Historically, Australian medical schools have followed the British tradition by conferring the degrees of Bachelor of Medicine and Bachelor of Surgery (MBBS) to its graduates whilst reserving the title of Doctor of Medicine (MD) for their research training degree, analogous to the PhD, or for their honorary doctorates. A notable exception is the Bachelor of Medicine (BMed) joint program of the University of Newcastle and the University of New England. Although the majority of Australian MBBS degrees have been graduate programs since the 1990s, under the previous Australian Qualifications Framework (AQF) they remained categorised as Level 7 Bachelor degrees together with other undergraduate programs. The latest version of the AQF includes the new kamagra ireland buy kamagra category of Level 9 Master's degrees (Extended) which permits the use of the term 'Doctor' in the styling of the degree title of relevant professional programs.





Libro: "Banca Armada vs Banca Ética"

11 Set 2013

Jordi Calvo que hai uns anos estivo compartindo con nós o traballo que desenvolve no Centre Delas ven de publicar un libro baixo o título: ""Banca Armada Vs Banca Ética" que foi publicado pola Editorial Dharana.

Na web da editorial presentan deste xeito o libro:

Banca armada es el término que tras seis años de campaña del Centro de Estudios por la Paz JM Delàs (Justícia i Pau), Setem y el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) denunciando las inversiones de las entidades financieras en la industria armamentística, se utiliza para referirse a los bancos y cajas que invierten en armamento. Hay muchas formas de ayudar financieramente a las industrias militares a fabricar y comercializar armas. Las principales analizadas en este libro son: la participación accionarial, los fondos de inversión, los créditos y préstamos, la emisión de bonos, pagarés y acciones y la financiación de exportaciones de armamento. En este libro se muestra que más de 60 entidades financieras y, sobre todo, los grandes bancos, han invertido al menos 45.000 millones de euros en armas en la última década.

Sin embargo, los bancos armados presumen de ser responsables con la sociedad. Para ello han desarrollado departamentos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC), que se enmarcan en el enfoque stakeholder, por el que las empresas deben responder frente a la sociedad del impacto de sus actividades. Pero un banco que ayuda a la producción o venta de armamento no puede ser considerado responsable con la sociedad y, por tanto, su RSC no es más que un cúmulo de estrategias de marketing social, de acciones para limpiar la mala imagen que les pueden reportar sus inversiones irresponsables con la sociedad o que no respetan los derechos humanos. Este libro demuestra que, tan solo teniendo en cuenta las inversiones en armamento, las entidades financieras no son sinceras cuando dicen aplicar políticas de RSC y que su principal preocupación es que su reputación no se vea afectada. Frente a ello, la única opción para estar seguros de que nuestro banco no invierte en armas es la banca ética, que al contrario que la banca tradicional, asegura a sus clientes que nunca invertirá en armamento.

Tags: