar del interés por comprar a Moscú un submarino Amur 1650, pero tal operación no se ha confirmado.

Esta tendencia continuará en los próximos años, a tenor de la previsión de Strategic Defense Intelligence (SDI), un grupo dedicado a explorar oportunidades de negocio para la industria militar. De acuerdo con un informe del pasado año, el presupuesto en defensa de Marruecos alcanzará en 2022 los 3.900 millones de dólares. El plan de futuras adquisiciones «incluye aviones de combate, helicópteros, submarinos, sistemas de radar y buques», así como inversiones en tecnología de la información y misiles antitanques, explica.

Las crecientes necesidades de armamento han llevado a Marruecos a pretender contar con su propia industria de defensa, con lo que reduciría gastos y su dependencia de proveedores externos. Hace dos años se anunció una inversión de 300 millones de dirhams (27,3 millones de euros) en la creación de una fábrica bajo el nombre de MCR Technologies, a través de una «joint-venture» con la compañía belga Mecar y la británica Chemring. Estas instalaciones se levantarían sobre un terreno de mil hectáreas y se encargarían de producir y distribuir diversos tipos de munición, si bien no se han vuelto a conocer detalles.

Además, el país magrebí habría pedido a España cooperación para fabricar transporte militar y, según la prensa marroquí, estaría en conversaciones con Francia para desarrollar una industria naval y con EE.UU. para construir vehículos blindados y de transporte de tropas.

En pleno proceso de potenciación de las fuerzas armadas, Marruecos puso en órbita el pasado año su primer satélite espía, cuya construcción y lanzamiento desde la Guayana Francesa estuvo rodeado de gran secretismo. Bautizado como Mohammed VI-A, se trata de un instrumento de alta precisión que se dedicará al reconocimiento de fronteras y el seguimiento de grupos yihadistas. De aquí a 2019 Rabat pretende lanzar el segundo.

ABC

Categorías: Tortuga Antimilitar

Voces que huyen de la guerra de Sudán del Sur

21 September, 2018 - 00:00

Por Francecs Millán Yumbe

Desde que en 2013 estalló el conflicto, más de un millón de sursudaneses han buscado refugio en Uganda. Sus historias hablan de violencia indiscriminada contra civiles, de violaciones, de hambruna y epidemias.

Para Christine y Susan Rose, la guerra es una noche fugaz de junio. Una noche de esas que nunca se esperan, aunque sabes que, tarde o temprano, llegarán. Como si de una condena se tratase. Son hermanas, tienen 16 y 14 años, y les tiembla la voz cuando hablan de lo que vieron. “Nos atacaron los soldados”, repite Susan, la menor. Christine es más precisa: “Un grupo de combatientes dinka [la etnia mayoritaria que controla el Gobierno de Sudán del Sur] entró en casa de noche”. Se toma un respiro y se seca las lágrimas que desde hace unos segundos le bajan por las mejillas. “Uno cogió a mi padre, otro a mi madre y los dos que quedaban nos robaron ropa y comida. Entonces se los llevaron [a los padres] y los decapitaron a pocos metros de donde estábamos nosotras”, explica Christine, que ahora ya no se esfuerza en borrar el llanto de su rostro. Su herida es demasiado reciente: el ataque de los combatientes dinka a su aldea ocurrió hace solo seis días. “También vimos morir a muchos de nuestros vecinos. Había cuerpos decapitados por todos los lados”, lamenta la hermana mayor. Y escaparon. “¿Qué podíamos hacer si no?”.

Ahora las dos hermanas están tumbadas en un suelo polvoriento del centro de recepción de Imvepi, un centro de refugiados en en distrito Arua, en el noroeste de Uganda, donde llegaron hace dos días. Hablan despacio y les cuesta fijar la mirada en los ojos de quien escucha. Su testimonio podría ser el de centenares de miles de refugiados de Sudán del Sur que han huido del conflicto que martiriza a su país desde 2013 y que está siendo especialmente duro para la población civil. Aquí, en el norte de Uganda —que con más de un millón de sursudaneses, es el Estado que más ha acogido— casi todo el mundo evoca el mismo horror: los soldados del Gobierno llegan a los poblados de noche, matan, violan, saquean las cabañas, queman algunas y se van. Con total impunidad, ante el silencio internacional, como desde hace casi cinco años.

VIOLENCIA, HAMBRE Y EPIDEMIAS

Y es que esta es también una guerra olvidada. Desde que, en julio de 2013, el presidente Salva Kiir, de etnia dinka, expulsara del Gobierno a su vicepresidente Rieck Machar, de etnia nuer, acusado de preparar un golpe de Estado, y empezaran los enfrentamientos entre los soldados del Gobierno y los simpatizantes del vicepresidente destronado, es muy difícil saber con exactitud la magnitud de la tragedia. Las balas han llegado a buena parte del país y la lucha por el poder, y por el dinero, y por el petróleo —Sudán del Sur tiene la tercera reserva de oro negro más importante de África—, ha aumentado la tensión entre etnias rivales. Cuentan que los soldados dinka son los peores, pero los rebeldes —más amateurs— también matan y también extorsionan. Se calcula que, desde el inicio del conflicto, centenares de miles de personas han perdido la vida, más de cuatro millones de sursudaneses se han visto obligados a abandonar sus casas y la situación de crisis humanitaria que se enquista —con incesantes episodios de hambruna y epidemias— es desgarradora.

Como entrar en el país es casi imposible, una de las pocas formas de saber qué pasa tierra adentro es a través de los relatos de las personas que huyen. Hace dos años por la frontera que separa Sudán del Sur de Uganda cruzaban cada día unas 2.000 personas buscando refugio. En los últimos meses, el flujo ha bajado, pero unas 150 personas siguen alcanzando a diario suelo ugandés para escapar de la barbarie.

En uno de los puntos de este límite geográfico, donde Uganda, la República Democrática del Congo y Sudán de Sur parecen mezclarse en una arboleda verde, virgen y aislada de todo, un grupo de 16 sursudaneses acaba de huir de la enésima masacre. Están sentados en el suelo, los niños no paran de llorar y hace tres días que ni comen ni beben. Cae un sol de justicia y la frente de Alison Richard parece una cascada. “Caminamos durante tres días hasta que llegamos a Uganda”, dice este joven sursudanés de 20 años. Explica que una pandilla de soldados dinka atacaron su poblado y arrasaron con todo lo que pudieron. Él vio cómo decapitaban a su padre. El camino también es peligroso. “Si te descubren los [soldados] dinka, te matan. Los rebeldes en un principio no te matarán, pero sí que violan a las mujeres y nos roban”. A ellos no les saquearon, pero es que no tienen nada más que la ropa que llevan puesta. “No pude coger nada. No sé ni cómo conseguí escapar. Cuando los [soldados] dinka llegan a las aldeas matan a todos los vecinos que pueden porque consideran que somos rebeldes”, lamenta, con voz cansada, Alison. De fondo, el llanto de un bebé rompe el silencio. Su madre trata de aliviar el lloriqueo del niño y se lo acerca al pecho, pero la mujer apenas tiene leche. Ahora esperan que Acnur les venga a buscar y les traslade a un centro de registro ugandés, donde serán identificados y posteriormente reubicados en uno de los campos de refugiados que se ubican en el norte de Uganda. “Necesitamos que vengan ya. Hace días que no comemos. Uno de los bebés tiene fiebre, y aquí no hay ni agua”. Tampoco mosquiteras, y esto, en uno de los puntos del continente donde la malaria pica con más fuerza, es una sentencia para muchos pequeños.

En la guerra sursudanesa no solo se muere de violencia. Después de los ataques, buena parte de las familias —o lo que queda de ellas— se queda sin su principal fuente de ingresos y alimentación: los campos de cultivo. Entonces el hambre aparece. Según Unicef, casi la mitad de la población —más de cinco millones de personas— no puede cubrir sus necesidades alimentarias y más de un millón de niños sufren desnutrición aguda. La hambruna, a la vez, favorece las epidemias y las muertes por enfermedades como la malaria, el sarampión o el cólera. La ayuda humanitaria, que no es suficiente, a veces no llega porque los soldados impiden su entrada.

NIÑOS HUÉRFANOS

Pongamos que se llama Dennis. Tiene unos 10 años, y no sabemos su nombre porque casi no habla. Está apoyado en la pared de lona de una de las tiendas que hay en el centro de recepción de Imvepi, y tiene la mirada perdida, como la mayoría de niños que hay aquí. “Fíjate, estas criaturas están traumatizadas. Mira sus ojos, mira cómo se mueven… Están rotos por dentro”, grita indignado Paul Draga, uno de los trabajadores que Save The Children tiene en este campamento. A su lado, unos 20 niños imitan el posado de Dennis. Unos se tumban fatigados en el suelo, algunos esconden su rostro entre las rodillas, como si desconectaran, y otros, directamente, duermen. La mayoría de ellos llevan en una de sus muñecas una pulsera de color blanco, que en este centro significa que son menores no acompañados. “Miles de niños han llegado a Uganda solos. Muchos de ellos han visto con sus propios ojos cómo los soldados mataban a sus padres. Han presenciado todo tipos de horrores...”, repite Paul.

Estos menores sursudaneses forman parte de una de las consecuencias más crudas de la guerra: desde que empezó en 2013, decenas de miles de criaturas han cruzado solas la frontera porque el conflicto les robó a sus padres. La mayoría son huérfanos, pero también hay muchos chiquillos que perdieron de vista a sus padres durante el ataque, huyeron en direcciones distintas y nunca más han vuelto a saber de ellos. “Estos suelen llegar aquí con grupos de adultos que los acogen durante el camino”. Son Unicef y Acnur quienes gestionan sus llegadas y los identifican en el centro de registro. Si antes no han sido acogidos por una familia o un grupo de adultos —normalmente durante el camino hacia suelo ugandés—, estas organizaciones buscan otros refugiados que puedan hacerse cargo de los niños. Principalmente son madres —a menudo viudas— que ya tienen sus hijos, pero que hacen un esfuerzo para adoptarlos. A cambio, reciben ayuda económica y más alimentos.

A Susan Neima le brilla la mirada cuando le preguntan por sus pequeños. Tiene seis: tres son suyos, pero a tres los acogió durante el camino hacia aquí. “Estaban solos y muertos de miedo. Seguramente habían visto morir a sus padres. ¿Cómo no los iba a llevar conmigo? Hubiesen podido ser mis hijos”, relata entre llantos.

MUJERES ROTAS Caminar por los campos de refugiados de sursudaneses supone entender pronto una cosa: éste es un éxodo de niños y de mujeres. Los hombres no llegan con tanta frecuencia. O bien porque los han matado —los testigos dicen que, cuando llegan a las aldeas, los soldados intentar matar primero a los varones— o porque se quedan luchando. Algunos también prueban a ir a trabajar a zonas donde la guerra se ha alejado y envían dinero a sus familias para que hagan frente a la precariedad de los asentamientos de refugiados. En la huida, pues, son las mujeres quienes suelen hacerse cargo de los pequeños. Pero estas mujeres también están rotas por dentro. Doblemente rotas.

En el campo de refugiados de Bidi Bidi, a pocos kilómetros de la frontera ugandesa con Sudán del Sur, una quincena de mujeres espera su turno en el hospital de ayuda psicológica de Médicos Sin Fronteras (MSF). Las hay de todas las edades, algunas llevan en brazos a sus hijos y casi todas prefieren el silencio. “Todas han sido violadas excepto una”, dice Patrick, el psicólogo de MSF. “La guerra de Sudán del Sur es horrible para las mujeres. Aparte de la violencia, muchas han sufrido abusos en varias ocasiones y son violadas de manera feroz por grupos de combatientes que hacen fila y esperan su turno”, se lamenta Patrick, que mientras habla no deja de mirar a sus pacientes. Ninguna de ellas le devuelve la mirada porque casi siempre esconden el rostro.

Margaret tiene 21 años y prefiere no desvelar su nombre real. Ella es una de las muchas mujeres sursudanesas que ha sido víctima de la violencia sexual que se ha normalizado en el conflicto: como una arma de guerra más, como una manera de dañar o humillar al enemigo. Tiene la voz rota y habla despacio, con la mirada perdida, hasta que se rompe entre llantos y sollozos tristes. En sus brazos, un bebé de no más de un año se agarra con fuerza al vestido de la madre. Ella no puede parar de llorar. —¿Por qué lloras, Susan? No dirá nada. De hecho, ya no volverá a hablar de su historia. Simplemente cierra los ojos con fuerza e intenta reprimir las lágrimas. Claude, que es uno de los traductores que hay en el centro, conoce su relato. “La violaron un grupo de soldados dinka mientras huían hacia aquí [Uganda]”. Como a tantas otras. “Creemos que no sabe si el bebé es fruto de la violación o es hijo de su marido”, lamenta. —Y su marido, ¿dónde está? —Ah, lo mataron durante un fuego cruzado entre los dinka y los rebeldes.

Fuente: https://info.nodo50.org/Voces-que-h...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los jóvenes surcoreanos se entregan a la pizza para evitar el servicio militar obligatorio

20 September, 2018 - 00:00

theguardian

Benjamin Haas - Seúl

Hay tan pocas excepciones para los jóvenes que esperan librarse del servicio militar obligatorio en Corea del Sur que incluso a los músicos más famosos se les obliga a interrumpir sus carreras para 'meterse en el fango'. Sin embargo, 12 estudiantes de canto encontraron una nueva manera de evitar el servicio militar: la estrategia del engorde.

Los jóvenes que aspiran a ser cantantes y que no fueron seleccionados para hacer el servicio comían pizza y hamburguesas cinco veces al día para aumentar de peso. De esta manera, no podían superar el examen físico militar. Entre ellos, intercambiaron consejos y determinaron que los "batidos de proteínas ricos en calorías, los suplementos alimenticios y beber mucho jugo de aloe para retener el peso del agua" eran las mejores opciones para lograr su objetivo. Así lo ha determinado una investigación militar.

Todos los hombres surcoreanos deben servir en torno a 22 meses antes de cumplir los 28 años y se someten a un examen físico para determinar si son aptos para el servicio. Lo que no cumplen los requisitos físicos están exentos del servicio o deben realizar un trabajo civil alternativo, algo que suele ser más atractivo que las privaciones de la vida militar.

Casi no hay excepciones, ni siquiera por motivos religiosos. El tema volvió a la palestra hace poco cuando legisladores y seguidores del grupo K-pop BTS pidieron que sus logros musicales fueran reconocidos librándoles del servicio militar. Solo aquellos que ganan competiciones de música clásica o medallas en los Juegos Olímpicos o en los Juegos Asiáticos pueden evitar el servicio militar obligatorio.

Los 12 jóvenes que idearon la estrategia de engorde esperaban trabajar en el servicio comunitario y tener tiempo para cantar después del mismo, según informa el Korea Herald. Una vez que el caso fue descubierto, los militares llevaron a cabo una investigación y remitieron el caso a los fiscales. Si son declarados culpables, se les obligará a cumplir servicio militar. Dos de ellos ya han completado el servicio alternativo, aún así, es posible que tengan que volver a servir en el Ejército.

Los planificadores militares de Corea del Sur están a punto de concluir un proyecto para reducir el tamaño de las fuerzas armadas del país y acortar el periodo de servicio de los soldados que son reclutados. Las fuerzas armadas disminuirán de 618.000 a 500.000 efectivos y reducirán el servicio a unos 18 meses. Además, los jóvenes también se quejan de que los reclutas solo ganan unos 300.000 won (229 euros) al mes, muy por debajo del salario mínimo.

Con la impredecible Corea del Norte como vecina, es poco probable que el sistema termine por eliminarse, aunque las autoridades están considerando la posibilidad de conceder más excepciones para los talentos del país.

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

Estellés a Monòver

20 September, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Apremiante: Nuevo concepto de seguridad. La voz debida

20 September, 2018 - 00:00

Federico Mayor Zaragoza
Presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex Director General de la UNESCO (1987-1999)

¡Irreversible deterioro ambiental!, ¡muertos de hambre y pobreza extrema!, ¡incendios y otras catástrofes!, ¡emigrantes!… Estos son los objetivos que ahora, por un acuerdo unánime a escala mundial, conscientes todos de que se trata de una responsabilidad generacional histórica, deben abordarse de forma impostergable. La inercia de los poderes hegemónicos tradicionales y de los obcecados supremacistas y minimalistas sigue propiciando el incremento de gastos en defensa territorial, olvidando la seguridad de los seres humanos que viven en estos territorios.

Miles de bombarderos, misiles, acorazados… Miles de miles de soldados preparados para el uso de las armas más sofisticadas… cuando resulta que se carece del personal capacitado y de los medios técnicos adecuados para hacer frente con rapidez y eficacia a incendios y otras catástrofes… De nuevo este año, California, la perla de Norteamérica, devastada por fuegos voraces que obligan a evacuar a decenas de miles de ciudadanos… 36.000 hectáreas abrasadas… Y lo mismo en Atenas… Y aquí y allí miles de personas viviendo la tragedia de familiares muertos o heridos, de hogares arrasados…

Y miles de seres humanos al día, no me canso de repetirlo, muertos de hambre al tiempo que se invierten y armas y gastos militares más de 4.000 millones de dólares. Es un dislate intolerable que debe ser corregido sin mayor demora. Ya lo advirtió el Presidente Eisenhower: “El mayor poder en los Estados Unidos corresponde al complejo bélico-industrial”. Ahora mismo, el neoliberalismo ultra habiendo marginado a las Naciones Unidas sustituyéndolas por grupos plutocráticos (G7, G8, G20), el insólito Presidente Trump ha anunciado que va a incumplir los Acuerdos de París sobre Cambio Climáticos y los Objetivos sobre Desarrollo Sostenible. Y todos los demás países -¡casi doscientos!- en lugar de oponerse radicalmente a una actitud que puede, si no se enmienda rápidamente, afectar a la humanidad en su conjunto, se apresuran a obedecer los designios del Presidente para aumentar los gastos de defensa, omitiendo las acciones inmediatas que reclaman tantos humanos abandonados y la propia habitabilidad de la Tierra.

La Unión Europea, en lugar de haber señalado con firmeza unas “líneas rojas” bien establecidas y argumentadas, se ha precipitado a aumentar las inversiones en defensa, reservando para la otrora importante ayuda al desarrollo unas migajas vergonzantes. ¿Cuánto costarán al final los cuatro “re-tocados” e “imprescindibles” submarinos españoles? ¿Cuánto se invertía y cuánto se invierte ahora en ayudar a tantos países en los que sus nativos no deban verse compelidos a emigrar por carecer de los mínimos recursos de subsistencia? Cuando, por fin, el gobierno decide atender a los emigrantes como se merecen y abordar con políticas conjuntas la cooperación internacional, pensando en la gente y no en el dinero, ayudando en lugar de explotar, tanto en España como en la Unión Europea los peligrosísimos xenófobos y racistas -¡miles de millones para las armas… y unas limosnas para el auxilio a emigrantes y refugiados!- superan a los que se sienten reconfortados.

Todo ser humano igual en dignidad: esta debe ser la referencia para los cambios radicales que son ahora apremiantes. Sin minusvalorar la seguridad territorial, deben destinarse las cantidades apropiadas a las cinco prioridades que hace ya años establecieron las Naciones Unidas: seguridad alimentaria, acceso al agua potable, sanitaria, ecológica y educativa. Este es el nuevo enfoque de seguridad que el mundo requiere con urgencia. Hasta hace pocas décadas, “Nosotros, los pueblos”, como tan lúcidamente se inicia la Carta de las Naciones Unidas, no podíamos expresarnos. Ahora, por primera vez en la historia, ya podemos. Ya somos mujer y hombre. Y ya somos conscientes de que “mañana puede ser tarde” y de que el deterioro de la calidad de vida no tiene marcha atrás. Ahora ya podemos expresarnos y elevar la voz. Y sustituir la fuerza por la palabra. Y ser millones y millones los que, un día señalado, escriban en su móviles “NO”… a las políticas actuales, a seguir adquiriendo productos a quienes profundizan la brecha social y económica. A los grupos oligárquicos que pretenden retener en sus manos las riendas del destino común… Y decir “SÍ” a un Sistema de Naciones Unidas dotado de los recursos personales, financieros, técnicos y de defensa necesarios para el pleno ejercicio del multilateralismo democrático… Y decir “SÍ” a la eliminación completa de las armas nucleares… y a los comportamientos cotidianos solidarios.

En 1945, la mención de “Nosotros, los pueblos”, era prematura. Ahora ya es factible. Los “pueblos” ya tienen voz y van a expresarse aunque el “gran dominio” (militar, financiero, mediático, energético…) intente silenciarlos.

Será pronto la voz del pueblo la que reconduzca las torcidas y peligrosas tendencias actuales.

Diario Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

“Evidentemente que el gobierno del PP vendía, pero no teníamos la jeta y poca vergüenza de decir que no mataban civiles”

19 September, 2018 - 00:00

Qué decir ante la inmoralidad y el cinismo generalizado de la clase política. No ha de extrañar que esa forma execrable de ubicarse en el mundo cale entre la población convirtiendo en normal, por ejemplo, la reivindicación de los trabajadores de la empresa bélica Navantia de que se vendan las bombas que hagan falta a la dictadura que sea con tal de que no peligren los encargos de su factoría. Nota de Tortuga.

“¿Eres consciente de la barbaridad que has dicho?”: Albiol se ‘dispara' en el pie con un tuit sobre las armas de Arabia Saudí

Por Tremending

La semana pasada vimos cómo desde el Gobierno de Pedro Sánchez se justificaba la venta de misiles a Arabia Saudí argumentando que se trata de armas “de precisión” que "no producen efectos colaterales”. Josep Borrel hizo esta justificación que después fue repetida por Isabel Celaá. Amnistía Internacional explicó al Gobierno por qué se equivoca y qué es lo que pasa con ese “armamento de precisión”.

Las redes sociales se llenaron de críticas al Ejecutivo por el cinismo de sus palabras. Al coro de críticas se sumó el presidente del PP catalán, Xavier García Albiol, con un tuit que se le acabó volviendo en su contra.

Albiol enlazó una noticia con las declaraciones de Celaá y la acompañó de varios emoticonos de chimpancés tapándose la cara. Cuando un tuitero le hizo ver que cuando gobernaba su partido también vendía armas a Arabia Saudí, Albiol respondió con el tuit que se le ha vuelto en contra.

“Evidentemente que el gobierno del PP vendía, pero no teníamos la jeta y poca vergüenza de decir que no mataban civiles”, asegura Albiol. La respuesta de los tuiteros no se hizo esperar: “¿Pero sabes lo que acabas de decir…?”, le pregunta uno. “Traducido viene a ser un 'claro que sabíamos que mataban a civiles, pero nos importaba una mierda'", dice otro.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Informe: Las mujeres freelancers en Upwork y Fiverr ganan 50% menos que los hombres

19 September, 2018 - 00:00

Shira Stieglitz

La diferencia salarial es un tema bastante discutido en Washington D.C., ya que en promedio las mujeres ganan 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres. Desafortunadamente, parece que el sesgo de género podría ser incluso más extremo cuando se da en los lugares de trabajo digital de freelancers.

La investigación realizada por WebsitePlanet (WSP) recientemente descubrió que las freelancers ganan significativamente menos que los hombres, y en algunos casos hasta la mitad, en dos de las plataformas de freelancers más usadas y respetables: Upwork y Fiverr. Esto es estremecedor. Para las mujeres que están inmersas en esta gigeconomyy que dependen de estos mismos sitios web para encontrar trabajos, está directamente relacionado con su sustento personal.

Una mirada más cercana a las ingresos de los freelancers

Para quienes no lo sepan, Upwork y Fiverr son plataformas de contratación de freelancers que cubren una variedad de industrias y servicios, incluyendo: escritura, diseño gráfico, asistentes personales y desarrolladores web.

Cada plataforma funciona algo diferente:

En Upwork, los individuos pujan activamente en proyectos. Un cliente publica un trabajo, para el que recibirá una serie de propuestas que especifican honorarios por hora para el trabajo o los honorarios totales por el proyecto. Tras revisar a los solicitantes, el cliente extenderá una oferta al o los freelancers que elija y empezará un contrato.

En Fiverr prácticamente es al revés. Los freelancers publican sus habilidades y ponen precios a diferentes trabajos por niveles. Los clientes que buscan a una o varias personas para completar cierto trabajo, pueden buscar a diferentes individuos cualificados y, tras revisar una serie de perfiles, contactar al o a los freelancers para que completen el trabajo.

WSP investigó 121 perfiles en Upwork y 116 en Fiverr en algunas de las categorías más populares de trabajos como:

Escritura (contenido web)

Ventas y marketing

Contabilidad y consultoría

Producción de vídeos

IT (desarrollo web, móvil y de software)

Servicio de atención al cliente

Además de revisar los perfiles de los freelancers y lo que ofrecían o sus honorarios por hora, también se tuvieron en cuenta historiales de trabajo y calificaciones, así como la tasa de trabajos pasados completados (cuando era posible). Todas las categorías de trabajo incluían una división igual entre hombres y mujeres con antecedentes profesionales y educativos comparables, así como años de experiencia. Finalmente, todos los freelancers estaban ubicados en los Estados Unidos.

La brecha salarial digital de género sigue viva y coleando

En promedio, a lo largo de diferentes industrias en Upwork, los hombres cobraban 57% más por hora que las mujeres. Esta disparidad era todavía más extrema en Fiverr, donde los hombres usualmente cobraban 80% más por servicios comparables ofrecidos por mujeres.

Los y las freelancers que revisamos tenían tasas de éxito similares y variaban máximo solo en uno o dos puntos de porcentaje (usualmente a favor de las mujeres). Las mujeres tendían a tener historias laborales ligeramente más largas en la plataforma de freelancers, aunque la diferencia no era demasiado significativa (2,32 y 2,07 años respectivamente). Esto es importante porque ayuda a descartar algunos factores que pueden contribuir posiblemente a la brecha salarial: calidad y experiencia.

Sin embargo, no parecía haber diferencia entre géneros para ninguno de estos factores, ya que la investigación también mostró que tanto hombres como mujeres pueden incrementar su salario a lo largo del tiempo en la plataforma en un tercio. Esto tiene sentido, dada la acumulación de opiniones positivas y trabajos completados con el tiempo. Muchos freelancers tienden a poner precios más bajos a sus servicios cuando están empezando. Después de todo, la parte más difícil es obtener ese primer trabajo.

Lo que eso significa es que las mujeres tienden a ponerse un precio más bajo desde el principio y que no son capaces de compensar esa diferencia con el tiempo. Los hombres también piden menos cuando están empezando, sin embargo, esta cifra tiende a ser mayor que la que piden las mujeres, incluso después de que ellas siguen ganando experiencia y opiniones en la plataforma. Básicamente, las mujeres empiezan con una brecha de género y luego se quedan atascadas allí.

Tanto en Upwork como en Fiverr, hay categorías en las que las mujeres tienden a ganar más que los hombres, como escritura y SEO. No obstante, vale la pena mencionar que la desigualdad salarial aquí es mucho menos extrema. Por ejemplo, en Upwork, los escritores ganan 93 centavos por cada dólar de las escritoras, mientras que un hombre que ofrece servicios de contabilidad o consultoría gana 2,19 $ por cada dólar que una mujer gana en el mismo campo.

¿Qué es lo que está generando esta disparidad y quién es el culpable?

Cuando leemos sobre sesgo de género en el lugar de trabajo, la primera reacción de muchas personas es culpar a la compañía: ¿Cómo puede un negocio justificar pagar un sueldo diferente entre una mujer y un hombre que tienen la misma descripción de trabajo?

¿Pero qué pasa cuando los empleados no reciben un sueldo y es la misma persona la que indica los honorarios por los que está dispuesta a trabajar? ¿Las compañías tienen alguna responsabilidad? Seguramente no podemos esperar que un cliente pague a los solicitantes más de lo que ellos mismos piden. También sabemos que la primera obligación de una compañía es hacia sus accionistas y que están buscando un equilibrio perfecto entre coste y calidad. Si pueden obtener un mejor producto por menor precio, ¿quién los puede culpar?

La conclusión es que a las mujeres les están pagando menos porque están pujando o aceptando trabajos por menos dinero. Esto se debe a que perciben sus habilidades como menos valiosas o porque creen (por la razón que sea) que deben ofrecer unos honorarios menores para tener una mejor probabilidad de ganar un trabajo.

En los lugares de trabajo tradicionales, las mujeres se han hecho notorias por ser más reservadas, algo que a menudo les afecta negativamente en lo laboral. Está bien documentado que es menos probable que las mujeres hablen durante una reunión o pidan un aumento, debido a que no quieren parecer obstinadas o demasiado agresivas. También es menos probable que las mujeres soliciten una vacante disponible cuando sienten que no cumplen todos los criterios de la descripción del trabajo, mientras que es más probable que los hombres se presenten y asuman que pueden “desarrollarse” para cumplir con los requisitos y aprender el trabajo.

Parece que estas mismas reservas pueden estar limitando a las mujeres del mundo freelancer en los lugares de trabajo digital. Al menospreciar sus habilidades y experiencia, las mujeres esperan menos y a menudo obtienen menos como resultado.

Así que, chicas, ¿hacia dónde vamos ahora?

Estas plataformas digitales de contratación de la era moderna han sido pregonadas como una forma de acabar con el sesgo en el lugar de trabajo. Esto se debe a que permite a los clientes ponerse en contacto con candidatos cualificados con base en sus habilidades, lo que elimina los determinantes superficiales como la edad, el sexo o la raza.

Sin embargo, dado que estos tipos de lugares de trabajo están más alejados de la discusión sobre brecha salarial y, como resultado, de las discusiones sobre responsabilidad y legislación; puede haber pocos incentivos para aplicar realmente la igualdad salarial, especialmente con clientes que pueden estar buscando específicamente “trabajadores baratos”. Esto puede tener un impacto directo en estudiantes universitarios, quienes a menudo usan los sitios web de freelancers como una forma de ganar experiencia antes de introducirse formalmente en el mercado laboral. Esto podría estar preparando potencialmente a las mujeres para una vida profesional de menores ganancias.

¿Esto quiere decir que las freelancers deberían empezar a usar nombres neutrales como Alex o Cris y pedirles a sus hermanos o novios que aparezcan en las fotos de perfil para subir sus honorarios? Esperemos que no llegue a eso.

Primero que todo, las mujeres (y realmente todos) deberían centrarse en crear un perfil de freelancer tan potente como sea posible, para justificar los honorarios que se merecen.

Investiga previamente: al preparar tu perfil, echa un vistazo a lo que cobran los mejores freelancers y los más exitosos de tu campo por trabajos similares, encuentra a quienes tengan experiencia y credenciales comparables y ponte un precio correspondiente (¡recuerda que tienes oportunidad de crecer!).

Enfatiza tus puntos de diferenciación: En tu perfil o aplicaciones, fíjate en lo que te separa a ti de la competencia (sin importar el género) y cómo puedes dar ese valor añadido a cualquier proyecto o compañía.

Enorgullécete de tu trabajo y experiencia: Puede parecer que se es fanfarrón si se habla de uno mismo, pero al final del día, los clientes quieren freelancers que puedan entregar trabajo de calidad. Así que escoge muestras de trabajo potentes que demuestren tu experiencia y les dé a los clientes una idea de qué pueden esperar.

Pide opiniones y recomendaciones detalladas: si has tenido una experiencia positiva de trabajo con un cliente, pide una opinión detallada antes de cerrar el trabajo, ya que muchos clientes te darán solo “cinco estrellas” sin entrar en detalles. Pero en estas plataformas, las opiniones son la clave y pueden ayudarte tremendamente.

Destaca cualquier certificación relevante: los individuos con niveles educativos más altos o competencias certificadas ganan más en promedio, así que asegúrate de resaltar cualquier experiencia o logro relevante que pueda ayudarte a justificar los honorarios altos.

Habla con absolutos y definitivos: decir que puedes hacer algo o que definitivamente lo harás da una sensación más fuerte que decir “puedo” y “me gustaría”. Si usas términos definitivos proyectas confianza y eso puede ayudar a un cliente a imaginarte en el trabajo.

Defiende tus honorarios: si estás solicitando un trabajo que tiene un precio menor al que usualmente aceptarías o si un potencial cliente regatea una propuesta, no tengas miedo de mantenerte fuerte. Puedes explicar por qué tus honorarios están justificados y cómo se verá esto reflejado en el producto final.

Más allá de eso, es importante que las mujeres continúen buscando oportunidades con poder de contratación. Las mujeres necesitan cuidar unas de otras para ayudar a aliviar cualquier desigualdad existente, ya sea como resultado de un sesgo del cliente o autoinfligido. Deben asegurarse de que a las mujeres contratadas se les ofrezcan los mismos honorarios que a un hombre. Necesitamos estar juntas y darnos valor para disminuir esta brecha salarial, tanto en los ambientes laborales físicos como digitales. Como cantó la ya fallecida Aretha Franklin “Las hermanas lo están haciendo por sí mismas”.

Fuente: https://www.websiteplanet.com/es/bl...

Categorías: Tortuga Antimilitar

La Fiscalía General de Jalisco (México) abandona un camión con 157 cadáveres

18 September, 2018 - 00:00

México se descompone como estado y como sociedad. La violencia paraestatal y delincuencial cunde y, a pesar de algunas experiencias populares de comunalismo y autogestión, lo malo es que la progresiva debilidad de las instituciones no está dejando tras de sí una realidad mejor que la que había. Entretanto en España se prefiere informar sobre lo que ocurre en Venezuela. Si la noticia que aquí reseñamos hubiera tenido lugar en Venezuela, muy posiblemente hubiera inundado los telediarios españoles. Nota de Tortuga.

Redacción |

157 cadáveres. Ese es el contenido de la caja de un camión que agentes de la Fiscalía General de Jalisco dejaron en un predio de Tlajomulco de Zúñiga, un municipio del centro de Jalisco. Según cuenta El Financiero, tras más de 12 horas de abandono, fue retirado en medio de la ira de los vecinos y llevado a una bodega en la zona industrial de Guadalajara, cerca de la Fiscalía.

Los olores fétidos molestaron a los vecinos del fraccionamiento Paseos del Valle, en ese municipio, y al acercarse comprobaron que el contenedor derramaba sangre, de acuerdo a la nota. Enojados, amenazaron incluso con incendiarlo. Los cuerpos son de víctimas sin identificar de la delincuencia organizada.

El camión ha estado aparcado por otras zonas residenciales. Estuvo varios días en una bodega de Tlaquepaque, al sur de la zona metropolitana de Guadalajara. La alcaldesa, según los medios, ordenó la clausura de esas bodegas al no tener licencia.

De acuerdo a El Occidental, estaba resguardado allí a la espera de que se construyesen 10 módulos de criptas para 800 cuerpos. El Instituto de Ciencias Forenses, es decir, la morgue metropolitana, está saturada ante la ola de violencia que vive el estado.

El diario ha hecho el ejercicio de ver que las diferentes instalaciones que la morgue tiene están llenas. El Instituto en sí cuenta con 80 plazas, todas ocupadas. El panteón forense, en el cementerio de Coyula y prestado por el municipio de Tonala, tiene 150 cadáveres dentro. 2017 fue el año más sangriento en Jalisco y este 2018 va camino de superarlo.

“Simplemente es irracional. En qué cabeza cabe que pueden traer un tráiler lleno de muertos para ponerlo atrás de nuestras casas, es una falta de respeto que no se vale”, comenta uno de los vecinos citado por Milenio.

Fuente: https://www.mexico.com/actualidad/l...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Matantia

18 September, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La conscripció, en els fonaments de l'estat contemporani

18 September, 2018 - 00:00

(A propòsit de Dieter Langewiesche. ‘Imperio, nación, guerra popular. 1813 en la historia de Europa'. Alcores, núm. 21 (2017), pp. 235-257)

La impopularitat del servei militar, del pràctic segrest del jovent per tal de formar part d'un exèrcit nacional no és pas nova. Els objectors de consciència i insubmisos de les darreries del segle XX no estaven sinó actualitzant i buscant un nou sentit a un sentiment inveterat, íntim i alhora d'ampla projecció social, de rebuig de la milícia.

Amb tot, és ben cert que la Revolució Francesa i les posteriors guerres napoleòniques van canviar d'arrel la forma en què els ciutadans ens hem relacionat amb la nació i amb la mateixa guerra. En tota aquesta problemàtica tracta de penetrar Dieter Langewiesche d'una forma certament colpidora i renovadora (també discutible des de la perspectiva nostrada) pel fet què planteja que les guerres napoleòniques no tenien motivacions nacionals (així les entendríem a posteriori) sinó que eren guerres imperials pel domini d'Europa. Bé fora per l'expansió de l'imperi francés, del germànic o de l'anglés.

Heus ací, però, que els experts militars desenvoluparen un nou concepte de guerra popular lligada a la nació, amb la qual cosa van vore una mina per a la integració bèl·lica de la població. Per un costat hi havia la levée en mase de la República Francesa, aperfectida, burocratitzada i exportada sota Napoleó. I de l'altre la guerra de guerrilles de la Península Ibèrica. Els militarots prusians se n'adonaren ben bé del potencial mobilitzador que això significava front a la clàssica manca d'efectius ‘engatjats' (carn de canó) que sovint havien de ser reclutats entre malfactors i mercedaris, i estaven temptats, continuadament, per la deserció.

La proposta dels experts prussians, com ara Heinrich von Brant, era clara: ‘Sí a la guerra popular, però abordada a través de la direcció de l'Estat'. Ells no volien una guerra popular a l'espanyola, sinònim de venjances, furts i assassinats... Però què és, si no, la guerra? El 1812 Von Clausewitz reconeixia i parlava, més pròpiament, d'una ‘rivalitat entre crueldats'.

Tot plegat, la clau estava en instal·lar el deure universal del servei d'armes, amb la qual cosa ens aproximaven a la guerra total i a posar en marxa el conjunt de forces (agressives) de la nació. S'hi tractava de llevar el fibló a la guerra popular sota els auspicis de l'estat, el qual hauria de fer, això sí, algunes reformes polítiques. D'ací a les mitologies de l'exèrcit de ciutadans combatents o de les guerres per la llibertat hi havia una passa. I a la utilització d'esquers mobilitzadors mitjançant la col·locació dels soldats en empleaments públics o fins i tot (contradictio in terminis) amb la mateixa promesa de ser alliberats de la conscripció.

Avui ens trobem potser en un altre moment en què el deure de defensa nacional ha estat traspassat, de bell nou, a uns cossos mercenaris. Però, atenció! No hauríem de baixar la guàrdia. L'agressivitat dels nous dirigents de l'extrema dreta i la seua captació de vots entre el lumpen i els incultes ens posen davant de nous reptes. En qualsevol moment poden sonar, si no sonen ja, els cants patrioters.

Font: http://jesuseduard.blogspot.com/201...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El regreso de la mili a Europa: Un intento de cohesión nacional

17 September, 2018 - 00:00

Nos hacemos eco de este artículo de el diario El Mundo, aunque no nos convenza mucho su enfoque, ante lo preocupante del fenómeno de la reinstauración o posible reinstauración del servicio militar obligatorio en diferentes países del entorno. Parece que la causa no hay que buscarla en necesidades de tipo bélico o defensivo sino en cuestiones de tipo social; cómo estos estados entienden la prestación del servicio militar como un potente agente "educativo" frente a nuevas generaciones de jóvenes que -entienden- se les están escapando de las manos. Nota de Tortuga.

ALBERTO ROJAS

¿Qué ha cambiado en el mundo de hoy para recurrir a una fórmula abolida hace 20 años en la mayor parte de nuestros países vecinos? ¿Las amenazas actuales, basadas en el terrorismo o la ciberguerra, requieren más soldados? ¿La pertenencia a la OTAN y su política de apoyo mutuo en caso de ataque no es suficiente garantía de seguridad? ¿Es un país de recluta obligatoria más cohesionado que otro con un ejército profesional? ¿Es más atractivo para un político actual anunciar recortes en Defensa o prometer un regreso al servicio militar obligatorio? ¿Se trata de una medida militar o simplemente de control social?

Todas estas preguntas eran impensables hace unos meses, pero algunos discursos están comenzando a cristalizar: la mili vuelve a estar de moda. Primero fue Suecia, que decidió recuperar el servicio militar el año pasado. Después le ha tocado a Marruecos, que anunció por sorpresa el regreso a la vieja recluta obligatoria para todos los jóvenes, incluidas las mujeres. En Francia, Emmanuel Macron abrió el melón este mismo año con una propuesta arriesgada: un servicio militar de un mes de duración para mayores de 16 años. En Alemania, el partido de la canciller Merkel (la misma que lo suprimió en 2011) pidió también su reinstauración con el apoyo de otros partidos. En Italia, el ministro del Interior, Matteo Salvini, propuso algo parecido a los jóvenes italianos "para recordar a sus hijos que además de derechos, también hay deberes".

Hace aproximadamente 20 años, en la mayor parte de los países de nuestro entorno, se suprimió el último hilo entre la corresponsabilidad civil y militar de la Defensa. Hoy es sólo cosa de los uniformados pero, ¿cuáles son las razones para proponer esta vuelta a algo que formaba parte del pasado, que es más caro y que, según todos los expertos, resulta inefectivo?

Para ver lo que ha cambiado Europa desde hace dos décadas hasta hoy sólo hay que darse un paseo por el contexto geopolítico. En el mundo actual, la OTAN suscita dudas sobre su compromiso. El gran protector de Occidente, Estados Unidos, bajo el mandato del presidente Donald Trump, ya no se percibe como un aliado. Reino Unido, uno de los ejércitos más poderosos del mundo, ha dado un portazo a Bruselas y los países del Este, conocidos como el Grupo de Visegrado, siguen avanzando en una política nacionalpopulista de fronteras cerradas y libertades cada vez más restringidas.

Alemania, el país con más músculo económico de la UE no va a liderar militarmente a Europa por su pasado. Y Vladimir Putin ya ha demostrado que es un nostálgico del Imperio Soviético y pretende reinstaurar su influencia. Moscú ha llegado a decir: "La etapa actual las relaciones entre Rusia y la OTAN se hallan en la crisis más profunda desde los tiempos de la Guerra Fría".

Según afirma el analista y coronel del Ejército de Tierra Pedro Baños, "la vuelta a la mili hay que interpretarla de diferente manera según el país que la proponga. Por ejemplo, para Francia o Alemania, se trata de una medida mucho más social que militar. Hay una parte de la sociedad en estos países que está marginada y ese servicio obligatorio pretende integrar a estas personas en una idea de pertenencia al Estado", dice Baños, que aclara: "Es una política parecida a la que ya existe en Francia: el servicio para los jóvenes nacidos en ultramar, que lo que pretende es conseguir una mayor cohesión nacional".

Otra razón para el regreso de la mili es el nacionalismo creciente en Europa. Para la analista del Instituto Elcano Ilke Toygür, el servicio militar no deja de ser "una herramienta nacionalista en un momento en el que las tensiones entre países comienzan a subir en paralelo a la desconfianza general. Para evitarlo, la Unión Europea debería coordinarse en política exterior con una política militar común en vez de profundizar en nacionalismos que la debilitan en su idea", afirma Toygür.

Según afirma Baños, esta idea del servicio militar, en su componente de cohesión nacional, "también busca atacar a los nacionalismos periféricos con los destinos fuera de tu comunidad y con las amistades que, al cabo de un tiempo, se forjan entre los reclutas de unas zonas y otras".

En el caso de Francia, con la obligatoriedad de cumplir el servicio para los hombres y las mujeres en edad adolescente, además supone la posibilidad de introducir una educación en la igualdad total de sexos. "En Noruega, por ejemplo, donde chicos y chicas forman parte por igual del ejército, hasta comparten las mismas duchas", asegura Baños.

Para este coronel, el servicio militar obligatorio tiene poco que ofrecer desde el plano de la defensa: en los conflictos actuales, tener un ejército numéricamente grande, formado por las viejas academias castrenses, no garantiza ni una buena defensa ni un ataque efectivo. Si así fuera países como Corea del Norte, Turquía o Egipto serían los más poderosos, pero en una época de robotización y tecnificación de la guerra es más importante la inversión en ordenadores que en soldados.

Para Tüygur, que pone el ejemplo de Turquía, "la mili siempre ha sido una manera de integrar el mundo rural con el Estado, darle una oportunidad a gente que no sabía leer de poder hacerlo. El problema es que esos ejércitos tan grandes, al final, cuestan mucho dinero. Y Turquía, por ejemplo, comenzó a aceptar el pago de una cantidad económica a cambio de no hacer el servicio militar, lo que beneficiaba a los ricos. Ahora se ha aprobado una ley por la cual todo el mundo, al menos, debe estar 21 días en la mili turca pague lo que pague".

A veces, esta política acaba afectando a varios países de alrededor: que Turquía tenga uno de los mayores ejércitos del mundo lleva a Grecia, su viejo enemigo, a mantener un servicio militar obligatorio y una Armada enorme para su tamaño y su población.

Pero al margen de los servicios militares como coartada de cohesión nacional, hay otros países que sí lo han reinstaurado para mantener un control sobre la población juvenil, sometida al desempleo o la marginación: es el caso de Marruecos, un país en el que florecen las revueltas en zonas como el Rif y en el que los adolescentes se sienten cada vez más lejos del Estado. En otros lugares de África, como Eritrea, la mili no tiene una duración definida. Si el recluta no tiene dinero para sobornar a sus oficiales, perderá su juventud en un cuartel esperando una licenciatura que nunca llega.

En cuanto a las razones puramente militares para mantener la mili, Baños asegura que "el mejor ejemplo es el de Noruega, donde sí hablamos de una necesidad de Defensa más que social, porque con el servicio voluntario no se conseguían cubrir las plazas mínimas estipuladas", lo que lo convierte en un ejemplo parecido a Suecia, donde el ejército profesional no ha terminado de cuajar por la ausencia de efectivos.

En la actualidad hay seis países de la Unión Europea que mantienen la base de su defensa con ese sistema obligatorio: Austria, Grecia, Dinamarca, Suecia, Chipre, Estonia y Finlandia. Tres de ellos o hacen frontera con Rusia (Estonia y Finlandia) o están muy cerca (Suecia). Desde la guerra de Ucrania y la ocupación militar de la península de Crimea por el Kremlin, la ilusión de la seguridad ha desaparecido. El camuflaje había pasado de las trincheras a las pasarelas de la moda, pero van a tener que volver a los cuarteles.

Capitán, mande firmes.

El Mundo

Categorías: Tortuga Antimilitar

Chantaje de Donald Trump a los palestinos: O firman la paz o se hunden en la miseria

17 September, 2018 - 00:00

Entre los planes que se barajan para encontrarle una salida al « problema » palestino - la que tiene mayores posibilidades, según los más prestigiosos observadores (sionistas y occidentales), sigue siendo la de formar una confederación con Jordania. Y es que ahora vuelve a reactivarse esta opción tras las declaraciones del presidente Abou Mazen de que el equipo de Donald Trump, constituido por el asesor para Oriente Medio su yerno Kushner y el enviado especial Greenblatt, le habían entregado un borrador basado en dicha propuesta.

La derecha israelí cuando gobernaba Golda Meir planeó transformar Jordania en un Estado palestino, es decir, una República presidida por Arafat. Recordemos que tras la guerra árabe-israelí de 1948 Jordania ocupó Cisjordania y la gobernó hasta la guerra de los « Seis Días »en 1967. El Rey Hussein en un discurso pronunciado en 1981 afirmó: « la verdad es que Jordania es Palestina y Palestina es Jordania » Y no nos debe sorprender pues millones de refugiados palestinos fueron expulsados a Jordania donde se han ido integrando progresivamente en el reino Hachemita. De hecho muchos ciudadanos de Cisjordania conservan la nacionalidad Jordana. « Entonces, no sería un trauma el que los palestinos se conviertan en súbditos del rey jordano Abdalá II » apuntó Netanyahu en una entrevista al Jerusalem Post en el año 2012.

El monarca ha demostrado con creces que trabaja por la pacificación de la zona, que es un fiel socio de los judíos y adalid en el combate contra el terrorismo. En el Centro Internacional de Entrenamiento Policial (JIPTC) de Muwaqqar cerca de Amman se han formado las fuerzas de seguridad palestinas bajo la atenta supervisión de asesores militares de diez países entre los que cabe resaltar Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña y empresas de seguridad privada como Dyn Corp. Además cuenta con el patrocinio de la Unión Europea y la cooperación israelí. Israel recalca que si se quiere alcanzar una paz firme y duradera la seguridad es una de las principales exigencias. Lo imprescindible es domar el espíritu belicista y neutralizar la resistencia armada de facciones palestinas tales como Hamas, la Yihad Islámica o FPLP.

Para cumplir con esta misión la ANP ha recibido 1.800 millones de dólares de asistencia internacional respaldada por EEUU. « A las buenas o las malas hay que convencer a los grupos armados que su lucha es infructuosa y que todas sus reivindicaciones no son más que absurdas quimeras » -General Patreus jefe de las tropas americanas en Oriente Próximo (2008-2010)- « Lo más sensato es que se sienten a dialogar y aúnen esfuerzos para alcanzar un acuerdo con Israel. Algo que les conducirá por la senda del crecimiento y el progreso »

Pero la administración de Mahmud Abbas (alias Abou Mazen de 82 años) patrocina el clientelismo, la burocratización (clanes familiares privilegiados) que se aprovechan de los fondos remitidos a los refugiados por los organismos internacionales de ayuda humanitaria. La corrupción y el despilfarro es el común denominador por parte de la élite en el poder. De ahí que la situación económica se encuentre desde hace décadas en la más absoluta bancarrota. La ANP explota la tragedia de su pueblo y cual pordioseros pasan el platillo a los países donantes (Arabia Saudita, Emiratos Árabes, Dubai, Qatar, la Unión Europea, EEUU, Japón o Canadá) a ver si les siguen llenando las exhaustas arcas antes de que estalle una crisis social de impredecibles consecuencias.

Pero ahora Donald Trump -que se ha erigido por arte de magia en el redentor de Oriente Medio- para obligar a que los palestinos vuelvan a las negociaciones de Paz –que se han dado por rotas unilateralmente tras el traslado de la embajada de EEUU a Jerusalén- los chantajea y amenaza con suspender el millonario presupuesto que Washington (su mayor donante desde hace 70 años) transfiere a la UNRWA -vital para garantizar la supervivencia de los refugiados. Con el recorte de 130 millones a 65 millones en este 2018 (y la suspensión total para el próximo año) la situación se vuelve cada día más dramática e insostenible. No se pueden tolerar los mensajes políticos anti americanos y anti israelíes que propaga en los centros a los escolares el Ministerio de Educación de la ANP bajo el auspicio de la ONU. Son 5.200.000 palestinos los que se benefician de los programas asistenciales de la UNRWA en países como Jordania, Territorios ocupados de Cisjordania, Líbano, Siria o Franja de Gaza. Los refugiados que se encuentran en una situación de pobreza extrema reciben principalmente ayuda sanitaria, educación y alimentos. Mientras los palestinos no vuelvan a la mesa de negociaciones y acepten la intermediación de EEUU la ONU no recibirán más dinero de Washington. Este es un chantaje inaceptable que pone entre la espada y la pared el gobierno de la ANP de Abou Mazen que se mantiene ilegítimamente en el poder sin convocar elecciones libres desde el 2006.

También en represalia por la proclamación de Palestina como estado observador de la ONU el gobierno de Tel Aviv en el 2012 tomó la decisión de no transferir a la ANP los impuestos recaudados en concepto de tasas y aranceles aduaneros. Una suma que asciende a los 92 millones de euros y que representa más de la mitad del exiguo presupuesto que cuenta el gobierno de Ramala. Mas adelante dicha medida fue levantada en un gesto de "buena voluntad" aunque siempre se juega con el chantaje de volver a adoptarla si se "portan mal".

Obligatoriamente nos tenemos que remitir a antecedentes históricos muy recientes para comprender mejor este proceso de jordanización palestino: día jueves 7 de diciembre de 2013 a media mañana el rey Abdalá II de Jordania abordó su helicóptero en el palacio Al Hummar en Amman para dirigirse hasta a Ramala -previo permiso del gobierno judío que le profesa una enorme confianza- . Según informó la oficina de prensa del reino hachemita el propósito de la visita era felicitar a Mahmud Abbas por el ingreso de Palestina como estado observador de la ONU. El vuelo de Amman hasta Ramala tarda unos 15 minutos -aunque al común de los mortales que hace el viaje por tierra les cuesta más de cinco a seis horas ya que los aduaneros judíos del puesto fronterizo de Allenby hacen todo lo posible por obstaculizar el paso. En la Mukata lo estaba esperando el presidente de la Autoridad Nacional Palestina Mahmud Abbas quien lo recibió con todos los honores correspondientes. Pero en el fondo el verdadero sentido de esta sinigual visita no era otro que el seguir profundizando las conversaciones sobre una hipotética confederación Jordano-Palestina que desde hace meses se venía gestando. Un proyecto que cuenta con el beneplácito de EEUU, la Unión Europea, el cuarteto para Medio Oriente y el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.

El presidente Mahmud Abbas para homenajear al monarca anunció que una céntrica plaza de Ramala llevará su nombre. Un gesto que premia a « un infatigable defensor de la causa del pueblo palestino » Ambos dirigentes estuvieron de acuerdo en retomar las conversaciones de paz con Israel en el presente año 2013. ¿Estarán dispuestos los palestinos a renunciar al sueño de una patria libre y soberana? ¿Aceptarán la tutela de un país árabe « hermano » antes que seguir bajo la ocupación del enemigo sionista? Este es un dilema que se tiene que resolver en una consulta popular o referéndum y no a nivel privado o secreto.

Y una vez más en este 2018 Donald Trump insiste en que la salida al conflicto palestino-israelí es la de la confederación jordana-palestina. Es lo más honorable y justo -según sus palabras. En todo caso los palestinos solo aceptarían una confederación tripartita jordana-israelí-palestina con capitalidad en Jerusalén. Un punto inamovible e innegociable es el derecho al retorno de los refugiados que Tel Aviv prefiere obviar.

Lo primordial para Palestina es contar con una frontera propia que le permita la libre circulación de personas y de mercancías. El puente Hussein o Allenby lo controla Israel y ellos imponen las condiciones y se reservan el derecho de admisión en la « tierra prometida »– Si se logrará recuperar este estratégico paso les permitiría a los palestinos comunicarse libremente con al exterior e importar o exportar sus productos. Las otras dos aduanas de Wadi Araba o Isaac Rabin en Akaba y el puente Sheikh Hussein, cerca del lago Tiberíades, seguirán bajo el control exclusivo israelita ya que se encuentran fuera de la línea verde trazada en 1967.

Abrir el paso fronterizo del puente Hussein o Allemby significa que Palestina tendría acceso directo al puerto de Akaba en el Mar Rojo y al aeropuerto reina Alia de Amman. Se consolidarían unas relaciones con sus vecinos árabes sin restricciones ni intermediarios. Por lo tanto romperían su situación de aislamiento que condena a la separación de millones de familias que de este modo podrían reencontrarse y recomenzar una nueva vida. Los refugiados al menos tendrían la posibilidad de retornar a Cisjordania pero sin mayores garantías ya que existen más de medio millón de colonos judíos que se oponen completamente a esta "invasión de extranjeros". En resumen si se llegarán a concretizar dichos planes el renacimiento socio-económico sería espectacular.-aseguran los estudiosos de IFPO (Instituto Francés del Próximo Oriente) - Incluso algunos países productores de petróleo como Arabia Saudita e Iraq estarían dispuestos a construir un oleoducto hasta Jericó donde se instalaría un gran complejo petroquímico. Uno de los objetivos es exportar el crudo a Israel que es deficitario en hidrocarburos.

Definitivamente la realpolitik se ha encargado de moldear un futuro a medida de los empresarios y hombres de negocios. Hasta se especula con fundar un mercado común triangular entre Israel, Palestina y Jordania. Si las predicciones se cumplen y los resultados de paz y armonía son satisfactorios en un plazo de cinco o seis años Israel estaría dispuesto a abrir un corredor que comunique Ramala con Gaza (estipulado en los acuerdos de Oslo) donde se tiene proyectado construir un superpuerto que competiría con los más importantes del Mediterráneo oriental. De esta forma se articularía el eje Jerusalén, Amman, El Cairo como vía de integración con los países del norte de África.

« La mejor manera de conseguir acuerdos en Oriente Medio son las conversaciones secretas y tranquilas » así lo aseveró en su día el extinto primer ministro Isaac Rabin. « La creación de un estado palestino es una mera ilusión y nosotros nos oponemos rotundamente a dicha propuesta » « Si la OLP en su día se comprometió a renunciar al terrorismo y reconoció la existencia del estado de Israel es la hora de plantarle cara a nuevos retos aunque vayan en contra de sus principios filosóficos o ideológicos. Pero el partido Likud, sostenido por los votos a la ultraderecha sionista, ha prometido defender la ocupación total de Cisjordania.

Ahora podemos comprender en toda su magnitud porqué Ariel Sharon mandó levantar el muro de « separación » o, mejor dicho, del apartheid. Nada menos y nada más que para marcar la frontera definitiva entre los dos pueblos. En los « territorios ocupados » o « Judea y Samaria » -para los sionistas- existen más de 50 asentamientos donde viven más medio millón de judíos que ellos consideran el corazón de Eretz Israel. Estamos en un callejón sin salida pues los palestinos para sentarse en una mesa de negociaciones exigen la demolición de las colonias ilegales y el reconocimiento de Jerusalén como su capital. Luego habría que discutir el retorno de los refugiados a sus hogares. -aunque este punto ya no parece tan inamovible pues Mahmud Abass confesó en el 2012 en una entrevista en el Canal 2 de la televisión israelí que él no tiene ninguna intención de volver a Safed, el pueblo en el que nació cerca de la frontera con el Líbano.

El rey de Jordania vino a decirle a Abbas que el tiempo corre en su contra, que ya han pasado 70 años de la Nakba y 50 de la Naksa y es hora de buscar una alternativa pues de lo contrario su actitud tan intransigente no los conducirá más que a la autodestrucción. « Es el momento de elegir entre un estado palestino asociado a Jordania o seguir una lucha estéril a punta de pedradas y cócteles molotov » - comentarios emitidos en el diario Haaretz de Tel Aviv. ¿Alguien se atrevería a declarar el inicio a la tercera intifada? Solamente en los campamentos de refugiados de Cisjordania o en Gaza controlada por Hamas podría tener algún respaldo el levantamiento.

Los israelitas insisten en que los palestinos deben sentar cabeza y no perder la oportunidad de salvar los restos del naufragio. Hay que poner los pies en la tierra antes que sea demasiado tarde. « La jordanización de Palestina es la clave para establecer un estado real y no uno ficticio "sostuvo en su momento el finado Shimon Peres quien además calificaba a Mahmud Abbas de: « un hombre serio y maduro de admirable sentido común con el que puede hablarse de paz » E incluso se ha revelado por fuentes anónimas que mantiene magníficas relaciones con el Shin Bet (Servicio de Seguridad Interior de Israel)

Ya se acabó esa época romántica de los años sesentas y setentas en la que los guerrilleros lucían la boina negra con la estrella plateada al estilo che Guevara y se tapaban la cara con el pañuelo palestino. Definitivamente los revolucionarios son una especie en extinción. ¡Qué tristeza! La resistencia (especialmente en Cisjordania) levanta los brazos en señal de rendición pues ya nadie quiere comprometerse con la causa si no hay por delante una recompensa material que los reivindique. Y es que han soportado demasiado sufrimiento, demasiadas muertes, represión, cárceles y sangre derramada. Hoy la juventud se ha vuelto pragmática y prefiere disfrutar de los placeres de la sociedad de consumo y la era tecnológica. « ¿Vale la pena sacrificarse por un sueño inalcanzable a estas alturas del siglo XXI? ».-Editorial del Jerusalem Post refiriéndose a la creación de un estado palestino. « Estamos en un mundo globalizado donde priman los valores económicos antes que los ideales (...)» Sólo hay que observar el boom de la construcción que existe en Ramala donde se destacan los rascacielos, bancos, McDonald's, boutiques, hoteles y restaurantes de lujo. Asistimos al advenimiento de la Palestina burguesa y capitalista. Se ilumina un nuevo orden dominado por los empresarios, multinacionales, banqueros e inversionistas que ante los altos índices de desempleo pueden explotar a su antojo la mano de obra barata capaz de venderse por un plato de lentejas. Un negocio redondo que comparten equitativamente con los patronos israelitas.

La imagen de Arafat cubierto con su kufiyya empuñando su kaláshnikov embruja todavía a los más nostálgicos. Sobre todo, a la izquierda europea que tanto admira el mito de Abu Ammar, el padre constructor. Un ícono imprescindible para elevar la moral y el orgullo patrio. Pero lamentablemente los políticos y funcionarios de la OLP y Al Fatha han traicionado esos principios fundacionales del movimiento que hablaban de instaurar una sociedad igualitaria y socialista. Los tiempos han cambiado y ahora sin ningún pudor aquellos fedayines se pasean por las calles en lujosos Mercedes Benz, visten trajes de paño de corte italiano y no paran de conversar a través de sus teléfonos móviles de última generación. La verdad es que el manido discurso de « víctimas del sionismo » les permite mantener un envidiable tren de vida.

En su momento el hoy ministro de defensa israelí Avigdor Lieberman reveló en una entrevista que « saludaba la creación de un estado palestino en Jordania. Son hermanos de sangre y deben encontrar una salida honorable. Jordania es un elemento estabilizador en la región. El rey Hussein ha firmado un tratado de paz con nosotros y esto les confiere un plus de credibilidad. Israel necesita seguridad en sus fronteras para vivir y desarrollarse en paz. Estamos a favor de dicha solución y esperamos que nuestros vecinos renuncien al terrorismo y comprendan cuales son las reglas del juego. Aparte la reina Rania de Jordania es Palestina y nada mejor que ser súbditos de tan preciosa dama ».

En repetidas ocasiones Israel ha invitado a las tropas jordanas a entrar en Cisjordania y asumir el control del orden público. « La solución de dos estados es algo imposible de alcanzar pues nosotros somos los legítimos herederos de Eretz Israel » Ariel Sharon.

Para los gobernantes de Hamas que dominan la franja de Gaza no hay discusión que valga. Su principal objetivo es el aniquilamiento del estado o "entidad" sionista. Todos los canales de diálogo con Tel Aviv están cerrados. Es por ello que Israel se muestra muy favorable a que Egipto se haga cargo de la franja de Gaza, desarme a los « grupos terroristas » y se responsabilice de la seguridad de tan explosiva frontera. Egipto fue el primer país árabe en firmar un tratado de paz con Israel en el año 1979, Hamas es un apéndice de la hermandad musulmana que dirige actualmente el país, el dialecto que se habla en dicho territorio es el árabe del Sinaí e históricamente comparte más vínculos afectivos y comerciales con Egipto que con la propia Cisjordania.

El 27 de diciembre del 2012 el primer ministro Netanyahu realizó una visita secreta a Amman para hablar con el rey Abdalá de Jordania sobre el asunto de la confederación con Palestina. Vino a interrogarlo para saber hasta qué punto iba a comprometerse en el control de seguridad de Cisjordania y de Gaza. A Israel le interesa que el rey se encargue de limar las asperezas y prepare el terreno para que los negociadores palestinos acepten aplazar sine die las discusiones sobre el regreso de los refugiados, el asunto de los asentamientos y la delimitación de la frontera definitiva. Lo más trascendental de una confederación jordano- palestina es que resolvería el espinoso trance del reconocimiento reciproco. Jordania ha firmado la paz con Israel y mantiene relaciones diplomáticas plenas y firmes. El ejército jordano monta guardia con gran efectividad a lo largo de la frontera común y ha demostrado ser un excelente aliado.

El presidente de Israel Shimon Peres también se encargó en vida de realizar contactos secretos con el gobierno jordano. Peres le tenía gran estima al fallecido rey Hussein, padre del actual rey Abdalá II, y nunca ocultó su predilección por él antes que a Yasser Arafat como interlocutor directo en las conversaciones de paz representando a los intereses palestinos. Shimon Peres insistía reiteradamente en la confederación como la mejor fórmula para no tener que afrontar la creación de un estado palestino que jamás reconocerán.

Arabia Saudita y los países del Golfo se muestran igualmente muy receptivos a la propuesta de confederación pues ellos adquirirían una mayor influencia comercial y religiosa en la región. Es necesario que el islamismo wahabita con todos los petrodólares que maneja sirva de contrapeso a la tendencia secular y laica de la OLP y Al Fatha que se decantan por el « marxismo herético » Por último a Mahmud Abbas se le ha reservado el papel de convencer por todos los medios a la opinión pública Palestina sobre los parabienes de la confederación con Jordania. Es un asunto vital que se justifica en aras de los supremos intereses nacionales.

Y encima ahora sabemos que Mahmud Abbas y Donald Trump y su equipo negociador han mantenido contactos secretos sobre este delicado tema.

No hay vuelta de hoja la ANP depende por completo de la benevolencia de los países donantes, de la ONU, la Cruz Roja, de la Ongs y demás organismos de ayuda humanitaria. La autoridad Palestina carece de soberanía y tiene que resignarse a soportar el humillante estado de sitio que imponen las fuerzas de ocupación israelíes; los chekpoints, las zonas prohibidas a las que no pueden ingresar sin un documento expedido por las autoridades judías y el estar siempre considerados como "potenciales terroristas". ¿Qué futuro les espera enjaulados entre muros de cemento y alambradas? Solo una lenta y demencial agonía- les reta Netanyahu. Encima la moneda del curso legal es el shekel, el servicio de agua, la electricidad o el abastecimiento de gasolina depende en gran medida de la buena voluntad de los judíos.

EEUU, la Unión Europea se muestran muy ilusionados con este proyecto y esperan que fructifique y llegue a buen término. El hecho que exista la más mínima posibilidad de resolver un conflicto que desde hace 70 años amenaza la paz mundial les llena de satisfacción. Tras las revoluciones árabes iniciadas en el 2011 es el momento de sentarse en la mesa de negociaciones y pactar una paz justa y duradera con Israel.

Sobra decir que la izquierda palestina se opone frontalmente a semejante aberración. Esto va en contra de los postulados del Movimiento Nacionalista Palestino fundado en 1970 y que enunciaba que los territorios ocupados deben ser liberados no sólo de Israel sino también de Jordania. « Es inaceptable que el hijo de quien ordenó reprimir a sangre y fuego a los fedayines en el Septiembre Negro se convierta en nuestro rey » A esa corriente nacionalista de corte nasserista hay que añadir el islamismo radical de Hamas y la Yihad Islámica que es mucho más beligerante. El pueblo palestino se pregunta ¿entonces de qué valieron tantos años de resistencia contra el ocupante? ¿Se podrá traicionar la memoria de miles de muertos, heridos, los mártires, los prisioneros o los refugiados? Definitivamente hay que decidirse entre la mantener en alto las banderas de la dignidad y la resistencia o apostar por el tan anhelado florecimiento económico y comercial.

Pero desde el ala más radical del Likud se piensa que « Quizás lo mejor sería aparcar cualquier contacto con los países árabes pues los sentimientos de odio y de venganza hacen casi imposible cualquier negociación »

En 1948 el rey Abdalá I de Jordania se autoproclamó rey total de Palestina. En 1950 se llevó a cabo la unificación de la margen occidental y el gobierno jordano proporcionó incluso documentos a los habitantes de la franja de Gaza. Tras la debacle en la « guerra de los Seis Días » la influencia de los jordanos no decayó y ofrecieron pasaportes a todos los palestinos residentes en los territorios ocupados. En 1988 Jordania presionada por los países árabes renunció a sus derechos sobre Cisjordania. Existen casi 3.000.000 palestinos (y sus descendientes) que residen en Jordania y aunque se les considere ciudadanos jordanos, la bandera Palestina está prohibida, no pueden expresar sus reivindicaciones políticas, hacer proselitismo ni manifestarse libremente. En fin, son considerados enemigos. Si existiera una auténtica democracia sin dudarlo serían la fuerza mayoritaria. Algo que resulta inadmisible pues pondría en peligro la supervivencia de la dictadura monárquica hachemita.

Carlos de Urabá 2018

Categorías: Tortuga Antimilitar

El cinismo de Borrell

16 September, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Entre feminicidios y "manadas militares", Paraguay enfrenta una ola de violencia machista

16 September, 2018 - 00:00

María Sanz - Asunción (Paraguay)

Ruth González tenía 44 años y trabajaba como docente en una escuela en Ñemby, una localidad de la periferia de Asunción, la capital de Paraguay. Su expareja, de 50 años y también docente, la asesinó este miércoles con un arma blanca, y luego intentó quitarse la vida.

El asesinato de Ruth se produjo solo seis días después de que se encontrara el cuerpo de Carolina Salinas, una mujer de 30 años, en una carretera del Gran Asunción. Carolina pertenecía a una comunidad indígena maká, uno de los cerca de veinte pueblos originarios que viven en Paraguay. Estaba embarazada, fue abusada sexualmente, y murió de un golpe en la cabeza.

Antes de ellas, el pasado 2 de septiembre, Basilia Echeverría, de 51 años, fue apuñalada en la pierna por su pareja, y murió desangrada, también en el Gran Asunción.

Los tres casos han despertado indignación, pero son una constante en Paraguay, un país de apenas siete millones de habitantes que registra más de un feminicidio a la semana en lo que va de año. Hasta ahora se han producido ya 44 feminicidios en 2018, según el recuento del Centro de Documentación y Estudios (CDE), una organización de la sociedad civil. En 2017, fueron 53.

"Vivimos en una sociedad muy violenta, y los feminicidios son la condensación de esa violencia que en Paraguay es muy explícita, con un discurso que culpa a las mujeres", dijo a eldiario.es Clemen Bareiro Gaona, activista de la Articulación 8M, que reúne a varias organizaciones por los derechos de las mujeres, y que se ha declarado "en movilización permanente" a raíz de los últimos casos de violencia machista.

Transfemicidios, odio e impunidad

En la misma semana, otro nombre se sumó a la lista de mujeres asesinadas: el de Naomi Gomes, una mujer trans de 29 años, que vivía cerca de la ciudad de Piribebuy (a unos 100 kilómetros de Asunción). Naomi trabajaba en una dependencia del Ministerio de Agricultura y vivía con sus familiares, que denunciaron su desaparición. Días más tarde, un hombre de 19 años confesó que la había matado a machetazos, y condujo a la policía al lugar donde estaba enterrada.

Como Naomi, otras 59 personas trans han sido asesinadas en Paraguay desde que terminó la dictadura de Alfredo Stroessner –la más larga de Sudamérica– en 1989. Hasta hoy, nadie ha sido condenado por estos crímenes de odio. Pero, en los últimos casos de transfemicidios, se ha logrado detener a los presuntos autores.

Así sucedió en octubre de 2017, cuando Romina Vargas, de 28 años, fue asesinada en San Lorenzo (Gran Asunción). Un hombre fue detenido con el cuchillo ensangrentado con el que la apuñaló, y ya en comisaría fue entrevistado por varias cadenas de televisión. Sonriente y orgulloso, confesó que había matado a Romina por "odio a las travestis", y declaró que, si le fuera posible, "mataría a todas". Hoy permanece en prisión preventiva, a la espera de que el caso sea elevado a juicio.

En el caso de Andrea González, una mujer trans de 20 años, también hubo detenciones. Andrea padecía una discapacidad auditiva y vivía en Ciudad del Este (frontera entre Brasil y Paraguay). En diciembre de 2016, fue acribillada a balazos por un hombre que fue identificado y detenido. La jueza encargada del caso, sin embargo, le otorgó medidas sustitutivas a la prisión, y el detenido quedó en libertad. Hoy está prófugo.

Andrea se dedicaba al trabajo sexual, que representa la principal actividad económica para el 86% de la población trans de Paraguay. La discriminación les impide el acceso a otras opciones laborales. Lo dice un estudio del Centro de Documentación y Situación Trans de América Latina y el Caribe (Cedostalc). El documento, que se titula "Esperando la muerte", fue presentado este jueves en Asunción, y ofrece una radiografía de la situación de la comunidad trans en Paraguay.

Advierte, por ejemplo, de que en los casos de vulneración de derechos, asesinatos o torturas contra personas trans "se observa un patrón de impunidad".

"Las trans recibimos violencia, desde verbal hasta física, cuando salimos de nuestras casas, cuando vamos a buscar un trabajo, cuando queremos acceder a la educación o a cualquiera de nuestros derechos", expresó a eldiario.es Marcela Romero, coordinadora regional de la Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans (Redlactrans).

La activista habla de "un genocidio" contra la población trans en la región, que viene no solo marcado por los asesinatos y crímenes de odio, sino también por las precarias condiciones de vida y la falta de atención sanitaria que padece el colectivo. Y deja un dato demoledor: la esperanza de vida promedio de una persona trans en América Latina es de 35 años, la mitad que para una persona cisgénero.

Abusos sexuales: la "manada paraguaya"

Si las mujeres adultas son víctimas de feminicidios, las niñas y adolescentes en Paraguay están siendo objeto de abusos sexuales y violaciones en cifras alarmantes. Cada día, un promedio de seis niños, niñas y adolescentes sufren abusos sexuales en el país, según cifras oficiales. La mayor parte de los autores de estos abusos son personas del entorno familiar, como padres o padrastros. Sin embargo, uno de los últimos casos de abuso conocidos ha tenido como protagonistas a agentes del Estado.

Ocurrió en el cuartel de la Marina paraguaya en Asunción. Una adolescente de 13 años, fue engañada para que acudiera a las instalaciones militares. Una vez allí, fue alcoholizada y sometida sexualmente por al menos 25 militares, trece de los cuales ya se encuentran en prisión preventiva. La agresión fue registrada en vídeo y compartida en redes sociales.

El abogado defensor de uno de los militares detenidos, que ya son conocidos como "la manada paraguaya", argumentó que la adolescente se hacía pasar por mayor de edad en sus perfiles de redes sociales, y se refirió a la agresión como un "juego sexual".

Pero para Cintia Escurra, activista de la organización juvenil Somos Pytyvohara ("acompañantes", en guaraní), no existen excusas posibles. "Nada justifica el hecho de que una mujer sea violentada sexualmente, tenga catorce o sesenta años. No hay posibilidad de que una persona dé su consentimiento para ser violentada por 25 militares. Debemos dejar de colocar la responsabilidad y la culpa en las víctimas", declaró a eldiario.es.

La activista, cuya organización promueve la educación integral de la sexualidad para los adolescentes, no duda en señalar al Estado para lamentar la falta de políticas públicas de prevención de los abusos sexuales. En el último año, la educación sexual ha enfrentado un grave retroceso en Paraguay: una resolución del Ministerio de Educación, firmada en octubre de 2017, prohíbe "la difusión y utilización de materiales educativos referentes a la teoría y/o ideología de género" en las instituciones educativas públicas de todo el país.

La resolución fue publicada al calor de una multitudinaria manifestación de grupos ultraconservadores, autodenominados "pro-familia" y fervientemente en contra de los reclamos feministas –a los que se refieren como "ideología de género". No es un fenómeno exclusivo de Paraguay: en toda América Latina, estas organizaciones están levantando la voz contra medidas como la legalización del aborto en Argentina, o la ley de identidad de género en Chile. Al mismo tiempo, crecen los reclamos que exigen que la Iglesia y el Estado sean "asuntos separados".

"Es cada vez más urgente la necesidad de un Estado laico", dijo a eldiario.es Dina Cabañas, de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, una red cuyas integrantes practican la religión católica al tiempo que defienden los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. "Es hora de hacer entender a los operadores de justicia que deben legislar para todos, y dejar a un lado las creencias. En eso, Paraguay tiene aún mucho déficit", agregó.

Aborto ilegal y maternidad infantil forzada

La influencia de las creencias religiosas sobre las instituciones del Estado paraguayo impide, por ejemplo, cualquier forma de despenalización del aborto. La propia Constitución paraguaya protege el derecho a la vida desde la concepción, y la interrupción voluntaria del embarazo está penada con hasta cinco años de prisión. Solo se permite interrumpir un embarazo cuando está en un riesgo muy elevado la vida de la madre. Ni siquiera en los casos de violaciones está permitido abortar.

La suma de altas tasas de abuso sexual contra menores de edad y la prohibición casi total del aborto tiene un resultado: la maternidad infantil forzada. A diario, un promedio de dos niñas de entre 10 y 14 años dan a luz bebés vivos en Paraguay. La cifra no tiene en cuenta a las niñas que mueren por complicaciones en el embarazo, o en el parto, o derivadas de abortos naturales o clandestinos. Pero en esta franja de edad –por debajo de la edad mínima de consentimiento sexual–, todas ellas tienen algo en común: quedaron embarazadas como producto de abusos sexuales.

Este jueves, una niña de 12 años acudió a consultar a un hospital de la localidad de San Antonio, próxima a Asunción. Se quejaba de una infección urinaria pero, al examinarla, los médicos descubrieron algo más: estaba embarazada de ocho semanas. Aunque en un embarazo infantil la niña gestante tiene un riesgo de mortalidad cuatro veces mayor al de una mujer adulta, en Paraguay no suele considerarse como una causal para un aborto no penado.

"Obligar a una niña que no ha terminado de crecer a llevar a término un embarazo, ser madre y criar a un bebé debe ser considerado tortura o trato cruel, inhumano y degradante", advierte el Comité de América Latina y el Caribe por la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem), en un informe de 2016. "En aquellos países donde se prohíbe la interrupción del embarazo, el control de los cuerpos de las niñas se traslada al Estado, que continúa ejerciendo sobre ellas la violencia patriarcal, hasta lograr que sean madres. Luego, quedan libradas a su suerte".

El Diario

Categorías: Tortuga Antimilitar

En recuerdo de Kike Mur

16 September, 2018 - 00:00

En la madrugada del 1 de septiembre de 1997 unos gritos despiertan a los internos de la cárcel de Torrero en Zaragoza. Quedaba apenas un mes para que el insumiso Kike Mur cumpliera su condena de dos años cuatro meses y un día. Aunque hacía tiempo le correspondía la condicional, la actitud de Kike a no colaborar con las autoridades de la prisión, como parte de las luchas llevadas por los internos insumisos del centro, había repercutido en su condena, especialmente restrictiva. Incluso, Kike era obligado en tercer grado a pasar por prisión a la hora de la comida y a dormir, cuando el resto de internos tan solo tenía que pernoctar en su celda.

Aquella madrugada Kike apareció inconsciente en su celda. Tuvieron que ser los propios presos los que iniciaran las primeras labores de auxilio. Los funcionarios se mostraron especialmente pasivos y el médico de la prisión no apareció en escena hasta una hora después. Cuando al fin llegó una UVI móvil para atenderlo los carceleros la detuvieron para tomar las huellas a Kike, lo que desató la furia de los demás presos. Kike ingresó ya cadáver a su llegada al hospital.

El informe oficial decretó la ingesta de arsénico como causa de la muerte, pero los demás presos siempre rechazaron la idea del suicidio. En el 98 la causa quedó archivada negando cualquier negligencia por parte de los carceleros. Las manifestaciones de protesta y solidaridad con la causa de Kike se repitieron durante meses por toda la península.

Ese mismo año, 1997, en febrero se suicidaba antes de volver a prisión tras disfrutar de un permiso el también insumiso Unai Salanueva. También, una joven, Virginia, muere arrollada por un vehículo durante una protesta de apoyo a los presos insumisos en la puerta de la cárcel de Topas. Ella permaneció más de 20 minutos tendida en el suelo antes de morir ante la indiferencia del personal de la cárcel. En los tres casos la indiferencia de los medios fue mayúscula.

Hoy, la antigua cárcel de Torrero hace justicia. Abandonada durante años, fue okupada en 2010 renombrándose en homenaje al joven insumiso, acogiendo a día de hoy en su edificio el Centro Social Okupado Kike Mur.

Fuente: https://www.facebook.com/1678700709...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Montón y Casado, fruto de las juventudes de partido: "Ahí importa trepar, no estudiar"

15 September, 2018 - 00:00

Rafael Méndez

Los casos de Carmen Montón y Pablo Casado y sus másteres irregulares en la Universidad Rey Juan Carlos tienen incluso más similitudes de las aparentes. Ambos comparten una biografía de precocidad política en las juventudes de sus partidos, un ascenso con cargos públicos sin acabar la universidad, una licenciatura tardía y un máster para embellecer el currículo ya siendo cargos públicos. Los políticos de PSOE y PP comparten ser el síntoma de un sistema de acceso a la política, el de las juventudes, que crea profesionales de la política sin salida fuera de ella y que bloquea el acceso a independientes. De estas juventudes vienen estos másteres.

Similitudes y diferencias entre el máster de Casado y el de Montón

Un exdirigente popular que ha ocupado responsabilidades en política resume los perfiles de Casado y Montón: "Es gente que entra de joven en política y aprende de sus mayores a apuñalar al rival y a ganar un congreso del partido. Eso lo hacen bien, pero es lo único que saben. Ahí solo importa trepar, no estudiar". Pasados los años y ya en política se dan cuenta del problema que tienen: "Entonces se acomplejan porque están tratando todo el día con altos funcionarios y gente de la empresa privada y buscan que les pongan sellos en el currículo". Esos sellos son másteres como los de Casado y Montón, pero también el de Cristina Cifuentes, que entró en la Asamblea de Madrid en 1991, con 27 años.

Las biografías de Casado y Montón son paralelas: comenzaron en las juventudes de sus partidos, cargos públicos muy jóvenes y licenciaturas tardías

Carmen Montón nació en Burjassot (Valencia) en 1976. Se afilió a las Juventudes Socialistas con 16 años y con 23 ya era concejala de Cultura de su pueblo, un puesto que antes había ocupado su padre, profesor de Geografía y también socialista. Montón estaba estudiando Medicina en Valencia, pero fue ascendiendo en Juventudes y en el PSOE. Primero fue secretaria de Movimientos Sociales y ONG en el PSPV-PSOE, y en 2004, con 28 años, entró de diputada en el Congreso. Sus fichas en el Congreso la muestran como estudiante hasta que, en 2010, con 34 años, acabó la carrera y pasó a figurar como licenciada.

En ese momento se matriculó en el máster de la Rey Juan Carlos. Lo hizo en el Instituto de Derecho Público, un peculiar centro adscrito a esta universidad pública del sur de Madrid pero con autonomía financiera. El alma del IDP era Enrique Álvarez Conde, un catedrático de Constitucional que se maneja con desparpajo entre los políticos. Él es afín al PP, pero su número dos, Laura Nuño, es de Comisiones Obreras y ha ido en alguna lista de IU. El IDP se llevaba bien con todo el mundo, tocaba todas las puertas.

Nuño, un referente de los estudios de género, acababa de montar el máster en Estudios Interdisciplinares de Género, y en ese entorno de mujeres feministas del PSOE —son los años de la Ley de Igualdad, Ley del Aborto...—, fue bien recibido. Nuño llegó a montar un grado de estudios de género que cerró por falta de alumnos. Montón, que entonces no sabía mucho del tema, ha afirmado que cursó el máster por inquietud, que no tenía ninguna necesidad: "Me apunté a un máster para estar mejor formada, desarrollar mejor mi labor parlamentaria". Con el título bajo el brazo, Montón siguió su carrera política: diputada, consejera valenciana de Sanidad y finalmente ministra tras apoyar a Pedro Sánchez en las primarias frente a la apuesta de Ximo Puig por Susana Díaz.

Pablo Casado es cinco años más joven. Nacido en Palencia en 1981, también se dedicó pronto a la política. Con 18 años empezó a estudiar Derecho y Económicas en Icade, pero los que se sentaban junto a él cuentan que no era lo suyo. Tenía labia pero no estudiaba, y los jesuitas no perdonan. En 2003 se afilió al PP y en 2005 era líder de Nuevas Generaciones en la Comunidad de Madrid. Dos años después dejó Icade y pasó al Instituto Cardenal Cisneros, un centro adscrito a la Complutense con fama de dar facilidades a alumnos conocidos de Madrid.

Como desveló el diario 'El Mundo', aprobó 12 de las 25 asignaturas de Derecho en solo un año, el mismo en que salió elegido diputado regional. Cuentan que Esperanza Aguirre, que tenía un ejército de cargos procedentes de Nuevas Generaciones sin más experiencia vital que el partido, le empujó a que sacara la carrera, que no podía ir por la vida —política— sin título colgando en el despacho oficial. Después otuvo un grado en Administración y Dirección de Empresas en la Rey Juan Carlos.

Después, y mientras ascendía en política, Casado comenzó a embellecer su currículo. Hizo lo que él llamaba posgrados por Harvard y Georgetown —que en realidad eran cursos de días en Madrid— y un máster en el IDP, el de Derecho Autonómico, el mismo que Cristina Cifuentes: "He tenido la inquietud de seguir formándome, de hacer posgrados en la cuestión en la que yo luego me he especializado parlamentariamente". La jueza que ha investigado el caso máster concluyó que se lo habían regalado y elevó el caso al Supremo para que decida, dado que es aforado.

A un joven que le gusta la política y entra en Juventudes o en Nuevas Generaciones le gusta tanto la política que le dedica mucho tiempo

Entre los dos másteres hay algunas diferencias, claro. El de Casado es sospechoso por el alto número de convalidaciones que le dio la universidad, pero es anterior al de Montón y eso le beneficia, porque la normativa no estaba clara. El trabajo fin de máster de Montón está jalonado de plagios y Casado se niega a enseñar el suyo. Montón ha dimitido 26 horas después de que se publicara su máster y Casado fue elegido líder del PP cuando los compromisarios ya sabían del problema. Sostiene que no dimitirá incluso si le investiga el Supremo, y Soraya Sáenz de Santamaría ya ha tirado la toalla de que vaya a caer.

Pero aun así, las vidas paralelas de Casado y Montón, su precoz inicio en política, su tardía licenciatura y sus sospechosos másteres después dejan una pregunta: ¿son casos aislados o hijos de un sistema, el de las canteras de los partidos, que crean perfiles así? No son dos cualquiera. Ella era ministra y él, presidente del PP. En privado, muchos políticos critican este sistema, pero pocos quieren hablar con nombres y apellidos. Sí lo hizo Ana Botella cuando en 2013 declaró: "Suprimiría las nuevas generaciones de los partidos". Argumentaba que, con 20 años, un aspirante a político "tiene que estar estudiando, trabajando o formándose".

Estos perfiles son necesarios en democracia. Lo malo es que los partidos acaban generando con ellos unas barreras de entrada brutales a la política

Un cargo socialista que pide el anonimato reflexiona sobre el problema de las juventudes de los partidos —PSOE y PP, porque Podemos y Ciudadanos no tienen este problema, no todavía—: "A un joven de 20 años que le gusta la política y entra en Juventudes o en Nuevas Generaciones, le gusta tanto la política que le dedica mucho tiempo. Tanto, que normalmente los currículos son mediocres, porque el tiempo va al partido, que es lo que le gusta. Es como un deportista que estudia: prioriza lo que más le gusta".

Este considera que no hay tanto un cálculo de querer vivir de la política como una evolución natural: "Simplemente te metes, disfrutas, vas ocupando poder, responsabilidad y de una manera un poco inconsciente, pues vas dejando otras cosas, entre ellas reduces los estudios. Luego te hacen concejal, diputado provincial y, cuando te das cuenta del problema, tienes 40 años y ves que has encadenado puestos de responsabilidad y que no tienes experiencia fuera de la política. Te vas liando y ya no puedes salir".

Es entonces, a las edades de Casado y Montón, cuando la política se hace una necesidad. "Esa gente mata por seguir en política. No los puedes desalojar, simplemente porque no tienen otra salida". La política es tremendamente adictiva —que le pregunten a Manuela Carmena, que con 74 años va a repetir de candidata a la alcaldía—. Pero algunos pueden llegar a dejarla, aunque les cueste, si tienen otra opción profesional. Es el caso de Soraya Sáenz de Santamaría, que a pesar de las incompatibilidades que frenan su paso a la empresa privada siempre tiene su plaza de abogada del Estado.

Ellos han presentado sus títulos como algo inocuo e innecesario, y que por lo tanto si hubo alguna irregularidad, fue sin maldad. Isidoro Tapia reflexionó sobre eso en este diario. "Los másteres de los políticos no son un adorno superfluo: embellecen el currículo para aparentar una imagen de profesionales formados y exitosos cuando, en realidad, carecen de una carrera profesional alternativa a la política".

Un cargo socialista cree que el problema no es tanto que existan Casados y Montones, sino el número que hay y que sean perfiles ya casi exclusivos. Susana Díaz, por ejemplo, cumple ese patrón. Pero también Juanma Moreno, Antonio Sanz... Obviamente, no son todos los diputados ni políticos, pero no son tampoco una anomalía. "Estas personas que dedican tanto tiempo a la política de jóvenes saben mucho de organización política pero les falta una visión profesional. En la cúspide del Gobierno, además de conocer la política, necesitas otra cosa. Aun así, son necesarias en democracia. Lo malo es que los partidos acaban generando con ellas unas barreras de entrada brutales. El problema no es que haya personas así, que es necesario, sino que quien no ha pasado por ese proceso es muy difícil que entre en política en algún momento de su vida".

Según este dirigente, la solución no es llenar la política de independientes, cuyo nombramiento a menudo sale rana. "Soy muy escéptico con los profesionales que aterrizan en política. A esos les faltan esas habilidades de dirección política. Lo que pasa es que es difícil crear perfiles intermedios, profesionales que conozcan también la política". Entre las barreras de entrada y las dificultades de retornar a la vida privada después de pasar por la Administración, la política española —al menos en el PSOE y PP— está prácticamente reducida a un coto de funcionarios y políticos procedentes de Juventudes.

La nueva política, Podemos y Ciudadanos, sí ha oxigenado eso. "En Podemos tienen una base intelectual y formación fuerte. Otra cosa son las cosas que dicen", ironiza este político del PP. Cuando este diario entrevistó a Raimundo Viejo, el diputado políglota, un filólogo que ha dado clases en Chicago, New Haven y Barcelona y que tiene un escaño por En Comú Podem, un socialista se preguntó: "¿Cómo no tenemos nosotros en el Congreso a esta gente?".

El Confidencial

Categorías: Tortuga Antimilitar

Boicot al turista que habita en nosaltres

15 September, 2018 - 00:00

XISCA HOMAR

Escric aquest article des del no-lloc d'un avió que sobrevola alta mar. Hi he pujat després de deambular quatre hores per un aeroport, envoltada de desconeguts que evitaven creuar mirades i esperaven impacients arribar a la seva destinació. En ple mes d'agost, la majoria érem visiblement turistes i sentir-me turista m'ha provocat una inquietud, un rebuig.

Cada cop es fan sentir més fort les veus que denuncien el turisme massiu que pateix Mallorca. Un turisme que desdibuixa la fisonomia de l'illa, que embruta els carrers de Ciutat, que enfosqueix l'aigua de les nostres platges. Els mesos d'estiu les carreteres vessen de cotxes de lloguer. Tenim un turisme que baixa de creuers immensos per passejar en massa per devora la Seu o per contemplar una posta de sol que fa temps que ha deixat d'entotsolar-nos. A Palma els lloguers estan disparats i expulsen molts veïns a la perifèria. La contaminació que implica aquesta indústria, també la coneixem, i bé.

Moviments socials diversos intenten lluitar contra el turisme indústria. I ens trobam balcons de barri des d'on pengen llençols amb retrets contra la gentrificació o pintades que exhibeixen pocavergonyes una turismofòbia que reclama la ciutat per a qui l'habita. Són mostres d'una preocupació creixent que pren els camins de l'acció social transformadora. Diferents maneres de fer front a aquesta indústria que explota els espais per extreure'n el màxim benefici, que no va a parar a les botigues ni als petits comerços, sinó a les grans companyies i multinacionals. Una pràctica que encareix la vida de tothom, que ens expropia les ciutats.

Avui se'm fa més palesa que altres dies la necessitat de rebutjar aquest model de turisme, però no perquè en reivindiqui un de més qualitat o un de més respectuós amb ca nostra, sinó perquè ens és urgent entendre que el turisme és una indústria íntimament lligada a la societat capitalista actual i a les seves desmesures. És una manera de viatjar que no podrà ser mai sostenible, ni deixar de trastocar l'economia local ni el medi ambient. Ho hem de tenir present fins i tot quan les companyies hoteleres ens comencen a vendre opcions de ‘turisme responsable'.

Ara bé, acceptar aquest fet implica repensar de quina manera nosaltres mateixes hem esdevingut turistes i fer tot el possible per deixar de ser-ho. El turisme és una indústria amb una capacitat d'expansió depredadora, és una pràctica que habita un capitalisme de les emocions que ens fa consumidors ansiosos del low cost. No és necessari agafar tres vols per anar a passar un cap de setmana a Berlín, però hem integrat aquesta possibilitat a les nostres vides i l'actualitzam tant com podem, a la recerca de les emocions que ens han promès. I quan una veu com la de Marina Garcés, que tenim avesada perquè ens sol fer el present més entenedor, ens diu que l'única manera de fer front a aquesta “indústria depredadora” és deixar de viatjar, deixar de ser turistes, ens cau el món damunt.

Sembla que deixar de ser turistes suposa canviar radicalment la manera que tenim de ‘ser' en el present. Des d'aquesta perspectiva una pregunta ens interpel·la, ens sacsa de dalt a baix: haurem de deixar de viatjar? Com boicotejar el turista que som cada un de nosaltres sense renunciar al desig de viatjar, sense renunciar a la trobada amb l'alteritat? Pensar una alternativa al turisme vol dir, de rebot, començar a dibuixar alternatives a un capitalisme que ja fa temps que ens mostra la cara més terrible, sobre les vides, sobre el planeta. Potser hauríem de reivindicar i enfortir les xarxes d'amistat que ens permetin escapar de l'intercanvi econòmic tant com puguem; fa temps que entreveiem que l'amistat pot ser una eina necessària per fer front als embats del capitalisme. Per ventura també ens caldria reorganitzar la manera que tenim de treballar, per començar a posar la producció al servei de les vides i no del capital. Una societat amb més vacances, amb més temps de vida, permetria dissenyar noves maneres de desplaçar-nos i de conèixer altres cultures, noves maneres de passejar per ciutats diferents, sense pressa, enfora de l'espiral del consum.

Qui sap si a l'extrem oposat del turista d'avui hi trobem el passejant que ens proposa Walter Benjamin, el passejant que recorre les obres de Robert Walser o de Jack Kerouac. El flâneur que reivindicava Baudelaire, un passejant que esdevenia invisible entre la multitud, que ho mirava tot amb ulls d'infant, que caminava sense propòsit, sense finalitat, i que, lluny de les promeses, es deixava trobar per l'experiència del present.

Font: https://www.arabalears.cat/cultura/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Nicaragüa: Insurrección popular, terror político y ceguera social

14 September, 2018 - 00:00

Me duele Nicaragua, especialmente desde que la rebelión ciudadana iniciada el pasado mes de Abril por los estudiantes universitarios fuese reprimida de manera sangrienta por el Gobierno presidido por Daniel Ortega, líder sandinista ayer y hoy traidor en toda regla, utilizando medios que nada tienen que envidiar a los tradicionales de las dictaduras militares latinoamericanas que sembraron la devastación en el continente hermano y de la propia dictadura de Anastasio Somoza, derrocada por la Revolución sandinista de 1979: uso de fuego real contra manifestaciones de protesta pacífica, detenciones arbitrarias, interrogatorios, torturas y desapariciones forzosas, todo ello en un contexto de opacidad informativa impuesta por el Gobierno danielista y sus instituciones. Y me duele especialmente, digo, porque he sido testigo directo del papel vital que la cultura de las puertas abiertas y la reciprocidad tiene en el temperamento cultural nicaragüense, del profundo amor que los “nicas” sienten por la paz, por la justicia y por su “paisito”, “Nicaragüita”, como lo llama Carlos Mejía Godoy, referente imprescindible de la cultura popular de este país hermano. No hay derecho, ¡coño!, a que el pueblo nicaragüense tenga que ser víctima de las miserias no reconocidas de un poder putrefacto, que actúa como una máquina trituradora de felicidad social. ¿A qué hay que esperar para poner en marcha los mecanismos de la solidaridad compartida?

Hay que decirlo alto y claro: la historia del proceso histórico iniciado en Nicaragüa con la Revolución de 1979 ha sido la de una revolución que comenzó colmando sueños y acabó traicionada, en una metamorfosis de derechización, “reaganización”, neoliberalización, reproductora de todo aquello contra lo que combatió. El conjunto de medidas que provocaron el movimiento insurreccional de Abril (aumento de las aportaciones a la Seguridad Social del 3,5% para la patronal y del 0,75 para la población asalariada, el recorte en un 5% de las pensiones de jubilación actuales y la disminución de las futuras en un 12%), todo un plan de ajuste neoliberal en un país ya de por sí empobrecido por el capitalismo depredador, no fueron más que la gota que vino a confirmar la deriva dictatorial del régimen y rebasó el vaso de agua, tras más de una década de abusos, corrupción y nepotismo, iniciada en 2006, tras el triunfo electoral de Daniel Ortega. Durante mi estancia en Nicaragua, en 2014, fui testigo de la consideración que el sector danielista merecía en el seno del sandinismo: la de un grupo de estómagos agradecidos que no habían tenido reparo alguno en claudicar de los principios que guiaron la revolución de 1979, en la que fueron derramadas tantas lágrimas, tanta sangre. Y esta valoración incluye a viejos conocidos del sandinismo en España, como Ernesto Cardenal o Sergio Ramírez, o novelistas de la talla internacional de Gioconda Belli, auténticos referentes del compromiso con el bien común.

El régimen encabezado por Daniel Ortega, junto a su cónyuge Rosario Murillo, se autodefine como socialista y cristiano; pero, en la práctica real, esta definición y la retórica izquierdista y anti-imperialista que la acompaña sólo sirve para legitimar el Estado-canalla, en la terminología de Noam Chomski, impuesto en Nicaragua a lo largo de la última década.

El resultado de todo ello es que hoy la ciudadanía nicaraqüense vive bajo una auténtica situación de incertidumbre, pánico y terror, con una suerte de toque de queda autoimpuesto por el miedo a salir a la calle tras las 19,00 horas y toparse con las fuerzas armadas del régimen, policiales y paramilitares, que, indispuestas para accidentes, robos o cualquier cosa que se le parezca, paran, revisan, roban teléfonos móviles y, si encuentran algo “sospechoso”, golpean y detienen, o por la perspectiva de la indefensión ante la imposibilidad, por prohibición gubernamental expresa, de recibir atención médica de manera abierta en los hospitales en caso de heridas provocadas por la represión violenta de las protestas. En definitiva, es de nuevo el pueblo, como en la dictadura de Somoza, el pueblo sufrido que históricamente ha luchado por la libertad y la justicia social, el que sigue siendo vilipendiado, agredido, engañado, atrapado en el círculo vicioso del empobrecimiento, el incremento del desempleo y la opresión política.

La revolución de 1979, liderada por el FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional), la organización revolucionaria que, con poderosas razones éticas, canalizó los sueños emancipatorios de una población ensangrentada por 45 años de dictadura servil al imperialismo estadounidense, hoy es sólo la franquicia utilizada para legitimar un régimen oligárquico en el que confluyen: un sector de viejos guerrilleros reconvertidos en “nuevos ricos”, a la antigua usanza del caudillismo latinoamericano; la vieja comandancia militar de la “contra”, que, en los años 80, le hizo la guerra a la revolución con la financiación estadounidense, fruto de la “paranoia anticomunista” del presidente-gendarme estadounidense Ronald Reagan; los partidos “zancudos”, es decir, colaboracionistas; el gran capital de inversores foráneos y locales, que gozan de todo tipo de subsidios y prebendas, y la jerarquía católica ultra-conservadora, con la que Daniel Ortega no ha tenido rubor en pactar. Todo ello con el beneplácito de “los gringos” y el apoyo de los gobiernos venezolano y ruso. Fue, precisamente, el petróleo venezolano, llegado a Nicaragüa durante el mandato de Hugo Chávez, el que permitió a la pareja Ortega-Murilo enriquecerse, favorecer a parientes y allegados y convertir la política social, admirable en los inicios de la revolución, en un mecanismo de formación de redes clientelares donde enjaular el voto. Sólo una anécdota, a este respecto, sobre lo que fue “vox “populi” en Nicaragüa a propósito de las últimas elecciones, en 2016: decía la gente, refiriéndose al “gordo Rivas” (Presidente del Consejo Supremo Electoral) que los resultados ya los tenía y que sólo le hacía falta montar la pantomima de las elecciones. Hay algo admirable en Nicaragüa: a pesar de las dificultades, todo el mundo sabe de política. Doy fe.

Por todo ello, no podemos caer en el engaño. El discurso político del que el gobierno de Daniel Ortega hace gala no obedece a compromiso alguno con la lucha por la liberación de los pueblos del yugo imperialista, sino por la situación que juega Nicaragüa en el tablero geopolítico actual, marcado por el tránsito del unilateralismo hegemonizado por Estados Unidos tras la caída de la URSS al sistema multipolar surgido de la la progresiva emergencia de Rusia y China. En el contexto de esta situación se inscriben las alianzas establecidas por el Gobierno danielista con China, para la construcción del Canal Interoceánico de Nicaragua, una mega-construcción que rivaliza con el Canal de Panamá, bajo control estadounidense, y con Rusia, para diversos proyectos militares, entre ellos la compra de 50 tanques T72, con el riesgo que ello supone de alimentar una carrera armamentística en América Central. Nada que ver con la solidaridad Sur-Sur, bajo la cual se presenta dicha política exterior. No es casualidad que entre el sinfín de represaliados del régimen orteguista se encuentren los líderes “anticanal”.

Vuelvo al principio: Me duele Nicaragüa, pero también me duele y, por ello, denuncio:

La absoluta insensibilidad de la política exterior de los gobiernos españoles hacia las gentes de Latinoamérica, más preocupados por abrir espacios a las transnacionales hispanas que en entender la necesidad de estrechar lazos de cooperación y solidaridad compartida con el continente hermano, un continente que sólo cuenta para el establishment español cuando hay que utilizar, tergiversando y falseando, situaciones como las de Cuba y Venezuela en función de exclusivos intereses de política interna.

La insultante mojigatería de un amplio sector del progresismo ibérico, anclado en los años 80 del pasado siglo, incapaz de quitarse la venda de los ojos, rebelarse contra aquellas informaciones que se alinean con una visión del mundo esclerotizada y de apreciar el valor de la reciente rebelión popular en Nicaragüa, impulsada, al igual que la del 15M en España, por jóvenes guiados por los anhelos de libertad y justicia, muchos de los cuales han pagado con su vida o con el auto-exilio a países de la región, fundamentalmente Costa Rica.

A modo de conclusión: El pueblo de Nicaragüa necesita una nueva oportunidad para decidir su destino, sin salvadores mesiánicos y, por supuesto, sin permitir que los vampiros del neoliberalismo al acecho se sirvan de la situación para criminalizar el progresismo usando su arma favorita: la propaganda del odio irracional politizado. Si hay algo contrario al progresismo es la existencia de un régimen presidido por un aspirante a caudillo que se ha hecho millonario a costa del expolio de la ciudadanía, que no ha dudado en usar la concentración oligárquica del poder para robar y asesinar y que, si nadie lo remedia, puede dejar como legado un país sin otro pronóstico que el del hambre, la enfermedad, la injusticia, los juicios a puerta cerrada y la represión.

Dejo para otro momento el análisis histórico del proceso vivido en Nicaragüa desde las esperanzas generadas por la Revolución sandinista. ¡Si Augusto César Sandino levantara la cabeza! Hoy, son tiempos de solidaridad con el pueblo nicaragüense. ¡Progresistas, abramos los ojos, ya!

P.D.1 .- El presente artículo es deudor de las valiosas aportaciones de M…., ex-combatiente sandinista que me abrió las puertas de su casa, su familia y sus allegados en Nicaragüa

P.D.2 .- Sr. Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno español: ¿Para cuándo un política exterior independiente, progresista y solidaria para América Latina?

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Manteros

14 September, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas