News aggregator


Vencer los miedos

Tortuga Antimilitar - 8 February, 2021 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

Indignación en Chile: Un carabinero disparó y mató a un malabarista que se negó a un control policial

Tortuga Antimilitar - 7 February, 2021 - 18:12

Un nuevo acto de posible brutalidad policial indignaba el viernes a Chile cuando circuló un video que se viralizó en redes sociales y mostraba a un policía disparando a sangre fría a un joven malabarista que no quiso someterse a un control policial. Los hechos, ocurridos en el sur del país, están siendo investigados por la fiscalía.

El joven, que trabajaba como artista callejero en una esquina de la ciudad ubicada a 825 kilómetros al sur de Santiago, se habría resistido a un control de identidad realizado por dos carabineros que patrullaban la zona. En un video ampliamente difundido por redes sociales, se aprecia cómo el joven es abordado por los policías que ya tenían su arma de servicio desenfundada.

Mientras discutían, según se puede ver en la grabación, uno de los oficiales realizó dos disparos, a lo que el malabarista arremetió en su contra siendo abatido en medio de la calle.

Decenas de personas reaccionaron cortando calles y enfrentando al personal policial, que fue apoyado con un despliegue de Fuerzas Especiales para contener a la multitud.

“La Fiscalía de #Panguipulli realiza a esta hora diligencias de investigación con la Brigada de Homicidios y el Laboratorio de Criminalística de la PDI por la muerte de un joven como consecuencia del disparo de un carabinero en el centro de esta comuna de la #RegiónDeLosRíos” tuiteó la fiscalía de la región donde ocurrieron los hechos, en el concurrido centro de la pequeña localidad.

Las reacciones en redes sociales y en la calle, donde una periodista de AP presenció como los transeúntes gritaban “¡asesinos!” a la policía en relación a los hechos ocurridos en la tarde, no se hicieron esperar.

“Es inaceptable que un carabinero mate a quemarropa y de cinco balazos a un malabarista callejero. Cómo no va a existir un protocolo de las fuerzas policiales del Estado de #Chile que evite que estas situaciones terminen con un muerto? #Panguipulli”, tuiteó Rene Naranjo, candidato a Constituyente y una de las 155 personas que escribiría la Nueva Constitución del país tras el plebiscito de octubre que determinó sustituir la Carta Magna de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

“Terribles las imágenes de Panguipulli. El manejo de armas de la policía a quien se le concede el monopolio en el uso de la fuerza deber ser con criterio y como último recurso”, tuiteó el abogado y conocido ex fiscal Carlos Gajardo.

“Disparar a quemarropa a persona desarmada: Homicidio en cualquier parte del mundo. Que no nos vengan con cuentos. #Panguipulli”, tuiteó el candidato a concejal en una comuna de Santiago, Rodrigo Salinas.

“Sobre las informaciones de #Panguipulli queremos insistir en coberturas éticas. No fue confuso incidente ni enfrentamiento. Un Joven trabajador malabarista fue asesinado por Carabineros. Los medios deben procurar rigurosidad frente a hechos que conmocionan la opinión pública”, tuiteó de su lado el Colegio de Periodistas de Chile.

La brutalidad policial volvió a salir a flote en Chile tras las violaciones de derechos humanos ocurridas en el estallido del 18 de octubre de 2019, que dejaron más de 450 víctimas de trauma ocular, más de 31 fallecidos y más de 4.000 denuncias por vulneración a los derechos humanos, que incluyen violaciones, amenazas, torturas, uso excesivo de la fuerza, desnudamientos y otros.

El hecho podría reactivar los actos de violencia contra la policía, como ocurrió ante el último hecho similar, que acabó con un policía en prisión acusado de tirar a un joven por un puente de casi 7 metros de altura y desató una dura ola de violencia en el país.

Esta semana el Instituto Nacional de Derechos Humanos, que documentó esos hechos catalogados como las más graves “violaciones de derechos humanos desde el regreso de la democracia” afirmó que el país está más cerca de la “impunidad” que de “la verdad y la justicia” tras el lento actuar de la justicia cuando ha transcurrido más de un año y medio de algunos de estos sucesos y casi no existen condenas.

(Con información de EFE y AP)

Fuente: https://www.infobae.com/america/ame...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Un superviviente de El Tarajal cuenta por primera vez lo que vivió

Tortuga Antimilitar - 7 February, 2021 - 00:01

COMISIÓN ESPAÑOLA DE AYUDA AL REFUGIADO

Hervé tenía 22 años cuando el 6 de febrero de 2014 trató de alcanzar el sueño de llegar a Europa a través de la playa de El Tarajal en Ceuta. Aunque lo había intentado muchas otras veces, lo que sucedió esa mañana es inolvidable para este joven camerunés.

Aunque no sabía nadar, fue uno de los primeros entre un grupo de alrededor de 200 personas que se lanzó a nadar para superar el espigón que separa el territorio marroquí del español. “Cuando nos hemos lanzado al agua el policía que estaba abajo ha comenzado a lanzar gas lacrimógeno que ha comenzado a hacer espuma en el agua y ha ahogado a muchos de mis acompañantes”, relata sobre lo sucedido esa mañana. Después llegarían los disparos de pelotas de goma “a metro y medio” y los golpes con palos desde la zodiac de la Guardia Civil.

Tras intentar alcanzar la valla cerca de 50 veces logró llegar a Tarifa en una zodiac en abril de 2015. En la actualidad cuenta con el apoyo de CEAR, con quien ha presentado una solicitud de asilo. Su caso está pendiente de resolución. Cuatro 4 años después, cuenta su historia como homenaje a sus amigos que perdieron la vida aquella trágica mañana.

Desde CEAR agotaremos todas las vías para que las personas que perdieron la vida en El Tarajal y sus familiares obtengan justicia. Además, no descansaremos hasta que se prohíban de una vez las devoluciones en caliente, ya que es el único modo de que tragedias como ésta no vuelvan a producirse nunca. Firma para acabar con las devoluciones ilegales: https://www.cear.es/firma-contra-de...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El Padre Apeles, de polemista de televisión a capitán del Ejército de Tierra

Tortuga Antimilitar - 7 February, 2021 - 00:00

EP

Es imposible pensar en la televisión de los años 90 y principios de los 2000 y no recordar a los personajes que rodeaban a Xavier Sardá en 'Crónicas marcianas'. Caras inolvidables que pasarán a la historia de la pequeña pantalla, como Galindo, Pozí, Carmen de Mairena, Carlos Jesús, Mocito Feliz o el Padre Apeles, responsables de tantas y tantas risas de millones de españoles a horas intempestivas.

Una época dorada de la televisión que, años después, todavía seguimos recordando con una sonrisa, aunque muchos de sus protagonistas o ya no están entre nosotros o se han retirado de la vida pública, manteniendo una existencia tranquila en el anonimato.

El Padre Apeles es un buen ejemplo. Y es que, a pesar de tratarse de uno de los colaboradores más polémicos de aquella época, y protagonizar sonados escándalos tanto de índole amorosa - inolvidable su "romance" con Yola Berrocal - José (su verdadero nombre) se ha reinventado y ahora tiene una profesión que nada tiene que ver con lo que un día fue.

Tal y como informa la web Vertele, el Padre Apeles, hasta ahora teniente en la reserva del Ejército de Tierra ha sido ahora ascendido a capitán. Es decir, que si nuestro país entrase en guerra y fuese preciso aumentar el personal militar, el expolemista sería de los primeros que guiaría los ejércitos españoles gracias a su recién adquirido rango.

Como señala Voz Pópuli, el Boletín Oficial de Defensa anuncia que se promueve a capitán a José Apeles Santolaria de Puey y Cruells en su condición de reservista del Ejército de Tierra, adscrito a la Subdelegación de Tenerife. Pero que no cunda el pánico, ya que como se explica en el propio Boletín, este ascenso es automático y corresponde únicamente a la antigüedad en la reserva del polemista.

Diario Información

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ecologistas en Acción rechaza la instalación en Córdoba de la base logística militar

antimilitaristas.org - 7 February, 2021 - 00:00

Descargar documento de Ecologistas en Acción (PDF):

Ecologistas en acción, como colectivo que lucha por la conservación y la defensa de la vida en toda su diversidad y uniéndose a los anhelos de paz de gran parte de la ciudadanía cordobesa, rechaza la instalación de la base logística del ejército de tierra por ser incompatible con dichos anhelos de paz y de defensa de la vida y por el deterioro en la seguridad y los impactos negativos sobre la ciudad que puede provocar.

Ecologistas en acción, como colectivo que lucha por la defensa de la naturaleza desde la búsqueda de la justicia social y ambiental mediante la no-violencia, muestra su rechazo a la instalación en Córdoba de la base logística del ejército de tierra por ser una infraestructura al servicio de la lógica militarista, una lógica “basada en la imposición por la fuerza de los intereses de las grandes potencias económicas y con mayor capacidad de armar a sus ejércitos por encima de los intereses de los más débiles y de la ciudadanía en general”.

Ningún ejercito defiende la paz y aunque ahora nos hablen eufemísticamente de “intervenciones humanitarias”, la realidad es que, según estimaciones conservadoras, “las guerras han provocado la muerte de más de 100 millones de personas desde 1914”. Además, actualmente, “entre el 80% y el 90% de los fallecidos en conflictos bélicos son personas desarmadas”.

Ecologistas en acción considera inasumible para la ciudadanía cordobesa el riesgo que supondría la instalación de la base logística del ejército de tierra al convertirse la misma en “posible objetivo de atentados terroristas o incluso, en caso de guerra, convertirse en objetivo militar”. Igualmente, la ubicación de la base en Córdoba supondría “un aumento de la circulación de mercancías peligrosas por las vías de comunicación circundantes a la ciudad con el consiguiente peligro asociado”.

Por otra parte añaden que “basar un modelo de ciudad en la cooperación entre ejército, industria y Universidad supone poner el futuro de Córdoba en manos de una industria que no valora las consecuencias humanitarias que provoca”. Una industria que necesita “de las exportaciones para ser viable económicamente, llegando a exportar en 2019 material militar por valor de 4042 millones de euros, convirtiendo a España en el sexto país exportador a nivel mundial”.

Según ecologistas ecologistas, estas exportaciones suponen en muchos casos una violación de los derechos humanos ya que son vendidas a países en conflicto como Arabia Saudita “sin control sobre su posible uso”. Todo lo contrario a una ciudad que “por su historia debe ser modelo en el diálogo entre culturas”.

Además, la colaboración entre la industria militar y el ejercito “se verá materializada durante el próximo año en la práctica en los 3018 millones de euros que el estado español dedicará en sus presupuestos de 2021 al desarrollo y la adquisición de nuevo armamento sofisticado” (los llamados Programas Especiales de Armamento). Del mismo modo para ecologistas todo esto supone un despilfarro de dinero “cuando estamos afrontando una crisis sanitaria sin precedentes y más necesario sería destinarlo a reforzar la sanidad pública”. Un dinero que “invertido en sanidad, educación o transporte público crearía más puestos de trabajo que invertido en la industria militar”.

Ecologistas en Acción Córdoba plantea que la Base y Campo de Maniobras y Tiro de Cerro Muriano y del Polvorín del Vacar pone de manifiesto “la incompatibilidad de las infraestructuras militares con la defensa de la naturaleza y la seguridad de la ciudadanía”. En concreto, ha sido “fuente frecuente de conatos e incendios en verano, llegando a quemar 4100 hectáreas en 2007 en el peor suceso provocado por esta instalación, pero no el único”.

Por último desde Ecologistas en acción “apostamos por un modelo de ciudad sostenible que en armonía con la naturaleza y desde la cultura de la paz haga posible la justicia social y ambiental, libre de servidumbres militares”.

Fuente: https://paradigmamedia.org/ecologis...

Categorías: antimilitar

Doce policías son detenidos por la matanza de 19 migrantes en la frontera mexicana

Tortuga Antimilitar - 6 February, 2021 - 00:00

Borja Rama
Corresponsal en Ciudad de México

Irving Barrios, Fiscal General de Justicia de Tamaulipas, volvía a dar la orden del arresto sobre 12 policías acusados de participar en el asesinato de 19 posibles migrantes hace trece días. La matanza se produjo en el municipio de Camargo, pegado a Estados Unidos y perteneciente a Tamaulipas, el único estado mexicano en la frontera al que Estados Unidos aconseja no viajar.

Los cuerpos quemados amontonados en dos pick ups con heridas de bala y en su mayoría calcinados parecen ser migrantes que provenían en su mayoría de Guatemala y El Salvador. El fiscal no ha otorgado información sobre la posible participación activa o no de los policías. Por lo visto, otra camioneta logró adentrarse en Estado Unidos y el fiscal ha comunicado que «en alguno de los vehículos iban sujetos armados que daban protección al mencionado grupo». Dos mexicanos, un traficante de migrantes y un guatemalteco se encuentran entre los fallecidos. Ciudadanos de países centroamericanos, en su mayoría guatemaltecos, han solicitado pruebas de ADN para verificar o no que alguno de los muertos pertenezca a su familia.

Olga Sánchez, la ministra de Gobernación de México, avanzó en la jornada previa que se «investigaría si existe responsabilidad de los funcionarios públicos en el caso de los 19 migrantes calcinados». No es la única masacre a la que se enfrenta la zona, que curiosamente no se encuentra en los primeros puestos de asesinatos. A principios de 2019 se localizaron 21 cuerpos, en su mayoría calcinados en el que «todo indicaba que fue un enfrentamiento entre dos grupos», declaró en su momento López Obrador.

Según informa la BBC, la proclamada como Frontera Chica se le considera una «zona de silencio» por los periodistas, distanciados a cientos de kilómetros, con muchas de las noticias sacadas a la luz gracias a las redes sociales por la cantidad de medios locales que se niegan a publicar noticias que impliquen violencia. La propia ONU intervino en 2010 implorando la «búsqueda de verdad, justicia y reparación» para el resarcimiento de las familias de otros 72 migrantes en San Fernando, también en Tamaulipas.

ABC

Categorías: Tortuga Antimilitar

Tras siete años de los crímenes del Tarajal, no más muertes por la ley de Extranjería

Tortuga Antimilitar - 6 February, 2021 - 00:00

Ahora, este gobierno que mantiene sin papeles a más de 600.000 personas dice querer reformar la Ley de Extranjería. Lo quiere hacer para asegurarse una mano de obra inmigrante que salve la creciente vejez de la población autóctona. Pero quiere mantener a esa mano de obra sin derechos, barata y sumisa.

Por Asamblea Papeles y Derechos para Todos y Todas

Este mes de febrero se cumplen 7 años desde que en la frontera del Tarajal entre Ceuta y Marruecos murieran en medio de los disparos de la guardia civil al menos 14 inmigrantes.

Los cadáveres son reales pero sus asesinos siguen impunes. En julio del 2020, la Audiencia Provincial de Cádiz, ordenó el sobreseimiento libre, sin juicio, de la causa afirmando que los Guardias Civiles investigados no cometieron delito alguno. Solo queda pendiente el recurso ante el Tribunal Supremo.

Han transcurrido 7 años, gobiernos, de izquierda y derecha, han pasado por la Moncloa, sufrimos una grave pandemia, … pero las políticas mígratorias no han experimentado cambios notables.

Las fronteras migratorias están cada vez más lejos de las geográficas. Los gobiernos de Senegal, Mauritania, Marruecos reciben cuantiosas sumas para contener la inmigración. Al igual que Frontex cuya misión no es salvar vidas sino impedir la entrada de inmigrantes a la UE sin importarle el coste en vidas. Y pese a ello el mediterraneo es la fosa común de inocentes más grande de la tierra.

Las devoluciones en caliente, los vuelos de deportación, los CIE's y las redadas por perfil étnico son inútiles para frenar la inmigración y solo acrecientan el sufrimiento de las personas inmigrantes. Pese a ello este gobierno que se autotitula progresista, utiliza este arsenal represivo sin sonrojarse.

Y para las personas inmigrantes que ya viven en el estado español, la discriminación y el racismo tampoco cesan. Sin papeles ni derechos, cientos de miles son excluidas socialmente, en trabajos esenciales por salarios de miseria, con el miedo cotidiano, expuestas al virus sin defensa sanitaria, dejadas claramente atrás.

Todo esto tiene una raíz, la existencia de una ley especial que regula la inmigración, la Ley de Extranjería. Una Ley exclusiva para inmigrantes y que vulnera por su sola existencia el principio de igualdad ante la Ley. Que convierte a las personas inmigradas en simple mano de obra, que abandona en la calle sin salida ni es-peranzas a la juventud migrante, que establece claramente la prioridad nacional. Una Ley racista que fo-menta la xenofobia, la persecución de inmigrantes, el incendio de las chabolas de Lepe y quien sabe si el de la Nave del Gorg.

Esta Ley impide con innumerables trámites burocráticos cualquier regularización, dificultando incluso el acceso a las citas previas y su exigencia de un contrato de un año y cuarenta horas es imposible de alcanzar en la crisis económica que vivimos.

Ahora, este gobierno que mantiene sin papeles a más de 600.000 personas dice querer reformar la Ley de Extranjería. Lo quiere hacer para asegurarse una mano de obra inmigrante que salve la creciente vejez de la población autóctona. Pero quiere mantener a esa mano de obra sin derechos, barata y sumisa.

Toda Ley de Extranjería nos mantendrá como personas desiguales, sometidas a la represión, sin derechos. No queremos ninguna Ley especial, igual que no queremos limosnas ni ayudas que nos subordinen. Necesitamos igualdad de derechos para trabajar dignamente, vivir con nuestras familias y contribuir junto el resto de la sociedad a un futuro mejor. Queremos solamente las mismas leyes que todos y todas.

Hoy, tras 7 años recordando a las victimas del Tarajal causadas por la Ley de Extranjería, exigimos su derogación.

Asamblea Papeles y Derechos Para Todos y Todas

Fuente: https://kaosenlared.net/tras-siete-...

Categorías: Tortuga Antimilitar

¿Cómo saber si tu banco invierte en armas? Una app te lo dice

antimilitaristas.org - 6 February, 2021 - 00:00

La app y la web Petjada en armes permite conocer si tu banco invierte en la industria armamentística

Yago Álvarez Barba

Según el centro de estudios Centre Delàs, los bancos españoles invirtieron 11.000 millones de euros en la industria armamentística entre 2015 y 2019. Además, como señalan varios de los informes que la organización lleva realizando en los últimos años, muchas de esas inversiones acaban financiando o promoviendo ventas a países involucrados en algún conflicto bélico.

Pero, ¿cómo podemos saber si nuestros ahorros están siendo utilizados por nuestro banco en esta industria? Contestar a esa pregunta es la principal intención de la aplicación que lanzan Novessendes Fundació y Setem Comunitat Valenciana. Bajo el lema ¿Sabes cuál es tu huella en armas?, publican una aplicación con un fin didáctico y sensibilizador: “Que cualquier persona que tenga cuenta corriente o algún otro producto en un banco, pueda conocer si éste invierte el dinero que gestiona en la industria armamentística”.

En una rueda de prensa virtual en el Centre de Cultura Contemporània Octubre, a la que acudieron la Consellera de Participació, Transparència, Cooperació i Qualitat Democràtica, Rosa Pérez Garijo y el Secretario Autonómico de Participación y Transparencia, Antoni Llorente Ferreres, han presentado los datos del último informe del Centre Delàs, la app y la web Petjada en armes, para poder acceder a la información tanto desde tu móvil como desde un ordenador.

¿Qué información podemos encontrar?

El usuario, de manera anónima ya que no necesita indicar su identidad para acceder a la información, puede indicar el banco con el que tiene contratados servicios, la edad y su procedencia, para obtener la cantidad de dinero que su banco invierte en armamento, el tipo de armamento en el que invierten y el nombre de las empresas de fabricación militar y cantidad de dinero que ha invertido en cada una.

“El objetivo principal de esta aplicación es dar a conocer la campaña banca armada a través de nuestros propios hábitos de consumo”, explican desde las dos organizaciones que lanzan el proyecto, “nos sirve como instrumento para trabajar de forma colectiva la coherencia financiera, es decir, que las entidades en que confiamos no inviertan nuestro dinero en fines tan poco éticos como el negocio de la guerra”, precisan.

Señalar la estrecha relación entre la industria financiera y la armamentística es también objetivo de la app, como una “mirada crítica hacia nuestros hábitos de consumo que nos muestra el impacto que tienen, en este caso, en el fomento de la violencia y los conflictos armados”.

La campaña Banca Armada lleva años denunciando este tipo de prácticas mediante informes y otras herramientas comunicativas. El año pasado, despertó el interés social y mediático a partir de la difusión de muppis callejeros, que ahora se presentan en formato expositivo itinerante, y la difusión de una cámara oculta. En este formato audiovisual, se invitaba a las personas transeúntes a donar un céntimo para fabricar balas que serían destinadas a países en guerra. Una metáfora de lo que muchos bancos realizan con el dinero que gestionan al invertir millones de euros en empresas de fabricación militar.

La nueva campaña busca aprovechar las nuevas tecnologías para invitar a la ciudadanía a “pasar a la acción” o, en sus propias palabras, “generar cambios en los hábitos de consumo y movilizar a más activistas”.

El Salto.

Categorías: antimilitar

El Parlamento gallego insta a la Xunta a solicitar su ingreso en el consejo de administración de la empresa bélica Navantia

Tortuga Antimilitar - 5 February, 2021 - 00:00

Europa Press

El BNG denuncia una "privatización encubierta" del astillero y el PP avanza que reclamará "cada mes" la construcción de un barco en Ferrol

El Parlamento ha aprobado por unanimidad una iniciativa en la que se insta a la Xunta de Galicia a solicitar su ingreso en el consejo de administración de Navantia en virtud del artículo 55 del Estatuto de Autonomía.

Así figura en una proposición no de ley promovida por el grupo del Bloque Nacionalista Galego y que ha sido aprobada en la Comisión 6ª de Industria, Enerxía, Comercio e Turismo celebrada en la mañana de este miércoles en el Pazo do Hórreo.

En concreto, la iniciativa (votada separadamente por puntos) anima a la Xunta a pedir su ingreso en el consejo de administración de Navantia de cara a lograr carga de trabajo para los astilleros de la ría de Ferrol.

Este punto salió adelante con el apoyo de los tres grupos con representación en la Cámara (PPdeG, BNG y PSdeG), una unanimidad que se mantuvo en otros dos puntos de la propuesta, que reclama al Gobierno estatal la constitución de una mesa de ámbito gallego para promover y divesificar actividades en el astillero ferrolana.

En concreto, los grupos de la Cámara reclaman que Navantia Ferrol cuente con turbinas de dirección y recursos propios suficientes para la definición de "nuevos productos" orientados al sector de las energías renovables, aí como para fomentar su introducción en el mercado de la eólica marina.

Asimismo, también solicita que se fomente la inclusión de la factoría en las actividades relacionadas con nuevos modelos sostenibles de la movilidad marítima a través de la colaboración con centros de investigación o las empresas "que fuesen necesarias".

Durante el debate, el encargado de defender la iniciativa, el diputado del BNG Ramón Fernández, incidió en la necesidad de que la Administración autonómica tenga "voz y voto" contra las "prácticas lesivas" de la empresa en la comarca de Ferrolterra, donde, según el parlamentario, practican una "privatización encubierta" del centro de Fene.

Por su parte, el viceportavoz del Grupo Popular, Miguel Tellado, cargó contra el Partido Socialista y avanzó que traerán a la Cámara "cada mes" la solicitud al Gobierno central "para que realice el encargo de un barco en los astilleros de Navantia".

INICIATIVA I+D

Además, la Comisión 6ª celebrada en el Legislativo gallego este miércoles también dio luz verde a otra iniciativa, en este caso presentada por el PP, en la que se solicita a la Xunta que dé impulso a "iniciativas e instrumentos de valorización" de los resultados científicos-tecnológicos y de transferencia de lso resultado de la I+D al mercado.

El texto, aprobado con 10 votos a favor y dos en contra, plantea reforzar desde la Administración "las capacidades organizativas y profesionales de las estructuras y de los centros, todo ello para "impuslar" una "cultura de transferencia en la comunidad investigdora, incentivando la función de tranferencia de conocimiento, mejorando las capacidades de nuestros gestores de transferencia o estableciendo mecanismos de monitorización de la transferencia".

GaliciaPress

Categorías: Tortuga Antimilitar

Perú militariza la frontera con Ecuador para evitar el paso de inmigrantes venezolanos

Tortuga Antimilitar - 5 February, 2021 - 00:00

Por Página12

En los últimos días, Perú desplegó más de mil efectivos y medio centenar de unidades blindadas del Ejército a lo largo de la frontera con Ecuador, para evitar la entrada ilegal de migrantes, provenientes principalmente de Venezuela.

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas peruanas confirmó el despliegue en un comunicado. Allí indicaron que se decidió «reforzar las medidas de control» en más de 30 pasos fronterizos ilegales, que «continuará durante los siguientes días con las medidas pertinentes para el bloqueo de ingreso de inmigrantes ilegales».

En Tumbes, región en la frontera norte, a 1280 kilómetros de Lima, se pudo observar una columna de vehículos blindados desplazándose por las calles.

El Comando Conjunto detalló que el operativo comprende «más de 50 vehículos entre blindados, camiones y patrulleros, y más de 1200 efectivos militares» que «se desplazaron hasta 30 pasos ilegales detectados en la zona limítrofe».

Por su parte, la ministra de Defensa peruana, Nuria Esparch, indicó desde la frontera que el operativo fue planificado de manera conjunta entre Perú y Ecuador, y se mantendrá «hasta que sea necesario».

También apuntó que «las fronteras están cerradas por motivos sanitarios y tenemos que controlar que cualquier paso tenga todas las garantías». Pero añadió que «hay personas aquí, no solo por contrabando, y tenemos que garantizar que los derechos y la vida de todos sea cuidada».

Tumbes es el principal punto de paso en Perú para los cientos de migrantes venezolanos que cruzan desde Ecuador para intentar quedarse en este país o llegar a Chile o Argentina.

La ONU estima que más de cinco millones de venezolanos abandonaron su país desde 2015, huyendo de la crisis económica y política.

El cruce fronterizo legal entre Perú y Ecuador permanece cerrado, como medida para contener los contagios por coronavirus. A principios de enero, no obstante, las Fuerzas Armadas de ambos países detectaron y destruyeron 11 rutas ilegales tanto de personas como de vehículos con contrabando.

Perú enfrenta una segunda ola de covid-19 desde inicios de este año. Tras las fiestas navideñas y de fin de año los contagios diarios se multiplicaron y pasaron de un millar a más de cinco mil, mientras que las muertes se dispararon de un promedio de 40 diarias a más de un centenar.

Perú, con 33 millones de habitantes, reportó cerca de 1,1 millón de contagios y casi 40.000 muertos hasta el pasado fin de semana.

.

https://www.pagina12.com.ar/321052-...

Tomado de Kaosenlared

Categorías: Tortuga Antimilitar

La IRG se solidariza con el objetor de conciencia ucraniano Ruslan Kotsaba

antimilitaristas.org - 5 February, 2021 - 00:00

Translated by
Natalia García (ES)

El periodista ucraniano, objetor de conciencia y miembro del Movimiento Pacifista Ucraniano Ruslan Kotsaba será juzgado de nuevo el viernes (22 de enero) por un vídeo que publicó en 2015 en el que hacia un llamado a boicotear la movilización militar por el conflicto en el este de Ucrania. Kotsaba está acusado de traición y obstrucción de operaciones militares por sus expresiones pidiendo la paz. Su juicio, inicialmente previsto para el 10 de diciembre, se pospuso a enero por motivos relacionados con el Covid-19. Se ha anunciado que la fecha del juicio será el 22 de enero.

A principios de este mes, la Internacional de Resistentes a la Guerra envió una carta al Tribunal de Distrito de la ciudad de Kolomyia, en la región de Ivano-Frankivsk, que celebra el juicio de Kotsoba, y a la Fiscal General de Ucrania, Iryna Venediktova; instando al Tribunal y a la Fiscal General a poner fin al proceso penal contra Kotsaba. La carta, firmada por el miembro del Comité Ejecutivo de la IRG, Igor Seke, decía:

...Ruslan Kotsaba simplemente ha expresado sus opiniones pacifistas y el proceso penal contra él es una clara persecución por motivos políticos. La libertad de expresión y la libertad de pensamiento, conciencia y religión, así como la objeción de conciencia al servicio militar, son derechos humanos fundamentales garantizados por los artículos 34 y 35 de la Constitución de Ucrania, los artículos 18 y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y los artículos 9 y 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Nadie debe ser castigado por ejercer sus derechos humanos y expresar su opinión en contra del servicio militar obligatorio. Expresamos nuestra solidaridad con Ruslan Kotsaba e instamos al tribunal a que considere el caso de Kotsaba sobre la base de los derechos humanos y el Estado de Derecho, sin prejuicios políticos...

Lea la carta completa al Tribunal abajo:

La IRG se solidariza con Ruslan Kotsana, el Movimiento Pacifista Ucraniano y todos los objetores de conciencia y pacifistas de Ucrania, y sigue de cerca el caso de Ruslan Kotsaba.
Carta de la IRG al Tribunal de Distrito de la ciudad de Kolomyia de la región de Ivano-Frankivsk

Estimado Tribunal,

Le escribo en nombre de la Internacional de Resistentes a la Guerra para pedir el fin inmediato e incondicional del proceso penal contra Ruslan Kotsaba, periodista, pacifista y objetor de conciencia. Ruslan Kotsaba simplemente ha expresado sus opiniones pacifistas y la persecución penal contra él es una clara persecución por motivos políticos.

La libertad de expresión y la libertad de pensamiento, conciencia y religión, así como la objeción de conciencia al servicio militar, son derechos humanos fundamentales garantizados por los artículos 34 y 35 de la Constitución de Ucrania, los artículos 18 y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y los artículos 9 y 10 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Nadie debe ser castigado por ejercer sus derechos humanos y expresar su opinión en contra del servicio militar obligatorio.

Expresamos nuestra solidaridad con Ruslan Kotsaba e instamos al tribunal a que examine el caso de Kotsaba sobre la base de los derechos humanos y el Estado de derecho, sin prejuicios políticos. También le instamos a que garantice que todos los pacifistas de Ucrania, incluidos los activistas de nuestra organización miembro Movimiento Pacifista Ucraniano, puedan expresar libremente sus opiniones y continuar con su actividad noviolenta. También le instamos a salvaguardar el derecho a la objeción de conciencia al servicio militar, de acuerdo con las normas europeas e internacionales, entre otras las establecidas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y las Naciones Unidas.

Atentamente,

Igor Seke
Miembro del Comité Ejecutivo de la Internacional de Resistentes a la Guerra

Fuente: https://wri-irg.org/es/story/2021/l...

Categorías: antimilitar

España vendió material antidisturbios para reprimir la ola de protesta global que dejó muertos y heridos en varios países

Tortuga Antimilitar - 4 February, 2021 - 00:00

El Gobierno justifica la exportación de material militar a distintos países cuestionados por las actuaciones de sus cuerpos de seguridad. En el listado figuran los Antidisturbios de Chile y Perú, acusados de violaciones a los derechos humanos por sus actuaciones represivas contra manifestantes. También hubo ventas de cartuchos lacrimógenos a Túnez.

Danilo Albin

Haykal Rachdi tenía 21 años. El pasado 18 de enero, agentes de la Policía de Túnez le lanzaron un bote de gas lacrimógeno a corta distancia. Haykal participaba en la ola de protestas sociales que durante las últimas semanas atravesó ese país. La muerte llegó siete días después a causa de las heridas. Otro joven, Aymen Mahmoudi, tuvo más suerte: hoy se recupera de las graves heridas provocadas en la cara por otro bote lacrimógeno.

Los nombres de Haykal y Aymen figuran en un reciente comunicado de Amnistía Internacional que denuncia, precisamente, la mala utilización de ese tipo de armamento por los cuerpos policiales. En el caso de Túnez, las miradas se dirigen también a España: según consta en una respuesta escrita del Gobierno enviada al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, este país vendió cartuchos lacrimógenos a la Policía tunecina en 2019 por un importe de 85.176 euros.

No fue el primer negocio de ese tipo con el Gobierno de Túnez. En 2018, fabricantes españoles habían conseguido que el Ejecutivo de este país les permitiese exportar "artificios de luz y sonido y botes de humo por valor de 183.076 euros", según recordaba Iñarritu en su pregunta.

El diputado de EH Bildu intentó que el Ejecutivo explicase "cómo valoró el riesgo de que pudiera contribuir al uso excesivo de la fuerza en manifestaciones en un marco de impunidad en ese país". Sin embargo, el Gobierno ha vuelto a ampararse en su política de secretismo sobre la venta de armas para no dar ninguna explicación concreta sobre dicha valoración.

"No deberían exportarse armas a ningún Estado donde puedan ser utilizadas para conculcar los derechos humanos", afirma Iñarritu a Público. En ese contexto, el diputado vasco considera que existe una "doble vara de medir" por parte del Estado español. "En este asunto priman los intereses económicos", lamentó.

Tales intereses primaron, además, en un contexto global sumamente relevante: Túnez es tan solo un ejemplo de los países agitados por una gigantesca ola de protesta social que nació antes de que llegara la pandemia y que consiguió mover a millones de personas en lugares tan distantes como Hong-Kong, Colombia, Chile o, incluso, la Francia de los Chalecos Amarillos.

En cuestión de meses la ola se hizo tsunami y contagió a distintos continentes. El hartazgo social era, más allá de cualquier frontera, el común denominador de esas movilizaciones. La respuesta fue, en todos los casos, de carácter esencialmente represivo: ahí están los muertos en Colombia, los ojos arrancados por balas de goma en Chile o las vidas perdidas en las calles de Túnez.

En la respuesta remitida a Iñarritu, el Gobierno señala además que las seis licencias de exportación a Perú concedidas en 2018 y 2019 englobaban concretamente "despieces para la fabricación de artificios lacrimógenos, cartuchos propulsores y postas de goma".

El caso de Perú resulta problemático. El artículo 20 del Código Penal de ese país exime a las Fuerzas Armadas y a la Policía de rendir cuentas "en caso de causar lesiones o muerte", denunciaba el diputado de EH Bildu. Al igual que en otros casos, el Gobierno español no aclara cuáles han sido los parámetros seguidos para permitir igualmente que se vendiese material represivo a ese país latinoamericano.

El pasado 9 de enero, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos determinó que durante las protestas registradas en Perú en el mes de noviembre se produjo "un uso innecesario y excesivo de la fuerza" por parte de la Policía. El informe establece además que la Policía disparó perdigones y cartuchos de gas lacrimógeno "de manera indiscriminada y a corta distancia". Hubo dos muertos y cientos de heridos.

Según reflejan los informes oficiales sobre venta de armas que elabora la Secretaría de Estado de Comercio, Colombia es otro de los países latinoamericanos sacudidos por protestas sociales que también compró material militar a España.

En 2019 hubo negocios por 8,8 millones de euros en "munición de artillería y de armas ligeras y partes, piezas y repuestos para aviones de transporte de fabricación española", mientras que el año anterior se registraron ventas por 11,0 millones de euros en "repuestos para mantenimiento de obuses de artillería, munición de artillería, repuestos para vehículos blindados de fabricación estadounidense y española, y partes, piezas y repuestos para aviones de transporte de fabricación española".

Alberto Estévez, portavoz de AI sobre comercio de armas y material de seguridad, sostiene que "si España quiere exportar gas lacrimógeno a Túnez, pese a su historial de uso desproporcionado de la fuerza, o a Perú, cuya Policía y Fuerzas Armadas han causado la muerte de más de 150 personas durante protestas en los últimos 20 años, puede hacerlo, pero también podría suspender la entrega del material y condicionarlo a que los policías reciban formación sobre el uso de la fuerza y se adopten medidas para acabar con la impunidad, procesando a los responsables de torturas, malos tratos y homicidios ilegítimos o efectuando reformas legislativas".

Policías peruanos

"En el caso de Perú, por ejemplo, eso pasaría por derogar la Ley de Protección Policial, que viola el derecho internacional y deja una puerta abierta a la impunidad y el uso excesivo de la fuerza por la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas", subrayó Estévez. Precisamente, en noviembre pasado AI pidió al Gobierno español que no concediera nuevas autorizaciones de exportación de material antidisturbios, suspendiera los envíos de las autorizaciones concedidas y revocase la autorización de las licencias no ejecutadas. "La pregunta del millón es qué ha hecho la Junta Interministerial que regula la venta de armas, porque sus actas son secretas en virtud de la Ley de Secretos Oficiales de 1968", añadió el portavoz de AI.

El lanzamiento de gas lacrimógeno por parte de los cuerpos policiales de Perú y Túnez figura en un informe que este lunes ha dado a conocer Amnistía y en el que se analiza la utilización de ese tipo de armamento en diferentes países. "El constante uso indebido de gas lacrimógeno por parte de la Policía en todo el mundo es temerario y peligroso, y a menudo causa lesiones e incluso la muerte de manifestantes pacíficos", advirtió Patrick Wilcken, director adjunto del Programa de Asuntos Globales de AI.

Grilletes para Chile

Del mismo modo, el informe enviado por el Ejecutivo permite establecer que se exportaron "grilletes de doble cierre (esposas normales)" con destino a los Carabineros de Chile, severamente cuestionados por la represión desatada contra las protestas surgidas en octubre de 2019.

En un informe publicado a finales de ese año, la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos humanos denunció "un elevado número de violaciones de derechos humanos de manos de Carabineros y militares en Chile, entre las que se encuentran el uso excesivo e innecesario de la fuerza que ocasionó muertes ilícitas y heridas, tortura y malos tratos, violencia sexual, y detenciones arbitrarias".

Tras advertir que "el control de asambleas por los Carabineros ha sido realizado de manera fundamentalmente represiva", subrayaba que "algunas violaciones de derechos humanos, en particular, el uso inadecuado de armas menos letales y casos de malos tratos, son recurrentes en el tiempo y el espacio".

Con esos datos sobre la mesa, el Gobierno español defendió que la autorización de la venta de grilletes a los Carabineros se produjo "antes del comienzo de los disturbios locales".

Iñarritu también había preguntado sobre las salvaguardas adoptadas por la Junta Interministerial para el Comercio y Control del Material de Defensa y Tecnologías de Doble Uso (JIMMDU), órgano encargado de la concesión de licencias de exportación, en el caso de los sensores y cámaras térmicas vendidas a la Policía y al "sector de la investigación" de la República Popular China. También se refirió a las armas pequeñas y municiones exportadas a Filipinas en 2019 por más de 8 millones de euros.

En el caso de China, el Ejecutivo asegura que "fueron evaluados los productos por los expertos del Ministerio del Interior de España y, debido a las características de los mismos, no se detectó que pudieran darse desvíos a usos no deseados", alegó el Gobierno.

Respecto a las exportaciones de armamento a Filipinas –donde, según denunció Naciones Unidas en junio pasado, se han cometido "graves violaciones a los derechos humanos" por parte de las Fuerzas de Seguridad–, el Gobierno argumenta que "cada operación a este destino es analizada detenidamente" y que se tienen en cuenta el "respeto a los Derechos Humanos", la "situación interna" del país y el "riesgo de desvío" del material exportado, "además de exigir unas estrictas garantías de uso final".

"Criterio de precaución"

Sin embargo, el oscurantismo oficial en torno a esas autorizaciones provoca serias dudas entre los organismos de defensa de los derechos humanos. No en vano, el portavoz de AI reclamó que el Gobierno "prepare ya una nueva ley sobre esta cuestión que recoja las normas internacionales y se adopte un criterio de precaución en la autorización de venta de este material a países en los que, como Irak, Chile, Bolivia o Líbano, se han producido manifestaciones y uso desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad en 2019 y 2020".

Público

Categorías: Tortuga Antimilitar

Ser policía

Tortuga Antimilitar - 4 February, 2021 - 00:00

Categorías: Tortuga Antimilitar

La tecnología digital nos está desconectando de nuestra alma: Una conversación con Douglas Rushkoff

Tortuga Antimilitar - 4 February, 2021 - 00:00

AlterCultura

Una entrevista con Douglas Rushkoff, uno de los más importantes teóricos de medios en el mundo

Douglas Rushkoff lleva más de 25 años pensando sobre la tecnología y sus efectos en la conciencia humana. Actualmente es considerado uno de los teóricos de medios más influyentes en el mundo, quizá el más digno heredero de Marshall McLuhan, y sin duda uno de los más lúcidos exponentes de la crisis moral, ecológica y espiritual que representa la tecnología para el ser humano en estos momentos. Hace unos días pude conversar con Rushkoff y discutir algunos de los temas sobre los cuales hemos reflexionado en este sitio en los últimos años, mismos que trata con enorme claridad en su más reciente libro, Team Human. (El audio y la transcripción más abajo).

Rushkoff fue uno de los más cercanos observadores de los inicios del Internet -un proyecto académico para facilitar la colaboración y distribuir el conocimiento-, que de la mano de un grupo de artistas, intelectuales, programadores y psiconautas parecía tener el potencial de convertirse en una poderosa herramienta contracultural, capaz de expandir la conciencia a través de la información y conectar a las personas en torno a una serie de valores humanistas. Lamentablemente este entusiasmo, por momentos hasta psicodélico, no pudo hacer frente a los valores utilitarios del capitalismo que rápidamente cooptaron la Web. En alrededor de 20 libros, Rushkoff ha analizado cómo ése prometedor viaje inicial se ha ido tornando en un malviaje colectivo, que nos divide, polariza la realidad y amenaza con deshumanizarnos completamente. En Team Human, Rushkoff hace una summa, un destilado de todo lo que ha aprendido sobre la tecnología digital, a través de la cual se expresa y expande el capitalismo corporativo. Rushkoff nota que la tecnología digital está siendo programada "con una agenda antihumana" que pone en entredicho nuestra autonomía. Al promover una visión "mecanomórfica de la realidad", en la que el ser humano es concebido como una computadora y la realidad como información, se devalúa la esencia humana y se vuelve más fácil que aceptemos ser reemplazados por robots.

El software del capitalismo promueve sus valores utilitarios -de competencia e individualismo- por encima de los valores realmente humanos, prosociales, y así nuestra relación con el mundo y con los demás empieza a reflejar una visión mercantilizada. Vemos a los otros y al mundo como cosas: cosas que podemos usar o explotar para nuestro beneficio. Heidegger y McLuhan ya nos habían dicho que la tecnología no es nunca neutral y cuando la consideramos así, nos arriesgamos a que sus efectos sean aún más nocivos. Al amplificar algunas de nuestras capacidades, la tecnología también amputa otras, a veces mucho más esenciales. Rushkoff incluso ha sugerido que pensemos en la tecnología digital como una droga y en los algoritmos como una especie de demonología. Que miremos a los ojos de las personas que la consumen -esa droga de estar checando el teléfono a cada rato, buscando un nuevo fix de dopamina- y que decidamos si queremos consumirla. En la conversación que tuve hace unos días con él, incluso sugirió que lo que la tecnología está amputando es nuestra alma, una aseveración que me parece acertada. Es evidente que estamos perdiendo algo "esencial". Algo que sólo ocurre cuando respiramos el mismo aire -el mismo espíritu-, nos vemos a los ojos y hacemos rapport. (No se puede respirar el mismo aire a través de una pantalla). Tal vez estamos perdiendo la capacidad de asombro, la cualidad de maravillarnos y preguntarnos sobre los misterios de la existencia (de la cual nace la filosofía según Platón y Aristóteles). O tal vez nuestra facultad de controlar nuestra atención, la facultad esencial para educar, purificar e incluso iluminar nuestra mente (como notaron pensadores como William James, Simone Weil o los mismos rishis védicos).

A continuación presentamos una conversación con Douglas Rushkoff. El audio está en inglés, por lo que hemos transcrito y traducido la entrevista (levemente editada con fines de claridad y fluidez).

AMG: Hace poco menos de 20 años, cuando estaba en la universidad, leí tu libro Cyberia, era un momento cultural de mucho entusiasmo. Creíamos que el Internet iba a distribuir el conocimiento, la conciencia, la libertad. Todos estaríamos más conectados y la información nos emanciparía. Tim Leary había dicho que las computadoras eran el nuevo LSD. Otros hablaban de la Red como la materialización de las ideas de Teilhard de Chardin, una conciencia global o noosfera. Escribiste Cyberia hace 25 años y las cosas han cambiado, ¿qué fue lo que hizo que este sueño se acabara?

DR: Creo que todo lo que estábamos diciendo era verdad. Puedes darle a una persona cinco gotas de LSD y decirle que eso le hará ver las cosas como realmente son y le ayudará a despojarse del velo de ilusiones que lo detienen, y podrá ver cómo toda la humanidad y toda la vida están conectadas y son partes de una sola gran conciencia. Pero si tienes lo que Leary llamaba un set and setting [marco/configuración y contexto/ambiente] equivocado, entonces el resultado será otro. Cuando tomas ácido debes estar consciente de cuál es tu marco mental, cuál es tu intención y cómo es el setting, el ambiente en el que te mueves. En la época en la que escribí Cyberia y Leary hablaba del Internet como ácido, queríamos crear un marco conceptual alrededor de esta tecnología, queríamos promover un cierto set and setting, el set que estábamos impulsando era que esta era una forma de unir a la humanidad, de coordinarnos y promover el contacto. El setting que creamos era el rave, creíamos que era una forma de experimentar la electrónica y lo digital, como un paisaje social, como un fondo para la interacción social. Hacíamos música a 120 BPM, como el latido del corazón del feto, para intentar que todos se unieran a un maravilloso trance colectivo y luego llegaron los de Wired Magazine y los libertarios digitales y ellos trataron de promover un set and setting muy diferente. Ellos dijeron: "No, no, el Internet no se trata de conectar a las personas en este nuevo organismo hippie. El Internet va a promover el capitalismo corporativo como nunca antes. Ya se veía a principios de los 90 que el mercado se había quedado sin combustible, pero ahora que tenemos el Internet podemos colonizar la atención humana, podemos seguir creciendo el mercado, obtener nuevas superficies y expandirnos exponencialmente para siempre". El setting que crearon fue la bolsa de valores y el capital de riesgo. Esto ha llevado a la humanidad a este malviaje que experimentamos hoy en día, en el que todos están distraídos y todas las personas que ves en línea son algún un tipo de enemigo o adversario que se sólo se fija en todas las fronteras entre nuestros países y en todas las diferencias. [Una situación en la que nos la pasamos] deshumanizándonos los unos a los otros, e imaginándonos a zombis y robots que vienen a vengarse de nosotros. Esto es un gran malviaje. Si tú le dijeras a alguien en 1992, cuando el Internet estaba surgiendo, que una vez que el Internet se consolidara esto llevaría a que Donald Trump fuera presidente de Estados Unidos, eso le hubiera parecido ridículo, alucinatorio. O que el planeta estaría al borde de un cambio climático tan extremo que la humanidad probablemente se extinguirá en los siguientes 200 años. De nuevo, diría: "Esto es una locura, esto es un enorme malviaje de proporciones suicidas".

Creo que no nos equivocamos sobre lo que estaba pasando, sólo que no consideramos lo poco preparadas que estaban las personas del mundo para algo tan poderoso como un viaje de ácido, o qué ocurriría si fueran a experimentar uno. Y esto fue lo que ocurrió.

AMG: Al final de Cyberia advertiste sobre "los tipos de Wired"...

DR: Sí, lo hice, nadie parece acordarse de eso. Gracias por recordarlo. Me entrevistan y dicen "Cuando escribiste Cyberia pensabas que todo iba a estar bien, pero ahora admites que te equivocaste y que llegaron los de Wired". No, en realidad el final de ese libro dice que había otra visión compitiendo por el Internet, que ya se estaba posicionando la revista Wired y Mondo 2000 se estaba difuminando en el fondo y si no tomábamos conciencia y hacíamos algo, esto no iba a acabar sucediendo [la visión contracultural de la Red].

AMG: Ahí fue cuando se empezaron a programar los valores capitalistas a esta maravillosa Red que creíamos que nos conectaría y tenía tanto potencial para promover la conciencia humana. Pero como casi siempre sucede en la historia, lo que echa a perder algo bueno es el amor del dinero y el priorizar los valores utilitarios, como has mencionado en tu trabajo antes, el hacer las cosas sólo para obtener ganancias, bajo un esquema de crecimiento [económico] infinito, en lugar de hacer las cosas por sí mismas, por su valor intrínseco, por amor a la cosa en sí. Esto podría explicar un poco qué es lo que falló...

DR: Pues sí, es natural, porque los seres humanos tenemos eso en nosotros. Un poco antes del lanzamiento de mi libro, vi un relanzamiento de 2001 de Kubrick. Ya se me habían olvidado todas estas escenas con los humanos-monos en la primera parte de la película, y hay una escena en la noche en la que los humanos-monos están sentados a un lado de un acantilado, y todos están juntos, despiertos y muy atemorizados, porque en el fondo se escucha el sonido de un terrible predador, tal vez un tigre diente de sable gruñiendo en la distancia. Y me pregunté mientras lo veía: ¿cuántas noches pasamos así, por cuántos cientos de miles de años las personas se sentaban juntas en la oscuridad, con el temor de que algo las agarrara y las devorara? Y ese miedo es tan profundo, está tan arraigado. Es muy tentador cuando encuentras algo nuevo pensar "¿qué puedo hacer con esto para tener más seguridad, para lograr escalar por sobre los otros, para tener una casa más grande o tener dinero?". Estamos constantemente en este estado de amenaza o ansiedad. Así que entiendo, no creo que sean malignos, simplemente tienen miedo y si no encontramos seguridad a través de una cultura comprensiva y una comunidad que nos brinde apoyo, obviamente lo vamos a buscar en el dinero y a través de mecanismos de autodefensa.

AMG: En tu libro argumentas eso, que vivimos en un mundo que es más un deporte de conjunto que una competencia, se trata menos de imponernos -al estilo de las langostas [macho alfa] de Jordan Peterson- y más de estar abiertos y de hacer rapport y de mirarnos a los ojos y todas las cosas que hacen que la vida tenga sentido y nos produzca asombro. Argumentas convincentemente esto en tu libro. ¿Por qué es tan importante para la evolución humana tener conexiones humanas significativas?

DR: La historia de la evolución ha sido pervertida por libertarios y neoliberales. Están intentado argumentar que el mercado de competencia -su modelo para la sociedad- es de alguna manera más consonante con las leyes de la naturaleza y argumentan que Darwin describió la naturaleza como una competencia, una batalla para la supervivencia del individuo más apto. Pero cuando leo a Darwin no leo esto para nada. Lo que Darwin dice es que las especies cooperan y colaboran para asegurar el florecimiento mutuo. Es la vieja historia que cuentan en la escuela sobre los árboles grandes que se extienden hacia el Sol y cubren a los árboles más pequeños que se quedan en la sombra y luego mueren. Pero no es cierto, los árboles grandes que obtienen el sol comparten los nutrientes con los pequeños a través de la tierra. Y luego, cuando los árboles más grandes pierden sus hojas en el invierno, los árboles perennifolios más pequeños comparten sus nutrientes con los más grandes, asegurando la supervivencia de todos. Y así es también cómo ocurre con los seres humanos. Si los seres humanos somos la especie más avanzada es porque tenemos los métodos más avanzados para comunicarnos y colaborar entre nosotros. Y si consideras los 500 mil u 800 mil años de evolución humana, puedes ver cómo hemos desarrollado arduamente estos mecanismos sociales para hacer contacto visual, establecer rapport: sincronizando nuestra respiración, aprendiendo cuándo alguien está de acuerdo con nosotros y desarrollando neuronas espejo que liberan oxitocina en el flujo sanguíneo cuando estás entrando en rapport y comunicándote íntimamente con otra persona.

Estos mecanismos son sumamente complejos y elaborados y sin embargo tan fácilmente derrotados en los espacios en línea. Fácilmente derrotados por compañías que nos colocan en estados de temor o que sólo nos dejan comunicarnos a través de ventanas de 5 centímetros. Perdemos ese rapport, esa intimidad no verbal, y cuando no lo tenemos empezamos a sospechar de los otros. Es cómo encontrarse con otro hombre-de-la-cueva y no hacer contacto visual, no sonreír y no respirar juntos... pensaríamos: "Me quiere matar."

AMG: La tecnología digital está creando una falsa conexión humana. Llama la atención que la mayoría de las compañías de tecnología han utilizado en algún momento en su discurso la idea de que están conectando a las personas. Pero parece que lo que han hecho es lo opuesto, nos han desconectado de nosotros mismos, de los otros, de la naturaleza y nos han conectado con un espacio virtual que es una especie de simulación en la cual se proyectan valores narcisistas, nihilistas y hedonistas. En cierto sentido, lo que están haciendo es utilizar nuestra necesidad de conexión y usándola en nuestra contra. Como has argumentado antes, los algoritmos están aprendiendo a explotar nuestras debilidades mentales y nuestras necesidades de conexión y están poniendo en entredicho nuestra propia autonomía y agencia humana.

DR: Totalmente, es la vieja historia. Como la Iglesia haciendo que las personas tengan vergüenza del sexo y luego usando eso para controlarlas. La publicidad depende de una sociedad en la que las personas no están teniendo sexo para que puedan hacerte creer que al comprar sus productos obtendrás la intimidad de la que careces. Y ahora lo hacen de una manera adictiva, pues si con tu tecnología puedes obtener casi la sensación de una conexión con otra persona, eso te hace regresar una y otra vez, compulsivamente, a intentar obtener esa conexión real. Pero no está allí. Es una adicción pura. Sólo nos volvemos adictos a las cosas que no satisfacen realmente nuestra necesidad esencial, pues si la satisfacieran no nos volveríamos adictos, obtendríamos nuestras dosis y estaríamos listos para hacer otra cosa. Es algo muy oscuro, y lo triste es que es intencional, esto es lo que enseñan en el Captology Lab de Stanford, esto es lo que los libros de marketing digital enseñan: cómo aplicar el algoritmo de las máquinas tragamonedas de Las Vegas en tu newsfeed. Son formas de manipular los mecanismos sociales altamente evolucionados de las personas y sobrepasarlos o abusar de ellos para persuadirlas a hacer cosas que van en contra de sus mejores intereses. Y entre más hondo nos metemos en esto, más necesitamos estas formas completamente falsas de conectar entre nosotros.

AMG: Escuché recientemente uno de los podcasts de Team Human con Mark Pesce, en donde hacen la conexión entre algoritmos y demonios. De alguna manera, la definición de un "demonio" coincide. Pues estos algoritmos están siendo operados invisiblemente como si fueran unos egregors, comunicándose entre sí, aprendiendo a explotar nuestras debilidades y a extraer cosas de nosotros, y no entendemos realmente cómo funcionan...

DR: Sí, hasta el lenguaje que usan cuando los desarrollan: les enseñan a buscar lo que llaman "exploits" (vulnerabilidades que explotar), estos son los agujeros en los humanos, el código inconsistente en los humanos. Hace tiempo, cuando yo era un joven hacker, los exploits eran los agujeros en los sistemas operativos, y eran los seres humanos, chicos jóvenes, humanos, los que buscaban exploits en la tecnología para encontrar una entrada a la tecnología. Ahora es la tecnología la que busca estos exploits en los seres humanos para encontrar una vía de entrada en nosotros. Es una inversión preocupante.

AMG: Sí, se revierte la figura y el fondo... Es importante ser consciente de esto. Podemos pensar en los algoritmos como demonios, o al menos como drogas. Pues realmente nos cambian de estado mental Cuando usamos Facebook o Instagram nuestro cuerpo-mente cambia y normalmente no cambia de una manera muy positiva, no nos hace más abiertos, nos cambia hacia un modo más narcisista, quizá más deprimido, quizá queriendo compararnos con los otros. McLuhan fue realmente iluminador en este sentido, con su idea de que la tecnología nueva siempre amputa una facultad a la vez que amplifica otra. Así que, ¿cúal sería la facultad que amputa actualmente la tecnología digital?

DR: En estos momentos, creo que lo que está amputando es nuestra alma. Por eso creo que "demonio" es una buena expresión para el algoritmo, nos están tratando de desconectar de nuestra alma. Están tratando de hacernos pensar en nosotros mismos únicamente en términos de nuestro valor utilitario, o de los datos que podemos proveer y cualquier cosa real y humana o artística y emocional para la computadora, para este sistema de valores, es sólo ruido. Esa es la cosa que debe autotunearse [eliminar las falencias humanas en una pista de audio] fuera de la existencia... y eso es todo lo que tenemos, eso es la existencia humana real. Si aceptamos hacer un autotune de esto, rasurarlo, programarlo fuera de nuestra conciencia, entonces bien podríamos sólo ser máquinas o zombis, porque esto es lo que nos hace humanos, raros y maravillosos.

Me acuerdo de que fui a la conferencia Bonus Mx y lo bueno ahí era que había estos jóvenes mexicanos muy despiertos, psicodélicos, y atractivos, pero luego cuando se acercaban a hacerme preguntas querían saber cómo hacer que la Ciudad de México fuera el nuevo Austin South by Southwest. Y realmente no es necesario irse por ahí. Y entiendo que económicamente tal vez no tengan lo que quieren, tal vez el dinero o las inversiones o lo que sea que sienten que necesitan, pero al menos están lo suficientemente conectados a la realidad como para luchar contra estas fuerzas.

AMG: Creo que mencionas en tu libro algo así: el problema parece ser que no creemos en la sabiduría tradicional, o en la sabiduría de la tierra. Creemos que lo nuevo es lo bueno. Dejamos de creer que nuestras tradiciones y nuestra forma de vivir tienen un valor intrínseco. Si siempre queremos competir, ser como el otro, acabaremos perdiendo nuestra alma o nuestra identidad.

DR: En Estados Unidos, todos odiamos a nuestros padres, o al menos hasta que crecemos. Y bueno, digamos que eso está bien. Vas a odiar a tus padres. Pero por lo menos, no odies a tus abuelos. Al menos créeles a ellos. Pero en Estados Unidos los encerramos en asilos para que no puedan infectar a los jóvenes con valores apropiados. Es realmente desquiciado. Pasas tiempo con una familia nativo americana y hacen de cenar y cuando la comida está lista, dejan que los más viejos se sirvan primero, luego alimentan a los más chicos y después se alimentan ellos. La idea de que los viejos tienen los valores es importante. En el libro escribí sobre el lugar donde construyeron la planta nuclear de Fukushima. Sus ancestros habían dejado advertencias inscritas en piedra de que no construyeran en ese lugar [por tsunamis previos], pero ignoraron esto y de todas maneras construyeron la planta. Y por supuesto, acabó inundada. Ya no hablan mucho de esto, porque no es una noticia nueva, pero sigue derramando inmensas cantidades de desechos nucleares tóxicos, cualquier pescado que pesques en las costas oeste de Norteamérica o de Sudamérica está infectado de esta radiación y lo puedes medir. Y esto sigue sin contenerse, todavía no saben cómo pararlo. Todo porque insistieron en pensar: "Ellos [los viejos] no sabían nada, no se comparan conmigo, no saben lo que nosotros tenemos, no sabían cuán poderosos somos con nuestra tecnología".

AMG: Eso me parece que revela una ideología nihilista que permea la cultura actualmente. Pues no valuamos la sabiduría ancestral porque pensamos que somos mucho más inteligentes con nuestra ciencia y nuestra tecnología que transforma la naturaleza y produce aparatos brillantes que hacen todas estas cosas asombrosas. Nos parece que somos mucho mejores. Pero tal vez con esto hemos perdido algo más esencial que nuestra tecnología: una forma de relacionarnos entre nosotros, de relacionarnos con nuestro entorno, de mirar hacia adentro y explorar nuestra propia conciencia. Es preocupante, pues al menos en mi experiencia no veo a muchas personas -y tal vez tú tengas otra experiencia hablando con muchas personas y enseñando en la universidad- creyendo en valores humanos auténticos, esenciales, en lo bueno, lo bello, lo verdadero. Me parece que el mundo se está volviendo un lugar en el que hay cada vez menos espíritu auténtico. Hay, por supuesto, mucha espiritualidad, en su forma capitalista: autosuperación, desarrollo del potencial humano, "encuentra tu yo verdadero" y conviértete en un mejor hombre de negocios o en un chamán. Pero no así una conexión auténtica con antiguos valores filosóficos. Creo que estos valores -como lo bueno, lo bello, lo verdadero- no deben hacerse a un lado tan fácilmente. Tal vez creemos que "todo es relativo, todo es subjetivo; yo creo mis propios valores, yo creo mi propia vida". Pero no veo cómo podamos valorar realmente al ser humano sin estos valores, incluso apelando a la idea religiosa de que "somos imágenes de la divinidad". Sé que decir eso es controversial en nuestra época, pero al menos tenemos que creer que somos algo esencialmente bueno, lo cual debemos cuidar. De otra manera, no veo por qué no nos deban reemplazar con máquinas.

DR: Creo que hay muchas razones para esto. Una de ellas es el culto del individuo. El cual en realidad nació en el Renacimiento europeo, esta idea de que el ser humano es un individuo y no un colectivo. Y esa idea fue peligrosa, porque al irnos por allí creamos la ilusión de que somos independientes, que la autonomía es de alguna manera independiente. Y no es así, la autonomía es colectiva. Sólo experimentas tu poder en solidaridad con otras personas. Allí es donde comienza. Y la otra idea es la forma en la que entendemos la ciencia. Como una violación de la naturaleza, como una conquista del hombre sobre la mujer, de los humanos sobre la naturaleza, del día sobre la noche. Como una forma de erradicar el misterio. Pero no erradicamos el misterio, sólo lo externalizmaos o lo reprimimos. Y el misterio regresó para mordernos el trasero. Y ahora nos vamos a morir. Así que toma eso. Pero no es demasiado tarde para despertar y entender que la salida no es ni siquiera a través de un trance espiritual de autosuperación, sino de pensar juntos y salirnos de la nube y regresar a la tierra juntos Y no tenerle miedo a la naturaleza, a las mujeres y a los otros.

La espiritualidad es mucho más sencilla de lo que la gente quiere creer. Seguro, puedes comprar todos los libros de budismo tibetano y cosas por el estilo, e irte por esos caminos sumamente complicados, pero de lo que realmente se trata es de conectar con los otros. Realmente empieza allí. Tomar de la mano a un hombre viejo o a un niño y poder sentarte con las personas y ser quien eres. Ser capaz de tolerar y no saber -la gran ambigüedad de la existencia- y disfrutar ese misterio. No es tan complicado, es complejo, pero no es astrofísica. Cuando las personas empiezan a tener miedo, entonces sí, es complicado. Y entonces, necesitas astrofísica para construir naves espaciales y escapar del planeta. Esa es la única forma que pueden imaginarse estar bien: saliéndose de aquí.

AMG: Insistiendo sobre este punto, podemos realmente valorar a las personas y cambiar esta inercia de dejar que las máquina y los algoritmos decidan por nosotros y nos digan qué hacer sin regresar a valorar al ser humano, ¿existe una esencia humana que debemos definir juntos? La ciencia mecanicista o el materialismo científico nos coloca en un universo en el que no hay propósito. Somos, según Richard Dawkins, sólo "robots somnolientos", el envoltorio de la información, utilizados por genes egoístas que nos manipulan para transmitir su código. Dices que necesitamos un Renacimiento [más que una Revolución], ¿y para ello no necesitamos entonces regresar a un entendimiento esencial de lo que es el ser humano?

DG: Es curioso. Yo hice este tipo de argumentos al principio de los 90, cuando me había dado cuenta que el Internet se estaba yendo por mal camino. Hablando en un seminario en Princeton con intelectuales de mayor pedigrí que yo, uno de los profesores de allí me dijo: "Rushkoff, estás sucumbiendo al esencialismo". Y yo pensé que me había equivocado, no sabía qué era realmente, pero entendía que era algo malo. Que yo argumentara que los seres humanos tenían un valor esencial preexistente o dignidad o alma, que eso es llamado esencialismo, y que eso es malo. Eso no es buena y rigurosa filosofía y que cualquier intelectual que se respete a sí mismo, no caería en la trampa del esencialismo. Así que luego me metí a Wikipedia, como suelo hacer cuando soy atacado por personas más inteligentes que yo. Y ahí me tienes leyendo sobre el esencialismo y pensando 'Y ¿qué hay de malo con esto? No, en realidad estoy bien con esto. No lo veo como un problema'". Se supone que en última instancia acaba contradiciendo al Big Bang, porque si eres como Dawkins, la conciencia y el espíritu son ilusiones, o sólo una propiedad emergente de la complejidad de la materia, no son causas preexistentes de la materia. Y me gusta esa: "causas preexistentes de la materia". Y entre más lees sobre el Big Bang, pues algo podría haber ocurrido antes del Big Bang y eso es valido. Así que me permito pensar: "el alma está atrás y el alma dijo 'Bang' e hizo eso". Y finalmente los seres humanos son lo suficientemente complejos como para sintonizar esa sustancia espiritual esencial y ser consciente de ella. No necesito un modelo histórico del universo, o no debería requerir de uno, para justificar la dignidad esencial del ser humano y la dignidad de todas las cosas e incluso las cosas muertas. Que hay algo que está ocurriendo aquí y no es sólo algo aleatorio. Y hay valores aquí que vale la pena defender y promover al tiempo que vamos hacia delante. Y no estoy dispuesto a renunciar a lo que significa ser humano, ciertamente no en favor del capitalismo corporativo basado en el crecimiento infinito que fue inventado por monarcas de la alta edad media para preservar su poder en contra de una emergente clase media. Eso es una locura. Que hayamos decidido entregarle la realidad a ese defectuoso modelo de negocios.

AMG: Creo que llamas a esto también "el modelo mecanomórfico". A fin de cuentas, esto es sólo una historia. No estoy diciendo que la ciencia sea sólo un mito. Pero la idea en la que se basa el modelo mecanicista, de que la conciencia es sólo algo que hace el cerebro o incluso una ilusión, es algo que no ha sido en ninguna medida demostrado. Entonces, tal vez realmente no sabemos sobre la conciencia y es el "problema duro de la ciencia", pero también es la cosa más fascinante que tenemos como seres humanos. Y en vez de dejarle este problema a las máquinas o a los científicos solamente, ¿no deberíamos todos investigar la conciencia en nosotros mismos, y en nuestras relaciones? Mirando hacia adentro. Lo que me recuerda una cosa que me parece que contaste alguna vez. La posibilidad de que no hayamos encontrado vida extraterrestre porque una civilización avanzada empieza a ensimismarse en su propia tecnología y en sus propios medios y deja de explorar el espacio físico, complemente autoinvolucrada. E incluso deja de explorar su propia conciencia y sólo explora la realidad mediada a través de la tecnología. Me pregunto si esto no sería lo que nos pasaría con el transhumanismo? [Rushkoff luego aclaró que esta historia no la había dicho él].

DR: Bueno, los transhumanistas lo que harán es dejar atrás la humanidad, quieren graduarse de su propio cuerpo hacia la pura conciencia. Y piensan que la forma de hacer eso es migrar del cuerpo hacia algo más. Hay muchos diferentes tipos de transhumanistas. Unos sólo quieren un montón de gadgets para insertarlos en su cuerpo, para hacerse algo así como "extrahumanos" y no exactamente dejar de lado lo humano. Pero cuando veo lo que está haciendo Google o Ray Kurzweil, su transhumanismo no es un entendimiento muy prohumano, se trata más de reemplazarnos con algo artificial. De nuevo, esa es su respuesta a la muerte. Todos están tan asustados por la muerte, porque están atrapados en este entendimiento lineal de la realidad y el espíritu que sólo va en una dirección. Te mueres y se acabó, eso es todo. Pero no, hay que decirles: "Escucha, todo es un círculo, una espiral, algo regenerativo. Y si no te identificas con lo regenerativo entonces tal vez sí te vaya muy mal. Porque no estás jugando, no estás dentro de la rueda, en el círculo".

AMG: Es una especie de materialismo gnóstico...

DR: Sí exacto, escribí sobre esto en el libro. Los cosmistas rusos llegaron con eso e introdujeron a los espiritualistas y tecnologistas de la costa oeste de Estados Unidos a sus ideas de insertar el cerebro humano a un robot para que las personas pudieran vivir para siempre. Eso se convirtió en el nuevo tecnognosticismo.

AMG: Justamente estaba leyendo al teólogo ruso Sergii Bulgakov, quien criticó a los cosmistas rusos, y él dice: "El cuerpo es tal sólo en relación al alma y al espíritu que viven en él. Fuera de esta unión es un robot". Y Bulgakov está comentando las ideas de [Nikolai] Fedorov, quien es el padre de los transhumanistas. Y al final de cuentas esto es creer que el ser humano no podría alcanzar por su propia naturaleza todo lo que estas personas se imaginan... se imaginan estar en una computadora y vivir una especie de paraísos artificiales de placer perpetuo. Pero todas estas cosas, aunque quizá tomando en cuenta que el dolor es también parte esencial del ser humano, tal vez las podríamos vivir en nuestra propia conciencia si le dedicáramos el tiempo a esto.

DR: Sí, ha habido algunos buenos Black Mirrors sobre esto. Hay uno en el que dos mujeres van a un resort virtual, creo que porque se están muriendo. Así que suben su conciencia. Y hacen pensar que esto está bien, porque tienen cáncer y se están muriendo. Así que van a poder pasar la eternidad juntas en una simulación estilo Second Life, pero quién sabe.... No me importa como un plan B para algunas personas si se quieren retirar a a algún lugar. Pero siempre y cuando no signifique que te estás negando a ti mismo la posibilidad de lo que sea que siga. Porque podría haber algo más.

AMG: Eso es lo que estamos erradicando, un acercamiento al misterio, el asombro y el deleite ante lo desconocido. Queremos que todo pueda ser medido y que nos digan qué es lo que debemos hacer...

DR: Y es interesante porque algunas personas creen tener certidumbre de que hay algo más. Por ejemplo, hablas con Genesis P. Orridge, hablas con él o con "ellos", y ellos creen que están en comunicación con Jackie, del Más Allá. Y que ella está tirando cuadros de la pared e insinuándoles qué hacer.

AMG: Eso resuena con muchas tradiciones espirituales o con experiencias como la del neurocientífico de Harvard, Eben Alexander, que tuvo una experiencia cercana a la muerte -que le pareció probar la existencia de un mundo más allá de este-. No sabemos bien, pero no es absurdo pensar en que existe otro estado de realidad en el cual la conciencia continúa. Carl Jung incluso observó en sus pacientes que las personas creían naturalmente en la vida después de la muerte y que esta era una creencia muy sana. Y las ideas de karma y reencarnación, que son más gentiles y generosas con la naturaleza, también están en esta misma línea de pensamiento.

DR: Sí, pero fíjate qué torcido se vuelve. Pues ahora ya casi aceptamos que si queremos argumentar por la preservación de los humanos en un mundo de máquinas evolucionado, debemos comprobar que existe la vida después de la muerte. Y eso es tomarles la palabra a los transhumanistas de que todo está funcionando. Cuando en realidad no está funcionando. Todo lo que estamos viendo es al capitalismo destruir el planeta, separando a las personas, redistribuyendo la riqueza en las peores proporciones posibles, acabando con especies cada día y amenazando incluso la existencia humana. Puedes tener tu sueño transhumanista todo lo que quieras, pero no a expensas de la realidad natural. Eso no es justo.

AMG: Por eso creo que es importante tu libro y tu podcast. Por la posibilidad de que todavía podamos alterar el curso que llevamos y encontrar a otras personas que no tienen estas formas de pensar [capitalistas-utilitarias o transhumanistas]...

DR: Creo qué sí podemos. Mañana voy a hablar con los fundadores de Extinction Rebellion, están combatiendo el cambio climático a través de la acción directa y de la desobediencia civil. Y luego descubrí que están interesados en el arte, en la moda, en la magia, el ocultismo y en las emociones. Parece que para enfrentar esta batalla y armar a la humanidad en contra de su propio suicidio, necesitamos recuperar estas tecnologías ancestrales que quedaron fuera de la ecuación. No sólo se trata de desobediencia civil al estilo de Gandhi y Nelson Mandela. Quién sabe, quizá cosas como las de Aleister Crowley...

AMG: Sería interesante recuperar, por ejemplo, la teúrgia neoplatónica, como la de Jámblico.

DR: Hay algo extraño y alquímico en esto. Debemos recuperar las artes humanas para poder ejercer el privilegio humano de existir.

AMG: Pues sí, si la tecnología está siendo usada como una demonología, tal vez debemos responder con una divina magia blanca...

DR: Exacto.

AMG: ¿Has visto la película de Godard, Alphaville? Creo que hace una interesante analogía en torno a lo que nos está sucediendo. Valores capitalistas [tecnocráticos] están dejando fuera de la ecuación cosas esencialmente humanas como la poesía y el amor. Y lo que Godard imagina es una sociedad donde las personas ni siquiera se acuerdan de las palabras para emociones como amor y los poetas son asesinados por las máquinas [que no entienden qué es la poesía]. Claro que esto no es lo que va pasar en nuestra sociedad, pues lo nuestro es [en lugar de la censura] la inundación de información insignificante, ahogarnos en un mar de datos entretenidos pero irrelevantes. Pero en cierto sentido eso es lo que está pasando, lo poético no está siendo programado en el algoritmo.

DR: Por eso regresé a esta noción de Team Human y del humanismo, y de que existen estas expresiones humanas intocadas por el mercado y éstas son las que debemos recuperar, están en un espacio liminal, no hay número que les quede, no tienen métrica, no caben. Cuando recomiendo que las personas se desconecten, no me refiero solamente a no usar la computadora, sino a que se relacionen con cosas que no pueden ser colonizadas.

AMG: Esto me recuerda la palabra māyā en sánscrito, que generalmente se traduce como ilusión, aunque tiene también otros significados [como magia o poder creativo]. Pero esta palabra tiene una raíz (mā) que significa "medir". Así que en cierto sentido lo que es mensurable, o lo que es sólo mensurable, es lo ilusorio. Lo que es verdad es lo que no puede medirse. No puedes ponerle una métrica a lo que sientes cuando ves los ojos de una mujer o el Sol en el atardecer. Así que estamos comprando esta ilusión de que lo verdadero es sólo lo que podemos medir o lo que podemos producir como un objeto bajo de demanda. Y al hacer esto, nos perdemos de lo más significativo de la existencia.

DR: Sí, entonces māyā es básicamente métricas.

AMG: Hace algunos años trabajaba en una compañía de Internet y ofrecíamos servicios y recuerdo que era fácil venderlos, porque las cosas se podían medir. Si se podían medir, debían ser ciertas y reales. Claro que las métricas eran fácil de manipular para que dijeran lo que uno buscaba. Así que era como un truco de magia... Este es el encantamiento de māyā: pensar que sólo la materia y lo mensurable es real.

DR: Todo lo mensurable es consonante con el capitalismo, pero es anatema para la experiencia humana. En algunos sentidos, es perfecto. Como el sonido digital en el que no se pierde nada, no hay distorsión, pero hay algo que se está quedando fuera. Están usando el autotune, y una vez que usan el autotune ya lo mataste.

AMG: Cómo dijo Philip K. Dick, estamos creando humanos falsos que le venden realidades falsas a otros humanos.

DR: Él fue uno de los que primero lo vio.

AMG: Sí, hay un video de 1977 hablando de lo que luego llamaríamos La Matrix [la realidad programada informáticamente]. Y su trip era justamente el gnosticismo, anticipando cómo se usaría la tecnología para producir una especie de embrujo de la realidad... Antes de concluir, quiero recuperar algo que has estado mencionando en otras conversaciones: la importancia de tomar una pausa, pues en cierto sentido hacer una pausa es un acto político [pues dejamos de participar en la economía capitalista] y podría ser incluso un acto espiritual, pues es en el silencio donde conocemos lo divino. Recomiendas que las personas se tomen por lo menos 10 minutos...

DR: Sí, 10 minutos a la semana...

AMG: Creo que deberían ser 10 minutos al día... Simplemente estar en un espacio sin ninguna tecnología o ninguna distracción y estar con alguien y ver qué pasa.

DR: Digo 10 minutos a la semana casi como broma. En parte para hacer que las personas se den cuenta de lo grave que es el asunto. Y por otra parte, porque me doy cuenta de que pedirles 10 minutos a las personas en esta época es mucho. Usualmente es más de lo que están dispuestos a hacer, es como un recurso retórico. En realidad deberías pasar la mayoría de tu tiempo con otros humanos en un estado de flow, pero ni siquiera puedes pasar 10 minutos, así que, ¿qué está pasando, quién te controla? Eres un esclavo de estas cosas. ¿Te das cuenta de esto? En cierta forma yo también lo soy, por ahora. Pues estoy esclavizado a tratar de promover estas ideas. Y la mitad de mi querer promoverlas es el capitalismo y la otra mitad es que no quiero que todos muramos. Quizá tengo una idea de que voy a ayudar a salvarnos de nosotros mismos. Pero como les estaba diciendo a mis amigos aquí, tengo que reclamar mi propia existencia. No puedo estar haciendo siete podcasts al día y volar y dar platicas por todos lados. Llega un cierto punto en el que las cosas ya están dichas. Están los libros y los podcasts y demás. Quizá sería interesante publicar este libro en español...

AMG: Seguro que sí, creo que esté libro es muy importante, urgente incluso, y deberíamos buscar a alguien.

DR: Uno de mis libros,Program or be Programmed, fue publicado en español. Y al parecer le fue bastante bien.

AMG: Creo que Team Human es especialmente importante porque es una especie de summa, una condensación de la esencia de tus otros libros.

DR: Sí, es un poco "greatest hits", pero desde la perspectiva de finalmente entender lo que había querido decir todo el tiempo. Finalmente puedo entretejerlo y sintetizarlo. Medio capítulo sintetiza lo que importa, por ejemplo, de Media Virus, o de Coercion. Así que fue interesante atravesar todo esto y y descubrir realmente lo que ese chico [que escribió esos libros] estaba realmente argumentando.

AMG: Sí, la sensación que te deja es que realmente entiendes el tema. Porque logras poner en un lenguaje muy sencillo cosas muy complejas.

DR: Es como las matemáticas, la parte difícil es llegar a E=mc2. Entre más sencillo mejor. Ahora lo puedes comunicar.

AMG: Creo que todos deberían de buscar este libro. He seguido mucho este tema de cómo la tecnología afecta la conciencia humana, habiendo leído a McLuhan y demás, pero creo que este libro es actualmente el más claro e importante para entender el paisaje tecnológico y cómo éste nos afecta...Todas las personas que quieren cuidar su propia humanidad, su propia capacidad de poner atención y de conectar con otros seres humanos, deberían de leerlo.

DR: Gracias...

AMG: Gracias Douglas por esta conversación.

Lee también: Spirit Against the Machines: On Douglas Rushkoff's Team Human

Team Human (podcast)

Team Human(libro)

Twitter del autor: @alepholo

Fuente: https://pijamasurf.com/2019/04/la_t...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El militarismo como agente destructor del medio ambiente y de los seres humanos (y3)

antimilitaristas.org - 3 February, 2021 - 00:30

3. Securitocracia y control social. El militarismo del enemigo interno

Ante diferentes emergencias climáticas, la respuesta por parte de los estados es la utilización del ejército, las fuerzas y cuerpos de seguridad de los estados y las empresas de seguridad privada. Como ejemplo, la respuesta del Gobierno de EEUU al huracán Katrina: la mano dura y el enfoque racista. Una respuesta similar se dio en la respuesta militar en el terremoto de Haití del 2011 y en el tifón de Filipinas de 2012.

La gestión de las crisis climáticas pasa por la reducción de los derechos humanos en todo el planeta, incluidas las poblaciones del Norte Global, con un aumento del control social. En la gestión de riesgos de EEUU se diseñaron planes, no para hacer las casas más resistentes a un posible terremoto, sino para un sistema de control por parte del ejército de los posibles disturbios que se pudieran provocar en caso de un terremoto. Esta política que era principalmente usada por EEUU, la están adoptando el resto de los países del mundo.

Las emergencias climáticas dan lugar a la aprobación de leyes que permiten a los gobiernos declarar el estado de excepción sin requerir el voto parlamentario. Una vez que se declara una emergencia los ministros pueden introducir “regulaciones de excepción” sin recurrir a los parlamentos.

En los EEUU en la sección 1042 de la Defensa Nacional autoriza el uso de las Fuerzas Armadas en Importantes Emergencias Públicas y autoriza al presidente a movilizar a los militares para responder a un desastre natural, un brote epidémico, a un ataque terrorista o a cualquier circunstancia en la que el presidente determine que la violencia interna ha llegado a un punto en el que la policía ya no puede mantener el orden público.

Un aspecto particularmente peligroso de este enfoque es tender a equiparar las protestas contra la inequidad y la injusticia social con los nuevos escenarios que demandan una “intervención de gestión de crisis”. En otras palabras, el activismo y la protesta se convierten en signos, no de la necesidad de una modificación de políticas, sino de amenazas a la seguridad que deben ser evitadas, neutralizadas o impedidas.

Resulta preocupante que, con frecuencia, las evaluaciones de riesgo que efectúan los gobiernos citen la disconformidad social y la resistencia como grandes amenazas a la seguridad. Más “emergencias” alrededor del mundo no favorecerán las libertades civiles y los derechos fundamentales (1).

Conclusiones y propuestas

Los únicos procedimientos de que puede valerse un pueblo para protegerse a sí mismo contra la tiranía de los gobernantes que cuenten con fuerzas modernas de policía son los procedimientos noviolentos, como la no cooperación en masa y la desobediencia civil.
Aldous Huxley

No puede haber una actuación contra la crisis medioambiental que soslaye el importante factor de destrucción de la naturaleza que suponen los ejércitos. Las causas del grave problema medioambiental que padecemos (y también del resto de problemas sociales, políticos, económicos) son estructurales, y deben abordarse en su integralidad. El militarismo está en el mismo centro de esa estructura formando parte de ella, por lo que debe ser acometido y combatido de forma preferente. En este caso, como en otros, y no solo por razones de tipo ecológico, no basta apostar por una reducción, por un «ejercito sostenible»: es preciso reclamar la completa abolición de toda institución castrense. Y denunciar el lavado de cara “verde” del el complejo militar-industrial.

Desastre tras desastre vemos a las comunidades apoyándose, protegiendo a las personas más vulnerables y movilizando asistencia de manera eficiente y efectiva. La pandemia provocada por el coronavirus deja muchos ejemplos de ternura y solidaridad de los pueblos. Esto es lo opuesto a las respuestas militarizadas.

En este contexto nuestro planteamiento defiende que la única forma de enfrentar esta situación de injusticia climática es promoviendo procesos masivos, primero de no colaboración y segundo de desobediencia civil, para intentar colapsar los engranajes de esta maquinaria de opresión y control social.

Nota:

1- Cambio Climático SA (FUHEM, 2017, cap. 4: “Un estado de excepción permanente: contingencias civiles, gestión del riesdo y derechos humanos”).

Categorías: antimilitar

El "final trágico" de Eleazar, el joven con discapacidad que murió en Gijón tras ser apaleado por vigilantes y policías

Tortuga Antimilitar - 3 February, 2021 - 00:01

"Somos gitanos, pero tenemos los mismos derechos", defiende su familia. La jueza ve indicios de criminalidad en la actuación de ocho vigilantes y cinco policías; la Fiscalía pide archivar al entender que el fallecimiento fue por causas naturales.

Javier Martínez Mansilla

"Esto es racismo". Así lo considera Diego García, tío de Eleazar García, el joven con discapacidad cerebral grave que fue detenido y golpeado a las puertas del estadio El Molinón de Gijón el 8 de septiembre de 2019. Pocos minutos después de la detención, falleció de un ataque cardíaco. Han pasado más de 500 días desde su muerte; hay ocho vigilantes jurados y cinco policías locales investigados y "mucha injusticia", en palabras de García, portavoz de la familia. A su entender, las instituciones han tratado de silenciar este caso "desde el comienzo". "Es como si aquí no hubiera pasado nada, como si se quisiera echar tierra encima", añade García. "Somos gitanos, pero tenemos los mismos derechos que cualquier otro".

La jueza ha concluido la investigación. Considera que hay indicios de delito y propone que se juzgue a los 13 acusados. La Fiscalía, sin embargo, ha pedido el sobreseimiento de la causa al considerar que no ha habido ningún tipo de violencia por parte de los vigilantes o los policías locales y que se trata de una muerte natural. La familia García sí considera que hubo algún tipo de actividad delictiva en su muerte y pide lo que lleva haciendo desde hace más de un año: "justicia para Eleazar".

Los hechos se remontan al 8 de septiembre de 2019. Eleazar había asistido junto a su padre y un amigo al partido de la Selección Española de Fútbol contra Islas Feroe en El Molinón. Tenía una discapacidad del 75% y 34 años de edad. "Era un niño grande", como explica su tío. Sufría una parálisis cerebral grave y así se aprecia en el vídeo que comparte su padre minutos antes de que Eleazar dejase su asiento. Desorientado, se pierde, sale del estadio e intenta volver, pero no tiene la entrada que guardaba su padre. Los guardias de seguridad le impiden el paso, así lo recoge la investigación de la Policía Nacional y de la jueza a cargo del caso, Belén García Iglesias. Desde ese momento, se desencadena "una serie de desgraciadas desdichas". Así define García una actuación que desemboca en un "final trágico": la muerte de su sobrino.

Borracho, ultra o yihadista

"Fue como una jauría desatada", explica García. Ocho vigilantes de la empresa Prosegur reducen a Eleazar, lo inmovilizan contra una valla, lo tiran al suelo y le colocan unas esposas. Así lo recoge el informe de la titular del juzgado de instrucción número 2 de Gijón. También recoge que Eleazar estaba alterado y muy nervioso y que no supo explicar a los vigilantes que quería reunirse con su padre. En un forcejeo agredió a una guardia de seguridad, que fue atendida por la Cruz Roja.

Que Eleazar debía de estar "borracho o drogado"; que podía ser un "ultra de un equipo de fútbol" o un "terrorista yihadista", incluso. Eso fue lo que explicaron algunos vigilantes ante la jueza, que ha ido desmontando todas estas hipótesis. "¿Por qué todas estas teorías?", se pregunta el portavoz de la familia García. "Para tratar de justificar una acción desproporcionada y violenta", concluye. Los testigos señalaron que en ese momento se apreciaba que era un joven con discapacidad, que estaba desorientado, pero no borracho. Los informes posteriores así lo corroboran.

"Fueron detrás de él para agredirle", cuenta García. Eleazar desiste y abandona el estadio, salen tras él los vigilantes y cinco agentes de la policía municipal de Gijón, que habían sido avisados del incidente. El joven es detenido por atentado a un agente de la autoridad y dos testigos aseguran que, en dicho acto, los guardias de seguridad le propinan una paliza. El informe forense también lo corrobora.

Ante las lesiones, la policía municipal lo lleva al centro de salud del Parque-Somió, el más cercano, donde lo vuelven a reducir porque sigue muy alterado. En ese instante el joven muere de un ataque cardíaco. "Mi sobrino perdió la vida en manos de quienes se la tenían que haber protegido", explica Diego García. "Que se diriman responsabilidades".

"En aquel momento no creo que fuera racismo, pero ahora sí", comenta el portavoz de la familia de Eleazar. "No se entiende el trato que hemos recibido desde las autoridades. Parece que como mi sobrino era gitano y discapacitado no tiene tanta relevancia social. Es lo que sentimos desde el principio", añade.

Para la familia García, "el último capítulo de esta tragedia" es el informe presentado por la Fiscalía en el que pide sobreseer la causa al considerar que el fallecimiento se produjo por causas naturales y no existió violencia en la intervención. El Ministerio Público pide eximir de cualquier responsabilidad a los cinco policías locales y los ocho vigilantes investigados. "Eleazar no sufría ningún tipo de patología cardíaca", asegura su familia, quien, a través de su abogado, Marcos García-Montes, ha recurrido el informe fiscal. "Queremos que se tengan en cuenta a los testigos oculares que dieron su versión". Y concluye García, "si unos policías y guardias han actuado mal, tendrán que dar cuenta de ello".

Tras las investigación, la jueza ve indicios de criminalidad y ha procesado a 13 acusados. A los ocho guardias de seguridad les atribuye indiciariamente presuntos delitos de homicidio imprudente o delito leve de lesiones, así como delitos contra la integridad moral. Estos mismos delitos —aunque a título de comisión por omisión— imputa a los cinco policías municipales implicados, a los que también atribuye presuntos delitos de detención ilegal, según el auto dictado el pasado 10 de diciembre. Serán los tribunales quienes decidan.

El Diario

OPINIÓN:

Eleazar tampoco podía respirar

Si según la Fiscalía la muerte de Eleazar no se deriva de una intervención violenta, ¿qué hacían más de 10 agentes de seguridad entre personal de vigilancia y policía local encima de un discapacitado mental? ¿Qué ocurriría si George Floyd fuera un gitano español?

Patricia Caro

El 8 de septiembre de 2019, Eleazar, un chico gitano con una discapacidad mental visible del 75%, se perdió en el estadio de El Molinón (Gijón). Los agentes de seguridad lo agredieron de manera monstruosa hasta dejarlo sin aliento en vez de ayudarle a encontrar a su familia. Murió como consecuencia del estrés y la ansiedad que le generó la paliza. La titular del juzgado de Instrucción número 2 de Gijón acordó en un auto el 10 de diciembre de 2020 la posibilidad de que exista un "homicidio imprudente, o un delito leve de lesiones y un delito contra la integridad moral con respecto a los vigilantes de Seguridad Privada, y por delito de detención ilegal y a título de comisión por omisión, por posibles delito de homicidio imprudente, o un delito leve de lesiones y torturas, a los Policías Locales actuantes". Sin embargo, la Fiscalía acaba de decir que no cree que exista tal delito ni responsabilidad.

La Fiscalía forma parte del Ministerio Público y se supone que vela por los intereses de la sociedad, así que es importante pensar cuál es el mensaje que nos envía con esta decisión. Si según la Fiscalía la muerte de Eleazar no se deriva de una intervención violenta, ¿qué hacían más de 10 agentes de seguridad entre personal de vigilancia y policía local encima de un discapacitado mental? Desde luego, los testigos y pruebas periciales tienen clara la paliza. ¿Quiere decir entonces que Eleazar habría muerto el mismo día, a la misma hora, independientemente de la paliza que recibió a pesar de acreditar la inexistencia de problemas cardíacos o epilépticos? ¿Quiere decir que a la sociedad no le interesa que una persona discapacitada pueda recibir una paliza de muerte sólo porque es gitano y por tanto el delito debe quedar impune?

La detención de Eleazar fue ilegal y desproporcionada. Lo golpearon reiteradamente causándole erosiones y contusiones en muñecas, rodillas, nariz, pómulos, cuello, cara, brazos, piernas y la cara superior del tórax. Todo está acreditado y hay testigos. Si cualquier persona se pierde (máxime si tiene una discapacidad) la obligación del personal de seguridad, y de cualquier ser humano con corazón, es acompañarlo con cariño al lugar donde se encuentran sus familiares en vez de darle una paliza de muerte. Está claro que esta actuación fue absolutamente denigrante y se basa en el supremacismo. Ni actuaron con debida diligencia ni garantizaron su seguridad sólo por una razón: ser gitano. Varios vigilantes de seguridad contra un discapacitado mental del 75% visiblemente identificable, metan ustedes la mano en su pecho y juzguen si este hecho debe quedar impune. Sientan por un momento cómo le faltaba el aire a Eleazar mientras lo golpeaban y cómo se siente su familia. Sientan la tristeza y la angustia de perder a un ser querido tan especial como él, pero sientan sobre todo la injusticia que supone esta pérdida de una manera tan inmerecida, violenta y absurda.

Sin embargo, las responsabilidades no terminan aquí. La seguridad es un valor jurídico, político y social que sustentan la libertad y la igualdad en nuestra democracia, y en este caso la empresa donde trabajaban estos vigilantes era la encargada de velar por esa seguridad. Sin embargo, parece que el tribunal olvida dicha responsabilidad empresarial. Así mismo, el ayuntamiento de Gijón es responsable de ejercer incorrectamente sus funciones legales, políticas y sociales. Desgraciadamente, ni siquiera se han puesto en contacto con la familia. Parece ser que a la alcaldesa le da igual que una persona discapacitada reciba una paliza de muerte en un estadio de su titularidad y que los propios policías locales (también bajo su mando) ni siquiera le lean sus derechos, ¿será porque es gitano?

Además de este sinsentido de consecuencias fatales, es necesario también pensar cómo el antigitanismo rompe la cohesión dentro de la población española estableciendo puentes y muros de desconfianza, enfermándonos como sociedad y como democracia. El 7 de junio de 2020, más de 6.000 personas se movilizaron en España en repulsa al asesinato de George Floyd a manos de la policía en Minneapolis. Todo el mundo que tuviera un mínimo de corazón tiñó de negro sus redes sociales bajo el hashtag #ICantbreathe (#NoPuedoRespirar) y #BlackLivesMatter (#LasVidasNegrasImportan). En Estados Unidos, además de la movilización y el apoyo masivo, el ayuntamiento de Minneapolis aprobó desmantelar el departamento de policía y hubo gestos políticos como el de los congresistas demócratas que se arrodillaron durante nueve minutos para homenajear la vida de George Floyd. De momento, los cuatro policías implicados fueron despedidos e imputados en el caso y el policía acusado del asesinato ha quedado en libertad bajo fianza de 1 millón de dólares.

¿Qué ocurriría si George Floyd fuera un gitano español con discapacidad mental del 75% y el delito hubiera ocurrido en España? Pues ocurre que la institución judicial encargada de velar por los intereses de la sociedad española quiere que este delito quede impune, no hay un tratamiento justo del caso en los tribunales, los vigilantes de seguridad ni siquiera entran en prisión, las personas que se conmovieron por la pérdida de la vida de George Floyd no se conmueven de la misma manera cuando su compatriota gitano y discapacitado es asesinado. No hay rodillas en tierra en honor a la vida de Eleazar, ni el ayuntamiento se ha puesto en contacto con la familia. ¿Querrá decir esto que hay más antigitanismo en España que racismo en Estados Unidos?

La injusticia que sustenta las argumentaciones de la Fiscalía en este caso nos retrotrae a una sociedad tribal de cientos y cientos de años atrás en la historia de nuestro país. Depende de todas y todos conseguir que los tribunales impartan #JusticiaParaEleazar. Necesitamos instituciones que impulsen el progreso del siglo XXI representando los intereses de todas y todos independientemente de su cultura o su género. Nuestra sociedad y nuestra democracia necesita un juicio justo para Eleazar. Decía Coretta Scott King que la libertad y la justicia no pueden ser troceadas en partes para ajustarse a la conveniencia y, por tanto, no se puede defender la libertad para un grupo de personas y negarla a otros. Tras 60 años de esta afirmación tan fundamental, ¿estarán ya las instituciones y la sociedad preparadas para realidades más justas?

Fuente: https://www.eldiario.es/opinion/tri...

Categorías: Tortuga Antimilitar

El método Yakarta

Tortuga Antimilitar - 3 February, 2021 - 00:00

Gavin Jacobson (The Baffler)

El pueblo balinés de Petulu es famoso por las garzas –las Kokokan– que descienden sobre sus árboles al atardecer. Al final del día, miles de garcillas bueyeras de lomo marrón y garzas de los estanques de Java alzan el vuelo desde los campos de arroz adyacentes antes de abalanzarse, en una gran batalla campal aviar, sobre las ramas que cuelgan por encima del templo local. Llegaron por primera vez a principios de noviembre de 1965, un mes después de que el ejército indonesio, los gánsteres y los escuadrones de la muerte paramilitares comenzaran a aniquilar a presuntos miembros del Partido Comunista de Indonesia (PKI). En un viaje que hice por el país a principios de la década de 2000 conocí a un hombre que afirmaba que las Kokokan eran las almas retornadas de los muertos que los lugareños apreciaban por sus supuestos poderes apotropaicos.

Entre octubre de 1965 y marzo de 1966, aproximadamente ochenta mil personas fueron asesinadas en Bali (cerca del 5 % de la población de la isla), así como al menos otras cuatrocientas veinte mil en todo el archipiélago. La CIA calificó la masacre como “uno de los baños de sangre más espantosos, intensos y continuados de la época actual”. Las víctimas fueron acorraladas y fusiladas, ejecutadas mediante garrote o asesinadas a machetazos y con barras de hierro. En el siniestramente surrealista largometraje de Joshua Oppenheimer, The Act of Killing (El acto de matar), de 2012, un verdugo del norte de Sumatra recuerda el sadismo de los ataques: “Les embutíamos leña en el ano hasta que morían. Les aplastábamos el cuello con maderos. Los ahorcábamos. Los estrangulábamos con alambre. Les cortábamos la cabeza. Los atropellábamos con coches”. Los cuerpos fueron arrojados a pozos, a ríos y lagos, o enterrados en tumbas poco profundas bajo plataneras. Se dice que el río Brantas de Java Oriental estaba atestado de cadáveres decapitados. Tal y como escribe Vincent Bevins en The Jakarta Method, fue “una explosión de violencia” contra el PKI equivalente a una “matanza apocalíptica”.

El libro de Bevins es un ajuste de cuentas con la masacre de los comunistas indonesios –concretamente con la complicidad de Estados Unidos en los crímenes–. Al autor no le interesan tanto las extensas descripciones de las torturas y las muertes como comprender la geopolítica que se esconde tras ellas. La gran originalidad y perspicacia del libro es el énfasis que pone en la escala internacional de 1965. Valiéndose de ejemplos desde Indochina hasta América Latina, Bevins revela el modo en que Washington perfeccionó una forma de intervención violenta aunque invisible al construir una “red internacional de exterminio” que tenía como objetivo los regímenes comunistas y simpatizantes de los países en vías de desarrollo.

En ese sentido, The Jakarta Method es una historia de 1965 como peripecia de la Guerra Fría: el punto de inflexión en el que un incipiente orden alternativo del “Tercer Mundo” fue aplastado por un país aspirante a potencia hegemónica. Al igual que el historiador Odd Arne Westad, Bevins considera la Guerra Fría como las “circunstancias globales bajo las cuales la gran mayoría de los países del mundo pasaron del dominio colonial directo a otra cosa, a una nueva situación en un nuevo sistema global”. En la Indonesia de 1965 fue donde todo esto comenzó.

El PKI había sido el tercer partido comunista más grande del mundo después de los partidos comunistas de la Rusia soviética y China; en 1965 tenía 3,5 millones de afiliados y otros 20 millones en organizaciones asociadas. Se alzó en armas contra el colonialismo holandés en la década de 1930; después contra la ocupación japonesa en 1945; y contra los holandeses por última vez entre 1945 y 1949. Pero el PKI salió de los enfrentamientos como un partido de política parlamentaria, con una segunda generación de líderes comprometidos con las instituciones, la organización comunitaria y las elecciones.

El resultado fue que en 1965, el PKI –dirigido por DN Aidit, de 42 años– estaba desarmado y no tenía ningún plan para la revolución. Fue un movimiento de masas, ideológicamente flexible, que con frecuencia ignoraba los mandatos de Moscú y posponía el advenimiento del socialismo “hasta el final del siglo”. El vicepresidente Richard Nixon resumió el sentir de Washington durante la década de 1950 cuando dijo que “un gobierno democrático no era el mejor para Indonesia” ya que “los comunistas probablemente no podrían ser derrotados en las campañas electorales porque estaban muy bien organizados”.

El PKI y el ejército constituían dos de las tres principales bases de poder en la Indonesia posterior a la independencia. La tercera, y más significativa, era el presidente del país, Sukarno, que había liderado la lucha contra los holandeses y japoneses. Carismático, egoísta y distraído (o dirigido) por una libido extraordinaria, se adhirió a una ideología híbrida llamada “NASAKOM” –una de sus siglas distintivas–, una mezcla excéntrica de nacionalismo, islam y marxismo. Sukarno también fue un internacionalista comprometido. Al igual que el revolucionario italiano del siglo XIX Giuseppe Mazzini, creía que el internacionalismo “no puede florecer si no está arraigado en la tierra del nacionalismo”. Tampoco podría el nacionalismo “florecer si no crece en el jardín de flores del internacionalismo”.

Esta visión mazziniana de la independencia nacional y la solidaridad internacional fue compartida por otras figuras destacadas del hemisferio sur, como el presidente de Birmania, U Nu, y Kwame Nkrumah de Ghana. Se hizo realidad temporalmente en la Conferencia Asiático-Africana de 1955 que tuvo lugar en Bandung. Aunque acuñado en 1952 por el economista francés Alfred Sauvy para describir a los oprimidos del hemisferio sur, el “Tercer Mundo” era más una promesa que un lugar: la promesa de liberarse de las manos muertas del colonialismo y transformar las naciones liberadas de África y Asia en nuevos mundos de justicia, libertad y creatividad. Si bien vino a continuación de una serie de conferencias similares –la Liga Contra el Imperialismo (1927), la Liga del Sudeste Asiático de Pridi Phanomyong (1947) y las Conferencias de Bogor (1949 y 1954)– Bandung fue el apogeo revolucionario del Tercer Mundo. En su discurso de apertura, Sukarno declaró: “Espero que [esta conferencia] dé prueba de que Asia y África han renacido, mejor dicho, ¡que han nacido una Nueva Asia y una Nueva África!”.

Durante un tiempo, Estados Unidos consideró que el nacionalismo del Tercer Mundo de Sukarno era lo suficientemente anticomunista como para permitirlo. Pero tal tolerancia no podía durar, y bajo el mandato de Lyndon Johnson, la política estadounidense hacia esta estrella polar de la solidaridad afroasiática se endureció hasta convertirse en algo menos indulgente. A medida que se agotaba la ayuda económica a Indonesia, Sukarno se volvió más antiestadounidense, llegando incluso a establecer vínculos con el gobierno de Ho Chi Minh en Vietnam. Hablaba de un “eje Yakarta-Phnom Pen-Hanói-Pekín-Pyongyang” y suspendió la participación de Indonesia en la ONU.

La creciente alarma de Washington por las acciones de Sukarno debe entenderse en el contexto de las ambiciones geoestratégicas de la primera. Tras la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos buscaba construir un mundo seguro para el capitalismo, custodiado y administrado bajo el palio global de potencia suprema. Eso requería hacer frente a la amenaza soviética dondequiera que apareciera. Los estrategas estadounidenses se dieron cuenta de que el teatro de operaciones contra el comunismo se extendía más allá de Europa occidental y que el escenario de la victoria podía igualmente estar en África, Asia o América Latina. A partir de 1948, cuando los dólares del Plan Marshall revivieron las economías de Europa y socavaron el apoyo a los partidos comunistas, el sudeste asiático emergió como la frontera crítica en la confrontación de Estados Unidos con el enemigo soviético. George F. Kennan, el arquitecto de la política de contención de EE. UU., dijo que “el tema más crucial en este momento de nuestra lucha con el Kremlin es probablemente el problema de Indonesia”.

La contención nunca tuvo la intención de impedir el avance de la Unión Soviética mediante “la aplicación vigilante de una fuerza contraria”, como dijo Kennan en 1991. El propósito, más bien, era confrontar y aniquilar. Según el historiador Anders Stephanson:

Ciertamente, la Guerra Fría fue una batalla a muerte, pero a una especie de muerte abstracta. Eliminar la voluntad de lucha del enemigo –la victoria– significaba más que una victoria militar en el campo de batalla. Significó, en principio, la propia liquidación del enemigo cuyo derecho a existir, y mucho menos a la igualdad, no se reconocía. La liquidación por sí sola podía traer la paz. La liquidación es la "verdad" de la Guerra Fría.

En los anales de la agresión estadounidense infligida al hemisferio sur, fue en Indonesia donde la doctrina de la liquidación alcanzó su clímax radical. Habiendo llevado a cabo “operaciones encubiertas” similares contra regímenes indisciplinados que habían intentado afirmar la independencia económica en Irán (1953), Guatemala y Filipinas (1954) e Irak (1963), las agencias de inteligencia estadounidenses y británicas comenzaron a intensificar planes para socavar el gobierno de Sukarno. En la primera mitad de la década de 1960, Washington y Londres habían discutido incluso la idea de que un golpe de Estado prematuro del PKI podría ser el casus belli que permitiría al ejército actuar contra él.

El 30 de septiembre de 1965, un grupo de oficiales del ejército llamado G30S secuestró y asesinó a seis generales indonesios en lo que pareció ser un intento de golpe. El general Suharto, un oscuro líder militar de Java Central, culpó de los asesinatos al PKI y tomó el control de las fuerzas armadas antes de tomar el país. Hay una serie de teorías en competencia sobre quién lanzó el golpe y por qué. La más plausible la presentaron en el “Cornell Paper” de 1966 Benedict Anderson y Ruth McVey, donde argumentaban que se trataba de un asunto interno del ejército. Ni el PKI ni Sukarno participaron; al contrario, fueron las víctimas.

El asesinato de los generales y las historias falsas de que fueron mujeres comunistas quienes los habían mutilado se utilizaron para avivar los sentimientos anticomunistas. En cuestión de días, el ejército y los escuadrones de la muerte locales –gánsteres y miembros de las organizaciones musulmanas más grandes de Indonesia– comenzaron a apresar a cualquier persona asociada con el PKI. Cuando caía la noche, los arrestados eran sacados al exterior y fusilados o decapitados en lo que se llamó “Operación Aniquilación”. Aidit y el resto de líderes del partido fueron ejecutados.

La mayoría de los indonesios nunca había oído hablar de Suharto, pero la CIA lo había identificado anteriormente como un aliado en la causa anticomunista. Formaba parte de una red que vinculaba al ejército indonesio con los altos mandos del complejo militar-intelectual estadounidense: diplomáticos y agentes de inteligencia de la CIA, teóricos de la modernización como Walt Whitman Rostow, tecnócratas de Berkeley y la Corporación RAND, y asesores militares en Fort Leavenworth, donde más de mil oficiales indonesios habían sido entrenados en 1962. El resultado de todas estas conexiones fue que el ejército aprendió a poner su tarea inmediata –liquidar a los comunistas– al servicio de una misión mayor para dirigir el desarrollo de los tecnócratas autoritarios de Indonesia y gradualmente llevar al país al reino del capital estadounidense. Cuando llegó el momento, la CIA también ayudó más directamente al ejército ensuciando el nombre del PKI mediante propaganda y proporcionando al ejército listas de presuntos simpatizantes del comunismo. El veredicto de Bevins sobre la participación estadounidense es condenatorio: “Washington comparte la culpa por cada muerte. Estados Unidos fue una parte integrante de la operación en cada etapa”. En cuanto a Sukarno, su reacción ante los asesinatos fue de resignación. “Una y otra vez, siempre es lo mismo”, como le dijo a un grupo de periodistas: “¡Navajas, navajas, navajas, navajas, navajas, una tumba para mil personas, una tumba para mil personas!”.

Para la administración de Johnson la carnicería fue motivo de celebración. Suavizó los efectos negativos del desastre que se revelaba en Vietnam y plantó la semilla de un nuevo mercado para la rentabilidad empresarial. (En 1967, dos años después de que hubiera acontecido la peor de las masacres, General Electric, American Express y otras firmas estadounidenses acudieron al archipiélago para vender sus mercancías). La sensación de alivio quedó registrada en la vasta red de cables diplomáticos que se entrecruzaban entre Washington, su embajada en Yakarta y las cancillerías de Europa. No mucho después de que comenzaran los asesinatos, Howard Green, el embajador de Estados Unidos en Indonesia, envió un comunicado al Departamento de Estado informándole que el ejército estaba “trabajando duro para acabar con el PKI y yo, por mi parte, tengo un creciente respeto por su determinación y organización para llevar a cabo esta tarea crucial”. “El asunto de Indonesia se está desarrollando de un modo que resulta alentador”, escribió el subsecretario de Estado George Ball. “Si . . . se hace limpieza del PKI. . . nacerá un nuevo día en Indonesia”.

El entusiasmo de Green fue ampliamente compartido en los medios de comunicación estadounidenses, incluso en la atmósfera bipartidista de la Guerra Fría. En un artículo de junio de 1966 titulado “A Gleam of Light in Asia” (Un rayo de luz en Asia), el célebre columnista del New York Times James Reston daba la bienvenida a “la salvaje transformación de Indonesia, que ha pasado de una política pro China bajo Sukarno a una desafiante política anticomunista bajo el general Suharto”. La revista Time describió la liquidación del PKI como “la mejor noticia de Occidente desde hace años en Asia”. US News & World Report fue más allá: “Indonesia: Esperanza. . . Donde antes no había ninguna".

Bevins no es el primero en describir y analizar el imperialismo violento de Estados Unidos en la Guerra Fría. Una escuela de historiadores, descendientes del William Appleman Williams de la década de 1950 hasta gente actual como Bruce Cummings y Greg Grandin, ha tratado de captar la verdad esencial de la política exterior de Estados Unidos como una fuerza agresivamente expansionista en el mundo. Sin embargo, Bevins destaca al demostrar que lo que unía a los comunistas a través de las fronteras no era tanto una creencia en la revolución internacional sino su experiencia compartida de asesinatos y derrota. Más allá de Indonesia, el método de Yakarta encontró a sus practicantes más devotos en Brasil y Chile.

En ambos países, la palabra “Yakarta” adquirió un significado específico para la extrema derecha, convirtiéndose en sinónimo de exterminio de comunistas. En los días previos al golpe de Estado respaldado por Estados Unidos que derrocó a Salvador Allende en 1973, la frase “Yakarta se acerca” apareció pintada en las murallas de Santiago: una terrorífica declaración del asalto que estaba a punto de desatarse sobre la izquierda. Mientras tanto, en Brasil, entonces bajo la brutal dictadura militar de Emilio Garrastazu Médici, se planeaba en secreto la “Operación Yakarta” para la eliminación del partido comunista del país en colaboración con bandas de extrema derecha.

Ninguna de estas operaciones fue “orquestada” en su totalidad desde Langley. Más bien, la CIA aprovechaba las divisiones preexistentes dentro de un país y luego adiestraba a los pistoleros sobre el terreno: agentes locales cuyo anticomunismo podía ser respaldado con fondos y material clandestinos. Este fue el “método de Yakarta” que se perfeccionó en el sudeste asiático en 1965. Desde mediados de la década de 1950, como ha demostrado el historiador Jeremy Kuzmarov, la Administración de Cooperación Internacional había proporcionado a la policía indonesia jeeps, lanchas patrulleras y manuales de formación de la CIA, como Curso encubierto de entrenamiento paramilitar (1952) y El manual de sabotaje (1954). Los asesores de seguridad con experiencia en Grecia, Filipinas y Corea establecieron un centro de comunicaciones en Yakarta y una sala de cifrado en la sede central de la Policía Nacional para recopilar información de inteligencia sobre el PKI. Inspirado en las prácticas coloniales europeas, el programa 1290-d establecido por la administración de Eisenhower para entrenar a otros cuerpos policiales del sudeste asiático contrarrevolucionarios también ayudó a canalizar dinero a los extremistas islámicos y las Unidades de Reconstrucción Provisional; se reclutaron equipos de “cazadores-asesinos” procedentes de bandas, minorías descontentas, y policías y oficiales del ejército renegados.

Con el tiempo, Washington proporcionaría a las fuerzas armadas y policiales nacionales de América Latina, el sudeste de Asia y África apoyo logístico y entrenamiento de contrainsurgencia, así como ayuda con campañas de propaganda contra los comunistas locales y la izquierda. A pesar de que Bevins describe esto como una red internacional “flexible”, aquellos que estaban involucrados en la violencia contra los comunistas, sin embargo, estaban unidos por un pagador común, así como por su admiración por lo que sucedió en Indonesia en 1965.

La influencia de Yakarta no se limitó a la violencia anticomunista de derechas. Bevins muestra cómo la destrucción del PKI influyó en las decisiones estratégicas de los partidos comunistas en todo el mundo. En Camboya, Pol Pot y los jemeres rojos estudiaron la caída del PKI y concluyeron que la decisión del partido de desarmarse y confiar en el proceso democrático había sido un desastre. Pol Pot prometió que su movimiento se aferraría al poder mediante la violencia y la fuerza de las armas, con consecuencias diabólicamente asesinas. En China, la guerra librada contra Sukarno y la izquierda ayudó a inspirar la movilización de los Guardias Rojos durante la Revolución Cultural en 1966. En Filipinas, el fundador del Partido Comunista Maoísta, José Maria “Joma” Sison, vio lo que le había sucedido a un PKI desarmado y decidió que su partido se basaría en tácticas armadas en el campo. (Hoy, las guerrillas maoístas aún operan en campamentos en la jungla por todo el archipiélago). Y el genocidio impulsó a las dictaduras de Taiwán y Corea del Sur a fundar la Liga Mundial Anticomunista.

A mediados de la década de 1960, el Tercer Mundo y sus sueños de un orden radicalmente diferente –libre, igualitario, pacífico y fraternal– habían desaparecido. Los líderes del movimiento poscolonial, como Nehru en India, Sukarno en Indonesia, Nkrumah en Ghana y U Nu en Birmania, habían muerto o habían sido depuestos. Más simbólicamente, el internacionalismo del “espíritu de Bandung” fue reemplazado en 1967 por la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN): un grupo de naciones que no estaban unidas por la causa de la paz y la justicia, sino por la lealtad a los imperativos tecnocráticos y autoritarios del capital y la globalización al estilo americano. Un intercambio entre Bevins y el director de Sekretariat Bersama 1965, un grupo de supervivientes del genocidio de Indonesia, captura la moraleja de la historia con una sencillez devastadora:

“Estados Unidos ganó. Aquí en Indonesia, obtuvisteis lo que queríais y en todo el mundo obtuvisteis lo que queríais” . . .

¿Cómo ganamos?, le pregunté.

Winarso dejó de moverse de forma nerviosa. ”Nos matasteis”.

Al tratar los sucesos de Indonesia, Bevins se apoya en estudios académicos de la última década, como The Killing Season: A History of the Indonesian Massacres , 1965-1966 de Geoffrey B. Robinson (el más forense); Economists with Guns: Authoritarian Development and U.S.-Indonesian Relations, 1960-1968 de Bradley R. Simpson (el más interesante); y The Army and the Indonesian Genocide: Mechanics of Mass Murder de Jess Melvin (el más revelador). Pero The Jakarta Method es un hábil y necesario ajuste de cuentas con 1965 desde su propia perspectiva, determinada por la carrera del autor como periodista en Brasil para Los Angeles Times y posteriormente en Indonesia para el Washington Post. Bevins pasó mucho tiempo con personas que habían vivido estos sucesos; esto fue lo que lo impulsó a escribir una historia que presentaría la verdad más sobrecogedora a los lectores occidentales sobre cómo fue en realidad la Guerra Fría para quienes estaban en la punta de lanza del poder estadounidense.

Todos seguimos viviendo a la sombra de Yakarta. En Indonesia, la defensa del comunismo sigue estando prohibida y el genocidio de 1965 es un tema tabú: una pesadilla tácita que se asienta como un íncubo sobre la conciencia colectiva de la nación. En Brasil, Bolsonaro es la estrella polar del anticomunismo contemporáneo –y un vestigio del pasado asesino de Estados Unidos–. En el mismo Estados Unidos, la historia de 1965 y sus repercusiones apenas se conoce. La pregunta que cabe hacerse es si la amarga oleada de ambición imperial ha regresado a la patria. Una de las lecciones que se extrae de Yakarta es que Estados Unidos pudo triunfar en la Guerra Fría, pero la carnicería necesaria para ganar nunca pudo controlarse ni contenerse. La violencia y el enorme complejo de bases, fuerzas especiales, empresas de seguridad privadas, operaciones clandestinas y sistemas de vigilancia necesarios para sustentarla, adquirió una lógica y un impulso propios en la búsqueda de nuevas partes del mundo para domar y reproducir a su imagen y semejanza.

Ahora parece que la maquinaria imperial se ha vuelto contra sus arquitectos. Una presidencia frustrada, la vigilancia masiva sin orden judicial, la hipermilitarización de los cuerpos policiales, la demonización cultural y política de los progresistas y la descripción de los centros urbanos como “espacios de batalla”. Dos mundos que alguna vez estuvieron separados –las fronteras violentas y la paz interna– chocan ahora en las calles de Estados Unidos.

Este artículo se publicó en inglés en The Baffler.

Traducción de Paloma Farré

https://ctxt.es/es/20201201/Politic...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Fallece una presa de la cárcel de Murcia al ser aplastada por la puerta de su celda

Tortuga Antimilitar - 2 February, 2021 - 00:00

UH (EFE).- Una presa de 48 años del módulo de mujeres de la cárcel murciana de Campos del Río ha fallecido este lunes aplastada por la puerta de su propia celda, según han informado a Efe fuentes penitenciarias.

El suceso ha tenido lugar en torno a las ocho de la tarde, justo en el momento en el que los funcionarios avisan a las reclusas de que se va a proceder al cierre de las celdas. Cuando los funcionarios han accionado el cierre automático y las puertas se estaban cerrando, la interna ha sacado medio cuerpo para darle un mechero a la reclusa de la celda contigua, según las mismas fuentes, y se ha quedado atrapada.

Las fuentes han explicado que las celdas de los llamados centros tipo penitenciarios, como es el de Campos de Río, cuentan con un mecanismo denominado presostato, similar al de los ascensores, que libera la puerta cuando se está cerrando si se encuentra con un obstáculo. Por circunstancias que se van a investigar, ese mecanismo no ha funcionado y la puerta ha atrapado a la presa, condenada por un delito contra la salud pública.

Uno de los funcionarios ha escuchado los gritos de la interna, ha visto a través de las cámaras lo que estaba sucediendo y ha procedido inmediatamente a abrir todas las puertas, pero la de la celda no se ha abierto.

Inmediatamente han acudido con la llave manual para la apertura y han tardado unos diez minutos en desbloquearla, a la vez que han evacuado a la reclusa a la enfermería, pero no han podido hacer nada para salvar su vida.

El juez de guardia se ha desplazado al centro y se ha dado aviso a la familia de la víctima. Una delegación de la Inspección Penitenciaria se desplazará a primera hora de mañana a la cárcel para investigar lo ocurrido, ha añadido las fuentes.

Fuente: https://derechopenitenciario.com/no...

Categorías: Tortuga Antimilitar

Páxinas