Tortuga Antimilitar


Subscribe to Tortuga Antimilitar feed
Actualizado: hace 27 min 10 seg

El Tribunal Económico Administrativo da la razón a dos objetores fiscales al gasto militar de Alcoi

30 April, 2019 - 00:00

Desde el Grup Antimilitarista Tortuga queremos felicitar a estas dos personas por este pequeño triunfo en la senda de un camino hacia un mundo desmilitarizado. Como bien dicen en los escritos de los que damos cuenta abajo, hay que proteger la vida y la integridad de todas las personas, algo que es por completo incompatible con la existencia de los ejércitos y las guerras. Queremos recordar y poner en valor la herramienta de la Objeción Fiscal al Gasto Militar como una forma de desobediencia activa a la violencia (directa y estructural) del militarismo y como una manera de interpelar a la sociedad. Más allá de que sea jurídicamente legal o no su empleo, de que pueda o no ser sancionable por la administración, es un imperativo moral luchar por remover lacras como el militarismo, llegando a la desobediencia y el quebrantamiento de la propia norma legal cuando es manifiesto -como en este caso- su carácter de soporte de la injusticia. Nota de Tortuga.

Redacción Tortuga

El Tribunal Económico Administrativo Regional de València ha dado la razón a dos personas objetoras fiscales al gasto militar de la ciudad de Alcoi.

Las citadas personas, que en el ejercicio fiscal de 2015 habían desviado cada una 300 € de su declaración de IRPF, en concepto de Objeción Fiscal al Gasto Militar, hacia varios colectivos locales que, sin ánimo de lucro, trabajan por una sociedad mejor, recibieron en enero de 2017 un escrito de la Agencia Tributaria, el cual les notificaba la imposición de una sanción por “infracción tributaria leve”. Dicha sanción era de 150 € por persona que, una vez descontadas las correspondientes bonificaciones, quedaba en 78'75 €.

La notificación fue recurrida ante la propia AT alegando, en síntesis:

Que las declaraciones de IRPF fueron prensentadas junto con un escrito dirigido al director de la Agencia Tributaria en el que se explicaba el motivo de la Objeción Fiscal, añadiendo los comprobantes de haber ingresado los 300 € en la cuenta bancaria de diferentes organizaciones sociales.

Que dicha carta explicaba su condición de personas objetoras al gasto militar, con la finalidad de preservar el derecho a la vida y la integridad de todas las personas.

Este recurso fue denegado por la Agencia Tributaria en los términos que siguen:

“Sus alegaciones, presentadas en fecha xx de enero de 2017 son desestimadas, ratificando la motivación detallada en la apertura del expediente sancionador, pues el concepto alegado de objetor de conciencia al gasto militar no está contemplado en la normativa fiscal, no admitiéndose como deducible, por tanto, en los términos pretendidos por el contribuyente”.

Recurso al TEAR

Ante dicha respuesta, en marzo de 2017, se presenta un recurso ante la Sala 1 del Tribunal Económico Administrativo Regional de la Comunitat Valenciana. En síntesis, lo que las personas objetoras al gasto militar argumentan jurídicamente es:

La motivación que se explicó por escrito del hecho de realizar la Objeción Fiscal al Gasto Militar -preservar el derecho a la vida y la integridad de todas las personas- está amparada por la Constitución española y por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que son fundamentos legales de rango superior a los que invoca (la Ley General Tributaria) el acuerdo de sanción que se impugna.

No se ha dejado de pagar, sino que se ha desviado una parte de los impuestos (la correspondiente al gasto militar) hacia finalidades socialmente útiles. No ha habido ocultación ni ánimo defraudatorio. Por lo tanto, no se ha eludido el deber tributario.

Se ha vulnerado el principio de presunción de inocencia, ya que la desestimación de las alegaciones por parte de la Agencia Tributaria no valora en modo alguno la posible “culpabilidad” de las personas objetoras sino, solamente, el hecho de que la Objeción Fiscal al Gasto Militar no esté recogida en la Ley Tributaria. Esta cuestión se fundamenta con apoyo de diversas sentencias del Tribunal Supremo.

Sentencia del Tribunal

La sala 1 del TEAR de València resuelve el recurso en septiembre de 2018 dando la razón a los demandantes y anulando la sanción. Tras un análisis de la propia ley tributaria, valora diferente jurisprudencia llegando a la conclusión citada. Reproducimos a continuación la parte en la que mejor explicada nos parece que está la argumentación:

Llegados a este punto, podemos recapitular algunas de las ideas expuestas con respecto a la motivación de la culpabilidad. Se trata de un elemento absolutamente esencial del acuerdo sancionador, consistente en el razonamiento explícito y minucioso en cuanto a por qué de los hechos ha de concluirse la existencia de la culpabilidad necesaria para la existencia de la infracción, sea dolo o culpa, según lo expuesto. La motivación de la culpabilidad ha de hacer referencia específica e individualizada a los hechos concurrentes en el caso concreto de que se trate, los cuales deben describirse con detalle, dándose razón de su prueba. Sin embargo, la descripción -aun minuciosa- no puede bastar como motivación de culpabilidad; y la motivación de la culpabilidad es también algo distinto de la conclusión de su existencia. Es precisamente la expresión del enlace lógico existente entre los hechos y la culpabilidad. Su falta o insuficiencia no es un defecto meramente formal, sino que determina la invalidez del acuerdo sancionador, siendo el vicio insubsanable. Por último, no ha de consistir en fórmulas genéricas, vagas, imprecisas o estereotipadas, susceptibles de ser utilizadas en otros supuestos o con diferentes obligados tributarios; ni en la sola descripción de los hechos regularizados o constitutivos de la infracción; ni debe construirse mediante razonamientos negativos o de exclusión, como la falta de alegación, por parte del presunto infractor, o la inexistencia, de causas exoneradoras de responsabilidad, tales como la claridad de la norma e inexistencia de interpretación razonable, o la disponibilidad para el contribuyente de los servicios de información de la administración tributaria.

La aplicación de la doctrina expuesta exige el análisis del acuerdo sancionador, en el que la motivación de la culpabilidad es del siguiente tenor:

“Dado que en nuestro ordenamiento jurídico sancionador no tiene cabida una responsabilidad objetiva, para que la conducta realizada sea constitutiva de infracción tributaria debe apreciarse la existencia de culpabilidad en la misma, exigida por el artículo 179 de la Ley 58/2003, General Tributaria. Para apreciar la existencia de culpabilidad no es preciso que el contribuyente sea consciente de que obtiene el resultado prohibido, y que además dicha obtención sea deliberada, conciencia y voluntad que configuran el dolo, sino que basta con que no actúe de forma diligente en el cumplimiento de sus deberes tributarios. Cabe apreciar en la conducta del contribuyente la existencia de culpabilidad por no haber observado el cuidado o diligencia debidos, al haber incluido en su declaración 300,00 euros en concepto de retenciones efectivamente practicadas según el art. 11 de la Directiva 2003/48/CE, sin cumplir los requisitos exigidos en dicha normativa.
Por ello, no existe un error involuntario ni una discrepancia de criterios acerca del contenido y alcance de las normas, lo que demuestra la existencia del elemento intencional, de modo que la conducta del contribuyente consistente en dejar de ingresar la deuda tributaria correspondiente al IRPF del ejercicio 2015 debe calificarse como infracción tributaria de conformidad con el artículo 191 de la Ley 58/2003 General Tributaria.”

Puede apreciarse, por tanto,que la motivación transcrita se limita al empleo de fórmulas genéricas o estereotipadas, sin descender al análisis de las circunstancias concretas del caso, por lo que podría utilizarse la misma con respecto a cualesquiera otros supuestos u obligados tributarios, limitándose a la descripción de los hechos regularizados, sin expresión de razonamiento alguno en cuya virtud de aquellos hechos se desprenda culpabilidad y fundamentándola en fórmulas negativas, es decir, en la no concurrencia de causas exoneradoras de una culpabilidad que, a juicio de este Tribunal no ha quedado suficientemente motivada. Debe, por tanto, anularse el acuerdo sancionador.

Ver también:

Modelo para alegar ante multas por Objeción Fiscal al Gasto Militar

Nos unimos frente a la persecución estatal contra la Objeción Fiscal al Gasto Militar

Más sobre Objeción Fiscal al Gasto Militar

Categorías: Tortuga Antimilitar

Anselm Jappe: “Ningún problema actual requiere una solución técnica. Se trata siempre de problemas sociales”

30 April, 2019 - 00:00

Traducción: Diego Luis Sanromán

Anselm Jappe (Bonn, Alemania, 1962) es un pensador inclemente y vigoroso, alérgico a los argumentos consoladores y a los subterfugios intelectuales. Junto a otros desviados de la ortodoxia marxista (Robert Kurz en Alemania, Moishe Postone en Estados Unidos, Luis Andrés Bredlow en España) lleva años cuestionando los axiomas de una izquierda que, piensa Jappe, ha sido incapaz de comprender las transformaciones del capitalismo en las últimas décadas. Para Jappe y los suyos el hilo de Ariadna del que habría que tirar para desentrañar el espíritu de la época es la llamada “crítica del valor”: “Mientras que el marxismo tradicional se ha limitado siempre a demandar otra distribución de los frutos de este modo de producción, la crítica del valor ha comenzado a cuestionar el propio modo de producción”.

A España empezó a llegar su pensamiento en 1998, cuando Anagrama publicó Guy Debord, un ensayo sobre el filósofo situacionista y la banalización de su pensamiento en esa sociedad del espectáculo que tanto había repudiado. Desde entonces ha sido la editorial Pepitas de Calabaza la que ha difundido su obra en nuestro país: Crédito a muerte. La descomposición del capitalismo y sus críticos (2011); El absurdo mercado de los hombres sin cualidades. Ensayos sobre el fetichismo de la mercancía (2009) y Las aventuras de la mercancía (2016).

Su último libro es La sociedad autófaga. Capitalismo, desmesura y autodestrucción, un exhaustivo estudio del mecanismo enloquecido en el que se ha convertido el sistema económico y cómo su funcionamiento nos aboca a terminar como el rey Erisictión, rey griego que acabó devorándose a sí mismo cuando ya nada saciaba su apetito, que funciona como alegoría de una civilización, la nuestra, que se autodestruye cegada por la desmesura. Anselm Jappe atendió a las preguntas de El Salto por correo electrónico.

Parte de la idea de que la crítica del valor permite darle sentido a fenómenos sociales, culturales y políticos diversos que, a priori, parecen no tener ninguna relación entre sí. ¿Podría explicar qué es la crítica del valor y por qué cree que es la herramienta más certera para entender la sociedad capitalista?

La crítica del valor es una corriente internacional, nacida en Alemania a finales de los años ochenta en torno a la revista Krisis y a Robert Kurz, que propone una crítica radical de la sociedad capitalista basada en las teorías de Marx, pero que se distancia del marxismo tradicional. La crítica del valor sitúa en el centro las categorías de mercancía, valor, dinero y, sobre todo, de trabajo abstracto, es decir, el trabajo considerado solo por la cantidad de tiempo gastado, sin tener en cuenta su contenido. Para la crítica del valor, la explotación y la lucha de clases son solo una parte del problema: el capitalismo es también una subordinación de lo concreto a lo abstracto, lo que lo convierte en una sociedad incapaz de autorregularse, y esto se ve en la crisis ecológica. La crítica del valor se opone a la fragmentación posmoderna del pensamiento: la lógica de la mercancía y del trabajo abstracto crea una teoría capaz de pensar la totalidad.

En el libro, además de la crítica del valor, recurre constantemente al psicoanálisis: ¿Qué puede decirnos hoy el psicoanálisis?, ¿cómo complementa a la crítica del valor?

El fetichismo de la mercancía, una categoría crítica esencial de Marx retomada por la crítica del valor, se refiere a un nivel profundo e inconsciente de la sociedad. Más allá de sus intenciones conscientes, los individuos ejecutan los imperativos de un sistema social anónimo e impersonal. Marx llama al valor el “sujeto automático”. El psicoanálisis, por su parte, es otro modo de comprender ese lado inconsciente de la vida social. Ambos enfoques son complementarios, pero deben ser integrados: por lo general, el psicoanálisis ha puesto unilateralmente el acento en el individuo, descuidando la dimensión social y su evolución histórica, mientras que el marxismo ha descuidado la dimensión psicológica en favor solo del nivel económico y político. Bajo la superficie racional de la búsqueda de los propios intereses, el capitalismo es una sociedad extremadamente irracional y contraproducente que no puede explicarse solo mediante las motivaciones conscientes de los actores sociales.

¿Por qué dice que 1968 es el año inaugural de un nuevo capitalismo, “el narcisista”, frente a su predecesor, el “capitalismo edípico”?

El carácter social basado en el trabajo duro, el ahorro, la represión de las pulsiones, la obediencia a las autoridades, etc., comenzaba ya a no resultar funcional después de la Segunda Guerra Mundial. Los profundos cambios sociales producidos a partir de 1968 no condujeron en ningún lado a una superación del capitalismo, sino a su modernización. Muchas exigencias de liberación individual han encontrado su seudorrealización en la sociedad de consumo. La sumisión “edípica” a una autoridad personal —por ejemplo, un maestro que predica “patria, trabajo y familia”— ha sido sustituida por la adhesión a un sistema que aparentemente permite a los individuos realizar sus propias aspiraciones… ¡Pero a condición, claro está, de que esto se produzca en términos de mercado! Ahora, por ejemplo, los profesores son coachs que quieren ayudar a los jóvenes a incorporarse al mercado de trabajo y a concretar sus “proyectos de vida”.

Escribe que “las antiguas instancias de liberación se han integrado en la ideología del sistema” ¿Sigue la izquierda anclada en una visión del mundo que todavía no ha asimilado esa ruptura que dice que se produjo en 1968?

Muy a menudo es así. Existe una tendencia muy difundida a identificar el capitalismo contemporáneo con sus etapas pasadas y desentenderse de la evolución que se ha producido. ¿Por qué? Esencialmente, porque es mucho más fácil concebir una visión dicotómica en la que “nosotros” —el pueblo, el proletariado, los trabajadores, el “99%”— somos los “buenos”, frente a una pequeña minoría que nos oprime. Es mucho más duro admitir hasta qué punto todos nosotros estamos implicados en el sistema y tener además que revisar nuestra adhesión personal a muchos valores y estilos de vida dominantes.

¿Cómo enfrentarse entonces a un sistema que, como dice, es un mecanismo ciego y autónomo, del que nadie puede responsabilizarse y que no es posible controlar?

El hecho de que lo esencial no sean las responsabilidades personales —que, no obstante, existen; basta pensar en Monsanto-Bayer y sus campañas de desinformación sobre la peligrosidad de productos suyos como el Roundup— desde luego no impide que podamos y debamos oponernos a cualquier deterioro de las condiciones de vida provocado por la lógica económica desencadenada, ya se trate de una mina o de un aeropuerto, de un centro comercial o de los pesticidas, de una ola de despidos o del cierre de un hospital. Sin embargo, al mismo tiempo es necesario cambiar la propia vida y romper con los valores oficiales asimilados, como el de trabajar tanto para consumir tanto, y con los imperativos de la competencia, la performance, la eficiencia, la velocidad, sin preguntarse al servicio de qué hay que ser eficientes.

Alerta de los peligros que suponen la digitalización de la vida, la inteligencia artificial y la ingeniería genética, ¿a qué clase de mundo nos están llevando estas tecnologías que abrazamos con entusiasmo como si fuesen a solucionar nuestros problemas?

La opinión pública está perpleja y dividida ante estas tecnologías. Los peligros son conocidos. Pero muy a menudo se ponen de relieve también sus supuestas ventajas: las plantas genéticamente modificadas aumentan los rendimientos agrícolas, la investigación genética combate las enfermedades raras, la inteligencia artificial gestiona ciudades enteras de manera ecológica, el uso precoz del ordenador aumenta la inteligencia de los niños... Se supone que en cada ocasión hay que sopesar ventajas y desventajas. Pero la verdadera cuestión es otra: ningún problema actual requiere una solución técnica. Se trata siempre de problemas sociales.

Dice que uno de los grandes problemas de nuestra sociedad es que nos condena a vivir en una infancia perpetua, ¿por qué el capitalismo necesita que seamos como niños para poder funcionar?

Por una parte, todo poder separado requiere súbditos infantiles. Durante mucho tiempo, fue la religión la que cumplió esta función. En algunos aspectos, el siglo XIX supuso los inicios de una emancipación mental a nivel masivo, respecto a la cual el siglo XX representa más bien una regresión. Cuanto más obedece el consumidor-ciudadano a sus impulsos inmediatos, más se aprovechan de ello el mercado y el Estado. La tendencia a un narcisismo generalizado significa también una regresión a un estadio primitivo de la infancia, donde no hay una verdadera separación entre el yo y el mundo. Como explico en mi libro, este narcisismo solipsista está ligado a la lógica del valor y del trabajo abstracto, que niega igualmente la autonomía del mundo y lo reduce a una emanación del sujeto.

Dedica cincuenta páginas del libro a reflexionar sobre las nuevas formas de crimen y terrorismo: ¿Cuáles son los rasgos de esa nueva violencia y de qué cree que son síntoma?

El crimen se ha vuelto tan irracional y autorreferencial como la lógica económica —la acumulación tautológica de trabajo, valor y dinero— y la psique narcisista de los individuos. El amok, en sus varias formas, es el ejemplo supremo de un crimen que ya no obedece a la realización de un interés, aceptando los riesgos, sino que, en este caso, la destrucción y la autodestrucción se convierten en fines en sí mismas. El odio del sujeto de la mercancía por el mundo y a sí mismo, normalmente latente, se hace aquí manifiesto, y por eso golpea con tanta fuerza a la opinión pública. Que después se añada una seudorracionalización política o religiosa es a menudo algo secundario: en el crimen gratuito se hace evidente el vacío fundamental que habita el individuo contemporáneo, en cuanto dominado por una economía que se ha vuelto loca.

Escribe que “un retorno al estado social no es posible ni deseable”: ¿Por qué no es posible y por qué no es tampoco deseable?, ¿en qué consisten entonces esos “compromisos soportables” de los que habla al final del libro?

El “Estado social” fue financiable durante la última gran época de acumulación económica, el llamado “milagro económico” de la posguerra. Hoy esta época a menudo se recuerda con nostalgia, sobre todo en Francia, como una época dorada. Una parte de la izquierda querría simplemente retornar a aquella situación. Sin embargo, su fin no se debió solo a una contraofensiva del capital en la época neoliberal, sino también a la disminución objetiva de los beneficios, consecuencia de la sustitución del trabajo vivo por las tecnologías, única fuente del valor y, en consecuencia, de la plusvalía y de la ganancia.

La revolución microelectrónica de los años setenta ha acelerado intensamente la desaparición del trabajo vivo, y en consecuencia de los beneficios, y finalmente la posibilidad de financiar el Estado social. También hay que decir, no obstante, que la sociedad de los años sesenta era rígida y aburrida, con un futuro completamente trazado para los jóvenes. Fue contra ese modo de vida contra el que se levantó la juventud mundial en 1968. La perenne precariedad establecida más adelante por el neoliberalismo es una siniestra parodia de la vida aventurera. En lugar de soñar con el retorno a un capitalismo moderado, hoy hay que ir más allá de una sociedad en la que debemos contentarnos con migajas en forma de “protección social”.

¿Qué virtudes y qué flaquezas ve en el movimiento feminista que ha crecido estos últimos años?

El movimiento feminista ha tenido en ciertos aspectos una evolución parangonable a la del movimiento obrero histórico: tras la repulsa inicial de toda la sociedad que produce la opresión del propio grupo, se pasó a esforzarse por asegurar una mejor integración —en un caso, de los obreros; en el otro, de las mujeres— en un sistema que ya no se ponía verdaderamente en cuestión, con algunos puestos privilegiados para algunos portavoces. Los obreros consiguieron el derecho al voto y, más tarde, un coche y una casita en propiedad; alguno incluso ha llegado a ministro. Las mujeres, aparte de poder votar, han podido convertirse en policías, y alguna también en ministra. Pero no a todo el mundo le gusta. En el campus de la Universidad Complutense vi un grafiti que decía: “Contra el feminismo liberal”.

La crítica del valor, por otra parte, se ha convertido en “crítica del valor-escisión”, un término un poco complicado para afirmar que la “escisión” de la esfera del no-valor en sentido económico, tradicionalmente asignada a las mujeres (esencialmente, las tareas domésticas y los comportamientos relacionados), constituye un presupuesto esencial de la producción de valor económico. Por eso, la crítica del patriarcado representa una parte fundamental de la crítica del valor: el capitalismo es patriarcal por naturaleza y no será superado sin la abolición del patriarcado.

¿Cómo interpreta el auge del populismo y la extrema derecha desde la crítica del valor? Dice que el populismo es transversal y que poco importa que reivindique a “los de abajo” o a “la nación”.

Las distintas formas de populismo reaccionan a los males sociales —sobre todo, a la desigual distribución de la riqueza— identificando a un grupo de responsables personales: los ricos, los banqueros, los corruptos, los especuladores. Se ignoran las lógicas sistémicas y se recurre al moralismo (la “codicia”). Casi siempre, el populismo santifica el “trabajo honrado” y lo opone a los “parásitos”. Por eso, la diferencia entre populismo “de derechas” y populismo “de izquierdas” no es tan grande como se cree. Ambos se basan en un falso anticapitalismo. No se trata de una novedad absoluta; en los años veinte y treinta ya hubo fenómenos de este tipo. Entonces, el antisemitismo constituía un aspecto esencial. Pero este existe también hoy, de forma soterrada y a veces abiertamente, en la denuncia del “especulador”.

Dice en el libro que no vivimos en una sociedad tan laica como nos gusta pensar, y que a Dios lo sustituyó el Mercado. ¿Podemos vivir prescindiendo de ídolos y dioses?

Hasta ahora, en la historia un tipo de religión ha sustituido a otro. La llamada secularización no ha tenido lugar; en ciertos aspectos, la mercancía constituye una religión más insidiosa que la antigua, porque cada mercancía particular representa un ser fantasmagórico: la cantidad de trabajo abstracto que la ha producido.

¿Cree que, como Erisictón, acabaremos autodestruyéndonos o seremos capaces de echar el freno antes de la catástrofe definitiva?, ¿el capitalismo terminará colisionando con los límites del planeta o tropezará antes con su propia dinámica?

¡Quién puede saberlo! Mi libro quiere ser simplemente una pequeña contribución para evitar esa catástrofe. Parece una bobada, pero depende de cada uno de nosotros. La actitud de cada cual frente a los retos del presente ya no depende mucho de la pertenencia a una clase social, un país, una raza, un sexo. Cada uno de nosotros está llamado a adoptar posiciones sobre las múltiples cuestiones abiertas. Las fronteras tradicionales (dominadores/dominados, ricos/pobres, sur/norte del mundo) resultan hoy un tanto confusas, pero esto constituye también una oportunidad. Es sobre todo la cuestión ecológica y climática la que puede constituirse en la base de un amplio movimiento de contestación… Que, no obstante, también se encontrará con enemigos, de eso no cabe duda.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/pensa...

https://www.meneame.net/story/giron...

Categorías: Tortuga Antimilitar

No a la feria de armas

29 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La guerra alimentaria

29 April, 2019 - 00:00

El control de las materias primas genera múltiples batallas con millones de víctimas, más que ningún otro conflicto haya provocado. Y no solo mata el hambre.

Dicen que si a las cosas no les ponemos nombres no existen. Así que cuanto antes bauticemos a la actual escalada militar que se ha convertido ya en una tercera guerra mundial, mejor. Antes la reconoceremos y antes podremos, tal vez, detenerla. Propongo llamarla la Guerra Alimentaria.

Para decidir que hablamos de una guerra, según la Wikipedia, debemos focalizar “un conflicto que enfrenta violentamente a dos grupos humanos masivos, y que comporta como resultado la muerte, individual o colectiva, mediante el uso de armas de toda índole”. Pues bien, los dos grupos humanos masivos en conflicto están bien definidos. Generalizando, en un bando los países ricos del norte o países industrializados, en el otro los países del sur donde el sector primario sigue siendo el predominante (aunque ciertamente hay sures en los nortes, y nortes en los sures). Que la muerte es el resultado de este conflicto es algo obvio. Hablamos de millones de víctimas, cifras como nunca antes otra guerra ha provocado. Y aunque el conflicto que genera múltiples batallas es por el control de los alimentos, no solo de hambre mueren las víctimas. Las muertes de esta guerra alimentaria tienen muchas formas de presentarse. Tantas como armas de toda índole se están usando.

Entre las armas más conocidas tenemos el expolio, que si en tiempos de colonización eran invasiones a mano armada, en tiempos de neocolonizaciones son algo más sutiles y avanzan disfrazadas de inversiones agrícolas para favorecer el desarrollo del país. Muy similar, el acaparamiento de bienes comunes es otra fórmula de despojo consistente en el control de la tierra, el agua o las semillas. Los paramilitares en Colombia usurpando tierras en favor de los grandes terratenientes de la palma africana es uno de los muchos ejemplos que podríamos citar. Estas dos armas, junto con el libre comercio que nunca favorece a las pequeñas agriculturas de los países del Sur, conforman una tríada ampliamente identificada y denunciada que acaba con la soberanía alimentaria de miles de territorios y que es responsable del hambre, la muerte o el éxodo.

Conviene ahora añadir tres armas en los arsenales de este nuestro primer mundo inquieto e innovador. La primera de ellas, las bombas y los misiles directamente disparados sobre objetivos agrícolas. Como explica el informe Estrategias de la Coalición en la Guerra del Yemen, escrito por Martha Mundy, y presentado el pasado mes de octubre, 22 millones de personas, el 75% de la población yemení, sufren de hambre, y de ellas, más de 8 millones precisan de ayuda urgente y constante. Claramente, desde mediados del 2015, explica el informe, los objetivos militares de esta Guerra Alimentaria ponen la atención en las zonas rurales y en los sistemas de producción y distribución alimentaria. En las mejores zonas agrícolas, los bombardeos han reducido a la mitad las hectáreas de tierras aptas para el cultivo y han provocado que entre el 20 y el 61% de la producción de fruta y verdura y ganadería haya desaparecido. Las capturas de pesca han caído alrededor de un 50% porque los ataques aéreos han asesinado a casi 150 pescadores. Y entre tanta destrucción alimentaria, también se mantiene bloqueado el puerto de Hodeida por donde entraba el 80% de los alimentos importados del país. Ejemplos como el del Yemen los podemos encontrar idénticos en el caso de Palestina.

La segunda de ellas la tenemos muy visible. Frente al éxodo provocado en este conflicto mundial consistente en dominar el acceso a los alimentos, Europa y EEUU están ofreciendo la misma respuesta. Vallas, muros y un amplio despliegue militar para frenar cualquier posibilidad de llegada de personas migrantes a nuestros territorios. Solo en el Mediterráneo se cuentan en miles las personas fallecidas frente a este escudo de protección. Mueren con las manos buscando manos.

La tercera de estas armas está en fase de desarrollo. Bajo el argumento de “garantizar alimentos al país ante situaciones de sequía, plagas, inundaciones o bioterrorismo”, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa, del Departamento de Defensa de Estados Unidos, está desarrollando el llamado Project Insect Allies. Como explican en su página web, la tecnología que pretenden desarrollar consiste en la introducción de un virus, a partir de un insecto, en los cultivos agrícolas deseados, consiguiendo modificar rápidamente el ADN de estas plantas. Es decir, si imaginamos que un campo de trigo está siendo afectado por una tremenda sequía, se dispondrá de un ejército de insectos modificados genéticamente que sobrevolando dichos campos podrá inyectarles o administrarles un virus, también genéticamente modificado, que conseguirá cambiar el ADN del cultivo de trigo para darle, en este caso, mayor capacidad de resistencia frente a la sequía en el mismo momento que la necesita. Como recientemente ha recogido la revista Science, este misma tecnología que se presenta como protectora de los cultivos puede perfectamente ser usada como arma biológica para acabar con los cultivos de tu enemigo, haciendo caer sobre ellos un ejército de estos insectos mutantes equipado con un virus con capacidad infecciosa o esterilizante. Con las nuevas técnicas de edición genética CRISPR, no hablamos de ciencia ficción.

¿Y llegaremos a este extremo? Seguro que sí, la relación de amor entre las grandes multinacionales agrícolas y los aparatos militares ya tienen muchos años de cosechar resultados, como Bayer o Monsanto demostraron en la II Guerra Mundial y en la Guerra de Vietnam, respectivamente. Estas tecnologías no parecen acertadas y a mi entender, lo que urge es reconocer que el mundo del norte se equivocó en su carrera loca y capitalista de industrialización y que debe volver a poner en práctica aquello por lo que está militarmente batallando: producir sus propios alimentos.

Más agricultura local es una retirada a tiempo, por el bien del planeta.

Gustavo Duch Guillot es escritor y veterinario. Coordinador de la revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas y autor de libros como Mucha Gente Pequeña y Lo Que Hay Que Tragar.

https://ctxt.es/es/20181212/Firmas/...

Tomado de: https://www.alainet.org/es/articulo...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Comunicado urgente sobre la muerte de un preso en Zaballa

28 April, 2019 - 00:00

Según hemos podido confirmar por fuentes extraoficiales, este jueves, día 25 de abril a aparecido en la cárcel de Zaballa el cuarto muerto, otra persona joven al parecer de tan solo 28 años, uno por mes en lo que va de año, el segundo en Abril, y un total de 77 personas muertas en diversas cárceles del estado en apenas 5 meses, uno cada dos días.

Instituciones Penitenciarios no nos ha facilitado ninguna información, y la familia aún no se ha puesto en contacto con nuestra Asociación. Una nueva tragedia evitable y silenciada, que engrosa las macabras cifras de una persona muerta en prisión cada dos días, la mayoría jóvenes que aparecen muertos por motivos no naturales. Este hecho luctuoso, no notificado por el Ministerio de Interior, representa una nueva crónica de muertes anunciadas en las cárceles tal y como hemos venido denunciando.

Queremos denunciar la sistemática política de ocultamiento de estas muertes de las que no se facilita ningún tipo de información pública, como parte de la estrategia de impunidad ante las muertes no naturales que está acabando con la vida de estos jóvenes, en el seno de instituciones públicas con las que mantienen una relación de sujeción especial y cuyo derecho a la salud y a la vida depende única y exclusivamente de las mismas. ¿Qué está pasando? ¿Por qué se ocultan estas muertes? ¿Por qué no se exigen responsabilidades o al menos se investigan? ¿Ocurriría lo mismo si las víctimas fueran otras? ¿Se pueden tolerar impunemente estas muertes en el seno de una institución del estado como es el sistema penitenciario?

Nos preocupa la nula iniciativa de actuación por parte de las autoridades políticas y judiciales competentes para esclarecer las circunstancias de estas muertes. Esta situación es inaceptable, sobre todo cuando la mayoría de esas muertes podrían evitarse, simplemente, con la aplicación estricta de la actual legalidad vigente.

Una vez más preguntamos a la Dirección General de Prisiones, al Ministerio de Interior y al Gobierno cómo va a terminar con esta terrible situación. Le preguntamos cuántas muertes han ocurrido realmente, quiénes eran los muertos, cuáles fueron las causas, qué medidas preventivas se establecieron, por qué no se excarceló a personas en avanzado estado de enfermedad, por qué las condiciones de vida en general y sanitarias en particular empeoran, que está haciendocon respecto a el hacinamiento, cómo es posible que haya tantas personas presas con graves adicciones en prisión, con enfermedades mentales graves y la gran mayoría de ellas sin diagnóstico ni tratamiento, por qué no cumple su propia legalidad cuando esta lo es enbeneficio de la persona presa y se excede en su cumplimiento cuando lo es en su perjuicio... son demasiadas las preguntas sin responder.

Para acabar con estas muertes reclamamos medidas concretas tales como:

Que el Ministerio Fiscal no se inhiba e investigue siempre de oficio estas muertes la mayoría de ellas en extrañas circunstancias, tal y como le corresponde, para el esclarecimiento de las circunstancias y motivos las mismas, con el fin de depurar las responsabilidades políticas, administrativas y penales que se desprendan de estos hechos.

Que las direcciones de las prisiones informen con imparcialidad a las familias y no se limiten a buscar que se incinere el cadáver para poder evitar autopsias posteriores que esclarezcan las circunstancias en la que se han producido las muertes.

Que se faciliten a las familias todos los apoyos necesarios para poder solicitar las responsabilidades civiles y penales que se desprenden del mal funcionamiento de la administración de justicia, así como el apoyo psico-social y jurídico que se ha de prestar a las víctimas de la cárcel al igual que al resto ante el estado de golpe shock que provoca la muerte de su familiar en prisión.

Que se desarrollen las medidas de sustitución en fase procesal y suspensión condicional de la condena en fase ejecutoria por el cumplimiento en programas de deshabituación de las drogodependencias dentro y sobre todo fuera de las prisiones que han demostrado su mayor eficacia en la prevención y lucha contra el delito y contra las consecuencias que el actual cumplimiento de codenas tiene en relacióncon la violación de los derechos humanos en especial a la vida en las cárceles. Las cárceles son espacios de riesgo para la aparición y/o agravamiento de las drogodependencias que asociadas con determinadas enfermedades mentales (patologías duales) en condiciones de encierro prolongado y de desesperación son el caldo de cultivo más propicio para el deterioro del estado de salud de las personas presas y en ocasiones con consecuencias mortales.

La inmediata excarcelación, tal y como contempla la ley, de las personas presas gravemente enfermas, en especial aquellas en fase terminal, así como las que padezcan enfermedades mentales que en muchos casos suponen la inducción al suicidio. Estas personas necesitan unos cuidados y un seguimiento médico incompatibles con la cárcel que en muchas ocasiones es genera problemas de desequilibrio y enfermedad mental.

La inmediata reforma de la legislación penal y penitenciaria que alarga innecesariamente las condenas y restringe el acceso a permisos de salida, tercer grado y libertad condicional que son las formas de cumplimiento más acordes con el objetivo final que la ley otorga a las penas privativas de libertad y que contribuyen a disminuir la presión y mal trato psicológico que sufren las personas presas. El incremento de las muertes en prisión se da en proporción directa con el alargamiento de las condenas y con las modificaciones legislativas tendentes a la restricción en el acceso a beneficios penitenciarios.

La reducción del número de reos hasta la capacidad óptima de cada prisión para evitar la actual masificación, que, aunque no es el único, si es uno de los motivos que influye en estas muertes, así como el cumplimiento de las condenas en el centro más cercano al lugar habitual de residencia. Resulta curioso que en una macro-cárcel como la de Zabaia, haya módulos cerrados mientras en los ocupados las personas presas compartan celdas y se encuentren hacinados.

CÉSAR MANZANOS BILBAO

Soziologia eta Gizarte Langintza Saila/Departamento de Sociología y Trabajo Social

Categorías: Tortuga Antimilitar

Desirée, de Cerdanyola del Vallés, explica sus motivos para hacer objeción electoral

27 April, 2019 - 11:14

Soy Desirée C.F., el 8 de Abril recibí una carta en la que se me indicaba que el día 28 de Abril debería ir al colegio electoral a las 8:00 para constituir la mesa electoral. Esta amable “invitación” va acompañada de la amenaza de cárcel y multa si me niego a aceptarla. ¡Vaya demostración democrática de libertad de conciencia y de elección!

Dos días después (día 10) presenté mis alegaciones declarándome objetora electoral y solicitando que me “liberaran” de tal obligación. Hasta pasados 15 días no recibí respuesta, a pesar de que la denegación está sellada con fecha 10 de Abril (el mismo día que la presenté). Esto me hace tener serias dudas sobre que se haya valorado realmente mi alegación y me lleva a pensar que viendo el carácter de la misma simplemente fue desechada.

Como era de esperar la respuesta es negativa, señalan que los motivos alegados no están recogidos en la LOREG y que no hay causa que me impida participar. Al parecer la Libertad de Conciencia, recogida en el Art.16 en la Constitución, no es suficiente motivo. Aunque no es de extrañar, puesto que es la misma Constitución que garantiza una vivienda digna, y creo que sobra comentar acerca de esto, todxs sabemos como está el tema actualmente.

En la carta se hace otro recordatorio a la obligatoriedad de concurrir a la mesa y de la sanción de pena de prisión y multa en caso de no hacerlo. También me hacen saber que no cabe recurso alguno contra esta resolución.

Según la misma LOREG “Un sistema electoral en un Estado democrático debe garantizar, como elemento nuclear, la libre expresión de la soberanía popular”; la obligatoriedad de participar en una mesa electoral cuando no quieres hacerlo es un claro ejemplo de esa soberanía. Continua diciendo, “esta libertad genérica se rodea hoy día de otro conjunto de libertades, como la libertad de expresión”, ¿qué hay de los twiteros o cantantes detenidos? , “libertad de información” que se lo digan a lxs periodistxs detenidos que trabajan en medios de información críticos , “libertad de reunión” siempre y cuando sea una reunión de máximo 21 personas, “libertad de asociación” , etcétera. Libertades cada vez más coartadas en el día a día mediante nuevas leyes o simplemente ignoradas cuando le conviene al poder.

En el juego de la democracia nos hacen creer que votando participamos en la construcción de algo, en la toma de decisiones, pero esto es pura ilusión, es otra de las mentiras de este sistema. Gobierne quien gobierne las estructuras no cambian, las desigualdades no desaparecen...

Con la participación en el sistema electoral lo único que hacemos es delegar en sus manos nuestra vida y nuestra capacidad de construcción.

Esta capacidad de construcción la podemos desarrollar mediante la autogestión, redes de apoyo, asambleas, formas horizontales de organización donde hay una participación real, activa y voluntaria en la toma de decisiones.

Con la participación en este sistema electoral establecido legitimamos un sistema de desigualdades e injusticias que condena y criminaliza la pobreza, así como cualquier expresión disidente, que lo cuestione, lo ponga en duda o se oponga a él.

Es por todo esto que mi decisión de no participar en esta pantomima es irrevocable, a pesar de la constante amenaza que sufrimos todas las personas que nos negamos a participar en este juego. En cada convocatoria a las urnas surgen personas que se niegan a participar, algunxs haciéndolo público y denunciando, otrxs en la sombra o buscando excusas por miedo al castigo, a las represalias tanto legales como sociales.

Todo mi apoyo a las personas que en algún momento han decidido desobedecer ante las injusticias y no seguirle el juego a este estado.

Quiero agregar el manifiesto escrito por Adrián y Fco, José, otros objetores electorales, con el que estoy totalmente de acuerdo: https://www.grupotortuga.com/Manifiesto-por-la-objecion-de

Categorías: Tortuga Antimilitar

Es tiempo de reflexionar (o eso nos dicen)

27 April, 2019 - 00:00

Nos dicen que es el momento de reflexionar y, en mi opinión, deberíamos hacerles caso aunque sólo fuera por esta vez. Pero hagámoslo bien, pensemos en cómo es el mundo en el que vivimos, en la vida que llevamos y en cómo nos gustaría que todo esto fuera. Luego actuemos en consecuencia pero no sólo una vez cada cuatro años como les gusta que hagamos; sino todos los días. En cada acción, en cada decisión que tomemos deberíamos tener presente esa reflexión.

Guerras, hambre, enfermedad, miseria, explotación, exilio… en definitiva muerte. Ese es el panorama que vive la inmensa mayoría de los seres humanos, muertes todas ellas evitables fuera de un mundo regido por el lucro y la acumulación de riqueza y poder, es decir, fuera de un mundo capitalista. Por el contrario, todas esas muertes son imprescindibles dentro de él, son necesarias para mantener la maquinaria capitalista perfectamente engrasada. No hay alternativa, el sistema exige el sacrificio de una cantidad exorbitante de vidas cada día.

Miles de personas mueren cada día tratando de cruzar fronteras que tan sólo existen para proteger los intereses del poder, tratando de huir de una realidad atroz cuyo único horizonte es la muerte cercana. Otras tantas perecen a causa de unas guerras en las que, como siempre, los oprimidos luchan entre sí mientras los verdaderos causantes de la guerra observan cómo fluctúa su cuenta de beneficios según apuesten por uno u otro bando (aunque la costumbre suele ser apostar por los dos). Otras mueren simple y llanamente de hambre, mueren porque el sistema exprime sus vidas y el territorio que habitan sin importar nada más que la ganancia que de ello obtienen. Muchas más malviven compartiendo su vida con enfermedades que no sólo son curables sino que, en muchos casos, se deben al comportamiento devastador del poder en la explotación de recursos naturales.
Es posible que se pueda sentir esto como lejano; aunque sólo si tenemos inoculado el egoísmo capitalista que impide ver más allá de las circunstancias personales, porque cualquier ser humano que no haya perdido del todo su “humanidad” es imposible que no sienta como propio todo este dolor en mayor o menor medida (a pesar de los innumerables métodos de distracción e inutilización de la conciencia de los que disponemos en las llamadas sociedades desarrolladas).

Lo que no podemos sentir lejano es nuestro día a día, nuestro modo de vivir. Reflexionemos sobre cómo la experiencia única de la vida se desarrolla dentro de unos límites impuestos tan estrechos (cada vez más) que prácticamente nos hemos visto reducidos a convertirnos en seres que luchan por la supervivencia en lugar de disfrutar y experimentar la vivencia. Hemos aceptado el camino marcado de sumisión a los poderes fácticos y hemos abrazado la única vía que el poder reserva a los oprimidos para poder sobrevivir: el salario. Así, nos vemos abocados a aceptar todo aquello que nos imponen para poder acceder a nuestro pedacito de pastel que rápidamente consumimos, para facilitarnos el acceso a aquello que consideramos esencial, sin tener la oportunidad de preguntarnos el cómo y el porqué de la situación. Negándonos, de esta forma, la ocasión de disfrutar de nuestra propia vida.

Reflexionemos como nos dicen, pero hagámoslo sobre todo esto y sobre tantos otros aspectos que condicionan y rigen nuestra vida. Hagámoslo de verdad y, luego, veamos si un cambio radical es posible a través de los mecanismos que nos ofrecen.

No se trata de votar a tal o cual o de no votar. Se trata de comprender qué podemos esperar de cada una de esas acciones. Se trata de ver la posibilidad real de cambio que puede existir, de demoler este modo de vida criminal a través de mecanismos ofertados por el propio sistema. Pero, sobre todo, se trata de comprender que no existe razón alguna por la que la mayoría de las personas deban vivir miserablemente mientras unas pocas se apoderan de todo.

Fuente: https://quebrantandoelsilencio.blog...

Ver también:

La guitarra de Woody Guthrie, la justicia y el respeto por la verdad
Breve reflexión del Grup Antimilitarista Tortuga sobre las cercanas elecciones

Categorías: Tortuga Antimilitar

Vota

27 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

No con mi voto

27 April, 2019 - 00:00

Reflexión en alta voz explicando algunos de los argumentos por los cuales no legitimaré con mi voto las elecciones del próximo domingo 28 de abril, abogando por la abstención consciente y activa y por el boicot a una "fiesta" de la democracia" aparente que atenta contra la inteligencia.

Salud y libertad

Antonio Muñoz

https://www.youtube.com/watch?v=wg-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Los mercenarios en tiempos del neoliberalismo y la globalización IV

26 April, 2019 - 00:05

Volvemos a la entrevista de Aljazeera para conocer en qué consiste hoy una empresa privada de seguridad.

Prince desvía la preocupación de los asistentes sobre las personas asesinadas hacia la exitosa protección de Blackwater a sus clientes: “hicimos más de cien mil misiones, ninguno de ellos resultó muerto o herido”.

Inmediatamente hay que rechazar ese perverso argumento: ¿la protección de los clientes de Blackwater está por encima de la vida de personas inocentes?

Estas personas estaban en el lugar y hora en la que se produjo la masacre porque vivían en la zona o pasaban por ella y los mercenarios actuaron con total desprecio de la ley y de una conciencia simplemente humana.

Se trata de un cálculo exclusivamente económico: si gano mucho dinero por proteger a ciertas personas gracias al uso de potentes armas de fuego y a otras ventajas como una alta probabilidad de impunidad merced a falsos testimonios, pruebas manipuladas, soborno de testigos, falta de actuación judicial, etc., todo lo demás pasa a ser secundario, lo que incluye las víctimas civiles desarmadas y ajenas a cualquier ataque contra los clientes citados.

Es un argumento falaz decir que los mercenarios defienden la seguridad de sus clientes o que les protegen contra atacantes. ¿Habrían necesitado tal protección de haberse quedado en su casa en Estados Unidos? No tenían ningún derecho a estar en Bagdad, aunque lo tuviesen esto no permite a sus guardaespaldas asesinar a personas inocentes con la excusa de proteger a aquellos.

También introduce un dato que no se refiere al crimen para desviar más lejos la atención de éste: “en menos del uno por ciento de las misiones se abrió fuego”.
Ninguna persona, no digamos los familiares de las víctimas, describiría a la banda como muy agresiva –según dice Prince- sino como asesina recalcitrante.

Añade más confusión con el mismo objetivo: “esto en una época en la que había un montón de violencia en la capital, donde la insurgencia tenía su centro de gravedad”.

Estados Unidos y su coalición fueron hasta Iraq para lanzar una guerra de agresión contra este país, no fue al contrario. Este crimen tuvo la lógica respuesta ajustada a derecho –a pesar de la abismal diferencia de fuerzas- de la defensa de la población.

Afirmar que la insurgencia estaba en la capital es propio de un imbécil. Como Prince no lo es hay que pensar que él considera imbéciles a los egresados de Oxford que le escuchan con educación mientras él se sonríe y les insulta con este tipo de argumentos.

Termina intentando recabar la compasión de la audiencia, claro está que hacia los asesinos, no hacia las víctimas. Ninguna disculpa sale de la boca del león para la gacela, faltaría más:

“y… bueno, 41 de nuestros hombres resultaron muertos en aquella misión.”

Prince tiene todas las ventajas sobre el público, eso sin contar con la protección de sus matones y el acuerdo sobre su seguridad negociado con el productor del programa.

No obstante hay que reconocer que tiene aguante para las puyadas que le lanza Hasan. Tiene respuesta para todo y no baja la guardia mientras aparenta que está tranquilo. Sin embargo, a medida que avanza la entrevista se le van acabando las oportunidades de salir por peteneras.

Es interesante al respecto observar su lenguaje corporal y cómo evoluciona a lo largo de la entrevista. Esto incluye la expresión de su cara cuando habla, el cambio que se produce en ésta en los momentos de mayor tensión; también sus pausas, incluso las más breves, por ejemplo cuando realiza una inspiración antes de responder.

Supongo que es una forma de ganar un segundo de calma y reflexión antes de decir algo delicado. También el movimiento de sus manos y cuando se acomoda en su asiento.

En general se mantiene jovial –no sé con cuánto esfuerzo, quizás por la costumbre, su carácter-, aunque hacia el final acusa el cansancio, lo que también se refleja en su expresión.

Hasan es un entrevistador informado, incisivo y que no da descanso al entrevistado, así que inmediatamente le replica:

“Usted menciona que cumplía las órdenes de Estados Unidos que perdió hombres durante la misión, pero no que mató un montón de gente. Usted habla de porcentajes, hablemos de casos individuales: en 2005 agentes de Blackwater dispararon setenta veces contra un coche particular, lo que llevó al Departamento de Estado a investigar.

En 2006, según papeles filtrados desde el Pentágono, Blackwater disparó indiscriminadamente sobre civiles iraquíes y mató a varias personas, entre éstas un conductor de ambulancia. En 2007 personal de Blackwater mató a 14 civiles en lo que se conoce como la masacre de la plaza Nisour durante el domingo sangriento en Bagdad. Éste es el historial que mucha gente tiene en mente en todo el mundo cuando escuchan la palabra Blackwater.”

Entonces a Prince ya no le queda más respuesta que la mentira. Se diría que miente igual que sus mercenarios disparan, es decir, indiscriminadamente, sin dudar, sin reparos.

“Seguro, pero hicimos cien mil misiones y es fácil sacar algunas cosas fuera de contexto, pero recuerde: había miles y miles de insurgentes intentando activamente (sic) matar americanos, no solamente soldados, sino también diplomáticos”.

Hasan: “Pero sus hombres también mataron a una madre y a su hijo de nueve años cuando iban de visita.”

Prince: “Desgraciadamente los insurgentes no visten uniforme y conducen ambulancias con explosivos…”

Hasan: “Entonces sus hombres no sólo matan insurgentes”.

Prince: “Un coche-bomba no te da mucho tiempo para pensar”.

Hasan: “No había ningún coche-bomba en la plaza Nisour según las declaraciones de los testigos”.

Prince: “En realidad había uno, cinco minutos antes explotaron varios coches-bomba y el convoy de la USAID (la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional destinada –no oficialmente- a promover por todos los medios cambios de gobierno en países no amigos de Estados Unidos) tenía que pasar por un sitio bloqueado por un coche. (…) Habíamos recibido información del Departamento de Estado alertándonos sobre un coche Kia blanco y, desgraciadamente, hay que tomar decisiones en menos de un segundo…”

Hasan: “No había ningún Kia blanco y usted lo sabe, se ha hablado de esto muchas veces, fue un crimen, uno de sus hombres fue juzgado por asesinato en primer grado por matar a esa madre y al niño y otros tres por homicidio, cuatro en total. Esto fue en un juzgado de Estados Unidos, no en un juzgado iraquí.”

Prince: “Es cierto, cuatro veces les juzgaron y por fin a la cuarta les condenaron: en la primera por falta de ética profesional, en la segunda se anuló el veredicto, en la tercera se declaró juico nulo y en la cuarta se trataba de un juzgado del Distrito de Columbia.”

Hasan: “¿Quiere decir que un juzgado del Distrito de Columbia no es válido?”

Prince: “bien… yo diría que un juzgado de pares del Distrito de Columbia no se puede comparar con el resto de juzgados del país” (remarca esta afirmación con gestos y amplias sonrisas).

Durante este intercambio de acusaciones y negaciones el rostro de Prince ha dejado de estar relajado para ponerse tenso, ha hinchado el pecho al coger aire buscando calmarse, su mirada se ha endurecido; sin embargo, con esta respuesta su sonrisa ha vuelto a brillar.

¿Por qué? Esa feliz respuesta está provocada por una deficiencia de ese juzgado muy conocida:

“Se critica frecuentemente al Gran Jurado porque no actúa como un medio eficaz de control del fiscal; como dice el cliché: confirma todo lo que éste decide, es perfectamente capaz de condenar a un bocadillo de jamón si se lo pide el gobierno”.

Cornell Law Review (Revista de Derecho de la Universidad de Cornell), 1995, 80:2, página 263

https://scholarship.law.cornell.edu/clr/

El argumento no puede ser más claro. Únicamente llama la atención que una revista editada por una de las principales universidades de Estados Unidos, que cuenta con 50 premios Nobel asociados y algo más de 4.500 millones de dólares de ingresos en el curso 2018-19, no haya añadido al menos un par de rodajas de tomate al bocadillo.

Once años después de la matanza el New York Times publicó el día 19 de diciembre de 2018 en la sección de política el artículo titulado:

“Blackwater Security Contractor Found Guilty, Again, in Deadly 2007 Iraq Shooting”

(Empleado de Blackwater considerado culpable, de nuevo, del tiroteo mortal de 2007 en Iraq)

“El veredicto es la segunda vez que un jurado federal ha declarado culpable al Sr. Slatten, un ex tirador de élite, en el notorio episodio que enfureció a los americanos por lo que muchos consideraron una misión militar sin una estrategia clara.”

“El juicio contra el Sr. Slatten y otros empleados ha seguido su curso durante una década a través del sistema judicial federal y recorrido tres administraciones, debido a que los funcionarios americanos querían cumplir su promesa a los iraquíes de que llevarían a los responsables de los asesinatos a la justicia.”

“El año pasado un jurado federal de apelación desestimó los veredictos de tres de los empleados y ordenó un nuevo juicio para el Sr. Slatten. Éste concluyó sin acuerdo del jurado tras 16 días de deliberaciones y el juez Royce C. Lamberth, del Distrito de Columbia, declaró nulo el juicio”

“El miércoles por la mañana un jurado le declaró culpable de asesinato en primer grado, lo que significa obligatoriamente prisión perpetua.”

“Los fiscales dijeron que el Sr. Slatten realizó los primeros disparos, sin mediar provocación, hacia la multitud que estaba en la plaza (Nisour). Formaba parte del convoy de 19 empleados en cuatro vehículos blindados.”

“Estos casos son especialmente difíciles de probar dadas las deficiencias de nuestras leyes así como el lugar del crimen y los testigos”.

“La fecha de la sentencia no se ha dictado.”

https://www.nytimes.com/2018/12/19/...

Cuando los crímenes salen a la luz -a veces tardan años- aún pueden pasar muchos más hasta que se dicta una condena. Después, como se ha visto, hay que fijar la fecha. Entre tanto intervienen los abogados espabilados, bien relacionados, conocedores de esas deficiencias.

Trabajarán –por una prima acorde al resultado de sus logros- para conseguir la libertad o una reducción de condena de su cliente mediante maniobras diversas como un estado de enajenación debido a la presión en un entorno bélico, debilidad o inconsistencia de las declaraciones de los testigos, la incapacidad de investigar y probar alguna cuestión por el paso del tiempo…

Fuente de la imagen: https://www.wired.com/2009/08/black...

Ver también:

Los mercenarios en tiempos del neoliberalismo y la globalización I

Los mercenarios en tiempos del neoliberalismo y la globalización II

Los mercenarios en tiempos del neoliberalismo y la globalización III

Categorías: Tortuga Antimilitar

Reconocimiento a las víctimas de abusos policiales

26 April, 2019 - 00:00

Las personas que suscribimos este documento, plurales en lo político pero todas ellas víctimas o familiares de víctimas del terrorismo asesinadas por ETA o grupos afines, queremos manifestar a la opinión pública que consideramos un error político y humano grave no querer reconocer a las víctimas de abusos policiales y de grupos de extrema derecha.

Este reconocimiento que reclamamos no supone caer en un interesado totum revolutum, ni referirnos de manera genérica a las «víctimas del conflicto político que sufre nuestro pueblo». Tenemos muy claro que esa lectura interesada solo conviene a quienes más responsabilidad tienen en todo el sufrimiento que hemos vivido, a los que persiguen la impunidad judicial o histórica.

Para nosotras, reconocer a las víctimas de abusos policiales y grupos de extrema derecha no significa blanquear, equiparar, ni legitimar nada con relación a nuestros atentados o al asesinato de nuestros familiares. Solo implica reconocer que esas víctimas también tienen derecho a la verdad, la justicia, la reparación y la memoria. Y con su reconocimiento no vemos mancillado ni el honor ni la memoria de nuestros familiares asesinados por los terroristas de ETA o grupos afines.

Constatamos que desde distintos sectores sociales y políticos se trata de minimizar -cuando no de invisibilizar- a las víctimas de abusos policiales o de grupos de extrema derecha, argumentando que sus muertes se debieron a fallos o atropellos dentro de la obligada respuesta de la sociedad a la agresión recibida. Somos conscientes de que nuestros procesos de victimación fueron radicalmente distintos a los de estas personas, que nuestros atentados o el asesinato de nuestros familiares fueron una deliberada estrategia de aniquilamiento del diferente con el apoyo de una parte muy importante de nuestra sociedad, pero no podemos admitir que en el caso de las víctimas de abusos policiales y de grupos de extrema derecha se menosprecien actos irreversibles contra la vida y la dignidad humana. Creemos que admitir ese menosprecio daña la legitimidad del Estado democrático de Derecho y el tejido moral de nuestra sociedad.

Por eso, afirmamos que el reconocimiento de los derechos de estas víctimas debería ser un sentimiento pre-político, por encima de siglas, banderas u opciones políticas concretas.

Firmantes

Mari Jose Agirre Larraona, Carlota Arguimberri Zuloaga, Jaime Arrese Araolaza, Nerea Barrios Cuevas, Sara Buesa Rodríguez, Esther Cabezudo Martínez, Guillermina Cabré Baldellou, Marc Cabré Baldellou, Marta Cabré Baldellou, Rosa María Cabré Baldellou, Sandra Carrasco Romero, Bárbara Dührkop, Josu Elespe Pelaz, Patxi Elola Azpeitia, Jesús Fructuoso Gómez, Iñaki García Arrizabalaga, Fernando Garrido Velasco, José Miguel Gómez Elósegui, Nagore González Berrio, Mari Carmen Hernández Sánchez, María Jauregi Lasa, Andoitz Korta Zearreta, Ibai Korta Zearreta, Gorka Landaburu Illarramendi, Maixabel Lasa Iturrioz, Rosa Lluch Bramon, Robert Manrique Ripoll, Belén Mentxaka Lejona, Dori Monasterio Burgos, Alberto Muñagorri Berdasco, Ainara Olaciregui Villarta, Ainhoa Pedrosa Hernández, Gabriel Portell Torres, Arantza Puelles García, Iván Ramos Torrano, Rosa Rodero Palacios, Carmen Torres Ripa. Abel Uceda Vázquez, Jordi Valls Olivé, Luis Mari Vega Castresana, Silvia Vidal Pinar, Naiara Zamarreño Fernández, Pilar Zubiarrain Lasa.

Fuente: https://vientosur.info/spip.php?art...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Modelo para alegar ante multas por Objeción Fiscal al Gasto Militar

25 April, 2019 - 00:05

Como saben gran parte de personas objetoras fiscales al gasto militar en el territorio administrado tributariamente por el Ministerio de Hacienda (no ocurre lo mismo en las haciendas autonómicas de Euskadi y Navarra), este año la Agencia Tributaria española ha intensificado la revisión de declaraciones de IRPF. El resultado de este cambio de orientación es que ha aumentado el número de revisiones a las declaraciones con Objeción Fiscal al Gasto Militar y se han impuesto algunas sanciones a causa de ello.

Sobre ello, para estar correctamente informadas, conviene tener presente que la cuantía de dichas sanciones es de la mitad de la cantidad objetada (con bonificaciones de casi un 50% por pronto pago). Pero, y es lo más importante, son recurribles y es posible que sean retiradas. En breve os informaremos más detalladamente sobre ello.

En un texto anterior, desde Tortuga os recordábamos que este hecho no debe hacernos desistir de seguir realizando cada año nuestra Objeción Fiscal: "Es esencial que el gasto militar desaparezca si queremos construir un mundo decente: la Objeción Fiscal al Gasto Militar es tan necesaria como siempre. Frente a la persecución estatal hacia las personas que delatan el gasto militar, debemos recordar que esta es una campaña de desobediencia civil y, por lo tanto, pública y colaborativa".

También os recordábamos la iniciativa de la Asamblea Antimilitarista de Madrid para poder dar una respuesta conjunta a quienes, en defensa del militarismo y el gasto militar, están tratando de amedrentar a las personas objetoras: http://www.antimilitaristasmadrid.o...

Hoy, además, para quienes están en el caso de enfrentar una sanción de la Agencia Tributaria, compartimos el estupendo modelo de alegaciones que nos han hecho llegar las compañeras y compañeros juristas de la comisión legal 15M de Madrid: Legalsol.

Dicho recurso, que observamos muy completo y bien redactado, entre otras cosas, se apoya en sentencias en las que los tribunales han dado la razón a las personas demandantes. Si os encontráis en el caso de querer recurrir una de estas multas, podéis descargar el modelo de alegaciones aquí:

Más sobre Objeción Fiscal al Gasto Militar

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Qué ocurre cuando se nos designa como presidentas o vocales de una mesa electoral? El régimen jurídico de las mesas electorales

25 April, 2019 - 00:00

¿En qué circunstancias me pueden convocar a participar en una mesa electoral? ¿Qué alegaciones de descargo puedo realizar para no comparecer? ¿Cuáles son las consecuencias del ejercicio de la objeción de conciencia?

Daniel Amelang
Silvia Beltrán
Abogadas de Red Jurídica

¿Cómo se elige una mesa electoral? ¿Es necesario acudir si se me designa como Presidenta o Vocal? ¿Existen motivos para eximirme? ¿Qué ocurre si no comparezco el día de la citación? Estas posiblemente sean algunas de las preguntas más recurrentes a lo largo de los procesos electorales que se avecinan en los próximos meses. Para tratar de resolver estas dudas, vamos a facilitar algunas nociones básicas sobre el proceso apoyándonos en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG).

Selección de la mesa electoral a través de un sorteo público (Artículo 26 de la LOREG)

La competencia para las mesas electorales pertenece a los Ayuntamientos y ésta se realiza bajo la supervisión de las Juntas Electorales de Zona.

En el sorteo para la constitución de la mesa electoral entran todas las personas censadas en cada municipio entre 18 y 70 años de edad que sepan leer y escribir. En este sorteo se nombrará a una Presidenta y dos Vocales y a dos suplentes para cada uno de los miembros de la mesa. La Presidenta deberá tener, como mínimo, el título de Bachiller, Formación Profesional de segundo Grado o subsidiariamente el de Graduado Escolar o Equivalente.

Notificación del nombramiento y actuaciones que podrán llevar a cabo las personas designadas (Artículo 27 de la LOREG)

La designación como Presidenta o Vocal de las Mesas electorales debe ser notificada a los interesados en un plazo de tres días desde la celebración del sorteo a través de carta certificada. Junto a la notificación se le debe entregar un manual de instrucciones sobre sus funciones.

Por su parte, las personas designadas como Presidenta o Vocal de las Mesas ante el nombramiento tienen tres opciones:

1) Cumplir con la obligación que conlleva la designación del cargo

2) Presentar alegaciones para eximirse de la designación.

3) Declararse insumiso, no concurriendo, o no desempeñando sus funciones o incluso abandonando sin causas legitima y sin justificación las obligaciones del cargo.

Veamos qué ocurre en las dos últimas opciones que pueden acarrearnos mayores inconvenientes en caso de no actuar con la debida diligencia:

Presentar alegaciones a la Junta Electoral de Zona para eximirse de la designación del cargo

Las personas designadas en sorteo como Presidenta o Vocal de la Mesa electoral disponen de un plazo de 7 días para alegar una causa justificada que les exima de la aceptación del cargo.

La decisión sobre la admisión del motivo de exención le pertenece a la Junta Electoral de Zona y ésta deberá resolver motivadamente en un periodo de 5 días sobre el rechazo o la admisión de la eximente. Dicha resolución no será recurrible en vía administrativa.

Veamos algunos ejemplos de causas familiares, personales y profesionales que podríamos alegar como motivo de exención:

Declararse insumiso no concurriendo o no desempeñando sus funciones o incluso abandonando sin causas legitima y sin justificación las obligaciones del cargo

Para aquellas que no comparezcan a la mesa electoral habiendo sido designado como Presidenta o Vocal, no desempeñen las funciones derivadas del cargo o las abandonen sin justa causas podrán ser castigadas con penas de prisión de tres meses a un año de prisión o multa de seis a veinticuatro meses.

Esto se regula en el artículo 143 de la Ley del Régimen Electoral (“el Presidente y los Vocales de las Mesas Electorales así como sus respectivos suplentes que dejen de concurrir o desempeñar sus funciones, las abandonen sin causa legítima o incumplan sin causa justificada las obligaciones de excusa o aviso previo que les impone esta Ley, incurrirán en la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses”).

Cualquier persona que, en consecuencia, se niegue a comparecer a la mesa electoral a la que se le ha convocado, en principio, asume que ésta será la pena que se le imponga. Éste fue el caso de Vicent Soriano, condenado al pago de una multa de 900 euros en Valencia y el de Nuria Zurita, condenada en Plasencia al pago de 270 euros.

Sin embargo, el Derecho no son matemáticas, se encuentra sujeto a interpretaciones variadas. Por ejemplo, hace más de dos años la Junta Electoral de Zona de O Barco de Valdeorras (Ourense) aceptó la alegación de objeción de conciencia de una vecina que, disconforme con su designación como suplente en la mesa, presentó alegaciones con los motivos que, según su criterio, le impedían aceptar el cargo.

En su carta, que se puede leer íntegra aquí, se definía como “una persona que no cree en este sistema y que no quiere participar en él pueda hacerlo y no esté cometiendo un delito por ello”. Esto se debe a que se considera “una persona partidaria de la democracia y, por tanto, de la política que hacemos entre iguales… Por ello, no puedo dejar de estar en desacuerdo con el actual sistema político y electoral, no puedo dejar de ver a los políticos profesionales como usurpadores de la soberanía popular”. En consecuencia, se negó a participar en algo “que asfixia alguna de las expresiones más privadas y profundas de mi humanidad: mi conciencia y mi libertad”. Las alegaciones concluyen de la siguiente manera: “si considerara que vivimos en un sistema digno con imperfecciones subsanables, no dudaría en participar en el él y aportar mi granito de arena en mejorarlo, continúa, pero no es este el caso. La corrupción del sistema no afecta a sus accidentes, sino a su misma esencia; es decir, es intrínseca a él”.

Sorprendentemente, la Junta Electoral de Zona admitió dicha excusa “por estar debidamente justificada” y la dispensó de su obligación, por lo que “no tendrá que desempeñar el citado cargo, quedando liberada de comparecer” el día de las elecciones.

No obstante, esto no es – en absoluto – lo habitual, por lo que recomendamos que cualquier persona que desee ejercer su objeción de conciencia lo haga con pleno conocimiento de las posibles consecuencias a las que se enfrenta. Para ello, recomendamos leerla Guía de la Objeción de Conciencia elaborada por el Grupo Tortuga, que proviene del MOC, el movimiento de objetoras de conciencia al servicio militar obligatorio que dos décadas después del primer insumiso consiguieron su objetivo.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/conqu...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Frase del Quijote

25 April, 2019 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Desaprendre la guerra

24 April, 2019 - 00:00

Quan parlem d'educar per a una Cultura de Pau hem de tenir present certs principis en els nostres continguts i blocs temàtics, com són: els drets humans; la prevenció dels conflictes per mitjans pacífics; la lluita contra l'exclusió i la pobresa; la defensa del pluralisme i el diàleg intercultural.

Per educar per a una cultura de pau també ens referim al que en el seu moment la UNESCO va promulgar: “ja que les guerres naixen en la ment de les persones, és en la ment de les persones on han d'erigir-se els valors de la pau”.

Han passat més de setanta anys, i tal afirmació no pot estar més d'actualitat; ja que, ens agrade o no, continuem vivint en la tristament cita romana “Si vis pacem, para bellum” (si vols la pau, prepara't per a la guerra). La realitat demostra que segles de preparació per a la guerra no han aconseguit la pau. Per què? Com a comunitat educativa, estaria bé fer-nos aquesta pregunta; ja que educar per a la pau també requereix d'una educació per a la crítica i per a la responsabilitat.

Des de la Campanya Desmilitaritzem l'Educació, moviment que reuneix més de 60 entitats del món educatiu, sindical, veïnal i social valencià, creiem que l'educació per a la pau és educar per a desaprendre les guerres i tot tipus de violències. No obstant açò, la representació d'ambdues es dóna cada vegada en més mitjans, entre ells els llibres de text. A través d'ells, es transmeten discursos i imatges que preparen les nostres ments per a la normalització de les violències. Sobretot, de la violència cultural, aquella que pretén, la destrucció, la negació i ocultament de la diversitat. Aquella que educa per a la desconfiança i por enfront del que és diferent i que, legitima les violències directes (agressions, guerres, violència de gènere, etc.); i les violències estructurals (comerç desigual, la fam, la misèria, el colonialisme).

Per aquest motiu, et demanem la teua valuosa col·laboració, com a educador o educadora per la pau, perquè ens faces arribar textos, imatges, cites i comentaris que trobes en els llibres de text d'inicial, primària, secundària i batxillerat que representen una apologia, una banalització o una normalització de la violència i el militarisme (per exemple descrivint el fet bèl·lic o les maquinàries de guerra sense informar dels seus efectes o conseqüències sobre la població civil o les societats).

També et proposem que participes en la nostra campanya de Twitter, publicant tuits amb fotos d'aquests textos i imatges amb l'etiqueta #Desaprendrelaguerra.

Precisament, des de la campanya venim denunciant que els valors que transmeten les institucions militars com l'obediència, la disciplina, el patriarcat, l'androcentrisme i especialment el recurs a la violència com a mètode per a la resolució dels conflictes, contradiuen els valors de pau i diàleg que han de nodrir l'educació dels i les estudiants.

La informació que ens proporciones serà estudiada i organitzada per a després dirigir-nos a les editorials corresponents i sol·licitar la seua revisió en noves edicions.

Si ho consideres adequat, planteja-ho al teu alumnat com a possible col·laborador. Despertar aquesta actitud d'investigació en un tema així pot servir de mitjà de sensibilització perquè els valors de la pau s'erigisquen en la ment del nostre alumnat i que li porte a forjar relacions humanes capaces de fer les paus. Sí, “paus” com a tantes formes de cura i cultura tenim els éssers humans entre nosaltres mateixos i la naturalesa. L'escola, precisament, és el lloc ideal per a entendre'ns com una comunitat en la qual totes i tots som interlocutors vàlids per a cuidar-nos, per a construir una societat de pau, i que la violència i la guerra no siguen opció.

Campanya “Desmilitaritzem l'Educació”

Font: https://lesarmesnoeduquen.wordpress...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Errico Malatesta

23 April, 2019 - 20:38

Habituar al pueblo a delegar en otros la conquista y la defensa de sus derechos es el modo más seguro de dejar vía libre al capricho de los gobernantes.

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Por qué nos autoinculpamos con ‘los Jordis'?

23 April, 2019 - 20:28

Dice Jaume Plensa que la madrileña Plaza de Colón es «un espacio público donde para solucionar un problema creas otro». Una metáfora de España. En la Fiesta Nacional de 2001, el Aznarato plantó allí la bandera rojigualda más grande del mundo: 294 m² de tela flamean en el mástil de 50 metros; visible desde la sede del Partido Popular en la calle Génova. Apropiacionismo patriótico: hace 18 años el PP anticipó los balcones rojigualdos: convirtió la plaza en el suyo.

Las pasadas navidades, Plensa (Premio Velázquez de las Artes en 2013) instaló en la Plaza de Colón una escultura blanca de 12 metros de altura. Dice que esa cabeza de una muchacha llamada Julia «está dirigida al corazón de nuestro ser […] Es un espejo poético y virtual en el que cada uno pueda verse reflejado en sus preguntas más íntimas, provocando un instante de reflexión personal e íntimo».

Julia nos interpela: cuestiona mitos enfrentados. Ignora la estatua del Colón (1892), descubridor y gobernador de las Américas, que acabó desplazado a una rotonda de la Castellana. En la Transición, la epopeya colonial (y masculina) de la Hispanidad dejó espacio a tres bloques de hormigón y dimensiones continentales, que representan un encuentro cultural de magnitudes colosales y que Joaquín Vaquero Turcios culminó en 1977. El PP plantó «su» bandera en los jardines diseñados por este artista total, que también realizó el monumento a Francesc Macià en la barcelonesa Plaza de Cataluña. Eran tiempos más inciertos y convulsos que los actuales y, sin embargo, reivindicar memorias históricas diversas no constituía una ofensa intolerable para los desafectos.

Finalmente, un banderón (único y pretendidamente hegemónico) quiso cubrir el cielo con los colores patrios. Pero ese paño al viento arroja más sombras que luces. Faltaba (sigue faltando) una revisión a fondo de las (in)culturas políticas y nacionalistas. Para solucionar un problema, creamos otro.

La FAES invocó espuriamente el patriotismo constitucional habermasiano para convertirlo en puro exhibicionismo de quien tiene la bandera más grande. La llamada de Jünger Habermas a que cada generación relea el texto constitucional, actualizando sus principios, se transformó en una guerra de símbolos. Se arrogan legitimidad exclusiva para ocupar el espacio público y desalojar de él a sus oponentes. El que esté libre de culpa, que ice la primera bandera. Pero que no cuente con Julia. Ni con nosotros.

Harta de trifulcas sobre telas y lazos, una adolescente aporta «ternura y silencio», susurra Plensa. Con los ojos cerrados imagina un futuro que obvia el pendón del PP. No jura bandera ni abjura de ella. Le da la espalda. La convierte en pasado o trasfondo inocuo. Sabe que enardece, pero no alimenta las bocas. Desafía su prepotencia y desmesura.

La epopeya de Julia es íntima y cotidiana; soberana, desnuda y sin uniforme. Y nos ha dado por pensar que representa la insumisión, que acabó con el servicio militar obligatorio en los 90. Julia tiene por patria Can Serra: el barrio de Hospitalet donde en 1975 algunos antimilitaristas realizaron un Servicio Social autogestionado en «el frente del barrio» (construyeron la casa de la asociación de vecinos) o el «frente de la mujer» (alfabetizaron y cuidaron niños y ancianos). Procedentes de varias regiones de España, su ejemplo cundió en otras ciudades. Exigieron que el Generalato les reconociese que ya habían hecho la mili y que legislase una prestación social. Algo que los sucesivos gobiernos fueron incapaces de implantar. Veinte años después decenas de miles de objetores e insumisos derribaron la mili, forzando una apresurada profesionalización de las FAS.

Casi treinta ciudadanos de a pie hemos celebrado las tres décadas de soberanía innegociable que han transcurrido desde que en febrero de 1989 surgieran los primeros insumisos. Siguiendo a quienes se auto-inculparon con ellos, entendemos que «el enjuiciamiento de los Jordis [Cuixart y Sánchez] encubre la criminalización de la disidencia política […] llevar a juicio a quienes se han manifestado pacíficamente en pro de un objetivo político lamina los fundamentos de nuestra democracia» Las comillas recogen el texto de nuestro escrito de autoinculpación con los dirigentes de Omniùm y la ANC ante el juez en Madrid el 26 de marzo de 2019.

Nos auto-inculpamos sin estar «necesariamente de acuerdo con los fines políticos de las movilizaciones del 1 de octubre en Cataluña. No obstante, entendemos que esta movilización social responde a un legítimo ejercicio de Derechos Fundamentales recogidos en nuestra Constitución: entre otros, el derecho de asociación, de reunión y manifestación y la libertad ideológica y de pensamiento, libertad que abarca, ciertamente, el derecho a expresar y difundir dicha ideología y pensamientos».

La defensa de las libertades no se ejercita firmando manifiestos, sino transformándolos en apoyo y compromiso personales; especialmente, con quienes no comparten el mismo proyecto político. Pero tenemos claro que la auto-convocatoria de la sociedad civil catalana en torno al 1 de octubre fue un acto masivo de desobediencia civil no-violenta. Y la suscribimos como herramienta legítima de transformación social.

Por ello «nos proclamamos corresponsables de los hechos e imputaciones que pesan sobre D. Jordi Sànchez y D. Jordi Cuixart y nos auto-inculpamos de los mismos […] en defensa y solidaridad de la democracia que se ve cuestionada con esta acusación injusta».

Admiramos la autoorganización del tejido social catalán para proveerse de urnas y papeletas y hacerse oír. La respuesta a esa muestra masiva de coraje y civismo no puede ser nunca la represión. Como las feministas, sentimos que quien agrede a una de nosotras nos agrede a todas. «En consecuencia, si la Justicia desea depurar responsabilidades penales por el ejercicio de Derechos Fundamentales, solicitamos que valore la apertura de una causa penal contra nosotros y nosotras».

A los trabajadores de la cultura y la educación, mayoritarios entre nosotros, nos llena de orgullo y alegría vernos acompañados por Pepe Beunza, el primer objetor insumiso al franquismo, y Ovidio Bustillo, fundador de Can Serra. También se autoinculpan algunos premios nacionales de literatura, escritores y creadores culturales, periodistas y activistas sin edad… hasta sumar 29 autodenuncias.

«Debemos volver a desobedecer ante lo que no es justo. E invitamos a la ciudadanía a participar en otras autoinculpaciones colectivas, con los encausados y los planteamientos que les sean más afines. Esperamos, como logramos hace treinta años, modificar la concepción de lo que es justo y posible. Es preciso recordar, periódicamente, que tenemos derecho a decir no».

Como escribió José Agustín Goytisolo y cantó Paco Ibáñez a una Julia que era a la vez la madre y la hija del poeta:

Tu destino está en los demás
tu futuro es tu propia vida
tu dignidad es la de todos.
Otros esperan que resistas
que les ayude tu alegría
tu canción entre sus canciones

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas