Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 1 hora 6 min

50 años después de mayo del 68

12 May, 2018 - 00:00

César Manzanos Bilbao, Doctor en Sociología y Activista Social

La primera fase de la dominación de la economía sobre la vida social arrastró una evidente degradación del ser en tener. La fase presente de la ocupación total de la vida social por los resultados acumulados de la economía conduce a un deslizamiento generalizado del tener en parecer. Solamente al no existir individual (comportamiento hipnótico) le es permitido parecer (aparecer) por el poder social... La alienación del espectador se expresa así: cuanto más contempla menos vive. Cuanto más acepta reconocerse en las imágenes dominantes de la necesidad inventada, menos comprende su propia existencia y su propio deseo.

Tránsitos, transiciones, mudanzas, contagios, desplazamientos, trasmutaciones, revoluciones, migraciones, son términos que nos sirven para comprender las historias no contadas, las de las grandes mayorías que han sido masacradas, explotadas, culpabilizadas, ocultadas y enterradas en la fosa común del olvido por la historia oficializada de quienes vencen por la fuerza.

Reflejan la esencia de la actual condición humana impuesta, de ese ser que ha ido evolucionando como especie hasta alcanzar en la cúspide de su degeneración, las más altas cuotas de desarrollo de habilidades jamás imaginadas. Ha conseguido tener tal capacidad de asesinar masivamente a sus semejantes, al resto de los animales y a las condiciones naturales necesarias para su propia existencia difíciles de superar, aunque lo mejor del resultado de su necrófila y entrópica obra final aún queda por venir. Nos espera un siglo de terror y estupor generalizado y, por tanto, están de enhorabuena quienes gozan con el sado-masoquismo. Solo vemos lo evidente cuando padecemos sus consecuencias.

Las destrezas del homus post-sapiens, resultan difícilmente superables. Su capacidad de autodevoración, canibalismo, su habilidad intelectual para legitimar y normalizar el ecocidio y el genocidio. El hecho de haber construido una economía fundamentada en la devastación indiscriminada de todo lo común, de toda la biodiversidad natural y cultural, amparada por la religión de la acumulación de capital, le ha convertido en un ser iracundo que mata y se autodestruye por puro aburrimiento, en una guerra permanente y selectiva que socializa en el asesinato de la infancia, en el encierro de las mujeres, en el desprecio racista, en la exterminación masiva de un lumpen-proletariado tan depauperado que hace tiempo ha condenado a más de las dos terceras partes de la humanidad al estatus de seres prescindibles y eliminables, de población basura de usar, torturar y aniquilar, creando las condiciones necesarias para ser exterminable a ser posible sin tener que gastar municiones, porque esos miles de millones de "personas" tienen menos valor añadido que la bala que habría que gastar para matarlos.

Estamos ahora 50 años después del Mayo francés del 68. Guy Debort, la Internacional Situacionista y el Movimiento Obrero Internacional tienen dos cosas en común: los tres han muerto y, sin embargo, hoy más que nunca resulta imprescindible y urgente poner en valor sus ideas, experiencias de resistencia, demandas sociales y políticas y, sobre todo, el grito desgarrador de ¡Revolución o muerte! Porque o destruimos el capitalismo o él nos destruye, o abolimos la propiedad privada como valor supremo, o abolimos toda forma de ejercicio del poder, o no podremos dejar que vuelva a brotar y recomponerse, si es que aún estamos a tiempo, lo colectivo, lo público, el cuidado de la vida, la solidaridad y todos aquellos valores que ese puñado de hombres, ricos y viejos, que caben en un microbús, y poseen más del 99% de la riqueza en el planeta, van haciendo desaparecer, eso sí, con la imprescindible colaboración de científicos, filósofos y publicistas especializados en desactivar cerebros formados en sus universidad privadas para las élites, junto con un ejército de tecnócratas de las empresas financieras, productivas y estatales que como buenos esbirros operan en la oscuridad y hacen a la perfección su sucio trabajo de convertirnos en fetiches autómatas, alienígenas, logotomizados e incapaces de entender y mucho menos de vivir nuestra propia vida, ahogados en el sinsentido de su existencia impuesta.

Y precisamente Guy Debort, antes de ejercer su derecho a decidir sobre su propia muerte en 1994, a los 63 años de edad, cuando supo de su enfermedad incurable, dejo escrita otra obra titulada Comentarios a la sociedad del espectáculo, que quizás fuera la aportación autocrítica que pudiera dar origen a nuevas movilizaciones, porque su primera obra, inspiradora del Mayo del 68, lejos de servir para avanzar en la destrucción de la sociedad del espectáculo, de la apariencia, de la civilización virtual, sirvió como manual, fue instrumentalizada, del mismo modo que ocurrió con la obra de Marx, para el perfeccionamiento de la dominación, no para la emancipación social pretendida por los movimientos revolucionarios que se alimentaron de sus ideas. Este alegato de la necesidad de transitar, movernos, desplazarnos, en la clandestinidad del estar, del vivir, del hacer y transformar desde dentro para así provocar, como virus mutantes, la implosión de su macabra farsa, representa, 50 años después, la contraportada de todos los manifiestos constituyentes de los movimientos de resistencia de todo signo.

50 años después de Mayo del 68, se vislumbran con total nitidez las consecuencias del proceso histórico de construcción de la sociedad de la apariencia y de sus efectos sociales reales y atronadores, que llevan al control total, es decir, a la organización de la incomunicabilidad. La comunicación es un contacto nuevo, informal, directo, un bien en extinción que posibilitaría nuevas relaciones sociales, y sin embargo la forma como se están estructurando nuestras sociedades supone la existencia de cada vez menos espacios libres y públicos de intercambio comunicativo, la llamada sociedad de la comunicación es precisamente la encargada de organizar las no relaciones sociales, la incomunicabilidad.

A este proyecto hegemónico contribuye decisivamente la actual omnipresencia mundial de la cultura occidental norteamericana de corte anglosajón y judeo-cristiano, difundida a través de los sistemas audio-visuales, y del desarrollo del transporte y de las telecomunicaciones que supone la agudización del proceso de aniquilación de la diversidad, de imposición cultural y, consiguientemente, de aceleración del proceso de homogeneización, todo ello gracias a la economía de la guerra permanente, institucionalizada desde hace un siglo, que ha propiciado el complejo militar-industrial y la industria aeroespacial.

50 años después de Mayo del 68, el capitalismo ni está, ni posiblemente estará en crisis, más bien se auto-reproduce haciendo vivir a la humanidad en el ecosistema del malestar, de la crisis, de la excepcionalidad. Su capacidad de destrucción, de explotación, de corrupción, de incrementar exponencialmente las desigualdades entre clases, etnias, sexos, edades y demás condiciones sociales ha demostrado ser infinita. Es capaz de fagocitarlo todo, de devorarlo todo, de producir y justificar cada vez mayores atrocidades convirtiéndolas en verdades indiscutibles.

Por eso, entre otras razones, desde dentro del capitalismo jamás se ha conseguido poner límites al expolio ecológico, a la explotación neo-esclavista generalizada, al incremento hasta ahora impensable de la exclusión de las mayorías sociales y de la acumulación de la riqueza, a la institucionalización de la violencia, a la adultocracia, al heteropatriarcado, a la aniquilación de pueblos enteros masacrados comercial y/o militarmente para apropiarse de sus recursos naturales.

Dentro del capitalismo, no hay presente, ni futuro. Sin embargo, fuera del capitalismo, han existido y existen otros mundos, otras formas de relación social. ¿Qué significa fuera del capitalismo? Significa que existen, aunque casi siempre invisibilizados, muchos espacios históricamente construidos en los que sus actores no responden al sujeto social y psicológico que piensa, siente y actúa como el capitalismo quiere y necesita que lo haga, sino en base a valores y actitudes diversas que no son las propias del individualismo burgués, del racionalismo instrumental o de la competitividad. En los tránsitos, en la trastienda ocultada, en los campamentos de refugiados declarados y no declarados que resisten a su hecatombe, al holocausto de los campos de concentración en los que han convertido a muchos países.

Existen infinidad de experiencias con larga trayectoria histórica que funcionan en unas realidades no colonizada por el mercado de acumulación y sus concepciones impuestas. En esas luchas, estructuras organizativas, formas de vida y de resistencia viven millones de personas a lo largo y ancho del planeta. Saben que están siempre amenazadas por un mercantilismo global devorador, que trata de reducir toda relación social a su propia lógica, pero también saben que solo fuera de este sistema han conseguido preservar las dos grandes motivaciones intrínsecas que caracterizan a la especie humana: la subsistencia y la dignidad, fundamentadas en la vulnerabilidad y la interdependencia.

No necesitan nada del capitalismo porque en la mayoría de los casos les ha vomitado fuera de él, les ha abandonado, asesinado a sus familias y condenado a vivir a sus pueblos en condiciones de precariedad extrema cuando no los ha aniquilado. El rasgo común es que todas ellas decidieron perder el miedo a la represión y enfrentarse a la bestia. Decidieron dejar de quejarse, de fingir, de creer que algo podía cambiar dentro de la arquitectura y de la maquinaria de un sistema demencial que tritura y exprime a las personas para obtener dinero. Decidieron pasar a pensar y actuar de otra manera, sin caer en las trampas tan simplistas y hechizantes del espejismo capitalista, como poseer propiedades, acumular, hipotecar el presente o vivir a espaldas de la propia muerte.

Todas estas experiencias no están atomizadas, sino que como realidades transversales se interconectan creando redes a veces formales, pero sobre todo informales, que operan no para alcanzar el poder económico o político, ni siquiera para convertirse en un contrapoder, sino potenciando vínculos sociales fuera del poder. Su dinámica común consiste en destruir las relaciones de poder y, en construir relaciones que no se fundamenten en ninguna forma de ejercicio del mismo, son un impoder, un antídoto contra la impotencia.

Las vacunas sociales y los antídotos colectivos son recetas ancestrales, baratas y altamente eficaces que en la mayoría de los casos suponen más que hacer, sobre todo, no colaborar, desobedecer, transitar, remover, no hacer: rebelarnos, ser solidarios con quienes peor lo están pasando, no despilfarrar recursos naturales y energéticos, liberarnos del consumismo, de la trampa de la acumulación, no usar a las cosas y a las personas como objetos de usar y tirar, no individualizar nuestros problemas colectivos, no recurrir a entidades financieras o empresariales, ni a profesionales y políticos cuya intencionalidad es enfermarnos para luego cobrarnos por recetas que tan solo combaten los síntomas inmediatos y cuyos efectos iatrogénicos nos destruyen a larga, y por supuesto, no dejarnos engañar creyéndonos que nuestros verdugos son quienes nos "salvaran". Pero sobre todo hacer de la protesta y la acción política colectiva nuestra forma de vida, auto-organizar el apoyo y auto-apoyo psicosocial a quienes sufren las terribles consecuencias de la exclusión y la represión política. Esta es la única manera de hacer presente y de vivir cada día esa sociedad justa e igualitaria en la que creemos, tal y como proclamaban ya las consignas de Mayo del 68: "seamos realistas, exijamos lo imposible" y "nuestra esperanza solo puede venir de las sin esperanza".

Seminario de Solidaridad Política de Zaragoza, Mayo de 2018

Categorías: Tortuga Antimilitar

Díptic de la campanya alacantina d'Objecció Fiscal a al Despesa Militar

12 May, 2018 - 00:00

Díptic:

Ni un euro per a la guerra!

Assistim, a l'estat espanyol, a un progressiu augment de la preocupació de moltes persones per diversos assumptes que reclamen l'atenció pública. Creix la sensibilitat i l'activisme pels drets dels animals, per les diferents identitats nacionals, davant la depreciació de les pensions, què dir de la lluita per la igualtat entre sexes...

No obstant això hi ha una trista i dolorosa realitat de la qual, en aquests moments, no es parla prou. Ens referim al creixement exponencial del militarisme com a element vertebrador de les relacions econòmiques internacionals i, concretament, com a eina de control social en cada estat, el nostre inclòs.

A Espanya, ocult darrere de les bambolines d'altres temes que atrauen major atenció mediàtica, el militarisme, sense fer soroll, segueix prosperant i ocupant cada vegada majors espais.

Atenent en primer lloc a les Forces Armades, l'exèrcit, podem constatar que la participació espanyola en l'OTAN i en les diferents coalicions internacionals que des d'ella s'implementen per intervindre militarment en els principals taulers geoestratègics del planeta, no ha fet més que créixer i diversificar-se. El mateix Ministeri de Defensa presumeix en els mitjans de comunicació que Espanya és el país que té tropes situades en més escenaris mundials: “17 missions en l'exterior amb més de 3.000 militars i guàrdies civils desplegats en quatre continents” es diu a la seua pàgina web (1). La immensa majoria a Pròxim Orient i els països del Nord d'Àfrica, llocs en els quals, com sabem, es lliura una batalla entre grans potències econòmiques pel control d' aquestes qüestions, el govern espanyol aposta per la promoció mediàtica de les Forces Armades. Ocultant el seu vertader rostre, es tracta de transmetre'n una falsa imatge democràtica i socialment útil: campanyes publicitàries en mitjans de comunicació, desfilades, presència militar en fires infantils-juvenils o en centres escolars... Resulta especialment escandalós el projecte fet públic pel Ministeri de Defensa enguany (2) per introduir continguts específics d'adoctrinament militarista i patriòtic a les aules d'educació primària.

Això no és tot. Quan parlem de militarisme cap no oblidar-se de la realitat penitenciària -un univers que l'estat no deixa d'intentar acréixer augmentant la durada de les condemnes de les persones preses i introduint sense parar nous tipus penals-, en la qual cal incloure els centres tancats per a menors i els llocs -il·legals i immorals- d'internament per a persones migrants. També cal esmentar el militarisme de caràcter policial, una esfera que el poder avicia molt. Aquest curs, per exemple, assistim a l'aprovació de forts increments salarials per a la Policia Nacional i la Guàrdia Civil. Però més significatiu és el blindatge legal i judicial amb el qual es dota d'impunitat a les seues actuacions més extremes. Freqüentment parlem de la coneguda com a llei mordassa, una eina que, a més de retallar drets civils, impedeix que la ciutadania pugui defensar-se de l'abús policial.

Menys coneguda és la protecció de l'estament judicial i polític, la qual aconsegueix que la gran majoria de denúncies a agents per maltractaments i tortura queden en res. Especialment sagnant és el cas impune de les morts de quinze persones immigrants en El Tarajal (Ceuta) sota les bales de
goma de la Guàrdia Civil. No convé oblidar que els cossos policials no deixen de ser una forma de militarisme que el poder empra a conveniència contra la població civil, com pot comprovar-se en la repressió als migrants a la frontera sud espanyola, o en l'actuació a Catalunya el passat un d'octubre.

Per totes aquestes raons, que ens semblen de la màxima importància, és pel que un any més us
convoquem a la participació en la campanya d'Objecció Fiscal a la Despesa Militar. Amb el lema “ni un euro per a la guerra” sol·licitem la no col·laboració amb les realitats enunciades.

Encara que la campanya mantindrà el mateix format d'anys anteriors, per la qual cosa poden les persones objectores desviar la part del seu IRPF destinada al militarisme, en la quantia que desitgen i a la destinació que trien, des d'Alternativa Antimilitarista-Moc us proposem fer una Objecció Fiscal a la Despesa Militar que desvie un únic euro.

Les raons que tenim per a formular aquesta proposta passen per tractar d'augmentar el nombre de persones que objecten a la despesa militar incrementant així la massa social crítica amb el militarisme. Pensem que objectar un únic euro -quantitat que, malgrat ser simbòlica, permet expressar una crítica nítida a la realitat militar- està a l'abast de qualsevol persona. Fins i tot afavoreix prosseguir la campanya de denúncia reclamant les objeccions no acceptades per l'Agència Tributària, sense incórrer en riscos econòmics rellevants per possibles recàrrecs de demora i sancions.

Des d'Alternativa Antimilitarista-Moc, ja que suggerim desviar una quantitat petita i amb la finalitat de donar unitat política a la campanya, us proposem com a destinació col·lectiva d'enguany el fons de la campanya contra la despesa militar que gestiona la mateixa AA-Moc. Els diners aniran destinats a promoure la mateixa Objecció Fiscal, a delatar la Despesa Militar i a tractar de suscitar debat social en relació als temes enunciats.

Per una societat desmilitaritzada!

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ajedrez

12 May, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Las dudas de un médico sobre el ataque químico en Duma

12 May, 2018 - 00:00

Traducido para Rebelión por Juan Antonio Julián.

Esta es la historia de una ciudad llamada Duma, un lugar devastado y apestoso de bloques de apartamentos destrozados, y también es la historia de una clínica subterránea cuyas imágenes de sufrimiento permitieron que tres de las naciones más poderosas del mundo occidental bombardeasen Siria la semana pasada. Hay incluso hay un amistoso médico vestido de bata verde que, cuando me lo encuentro en la misma clínica, me dice alegremente que el video del “gas” que horrorizó al mundo –a pesar de todas las dudas– es completamente genuino.

Las historias de guerra, sin embargo, tienen la costumbre de oscurecerse. Este mismo médico sirio, de 58 años de edad, agrega a continuación algo profundamente incómodo: los pacientes, dice, no fueron víctimas del gas sino de la ausencia de oxígeno en los túneles y sótanos llenos de basura, en una noche de viento y fuertes bombardeos que provocaron una tormenta de polvo.

Cuando el Dr. Assim Rahaibani anuncia esta extraordinaria conclusión, vale la pena observar que él mismo admite que no fue un testigo ocular de los hechos y, como habla bien inglés, se refiere por dos veces a los yihadistas de Jaish el-Islam [Ejército del Islam] de Duma como “terroristas”, la palabra que utiliza el régimen para sus enemigos y un término utilizado por muchas personas en toda Siria. ¿Estoy escuchando bien? ¿Qué versión de los hechos debemos creer?

Con la misma mala suerte, los médicos que estaban de servicio esa noche del 7 de abril están todos en Damasco dando testimonio de una investigación sobre armas químicas que intentará dar una respuesta definitiva a esa pregunta en las próximas semanas.

Mientras tanto, Francia dijo que tiene “pruebas” de que se usaron armas químicas, y los medios de comunicación estadounidenses han citado fuentes que afirman que las pruebas de orina y sangre también lo demuestran. La OMS ha dicho que sus socios en el terreno trataron a 500 pacientes “que mostraban señales y síntomas que indicaban la exposición a sustancias químicas tóxicas”.

Al mismo tiempo, los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPCW) siguen sin poder llegar aquí al sitio del supuesto ataque con gas, aparentemente porque carecían de los necesarios permisos de la ONU.

Antes de continuar, los lectores deben tener en cuenta que esta no es la única historia respecto a Duma. Hay muchas personas con las que hablé en medio de las ruinas de la ciudad que afirman que “nunca creyeron en estas historias de gases”, historias que los grupos armados islamistas diseminaban regularmente. Estos yihadistas en particular sobrevivieron bajo una tormenta de fuego al vivir en las casas de la población y en largos y anchos túneles con caminos subterráneos tallados con herramientas manuales por los presos en la roca viva, en tres niveles por debajo de la ciudad. Atravesé tres de ellos ayer: vastos corredores de roca viva que aún contenían cohetes rusos –sí, rusos– y coches quemados.

Así pues, la historia de Duma no es solo una historia de gas o no gas, según cada uno. Se trata de miles de personas que optaron no marcharse de Duma en los autobuses que partieron la semana pasada, junto con los hombres armados con los que tuvieron que convivir como trogloditas durante meses para poder sobrevivir. Ayer, atravesé la ciudad con bastante libertad, sin soldados, policías o guardianes que siguieran mis pasos, solo dos amigos sirios, una cámara y un cuaderno. A veces tuve que trepar a través de murallas de 20 pies de altura, arriba y abajo de paredes de tierra casi transparentes. Felices de ver extranjeros entre ellos, y aún más felices de que el sitio finalmente haya terminado, en su mayoría sonríen; aquellos cuyas caras puedes ver, por supuesto, porque una sorprendente cantidad de mujeres de Duma usan un hiyab negro completo.

Mi primera entrada en Duma fue como parte de un convoy escoltado de periodistas. Pero una vez que un aburrido general anunció, a las puertas de un municipio destartalado, que no tenía información, el más útil lema basura de los funcionarios árabes, me alejé. Otros reporteros, principalmente sirios, hicieron lo mismo. Incluso un grupo de periodistas rusos, todos con vestimenta militar, se fue a su aire.

Fue un corto paseo que me llevó al Dr. Rahaibani. Desde la puerta de su clínica subterránea - “Punto 200”, se llama, en la extraña geología de esta ciudad parcialmente subterránea - hay un corredor cuesta abajo donde me mostró su humilde hospital y las pocas camas donde una pequeña niña lloraba mientras las enfermeras trataban un corte sobre su ojo.

“Estaba con mi familia en el sótano de mi casa a trescientos metros de aquí esa noche, pero todos los médicos saben lo que pasó. Hubo muchos bombardeos [por parte de las fuerzas gubernamentales] y los aviones siempre sobrevolaban Duma por la noche, pero esa noche hubo viento y enormes nubes de polvo comenzaron a entrar en los sótanos y bodegas donde vivía la gente. La gente comenzó a llegar aquí sufriendo de hipoxia, pérdida de oxígeno. Entonces alguien en la puerta, un “Casco Blanco”, gritó “¡Gas!”, Y comenzó el pánico. La gente comenzó a arrojarse agua unos sobre otros. Sí, el video fue filmado aquí, es genuino, pero lo que se ve en él son personas que sufren de hipoxia, no de envenenamiento por gas.”

Curiosamente, después de conversar con más de 20 personas, no pude encontrar ninguna que mostrara el más mínimo interés en el papel de Duma como provocación de los ataques aéreos occidentales. Dos me dijeron textualmente que no tenían idea de que hubiera ninguna conexión.

Pero fue un mundo extraño en el que entré. Dos hombres, Hussam y Nazir Abu Aishe, dijeron que desconocían cuántas personas habían sido asesinadas en Duma, aunque este último admitió que tenía un primo “ejecutado por Jaish el-Islam [Ejército del Islam] por supuestamente ser “cercano al régimen”. Se encogieron de hombros cuando pregunté sobre las 43 personas que se dice que murieron en el infame ataque de Duma.

Los Cascos Blancos, los asistentes médicos de respuesta rápida, ya legendarios en Occidente pero con algunos aspectos llamativos en su historial, desempeñaron un papel familiar durante las batallas. Este grupo está en parte financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores británico y la mayoría de las oficinas locales estaban integradas por hombres de Duma. Encontré sus oficinas destruidas no muy lejos de la clínica del Dr. Rahaibani. Habían abandonado una máscara de gas fuera de un contenedor de alimentos con un ojo perforado y había una pila de sucios uniformes militares de camuflaje dentro de una habitación. ¿Un montaje? me pregunté a mí mismo. Lo dudo. El lugar estaba lleno de cápsulas, equipos médicos rotos y archivos, ropa de cama y colchones.

Por supuesto, debemos escuchar su versión de la historia, pero eso no sucederá aquí: una mujer nos dijo que todos los miembros de los Cascos Blancos de Duma abandonaron su cuartel general principal y optaron por tomar los autobuses organizados por el gobierno y protegidos por los rusos con destino a la provincia rebelde de Idlib junto con los grupos armados, cuando se acordó la tregua final.

Había puestos de comida abiertos y una patrulla de policías militares rusos, un extra optativo para cada alto el fuego sirio, y nadie se había molestado siquiera en asaltar la intimidante prisión islamista cercana a la Plaza de los Mártires, donde supuestamente decapitaban a sus víctimas en los sótanos. El personal complementario de la ciudad a la policía civil del Ministerio sirio del Interior –que llevan una extraña vestimenta militar– es vigilado por los rusos, que a su vez parecen o no observados por los civiles. Una vez más, mis serias preguntas sobre el gas se encontraron ante lo que parecía una genuina perplejidad.

¿Cómo podría ser que los refugiados de Duma que habían llegado a los campos en Turquía ya estuvieran describiendo un ataque con gas que nadie en Duma hoy parecía recordar? Se me ocurrió, una vez que hube caminado más de una milla a través de estos miserables túneles excavados por prisioneros, que los ciudadanos de Duma vivieron tan aislados unos de otros por tanto tiempo que las “noticias” en nuestro sentido de la palabra simplemente no tenían significado para ellos. Siria no llega a ser una democracia jeffersoniana -como me gusta cínicamente decirles a mis colegas árabes- y de hecho es una dictadura despiadada, pero eso no pudo evitar que esta gente, feliz de ver a los extranjeros entre ellos, no reaccionara con unas pocas palabras de verdad. Entonces, ¿qué me estaban diciendo?

Me hablaron de los islamistas bajo los cuales vivieron. Hablaron de cómo los grupos armados se habían robado viviendas civiles para evitar los bombardeos del gobierno sirio y los rusos. Jaish el Islam había incendiado sus oficinas antes de marcharse, pero los enormes edificios dentro de las zonas de seguridad que ellos mismos habían creado habían sido derribados por ataques aéreos. Un coronel sirio que encontré detrás de uno de estos edificios me preguntó si quería ver qué tan profundos eran los túneles. Me detuve después de caminar más de una milla, y él me hizo la críptica observación de que “este túnel podría llegar hasta Gran Bretaña”. Ah sí; me acordé de la señora May, cuyos ataques aéreos habían estado tan íntimamente conectados a este lugar de túneles y polvo. ¿Y el gas?

Fuente original: https://www.independent.co.uk/voice...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Hannah Arendt

11 May, 2018 - 21:10

Hemos dejado de pensar primordialmente en privación cuando usamos la palabra "privado", y esto se debe parcialmente al enorme enriquecimiento de la esfera privada a través de individualismo moderno.

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ser hombre en tiempo de mujer

11 May, 2018 - 00:00

Hace unos días iba paseando por la calle con mi pareja/novia/compañera. Era por Cádiz, una de esas ciudades tan bonitas que los guiris se acaban enterando de que existen. En mitad del paseo, un grupo de cinco tíos de unos treinta años, británicos creo, sentados en una terraza, se giraban hacia una chica que caminaba sola, unos metros por delante de nosotros, diciéndole algo así como “oink, oink” o “grrrrrññññ”, no llegué a pillarles bien el acento. La típica escena. La chica aceleró el paso y se perdió por una calle perpendicular. Unos segundos después, al pasar a la altura de la manada británica, mi novia tuvo el impulso de mimetizarse en el ambiente hooligan que desprendía la mesa de aquellos cinco para pararse, agarrar una silla y estamparla contra las cabezas de cada uno de ellos, que tras los “oink, oink”, ya estaban a otro tema. Tras pensárselo durante unos segundos, decidió: no lo hago por ti, me dijo. Yo le agradecí el gesto de no comenzar una secuencia en la que, por roles de género, a mí como hombre me tocaría el papel de acabar siendo pateado en el suelo por aquellos cinco, después de que ella los mandase a la mierda, ellos se pusieran chulos con ella y yo me encarase en spanglishcon los cinco, que es lo que, por formación y tradición, me hubiese tocado hacer. La próxima vez, tú me esperas en la esquina y yo me ocupo, me dijo ella y de repente me sentí como un niño inútil y confuso.

Definir el papel del hombre que está en el bando de la igualdad es relativamente sencillo si se hace desde un laboratorio de ideas. Desde esos lugares asépticos en los que se construye el cuerpo teórico de cualquier movimiento social, la definición que nos han dado a los hombres que participamos desde la segunda fila en la lucha con más músculo a día de hoy, la feminista, es la de “aliado”. Aliado. Qué horror. Una palabra tan fría como un saludo entre Soraya y Cospedal. Después de tanto tiempo acaparando el centro de la acción, quizá el hombre blanco heterosexual se merezca que lo llamen aliado, habrá que aceptarlo. Lo cierto es que desde el banquillo, animando la lucha de las mujeres, uno se siente doblemente inútil y confuso. Confuso porque el proceso de aprendizaje ha sido para nosotros demasiado rápido. Ellas iban con ventaja. Ellas ya sabían desde hace siglos que estaban siendo oprimidas pero algunos, hasta hace poco, ni nos habíamos enterado. Inútil porque, tras un proceso complejo de entender, aprender y por último intentar desaprender mucho de lo anterior, tras todo ese esfuerzo, sudados y listos para saltar al campo como solemos hacer, nos toca sentarnos a animar desde el banquillo. Mirando la acción como una vaca sudada y confusa mira pasar un tren.

Hace unos meses presencié la agresión de un hombre a una mujer. En un bar de mi barrio, el tipo le daba puñetazos en el brazo a la señora, mientras le decía de todo. Aquello sí que era sencillo de gestionar. Simplemente implicaba violencia, un código que los hombres entendemos como la tabla del uno. No tuve duda de que mi papel era el de acercarme al tío, agarrarlo con fuerza del brazo y zarandearlo. Otros tantos hombres, unos camareros del bar en el que estaba pasando la escena, otros que pasaban por la acera, también se acercaron para acorralar al agresor. Algunos camareros, además de echarlo a voces de allí, querían pegarle. Al poco de aquello, volví a pasar por el mismo bar de mi barrio. Uno de los camareros que aquel día querían pisarle la cabeza al agresor, piropeaba a voces a unas chicas. Después me saludó como si nada. Yo le devolví el saludo y seguí caminando. El que dice piropos dice grupos de whatsapp o lenguaje machista cotidiano. En los grupos de whatsapp que recopilan tetas como si Internet fuese a cerrar mañana, mi papel es pasar. Son mis amigos. Buena gente sin maldad, simplemente jugando a un código que ya no toca. En el lenguaje machista no paso, participo. En el lado malo. La mitad de los tacos son machistas y yo, en lo de los tacos, parezco un restaurante mexicano. De vez en cuando intento frenarlo. Me veo censurándome un “esto es un coñazo”, convirtiéndolo en “esto es una lata”. Un horror de expresión, peor que aliado. Cuando me escucho decirla me dan ganas de, siendo la vaca que ve pasar el tren, tirarme a la vía para evitar más complicaciones.

Todo esto anterior acaba sin conclusiones, porque no las tengo. En la teoría sí, ahí voy bien servido. En el laboratorio de ideas todo está clarísimo: es el momento del golpe sobre la mesa de la mujer, muy necesario. Ya vale de... Pero en el día a día, seamos sinceros y menos teóricos, la cosa cambia y mucho para los hombres “aliados”. Sin conclusiones, lo único que queda son las intuiciones. Intuyo que si un día –ya me ha pasado– le digo a un amigo en persona que el grupo de tetas ese que resurge una vez al mes, ya apesta un poco, me dará la razón. Todos ellos lo harían. Si lo hago en “manada”, será como regar un ladrillo. Intuyo que esto va de mirarnos, uno a uno, a la cara. Intuyo que en el bando de los privilegios, la gran mayoría tenemos más de esclavitud de roles que de maldad. Por eso intuyo que la cosa por aquí va a ir lenta. Vosotras, que no estáis confusas, id tirando con prisas porque las hay. Os acompañamos varios metros por detrás. Ya llegaremos cuando podamos.
Autor

Gerardo Tecé

Fuente: http://ctxt.es/es/20180502/Firmas/1...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Municipalismo radical: El futuro que merecemos

11 May, 2018 - 00:00

Sólo una confederación global de ciudades rebeldes nos puede llevar hacia una nueva sociedad racional que cumpla la promesa de una sociedad más humanitaria.

Debbie Bookchin
Traducción: Adela Briansó Junquera

Soy hija de dos municipalistas veteranos. Mi madre, Beatrice Bookchin, se presentó a las elecciones del ayuntamiento de Burlington, en el estado de Vermont, hace treinta años, en 1987. Era miembro de una plataforma expresamente municipalista que pretendía construir una ciudad ecológica, una economía ética y, sobre todo, asambleas ciudadanas que cuestionaran el poder del estado nación. Mi padre es el teórico social y municipalista libertario Murray Bookchin.

Durante muchos años, la izquierda ha debatido sobre el modo de llevar a cabo nuestras ideas de igualdad, justicia económica y derechos humanos. En ese sentido, la carrera política de mi padre ilustra el razonamiento que quiero desarrollar: que el municipalismo no es solo una de las muchas maneras de hacer efectivo el cambio social, sino que es la única manera de transformar la sociedad con éxito. Tras una juventud comunista y con una educación esencialmente marxista, mi padre tuvo un dilema con los modos de pensar economicistas y reduccionistas que históricamente habían impregnado la izquierda marxista. Mi padre buscaba una idea de libertad más amplia, no sólo la liberación de una explotación económica, sino una libertad que se despojara de toda forma de opresión: de raza, clase, género, u origen étnico.

El municipalismo no es solo una de las muchas maneras de hacer efectivo el cambio social, sino que es la única manera de transformar la sociedad con éxito

Al mismo tiempo, a principios de los años ‘60, Murray era cada vez más consciente de que el capitalismo avanzaba hacia un choque con el mundo natural. Pensaba que no se pueden abordar los problemas medioambientales a salto de mata: tan pronto protegiendo bosques de secuoyas un día como oponiéndose a una planta nuclear al día siguiente, porque la estabilidad ecológica estaba siendo atacada por el capitalismo. Es decir, la razón del beneficio económico, la filosofía del ‘crece o muere' del capitalismo, es absolutamente contraria a la estabilidad ecológica del planeta.

Así que empezó a elaborar el concepto que él denominaba “ecología social”, que parte de la premisa de que todos los problemas ecológicos son problemas sociales. Murray opinaba que, para reconducir nuestra devastadora relación con el mundo natural, debemos cambiar las relaciones sociales desde su núcleo. No sólo debemos acabar con la opresión de clase, sino que también debemos poner fin a la dominación y a las jerarquías en todos los niveles, ya sea la dominación de hombres sobre mujeres, de heteros sobre lesbianas, gais y personas transgénero, de personas blancas sobre personas de color, o de los mayores sobre los jóvenes.

Murray opinaba que, para reconducir nuestra devastadora relación con el mundo natural, debemos cambiar las relaciones sociales desde su núcleo

La pregunta para él era: ¿Cómo construimos una nueva sociedad igualitaria? ¿Qué tipo de organización social alternativa puede crear una sociedad en la que seres humanos verdaderamente liberados puedan prosperar y que, al mismo tiempo, cure nuestra ruptura con el mundo natural? Realmente la pregunta es: ¿qué tipo de organización política es la que puede cuestionar el poder del Estado? Y así, a finales de los años ‘60, Murray empezó a escribir sobre una forma de organización a la que denominó municipalismo libertario. Él creía que el municipalismo ofrecía una salida al punto muerto entre las tradiciones marxista y anarquista.

El municipalismo rechaza tomar el poder del Estado, que tras las experiencias del siglo XX todos sabemos que es una causa perdida, ya que el Estado -sea capitalista o socialista- y su burocracia sin rostro nunca son de veras responsables ante el pueblo. Al mismo tiempo, los activistas deben reconocer que no conseguiremos el cambio social simplemente llevando nuestras reclamaciones a las calles. Las acampadas y manifestaciones multitudinarias pueden desafiar la autoridad del Estado, pero no han logrado usurpársela. Aquellos que participan sólo en políticas de protesta o se organizan en los márgenes de la sociedad tienen que ser conscientes de que siempre habrá poder: este no se desvanece sin más. La pregunta es en manos de quién recae el poder: en la autoridad centralizada del Estado, o en el nivel local con el pueblo.

Es cada vez más evidente que nunca lograremos el cambio social radical y tan desesperadamente necesario yendo simplemente a las urnas. El cambio social no se producirá por votar al candidato que nos promete un sueldo mínimo de 15 dólares la hora, educación gratuita y baja por motivos familiares u ofrece lugares comunes sobre la justicia social. Cuando nos limitamos a votar al menos malo, conformándonos con las migajas que nos deja la socialdemocracia, somos cómplices y apoyamos la misma estructura centralizada que ha sido diseñada para mantenernos subyugados para siempre.

Al mismo tiempo, aunque muchas veces ignorada por la izquierda, hay una rica historia de democracia directa, política radical y autogobierno ciudadano: desde la antigua Atenas a la Comuna de París, desde las colectividades anarquistas de la España de 1936 a Chiapas (México), desde Barcelona y otras ciudades y pueblos españoles en los últimos años hasta Rojava, en el norte de Siria, donde el pueblo kurdo ha implementado un proyecto de autogobierno profundamente democrático, sin precedentes en Medio Oriente.

Una política municipalista es mucho más que impulsar una agenda progresista en el ayuntamiento, por importante que esto pueda ser. El municipalismo -o comunalismo, como mi padre lo llamaba- es un retorno a la política en su definición original, como un llamamiento moral basado en la racionalidad, la comunidad, la creatividad, la libre asociación y la libertad. Es una visión profundamente articulada de una democracia descentralizada y asamblearia, en la que las personas actúan unidas para diseñar un futuro racional. En un momento en el que los derechos humanos, la democracia y el bien público son atacados por gobiernos estatales cada vez más nacionalistas, autoritarios y centralizados, el municipalismo nos permite reclamar la esfera pública para el ejercicio de la ciudadanía y la libertad auténticas.

El municipalismo exige que devolvamos el poder a los ciudadanos de a pie, que reinventemos lo que significa hacer política y lo que significa ser ciudadano. La política real es lo contrario a la política parlamentaria. Comienza en la base, en las asambleas locales. Es transparente, con candidatos 100% responsables ante sus organizaciones vecinales, candidatos que son delegados más que representantes entregados al tejemaneje. Celebra el poder de las asambleas locales de transformar, y de ser transformadas, por una ciudadanía cada vez más informada. Y es festivo: en el mismo acto de hacer política nos convertimos en nuevos seres humanos, construimos una alternativa a la modernidad capitalista.

El municipalismo pregunta: ¿Qué significa ser un ser humano? ¿Qué significa vivir en libertad? ¿Cómo organizamos la sociedad de manera que promueva el apoyo mutuo, el cuidado y la cooperación? Estas preguntas y las políticas que se derivan de ellas llevan consigo un imperativo ético: vivir en armonía con el mundo natural para evitar destruir la base ecológica de la vida misma, y al mismo tiempo maximizar la libertad y la igualdad humanas.

La buena noticia es que la política se hace cada vez más visible en movimientos horizontales alrededor del mundo. En las fábricas recuperadas de Argentina, en las guerras del agua de Bolivia, en los ayuntamientos vecinales que han surgido en Italia, donde el gobierno se mostró inútil ante las necesidades de los municipios gravemente afectados por las inundaciones, una y otra vez vemos gente organizándose a nivel local para tomar el poder, para de hecho construir un contrapoder que reta a la autoridad y el poder del estado nación. Estos movimientos están tomando la idea de democracia y expresándola en su máximo potencial, creando una política que es fiel a las necesidades humanas, que promueve el compartir y la cooperación, el apoyo mutuo y la solidaridad, y que reconoce que las mujeres deben tomar posiciones de liderazgo.

Lograr esto significa llevar nuestra política a todos los rincones de nuestros barrios, haciendo lo que los conservadores de todo el mundo han hecho con tanto éxito en las últimas décadas: presentar candidatos a nivel municipal. También significa crear un programa mínimo -como acabar con los desahucios, poner fin al aumento de los alquileres y la desestabilización de nuestros barrios a causa de la gentrificación- pero también desarrollar un programa máximo en el que reconsideremos lo que la sociedad podría ser si pudiéramos construir una economía solidaria, aprovechar las nuevas tecnologías y expandir el potencial de cada ser humano para vivir en libertad y ejercer sus derechos civiles como miembro de comunidades prósperas y verdaderamente democráticas.

El siguiente paso es confederarnos, trabajar más allá de las fronteras estatales y nacionales en el desarrollo de programas que aborden cuestiones regionales e incluso internacionales. Esta es una respuesta importante a aquellos que dicen que no seremos capaces de resolver grandes problemas transnacionales actuando de manera local. De hecho, es precisamente a nivel local donde estos problemas se están resolviendo día tras día. Incluso grandes desafíos como el cambio climático se pueden gestionar a través de confederaciones de comunidades que envíen delegados a tratar asuntos regionales y globales. Necesitamos crear instituciones políticas permanentes a nivel local, no simplemente mediante líderes políticos que articulen una agenda de justicia social, sino mediante instituciones que sean directamente democráticas, igualitarias, transparentes, totalmente responsables, anticapitalistas, con conciencia ecológica y que den voz a las aspiraciones de las personas. Requerirá tiempo y educación la formación de asambleas municipales como un poder que contrarreste el poder del estado nación, pero es nuestra única esperanza de convertirnos en los nuevos seres humanos necesarios para crear una nueva sociedad.

Este es nuestro momento. Alrededor del mundo las personas no quieren sólo sobrevivir, sino vivir. Si queremos transitar desde la espiral mortal que décadas de neoliberalismo nos han impuesto hasta una nueva sociedad racional que cumpla la promesa de una sociedad más humanitaria, debemos crear una red global de ciudades y pueblos audaces. No merecemos menos.

fuente original: ROAR MAGAZINE

Traducción: ADELA BRIANSÓ JUNQUERA

Debbie Bookchin escritora, periodista laureada y coeditora de The Next Revolution: Popular Assemblies and the Promise of Direct Democracy (Verso, 2014), una colección de ensayos de Murray Bookchin.

Tomado de: https://www.elsaltodiario.com/munic...

Categorías: Tortuga Antimilitar

L'exèrcit espanyol fa 'pràctiques' i 'exercicis' de guerra en el mar balear

10 May, 2018 - 00:00

E.P./dBalears

L'exèrcit espanyol es desplega a les Balears per a fer 'pràctiques' de guerra. Els vaixells integrants de l'exercici de guerra de mines 'Spanish Minex' està previst que atraquin aquest dissabte en l'Estació Naval de Porto Pi (Palma).

Segons ha informat l'Armada Espanyola, es tracta «d'un exercici avançat multinacional de guerra de mines que s'organitza en el Mediterrani amb caràcter anual».

En l'exercici internacional participen 16 vaixells de superfície, sis vehicles autònoms subaquàtics, especialitzats en guerra de mines, avions de l'Exèrcit de l'Aire i de l'Armada, i un total de 800 efectius de 14 països i organitzacions diferents.

Aquest diumenge, segons han informat, hi haurà una jornada de portes obertes al públic i dilluns els efectius espanyols es faran a la mar.

Font: https://dbalears.cat/estat/2018/05/...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Prohibiciones

10 May, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Economía libertaria: Las organizaciones anarquistas son cooperativas de trabajadores. Confusiones y prejuicio

10 May, 2018 - 00:00

Nuestros huesos, sangre y esfuerzos se emplean a diario en alimentar la maquinaria capitalista. Nuestra mente es domada a golpe de látigo en sus centros penitenciarios de trabajo y la ansiada Revolución Social ni si quiera se contempla como opción. La Red Solidaria necesaria para hacer de contrapoder al Aparato establecido no es más que un sueño. Y todo es provocado por Una gran Confusión y Unos Prejuicios que todos los anarquistas llevamos dentro.

La confusión proviene de no entender la dimensión económica propia de la Asociación, grupo o colectivo anarcolibertario. El prejuicio viene al declarar prohibida la actividad económica del grupo necesaria para su funcionamiento. El resultado es un movimiento herrático y desestructurado.

No vamos a entrar en controversias sobre la conveniencia o no de las las cooperativas, no la hay. Nuestras organizaciones son por definición y espíritu Cooperativas; y son las única capaces de realizar las tareas, ya no revolucionaria, sino cotidianas.

Las Asociaciones Anarquistas son Cooperativas de Trabajadores

No basta con declararse Mutualista, Cooparativista o Comunista Libertario. Siempre que se plantea un proyecto, un grupo, colectivo, sindicato, okupa, centro social, cooperativa, ateneo... hay que decidir la estructura organizativa política, económica y social de las múltiples posibilidades que existen, incluso mixtas o variables. La propuesta debe ser concreta. Nuestro grupo tiene un nombre que no es el nuestro, unas necesidades que no son las nuestras, son propias suyas, tiene unos gastos, actividades, materiales e ingresos propios. Son entes independientes de nosotros. Obviamente no son empresas, porque su objetivo no es el lucro o ganancia económica, pero si se pueden estudiar como entes económicos.

Habitualmente se suele optar por membresía voluntaria e igualitaria (social), con una Asamblea horizontal (político) en la que se toman decisiones por consenso y se organizan de modo federal en la que se practica la Democracia Directa. Pero parece que da alergia admitir que las asociaciones anarcolibertarias son económicamente cooperativas (económico): desde las células de fuego a las okupas, desde los sindicatos a las colectividades o mutuas, de cooperativas agrícolas a colectivos deslocalizados trasnacionales y multidimensionales, desde los más insurreccionalistas al último chupatintas; de la Candona a Afrin pasando por Cape Twon y Honk Hong: somos cooperativas. Cada asociación también debe definir su fuente económica, es decir, decidir si se financia por cuotas de los miembros, suscripciones, bonos o donaciones, subvenciones o por la venta de bienes (fanzines) o prestación de servicios (conciertos) o robo de bancos por ejemplo.

A su vez cooperativas hay de muchos tipos, incluidas capitalistas, de consumidores, de propietarios, financiera, comercial... Las cooperativas anarcolibertarias toman una forma muy precisa de Cooperativas de Trabajadores, en que cada miembro participa en el proceso productivo, que es la actividad del grupo. Independientemente de quién posea el medio de producción, si los trabajadores o es un usufructo de la comunidad, lo gestiona y beneficia a quien lo trabaja. Esto no es arbitrario, más adelante veremos por qué se ha escogido esta y no otra forma.

Los miembros del un Colectivo son Trabajadores

El miembro participa del beneficio y la pérdida de la asociación, posee una participación como un individuo, con voz y un voto. En esto tampoco hay mucha confusión. Pero también tiene tareas, que son cada uno de los trabajos a realizar para desarrollar la actividad del grupo, y es lo que le define como trabajador con respecto a la organización. Es por esto que así como cada miembro es entendido políticamente como miembro y gestor de la soberanía de la asamblea y socialmente unos compañeros e igual en solidaridad, debe ser entendido económicamente como un trabajador y gestor de la autogestión de la organización.

Por lo general son los miembros los que financian a la propia asociación, de modo que el trabajo realizado se entiende que es "voluntario", no remunerado, pero no por ello deja de ser trabajo, ni deja de ofrecer bienes y servicios, como cualquier otra organización; para sus miembros o para terceros. Por más que un sindicato sin liberados o un centro social niegue tener trabajadoras no es cierto, todas trabajamos para el sindicato, que somos nosotras mismas, nuestras compañeras y la organización. Otra cosa es el régimen de trabajo: que estén asalariados, los liberados, o el trabajo sea voluntario, esto es, no remunerado.

¿Existe Lucro en las Cooperativas de Trabajadores?

Al habar de la economía a muchos se les levanta ampollas, y sobrevuela sobre su rostro la palabra LUCRO para acto seguido escupir fuego por la boca.

Lucro es simplemente el beneficio económico. Pero en este caso la simpleza no ayuda. No he visto anarquistas ricos. Si al revés. La militancia desgasta. Si observamos los balances de nuestras organizaciones nos damos cuenta de que la mayoría son financiadas por las cuotas de sus propios miembros, así que su organización si puede obtener beneficios, a cambio de empobrecer a sus militantes/trabajadores. Esto se debe a un déficit que es aún peor que el déficit económico, el déficit organizativo por la Falta de Disponibilidad. Subsanable.

El lucro entendido en sentido económico estricto es el beneficio extraído del trabajo, esto es, del producto valorizado por la intervención de los trabajadores, al realizarlo - al intercambiarlo o venderlo. Pero si el rendimiento de la venta se reparte entre los trabajadores que lo produjeron, si cada una se cobra el fruto de su trabajo y no menos, no se produce beneficio -superavit o plusvalía- para ninguna de ellas, ni si quiera para la organización, solo hay un rendimiento del trabajo. Dicho de otro modo, la única forma de obtener un beneficio es que parte de la ganancia legítima del trabajador no le sea devuelta; es lo que comúnmente se entiende como explotación.

Repetimos. Si se reparte el fruto de nuestro trabajo se produce solo valorización y no queda margen para la plusvalía ni la explotación. Esta y no otra es la causa de que se haya escogido la figura de Cooperativa de Trabajadores como forma económica para el anarquismo y ariete contra el capital.

La Cooperativa de Trabajadores no tiene que ver con que los trabajadores tengan o no salario, o que todos tengan las mismas tareas, rangos y deberes, sino con que el medio de producción sea de los trabajadores, al igual que sus pérdidas y ganancias. Niega categóricamente la Propiedad Privada.

La Confusión entre lucro, beneficio y ganancia alimenta nuestro Prejuicios

La confusión entre lucro, beneficio, ganancia y explotación asociados a las actividades económicas capitalistas alimenta nuestro prejuicios y hace que muchas organizaciones rechacen la generación de actividades económicas más allá de la mera militancia. Que se constriñan a la voluntariedad - a la no remuneración - y a la disponibilidad del tiempo libre sin una mayor implicación ni responsabilidad en la organización. Es decir, nuestros prejuicios sobre economía evitan que dediquemos el tiempo necesario a la causa de la organización. Y este tiempo solo se puede prestar si se cubren nuestras necesidades y deseos. Si no es así la militancia se desgasta como hemos mencionado y los proyectos se abandonan.

Es decir, si la organización se plantease la satisfacción de sus miembros como un objetivo de la propia organización aumentaría la disponibilidad y mejorarían sus resultados. Esto implica plantearse por una parte la dedicación exclusiva, origen de la profesionalización, y por otra la ampliación de la actividad del propio colectivo/cooperativa.

Pero a nadie le parece mal que se haga un comedor o un taller o un grupo musical. Tampoco que la persona que organiza dichos eventos participen en la tarea y cubran sus gastos. A nadie le puede parecer extraño entonces que si aumentan las actividades del grupo este cubra todas las necesidades del individuo. Pues este y no otro es el objetivo del Comunismo Libertario.

No estamos diciendo que todas organizaciones se deban profesionalizar, eso no es ni posible ni deseable. Lo que aseguramos es que los colectivos que no compensen a sus miembros activos de alguna manera simplemente las estarán usando hasta su extenuación y cuando se cansen frenarán su militancia si es que no la abandonan definitivamente. "No les compensará" encargarse del trabajo, burn out. Lo hemos visto cientos de veces y es una de las principales causas de pérdida de militantes.

La Caverna

¿Es vivir de la causa o vivir por la causa? ¿Cambia esto en algo el hecho de que nuestras organizaciones son débiles porque nos pasamos el día trabajando para capitalistas con la mera excusa peregrina de expropiarles algún día? Basta ya.

Desde alguna caverna alguien argumentará sobre la deriva empresarial de los colectivos profesionalizados, la competencia entre trabajadores o la posibilidad de la creación de cárteles monopolistas entre otras escusas para no acometer nuestra tarea. Estas y otras cuestiones especulativas, cuando en España hay unas 3,5 millones de empresas lucrosas y las 35 del IBEX acaparan el 50% del capital bursátil, son divagaciones - si no enajenaciones- alejadas de las necesidades actuales de una Red Solidaria y Económica que sirva de contrapoder y rompan las redes clientelares establecidas. Tal vez cuando seamos 100.000 cooperativas libertarias debamos comenzar a debatir estos problemas.

Salud! Pablo Heráklio/ tctca

https://www.portaloaca.com/pensamie...

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Cómo hago la Objeción Fiscal al Gasto Militar con Renta WEB?

9 May, 2018 - 09:10

Como ya sabréis este año no hay otra: debemos hacer la Objeción Fiscal al Gasto Militar de manera telemática. Ni programa PADRE, ni impresos, ni nada...

De todas formas, ya veréis que hacer objeción fiscal con Renta WEB es muy sencillo.

Por otro lado, si la declaración nos la hacen en una asesoría, solo tenemos que pedir que incluyan la cantidad que queramos objetar en la casilla 568 de "Retenciones y demás pagos a cuenta".

Insistámosles, pues en muchos casos desconocen la objeción fiscal y pueden mostrarse reacios.

1. ¿Cómo obtengo el número de referencia?

Para empezar, debes obtener un número de referencia para trabajar con Renta WEB. Puedes obtenerlo pulsando el siguiente enlace: http://www.agenciatributaria.es/AEA...

Podrás conseguir este número aportando el dato que aparezca en la casilla 450 de tu declaración de la renta del año pasado, mediante Clave Pin o con certificado digital. Si hicimos la declaración hace una año, la primera opción es la más fácil. Por tanto, elegimos «La casilla 450 Renta 2016». Pulsamos esta opción.

Ahora nos aparecerá una pantalla en la que nos solicitan nuestro DNI (acordémonos de escribirlo con la letra al final), su fecha de validez y el dato que figura en la casilla 450 de nuestra declaración del año pasado. Pulsamos "Obtener referencia". Notaremos que se abrirá una nueva casilla en la que nos piden los últimos cinco dígitos de nuestro número de cuenta.

Rellenamos los datos y pulsamos sobre el botón «Obtener referencia» que aparece en la parte inferior de la página.

De inmediato aparecerá una nueva pantalla en la que notifican que se nos notifica nuestro número de referencia (aunque también puede poseer alguna letra).

2. ¿Cómo accedo a Renta WEB?

Entramos al siguiente enlace:http://www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/Renta.shtml

Apretamos el primer botón azul, el que va acompañado del siguiente texto: «Servicio tramitación borrador / declaración (Renta WEB)».

Se abrirá un pequeño menú que nos pregunta cómo queremos acceder al programa (con Clave Pin, certificado digital o con número de referencia). Pulsamos sobre la tercera opción: «Con número de referencia».

Se abrirá una página. Rellenamos los datos que nos pide: DNI (no olvidemos escribir la letra) y la referencia que nos ha llegado al teléfono. Pulsamos sobre el botón «Acceder».

En la siguiente pantalla nos ofrecen varios servicios. Escogemos la primera opción: Borrador / Declaración (Renta WEB).

Nos piden que elijamos lengua. Optamos por la que queramos y continuamos.

3. ¿Cómo hago la Objeción Fiscal al Gasto Militar con Renta WEB?

Ahora ya pasamos a hacer la declaración de la renta y su correspondiente objeción fiscal.

Puede que aparezca una pantalla con nuestros datos personales. Si es así y no hay nada que modificar, pulsamos sobre el botón «Aceptar».

Nos aparecerá un resumen de nuestra declaración. Podemos comprobar si está bien o no. Pulsamos sobre el botón que aparece en la parte superior izquierda de la pantalla: «Continuar con la declaración».

La cuestión es que, a partir de este momento nos encontramos ante una declaración completada por Hacienda con los datos que ha considerado. En muchas ocasiones estará todo correcto y solo hará falta añadir nuestra objeción fiscal; en otras, faltarán datos (intereses de cuentas bancarias, cuotas sindicales...).

Te recordamos que no estás ante una guía para hacer la declaración, sino ante instrucciones sobre cómo se hace la Objeción Fiscal al Gasto Militar. Si tienes que modificar o añadir algo, hazlo y después objeta; si no, como es evidente, objeta directamente.

Bien, supongamos que ya no tenemos nada que modificar más allá de la objeción.

Pulsamos sobre el botón «Apartados» que está en la parte superior de la pantalla.

Se desplegará un menú y en el aparecerá la opción «Retenciones y demás pagos a cuenta». La pulsamos.

Si nos cuesta encontrarla, usamos la opción "Edita" de nuestro navegador de internet. Luego elegimos "buscar" y en la pantallita que nos aparezca escribimos "retenciones y demás pagos a cuenta". Así, mediante el navegador, podemos llegar al apartado del menú deseado.

Y ahora surge una pantalla en la que aparecen las casillas que van de la 558 a la 569.

Elegimos la 568. En ella escribimos la cantidad de euros que queramos objetar.

Una vez que incorporemos la cantidad a la casilla que hemos elegido, el propio Renta WEB nos hará todos los cálculos pertinentes.

La objeción ya está hecha.

Pulsamos en la parte superior derecha de la pantalla sobre el botón «Resumen de declaraciones». Lógicamente, vuelve a aparecernos el resumen de nuestra declaración. Comprobamos que esté todo correcto.

En la parte superior del resumen aparece la opción "Continuar con la declaración". Pulsamos en ella.

Ahora nos aparecerá el menú «Presentar declaración» en el que aparecen varias opciones, que aparece en la parte superior derecha.

Por un lado, nos ofrece «Presentación inmediata» o «Impresión declaración (Predeclaración)». Elegimos la primera opción («Presentación inmediata»).

Más abajo optamos entre «Declaración conjunta» o «Declaración individual». Optamos por la que corresponda en nuestro caso. Si es individual, elegimos de qué persona en concreto es.

Más adelante nos da a elegir entre «Solicita la devolución por transferencia» o «Renuncia a la devolución a favor del Tesoro Público».

Por último, elegimos entre «Solicitud de devolución en cuenta abierta en España» (opción más habitual) y «Solicitud de devolución en cuenta abierta en el extranjero (UE/SEPA)». Y rellenamos nuestro número de cuenta.

Pulsamos en el botón de la parte inferior de la pantalla «Aceptar».

Ahora puede surgir un aviso que recuerde lo siguiente: « Se va a proceder a firmar y enviar la declaración, pero tiene avisos que debe revisar. ¿Desea continuar con la firma y envío de la declaración?»

Pulsamos el botón «Cancelar».

Nueva pantalla. En ella nos aparecerán mensajes indicados con una señal de stop (errores) o con una "i" sobre fondo amarillo (avisos). Mientras tengamos errores (señales de stop) no podemos enviar la declaración.

Pulsamos sobre las señales de stop y apretamos el botón "Ir al aviso". Los errores más frecuentes son la falta del número de cuenta o de los datos de nuestra vivienda (aclaramos cómo rellenarlos en el punto 5 de esta guía).

Puede que solo tengamos avisos y no errores. En ese caso pulsamos «Ir al aviso» en los casos que consideremos conveniente.

Una vez corregidos los errores y atendidos los avisos que consideremos, pulsamos sobre el botón «Presentar declaración» de la parte superior de la pantalla.

Volverá a salirnos el menú «Presentar declaración». Ahora estará con todos sus datos completos.

Pulsamos de nuevo el botón inferior «Aceptar».

Si surgiera de nuevo el aviso « Se va a proceder a firmar y enviar la declaración, pero tiene avisos que debe revisar. ¿Desea continuar con la firma y envío de la declaración?», pulsamos el botón «Continuar».

Nuevo menú: «Diálogo firma». Seleccionamos «Conforme» y pulsamos «Firmar y enviar».

Nuestra declaración ya ha sido presentada.

Ahora deberemos guardar el archivo .pdf que la desarrolla y, si lo consideramos necesario, imprimirla.

El archivo lo guardamos pulsando sobre el icono que aparece sobre el documento y que consiste en un folio con una flecha que apunta hacia abajo.

4. ¿Cómo reivindico mi objeción?

Es importantísimo que enviemos una carta explicando al ministerio de Hacienda nuestros motivos para hacer objeción (ver Anexo 1). Será nuestra única manera de informar a la administración.

Además, la cantidad de dinero que pedimos al estado por la objeción fiscal, la hemos ingresado previamente en un proyecto u organización que trabaje por un mundo mejor: primero le damos el dinero al proyecto, luego se lo exigimos al estado mediante la objeción.

Pedimos al banco el documento que acredite que hemos realizado el mencionado ingreso.

Conseguiremos una segunda copia de la carta y otra del documento bancario.

En un registro pedimos que nos sellen los cuatro papeles. Nos quedamos con una copia sellada de la carta y otra del documento bancario; las otras dos copias pedimos que las envíen al ministerio de Hacienda (c/ Alcalá, 9. 28071 – Madrid).

Por último comunicamos a la dirección abajo indicada que hemos hecho objeción fiscal, así como la cantidad y el proyecto a la que va destinada. ¡Es fundamental que nuestra desobediencia sea pública!

Encuesta de Objeción Fiscal 2017

5. Resolución de dudas y problemas.

¿Cómo completo los datos adicionales de la vivienda?

Si queremos modificar o completar estos datos (normalmente Hacienda lo habrá hecho previamente), clicamos el botón que aparece en la parte superior de nuestra pantalla "Apartados". Deberemos elegir en el menú que se desplegará «Domicilio y datos adicionales de la vivienda que constituye el domicilio habitual».

Quizá la manera más sencilla de acceder a este menú sea intentar presentar la declaración. En ese momento surgirá una pantalla en la que aprecerán mensajes indicados con una señal de stop (errores) o con una "i" sobre fondo celeste (avisos). Mientras tengamos errores (señales de stop) no podemos imprimir la declaración.

Uno de los errores más frecuentes es la ausencia de nuestros datos adicionales de la vivienda. Clicamos la señal de stop y apretamos el botón "Ir al aviso".

De una forma o de otra llegaremos a la pantalla deseada.

Buscamos el menú "Datos adicionales de la vivienda" e intentamos rellenar la casilla de "Titularidad (clave)". En este momento, sin que podamos completar el dato, nos aparecerá una nueva casilla a su lado. La clicamos y ya estamos en el formulario que nos permite aportar la información requerida.

Nos pedirán cinco datos:

1. Titularidad (seleccionamos la opción correspondiente según seamos propietarios, usufructuarios, arrendatarios o simples habitantes).

2. Porcentaje/s de participación en caso de propiedad o usufructo del primer declarante. Si no somos propietarios o usufructuarios no lo rellenamos.

3. Porcentaje/s de participación en caso de propiedad o usufructo del conyuge. Si no somos propietarios o usufructuarios no lo rellenamos.

4. Situación (seleccionamos la opción que indique la administración responsable de la fiscalidad de la vivienda).

5. Referencia catastral (podemos conseguirla en el recibo de la contribución, en la declaración del año anterior, en el catastro como sugiere el mismo menú...)

El porcentaje de participación en la propiedad (opciones 2 y 3) dependerá de la cantidad de propietarios oficiales que ésta tenga. Si sólo se registra a nombre de una persona, ésta tendrá el 100% y el conyuge el 0%; si la propiedad es compartida por la pareja, cada uno tendrá un 50% de propiedad; si es una herencia compartida entre cuatro hermanos, cada uno tendrá el 25%...

Nota: el número que nos ofrece la administración para acceder al catastro es un 902, pero también podemos acceder con este: 913 874 550. Nos saldrá más barata la llamada.


ANEXO 1

Carta al Ministerio de Hacienda

c/ Alcalá, 9. 28071 - Madrid

Sr./Sra. Ministro/a: Soy consciente de que con el pago de mis impuestos contribuyo a financiar un sistema sumamente inicuo.

Por un lado, el estado me obliga, en contra de mi voluntad, a colaborar económicamente con él; por otro, es él quien directamente decide hacia dónde destinar unos recursos que, en la mayoría de los casos, no tienen otra finalidad que perpetuar la injusticia.

Por ello, decido aprovechar la declaración de la renta para presentar mi objeción de conciencia fiscal. Podría oponerme a gran parte o a la totalidad del gasto del estado español, pero concretaré más y declararé mi OBJECIÓN FISCAL AL GASTO MILITAR, pues es este gasto en conreto el más perjudicial de todos para el ser humano.

De acuerdo con ello, he ingresado .............euros en la cuenta de ........................ ............................................................., entidad o colectivo que interviene socialmente en un campo necesario para el verdadero progreso de la humanidad, lo que es la base para una verdadera defensa de una sociedad en Paz.

Como ya expuse más arriba, esta parte de mi impuesto que no trato de defraudar sino que desvío a un fin socialmente útil, corresponde al gasto militar español, por lo que les ruego procedan a descontar dicha cantidad de cualquier asignación presupuestaria relacionada con fines militares.

Finalmente le invito a realizar la Objeción Fiscal al Gasto Militar, porque desobedecer las normas injustas es políticamente necesario, democráticamente saludable, éticamente exigible y además, como puede comprobar, está al alcance de cualquiera de nosotros/as. Porque las Guerras son un crimen contra la Humanidad, no en nuestro nombre, ni con mis recursos.

Atentamente, queda a su disposición,

Firmado:

En ............................., a .......de ................. de 2018

Categorías: Tortuga Antimilitar

Pintura roja para protestar ante las violaciones de derechos humanos y contra el medio ambiente de ACS

9 May, 2018 - 00:00

Varios activistas han escenificado frente a los accionistas del grupo presidido por Florentino Pérez las violaciones de derechos humanos e impactos medioambientales ejercidos por el grupo empresarial en Guatemala y Palestina.

Redacción El Salto

Esta mañana una decenas de activistas han acudido a la junta de accionistas del Grupo ACS para escenificar con una acción no violenta las violaciones de derechos humanos y medioambientales que la empresa matriz y sus filiales ejercen en países como Guatemala y Palestina. Con esta acción no violenta, los activistas demandan la retirada de Florentino Pérez de la presidencia de la empresa. El grupo de activistas ha señalado la necesidad de contar con mecanismos vinculantes que establezcan regulaciones de obligado cumplimiento para las empresas transnacionales en materia de derechos humanos.

“La acción era básicamente protestar ante la junta de accionistas para denunciar que sus megaproyectos están impregnados de impactos medioambientales y de vulneraciones de derechos humanos”, explica a El Salto Miriam García-Torres, portavoz de Ecologistas en Acción y autora del informe El IBEX 35 en guerra contra la vida . García-Torres explica que varias compañeras de distintas organizaciones se han puesto frente a la entrada del pabellón 7 del Ifema, donde se celebraba la junta, cuando entraban los accionistas, portando una pancarta. En un momento dado, se han echado por encima botes de pintura simulando sangre y se han echado al suelo.

No ha habido detenciones como consecuencia de la acción, pero el personal de seguridad privada sí ha cargado contra algunos de los activistas, con forcejeos y retenciones durante algunos minutos.

“Una vez se ha realizado la acción, ha llegado la seguridad privada. No puedo decir que haya habido agresión, pero sí un forcejeo bastante violento para controlar a un mediador”, explica Federico Larcher, quien añade que la seguridad privada ha hecho uso de perros y que ha habido tirones a la gente a las que han intentado retener hasta que llegaba la policía, que no ha intervenido.

Cómo robar un río

Uno de los proyectos más polémicos de la empresa ACS es el complejo hidroeléctrico Renace en Guatemala, el más grande del país, que consta de cinco fases proyectadas a lo largo del río Cahabón. ACS participa en este proyecto como contratista principal de las obras de construcción, a través de su filial Cobra. El complejo Renace afecta al cauce del río Cahabón a lo largo de 30 kilómetros de su recorrido, sobre el que se asientan alrededor de 20 comunidades indígenas q'eqchi con una población que suma las 29.000 personas.

La construcción del megaproyecto ha desatado una gran conflictividad social debido a los impactos generados. El más importante es la absorción por parte de las plantas hidroeléctricas del caudal superficial del río en cada uno de los tramos donde operan, comprometiendo seriamente la biodiversidad acuática y la disponibilidad de agua para la población local. Además del acaparamiento de agua, la apertura de carreteras, túneles y caminos necesarios para la construcción de la infraestructura ha provocado la contaminación del río así como procesos de deforestación y de privatización de tierras a lo largo de la cuenca.

Durante la construcción del complejo hidroeléctrico Renace se han documentado sucesivas prácticas que vulneran los derechos humanos de las comunidades locales. A la ausencia de un debido proceso de consulta libre, previa e informada, se suman prácticas irregulares como el incumplimiento de los pagos prometidos por la venta de terrenos, intimidaciones y amenazas a quienes se niegan a vender sus tierras, estrategias de injerencia y división de organizaciones comunitarias o cooptación de dirigentes locales.

Desde Ecologistas en Acción denuncian que quienes se oponen a la construcción de los proyectos hidroeléctricos en el Cahabón son objeto recurrente de procesos de criminalización, acoso y persecución. También amenazas de muerte y agresiones, además de la desaparición de una persona en 2014.

Proyectos en Palestina

Los activistas denuncian que otra filial de ACS, el grupo SEMI, “también está envuelta en crímenes de guerra en la Palestina ocupada”. En 2015, el grupo SEMI obtuvo un contrato para la electrificación de la red ferroviaria israelí y de la línea A1, que conecta Tel Aviv con Jerusalem. El trazado de esta línea incluye más de 6 kilómetros de red ferroviaria en territorio palestino ocupado y se construye en tierras expropiadas a dos municipios palestinos, Beit Iksa y Beit Surik. “La participación en este proyecto por parte de la empresa SEMI constituye un crimen de guerra, ya que supone el pillaje de tierra y recursos de la población local por parte de una empresa privada”, afirman desde Ecologistas en Acción.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/acs/p...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Defensor del Pueblo aprecia “cierta rudeza” en la reducción de un menor fallecido en un reformatorio de Melilla

9 May, 2018 - 00:00

El Gobierno de la ciudad critica el informe del órgano por “sembrar una duda muy preocupante”. Aún se desconocen las razones de su muerte.

jairo vargas

El cuerpo sin vida de Mamadou Barry fue enterrado en Melilla el pasado 20 de marzo. Tenía 17 años, era de Guinea Conakry y residía en el Centro Educativo de Menores Infractores de Melilla, conocido como Centro de Reforma Baluarte. El 22 de diciembre de 2017, el joven moría en el Hospital de Melilla después de pasar 20 días en coma.

Llegó a la UCI directamente desde el centro, donde se desvaneció al entrar en parada cardiorrespiratoria al pelearse con otro compañero y ser reducido por el personal de seguridad, según explicó en su momento el consejero de Bienestar Social de Melilla, Daniel Ventura. El presidente de la Asociación Pro Derechos de la Infancia (Prodein), José Palazón, denunció que el chico tuvo que ser trasladado al hospital tras “recibir una paliza en el centro”. Las declaraciones no sentaron bien al Gobierno local, que anunció una querella contra Palazón, aunque a día de hoy, aún no se le ha notificado.

Ahora, el Defensor del Pueblo ha emitido un informe en el que advierte “cierta rudeza” por parte del personal del centro a la hora de contener a Mamadou. La observación forma parte del informe realizado tras varias visitas multidisciplinares al centro en las que los técnicos del Defensor del Pueblo pudieron examinar las instalaciones, entrevistarse con los menores y con el director.

En el documento, el órgano indica que tuvo “problemas para acceder a las grabaciones de los incidentes”, aunque posteriormente le fueron remitidas por la Consejería de Bienestar Social, y recuerda al personal que deben aplicar los medios de contención física y mecánica siguiendo los principios de respeto a la dignidad personal, proporcionalidad, intervención mínima y temporalidad, tal y como establece el protocolo.

Un protocolo que, por otra parte, no se ha trabajado con los encargados de aplicarlo tras el fatal desenlace, según aprecia el Defensor del Pueblo. En el documento, el órgano también sugiere que se especifique el número de personas que deben aplicar el protocolo para inmovilizar a los menores en situaciones así.

Según comunicó la Fundación Diagrama, encargada de la gestión del centro, fueron cuatro empleados los que aplicaron la maniobra de contención al joven fallecido que, acto seguido, cayó al suelo sin pulso y sin respiración. Fue atendido por los servicios médicos del centro y trasladado al hospital, donde acabó falleciendo 20 días después.

Sin autopsia forense

Ventura explicó que Mamadou sufría una enfermedad cardíaca congénita, aunque nunca ha mostrado documentos que lo acrediten. De hecho, la causa de la parada cardiorrespiratoria sigue siendo un misterio. Según José Palazón, al menor guineano se le realizó una autopsia clínica, que “solo determina que la muerte se produjo por una parada cardiorespiratoria, que es como muere todo el mundo”. "Para determinar el origen de la parada se tendría que haber hecho una autopsia forense, pero posiblemente no se haga nunca porque el chaval fue enterrado rápidamente, sin el consentimiento de su madre ni su abogada”, lamenta el presidente de Prodein.

El informe del Defensor del Pueblo también detalla malas condiciones en las instalaciones del centro como humedades, bajas temperatura en las estancias y ausencia de agua caliente en las duchas, la falta de un sistema centralizado de apertura mecánica de puertas e interfonos en las habitaciones. Señala que no se realizan analíticas de sangre ni control de enfermedades de transmisión sexual a la llegada de los menores al centro y pide que se preste atención psicológica individualizada a los internados que la requieran. Sugerencias que aún están a la espera de respuesta por parte de la Consejería.

Ante las observaciones del Defensor del Pueblo, Daniel Ventura ha criticado el informe porque “siembra una duda muy preocupante” entre la población y entre los propios menores acogidos por Bienestar Social, declaró al Faro de Melilla Para el Consejero, “los trabajadores que llevaron a cabo la contención del joven lo hicieron siguiendo el protocolo establecido y fue por una mera cuestión de seguridad”, e insiste en que Mamadou murió por una parada cardiorrespiratoria. “Si las autoridades judiciales tuvieran que seguir investigando, nosotros estamos a favor de que hagan su trabajo”, recalcó el consejero.

Respecto a las demás apreciaciones y sugerencias del Defensor del Pueblo, Ventura ha afirmado que suponen un “círculo vicioso y muy complicado”, ya que reciben gran cantidad de ellas y responderlas “provoca una ralentización importante de los procedimientos administrativos que tienen que ver con los menores, como llevar a cabo los registros, la escolarización, documentarlos o sacarles la tarjeta sanitaria”.

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

La tribu de la Objeción Fiscal

9 May, 2018 - 00:00

Ni un euro, ni un hombre, ni una mujer para la guerra.

¡Has objeción fiscal a los gasto militares!

https://www.nodo50.org/objecionfiscal/

Categorías: Tortuga Antimilitar

Colectivos antipolígono de Bardenas llaman a protestar contra el ejercicio "Tormenta"

8 May, 2018 - 21:48

EFE. Tudela

La Asamblea Antipolígono y la plataforma Bardenas Libres 2018 han convocado una serie de protestas en las que llaman a la ciudadanía a movilizarse ante una nueva edición del ejercicio 'Tormenta' en el Polígono de Tiro de Bardenas Reales, que se desarrolla desde este lunes hasta este viernes.

El ejercicio 'Tormenta', como han asegurado fuentes del acuartelamiento de Bardenas Reales, se desarrolla anualmente y sirve como ensayo de tácticas, técnicas y procedimientos para las unidades participantes, desde el ensamblado, la carga y el transporte del armamento hasta su lanzamiento.

Desde el Polígono de Tiro aclaran que los días 7 y 8 de mayo los ejercicios planificados se realizarán con armamento de instrucción, mientras que las maniobras previstas para los días 9, 10 y 11 sí que incluyen el uso de fuego real, lo que implicará el corte de caminos en Carcastillo, la Cruceta y el acceso al propio acuartelamiento.

La última edición del ejercicio 'Tormenta' tuvo lugar en octubre de 2017. En él participaron las Alas 11, 12, 14, 15 y 46 del Ejército del Aire, efectivos del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) y vehículos no tripulados del Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo (EADA), además de personal técnico del Centro Logístico de Armamento y Experimentación (CLAEX).

Desde el Polígono de Tiro de Bardenas han asegurado que los ejercicios que se llevarán a cabo durante estos días son similares a los de la anterior edición y que cuentan prácticamente con los mismos efectivos participantes, con la novedad de la presencia de la 9ª Escuadrilla de la Armada Española.

Como respuesta a estas maniobras, la plataforma Bardenas Libres 2018 ha organizado una concentración en Pamplona, frente a la sede de la Delegación del Gobierno en Navarra, el próximo viernes 11 a las 20:00 horas, y varias mesas informativas en Tudela, Ejea de los Caballeros (Zaragoza) y otros municipios afectados.

"Las guerras que aquí se ensayan provocan la muerte de millones de personas, obligan a huir de sus países a otros tantos y responden a las necesidades económicas que sostiene al sistema capitalista", señala la plataforma en su comunicado de condena.

Además, desde Bardenas Libres 2018 denuncian "las políticas inhumanas y aberrantes" del 'lobby' de la industria armamentística y los intereses que mantiene este sector con la presencia del propio Polígono de Tiro.

"No queremos ser cómplices de esta barbarie, queremos decidir de qué manera queremos vivir en las Bardenas, y una vez más exigimos la paralización de estas maniobras, el desmantelamiento de este polígono y el compromiso claro y firme de las instituciones del cambio para hacer efectiva la recuperación de las Bardenas para el pueblo", piden en su nota.

Por su parte, la Asamblea Antipolígono denunció hace unas semanas, con motivo de la presentación de su marcha reivindicativa del próximo 3 de junio, el "progresivo aumento de ejercicios con fuego real" en Bardenas en los últimos meses.
Debido a la nueva edición del ejercicio 'Tormenta', la organización ha convocado una concentración este próximo miércoles 9 de mayo en la plaza de los Fueros de Tudela a partir de las 19:30 horas para mostrar su rechazo a las maniobras.
"No debemos tolerar que nuestra tierra sea escenario para ensayar las guerras que luego se llevarán a cago en cualquier lugar del planeta. El polígono es una herramienta más dentro de los planes de guerra de las grandes potencias", señalan en su comunicado de denuncia.

Diario de Navarra

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Estado español y las Comunidades Autónomas destinarán en 2018 más de 32.000 millones de euros a gasto militar y de control social

8 May, 2018 - 09:24

Hace pocas semanas publicábamos una estimación sobre cuánto habían dedicado el Estado español y las Comunidades Autónomas en 2017 al gasto militar y de control social. Lo hacíamos con motivo del inicio de la campaña de Objeción Fiscal al Gasto Militar.

Ahora hacemos lo propio con la estimación de 2018, la cual podrás consultar en el siguiente informe:

Como siempre hacemos, recordamos que este cálculo no es exacto: es una aproximación a la baja. La mayor parte del dinero que el Estado destina a cuestiones militares no está presupuestado en el Ministerio de Defensa, por lo que nos reconocemos incapaces de contabilizar algunas de las partidas de gasto militar que aparecen escondidas en los presupuestos.

A pesar de ello, los datos pueden sorprender a quien considerara hasta ahora que el presupuesto militar equivale al del Ministerio de Defensa.El gasto militar del Estado español en 2018 es de 23.577´96 millones de euros, lo que supone 15.122 millones (1´77 veces) de euros de gasto militar que el gobierno oculta fuera del presupuesto que reconoce. Esto supone 6´42 euros ocultos de cada 10 euros de gasto militar.

Si a este cálculo le añadimos lo presupuestado para control social, la suma asciende a 29.589´21 millones de euros.

Estas cifras reseñadas equivalen a un 2,% del PIB (calculado por el Gobierno en los PGE en 1.163.662 millones de euros), cantidad que se eleva al 2´5% si sumamos el control social estatal.

La cifra aumenta si a todo ello sumamos aún los presupuestos destinados a control social por parte de las Comunidades autónomas, ya sea las que tienen policía propia (Cataluña, Euskadi y Navarra), competencias en materia de prisiones (Cataluña) o las que transfieren cantidades de política de seguridad, en gran parte para incentivar intervenciones policiales (por ejemplo, la BESCAM de Madrid y las diversas partidas destinadas a incentivos en las demás comunidades). En este caso la suma alcanza los 32.144´20 millones de euros, una cifra que supera toda comparación y es absolutamente escandalosa.

Grup Tortuga

Categorías: Tortuga Antimilitar

La bomba etílica

8 May, 2018 - 00:00

Más poderosa que la bomba atómica, más devastadora que la bomba de neutrones. La bomba etílica es el arma de destrucción masiva que ha causado más muertos en toda la historia de la humanidad. Es tan eficaz que las propias víctimas son las encargadas de hacerse el harakiri.

En nuestra cultura occidental el alcohol es uno de los productos favoritos de la canasta familiar (aún más en los países del Tercer Mundo) Ante la tristeza, la depresión, la frustración o la soledad es el antídoto recomendado. El alcohol nos excita y tiene el poder de abrir nuestros corazones y sin el nuestra vida cobraría en oportunidades un cariz agrio y dramático. Entonces, podemos ser, representar el papel que deseamos. Si queremos alcanzar la felicidad; tenemos que beber; si queremos comunicarnos, tenemos que beber; si queremos perder el miedo o la timidez, tenemos que beber; si queremos amar y ser amados, tenemos que beber; si queremos olvidar, tenemos que beber, en fin, si queremos ser libres, tenemos que beber. Nuestras relaciones sociales están condicionadas por el efecto de este "mágico brebaje".

Las tiendas y supermercados nos ofrecen una gran variedad de ofertas en vino, cerveza, aguardiente, vodka, ron, tequila o whiskie que colman todos nuestros deseos.

El Ministerio de Sanidad nos advierte sobre los peligros del alcohol: "su abuso es perjudicial para la salud". Pero lo cierto es que les importa un bledo el bienestar de los ciudadanos. Lo que le conviene al gobierno es que se dispare el consumo para aliviar con sus altos impuestos las maltrechas arcas del estado. Si hay daños colaterales, lo sentimos mucho pues, amparados por la democracia, cada individuo es libre de elegir su propio destino. Libre es un decir, porque es tal la manipulación que en realidad vivimos bajo una aberrante dictadura capitalista donde la propaganda es el primer mandamiento.

El beneficio económico de las multinacionales del alcohol es incalculable. Sus acciones en la bolsa nunca se desvalorizan y con diferencia es la mejor inversión en estos tiempos de vacas flacas. El negocio siempre irá viento en popa pues el vicio y el desenfreno crecen, nunca mejor dicho, como la espuma.

Al recorrer los campos y ciudades de América Latina comprobaremos que los sitios más visitados y concurridos son los bares, cantinas y discotecas. Aunque no haya nada que celebrar, siempre están abarrotados. Entre más severa sea la crisis, más se multiplicarán los clientes. Es una fórmula matemática bien conocida: menos por menos da más. Los excluidos, los miserables, los marginados son los primeros en caer pues necesitan beber para evadirse de la cruel realidad. Y no solo beber pues para volar más alto es necesario mezclar el alcohol con la marihuana y las drogas duras.

Las ansias de transformación, los ideales revolucionarios se quedan en pura charlatanería de taberna. Al capitalismo le conviene crear adicciones para someter a los pueblos y manejarlos a su antojo. No cabe duda que la dependencia no es sólo física y material sino también mental y espiritual.

El alcohol despierta todos los fantasmas que llevamos dentro, entonces, el odio se dispara y como no sabemos dónde están los culpables el que paga las consecuencias casi siempre es el más débil, el más cercano, tal vez, la familia; la mujer o los hijos. Las estadísticas nos revelan un elevado número de víctimas causadas directa o indirectamente por alcoholismo. Sin olvidarnos que la tasa de criminalidad crece paralela a su consumo.

Desgraciadamente si se cerraran las fábricas de alcohol en América Latina habría una verdadera revolución pues el síndrome de abstinencia enloquecería a la masa.

Como suele suceder todos los años la cervecería Bavaria de Colombia, y su marca estrella Águila, eligen a las mujeres de cuerpos más despampanantes para sus campañas publicitarias. Los publicistas saben muy bien que la figura femenina es la musa que despierta las más bajas pasiones. Sexo y alcohol están directamente relacionados. « El elixir de la pasión tan sólo cuesta mil pesos la botella » « Porque todo héroe se merece una Pilsen » repite la propaganda a través de la radio y la televisión. Estos amables señores son tan cínicos que se permiten el lujo de patrocinar los eventos culturales y deportivos. ¿A ver quién se atreve a criticarlos? Al final no nos queda otro remedio que darles las gracias pues nos demuestran con creces que son los campeones del altruismo y la solidaridad.

En los alrededores de los institutos y universidades de cualquier ciudad colombiana prolifera una gran cantidad de antros, bares y cabarets. Esos son los verdaderos salones de clase donde los estudiantes se dedican a la rumba y a la bohemia. Cualquier pretexto es válido para organizar una parranda y aunque sea lunes el reventón está asegurado. Según Fernando Jaramillo Giraldo, vicepresidente de negocios de Bavaria, "la cerveza es la bebida de la moderación y de la responsabilidad".

Asunción, la capital del Paraguay, es un gran centro del contrabando. Como puerto libre en cualquier calle uno encuentra las licoreras mejor surtidas de Latinoamérica. Los asunceños se sienten orgullosos pues es un privilegio poder elegir entre los tragos más exóticos y las marcas más famosas del mundo.

En el Perú el lema publicitario de la firma Cristal es: "beba cerveza, saludable por naturaleza" y claro sus seguidores la consumen como si se tratara de agua bendita. El grupo Bakus no cabe de la dicha pues este último año las ventas han batido todos los records.

En Washington, la capital de los Estados Unidos, quien se acerque a primera hora de la mañana a los barrios hispanos o a los guetos negros, será testigo de un espectáculo inolvidable: tirados en las aceras yacen cientos de muertos vivientes eructando la derrota en pleno corazón del imperio. Mientras en New York el panorama es aún más desgarrador pues cientos de espectros alcoholizados o drogados desfilan por las calles en busca del paraíso perdido. Y es que la recesión la económica no perdona ni a las clases privilegiadas.

Hasta los rincones más apartados del planeta, en las profundidades de la selva amazónica, llegan los gigantescos navíos de 40.000 toneladas con su valiosa carga de cerveza, whiskie, vodka y cachaza. El maná bendito desata la histeria colectiva y los pobladores se preparan a la bacanal donde se embucharán tan preciados parabienes etílicos.

Como arma de destrucción masiva el alcohol fue utilizado en la conquista de América para aniquilar a los aborígenes. Millones y millones cayeron abatidos en este genocidio que no tiene parangón en la historia de la humanidad. Sin disparar un solo tiro se aniquilaron grandes imperios y naciones. ¡Para qué mancharse las manos de sangre si las propias víctimas van a autodestruirse!

Convertido el ser humano en una piltrafa, anulada su mente y su conciencia servirán de carne de cañón para los hospitales y funerarias. No interesa prevenir sino que hayan más enfermos, y que esos enfermos agonicen lentamente para sacarle mayor provecho a este drama social. No por casualidad las ONG y las instituciones eclesiásticas justifican sus presupuestos a costa de sus hijos desvalidos.

Chupar, tomar, beber es el deporte favorito de nuestros pueblos. El que ponga mayor número de botellas vacías sobre la mesa, es el campeón, los compadres que apilen la mayor cantidad de canastas de cerveza serán reverenciados. El ambiente opresivo no hace más que incitar a la borrachera y para eternizar este círculo vicioso. Los jóvenes desde temprana edad comienzan empinar el codo siguiendo el ejemplo de sus progenitores. En América Latina la situación de orden público tan masacrante, la creciente delincuencia tiene un catalizador muy claro que es el alcohol.

El bombardeo etílico no se detiene, ni se detendrá jamás. Día tras día va aumentando la macabra cuenta pues millones de inocentes caen como moscas. No conviene que el pueblo se libere del yugo atroz de la opresión y la esclavitud, no conviene que la llamada "escoria social", el lumpen, el proletariado, los obreros y campesinos se organicen y actúen. Castrada la rebeldía, la masa embrutecida por la continua borrachera no representa ningún peligro para el sistema. Es preferible crear más dependencia, más seres sumisos, despojos humanos fanáticos de las cantinas, casinos y prostíbulos antes que seres lúcidos y conscientes que planteen una respuesta desestabilizadora.

Carlos de Urabá 2018

Categorías: Tortuga Antimilitar

Superchurros

8 May, 2018 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

El día que Extremadura se levantó

8 May, 2018 - 00:00

Mª Ángeles Fernández / J. Marcos

Eran las cinco de la mañana, el alba aún quedaba lejos, cuando miles de campesinos, azada en mano, se concentraron de manera sigilosa en centenares de pueblos de Extremadura. Corría el mes de marzo de 1936 y la reforma agraria durante siglos negada se materializó en una exitosa ocupación de tierras. Entre 60.000 y 80.000 personas, según las fuentes de la época, decidieron que ya era hora de voltear la realidad de Extremadura y poner la tierra en manos de quien la trabajaba, rompiendo así una gestión del territorio mediante latifundios dedicados al pasto que arrancó en el siglo XIII, con la mal llamada Reconquista.

Aquel 25 de marzo de 1936 es la “fecha identitaria del pueblo extremeño”, para el escritor Víctor Chamorro. Aquel 25 de marzo de 1936 marcó un antes y un después no sólo en la historia de la región, sino también de España, aunque poco o nada se sabe de lo acontecido.

“Cuando los eruditos de la historia anden buscando el hecho que señaló el gran hito de la historia de España, algún dedo caerá, ciertamente, sobre nuestra Extremadura, la región en la cual se ha verificado la primera ocupación de tierras de forma multitudinaria”, publicó el periódico Claridad, vivo entre 1935 y 1939. No ha sido así, la guerra civil y sus inicios especialmente cruentos en Badajoz, la represión franquista, la larga dictadura y el pacto de la transición han silenciado un acontecimiento clave. De hecho, ni con el surgimiento de las autonomías con sus símbolos, estandartes y fiestas se ha recuperado la memoria de este momento y proceso. Ni tan siquiera como dato aparece en los libros de texto.

“1º: A las cinco de la madrugada del día 25 del actual, los campesinos de cada localidad se concentrarán sigilosa y rápidamente en diversos puntos de las afueras del pueblo; procurando todos ir provistos de azada y demás instrumentos propios para efectuar un deslinde. 2º: Efectuada la concentración, con el mismo sigilo y la misma actividad, emprenderán la marcha hacia las afueras de las fincas que deben ser incautadas. 3º: Ya en ellas se trazarán las lindes convenientes (…) 5º: Seguidamente, regresarán al pueblo y, una vez reunidos todos los grupos, se dirigirán ordenadamente al Ayuntamiento (…) 6º: (…) para hacer constar que la Clase Obrera acaba de tomar posesión de tales y cuales fincas en nombre de todos los vecinos del pueblo (…) 7º: (…) al siguiente día y en los sucesivos irán a las fincas incautadas todos los campesinos o una parte de ellos, a continuar la operación de deslinde y a comenzar la del cultivo adecuado…”.

Ésta era la hoja de ruta de la ocupación, recogida en el libro La primavera del Frente Popular, del historiador Francisco Espinosa. Firmada en Badajoz el día 20 de marzo de 1936, alcanzaba nueve puntos en los que se instaba, entre otras cosas, a no causar daños en las fincas —a las incautadas porque ya son de los campesinos y al resto, porque lo serán algún día— y a oír con respeto a la autoridad.

Así, de manera sigilosa y ordenada, bajo la dirección de la Federación Nacional de Trabajadores de la Tierra, se tomaron 3.000 fincas en 280 pueblos de las provincias de Cáceres y Badajoz, las más grandes del país. Esta vez hubo victoria, triunfo, puños en alto y vivas a la República. Las derrotas anteriores habían sido abono para mejorar la acción.

Siglos de medievo

“Desde que Extremadura surge con este nombre, en el siglo XIII, hasta el siglo XX se perpetúa una Edad Media, un sistema de agricultura patriarcal, de dedicación de la tierra más a las hierbas que al grano, porque aquí se alimentan todas las ovejas de la Mesta de España, y los agricultores apenas tenían surcos y tenían que marcharse. Hasta el año 1936 en Extremadura se instala el medievo”. Así resume Chamorro siete siglos. Aunque se debe incluir algún matiz en el relato: las desamortizaciones que supusieron la expropiación de los terrenos comunales que existían.

Esta semilla de desigualdad, retratada por novelas como Los Santos Inocentes, de Miguel Delibes, originó la huelga general campesina o de la siega de junio de 1934, que se saldó con 10.000 detenidos en Extremadura, según algunas fuentes, y 600 personas trasladadas a cárceles de fuera de la región. “De este precedente de derrota van a aprender mucho los jornaleros a la hora de plantear la siguiente lucha”, apunta Manuel Cañada, activista social y una de las personas que con sus textos ha colocado la fecha en la agenda pública extremeña.

Aquel año, 1936, arrancó con un importante crecimiento del desempleo agrario, que coincidió además con una crisis económica y con un largo periodo de lluvias que impedía realizar las labores y, por tanto, acceder a un jornal, como recuerda el presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura (ARMHEX), José Manuel Corbacho. A la dura situación y a las lecciones aprendidas hay que añadir la frustración por la lentitud en la aplicación de la Reforma Agraria, aprobada en 1932. Intensos ingredientes para el espeso caldo de cultivo de siglos de desigualdad e injusticia.

Entrada la primavera, en tiempo de floración y de inicio de la siembra, la tierra cambió de manos en Extremadura. Y el Instituto de la Reforma Agraria sólo pudo legalizar las ocupaciones. Los servicios provinciales del Instituto notificaron que se habían asentado yunteros y jornaleros en unas 70.000 hectáreas de la provincia de Cáceres y en unas 120.000 de Badajoz.

La guerra civil, la venganza

Poco duró el revolcón histórico y estructural. En julio de ese año se inició la guerra civil, siendo Extremadura una de las primeras comunidades controladas y desangradas por las tropas franquistas. El 14 y 15 de agosto fueron asesinadas y después calcinadas miles de personas en la plaza de toros de Badajoz. “Es la venganza de los señoritos, de los grandes terratenientes”, sentencia Cañada, quien habla de investigaciones que confirman que muchos protagonistas del 25 de marzo fueron fusilados. La descripción es unánime.

“Buena parte de aquellos campesinos que participaron en las pacíficas ocupaciones de fincas de marzo del 1936 y en el proceso fueron asesinados o encarcelados por la represión franquista como castigo a su osadía, dado que existió una relación causa-efecto entre la participación activa en estas ocupaciones primaverales y la posterior represión fascista del verano”, apunta, por ejemplo, el presidente de la ARMHEX. La historiadora Candela Chaves ha documentado que Badajoz es la segunda provincia más afectada por la represión franquista.

Mientras aún olía a quemado en la capital pacense, se produjo “la recuperación de las fincas por sus antiguos propietarios, poniendo de nuevo en marcha la antigua organización de los cortijos de forma mucho más dura y humillante para los trabajadores vencidos”, se recoge en el libro Extremadura saqueada, publicado por Ruedo Ibérico en 1978.

Sin cambios

El resto, hasta hoy, es sabido: la falta de oportunidades obligó a emigrar a un 40% de la población en tan sólo 15 años, la renta per cápita es la más baja del país (16.166 euros, un 30,6% inferior a la media nacional), mientras las cifras de paro son las más elevadas de España (más de un 28%).

Y el silencio y el desconocimiento de esta reciente historia es lacerante: “Extremadura fue un foco de atención de los tratadistas de los fenómenos revolucionarios y de la antropología y sociología del campo. Y, sin embargo, con la llegada de la democracia todo esto pasó al olvido”, apunta Víctor Chamorro, quien lleva 50 años novelando sobre la región, de manera incluso “tóxica”, dice. Ahora, la recién creada Asociación 25 de marzo está trabajando para generar un debate sobre la importancia del empoderamiento de la ciudadanía, de la identidad y, por qué no, de la redistribución de la tierra. “Esta es una región periférica en lo económico, social, cultural y político. El 25 de marzo es un elemento constituyente de la identidad del pueblo extremeño, y tiene una capacidad de transformación social enorme”, añade Cañada, quien fuera coordinador de Izquierda Unida en la región.

Han pasado 81 años de aquellas fechas en la que los ojos del mundo, a través de muchos corresponsales, estaban en Extremadura. Y las explotaciones sigue en las mismas pocas manos: la región sufre la “distribución más injusta de las tierras” de todo el Estado, afirma el estudio Estructura de la propiedad de la tierra en España. Concentración y acaparamiento, elaborado por la ONG Mundubat y la Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas, publicado en diciembre de 2015.

Este informe dedica un especial interés a las situaciones de Galicia, por su estructura minifundista, y de Extremadura, por todo lo contrario. Los datos analizados demuestran que la media del tamaño de las explotaciones es de casi 41 hectáreas, un 83% más elevado que la media estatal. O recogen, por ejemplo, que 163 grandes fincas (de más de mil hectáreas) poseen cuatro veces más tierra que las 28.752 pequeñas fincas. Hay más: el 30% de la tierra sigue en manos del 1,38% de los productores.

“Debemos destacar que algunas de estas grandes propiedades están en manos de latifundistas en el más clásico sentido de la palabra: personas físicas, de grandes familias o empresarios de alto nivel, absentistas en cuanto que su residencia habitual, por supuesto, no está en Extremadura y que tienen esas fincas como valores suntuarios y no como fuentes de renta o empleo”, recoge el documento.

Nuevos dueños

En el pequeño aeropuerto de Talavera la Real (Badajoz), aterrizó en abril del año pasado Mohamed bin Rashid Al Maktum. El primer ministro de Emiratos Árabes Unidos y jeque de Dubái visitaba la tercera gran finca que ha comprado en la provincia Badajoz. El hecho no es aislado. “Ahora estamos viendo cómo los terratenientes extremeños se asocian a terratenientes extranjeros cuyas fortunas vienen del petróleo y que compran enormes extensiones de tierra extremeña”, afirma Chamorro.

En febrero de 2015, el jeque Mansour Al Nahyan, dueño del club de fútbol Manchester City y hermano del emir de Abu Dhabi, invirtió en otra parcela pacense. Este jeque controla el fondo de inversión IPIC, dueño de la petrolera española Cepsa y también de parte de la eléctrica portuguesa EDP, entre otras compañías, como explican en su web. Los anteriores dueños, la familia Mora-Figueroa Domecq, son una de las mayores fortunas de España y también de las mayores beneficiarias de la Política Agraria Común (PAC). Pero esto daría para otro reportaje.
Autor

Mª Ángeles Fernández

Fuente con fotografías: http://ctxt.es/es/20170322/Politica...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas