"Ofertas del nuevo orden mundial para el próximo milenio" poema de Antonio Orihuela

29 Set 2013

Hoxe estivemos no festival de curtametraxes Curtopía coa proxección de varias curtas sobre temática antimilitarista. Aproveitamos para darlle as grazas á organización polo convite.

Seguramente contaxiadas do ambiente cultural deixamos unha poesía de Antonio Orihuela que leva por título: "Ofertas del nuevo orden mundial para el próximo milenio" publicada no libro "Piedra, corazón del mundo" (Antología personal 1995-2000):

MACHETE. En tres meses, en Ruanda causaron cinco veces más muertos
que las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki.

Ayer en medio del amasijo de cadáveres, miembros amputados
y zapatos perdidos en un archipiélago de sangre,
un brazo se mecía pidiendo dulcemente auxilio.
Nadie, ni yo mismo, se lo prestó.

MINA ANTIPERSONA. Devastadora y barata,
hay 110 millones enterradas y activadas,
España encabeza su producción mundial.

Son el rostro de las guerras del futuro,
siguen estallando años después del fin de los conflictos.
La sangría humana es un método contra la superpoblación,
a menudo, con la complicidad de las multinacionales.

FUSIL CON LANZAGRANADAS. El más utilizado en la guerra
es el M16A2, al que se le acopla el lanzagranadas M203.

Hay sesenta guerras dispersas por el mundo,
el 90% de las víctimas es población civil.
Por cada militar, en las guerras actuales, caen cinco civiles.
Los gastos de sostenimiento de los ejércitos
ocupan 1/5 del presupuesto total de los países desarrollados.

BOMBA DE RACIMO. Dispersa cientos de minas antipersonales
sobre el blanco.

Hay 2.000 millones de pobres
y la mayor parte de las reivindicaciones étnicas,
nacionalistas, secesionistas y religiosas están en sus países.
El ultraliberalismo cosecha muerte y destrucción
en la periferia del sistema.

MINIBOMBA TRIFÁSICA. Cuando da en el blanco,
su coraza se desgaja en esquirlas que alcanzan un radio de 150
metros
Al estallar, lanza cientos de proyectiles en llamas.

La democracia de mercado no aporta soluciones
rechaza cualquier idea de trascendencia.
Lo que ofrece beneficios no puede ofrecer justicia.

BOMBA BIGEYE. Emite un gas mortal,
un litro mata a 10.000 personas por asfixia en dos minutos.

Hay una monotonía de la muerte que congela los labios
e idiotiza la sonrisa,
un hastío que la TV alimenta
convertido en espectáculo.

LÁSER. Guía misiles,
puede dejar ciego al enemigo que lo mire
en un radio de diez kilómetros.

Cincuenta millones de desplazados y refugiados
sobre la áspera piel del mundo.

En el siglo de Kafka
no hay argumentos para la esperanza.

Tags: